Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca)
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca) 
 
Este trabajo está dedicado al Museo de Arte Abstracto Español, este museo está ubicado junto a las famosas casas colgadas de Cuenca. El edificio data del siglo XV y han construido unas salas con unos interiores tan  adecuados y modernos como las obras que alberga, además es de destacar el lugar tan pintoresco, la luz y las vistas que se obtienen de este singular museo de arte abstracto.


 6casas_colgadas_tambi_n_conocidas_como_casas_colgantes_de_cuenca

El Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca alberga y exhibe de forma permanente una colección de pinturas y esculturas de artistas españoles de la generación abstracta de los años 50 y 60, que configuraron algunas de las tendencias abstractas más significativas del arte en España a mediados del siglo XX.

El museo abrió sus puertas el 1 de julio de 1966, fruto de la iniciativa de Fernando Zóbel (Manila, 1924–Roma, 1984), quien en 1980 donó su colección a la Fundación Juan March. Desde entonces esta institución la ha incrementado y completado con sus fondos propios y mediante la adquisición de nuevas obras.


 3_casas_colgadas_de_cuenca_sobre_el_puente_de_san_pablo

Situado en las Casas Colgadas de la ciudad de Cuenca, en un edificio medieval muy singular de finales del siglo XV sobre la Hoz del Huécar, propiedad del Ayuntamiento, el museo ha sido ha sido objeto de varias remodelaciones.

Cuenta con espacios para exposiciones temporales donde se exhiben, además de muestras sobre artistas representados en la colección, proyectos expositivos dedicados a artistas contemporáneos y a las principales tendencias de la modernidad.


 0_museo_de_arte_abstracto_cuenca

Sala del museo.

El museo desarrolla un programa educativo dirigido a públicos diversos (grupos escolares, familias, etc.) e incluye visitas guiadas a la colección y a las exposiciones temporales.

En la librería-tienda del museo pueden adquirirse ediciones diversas de catálogos, libros, obra gráfica original y reproducciones.


Algunos artistas de la colección permanente:

   - Calistro Díaz, Rodrigo Antonio
   - Camín, Joaquín Rubio
   - Canogar, Rafael
   - Chillida, Eduardo
   - Cuixart, Modest
   - Delgado, Guillermo
   - Farreras, Francisco
   - Feito, Luis
   - Gabino, Amadeo
   - Guerrero, José
   - Hernández Pijuan, Joan
   - Lorenzo, Antonio
   - Manrique, César
   - Millares, Manuel
   - Mompó, Manuel H.
   - Muñoz, Lucio
   - Palazuelo, Pablo
   - Rivera, Manuel
   - Sempere, Eusebio
   - Serrano, Pablo
   - Tàpies, Antoni
   - Teixidor, Jordi
   - Torner, Gustavo
   - Viola, Manuel
   - Yturralde, Jose María
   - Zóbel, Fernando


 0_museo_de_arte_abstracto_espa_ol

Vistas desde el Museo de Arte Abstracto Español.

Espero que este trabajo sirva para la divulgación de este interesante museo, aunque su temática "Abstracta"  sé que no es del gusto mayoritario de los aficianados al arte.




 9cuenca_casas_colgantes

Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca

Horarios: De martes a viernes y festivos, de 11.00 a 14.00 h. y de 16.00 a 18.00 h. Sábados, de 11.00 a 14.00 h. y de 16.00 a 20.00 h. Domingos, de 11.00 a 14.30 h. Cerrado: lunes, 1

Web del Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca[

Tarifas: General: 3 €. Reducida: 1,50 € (mayores de 65 años, jubilados y estudiantes, con acreditación). Gratuita: niños menores de 10 años.


 5casas_colgadas_fachada_de_las_casas_del_rey_1430505540_544235

 1entrada_del_museo_de_arte_abstracto_espa_ol_casa_del_rey_en_cuenca_al_lado_de_la_casa_de_la_sirena

Entrada del Museo de Arte Abstracto Español (Casa del Rey) en Cuenca, al lado de la Casa de la Sirena.





Algunas obras


 001_1430510752_326775

 0museo_abstracto_2

 0museo_abstracto3

 0museo_abstracto4

 0museo_abstracto5

 0museo_6

 0000_1430510955_699332

 00000_1430511023_384088

 000_1430510571_995824

El Museo de Arte Abstracto Español contiene más de 500 obras de artistas de la generación abstracta de los años cincuenta y sesenta del siglo XX.


 00_1430506420_716828

Eduardo Chillida - Abesti Gogorra IV. 1960-64. 98 cm. altura. Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca). Aunque estudió arquitectura, Chillida se dedicó a la escultura desde 1947 y sus primeras obras arrancan por un lado de la escultura primitiva -de la Grecia arcaica y los kouroi-, y de Henry Moore, al que conoció en sus viajes al extranjero. De la primera extrae la solidez y el aire totémico propios de ella, pero también de la escultura de vanguardia, y del segundo, la idea de monumento sólido. En 1951, en Hernani, lleva a cabo un cambio importante: introduce el hierro, trabajando con un herrero en la forja. Allí Chillida encuentra sus raíces: las tradiciones vascas, propias de una sociedad rural y también la artesanía de esa sociedad.


 1toledo

Rafael Canogar - Toledo. 1960. 250 x 200 cm. Museo de Arte Abstracto Español - Fundación Juan March. Cuenca


 2horizontal

Joan Hernández Pijoan - Horizontal. 1978. Óleo sobre tela. 50 x 195 cm. Museo de Arte Abstracto Español. Fundación Juan March. Cuenca


 3f_siles

César Manrique - Fósiles. Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca


 5a_la_alegr_a_de_pintar

Gerardo Rueda - A la Alegría de pintar. 1985. Serigrafía. 65 x 50 cm. Ed. Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca


 7athos

Athos. 1958. Óleo sobre lienzo. 80 x 100 cm. Colección Fundación Juan March, Madrid. Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca


 9collage

Eusebio Sempere - Collage. 1964. 49 x 48 cm. Museo de Arte Abstracto Español - Fundación Juan March. Cuenca


 10estanque_2

Eusebio Sempere - Estanque-2. 1963. Temple sobre tabla. 50 x 25 cm. Museo de Arte Abstracto Español - Fundación Juan March. Cuenca


 11acero_inoxidable_chatarra_plateada

Gustavo Torner - Acero inoxidable - Chatarra plateada. 1962. Acero inoxidable y chatarra plateada. 162 x 162. Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca


 12la_escala_de_jacob_homenaje_a_sch_nberg

Gustavo Torner - La escala de Jacob, homenaje a Schönberg. 1968. Metacrilato y aluminio pintado sobre madera pintada. 180 x 120 cm. Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca


 13eleg_a_1968

Gustavo Torner - Elegía, 1968. Objetos y acrílico sobre madera. 114 x 114 cm. Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca


 14cuenca

Fernando Zobel - Cuenca. 1975. Cuaderno de acuarelas. 17 x 24 cm. Fundación Juan March. Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca


 15dos_dibujos_del_cuaderno_de_apuntes

Fernando Zobel - Dos dibujos del Cuaderno de Apuntes. 1972. Cuaderno de apuntes. 28 x 22 cm. Fundación Juan March. Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca

 16invierno_h_medo

Invierno húmedo. 1982. Óleo sobre lienzo. 80 x 80 cm. Fundación Juan March. Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca


 17las_caldas_xii

Fernando Zobel - Las Caldas XII. 1974. Óleo sobre lienzo. 64 x 54 cm. Fundación Juan March. Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca


 18orilla_xv

Fernando Zobel - Orilla XV. 1980. Óleo sobre lienzo. 80 x 60 cm. Fundación Juan March. Museo de Arte Abstracto Español. Cuenca



 0catedral_de_cuenca_2005_11_09

Catedral de Cuenca, es uno de los grandes templos góticos de Castilla. Se levanta sobre lo que fue una antigua mezquita. La ciudad de Cuenca fue conquistada por Alfonso VIII el 21 de Septiembre del año 1177 y según cuentan las crónicas de la época éste monarca decidió inmediatamente edificar un templo cristiano terminando su construcción pocos años más tarde.

Más info: http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=7436


 4casas_colgadas_of_cuenca_spain_panoramio

Cuenca alberga, desde 1966, una espectacular colección de arte abstracto. En este importante espacio museístico se exhibe una exposición permanente de centenares de pinturas y esculturas de figuras españolas del arte abstracto. Así, se pueden contemplar obras de Antoni Tàpies, Antonio Saura, Eduardo Chillida y Pablo Serrano, entre muchos otros. El museo está situado en las Casas Colgadas, un edificio del siglo XV que es uno de los rincones más pintorescos de esta ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad.

Página web del Museo de Arte abstracto de Cuenca: http://www.march.es/?l=1

Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca. Desde hace cuatro décadas, muchos turistas visitan en las casas colgadas este museo que exhibe pinturas y esculturas de artistas españoles como Millares, Tàpies, Sempere, Torner, Rueda, Zóbel y Saura, entre otros.

Ver vídeo del Museo de Arte abstracto de Cuenca: http://www.rtve.es/mediateca/videos...ca/734746.shtml



 8las_casas_colgadas_de_cuenca_vistas_desde_el_puente_de_san_pablo

 10cuenca_casas_colgadas

 11cuencaatnight

Varias vistas de las Casas Colgadas, también conocidas como Casas Colgantes de Cuenca. Sede del Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca.



Pues esto es todo amigos espero que os haya gustado el trabajo dedicado al museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, son unas obras interesantes, aunque un poco peculiares para el gusto general, no obstante creo que son interesantes para tenerlas representadas en nuestra Galería.



Fuentes y agradecimientos: Su web, pintura.aut.org, flickr.com/pepebarambio, es.wikipedia.org, lacasadelcipres, laelipadecolores.wordpress, artehistoria.com, spain.info.es, rtve.es, elpais.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Friday, 17 February 2017, 15:40; edited 7 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca) 
 
Gracias J.Luis por este nuevo museo abstracto que tanto nos gusta.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca) 
 
Comparto con Xerbar el buen gusto en lo arquitectónico de este Museo de Arte Abstracto Español. Las vistas panorámicas de Cuenca son estupendas. En cúanto a las obras, pues... hay para todos los gustos. Unos más, otros menos y, ese es el mérito, a mi modo de ver, de la esencia del arte. José Luis. un jalón más en tu haber. Saludos
 



 
matias Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca) 
 
No conocía la existencia de este museo    

Y con obras de tan reconocidos artistas como Chillida, Cuixart, Manrique, Tàpies, Chirino...        
 




___________________________
mini_140316081758881209
 
galarina Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca) 
 
Gracias amig@s, poco a poco vamos llenando nuestra galería de contenidos, y creo qué para todos los gustos. Este museo lo conozco un poco, no alberga el arte que más me gusta, pero es muy coqueto y se ve un rato, salvo los entendidos que seguro encuentran contenidos para observar durante horas sus originales obras; de diversos artistas -algunos muy conocidos-, unas con mas acierto que otras, este museo conquense es bastante peculiar, me gustó su arquitectura, su iluminación y sobre todo su ubicación, justo junto a la casas colgadas, con unas vistas para quitar el hipo.


 


Saludos
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca) 
 
Exposición temporal: Picasso, grabador (1904-1935) del 26 de febrero al 12 de mayo de 2013



El grabado del que nació el ‘Guernica’


El Museo de Arte Abstracto Español, en Cuenca, recoge una treintena de estampas de Picasso

La exposición pivota en torno a 'La minotauromaquia', antecedente del célebre cuadro




user_50_1361814304_066752_1361815857_portadilla_grande

'La minotauromaquia' (1935). Estampación sobre papel de una lámina de cobre grabada al aguafuerte e incisiones de rascador y buril.

El toro, el caballo en escorzo, la mujer sensual... todo el imaginario de Pablo Picasso (Málaga 1881- Mougins, 1973) está sintetizado en La minotauromaquia (1935), un grabado claro precedente del Guernica (1937) que representa la lucha entre el bien y el mal. Esta obra es la estrella de la exposición que puede verse hasta el 12 de mayo en el Museo de Arte Abstracto Español, en Cuenca. "En Picasso fue esencial su labor como grabador, llegó a realizar unas 2.200 piezas, con una técnica que dominó con tal maestría que le emparenta con Rembrandt", señala Manuel Fontán, director del museo.

Para esta ocasión se ha escogido una treintena de grabados —procedentes de los fondos de la Fundación Juan March, propietaria del museo, excepto dos de particulares— que el malagueño imprimió entre 1904 y 1935. Estas piezas se caracterizan por "su calidad", ya fuera empleando la técnica del aguafuerte, al agua tinta o con el buril. "Picasso era capaz de hacer muchas cosas a la vez y de hacerlas bien", subraya Fontán. Luego está "el carácter documental" que el artista dio a estas obras. Otro aspecto significativo de sus estampas fue "la mezcla entre lo biográfico" —revisar sus grabados, perfectamente datados, es como si leyéramos su diario— y los contenidos "mitológicos y políticos".

El recorrido de la exposición Picasso grabador (1904-1935) arranca en los inicios del malagueño en esta técnica, a la que se dedicó con pasión, con obras como La comida frugal (1904), "obra maestra de este periodo" en el que predominan las "escenas humanas, el circo" —al que acudía fascinado con sus amigos—, "la vida bohemia que frecuentaba y el París miserable, con rostros exangües y cuerpos marcados por el hambre". A continuación, su periodo cubista impactó en los grabados con "figuras desestructuradas y objetos descompuestos en múltiples planos". Picasso los empleó con profusión para ilustrar libros y, en algunos casos, incorporó letras o fragmentos de periódicos.

En 1935 creó su grabado más importante, La minotauromaquia, un aguafuerte de grandes dimensiones "que trajo ríos de tinta porque sintetizaba la obra del artista", y de cuya tirada se conservan "solo unos pocos ejemplares en España". Picasso no dejó de trabajar este género artístico hasta casi el final de su vida.

De la acogida y valor que se dio en el mundo del arte a aquellas estampas picassianas sirva como ejemplo la anécdota que protagonizó junto a su célebre marchante, Ambroise Vollard. "Le compró toda su producción, todas las planchas a cambio de nada menos que una serie de obras de Cezanne y Renoir".


user_50_la_comida_frugal_1904_aguafuerte_sobre_papel_japon_s

'La comida frugal' (1904), aguafuerte sobre papel japonés. / MUSEO DE ARTE ABSTRACTO ESPAÑOL, CUENCA

Web del museo



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca) 
 
Nueva vida para el Museo de Arte Abstracto de Cuenca


La Fundación March presenta el plan de ampliación por el Mesón Casas Colgadas


 00_1430503967_286766

Las casas colgadas donde se ubican el museo.

Es uno de los museos más pintorescos de España y posee una de las colecciones de arte contemporáneo más emblemáticas. El Museo de Arte Abstracto de Cuenca, ubicado en las Casas Colgadas, cumplirá el próximo año medio siglo de existencia. Y lo hará con unas instalaciones ampliadas, según anunció este jueves Javier Gomá, director de la Fundación Juan March, entidad a la que el artista Fernando Zóbel donó el espacio en 1980.

Tras asegurar que se trata de uno de los museos más bellos del mundo, tan especializado en el arte abstracto español desde los años cincuenta como el parisino Museo d’Orsay lo está en los impresionistas o el Brücke de Dresde en los expresionistas, señaló que la anexión del edificio vecino —una parte de las instalaciones del Mesón Casas Colgadas— permite una celebración tranquila que resuelve algunas carencias de la pinacoteca.

La intervención no va a resultar agresiva, de manera que el museo podrá seguir abierto al público a lo largo de todo el año que duren las obras, que arrancarán próximamente. Está previsto inaugurar el nuevo espacio antes del verano de 2016.

El proyecto consiste, en esencia, en ganar espacios para exposiciones, tanto para la permanente como para las temporales con casi un centenar de metros cuadrados nuevos y 170 ya existentes, pero destinados a otras necesidades.

Manuel Fontán, director de exposiciones de la Fundación Juan March, precisa que los cambios físicos permitirán la entrada de nuevas obras de la colección. No se trata de aumentar sustancialmente el número, sino de exponer mejor y simplificar la circulación de los visitantes.

Una de las partes más beneficiadas será la dedicada a espacio multiusos. Allí se programarán citas culturales, representaciones y actividades educativas para los más de 5.000 niños que participan anualmente. Como zona común, se recuperan estancias de valor histórico de la primera planta del museo adornadas con frescos y con artesonado mudéjar, que serán destinadas para mostrar obra gráfica y libros de artista.

El coste de los trabajos ascenderá a 300.000 euros, pagados exclusivamente por la fundación. “Nos queda pendiente la climatización del edificio, pero puede que haya que esperar a otra celebración. Un último regalo consistirá en que el acceso será gratuito a partir de enero”, concluyó Gomá.


 0obras_de_chillida_izquierda_y_sempere_en_el_interior_del_centro

Obras de Chillida (izquierda) y Sempere en el interior del centro.

Unos minutos antes de presentarse el plan de ampliación, el alcalde de Cuenca, Juan Ávila, se refirió a otro lugar museístico de la ciudad, el Espacio Torner, emplazado en la iglesia de San Pablo, sobre el río Huécar, y cerrado desde hace cuatro años: “Cuenca tiene una deuda impagable con Gustavo Torner. Es un enorme artista y gracias a él, Fernando Zóbel levantó el Museo de Arte Abstracto en esta ciudad. El Espacio Torner tiene que reabrirse, pero el Ayuntamiento no tiene dinero ni podría hacerlo solo. La solución tiene que venir de las Administraciones que participan en el consorcio creado cuando se declaró a la ciudad Patrimonio de la Humanidad”.

El alcalde, del PSOE, reconoce que es bochornoso que el lugar permanezca cerrado al público, como apuntó Torner el martes en una entrevista con EL PAÍS. “Nadie me puede decir que yo sea un hombre que desprecia la cultura, pero la fórmula tiene que venir por otro lado. Cuando la Unesco eligió Cuenca como Patrimonio de la Humanidad, se creó un consorcio con todas las Administraciones públicas y que administra tres millones de euros. Creo que por ahí tiene que venir la respuesta y también pienso que las instituciones privadas con experiencia en el gobierno de estos centro, pueden aportar una colaboración imprescindible”, agregó.

El regidor precisa que el pago del mantenimiento sumaba 120.000 euros, un acuerdo que se encontró cuando fue elegido en las últimas elecciones. “Lo pagamos una sola vez, pero la crisis se había desatado y no pudimos destinar más partidas al museo. No obstante, pagamos cada mes 3.000 euros de electricidad para mantener las 40 obras de Torner en buenas condiciones”.


 0casacolgantecuenca

Las casas colgadas de Cuenca, sede del Museo de Arte Abstracto Español.


Sobre la hoz

- El Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca abrió sus puertas el 1 de julio de 1966, fruto de la iniciativa de Fernando Zóbel (Manila, 1924-Roma, 1984), que en 1980 donó su colección a la Fundación Juan March. Exhibe pinturas y esculturas de artistas españoles de la generación abstracta de los años cincuenta y sesenta.

- Está situado en las Casas Colgadas, sobre la Hoz del Huécar, en un singular edificio medieval del siglo XV, propiedad del Ayuntamiento

- Las obras de ampliación arrancarán próximamente y concluirán en 2016. El museo permanecerá abierto.


 0casas_colgadas_de_cuenca_2

Las Casas Colgadas, sobre la Hoz del río Huécar.



Fuentes: elpais.com / es.wikipedia.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca) 
 
Cuenca, polo de abstracción

Hace 50 años, un grupo de pintores capitaneado por Fernando Zóbel abrió Cuenca a la modernidad. El museo vuelve ahora a sus orígenes tras una remodelación



 000000_1465037863_691599

Reunión de amigos, en torno a Fernando Zóbel con, entre otros, Gerardo Rueda, José Guerrero y Gustavo Torner, en casa de este en 1966. / Eric Schaal

En febrero de 1966, Fraga Iribarne viajó a Cuenca para inaugurar las Casas Colgadas, recién reformadas, y cenó en el mesón que se alojaba en el mismo edificio. Al otro lado del tabique, los artistas Zóbel y Torner daban los últimos retoques al primer museo de arte abstracto de España. Se conoce que el ministro de Información y Turismo no tenía idea de tal proyecto, pero se enteró y entró a visitar las obras: había ya cuadros colgados y otros apoyados en el suelo que los pintores pusieron de inmediato mirando a la pared. No querían que aquella inopinada visita se convirtiera en una espontánea bendición del museo por parte del régimen franquista. Por lo demás, fueron tan cordiales como exigían los tiempos.

Cinco meses después, con entrada libre para los conquenses, abrió aquel insólito espacio cultural, que sorprende todavía por su vigente singularidad y su belleza, que se extiende por el abismo de los ventanales. El pequeño gran museo cumple 50 años con un espacio propio bien definido en el conjunto de las salas españolas y con la misma pretensión original: seguir siendo una joya desclasada entre los de su clase, sin olvidar que su sitio es Cuenca y que el lujo y la riqueza nada tienen que ver con el oropel.


00000_1465037896_883278

Vista del interior del museo. A la izquierda, escultura de Chillida. / S. Torralba

El director de exposiciones de la Fundación Juan March resume así este último viaje del Museo de Arte Abstracto antes de soplar medio siglo de velas: “Llevábamos años queriendo encaminarlo al siglo XXI; por un lado, adaptándolo a las condiciones óptimas de preservación de las obras; por otro, lo hemos reformado para aprovechar al máximo los espacios y poder hacer tres o cuatro exposiciones temporales al año. Se recuperará obra gráfica, libros, litograbados que en los ochenta se llevaron a Madrid, y se expondrá por primera vez la biblioteca de Zóbel, extensa y valiosa”.

Manuel Fontán del Junco muestra también la sala multiusos que servirá de auditorio y de espacio de investigación y formación. El director de exposiciones guarda una pequeña guinda para el final: la cueva, una bodeguilla que también será espacio público donde se aprecia el entramado de vigas de madera matemáticamente colocadas para sostener esas casas voladas conquenses. Toda una obra de arte arquitectónica.

El museo es el alma coleccionista de Zóbel, que siempre creyó que el arte abstracto español estaba a la altura del de otros países

Pero quizá lo más interesante desde el punto de vista expositivo es que la fundación quiere retomar la idea inicial de los artistas, colocando las obras como estuvieron en un origen, desenmarcando algunas para que se aprecie el lienzo que se escapa del bastidor o liberándolas del ortopédico cristal que impide disfrutar las texturas de arpillera de Manolo Millares, por ejemplo.

Este museo es el alma coleccionista de Fernando Zóbel (Manila, 1924-Roma, 1984), un pintor de gusto exquisito y entrenado, con extensos conocimientos artísticos, “que siempre creyó que el arte abstracto español estaba a la altura de lo que se hacía en otros sitios por entonces. Y no se equivocaba atribuyendo esa valía a los artistas que aquellos años se ejercitaban al margen del régimen: Tàpies, Oteiza y Chillida ya triunfaban en las bienales de más renombre y en exposiciones propias y colectivas. También Feito o Saura, como recuerda la historiadora del arte María Bolaños en un libro de varios autores editado por la Fundación Juan March para conmemorar el 40º aniversario del museo: La ciudad abstracta. 1966: el nacimiento del Museo de Arte Abstracto Español. Los paisajes codificados de Sempere, Bonifacio Alonso, Guerrero, Mompó, Zapata y tantos otros convirtieron Cuenca en un polo del arte contemporáneo.


 0000_1465037939_867734

Fernando Zóbel, cruzado de brazos, rodeado de artistas (1966). / F. Nuño

“Sigue siendo una referencia importantísima en el conjunto del arte español. Es una colección muy coherente y se mantiene esa espléndida relación entre el edificio, las obras que expone y el significado de Cuenca en el arte contemporáneo. Es, en ese sentido, modélico”, sostiene la doctora en Historia del Arte de la Universidad de Valladolid María Bolaños.

Esta aventura artística recala finalmente en Cuenca porque Zóbel no estuvo solo en su empeño. Conoció a Gustavo Torner, que nació allí en 1926, con el que compartía similares inquietudes culturales. Torner, que hoy vive a caballo entre Madrid y Cuenca, tenía entonces amistades en el Ayuntamiento, a quien pertenecía aquella casa gótica restaurada sin un fin determinado. En 1965 abandonó la ingeniería forestal y se dedicó en exclusiva a las artes plásticas. Él fue quien dio forma al edificio, que con los muros desnudos también merece una visita. Nadie fue más laudatorio que el director del MOMA Alfred Barr cuando lo visitó en 1967 y le estampó para siempre el marchamo de calidad: “El más bello pequeño museo del mundo”.

La Fundación Juan March quiere retomar la idea inicial de los artistas, colocando las obras como estuvieron en su inicio

Con Zóbel y Torner, el tercer vértice de este triángulo iniciático fue Gerardo Rueda. El trío encontró en Cuenca la misma magia que atrapó a escritores de todas las épocas. La ciudad era un buen ejemplo de la España sin asfaltar, una belleza agrietada y falta de una mano de pintura que encandilaba la mirada de viajeros, fotógrafos y poetas. Los artistas también encontraron en este escenario agreste y escarpado los requisitos expositivos que imperaban entonces, cierta rebeldía contra las grandes salas donde la obra se veía despojada de su intimidad, decían. En la casa colgada, cada uno de los cuadros tenía su espacio propio y el sentido completo, sin buscar un diálogo con el que está enfrente, sin más relato que el propio.


 000_1465037969_767162

Fachada del museo, en 1966. / E. Schaal

“Se ha mantenido sin adulteración ni falsa modernización, como la Fundación Miró, por ejemplo, son un trozo de la historia. La importancia de este museo radica en que está pensado por artistas, ellos lo diseñaron y lo hicieron, y eso le da personalidad”, dice la historiadora Bolaños.

Recuerda a la Casa Museo de César Manrique en Lanzarote, por poner otro ejemplo, donde la belleza también entra por las ventanas. “Sí, son esos proyectos cuyo núcleo eran los propios artistas, que consideraban que las grandes salas no eran propicias para sus obras”, señala Manuel Fontán.

Todas estas características, muy acordes con la época, que lo vincularon pronto con cierto renacer de las salas europeas —en América se habían librado del enorme paréntesis de la guerra—, le confirieron pronto relevancia internacional, más que doméstica. La siesta española apenas había salido de las muestras diocesanas y el arte sacro. En aquel país “de teleclubes, solo un 4% de los estudiantes de bachillerato había visitado un museo”, recuerda Bolaños. Y he aquí que en 1966, el 1 de julio, un notable grupo de artistas contemporáneo se fotografían alrededor de Zóbel, con las gafas de pasta y las corbatas de tira, más o menos como ahora. Quedaba inaugurado el Museo de Arte Abstracto Español, el único espacio donde apreciar obras contemporáneas que abría 365 días al año antes de que se estrenara el Reina Sofía.

“Lo hemos reformado para aprovechar al máximo los espacios y poder hacer tres o cuatro exposiciones al año”

Desde entonces, Cuenca no solo tuvo su museo, también su personaje —salvedad hecha del músico José Luis Perales—. Fernando Zóbel salía cada mañana al bar de la plaza a tomar su café con leche y cruasán. Muy temprano, se sentaba al lado del barrendero y charlaba con él. Lo recuerda con admiración el conserje del museo, Antonio Garrote Ortega, a quien el pintor ofreció ese trabajo cuando tenía 13 años. Todavía guarda la factura del uniforme azul marino con botones dorados y pantalones pitillo. El padre del muchacho era ebanista y trabajaba para los artistas; también la madre y la tía se dedicaban a tareas de limpieza. “Las primeras manos de pintura del museo en 1966 las dieron Gustavo [Torner], mi padre y mi tío, también ebanista”, recuerda el conserje.

Zóbel, que hoy da nombre a la estación del AVE que para en la ciudad, se convirtió en la cabeza visible de toda una troupe de artistas que casi podría denominarse la generación de Cuenca. “Fue una de esas ciudades vinculadas a un momento artístico, que la dinamizaron convirtiéndola en un islote en el panorama franquista. Estaban fascinados por la ciudad y el paisaje, vieron en ellos una geografía cultural específica. Eso ya no existe, fue un hecho histórico y cerrado”, sostiene Bolaños.


 00_1465037997_437809

Geraldine Chaplin durante el rodaje (1967) de Peppermint Frappé, de Carlos Saura. L. López

Zóbel murió de forma repentina en Roma en un viaje de placer con su sobrino y está enterrado en el cementerio de San Isidro de esta ciudad; también Bonifacio Alonso, Saura, Zapata. Ahí tienen otro motivo para viajar hasta allí.


 00_1465037742_429617

Casas Colgadas de Cuenca. F. Catalá

Para concluir con el relato de la ciudad-museo, Manuel Fontán del Junco pone en la coctelera tres películas cuyo agitado consigue la atmósfera precisa que envolvió aquella moderna aventura: Bienvenido, Míster Marshall (Berlanga), La caza (Saura)y Amanece que no es poco (Cuerda). En las fotos, muchas, que recuerdan la inauguración de aquel museo se ve a los niños curioseando extasiados por la puerta de aquella casona que aún hoy merece un remozado exterior. Artistas y amigos trasladaban los cuadros por la calle de tierra hasta allí, como una hilera de hormigas con su avituallamiento a cuestas.

Mientras, Fraga se fumaba su puro, al otro lado del tabique, compartiendo mesa con el obispo y el alcalde.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca) 
 
Medio siglo de un islote de libertad creativa en Cuenca

Varios creadores festejan la singularidad del Museo de Arte Abstracto



 00_1478542654_316206
 
Sala ampliada en el Museo de Arte Abstracto Español, en Cuenca.

José María Yturralde (Cuenca, 1942) era un jovencísimo artista cuando Fernando Zóbel (Manila, 1924-Roma, 1984) visitó la galería en la que exponía en Valencia y compró varias obras suyas para el Museo de Arte Abstracto Español que acababa de abrir en Cuenca. En ese local que Yturralde alquilaba por semanas para exponer había obras del anterior inquilino, Jordi Teixidor (Valencia, 1941), que también fascinaron al mecenas filipino. Emocionados por las ventas los dos jóvenes cogieron la vespa de Yturralde y con las enormes obras bajo sus brazos hicieron los 200 kilómetros que separan Valencia y Cuenca. Un emocionado Yturralde recordaba la anécdota el viernes por la noche durante la celebración de los 50 años del Museo de Arte Abstracto Español, un extraño islote de libertad creativa durante el franquismo, creado en 1966 gracias a la generosidad de Zóbel junto a los artistas Gustavo Torner y Gerardo Rueda.

Donado por el artista a la Fundación Juan March en 1981 con una espléndida colección del informalismo español, el museo ha sido remodelado y ampliado manteniendo las referencias humanas originales y siempre en función de resaltar las obras de la colección. “Una transformación que no se nota pero que se vive”, en palabras del arquitecto responsable, Juan Pablo Rodríguez Frade, premio Nacional de Restauración en 1995.

El viernes fue una jornada de puertas abiertas para que los visitantes descubrieran el excelente estado de salud que disfruta el centro, levantado sobre las casas colgantes que sobrevuelan la hoz del río Huécar. La celebración, oficiada por Javier Gomá, director de la Fundación Juan March, y Manuel Fontán, director de museos y exposiciones de la fundación, estuvo dedicada a los artistas, a sus galeristas y a los visitantes —a partir de enero el acceso será gratuito—. Recordaron Gomá y Fontán cómo de manera casi milagrosa, en una ciudad del interior y en plena dictadura, Zóbel y Torner se presentaron en casa del alcalde para pedirle que les dejara habilitar parte de las casas colgantes y convertirlas en museo. Eran viviendas del siglo XVI abandonadas, imposibles de habitar pero de una belleza extraordinaria. Para su sorpresa, el alcalde aceptó y se pusieron manos a la obra levantando paredes, construyendo escaleras imposibles y soldando suelos donde no había más que barrizales.

El testigo

Torner, cuya vivienda está ubicada a escasos metros del museo, fue uno de los protagonistas de la jornada sin necesidad de subirse a ningún estrado. Con una memoria envidiable a sus 91 años, es el testigo vivo más importante de la aventura que encabezó su amigo, el artista Fernando Zóbel. Muy satisfecho al ver cómo lucen sus obras dentro de la colección permanente, se le veía emocionado ante la pequeña exposición en la que se recuerda que el germen del museo nació durante la Bienal de Venecia de 1962 en la que Torner y Zóbel fueron elegidos junto a otros creadores para representar a España. Se conocieron tomando cervezas en la plaza de San Marcos e hicieron amistad con los artistas Gerardo Rueda, Eusebio Sempere y Manuel Mompó. Allí, ante el Palacio Ducal, Torner convenció a Zóbel para que abriera el museo en Cuenca. En un día de alegría, Torner prefirió no hablar de la situación del Espacio Torner en Cuenca, abierto gracias a su donación y cerrado desde 2011 porque el Ayuntamiento y la Junta cortaron las ayudas.

Rafael Canogar, otro de los protagonistas representados en el museo, contemplaba su gran óleo sobre lienzo titulado Toledo (1960), una pieza cuyas dimensiones (250 por 200 centímetros) han impedido que la obra viaje a otros museos. “Se colgó en esta misma sala”, aclara. “Pero luego se modificaron las escaleras y el ventanal. De manera que aunque la pidieron para algunas exposiciones, no se podía sacar. Por eso ha sido una de las obras inamovibles”.


Paso a las mujeres

La colección permanente del museo ha tenido pequeñas variaciones a lo largo de los años. Gomá cree recordar que en algún momento ha habido obra de alguna artista, aunque no han formado parte del núcleo original. La única creadora vinculada por amistad con el grupo fue Carmen Laffón, pero su dedicación a la figuración no le permitía ser incluida en un museo puramente abstracto. Ahora, con el espacio ganado, entran artistas de los fondos del museo que no estaban expuestas en Cuenca como Susana Solano (Barcelona, 1946), Soledad Sevilla (Valencia, 1944) o Elena Asins (Madrid, 1940-Azpiroz, Navarra, 2015). La galerista Juana de Aizpuru opina que es importante la inclusión de estas mujeres y, seguramente, de algunas otras. “Pero sus protagonistas fueron un grupo de hombres artistas y por eso ellas no aparecían. Las colecciones se revisan y está bien que se pongan al día”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Museo De Arte Abstracto Español (Cuenca) 
 
Cuenca, el puente de la abstracción



 01_1478603338_217349

Fernando Zóbel abrió el 1 de julio de 1966 en las casas Colgadas de Cuenca el Museo de Arte Abstracto Español, que ahora cumple 50 años.

En 1955 un tipo exquisito, con modales importados de Harvard, se instala en España a bordo de unas hechuras de flaco que se había untado de mundanidad lanzando cabos de Manila a Nueva York. Fernando Zóbel (1924-1984) era el alevín de una de las familias más influyentes de Filipinas. La vida le había impulsado al arte. Y él, dentro de todos los naipes de la baraja, hizo nido en la abstracción. También coleccionaba. En España, por esos años, coincidió con un grupo de artistas jóvenes que aprovechaban los complejos del franquismo para hacerse el sitio: Antonio Saura, Gustavo Torner, Martín Chirino, Manuel Millares, Manuel Rivera, Manuel Mompó, Luis Feito, Gerardo Rueda, Lucio Muñoz, Rafael Canogar, Antoni Tàpies, Pablo Serrano, Eusebio Sempere, Manuel Viola... Eran el germen del informalismo español, el relevo inminente, la audacia, la búsqueda y el visado de la dictadura para darse un agua de modernidad (que no era tal).

Fernando Zóbel, instalado en Madrid a finales de los 50, comenzó a reunir obra de sus coetáneos. Artistas que entonces tenían entre 30 y 35 años, más o menos. Por ejemplo, el segundo cuadro que Feito vendió en su vida lo adquirió Zóbel. Y así sucesivamente con todos los creadores de lo que estaba por venir. La colección crecía y el espacio de la casa madrileña ya escaseaba. Muchos de aquellos pintores se habían instalado en Cuenca, fascinados por la condición de levítica del territorio, por el paisaje, por la cercanía a Madrid, por el primitivismo (aún) de la parte alta que asomaba al río Huécar, con sus farallones de piedra.

Era una ciudad de caminos de tierra que alojaba un bacilo de vanguardia imprevista. Allí convivían Saura y Bonifacio Alfonso, Torner, Zóbel, Chirino, José Guerrero, Amadeo Gabino y otros. En 1957 se había fundado en Madrid el grupo El Paso, disuelto en 1960, donde muchos de estos creadores tomaron cuerpo de colectivo e individualidad de abstractos. Pero aún quedaba la fabulosa experiencia de Cuenca para afianzar aquel ventarrón de arte nuevo. Y fue Fernando Zóbel quien lañó la generación instalando allí una nave nodriza que se convertiría en un lugar mítico desde el origen de la aventura.

Inquieto por cómo articular un espacio apropiado para reunir su colección, atendió la sugerencia de Gustavo Torner y tras descartar distintos espacios decidió alquilar una de las Casas Colgadas de Cuenca al ayuntamiento de la ciudad. Quería poner en marcha el Museo de Arte Abstracto Español, aquel del que Alfred Barr (director del MoMA) reconoció como "el más bello de los pequeños museos modernos de pintura del mundo". Después de varios años de rehabilitación, dirigida por los arquitectos Francisco León Meler y Fernando Barja, en 1966 el centro abrió las puertas para el público. Hace de eso 50 años. La colección inicial reunía 266 obras de 87 artistas vinculados a la abstracción española de la generación del 50. Abría todos los días del año, menos los lunes. Era el primer museo ideado por los artistas, resuelto por ellos.


 02_1478603368_899507

"Nos vamos a Cuenca. Saliendo temprano de Madrid se tiene el sol todo el rato de frente, algo capaz de poner de mal humor a cualquiera. Se tarda dos horas y media". Zóbel apuntó en su diario todos los pasos que dio hasta levantar el museo. También el día en que marchó a ver las Casas Colgadas (levantadas en el siglo XV y XVI sobre la pared del cortado que da al río Huécar) junto a Gustavo Torner. Viajaban en el Seat 124 del pintor hispanofilipino que conducía su chófer, Felipe. "Pero vamos a ver, Gustavo, ¿a mí qué se me ha perdido en Cuenca?". No era lo que se le había perdido, sino lo que encontró. "Echamos un vistazo a las Casas Colgadas, se puede poner un museo magnífico dentro. El alcalde, Rodrigo Lozano, que además es tocólogo, no pone más que facilidades. Y eso que dicen que tiene fama de seco. Veinte o 30 años de renta nominal y los cuadros siguen en mi propiedad. Lo veo bueno y bonito. Y me ahorro más de un millón de pesetas de casa, que puedo dedicar a comprar más cuadros". El Museo, según anota en su cuaderno Fernando Zóbel, empieza a tomar contorno.

Pinturas, esculturas, obra gráfica, dibujos, carteles y otros trabajos de aquellos que contribuyeron a difundir el lenguaje de la abstracción desde el grupo El Paso, pero también de integrantes de los colectivos Dau al Set, Parpalló o Gaur. Un espectáculo insólito en una España que buscaba una apertura hacia el exterior del régimen franquista con la intención de modernizar la economía según el modelo del capitalismo liberal, lo cual dio lugar a los llamados Planes de Desarrollo.

Pocos días antes de la apertura del Museo, Manuel Fraga Iribarne, por entonces ministro de Información y Turismo del gabinete de Franco, visitó Cuenca para inaugurar el mesón de las Casas Colgadas, la oficina de turismo de la ciudad y un tramo de carretera. Accidentalmente, le comentaron que un museo se concretaba. "¿Y nadie me ha dicho nada?", bufó. Pero es que, como sostiene Manuel Fontán, director de exposiciones de la Fundación Juan March, "lo que les molestó es que Zóbel no pide ni subvención ni permiso a nadie para poder llevar a cabo esta maravillosa historia". Fraga entró a conocerlo. Zóbel, Torner y Rueda, que trabajaban en el montaje de las obras para la inauguración, descolgaron apresurados algunos cuadros para darle al espacio una impresión de provisionalidad para que Fraga no se adjudicase una suerte de inauguración oficiosa. Iba rodeado de chupatintas, fotógrafos y fuerzas vivas de la localidad.

La situación política seguía siendo la que era y las dudas estaban en cómo encajaría un centro de arte abstracto que tampoco ideológicamente le correspondía. "Llega la primera remesa de cuadros. Queremos darnos una idea de cómo quedarán las piezas de la colección. Gustavo Torner, Gerardo Rueda, Sempere y yo, junto a Felipe, hicimos el trabajo duro. El primer cuadro que colgamos es mi Ornitóptero, una máquina de volar en blanco y negro. Aquello fue como plantar una bandera", escribió el fundador y mecenas.

Por las calles de Cuenca, durante el mes de junio de 1966, paseaban pinturas y esculturas sin embalar que tenían por destino el museo. Aquello fue un espectáculo. Una aventura extraordinaria. "No se hizo inauguración oficial", dice Gustavo Torner, "porque Fernando decía que la medida de nuestro éxito era la resonancia que tuviera aquello sin márketing". El 1 de julio el museo abrió las puertas y la tribu artística de vanguardia se concentró allí. El acontecimiento fue extraordinario. El empeño audaz de Zóbel, en complicidad con Torner y Rueda, era físico y real. El Museo de Arte Abstracto Español se aupaba como insólito faro de costa, reclamo, baliza de atención, lugar que habitar.

Pronto las salas quedaron estrechas y en 1978 el arquitecto Fernando Barja realizó una obra de ampliación. El primer museo de arte moderno de España rompió los esquemas. "Aquello provocó, de forma inintencionada, un movimiento como de colonia de artistas a la manera del sur de Francia. De pronto ocurrió que muchos artistas tenían casa en Cuenca, así que en la plaza podías encontrar a Saura, Millares, Antonio Lorenzo, Torner, Rueda, Bonifacio...", explica el director de exposiciones de la Fundación Juan March, institución a la que Zóbel donó las obras que forman parte del museo en 1981. "Veo claramente que el museo merece vida más larga que la mía y que debe seguir desarrollando y ampliando actividades artísticas atrevidas y, por supuesto, más ambiciosas que las que podían nacer de mis propias fuerzas", dijo en enero de aquel año. A él le quedaban tres de vida.

El Museo de Arte Abstracto Español mezcla juventud y contemporaneidad con vanguardia e historia. Ese espíritu permanece en la nueva etapa. Las salas de exposiciones crecen por la utilización museográfica de espacios que antes ocupaban oficinas y servicios. "Y entre las novedades que ofrecemos", apunta Fontán, "está la reunión de todo el archivo del museo en el edificio (hasta ahora disperso) así como la exhibición de la biblioteca extraordinaria de Fernando Zóbel. La creación del museo es un momento mágico de la historia de la cultura de la segunda mitad del siglo XX en España, algo fantástico. Zóbel hizo mucho más que cualquier otra institución por propiciar una educación estética para los españoles".

Fue la aventura de un hombre solo que coincidió en el tiempo y en la geografía con un grupo de cómplices luminosos. Artistas todos. Pintores y escultores. Los hijos de la ira de la abstracción.


 00_1478603438_669936

Museo de Arte Abstracto Español (Cuenca)



Las fechas


1961 Se inicia el proceso final para la reconstrucción y restauración de las Casas Colgadas de Cuenca por el arquitecto municipal Francisco León Meler.

1963 Fernando Zóbel, asesorado por Gustavo Torner, dirige una carta al Ayuntamiento de Cuenca en la que ofrece instalar su colección en las mencionadas Casas Colgadas.

1966 Se inaugura oficialmente el museo. La colección inicial está compuesta por 266 obras de 87 artistas de la generación abstracta española de los años cincuenta. Alfred H. Barr, director del MoMA, visita el centro.

1978 Se inaugura la primera ampliación del museo, que triplica el espacio inicial abriéndose al público la biblioteca, especializada en arte contemporáneo internacional y con una significativa colección hemerográfica, de arte oriental y de poesía y ensayo que había sido reunida por Zóbel. Se incorpora a la colección un importante número de obras de la siguiente generación de artistas abstractos, la de los años 70, continuadora en parte de los postulados estéticos de la generación anterior.

1981 La Fundación Juan March acepta en acto oficial la donación de la colección de Fernando Zóbel.

2016 Se cumple el 50º aniversario de la apertura del Museo de Arte Abstracto Español. Se reforman, modernizan, reordenan y ganan para uso público espacios destinados a administración, entre ellos algunos de los que conservan restos históricos de la fábrica original del siglo XV, y que ya habían sido utilizados para exponer obras de arte en 1966.

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events