Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
CHIRICO, Giorgio De
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post CHIRICO, Giorgio De 
 
Este trabajo está dedicado a Giorgio de Chirico, fue un pintor italiano de ascendencia griega. Creó la escuela de pintura metafísica. Estudió arte en Atenas y en Munich, donde recibió una gran influencia de las obras alegóricas del pintor suizo del siglo XIX Arnold Böcklin.

Influyó en artistas del movimiento de la talla de Yves Tanguy y Salvador Dalí. A mediados de la década de 1930 regresó a Italia, abandonó ese estilo y adoptó uno más académico que lo convirtió en un retratista de éxito.


 0giorgio_de_chirico_portrait_1936

Giorgio de Chirico (Volos, Grecia; 10 de julio de 1888 – Roma; 20 de noviembre de 1978) pintor italiano nacido en Grecia de padres italianos. De Chirico es reconocido entre otras cosas por haber fundado el movimiento artístico scuola metafisica.

Estudió arte en Atenas y Florencia, antes de mudarse a Alemania en 1906, donde ingresó a la Academia de Bellas Artes de Múnich. Allí entró en contacto con las obras de los filósofos Nietzsche y Arthur Schopenhauer, además de estudiar las obras de Arnold Böcklin y Max Klinger. Volvió a Italia en el verano de 1909 para pasar seis meses en Milán. A principios de 1910 se mudó a Florencia nuevamente, donde pintó "El enigma de una tarde de otoño", la primera de sus obras de la serie "Plaza metafísica", después de una experiencia personal en Piazza Santa Croce. En Florencia pintó también "El enigma del oráculo". Al año siguiente, De Chirico pasó algunos días en Turín, de camino a París, y quedó impresionado por lo que llamó "el aspecto metafísico de Turín" que se apreciaba en la arquitectura de sus arcadas y plazas. De Chirico vivió en París hasta su alistamiento en el ejército en mayo de 1915, durante la Primera Guerra Mundial.


 0visione_metafisica_di_new_york_1975_de_de_chirico

Giorgio de Chirico - Visione metafisica di New York (1975).

Los cuadros que De Chirico realizó entre 1909 y 1914 son los que le han dado más reconocimiento. Este período se conoce como el período metafísico. Las obras destacan por las imágenes que evocan ambientes sombríos y abrumadores. A principios de este período, los modelos eran paisajes urbanos inspirados en las ciudades mediterráneas, aunque gradualmente, la atención del pintor se fue desplazando hacia estudios de cuartos atiborrados de objetos, a veces habitados por maniquíes.


 33_1427039525_171038

Giorgio de Chirico - Vasto interior metafísico. 1917. Óleo sobre lienzo. 95 x 70 cm. Museo de Arte Moderno. New York. USA.

Casi de inmediato, el escritor Guillaume Apollinaire alabó el trabajo de Chirico y le ayudó a presentarlo al grupo que más tarde se dedicaría al surrealismo. Yves Tanguy escribió en 1922, que quedó tan impresionado al ver una obra de De Chirico en un aparador de una galería, que decidió en ese momento convertirse en artista, aún sin haber tocado un pincel en su vida. Otros artistas que han reconocido la influencia que han recibido de Giorgio de Chirico son Max Ernst, Salvador Dalí y René Magritte. Se considera a De Chirico una de las mayores influencias sobre el movimiento surrealista.

De Chirico abandonó posteriormente el estilo metafísico y realizó varias obras con un mayor realismo, las cuales tuvieron un éxito modesto. De Chirico también publicó una novela en 1925, llamada "Hebdómero, el Metafísico".

El pintor falleció el 20 de noviembre de 1978, contando con 90 años.


 15_1427038109_282703

Giorgio de Chirico - Autorretrato. 1925. Óleo sobre cartón. 62.5 x 46 cm. Galleria Nazionale d´Arte Moderna. Roma. Italia.


Obra

La pintura metafísica de Giorgio de Chirico es considerada una de los mayores antecedentes del movimiento surrealista. En su estancia en Alemania tomó influencias de autores simbolistas y la filosofía de Nietzsche. Ya en París (1911) comienza a realizar obras de imágenes muy sorprendentes, basadas en la representación de espacios urbanos, en los que predominan los elementos arquitectónicos y la proyección de sombras y en las que la presencia humana suele estar ausente. Además de esta regla arquitectónica también hay representaciones de interiores, generalmente abiertos al exterior, donde suele situar maniquíes y en algunas ocasiones otras obras (la representación de otras obras dentro de la propia obra, que es una característica propia del surrealismo, está ya presente en el autor). Así logra crear en sus obras un espacio extraño, atemporal, donde parece que se pude encontrar la calma y el silencio. Las imágenes representadas en el espacio pictórico son sacadas de contexto y representadas con un tamaño antinatural y desproporcionado. Estas obras, que cuentan con numerosos errores técnicos, tienen como finalidad crear espacios sugerentes en los que el receptor contrubuya a crear el sentido definitivo de lo que se representa.

Tras su obra Piazza souvenir de Italia (1925), pese a seguir conservando parte de su estilo, su obra experimenta un cambio hacia un carácter más convencional, ya que en un contexto de posguerra (I Guerra Mundial) la llamada "vuelta al orden" lleva a los artistas a volver a adoptar un carácter realista. El detallismo de la obra es llevado cada vez más lejos de la metafísica, por lo que se encuentra con la crítica de numerosos artistas surrealistas que se sienten decepcionados por él.


 31_1427039309_119878

Giorgio de Chirico - Entrevista. 1927. Óleo sobre tela. 130 x 97 cm. Chester Dale Collection. National Gallery. Washington. USA.


Obrs detacadas

    - El enigma de la hora (1912)
    - La gran torre (1912)
    - La incertidumbre del poeta (1913)
    - Cántico de amor (1914))
    - La conquista del filósofo (1914)
    - Misterio y Melancolía en una Calle (1914)
    - Melancolía otoñal (1915)
    - Las musas inquietantes (1916)
    - El gran metafísico (1916)
    - Interiores metafísicos (1916-1918)
    - Héctor y Andrómaca (1917)
    - Vasto interior metafísico (1917)
    - Plaza metafísica italiana (1921)
    - Villas romanas (1922)
    - Piazza souvenir de Italia (1925)
    - La tragedia y la comedia (1926)
    - Dos figuras mitológicas (1927)
    - Entrevista (1927)
    - Villa Medici - Templo y estatua
    - I fuochi sacri (for the Calligrammes) 1929

Espero que la recopilación de este pintor extranjero os guste, y en la medida de lo posible contribuya en su divulgación.





Algunas obras:


 16_1427038190_686731

Giorgio de Chirico - Autorretrato. 1920. Óleo sobre tela. 50 x 39.5 cm. Staatsgalerie Moderner Kunst. Munich. Alemania.

Giorgio de Chirico  (Italia, 1888-1978) Pintor italiano de origen griego, que creó la escuela de pintura metafísica. Nació en Volo, Grecia, y era hijo de un ingeniero italiano. Estudió arte en Atenas y en Munich, donde recibió una gran influencia de las obras alegóricas del pintor suizo del siglo XIX Arnold Böcklin. En Turín, Florencia y París, donde se instaló en 1911, pintó paisajes urbanos desérticos, como Plaza de Roma (1913, colección particular, Milán) y Misterio y melancolía de una calle (1914, colección particular, Connecticut). Estas primeras obras metafísicas evocan un mundo onírico misterioso y amenazador a través de acentuados contrastes de luces y sombras y de una perspectiva exagerada. Mientras hacía el servicio militar en Ferrara en 1915, de Chirico conoció al pintor futurista Carlo Carrà; juntos fundaron la revista Pittura Metafisica en 1920. Entre 1915 y 1925 de Chirico pintó extraños maniquíes sin rostros y naturalezas muertas en las que yuxtaponía objetos que no tenían ningún tipo de relación entre sí, técnica que luego adoptarían los surrealistas (Las musas inquietantes, 1917, colección particular, Milán). Entre 1924 y 1930 proporcionó un gran impulso al movimiento surrealista e influyó en artistas del movimiento de la talla de Yves Tanguy y Salvador Dalí. A mediados de la década de 1930 regresó a Italia, abandonó ese estilo y adoptó uno más académico que lo convirtió en un retratista de éxito.


 8retrato_de_andrea_hermano_del_artista

Retrato de Andrea, hermano del artista. 1910. Óleo sobre tela. 119 x 75 cm. Staatliche Museen. Nationalgalerie. Berlín. Alemania. Obra de Giorgio de Chirico


 9retrato_de_la_madre_del_artista

Retrato de la madre del artista. 1911. Óleo sobre tela. 85.5 x 62 cm. Galleria Nazionale d´Arte Moderna. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 10retrato_de_la_se_ora_gartzen

Retrato de la señora Gartzen. 1913. Óleo sobre tela. 73 x 60 cm. Colección particular. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 20_1427038590_263713

La campesina. 1925. Óleo sobre tela. 84 x 68 cm. Colección particular. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 21_1427038637_171702

La gravída. La gravída (según Rafael). 1920. Óleo sobre tela. 65 x 49 cm. Galleria Nazionale d´Arte Moderna. Roma. Italia


 23_1427038762_829633

Desnudo de mujer. 1929. Óleo sobre tela. 91 x 74 cm. Colección Antonio Russo. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 18_1427038493_630133

Lucrecia. 1922. Óleo sobre tela. 174 x 76 cm. Galleria Nazionale d´Arte Moderna. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 19_1427038538_337197

San Jorge. 1920. Óleo sobre tela. 35 x 24 cm. Colección Cassella. Obra de Giorgio de Chirico


 7giorgio_de_chirico_the_enigma_of_the_hour

El enigma de la hora (1911) es una pintura del artista italo-griego Giorgio de Chirico. Fue creada en sus inicios como pintor metafísico, cuando intentaba plasmar las islas de edificios y otros entornos urbanos. El cuadro muestra una escena urbana de arquitectura clásica con iluminación angular, uno de los entornos típicos de Chirico. Varias figuras alrededor de la escena aparacen difuminadas, dando un sentido de ausencia. Un gran reloj culmina el entorno, marcando las tres menos cinco.


 4c_ntico_del_amor

Cántico del amor. 1914. Óleo sobre lienzo, 73 x 59,1 cm. MOMA. Nueva York. Obra de Giorgio de Chirico

Es una de las obras más famosas de De Chirico y un ejemplo temprano del estilo surrealista, aunque fue pintada diez años antes que el citado movimiento fuera "fundado" por André Breton en 1924.

La obra muestra un entorno arquitectónico exterior similar a los existentes en otras obras de De Chirico de esta época. Sin embargo esta vez, el foco principal es un pequeño muro sobre el cual se encuentra ubicada una escultura de una cabeza griega en yeso del Apolo de Belvedere y el guante rojo de un cirujano. Debajo de la misma se ubica una bola verde. En el horizonte se observa el perfil de una locomotora, una imagen que se presenta con frecuencia durante este período de la trayectoria de De Chirico.

El cuadro condice con la producción de De Chirico, y es sin lugar a dudas el cuadro más surrealistas de todos los que pintó. No en vano fue clave para que René Magritte adoptara este estilo pictórico, luego de haber visto este cuadro de De Chirico.


 1la_incertidumbre_del_poeta

La incertidumbre del poeta. 1913. Óleo sobre tela, 104 x 92 cm. Colección particular. Londres. Obra de Giorgio de Chirico. Obra de Giorgio de Chirico


 2la_torre_roja

La torre roja. 1913. Óleo sobre lienzo, 73.5 x 100.5 cm. Museo Peggy Guggenheim. Venecia. Obra de Giorgio de Chirico


 3misterio_de_una_calle

Misterio de una calle. 1914. Óleo sobre tela, 87 x 71.5 cm. Colección particular. Obra de Giorgio de Chirico


 5la_conquista_del_fil_sofo

La conquista del filósofo. 1914. Óleo sobre lienzo, 125,1 x 99,1 cm. Instituto de Arte de ChicagoGiorgio de Chirico


 6isla_de_san_giorgio

Isla de San Giorgio. 1957. Óleo sobre tela, 49 x 58 cm. Colección particular. Roma. Obra de Giorgio de Chirico


 11centauro_moribundo

Centauro moribundo. 1909. Óleo sobre tela. 117 x 73 cm. Colección Assitalia. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 12_1427037874_606983

El combate de los lapitas y los centauros. 1909. Óleo sobre tela. 75 x 112 cm. Galleria Nazionale d´Arte Moderna. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 13_1427037952_427873

Plazzo Ducale (Venecia). 1958. Óleo sobre tela. 50 x 40 cm. Obra de Giorgio de Chirico


 14_1427038012_324491

Hombre a caballo en la campiña romana. 1950. Óleo sobre tela. 100 x 82 cm. Obra de Giorgio de Chirico


 22_1427038696_624358  

Bodegón. 1929. Óleo sobre tela. 73 x 101 cm. Galleria Nazionale d´Arte Moderna. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 24_1427038816_401801

Los adioses del poeta. Los adioses del poeta (Tibulo y Mesala). 1923. Temple sobre tela. 64 x 49.5 cm. Colección Mario Cambi. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 25_1427038924_561307

El gran juego. El gran juego (Plaza de Italia). 1971. Óleo sobre tela. 60 x 80 cm. Colección particular. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 30_1427039237_666752

The Great Tower. 1913. Óleo sobre lienzo. 123,5 x 52,5 cm. Kunstsammlung Nordrhein-Westfalen. Dusseldorf. Alemania. Obra de Giorgio de Chirico


 26_1427038970_426958

El guante rojo. 1958. Óleo sobre tela. 72 x 48 cm. Colección particular. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 27_1427039019_977830

El enigma de la fatalidad. 1914. Óleo sobre tela. 138 x 95.5 cm. Kunstmuseum. Basilea. Suiza. Obra de Giorgio de Chirico


 28_1427039105_746104

Piazza d'Italia. Coll. Bergamini. Milan. Italy. Obra de Giorgio de Chirico


 29_1427039169_983447

Sol naciente sobre la plaza. 1971. Óleo sobre tela. 50 x 70 cm. Colección particular. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 32_1427039438_393636

La vuelta de Ulises. 1968. Óleo sobre tela. 60 x 80 cm. Colección particular. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 37_1427039817_177616

La familia del pintor. 1926. Óleo sobre tela. 146.5 x 115 cm. Tate Gallery. Londres. Obra de Giorgio de Chirico


 38_1427039873_937984

La musa del silencio. 1973. Óleo sobre tela. 92 x 73 cm. Colección particular. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 39_1427039948_333945

Escuela de gladiadores. 1953. Óleo sobre tela. 100 x 80 cm. Colección particular. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 40_1427040021_667994

Muebles y rocas en una habitación. 1973. Óleo sobre tela. 100 x 81 cm. Colección particular. Roma. Italia. Obra de Giorgio de Chirico


 34_1427039628_956250

El gran autómata. 1925. Óleo sobre tela. 110 x 65 cm. Museum of Honolulú. Hawai. USA. Obra de Giorgio de Chirico


 35_1427039681_582442

El gran metafísico. 1917. Óleo sobre lienzo. 104,5 x 69,8 cm. Museo de Arte Moderno. New York. USA. Obra de Giorgio de Chirico


 36_1427039740_894760

El gran metafísico. 1971. Óleo sobre tela. 80 x 60 cm. Colección particular. Obra de Giorgio de Chirico


 17_1427038370_516545

Giorgio de Chirico - Autorretrato. 1911-12.

El caso de Giorgio de Chirico es uno de los más curiosos de la historia del arte", escribía Robert Hughes en 1982, al comienzo de su crítica de la exposición que había organizado William Rubin en el MOMA con el fin de "estabilizar y dar sentido a la reputación" del italiano, un tanto maltrecha, al parecer, debido a la proliferación de copias y versiones posteriores de las obras con las que se dio a conocer durante el periodo más estrictamente metafísico, culminado hacia 1918 o 1920. De hecho, Hughes podría resultar un tanto injusto calificando esas variaciones -a veces demasiado poco variadas- de "autofalsificaciones". Sobre todo porque esa actitud por parte de De Chirico (1888-1978) no revelaba sólo una voluntad de carácter más o menos venal, sino también su efectiva permanencia en una posición que, de tan metafísica, terminaba por cristalizar como ahistórica o, si se quiere, manifiestamente anacrónica... Leer más

Ver más obras de Giorgio de Chirico



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo dedicado a Giorgio de Chirico, fue un pintor italiano de ascendencia griega. Creó la escuela de pintura metafísica. Estudió arte en Atenas y en Munich, donde recibió una gran influencia de las obras alegóricas del pintor suizo del siglo XIX Arnold Böcklin.


Fuentes y agradecimientos: pintura.aut.org, es.wikipedia.org, epdlp.com, artcyclopedia, es.wahooart.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Sunday, 22 March 2015, 17:09; edited 5 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CHIRICO 
 
Gracias J.Luis por este nuevo trabajo de Chirico. Un pintor a mi modo de ver muy diverso, es decir, tiene cuadros que me gustan bastante pero sin embargo hay otros bastante raritos.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CHIRICO 
 
Así es xerbar, muy diverso como apuntas. Fue un gran pintor capaz de dominar varios estilos. Precisamente sus obras mas raritas son las más valoradas por la crítica.

Influyó en numerosos artistas artistas incluido nuestoo Salvador Dalí.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CHIRICO, Giorgio De 
 
Giorgio De Chirico, por fin español

CaixaForum Barcelona acoge la primera antológica del maestro italiano, uno de los más influyentes y enigmáticos del siglo XX, con 142 obras de su fundación



 000_1500479005_976528
 
Un visitante ante la obra "Edipo y la Esfinge" fechada en 1968 en el CaixaForum de Barcelona. / Marta Pérez - EFE

Un universo metafísico espera al visitante en CaixaForum Barcelona. Se trata de El mundo de Giorgio de Chirico. Sueño o realidad,la muestra que recorre todas las fases de la trayectoria del pintor italiano, uno de los más influyentes del siglo XX, a través de 142 piezas, entre óleos, dibujos, litografías y esculturas, en gran mayoría procedentes de su colección privada. En la enorme sala sin barreras visuales, los grandes arcos inmaculados y los diversos niveles de las obras sumergen el espectador en un espacio que reproduce las perspectivas alteradas e imposibles de Giorgio de Chirico (Volos, 1888-Roma, 1978). “Este montaje le habría encantado”, aseguraba ayer con orgullo Paolo Picozza, presidente de la Fundación Giorgio e Isa de Chirico, que gestiona su casa-museo en Roma, en la presentación de la muestra, abierta hasta el 22 de octubre.

Picozza destacó que la primera visita del artista al Museo del Prado hacia 1929 fue crucial para la gestación de su concepción de la pintura metafísica. También recordó su relación con Picasso. En más de una ocasión el malagueño afirmó que de Chirico podía hacer lo que quisiera, aludiendo a la lluvia de críticas que recibió por sus repentinos cambios conceptuales y plásticos y al repudio de los surrealistas que le habían considerado su padre conceptual.

  El único autorretrato, desnudo, de 1949, tiene los genitales púdicamente cubiertos

“Picasso y de Chirico son los artistas más relevantes del siglo XX”, afirmó tajante Picozza, que como abogado le ayudó a luchar contra las falsificaciones de sus obras empezadas ya a mitad de los años veinte. “Aunque fue muy prolífico, hay más falsos que obras auténticas”, aseguró. Entre las primeras, tal vez las más famosas fueran las que integraron en 1946 en París una muestra que contó con la aprobación de su examigo André Breton y en la que se exhibieron 20 obras metafísicas falsas, pintadas por el pintor surrealista Óscar Domínguez. “Aun hay obras de Domínguez catalogadas como De Chirico en algunos museos, sobre todo alemanes”.

La muestra, que abarca toda la trayectoria del artista, se divide en seis ámbitos cronológico-temáticos que permiten articular una visión a 360º de su práctica creativa. Abre el recorrido el Retrato de la señora Gartzen, que da paso a una sección de autorretratos, reveladores de su interés por el que consideraba el género clásico por excelencia y también de su sutil ironía, que se plasma sobre todo en los disfraces. Picozza, conocedor de las anécdotas tras cada obra, explicó que el único autorretrato, desnudo, de 1949, tiene los genitales púdicamente cubiertos porque si no los responsables de la Royal Academy de Londres no lo habrían expuesto.

De Chirico cedió ante la imposición porque sus preocupaciones iconográficas eran de otro tipo. Algo parecido pasa con el tema de las fechas. Él tenía la costumbre de realizar muchas réplicas con pequeñas variaciones de sus temas preferidos y como es natural quería exponer y vender las últimas. Sin embargo, los coleccionistas solían preferir las más antiguas, de modo que el pintor no dudaba en poner las dos fechas. Es el caso de El trovador, realizado en la segunda mitad de los años cincuenta y firmado en 1931, que pertenece al célebre actor italiano Alberto Sordi. “De esta obra existen más de 150 réplicas. De Chirico anticipó las teorías de Walter Benjamin sobre la infinita reproductibilidad de la obra de arte, así como la práctica de Warhol. Entonces no tenía nada que ver con el tema de las cotizaciones”, explica Picozza.

Las telas que plasman la relación interior-exterior y la plaza de Italia en Roma, vacía y eterna, ajena a la objetividad de la perspectiva renacentista, dan paso a los célebres maniquíes de cabeza ovoide sin rasgos y cuerpos de formas geométricas. “Son los temas centrales de la metafísica: la búsqueda de un espacio y un tiempo ajenos a cualquier contingencia real”, añade Mariastella Margozzi, comisaria del proyecto junto con Katherine Robinson. Las dos han seleccionado también un pequeño conjunto de esculturas. Sobresalen los “grandes arqueólogos”, figuras sin rostro con el cuerpo lleno de objetos que representan la estratificación del conocimiento y que como los maniquíes atraviesan toda su trayectoria.

Otra sección reúne obras de la etapa barroca, que arranca en los años cuarenta y causaron tanta sorpresa. Son bodegones instalados en el marco de paisajes naturales pero irreales, a menudo, acompañados por elementos antiguos, esculturas, corazas o yelmos, que incrementan la sensación de desubicación.

Es la misma sensación de irrealidad que caracteriza a los baños misteriosos, que siguen siendo su tema más oscuro y enigmático. La serie empezó en 1934 con dos litografías y otros tantos dibujos que De Chirico realizó para ilustrar Mythologie, de Jean Cocteau, y desembocó en su única escultura monumental. Instalada en el parque Sempione de Milán, La fuente de los baños misteriosos se encuentra en el centro de una intensa polémica, debido a la “nefasta” restauración realizada por la institución milanesa que custodia la obra, sin la autorización de la fundación. Una magnífica cabeza de caballo, su animal fetiche, que encierra vestigios del pasado y apariciones fantasmales, cierra el sobrecogedor recorrido.

 
IVAM, Valencia, 2007: el único precedente

<IL-0.1>Puede resultar difícil de creer, pero la muestra que se presentará en cuatro centros de CaixaForum es la primera antológica dedicada en España a Giorgio de Chirico. Como precedente hubo tan sólo una muestra monográfica en 2007 en el IVAM de Valencia, centrada en los aspectos arquitectónicos de sus creaciones. Tampoco hay obras del pintor en los grandes museos y las colecciones privadas.

“Conservamos un archivo de todas las obras que se conocen, seguramente hay algunas en España, pero no deben ser de las importantes porque no las recuerdo”, admitía Paolo Picozza, presidente de la fundación que tutela el legado del artista italiano. El experto destaca que desde hace algunos años se han detectado muchas falsificaciones procedentes de España.

Tras Barcelona, la muestra recalará el próximo noviembre en CaixaForum Madrid, donde se reproducirá un espacio metafísico para que el público pueda fotografiarse e interactuar con algunos de los objetos más simbólicos. Sucesivamente una versión reducida de la exposición se presentará también en Zaragoza y Palma de Mallorca.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CHIRICO, Giorgio De 
 
De Chirico y su metafísica



 000_1500479997_102159

'El contemplador', de la Fondazione Giorgio e Isa de Chirico / VEGAP

Plazas italianas, ruinas en playas solitarias, maniquíes sin rostro, la Grecia mitológica... 'El mundo de Giorgio de Chirico. Sueño o realidad' busca descubrir el enigma del lenguaje metafísico que inventó el artista. Sus 'arquitecturas' pictóricas cambiaron el arte del siglo XX e influyeron tanto en Dalí como en Warhol.

A la sombra de los pórticos de Éfeso, Heráclito paseaba mientras esbozaba su teoría cosmológica del eterno retorno. Bajo esos pórticos clásicos, entre estatuas helénicas y columnas jónicas, Giorgio de Chirico buscó sin descanso ese eterno fluir, ese espíritu en cada cosa del que hablaba el filósofo. Y en su pintura encontró un nuevo pathos, un nuevo horizonte espiritual arraigado en la belleza de la Grecia mitológica y en los misterios espectrales de los sueños. Unos sueños homéricos, de ruinas en playas solitarias, de arquitecturas vacías, de héroes sin rostro.

Mientras el futurismo y el cubismo dinamitaban formas y reglas, Giorgio De Chirico inventó un nuevo camino en la pintura moderna:la metafísica, que influiría tanto en Dalí como en Warhol. Su metafísica son las ideas de Nietzsche y Schopenhauer. Una pintura que parte del clasicismo para profundizar en la esencia oculta de las cosas. Y sucedió en Florencia: un Giorgio de 22 años estaba sentado en un banco de la plaza de Santa Croce y tuvo una visión, como si viera las cosas por primera vez. Y pintó su primer cuadro metafísico:L'énigme d'un après-midi d'automne (El enigma de una tarde de otoño). La metafísica nace del enigma, que el propio De Chirico dejó escrito en uno de sus autorretratos:Et quid amabo nisi quod aenigma est?(¿y qué amaré, sino lo que es enigma?).

El mundo de Giorgio de Chirico. Sueño o realidad construye ese universo metafísico en un teatro de pórticos blancos en los que quedan suspendidos los cuadros del pintor: sus plazas italianas, sus musas silenciosas, sus trobadores con bustos clásicos a los pies... Y, entre ese mar de lienzos y arquitectura, en el ágora de la exposición, se alzan sus esculturas de terracota y bronce -plateadas y doradas-, los maniquíes sin rostro, arlequines de la metafísica con formas geométricas.

CaixaForum Barcelona inaugura la primera gran retrospectiva sobre De Chirico que se ha celebrado nunca en España: casi 150 obras procedentes en su mayoría de la fundación italiana que fundó su viuda y que formaban la colección particular del pintor. Después, viajará a Madrid, Zaragoza y Palma. "El siglo XX ha tenido dos grandes artistas: Picasso y De Chirico. Ambos son fuerzas complementarias que constituyen las columnas del arte moderno, como decía el crítico de arte Maurizio Calvesi", reivindica Paolo Picozza, presidente de la Fondazione Giorgio e Isa de Chirico.

Cuando era un joven abogado, Picozza se encargó de defender a De Chirico en unos juicios civiles sobre varias falsificaciones de sus cuadros. Y cuenta la anécdota de que el propio De Chirico falsificaba las fechas de sus obras. "No le importaba en absoluto la fecha en que pintaba. Con 80 años su fuerza creativa era igual que cuando tenía 30 y hacía versiones de los mismos cuadros. En los años 50, el actor Alberto Sordi le pidió un cuadro de El trobador, pero quería uno antiguo. Así que De Chirico pintó uno nuevo y lo firmó como si fuera de 1921. Por eso resulta problemático fechar sus obras", explica Picozza.

Si Florencia fue el origen del arte metafísico, De Chirico -hijo de padres italianos- tuvo un nacimiento casi mitológico en Volos (Grecia): "junto al mar que vio zarpar la nave de los argonautas, al pie del monte que conoció la infancia de Aquiles del pie veloz, y los sabios consejos del centauro". Tal era la descripción que el propio pintor hacía de su tierra griega. En Atenas, con sólo 12 años, rodeado de templos y dioses, ya empezó las clases de dibujo, copiando febrilmente las estatuas clásicas.


 00_1500480057_168895

'Retrato de Isa, vestido rosa y negro' (c.1934), de la Fondazione Giorgio e Isa que fundó su viuda. / VEGAP

En el primer acto de la exposición (porque, insistimos, hay que verla como una obra de teatro), se muestran los retratos clásicos de Chirico, que solía disfrazarse a la manera del siglo XVIII, como Rembrandt, Van Dyck o Frans Hals. Y de los retratos se pasa a la arquitectura metafísica, a la Plaza de Italia (que pintó en hasta en 400 versiones distintas). "En la construcción de las ciudades, en la forma arquitectónica de las casas, de las plazas, de los jardines y de los paisajes públicos, de los puertos, de las estaciones ferroviarias, etc., se encuentran las bases de una gran estética metafísica", escribió De Chirico en su ensayo Sull'arte metafisica (1919), en el que traza un vínculo indisoluble entre arquitectura, arte y espiritualidad.

Sus arquitecturas, sus interiores y sus plazas tienen una dimensión trágica, en el sentido griego de la palabra: "la tragedia de la serenidad", que decía De Chirico, la de los versos de Homero o Esquilo, la de la eternidad, la de las sutilezas de una naturaleza encerrada en ventanas o arcadas.Y esos marcos -el cuadrado de la ventana o el arco del pórtico- crean un "segundo drama" dentro del cuadro. Dramas por descifrar, enigmas que no siempre se comprenden. Ahí está un Orestes sin rostro, solitario, meditando en un trono de mármol sobre ese cruel asesinato (el de su madre)que su destino le impone, con una tierra de templos y columnas que se extiende a sus pies. Es Orestes, pero podría ser un Pensador atribulado.

"Los ángulos esconden secretos", aseguraba De Chirico.Y en la esquina de una plaza o de una habitación o de una ventana con vistas al Coliseo puede latir todo el drama de la existencia. En su serie sobre Gladiadores, De Chirico pinta una arena de vida y muerte, de lucha y violencia. Pero tras esa imagen de héroes épicos, de nuevo, late otro misterio: "'¡Gladiadores!, esta palabra contiene un enigma', dijo Hebdomeros dirigiéndose a sus compañeros". Hebdomeros fue una novela autobiográfica que De Chirico publicó en 1929, convirtiendo la pintura en palabra, y que fue elogiada por la troupe de surrealistas (aunque Aragon y Breton le acusaran cuatro años atrás de traicionar su obra metafísica en búsqueda de lo clásico).

Pero el mayor enigma se hunde en los llamados Baños misteriosos. En 1934, De Chirico realizó unas litografías para ilustrar la Mythologie de Jean Cocteau. Y convirtió el agua en madera, en un parqué flotante en el que hundía a los personajes. Es un agua en forma de zigzag, que refleja como si fuese una piscina. En esa exploración de la densidad del agua, De Chirico llega a su particular Olimpo:convierte al hombre en arquitectura, como un centauro. Mitad escalera, mitad hombre y, en la cintura, ese agua misteriosa de la que emerge un nuevo mito. Un nuevo ser de la metafísica.

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CHIRICO, Giorgio De 
 
Exposición en Caixa Forum Madrid | Desde el 23 de noviembre de 2017


El mundo de Giorgio de Chirico. Sueño o realidad


 el_contemplador_1976

El contemplador, 1976. Obra de de Giorgio de Chirico.

Caixa Forum Madrid (Paseo del Prado, 36) | Desde el 23 de noviembre. Giorgio de Chirico, uno de los artistas más influyentes en el arte del siglo XX, conocido como el gran maestro del arte metafísico, es el protagonista de esta exposición de Caixa Forum, que reúne pinturas, esculturas, acuarelas y dibujos especialmente representativos de los temas recurrentes en su obra. La arquitectura, los maniquíes, los personajes mitológicos, las naturalezas muertas o los objetos descontextualizados se suceden en una muestra que recorre toda su trayectoria.

Son 142 obras, procedentes en su mayoría de la Fondazione Giorgio e Isa de Chirico, con préstamos también de más de 20 museos y colecciones privadas, entre los que se encuentran cuadros emblemáticos como Retrato de la señora L.Gartzen, Plaza de Italia con fuente, Visión metafísica de Nueva York,... Junto a ellas, la exposición incluye las esculturas realizadas por De Chirico a partir de 1940, en terracota y en bronce, pocas piezas, entre las que destaca especialmente El arqueólogo.

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events