Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Francisco Sans Y Cabot
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Francisco Sans Y Cabot 
 
Este trabajo esta dedicado al pintor gerundense Francisco Sans y Cabot (Girona, 1828 - Madrid, 1881) Fue un pintor y museógrafo español, que ejerció durante ocho años como director del Museo del Prado entre 1873 y 1881, durante la Primera República Española y el reinado de Alfonso XII.

 72francisco_sans_cabot

Francisco Sans y Cabot en catalán Francesc Sans i Cabot (Gerona, 1828 - Madrid, 1881) fue un pintor y museógrafo español, que ejerció como director del Museo del Prado entre 1873 y 1881, durante la Primera República Española y el reinado de Alfonso XII.

Desde muy joven comenzó a tomar clases de pintura en su ciudad natal, Barcelona.Ya que se formó en la Escuela de la Llotja (1850-1855). En 1856 se traslada a París donde amplió estudios y dos años más tarde gana una medalla en Roma por un retrato de Martín Lutero. Especialista en pintura de historia, destacó con su cuadro Episodio de Trafalgar (1862).

En 1865 Sans y Cabot, regresa a España y por encargo de la Diputación de Barcelona retrata a Juan Prim, ya que pintó El general Prim en la guerra de África (1865). Más tarde evolucionó hacia el realismo, y en 1881 retrató para la Universidad de Barcelona Alfonso XII con el hábito del Toisón de Oro. Decoró los teatros Real, Apolo y de la Zarzuela de Madrid y el Alcázar de Toledo.

Al ser derrocada Isabel II, y Sans se traslada a Gerona. Al fracasar la Primera República, el hijo de Isabel II, Alfonso, es proclamado como Alfonso XII.

En 1873 se le confiere a Francisco Sans y Cabot el ser nombrado director del Museo del Prado, donde se dedicó a restaurar obras antiguas. Durante su mandato el Prado recibió las Pinturas negras, de Goya, restauradas por Salvador Martínez Cubells.

Desde 1875 Francisco Sans y Cabot, fue académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Tiene algunas obras de mérito, aunque es difícil recabar información e imágenes en Internet. Aún así espero que la información que he recopilado sea de vuestro interés.






Algunas obras


Francisco Sans Cabot en el Museo del Prado

Francisco Sans Cabot (Barcelona, 1828-Madrid, 1881). Pintor español. Director del Museo del Prado de 1873 a 1881. Comenzó a asistir a las clases de la Escuela de Bellas Artes de Barcelona como aprendiz de platería, pero decidió finalmente dedicarse a la pintura. En 1856, para completar su formación, se trasladó a París donde estuvo bajo la tutela de Thomas Couture. Su experiencia francesa resultó definitiva para consolidarse entre sus contemporáneos como la personalidad artística catalana de mayor relieve entre el nazarenismo y la popularización del fortunismo. En 1858, año en que viajó a Roma, presentó tres cuadros a la Exposición Nacional de Bellas Artes, y obtuvo una medalla de tercera clase por Lutero, adquirido por el Estado para el Museo Nacional de la Trinidad, y Náufragos de Trafalgar, que recuerda famosas composiciones francesas románticas contemporáneas, aunque de mayor clasicismo y contención. Instalado en Madrid, acogió al joven Mariano Fortuny al regreso de su primer viaje a Marruecos, en marzo de 1860, le acompañó en su primera visita al Museo del Prado, le presentó a su amigo Federico de Madrazo y organizó en su estudio una exposición con el material que el joven reusense había recopilado durante su estancia norteafricana. En 1865 realizó El general Prim atravesando las trincheras del campamento de Tetuán. Ya en 1871 abandonó la grandiosidad del lenguaje histórico para dotar a sus composiciones de un sentido mucho más decorativo, como en La Fortuna, la Casualidad y la Locura distribuyendo sus beneficios por el mundo (Museu d'Art, Gerona). Así, su labor en la corte trascendió el género histórico y se consagró co­mo decorador y como retratista. En los años siguientes Francisco Sans Cabot sería un habitual de las Exposiciones Nacionales, cosechó repetidos éxitos, que culminaron con su ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el 29 de junio de 1875. Dos años antes, en agosto de 1873, había asumido la dirección del Museo del Prado, sucediendo en el puesto a Antonio Gisbert, que había dimitido por sus convicciones contrarias a la recién proclamada Primera República. Metódico y trabajador, su gestión no fue especialmente brillante pero sí de una gran eficacia. Se hizo cargo del Museo en un momento particularmente difícil. En diciembre de 1874, fracasada la experiencia republicana, se restauró la monarquía con la proclamación de Alfon­so XII como rey de España y el restablecimiento del Patrimonio Real a la Corona. El Museo del Prado, sin embargo, permaneció desvinculado de la Casa Real y continuó bajo la tutela del Estado. Acaso tuviera alguna influencia en la decisión la incorporación, en marzo de 1872, de las obras del extinto Museo Nacional de la Trinidad, como consecuencia de lo cual se añadieron, a una colección que hasta entonces había sido exclusivamente de procedencia real, obras de titularidad estatal. Una de las primeras gestiones que emprendió el nuevo director fue la de intentar llenar alguna de las lagunas que padecía la colección de pintura española. Le preocupaba especialmente la falta de representación de Antonio Viladomat, máximo exponente de la pintura barroca catalana. En 1874 inició largas negociaciones con la Academia de Bellas Artes de Barcelona para proceder a un intercambio de obras, negociaciones que al fallecer el impulsor de las mismas, no habían producido el fruto deseado. Otra de sus preocupaciones fue la de reestructurar el funcionamiento de la institución de acuerdo con las nuevas circunstancias. En 1876, se publicó el nuevo reglamento del Museo, por el que se amplió el horario de visita pública a todos los días no festivos de nueve de la mañana a cuatro de la tarde , excepto los lunes, cuyas mañanas se reservaban para la limpieza del edificio, y solo se abría desde la una hasta las cuatro de la tarde. La entrada costaba 50 céntimos, pero los domingos no lluviosos era gratuita. El director había de ser pintor y académico de San Fernando. El subdirector, escultor académico o premiado con medalla. Provisionalmente, un conservador se ocuparía de los cuadros procedentes del Museo de la Trinidad mientras éstos permanecieran en otros locales. Éste era un asunto de difícil solución. Los espacios disponibles, tanto para exposición de obras como para almacenes, hacía ya tiempo se habían agotado. Las varias veces planteada ampliación del Museo resultaba en aquel momento impensable. Era, por tanto, imposible integrar los casi dos millares de piezas que había que acoger. Al final, solo un centenar de ellas ingresaron en el edificio Villanueva; las restantes fueron distribuidas por multitud de instituciones abarcando toda la geografía española, y dieron origen al llamado «Prado disperso». El 5 de mayo de 1881 moría Francisco Sans Cabot, legando al Museo un cuadro titulado Herrador marroquí, que Mariano Fortuny le había regalado en 1866, después de haber pintado su Fantasía de Fausto (Prado, P2605) en el taller madrileño del director de la pinacoteca. Sin embargo, por alguna razón desconocida, la obra en cuestión no llegó al destino deseado por el testador y se encuentra actualmente en el coleccionismo privado.


Obras pertenecientes al Prado

    - Retrato de don Wenceslao Igual de Izco, óleo sobre lienzo, 55 x 45 cm [P4642].
    - Cabeza de san Pablo, óleo sobre tabla, 16 x 12 cm [P4682].
    - Lutero: asunto tomado de un sueño del infierno de Quevedo, óleo sobre lienzo, 129 x 173 cm, firmado, 1858 (en dep. en la Real Academia de Bellas Artes de San Jorge, Barcelona) [P5634].
    - Escena familiar, óleo sobre lienzo, 46,5 x 55,8 cm, firmado [P6159].
    - El evangelista san Lucas, óleo sobre lienzo, 287 x 242 cm (en dep. en el Museo de Jaén) [P6382]. ceres.mcu.es
    - El evangelista san Marcos, óleo sobre lienzo, 287 x 242 cm (en dep. en el Museo de Jaén) [P6383].
    - Episodio de la Batalla de Trafalgar (boceto), óleo sobre lienzo, 32 x 40 cm, h. 1862 [P7962].
    - Episodio de Trafalgar, también conocido como Náufragos de Trafalgar, óleo sobre lienzo, 310 x 424,5 cm, firmado, 1862 [P5729].


 img]http://www.foroxerbar.com/files/images/user_50_episodio_de_la_batalla_de_trafalgar__francisco_sans_cabot__hacia_1862___leo_sobre_lienzo__32_cm_x_40_cm__museo_del_prado.jpg[/img]

Episodio de la Batalla de Trafalgar (boceto). Francisco Sans Cabot. Hacia 1862. Óleo sobre lienzo, 32 cm x 40 cm. Museo del Prado. Procedencia: Adquisición, 2007.

