Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Zubiaurre (Valentín De Zubiaurre Aguirrezábal)
Author Message
Reply with quote   Download Post 
Post Zubiaurre (Valentín De Zubiaurre Aguirrezábal) 
 
Este trabajo recopilatorio esta dedicado al pintor madrileño de origen vizcaino Valentín de Zubiaurre, fue un pintor muy especial no en vano era sordomudo, lo cual marcó su estilo y su carrera, curiosamente compartió con su hermano Ramón profesión y enfermedad. Su temática es predominantemente vasca.

Valentín de Zubiaurre Aguirrezábal, nació en Madrid en el año 1879 y falleció también en Madrid en 1963. Fue sordomudo de nacimiento, como su hermano Ramón con el que colaboró en muchos de sus cuadros. Los hermanos Zubiaurre presentan asombrosos puntos de contacto, tanto en la motivación como en la técnica, Valentín estudió con Muñoz Degrain y Alejandro Ferrant, a los que nada debe de su personalísimo estilo, impregnado de una sentimental dulzura.

Valentín de Zubiaurre cultivó sobre todo temas vascos. Entre sus obras destacan La fiesta de la Virgen, Pescadores vascos, Viejas leyes y nueva flor, Versolaris, Ofrenda en una ermita, En tierra vasca, Las tres cofrades, Camino de Zamarramala, Hilandera vasca, Tipos segovianos y A las doce. En 1945 ingresó en la Academia de San Fernando.

Entre 1909 y 1916 obtuvo varios premios internacionales en Munich, Buenos Aires, Barcelona, San Francisco, San Diego y Panamá, lo que trajo muchos encargos internacionales.

Su obra

Cultivó una pintura costumbrista, en la que proliferna los temas vascos y castellanos, donde la solidez de las figuras se compenetraba con un hondo sentido del colorismo. No le fue fácil obtener el reconocimiento oficial. En una época en la que el naturalismo y el impresionismo eran las tendencias dominantes, Zubiaurre realizaba una pintura más intelectual, aunando por un lado la maestría de su arte con la elaboración intelectual de la idea. También se le achacó el haber caído en el vicio de la repetición machacona de ciertos tipos y composiciones una vez obtenida cierta popularidad, elaborando una y otra vez las mismas fórmulas. Durante años se mantuvo la errónea creencia de que los hermanos Zubiaurre compartían la elaboración de sus cuadros, trabajando ambos en la misma obra. Nada de esto es cierto; es verdad que partían de una norma estética semejante y de que trataban una variedad de temas similar, pero los resultados de ambos hermanos eran sustancialmente diferentes. En la pintura de Valentín hay menos socarronería, predominando una cierta melancolía que no está presente en los cuadros de Ramón.

Selección de obras

- La fiesta de la Virgen
- Pescadores vascos
- Viejas leyes y nueva flor
- Versolaris
- Ofrenda en una ermita
- En tierra vasca
- Las tres cofrades
- amino de Zamarramala
- Hilandera vasca
- Tipos segovianos
- A las doce
- El tio Saturio

Espero que la información que he recopilado de este pintor español sea de vuestro interés y contribuya en su divulgación.






Algunas obras


 39_1417278974_976135

Lienzo familia Coronel-Arana, por Valentín Zubiaurre, 1892. Hacia el año 1615 los padres de sor María de Jesús, tomaron una decisión desconcertante para la población agredeña: Convertir el hogar doméstico en convento concepcionista. Todo sucedió de forma muy original: Catalina Arana había tenido una visión en que se le decía debía hacerse religiosa y convertir su casa en convento. Fue a consultar su revelación con su confesor que vivía en el convento franciscano de San Julián a extramuros de la Villa. Con increíble sorpresa, se le hizo encontradizo su propio confesor, en un lugar que todavía se señala en el término de los muros del Convento, que venía a hablarle de la visión que había tenido también él sobre la fundación querida por Dios. La cosa tenía todas las pruebas de origen divino.

Ella y sus dos hijas, permanecerían en la casa familiar convertida en convento; el cabeza de familia ingresaría franciscano; los otros dos hijos ya habían optado por la vida religioso- franciscana. Hubo sus más y sus menos en el seno de la familia, y también en el vecindario, que consideraba tal sueño como un agravio al matrimonio. Al final, triunfó el proyecto;  y el 1 de marzo de 1618 se firma la escritura por la que los Coronel-Arana donan su hacienda para la nueva fundación.

