Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
NAVARRETE “El Mudo”
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje NAVARRETE “El Mudo” 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor renacentista riojano Juan Fernández de Navarrete, apodado el "Mudo" por haber perdido el oído y a los tres años. Está considerado como uno de los mejores pintores del Siglo de Oro. Fue contemporáneo de pintores tan famosos como Sánchez Coello y El Greco. Fue el único pintor que gozó de la confianza de Felipe II.


 0autorretrato_juan_fern_ndez_navarrete

Autorretrato de Navarrete el Mudo en 1569

Juan Fernández de Navarrete (Logroño, 1526 - Toledo, 28 de marzo de 1579), conocido como Navarrete el Mudo, fue un pintor español del Renacimiento. Destacó por su labor al servicio de Felipe II, que le encargó varias series de lienzos para decorar los muros de la Basílica de San Lorenzo de El Escorial, que estaba construyéndose desde 1563.

Su temprana muerte evitó que se ocupara de la serie completa de cuadros que iban a formar parte del retablo del altar mayor, aunque quedó una magnífica serie de apóstoles en los que muestra la dignidad de su dibujo, lo rotundo de las figuras y una temprana asimilación para España tanto de la escuela romanista de pintura como de la pincelada suelta y el color de Tiziano y los venecianos.

Fue llamado por sus contemporáneos «el Apeles español». Su maestría sorprende más si tenemos en cuenta que es uno de los primeros sordos que en el siglo XVI consiguió adquirir una cultura general importante, base necesaria para un oficial dedicado a la pintura en la época. Su obra es reducida.

Se dio a conocer en 1567 como excelente pintor ante el rey Felipe II con un Bautismo de Cristo (Museo del Prado), influido por Miguel Ángel y la pintura del Cinquecento romano. Su obra más conocida, y considerada como culminante en su trayectoria, es el Martirio de Santiago (El Escorial), de 1571, donde adopta ya los modos de la Escuela veneciana.

En su tiempo fue reconocido por la piedad y devoción a que movían los gestos de sus figuras, en perfecta armonía con las intenciones postridentinas de la Monarquía Hispánica filipina.

Su obra influyó decisivamente en Francisco Ribalta, que copió varios modelos de Navarrete el Mudo; y por tanto, supuso un punto de partida fundamental en el desarrollo de la escuela española de pintura del Barroco.

El pintor riojano tuvo una enfermedad que le dejó sordo a los tres años, lo que le acarreó la incapacidad para aprender el lenguaje oral. Sin embargo consta que aprendió a expresarse por lenguaje de signos y sabía leer y escribir, además de haber adquirido una amplia cultura, necesaria para su oficio. Fue educado en el monasterio jerónimo de La Estrella en San Asensio (La Rioja) por fray Vicente de Santo Domingo empleando probablemente un incipiente lenguaje de signos que desde la Edad Media se empleaba en las comunidades monásticas obligadas al voto de silencio. No hay que olvidar que en tiempo de Navarrete, un benedictino, Pedro Ponce de León, había desarrollado el primer código lingüístico de signos.

Durante toda su vida tuvo que sobreponerse a su minusvalía y a una naturaleza particularmente enfermiza. Los datos sobre su vida y obra se deben fundamentalmente a fray José de Sigüenza quien, en su Historia de la Orden de San Jerónimo, relata con detalle los avatares de la construcción de El Escorial, entre los que se incluyen las labores de Navarrete.1 Este notifica que recorrió toda Italia estudiando su arte en Roma, Venecia, Milán y Nápoles, y afirma que trabajó en el taller de Tiziano, ya que la huella de este autor se aprecia claramente en sus trabajos, aunque su aprendizaje directo con el italiano parece actualmente descartado. Pellegrino Tibaldi afirma haberle conocido en Roma en la década de 1550, lo que vendría a corroborar la información del padre José de Sigüenza de su estancia en Italia.

En 1565 su preceptor, fray Vicente de Santo Domingo y el vicario del Monasterio de la Estrella fray Juan de Badarán se encuentran en El Escorial, a quienes, seguramente, acompañaba Fernández de Navarrete. Pronto Felipe II le encargó la restauración del Descendimiento de Roger van der Weyden y recortar el Noli me tangere de Tiziano Vecellio (ambos, en el Museo del Prado), entre otros encargos similares. La adecuada resolución de estas tareas y la presentación de un original, el Bautismo de Cristo, en 1567, le valió el 6 de marzo de 1568 ser nombrado pintor del rey, cuya confianza logró ganarse frente a otros contemporáneos suyos, como Alonso Sánchez Coello, Luis de Morales o El Greco. Seguidamente Navarrete un encargo monumental: realizar treinta y dos pinturas de santos para las capillas laterales de la basílica de El Escorial. Sin embargo, pintó muy esporádicamente, a causa de los contratiempos impuestos por la delicada salud del pintor, aquejado de grandes dolores estomacales y necesitado de largos periodos de recuperación; a fines de 1568 se retira para reponerse al Monasterio de la Estrella.

Vuelto a la Corte, pintó un San Jerónimo que hace gala de un violento contraste entre luces y sombras. El martirio de Santiago (1571) es su obra más conocida y la más veneciana, y fue la que inspiró el realismo de Francisco Ribalta. Desde Madrid, donde residía, continuaba satisfaciendo las demandas del rey para El Escorial. En 1576 entregó Abraham y los tres ángeles, considerada por el padre José de Sigüenza su mejor obra, pero no tuvo tiempo de concluir el encargo real y sólo le entregó ocho cuadros, ya que falleció el 28 de marzo de 1579 en Toledo. Lope de Vega le compuso este epitafio:

    No quiso el cielo que hablase, / porque con mi entendimiento / diese mayor sentimiento / a las cosas que pintase. / Y tanta vida les di / con el pincel singular / que como no pude hablar / hice que hablasen por mí

Obra

Con Navarrete entró en la Corte la Escuela veneciana y pronto sus obras colgaban de las paredes del Alcázar de Madrid junto a las de Jacopo Robusti "el Tintoretto" y Lorenzo Lotto.

Se suele relacionar a Navarrete el Mudo con el Manierismo a causa de su erudito, experto y ecléctico estilo. Su obra evoluciona hacia un mayor dramatismo y empleo del claroscuro; es el primer pintor castellano que abandona las formas acabadas en busca de soluciones pictóricas basadas en la aplicación de la pincelada suelta, el predominio del color sobre el dibujo y el uso dramático de la luz. No acepta totalmente el deslumbrante colorido veneciano y, adaptándose a la sobriedad del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, adopta para este tipo de encargos un cromatismo de tierras y ocres.

Sus últimas obras reducen la paleta cromática a tierras pardas y negros. Se caracterizan por un uso expresivo de la luz focalizada. Así sucede en El entierro de San Lorenzo, donde aparece el mártir sumido en las tinieblas de una noche cerrada. A su izquierda un muchacho, tomado de El Soplón de El Greco, sopla un tizón para encender el cabo de una vela. Cristo apareciéndose a su madre, otro de sus cuadros finales, muestra un Cristo resucitado con el cuerpo iluminado en una composición dinámica. En la línea del último Tiziano y prefigurando el tenebrismo, sus años finales demuestran que Navarrete estaba en la culminación de su arte cuando le llegó una muerte prematura.

