Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Juan Ramón Jiménez
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Juan Ramón Jiménez 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de ilustres españoles… Este septuagésimo segundo trabajo recopilatorio, está dedicado a Juan Ramón Jiménez. Fue escritor y gran poeta. Ganó el Premio Nobel de Literatura en 1956. Fue el tercer escritor español en conseguir el prestigioso galardón.  

0juanramnjimneztJuan Ramón Jiménez (Moguer, 1881 - San Juan de Puerto Rico, 1958) Poeta español. Su lírica evolucionó desde las últimas derivaciones del modernismo hacia una poesía a la vez emotiva e intelectualista. Tras cursar el bachillerato en el colegio de los jesuitas de Puerto de Santa María (Cádiz), ingresó en la universidad de Sevilla para estudiar derecho, carrera que abandonó para seguir su vocación artística.

Aunque inicialmente quiso ser pintor, pronto se orientó hacia la poesía, animado por la lectura de R. Darío y de los escritores románticos. Sus primeras colaboraciones en la revista madrileña Vida Nueva fueron acogidas con entusiasmo por los modernistas, por lo que decidió trasladarse a Madrid en 1900 y publicar ese mismo año sus dos primeros volúmenes de versos, Ninfeas y Almas de violeta, títulos que le fueron sugeridos por R. del Valle-Inclán y R. Darío.

De carácter melancólico y depresivo, la repentina muerte de su padre le causó fuertes crisis nerviosas que lo obligaron a pasar largas temporadas en sanatorios de Burdeos y Madrid. A esta época corresponden los libros Rimas (1902), Arias tristes (1903) y Jardines lejanos (1904), que configuraron una poética impregnada de musicalidad, nostalgia y amor por la naturaleza, con metros sencillos en los que predomina el octosílabo y un ritmo fluido de inspiración modernista.

Entre 1905 y 1912 el autor vivió en su pueblo natal, entregado a la lectura y admirando la vida campesina andaluza. Este acercamiento al mundo rural se tradujo en un nuevo sentimentalismo que, sin abandonar la languidez inicial, se enriqueció con impulsos apasionados y juveniles. En los escenarios crepusculares de pálidos jardines, decadentes ensueños y estancias silenciosas aparecieron por primera vez colores brillantes e imágenes de mujeres desnudas que tiñeron los versos de erotismo.

En este período escribió varios volúmenes: Elegías (1908-1910), Olvidanzas (1909), La soledad sonora (1911), Poemas mágicos y dolientes (1911), Melancolía (1912) y Laberinto (1913), así como el libro en prosa Platero y yo (1914), tierna elegía a un borriquillo que se convirtió en uno de sus textos más célebres. De regreso a Madrid conoció a Zenobia Camprubí, española educada en Estados Unidos, con la que se casó en Nueva York en 1916. La vitalidad y las constantes atenciones de Zenobia influyeron decisivamente en el nuevo rumbo que adoptó su trayectoria poética.

Tanto en los Sonetos espirituales (1914) como en Estío (1916) se anunciaba un cambio formal que culminó en el Diario de un poeta recién casado (1917), escrito casi en su totalidad durante la travesía del Atlántico. Según declaró el autor, el constante movimiento de las olas le transmitió la obsesión por el ritmo y lo llevó a abandonar las estructuras estróficas tradicionales, y a cultivar el verso libre. Al mismo tiempo, la ornamentación modernista desapareció en favor de un lenguaje sobrio y desnudo, que huyó de la vaguedad y aspiró a la precisión absoluta.

Muestra de ello son las composiciones de Eternidades (1918), Piedra y cielo (1919), Poesía (1923) y Belleza (1923), donde eliminó todo aquello que no tendiese a la esencia poética, y la plenitud espiritual y estética. El autor intentó llevar al ámbito de la prosa las conquistas obtenidas en sus versos y escribió la serie de retratos líricos que integraron el libro Españoles de tres mundos (1942), aparecido en su mayor parte en la revista Índice.

Paralelamente, incitado por un afán de depuración máxima, sometió su obra a una permanente revisión. Fruto de esta inquietud son las colecciones de textos Unidad (1925), Obra en marcha (1928), Sucesión (1932), Presente (1933) y Hojas sueltas (1935), que incluyeron páginas susceptibles de ser reelaboradas con posterioridad.

Tras la publicación de Cántico (1935), el estallido de la Guerra Civil interrumpió la labor creadora del poeta, que fue nombrado agregado cultural en Washington. Después de vivir en Estados Unidos y Cuba se instaló en Puerto Rico, donde enseñó en la universidad y se dedicó a retocar gran parte de su obra. A esta última época pertenecen los libros La estación total (1946), Romances de Coral Gables (1948) y Animal de fondo (1949), en los que la búsqueda de la belleza total se plasmó a través de una visión intelectualista y metafísica, en función de la cual su poesía se transformó en un "dios deseante y deseado", con conciencia de la divinidad y con manifestación inefable de lo eterno. Juan Ramón Jiménez fue galardonado con el premio Nobel de Literatura en 1956.

Espero que recopilación de información e imágenes que he preparado os resulten interesantes y contribuya en la divulgación de este ilustre personaje.




Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados, por temas.  Reyes: Trajano, emperador romano, Adriano, emperador romano, Don Pelayo, Jaime I el Conquistador, Fernando III el Santo, Alfonso X el Sabio, Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso, Carlos V, Felipe II, Carlos III; Gobernantes: Conde-duque de Olivares, Duque de Lerma; Conquistadores y exploradores: Cristóbal Colón, Hermanos Pinzón, Juan de la Cosa, Alonso de Ojeda, Cabeza de Vaca, Francisco de Orellana, Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Hernando de Soto, Inés de Suarez, Núñez de Balboa, Pedro de Mendoza, Pedro de Valdivia, López de Legazpi, Ponce de León, Rodrigo de Bastidas, Elcano - Magallanes; Héroes: Viriato, El Cid campeador, Guzmán el Bueno, María Pita, Agustina de Aragón, Daoíz y Velarde, Vicente Domenech "El Palleter"; Militares: Juan de Austria, El Gran Capitán (Fernández de Córdoba), Ambrosio Spínola, Álvaro de Bazán, Blas De Lezo, Gravina y la Batalla de Trafalgar, Cosme Damián Churruca y Trafalgar, Alcalá Galiano, General Castaños y batalla de Bailén; Literatura: Séneca, Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, José de Echegaray, Jacinto Benavente; Religiosos: Bartolomé de Las Casas, Cardenal Cisneros, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, Santo Domingo de Guzmán; Medicina: Miguel Servet, Gregorio Marañón, Santiago Ramón y Cajal, Severo Ochoa; Inventores: Isaac Peral, Juan de la Cierva, Torres Quevedo, Alejandro Goicoechea Omar, Eduardo Barreiros... hay otros trabajos en preparación que iré añadiendo.



0monumentoajuanramnjimne

Monumento a Juan Ramón Jiménez, en la plaza del Cabildo de Moguer. Huelva, su ciudad natal.



Resumen Biográfica


juanramnjimnezJuan Ramón Jiménez - Juan Ramón Jiménez Mantecón (Moguer, Huelva, 23 de diciembre de 1881 – San Juan, Puerto Rico, 29 de mayo de 1958) fue un poeta español, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1956, mientras permanecía en el exilio desde su segunda patria, Puerto Rico (donde también vivieron exiliadas otras renombradas figuras peninsulares, tales como Pau Casals y Francisco Ayala).

Nació el 23 de diciembre de 1881 en la casa número dos de la calle de la Ribera de Moguer. Hijo de Víctor Jiménez y Purificación Mantecón, quienes se dedicaban con éxito al comercio de vinos. A los pocos años sus padres se trasladan a una antigua casa de la calle Nueva. Tras estudiar Bachillerato con los jesuitas en el Puerto de Santa María, comenzó la carrera de Derecho impuesta por su padre en la Universidad de Sevilla, aunque no finalizó sus estudios. Los poemas de Rubén Darío, el miembro más destacado del Modernismo en la poesía hispánica, le conmovieron especialmente en su juventud.

En 1900 publicó sus dos primeros libros de textos, "Ninfeas" y "Almas de violeta". La muerte de su padre en este mismo año y la ruina familiar le causaron una honda preocupación, vivida intensamente a causa de su carácter hiperestésico, y en 1901 será ingresado con depresión en un sanatorio en Burdeos, donde tuvo una aventura amorosa con la mujer de su psiquiatra.


juanramnjimnezjoven Juan Ramón Jiménez, joven

En 1905 regresa a su pueblo natal residiendo en la casa de la calle Aceña, por la muerte de su padre y los problemas económicos por los que atravesaba su familia. Este periodo, coincide con la etapa de mayor producción literaria. Entre los que figuran, en la Segunda Antología Poética (terminada de imprimir en 1922), los libros en verso: “Pastorales” (1903-1905); “Olvidanzas” (1906-1907); “Baladas de primavera” (1907); “Elejías”(1907•1908); “La soledad sonora” (1908); “Poemas májicos y dolientes” (1909); “Arte menor” (1909);” Poemas agrestes” (1910-1911); “Laberinto” (1910-1911); “Melancolía” (1910-1911); “Poemas impersonales” (1911); “Libros de amor” (1911-1912); “Domingos (Apartamiento: 1)” (1911-1912); “El corazón en la mano (Apartamiento: 2)” (1911-1912); “Bonanza (Apartamiento: y 3) (1911-1912); “La frente pensativa” (1911-1912); “Pureza” (1912); “El silencio de oro” (1911 -1913); “Idilios” (1912-l913), todos escritos durante su estancia en la casa. En verso y prosa son los libros “Esto” (1908•1911) y el sugerente título “Historias” (1909- 1912).

Seis años más tarde se traslada a Madrid, donde conoce a Zenobia Camprubí Aymar en 1913, de quién se enamora profundamente. Hizo varios viajes a Francia y luego a Estados Unidos, donde en 1916 se casó con Zenobia. Este hecho y el redescubrimiento del mar será decisivo en su obra, escribiendo "Diario de un poeta recién casado". Esta obra marca la frontera entre su etapa sensitiva y la intelectual. Desde este momento crea una poesía pura con una lírica muy intelectual. En 1918 encabeza movimientos de renovación poética, logrando una gran influencia en la Generación del 27. Del año 1921 al 1927 publíca en revistas parte de su obra en prosa, y de 1925 a 1935 publíca sus "Cuadernos", donde publíca la mayoría de sus escritos. A partir de 1931, la esposa del poeta sufrirá los primeros síntomas de un cáncer que acabará con su vida.


sellodedicadoajuanramon

En 1936 se vio obligado a abandonar España al estallar la Guerra Civil Española, trasladandose a Washington. Este momento marca en su obra, el paso de la etapa intelectual a la etapa suficiente o verdadera. En 1946 el poeta permanece hospitalizado ocho meses a causa de otra crisis depresiva. En 1950 se vuelve a trasladar a Puerto Rico, dando clases en la Universidad de Puerto Rico.

En 1956 la Academia Sueca le otorga el Premio Nobel de Literatura en Puerto Rico, donde ha vivido gran parte de su vida en el exilio y donde trabaja como profesor en la Universidad. Tres días después, muere su esposa en San Juan. Él jamás se recuperará de esta pérdida y permanece en Puerto Rico mientras que, Don Jaime Benítez, rector del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, acepta el premio en su nombre. Juan Ramón Jiménez fallece dos años más tarde, en la misma clínica en la que había fallecido su esposa. Sus restos fueron trasladados a España.


Su poesía


0portadaintermediavicen

Aunque por edad pertenece a la segunda generación, tiene una estrecha relación con las dos que la rodean. Se sumó al modernismo, siendo maestro de muchos de los autores vanguardistas.

Busca conocer la verdad y de esta manera alcanzar la eternidad. La exactitud para él, es la belleza. La poesía es una fuente de conocimiento, para captar las cosas.

Juan Ramón Jiménez tiene una poesía panteística, exacta y precisa. Su poesía evoluciona de forma que se distinguen dos épocas. La primera acaba al iniciarse la segunda en 1916. Escribió el «Diario de un poeta recién casado» en el que cuenta su luna de miel en EEUU.

0poemasmjicosydolientes

Los temas son el amor, la realidad de las cosas... otro de sus éxitos fue «poemas májicos y dolientes», extravagante título en el que se destaca la forma personal de escribir de Juan Ramón, que siempre escribía «j» antes de «e, i».

Juan Ramón tuvo siempre presente a su ciudad natal como inspiración y referente, tal como quedó reflejado en su toda su obra.

"Te llevaré Moguer a todos los lugares y a todos los tiempos, serás por mí, pobre pueblo mío, a despecho de los logreros, inmortal".

“Te he dicho Platero que el alma de Moguer es el vino, ¿verdad?. No; el alma de Moguer es el pan. Moguer es igual que un pan de trigo, blanco por dentro como el migajón, y dorado en torno -¡oh sol moreno!- como la blanda corteza”.


0plateroyyodibujodesezd

Platero y yo. Dibujo de Sáez de Tejeda



ETAPAS DE SU OBRA


La crítica suele dividir su trayectoria poética en tres etapas: sensitiva, intelectual, suficiente o verdadera.


0juanramnjimnezpordanie

Juan Ramón Jiménez, por Daniel Vázquez Díaz


La etapa sensitiva (1898–1915)

Esta etapa se subdivide a su vez en dos sub-etapas; la primera abarca hasta 1908; la segunda, hasta 1916. La primera está marcada por la influencia de Bécquer, el Simbolismo y un Modernismo de formas tenues, rima asonante, verso de arte menor y música íntima. En ella predominan las descripciones del paisaje como reflejo del alma del poeta, un paisaje que no es natural ni fruto de paseos como el de Machado, sino sometido al estatismo de un jardín interior, al intimismo de un orden. Predominan los sentimientos vagos, la melancolía, la música y el color desvaído, los recuerdos y ensueños amorosos. Se trata de una poesía emotiva y sentimental donde se trasluce la sensibilidad del poeta a través de una estructura formal perfecta. Pertenecen a esta etapa Rimas (1902), Arias tristes (1903), Jardines lejanos (1904), Elegías (1907). La segunda época se vierte en la forma del arte mayor (endecasílabos y alejandrinos), la rima consonante, el estrofismo clásico (sonetos, serventesios); denota una mayor impronta modernista, del Simbolismo francés (Charles Baudelaire, Paul Verlaine) y del decadentismo anglofrancés (Walter Pater, fundamentalmente). Recientemente ha sido descubierto un libro escrito entre 1910 y 1911, Libros de amor, con una poesía carnal y erótica. El poeta logra perfectas cumbres parnasianas, especialmente en los sonetos; pertenecen a esta sub-etapa La Soledad Sonora (1911), Pastorales (1911), Laberinto (1913), Platero y yo (elegía andaluza) (1914) y Estío (1916), entre otros. Hacia el final de esta etapa el poeta empieza a sentir el hastío de los ropajes sensoriales del Modernismo y preocupaciones relacionadas con el tiempo y la posesión de una belleza eterna.


0platero

Platero y yo, fechada por su autor en 1914, se convirtió en la obra más popular del poeta, escrita en una espléndida prosa, que suavemente lleva al lector a través de un cuidadoso retablo de imágenes poéticas que nos conducen desde la presentación de este borriquete:

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.
Hasta su muerte y, claro, la ascensión del pollino al cielo... de Moguer: «Platero, tú nos ves, ¿verdad?», preguntamos siguiendo la letra de Juan Ramón Jiménez.

Estío (1916) supone el cambio hacia la segunda etapa de Juan Ramón. El poeta se aleja del Modernismo en busca de una mayor depuración de la palabra. Desaparecen los ambientes nostálgicos, evocados y soñados, en favor de una realidad más concreta.



La etapa intelectual (1916–1936)


0juanramonjimenez

Su primer viaje a América y el contacto con la poesía en inglés (Yeats, William Blake, Emily Dickinson, Shelley) marca profundamente esta segunda etapa (1916–1936), bautizada por él mismo como Época intelectual y que le vincula a la corriente literaria del Novecentismo. Se produce un hecho fundamental: el descubrimiento del mar como motivo trascendente. El mar simboliza la vida, la soledad, el gozo, el eterno tiempo presente. Se inicia asimismo una evolución espiritual que lo lleva a buscar la trascendencia.

En su deseo de salvarse ante la muerte, se esfuerza por alcanzar la eternidad, y eso sólo puede conseguirlo a través de la belleza y la depuración poética. Suprime, pues, toda la musicalidad, los argumentos poéticos, la aparatosidad externa y ornamental anterior para adentrarse en lo profundo, en lo bello, en lo puro, en lo esencial.

De esta época destacan Diario de un poeta recién casado (1916), Primera antología poética, (1917), Eternidades (1918), Piedra y cielo (1919), Poesía (1917–23) y Belleza (1917–23).

Con Diario de un poeta recién casado, titulado posteriormente (en 1948) Diario de poeta y mar (para incluir el segundo apellido de su esposa, Aymar), se inicia esta nueva etapa en la obra de Juan Ramón. Se trata de una poesía sin anécdota, sin los «ropajes del modernismo», una poesía estilizada y depurada, donde el poeta admira todo lo que contempla. Este poemario surge como fruto de su viaje a América. En el Diario, Juan Ramón experimenta con los temas y las formas, y abre una nueva corriente poética, que será explotada por algunos miembros de la Generación del 27.


0piedraycielo

En Piedra y cielo (1919) el tema central es ya la creación poética: la poesía como actividad, el poema como objeto artístico y el poeta como dios-creador de un universo nuevo. Se abre así una nueva línea temática que Juan Ramón ya no abandonará: la búsqueda de la sublimación poética y la intensificación creativa de una poesía pura, esquemática.

La Estación total (1923–36). Recoge los últimos poemas escritos en España. El 22 de agosto de 1936, Juan Ramón marcha al exilio.



La etapa suficiente o verdadera (1937–1958)

Pertenece a la época suficiente o verdadera todo lo escrito durante su exilio americano. Juan Ramón continúa replegado en sí mismo en busca de la belleza y la perfección. Su ansia por la trascendencia lo lleva a una cierta mística e identificarse con Dios y la belleza en uno. Su lengua poética se transforma en una especie de idiolecto poblado de múltiples neologismos (ultratierra, deseante...). Tras un período de relativo silencio, publica Animal de fondo (1949), Tercera antología poética (1957), En el otro costado (1936–42) y Dios deseado y deseante (1948–49).

En Animal de fondo el poeta busca a Dios «sin descanso ni tedio». Pero ese dios no es una divinidad externa al poeta, sino que se halla en él y en su obra («tu esencia está en mí, como mi forma»; «en el mundo que yo por ti y para ti he creado»). Ese dios al que se refiere es causa y fin de la belleza.

Dios deseado y deseante (1948–49) supone la culminación de Animal de fondo. El poeta llega incluso a identificarse con ese dios que tanto ha buscado. Un dios que existe dentro y fuera de él, un dios que es deseado y deseante.


0plateroyyo

Juan Ramón revisó concienzudamente a lo largo de su vida su obra. El poemario Leyenda (1896–1956), publicado póstumamente por Antonio Sánchez Romeralo en 1978, y en edición corregida por María Estela Arretche en 2006 (Madrid: Visor), recoge la obra poética íntegra del autor tal como éste quiso que se publicara.


OBRA

Almas de violeta, 1900
Ninfeas, 1900
Rimas, 1902
Arias tristes, 1903
Jardines lejanos, 1904
Elejias puras, 1908
Elejias intermedias, 1909
Las hojas verdes, 1909
Elejias lamentables, 1910
Baladas de primavera, 1910
La soledad sonora, 1911
Pastorales, 1911
Poemas majicos y dolientes, 1911
Melancolía, 1912
Laberinto, 1913
Platero y yo, (Edición reducida)1914
Estio, 1916
Sonetos espirituales, 1917
Diario de un poeta recién casado, 1917
Platero y yo, (edición completa) 1917
Eternidades, 1918
Piedra y cielo, 1919
Segunda antolojia poética, 1922
Poesía, 1923
Belleza, 1923
Cancìon, 1936
Voces de mi copla, 1945
La estación total, 1946
Romances de Coral Gables, 1948
Animal de fondo, 1949

0juanramnjimnez3


Ediciones recientes

Cuadernos, F. Garfias, Madrid, Taurus, 1960
Diario de un poeta recién casado, A. Sánchez Barbudo, Barcelona, Labor, 1970
Animal de fondo, A. Crespo, Madrid, Taurus, 1981
Antología en prosa, A. Crespo, Madrid, Taurus, 1981
Arias tristes, A. de Albornoz, Madrid, Taurus, 1981
Poesía. Edición del Centenario, 20 vol., Madrid, Taurus, 1982
Elegías, F. Garfias, Madrid, Taurus, 1982
Espacio, A. de Albornoz, Madrid, Taurus, 1982
Eternidades, V. García de la Concha, Madrid, Taurus, 1982
La realidad invisible, A. Sánchez Romeralo, Londra, Taurus, 1983
Antología poética, A. Crespo, Barcelona, Seix Barral, 1985
Guerra de España, A. Crespo, Barcelona, Seix Barral, 1985
Selección de poemas, G. Azam, Madrid, Castalia, 1987
Ideología, A. Sánchez Romeralo, Barcelona, Anthropos, 1990
Platero y yo,M. P. Predmore, Madrid, Espasa-Calpe, 1992
Cartas. Antología, F. Garfias, Madrid, Espasa-Calpe, 1992
Antología poética, J. Blasco, Madrid, Catedra, 1993
Segunda antología poética (1998-1918), J. Urrutia, Madrid, Espasa-Calpe, 1993
Libros de Madrid, AS. Robayna, JLL. Bretones, F. Utrera, Madrid, HMR, 2001


0juanramnjimnez5


Bibliografía

A. Pau ,Juan Ramón Jiménez. El poeta en el jardín (Madrid, 1999).
C. Vidal ,Checas de Madrid (Barcelona, Belacqva, 2003, p. 179).
E. Díez-Canedo, Juan Ramón Jiménez en su obra (México, 1944)
R. Gullón, Conversaciones con Juan Ramón Jiménez (Madrid, 1958)
J . Guerrero Ruiz, Juan Ramón de viva voz (Madrid, 1961)
M. P. Predmore, La obra en prosa de Juan Ramón Jiménez (Madrid, 1966)
P.R. Olson, Circle of Paradox:Time and Essence in the Poetry of Juan Ramón Jiménez (Baltimore, 1967)
M. A. Salgado, El arte polifacético de las caricaturas líricas juanramonianas (Madrid, 1968)
Mª T. Font, «Espacio»: autobiografía lírica de Juan Ramón Jiménez (Madrid, 1973)
G. Palau de Nemes, Vida y obra de Juan Ramón Jiménez (Madrid, 1976)
A. Campoamor González, Vida y poesía de Juan Ramón Jiménez (Madrid, 1976)
A. De Albornoz (ed.), Juan Ramón Jiménez (Madrid, 1981)
A. Campoamor, Bibliografía general de Juan Ramón Jiménez (Madrid, 1982)
F. J. Blasco, La Poética de Juan Ramón Jiménez. Desarrollo, contexto y sistema (Salamanca, 1982)
M. Juliá, El universo de Juan Ramón Jiménez (Madrid, 1989)
Mateo de Paz, Juan Ramón Jiménez el poeta, Biografía literaria destinada al público infantil (Madrid, El Rompecabezas, 2007).



Casa Museo Zenobia y Juan Ramón Jiménez


1casadelacallenuevamuse

La Casa Museo Zenobia y Juan Ramón se encuentra en la calle Juan Ramón Jimánez, nº 10 de Moguer, Provincia de Huelva (España).

Es un edificio del siglo XVIII. En los últimos años ha sido restaurada en profundidad para recuperar todo el edificio de los importantes problemas que tenia como consecuencia del paso del tiempo. En el año 2004 fue declarada, por la Junta de Andalucía, Bien de Interés Cultural.

Juan Ramón Jiménez se trasladó a ella en 1883 a la edad de dos años. En ella vivió hasta los veinte años, momento en el que murió su padre.

Buena parte de la producción literaria del “Andaluz Universal” se centra en este ámbito familiar, según escribe el propio poeta:

"es la que llenó de esperiencia que luego serían entes y sombras de mi niñez y mi primera juventud".


0zenobiacamprubideorige

Zenobia Camprubi catalana de origen puertoriqueño, fue la esposa de Juan Ramon Jimenez.


Estructura de la casa. Consta de dos pisos, azotea, patio y corral.

La fachada principal es de arquitectura andaluza con predominio de elementos barrocos tardíos. Las ventanas de hierro forjado, balcón corrido, y el tejaroz o guardapolvo de pizarra gris.


1entradaapatiodelacasam

Entrada a patio de la Casa Museo Zenobia y Juan Ramón Jimenez en Moguer


1accesodelacasamuseozen

El patio central de la vivienda esta cubierto con una montera de cristales de colores, marca el eje central de la casa y a su alrededor se distribuyen las habitaciones.


entradadelacasamuseozen

En la planta baja encontramos el Zaguán que sirve de acceso desde la calle "Juan Ramón Jimenez", el patio donde se encuentra la recepción, y cuatro habitaciones en las que se situan los espacios expositivos "Prologo", "La biblioteca personal", "Las revistas de Zenobia y Juan Ramón" y "Exposiciones temporales". La biblioteca particular que el poeta tenía en Madrid esta compuesta por miles de volúmenes. También se encuentra, en esta planta baja, el patio de la casa repleto de flores y el corral donde se sitúa el pesebre de Platero.

0entradaaplantaaltadela

Entrada a planta alta de la Casa Museo Zenobia y Juan Ramón Jimenez en Moguer

En la planta alta encontramos alrederor del patio central, seis habitaciones en las que se situan los espacios expositivos "Los primeros versos", "Tiempos de busqueda", "El encuentro con la belleza", "El exilio", "J.R.J. Universal" y "Zenobia". En ellas, encontramos los objetos personales del matrimonio Jiménez, ediciones de Platero y yo en múltiples idiomas, objetos de Juan Ramón, retratos y cuadros, el despacho de Juan Ramón, manuscritos, etc.

detalledeplateroenlacas

Detalle de Platero en la Casa Museo Zenobia y Juan Ramón Jimenez en Moguer (Huelva).

Fue convertida a casa museo en el año 1956. En la creación de la casa museo colaboró directamente Zenobia y tras su fallecimiento el propio Juan Ramón Jiménez se interesó por la dotación del Museo enviando libros, muebles y numerosos objetos personales. Donó su biblioteca particular que estaba en España y lo que de su propiedad existía en el Museo Romántico de Madrid, además de la mitad del importe del Nobel (la otra mitad la legó a la Sala “Zenobia y Juan Ramón” de la Universidad de Río Piedras en Puerto Rico). Importante fue también el apoyo de la Diputación Provincial de Huelva que compró el inmueble, así como el Ayuntamiento del Moguer y otras personas que colaboraron.


1zenobia

Del año 2001 al 2007 permaneció cerrado debido a la ejecución del proyecto de restauración integral del inmueble y del propio museo. El pasado 26 de diciembre de 2007 fue reinaugurada con la pretensión de constituirse en un espacio de referencia para el estudio de la obra juanramoniana. Las obras de restauración y redistribución interior han devuelto al edificio al estado original en el que se encontraba cuando vivía en él Juan Ramón, mientras que el proyecto museográfico ha dotado a la vivienda de todas las instalaciones necesarias para que el legado documental, artístico y personal del Nobel y de su esposa pueda mostrarse con mayor comodidad y amplitud.


1saladelacasamuseozenob

El objetivo principal del nuevo museo es acercar al público, al Juan Ramón Jiménez menos conocido, a través de un recorrido por los objetos personales que rodearon su vida, sus sonidos, sus textos e imágenes. Todo ello desde una visión didáctica, conseguida gracias a la reforma del acondicionamiento planteada por el nuevo proyecto museístico, que añade aspectos audiovisuales.

La casa-museo Zenobia y Juan Ramón Jiménez tiene un nuevo enfoque, dirigido al turismo cultural. La reforma integral de la típica casa señorial andaluza ofrece un amplio abanico de posibilidades que dinamizan la obra del poeta, poniéndola en valor y que recrean una etapa de la historia de Moguer y de Andalucía en general. De este modo, cada una de las dependencias se vincula a una etapa o aspecto de su vida o creación. Así, el despacho (en la planta alta) está relacionado con los primeros versos del Nobel cuando, tras un ligero coqueteo con la pintura, decidió que su vocación estaba realmente en la poesía.


1dormitoriodelacasamuse

El dormitorio es “El encuentro con la belleza” y con ello, se invoca al momento en que el escritor conoce a su esposa Zenobia Camprubí, y que pese a las reticencias de la joven, el poeta consiguió enamorarla a través de las traducciones que realizaron conjuntamente del Nobel bengalí Rabindranath Tagore. Otro ejemplo, de este periplo de estancias y episodios biográficos se encuentra en el salón, que es el recuerdo del doloroso exilio, siendo lo más terrible la pérdida de la esperanza de volver a España.

La colección de la casa-museo está compuesta por la biblioteca y hemeroteca personal del poeta, con 3.700 volúmenes y 7.500 revistas en inglés, alemán, francés y español, además de mobiliario y enseres personales y una importante colección de pinturas.


1despachodelacasamuseoz

Despacho de Juan Ramón Jimenez, de la Casa Museo Zenobia y Juan Ramón Jimenez en Moguer. Huelva.



Casa de la calle Aceña de Juan Ramón Jiménez


4lacasadelacalleaceadej

La Casa de la calle Aceña de Juan Ramón Jiménez se encuentra en la actual calle Santa Ángela de la Cruz número 5 de Moguer, Provincia de Huelva (España). En esta casa vivió Juan Ramón entre 1905 y 1912, a su regreso de Madrid, con su madre y su hermano Eustaquio. Tras largas ausencias de Moguer por cuestiones de salud, regresó en 1905 instalándose en esta casa ya que, por la muerte de su padre y los problemas económicos por los que atravesó su familia, tuvieron que vender la casa de la calle Nueva (Casa Museo). Fue comprada por la familia el 13 de abril de 1896.

El período que Juan Ramón vive en la Casa, de la entonces calle Cristóbal Colón, coincide con la etapa de mayor producción literaria. Entre los que figuran, en la Segunda Antología Poética (terminada de imprimir en 1922), los libros en verso: “Pastorales” (1903-1905); “Olvidanzas” (1906-1907); “Baladas de primavera” (1907); “Elejías”(1907•1908); “La soledad sonora” (1908); “Poemas májicos y dolientes” (1909); “Arte menor” (1909);” Poemas agrestes” (1910-1911); “Laberinto” (1910-1911); “Melancolía” (1910-1911); “Poemas impersonales” (1911); “Libros de amor” (1911-1912); “Domingos (Apartamiento: 1)” (1911-1912); “El corazón en la mano (Apartamiento: 2)” (1911-1912); “Bonanza (Apartamiento: y 3) (1911-1912); “La frente pensativa” (1911-1912); “Pureza” (1912); “El silencio de oro” (1911 -1913); “Idilios” (1912-l913), todos escritos durante su estancia en la casa. En verso y prosa son los libros “Esto” (1908•1911) y el sugerente título “Historias” (1909- 1912).

En el año 2004 fue declarada por la Junta de Andalucía Bien de Interés Cultural.


63285930

La Casa de la calle Aceña de Juan Ramón Jiménez, está fechada en la segunda mitad del siglo XIX. Se trata de un edificio que sigue las pautas de la vivienda barroca muy extendida en la localidad en esa época. Es una vivienda unifamiliar de dos plantas de altura y cubierta en azotea, compuesta de tres cuerpos o crujías con habitaciones laterales, cuarto de baño, cocina, dependencias similares en el principal, y patio y corral de planta irregular. Está conectada por el patio y el comedor con el almacén en planta baja de la vivienda n° 3 de la misma calle que fue construida en 1976 en el solar que ocupaba la bodega aneja. Actualmente sólo se conserva parte de dicha bodega, con un lagar en el tramo final del edificio. La fachada principal, de composición sencilla, se abre a la calle de la Aceña y consta de puerta de acceso a planta baja centrada y vanos laterales con rejas de hierro de tubo fundido, tres balcones y escalera de acceso a la planta alta.




Casa Natal Juan Ramón Jiménez


3casanataljuanramnjimne

La Casa Natal Juan Ramón Jiménez se encuentra en Moguer, Provincia de Huelva (España). En la Casa natal Juan Ramón Jiménez, nació el 23 de diciembre de 1881, el Nobel Juan Ramón Jiménez. En ella vivió durante dos años. La casa la inmortalizó en su obra maestra Platero y yo en el capítulo “La casa de la calle Ribera”:

“Aquí en esta casa grande hoy cuartel de la guardia civil, nací yo, Platero…. “

En el año 2004 fue declarada por la Junta de Andalucía Bien de Interés Cultural. Desde el año 2001 al 2007 ha sido sede de la Casa museo y la Fundación Juan Ramón Jiménez, mientras se ejecutaba la restauración integral de la Casa Museo Zenobia y Juan Ramón. En la actualidad se está acondicionando para albergar el "Museo Naval".


2autorplateromujer

Foto de Juan Ramón Jiménez y su esposa Zenobia. En 1905 el poeta regresa a Moguer y en 1911 se traslada a Madrid, donde vive durante algunos años. Más tarde hizo varios viajes por Europa y Estados Unidos, en donde se casó en 1916 con la catalana Zenobia Camprubí Aymar.



Fuentepiña


5fuentepia

"Fuentepiña" es como se denomina a la casa de campo situada a escasos dos kilómetros de la localidad de Moguer, (Huelva, España), en el paraje del mismo nombre y en la "Finca Santa Cruz de Vista Alegre".

La importancia de esta finca es capital en las obras del poeta Juan Ramón Jiménez, que la evoca continuamente en obras suyas como “Platero y yo”. Tal vez por eso o por la belleza del lugar es por lo que Juan Ramón decidió enterrar a su amado Platero junto a la casa bajo el pino centenario.

Esta tarde he ido con los niños a visitar la sepultura de Platero, que está en el huerto de la Piña, al pie del pino redondo y paternal. En torno, abril había adornado la tierra húmeda de grandes lirios amarillos.

Cantaban los chamarices allá arriba, en la cúpula verde, toda pintada de cenit azul, y su trino menudo, florido y reidor, se iba en el aire de oro de la tarde tibia, como un claro sueño de amor nuevo.

Los niños, así que iban llegando, dejaban de gritar. Quietos y serios, sus ojos brillantes en mis ojos me llenaban de preguntas ansiosas.

¡Platero amigo¡ - le dije a la tierra-: si como pienso estás ahora en un prado del cielo y llevas sobre tu lomo peludo a los ángeles adolescentes, ¿me habrás, quizá, olvidado? Platero, dime: ¿te acuerdas aún de mí?

……. “Platero y Yo” Cap. CXXXV


La finca "Santa Cruz de Vista Alegre" tiene una superficie de 14,45 Has. y esta constituida por una amplia extensión de pinares, construcciones de almacén y la casa de descanso del poeta, desde la que hay una espectacular vista del nucleo urbano moguereño. En el año 2004 fue declarada, por la Junta de Andalucía, Bien de Interés Cultural como Sitio Histórico junto al entorno de la casa y el Paraje de Fuentepiña.


5fuentepiarboldondeeste

Árbol donde está enterrado Platero. Cas de Juan Ramón Jiménez de Fuentepiña. Moguer. Huelva



Platero y yo


5platero2

Platero y Yo (elegía andaluza), más conocido de forma abreviada como Platero y yo, es una narración lírica de Juan Ramón Jiménez que recrea poéticamente la vida y muerte del burro Platero, dedicada «a la memoria de Aguedilla, la pobre loca de la calle del Sol que me mandaba moras y claveles» y formada por breves capítulos. Este fragmento es el comienzo del libro, que los estudiantes aprenden de memoria:

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.
En 1914, la editorial La Lectura, de Madrid, publicó una selección de 63 capítulos, hecha por el autor, en su colección Biblioteca Juventud. Este hecho, junto con el prólogo titulado «Advertencia a los hombres que lean este libro para niños», dio lugar a que la obra fuese erróneamente encasillada en el género de la literatura infantil.

Cuando en 1917 se publicó la edición completa, compuesta por 138 capítulos (Editorial Calleja, Madrid), quedaba claro que Platero era un texto adulto, aunque por su sencillez y transparencia se adecuara perfectamente a la imaginación y al gusto de los niños. Algunos capítulos encerraban una cierta crítica social, revelando una dimensión del autor que muchos tardaron en advertir. El propio Juan Ramón, en un «prologuillo» a la edición aclaraba: «Yo nunca he escrito ni escribiré nada para niños, porque creo que el niño puede leer los libros que lee el hombre, con determinadas excepciones que a todos se le ocurren».


0portada

El poeta tenía la intención de ampliar el texto hasta los 190 capítulos; de hecho, existen tres adicionales, escritos en la década de 1920. Juan Ramón planeó también una segunda parte, denominada Otra vida de Platero, de la que incluso esbozó algunos títulos. Un proyecto que, como el de publicar Platero y yo en cuadernos sueltos, no llegaría nunca a ver la luz.

Por la cuadra en silencio, encendiéndose cada vez que pasaba por el rayo de sol de la ventanilla, revolaba una bella mariposa de tres colores...


6burritoplaterog

Monumento a Platero.



Fundación Juan Ramón Jiménez


39956861

Esta institución es un consorcio administrativo constituido por la Diputación provincial de Huelva, el Ayuntamiento de Moguer y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Tiene su sede en la Casa Museo Zenobia y Juan Ramón

La Fundación Juan Ramón Jiménez se crea el 7 de mayo de 1987 con el fin de gestionar y custodiar la Casa Museo "Zenobia y Juan Ramón", promocionar y editar estudios sobre la obra y vida del autor, y custodiar los originales, documentos, residencias y biblioteca del poeta.

De ella depende el Centro de Estudios Juanramoniano que, entre otras funciones, cataloga los fondos propios de la Fundación y los estudios dedicados al poeta, ofrece material y becas para el estudio de su obra y organiza simposios, encuentros y cursos sobre Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí.

Entre las conmemoraciones Juanramonianas que organiza anualmente la Fundación Juan Ramón Jiménez, cabe destacar:

La concesión del Premio Hispanoamericano de poesía Juan Ramón Jiménez que concede anualmente la "Fundación".

El encuentro anual de poesía Voces del extremo patrocinado por la Fundación desde 1999, y organizado el poeta y ensayista moguereño Antonio Orihuela. Estos encuentros se encuadran dentro del movimiento poético denominado poesía de la conciencia, nueva poesía social o poesía política.

Ocasionalmente dintingue a personas u entidades con los siguiente distinciones:

La imposición del Perejil de plata, por la difusión y conocimiento de la obra del Nobel moguereño. Distinción como Miembro de honor de la Fundación.


5dibujodelpremioperejil

Dibujo del Premio -Perejil de Plata- que concede la Fundación Juan Ramón Jiménez de Moguer



CONTINUA MÁS ABAJO...
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 10 Marzo 2009, 17:51; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
... CONTINUACIÓN



EL NOBEL


1fachadadelastockholmko

Fachada de la Stockholm Konserthuset, donde se entregan los premios Nobel y Polar Music.

El Premio Nobel, se otorga cada año a personas que hayan hecho investigaciones sobresalientes, inventado técnicas o equipamiento revolucionario o hayan hecho contribuciones notables a la sociedad. Los premios se instituyeron como última voluntad de Alfred Nobel, inventor de la dinamita e industrial sueco. Nobel firmó su testamento en el Club Sueco-Noruego de París el 27 de noviembre de 1895. Se sentía culpable por su responsabilidad como empresario enriquecido a través de una industria productora de dinamita cuyo principal mercado era la minería, pero también la guerra. Ésa puede haber sido la motivación principal de su afamado testamento, quizás unida a la costumbre de la época de realizar acciones para hacer trascender su nombre al morir.



El testamento de Alfred Nobel


1alfredbernhardnobel

Alfred Bernhard Nobel. Según se recoge en el testamento de Alfred Bernhard Nobel:

La totalidad de lo que queda de mi fortuna quedará dispuesta del modo siguiente: el capital, invertido en valores seguros por mis testamentarios, constituirá un fondo cuyos intereses serán distribuidos cada año en forma de premios entre aquéllos que durante el año precedente hayan realizado el mayor beneficio a la humanidad. Dichos intereses se dividirán en cinco partes iguales, que serán repartidas de la siguiente manera: una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento o el invento más importante dentro del campo de la física; una parte a la persona que haya realizado el descubrimiento o mejora más importante dentro de la química; una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento más importante dentro del campo de la fisiología y la medicina; una parte a la persona que haya producido la obra más sobresaliente de tendencia idealista dentro del campo de la literatura, y una parte a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz. Los premios para la física y la química serán otorgados por la Academia Sueca de las Ciencias, el de fisiología y medicina será concedido por el Instituto Karolinska de Estocolmo; el de literatura, por la Academia de Estocolmo, y el de los defensores de la paz, por un comité formado por cinco personas elegidas por el Storting (Parlamento) noruego. Es mi expreso deseo que, al otorgar estos premios, no se tenga en consideración la nacionalidad de los candidatos, sino que sean los más merecedores los que reciban el premio, sean escandinavos o no.



Premios NOBEL de Literatura


01medallanobel

El Premio Nobel de Literatura es uno de los 5 premios que el millonario sueco Alfred Nobel especificó en su testamento. Según sus palabras, el premio debía entregarse cada año «a quien haya producido en el campo de la literatura la obra más destacada, en la dirección ideal». La institución encargada de seleccionar al ganador es la Academia Sueca (en sueco, Svenska Akademien).

Diez de los autores galardonados con el premio en el siglo XX fueron de habla hispana: los españoles José Echegaray y Eizaguirre, Jacinto Benavente, Juan Ramón Jiménez, Vicente Aleixandre, y Camilo José Cela; los chilenos Gabriela Mistral y Pablo Neruda; el guatemalteco Miguel Ángel Asturias; el colombiano Gabriel García Márquez y el mexicano Octavio Paz y el portugues José Saramago, considerado como hispano.


Lista de autores galardonados:

v 1901- Sully Prudhomme; René François Armand (Francia).
v 1902- Theodor Mommsen (Alemania).
v 1903- Bjørtjerne Bjørnson (Noruega).
v 1904- José Echegaray y Eizaguirre (España). Compartido con Frédéric Mistral (Francia).
v 1905- Henryk Sienkiewicz (Noruega).
v 1906- Giosuè Carducci (Italia).
v 1907- Rudyard Kipling (Gran Bretaña).
v 1908- Rudolf C. Eucken (Alemania).
v 1909- Selma O.L. Lagerlöf (Suecia).
v 1910- Paul von Heyse (Alemania).
v 1911- Maurice Maeterlinck (Bélgica).
v 1912- Gerhart Hauptmann (Alemania).
v 1913- Rabindranath Tagore (India).
v 1914- NO CONCEDIDO.
v 1915- Romain Rolland (Francia).
v 1916- Carl Gustav Verner von Heidenstam (Suecia).
v 1917- Karl Gjellerup; Henrik Pontoppidan (Dinamarca).
v 1918- NO CONCEDIDO.
v 1919- Carl Spitteler (Suiza).
v 1920- Knut Hamsun (Noruega).
v 1921- Anatole France (Francia).
v 1922- Jacinto Benavente (España).
v 1923- William Butler Yeats (Irlanda).
v 1924- Wladyslaw Stanislaw Reymont (Polonia).
v 1925- George Bernard Shaw (Gran Bretaña).
v 1926- Grazia Deledda (Italia).
v 1927- Henri Bergson (Francia).
v 1928- Sigrid Undset (Noruega).
v 1929- Thomas Mann (Alemania).
v 1930- Sinclair Lewis (EEUU).
v 1931- Erik Axel Karlfeldt (Suecia).
v 1932- John Galsworthy (Gran Bretaña).
v 1933- Iván Alexéievich Bunín (URSS).
v 1934- Luigi Pirandello (Italia).
v 1935- NO CONCEDIDO.
v 1936- Eugene Gladstone O’Neill (EEUU).
v 1937- Roger Martin du Gard (Francia).
v 1938- Pearl Buck (EEUU).
v 1939- Frans Eemil Sillanpää (Finlandia).
v 1940- NO CONCEDIDO.
v 1941- NO CONCEDIDO.
v 1942- NO CONCEDIDO.
v 1943- NO CONCEDIDO.
v 1944- Johannes V. Jensen (Dinamarca).
v 1945- Gabriela Mistral (Chile).
v 1946- Hermann Hesse (Alemania- Suiza).
v 1947- André Gide (Francia).
v 1948- Thomas Stearns Eliot (Gran Bretaña).
v 1949- William Faulkner (EEUU).
v 1950- Bertrand Russell (Gran Bretaña).
v 1951- Pär F. Lagerkvist (Suecia).
v 1952- François Mauriac (Francia).
v 1953- Winston Churchill (Gran Bretaña).
v 1954- Ernest Hemingway (EEUU).
v 1955- Halldór Laxness (Isalndia).
v 1956- Juan Ramón Jiménez (España).
v 1957- Albert Camus (Francia).
v 1958- Borís L. Pasternak (URSS). –rechazó el premio-
v 1959- Salvatore Quasimodo (Italia).
v 1960- Alexis Saint-Léger Léger (Francia).
v 1961- Ivo Andric (Yugoslavia).
v 1962- John Ernst Steinbeck (EEUU).
v 1963- Georgios Seferiadis (Grecia).
v 1964- Jean-Paul Sartre (Francia). –rechazó el premio-
v 1965- Mijaíl A. Shólojov (URSS).
v 1966- Shmuel Yosef H. Agnon (Israel).
v 1967- Miguel Angel Asturias (Guatemala).
v 1968- Yasunari Kawabata (Japón).
v 1969- Samuel Beckett (Irlanda).
v 1970- Alexandr I. Solzhenitsin (URSS).
v 1971- Pablo Neruda (Chile).
v 1972- Heinrich Böll (Alemania).
v 1973- Patrick V.M. White (Australia).
v 1974- Eyvind Johnson; Harry Martinson (Suecia).
v 1975- Eugenio Montale (Italia).
v 1976- Saul Bellow (EEUU).
v 1977- Vicente Aleixandre (España).
v 1978- Isaac Bashevis Singer (EEUU).
v 1979- Odiseo Elitis (Grecia).
v 1980- Czeslaw Milosz (Lituania-EEUU).
v 1981- Elias Canetti (Bulgaria- Gran Bretaña).
v 1982- Gabriel García Márquez (Colombia).
v 1983- William Golding (Gran Bretaña).
v 1984- Jaroslav Seifert (Checoslovaquia).
v 1985- Claude Simon (Francia).
v 1986- Wole Soyinka (Nigeria).
v 1987- Joseph Brodsky (EEUU).
v 1988- Naguib Mahfuz (Egipto).
v 1989- Camilo José Cela (España).
v 1990- Octavio Paz (México).
v 1991- Nadine Gordimer (Sudáfrica).
v 1992- Derek Walcott (Santa Lucía).
v 1993- Toni Morrison (EEUU).
v 1994- Kenzaburo Oé (Japón).
v 1995- Seamus Heaney (Irlanda).
v 1996- Wislawa Szymborska (Polonia).
v 1997- Dario Fo (Italia).
v 1998- José Saramago (Portugal).
v 1999- Günter Grass (Alemania).
v 2000- Gao Xingjian (China).
v 2001- Vidiadhar Surajprasad Naipaul (Trinidad y Tobago- Gran Bretaña).
v 2002- Imre Kertész (Hungría).
v 2003- John M. Coetzee (Sudáfrica).
v 2004- Elfriede Jelinek (Austria).
v 2005- Harold Pinter (Gran Bretaña).
v 2006- Orham Pamuk (Turquía).
v 2007- Doris Lessing (Gran Bretaña).
v 2008- Jean-Marie Gustave Le Clézio (Francia).



Primer Premio Nobel español en Literatura en 1904


josechegarayge2

En 1904, José de Echegaray compartió el Premio Nobel de Literatura con el poeta provenzal Frédéric Mistral, tras recibir la Academia Sueca presiones por parte de diplomáticos españoles para reconsiderar su decisión inicial de conceder el premio al dramaturgo catalán Àngel Guimerà, convirtiéndose así en el primer español en recibir un premio Nobel. El premio le fue entregado en Madrid, el 18 de marzo de 1905 por el Rey y la comisión sueca organizadora. La concesión del Nobel de Literatura escandalizó a las vanguardias literarias españolas y, en particular, a los escritores de la Generación del 98. En ese tiempo Echegaray no era considerado un dramaturgo excepcional y su obra era criticada muy duramente por escritores de tanto relieve como Clarín o Emilia Pardo Bazán aunque de un modo no siempre consecuente. En el propio Clarín pueden leerse críticas elogiosas. Él mismo mantuvo siempre una actitud distante con sus obras, no obstante contaba con la admiración de autores como Bernard Shaw o Pirandello. Pero Echegaray tenía un gran prestigio en la España de principios del siglo XX, un prestigio que alcanzaba los campos e la literatura, la ciencia y la política y una asentada fama en le Europa de su tiempo. Sus obras triunfaron en Londres, París, Berlín o Estocolmo.


012ramnmaradelvalleincl

Ramón María del Valle-Inclán Vs. José de Echegaray


Segundo Nobel español de Literatura en 1922


0benaventejacinto

Jacinto Benavente (1866-1954) Fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1922 "por haber continuado dignamente las tradiciones del teatro español". Entre sus obras más conocidas, destacan: "La malquerida", "Los intereses creados", "Pepa Doncel", "La ciudad alegre y confiada". Fue viajero por Iberoamérica, periodista y hombre inquieto. Académico de la lengua y fecundo escritor que llegó a escribir más de doscientas obras.

Benavente fue un dramaturgo que abordó casi todos los géneros teatrales. Su obra fue un cambio importante al melodramatismo de Echegaray, acercandose a los ambientes rurales y urbanos en un estilo costumbrista. Durante su carrera vivió el trayecto que va de ser saludado como gran renovador del panorama teatral a ser tachado de rémora conservadora, como hizo Pérez de Ayala.

Su condición de homosexual influyo fuertemente en que tras la victoria de las tropas de Franco su nombre fuera retirado de monumentos y calles.



Tercer Nobel español de Literatura en 1956


0juanramnjimnezz

Juan Ramón Jiménez (1881-1958), nació en Moguer (Huelva). Estudió Derecho en la Universidad de Sevilla, que abandonó (al igual que sus iniciales estudios de pintura) para dedicarse a la poesía. En 1900 se trasladó a Madrid, donde conoció a Rubén Darío y publicó sus primeros versos. Una grave enfermedad hizo que tuviera que ser internado en un sanatorio francés (1901-1902) y permanecer convaleciente hasta 1905. En 1916 viajó a los Estados Unidos. Hasta 1936 vivió en Madrid y al comenzar la guerra civil se exilió; vivió en Cuba, los Estados Unidos y Puerto Rico, donde murió en 1958. Había recibido el Premio Nobel de Literatura en 1956.

0plateroenbroncemoguerh

Platero en bronce. Moguer. Huelva. Su más famosa obra escrita en prosa poética fue "Platero y Yo" (1914).

Los primeros poemas de Juan Ramón Jiménez son de tipo modernista, con influencias de Bécquer y de los simbolistas franceses, y de estos años son Rimas (1902), Arias tristes (1903), Jardines lejanos (1904), Elegías (1908-10), Poemas mágicos y dolientes (1911), Pastorales (1911), Estío (1915) y una de sus más famosas obras escrita en prosa poética, Platero y yo (1914). La modernista deja de ser la técnica predominante en su poesía en las obras de lo que puede llamarse segunda época, a la que pertenecen los Sonetos espirituales (1917), el Diario de un poeta recién casado (1917), Eternidades (1918), Piedra y cielo (1922) y la importante Segunda antología poética (1922). En el exilio siguió publicando poesía; entre los libros de este periodo están La estación total (1946) y Animal de fondo (1949).


5rubndaro

Juan Ramón Jimenez, durante su juventud estuvo influenciado por Rubén Darío, uno de los grandes poetas del modernismo.


juanramnjimnezcaricatur

Juan Ramón Jiménez, caricatura



Enlaces Interesantes


Fundación Juan Ramón Jiménez: http://www.fundacion-jrj.es/

Centro Virtual Cervantes: http://cvc.cervantes.es/literatura/escritores/jrj/default.htm

Portal dedicado a Juan Ramón Jiménez, enlace: http://www.juanramonjimenez.com/

Juan Ramón Jiménez en el Portal de poesía A media voz: http://amediavoz.com/jimenez.htm

Juan Ramón Jiménez en el portal de poesía Los poetas: http://www.los-poetas.com/d/juanr.htm


azulejotpicoconpoesadej

Azulejo típico con poesía de Juan Ramón Jiménez.


juanramnjimnez

Tumba de Juan Ramón Jiménez


0monumentoajuanramnjimn

Monumento a Juan Ramón Jimánez, Plaza del Cabildo de Moguer (Huelva) España



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo dedicado a Juan Ramón Jiménez, tercer escritor español en conseguir el Nobel de Literatura. Este gran poeta, ganó el Nobel en 1956, mientras se encontraba exiliado en Puerto Rico.


Fuentes y agradecimientos a: wikipedia, juntadeandalucia. turismomoguer, rogeliosotela, biografiayvidas, mundocitas, fuenterrebollo, /pariendo-la-patria-buena.blogspot, cervantesvirtual, omerique, oronoz, sedice y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
La vida de Juan Ramón Jiménez, en 731 imágenes



elescritorjuntoasuesposb

El escritor, junto a su esposa, Zenobia Camprubí, en su viaje de novios. | Fundación JRJ

La vida del Premio Nobel onubense Juan Ramón Jiménez ha sido recogida en un sólo volumen, Álbum, a través de 731 imágenes, entre las que, además de numerosos retratos del poeta, se reproducen también manuscritos y portadas de sus primeras ediciones.

Editada por la Residencia de Estudiantes y Cajasol, esta iconografía juanramoniana, que se acompaña de una biografía de Javier Blasco, ha sido compilada por José Antonio Expósito, y cuenta con una introducción del escritor Andrés Trapiello.

El Álbum cuenta con la última fotografía que se le hizo al poeta en vida, el 30 de mayo de 1958, una curiosa instantánea tomada en el hospital, en la que el poeta, en silla de ruedas y en bata acaricia con ambas manos la cabeza de "Platero", un burrito de tamaño casi natural, confeccionado por alumnos de sexto de primaria con alambra y paja.

En esta fotografía, siete niños de sexto curso y su maestra, rodean al burrito de alambre y al poeta, quien aparece en numerosas fotografías de este volumen rodeado por escolares y jóvenes, sobre todo en la última etapa de su vida.

En Washington, al volante. Otra de las fotos más curiosas, editada a doble página, muestra a su esposa, Zenobia Camprubí, en Washington, al volante del magnífico "chevrolet" que el matrimonio compró en 1950.

Sobre Zenobia escribe Trapiello que "a ella le tocó sacar adelante a un hombre que parecía vivir en un perpetuo frenesí que lo levantaba desde el decaimiento hasta los estados de exaltación, de la ataraxia a los periodos de trabajo febril".

También hay imágenes tomadas en el patio de su casa de Moguer, en la Calle Obispo Infante, posando junto a su madre, Purificación Mantecón López-Parejo, en 1922, y en el mismo lugar y el mismo año posando con sus sobrinos Pepe y Blanca, y con su ahijado, Juan Ramón Jiménez Bayo, hijo de su hermano Eustaquio.

Precisamente, el Álbum se abre con una foto de época de la torre mudéjar de la iglesia de Nuestra Señora de la Granada, de Moguer, de la que el poeta dejó escrito: "La torre de Moguer de cerca, parece una Giralda vista de lejos".

El más antiguo de todos los retratos es uno de 1885 que muestra a un grupo de niños, entre los que se encuentra un Juan Ramón que puede no haber cumplido los cuatro años, ataviado con gorra y pajarita, con las manos entrelazadas y mirando al fotógrafo con seriedad.

Instantáneas infantiles. También se conserva otro retrato de sus cinco años, vestido de marinero, y sus biógrafos gráficos han seleccionado reproducciones fotográficas de un dibujo escolar del globo terráqueo, hecho por el poeta cuando contaba entre ocho y nueve años y hasta la etiqueta de los vinos "Eustaquio Jiménez", ya que fue su hermano quien se encargó del negocio vinícola familiar desde 1908.

De cuanto estaba en los jesuitas de El Puerto de Santa María (Cádiz), se reproduce en el Álbum el diploma del "Primer Premio en Conducta" que obtuvo con catorce años, edad de la que también se reproducen páginas del Álbum de poesía manuscrito -sobre las páginas de un libro de contabilidad- por el poeta, que copiaba poemas de autores del siglo XIX y él mismo ilustraba con dibujos.

En esta galería no faltan la práctica totalidad de los escritores del 98 y de la Generación del 27, muchos en compañía de Juan Ramón Jiménez, quien sobre estos últimos ejerció un magisterio decisivo, y en un sólo retrato dos Premios Nóbel, Benavente y el poeta de Moguer, en compañía de Ortega y Gasset, Valle-Inclán, Azorín, Amadeo Vives, Luis Bello, Gabriel Alomar y Luis de Zulueta.

Pese a esta colección gráfica, Andrés Trapiello, en su introducción a este volumen afirma que "Menos que de nadie, jamás se tendrá una imagen completa de Juan Ramón Jiménez. Ni como persona ni como poeta", en alusión a la "complejidad de su legado".


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
El escritor interminable...

Una avalancha de inéditos desmonta tópicos en torno a Juan Ramón Jiménez

En otoño se publicará sin censurar su libro sobre la Guerra Civil



3000jhg

Juan Ramón Jiménez

Igual que Picasso no expuso todos los cuadros que pintó, Juan Ramón Jiménez no publicó todos los libros que escribió. Si el primero marcó la historia del arte del siglo XX, el segundo, igual de torrencial que su paisano, marcó la de la literatura. Hoy quedan pocas dudas. Ya pasó el tiempo en que el premio Nobel de 1956, que murió exiliado en Puerto Rico, era ninguneado en su patria. Para unos no era más que el autor de Platero y yo, el libro en prosa más vendido de la literatura española después del Quijote. Para otros era ese personaje esquinado que Jaime Gil de Biedma retrató con injusticia y vitriolo: "Un malicioso señorito de casino de pueblo de Huelva".


20090730elpepirdv2

De izquierda a derecha, el barítono Julio Pulido, Zenobia Camprubí, la recitadora Dalia Íñiguez y Juan Ramón Jiménez, en una fotografía inédita tomada por Juan Guerrero Ruiz en Madrid en 1934

Apagados los rescoldos de todas las polémicas que le enfrentaron a sus contemporáneos (Azorín, Ortega, D'Ors; sus discípulos de la generación del 27), queda el poeta, el autor más influyente de la lírica española moderna. Y puede que el más prolífico. A medio siglo de su muerte y apenas cuatro años después de que Espasa Calpe publicara 6.000 páginas con su obra poética en verso y prosa, Juan Ramón Jiménez (1881-1958) sigue produciendo títulos nuevos a un ritmo mayor que el de muchos escritores vivos.

Cuando termine este año, habrán aparecido dos poemarios inéditos, una biografía en imágenes, dos volúmenes de correspondencia, la primera reedición en ocho décadas de sus "cuadernos" y la versión definitiva de su libro sobre la Guerra Civil. Algo más tarde lo hará Monumento de amor, el volumen que el escritor quería dedicar a Zenobia Camprubí, su esposa: "Ese libro desmontará el tópico del Juan Ramón maltratador de Zenobia. De haber sido así, ella, que tenía una educación liberal moderna y pensamiento propio, lo habría abandonado", sostiene Carmen Hernández-Pinzón, sobrina-nieta del poeta y representante de sus herederos. "Claro que él sufría depresiones y que en 40 años de matrimonio hubo luces y sombras, pero vivieron el uno para el otro".

Finalmente, en 2011 aparecerá Vida, la monumental autobiografía a la que el autor de Arias tristes dedicó sus últimos años. Además, Akal puso en las librerías hace unos meses la edición crítica y facsímil de Un dios deseado y deseante (1.240 páginas), uno de sus grandes libros del exilio, y Visor sigue publicando regularmente, uno a uno, los libros del poeta de Moguer. Entre tanto, una legión de filólogos sigue trabajando en la reconstrucción de libros cuyo contenido quedó disperso en dos continentes y cientos de carpetas.

- 130.000 papeles. La naturaleza de su legado explica que Juan Ramón Jiménez siga siendo una mina rica en materiales de primer orden que hace innecesario recurrir, como sucede con muchos escritores muertos, a raspaduras y textos incompletos o primerizos. El Archivo Histórico Nacional de Madrid alberga 30.000 documentos. La Universidad de Puerto Rico, más de 100.000. Ni unos ni otros están digitalizados.

A eso hay que añadir que el mismo poeta capaz de hacer 600 kilómetros en busca del mejor papel para sus ediciones, escribía en cualquier sitio: los márgenes de un periódico, un prospecto de medicinas o el reverso del menú de un hospital... Otra de las explicaciones para este florecimiento editorial reside en su costumbre de reescribir y reordenar sus textos interminablemente. Así, pergeñó decenas de esquemas para unas obras completas que nunca llegaron a serlo: primero en 12 volúmenes, luego en 700 cuadernos, más tarde en 21 tomos organizados por géneros... "Por cada página que depuro", dijo, "creo veinte cada día, ¡que no podré depurar!".

- Un retrato de 800 caras. Tras años de hurgar en ese océano de papeles, la Residencia de Estudiantes acaba de publicar Juan Ramón Jiménez. Álbum, la mejor introducción posible al poeta que fundó las propias publicaciones de la institución madrileña. Un brillante ensayo de Andrés Trapiello -juanramoniano desde cuando casi estaba mal visto serlo- y una biografía firmada por Javier Blasco arropan un total de 800 imágenes en las que el poeta sale con todo el mundo. El libro, que desmiente el lugar común del autor encerrado en su torre de marfil, es también una historia cultural de España, el país que Juan Ramón abandonó en 1936, con 55 años y una maleta. Siempre rechazó los intentos de las autoridades franquistas de capitalizar su figura, oferta de sillón en la Academia incluida. J.R.J. -así firmó a veces- no dejó un minuto de pensar en España, pero, republicano convencido, ni por un minuto pensó en volver.

- El primer moderno. De la iconografía del Álbum se ha encargado José Antonio Expósito, que, además, acaba de rescatar La frente pensativa (Linteo), un libro de 1911 con 30 poemas inéditos que adelanta ya el tono meditativo y antirretórico, es decir, moderno, de Diario de un poeta recién casado, la obra que en 1916 revolucionó la poesía española.

El mismo estudioso, y en la misma editorial, publicará en otoño otro inédito, Arte menor, escrito por Juan Ramón hacia 1909 en Moguer. Según Expósito, ese libro "abre el camino a la desnudez y el tono popular" por el que en los años 20 transitarían autores como Lorca o Alberti. El poemario estuvo a punto de editarse en París, pero se quedó en un cajón. Cuando Jiménez volvió a Madrid, en 1913, lo hizo con 23 libros inéditos. Entre ellos, Platero y yo, del que dijo: "Lo escribí a los 24 años y ninguno de sus capítulos me llevó más de diez minutos".

- Revolución editorial. Entre 1923 y 1936, Juan Ramón Jiménez decidió no publicar un solo título. Prefirió consagrarse a corregir sus "borradores silvestres". "Le interesaba más crear que publicar, más la obra que los libros", explica Expósito, que, inagotable, en septiembre publicará, en edición facsímil del sello andaluz Renacimiento, el fruto de esos años de silencio editorial: 1925 (Unidad). Así bautizó el escritor onubense la exquisita serie de cuadernos en los que iba dando a conocer una muestra de su "obra en marcha" en todos los géneros.

Aquella suerte de revista "unipersonal" tiraba 650 ejemplares y costaba una peseta. Su nómina de suscriptores coincide, casi nombre a nombre, con la de la generación del 27, un grupo de autores fascinados tanto por el contenido como por el cuidado que Juan Ramón ponía en la sobria elección de papeles y tipos, una obsesión personal que terminó marcando para siempre la forma de diseñar libros en España.

- Una casa desvalijada. "Económicamente, la guerra nos ha dejado... como a casi todo el que ha tenido vergüenza", escribió Zenobia Camprubí. El apoyo de Juan Ramón Jiménez a la República fue más allá de los manifiestos que firmó. Él y Zenobia, por ejemplo, recogieron a 12 niños abandonados. España en guerra fue uno de sus muchos proyectos finales. En él se recogen textos propios y recortes de prensa a los que añadía unos particulares pies de foto: "Los defensores de la 'Civilización cristiana occidental'. Chulería y taberna. La chulapona y los bajos. Coro", escribe bajo una foto de Franco y sus generales.

En 1985 se publicó una edición que dejaba fuera algunos materiales, sobre todo los relacionados con el saqueo de la casa madrileña del poeta, exiliado ya, a cargo de tres escritores franquistas que se hicieron pasar por miembros de la Delegación Nacional de Prensa y Propaganda. "Algún participante en el asalto seguía vivo y la editorial tuvo miedo", cuenta Carmen Hernández-Pinzón. En noviembre, la editorial sevillana Point de Lunettes publicará la versión completa.

- Autobiografía total. "El libro va despacio, es mi testamento, y acaso no se publique hasta que yo muera. Será un libro de unas mil páginas". El libro del que, con su particular ortografía, Juan Ramón le habla a su hermano Eustaquio en una carta de 1941 es Vida, la autobiografía a la que dedicó sus últimas fuerzas. Pre-Textos la publicará en 2011 en edición de María Ángeles Sanz y Mercedes Juliá. "Juan Ramón quiso dejar claro cómo fueron su obra y su vida", cuenta Sanz. "Frente a los que le acusaban de dar la espalda a los problemas del mundo, sobre todo en la guerra, quiso demostrar que nunca se desentendió".


Aire sensual de bandolín (poema inédito)


Muslo gris en seda rosa,

seda malva en muslo gris...

¡Oh, blancura de tu carne

bajo el verde del jardín!

Cielo azul en árbol verde,

árbol rosa en cielo azul...

¡Oh, moiré dulce del cielo

en tu vaga juventud!

Árbol verde, cielo dulce,

carne gris y seda y sol...

¡Oh, divina primavera

en mi triste corazón!


(De Arte menor)


1caricaturadejuanramnji

Caricatura de Juan Ramón Jiménez



Juan Ramón Jiménez y la ortografía

El poeta Juan Ramón Jiménez no seguía en sus escritos algunas normas ortográficas. Así, por ejemplo, empleaba la letra j en lugar de la g cuando esta tiene el mismo valor fonético (en lugar de escribir elegías escribíaelejías). Esta actitud no es un mero capricho del autor; se enmarca dentro de una opinión que tuvo diversos partidarios en Hispanoamérica (en Venezuela, Andrés Bello, y en Perú, González de Prada) que abogaba por la simplificación de la ortografía. Opiniones similares se mantienen aún vigentes en algunos autores actuales. Se puede recordar, por ejemplo, la polémica desatada por Gabriel García Márquez en el Congreso de la Lengua Españolade Zacatecas, México, en 1997. En su discurso llegó a decir: «Jubilemos la ortografía, terror del ser humano desde la cuna



EL PAÍS /  Kalipedia
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
El legado 'oculto' de Juan Ramón Jiménez, digitalizado



elpremionobeldeliteratu

El premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez. | Residencia de estudiantes.

Poemas inéditos, obras a penas vislumbradas, correcciones casi obsesivas de versos ya escritos, fotos o más de 3.000 cartas en las que Juan Ramón Jiménez le fue contando el deambular de su vida en el exilio a figuras como Rubén Darío, Gómez de la Serna, Gerardo Diego o Manuel de Falla.

Estos testimonios forman parte de los más de 150.000 documentos del llamado 'legado oculto' del autor que hoy custodia la Universidad de Puerto Rico y que están a punto de ser digitalizados, analizados y catalogados.

La digitalización de esta ingente documentación, de la que en torno a un tercio permanece inédita, y que constituye la huella escrita del escritor tras la Guerra Civil comenzará en enero de 2010. Así lo que recoge el acuerdo que este miércoles han firmado la Residencia de Estudiantes de Madrid, la Diputación de Huelva, la Junta de Andalucía y los herederos de Juan Ramón.

"Se estima que estará lista en 6 meses, aunque se podría alargar, porque los documentos son complejos. Juan Ramón escribía a lápiz, en cuartillas, por los márgenes... y hay que catalogar las imágenes", explica Alicia Gómez, directora de la Residencia de Estudiantes de Madrid.

Que los manuscritos sean más accesibles

Cuenta que es complicado clasificar los documentos, que el escritor de Moguer lo cambiaba todo de orden constantemente, que hay una parte de la documentación "que aún no se sabe qué es" y que la caligrafía es casi ilegible. "Él decía que su obra estaba siempre en marcha, nunca consideró que hubiera acabado" y de ahí las constantes correcciones y cambios de dirección.

Esos documentos son testigos de la vida y obra de Juan Ramón durante su época de exiliado, de sus periplos compartidos con su mujer Zenobia por Estados Unidos, Cuba y Puerto Rico, adonde llegó en 1951.

La digitalización permitirá ahora descubrir y catalogar obras y testimonios inéditos, hacerlos accesibles a más investigadores de los que ahora pueden consultarlos, ya que no tendrán que tocar los originales, y acercar el testimonio documental del autor de 'Diario de un poeta' a España, adonde llegarán dos copias de las obras digitalizadas. Una permanecerá en la Residencia de Estudiantes de Madrid y la otra, en Andalucía. Los documentos originales se quedarán en la Universidad de Puerto Rico.

"Ayudará a recuperar en España una de las mayores figuras literarias del siglo XX, será mucho menos costoso para los investigadores acceder a sus documentos", afirmó Alicia Gómez. También asegurará la conservación del archivo, algo deteriorado por el clima de Puerto Rico y la escritura a lápiz de Juan Ramón.

La única documentación del escritor conservada hoy en España data de su época anterior a la Guerra Civil y se guarda en el Archivo Histórico Nacional, que recogió los documentos que aún permanecían en el domicilio español del escritor después de su exilio y del asalto de la casa.


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
Juan Ramón para el pueblo


Un nuevo poemario inédito con 43 piezas olvidadas verá la luz este año

En él, el Nobel de 1956 descubre una faceta más accesible



12931023310

Juan Ramón Jiménez, en los últimos años de su vida. | SECC

El poeta y premio Nobel Juan Ramón Jiménez fue uno de los escritores más ricos y prolíficos del siglo XX. Ahora su familia felicita el Año Nuevo con un almanaque que incluye poemas inéditos y, en enero de 2011, saldrá a la luz un nuevo libro, 'Arte menor', con otros 43 inéditos.

Se trata de un nuevo volumen de poemas del poeta de Moguer, que ha rescatado el profesor y especialista juanramonianoo José Antonio Expósito, hallados en el archivo de Puerto Rico, un tesoro con casi 200.000 manuscritos y cuya digitalización todavía se está llevando a cabo.

'Arte menor', que publicará la editorial Linteo en las primeras semanas de enero, encierra un total 142 poemas, de los cuales 43 son inéditos y otros completamente desconocidos y que este profesor de Literatura ha rescatado de diversas revistas de principios del siglo XX, de las que no se sabía que guardasen este importante material.

"Cuando estuve buceando en el archivo para editar 'La fuente pensativa' descubrí 'Arte menor'. Me llamó mucho la atención encontrar un libro hecho y que estos poemas fueran inéditos. Indagué en su historia y comprobé que este libro lo había querido publicar Juan Ramón en 1909 y que llevaba por tanto 100 años inédito", explica Expósito.

Se trata de unos textos de muchísimo interés, porque, en opinión de este experto, se demuestra "lo decisivo" que fue Juan Ramón Jiménez para la generación el 27.

"Es una poesía neopopular que tuvo mucha ascendencia en muchos de los miembros de la generación del 27, como Lorca, Alberti y luego Miguel Hernández. Y en el estudio que hago en el libro demuestro cómo hay un eco casi calcado entre poemas que Alberti o Lorca hicieron muy populares y los de Juan Ramón".

Versos que los poetas del 27 podían haber leído en estas revistas y que sirvieron de fuente de inspiración en ese momento a estos poetas que recitaban canciones, como el verso famosísimo de Lorca del Romancero: "Córdoba lejana y sola" y que tiene su semejanza con el anterior escrito por Juan Ramón que decía: "Huelva lejana y rosa".

"Este es sólo un ejemplo de esta poesía popular en la que Juan Ramón fue un maestro para los del 27, a los que orientó en varios campos. Juan Ramón siempre cultivó este tipo de canciones, pero las dosificó porque creía que había que tener otros cauces poéticos. Él era una fuente inagotable de muy diversos tonos", añade el editor.

Así, 'Arte menor' culminaría la trilogía formada por 'Baladas de primavera' y por 'Las hojas verdes', dos libros anteriores a este inédito; esto es, de 1906 y 1907 respectivamente, y con el influjo de la naturaleza y el espíritu del krausismo y los ideales de la Institución Libre de Enseñanza divulgada por su amigo Francisco Giner de los Ríos, con quien el autor de 'Platero y yo' convivió, como temas principales.

"El libro tiene mucho atrevimiento. Sorprenden sus alardes métricos y las palabras que coloca al final de cada verso, que son monosílabos. Es el alarde de un poeta que domina todos los palos", concluye Expósito, que ha llevado a cabo la edición del libro como el autor de 'Diario de un poeta recién casado' dejó escrito que se hiciera.

Además, la familia de los herederos de Juan Ramón Jiménez y Zenobia -a la cabeza Carmen Hernández-Pinzón, porque este año falleció el sobrino de Juan Ramón, Francisco, quien dedicó toda su vida a mantener y divulgar el legado del poeta- acaba de publicar un almanaque para 2011 con 12 poemas, uno para cada mes, con ilustraciones de Mika Murakami, editado por El Ladrón de Agua. Son poemas que pertenecen a los libros de 'Pureza', 'Idilios clásicos' y de 'Olvidanzas'. Todos ellos seleccionados por Carmen Hernández-Pinzón con la naturaleza y "la pureza" del ser humano como argumento.

Y otra de las novedades juanramonianas que deparará 2011 será la publicación de la tercera edición de 'Libros de amor', con 11 poemas inéditos que se sumarán así a este volumen que salió hace un año y que muestra a un Juan Ramón carnal, erótico y muy fogoso con sus primeros amores y desmonta la imagen de místico franciscano que se puede tener del gran poeta del siglo XX.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
El sueño de Juan Ramón Jiménez      


Junto a canciones de sencilla tonalidad descriptiva, no faltan atisbos de penetración en lo absoluto

El poeta se anticipa a la rehabilitación de Góngora promovida por Dámaso Alonso y secundada por los restantes poetas del 27

El libro puede considerarse en puridad inédito, nunca fue publicado como tal volumen independiente

Anuncia ese designio poético esencial que va a ir acrecentando su potencia a partir de 'Diario de un poeta...'




juanramnjimnezmoguerhue

Juan Ramón Jiménez (Moguer, Huelva, 1881-San Juan de Puerto Rico, 1958, premio Nobel de Literatura 1956), fotografiado en 1923.- FOTO: CENTRO DE ESTUDIOS JUANRAMONIANOS FUNDACIÓN ZENOBIA-JUAN RAMÓN JIMÉNEZ (Huelva).

Se hace realidad uno de los proyectos más anhelados del Nobel español: Arte menor. Son 142 poemas (43 inéditos), la mayoría composiciones de aire popular, que completan la etapa inicial de Juan Ramón Jiménez. El libro dedicado a "la memoria permanente" de Góngora se intentó publicar dos veces. Sus páginas desvelan las influencias juanramonianas en Lorca o Hernández. Babelia ofrece, en primicia, cinco manuscritos.

La periódica aparición de textos inéditos de Juan Ramón Jiménez ha pasado a convertirse en una peculiar costumbre que favorece de algún modo la evaluación general de la poesía española contemporánea. Nada más acorde con la insaciable, vehemente voluntad creadora del poeta que ese cómputo consecutivamente acrecentado de su "Obra". Es lo que viene a refrendar de nuevo este Arte menor (Ediciones Linteo), preparado y editado por José Antonio Expósito Hernández con puntual solvencia crítica. El libro puede considerarse en puridad inédito, al menos nunca fue publicado como tal volumen independiente, y en él se reúnen 142 poemas breves, de los que 43 se publican ahora por primera vez, con lo que la edición adquiere un manifiesto rango de primicia. Sin duda que este nuevo incremento del caudal poético juanramoniano corrobora una vez más lo consabido: esa dedicación sacral, ese obstinado, exaltado, incesante trabajo creador que hizo posible que sigan sumándose -todavía- nuevas aportaciones al poco menos que abrumador registro de poemas que van de Rimas (1902) a Espacio (1954), dando por preteridos -como arbitró el autor- Ninfeas y Almas de violeta (1900).

Dentro de esa laberíntica red de ríos y afluentes que suele agobiar a los investigadores de la poesía juanramoniana, la presente edición también reclama por eso la gratitud. Resultan de veras meritorios los esfuerzos llevados a cabo por esa media docena de expertos en Juan Ramón Jiménez, entre los que José Antonio Expósito Hernández ocupa un lugar eminente, para normalizar tan extraordinario corpus poético, siempre sujeto a ordenaciones y reordenaciones consecutivamente sometidas a nuevos planteamientos parciales o generales. "¡Qué lucha, en mí, entre lo completo y lo perfecto!". Resulta también de lo más llamativo que un poeta que afirmó, con singular pedagogía estética, que "escribir poesía es aprender a llegar a no escribirla", se dedicara con excluyente avidez a una elaboración tan sistemáticamente inabarcable de su "Obra".

Arte menor, datado en 1909, se sitúa cronológicamente en el ámbito inicial de la obra poética de Juan Ramón Jiménez, allí donde se acentúa un lirismo de claro linaje popular, como desglosado de algún cancionero anónimo andaluz, oriundo en sus mejores momentos de cierto modernismo aún contaminado de seducciones románticas. Dentro de los mismos nutrientes sentimentales que comparecen, por ejemplo, en Las hojas verdes (1906) o Baladas de primavera (1907), Arte menor prolonga una idéntica estrategia retórica, pero también anuncia ocasionalmente ese designio poético esencial que va a ir acrecentando su potencia reflexiva a partir de Diario de un poeta recién casado (1916). A medio camino entre la canción de cuño tradicional y una depurada interiorización de la naturaleza, Arte menor se integra en una de las más canónicas fases de la poesía de Juan Ramón, que también fue, con toda probabilidad, la que más notoriamente afectó a los modales neopopularistas del 27, en particular a los de Lorca y Alberti. Junto a canciones de sencilla tonalidad descriptiva, no faltan lo que podrían ser atisbos, perfiles aún inciertos de esa conciencia de penetración en lo absoluto que regula la más visionaria ruta poética de Juan Ramón. Todavía estaba lejos lo que constituye su normativa magistral: la subordinación del pensamiento lógico a la intuición iluminadora. En todo caso, lo que más abundan aquí son las composiciones de común aire popular, tan livianas a veces que dudo que su autor las hubiese salvado de un escrutinio de pocos años después. Siempre se tiene la sospecha de que los textos -los "borradores silvestres"- que por una u otra razón permanecieron inéditos se debe a que su autor no deseaba verlos publicados.

José Antonio Expósito Hernández, avezado especialista en la obra juanramoniana, ha indagado en aquellos archivos documentales que mejor podían acreditar que este libro alcanzara la condición de impecable. Y, en efecto, la estructura de la presente versión de Arte menor coincide rigurosamente con la que su autor previó, de acuerdo con los borradores ahora desempolvados. La fijación de los textos y la enumeración minuciosa de variantes, así como los apéndices de documentos, álbumes y notas, enriquecen de manera notable la edición, que mantiene las cinco secciones en que dividió el propio Juan Ramón el libro y figuran en distintas antologías, esto es: 1: Cancioncillas, 2: El jardinero sentimental, 3: Quinta cuerda, 4: Música en la sombra y 5: Los rincones plácidos. Entiendo que la más completa edición de este libro publicada con anterioridad a la que ahora comento es la de Francisco Garfias (Libros inéditos de poesía, 1, Aguilar, 1964). He cotejado ambas ediciones y las diferencias son notorias, no sólo por la ordenación general de los textos -algunos de dudosa pertenencia a Arte menor- sino por el número de poemas incluidos, que en el caso de Garfias son justamente 59, esto es, 83 menos, contando con los inéditos, que los reunidos por Expósito Hernández.

La lectura -o relectura- de este libro nos devuelve a un tramo de la poesía de Juan Ramón que acaso pudo quedar un poco desvanecido por el poderoso aparejo intelectual que determina la plenitud "ética-estética" de Animal de fondo, Dios deseado y deseante y En el otro costado, donde figura Espacio, uno de los grandes poemas de las literaturas europeas medioseculares. Nada de eso debe restringir, sin embargo, el placer del reencuentro con unas canciones y romances donde se articula un modelo lírico de exacerbada delicadeza, de espontánea desnudez, conectado con ese "idealismo krausista" a que se refiere sagazmente Expósito Hernández en su 'Introducción' y que el propio Juan Ramón no tardó en dar por extinguido. En esas composiciones de "arte menor" hay versos muy hábiles -muy sutiles- de sólo una, dos o tres sílabas, aunque a veces se ensanchen hasta el eneasílabo o el endecasílabo, una peculiaridad que, según dictamina el poeta en la nota que encabeza el libro, "no creo que rompan con su rápida aparición el ritmo fugitivo y entrecortado de una cancioncilla". Yo creo que incluso lo mejoran.

Juan Ramón Jiménez fue elaborando las canciones de Arte menor a su regreso a Moguer, hacia 1905, después de haber superado en parte la hiperestesia tras su paso por sendos sanatorios de Burdeos y Madrid. Tenía entonces 25, 26 años. El retorno a aquellos escenarios nativos que nunca dejarían de alojarse en su memoria estimula en el poeta el gusto por las identificaciones campesinas. Es el mundo expresivo, aunque con otros ecos, que se afianza en Pastorales (1905), en Poemas mágicos y dolientes (1908), y es también la manifestación de una sensibilidad, por momentos quejumbrosa, superpoblada de vagos registros melancólicos, de jardines y penumbras, lunas y fuentes. La experiencia del poeta se centra de modo absorbente en ese recuento de la intimidad cotidiana de Moguer, valiéndose para ello de una decidida vinculación con los reflujos de los cancioneros populares.

Considero de lo más significativo el hecho de que Arte menor esté dedicado "a la memoria permanente de don Luis de Góngora y Argote, único ético estético de nuestro pasado, señor y dueño de las Piérides". En las fechas en que se escribió este libro -primeros ocho o nueve años del siglo XX- los poemas mayores de Góngora aún continuaban siendo vituperados por la crítica literaria al uso, con Menéndez Pelayo erigido en el más virulento denostador del "ángel de las tinieblas". Juan Ramón se anticipa en este sentido a la rehabilitación del autor de las Soledades promovida por Dámaso Alonso y secundada por los restantes poetas del 27. Que veinte años antes de ese rescate se pronunciara el autor de Arte menor reafirmando su devoción por Góngora, es desde luego un episodio ciertamente revelador. Supone al menos una evidencia más de la perseverante asimilación de las avanzadas estéticas que trasmitió Juan Ramón Jiménez al contínuum de su poesía.


artemenormanuscritocorr

Arte menor. Manuscrito corregido por Juan Ramón Jiménez, de su boceto para la portada


Seducciones románticas

IV

Lamentos del débil


¡Para nada sirven / mis piernas!

¿A qué rosas de oro / me llevan?

¡El cielo está azul, / y yerran

esencias de pri- / mavera!

Caminos dorados / se alejan,

hay ríos, con naves / que sueñan,

hay pájaros verdes / que vuelan,

hay brisas de música / y seda...

Existe ya todo, / se acercan

los mundos, ¡a todo / se llega!

... Ni rosas, ni carnes, / ni estrellas...

¡Para nada sirven / mis piernas!

X

¡Luna en el día, / pluma de seda, /

pecho de diosa, / mano de reina!

¡Oh, luna blanca!, / que en la turquesa / del cielo claro, / dormida, sueñas;

que, tras los parques / con sol, esperas / la brisa malva / que te despierta

-silencio vago, / violeta fresca / que abre el crepúsculo / sobre la tierra-

...

Luna sonámbula, / princesa de pena, / casi sin luz, / casi deshecha;

¡Oh, vida mía! / ciega azucena, /

luna sin luz, / ninfa viajera...

Poemas de linaje popular
V

Pensando en una mujer malsana de Leo Putz.

Böcklin

¡Piernas redondas, / culebras blancas, / bajo la seda / gris de la falda!

Os enroscáis, / crudas y blandas, /

en frías fiebres / de olas malsanas.

Sois un redondo / montón de ansias, / sirenas verdes / de sangre pálida.

¡Oh, piernas frías, / carne de agua, / muslos marinos / llenos de algas...!

¡Piernas de lago, / culebras blancas / bajo la seda / gris de la falda!

X

¡Aguas serenas / del azul puro, /

en el encanto/ del plenilunio!

¡Finos diamantes / sobre el difuso /

jardín doliente! / ¡brisas de mundos!

¡Jazmines pálidos, / que al oscuro /

viento, soñáis / vuestros nocturnos!

¡Playas sin nombre, / viajes confusos / por rosas granas, / entre petunios!

Ritmos de seda, / hervores únicos, /

arrobamientos... / los ojos húmedos...

Calma... silencio... / sólo lo músico, / lo perfumado, / o lo errabundo...

¡Ondas eternas / del azul puro, /

en la nostalgia / del plenilunio!


Arte menor. Juan Ramón Jiménez. Edición crítica, introducción y notas de José Antonio Expósito Hernández. Ediciones Linteo. Ourense, 2011. 372 páginas. 25 euros.


elpais.com / JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
Verde Juan Ramón, Lorca verde



Sin duda, los versos breves que componen 'Arte menor' no encontraron en 1910 el ambiente idóneo para su recepción    



pedrogarcamoralesyjuanr

Pedro García Morales y Juan Ramón Jiménez, en una foto del libro Arte menor.- FOTO: SZJRJ, UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO

El neopopularismo de Lorca, Alberti, Hinojosa o Hernández desciende con toda certeza de las cancioncillas de la primera etapa juanramoniana. El poeta de Moguer quiso culminar con Arte menor (editada por Linteo) una trilogía, junto a Las hojas verdes y Baladas de primavera

Como a menudo sucede en las labores de investigación, también en el hallazgo de los manuscritos de Arte menor hubo un indudable golpe de azar. En julio de 2007 viajé hasta Puerto Rico para recopilar datos con los que preparar la edición de otra obra inédita de Juan Ramón titulada La frente pensativa (Linteo, 2009). Cierta tarde, mientras revisaba los miles de papeles del poeta que allí se custodian, en la Biblioteca de la Universidad, tuve la enorme fortuna de descubrir los manuscritos originales de uno de sus más anhelados proyectos: Arte menor. Aunque su autor no llegó a publicarlo nunca a pesar de haberlo intentado infructuosamente al menos en dos ocasiones. Primero en París, con la editorial Ollendorff, y después en Madrid, con Renacimiento.

No resulta extraño que JRJ hubiese enviado sus poemas fuera de nuestro país, teniendo en cuenta que en la España de comienzos del XX prestigiosos editores como Gregorio Pueyo, que publicaba a los poetas modernistas, valoraban la poesía al peso. Así se constata tras leer una carta inédita que le dirigió a JRJ en la que le hace este atrevido reproche, que resulta cómico por su extrema simplicidad mercantilista: "Si usted pone más cantidad de versos en sus libros no dudo se venderán bien, pero el de Elegías puras tendrá en total de 60 a 70 estrofas de 4 líneas. Hoy el público no acepta hojas en blanco". Sin duda, los versos breves que componen Arte menor no encontraron en 1910, hace ya más de un siglo, el ambiente idóneo para su recepción.

No obstante, Juan Ramón algunos años más tarde acabaría propiciando con su pertinaz ejemplo en el cultivo de estas formas métricas ágiles y populares la estima que de las mismas se tuvo finalmente en los ámbitos de la poesía culta. El importante neopopularismo de poetas como García Lorca, Rafael Alberti, José María Hinojosa o Miguel Hernández hay que filiarlo con toda certeza en las cancioncillas de esta primera etapa juanramoniana. El famoso verso de Lorca "verde carne, pelo verde" tiene aquí su claro antecedente en estos otros de JRJ, "tus cabellos, verdes / de estrellas mojadas" o en estos otros también de Juan Ramón: "Verde es la niña. Tiene / verdes ojos, pelo verde". Hay que destacar el enorme parecido entre el ya legendario verso lorquiano: "Córdoba lejana y sola", con este otro anterior de JRJ mucho menos conocido: "Huelva lejana y rosa". Alberti, a su vez, clamaba: "Si mi voz muriera en tierra / llevadla al nivel del mar"; y antes JRJ había clamado: "¡Llevadme a la mar / a ver si me duermo!". Pintó Alberti "la blusa azul ultramar, y la cinta milagrera"; y muchos años antes JRJ había pintado "la blusa azul, y la cinta / milagrera sobre el pecho". Veía Lorca: "El barco sobre la mar / y el caballo en la montaña"; pero ya antes JRJ había visto: "¡El hombre siempre en el mar / y el corazón en el viento!". Dijo Lorca: "Empieza el llanto / de la guitarra"; pero antes JRJ había dicho: "La guitarra lloraba en tu pecho / la tristeza de todos los días". Continuaba Lorca el llanto de la guitarra con estos versos: "Es inútil / callarla. / Es imposible / callarla"; y JRJ en otro poema distinto de 1905 hacía incurable ese mismo llanto: "Hay en la sombra una pena / indefinible... ese llanto / que no se puede curar". Escribió JRJ de una bella mujer que era "morena de la luna"; y después Lorca le añadió "morena de luna llena"; y Miguel Hernández aún fue más audaz: "Una mujer morena / resuelta en luna". Cantó JRJ también a una "luna de nardo"; que Lorca años después vistió con polisón: "La luna vino a la fragua / con su polisón de nardos".

A veces, las fronteras entre algunos versos de estos poetas citados se vuelven difusas hasta el punto de hacernos dudar en ciertas ocasiones acerca de quién es su autor. Así, por ejemplo, al leer estos versos: "El gallo alzará / su clarín de plata Levantará el gallo / su clarín de llama", nos preguntamos, con asombro, ¿de quién son, de Lorca o de JRJ? Sí, los escribió JRJ, si bien parecen más propios del estilo de Lorca. Y estos otros: "el puñal que asesina el olvido, / la pasión de las novias sombrías", ¿a quién suenan más a Juan Ramón o a Lorca? Pues también fueron escritos por Juan Ramón como los anteriores, cuando aún Lorca era un niño. Retrató primero JRJ en su Platero una gitana envuelta en un halo amarillo de cobre, "viene, calle abajo, en el sol de cobre"; después, Lorca la transformó en "por el monte oscuro / baja Soledad Montoya. / Cobre amarillo, su carne". Escribió antes JRJ, "carne de bronce, de seda y de topacio"; y Lorca dejó escrito después: "Unos niños con carne de bronce se bañan en la acequia"; y Hernández su conocido "Carne de yugo, ha nacido". Sucede muchas veces con el ritmo y la música que se vuelven pegadizos, aunque, eso sí, al final cada cual siempre acaba interpretando con voz distinta.

Con Arte menor quiso JRJ culminar una trilogía formada por Las hojas verdes y Baladas de primavera que presenta unas características formales y temáticas similares: un paulatino protagonismo del paisaje de Moguer y una definida y clara estética en la que prevalece la sencillez expresiva. El germen de estos versos hay que buscarlo en el pensamiento krausista imbuido por hombres como Giner o Cossío que le orientaron decididamente con su trato y su ejemplo vivo hacia el interés y la valoración ética y estética del arte popular. Juan Ramón asumió entonces plenamente su labor de expresar el espíritu de su pueblo y también su obligación de integrar su arte en la tradición, pero renovándola. Algo que supo hacer con notable acierto incluso en sus últimos poemas.

Cuando al final de aquel verano de 2007 terminé mi estancia en la "Isla de la Simpatía", regresé a España hermanado de soledad y cargado con un ligero tesoro: este exquisito ramillete de delicadas cancioncillas inéditas de Juan Ramón Jiménez, que ahora, por fin, reverdecen de nuevo.


elpais.com / José Antonio Expósito Hernández


José Antonio Expósito Hernández (Madrid, 1964) es doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid (2003). Ha publicado anteriormente también en Linteo tres libros inéditos de Juan Ramón Jiménez en edición crítica: Ellos (2006), Libros de amor (2007) y La frente pensativa (2009).
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
Amor y odio en la Generación del 27


Las cartas de Juan Ramón Jiménez revelan la complicada relación con sus discípulos



user_50_1334947614_230270_1334948432_sumario_grande

Retrato de boda de Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí.

“En su revista: se anuncia por dinero cualquier libro; se publica un elojio de usted, en letra grande y sitio de honor cada vez que usted hace esto o lo otro o lo de más allá; no se hace crítica de los libros dignos que se publican, sino de los que usted quiere que se hagan. De modo que la Revista de Occidente no es otra cosa que un desahogo y un negocio de usted, no, como usted me dijo, un intento definitivo de revista seria, pura, noble en lo científico y en lo literario. No me es posible por lo tanto seguirle ayudando como le prometí”. En julio de 1924, con su particular ortografía, Juan Ramón Jiménez escribió esta carta a José Ortega Gasset, pero no la envió. Casi un siglo inédita, no se conserva el original en la letra de ejipcio del poeta, eso sí, existen dos borradores en la Universidad de Puerto Rico, la isla del tesoro para juanramonianos como Alfonso Alegre Heitzmann, que la incluye en el segundo volumen de la correspondencia del andaluz universal. La Residencia de Estudiantes, editora del proyecto, lo presentará la semana que viene.

El libro abarca desde 1916 a 1936 y contiene 520 cartas, 236 de ellas inéditas

Seis años después del primer tomo (420 cartas) y a falta de un tercero dedicado al exilio, este segundo es una mina para la historia de la literatura: 520 misivas (236 inéditas) dirigidas entre 1916 y 1936 a corresponsales llamados Unamuno, Valle-Inclán, Azorín, Lorca, Salinas o Guillén. Sin olvidar a Paul Valéry o Nikos Kazantzakis.

Sin Juan Ramón Jiménez (1881-1958), que consideraba las cartas parte fundamental de su obra, no se entiende la cultura española del siglo XX. No solo por el valor de su producción poética —consagrada dos años antes de su muerte con el Premio Nobel— o por su popularidad —Platero y yo es el libro es prosa más vendido de la literatura española después de el Quijote—, también por su papel como catalizador del talento ajeno. Si las publicaciones de la Residencia de Estudiantes, bajo su dirección, publicaron el primer ensayo de Ortega (Meditaciones del Quijote, 1914) y las Poesías Completas de Antonio Machado (1917), Juan Ramón se convirtió enseguida en el maestro de los más jóvenes, ese grupo de escritores al que la posteridad conoce como generación del 27. Casi cien cartas a distintos corresponsales permiten seguir de cerca la evolución del grupo. “Jamás poeta español iba a ser más querido y escuchado por toda una rutilante generación de poetas”, escribió en sus memorias Rafael Alberti.

Además, el arco temporal de las cartas publicadas ahora no puede ser más simbólico: se extiende desde marzo de 1916, el año de la boda del escritor con Zenobia Camprubí y de la publicación del decisivo Diario de un poeta recién casado, hasta agosto de 1936, el momento del exilio definitivo de la pareja. Libros clave como Eternidades, Piedra y cielo o Segunda antolojía poética vieron la luz en ese tiempo. Fue también el periodo en que el poeta se volcó en los escritores emergentes a través de revistas como Índice o Sí, financiadas, dirigidas y diseñadas por él. Era así fiel a su idea de “alentar a los jóvenes; exijir, castigar a los maduros; tolerar a los viejos”.

“Me parece que tiene este cerrado granadí un gran temperamento lírico”, dice por carta Juan Ramón hablando de Lorca en 1920. “¡Qué gusto ver llegar buenos nuevos! ¡Espina García, Salazar, Guillén, García Lorca…”. El maestro acogió a Federico en Madrid con todas las atenciones, visitó a su familia en Granada, creó la colección que publicó el primer poemario de Pedro Salinas —Presagios, “libro de maestro interior”—, manifestó su devoción por Guillén — “májico escritor”— y colaboró incluso en la revista ultraísta Reflector pese a sus reservas hacia la supuesta novedad de las vanguardias. “En Rimbaud”, escribe a Gerardo Diego, “está también el cubismo”.

Juan Ramón veía su correspondencia como parte esencial de su obra literaria

La cercanía de Juan Ramón Jiménez con los jóvenes coincide con su paulatino alejamiento de los mayores, “ese montón estético-social-naufrago que llaman jeneración del 98”, escribe. Y también: “venimos y vamos a sitios distintos (además de la Academia, el Congreso, la Prensa y el Salón). A mí me da dolor de estómago sólo de pensar que mi poesía tenga nada que ver con el consabido desastre”.

Curiosamente, 1927 será la fecha que marque el alejamiento de sus discípulos por la necesidad de matar al padre y el choque de vanidades. Lo que empieza con alguna que otra diferencia sobre el célebre homenaje a Góngora coordinado por Gerardo Diego —“Góngora pide director más apretado y severo, sin claudicaciones ni gratuitas ideas fijas provincianas”— termina siete años más tarde con un furibundo ataque del autor joven más cercano a Juan Ramón: José Bergamín. Su antiguo colaborador aprovecha un artículo sobre Pedro Salinas para tachar la obra de su mentor de “amoralismo esteticista”, “falsa e inhumana”, “agonizante y espectacular”. Finalmente, este retira sus poemas de la antología con la que Diego amplió su famosa selección de 1932 —decisiva para consagrar al grupo— y escribe un seco telefonema a Jorge Guillén: “Quedan hoy retirados trabajo y amistad”. En una hoja conservada en sus archivos escribe: “J.R.J. asesinado en 1934 por sus discípulos: PS, JG, DA, JB y sus paniaguados”. Es decir, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Dámaso Alonso y José Bergamín.


user_50_juan_ram_n_jim_nez_con_jorge_guill_n_y_pedro_salinas_en_la_terraza_de_su_casa_del_n_mero_8_de_la_calle_lista_de_madrid_en_1924

Juan Ramón Jiménez con Jorge Guillén y Pedro Salinas, en la terraza de su casa del número 8 de la calle Lista de Madrid, en 1924.

Pero no todo es disputa literaria en Juan Ramón Jiménez. En su correspondencia viven también el poeta agradecido que se cartea con corresponsables anónimos y el que hombre comprometido que en mayo de 1931 escribe al ministro Fernando de los Ríos celebrando “esta primaveral República alegre, sana, milagrosa” pese a que “sus ideas sociales son más extremas que las republicanosocialistas españolas”. Cuando estalla la Guerra Civil, el escritor y su esposa acogen en un piso de la calle Velázquez a 12 niños abandonados. De Zenobia, que considera a su marido “un corresponsal catastrófico”, es la carta que cierra el volumen. En ella habla del trabajo con los chicos —“han desplazado toda nuestra vida anterior y nos absorben por completo” (el hombre que toda su vida buscó el silencio vive en el más constante estruendo y estrépito). Los niños, añade, “le compensan a uno de todo”. Y concluye: “Todos nos hacemos a la nueva vida: un poco-mucho desaliñados, empezando porque no se puede estar vistiendo y bañando y alimentando niños con medias y trajes de seda. Yo me endoso una bata, un delantal y un par de zapatillas y lo demás me parece tan superfluo que sea lo que fuera vamos a cambiar radicalmente de vida”. Les esperaban, antes de morir sin ver España, veinte años de exilio.


user_50_1334947614_230270_1334948248_portadilla_grande

Homenaje a Ortega y Gasset en Madrid, 1920. Juan Ramón es el primero a la derecha en la fila de abajo; junto a él, Ortega y, al lado de este, Azorín. / RESIDENCIA DE ESTUDIANTES


Fuente: elpais.com
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
Juan Ramón, poemas inéditos entre el infinito y la carne


La primera edición de ‘Apartamiento’, con 40 inéditos, y 12 poemas nuevos de ‘Libros de amor’ arrojan más luz sobre el poeta



DESCARGABLE Los nuevos poemas de 'Libros de amor'
  
DESCARGABLE Algunos poemas inéditos de 'Apartamiento'.


user_50_el_poeta_juan_ram_n_jim_nez_en_una_foto_tomada_hacia_1914

El poeta Juan Ramón Jiménez, en una foto tomada hacia 1914. / EFE

Quizá porque la obra de Juan Ramón Jiménez fue una incesante búsqueda de algo inalcanzable (llámese perfección, Dios, verdad o belleza), el poeta sigue dando, 55 años después de su muerte, sorpresas. La edición de Apartamiento, libro hasta ahora disperso, escrito por el de Moguer a principios entre 1911 y 1912, puede considerarse como una novedad absoluta, a pesar de que muchos de sus poemas, sobre todo los de su tercera parte, Bonanza, hayan sido ya publicados. El volumen que saca ahora a la luz la editorial Linteo (que también publica una tercera edición ampliada y revisada —con 12 poemas nuevos— de Libros de amor) ofrece por primera vez el conjunto de Apartamiento, que incluye 40 poemas y textos estrictamente inéditos y que nos abren las puertas de un libro-camino que confluye en una invocación final: Dios.

Pero, antes de subir al cielo, vayamos al suelo. Libros de amor estaba ya de camino a la imprenta cuando el poeta se enamoró de la que fue su mujer, Zenobia Camprubí. Juan Ramón abortó la publicación por miedo a herir los sentimientos de su prometida con un libro en el que hacía buen recuento de sus conquistas y amoríos. Zenobia ya le había reprochado algún verso de Laberinto y el poeta decidió que era mejor dejar en un cajón Libros de amor y no airear más intimidades. Casi un siglo después, en 2007, el libro vio la luz a cargo del estudioso José Antonio Expósito. Se convirtió en un acontecimiento mundial. Un Juan Ramón joven y carnal, muy distinto al poeta ensimismado con el cuerpo de algodón de Platero, asomaba por unos versos cargados de sudor y sexo. Sus aventuras con mujeres casadas, solteras, con una norteamericana madre de una hija, con la esposa del psiquiatra que atiende su depresión tras la muerte de su padre… “y sí, hasta monjas”, recuerda Expósito, convertían el poemario en todo un hallazgo. “El éxito fue colosal porque descubría a un Juan Ramón muy distinto al que nos han enseñado en el colegio. Recuerdo que el día de la presentación vinieron periodistas de todas partes, ¡hasta del Vaticano!”. Con los 12 poemas nuevos (encontrados en la Universidad de Puerto Rico) se cierra definitivamente la edición de Libros de amor, ya que sus 104 poemas están por fin completos. Más testimonios apasionados (“Césped con ella! ¡Césped con su cuerpo desnudo/ que aplastaba las margaritas y la hierba!/ ¡Carne de cristal, brazos que llenaban la brisa/ de una fragancia nueva, primaveral, eterna!”) de un hombre que desde muy pronto pisó la tierra aspirando al infinito.

En esa mirada perdida debemos situar Apartamiento, libro de la época de soledad y retiro, de ese apartamiento del título, en Moguer. Dividido en tres bloques, Domingos, El corazón en la mano (editadas ahora por primera vez) y Bonanza, traza un surco que lo unifica y le da sentido final: “En Domingo el yo se ensancha, en El corazón en la mano el yo va hacia sí mismo a través del dolor, y en Bonanza, se llega a la idea de Dios desde ese dolor”, explica Joaquín Llansó Martín-Moreno, encargado junto a Rocío Bejarano de la edición. “Es un libro cuyas dos primeras partes están sin todos los poemas, extraviados muchos durante los años del exilio”, continúa Joaquín Llansó Martín-Moreno. “Nosotros ibamos a sacar Bonanza como libro independiente, pero al investigar vimos que el deseo del poeta era que fuese una unidad, como se demuestra en sus notas y esquemas”.

En Apartamiento el poeta abre su yo, desde el cuerpo y desde el alma, hasta llegar a la invocación desnuda de Dios. La existencia le pesa. Lee a los místicos, la poesía del Siglo de Oro, y sobre todo, se adentra en Unamuno, a quien dedica Bonanza. “¡Derramará mi muerte,/ como un olor a rosa!”. En el segundo libro, El corazón en la mano, escribe Remordimiento: “Tiene este libro un olor que me recuerda/ el olor que tenía mi madre, un sosegado/ aroma de recato, sin explosión, esencia/ íntima de un placer vivo y velado…/ Cuando pasaba ella, lo dejaba tras sí/ como una vaga estela de dolor resignado…/ ¡Domingos de mi vida! ¡Cielo azul de aquel pueblo/ que pudo ser la dicha y sólo fue el cansancio!”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
Platero, 100 años con el mismo brillo azabache en la mirada


El centenario de la publicación de la obra más universal del nobel onubense se celebra este 2014
con actividades y publicaciones que realiza la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez en Moguer




 user_50_1389381531_609864_1389381947_noticia_grande

Museo Casa Natal de Juan Ramón Jiménez, en Moguer (Huelva). / Iván Boza

“Platero me lleva, contento, ágil, dispuesto. Se dijera que no le peso. Subimos como si fuésemos cuesta abajo, a la colina”. Estas palabras publicadas en el libro de Juan Ramón Jiménez Platero y yo cumplen 100 años desde que se imprimieron por primera vez. Fue en 1914 cuando la editorial La Lectura publicó 63 de los 138 capítulos que tiene la edición completa de esta obra universal y rompedora en la que Juan Ramón narra sus peripecias con el burro Platero por la localidad onubense de Moguer. Los espejos de azabache de los ojos duros cual dos escarabajos de cristal negro que lucía Platero hace 100 años siguen brillando, y sobre su cuerpo de papel pequeño, peludo y suave siguen cabalgando infinidad de adultos y niños a los que Platero lleva, contento, ágil, dispuesto.

El mundo disfruta de las aventuras en Moguer, y la localidad, pueblo natal de Juan Ramón Jiménez, se prepara para celebrar el centenario de la publicación durante este año. El 2014 ha sido declarado por la Consejería de Cultura Año Platero y la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez, en colaboración con la Junta de Andalucía, la Diputación onubense, el Ayuntamiento de Moguer y la comunidad de herederos del escritor, que fue premio Nobel de Literatura en 1956, ha diseñado una amplia programación que reúne medio centenar de actividades que recrean esta mítica obra, considerada por los críticos, una de las más complejas de las letras del siglo XX.

Lectura. Las propuestas para conmemorar el cumpleaños de Platero girarán en torno a la lectura, las artes plásticas, escénicas y musicales. El aniversario se va a aprovechar como un momento clave para la publicación de obras inéditas de Juan Ramón Jiménez, como Vida, Monumento de amor, Entrevistas o Los años españoles (1881-1936). Además, se editará un volumen de Platero y yo (Editorial 33) con ilustraciones de los humoristas gráficos Patxi e Idígoras y se presentará una reproducción sonora del capítulo La púa, leído por Zenobia Camprubí. También está previsto realizar una impresión especial de Platero y yo que solo podrá obtenerse visitando Moguer y realizando un recorrido por los lugares que marcaron la vida y obra del poeta. También hay conversaciones en marcha para elaborar nuevas traducciones del libro al inglés, al árabe y al catalán, entre otras.

Artes visuales.Destaca la iniciativa Platero en la pantalla que mostrará la única película hecha sobre Platero en 1965, un documento que ilustra los modos de vida y costumbres del Moguer de principios de siglo. Y en primavera se desarrollará una representación teatralizada de Platero y yo en Madrid, una actividad organizada por la fundación que cuenta con la colaboración de RTVE, RNE y La Casa Encendida.


 user_50_1389381531_609864_1389382170_sumario_normal

Primera portada de Platero y yo.

Educación. Para el conocimiento de la obra se han propuesto actividades como Platero en el aula o Leer, jugar e imaginar a Platero, que vincula el libro con la educación. En las exposiciones previstas figura la de Platero universal, una muestra bibliográfica que aglutina las ediciones en las diferentes lenguas en la que ha sido traducida la obra de Juan Ramón Jiménez. Además, se realizará una exposición itinerante formada por 32 réplicas de las ilustraciones originales de esta nueva edición de la obra titulada Platero bajo la mirada de Patxi e Idígoras.

El director de la fundación subraya que si este libro ha resistido 100 años es “gracias a su implicación de manera muy directa en las escuelas”. La sencillez, la claridad y la precisión de estilo de la obra han servido de aliciente para muchos profesores a lo largo de los años. Platero y yo es un texto “de filosofía de la vida y de compromiso social”, según Ramírez Almansa, que contiene un fuerte impulso pedagógico, ya que su autor, que era laico, defendía la libertad de cátedra. “Fue una publicación fortuita que formaba parte de la Elegía andaluza, donde ya se percibía que había cambiado el discurso narrativo”, explica. En principio, el libro fue concebido como antesala de otras publicaciones que Juan Ramón Jiménez quería realizar, pero la editorial La Lectura le propuso otros textos para una nueva colección de literatura y Zenobia le animó a entregar a la editorial aquel “cuento del burrito”, comenta el director de la fundación.

Para Ramírez Almansa, Platero y yo marcó un hito en la literatura española. “No solo transformó la poesía de su tiempo con Diario de un poeta recién casado, como señalan los libros de texto, sino que ya experimentó ese cambio con este libro que recrea la conversación entre el autor y su burro”, considera.

“La obra supone el comienzo de la luz y el color en la literatura. Con ella se pone fin a los negros de Goya, a los grises de Zuloaga y comienza una nueva configuración que va a inspirar luego a las Generaciones del 14 y del 27 y, en definitiva, a la poesía absolutamente intemporal que ofrece la prosa lírica de Juan Ramón Jiménez”, establece el director.

Una prosa que en Platero y yo es historia viva. Platero sigue estando en 2014 como Juan Ramón lo describió en el capítulo Aglae. “¡Qué reguapo estás hoy, Platero! Ven aquí... ¡Buen jaleo te ha dado esta mañana la Macaria! Todo lo que es blanco y todo lo que es negro en ti luce y resalta como el día y como la noche después de la lluvia. ¡Qué guapo estás, Platero!”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Ramón Jiménez 
 
David González ilustra 'Platero y yo' de Juan Ramón Jiménez


- Una cuidada edición que celebra el centenario de la obra

- "He intentado acompañar el lirismo de Juan Ramón Jiménez", asegura



 01_1399065860_613630

Portada de ’Platero y yo’, ilustrado por David González. / Ediciones Jaguar

"Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro. Lo dejo suelto y se va al prado y acaricia tibiamente, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas... Lo llamo dulcemente: ¿Platero?, y viene a mí con un trotecillo alegre, que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal..."

Así comienza Platero y yo, el inmortal poema de Juan Ramón Jiménez que recrea poéticamente la vida del burro Platero y que es uno de los tesoros de la literatura universal y le valió el Premio Nobel de Literatura. Una obra que este año celebra su centenario y de la que se han lanzado varias ediciones, aunque queremos destacar la que publica Ediciones Jaguar, embellecida con las espectaculares y, a la vez poéticas, ilustraciones de David González.

El ilustrador confiesa que ilustrar un poema tan universal es complicado: "Una amiga me dijo hace algún tiempo que para leer Platero y yo hay que tener la “mirada limpia”. Algo que subrayo y que considero como una tarea nada fácil. Mi interpretación parte desde esas palabras, se apoya en la naturalidad y en la sencillez".

"He intentado acompañar dentro de mis posibilidades el lirismo de Juan Ramón Jiménez, unas veces de forma literal (si el capítulo es muy descriptivo) y, en la medida de lo posible, he buscado que mis ilustraciones complementen el texto, que cuenten algo más allá de lo que expresa el autor. Licencia que me he tomado desde el más absoluto respeto a la obra".

Una obra muy actual

Como los grandes clásicos de la literatura, Platero y yo mantiene su actualidad, en opinión del ilustrador: "Jiménez comenzó a escribir Platero y yo hacia 1906, creo que es evidente que el texto ha envejecido, pero sorprende lo actual que puede ser en muchos aspectos, como los personajes entrañables o decadentes que aparecen en el escrito y que probablemente conozcamos similares en nuestro pueblo o ciudad; costumbres y fiestas que apenas han cambiado, o el dolor y el sufrimiento, que siempre se mantienen impasivos al tiempo".  

"Cuando el texto está tan bien escrito -continúa David- lo difícil es elegir una de las tantas posibilidades que ofrece para poder pasarlo a imagen. Bendita dificultad".

Imaginando a los protagonistas

Todos tenemos una idea de Platero y Juan Ramón, pero trasladarlos a imágense es otra cosa. "Hace un año -nos cuenta David- recogí de la calle a una perrita que no estaba en buenas condiciones y tan solo tenía dos meses. Ahora pesa unos 40kg y algunas personas cambian de acera cuando paseo con ella. Sin embargo, la sigo viendo como aquel cachorro que podía levantar con un solo brazo. Es posible que el escritor viera así a Platero, por esa razón tuve claro desde el principio hacer un burro poetizado, que pareciera un pollino. Creo que este enfoque se adapta bien al tan conocido primer capítulo del libro y que describe con tanta ternura a Platero".

En cuanto al personaje de Juan Ramón "Huyendo de hacer un retrato físico, sí me he ceñido al texto respetando el traje oscuro y la barba tal y como se describe, procurando por otro lado que infunda bondad, ternura, sosiego... Casi en consonancia con lo que comunica Platero, al fin y al cabo, pienso que el burro es una continuidad de la figura de Juan Ramón" -puntualiza el ilustrador-.

Tampoco es fácil acertar con la gama de colores, pero David demuestra ser un experto: "Mis ilustraciones pretenden acompañar el lirismo del texto y un elemento importante para ello es el uso del color. Por ejemplo, hay algunos capítulos que se desarrollan en un atardecer y es necesario el uso de colores cálidos, o bien capítulos como La tísica, en el que nos adentramos en una habitación oscura prácticamente sin color y que contrasta fuertemente con el rostro casi blanco de una niña".

"Para ilustrar poesía hay que imaginar poesía"

La adaptación de obras literarias es un subgénero del cine y el cómic, pero las adaptaciones de poesía son bastante raras. por eso hemos preguntado a David cómo se ilustra la poesía y su respuesta no ha podido ser más acertada: "Imaginando poesía".

En cuanto a sus influencias david asegura que: "No podría decir nada ni nadie en particular para este libro. Son numerosos los pintores, ilustradores, películas, etc. que han influido y que seguirán haciéndolo a lo largo de mi trayectoria en esta profesión. Otro potente inspirador en mi trabajo es la música, la considero una herramienta importantísima. Cada ilustración tiene su banda sonora".

La naturaleza, al igual que en la obra de Juan Ramón Jiménez, es una de los protagonistas: "Tiene un papel primordial -asegura David González-. El escenario principal es el pueblo de Moguer y su entorno. Desde la cubierta, pasando por las guardas y en muchas del resto de las ilustraciones, he procurado que la naturaleza adquiera una fuerte presencia".

Finalmente, hemos preguntado al ilustrador por sus proyectos: "Actualmente, por un lado estoy trabajando para unos libros de texto y, por otro, con un proyecto muy interesante para Chidori Books, una joven editorial que publica en formato digital y está especializada en literatura japonesa".

Los espectaculares dibujos de David González pueden ser la mejor excusa para volver a disfrutar de una de las mejores obras de la literatura universal.


 01_1399065999_679393

 01_1399066028_977584

 01_1399066050_479900

Ilustraciones de David González para ’Platero y yo’ / Ediciones Jaguar


rtve.es
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje R"Pe: Juan Ramón Jiménez 
 
Magnifico trabajo sobre la vida y obra de mi paisano, he abierto otro hilo comentando el centenario de "Platero y Yo" ya que no había visto este magnífico trabajo.

Haber si lo leo más detenidamente por si puedo aportar algo más y cualquier duda que os surja sobre Moguer o el poeta y esté en mi mano con mucho gusto la intentaré de solucionar, además de poder aportar fotos de cualquier lugar del pueblo blanco que inspiró a Juan Ramón, saludos.
 



 
rociero - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No puede publicar eventos en el calendario