Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Isaac Peral
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Isaac Peral 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de ilustres españoles… Este Quincuagésimo sexto trabajo recopilatorio, está dedicado a Isaac Peral, ingeniero y marino español, conocido sobre todo por diseñar un submarino propulsado eléctricamente que revolucionó la navegación subacuática. Sus pruebas resultaron un éxito, pero lamentablemente la marina española desautorizó el proyecto.

93853788Isaac Peral. Marino español que participó en la invención del submarino (Cartagena, 1851 - Berlín, 1895). Ingresó en la Armada en 1866, siguiendo la tradición familiar. Adquirió una amplia formación técnica pasando por diversos destinos en el Observatorio Astronómico de San Fernando, la Comisión Hidrográfica y la nueva Escuela de la Armada, en la que fue profesor de Física y Química (1882).

Las obras del torpedero submarino Peral comenzaron en el arsenal de la Carraca Cádiz, el 23 de octubre de 1887 y se botó el 8 de septiembre de 1888. El submarino consistía en una nave de ensayo de veintidós metros de eslora, pesaba 79 tm. de desplazamiento en superficie y 87 tm. sumergido. El casco, cuadernas y mamparas eran de acero e iba armado con dos torpedos. Se sumergía mediante unos acumuladores eléctricos que suministraban corriente a unas dinamos. Éstas, a su vez, por rotación, hacían girar dos hélices dispuestas en el eje vertical del submarino. Las hélices iban hundiendo la nave hasta que su resistencia era inferior a la presión del agua. Aunque las pruebas definitivas tuvieron gran éxito, el consejo superior de la marina no autorizó la construcción de nuevos submarinos.

Isaac Peral fue un excelente ingeniero eléctrico que concibió numerosos proyectos e inventos, el acumulador eléctrico, un varadero de torpederos premiado con medalla de oro en la Exposición Universal de Barcelona en 1888, un proyector luminoso y una ametralladora eléctrica. Fue un experto geógrafo y escribió dos libros sobre astronomía. Fundó diversas empresas industriales, una de ellas en Madrid dedicada a la fabricación de acumuladores eléctricos, y montó las veintidós primeras centrales de alumbrado de España.

En 1858  pasó a vivir a San Fernando, donde fue destinado su padre, Capitán de Infantería de Marina, y de donde partió en 1860 para Cuba, muriendo allá en la “guerra chiquita”. Su madre solicitó la Gracia Real de ingreso en el Colegio Naval, siéndole concedido el uso de uniforme desde 1861, aun cuando no ingresó hasta el 1 de junio de 1865, cuando tuvo la edad mínima reglamentaria. Fue nombrado Guardia Marina de 2ª en diciembre de 1866, realizando un primer viaje a Filipinas.

De regreso a la Península embarcó en las Fragatas Victoria y Numancia, a bordo de la cual iría más tarde a Italia, para la venida de Amadeo I. Ascendió a Alférez de Navío en 1872, siendo destinado a Cuba, donde tomó parte en numerosos combates, ganando distintas condecoraciones.

En 1874 regresó a España participando en 1875 en la Guerra Carlista, en operaciones en el mar Cantábrico. Más tarde fue nombrado profesor de Guardias Marinas. Contrajo matrimonio en 1876 con doña María del Carmen Cencio, hija Antonio Cencio, médico de la Armada, y de cuyo matrimonio nacerían nueve hijos ,4 de los cuales fallecen de pequeños.

En 1877 pasó al observatorio de San Fernando para realizar el Curso de Estudios Superiores durante cuatro años. Aquí aprendió electricidad de José Luis Diez, que hizo la instalación eléctrica del arsenal militar la carraca, Cádiz.

Recibió clases de Matemáticas, Geografía, Física, Ingeniería Naval y Electricidad. Apenas unos años antes algunos físicos definían la electricidad como “un fluido desconocido que quemaba y no podía ser ponderado”.

En 1880 ascendió a Teniente de Navío de 2ª clase, volviendo al servicio el 1 de enero de 1881 ocupando diversos destinos en Cádiz, Cartagena y nuevamente en  Filipinas. Allí fue jefe del Detall de Cavite y miembro de la comisión hidrográfica. En estas islas un barbero le cortó una pequeña verruga de la sien izquierda, produciéndole una herida insignificante, a la que no dio ninguna importancia y que a la larga sería origen del cáncer que le produjo la muerte.

Algún tiempo después y encontrándose gravemente enfermo regresó a España el 8 de diciembre de 1882, siendo destinado al observatorio de San Fernando como profesor de Física y Química, e Idioma alemán en la cátedra de Física Matemática de la Escuela de Ampliación de estudios de la armada. Hasta aquí había prestado servicio en 32 buques diferentes, embarcado durante 16 años con sus 1.318 días de mar.

En 1885 presentó el proyecto de torpedero sumergible a sus superiores del observatorio, los ilustres matemáticos Cecilio Pujazón y Juan Viniegra, proyecto en el que llevaba años trabajando en secreto en su domicilio particular de la calle Juan de Mariana 3, de Cádiz, y que el conflicto de las Islas Carolinas, reivindicadas por Alemania, le hizo revelar, poniéndolo al servicio de la armada.

El Ministro de  Marina, vicealmirante Manuel de la Pezuela y Lobo le hizo acudir a Madrid, donde expuso su proyecto ante una comisión técnica, recibiendo un informe favorable y siendo autorizada la construcción del aparato de profundidades. Autorizado el primer presupuesto 5.000 pesetas, fue comisionado para adquirir en el extranjero los materiales que no encontraba en España, aparatos ópticos en París, accesorios y torpedos en Berlín, acumuladores en Bruselas, los aceros, motores eléctricos, hélices y tubos lanzatorpedos en Londres.

0submarinoperalen2007en

El submarino fue construido de plancha de acero, su forma era fusiforme y estaba capacitado para navegar a profundidades de hasta 30 metros. Desplazaba 77 toneladas en superficie y 85 en inmersión. Sus dimensiones eran 22 metros de eslora y 2’87 metros de manga en su Cuaderna Maestra. Velocidad máxima de 7’7 nudos en superficie y 3’5 nudos sumergido. Tenía una autonomía de 396 millas y propulsión eléctrica con 613 acumuladores de 50 kilos; 2 motores de 30 CV y como armamento 3 torpedos Schwarzkopff.

Sin embargo Peral, nunca dejó de interesarse por desarrollar el submarino, a pesar de los altibajos de su prestigio y de las decepciones de la prensa. Murió tempranamente de un tumor cerebral del que había sido operado en Alemania.

El  día 4 de mayo de 1895, Isaac Peral se traslada a Berlín para ser operado nuevamente del cáncer cerebral, pero un descuido en las curas le produce una meningitis que acaba finalmente con su vida el día 22 de mayo.

Los restos de Peral son trasladados a Madrid, donde son enterrados el día 29. El 11 de noviembre de 1911, los restos son exhumados y trasladados a Cartagena, donde reposan actualmente.

Espero que recopilación de información e imágenes que he preparado os resulten interesantes.




Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados, por temas.  Reyes: Trajano, emperador romano, Adriano, emperador romano, Don Pelayo, Jaime I el Conquistador, Fernando III el Santo, Alfonso X el Sabio, Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso, Carlos V, Felipe II, Carlos III; Conquistadores y exploradores: Cristóbal Colón, Hermanos Pinzón, Juan de la Cosa, Alonso de Ojeda, Cabeza de Vaca, Francisco de Orellana, Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Hernando de Soto, Inés de Suarez, Núñez de Balboa, Pedro de Mendoza, Pedro de Valdivia, López de Legazpi, Ponce de León, Rodrigo de Bastidas, Elcano - Magallanes; Héroes: Viriato, El Cid campeador, Guzmán el Bueno, María Pita, Agustina de Aragón, Daoíz y Velarde, Vicente Domenech "El Palleter"; Militares: Juan de Austria, El Gran Capitán (Fernández de Córdoba), Ambrosio Spínola, Álvaro de Bazán, Blas De Lezo, Gravina y la Batalla de Trafalgar, Cosme Damián Churruca y Trafalgar, Alcalá Galiano, General Castaños y batalla de Bailén; Literatura: Séneca, Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora; Religiosos: Bartolomé de Las Casas, Cardenal Cisneros, Teresa de Jesús; Emprendedores: Eduardo Barreiros... hay otros trabajos en preparación que iré añadiendo.



Resumen Biográfico:


0isaacperalycaballero

Isaac Peral y Caballero (Cartagena, 1 de junio de 1851 - Berlín, 22 de mayo de 1895) fue un científico, marino y militar español, teniente de navío de la Real Armada e inventor del primer submarino torpedero, el Peral (1885).

Tuvo una breve pero intensa carrera en la Armada Española, interviendo en la Guerra de los Diez Años en Cuba y en la Tercera Guerra Carlista, acreditando pericia y valor, por lo que fue felicitado y condecorado. También destacó en trabajos y misiones de carácter científico: escribió un "tratado teórico práctico sobre huracanes", trabajó en el levantamiento de los planos del canal de Simanalés (Filipinas) y en 1883 se hizo cargo de la cátedra de Física-Matemática de la Escuela de Ampliación de Estudios de la Armada.

En 1885, tras la denominada crisis de las Carolinas, en la que Alemania intentó arrebatar este archipiélago a España, Isaac Peral se consideró en la obligación de comunicar a sus superiores que había resuelto definitivamente el reto de la navegación submarina. Tras un riguroso análisis de su proyecto, por parte de los más cualificados científicos de la mencionada Escuela de Ampliación, éstos dieron su aprobación para que fuese trasladado al ministro de Marina, Almirante Pezuela, quien recibió el proyecto con caluroso entusiasmo. Por desgracia, los sucesivos ministros que le sucedieron, demostraron indiferencia o abierta hostilidad (Almirantes Rodríguez de Arias y Beránger).

Gracias al apoyo de la Reina Regente Dª María Cristina, el submarino fue finalmente botado el 8 de septiembre de 1888. Sin embargo, a pesar del éxito de las pruebas de la nave, las autoridades del momento desecharon el invento y alentaron una campaña de desprestigio y vilipendio contra el inventor, al cual no le quedó más remedio que solicitar la baja en la Marina e intentar aclarar a la opinión pública la verdad de lo sucedido.

Finalmente, el genial inventor falleció a causa de la meningitis en 1895.

0isaacperalcon21aos

Isaac Peral con 21 años


VIDA


Juventud

Vino al mundo en el callejón de Zorrilla, esquina a la calle de San Francisco de la ciudad de Cartagena, en 1851. Fueron sus padres Juan Manuel Peral y Torres e Isabel Caballero. Tuvo dos hermanos: Pedro Peral, que nació en 1849, perteneció como todos los hermanos a la Real Armada, falleciendo de capitán de fragata en 1897, y don Manuel Peral, que nació en 1862, y que también fue marino, pero tuvo la desgracia de estar al mando del cañonero Leite, en la batalla de Cavite en 1898, por lo que al ser entregado sin presentar combate a los norteamericanos, se le formó consejo de guerra, falleciendo unos años más tarde, con el grado de teniente de navío.


0isaacperalconsuesposae

Isaac Peral con su esposa e hijos en Cádiz

Como su padre siempre estaba destinado en algún punto de los territorios españoles, su madre doña Isabel no se arredró, y como los salarios no daban para mucho, envió el 9 de enero de 1860 una solicitud a la soberana Isabel II, la cual concedió al joven Isaac, de tan sólo ocho años, el título de aspirante de marina y a utilizar el uniforme de la corporación, con el compromiso firme de ingresar en la Escuela Naval en cuanto alcanzara la edad pertinente.

detalleesculturaisaacpe

Detalle de la escultura de Isaac Peral de Cartagena


Servicio en la Armada

El 1 de julio de 1865 pasó el examen de acceso al Colegio Naval Militar de San Fernando, donde comenzó sus estudios, aplicándose por entero a la aritmética de Serret; la geografía de Rouche y Camberouse y al álgebra de Briot. Por su gran facilidad para aprender estas materias el 26 de diciembre de 1866, se le dio el grado de guardiamarina de segunda clase, y de hecho sus compañeros llegaron a apodarlo como "el profundo Isaac". A parte de las mencionadas materias, se empapó de otras materias más propias de la náutica, como la construcción naval, maniobra, pilotaje, astronomía, historia naval, historia de España, mecánica, física y máquinas de vapor; como se podrá ver, no había materia que se le escapara a su conocimiento.

elsubmarinoperaleneldiq

El submarino Peral en el dique flotante

El 21 de enero de 1867 embarcó por orden superior en la corbeta Villa de Bilbao, con la que realizó varios viajes y evoluciones. Al embarcar observó fondeada en las cercanías de la corbeta a la fragata Numancia, que había arribado a la bahía, el 20 de septiembre anterior después de novecientos sesenta días de ausencia de la Península después de dar la primera vuelta al mundo de un buque acorazado.

El 23 de abril de 1867, zarpó la corbeta, arribando el 26 al puerto de Málaga, visitando a continuación los de Santa Pola, Alicante, Rosas, Barcelona, Palma de Mallorca, Mahón y Cartagena. Allí tuvo oportunidad de poder visitar el último navío de línea español, el Reina doña Isabel II, que permanecía de pontón en el arsenal y de ver fondeadas juntas a las dos fragatas acorazadas, la Numancia, la Zaragoza que se encontraban junto a la de hélice Gerona, que por casualidad se habían reunido. Zarpó la corbeta de esta Arsenal con rumbo al de Cádiz, arribando el 28, por lo que había permanecido en su navegación y visitas, cincuenta días.

dibujo1g

A los pocos días todos los guardiamarinas recibieron la orden de trasbordar a la urca Santa María, un navío muy robusto preparado para largas navegaciones de altura a pesar de sus muchos años de servicio. Peral fue designado gaviero de la seca ó vega mayor del mesana, lo que le vino muy mal dado su físico endeble. Se hicieron a la mar el 20 de noviembre, no sin antes saludar al buque insignia, la fragata Almansa que se encontraba en la bahía, y enarbolaba el gallardete del Almirante de la flota, realizando las salvas pertinentes.

Una vez salió a alta mar, se arrumbó el buque con destino a las Canarias, pero por unos vientos contrarios, les fue muy penosa la navegación, ya que estuvieron casi todo el viaje, dando bordadas, para coger el respectivo viento y seguir el marcado rumbo, lo que les hizo fondear en Santa Cruz de Tenerife el día 26. Zarparon de este puerto, con rumbo al Sur, cruzaron por primera vez la línea del Ecuador y prosiguieron su rumbo, que al igual que la vez anterior, los vientos parecían ir en contra de la urca, y cuando no, éstos dejaban de soplar, por lo que se encontraban con calmas arduas de soportar en tan pequeño cascarón. Peral fue tomando notas de todo cuanto se encontraba en el viaje, así como hallando posiciones tanto diurnas como nocturnas, por lo que en ningún momento se encontró sin trabajo.

dibujo2o

Así continuó el viaje, que al principio transcurrió por las costas africanas, pasaron cerca de la isla de Santa Elena, continuando su andar lento pero seguro, hasta cruzar al continente americano, y por sus costas, doblar el cabo de Buena Esperanza. Desde aquí se puso rumbo hasta arribar al fondeadero de Batavia, en Java, el 26 de abril de 1868. Al cabo de 48 horas volvieron a hacerse a la mar, con rumbo a las islas Filipinas, arribando al fondeadero de Manila el 14 de junio del mismo año, tras 201 días de navegación. La urca llegó en tan mal estado, que hubo que ponerla en seco en el arsenal de Cavite, donde fueron reparadas y repasadas, todas sus estructuras, tiempo que aprovechó Peral para dar conocer las islas.

Alistada de nuevo la urca, se volvió a hacer a la mar, en viaje de retorno a la Península, no teniendo más remedio que regresar por donde habían llegado, ya que el canal de Suez aún no se había inaugurado. La nevegación fue muy dura, con vientos contrarios y la mar agitada, lo que la convertía en una trabajosa experiencia, que Peral no desaprovechó, pues continuó trabajando en su diario. Era tal el retraso, que no se hizo escala hasta haber doblado el cabo de Buena Esperanza, arribando al peñón de Santa Elena, el 20 de junio de 1869; zarpando desde ésta llegaron finalmente a la bahía de Cádiz el 22 de octubre de 1869.

1928elsubmarinodeisaacp

1928. El submarino de Isaac Peral regresa remolcado por -El Cíclope- a su tierra natal, después de estar abandonado y medio desguazado durante 36 años en el Arsenal de La Carraca


Turbulencias en España

Pese a todo y gracias al apoyo de la Reina Regenta Dª María Cristina, el submarino fue finalmente botado el 8 de septiembre de 1888. El buque medía 22 metros de eslora, 2,76 de puntal, 2,87, de manga y desplazaba 77 toneladas en superficie y 85 en inmersión. La propulsión se obtenía de dos motores eléctricos de 30 caballos cada uno, la energía la suministraba una batería de 613 elementos. Incorporaba, además un tubo lanzatorpedos, tres torpedos, periscopio, un sofisticado "aparato de profundidades", que permitía al submarino navegar en inmersión a la cota de profundidad deseada por su comandante y mantener el trimado del buque en todo momento, incluso tras el lanzamiento de los torpedos. Y todos los mecanismos necesarios para navegar en inmersión hacia el rumbo prefijado.

submarinoperalen1888

Submarino Peral en 1888.

Las pruebas oficiales se desarrollaron a lo largo de 1889 y 1890. Conviene resaltar que no se le concedió permiso para efectuar la prueba clave y más elocuente, que había solicitado el propio inventor: atravesar sumergido el estrecho de Gibraltar, desde Algeciras hasta Ceuta. A pesar de lo cual, demostró en las pruebas que se verificaron, que podía navegar en inmersión a la voluntad de su comandante, con el destino, rumbo y cota predefinidas y en mar abierto. Además, demostró que podía atacar, sin ser visto, a cualquier buque de superficie. La Comisión Técnica nombrada al efecto, avaló el éxito de las pruebas del primer submarino de la historia. Sin embargo, oscuros intereses nunca aclarados, motivaron que las autoridades del momento desecharan el invento y alentaran una campaña de desprestigio y vilipendio contra la persona del inventor, al cual no le quedó más remedio que solicitar la baja en la Marina e intentar aclarar a la opinión pública la verdad de lo sucedido.

planosdelsubmarinoperal

Planos del Submarino Peral

El 5 de noviembre de 1891 se licencia del servicio y es operado de cáncer en Madrid, pero se le impide publicar su "Manifiesto" en ningún medio de comunicación. Finalmente, consiguió publicarlo, costeándoselo de su bolsillo, en un periódico satírico llamado "El Matute".

Dedicado a la vida civil, consiguió fundar varias empresas con éxito, relacionadas con su especialidad, el aprovechamiento de la energía eléctrica.

El 4 de mayo de 1895, Peral se traslada a Berlín para ser operado de cáncer, pero un descuido en las curas le producen una meningitis que acaba con su vida en 22 de mayo. El 11 de noviembre de 1911 es exhumado para trasladar sus restos mortales a Cartagena.


septiembrede1927traslad

Septiembre de 1927. Traslado de los restos de Isaac Peral al cementerio de Ntra. Sra. de los Remedios, Santa Lucía.


mausoleodeisaacperalenc

Mausoleo de Isaac Peral en Cartagena


Curiosidades

En Cartagena se encuentra su submarino situado en el muelle de Alfonso XIII.
En su honor existe un barrio en Cartagena con su apellido además de un monumento conmemorativo.
En el El Puerto de Santa María está la Plaza de Isaac Peral en honor al marino.
En Murcia hay un parque que lleva su nombre, situado en el barrio de La Flota.

mariolp1010270b

Submarino Peral, Paseo del Muelle de Cartagena


submarinoperalpaseodelm

Submarino Peral, Paseo del Muelle de Cartagena


Bibliografía

Aguilera y Elias. Buques de Guerra Españoles, 1885-1971. San Martín, 1972.
Martínez-Valverde y Martínez, Carlos. Enciclopedia General del Mar. Garriga, 1957.
Villanúa, León. Isaac Peral. El Marino Popular, colección Europa, Madrid, 1934.
VV.AA. Enciclopedia Universal Ilustrada. Espasa. Tomo 43, 1921, pp. 504-7.


anversoyreversodeunembl

Anverso y reverso de un emblema de Auxilio Social.


Leyes Físicas del funcionamiento del Submarino


0isaacperallibroisaacpe

Muchos antes que Isaac Peral (1851-1895), intentaron construir algún tipo de nave que pudiera navegar sumergida, sobre todo con fines militares, al hacer valer su factor sorpresa, pero lo que hoy conocemos como submarino, no fue tarea fácil para los ingenieros, que debieron de vencer multitud de obstáculos para llegar a las hoy sofisticadas y tecnológicas naves de inmersión.


0252007311032

El hecho concreto, es que Isaac Peral, construyo el primer submarino empleado con fines militares, que en 1890, disparó con éxito el primer torpedo de la historia.


esquemabsicodeunsubmari

Esquema básico de un submarino 1


esquemabsicodeunsubmariq

Esquema básico de un submarino 2


esquemabsicodeunsubmari

Esquema básico de un submarino 3


Los submarinos se rigen por el principio de Arquímedes que dice:

Todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta una fuerza vertical y hacia arriba que es igual al peso del líquido desalojado.

Los submarinos se sumergen o flotan en el agua según aumente o disminuya su peso, pero el volumen no se altera.
Su peso se modifica muy fácilmente inyectando agua en el interior mediante unas bombas mecánicas para que su densidad sea mayor que la densidad del liquido y consiga hundirse o expulsando el agua mediante esas mismas bombas para que la densidad del submarino sea menor que la del liquido(la del agua del mar vale 1030 kg/m3) y suba a la superficie. Esta agua se alberga en unos compartimentos (llamados tanques) especiales que se hallan en el interior del casco del submarino o entre sus paredes.

(latitud38norte.blogspot / Fco. J. Costa López)



0portadadellibroelprofu

Portada del libro “El profundo Isaac Peral, documentos inéditos del archivo del submarino de Isaac Peral y Caballero”.


0peral

Retrato de Isaac Peral y Caballero. Museo Naval de Madrid.


0detallemonumentoplazad

Detalle de la escultura del monumento dedicado a Isaac Peral y Caballero. Plaza del Barrio Peral. Cartagena .Murcia


monumentoaisaacperalenu

Monumento a Isaac Peral en una Plaza del Barrio Peral. Plaza del Barrio Peral. Cartagena .Murcia



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo dedicado a Isaac Peral, fue uno de los inventores más brillantes del siglo XIX y que más huella dejó en la marina española.


Enlace interesante: http://www.regmurcia.com/servlet/s....ALLE_REPORTAJES


Fuentes y agradecimientos a: Wikipedia, regmurcia, clubdelamar, biografiasyvidas, cartagenaantigua, histarmar, cartagenaantigua, mariol y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Isaac Peral 
 
El submarino de Peral sale a flote


La nave que desarrolló en 1888 el inventor cartagenero, en fase de rehabilitación

Los estudios permitirán conocer cómo era el precedente de los sumergibles que hoy navegan




user_50_04_1372591274_873816

El sumergible, el día en que fue botado. El próximo 8 de septiembre se cumplirán 125 años de aquel momento, que congregó a miles de personas en La Carraca (San Fernando). / MUSEO NAVAL

VER VÍDEO

Antonio Romero estaba entre los elegidos. Junto al otro ayudante de máquinas, José López, era el integrante menos cualificado de la dotación del submarino, compuesta por 10 hombres. Todos estaban a las órdenes de aquel genio, Isaac Peral y Caballero, inventor de una máquina capaz de sumergirse. La Armada española estaba lista para desarrollar un arma que le daría más seguridad y capacidad de amedrentar al enemigo. Sin embargo, todo se vino abajo rápidamente. El proyecto del submarino quedó arrumbado. No volvió a navegar. Han tenido que pasar 125 años para recordar aquella historia y remozar el invento que Peral construyó en 1888.

Hoy, en un antiguo taller de calderería del Arsenal de Cartagena, de finales del XIX, se oyen martillazos con el mar de fondo. El submarino de Peral descansa en un carro de varadero para su rehabilitación. Tras pasar años a la intemperie en el paseo marítimo de Cartagena y sufrir el daño de la lluvia, el salitre y el agua de las fuentes que lo adornaban, el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, "recomendó ponerlo a cubierto ante su deterioro", explica el director del Museo Naval de Cartagena, Pablo Zárate. "En unos años probablemente se habría echado a perder", dice la restauradora especializada en arqueología Ioanna Ruiz de Torres. "Aunque para su edad no estaba muy mal, es sorprendente".

"Lo primero ha sido detener la oxidación, que había atacado varias zonas, en especial las que estaban sobre los apoyos" que lo alzaban en el paseo, señala Zárate, capitán de navío. Ahora se están quitando las capas de pintura que lo envolvían —"hasta 21 hemos encontrado y eso que solo hemos retrocedido en el tiempo hasta 1930"—. La mayor sorpresa del decapado llegó con las hélices. "Estaban pintadas de purpurina, así que pensamos que eran una copia de las originales pero descubrimos en ellas unas letras que indicaban los astilleros donde Peral las había comprado en Inglaterra". La misión es recuperar el aspecto similar, el color plateado, al que lució la nave cuando se botó en La Carraca (San Fernando) el 8 de septiembre de 1888.

Durante la restauración se ha descubierto que las hélices eran las originales

Aquel día miles de personas se congregaron para el gran acontecimiento. A las mujeres se les regaló un abanico con dibujos del rostro de Peral y su submarino. El cartagenero, nacido en 1851, había hecho realidad el sueño de Julio Verne en 20.000 leguas de viaje submarino.

A pesar del precedente del Ictíneo,el sumergible del catalán Narcís Monturiol botado en 1859, el director del Museo Naval de Madrid, el almirante José Antonio González Carrión, asevera que el de Peral “fue el primer submarino convencional en España y el mundo porque tenía propulsión eléctrica, con baterías que había diseñado Peral; poseía capacidad de inmersión y podía lanzar torpedos”.
En la cima

"De repente, la Armada y el Gobierno le dieron la espalda a Peral"

Peral estaba en la cima de su carrera, iniciada cuando ingresó en la Armada con 14 años. En 1885 había ofrecido al Gobierno desarrollar su "aparato de las profundidades", como lo llamaba, ante la posibilidad de guerra contra Alemania, que había atacado las islas Carolinas, en el Pacífico, propiedad de la corona española. El conflicto se resolvió por la vía diplomática sin embargo Peral pudo proseguir su sueño gracias al apoyo de la regente María Cristina. Tras su botadura, el submarino de acero superó sucesivas pruebas para certificar su viabilidad, siempre capitaneado por Peral, al que acompañaban 10 hombres. Una placa en la proa recuerda sus nombres, el primer de ellos, el de Don Isaac Peral, teniente de navío, inventor y proyectista. Peral pasó a ser héroe nacional y fenómeno mundial: vinos, aceites y puros llevaron su nombre; cuando visitaba Madrid tenía que salir al balcón del hotel para saludar; se compuso un vals y en Cuba se escribió la opereta El submarino en su honor.


user_50_06_1372591397_543276

Dibujo del inventor cartagenero (1851-1895). Isaac Peral y Caballero ingresó en la Armada con solo 14 años.

Todo iba viento en popa, así que "Peral pensaba construir un sumergible más grande que el primero". Este tenía 22 metros de eslora, alcanzaba 7,7 nudos de velocidad y pesaba 77 toneladas, como cerciora una inscripción redescubierta bajo las capas de pintura del casco. Sin embargo, "envidias, presiones extranjeras y disputas políticas" torpedearon el submarino. La historia apunta, entre otros, al ministro de Marina, José María Berenguer. "Lo cierto es que la Armada y el Gobierno le dieron la espalda". Varios informes de una comisión de seguimiento tildaron de repente al sumergible de inútil, por lo que se dejó varado en Cádiz. Lo que España desechó fue desarrollado poco después por otros países. Desengañado, Peral pidió la baja en la Armada y se dedicó a seguir inventando, también contribuyó a la extensión del tendido eléctrico en España. Murió con 43 años, en 1895 en Berlín, tras una operación de un cáncer de piel.

En 1929 Cartagena reclamó el submarino, que procedente de aguas gaditanas se dejó en el arsenal. En un traslado posterior en la ciudad se llegó a trocear en tres partes, cortes con soplete bien visibles. Hasta hace unos meses se hallaba en el paseo marítimo. En todos estos años perdió sus piezas externas: candeleros, torre óptica… que ahora dos institutos de formación profesional de Cartagena están fabricando. Zárate destaca que en la recuperación del Peral colaboran, además del IPCE y la Armada, el Ayuntamiento de Cartagena, las fundaciones Juanelo Turriano y Repsol, la Universidad Politécnica de la ciudad y voluntarios (profesores de historia, ingenieros…) que aportan ideas sobre cómo era el submarino por dentro y por fuera.

"El casco es una fuente de estudio para investigadores", apunta González Carrión. Mientras que el interior es un estrecho esqueleto de acero y polvo, caluroso y sin rastro de los aparatos que albergó, ya que se desmantelaron cuando el proyecto encalló. Al menos ahora se reconstruirá en 3D cómo era por dentro la nave y unos paneles explicaran en la nueva casa del submarino —acristalada para que pueda verse desde la calle— su azarosa historia. Ya han comenzado unas visitas guiadas y el objetivo es acabar en septiembre, para que coincida con el 125 aniversario de la botadura. González Carrión asegura que, a pesar de que el Peral está vacío, entre sus paredes ha tenido "las mismas sensaciones" que en los submarinos en los que ha navegado. El Peral revive.



De la botadura a la rehabilitación


user_50_02_1372591138_972856

El submarino de Peral, días antes de su botadura, que fue el 8 de septiembre de 1888.


user_50_08_1372591500_392209

La nave, varada en el dique de Cartagena en una imagen sin fechar. El submarino fue arrumbado y a punto estuvo de ser desguazado.


user_50_01_1372591057_613403

El antiguo taller de calderería del Arsenal de Cartagena, donde se rehabilita el submarino de Peral.


user_50_03_1372591195_895226

Placa descubierta en el decapado del casco del sumergible en la que se muestran las características técnicas de la nave y dónde fue botada, (La Carraca, San Fernando).


user_50_05_1372591329_319564

La recuperación del submarino se prevé que finalice en septiembre para que coincida con el 125 aniversario de su botadura.


user_50_07_1372591448_874503

Detalle del interior de la nave que construyó Peral. Hoy el sumergible está hueco porque fue desguazado.


user_50_09_1372591548_461658

Por dentro, la nave es un esqueleto de acero y polvo. Su reconstrucción tendrá que quedar para un proyecto futuro.


user_50_12_1372591732_447142

Placa con los hombres que formaban la dotación del submarino de Peral en 1889 durante las pruebas de fiabilidad de la nave. El cartagenero figura como "Teniente de navío, inventor y proyectista".


user_50_10_1372591617_449665

Una acuarela que muestra la nave junto a barcos como los que podía destruir con sus torpedos.


user_50_11_1372591679_414235

El 'Peral' en 1940 en Cartagena. Las zonas del casco sobre los apoyos son las que sufrieron más daños y oxidación.


user_50_13_1372591786_563308

El director del Museo Naval de Cartagena, Pablo Zárate, sobre el casco del 'Peral'.



Fuentes: elpais.com / Museo Naval de Cartagena
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Isaac Peral 
 
Siga paso a paso el proceso por el que Peral dio forma a su invento. Materiales, funciones, novedades técnicas...



Submarino Peral, construcción del buque


 user_50_dibujo_1378481743_792836

Ver vídeo



El submarino Peral en detalle


 user_50_dibujo4_1378483276_229247

Ver vídeo



El submarino Peral, interior del buque


 user_50_dibujo2_1378482792_125967

Ver vídeo



Submarino Peral, características


 user_50_dibujo3_1378483055_495023

Ver vídeo



Fuente: elmundo.es / Juan C. Sánchez
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Friday, 06 September 2013, 17:14; edited 2 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Isaac Peral 
 
125º aniversario del submarino



Así construyó Peral su submarino


- Adquirió lo último en tecnología y donde ésta no llegaba, la mejoraba

- Su submarino fue el primero en llevar instalado un tubo lanzatorpedos

- El logro más importante fue realizar la primera navegación submarina




 user_50_00_1378484627_528794

Plano de disposición general del submarino. | Imagen cedida por Javier Sanmateo

Hace cinco años inicié una investigación cuyo mayor hallazgo fue encontrar más de 300 planos originales del submarino dibujados por Isaac Peral. Estos planos, que se creían destruidos, se encuentran en el Archivo Histórico Nacional desde 1972 y gracias a ellos podemos saber cómo funcionaba este logro de la ingeniería naval de finales del siglo XIX.

Ahora sabemos que Isaac Peral adquirió lo último en tecnología de su época, y donde ésta no llegaba, la perfeccionaba o inventaba. Así diseñó los dos motores de propulsión de 30 caballos cuando el motor eléctrico más potente de la época era de siete y se usaba para mover un tranvía.

La electricidad era el corazón del submarino. Hasta esa fecha, nunca se habían alimentado equipos o motores a 500 voltios y 50 amperios, siendo Peral el primero en conseguirlo. Utilizó para ello 613 baterías compradas en Bruselas.

Esta batería ganó la medalla de oro en la Exposición Internacional de Paris, aunque Peral la perfeccionó cambiando las cajas de madera por otras hechas de ebonita, modificó las placas positivas haciéndolas más gruesas para aumentar su duración, sustituyó los ácidos y colocó limitadores que evitaban la sobrecarga y la generación de gases nocivos.

Pero su mayor invento, y secreto, fue su aparato de profundidades. Era un aparato mecánico-eléctrico que, funcionando en automático, permitía que el submarino en movimiento o reposo se sumergiese a la profundidad deseada. Más de una potencia extranjera ofreció a Peral comprarle el invento por grandes sumas de dinero, a lo que él siempre contestaba que su invento no estaba en venta, pues pertenecía a todos los españoles.

El submarino Peral también fue el primero en llevar instalado un tubo lanzatorpedos que se podía recargar desde su interior y disparar hasta tres torpedos.


 user_50_000_1378484662_963958

Pruebas realizadas el 5 diciembre de 1889. | Imagen cedida por Javier Sanmateo



Éxito en las pruebas

El logro más importante fue realizar la primera navegación submarina de la Historia. El 7 de junio de 1890, el submarino se sumergió a 10 metros, navegó a esa profundidad durante una hora y emergió en unas coordenadas ya preestablecidas. Este triunfo pudo realizarse gracias a que estaba equipado con todos los aparatos necesarios, como la corredera eléctrica, que medía la distancia recorrida; la aguja náutica o brújula, que ayudaba a orientar al submarino en inmersión y, ante todo, el aparato de profundidades, que permitía que alcanzara la profundidad deseada en automático.

Cuatro depósitos y un purificador de aire permitían que una tripulación de 12 hombres pudieran respirar con autonomía más de 50 horas. Disponía de otros equipos imprescindibles como su torre de visión indirecta que, asomándola a superficie y por medio de un prisma, proyectaba lo que ocurría en el exterior sobre una mesa que se regulaba en altura para enfocar la imagen. Con este aparato se calculaba la distancia a la que se encontraba el objetivo con el fin de realizar el disparo de torpedos.

Otra sorpresa es que el submarino disponía de jardín, que es como en la Armada se denomina al retrete. Funcionaba por medio de válvulas, agua y aire comprimido para vencer la presión exterior. Todo este conjunto de aparatos y equipos que configuraban el submarino de Isaac Peral marcó la base de los submarinos actuales.


Fuente: elmundo.es / Por Juan Ignacio Chacón Bulnes (obtuvo el primer premio de la Fundación Juanelo Turriano tras escribir el libro 'Submarino Peral').
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Isaac Peral 
 
125º aniversario del submarino



Isaac Peral, el genio frustrado


- Tras 20 años dedicados a la acción, se centra en el trabajo científico
- En 1887 comienza a fabricar el submarino; se puso la quilla en 1888
- Tras una campaña de boicot, pidió la baja en el Cuerpo de la Armada
- Montó una fábrica de acumuladores y varias empresas eléctricas



user_50_1376474198_1

Imagen de la botadura del submarino.

Tesón, perseverancia, celo profesional, audacia, acendrado patriotismo, firmeza y amor por su profesión fueron las principales características de este marino de guerra, hijo y nieto de marinos, nacido en Cartagena el 1 de junio de 1851. Isaac Peral y Caballero ingresó con apenas 14 años en el muy exigente Cuerpo General de la Armada, al que se reserva el mando de los buques de la flota.

El Cuerpo poseía una sección de notables científicos desde que, en 1783, Antonio Valdés creara la Academia de Ampliación de Estudios con el objeto de proporcionar a la Armada hombres de elevada cualificación que asegurasen el progreso técnico de la navegación y el conocimiento para comprender y someter a un medio tan hostil como el mar. A este fin se reservaban los oficiales más competentes de cada promoción, lo que explica, que incluso en pleno siglo XIX, cuando España, por la ceguera de las distintas facciones políticas que la gobernaron, dio la espalda al progreso científico, la Marina mantuviera un plantel de gran prestigio entre los que sobresalen, además de Peral, otros inventores como González Hontoria, Bustamante o Fernández de Villaamil y especialistas muy notables como Díez Pérez-Muñoz, Pujazón, Viniegra...


 user_50_01_1378482404_244600

Isaac Peral.

Tras una veintena de años dedicados a la acción, en los que Peral transitó por todos los mares y océanos en todas las embarcaciones de la época (buques de vapor, de vela, de madera, blindados, protegidos y sin proteger) y en los que no faltaron meritorios hechos de armas, Isaac Peral es reclamado por el Director del Observatorio de la Marina y de la Academia de Ampliación de Estudios para que se hiciera cargo de las cátedras de física, química y alemán. El 1 de enero de 1883 recibe el nombramiento definitivo.

La Armada y el Ejército llevaban años de oscura y abnegada lucha en los confines de lo que quedaba del Imperio. Con cada vez menos recursos, por la cicatera y negligente política de los sucesivos gobiernos liberal-burgueses que asolaron España en la segunda mitad del XIX, se batían con singular eficacia, a base de grandes dosis de valor y profesionalidad, contra la insurgencia cubana, el filibusterismo amparado desde Washington y los permanentes ataques de la piratería malaya.

En estas campañas la Marina se distinguió hasta el punto de que EEUU, con infinitos mayores recursos, nunca obtuvo los éxitos de la Armada en la durísima lucha contra los piratas joloanos, en la que tenían que hacer frente a los primeros ataques de terroristas suicidas, llamados entonces 'juramentados' (antecedente de los yihadistas actuales).

1884 supone un hito dramático para la Armada, tras años de abandono en lo que a la dotación material y presupuestaria se refiere por todos los gobiernos desde la caída de Narváez, el ministro de Marina se vio obligado a suspender el ingreso de cadetes en el Colegio Naval de San Fernando por falta de buques de guerra. Apenas se construían nuevos y los viejos se iban quedando obsoletos. La situación se agravó el año siguiente con la medida suicida de cerrar los Arsenales de La Habana, dejando a merced de los ingleses en Jamaica y de los norteamericanos el mantenimiento de nuestra flota de las Antillas.

Isaac Peral, testigo y protagonista de las hazañas de la Armada, y de la desastrosa situación a la que estaba abocada, no pudo permanecer al margen y decidió hacer algo grande para atajar el problema: la invención del arma submarina. No fue casualidad que el proyecto fuera acabado, en el plano teórico, precisamente ese 1884. A la única persona a la que se lo comunicó fue a su mujer Carmen, quién sintió el presentimiento de que no traería nada bueno, por lo que le pidió que no se lo comunicara a nadie más.


 user_50_02_1378482446_325408

A la dcha., el ministro Beránger. A su izquierda, el 'Mercader de la Muerte'.

La situación cambió de repente cuando un enfrentamiento con Alemania por la posesión del archipiélago de Las Carolinas amenazó con llevar a España a la guerra. La tensión fue creciendo entre ambas naciones durante los meses de agosto y septiembre de 1885 y el inventor sintió que era su deber poner en conocimiento de sus superiores que había inventado el submarino y lo ofrecía a su patria para su mejor defensa.

En agosto de 1885, en plena crisis prebélica, comunica su invento a sus superiores Pujazón y Viniegra, directores respectivamente del Observatorio Astronómico y de la Escuela de Ampliación. Pujazón le contesta que por decírselo persona a la que tiene en gran consideración, le cree. Viniendo de otra, hubiera pensado que se trataba de una locura. Se nombró de urgencia una junta con las personas más capacitadas de ambas instituciones para que Peral defendiera su invento. Salió airoso y sus superiores le rogaron que lo comunicara al entonces ministro de Marina, Manuel de la Pezuela. El 9 de septiembre de 1885 le envía la carta y el ministro acoge con gran interés el proyecto, dictando varias órdenes para que se efectuaran pruebas preliminares y declarando el asunto alto secreto militar. La suerte, sin embargo, cambió muy pronto para el inventor, ya que con la muerte de Alfonso XII se produjo el relevo del Gobierno lo que implicó el cambio en la cartera de Marina.
Una historia de complots y zancadillas

Al general Pezuela le sustituyó otro de talante bien distinto: el vicealmirante Beránger, intrigante cacique bien relacionado con el trust industrial británico, principal responsable del inadecuado desarrollo del Programa Naval que nos condujo al desigual enfrentamiento con la Marina de EEUU. El ministro de Marina más nefasto del siglo XIX. El 15 de diciembre de 1885 se hace cargo del ministerio y con su llegada, el proyecto del submarino queda aparcado durante siete meses y sufre la primera violación del secreto. En las propias dependencias del ministerio tuvo acceso a los planos y la memoria depositados por el inventor uno de los peores traficantes de armas que ha habido en la Historia: Basil Zaharoff, conocido como el 'Mercader de la Muerte'. según sus biógrafos Allfrey y McCormick, Zaharoff había sido reclutado por el espionaje británico en la década de 1870.

    Periodistas extranjeros y buques de guerra de todas las marinas del mundo acudieron a presenciar las pruebas en Cádiz, pero ninguna autoridad se dignó a visitar la ciudad

No fue hasta finales de junio de 1886 que Beránger, actuando bajo presión, decidió dar continuidad a lo previsto por el anterior ministro. A finales de octubre dimitió por discrepancias con el presidente Sagasta. Le sustituyó en el cargo Rafael Rodríguez de Arias, que venía de la capitanía general de Cádiz, pero tampoco era partidario del submarino. La intervención personal de la reina regente a favor de Peral le obligó a cambiar de actitud.

El proyecto del submarino siguió adelante, no sin dificultades. Aún tuvo que pasar otras dos pruebas previas a la autorización definitiva; en una de las cuales, precisamente la que tenía que verificarse en presencia de la Reina y de los dos ministros militares, sufrió un sabotaje que recuerda mucho a los que efectuó Zaharoff, el Mercader de la Muerte, contra sus competidores. El día de la prueba, Peral acudió antes de la celebración para hacer un ensayo previo. Se llevó una desagradable sorpresa al comprobar que las pilas no funcionaban porque habían sacado el bicromato de potasa y lo habían sustituido por tinta roja. Afortunadamente, descubrió a tiempo la añagaza y pudo subsanarla. La prueba fue un éxito.

No debemos olvidar que por estas fechas la empresa Maxim & Nordenfelt que dirigía este peculiar individuo trataba de vender falsos submarinos a varios países y estafó a los gobiernos griego, turco y ruso con tres artefactos, diseñados por Garret y el propio Nordenfelt, que se hundieron en las primeras pruebas efectuadas.


 user_50_03_1378482521_504499

A la izquierda, Isaac Peral con 21 años. Junto a él, Cecilio Pujazón.

El 20 de abril de 1887 se firma la Real Orden por la que se facultaba al inventor para que, con la "mayor urgencia", proceda a la fabricación de su submarino y decreta "máximo secreto". Ni lo uno ni lo otro se observaron como exigía la Jefatura del Estado. Después de recorrer varios países europeos para adquirir el material necesario, en septiembre de 1887 comienza la fabricación del submarino al que se puso la quilla el 1 de enero de 1888 y se botó el 8 de septiembre.

Durante 1889 y 1890 Isaac Peral junto con los otros diez tripulantes del submarino efectuaron cuantas pruebas se le exigieron: navegó dentro y fuera del agua, en la bahía y en alta mar, disparó torpedos sumergido y sin sumergir, realizó ejercicios tácticos de ataque y defensa; diurnos y nocturnos. De todos salió exitoso. A presenciar las pruebas en la bahía de Cádiz acudieron periodistas españoles y extranjeros y buques de guerra de todas las marinas del mundo que saludaron con honores militares la gesta. Pero ninguna autoridad civil ni militar española se dignó a visitar Cádiz en aquellos días.

El submarino incorporaba elementos totalmente novedosos y que luego han incorporado todos los submarinos convencionales posteriores: propulsión eléctrica, tubo lanzatorpedos, periscopio, corredera eléctrica, aguja compensada... Todos los testigos de esta hazaña enmudecieron de asombro. Por desgracia, desde el inicio de sus trabajos se venía tejiendo en su contra un poderoso complot que acabaría por destruir su obra. Desde antes incluso de la botadura ya se había iniciado una campaña muy hostil hacia el submarino y su inventor.

Al final de las pruebas oficiales, en julio de 1890, se reunió una Junta Técnica para dictaminar sobre la utilidad militar del invento y emitió un riguroso informe sobre sus características, concluyendo que el programa submarino debía seguir adelante y confirmando que Isaac Peral había inventado el submarino y había logrado lo que nunca antes había hecho hombre alguno.


 user_50_04_1378482552_857523

A la izquierda, Manuel de la Pezuela. A su derecha, el presidente Cánovas.


Fracaso forzado

En septiembre de 1890, el nuevo Gobierno debía tomar una decisión. Habían vuelto al poder Cánovas y Beránger y era claro que ninguno de los dos tenía la menor intención de seguir adelante con el proyecto. Tampoco Sagasta lo hubiera hecho. Políticamente la situación era compleja debido a que el informe de la Junta Técnica era favorable y la mayoría del pueblo apoyaba al inventor. Pero la solución era sencilla y el periódico 'El Correo' (cercano al partido de Sagasta) la predijo con exactitud: se ocultaría el informe de la Junta, se involucraría a otras instituciones y se perdería tiempo para enfriar el entusiasmo popular.

Beránger constituyó un Consejo Superior de la Marina a la medida de lo que se buscaba, bajo su presidencia y con hombres de su confianza. Se nombró secretario al capitán de fragata Emilio Ruiz del Árbol, espía al servicio de EEUU. El Gobierno, infringiendo lo dispuesto en la Real Orden vigente, le encomendó que examinara el asunto, cuando lo previsto es que fuera el propio Consejo de ministros quien lo resolviera. Para facilitar más la manipulación se estableció que las reuniones comenzaran a partir de las nueve de la noche.

    Montó una fábrica de acumuladores en Madrid y varias empresas por toda España para electrificar municipios, empresas e instalaciones

El 4 de octubre, el Consejo emitió un informe muy ambiguo que se dedicaba más a descalificar la personalidad del inventor que a juzgar técnicamente su obra, pero del que se concluía que "no había invento ni en el conjunto del submarino ni en ninguno de sus elementos" y, además, atribuía a la "casualidad" sus más que evidentes logros. Luego se descubrió que el informe presentaba adulteraciones y enmiendas respecto del original, tal y como acreditó la prueba notarial requerida por el inventor. Se remitió el informe adulterado al Consejo de ministros que lo suscribió al 100% y se hizo creer a la opinión pública que era el informe de la Junta Técnica el que suscribía. El Gobierno cometió un grave error, por decirlo de manera benevolente, que pagó la nación entera.

En noviembre se instó a Isaac Peral a que entregara bajo inventario su submarino y, con ello, se dio muerte definitiva al primer programa submarino del mundo. Peral cumplió escrupulosamente y, acto seguido, pidió la licencia absoluta que suponía su baja definitiva en el Cuerpo. El inventor se trasladó a Madrid para operarse de un cáncer que se le había manifestado en octubre de 1889 y que le había perjudicado durante el periodo final de las pruebas. No quedó curado, pero le dio tiempo a crear la primera industria eléctrica de importancia que hubo en el mundo.

Montó una fábrica de acumuladores en Madrid y varias empresas diseminadas por toda la geografía nacional para electrificar municipios, empresas e instalaciones de todo tipo. Además, montó las primeras centrales eléctricas que hubo en España. Sólo por estos hechos merecería reconocimiento universal pues fue pionero de la Segunda Revolución Industrial. Su salud se fue deteriorando muy deprisa y desde 1891 hasta 1895 sufrió cuatro graves intervenciones quirúrgicas. No sobrevivió al postoperatorio de la última, que le fue practicada en Berlín, cuando estaba a punto de cumplir 44 años.

Su obra, en materia eléctrica, fue continuada por el ingeniero belga Tudor. Y, precisamente con las baterías Tudor, volvieron a navegar los submarinos. ¡La Armada y sus marinos trataron de evitar el desastre que se avecinaba; los políticos la condenaron!


Fuente: elmundo.es / Por Javier Sanmateo (es economista y bisnieto de Peral. Ha publicado el libro 'El submarino Peral. La gran conjura', Editorial: Áglaya. Todas las imágenes del artículo pertenecen al libro que publicará en septiembre, 'Isaac Peral; la gran ocasión traicionada')
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You cannot post calendar events