La relación completa de los diecisiete cuadros de atribución segura es la que sigue:

    - Bautismo de Cristo, h. 1565. Museo del Prado, Madrid.
    - El Calvario, 1566. (Copia de Rogier van der Weyden). Monasterio de El Escorial.
    - San Jerónimo penitente, 1569. Monasterio de El Escorial.
    - El Martirio de Santiago, 1571. Monasterio de El Escorial.
    - Sagrada Familia. (Entre 1571 - 1575. Monasterio de El Escorial.
    - Cristo atado a la columna. (Entre 1571 - 1575. Monasterio de El Escorial.
    - Adoración de los pastores. (Entre 1571 - 1575. Monasterio de El Escorial.
    - Natividad. (Entre 1571 - 1575. Monasterio de El Escorial.
    - Oración en el huerto (Entre 1571 - 1575). Monasterio de El Escorial.
    - Abraham y los tres ángeles, 1575. Galería Nacional de Irlanda. Monasterio de El Escorial.
    - San Pedro y San Pablo. Monasterio de El Escorial.
    - San Juan y San Mateo. Monasterio de El Escorial.
    - San Bartolomé y Santo Tomás. Monasterio de El Escorial.
    - San Marcos y San Lucas. En la cabeza de San Lucas se ha querido ver su autorretrato. Monasterio de El Escorial.
    - San Lorenzo y San Esteban. Monasterio de El Escorial.
    - Entierro de San Lorenzo. (Entre 1577 y 1579). Monasterio de El Escorial.
    - Cristo apareciéndose a su Madre. (Entre 1577 y 1579). Monasterio de El Escorial.

A su muerte dejó sin acabar la pareja formada por San Felipe y Santiago el Menor, que fue completada por Diego de Urbina, a quien Lope de Vega en La hermosura de Angélica llama «su maestro». Además de estas obras se conserva un Autorretrato (1563) pintado en su periplo italiano que es casi con toda seguridad auténtico.

Su obra influye notablemente en artistas como Carducho y Ribalta, difundiendo por España la influencia italiana. El Museo del Prado de Madrid y el Monasterio de El Escorial conservan ejemplos notables de su obra.

Espero que la recopilación que he realizado os guste y contribuya en su divulgación.





