Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Hospital De Los Venerables (Sevilla)
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Hospital De Los Venerables (Sevilla) 
 
Este trabajo está dedicado hospital de los Venerables Sacerdotes de Sevilla, es una institución religiosa con mucha solera, mucho arte y una apasionante historia.


 6_hospital_venerables_002

Fachada exterior de la iglesia del Hospital de los Venerables, en Sevilla.

Su historia comienza en 1627 cuando la Hermandad de El Silencio decide amparar a los sacerdotes ancianos, pobres e impedidos y alquiló una casa donde les daban cobijo, asistencia y los mantenían. Esta tarea continuó hasta que en el año 1673 la misma hermandad funda otra, cuyo fin sería el de cubrir exclusivamente la tarea que venían desempeñando desde el año 1627, y se decide construir el Hospital...


 32la_inmaculada_de_los_venerables_original_en_su_marco_original_situada_en_su_retablo_original

La Inmaculada de los Venerables original, en su marco original, situada en su retablo original.Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla.

En el templo hay verdaderas obras de arte, firmadas entre otros artístas por los ilustres pintores: Bartolomé Esteban Murillo, Juan Váldes Leal y su hijo Lucas Valdés y los ilustres escultores: Pedro Roldán y Juan Martínez Montañés.

También cuenta el Hospital de los Venerables con unas excelentes cerámicas realizadas por el maestro Melchor Moreno.

En esta institución religiosa sevillana, se encuentra desde 1991 el Centro de investigación Velázquez, que sirve para restaurar obras de arte.


 1retablo_mayor_de_la_iglesia

Vista general del Retablo Mayor de la Iglesia de los Venerables de Sevilla.

Espero que la recopilación realizada de esta institución religiosa sevillana, sea de vuestro interés, y en lo posible contribuya en su divulgación.







Hospital de los Venerables (Sevilla)


 00_1463343494_132776

El Hospital de los Venerables Sacerdotes de Sevilla (conocido popularmente como el Hospital de los Venerables) está ubicado en la plaza que lleva su nombre, Plaza de los Venerables, en el centro del barrio de Santa Cruz y muy cerca de los Jardines de Murillo, la Catedral y los Reales Alcázares.

La apasionante historia del Hospital de los Venerables Sacerdotes de Sevilla, comienza cuando la Hermandad de El Silencio decide a partir del año 1627 amparar a los sacerdotes ancianos, pobres e impedidos y alquiló una casa donde les daban cobijo, asistencia y los mantenían. Esta tarea continuó hasta que en el año 1673 la misma hermandad funda otra, cuyo fin sería el de cubrir exclusivamente la tarea que venían desempeñando desde el año 1627, y se decide construir el Hospital.


 5hospital_de_los_venerables_2

Fue fundado por el canónigo Justino de Neve en 1675 con la finalidad de ser la residencia de los venerables sacerdotes. De ese mismo año data el inicio de las obras de construcción del edificio, bajo la dirección inicial del arquitecto Juan Domínguez, desde 1687 se hace cargo de las obras el arquitecto Leonardo de Figueroa, dándose por finalizadas en 1697.

La iglesia fue construida en 1689 y está consagrada a San Fernando.

Con los medios aportados por la hermandad fundadora, la limosna y facilidades de los monarcas, la institución se mantenía, pero llegado el año 1805 la institución llegó a su límite, casi no tenía medios para sustentarse.


 7escalera_venerables_02

Escalera del Hospital de los Venerables. detalle del techo.

En el año 1840 el hospital se convirtió en fábrica de tejidos por lo que los hospedados fueron trasladados a una de las salas del Hospital de la Caridad que habilitaron para ellos. Las quejas de la hermandad fundadora consiguieron que en el año 1848, bajo una Real Orden, le fueran devueltos sus bienes, regresando los venerables sacerdotes de nuevo a su antiguo hogar.

La Plaza de los Venerables es llamada así desde el año 1868.


 8sevilla_hospital_de_los_venerables_escalera_presentaci_n_del_ni_o_en_el_templo_lucas_vald_s

Sevilla, Hospital de los Venerables, escalera. Presentación del Niño en el Templo. Lucas Valdés.

El archivo se encontraba en un estado de abandono lamentable, el director del Archivo General del Arzobispado, Pedro Rubio Merino, trasladó todo el fondo a dicho archivo en calidad de depósito. Se compone de 103 legajos algunos con antigüedad del año 1503, siendo clasificados dichos documentos en secciones como Reglas y Estatutos, Acuerdos Capitulares, Acogidos, Fábrica, Personal, Correspondencia, Dotaciones, Colecturía, Bienes, Derechos y Obligaciones, Justicia, Contaduría y Diversos. Esta información archivística contiene tanto la gestión del propio hospital como las costumbres y aspectos de la Sevilla de los siglos XVII al XIX.

Conjunto monumental. Edificio de estilo barroco, consta de dos plantas donde se localizan el templo y la residencia en si, función que dejó de realizar en la década de 1970 aproximadamente.


 3claustro_venerables_05

Patio. Cuenta con un patio sevillano (que puede parecer también un claustro conventual), con una fuente central escalonada con gradas circulares que están decoradas con azulejos, se encuentra a un nivel más bajo por problemas de abastecimientos de agua.


 4hospital_venerables_02

Alrededor del patio hay galerías de arcadas asentadas sobre columnas de mármol toscano con base ática, de modelo vignolesco. La pila central fue diseñada por Bernardo Simón de Pineda y realizada por Francisco Rodríguez, los azulejos de su primera etapa fueron realizados por Melchor Moreno.


 9claustro_venerables_06

 11claustro_venerables_01
 
Claustro del Hospital de los Venerables, más conocido como  el patio de Los Venerables.


 10claustro_venerables_09

La Fuente Venerable. Problemas de abastecimiento de aguas al Hospital motivaron esta solución muy original en hemiciclo debido a la altura a la que se situaba la construcción. La bella pila central fue diseñada por Simón de Pineda y labrada por Francisco Rodríguez.

Al lado oriental del patio estaba la enfermería baja. Es un salón rectangular con arquería central, los arcos están decorados con yesería con símbolos que se pueden relacionar con la advocación del Hospital de San Pedro, hoy se utiliza como Sala de Exposiciones.


 39galer_a_baja_ala_norte_se_pueden_observar_los_sitiales_del_antiguo_coro

Galería baja del Claustro. Ala norte. Se pueden observar los sitiales del antiguo coro. Hospital de los Venerables de Sevilla


 40ala_sur_de_la_galer_a_alta

Ala sur de la galería alta. Hospital de los Venerables de Sevilla


 41ala_este_de_la_galer_a_alta

Ala este de la galería alta. Hospital de los Venerables de Sevilla


 2detalle_de_la_escalera_y_la_b_veda_que_la_cubre_hospital_de_los_venerables_sevilla

Detalle de la escalera y la bóveda que la cubre. Hospital de los Venerables de Sevilla

También es destacable la escalera que está cubierta por una bóveda elíptica decorada con yeserías barrocas.

En la planta alta hay otra sala de idénticas características que en la planta baja, conocida como enfermería alta, que en principio se usaba como cobijo en épocas de frío. Estaba comunicada con el coro de la iglesia. En su ángulo sudeste se encuentra la torre mirador superior al refectorio alto, que está cubierta con armadura de estilo mudéjar.

El antiguo Refectorio y la Sala de Cabildos de invierno, en el piso superior, han sido acondicionados para ser respectivamente la Biblioteca y el Gabinete de Estampas.

Otra de sus características es el color que lo adorna, contrastando el blanco de la cal con el rojo del ladrillo de pilastras, arquitrabes y cornisas.



La iglesia


39entrada_a_la_iglesia01

Puerta de entrada a la iglesia.

La iglesia del Hospital de los Venerables, es de una sola nave cubierta por bóveda de medio cañón con lunetas y arcos fajones.


 18vista_del_coro_de_la_iglesia_desde_los_pies_del_altar_mayor_a_destacar_el_magn_fico_rgano

Vista del Coro de la iglesia desde los pies del Altar Mayor. A destacar, el magnífico órgano. Hospital de Los Venerables de Sevilla


 16muro_del_lado_del_evangelio

Muro del lado del Evangelio. Hospital de Los Venerables de Sevilla


 17muro_del_lado_de_la_ep_stola

Muro del lado de la Epístola. Hospital de Los Venerables de Sevilla


user_50_retablo_de_la_inmaculada_en_la_iglesia_de_los_venerables_sacerdotes_de_sevilla_emplazamiento_original_de_la_inmaculada_concepci_n_de_los_venerables_obra_de_murillo

Retablo de la Inmaculada en la iglesia de los Venerables Sacerdotes de Sevilla, emplazamiento original de la Inmaculada Concepción de los Venerables. Obra de Murillo. Hospital de Los Venerables de Sevilla

La presencia de las obras de Murillo en el hospital está relaccionada siempre con la figura de su fundador, Justino de Neve, quien debió encargar pinturas para este edificio directamente al pintor, legando otra con las que ya contaba por disposición testamentaria. El primer testimonio impreso que da constancia de las obras del pintor sevillano presentes en el hospital se debe a Antonio Ponz, quien en su viaje de España escribió:  

"Hay en ella valientes pinturas de Murillo, y lo es el San Pedro en el primer retablo, al entrar en la iglesia, sobre la derecha, en cuya obra se propuso imitar 'al Españoleto' ; pero, sin duda, la excedió en la ternura y suavidad del colorido. Es tenida por una de las obras más excelentes la Concepción de dicho artífice sobre trono de ángeles y nubes, colocada junto  a la puerta de la sacristía; y entre los retratos que el expresado Murillo hizo con sumo acierto se debe contar el de don Faustino [sic] de Neve canónigo de la Santa Iglesia, uno de los primeros sacerdotes fundadores de esta casa, puesto en el anterrefectorio, en cuyo retrato hay una perrilla que parece viva. En el testero del Refectorio se ve una cálebre pintura nada inferior a las referidas, en que expresó a nuestra Señora sentada, y al Niño Dios, que toma de un canastillo que le presenta un hermoso Angel, algunos panes, y los reparte a tres Sacerdotes, figuras de medio cuerpo"
  

user_50_1_retrato_de_don_justino_de_neve_bartolom_esteban_murillo_leo_sobre_tela_206_x_129_5_cm_1665_londres_the_national_gallery_london_bought_1979

Retrato de Don Justino de Neve, obra de Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre tela, 206 x 129,5 cm. 1665, Londres, The National Gallery, London. Bought, 1979

Murillo era a mediados del siglo XVII el pintor más famoso de Sevilla; Justino de Neve (1625-1685), un culto y dinámico canónigo de la catedral sevillana. Entre ambos se estableció una relación profesional que pronto se transformó en auténtica amistad. Y de esa amistad nacieron algunas de las obras más bellas y ambiciosas pintadas por Murillo en las décadas de 1660 y 1670, cuando había alcanzado su plenitud como artista.

La amistad de Justino de Neve, nacido en Sevilla de familia flamenca, desde por lo menos la década de los sesenta hasta la muerte de Murillo en 1682, fue clave para que el artista obtuviese una de sus comisiones más importantes: la decoración de la iglesia de Santa María la Blanca (1662-1665). Además, encargó al pintor sevillano varias obras para el Hospital de los Venerables Sacerdotes, y tuvo en su propia colección algunas de las obras más excepcionales del artista. Como canónigo, Justino de Neve obtuvo para Murillo el encargo de una serie de ocho tondos de santos sevillanos, una Inmaculada Concepción que todavía hoy en día decoran el techo de la Sala Capitular de la catedral y el Bautismo de Cristo que corona el retablo de San Antonio en la capilla del santo.

Murillo le nombró ejecutor de su testamento y pintó su retrato en 1665 (National Gallery, Londres) –presente en la exposición- como prueba de su amistad, añadiendo la inscripción obsequium desiderio pingebat (pintado con el deseo de regalarlo).


user_50_jes_s_ni_o_repartiendo_pan_a_los_sacerdotes_por_murillo

Jesús Niño repartiendo pan a los sacerdotes. Óleo sobre tela, 219 x 182 cm. 1678 - 1679. Budapest. Museo de Bellas Artes. Szépmüvészeti Múzeum


user_50_05san_pedro_arrepentido

San Pedro Arrepentido. Óleo sobre tela, 212 x 155 cm. Colección Particular. Muchos años después... 'San Pedro' reaparece en la exposición del Prado en el verano de 2012. El lienzo de Murillo que las tropas napoleónicas expoliaron del Hospital de los Venerables de Sevilla y se daba por perdido es la gran sorpresa científica de la muestra. El óleo sobre lienzo 'San Pedro Arrepentido' (no he obtenido mejor imagen), cuyo hallazgo en una colección particular inglesa e inclusión en el catálogo científico de la muestra 'Murillo y Justino de Neve. El arte de la amistad' es una noticia de primera magnitud para la historia del arte español.


user_50_reconstrucci_n_del_retablo_de_san_pedro_en_la_iglesia_de_los_venerables_sacerdotes_de_sevilla_con_san_pedro_penitente_obra_de_murillo

Reconstrucción del retablo de San Pedro en la iglesia de los Venerables Sacerdotes de Sevilla con San Pedro penitente, obra de Murillo.


user_50_10_la_inmaculada_concepci_n_de_los_venerables_soult

La Inmaculada Concepción de los Venerables/Soult. Óleo sobre tela, 274 x 190 cm., h. 1678. Madrid, Museo Nacional del Prado

La Inmaculada Concepción de los Venerables/Soult. Autor de numerosas Inmaculadas, en los últimos años de su vida Murillo crea una fórmula ideal en la que aparece la Virgen vestida de blanco y azul, con las manos cruzadas sobre el pecho, pisando la luna y con la mirada dirigida al cielo, con un claro impulso ascensional, muy barroco, que coloca a la figura de María en el espacio empíreo habitado de luz, nubes y ángeles, y que sirve para aunar dos tradiciones iconográficas: la de la Inmaculada propiamente dicha y la de la Asunción.

La pincelada suelta y enérgica, la composición helicoidal, el uso de la luz y la sensación de movimiento que emana de la obra, hacen de ella un extraordinario ejemplo del arte barroco.

Encargada por Justino de Neve (1625-1685) para el Hospital de los Venerables Sacerdotes de Sevilla, fue llevada en 1813 a Francia durante la Guerra de la Independencia por el mariscal Soult y, tras exponerse durante casi un siglo en el Museo del Louvre, en 1941 ingresa en el Museo del Prado.


user_50_01_1342973417_370048

Marco original de la obra «La Inmaculada Concepción de los Venerables, o Soult» (perteneciente al Museo Nacional del Prado, P-2809)
Dorado al agua y estofado sobre madera, 349 x 265 x 40 x 25 cm., siglo XVII, Sevilla, Arzobispado de Sevilla (depositado en la iglesia del Hospital de los Venerables). Fundación Focus-Abengoa, Hospital de los Venerables, Sevilla

Dentro de la iglesia se pueden ver pinturas murales al fresco realizadas por Valdés Leal. Las del presbiterio representan la invención de la Santa Cruz, las del techo de la sacristía forman un pequeño espacio con perspectiva (trampantojo); a cada lado del presbiterio hay pinturas realizadas por Valdés Leal y su hijo Lucas Valdés: en la del lado derecho se representa a San Fernando entregando la mezquita al Arzobispo y en la del lado izquierdo se muestra a San Fernando ante la Virgen de la Antigua. Las urnas relicarios que aquí se encuentran y los cobres son de procedencia flamenca; las pinturas sobre mármol de la Inmaculada y de la Virgen con el Niño fueron realizadas por Sassoferrato.

Las pinturas que cubren la bóveda y los muros fueron realizadas por Valdés Leal y su hijo Lucas Valdés -No se sabe en qué grado cada artista-. Simulan tapices y representan el Triunfo del Pontificado.


 42inmaculada_murillo_1678

Inmaculada de los Venerables (mal llamada Inmaculada de Soult). Murillo, 1.678.

Restauración del Hospital de los Venerables. Desde el año 1991 el Hospital es sede de la Fundación FOCUS-Abengoa (Fondo de Cultura de Sevilla), que lo restauró entre los años 1987 y 1991. Para ello también tuvo que intervenir el cardenal Carlos Amigo Vallejo dando su autorización. El edificio fue inaugurado por la reina Sofía el 5 de noviembre de 1991, con una muestra dedicada a la pintura sevillana de los siglos de oro. También está habilitado como centro cultural de exposiciones, y en él se celebran conciertos, conferencias y seminarios.


 40el_altar_mayor_visto_desde_los_pies_de_la_nave

El Altar Mayor, visto desde los pies de la nave. Iglesia del Hospital De Los Venerables de Sevilla.


 83san_pedro_y_san_clemente_venerando_a_cristo_1408535020_282511

San Pedro y San Clemente venerando a Cristo. 1687. Pintura de la bóveda del presbiterio de la Iglesia del Hospital de los Venerables. Sevilla. Autor: Juan Valdés Leal, su hijo Lucas Valdés fue su ayudante.


 43b_veda_de_media_naranja_del_hospital_de_los_venerables

 42b_veda_del_presbiterio_iglesia_de_los_venerables_sevilla

Bóveda del presbiterio. Iglesia de los Venerables. Sevilla. Autor: Valdés Leal, su hijo Lucas Valdés fue su ayudante.

Dentro de la iglesia se pueden ver pinturas murales al fresco realizadas por Valdés Leal. Las del presbiterio representan la invención de la Santa Cruz, las del techo de la sacristía forman un pequeño espacio con perspectiva (trampantojo); a cada lado del presbiterio hay pinturas realizadas por Valdés Leal y su hijo Lucas Valdés: en la del lado derecho se representa a San Fernando entregando la mezquita al Arzobispo y en la del lado izquierdo se muestra a San Fernando ante la Virgen de la Antigua. Las urnas relicarios que aquí se encuentran y los cobres son de procedencia flamenca; las pinturas sobre mármol de la Inmaculada y de la Virgen con el Niño fueron realizadas por Sassoferrato.

Las pinturas que cubren la bóveda y los muros fueron realizadas por Valdés Leal y su hijo Lucas Valdés -No se sabe en qué grado cada artista-. Simulan tapices y representan el Triunfo del Pontificado.


 44b_veda_de_ca_n_del_presbiterio

Bóveda de cañón del presbiterio. Iglesia de los Venerables. Sevilla. Autor: Valdés Leal, su hijo Lucas Valdés fue su ayudante.


 27_retablo_mayor_de_la_iglesia_del_hospital_de_los_venerables

Retablo Mayor de la iglesia del Hospital de los Venerables, Sevilla. En el Retablo Mayor, que data de 1.889, se representa en el cuerpo central La Última Cena, de Lucas Valdés, hacia 1.700. Sobre este lienzo, en el ático, La Apoteosis de san Fernando, también obra de Lucas Valdés; a cada lado están representados en sendos óleos san Clemente y san Isidoro, realizados por Virgilio Mattoni.

Lugar muy destacado del retablo es el ocupado por la Virgen de Belén, obra anónima del siglo XVI, escoltada por relieves de san Juan Bautista y san Juan Evangelista, atribuidos a Martínez Montañés y que datan de la primera mitad del siglo XVII.


 28_altar_mayor10a_cuadro_central

Sagrada Cena. Lucas Valdés, hacia 1.700. Cuadro central del Retablo Mayor de la iglesia del Hospital de los Venerables, Sevilla


 29_altar_mayor11_tico_apote_sis_san_fernando

San Fernando, de Lucas Valdés. Ático del Retablo Mayor de la iglesia del Hospital de los Venerables, Sevilla. Y, a sus lados, san Clemente y san Isidoro, pintados por Virgilio Mattoni.


 30_altar_mayor12_tico_apote_sis_san_fernando

Apoteosis de san Fernando. Lucas Valdés. Ático del Retablo Mayor de la iglesia del Hospital de los Venerables, Sevilla


En el retablo de la Concepción se encuentra la figura de San Esteban, que aunque es una obra anónima del siglo XVII, se atribuye a Martínez Montañés. Los retablos son obra de Juan de Oviedo. El púlpito, realizado con mármoles policromados y ricas maderas es obra de Francisco de Barahona. Murillo que era amigo de Justino de Neve, también pintó una obra para el hospital, la Inmaculada, una de sus más famosas obras, que hoy día se expone en el Museo del Prado de Madrid.


 31presentaci_n_del_ni_o_jes_s_en_el_templo_lucas_vald_s

Presentación del Niño Jesús en el templo. Lucas Valdés. Cuadro situado en la escalera de la iglesia del Hospital de los Venerables de Sevilla. Antes se exponía en la Sacristía.


user_50_lucas_vald_s_llegada_de_los_sacerdotes_enfermos_a_la_nueva_casa_h_1699_leo_sobre_lienzo_55_x_68_cm_fundaci_n_focus_abengoa

Lucas Valdés - Llegada de los sacerdotes enfermos a la nueva casa, h. 1699, óleo sobre lienzo, 55 x 68 cm. Hospital de la Hermandad de los Venerables Sacerdotes, Sevilla. Fundación Focus- Abengoa


user_50_lucas_vald_s_caballeros_atendiendo_a_los_sacerdotes_enfermos_en_el_hospital_h_1699_leo_sobre_lienzo_55_x_70_cm_fundaci_n_focus_abengoa

Lucas Valdés - Caballeros atendiendo a los sacerdotes enfermos en el hospital, h. 1699, óleo sobre lienzo, 55 x 70 cm. Hospital de la Hermandad de los Venerables Sacerdotes, Sevilla. Fundación Focus- Abengoa


 23puerta_de_la_sacrist_a

Puerta de la Sacristía. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla.

La sacristía. Además de las obras pictóricas, la sacristía posee una cajonería donde se guardan elementos sagrados. También son notables las piezas de orfebrería que se conservan en el edificio. En la parte central del altar mayor se puede observar a la Virgen de Belén. Entre sus obras también se pueden observar unos Cristos de marfil del siglo XVIII.


 24crucificado_tallado_en_marfil

Crucificado tallado en marfil. Sacristía. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla.


 26sacrist_a04

Crucificado. Sacristía. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla.


 28vitrina_con_marfiles_relicarios_y_elementos_de_orfebrer_a

Vitrina con marfiles, relicarios y elementos de orfebrería. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla.


 29el_triunfo_de_la_cruz_de_vald_s_leal_decora_el_techo_de_la_sacrist_a

El Triunfo de la Cruz, de Valdés Leal, decora el techo de la sacristía.. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla.


 27cajoneras_y_azulejos_de_la_sacrist_a

Cajoneras y azulejos de la sacristía. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla.


 25la_sacrist_a_vista_desde_la_puerta_de_entrada

La sacristía, vista desde la puerta de entrada. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla.


 41san_pedro_pedro_rold_n_1_698

San Pedro. Pedro Roldán, 1.698. Iglesia del Hospital de los Venerables, Sevilla.


 20san_fernando_pedro_rold_n_1_698

San Fernando. Pedro Roldán, 1.698. Iglesia del Hospital de los Venerables, Sevilla.


 21segundo_retablo_del_lado_de_la_ep_stola_la_figura_central_seguramente_represente_a_santa_clara_de_as_s_con_san_sebasti_n_a_su_izquierda_y_san_roque_a_la_derecha

Segundo retablo del lado de la Epístola. La figura central seguramente represente a Santa Clara de Asís, con San Sebastián a su izquierda y San Roque a la derecha. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla


 22retablo_de_san_jos_juan_de_oviedo_siglo_xvii

Retablo de San José. Juan de Oviedo, siglo XVII. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla


 30retablo_de_la_inmaculada_concepci_n_juan_de_oviedo_1_698

Retablo de la Inmaculada Concepción. Juan de Oviedo, 1.698. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla


 38retablo_de_la_concepci_n_juan_de_oviedo

Retablo de la Concepción. Juan de Oviedo. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla


 36retablo_de_nombre_desconocido_en_el_muro_del_evangelio

Retablo de nombre desconocido en el muro del Evangelio. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla


 33virgen_de_bel_n_an_nimo_siglo_xvi

Virgen de Belén. Anónimo siglo XVI. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla


 34altar_mayor03_puerta_derecha_presbiterio

Puerta derecha presbiterio. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla


 37p_lpito_francisco_barahona

Púlpito. Obra de Francisco Barahona. Iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla


 35_rgano_y_b_veda_de_la_iglesia

Órgano y bóveda de la iglesia del Hospital de Los Venerables de Sevilla.



Centro de investigación Velázquez


 000_1408538755_234008

Santa Rufina, obra atribuida a Diego Velázquez. Centro de investigación Velázquez, Sevilla.

Centro de investigación Velázquez. El Centro Velázquez es un centro expositivo que tiene su origen en julio de 2007, con la adquisición por la fundación Focus del cuadro "Santa Rufina" atribuido a Diego Velázquez por un importe de 12,4 millones de euros. Se han adaptado algunas estancias del Hospital para la exposición del citado cuadro y lo que es la exposición permanente del Centro de la que forman parte entre otros La Imposición de la casulla a San Ildefonso del propio Velázquez y el retrato de Juan Martínez Montañés original de Francisco Varela, ambos propiedad del Ayuntamiento de Sevilla.


 35_fachada_principal01_calle_jamerdana

Portada principal del Hospital de los Venerables de Sevilla, en la calle Jamerdana. En la hornacina central, arriba, se adivina un san Fernando, con la bola del mundo en la mano izquierda y al que le falta la espada en la derecha. Es una lástima que la calle sea tan estrecha, pues no permite apreciar en todos sus detalles esta bella portada, sobre todo en su parte alta.

 
 alonso_cano_inmaculada_venerables_zps0arl7m94

La Inmaculada de Alonso Cano. Hospital de los Venerables. Centro Velázquez. Fue recientemente adquirida en Febrero de 2009. Adquirido tras largas negociaciones por la Fundación Focus-Abengoa para integrar la colección del Centro de Investigación Diego Velázquez. La directora general de la Fundación, Anabel Morillo León, y el asesor científico del Centro Velázquez, Benito Navarrete Prieto, desvelarán esta tarde a los medios los secretos que rodean la compra de lapintura.

Algunos la atribuyen a Velázquez. Otros, a Alonso Cano. En lo que los expertos no se dividen es en valorar la belleza y la importancia de La Inmaculada, un lienzo de 142 x 98,5 centímetros recién rescatada por la Fundación Focus-Abengoa de Sevilla de una peripecia histórica de proporciones épicas. Se trata, apuntan esos entendidos, de una obra clave para entender la pintura del autor de Las meninas y como tal se ha incorporado a la colección del Centro de Investigación Diego Velázquez de la capital andaluza.

Está pintada en Sevilla entre 1618 y 1620, parece ser en el obrador de Francisco Pacheco y en el seno del debate en torno a la Inmaculada Concepción.

Tras siglos de idas y venidas, el lienzo adquirió protagonismo en el mundo del arte cuando Sotheby’s no consiguió venderlo en una subasta celebrada en 1994 en Londres. La puja más alta, cuatro millones de libras (unos 800 millones de pesetas de entonces) quedó muy lejos del precio acordado -y no desvelado- entre la casa de subastas y el dueño de la obra, el marchante de arte francés Charles Bailly.

Dos grandes especialistas han estado en el centro del debate sobre esta obra. La Inmaculada ha sido atribuida a Alonso Cano por el profesor y ex director del Museo del Prado Alfonso Pérez Sánchez y a Velázquez, por el profesor estadounidense Jonathan Brown. Pérez Sánchez es también asesor de la Fundación Focus-Abengoa, que prefiere no dar ninguna cifra sobre el coste económico de la adquisición.

Pese a todos estos datos, existe aún una línea de investigación que defiende que el autor del cuadro sería Velázquez. Es la asumida por el investigador norteamericano Jonathan Brown, para quien esta Inmaculada que perteneció a la colección del deán López Cepero, de la Catedral de Sevilla, es una obra de enorme valor que resume la experiencia adquirida por Velázquez mientras era discípulo de Pacheco.
Sea como sea, nadie niega su “indudable cercanía” a Velázquez (1599-1660) en el uso de los pigmentos y en su técnica. Focus-Abengoa señala, además, la carencia de “obras representativas de Alonso Cano (1601-1667) de este momento” como otro factor para su adquisición. Finalmente, destaca que La Inmaculada representa “un testimonio de la interacción entre pintura y escultura, al comprobarse en ella la influencia de la escultura del momento. Tanto la de Juan Martínez Montañés como la del propio Alonso Cano”.

Una joven virgen rodeada de un halo de luz solar, en actitud de oración, con la cabeza cubierta de doce estrellas y la luna a sus pies. Se trata de un cuadro único, una rareza, una obra maestra de la etapa sevillana de Diego de Silva y Velázquez

Descubrimiento. La historia del descubrimiento de esta Inmaculada Concepción, según contaba el diario El País en 1994, tuvo “algo de curiosa y de rocambolesca porque, tal como explicó el propio Bailly, el velázquez llevaba años encerrado en una miserable chambre de bonne en París. Cuando los dueños decidieron venderlo en subasta pública, en 1990, a un precio inicial de 400.000 francos, no se atrevieron a atribuírselo al pintor sevillano, limitándose a catalogarlo como un lienzo producido en el “círculo de Velázquez”. Pero Bailly, que, según sus palabras entonces, quedó deslumbrado por la visión de esta Inmaculada, de belleza casi sensual, no tuvo dudas. “Desde el primer momento en que mi hermano y yo vimos el cuadro supimos que estábamos ante una obra de arte de categoría suprema”, dijo entonces el marchante.

También fue tajante la restauradora Zahira Veliz: “La utilización de los tonos marrón tierra, no sólo en el cielo, sino en la propia túnica de la Virgen, además del recurso al esmalte en el firmamento, mezclado probablemente con azurita, son técnicas muy velazqueñas, en esa primera etapa de juventud del pintor”.

Con esas credenciales, pues, aunque con la sombra de Alonso Cano pisándole los talones, llega mañana esta Inmaculada a la ciudad mariana por excelencia.

El cuadro se presentará hoy (Agosto de 2009) en la fundación y se expondrá al público en el Centro de Investigación Diego Velázquez a partir de mañana. Una y otra institución están ubicadas en el Hospital de los Venerables, en el Barrio de Santa Cruz de Sevilla, pleno centro histórico.


user_50_interior_de_la_iglesia_del_hospital_de_la_hermandad_de_los_venerables_sacerdotes_sevilla

Interior de la iglesia del Hospital de la Hermandad de los Venerables Sacerdotes, Sevilla

Más info del Hospital de los Venerables de Sevilla



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al Hospital de los Venerables Sacerdotes de Sevilla. Una institutión con mucho arte y una apasionante historia.


Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, leyendasdesevilla.blogspot.com, galeon.com, sevillainformacion, pintura.aut.org, wikanda.sevillapedia.com, gardenvisit.com, flickr.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Hospital De Los Venerables (Sevilla) 
 
Velázquez y Murillo se medirán en Sevilla

Gabriele Finaldi organiza la exposición con la que la Fundación Focus Abengoa celebrará el 25 aniversario de la apertura de Los Venerarables como espacio museístico



 01_1468051058_181531

El retrato de Francisco Pacheco, maestro y suegro de Velázquez, hecho por su discípulo.

Diego Velázquez (Sevilla, 1599- Madrid, 1660) y Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla, 1617-Cádiz, 1682) compartirán escenario, aproximaciones y diferencias en la gran explosión que en el mes de noviembre se celebrará en la capital andaluza a propósito del 25 aniversario de la apertura del Hospital de Los Venerables como espacio museístico de la Fundación Focus Abengoa. En este insólito duelo comisariado por Gabriele Finaldi, director de la National Gallery de Londres, se podrán ver frente a frente 19 obras prestadas por el Prado (cinco pinturas), la National Gallery, el Museo del Louvre, la Wellington Collection o el Fondo Cultural Villar Mir, entre otras instituciones internacionales.

La exposición se abrirá al público durante la segunda semana de noviembre y llevará por título Velázquez. Murillo. Sevilla. Gabriele Finaldi tratará la relación y los puntos de encuentro de los dos grandes maestros nacidos y formados en la ciudad de Sevilla, tanto en el desarrollo de su lenguaje naturalista como de los modelos iconográficos o el singular modo de abordar la pintura de género.

En la Fundación explican que en la selección de las 19 pinturas que compondrán la exposición (nueve de Velázquez, fechadas entre 1617-1619 y 1656; y 10 de Murillo, datadas entre 1645-1680) “los visitantes se reencontrarán con la inteligencia pictórica y el virtuosismo técnico de ambos maestros. A través de una serie de parejas y tríos de obras soberbias se podrán observar las nuevas iconografías de devoción, las innovadoras formas de representar la vida cotidiana y la intimidad familiar, desarrolladas por Velázquez y Murillo, que les sirvieron para llegar a lo esencial del alma humana y conectar directamente con el espectador”.


 la_inmaculada_concepci_n_de_los_venerables_soult_leo_sobre_tela_274_x_190_cm_h_1678_madrid_museo_nacional_del_prado

La Inmaculada Concepción de los Venerables/Soult. Óleo sobre tela, 274 x 190 cm., h. 1678. Madrid, Museo Nacional del Prado

Aunque no es la primera vez que la obra de estos dos grandes genios sevillanos se muestra de manera conjunta, si se puede considerar una ocasión única para contemplar obras maestras de primer nivel que no se habían confrontado antes en la ciudad. Esta exposición, informan los organizadores, supone la culminación por parte de la Fundación de una línea de trabajo llevada a cabo en los últimos años, y que ha tenido al Barroco como centro de su actividad en sus diferentes facetas (artes plásticas, música, seminarios, biblioteca y gabinete de estampas), de una entidad dedicada por la investigación y la divulgación cultural.

Una de las tareas fundamentales de la Fundación ha sido velar por el patrimonio artístico de Sevilla, con la recuperación de Santa Rufina de Velázquez, que supuso el inicio de una labor más trascendente como fue la creación del Centro de Investigación Diego Velázquez en los Venerables, en el que se conservan pinturas del autor de Las Meninas, junto a obras de Murillo, Zurbarán o Martínez Montañes, que recrean el universo pictórico en los años de formación de Velázquez en Sevilla.


 hospital_de_los_venerables_sacerdotes_de_sevilla

Hospital de los Venerables Sacerdotes de Sevilla. Está ubicado en la plaza que lleva su nombre, Plaza de los Venerables, en el centro del barrio de Santa Cruz y muy cerca de los Jardines de Murillo, la Catedral y los Reales Alcázares.


elpais.com / leyendasdesevilla.blogspot.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Hospital De Los Venerables (Sevilla) 
 
Murillo y Velázquez se juntan en Sevilla

Obras de ambos artistas protagonizarán una exposición en la Fundación Focus-Abengoa desde el 8 de noviembre



 01_1478041190_573552

Colocación de la obra de Murillo 'Santa Ana enseñando a leer a la Virgen', en la pared de la Fundación Focus de Sevilla.


 02_1478041257_751570

Una técnico mira la obra de Velázquez 'Inmaculada Concepción', que formará parte de la exposición 'Velázquez, Murillo, Sevilla', que se abrirá al público el 8 de noviembre en la Fundación Focus.


 03_1478041304_251048

Un técnico mira 'La sagrada familia del pajarito', de Murillo, y 'Adoración de los Reyes', de Velázquez, en la Fundación Focus.


 04_1478041339_979894

La obra de Murillo 'Santiago Apóstol', que formará parte de la exposición 'Velázquez, Murillo, Sevilla', en la pared de la Fundación Focus.



elpais.com / Paco Puentes
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Hospital De Los Venerables (Sevilla) 
 
Velázquez y Murillo, aire de familia

19 obras maestras de los artistas sevillanos se exponen cara a cara en su tierra natal



 00_1478602555_506684

Una mujer ante 'La infanta Margarita de blanco', de Velázquez, en Sevilla. A su derecha, 'Santa Ana enseñando a leer a la Virgen', de Murillo

Los dos nacieron en Sevilla con menos de una generación de diferencia. Diego Velázquez en 1599 y Bartolomé Esteban Murillo en 1617. El autor de Las Meninas abandonó muy joven, con solo 24 años, la ciudad culta y rica que era entonces la capital hispalense para instalarse en Madrid y protagonizar una carrera deslumbrante al servicio de Felipe IV y su entorno. Viajó a Italia en dos ocasiones y se centró en relatos pictóricos cargados de historia y mitología. Murillo, en cambio, desarrolló toda su prolífica carrera en Sevilla centrado en temas religiosos por encargo de las entidades eclesiásticas. No viajó nunca fuera de España y se le suponen algunos viajes a Madrid, aunque no estén suficientemente documentados. Sin embargo, la obra de ambos tiene un aire de familia y unas aproximaciones que, por primera vez, pueden observarse en la exposición Velázquez. Murillo. Sevilla que hoy se abre y podrá verse hasta el 28 de febrero en el Hospital de los Venerables de la capital andaluza. Es un encuentro de 19 obras maestras elegidas por Gabriele Finaldi, director de la National Gallery de Londres. Con esta muestra, la Fundación Focus Abengoa celebra sus 25 años en esta sede, explicó Josep Borrell, vicepresidente de la Fundación Focus y consejero de Abengoa.
Velázquez y Murillo, aire de familia

El proyecto de enfrentar a estos grandes artistas de origen andaluz surgió en la cabeza de Gabriele Finaldi hace unos cuatro años, cuando todavía era adjunto a la dirección de El Prado. Reconoce que en el imaginario del público la obra de ambos puede parecer muy opuesta: Velázquez sería el gran intelectual y Murillo el autor de pinturas religiosas. “Pero esas grandes diferencias están en la obra de madurez de ambos y aquí he querido plantear las aproximaciones entre el joven Velázquez y la obra que dejó hecha en Sevilla antes de irse para no volver nunca más y algunos de los lienzos más conocidos y logrados por Murillo.

La elección de las obras por parte de Finaldi incluye pinturas prestadas por El Prado (cinco), la National Gallery de Londres, el Museo del Louvre, The Wellington Collection, Dulwich Picture Gallery, Kunsthistorisches Museum de Viena, el Museo de Bellas Artes de Orleans, The Frick Collection de Nueva York o el Fondo Cultural Villar Mir.


 10_1478602264_958980

Una visitante contempla parte de la exposición.

La exposición ocupa una sola sala y está concebida para que el espectador pueda comparar las diferencias de tratamiento de ambos ante un mismo tema, para establecer un diálogo. Empieza el recorrido con dos autorretratos. El primero es de Velázquez, fechado en 1623 y procedente del Prado. Con Retrato de un hombre, así se llama, Finaldi reconoce haber tenido la audacia de arriesgarse a certificar que es el propio Velázquez pintándose a sí mismo un año antes de trasladarse a Madrid, antes por tanto de incluirse de fondo en Las Meninas. El retrato que se expone de Murillo, prestado por la Frick Collection, presenta a un artista en un entorno muy distinto al de Velázquez, pero refleja igualmente a un hombre que se sabe poderoso. El rostro de Murillo aparece pintado sobre una losa, una elección que, según explica el comisario, quiere hacer ver que su fama es como la piedra: indestructible y eterna.

Las Inmaculadas como motivo pictórico constituyen el núcleo de la exposición. Dos de las expuestas de Velázquez, que datan de 1619, cuando el pintor tenía veinte años, nunca antes se habían exhibido juntas. Con aire escultórico, la Virgen se aúpa sobre una nube diáfana y tiene aire de modelo real. Poco que ver con la de Murillo, coronada por grupos de angelitos y con predominio de tonos pastel que multiplican la luz de la Inmaculada, un tela de la que Murillo llegó a realizar más de 40 versiones.

El juego de las comparaciones prosigue con La Adoración de los Magos (1619), de Velázquez, junto a la Sagrada Familia del pajarito (1650) de Murillo, ambos del Museo del Prado, donde el comisario asegura que se demuestra cómo ambos empleaban un lenguaje naturalista similar y una paleta de colores comparable, explorando la psicología de las relaciones familiares de manera más contenida Velázquez, y más emotiva Murillo. Aunque es en las pinturas de género donde se pueden ver mayores aproximaciones. De los últimos años de Velázquez en Sevilla se muestra Dos mozos comiendo (circa 1622), un retrato en el que se ve a dos hombres de condición humilde junto a un bodegón de utensilios de cocina. Era, cuenta Finaldi, un tipo de pintura al que Velázquez se dedicaba por afán experimentador, no porque tuviera éxito entre su clientela. Temas puramente sevillanos tratados a su vez por Murillo en dos famosas obras: Niño espulgándose, (de entre 1645 y 1650), Tres muchachos (circa 1670) donde un muchacho negro, seguramente un esclavo, ejemplifica las relaciones sociales y raciales en la Sevilla posterior a la peste de 1649.


 03_1478601327_977081

El comisario de la exposición Gabriele Finald observa la obra 'Santiago penitente de los venerables' de Murillo.


¿Amigos o enemigos?

Las teorías sobre la relación entre ambos artistas son muchas, pero las pruebas documentales son inexistentes. Hay quien asegura que Velázquez alojó en su mansión madrileña al joven Murillo nada menos que durante tres años. Otros, que pudieron tener algún encuentro esporádico. Gabriele Finaldi es escéptico. Mantiene que lo único seguro es que Murillo conoció las pinturas que Velázquez pintó en Sevilla y que pudo tener noticias de otras realizadas con posterioridad: “Sería raro que un pintor que triunfa en la Corte haga hueco a otro más joven, por más que los dos hubieran nacido en la misma ciudad. No es una tendencia humana ni entre artistas ni entre otros oficios. No hay que descartar ninguna teoría, pero si nos atenemos a pruebas científicas el encuentro no se produjo nunca. Ni amigos, ni enemigos”.


 01_1478601231_932529

En la imagen, un visitante observa las obras 'Autorretrato' (i), de Diego Velázquez y 'Autorretrato' (d) de Bartolomé Estéban Murillo.


Autorretratos

La exposición ocupa una sala del edificio y ha sido organizada de manera que el espectador pueda comparar el tratamiento de cada artista ante un mismo tema. El recorrido empieza con dos autorretratos. El primero es de Velázquez y está fechado en 1623. Finaldi reconoce aquí haber tenido la audacia de arriesgarse a asegurar que es el propio Velázquez pintándose a sí mismo un año antes de trasladarse a Madrid y mucho antes de la ejecución de Las Meninas, cuando llega a lo más alto de su carrera y se ha convertido en la personificación de la pintura. El retrato de Murillo presenta a un artista en un entorno distinto, pero también refleja a un hombre que se sabe poderoso. El rostro de Murillo aparece sobre una losa, una elección que, según el comisario, quiere hacer ver que su fama es indestructible y eterna.

Las inmaculadas como motivo pictórico es uno de los núcleos más vistosos de la exposición que forma parte del Año Murillo, organizado por el Ayuntamiento de Sevilla y otras instituciones. Se muestran dos realizadas por Velázquez cuando tenía 20 años, nunca antes expuestas juntas.


El reencuentro de Velázquez y Murillo

Con motivo del 25 aniversario de la Fundación Fondo de Cultura de Sevilla y la celebración del 'Año Murillo' se ha inaugurado este lunes la exposición, la primera gran muestra que conmemora el IV aniversario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo


 02_1478601291_836814

Esta muestra cuenta con la colaboración especial del Museo del Prado, la Consejería de Cultura y del Ayuntamiento de Sevilla, organizador del 'Año Murillo'. En la imagen, obras de la 'Inmaculada Concepción'.


 04_1478601377_574929

A través de las 19 obra seleccionadas --siete de ellas nunca se han expuesto en Sevilla-- el comisario propone una innovadora reflexión sobre la relación --ideal más que directa-- entre los dos maestros con una serie de cruces y poniendo especial énfasis en los puntos de encuentro propiciados por Sevilla, una ciudad cosmopolita, cultural y devota en la que la pintura era seña de identidad y motivo de orgullo cívico. En la imagen, la obra 'Dos jóvenes a la mesa' (izquierda) de Diego Velázquez.


 05_1478601407_975715

La muestra cuenta con el apoyo de Fundación Cajasol, ABC y Fundación Cruzcampo. En la imagen, obra de Bartolomé Esteban Murillo con el título 'Santa Rufina'.


 06_1478602087_362623

Ambos pintores nacieron en Sevilla con menos de una generación de diferencia, Velázquez en 1599 y Murillo en 1617 y en ese ambiente se formaron como artistas. De izquierda a derecha: 'Las lágrimas de San Pedro' de Velázquez, 'Santiago Apósto'l de Murillo y 'Santo Tomás' de Velázquez.


 07_1478602124_183730

El director de la exposición Gabriele Finaldi ha apuntado que nunca se ha hecho una exposición que una a Velázquez y Murillo, por lo que "puede ser un cosa bastante atrevida", al tiempo que asegura que "cuando se ven reunidas las obras es cuando uno siente que ha merecido la pena verla". Además, el comisario ha mostrado su convencimiento de que ambos artistas se conocieron, aunque "los documentos así no lo digan". En la imagen, obra de Murillo titulada 'Santa Ana enseñando a leer a la Virgen'.


 09_1478602212_838589

La obra 'La Infanta Margarita de blanco' de Diego Velázquez.


 11_1478602331_342412

'La sagrada familia del pajarito', obra de Bartolomé Esteban Murillo incluida en la exposición.


 08_1478602171_399798

La exposición, que abres sus puertas este martes y permanecerá abierta hasta el 28 de febrero, supone en opinión de la directora de la Fundación Focus, Anabel Morillo, la culminación de una línea rigurosa que ha tenido el Barroco como centro de su actividad --artes plásticas, música, seminarios, biblioteca y gabinete de estampas--, algo muy enraizado en la vida cultura de Sevilla, Andalucía y España. En la imagen, las obras 'Adoración de los Reyes' (d), de Diego Velázquez y 'Autorretrato' (i) de Bartolomé Estéban Murillo.


elpais.com / Ángeles García / Paco Puentes
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Hospital De Los Venerables (Sevilla) 
 
La misma luz que inspiró a Velázquez y Murillo

El director del Museo Meadows ensalza la muestra que une a los maestros en Sevilla



 01_1479720454_465529
 
Mark Roglán del Museo Meadows y Anabel Morillo de Fundación Focus Abengoa, en la muestra. / JOSÉ ALCEDO

"¿Qué sitio mejor que Los Venerables, donde nacieron los artistas, con la luz que inspiró a ambos?". Formula la pregunta Mark Roglán, director del Museo Meadows de Dallas, y los artistas son Velázquez y Murillo, que desde hace dos semanas conviven en una exposición en el Hospital de Los Venerables de la capital andaluza, lugar donde ambos nacieron.
 
La muestra es una de las joyas de la celebración del Año Murillo que organizan varias instituciones, y desde Texas Roglán ha prestado dos obras del pintor sevillano fundamentales para la exhibición, Santa Justa y Santa Rufina. "Ambas están por primera vez de vuelta a Sevilla y ahora ha ocurrido después de mucho tiempo", exalta el director del museo estadounidense. Las obras maestras están expuestas junto a la Santa Rufina pintada por Velázquez en 1635, las tres incluidas en el ramillete de 19 pinturas que componen esta exposición, abierta hasta finales de febrero.

El diálogo entre Diego Velázquez y Bartolomé Esteban Murillo, sevillanos distanciados por solo una generación en el siglo XVII y con técnicas y temáticas comunes, planea sobre todas las obras, aunque no hay constancia de que ambos maestros llegaran a conocerse. Las colas se suceden estos días en la sede de la Fundación Focus Abengoa en pleno barrio Santa Cruz. Esta mañana, junto a Roglán, ha presentado los tres lienzos de las santas Anabel Morillo, directora de la fundación andaluza.

Roglán ha explicado esta mañana en Los Venerables el periplo de los cuadros de las patronas de Sevilla tras una investigación de la conservadora de su museo, Nicole Atzbach. Esta tiró del hilo y averiguó que tras ser expoliadas por los nazis a la familia Rothschild en 1940, años después ambas piezas fueron devueltas a la familia, pero a través de una nieta de Gustave de Rothschild, Baronne Antoinette Léonino, una secuencia que solo ha sido trazada este año. "Después de seis años de investigación, fue un descubrimiento de Nicole fortuito", aclara Roglán. Tras saltar Santa Justa y Santa Rufina al mercado del arte fueron adquiridas en 1972 por el director del Museo Meadows, que hoy atesora unas 200 piezas de arte español.

El Museo Meadows participa mañana en la inauguración de la exposición Ribera. Maestro del dibujo en el Museo del Prado, que acoge la muestra. Además, tiene en marcha la presentación del catálogo de los dibujos de Ribera junto a la Fundación Focus, ambos con la autoría de Gabriele Finaldi, comisario asimismo de la Exposición Velázquez. Murillo. Sevilla.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You cannot post calendar events