Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Francisco Herrera 'El Mozo'
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Francisco Herrera 'El Mozo' 
 
Este trabajo está dedicado a Francisco Herrera, conocido como el Mozo, fue uno de los más destacados artistas de la segunda mitad del XVII y una de las principales figuras de la llamada escuela madrileña. Su padre y maestro fue Francisco Herrera el Viejo al cual también tengo dedicado un trabajo.

Francisco Herrera el Mozo. (Sevilla, 1622 – Madrid, 1685), hijo de Francisco de Herrera el Viejo con el que se formó. Según los especialistas: Fue uno de los más exaltados barroquistas de la escuela madrileña de finales del siglo XVII por las violentas actitudes de sus personajes y su fuerte sentido cromático, lo que le valió enfrentarse con la Sociedad y con su padre por lo que tuvo que marcharse a Roma, donde estudió pintura y arquitectura.

En 1672 fue nombrado pintor del Rey Carlos II, participando como arquitecto en los trabajos del templo del Pilar de Zaragoza entre 1680 y 1682.

Espero que la pequeña recopilación realizada de este artista sevillano, sea de vuestro interés.





Resumen Biográfico


 00_1413323388_685490

Francisco Herrera, el Mozo (Sevilla, 1622 - Madrid, 1685) fue un pintor y arquitecto barroco español hijo de Herrera el Viejo.


Juventud y Viaje a Italia

Marchó muy joven a Italia, hacia 1650, al parecer incapaz de resistir el mal carácter de su padre, con quien había colaborado en algunas obras; allí estudió pintura al fresco, muy de moda durante el Barroco decorativo allí, y que apenas se practicaba en España, por lo que los fresquistas italianos eran muy demandados; como colaborador de los fresquistas romanos aprendió a hacer su pincelada más suelta y a hacer más dinámicas sus composiciones. La escuela veneciana le influyó en cuanto a la aplicación del color y el tratamiento de la luz. Sus naturalezas muertas, sus perspectivas arquitectónicas y sus retratos alcanzaron gran popularidad en la capital italiana, desde donde se dirigió a Nápoles, pero la totalidad de su producción de este periodo se encuentra perdida o sin identificar. Completó sus estudios con la arquitectura, en la cual llegó a destacar por sus proyectos.


Regreso a España

Cuando regresó a Sevilla, su padre se había trasladado a la Corte madrileña. Fue nombrado copresidente de la Academia de Sevilla con Bartolomé Esteban Murillo, uno de sus fundadores en 1660. Tras la muerte de su padre, Herrera también se trasladó a Madrid; a mediados de 1654 firmó en Madrid un contrato para realizar el altar mayor de la iglesia carmelita de San Hermenegildo (Museo del Prado, Madrid), tema tratado ya por su padre. El escorzo forzado presenta es esta obra, la composición escenográfica, basada en la línea curva y la gama cromática cálida, mediatizada por una luz indirecta han sido considerados elementos claves en la evolución de la pintura madrileña del útimo tercio del siglo XVII. Los negocios familiares exigieron su regreso en 1655. Un año después, pinto la Apoteosis de la Eucaristía (Catedral de Sevilla), cuya ornamentación visual mediante putti repercutió en los cuadros de Murillo. A esta siguió el Triunfo de San Francisco o San Francisco recibiendo los estigmas (1657), para la Catedral de Sevilla.


Pintor y arquitecto de la Corte

En la corte consiguió ser pintor del rey Carlos II en 1672, además de Maestro Mayor de las Obras Reales por su condición de arquitecto en 1677. Se han perdido sus frescos de la iglesia de Nuestra Señora de Atocha, Recoletos, y San Felipe el Real; sólo se conservan algunos lienzos. Entre estos figuran varios cuadros de la Pasión (Museo Cerralbo, Madrid), y el Sueño de San José (Museo del Prado).

Su labor como tracista de retablos, escenógrafo teatral y arquitecto se circunscribe a los últimos años de su vida. En el desempeño de esta función viajó a Zaragoza en 1680 y trazó los planos para la Basílica del Pilar, que se inició en 1681. Al morir en 1685, el proyecto original de Herrera el Mozo se modificó.




Basílica Catedral de Nuestra Señora del Pilar. Al parecer Francisco de Herrera el Mozo, intervino en los planteamientos y en la construcción, aunque no figura como autor. El pilar comenzó a edificarse, hacia el año 40 de nuestra era, por el apóstol Santiago, siguiendo las instrucciones de la Virgen, que se le presento en un pilar. Esta considerado como el templo más antiguo de la cristiandad. La actual basílica se sitúa sobre el lugar ocupado por la pequeña Capilla levantada por el Apóstol Santiago.

A principios del siglo XVII, dos zaragozanos Juan de la Marca, maestro de obras y Miguel Pueyo maestro de armas comenzaron a promover la construcción de un nuevo templo. Bajo la complacencia del Cabildo, los zaragozanos comenzaron a acarrear materiales hasta la ribera del río. En 1674 el Cabildo decide ponerse al frente de las obras que habían nacido del impulso popular e incluso del trabajo material y directo de los zaragozanos y presentó al Rey un proyecto de Felipe Sánchez, arquitecto zaragozano que lo había ganado por concurso.

Aunque Herrera el Mozo, intervino fundamentalmente en los planteamientos y construcción del nuevo templó la paternidad del templo debe darse a Felipe Sánchez. El Rey nombró al arquitecto Francisco Herrera, director de las obras del Pilar, disgustando así al Cabildo que tenía todas sus preferencias en Felipe Sánchez. La primera piedra del nuevo templo se colocó el día 26 de Julio de 1681 por el arzobispo D. Diego Castrillo, antiguo canónigo de Sevilla. En 1725, hay una desaprobación del proyecto de Herrera por el rey Fernando VI, y en 1753 se encarga la construcción a Ventura Rodríguez, que diseñaría la Santa Capilla y todo el exterior del edificio.

Las obras se prolongaron durante casi un siglo, finalizando el día del Pilar, 12 de Octubre de 1869 con la colocación de la gran cúpula central. Las 4 torres se realizaron en 1783 en 1907 y en 1960.

El actual templo, verdadera joya del barroco en Aragón, se ha ido construyendo, modificando, rectificando y realizando a lo largo de 3 siglos .
La planta del templo actual es rectangular y tiene unas dimensiones por el exterior de 130 metros de oriente a occidente y 96 metros de Norte a Sur. La longitud interior es de 109 metros por 48 de anchura, sin contar con la profundidad de las capillas que rodean la basílica. La altura es de 80 metros desde el pavimento hasta el remate de la cúpula mayor. Tiene tres naves a lo largo y siete en sentido transversal.

Tiene cuatro torres campanario en las esquinas , once cúpulas y diez linternas que conforman una silueta de reminiscencias orientales, singularizadas por las tejas de cerámica vidriada de diversos colores.

El Pilar esta situado en las  orillas del río Ebro, abriéndose a la plaza que lleva su nombre. Todo el conjunto arquitectónico, define a la ciudad de Zaragoza en el mundo entero, al ser el monumento identificador de la ciudad.

Desde el día 22 de Junio de 1904 el templo del Pilar es Monumento Histórico-Artístico Nacional.  




Algunas obras


 23san_antonio_de_padua_1413323733_319857

San Antonio de Padua. Francisco de Herrera el Mozo. 1660-1670. Oleo sobre lienzo. 105 x 104 cm. Museo del Prado. Madrid. Francisco de Herrera "El Mozo" realizó ocho lienzos para la decoración de la bóveda y el arco toral de la iglesia de los Agustinos Recoletos de Madrid, serie de la que formaba parte este lienzo que contemplamos. Está protagonizado por uno de los santos más representados en la Contrarreforma; mientras san Antonio meditaba en su celda, la Virgen María se le apareció para mostrarle al Niño Jesús, por lo que aparece representado con el Niño en brazos. Una vara de azucenas como símbolo de pureza acompaña a ambas figuras. El estilo de "El Mozo" es muy rápido, cargado de barroquismo, empleando una pincelada suelta y enérgica que recuerda al Barroco Italiano lo que confirmaría su estancia en la Italia. Ambas figuras son monumentales, con rostros amplios muy característicos en el artista, creando un atractivo juego de luces y sombras. El colorido oscuro del hábito del santo contrasta con la resplandeciente figura de Jesús, relacionándose los personajes a través de sus miradas.


 22herrera_mozo_alegor_a_de_la_eucarist_a_1656_oleo_sobre_lienzo_catedral_de_sevilla_sevilla

Alegoria de la Eucaristía. Obra de Francisco de Herrera el Mozo. 1656. Oleo sobre lienzo. Catedral de Sevilla. Sevilla. La doctrina de la Iglesia católica pedía a los artistas que acercaran los misterios de la religión a los fieles menos educados. Éste sería el caso del lienzo que Herrera el Mozo pintara en 1656 para una de las numerosas Hermandades de Sevilla. Siendo encargo de un colectivo particular y no de una congregación eclesiástica, el tono del lienzo es mucho más popular que las complejas elucubraciones teológicas de obras pintadas tan sólo unos años antes. Herrera refleja de manera alegórica la esencia de la Eucaristía, el principal rito cristiano: la hostia se presenta en un sagrario de oro como elemento de unión entre el cielo y la tierra, representada por varios santos de devoción popular. El artista presenta los rasgos más innovadores del nuevo Barroco sevillano, con una pincelada extremadamente fluida que crea masas de color ligeras, libres frente al dibujo y la forma estricta, como ocurría en la obra de Zurbarán por ejemplo. Los personajes se han desplazado del centro del cuadro, quedando casi en sombra y de espaldas. Sorprendentemente, el centro y la mayor parte de la superficie pictórica están vacíos, tan sólo ocupados por el cielo y las nubes. El tono es exaltado, alegre, triunfante, según los postulados del Barroco italiano, en especial del Idealismo tamizado por la sensualidad del color heredada de Venecia, y que tan bien supo aprovechar Murillo en sus obras.


 24apoteosis_de_san_francisco

Apoteosis de San Francisco. Francisco de Herrera el Mozo. 1656-1657. Oleo sobre lienzo. Catedral de Sevilla. El Barroco triunfal constituyó el desarrollo del estilo barroco, derivado de modelos italianos del Idealismo. Su éxito fue grande en Madrid y en Sevilla, donde se agrupaban los mejores artistas del Siglo de Oro español, como es el caso del joven Herrera, hijo de otro gran pintor sevillano. Herrera presenta una imagen triunfal del santo, que es elevado a los cielos, pues esto es lo que significa literalmente "apoteosis": elevación divina. La Apoteosis es el último hecho milagroso de la vida de un santo, también de la Virgen María, pues supone que el cuerpo y el alma del difunto ascienden evitando de esta manera la corrupción material hasta el día del Juicio Final. Se trata pues del máximo honor que Dios concede a sus hijos predilectos. San Francisco está siendo sujetado en el aire por una corte de ángeles infantiles y adolescentes, que lo arrebatan del suelo rocoso entre nubes y luz mágica. Toda la atmósfera en torno al santo parece arremolinarse y girar, gracias a los efectos de los cuerpos contorsionados de los querubines, el vuelo de sus ropajes y las nubes. Esta maestría en la ambientación define por sí misma este tipo de pintura barroca y, en particular, el estilo de Herrera.


user_50_triunfo_de_san_hermenegildo_herrera_el_joven2

El triunfo de San Hermenegildo. Francisco de Herrera el Mozo. 1654. Óleo sobre lienzo. 328 x 229 cm. Museo del Prado. Madrid. Era típico de la segunda generación del Barroco madrileño el triunfo o la apoteosis de santos que se resuelven en un Rompimiento de Gloria esplendoroso.


user_50_triunfo_de_san_hermenegildo

Cuando Herrera el Mozo presentó este gran lienzo de 'El triunfo de San Hermenegildo' se le reputó como una obra maestra de su tiempo. Esta opinión se ha mantenido invariable a lo largo de los siglos, pues es indudable la maestría del pintor a la hora de representar esta apoteosis del santo patrón del convento que lo encargó. Herrera muestra la figura del joven santo en plena ascensión, atrapado en una espiral irresistible que le arrebata de los suelos hasta llevarle al cielo. Rodeando su persona, un coro de ángeles repite en eco el esquema helicoidal que tanto dinamismo otorga a la escena. El colorido es brillante y luminoso, distribuido en pinceladas cada vez más líquidas que difuminan los cuerpecillos redondeados de los angelotes del segundo plano, en un magistral efecto de lejanía y veladuras. Es, en definitiva, uno de los mejores ejemplos del Barroco triunfal de la segunda mitad del siglo XVII.


 25herrera_mozo_san_le_n_magno_lienzo_valo_164_x_105_cm_museo_del_prado

San León (El Papa San León I el Magno). Lienzo. Óvalo. 164 x 105 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de Francisco de Herrera el Mozo, (hijo de Francisco Herrera el Viejo), pintó una serie de lienzos ovalados de gran tamaño para adornar la cúpula de la iglesia de los Agustinos Recoletos en Madrid. Estos santos estaban todos captados de más de medio cuerpo y a un tamaño descomunal, para que pudieran ser reconocidos por los feligreses desde el suelo. El que aquí se muestra es San León, Papa. Está pintado con una gama de rojos y dorados muy propia del Barroco, con una composición basada en la diagonal que se acentúa en el báculo del anciano. El color está aplicado con una pincelada suelta y vibrante, que llena de reflejos el blanco de la barba del anciano y los brillos dorados de su manto y sus vestiduras, arremolinadas tras de sí.


 cristo_llevando_la_cruz

Cristo llevando la cruz. Pen and brown-gray ink on tan laid paper mounted to heavier sheet. 19,8 x 14,4 cm. Achenbach Foundation for Graphic Arts. Obra de Francisco de Herrera el Mozo


 27_1413323997_440881

San Martín partiendo la capa. Francisco de Herrera el Mozo. Iglesia de monjas jerónimas del Corpus Christi. Predela de un retablo de la nave de la iglesia de las Carboneras del Corpus Christi. En el Parnaso Español. Palomino elogia estas pinturas del retablo junto al coro de las monjas, "todas cosa peregrina", a pesar de ser poco más que "borroncillos" abocetados las pequeñas pinturas de la predela.


user_50_la_asunci_n_de_la_virgen_juan_de_herrera_el_mozo_1_601_museo_de_bellas_artes_de_sevilla

La Asunción de la Virgen. 1.601. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Obra de Francisco de Herrera el Mozo


user_50_santo_tom_s_de_aquino_francisco_de_herrera_el_mozo_1_645_donaci_n_lvarez_ossorio_museo_de_bellas_artes_de_sevilla

Santo Tomás de Aquino. 1.645. Óleo sobre lienzo, 82x60 cm. Donación Álvarez-Ossorio. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Obra de Francisco de Herrera el Mozo



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor y arquitecto Francisco Herrera, conocido como Herrera el Mozo, hijo del tambien pintor Francisco Herrera el Viejo.


Fuentes y agradecimientos: pintura.aut.org, es.wikipedia.org, artehistoria.jcyl.es, staszic.ostrowiec.pl, flg.es, deyave.com, galeon/juliodominguez, usuarios.lycos, flickr/enriqueluis, leyendasdesevilla.blogspot.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Tuesday, 14 October 2014, 23:02; edited 6 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Herrera El Mozo 
 
Gracias J.Luis por seguir aportando diferentes artistas a la mejor galería de arte del mundo.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Herrera El Mozo 
 
Gracias xerbar,       te has pasado un pelín.



 



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Herrera El Mozo 
 
j.luis wrote: [View Post]
Gracias xerbar,       te has pasado un pelín.



 



Saludos.


Nada, nada de pasarme nada, busca en internet alguna página que contenga mas galerías de artistas de diferentes géneros que este foro y ya me dices si exagero. Y lo mejor de todo te lo has currado tú solito, con el curro que tiene cada artista aquí representado, así que sólo puedo darte mil gracias.    

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Francisco Herrera 'El Mozo' 
 
Restauración del Prado de 'El triunfo de San Hermenegildo', de Herrera el Mozo


user_50_18a426e9a5

El triunfo de san Hermenegildo (despuésde la restauración), Francisco de Herrera el Mozo. Óleo sobre lienzo, 326 x 228 cm, 1654. Madrid, Museo Nacional del Prado.

El triunfo de san Hermenegildo es una de las obras fundamentales de la historia de la pintura española del Siglo de Oro. Pintado en 1654 para el altar mayor de la iglesia de los Carmelitas Descalzos de Madrid (actual parroquia de San José), inaugura en la pintura española la tendencia hacia un dinamismo y un cromatismo plenamente barrocos, que marcará decisivamente la obra de los artistas madrileños y sevillanos de la segunda mitad del siglo. En ese sentido, se trata de una de las pinturas más influyentes de nuestra historia artística.

Se trata de una de las primeras obras adquiridas para el museo del Prado, en el que ingresó en 1832. Su estado general de conservación es bueno, pero el tiempo había oxidado sus barnices, que recubrían a su vez una capa de polvo y colas incrustadas entre el relieve de la pincelada. Todo ello había dado como resultado un ensombrecimiento general de la obra y una pérdida de sus planos espaciales, lo que afectaba vivamente la lectura de una pintura que su creador concibió como un alarde lumínico, cromático y espacial. La restauración ha ido dirigida no sólo a la reparación y prevención de daños estructurales sino, sobre todo, a devolver la legibilidad de la obra.

El resultado, por la buena calidad de los materiales y el virtuosismo del pintor, es visible: el colorido luminoso, el juego de pinceladas empastadas alternadas con transparentes, los volúmenes y la perspectiva, el aspecto etéreo, casi de pintura mural… todo puede verse y entenderse mejor.


user_50_el_triunfo_de_san_hermenegildo_herrera_el_mozo_antes_de_la_restauraci_n

El triunfo de san Hermenegildo, Herrera el Mozo (antes de la restauración)


elprado.es



 

Los restauradores del Prado son de lo mejorcito del mundo, y para muestra este lienzo Herrera el Mozo.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Francisco Herrera 'El Mozo' 
 
El empresario Plácido Arango dona al Prado 25 obras de su colección


La operación incluye óleos de los siglos XVI y XVII, entre los que hay un lienzo de Herrera el Mozo



 00_1435755571_872860

De izquierda a derecha, Falomir, Zugaza, Pérez-Llorca y Marina Chinchilla, ante reproducciones de obras donadas por Arango.

La mayor parte de las obras que atesora el Museo del Prado, inaugurado en 1819, procede de las colecciones que durante tres siglos formaron los Habsburgo y los Borbones. El resto ha ido llegando por la vía de las adquisiciones y por desinteresadas donaciones de auténticos amantes de la pinacoteca. El último gesto de amor al Prado lo firma Plácido Arango, empresario de origen mexicano y presidente del Patronato del museo entre 2007 y 2012. Arango ha donado a la pinacoteca 25 obras de su colección de arte antiguo, con derecho a usufructo vitalicio, que reforzarán la presencia de los artistas españoles y de los que realizaron su obra en España.

En el valioso lote hay cuatro artistas que estaban inéditos en el museo: Felipe Pablo de San Leocadio, Pedro de Campaña, Francisco Barrera y Francisco López Caro. El resto enriquece su presencia en las salas: Zurbarán (con tres importantes lienzos), Luis Tristán, Eugenio Cajés, Alejandro de Loarte, Francisco Barreda, Francisco Herrero El Mozo, Francisco de Goya o Corrado Giaquinto. En total hay 15 artistas representados, de los que seis entran en el museo con más de una obra. Son pinturas y litografías que reflejan el gusto personal de Arango y que el empresario adquirió fuera de España.

Para hacer pública la noticia, el equipo directivo del Prado —con su director, Miguel Zugaza, el presidente del patronato, Jose Pedro Pérez-Llorca, y el director adjunto, Miguel Falomir— lanzó una convocatoria de prensa propia de los grandes acontecimientos del museo. Previamente, en el Casón del Buen Retiro se había celebrado una sesión plenaria con los dos nuevos vocales: el hispanista John Elliott y Álvaro Fernández-Villaverde y Silva, marqués de Santa Cruz. No asistió, sin embargo, el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, por encontrarse en Santander; no pudo participar de la alegría que mostraron al salir miembros del patronato como Javier Solana, Carmen Giménez, Carmen Iglesias, Emilio Lledó o Rafael Moneo, el arquitecto responsable de la ampliación del edificio de Villanueva, quien calificó la sesión de “histórica”.

Pérez-Llorca arrancó con una buena noticia asegurando que el museo se autofinancia en un 70% y que el resto procederá de las aportaciones del Estado, el objetivo que se había propuesto el Patronato. Explicó que la situación es posible por el aumento de las visitas y las ventas en las tiendas del museo. Las cuentas han sido aprobadas por la intervención general del Estado. El gasto de 2014 fue de 38 millones, dos menos de lo presupuestado.


 0pl_cido_arango_dona_al_museo_del_prado_25_obras_de_quince_artistas_de_su_colecci_n

Plácido Arango dona al Museo del Prado 25 obras de quince artistas de su colección.


“Muy honrado”

A Zugaza y a Falomir les correspondió hablar de la histórica donación de Plácido Arango. El conjunto de las obras donadas se irá incorporando de manera gradual a las salas y se irá viendo en exposiciones temporales, como la programada para el próximo otoño dedicada a Luis de Morales. El 7 de julio, unas diez obras serán presentadas en una sala del museo que ayer estaba aún por determinar. Arango, poco aficionado a las entrevistas, no asistió al patronato ni compareció en la conferencia de prensa, aunque hizo llegar unas palabras: “No hay mayor satisfacción para un coleccionista que ver cómo el fruto de su labor sirve para enriquecer un museo público tan mágico e irrepetible como es el Museo del Prado. Me siento muy honrado al pensar que este grupo de obras principales reunidas a lo largo de mi vida vayan a encontrar su destino final en el Prado, museo al que me encuentro tan estrechamente vinculado como agradecido”.

Zugaza recordó que no es la primera contribución de Arango al museo. En 1991 donó los 80 grabados que integran la primera edición de los Caprichos de Goya, publicada en Madrid en 1799. Contribuyó a la restauración de Las Meninas consiguiendo que viniera a Madrid John Brealey, jefe del Departamento de Restauración del Metropolitan Museum, y colaboró económicamente y medió para que retornara a España La Marquesa de Santa Cruz de Goya.

El director del Prado aseguró que el gesto de Plácido Arango es histórico. “La última donación equiparable sería la de la familia Várez-Fisa. Está en la órbita de legados tan impresionantes como el de Cambó o Pedro Fernández Durán”. Sobre la valoración económica, Zugaza prefirió no hacer estimaciones porque son obras que no están en el mercado y, hasta que no estén depositadas en el museo, las aseguradoras no pueden hacer ningún cálculo. “El valor artístico es inestimable y eso es lo importante”, concluyó el director del Prado.



Las obras donadas por Plácido Arango al Prado

Con esta donación, junto a la realizada en 1991 compuesta por ochenta grabados de la serie de "Caprichos" de Goya, Plácido Arango se une a la nómina más selecta de donantes que generosamente han contribuido a ampliar la calidad y representación histórica de las colecciones del Prado

El conjunto de obras donadas al Museo del Prado por Plácido Arango Arias se enmarca en el ámbito de la pintura española y de los artistas europeos que trabajaron para la corte española en una amplia secuencia cronológica entre los siglos XVI y XIX. Casi todas fueron adquiridas en el extranjero, lo que convierte su regreso a España en un extraordinario enriquecimiento de nuestro patrimonio histórico-artístico.

La donación incluye piezas de Pedro de Campaña, Luis Morales, Luis Tristán, Francisco de Zurbarán, Eugenio Cajés, Alejandro Loarte, Herrera el Mozo, Mateo Cerezo, Antonio del Castillo, Valdés Leal, Corrado Giaquinto y Francisco de Goya entre otros.

Cuatro de los artistas presentes en la donación actual: Felipe Pablo de San Leocadio (h. 1480-1547), Pedro de Campaña (1503-h. 1580), Francisco López Caro (1598-1661) y Francisco Barrera (1595-1658) permanecían inéditos en el Prado, siendo particularmente reseñable la incorporación de las exquisitas pinturas del flamenco afincado en Sevilla Pieter van Kempeneer (Pedro de Campaña): Camino del Calvario y Descendimiento, por su decisiva contribución al desarrollo de la pintura española del Renacimiento. También destacan los tres lienzos de Francisco de Zurbarán (1598-1664): Inmaculada Concepción, Inmaculada niña y el hamletiano San Francisco en oración, que permiten al Prado zanjar, por fin, su deuda con el pintor extremeño.

Por otro lado, la donación de Toros de Burdeos de Francisco de Goya (1746-1828), unidos a la donación previa del mismo Arango de los Caprichos, culmina la magnífica colección de la obra impresa del aragonés en el Prado.


 21el_descendimiento

El Descendimiento, Pedro de Campaña. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 13camino_del_calvario_h_1547_pedro_de_campa_a_1503_hacia_1580_leo_sobre_tabla_de_roble_de_73_5_cm_de_di_metro_1435759578_991253

Camino del Calvario, Pedro de Campaña (h. 1547). Óleo sobre tabla de roble, de 73,5 cm de diámetro. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 1_la_crucifixi_n_de_luis_de_morales_1509_10_1586_leo_de_aproximadamente_1566_es_una_de_las_25_obras_que_el_empresario_pl_cido_arango_ha_donado_de_su_colecci_n_al_museo_del_prado

La Crucifixión, de Luis de Morales (h. 1566). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 24la_resurrecci_n_de_luis_de_morales_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

La Resurrección, de Luis de Morales. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 25san_juan_bautista_antonio_del_castillo_y_saavedra_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

San Juan Bautista, Antonio del Castillo y Saavedra. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 2_calvario_de_luis_trist_n_1585_90_1624_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'Calvario', de Luis Tristán. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 inmaculada_concepci_n_de_francisco_de_zurbar_n_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'Inmaculada Concepción', de Francisco de Zurbarán (1625-30). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 inmaculada_ni_a

'Inmaculada Niña', de Francisco de Zurbarán (1656). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 23san_francisco_en_oraci_n_de_francisco_de_zurbar_n_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

San Francisco en oración, de Francisco de Zurbarán. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 5_el_sue_o_de_san_jos_1662_de_francisco_de_herrera_el_mozo_1627_1685

'El Sueño de San José', de Francisco de Herrera el Mozo (1662) .Óleo sobre lienzo, 208,3 x 195,5 cm. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 12_p_caro_de_cocina_de_francisco_l_pez_caro_1620_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'Pícaro de cocina', de Francisco López Caro (1620). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 22febrero_bodeg_n_de_invierno_francisco_barrera_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Febrero, Bodegón de Invierno, Francisco Barrera. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 17bodeg_n_con_cesta_de_uvas_y_otras_frutas_de_alejandro_loarte_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Bodegón con cesta de uvas y otras frutas, de Alejandro Loarte. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 15adoraci_n_de_los_pastores_de_felipe_pablo_de_san_leocadio_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Adoración de los pastores, de Felipe Pablo de San Leocadio. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 16la_inmaculada_concepci_n_de_mateo_cerezo_b_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

La Inmaculada Concepción, de Mateo Cerezo. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 14la_natividad_de_eugenio_caj_s_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

La Natividad, de Eugenio Cajés. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 6_san_juan_bautista_de_juan_de_vald_s_leal_1622_1685

'San Juan Bautista', de Juan de Valdés Leal. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 7_inmaculada_concepci_n_1682_de_juan_de_vald_s_leal_1622_1690

'Inmaculada Concepción', de Juan de Valdés Leal (1682). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 8_el_famoso_americano_mariano_ceballos_1825_de_francisco_de_goya_1746_1828

'El famoso americano Mariano Ceballos', de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 9_plaza_partida_1825_de_francisco_de_goya

'[Plaza partida]', de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 19_bravo_toro_de_francisco_de_goya_1825_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'[Bravo toro]', de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 20diversi_n_de_espa_a

Diversión de España, de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 18piedad_de_corrado_giaquinto_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Piedad, de Corrado Giaquinto. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 10_la_serpiente_de_bronce_1743_de_corrado_giaquinto

'La Serpiente de Bronce', de Corrado Giaquinto (1743). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 11_el_milagro_del_agua_1743_de_corrado_giaquinto

'El milagro del Agua', de Corrado Giaquinto (1743). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.

Ficha del Museo del Prado sobre la donación de Plácido Arango



Fuente: elpais.com / elimparcial.es / museodelprado.es / abc.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events