Algunas obras


Navarrete el Mudo en el Museo del Prado


Navarrete el Mudo, Juan Fernández de (Logroño, h. 1538-Toledo, 1579). Pintor español. Su temprana muerte cercenó la maduración de un artista que estaba llamado a convertirse en el pintor elegido por Felipe II para trasladar al lienzo las propuestas de la imagen devocional contrarreformista, que tanto preocupaban al monarca durante el proceso decorativo del monasterio de El Escorial. Fray José de Sigüenza, el historiador de la orden jerónima, ya apuntaba la melancolía de Felipe II por la pérdida de Navarrete, y la posterior utilización de artistas italianos en la decoración del monasterio, cuyos resultados no siempre fueron del agrado del rey. Navarrete, apodado «el Mudo» -a los tres años había quedado sordo a causa de una enfermedad y nunca pudo aprender a hablar-, fue instruido en el monasterio jerónimo de la Estrella en su Logroño natal. Allí recibió la primera enseñanza artística al lado de uno de los monjes del cenobio, fray Vicente de Santo Domingo, quien viendo la buena disposición artística del muchacho habría animado a sus padres a enviarlo a Italia. Sigüenza refiere el paso de Navarrete por Roma, Florencia, Venecia, Milán y Nápoles, llegando a señalar su estancia en el taller de Tiziano, aunque esto último debe ser tomado como una explicación a posteriori sobre la asimilación del estilo del maestro de Cadore por Navarrete. Sin embargo, sus primeras obras denotan un mayor influjo de lo que pudo conocer contemporáneamente en Roma y Florencia y se muestran muy cercanas a la maniera romanista tardía. En El Bautismo de Cristo (Prado), primera obra conocida del pintor, priman los ecos miguelangelescos, las anatomías robustas y los colores acrisolados. Parece ser que esta obra sirvió como prueba de su pericia para convencer al rey, quien inmediatamente le ­contrató a su servicio. Seguramente la vin­culación de Navarrete con Felipe II y El Escorial tuvo relación con su pasado al lado de los jerónimos. Su propio maestro, fray Vicente, se había trasladado al real sitio en 1565, y la primera mención a Navarrete en El Escorial es del año siguiente, cuando se le cita como restaurador de varios lienzos de Tiziano, convirtiéndose definitivamente en pintor del rey en 1568. Esta actividad como restaurador de Tiziano y el propio gusto del monarca, tan proclive al maestro veneciano, han servido a los críticos como explicación del trasvase estilístico de Navarrete desde el romanismo del Bautismo al venecianismo posterior, aunque no hay que olvidar el paso del artista por Venecia y su conocimiento directo de las fuentes. Lo cierto es que en los años siguientes, su pintura se adentraría de lleno en el mundo veneciano. A través de una pincelada más ligera y fluida, dotará a sus obras de fondos paisajísticos de admirable atmósfera y dorados celajes. Además, su singular interés por los efectos lumínicos remite no sólo a Tiziano, sino también a los Bassano. A pesar de que su puesto en la corte le obligaba a permanecer en El Escorial, su delicado estado de salud le hizo ausentarse en ocasiones, conociéndose diferentes estancias en Logroño, Madrid o Toledo, ciudad donde le sorprendió la muerte en casa de su amigo el arquitecto Nicolás de Vergara. Aunque no pudo llevar a cabo las proyectadas pinturas para el altar mayor -contratadas en enero de 1579, tan sólo unos meses antes de su muerte-, su escasa obra permanece mayoritariamente en el monasterio de El Escorial. Ejemplo de ello son los primeros encargos del San Jerónimo penitente y el Martirio de Santiago, o su inacabada serie del «Apostolado» para la iglesia. Además, a su muerte dejó varios retratos, una faceta de su pintura que se conoce gracias al pequeño dibujo con un Autorretrato conservado en la Hispanic Society of America de Nueva York. El Museo guarda otro importante dibujo de Navarrete, León bebiendo, preparatorio para San Jerónimo, y varias copias del «Apostolado» de El Escorial, además de El Bautismo de Cristo. ­Este último, citado por Sigüenza en la celda del prior del monasterio, aparece inventariado en El Escorial desde 1574. Posteriormente formó parte del Museo Josefino y de la Academia de San Fernando, hasta su traslado al Prado en 1827.

Obras

    - El Bautismo de Cristo, óleo sobre tabla, 48,5 x 37 cm, firmado, h. 1567 [P1012].
    - Los evangelistas san Marcos y san Lucas, óleo sobre lienzo, 130 x 98 cm [P3868].
    - Los evangelistas san Mateo y san Juan, óleo sobre lienzo, 130 x 98 cm [P3869]. Copia. En colaboración con Luis de Carvajal.
    - San Felipe y Santiago el Menor, óleo sobre lienzo, 130 x 100 cm [P5126]. Copia. En colabo­ración con Luis de Carvajal.
    - San Pedro y san Pablo, óleo sobre lienzo, 130 x 98 cm (en dep. en el Seminario de Lugo) [P5422]. Copia. En colaboración con Luis de Carvajal.
    - San Simón y san Judas, óleo sobre lienzo, 130 x 98 cm (en dep. en el Seminario de Lugo) [P5423]. Copia. En colaboración con Luis de Carvajal.
    - Santiago el Mayor, óleo sobre tabla, 70 x 45 cm (en dep. en el Museo de Pontevedra) [P5982]. Copia.
    - Santiago el Mayor y san Andrés, óleo sobre lienzo, 129 x 97 cm (en dep. en el Museo Provincial de Ciudad Real) [P7528]. Copia.
    - León bebiendo, lápiz negro y lápiz rojo sobre papel verjurado amarillento, 233 x 256 mm [D3804].



 1bautismo_de_cristo_leo_sobre_tabla_48_5_x_37_cm_museo_del_prado

Bautismo de Cristo, h. 1567,  óleo sobre tabla, 48,5 x 37 cm. Museo del Prado. Obra de Navarrete el Mudo.