En la amplia producción del pintor barcelonés Francisco Sans Cabot destaca su gran cuadro de historia Episodio de Trafalgar, segunda medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1862, y propiedad del Prado (P05729). La escena representa el naufragio de los tripulantes del navío español Neptuno, arrastrado por la tormenta a su destrucción tras chocar, después de la batalla, con las rocas del castillo de Santa Catalina en el Puerto de Santa María. El presente boceto permite un mejor conocimiento de la obra, la más importante de su autor, puede así estudiarse mejor el desempeño de los artistas ante composiciones de máxima dificultad, que consumieron el mayor esfuerzo de su tarea creadora, y en las que el auxilio de los bocetos y estudios preparatorios resultaba obligado. Además, este boceto permite advertir el característico modo de trabajar de su autor. A diferencia de otros artistas de su época, que ampliaron sus estudios en Roma, Sans lo hizo previamente en París, donde fue discípulo de Thomas Couture. En su estudio parisino aprendió el gran valor que tenía esta clase de bocetos, ejecutados atendiendo no tanto al dibujo de contorno sino a las grandes masas de colores y luces contrastados, con una factura muy amplia, que permitía advertir sin esfuerzo el efecto general que habría de ofrecer la composición final. Por otra parte, es un testimonio fiel de una orientación muy próxima a la pintura francesa de mayor proyección en la época, como era la de Couture, el principal pintor del eclecticismo y maestro de Édouard Manet. En este sentido el boceto evidencia, lo mismo que el cuadro definitivo, la armonía entre la inspiraciónen el romanticismo y el claiscisimo. De un lado, está en relación con los artistas románticos que habían tratado antes sucesos contemporáneos en obras de gran formato, como Géricault y Delacroix, en especial la disposición del cadáver y el trozo de mástil arrancado en el primer término; de otro lado, atestigua la pervivencia, transformada por una ejecución más suelta y expresiva, de algunos modelos de raíz clasicista, como la figura del hombre sentado a la derecha. De la comparación del boceto con la obra terminada se deducen algunas variantes, pero lo esencial de la composición final aparece definido con toda claridad, lo que muestra el valor y la utilidad que en efecto tuvo como instrumento para la ejecución del cuadro. La obra aumenta el número de pinturas de su autor que conserva el Prado, y permite conocer mejor la primera y más interesante época de un artista que fue amigo íntimo de los renovadores de la pintura española de la época, Eduardo Rosales y Mariano Fortuny, y gozó de gran prestigio en su tiempo, pues en 1873 fue nombrado director del Museo del Prado y dos años después ingresó en la Academia de Bellas Artes de San Fernando.


user_50_episodio_de_trafalgar_tambi_n_conocida_como_n_ufragos_de_trafalgar

Episodio de Trafalgar también conocida como Náufragos de Trafalgar. Obra de Francisco Sans y Cabot, óleo sobre lienzo, 310 x 424,5 cm, firmado, 1862. Procedencia: Adquisición, 1862. Actualmente el gran lienzo está expuesto en el Museo del Prado, en las salas dedicadas a los pintores españoles del siglo XIX.

Tras la batalla de Trafalgar (1805), el navío español Neptuno fue arrastrado por la tempestad contra las rocas del castillo de Santa Catalina en el Puerto de Santa María, donde la tripulación sobreviviente encontró refugio. La obra, con un argumento inusual hasta este momento en la pintura de Historia, remite a los principios del eclecticismo francés, que el pintor Sans Cabot conoció de primera mano en París, gracias a su formación en el taller de Thomas Couture (1815-1879). Así, la resignación y contención de los personajes, o algunos de los modelos, derivan del Neoclasicismo, mientras que el mar enfurecido o el trozo de mástil de primer término son claras referencias al Romanticismo de Géricault o Delacroix.