Catalina Arana y sus hijas decidieron que la familia religiosa a la que se había de confiar la nueva fundación había de ser la orden contemplativa de la Inmaculada Concepción, y de la rama estricta de las recoletas o descalzas. El 8 de diciembre se celebra la primera misa en el improvisado convento y el 13 de enero de 1619 toman el hábito concepcionista María Coronel (cambiando su nombre de pila en Sor María de Jesús), su hermana Jerónima y Catalina, su madre. Francisco Coronel ingresa en el convento franciscano de San Antonio de Nalda.

Para abrir el proyectado monasterio y proceder a la erección canónica, vinieron del convento de San Luis de Burgos, tres religiosas concepcionistas que iniciaran a las aspirantes en el espíritu de santa Beatriz de Silva. La presencia de las monjas burgalesas en Ágreda duró cuatro años. Terminado el período de la formación de las primeras religiosas, regresaron a su monasterio de origen.

Para dar nuevos vuelos al monasterio agredeño, llaman las nuevas profesas a otro grupo de tres monjas del monasterio del Caballero de Gracia en Madrid. Al cabo de otros cuatro años regresan también éstas a Madrid. El monasterio de Ágreda cuenta con suficientes elementos propios como para llevar adelante la plena observancia de la vida concepcionista recoleta.


 39por_las_v_ctimas_del_mar

Por las víctimas del mar. Autor: Valentín de Zubiaurre. Museo de BB.AA. de Bilbao. Óleo sobre lienzo, 150 x 200 cm. A Valentín de Zubiaurre se le ha considerado el pintor del campesinado vasco, de sus costumbres y sus tradiciones. Una pintura racial, que no esconde la influencia de los maestros tradicionales que tuvo en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, como Moreno Carbonero y Muñoz Degrain.


 39valentinzubiaurre_1ofrenda_enunaermita_1911_1912_colbbva

Ofrenda en una ermita. 1911-12, Colección lBBVA


 33manuel_quiroga

Manuel Quiroga. 1920. Óleo sobre lienzo. 55 x 38 cm. Museo de Pontevedra. Pontevedra. Doazón de D. Emilio Losada


 27_1417275685_265092

Aldeanos vascos. Óleo sobre tela. 30 x 30 cm


 23autoridades_de_pueblo

Autoridades del pueblo, otra versión


 24bersolaris

Bersolaris. 1916-1917. Óleo sobre lienzo. 195.5 x 246 cm. Museo de Bellas Artes de Bilbao


 28_1417275742_367038

Campesinos segovianos. Óleo sobre lienzo. 76 x 92.5 cm. Colección Banco Santander


 31el_mercado

El mercado. 1908. Óleo sobre lienzo. 97 x 146 cm. Museo Goya. Castres. Francia


 29el_t_o_zapillo

El tío Zapillo. Óleo sobre tela. 64 x 76 cm.


 32_1417275976_424044

La hilandera. Óleo sobre lienzo. 90 x 90 cm. Museo Goya. Castres. Francia


 25pescadores

Pescadores. Óleo sobre lienzo. 91 x 92 cm. Museo de San Telmo. San Sebastian


 26salida_de_las_lanchas

Salida de las lanchas. Óleo sobre lienzo. 95 x 140.5 cm. Museo de Bella Artes de Álava


 30manzanas_y_peras

Manzanas y peras. Óleo sobre lienzo. Museo de BB. AA. de Álava




 21a_las_doce_1417277040_561028

'A las doce'. Óleo sobre lienzo, 1.40 x 1.70 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia. Madrid


 34versolaris

Versolaris. 1913. Óleo sobre lienzo, 165 x 237 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia. Madrid


 22autoridades_de_pueblo_1417276506_454300

Autoridades de pueblo. 1920 (ca.). Óleo sobre lienzo, 200 x 220 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid


 35hombres_de_castilla

Hombres de Castilla. 1920 (ca.). Óleo sobre lienzo, 167 x 188 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid


 36fiesta_en_segovia

Fiesta en Segovia. 1920 (ca.). Óleo sobre lienzo, 246 x 175 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid


 37paisaje_al_atardecer_con_dantzaris    

Paisaje al atardecer con dantzaris. Obra de Valentín de Zubiaurre. Óleo sobre lienzo, 44 x 59 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo gratuito al Museo Carmen Thyssen Málaga.

Este pequeño cuadro de Valentín de Zubiaurre puede considerarse un arquetipo de la pintura regionalista vasca y, por extensión, del pueblo vasco de comienzos del pasado siglo. Obviamente, por el asunto representado, cinco dantzaris y un txistulari; además de por la caracterización fisonómica de todos ellos, especialmente «racial» en las cabezas, acentuada, aún más, en las mostradas de perfil. También, por supuesto, por el paisaje con los típicos caseríos entre los campos cultivados y las zonas arboladas, corriente en muchos de sus cuadros –por ejemplo, en el titulado En los prados (óleo sobre lienzo, sin fecha)–. Este cuadro costumbrista puede verse también como un pasaje bucólico –con lo que se idealizaría y mitificaría la vida rural tradicional vasca–, además de por el tema, por la quietud y el sosiego que trasmiten la gama cromática fría, la composición cerrada y la intemporalidad de los personajes, que se desprende de la manera peculiar con la que Valentín de Zubiaurre pintaba las figuras, hieráticas e inmóviles, y que, como en otras de sus pinturas, se adelantan y recortan nítidamente sobre el fondo, a pesar de participar de la misma tonalidad general. La visión frontal de los hombres y su adelantamiento enfatiza la creación de tipos, que para ese artista y otros regionalistas pertenecientes como él a la generación de Alfonso XIII devenían símbolos de la idiosincrasia del alma vasca.

Los troncos de los árboles de los extremos cierran la composición lateralmente; limitación horizontal del espacio frecuente en distintas pinturas del artista, conseguida otras veces mediante los personajes enhiestos y algunos elementos verticales, como remos o cruces, situados a ambos lados de la composición –como en Salida de las lanchas, uno de sus cuadros más populares–. Los cuatro dantzaris, descansando y el follaje de los árboles cierran respectivamente la composición por la partes inferior y superior, sirviendo unos y otros de compensación entre ellos. Las figuras, el valle y las montañas se disponen en tres franjas superpuestas de modo que, a pesar de la profundidad, la pintura es muy plana, otra de las características del estilo de Zubiarre, apartado del academicismo en el que se formó y del que se alejó definitivamente tras conocer las vanguardias europeas a raíz de su estancia en París, pensionado por la Diputación de Vizcaya en 1912. Al igual que la mayoría de sus pinturas, Valentín de Zubiaurre no fechó el cuadro, si bien, a tenor del estilo y temática, suponemos que debió de pintarlo después de la fecha indicada y antes de 1936.

Probablemente Valentín de Zubiaurre realizase este cuadro en el estudio, pues sabemos por quienes le conocieron que apenas pintó al aire libre, sirviéndose de apuntes tomados del natural y de dibujos de modelos vivos. Las posturas de los dantzaris, especialmente la del semirecostado del centro, no son únicamente realistas, como pudiera parecer a primera vista, ya que aparecen con frecuencia en otras de sus pinturas de la misma temática, como uno de los dantzaris de Romería vasca (óleo sobre lienzo, sin fecha) y otras aparentemente muy distintas, Desnudos (óleo sobre lienzo, sin fecha) en la que una de las bañistas adopta una postura similar, y en dibujos como < span class="em">Espatdanza (lápiz sobre papel, sin fecha); posturas vinculadas a la vez, por supuesto, a la representación de desnudos femeninos en la pintura occidental desde el Renacimiento.

Este cuadro es una de las obras de la producción de Zubiaurre en la que predomina más el colorido frío (azules y verdes, sobre todo), que fue otra de las características de la pintura del artista, a diferencia de la gama cromática cálida, preferida por su hermano menor Ramón, también pintor y como él sordo, aunque no mudo como Valentín, discapacidades que los dos compensaron gracias a su esfuerzo y a una educación esmerada, y con quien compartió éxitos y galardones, sobre todo en el período comprendido desde el final de la Gran Guerra y hasta la Guerra Civil española de 1936-1939. Colores fríos, apenas alterados por los cálidos de otras partes de la pintura, como en algunas de las carnaciones y especialmente en las jarras –objetos presentes, a modo de bodegón, muy habituales en su pintura, utilizados para compensar cromáticamente sus cuadros–, en el valle y en el cielo detrás de la sierra que se recorta al fondo en un horizonte alto, sobre todo en la puesta del sol que se oculta tras un collado. El cuadro está ejecutado con una pintura muy diluida, algo cargada en algunas zonas, que permite apreciar en algunas partes la imprimación clara, e incluso la trama del lienzo.


 38costa_vasca_al_atardecer

Costa vasca al atardecer. Obra de Valentín de Zubiaurre, c. 1949. Óleo sobre lienzo, 34 x 44 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo gratuito al Museo Carmen Thyssen Málaga.

Aunque Valentín de Zubiaurre fue predominantemente un pintor de figuras y retratista, también pintó paisajes y algunas naturalezas muertas. Este cuadro representa una parte de la recortada costa vasca (tal vez junto a la desembocadura de la ría de Guernica, vista desde cerca de Mundaca, una localidad relativamente cercana a Garay, donde su familia poseía un caserío, y lugar de nacimiento de su hermano Ramón) en la penumbra del atardecer, si bien por la posición del sol sería un amanecer.

La línea del horizonte, muy alta, acentúa el punto de vista elevado de la composición, en la que el reflejo del sol que se oculta tras la última porción de costa, sirve de eje vertical. Las velas de las tres lanchas que se acercan a tierra y destacan sobre el mar se compensan con los dos grupos de pinos que se recortan sobre el monte más cercano al espectador. Como en otros cuadros del artista, la gama cromática dominante es fría. La ligereza de la capa pictórica permite apreciar la trama de la tela y parte de la imprimación clara sobre la que se aplicaron los colores, muy mezclados, con pinceles finos. Las pequeñas pinceladas y toques horizontales, curvos y empastados de los reflejos, en los que predominan los ocres amarillentos, contrastan con las pinceladas continuas, verticales y diagonales, muy diluidas de los montes y los acantilados, en los que se funden los verdes, grises y azules, con la presencia leve de algunos rojos. En la parte alta, la recta gris azulada del horizonte rompe la continuidad cromática del mar y el cielo. Siguiendo la moda vigente en buena parte del arte europeo del momento, la pintura no está barnizada.

Valentín de Zubiaurre pintó varias versiones de este mismo paisaje, prácticamente del mismo tamaño, por lo que antes que del realismo de esta pintura debemos hablar de su carácter arquetípico. En dos de ellas (ambas en colecciones particulares) mantuvo con ligeras variaciones los pinos de la derecha, pero elevó la altura de los montes de ese lado y modificó el disco solar. En la titulada Acantilados, el sol está más oculto y en la otra ya no aparece, pero se mantiene parte de los reflejos. En otras vistas de la costa, como en la titulada Marina (también en colección particular), más pequeña, las diferencias son mayores, pero el paisaje es, esencialmente, el mismo. El artista empleó también un paisaje parecido como fondo para algunos de sus cuadros de grandes composiciones. Así lo hizo entre otros en La merienda (San Sebastián, Museo de San Telmo).

No es fácil datar esta obra ya que Valentín de Zubiaurre no fechó la mayoría de sus pinturas, entre las que se incluyen las similares mencionadas, y por que apenas cambió su estilo, una vez asentado hacia 1918, pues fue un pintor que evolucionó muy lentamente. Ahora bien, el hecho de que el tratamiento de esta pintura sea el mismo que el de otra similar, fechada en 1950, de la costa en los alrededores de Lequeitio (colección particular), si bien algo más grande, nos lleva a pensar que data de finales de la década de los cuarenta o comienzos de la siguiente. Por otra parte, debemos descartar que se trate de una obra de los primeros treinta años del siglo, pues carece del interés por la precisión del marcado dibujo de aquellos momentos.



Enlaces interesantes


Obra y biografía de Valentín de Zubiaurre: http://www.arteespana.com/valentindezubiaurre.htm

Valentín de Zubiaurre: Realismo costumbrista: http://trianarts.com/valentin-de-zu...o-costumbrista/



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo recopilatorio dedicado al pintor madrileño de origen vasco Valentín de Zubiaurre. Su hermano mayor Ramón era también sordomudo de nacimiento, dedicándose ambos a la pintura. La obra de Ramón es menos popular pero su calidad es superior, interpretando de manera más acertada la realidad de su tierra, con mayor colorismo


Fuentes y agradecimientos: museoreinasofia.e, pintura.aut.org, carmenthyssenmalaga.org, euskomedia.org, artehistoria.jcyl.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events