Esta tabla fue la carta de presentación del pintor para comenzar a trabajar al servicio de Felipe II en el Monasterio del Escorial. Acababa de regresar de Italia y mostraba ya su capacidad para absorber elementos muy diversos con los que conformó su estética escurialense:huellas flamencas en el paisaje y manierismo romano, con recuerdos de Rafael y Miguel Ángel, en las figuras.    


 2bautismo_de_cristo_de_navarrete_el_mudo_detalle

Bautismo de Cristo (detalle). Museo del Prado. Procedencia. Colección Real. Obra de Navarrete el Mudo.



 le_n_bebiendo

León bebiendo, lápiz negro y lápiz rojo sobre papel verjurado amarillento, 233 x 256 mm. Museo del Prado. Obra de Navarrete el Mudo.



Otras obras


 2martirio_de_santiago_navarrete_el_mudo

La decapitación de Santiago o Martirio del apóstol Santiago. 1569-1571. Óleo sobre lienzo, 340 x 210 cm. Museo del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Obra de Navarrete 'el Mudo'.

El 6 de marzo de 1568 Navarrete es nombrado pintor del rey. Desde ese momento su salud empezará a resentirse, aquejada de problemas estomacales. En 1571 envió cuatro lienzos a El Escorial entre los que se encuentra el Martirio de Santiago, su obra más significativa. El padre Sigüenza considera que lo más importante de esta obra es la verosimilitud, "la actitud y movimiento es, quando passa el cuchillo por la garganta del Apóstol, con tanta propiedad y naturaleza, que jurarán los que le vieren que comienza a expirar". En este sentido, Navarrete confiere al cuadro piadoso el realismo, la dignidad y la sobriedad que exigía la Iglesia española de la Contrarreforma.

Así, el santo aparece en primer plano junto a su verdugo, arrodillado, abriendo las manos en actitud de admitir el martirio. El verdugo exhibe su potente anatomía tomada de Miguel Ángel. Al fondo podemos advertir un fondo de lucha, envolviendo el conjunto una sensación atmosférica tomada de la escuela veneciana, especialmente de Tintoretto.



 abraham_y_los_tres_ngeles2

Abraham y los tres ángeles. 1575. Óleo sobre lienzo, 280 x 240 cm. National Gallery (Dublín). Obra de Navarrete 'el Mudo'.

La escena pintada por Navarrete el Mudo está inspirada en el Génesis, 18: "Alzados los ojos (Abraham) miró y he aquí que vio tres hombres que estaban de pie cerca de él. Apenas los vio, corrió a su encuentro desde la puerta de la tienda y postrándose en tierra dijo: - Mi señor, te lo ruego, si he hallado gracia a tus ojos, no pases sin detenerte con tu siervo. Se os traerá un poco de agua, os lavaréis los pies y reposaréis a la sombra de este árbol. Yo voy a buscar un bocado de pan y así os repondréis antes de pasar adelante". Abraham preparó la comida para sus huéspedes y ellos consumieron las ricas viandas; tras la comida dijeron a Abraham que volverían al año siguiente, habiendo tenido para entonces un hijo a pesar de la avanzada edad tanto de él como de Sara, su esposa. La mujer escuchó sonriendo la frase del huésped sin sospechar que había sido Yavé quien había hablado. El lienzo elaborado por Navarrete está destinado al Monasterio de San Lorenzo, lugar donde se acogen numerosos peregrinos por lo que la temática de la hospitalidad está perfectamente interpretada, temática sugerida por los dictados de la Contrarreforma, que ponía énfasis en las buenas acciones como medio de alcanzar la salvación.


 abraham_y_los_tres_ngeles

Navarrete presenta a Abraham en primer plano cuando ofrece su hospitalidad a los tres ángeles, recogidos con el mismo rostro al ser la misma persona, el misterio de la Trinidad. La escena se desarrolla al aire libre, mostrando el árbol que también forma parte de la historia bíblica y la casa donde encontramos a Sara escuchando las noticias de Yavé. Formado en Italia bajo la influencia de Tiziano, Navarrete recoge en sus lienzos la espiritualidad, la sobriedad y la dignidad demandadas por la Iglesia española y especialmente por Felipe II.



 san_pedro_y_san_pablo2
 san_pedro_y_san_pablo1_1416485068_914160

San Pedro y San Pablo. 1577. Museo Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Óleo sobre lienzo, 230 x 180 cm. Obra de Navarrete 'el Mudo'.