 71_1418586810_482769

Lutero: Asunto tomado del sueño del infierno de Quevedo. 1858. Óleo sobre lienzo. 129 x 173 cm. Museo del Prado. Madrid (Depositado en la Real Academia de Bellas Artes de San Jordi de Barcelona). Obra de Francisco Sans Cabot.

Inquietante es, cuando menos, el episodio que presentó a concurso el catalán Sans Cabot en la Exposición Nacional de 1858 y por el que mereció una medalla de segunda clase.

Ante un fondo tenebroso, de grandes rocas que amenazan con desplomarse sobre los protagonistas, Francisco de Quevedo asiste como espectador a una particular escena infernal. Con los brazos cruzados sobre el pecho, vestido con traje negro en el que destaca la roja cruz de la Orden de Santiago y escuchando las explicaciones que le ofrece al oído un demonio de cabeza cornuda y rasgos grotescos, el escritor contempla a través de sus característicos anteojos cómo un desaliñado Lutero, ataviado con hábito gris de monje agustino, es torturado por dos figuras femeninas de voluptuosas siluetas.

El trasunto literario del cuadro debe buscarse en el conocido Sueño del Infierno de Quevedo, más tarde retitulado por propio autor como Las Zahúrdas de Plutón. Discurso de carácter moralizador, como el resto de los que componen la serie de Los sueños (1627), nos presenta al escritor como el protagonista de un inusitado viaje al Infierno durante el que puede ver cuáles son los principales vicios que afectan a la sociedad y cuáles sus castigos correspondientes. Obra dentro de la más absoluta ortodoxia cristiana (pese a las murmuraciones que provocó en algunos círculos teológicos), recurre a la sátira —que no a la burla— como el medio más eficaz de poner en evidencia el relajamiento de costumbres que detecta en su época.

Ante sí desfilan mercaderes, joyeros, médicos, letrados, taberneros, zapateros, tintoreros y representantes de prácticamente todas las profesiones del momento; ricos y pobres; campesinos, nobles, reyes y eclesiásticos; hombres y mujeres; alcahuetas, falsas beatas, rameras, sodomitas y cornudos; astrólogos, alquimistas y supersticiosos..., hasta componer un amplísimo abanico de tipos y actuaciones del que muy pocos se salvan (curiosamente, él mismo se sorprende de no encontrar escribanos y del reducido número de soldados que hay). Casi al final del trayecto, llega el turno de los herejes. De todos ellos, el que desata su mayor ira es Lutero, a quien recrimina todos los errores dogmáticos que le llevaron a separarse de la Iglesia de Roma:

Al cabo estaba el maldito Lutero con su capilla y sus mujeres, hinchado como un sapo y blasfemando. (...).Válame Dios, dixe llegándome a Lutero, ¿cómo ah, mal hombre, por no decir: cómo, ah, mal fraile, te atreviste a dezir que no se habían de adorar las imágenes, si en ellas no se adora sino la espiritual grandeza que a nuestro modo representan? (...). Dizes también que Cristo pagó por todos y que no hay sino vivir como quisiéramos, porque el que me hizo a mí me salvará a mí sin mí; bien, me hizo a mí sin mí, pero, hecho, siente que yo destruya su obra y manche su pintura y borre su imagen. Y si, como confiessas, sintió en el primer hombre tanto un pecado que, por satisfazerle mostrando su amor, murió, ¿cómo te dexas dezir que murió para darnos libertad de pecar quien siente tanto que pequemos? Y si murió y padeció Cristo para enseñarnos lo que cuesta un pecado, y lo que hemos de huirle ¿de dónde coliges que murió para darnos licencia para hazer delitos? Que satisfizo por todos es verdad, luego, ¿no tenemos que trabajar nosotros? ¡Mientes! pues hay que trabajar en no caer en otros y en pagar los cometidos delitos (...). Espántome, Lutero, de que supiesses nada. ¿De qué te aprovecharon tus letras y agudeza? Más le dixera si no me enterneciera la desventurada figura en que estaba el miserable Lutero. Estaba ahorcado, penando... ¡Oh, cómo lloré mirando su gesto torpe, con heridas y golpes, y afeado, con llamas sus ojos! No pude sino suspirar.

Este es el pasaje concreto elegido por Sans Cabot para componer su lienzo. Al igual que Quevedo, el pintor nos muestra a un Lutero pecador: gordo por la gula, con los ojos inyectados en sangre por la ira y la soberbia, y atormentado por la lujuria. Encadenado a una roca, no puede repeler el ataque de dos mujeres semidesnudas que se insinúan ante él y que, incluso, le hieren en el pecho provocándole un acusado gesto de dolor en el rostro. Es el castigo eterno por sus faltas. En correspondencia con el tema, los tonos son sombríos. Sólo rompe la penumbra general un potente foco de luz exterior que incide directamente en las blancas carnes de la seductora mujer que, dominando el primer plano, centra toda la composición.
 
Por Marta Poza Yagüe / cvc.cervantes.es


 74_1418587145_363248

Retrato de don Wenceslao Igual de Izco, óleo sobre lienzo, 55 x 45 cm. Museo del Prado. Obra de Francisco Sans Cabot


 75escena_familiar

Escena familiar, óleo sobre lienzo, 46,5 x 55,8 cm. Museo del Prado. Obra de Francisco Sans Cabot


 76el_evangelista_san_lucas

El evangelista san Lucas, óleo sobre lienzo, 287 x 242 cm. Museo del Prado (en dep. en el Museo de Jaén). Obra de Francisco Sans Cabot


 77el_evangelista_san_marcos

El evangelista san Marcos, óleo sobre lienzo, 287 x 242 cm. Museo del Prado (en dep. en el Museo de Jaén). Obra de Francisco Sans Cabot
 

 
Otras imágenes de sus obras


 78_1418589431_728721

Torero con guitarra. Lienzo, 33 x 20 cm. Obra de Francisco Sans Cabot


user_50_sans_el_general_prim_a_la_guerra_d_frica

El General Prim en la guerra de África. 1865. Obra de Francisco Sans Cabot. El General Juan Prim y Prats en la Batalla de Tetuán, se produjo el 4 de febrero de 1860. Museo de Montjuic. Barcelona


 73antonio_de_los_r_os_rosas_1874_francisco_sans_cabot

Retrato de D. Antonio de los Ríos Rosas. Óleo sobre lienzo. Obra de Francisco Sans Cabot, 1874. Congreso de los Diputados.


 79_1418589566_758733

500 pesetas.
Anverso, Hernán Cortés y palacio del conquistador en México (grabado de Camilo Delhom
Reverso. Hernán Cortés quemado sus naves (Cuadro de Francisco Sans Cabot).

 

Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este pequeño trabajo recopilatorio dedicado al pintor catalán Francisco Sans y Cabot.


Fuentes y agradecimientos: museodelprado.es, cvc.cervantes, es.wikipedia.org, pintura.aut.org, artehistoria.com,ceres.mcu.es, fuenterrebollo.com, oronoz.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Sunday, 14 December 2014, 21:43; edited 5 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Sans Y Cabot, Francisco 
 
Gracias J.Luis por este trabajo, son pocas las obras de este autor supongo como bien dices por la dificultad de encontrar en internet información de estos pintores menos conocidos, pero las que aquí has mostrado demuestran que sabía pintar y muy bien.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Sans Y Cabot, Francisco 
 
Gracias xerbar, como ya vienes observando la mayoría de los nuevos artistas que presento últimamente son menos conocidos, pero no por ello menos importantes, por lo qué creo se merecen hacerles un hueco en nuestra galería de arte y tenerlos representados.

Si encuentro más imágenes las añadiré..., lo mismo digo a los compañeros y visitantes de esta sección, si encuentran alguna obra de este artista o de algún otro, estaré encantado en recibir más imágenes o informaciones complementarias, de ese modo enriqueceremos entre todos más la galería de contenidos.


 


Saludos
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Sans Y Cabot, Francisco 
 
hola,
recientemente he adquirido cuadro firmado por sans fco, en un mercadillo. si estan interesado subiria foto
 



 
johny Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Sans Y Cabot, Francisco 
 
Bienvenido al foro johny. Si está confirmada la autoría de Francisco Sans y Cabot, puedes hacerlo. Sería conveniente fuese la imagen en 800 píxeles y explicases las características de la obra.


 


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events