Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Julio González (1876-1942)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Julio González (1876-1942) 
 
Este trabajo está dedicado al escultor catalán Julio González gran conocedor de los metales, dicen de él los especialistas que era "El hombre que manipulaba metales como mantequilla". Fue uno de los mayores escultores del siglo XX, junto a Giacometti y Brancusi.

Julio González (Barcelona, 1876 - Arcueil, 1942). Escultor y pintor español. Hijo de una familia de orfebres catalanes, aprendió a forjar en el taller familiar. No obstante, él quería ser pintor y con ese propósito marchó en 1900 a París, donde entra en contacto con Picasso y Gargallo. A pesar de dedicarse a la pintura en sus comienzos, sus conocimientos del metal forjado le llevan a iniciarse en la escultura. De 1910 datan sus primeras máscaras de metal repujado, en las que se advierte una sensibilidad cercana a las experiencias cubistas.

En 1922 celebra su primera exposición individual. A partir de 1927 centra su actividad artística en la escultura. En sus primeras obras escultóricas en hierro, González aborda dos temáticas, las naturalezas muertas y las máscaras. En las primeras se aprecia la influencia del cubismo, y en las segundas, del arte negroafricano.

En 1929, con las series El beso y El sueño, se aleja definitivamente del cubismo para adentrarse en la abstracción. Sin embargo, no podemos hablar de González como de un artista abstracto, ya que su constante ir y venir entre la figuración y la abstracción lo convierte en un escultor singular. En 1931, colabora con Picasso en la realización de la escultura en hierro forjado para el monumento a Apollinaire. Es su período más experimental, durante el que se adentra en territorios inexplorados, haciendo que sus piezas de hierro constituyan dibujos en el espacio.

En esta época se integra en el grupo Cercle et carré y firma en 1934, junto a Picasso, F. Léger y V. Kandinsky, el manifiesto del grupo Abstraction-Création. De 1937 destaca su escultura La Montserrat para el Pabellón de España en la Exposición Internacional de París de 1937, con la que quiere expresar el dramatismo de una guerra y abordar desde el arte la problemática social española. De 1939 son sus Hombres-cactus, expresión de una época que puede calificarse como surrealismo matérico.

La renovación escultórica del siglo XX tiene mucho que ver con la figura de Julio González. Especialmente es reconocido por su permanente experimentación a nivel formal y su aportación de nuevos materiales a la actividad creadora.

Espero que a los amantes de la escultura moderna les guste este trabajo recopilatorio.






Algunos datos

Julio González, fue uno de los artistas modernos más importantes de la primera mitad del siglo XX. Nacido en Barcelona, una gran parte de su vida transcurrió en París, como contemporáneo y amigo de Pablo Picasso. Sus innovadoras esculturas con inclinaciones cubistas en su mayor parte son referencias a la figura humana, aunque frecuentemente son abstractas. Es uno de los grandes escultores europeos del siglo XX. Dedicó su trabajo, sobre todo, a la escultura en hierro, a menudo de grandes proporciones.


El museo Reina Sofía le dedica una retrospectiva y salda la deuda con uno de los mayores escultores del siglo XX


 00_1423349371_442763

Museo Reina Sofía. Vista de sala de la exposición. Julio González, 2009

Julio González es considerado uno de los mayores escultores del siglo XX, junto a Giacometti y Brancusi, Julio González centra una amplia exposición en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, del 10 de marzo al 1 de julio. El museo salda así su deuda con el gran artista, autor de piezas simbólicas como La Montserrat.

Julio González fue, junto con Giacometti y Brancusi, uno de los tres grandes autores de la escultura del siglo XX, pero hasta ahora no se había saldado la deuda que con él se tenía con una gran exposición retrospectiva organizada en el Museo Reina Sofía. Considerado el padre de la escultura moderna en hierro, la exposición dedicada a Julio González (Barcelona,1876- Arcueil,1942) llega a Madrid tras su exhibición en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), en un proyecto de colaboración entre los dos museos.

La muestra no cuenta con el original de su gran obra 'Montserrat'. La muestra recupera muchos aspectos de la obra del artista no conocidos y resalta su destacado papel en las vanguardias artísticas como pionero de la escultura en hierro y creador de un lenguaje personal con el que contribuyó a la renovación de la escultura del siglo XX, y valorado como una de las aportaciones más valiosas de las vanguardias de los años treinta. El artista comenzó a trabajar en este material a finales de la década de los veinte, con más de cincuenta años.