Destinados a las capillas menores de la basílica de San Lorenzo de El Escorial, Navarrete el Mudo firmó el 21 de agosto de 1576 el contrato para la ejecución de 32 lienzos representando en cada uno a una pareja de santos ante un paisaje en demostración de su eficacia como intercesores y ejemplos de buena conducta. Una de las cláusulas advertía. "Y en las dichas pinturas no ponga gato, ni perro, ni otra figura que sea deshonesta, sino que todos sean santos y que provoquen a devoción". Fernández sólo tuvo tiempo de realizar ocho de las 32 pinturas ya que su delicada salud falló y el 28 de marzo de 1579 fallecía en Toledo antes de cumplir los 60 años. La admiración del pintor hacia la obra de los grandes maestros del Renacimiento italiano se pone de manifiesto en esta imagen donde emplear amplias figuras que recuerdan a Miguel Ángel mientras que en las expresiones y el fondo paisajístico se hace evidente la referencia a Tiziano o Rafael; resulta así una obra muy atractiva en el austero panorama renacentista español.


 sagrada_familia_obra_de_fernandez_de_navarrete_juan_el_mudo

Sagrada Familia. Obra de Fernandez de Navarrete Juan El Mudo


 fernandez_de_navarrete_juan_el_mudo_zzz_head_of_a_man

Head of a Man. Hermitage Museum. San Petersburgo. Rusia.


 fernandez_de_navarrete_juan_el_mudo_zzz_st_john_the_baptist_in_the_prison

San Juan Bautista en prisión. Hermitage Museum. San Petersburgo. Rusia. Obra de Juan Fernandez Navarrete el Mudo


 sangeronimo

San Jerónimo. 1566-70. Monasterio de La Estrella. San Asensio. Atribuído a Juan Fernández Navarrete El Mudo.


 detalle_cristo_apareci_ndose_a_su_madre_juan_fern_ndez_navarrete

Detalle de la pintura al óleo, Cristo apareciéndose a su Madre. Monasterio del Escorial. Obra de Juan Fernandez Navarrete el Mudo


 24_1416522144_572881

Cristo apareciéndose a su Madre. Monasterio del Escorial. Obra de Juan Fernandez Navarrete el Mudo


 25retablo_de_la_colegiata_de_santa_ana_sagrada_familia_torrijos_toledo

Retablo de la colegiata de Santa Ana, Sagrada familia. Torrijos (Toledo). Algunas de sus obras del retablo son atribuidas Juan Fernandez Navarrete el Mudo



 dibujo_1416484678_599305

Grabado. Supuesto autorretrato de Navarrete el Mudo. Museo Municipal de Madrid

Ver vídeo de su obra



PUES ESTO ES TODO AMIGOS, ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO EL TRABAJO RECOPILATORIO DEDICADO AL PINTOR RIOJANO CONOCIDO COMO NAVARRETE "EL MUDO".


Fuentes y agradecimientos: pintura.aut.org, es.wikipedia.org, museodelprado.es, artehistoria.jcyl.es, artclon.com, youtube.com, oronoz,com, blogs.larioja.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 20 Noviembre 2014, 23:40; editado 6 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NAVARRETE “El Mudo” 
 
Gracias J.Luis por este nuevo pintor añadido a la galería de españoles.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NAVARRETE “El Mudo” 
 
Gracias xerbar, este pintor es de los muchos, qué fueron muy notables en su época y lamentablemente con el tiempo se han quedado medio olvidados.




Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario