Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
BASÍLICA DE SAN FRANCISCO EL GRANDE (Madrid)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje BASÍLICA DE SAN FRANCISCO EL GRANDE (Madrid) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a la Real Basílica de San Francisco el Grande de Madrid, desde el punto de vista religioso será importante, pero desde el punto de vista cultural es sobresaliente. Normalmente cuando uno anda de turismo religioso por Madrid siempre se visita la Catedral de la Almudena, o las basílicas de Los Jeronimos o Jesús de Medinaceli, por citar algunos templos muy populares y se olvidan de otro tesoro que la ciudad esconde entre sus céntricas calles del entorno del barrio de La Latina.


 04_1458387698_979757

El imponente templo fue finalmente concluido por Francisco Sabatini en 1784, quien realizó la portada convexa. La iglesia consta de una planta central circular cubierta por una gran cúpula de 33 m. de diámetro, capilla mayor y seis capillas en torno igualmente cubiertas por cupulillas. Se exponen colecciones de pinturas de los siglos XVII al XIX.


 03_1458387642_639084

Monumental basílica en la que destacan sobre todo los cuadros de Zurbarán, Goya y Bayeu, entre otros artistas, y su enorme cúpula, que es la tercera de mayor diámetro de la cristiandad. Este conjunto conventual sustituyó al monasterio franciscano medieval. Lo construyó Francisco de las Cabezas entre 1761 y 1768, año en que lo relevó Antonio Polo, quien cerró la cúpula. También hay que ver y admirar las magníficas estatuas de los doce Apóstoles en mármol de carrara.

Se trata de la iglesia del antiguo convento de Jesús y María, más conocido con el nombre de San Francisco el Grande. Según la tradición, el convento -de religiosos franciscanos observantes- fue fundado por el propio San Francisco de Asís en el año 1217 sobre una ermita anterior dedicada a Santa María.

Tras el establecimiento de la Corte en 1561 San Francisco el Grande se convirtió en uno de los edificios religiosos más importantes.

Durante la invasión francesa en 1808 las tropas de Murat se acuartelaron en el convento y desalojando a los frailes. En un primer momento, Pepe botella pensó en destinar el edificio a Salón de Cortes, aunque al final, desistió y acabó convirtiéndose en hospital...

Tras la guerra los franciscanos retornaron al convento y residieron en él hasta la desamortización de Mendizábal en 1836, año en que fueron expulsados y su iglesia cerrada al culto. En este contexto, el edificio pasó a manos del Patrimonio Real y en 1837 se intentó convertir en Panteón Nacional. Al año siguiente se destino a cuartel de infantería y su iglesia se volvió a abrir al culto.

En 1869, el Gobierno Provisional volvió a retomar la idea de convertir el templo en un Panteón Nacional y a él se trasladaron los restos de insignes personajes de la historia de España como los de Alonso de Ercilla, Garcilaso de la Vega, el Gran Capitán, Quevedo, Ventura Rodríguez, o los del Almirante Gravina entre otros. No obstante, en 1874 se abandonó la idea del panteón, y poco a poco los restos fueron volviendo a sus antiguos emplazamientos

La Iglesia continuó perteneciendo al Patrimonio Real hasta 1926, año en que Alfonso XIII la devolvió a los franciscanos. Tras una nueva consagración el 8 de noviembre de 1962 el templo cambió la advocación a Nuestra Señora de los Ángeles, convirtiéndose en Basílica menor.


 02_1458387587_364015

En cuanto al edificio, a lo largo de su historia ha sufrido numerosas restauraciones y modificaciones. En 1760 los frailes decidieron agrandar el templo, por lo que se procedió al derribo del anterior. El proyecto de la nueva iglesia fue encargado a Ventura Rodríguez en 1761, auque fue deshechado al decidirse los frailes por otro de Fray Francisco Cabezas y redactado por José de Hermosilla. El nuevo proyecto consistía en la construcción de un gran templo circular rodeado de siete capillas y cubierto por una gran cúpula de 33 metros de diámetro. A Cabezas, le siguieron en la dirección de la obra Antonio Plo y Francisco Sabatini en 1776, quien culminó la realización del proyecto.

En 1878, a expensas de Cánovas del Castillo, el templo fue objeto de una profunda renovación volviéndose a en 1889. Destaca la rotonda, circundada por las estatuas marmóreas de los doce Apóstoles, debidas a los escultores Martín, Vallmitjana, Samsó, Bellver, Suñol, Gandarias, Benlliure y Moltó. Pero la principal aportación artística de la reforma fueron las pinturas realizadas por los más insignes artistas españoles de la época como Casto Plasencia, Casado del Alisal, Martínez Cubells, Domínguez, Bayeu, Jover y Ferrant. Además, el templo fue enriquecido con suntuosas sillerías procedentes de conventos desamortizados; destaca la magnífica sillería coral procedente del antiguo convento de Santa María del Parral de Segovia (situada en la capilla mayor), así como la sillería de la Sala Capitular del Monasterio del Paular.

Posteriormente, el templo ha vuelto a ser restaurado en varias ocasiones, permaneciendo cerrado durante varias décadas, en 2001 San Francisco el Grande reabrió sus puertas tras su última gran restauración.

Espero que la recopilación de información e imágenes que he recogido os gusten, y en lo posible contribuya en la divulgación de este impresionante templo madrileño.




 00_1458387364_316074

 Basílica de San Francisco el Grande

- Dirección: Plaza de San Francisco, 11, Madrid, 28005
- Horario: Martes a sábados de 11.00 a 12.30h. y de 16.00 a 18.00h.
- Teléfono: +34 91 365 3800
- Estación de Metro más cercana: Línea 5 La Latina / Puerta de Toledo
- Autobuses: 3, 60 y 148
- Vecindario: La Latina y Lavapies




Real Basílica de San Francisco el Grande (Madrid)


 0_bas_lica_de_san_francisco_el_grande_madrid_04

La Real Basílica de San Francisco el Grande es un templo católico en Madrid (España), en el barrio de Palacio, dentro del centro histórico de la capital de España. Preside la cara occidental de la Plaza de San Francisco, configurada por la intersección de la calle Bailén, la Gran Vía de San Francisco y la Carrera de San Francisco. Forma parte del convento franciscano de Jesús y María, fundado a principios del siglo XIII, sobre una desaparecida ermita dedicada a santa María.

La basílica fue construida en estilo neoclásico en la segunda mitad del siglo XVIII, a partir de un diseño de Francisco Cabezas, desarrollado por Antonio Pló y finalizado por Francesco Sabatini. El edificio destaca por su cúpula, considerada como la tercera de planta circular de mayor diámetro de la cristiandad; por su suntuosa decoración interior, realizada en estilo ecléctico a finales del siglo XIX; y por su pinacoteca, representativa de la pintura española de los siglos XVII a XIX, con cuadros de Zurbarán y Goya.

Su titularidad corresponde a la Obra Pía de los Santos Lugares de Jerusalén, organismo autónomo dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. El 19 de octubre de 1980 fue declarada Monumento Nacional, según Real Decreto, recibiendo por tanto la condición de Bien de Interés Cultural (BIC).



Historia


 20francisco_de_goya_y_lucientes_021_detail

Detalle de La pradera de san Isidro, de Goya. El pintor plasmó la cúpula del templo en esta obra de 1788.

El lugar estuvo ocupado anteriormente por un convento-ermita franciscano, que, según la leyenda,1 fue fundado por San Francisco de Asís en 1217. Cuando Felipe II convirtió Madrid en capital del reino, en 1561, el convento fue ganando en riqueza e importancia y llegó a recibir la custodia de los Santos Lugares conquistados por los cruzados, mediante una Junta Protectora de la Obra Pía de Jerusalén, y el Comisariado General de Indias.

En 1760, los franciscanos derribaron la primitiva edificación para construir, sobre su solar, un templo más grande, que encargaron al arquitecto Ventura Rodríguez. Su proyecto, firmado en 1761, fue desestimado, a favor de un diseño del fraile Francisco Cabezas, redactado por José de Hermosilla. Cabezas concibió una amplia rotonda para el espacio interior, cubierta por una grandiosa cúpula.

Sin embargo, las obras tuvieron que suspenderse en 1768, debido a las complicaciones técnicas surgidas, lo que obligó a Cabezas a abandonar el proyecto, presionado por Ventura Rodríguez, quien aprovechó su influencia dentro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Las obras fueron encomendadas entonces a Antonio Pló, que se hizo cargo de la cúpula, concluyéndola en 1770.

En 1776 la comunidad de frailes solicitó al rey Carlos III que se incorporara al proyecto el arquitecto real Francesco Sabatini, uno de los artífices del Palacio Real, a quien se debe la fachada principal y las dos torres que la coronan. También se sumó Miguel Fernández, en calidad de asesor técnico. El edificio fue finalizado en 1784.


 21san_francisco_el_grande_historico

Interior del templo en un dibujo de 1860, antes de la decoración emprendida a partir de 1880.

Durante el reinado de José I (1808-1813), se pensó en destinar el templo a Salón de Cortes, a partir de una remodelación proyectada por el arquitecto Silvestre Pérez. Finalmente, fue convertido en hospital, según Decreto de 3 de marzo de 1812.

En el año 1836, en el contexto de la desamortización de Mendizábal, los franciscanos fueron expulsados y el edificio quedó en manos del Estado español, a través del organismo Patrimonio Real. Un año después, se barajó la posibilidad de convertirlo en Panteón Nacional, pero la iniciativa no pudo materializarse. En 1838, sirvió de sede a un cuartel de infantería, al tiempo que se recupera el culto religioso. La Junta Protectora de la Obra Pía de Jerusalén quedó bajo la titularidad del Estado.

En 1869 se retomó la idea del Panteón Nacional. Durante los cinco años siguientes, albergó los restos mortales de diferentes personalidades de la historia española, entre ellos los de Calderón de la Barca, Alonso de Ercilla, Garcilaso de la Vega, Francisco de Quevedo, Ventura Rodríguez, Juan de Villanueva y Gonzalo Fernández de Córdoba (el Gran Capitán). Fueron depositados en una capilla y devueltos en 1874 a sus respectivos lugares de origen.

En 1879, el templo fue objeto de una profunda reforma y restauración, impulsada por el político Antonio Cánovas del Castillo y financiada por el Ministerio del Estado. La rehabilitación fue aprovechada para decorar su interior, en un proceso que se extendió desde 1880 hasta 1889 y en el que intervinieron diferentes artistas españoles especializados en pinturas murales y artes decorativas, entre los que cabe destacar a Casto Plasencia, José Casado del Alisal y Salvador Martínez Cubells. La mayoría de sus estudios y bocetos se conservan en el Museo del Prado.


 22viaducto_hierro_madrid

Traslado de los restos de Calderón de la Barca, desde San Francisco el Grande (en la imagen, a la izquierda) hasta el cementerio de San Nicolás, a su paso por el primitivo Viaducto de Segovia. El grabado corresponde a 1874, cuando el templo dejó de tener la función de Panteón Nacional y fueron devueltos los restos mortales allí depositados a sus lugares de origen.

Las obras fueron realizadas a expensas de los fondos de la Obra Pía de los Santos Lugares, dirigiéndolas, por parte del Ministerio de Estado, Jacobo Prendergast. En la reforma tomaron parte escultores tan renombrados como Jerónimo Suñol, Justo Gandarias Plazón, Mariano Benlliure, Ricardo Bellver, Juan Samsó y Antonio Moltó; pintores de la fama de Carlos Luis de Ribera y Fieve, Alejandro Ferrant y Fischermans ayudado por su gran amigo José María López-Merlo Pascual, Casto Plasencia, Germán Hernández Amores, Manuel Domínguez Sánchez, José Casado del Alisal, José Moreno Carbonero, Antonio Muñoz Degraín, Salvador Martínez Cubells, Francisco Jover y Casanova, Eugenio Oliva y Rodrigo, José Marcelo Contreras y Muñoz y Manuel Ramírez Ibáñez.

También ejecutaron obras de talla y ornamentación Francisco Molinelli, Pedro Nicoli y Varela.3

En 1926, el rey Alfonso XIII devolvió el templo a los franciscanos. El 30 de junio de 1962 fue declarado Basílica menor por el papa Juan XXIII y el 8 de noviembre del mismo año quedó bajo la advocación de Nuestra Señora de los Ángeles, tras una nueva consagración.

A lo largo del siglo XX se fueron sucediendo reformas y rehabilitaciones, permaneciendo cerrado durante décadas.4 Cabe señalar la iniciada en 1971, abordada por el arquitecto Luis Feduchi, en la que se actuó sobre las cubiertas y la cúpula, con la impermeabilización del emplomado y la restauración de los frescos del domo.

En noviembre de 2001, tras décadas en obras, la iglesia volvió a abrirse al público y en 2006 fueron desmontados los andamios instalados en el interior, con los que los restauradores procedieron a la recuperación de las pinturas murales.



El edificio


 25bas_lica_de_san_francisco_el_grande_madrid_03

Vista de la achada principal.


Estructura


 23_1458391123_719387

Aspecto de la cúpula desde el lado meridional.


 24madrid_basilica_de_san_francisco_de_asis_cupula_central_16_12_2007

Interior de la cúpula, decorada con pinturas murales alusivas a Nuestra Señora de los Ángeles, facetadas en ocho grandes secciones.
Aspecto general de la fachada principal.


La Basílica de San Francisco el Grande es de planta central y circular, con vestíbulo y ábside. La cubierta se resuelve mediante una gran cúpula, custodiada por seis pequeños domos, que rodean la base del edificio por el norte y por el sur.

Estos elementos encuentran correspondencia en el espacio interior del templo, conformado por una amplia rotonda y seis pequeñas capillas circundantes (tres a cada lado). La capilla mayor está instalada en el ábside y preside todo el conjunto.

Los materiales de construcción combinan sillares de granito, empleado principalmente en la fachada principal, y ladrillo enfoscado.


 26san_francisco_el_grande_estatuas

Estatuas instaladas en la balaustrada de la fachada principal.



Cúpula


 0c_pula_de_san_francisco_el_grande

La cúpula de San Francisco el Grande tiene 33 m de diámetro y 58 m de altura (72 m desde el suelo). En lo que respecta a las cúpulas de planta circular, es la tercera de mayor diámetro de la cristiandad, por detrás de la del Panteón de Agripa (43,4 m) y de la de San Pedro del Vaticano (42,5 m), ambas en Roma (Italia).


 02_1458391405_715047

Si se consideran también otro tipo de cúpulas, es la cuarta de mayor tamaño, por detrás de la cúpula de Santa María del Fiore (42 m), en Florencia (Italia), de planta octogonal y facetada en ocho caras.

Supera en diámetro a las cúpulas de Santa Sofía (31,8 m), en Estambul (Turquía); de la Catedral de San Pablo (30,8 m), en Londres (Reino Unido); y de Los Inválidos (24 m), en París (Francia).

Los problemas técnicos surgidos durante la construcción obligaron a adoptar una solución de escasa elevación para la cúpula, en la línea del modelo empleado en el Panteón de Agripa. Está realizada en ladrillo macizo, fabricado a pie de obra, en una sola hoja. En su arranque, la hoja presenta un grosor de tres metros, que va descendiendo hasta la coronación, donde el espesor es inferior al metro.

El domo está coronado por una linterna circular, con chapitel y cruz de hierro forjado sobre la flecha.



Fachada principal


 01_1458391455_429145

La fachada principal está orientada al este. Es obra de Francesco Sabatini, quien concibió un diseño netamente neoclásico, si bien matizado por su configuración convexa, necesaria para adaptarse a la planta circular de la estructura.

Presenta dos cuerpos. En el inferior se sitúan tres arcos de medio punto, sujetados mediante pilastras dóricas. El orden jónico domina el segundo cuerpo, constituido por tres ventanales adintelados. El conjunto se remata, en su parte superior, con un frontón triangular, situado en el punto central, y una balaustrada, que recorre los lados.

El frontón está adornado con la cruz de Jerusalén en el tímpano y, por encima, aparece una acrotera con el escudo franciscano y una corona real. Sobre los pilares de la balaustrada se elevan cuatro estatuas de piedra, representativas de santos, que fueron esculpidas en Londres (Reino Unido) en el año 1883.


 34_bas_lica_san_francisco_madrid_01

La fachada está presidida por dos torres, una en cada extremo, ligeramente retranqueadas. Están cubiertas con chapiteles ondulados, coronados con veletas. En sus vanos, se alojan 19 campanas, ocho de ellas en la torre sur y las once restantes en la torre norte (estas últimas forman parte del carillón de la iglesia).8 Los campanarios están enmarcados con pilastras pareadas.

La cúpula y su linterna asoman entre las dos torres, dominando el conjunto.


Interior


Vestíbulo

Las piezas más notables del vestíbulo son las siete puertas que permiten la entrada al recinto,9 que fueron talladas en madera de nogal en el siglo XIX. Se deben a Agustín Mustieles, perteneciente a la Casa de Juan Guas, quien utilizó modelos de Antonio Varela, de inspiración gótico-renacentista, sobre diferentes escenas bíblicas.


 27interior_del_templo_presidido_por_la_capilla_mayor

Interior del templo, presidido por la Capilla Mayor.

Entre los relieves más destacados, cabe citar los que figuran en las tres puertas centrales, con una representación de Cristo crucificado con la Fe y la Esperanza a sus pies y, a ambos lados, los dos ladrones del Calvario.


 0real_basilica_de_san_francisco_el_grande_madrid

Puerta de accseso a la Real Basilica de San Francisco el Grande, Madrid.



Rotonda


 28capilla_mayor_en_el_centro_puede_observarse_la_siller_a_renacentista_del_monasterio_jer_nimo_de_santa_mar_a_del_parral_de_segovia

Capilla mayor. En el centro, puede observarse la sillería renacentista del Monasterio Jerónimo de santa María del Parral, de Segovia. A la izquierda, una de las estatuas de los Evangelistas.

La rotonda interior está pavimentada en mármoles, así como sus zócalos. De decoración suntuosa, sus principales valores artísticos se concentran en las pinturas murales de la cúpula, resultado de las obras de reforma y remodelación impulsadas, en el último tercio del siglo XIX, por Antonio Cánovas del Castillo.

Éstas tienen como tema central a Nuestra Señora de los Ángeles y muestran diferentes escenas de reyes y santos rindiendo pleitesía a la Virgen. Se deben a una idea de Carlos Luis de Ribera y Fieve,10 como director del proyecto de decoración y ejecutada por los más prestigiosos pintores de la época (Casto Plasencia, Alejandro Ferrant y Fischermans, Salvador Martínez Cubells, Francisco Jover y Manuel Domínguez).

Fueron realizadas sobre paneles de yeso, instalados sobre la superficie interior del domo, y están dispuestas en ocho grandes secciones, separadas entre sí por ocho molduras, que parten del arranque de la cúpula y se cruzan en la linterna.

El contorno de la rotonda está adornado con doce esculturas de los Apóstoles, labradas en mármol blanco de Carrara, a partir de modelos españoles. Descansan sobre grandes pedestales y miden más de dos metros y medio cada una, aproximándose, en algunos casos, a los tres metros. Fueron esculpidas por Agapito Vallmitjana, Jerónimo Suñol (San Pedro y San Pablo) y Ricardo Bellver (San Andrés y San Bartolomé), entre otros artistas.

La decoración del conjunto se completa con una serie de vidrieras policromadas, situadas en los vanos que rodean la parte inferior de la cúpula. Fueron construidas en 1882 en Múnich (Alemania), a partir de un diseño de Amérigo y Laplaza.



Capilla Mayor

La Capilla Mayor está instalada en el ábside. Hasta la reforma de finales del siglo XIX, se encontraba presidida por un lienzo de Francisco Bayeu, en el que se representa la aparición de Jesucristo y la Virgen María a San Francisco de Asís. El cuadro está situado actualmente en el coro.

El aspecto austero de entonces fue transformado con la citada remodelación, en la que fueron instalados numerosos elementos ornamentales, a partir de materiales como el mármol, las maderas nobles, el bronce o el oro.


 29pinturas_de_la_b_veda_de_la_capilla_mayor

Pinturas de la bóveda de la capilla mayor.

La cabecera está presidida por cinco pinturas murales, enmarcadas en cuatro grandes pilastras, con ribetes dorados. Son obra de Manuel Domínguez y Alejandro Ferrant y se centran en diferentes episodios de la vida de San Francisco de Asís. La media bóveda que sirve de cubierta al recinto fue decorada con pinturas de José Marcelo Contreras, sobre fondos dorados.

Junto a la base de las referidas pilastras, hay situadas cuatro estatuas de los Evangelistas, que se elevan sobre pedestales de mármol negro. Fueron talladas en madera bronceada, por Francisco Molinelli y Antonio Moltó.11 A su alrededor se extiende una sillería renacentista, traída desde el Monasterio Jerónimo de Santa María del Parral, en Segovia, y adaptada al lugar por Ángel Guirao, en 1885.

El presbiterio está flanqueado, a ambos lados, por dos grandes púlpitos, realizados, en mármol de Carrara, por Nicoli. Este artífice realizó también la balaustrada de mármol de dicha capilla.



Capillas laterales


 30san_bernardino_de_siena_predicando_ante_alfonso_v_de_arag_n_de_francisco_de_goya_en_la_capilla_hom_nima

San Bernardino de Siena predicando ante Alfonso V de Aragón, de Francisco de Goya, en la capilla homónima. Es un gran óleo sobre lienzo de 480 × 300 cm., pintado hacia 1781-1783.

Las seis capillas secundarias se distribuyen simétricamente, tres en el lado septentrional de la rotonda y tres en el meridional. Están separadas del gran espacio circular mediante pilares, sobre los que se sostienen diferentes arcos de medio punto, que permiten el acceso.

Cada capilla lateral está cubierta por una pequeña cúpula, con su correspondiente linterna, que replican, a menor escala, el modelo del gran domo que se alza sobre la rotonda. Se cierran con verjas de hierro, realizadas en 1884 por Juan González.

Su decoración responde al eclecticismo histórico vigente a finales del siglo XIX, cuando fue reformado el interior de la basílica. Responde a un proyecto de José Marcelo Contreras, que prescindió de cuatro de las obras pictóricas que, hasta entonces, ornamentaban las capillas, concretamente, las firmadas por Gregorio Ferro, Antonio González Velázquez, José del Castillo y Andrés de la Calleja.

Sólo mantuvo los lienzos de la capilla de San Antonio, donde se muestra una Inmaculada Concepción de Mariano Salvador Maella (1784), y de la capilla de San Bernardino, con el cuadro La predicación de San Bernardino de Siena ante Alfonso V de Aragón, de Francisco de Goya, fechado igualmente en 1784. El artista aragonés representa al santo predicando ante una multitud, donde figura un joven, que tradicionalmente se ha considerado como un autorretrato del pintor.

Las cuatro capillas restantes fueron decoradas con pinturas encargadas a prestigiosos artistas de la época, como Casto Plasencia, con una capilla obra en conmemoración de la virgen del Olvido y alusiva a la Orden de Carlos III, y José Casado del Alisal, con una representación de Santiago Apóstol en la batalla de Clavijo.


Coro


 31san_buenaventura_recibe_la_visita_de_santo_tom_s_de_aquino_de_francisco_de_zurbar_n

San Buenaventura recibe la visita de Santo Tomás de Aquino, de Francisco de Zurbarán.

El coro está instalado en la parte superior del vestíbulo. Estuvo ornamentado con la sillería gótica de la Cartuja de Santa María de El Paular (Rascafría, Madrid), tallada en madera de nogal y atribuida a Bartolomé Fernández. Los sitiales permanecieron en San Francisco el Grande desde 1836 hasta 2003, año en el que fueron devueltos a su lugar de origen.13 14

Una de las piezas más significativas del recinto es su órgano tubular, realizado en 1884 por la Casa de Aristíde Cavaillé-Coll, de París (Francia), y restaurado en 2001.15 También destacan sus esculturas y relieves, entre los que cabe citar el titulado Entierro de Santa Inés, de Ricardo Bellver, labrado en la escalera de acceso.

En la línea de las restantes dependencias, la bóveda está decorada con pinturas murales. Tienen como tema central la muerte de San Francisco de Asís y fueron ejecutadas en 1882 por Carlos Luis de Ribera y Fieve y Casto Plasencia y Maestro. En el coro se encuentra también el lienzo Porciúncula, de Francisco Bayeu, inicialmente situado en la capilla mayor, tal y como se ha señalado anteriormente.


 32capilla_del_cristo_de_los_dolores_de_la_venerable_orden_tercera_de_san_francisco_el_grande

Capilla del Cristo de los Dolores de la Venerable Orden Tercera de San Francisco El Grande.


Museo

Las instalaciones de San Francisco el Grande albergan un museo conformado por 51 cuadros, entre otras piezas artísticas. Las obras pictóricas de mayor valor corresponden al barroco español e italiano, con obras de Francisco Ribalta (San Jerónimo), Francisco de Zurbarán16 (San Buenaventura recibiendo la visita de Santo Tomás de Aquino), Vicente Carducho (Papa arrodillado y escenas al fondo), Alonso Cano (San Antonio de Padua), Artemisia Gentileschi (Jesús y la samaritana) y Luis Tristán (El descendimiento). Se exhiben, además, cuatro lienzos del pintor belga Gaspar de Crayer.

En el templo se conservaba el Cristo crucificado, de Francisco de Goya, obra con la que el artista consiguió ser admitido en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. En el primer tercio del siglo XIX, el cuadro fue instalado en el desaparecido Museo de la Trinidad, absorbido en 1872 por el Museo del Prado.


Otras dependencias

Otras dependencias son la antesacristía y la sacristía. La primera estuvo amueblada con algunos elementos de la sillería de la Cartuja de Santa María de El Paular, hasta su traslado a este monasterio en el año 2003. En la segunda sala, la decoración corresponde al último tercio del siglo XIX.


 33real_bas_lica_de_san_francisco_el_grande

Real Basílica de San Francisco el Grande.


Entorno

San Francisco el Grande forma parte de un complejo conventual, donde, además del templo, destacan otras construcciones de interés histórico-artístico. Una de las más relevantes es la capilla del Cristo de los Dolores para la Venerable Orden Tercera de San Francisco, situada en una edificación contigua, junto a la fachada septentrional de la basílica.

Fue levantada entre 1662 y 1668, a partir de un diseño del arquitecto Francisco Bautista, quien contó con la colaboración del pintor y escultor Sebastián de Herrera. Las obras fueron ejecutadas por el alarife Marcos López. En 1969 fue declarada Monumento Nacional y en 2001 fue catalogada como Bien de Interés Cultural por la Comunidad de Madrid.

El edificio consta de una nave longitudinal, que se extiende en su extremo a través de un presbiterio, donde está instalado el altar mayor. La cubierta se resuelve mediante bóveda de cañón y una cúpula sobre pechinas.

En el interior sobresale su decoración barroca, con especial mención al baldaquino donde se guarda la talla del Cristo de los Dolores, diseñado por Herrera y realizado en 1664 por el carpintero Juan Ursularre Echevarría. Los materiales empleados fueron maderas, jaspes y mármoles.

En el año 2007, fue inaugurado el Parque de la Dalieda de San Francisco el Grande,18 que se extiende al sur de la basílica, donde, en la Edad Media, estuvo emplazado el claustro del primitivo convento sobre el que se levanta el templo. Tiene una superficie de 4.384 m² y está integrado por diferentes parterres con plantaciones de dalias. Se encuentra presidido por el grupo escultórico de San Isidro, obra de Santiago Costa, que estuvo anteriormente instalado en la Fuente de Juan de Villanueva (1952).

Al oeste del edificio, se enclava otro parque, conocido como La Cornisa, por su emplazamiento al borde de la hondonada que forma el valle del río Manzanares.



 01_1458387499_451692

Vista de la Basílica de San Francisco el Grande.




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo recopilatorio dedicado San Francisco el Grande de Madrid, desde el punto de vista religioso será importante, pero desde el punto de vista cultural es sobresaliente. Normalmente cuando uno anda de turismo religioso por Madrid siempre se visita la Catedral de la Almudena, o las basílicas de Los Jeronimos o Jesús de Medinaceli, por citar algunos templos muy populares y se olvidan de otro tesoro que la ciudad esconde entre sus céntricas calles del entorno del barrio de La Latina. El imponente templo fue finalmente concluido por Francisco Sabatini en 1784, quien realizó la portada convexa. La iglesia consta de una planta central circular cubierta por una gran cúpula de 33 m. de diámetro, capilla mayor y seis capillas en torno igualmente cubiertas por cupulillas. Se exponen colecciones de pinturas de los siglos XVII al XIX.



Fuentes y agradecimiento: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, madridhistórico.es, artehistoria.com, esmadrid.com, flickr.com, madridiario.es y otras de Internet
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 19 Marzo 2016, 13:59; editado 6 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BASÍLICA DE SAN FRANCISCO EL GRANDE (Madrid) 
 
Gracias J.Luis por este nuevo trabajo. Esta basílica quizás poco conocida me ha sorprendido bastante por su belleza y el Altar Mayor es muy bonito. Eso si hay algunas imágenes que no se visualizan no se si es algún problema temporal.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BASÍLICA DE SAN FRANCISCO EL GRANDE (Madrid) 
 
Gracias xerbar, me alegro mucho que te guste San Francisco el Grande, la verdad hay sitios increibles en Madrid que pasan desapercibidos para los turistas, esta basílica ha soportado tanto el devenir de la historia que ha sido hasta caballerizas de los franceses. La verdad es un tesoro que merece visitar.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BASÍLICA DE SAN FRANCISCO EL GRANDE (Madrid) 
 
Una iglesia en permanente reforma


San Francisco el Grande tiene la tercera cúpula más grande de Occidente



cpuladelabaslicadesanfra

Cúpula de la basílica de San Francisco el Grande, detalle interior

La carpeta de San Francisco el Grande es de las gordas. En el Servicio Histórico del Colegio de Arquitectos de Madrid hay una casi para cada edificio de la ciudad. La de esta basílica de La Latina es abultada porque han pasado 225 años desde su inauguración, pero, sobre todo, porque desde que se empezó a construir -23 años antes- fue un pozo de problemas.

La azarosa cronología (que ocupa unos 50 folios) arranca con un pique entre arquitectos estrella de la Ilustración. El poderoso Ventura Rodríguez diseñó el primer proyecto (con planta de cruz latina), pero los franciscanos prefirieron la propuesta de fray Francisco Cabezas: una planta circular coronada por una cúpula de 33 metros de diámetro y 70 de altura, la tercera más grande de Occidente tras el Panteón y San Pedro, en Roma. Cabezas tuvo la idea, pero se la redactó José de Hermosilla, otro arquitecto superstar de la época. Puesta la primera piedra, empezaron las dudas de que aquello fuese a sostenerse. El crítico más feroz fue Ventura Rodríguez. En la carpeta hay un documento lleno de saña: "Es un proyecto concebido sin inteligencia, incapaz de acabarse y de poder ser completado; la iglesia sería la más deforme y bárbara del mundo".

La obra se paró, fray Cabezas se retiró y el proyecto pasó a manos de Antonio Plo, que luego resultó ser agrimensor, no arquitecto. "Llegó un momento que Carlos III recurrió a Sabatini, el arquitecto real, y le debió decir algo como: 'Francisco, por Dios, acábeme esto", bromea Ignacio Feduchi dentro del templo que lleva 25 años restaurando.

La relación de los Feduchi con la iglesia arranca incluso antes, en la guerra, cuando Luis Martínez-Feduchi Ruiz, padre de Ignacio, se encargó de poner allí obras de arte, muebles y carruajes a salvo de las bombas. La iglesia ya era entonces un museo ecléctico y abigarrado que Cánovas del Castillo ordenó decorar a finales del XIX. En 1972, un lienzo de siete metros por tres, clavado sobre el altar, se desprendió del techo. El tránsito de la Virgen cayó delante del mismísimo Franco, que tras el susto dio la orden de restaurarlo. El proyecto lo redactó Feduchi padre y fue ejecutado por Patrimonio. Se colocó un enorme andamio, "pero, muerto Franco, nadie ordenó quitarlo, ni continuar con la obra", explica Feduchi hijo.

Una mala broma burocrática que no se solucionó hasta que en 1984 los tres hijos de Feduchi, Luz, Javier e Ignacio, pudieron retomar el trabajo de su padre. Para entonces, había tanto que hacer que su proyecto de restauración ocupa otras cuantas decenas de folios en la carpeta. "El gran enemigo era el agua", dice Feduchi. La cúpula de plomo tenía filtraciones. "Ahora dirían que no es sostenible; no se pensó en las variaciones térmicas del clima madrileño". Hay momentos del día en los que en un lado hay escarcha y en el otro se podría freír un huevo. Esto crea unas tensiones tremendas, que unidas al viento abren paso al agua.

El andamio del franquismo se retiró en 2001, y aún hubo estructuras en el presbiterio hasta 2006. Casi 35 años en obras que han evitado que toda una generación haya visto el interior de esta iglesia. "Todo el mundo sabe dónde está, pero casi nadie ha entrado", dice el arquitecto. Dentro, cuadros de Goya o Zurbarán, esculturas de mármol de Benlliure, riquísimas verjas labradas, una crestería tras la cual se instaló la primera luz eléctrica de un templo madrileño... Pero también esculturas de cartón piedra, "como ninots", según el arquitecto, y un estilo ecléctico algo chocante. Se nota la falta de un criterio homogéneo. "Es evidente que en la construcción hubo demasiadas manos; pareciera, a veces, que está hecha a pegotes", admite Feduchi. Por ejemplo, las dos torres que Sabatini colocó encastradas a los lados de la cúpula, por un lado, provocan humedades, y por otro aprisionan un domo que podría haber marcado mucho más el perfil de la ciudad. Una cúpula mayor que la de los Inválidos de París o la de Santa Sofía en Estambul. Aunque mucho menos visitada.


cpuladelabaslicadesanfr

Cúpula de la basílica de San Francisco el Grande, en el barrio de La Latina


Basílica de San Francisco el Grande

- Autor. Fray Francisco Cabezas y otros.
- Obra. 1761-1784
- Estilo. Neoclásico.
- Ubicación. Gran Vía de San Francisco, 10 (Puerta de Toledo).
- Función original y actual. Basílica.


EL PAÍS


--------------------------------------------------------------------------------


sfcoaltmayor

Cúpula de San Francisco el Grande de Madrid. ralización de sucesivas fases de consolidación y restauración de las pinturas murales de la cúpula, en un complejo proceso de aplicación de diversas técnicas dado el mal estado de las pinturas. En la página que se abre, se describe una de estas etapas anteriores a la foto final aquí mostrada.
 
Más info: http://agorarestauraciones.com/sanfrancisco.htm
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Basílica De San Francisco El Grande2 
 
San Francisco el Grande: un museo bajo la mayor cúpula de España

San Francisco el Grande es más que una basílica: es un museo en el que es posible ver la obra de buena parte de los artistas españoles de los siglos XVIII y XIX. Madridiario ha recorrido este recinto que, a pesar de sus avatares, muestra hoy un aspecto renovado y grandioso



 06_1458388921_498676
martes 12 de noviembre del 2013, 10:30h

Tiene la cúpula más grande de España y la cuarta de Europa, tras la de la basílica de San Pedro y el panteón de Agripa, ambos en Roma, y Santa María del Fiore, en Florencia. Ha sido iglesia, hospital, polvorín, almacén de objetos religiosos, panteón nacional y museo mientras el convento era utilizado como cuartel y prisión militar. Es desde 1962, basílica y desde 1980 monumento nacional. Su riqueza artística impresiona con lienzos de Goya, Maella, Moreno Carbonero, Muñoz Degrain, Ferrant, González Velázquez... Y, sin embargo, San Francisco el Grande es tan solo visitada por 10.000 personas al año.


 05_1458388932_832597

La iglesia que se abre en la confluencia de la calle Bailén, la Vía de San Francisco y la Carrera de San Francisco, no es la primera sino la cuarta que se levanta en ese mismo solar. La primera, según cuenta la tradición, se levantó sobre el terreno que se le ofreció al mismo San Francisco de Asís cuando en 1214 pasó por Madrid en su peregrinaje a Santiago de Compostela. Posteriormente se levantó un eremitorio al que llamaron cuarto viexo que tenía una fuente, considerada milagrosa, y una ermita dedicada a la Virgen, y la tercera se levantó en el siglo XIV, primero con el nombre de Jesús y María, y más tarde, de San Francisco, ya que así era como se le conocía en Madrid.


 07_1458389187_617662

Fue este templo de estilo gótico el que alcanzó el sobrenombre de 'el grande' gracias a las donaciones de las familias nobles madrileñas que, como los Ruy González del Clavijo, Zapata, Luján, Luzón Vargas y Ramírez fundaron capillas para ser enterrados en ellas lo que hizo que el edificio ocupara una extensión mayor que la del convento de San Francisco de Paula que se levantaba en la carrera de San Jerónimo.


 08_1458389205_154688

Por fin, en el siglo XVIII la orden franciscana acometió la construcción del actual templo. El 8 de noviembre de 1761 se colocó la primera piedra del edificio que, inicialmente, iba a ser proyectado por Ventura Rodríguez pero que, finalmente, se encargó a Francisco Cabezas, un franciscano que levantó la base del edificio y que paró cuando un dictamen de la Academia de Bellas Artes indicó que los muros construidos no iban a poder sustentar la inmensa cúpula de 33 metros proyectada. Retomó la obra Antonio Pló que logró cerrar la cúpula en 1770, aunque no la concluyó por falta de dinero. Entre 1776 y 1784 se acometieron las obras que finalizaron el templo bajo la dirección, primero, de Francisco Sabatini, ayudado por Miguel Fernández. Con todo, sorprende que cuando Carlos III asistió a la misa de inauguración celebrada el 6 de diciembre de 1784 solo hubieran pasado 23 años desde la iniciación de las obras.


 09_1458389230_785107

La construcción fue costeada por la Obra Pía de los Santos Lugares, una singular institución cuya relación con los franciscanos viene de antiguo. La orden franciscana , protegida por los reyes de Nápoles y Aragón, se estableció en Jerusalén en 1219 para cuidar los Santos Lugares. Inicialmente, hubo comisarios en distintos países para captar los donativos pero, finalmente, se decidió crear una institución para gestionar y administrar los donativos de toda la Cristiandad y atender los gastos que exigían la conservación, reparación y recuperación de los santos lugares y el sustento de los peregrinos y de los frailes franciscanos encargados del culto.


 10_1458389242_148186

La Obra Pía, que fue reorganizada por Carlos III en 1772, pasaría a depender del Estado en 1837 a raíz de que se acordara la supresión de las órdenes religiosas en España. La institución quedó entonces bajo la dependencia del ministerio de Hacienda del que pasaría al de Asuntos Exteriores. Hoy, el ministro José Manuel García- Margallo ocupa la presidencia de la Obra, en tanto la vicepresidencia le corresponde al rector de San Francisco el Grande.


 11_1458389255_403362

De aquella basílica, levantada con los fondos de la Obra Pía, hoy ha desaparecido la parte del convento que ocupaba el ala sur, ocupada por una dalieda abierta en 2007 sobre los terrenos que compró el Ayuntamiento, ya que los franciscanos no necesitaban ya un edificio tan grande como el que se había construido en el siglo XVIII cuando vivían 150 religiosos. "Hoy tan solo vivimos aquí ocho y, de ellos, dos están yendo y viniendo a Tierra Santa", dice Jesús España, rector de la basílica.


 12_1458389266_356464

Y es que allí, em Tierra Santa, hay unos 300 franciscanos de todas las nacionalidades. "Su misión no es sólo cuidar de los Santos Lugares como el Santo Sepulcro o la basílica de la Natividad o mantener la facultad de Estudios Bíblicos de Jerusalén; también hacemos una labor social en colegios y hospitales atendiendo no solo a cristianos a judíos y árabes y participamos en algunas excavaciones para lo que la orden tiene hasta arqueólogos que se ocupan de dirigir los trabajos antes de que se acometa una obra en aquellas zonas con interés religioso. Lamentablemente, esta labor ahora se ha hecho más difícil a causa de la situación que se vive en la zona", reconoce España.


 13_1458389281_978850

Del mantenimiento de la basílica de San Francisco se ocupa, por tanto, la Obra Pía, reconocida por ley en 1940 como una institución autónoma con personalidad jurídica y patrimonio propios cuyo fin es cooperar religiosa y humanitariamente y difundir la cultura de España entre los pueblos del Mediterráneo y Oriente. De hecho, San Francisco es su inmueble más importante, y el que se lleva la parte del león de los gastos. "Obtenemos nuestros ingresos de lo que producen varios fondos financieros, del alquiler de los edificios que posee la Obra Pía, de la venta de algún terreno y de las entradas para visitar la basílica", dice Gabriel Ferrán, director de relaciones con la Santa Sede y de la Obra Pía, institución que posee media docena de edificios y una decena de parcelas.


 14_1458389293_476286

"Con ello abordamos el mantenimiento del edificio, cuyo principal problema es el agua. Se han cambiado las cubiertas pero aún tenemos pendiente la restauración de algunas capillas afectadas por la humedad y el saneamiento de la fachada que da a la dalieda", añade Ferrán. Y eso que en 2001 terminó la última gran reforma acometida en el templo que supuso la presencia de andamios durante 29 años y que, por su envergadura, ayudó a costear el Ministerio de Cultura.


 15_1458389308_252424

La rehabilitación realizada logró devolver la luminosidad a este templo que resume la historia de España de los siglos XIX y XX. Ocupado por los franceses en 1808, José Bonaparte quiso instalar allí las Cortes y fue convertido en Panteón Nacional en 1837, destino que no fue efectivo hasta que en 1869 comenzó el traslado de los restos de hasta 14 personajes de la Historia de España: Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán; Garcilaso de la Vega; Juan de Mena; Ambrosio Morales; Alonso de Ercilla; Pedro Pablo Abarca, conde de Aranda; Andrés Laguna; Federico Gravina; Juan de Lanuza; Francisco Quevedo; Zenón de Somodevilla, marqués de la Ensenada; Ventura Rodríguez, Juan de Villanueva y Pedro Calderón de la Barca cuyo coche fúnebre fue el primer vehículo en atravesar, en 1874, el recién inaugurado viaducto de la calle Bailén.


 16_1458389323_726205

Este primer intento serio de crear un panteón nacional duró poco, pues, cinco años después, los restos de estos personajes fueron reclamados por sus familiares o sus poblaciones de origen, lo que hizo que el templo cerrara sus puertas hasta que en 1881 Antonio Cánovas del Castillo, entonces presidente del Gobierno, decidió hacer de San Francisco el monumento artístico que es hoy. Fue entonces cuando se colocaron las 19 campanas (fabricadas en la casa londinense Warner & sons), las seis estatuas de la fachada neoclásica, las siete puertas de nogal del pórtico, las vidrieras de la cúpula de la casa Mayer de Múnich, las estatuas, las verjas, los lienzos, los altares... , es decir todo lo que hace de San Francisco un templo del siglo XIX a pesar de haber sido construido cien años antes.


 17_1458389341_963894

Hay, sin embargo, testimonios artísticos del XVIII como el lienzo de la Inmaculada Concepción de Mariano Salvador Maella que preside la capilla de San Antonio, o el dedicado a San Bernardino de Siena predicando ante Alfonso V, realizado por Goya que preside la capilla de este santo. Hay incluso alguno anterior como la virgen del Olvido, que da nombre a la capilla y que es llamada así por una pequeña imagen de madera de la Virgen que, colocada en una vidriera bajo el coro, fue 'olvidada' hasta que en 1639 se halló durante unas obras. Pero si hay un espacio que impresiona al visitante es la rotonda, la gran nave circular central, flanqueada por las seis capillas laterales y la capilla mayor, que tiene la misma circunferencia que la cúpula que se levanta sobre ella a 42,90 metros de altura en su punto central.

Una gran pinacoteca religiosa

Repasar las firmas de las obras expuesta en estas seis capillas sería como hacer un listado de los artistas españoles de los siglos XVIII y XIX: Casto Plasencia, Francisco Jover, Martínez Cubells, José del Castillo, Moreno Carbonero, Eugenio Oliva, Menéndez Pidal, González Velázquez, Gregorio Ferro.... En la capilla mayor, destacan las pinturas murales de Manuel Domínguez y Alejandro Ferrant dedicadas a escenas de la vida de San Francisco y al origen del jubileo de la Porciúncula, nombre de la capilla donde se creó la orden franciscana y que hoy forma parte de la basílica de Asís, dedicada como San Francisco el Grande a Nuestra Señora de los Ángeles.


 18_1458389357_268519

Pero no acaba ahí la colección pictórica pues el templo cuenta con unas galerías a las que llama precisamente "la Pinacoteca" en la que se muestran hasta 51 cuadros, la mayor parte de gran formato, cedidos algunos de ellos por el museo del Prado y firmados por autores como Gaspar Crayer, Vicente Carducci, Antonio Carnicero, Alonso Cano o Lucas Jordán. "Vamos a cerrar precisamente esas salas que forman la pinacoteca para poder restaurar paredes, mejorar la iluminación y colocar los lienzos por orden ya que todos están referidos a escenas de la vida de San Francisco, por lo que podemos representar la vida del santo desde su nacimiento hasta su muerte", dice Ferrán.También hay cuadros en la sala capitular, la antesacristía, la sacristía y el coro. Por tener pintado, hasta uno de los dos órganos que se ven en el coro es falso pues, de cerca, se comprueba que es un lienzo en el que se han reproducido los tubos del instrumento.


 19_1458389369_887531

Pero no solo hay pintura. La rotonda está bordeada por doce grandes estatuas en mármol blanco de los apóstoles; en la capilla mayor, flanqueada por dos púlpitos diseñados por Amador de los Ríos, se pueden ver las estatuas de los cuatro evangelistas y los 26 asientos de la sillería renacentista procedente del monasterio segoviano de Santa María del Parral, la más importante que queda después de que fuera devuelta la sillería de El Paular que se encontraba en el coro.

Tras la restauración de 1881, la basílica fue abierta al culto pero a cargo de un cabildo de sacerdotes. "Afortunadamente, el padre Juan Rodríguez Legísima, que era franciscano, se empeñó en conseguir la devolución de la iglesia. Hasta estudió Derecho. Al final, lo consiguió", apunta el rector. Los franciscanos volvieron así a ocuparse del templo desde 1927. Durante la guerra civil, la basílica fue convertida por el gobierno de la República en almacén del patrimonio artístico incautado para preservarlo del pillaje. "Lo curioso es que la cripta que está bajo la rotonda fue convertido en polvorín", dice el rector de la basílica.


 01_1458389394_758437

"Luego Franco vino muchas veces a actos religiosos. Era la iglesia del Régimen", dice España. "Él se sentaba en la rotonda y los guardias armados que le protegían se ponían en las mismas ventanas desde donde, en los siglos XVIII y XIX, los reyes seguían las ceremonias religiosas". Hoy el templo se convierte, de vez en cuando, en escenario artístico donde celebrar conciertos. Un destino más acorde a la riqueza de esta basílica circular.



Por Pedro Montoliú / Juan Luis Jaén / madridiario.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No puede publicar eventos en el calendario