Su contacto con Picasso, con quien colaboró entre 1928 y 1932, le permitió descubrir las posibilidades que tenía el hierro para la escultura. El artista malagueño le pidió su colaboración para crear una serie de obras de hierro, entre ellas Femme au jardin. González ya había desechado el proceso tradicional de vaciado en metal fundido por la utilizción de las técnicas directas del trabajo del hierro: la forja y el ensamblado mediante soldadura autógena.

"No hay duda de que Julio González es uno de los artistas españoles que ocupa un lugar más destacado y de privilegio en el siglo XX", según la comisaria Mercè Doñate, responsable de la colección de Arte Moderno del MNAC, que ha seleccionado más de doscientas obras en las que se aprecia la diversidad de su producción.


 01_1423349477_885080

Museo Reina Sofía. Vista de sala de la exposición. Julio González, 2009

Explorando las posibilidades del metal

En los primeros ámbitos, González antes de González, se pueden contemplar sus inicios como artesano y orfebre, así como sus primeros dibujos, pinturas, algunas esculturas de pequeño formato y máscaras de cobre repujado. En La experimentación con el relieve se muestra cómo González trabaja en relieves en metal en detrimento de la pintura, tratando el cobre repujado, con el que investiga las posibilidades de la plancha de hierro. Dibujar en el espacio trata su relación con Picasso y su transformación del hierro en materia escultórica, con nuevas y originales formas que se alejaban de los planteamientos tradicionales de simetría, creando un lenguaje abstracto personal e innovador.


 03_1423349510_607043

Museo Reina Sofía. Vista de sala de la exposición. Julio González, 2009

El propio escultor definió como "dibujar en el espacio" las obras lineales o filiformes que datan de este período y que incorporan el espacio a la escultura. En paralelo a estas esculturas filiformes, utilizó la plancha de hierro para crear volúmenes más compactos. El siguiente ámbito aborda La construcción de un símbolo. La Montserrat. González cedió La Montserrat para ser expuesta en el Pabellón de la República Española en la Exposición Internacional de París de 1937. La figura de la campesina catalana con un hijo en brazos y una hoz en la mano se convirtió en un símbolo contra la violencia de la guerra. Considerada una de sus obras maestras, su estado de conservación no ha permitido su cesión por parte del museo Stedelijk Museum de Ámsterdam en el que se encuentra, por lo que la exposición reúne obras que muestran su larga gestación.

El esplendor de 'Mujer ante el espejo'

La última etapa. La figura metamórfica trata de las dos esculturas más destacadas de su producción: La Montserrat, por su carácter simbólico, y Mujer ante el espejo, porque supone la culminación de su lenguaje. Esta pieza, obra maestra capital de la escultura moderna, es según la comisaria la más ambiciosa de González tanto por sus dimensiones como por su gran complejidad conceptual y formal.

Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía, consideró a Julio González como figura fundamental para entender el siglo XX "pero -dijo- se quedó atrapado entre la segunda mitad del siglo XX, que fue básicamente escultórica, y la primera mitad, básicamente pictórica. Entre una y otra no tuvo su lugar". Además, la presencia de Picasso y del escultor estadoundense David Smith "hicieron que su obra pareciese la de un artesano, lo que -añadió- no es así". El montaje realizado en las luminosas salas de la tercera planta permite contemplar las complejidades de su obra en una exposición "irrepetble, debido a la fragilidad de muchas de ellas".


 04_1423349545_501123

Museo Reina Sofía. Vista de sala de la exposición. Julio González, 2009




Algunas obras


 29la_petite_faucille_de_julio_gonz_lez_en_el_museo_al_aire_libre_de_la_castellana_madrid

La petite faucille, de Julio González, en el Museo al Aire Libre de la Castellana (Madrid)


 30_hombre_cactus_escultura_de_julio_gonz_lez_perteneciente_a_la_colecci_n_del_ivam_valencia

'Hombre cactus', escultura de Julio González perteneciente a la colección del IVAM, Valencia


 42t_te_dite_le_lapin_cabeza_llamada_el_conejo

Tête dite «le lapin» (Cabeza llamada «el conejo»). 1930 (ca.). Hierro y piedra caliza de Monthyon. Técnica: Batido, forja, recortado y soldadura. Dimensiones: 33 x 17,5 x 11,5 cm. Edición/Nº de ejemplar: Pieza única. Museo reina Sofía. Obra de Julio González.

El trabajo artesano de la forja y la soldadura autógena que Julio González aplicó a su escultura a partir de la década de 1920 le permitió realizar un trabajo en el que nuevos procesos técnicos garantizaban una sintaxis renovada para la escultura. Buena parte del arte de vanguardia había reivindicado los procesos directos en la escultura y, con la incorporación de un nuevo material (el hierro) y los sistemas de trabajo propios del artesano herrero, González estableció un nuevo lenguaje plástico basado en la idea constructiva de formas en función de la luz y el espacio circundante. Tête dite «le lapin» (Cabeza llamada «el conejo») muestra la plena formulación del cubismo escultórico, visible por ejemplo en las bandas de chapa de la parte frontal del busto que permiten diferentes lecturas que hacen referencia a diversas partes de la cabeza, con diferente intensidad lumínica o presencia volumétrica. El origen de la composición se definió mediante formas sintéticas, fragmentadas por la incidencia de luz y por la materialización de la sombra en profundidad. Son facetas que, en su conjunto, revelan un interés sintético propio del cubismo maduro en su búsqueda de reordenación de la mirada tras las rupturas del período analítico, más cercano a la abstracción.


 43femme_assise_i_mujer_sentada_i

Femme assise I (Mujer sentada I). 1935 (ca.). Materia: Hierro y madera pintada. Técnica: Forja y soldadura. Dimensiones: 118,5 x 38 x 59 cm. Edición/Nº de ejemplar: Pieza única. Museo reina Sofía. Obra de Julio González.

Julio González encontró, en convivencia con el proceso creativo de la escultura metálica de Pablo Picasso entre 1928 y 1932, un estímulo certero para su propia producción. Femme assise I (Mujer sentada I) es una de las esculturas de mayores dimensiones realizadas en hierro por González. Se mueve en un espacio perceptivo poscubista, analítico, sistemático, basado materialmente en el tratamiento artesanal del hierro e inspirado formalmente por la intención de investigar acerca de la percepción de la figura y del espacio que la rodea. La nueva sintaxis escultórica que González había ido forjando desde los primeros años del siglo XX, toma forma completa en esta obra, que apoya la definición de la nueva dialéctica espacial moderna. La figura ha sido construida mediante signos de los elementos del cuerpo femenino, realizados en chapa soldada, que sugieren la imagen de una figura en reposo, de acuerdo con una de las representaciones canónicas de la modelo en el estudio. Una síntesis de volúmenes regulares y signos lineales, con los que expresa el sentido de la gravedad y la rotundidad de la forma femenina en esa actitud, convierte a la obra en una escena intemporal, sin anécdota, relacionada con la utopía de Julio González: convertir la escultura en «dibujo en el espacio» para desprenderla de su carga histórica.


 33la_passiflore_passiflora

La passiflore (Passiflora) 1896-1898 (ca.). 1896-1898 (ca.). Hierro y cobre. Técnica: Forja, fundición y dorado. Técnica descriptiva: Obra realizada en el el marco de la producción del taller de Concordio González e hijos. Dimensiones: 26 x 15 x 15 cm. Museo reina Sofía. Obra de Julio González


 34les_roses_capullo_de_rosa

Les roses (Capullo de rosa). 1896-1898 (ca.). Materia: Cobre. Técnica: Fundición y dorado. Técnica descriptiva: Obra realizada en el el marco de la producción del taller de Concordio González e hijos. Dimensiones: 24,7 x 11,5 x 9 cm. Museo reina Sofía. Obra de Julio González


 36les_trois_margerites_las_tres_margaritas_bandeja

Les trois margerites (Las tres margaritas [Bandeja]). 1914-1918 (ca.). Materia: Cobre y hierro. Técnica: Forja, 20,5 x 19 x 0,2 cm. Categoría: Artes decorativas, Metalistería y orfebrería. Museo reina Sofía. Obra de Julio González


 37miroire_main_espejo_de_mano

Miroire à main (Espejo de mano). 1914-1915 (ca.). Materia: Estaño y espejo. Técnica: Moldeado, 39,5 x 14,7 cm. Categoría: Artes decorativas, Metalistería y orfebrería. Museo reina Sofía. Obra de Julio González


 40nu_genoux_i_desnudo_de_rodillas_i

Nu à genoux I (Desnudo de rodillas I). 1916 (ca.). Cobre. Técnica: Repujado. Dimensiones: 26,82 x 16,9 x 1,7 cm / Soporte: 2,2 cm. Edición/Nº de ejemplar: Pieza única. Museo reina Sofía. Obra de Julio González


 41deux_visages_dos_rostros_hebilla

Deux visages (Dos rostros [Hebilla]). 1929-1933 (ca.). Cobre. Técnica: Fundición. Dimensiones: 7,3 x 8,2 x 0,15 cm. Museo reina Sofía. Obra de Julio González



Algunas pinturas o dibujos


 31femme_coiffant_une_jeune_fille_mujer_peinando_a_una_joven_1912_1914_ca_leo_sobre_lienzo_123_x_78_5_cm_museo_reina_sof_a_obra_de_julio_gonz_lez

Femme coiffant une jeune fille (Mujer peinando a una joven). 1912-1914 (ca.). Óleo sobre lienzo, 123 x 78,5 cm. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 32la_r_colte_de_pommes_la_recolecci_n_de_las_manzanas

La récolte de pommes (La recolección de las manzanas). 1919-1920 (ca.). Óleo sobre lienzo, 100 x 81 cm. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 35femme_assise_se_chaussant_mujer_sentada_calz_ndose

Femme assise se chaussant (Mujer sentada calzándose). 1908-1912 (ca.). Lápiz graso y pastel sobre papel Canson, 27,3 x 31,3 cm. Obra sobre papel, Dibujo. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 38_1423350503_915964

Nu allongé avec draperie (Desnudo acostado con ropajes). 1914-1916 (ca.). Lápiz Conté y pastel sobre papel Canson, 29 x 38,9 cm. Obra sobre papel, Dibujo. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 39pilar_et_lola_pilar_y_lola

Pilar et Lola (Pilar y Lola). 1914-1917 (ca.). Técnica: Lápiz Conté y pastel sobre papel Canson. 16,5 x 25 cm. Obra sobre papel, Dibujo. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 44personnage_science_fiction_personaje_de_ciencia_ficci_n

Personnage science fiction (Personaje de ciencia ficción), 1934. Técnica: Tinta china a pluma, lápiz de color y lápiz sobre papel Canson. Dimensiones:
15,5 x 12,5 cm. Categoría: Obra sobre papel, Dibujo. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 45femme_assise_n_1_mujer_sentada_n_1

Femme assise nº 1 (Mujer sentada nº 1). 935. Técnica: Tinta a plumilla y lápices de colores sobre papel. Dimensiones: 24,5 x 15,5 cm. Obra sobre papel, Dibujo. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 46personnage_a_la_marguerite_personaje_con_margarita

Personnage a la marguerite (Personaje con margarita). 1940 (26 de abril). Técnica: Tinta china a pluma y aguada sobre papel, 31,6 x 24 cm. Obra sobre papel, Dibujo. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 47t_te_collage_cabeza_collage

Tête collage (Cabeza collage). 1937. Técnica: Collage, tinta china a plumilla y sanguina (lápiz rojo) sobre papel Arches, 31,5 x 20 cm. Obra sobre papel, Dibujo, Collage. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 50personnage_la_grande_boule_personaje_con_gran_bola

Personnage à la grande boule (Personaje con gran bola). 1937 (12 de febrero). Técnica: Tinta china a pluma, lápices de colores y lápiz sobre papel, 28,5 x 19 cm. Obra sobre papel, Dibujo. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 49personnage_couche_cubique_personaje_tumbado_c_bico

Personnage couche cubique (Personaje tumbado cúbico). 1936. Técnica: Lápiz de color y tinta china a pluma sobre papel, 24,7 x 32,5 cm. Obra sobre papel, Dibujo. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González


 48_tudes_pour_femme_assise_estudios_para_mujer_sentada

Études pour femme assise (Estudios para mujer sentada). 1935-1936 (ca.). Técnica: Tinta china a plumilla y lápiz sobre papel verjurado, 15,5 x 25 cm. Obra sobre papel, Dibujo. Museo Reina Sofía. Obra de Julio González

Julio González. Su obra se encuentra en diferentes museos, como el Museu Nacional d'Art de Catalunya de Barcelona, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, el Centro Georges Pompidou de París o el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno de Valencia), que ha dedicado un espacio específico al escultor catalán a partir de la donación de sus obras efectuada por su hija (Centro Julio González).

Biografía de Julio González



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado la obra del escultor Julio González, actualmente gran parte su obra se está exponiendo en el Museo Reina Sofía en Madrid.


Fuentes y agradecimientos: museoreinasofia.es, es.wikipedia.org, elpais.com, elmundo galeria.universia.pr, epdlp.es, josedelamano, revistarte, 39ymas. y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Domingo, 08 Febrero 2015, 00:40; editado 6 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Julio González 
 
Julio González, el alma del hierro

La escultura en hierro es la gran protagonista de la exposición del Museo Reina Sofía




 00_1423346716_136977

La escultura en hierro es la gran protagonista de la exposición.

La Edad de Hierro tiene un nombre propio: Julio González. Manejó a su antojo este material, lo amasó como si fuera harina, lo retorció creando formas hasta entonces desconocidas, lo soldó con maestría, lo estilizó con elegancia y desentrañó de su dureza las más profundas emociones. Fundió hierro y sacó pasión. Pero hay un Julio González antes de Julio González. Ambos están presentes en la gran retrospectiva que le dedica el Reina Sofía tras su paso por el MNAC. Con ella se saldan cuentas -la que le debía este país, que tanto amaba- y se producen emotivos reencuentros. Picasso y él, grandes amigos, vuelven a verse las caras. Como en aquel 1928, cuando el malagueño solicitó la ayuda del barcelonés, porque no hallaba forma de lograr las soldaduras.

Aquella intensa colaboración duró hasta 1932 y dio maravillosos frutos, como «Mujer en el jardín», ese genial compendio de cubismo, surrealismo y expresionismo. En 1937, eran sus obras maestras (el «Guernica» y «La Montserrat») las que se reencontraban en el pabellón español de la Expo de París del 37. No se ha podido repetir ese histórico encuentro, pues la fragilidad de la escultura de Julio González ha impedido el préstamo del Stedelijk Museum de Amsterdam. A la mujer que llora del «Guernica» se la ve aún más triste que de costumbre.

Decíamos que la antológica reúne a dos Julio González. Y no es que se clonase -que no hubiera estado mal, dado lo justos que andamos de genios, como diría Mecano-, sino que antes de convertirse en el mago del hierro hubo un inquieto y creativo joven que despuntaba en el taller familiar de metalistería, que siguió el simbolismo y la huella de Degas en sus dibujos, de marcada temática femenina; que fue pintor hasta 1904, que creaba joyas, máscaras, relieves en metales repujados... Ese Julio González pintor, dibujante, orfebre, menos conocido que el genial forjador de sueños férreos, está presente entre los dos centenares de piezas que reúne la exposición. También exhibe un interesante conjunto documental (cartas, textos, manuscritos...)

Dibujos en el espacio

El Julio González artesano eclipsó al Julio González escultor, que, en opinión de Manuel Borja-Villel, quedó atrapado entre las dos mitades del siglo XX (una pictórica y otra escultórica), sin hallar su lugar. Pero el director del Museo Reina Sofía lo tiene claro: Julio González es uno de los tres grandes de la escultura junto con Giacometti y Brancusi, y tiene el mismo estatus que Matisse en pintura. Ahí es nada...

No podían faltar en esta gran antológica sus dibujos en el espacio, sus juegos en el vacío, a los que logró dar vida gracias a un lenguaje abstracto innovador. Para Merc_ Doñate, comisaria de la muestra, ese lenguaje se basaba en su libertad imaginativa, su rigor conceptual, su especial sensibilidad artística. Julio González, padre de la escultura en hierro, halló en la década de los treinta -cuando pasaba ya los cincuenta años- su verdadera personalidad artística. Es poco más de una década (murió en 1942), pero fue intensamente fructífera.

Nacen sus célebres esculturas filiformes, en las que fusiona materia y espacio, disecciona el cuerpo humano... Hay en la muestra excelentes ejemplos como «Mujer ante el espejo» (MNAC), «Mujer sentada II» (Pompidou), «Cabeza llamada «El túnel»» (Tate), «Mujer peinándose III» (MoMA)... La revolucionaria modernidad de Julio González, en estado puro. El Reina Sofía completa la antológica con un ciclo de cine en familia en torno al escultor, cuentacuentos y visitas-taller para centros de Secundaria y Bachillerato. Deuda saldada.


ABC
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 07 Febrero 2015, 23:05; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Julio González 
 
No habia oido hablar de este escultor, pero me alegro mucho que se de a conocer la obra de los artistas que no han tenido la oportunidad de darse a conocer como otros.

Y su obra es muy variada, realmente valdria la pena irla a ver. Va a ir tu?
 



 
mumo - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Julio González 
 
Curioso escultor. Gracias J.Luis    por enseñarnoslo.. no lo conocia.
 




___________________________
MI WEB NUEVA;
http://anahidd.blogspot.com
pqfvd9a
 
decker68 - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuarioVer la galería personal del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Julio González 
 
Gracias J.Luis por darnos a conocer este escultor que parece ser un artista del metal.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Julio González 
 
Gracias amig@s. Sí Julio González es un escultor no es demasiado popular en España, su país -salvo en los circulos especializados-, sin embargo según he leído en Francia e Inglaterra es muy respetado. Espero que con la retrospectiva que le dedica el Reina Sofía, con más de 200 obras sirva para que su obra sea más conocida y valarada por el gran público. Espero poder ver la exposición esta primavera, a pesar de que amí me gusta más la escultura clásica.

Como ya comente en el trabajo dedicado al Museo Reina Sofía, hace casi tres años. Era un museo con mucho potencial y estaba mal organizado y peor dirigido, desde hace 6 meses hay un nuevo director -Manuel Borja-Villel- que parece que está resultando efectivo y abriendo el museo al gran público que es el que al fin y al cabo lo pagamos, pues los "expertos" no pagan entrada y solo van a lucir el pálmito.


 


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Julio González2 
 
Aquellos años míticos


Los inicios del IVAM fueron prodigiosos: se supo apostar por una colección realista y de gran calidad

    
 30_hombre_cactus_escultura_de_julio_gonz_lez_perteneciente_a_la_colecci_n_del_ivam_valencia

'Hombre cactus', escultura de Julio González perteneciente a la colección del IVAM.

A principios de 1986 se inauguraba en Valencia una muestra de Julio González con algunas de las obras adquiridas por la Generalitat y un pequeño conjunto de préstamos de museos europeos. Se trataba de una especie de declaración de intenciones, dado que la idea básica de aquella muestra —y hasta de aquella compra capitaneada por Tomás Llorens, entonces Director General de Patrimonio en dicha comunidad— era mucho mayor: ciertos trabajos esenciales para la trayectoria del escultor que había participado junto con Picasso en el pabellón del 37, como la Femme au miroir, regresaban por fin a casa.

Ciertamente, se trataba de un regreso, muy connotado además, teniendo en cuenta el aislamiento que el país había sufrido durante la larga dictadura y la postura intransigente de esta hacia los “viejos vanguardistas”. Tras la muerte de Franco parecía necesario recuperar el tiempo perdido y, cada uno a su modo, buscaba las maneras de hacerlo. Quizás por este motivo aquella muestra suele leerse como el anuncio del IVAM, junto con el Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas —también inaugurado en 1989, un año antes que el Reina— uno de los primeros y más sólidos museos en un estado que, ya en la democracia, fue viendo proliferar numerosos centros de arte contemporáneo. Era parte de una estrategia de descentralización, aquélla que el franquismo más recalcitrante había impuesto. Era, sobre todo, parte de un deseo de modernidad que el país vivía entonces; una energía intensa que, antes de que todo el mundo quisiera hacerse rico, gobernaba el Estado español: había que apoyar la cultura, había que recuperar el tiempo perdido. ¿Y cómo hacerlo en un país sin casi picassos, ni julios gonzález, sin colecciones con la larga trayectoria de las europeas o las norteamericanas?

Desde ese punto de vista los inicios del IVAM fueron prodigiosos, ya que supo apostar por una colección realista y de gran calidad que pronto iba a convertirse en referente dentro y fuera del Estado. Si por una parte la ambición de un conjunto importante de Julio González aseguraba la representación de la vanguardia, el centro empezó desde el principio a especializarse en la fotografía. En un país donde la foto ha tenido una tradición escasa en las colecciones públicas, el gesto —y la magnífica colección— del IVAM se convirtieron en una apuesta inteligente. Es posible hacer una buena colección sin Picasso, la ausencia inevitable en las colecciones españolas por las razones históricas de sobra conocidas.

Ha pasado un cuarto de siglo desde que el propio Llorens o el entonces jovencísimo Vicente Todolí, entre otros y bajo el impulso de Carmen Alborch, pusieron en pie el IVAM. En este tiempo todo y todos hemos cambiado mucho. Han pasado veinticinco años en los cuales las prioridades parecen haberse trastocado y el entusiasmo de los 80 por la cultura se ha transformado en desinterés o rutina en el mejor de los casos. Resulta complicado dejar de pensar con nostalgia en aquel IVAM de entonces y en aquellos nosotros que, con hombreras anchas y pelos imposibles, creíamos tener toda la vida por delante, todas las posibilidades de hacer un mundo más habitable a través de la cultura. Pese a todo, y aunque ya nada sea como entonces, ahora que hacemos repaso de los acontecimientos y pese a habernos equivocado en tantas cosas en estos últimos veinticinco años de modernidad, las colecciones del IVAM siguen siendo un referente del cual todos podemos sentirnos orgullosos. Eso al menos sí se hizo bien en aquellos años míticos.


 00_1423348493_526038

Equipo Crónica. 'Heartfield Lissitzky', 'collage' de 1973.

Ver las obras claves de la colección


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Julio González (1876-1942) 
 
'La mujer ante el espejo', de Julio González


Una obra y un autor que han dejado huella en la escultura moderna

Una escultura en hierro realizada en 1937 en un Paris de entreguerras



 00_1432584622_640290

La 'Mujer ante el espejo', del escultor Julio González, es admirada por Juan Carlos Ortega

Juan Carlos Ortega se acerca a una escultura en hierro, “La Mujer ante el espejo” que Julio González realizó en 1937 en un Paris de entreguerras.

Una obra y un autor que han dejado huella en la escultura moderna.

    Julio González trabajaba el hierro “como la mantequilla”

Julio González trabajaba el hierro “como la mantequilla” y es el gran introductor de la técnica de la soldadura autógena en el arte.

Su obra supone una revolución formal y conceptual en la escultura en hierro.


Bohemia en París


 01_1432584716_909972

Amigo de Picasso, forma parte del grupo de artistas españoles que vivió la bohemia y los nuevos lenguajes, el cubismo, la abstracción, en un París pletórico de arte y centro neurálgico de la Europa belicista de la primera mitad del siglo XX.

    Forma parte del grupo de artistas españoles que vivió el cubismo, la abstracción

“Mujer ante el espejo” es como un dibujo en el espacio, sugiere la abstracción escultórica. La obra se encuentra en el IVAM, que cuenta con la colección más importante de Julio González.

Nacido en una familia de orfebres en Barcelona, vivió en París desde 1900 hasta su muerte, en 1942.


Forjar la escultura


 02_1432584738_789725

La artista Aida Rull nos abre su taller de metalistería y enseña a Juan Carlos Ortega a soldar como lo hacía González. Entre los dos, forjan una escultura especial para el programa: “El ojo de Aida”.


El hierro, material para la paz

El programa descubre la obra de un gran desconocido, mucho más reconocido internacionalmente que en España, y que con su trabajo reivindicó el hierro como material para la paz y la belleza, no para la guerra.

    Con su trabajo reivindicó el hierro como material para la paz y la belleza, no para la guerra

Nos ayudan : Consuelo Ciscart, Directora IVAM, Tomás Llorens, especialista en González y artífice de la compra-donación al IVAM, Merçe Doñate, conservadora del MNAC, Aïda Rull, escultora, la artista Alicia Vela, analizando el papel de la mujer en el arte y Ricard Mas, crítico de arte con el contexto histórico y Rogeli Rull con la mirada de un artesano.


rtve.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario