Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
BARTOLOMÉ BERMEJO
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje BARTOLOMÉ BERMEJO 
 
Este trabajo está dedicado al pintor gótico español Bartolomé Bermejo, que desarrolló su obra en la segunda mitad del siglo XV. Su estilo revela profundo conocimiento de la técnica de las transparencias y los contrastes cromáticos. Trabajó para la Corona de Aragón dentro de un estilo hispano-flamenco. Viajó a Flandes y allí conoció el arte de Van Eyck y de Petrus Christus. Tanto su fecha de nacimiento y muerte, no están demasiado claras, las que aquí doy son aproximadas, según las fuentes.


Bartolomé Bermejo, llamado también Bartolomé de Cárdenas (Córdoba, hacia 1440 – Barcelona, hacia 1498). Fue un pintor español, activo a finales del siglo XV.

Bartolomé Bermejo es considerado como uno de los más importantes artistas góticos españoles. A pesar de ello, no se conocen muchos datos de su vida. Se sabe que nació en Córdoba. Por su estilo, se supone que estudió en Flandes.

Trabajó principalmente en los territorios de la Corona de Aragón. Colaboró con Martín Bernat y Miguel Ximénez, a los que se considera sus continuadores. Se piensa que pudo estar en Valencia, después se documenta su actividad como pintor en Zaragoza (1474-1477), Barcelona (1486-1495) y después, es posible que pasara a Castilla, por encargo de Isabel la Católica.

Ignorado por la historiografía del arte durante siglos, el descubrimiento de este pintor se remonta a principios del siglo XX. Hoy en día, Bermejo es uno de los más conocidos pintores españoles.

Estilo

La obra de Bartolomé Bermejo se enmarca en la pintura gótica del siglo XV, dentro de la tendencia hispano-flamenca. Aunque nació en Córdoba, su estilo no es andaluz, sino que es el maestro más representativo de la

Su obra más relevante

La mayor parte de su obra radica en territorios de la antigua Corona de Aragón. La temática es religiosa.
 
Santo Domingo de Silos entronizado como abad posiblemente sea la obra más divulgada del autor. Era la tabla de un retablo que se hizo para Daroca, en Aragón. Data de 1474-1477, la más antigua de las suyas que se conocen.


 0virgen_del_can_nigo_despl_1490_es_la_ltima_obra_maestra_de_bartolom_bermejo

Virgen del canónigo Desplà (1490) es la última obra maestra de Bartolomé Bermejo.

Piedad Desplá. Esta Piedad también es conocida como Piedad del canónigo Desplá o La piedad del arcediano Lluís Desplá, realizada para la catedral de Barcelona. Se conserva en el Museo catedralicio de Barcelona. Data de 1490. Esta pintura sobre tabla es obra de madurez. Muy expresivo. Destaca su paisaje, amplio y profundo.

Retablo de la Virgen de Montserrat. El retablo de la Virgen de Montserrat o Retablo della vergine di Montserrat se conserva en la sacristía de la catedral gótica de Acqui terme, ciudad y sede episcopal del Piamonte, provincia de Alessandria. Se considera que se elaboró cerca de 1485. Es un tríptico en el que se representa a San Sebastián. Óleo sobre tabla. La figura del santo se contrapone a un paisaje crepuscular, representado de forma naturalista.

Otras obras destacadas

- San Miguel triunfante sobre el demonio (1468), The National Gallery, Londres. Procede de Tous, Valencia.
- Descenso de Jesús al Limbo (hacia 1475), Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona. Pieza de un retablo de Daroca.
- Santa Engracia (hacia 1474), Museo Isabella Stewart Gardner, Boston. Proviene de un retablo para Daroca.
- Martirio de santa Engracia, Museo de Bellas Artes de Bilbao. Compañera de la anterior.
- El milagro de la nieve (1479-1484), junto a Martín Bernat. Tabla de la colección de Laia Bosch. Parte de un retablo para el Pilar de Zaragoza.
- Dormición de la Virgen o Tránsito de la Virgen, Galería de Arte, Berlín. Procede de Aragón. Interior con una ventana al fondo que deja pasar la luz.
- Noli me tangere (hacia 1493-1495), Baptisterio de la catedral de Barcelona. Vidriera realizada según dibujo de Bermejo por Gil de Fontanet. Representa a Jesucristo con María Magdalena.
- Adoración de los Reyes, Capilla Real, Granada.
- Cristo guiando a los patriarcas (hacia 1480), Instituto Amatller de Arte Hispánico, Barcelona.
- San Agustín en su estudio o Un santo obispo (hacia 1475-1485), Art Institute of Chicago. Óleo sobre tabla.
- Retrato de Isabel la Católica, Palacio Real, Madrid (atribuido).


No confundir con Bartolomé de Cárdenas (c. 1575-1628), pintor «natural del Reino de Portugal aunque oriundo de Castilla», según Antonio Palomino, y protegido del duque de Lerma, desempeñó su labor artística en Madrid y Valladolid, donde en 1622 fue nombrado pintor de la ciudad a título honorífico.

Espero que os guste la recopilación que he realizado, de uno de los pocos pintores góticos españoles importantes, de los que hay cierta documentación.



 


Algunas imágenes de su obra


Bartolomé Bermejo en el Museo del Prado

Bermejo, Bartolomé de Cárdenas (Córdoba, h. 1440-Barcelona, h. 1500). Pintor español. De origen cordo­bés, apellidado en la documenta­ción Cárdenas, Rubeus y Bermejo, ­indistintamente. Considerado por Elías Tormo «el más recio de los primitivos españoles», responde al prototipo de artista itinerante, cuya ­formación flamenca, aunque no está documentada, parece indudable a los estudiosos, dada la alta calidad técnica de su pintura al óleo, relacionada con las obras de Petrus Christus y de Dirk Bouts. La primera noticia le sitúa en Valencia, donde contrata en 1468 con Antonio de Juan, señor de Tous, un Retablo de san Miguel, del que se conserva la tabla central (colección Werner, Luton Hoo, Inglaterra), donde aparecen ya configuradas las notas definitorias de su fuerte personalidad artística: el realismo descriptivo de extraordinaria precisión, la monumentalidad compositiva, la riqueza cromática y un agudo sentido decorativo. A partir de 1474 reside en Daroca (Zaragoza), donde trabaja en dos retablos, el de Santo Domingo de Silos, que no termina, cuya tabla central, toda de su mano, se conserva en el Museo del Prado y es una de sus obras más emblemáticas, y el de Santa Engracia, cuyas tablas se hallan repartidas (Boston, Daroca, Bilbao y San Diego). Entre 1477 y 1481, al menos, se documenta en Zaragoza, donde realiza obras en colaboración con el pintor Martín Bernat, acusándose su influjo en pintores como Miguel Ximénez. Desde Zaragoza regresa a Valencia, donde pinta el Retablo de la Virgen de Montserrat (catedral de Acqui Terme, Italia), hacia 1482-1483, si se acepta la fecha propuesta por Young, cuyas ­tablas laterales son de Rodrigo de Osona. En 1486, ya en Barcelona, concursa junto con Jaume Huguet para pintar las puertas del órgano de Santa María del Mar y en 1490 el canónigo Luis Desplá le encarga la tabla de La Piedad (Museo de la catedral, Barcelona), otra de sus obras maestras, que destaca por el patetismo desgarrador de la composición, por el retrato del donante, y por «uno de los paisajes más extraordinarios de la pintura española», en opinión de Joaquín Yarza, cargado de simbolismos en los animales representados (la mariposa, como signo de resurrección; los caracoles, de entierro y resurrección, y la mariquita, señal de María). En 1495 da los cartones para una vidriera de la catedral de Barcelona, y muere hacia finales del siglo XV. Se le atribuyen varias obras de desigual importancia, cuatro conservadas entre el Institut Amatller d'Art Hispànic y el Museu Nacional d'Art de Catalunya. Bartolomé Bermejo está considerado como el pintor más grande de la Corona de Aragón en el último tercio del siglo XV y el máximo representante de la influencia flamenca.


Obras

    - Santo Domingo de Silos entronizado como obispo, técnica mixta sobre tabla, 242 x 130 cm, 1474-1477 [P1323].
    - Fernando I de Castilla acogiendo a santo Domingo de Silos, temple sobre tabla, 145 x 94 cm, h. 1474-1479 [P6709]. En colaboración con Martín Bernat.


 718745e04e

Santo Domingo de Silos entronizado como Abad. Bartolomé Bermejo. 1474-1477, técnica mixta sobre tabla, 242 x 130 cm. Museo del Prado. De esta obra se conoce con seguridad una fecha concreta, el 5 de septiembre de 1474, que es cuando Bermejo contrata la ejecución de este retablo para la iglesia de Santo Domingo en Daroca. La tabla central es donde aparece sentado el santo y está rodeado por las siete virtudes. Los laterales los terminó su discípulo Martín Bernat.

En esta obra aparecen algunas características que aprendió en Flandes seguramente, aplicadas por Bermejo con una gran perfección. Algunas de ellas son la técnica al óleo y esa capacidad de pintar con un gran realismo, muy típico del mundo flamenco. Es un realismo que se ve en las arrugas de las mejillas, en la barba recién afeitada.

Sus obras, sin embargo, se diferencian de las flamencas en que estos cuadros tienen un formato pequeño mientras que las dimensiones de los cuadros de Bermejo son bastante grandes, al tiempo que hallamos un peculiar contraste entre las luces y las sombras, siendo ésta una característica más bien del primer Renacimiento italiano.

Otro aspecto que diferencia a Bermejo del mundo flamenco lo encontramos en los colores. Las tonalidades de Bermejo son más oscuras y con menos variedad que los flamencos.


 4_1406214299_212644_1409645225_141865

Santo Domingo de Silos entronizado como Abad, de Bartolomé Bermejo

En 1869 el erudito Paulino Saviron Esteban envía esta magnífica tabla desde Daroca (Zaragoza) al Museo Arqueológico Nacional de Madrid junto con otras piezas, como la puerta mudéjar de la iglesia de San Pedro. En 1920 la tabla pasa al Museo del Prado en un cambio de piezas entre ambos museos. Las cláusulas atípicas del contrato de esta obra, que el 5 de septiembre de 1474 firma el pintor Bartolomé Bermejo con los parroquianos de Santo Domingo de Silos de la ciudad de Daroca, actuando como fianza el pintor Juan de Bonilla, fueron la causa del conflicto sobrevenido, ya que en el mismo texto documental se modifican al alza las medidas del retablo (de trece palmos de ancho y veinte de alto iniciales se pasa a diecisiete palmos de ancho y veintiocho de alto), sin que por ello se aumente en proporción el precio establecido, 2 300 sueldos jaqueses, dejando enunciada su posible revisión hasta alcanzar los 3 000 sueldos, una vez concluida la obra, mediante el sistema de tasación. Sin embargo las dos tandas iniciales de pago se fijan en 1 000 sueldos cada una, como si el precio ya se hubiera tasado en 3 000, pero con la condición de que para la segunda tanda el pintor debería entregar, totalmente acabada de su mano y realizada en la ciudad de Daroca, la tabla central, o sea, el santo Domingo de Silos. En todo el texto flota una sospecha de incumplimiento y se detecta la desconfianza de una clientela tradicional ante la autoestima del pintor, al que desean sojuzgar a los precios y salarios habituales, al margen de su talento y calidad artísticos. Bartolomé Bermejo recibe sentencia de excomunión el 29 de septiembre de 1477, al haber entregado tan solo la tabla central, y se compromete el siguiente 17 de noviembre, ya residente en Zaragoza, a concluir el retablo (el banco o predela, las calles laterales y el ático), constando esta vez como fianza el pintor Martín Bernat, quien en realidad lo acabaría. En esta tabla central, de acuerdo con las capitulaciones, Santo Domingo, abad de Silos entre 1047 y 1073, se representa «como obispo», sentado en un trono gótico, símbolo del poder, y revestido de pontifical, con casulla y capa pluvial, tocado con mitra y con libro abierto en las manos y el báculo en su izquierda, abierto hacia fuera. Se configura así un icono de gran fuerza expresiva y rotundo volumen, frontal, rígido e hierático, de acuerdo con la piedad de la época. La capa pluvial, con bordado de «capilletas», muestra en la cenefa, a su derecha, y de arriba abajo, las imágenes de san Pedro, santa Bárbara, san Andrés y santa Apolonia, y a su izquierda, santa Catalina, san Bartolomé y santa Quiteria, santos de devoción local. En el Museo Colegial de Daroca y en las parroquias de la comarca se conservan ornamentos sagrados de la época similares al representado. Asimismo, según el contrato, se incorporan en el trono las siete virtudes figuradas como esculturas de viva policromía, en la parte superior las tres teologales, con la Caridad en lo alto y bajo ella, la Fe y la Esperanza, a ambos lados; y en los antebrazos del trono, las cuatro cardinales: Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza. Por su particular iconografía interesan dos imágenes: la Caridad, que emerge de una hoguera cuyo fuego simboliza el amor y acoge bajo su regazo a un anciano y a un joven, y la Esperanza, con un ramo de flores en la mano izquierda y un medallón con un rostro de perfil en la derecha; por su parte, la Fortaleza se representa con espada protegiendo un desnudo, símbolo del alma, y la Prudencia, con libro en la mano izquierda y un gran velón en la derecha, símbolos de la sabiduría y de la luz que ilumina el camino de los prudentes. Isabel Mateo ha señalado como fuente iconográfica para estas virtudes la Vida de santo Domingo de Gonzalo de Berceo. Bartolomé Bermejo, en un alarde técnico de pintura al óleo, logra en esta obra extraordinarios efectos de transparencias y veladuras, y representa con riguroso detalle las calidades de los objetos: así el broche de la capa pluvial o las perlas de la mitra ofrecen su natural transparencia; el brocado de la capa o los bordados de imaginería en seda y oro de la cenefa reproducen con ine­quívoca nitidez visual sus texturas auténticas. Por lo demás, el pintor, para ofrecer calidades táctiles y efectos claroscuristas sutiles no tiene necesidad de recurrir a la socorrida tradición artesanal de la pintura gótica aragonesa del momento, que usaba para ello el estuco resaltado sobre la tabla; antes, por el contrario, los efectos de relieve y volumen se logran tan solo mediante la virtuosa ejecución de la técnica pictórica al óleo, en una de las obras maestras de la pintura española del siglo XV que emula a sus coetáneas flamencas.


 00_1409646159_177035

Fernando I de Castilla acogiendo a santo Domingo de Silos. Bartolomé Bermejo, h. 1474-79, temple sobre tabla, 145 x 94 cm. [P6709]. En colaboración con Martín Bernat.

Perteneció, como el Santo Domingo de Silos de Bermejo (P01323), al retablo de la iglesia de Santo Domingo de Silos de Daroca (Zaragoza).Es una de las dos historias del santo que se representan en la callelateral izquierda, realizada en colaboración con Bernat. El rey de Castilla, acompañado de su Corte, recibió a las puertas de Burgos al santo, huido del monasterio riojano de San Millán de Suso trasenfrentarse con el rey don García de Nájera, y le nombró abad del Monasterio de Silos.


Gonzalo M. Borrás Gualis / museodelprado.es



Otras obras


San Sebastián del retablo de la Virgen de Montserrat, catedral de Acqui terme. El retablo de la Virgen de Montserrat o Retablo della vergine di Montserrat se conserva en la sacristía de la catedral gótica de Acqui terme, ciudad y sede episcopal del Piamonte, provincia de Alessandria. Se considera que se elaboró cerca de 1485. Es un tríptico en el que se representa a San Sebastián. Óleo sobre tabla. La figura del santo se contrapone a un paisaje crepuscular, representado de forma naturalista.


 0bartolom_bermejo_retablo_della_vergine_di_montserrat

Retablo de la Virgen de Montserrat, catedral de Acqui Terme. Obra de Bartolomé Bermejo. A Bermejo corresponde la tabla central, siendo las tablas laterales obra probable del taller de Rodrigo de Osona.


 bartolom_bermejo_retablo_della_vergine_di_montserrat

Retablo de la Virgen de Montserrat (panel central), catedral de Acqui Terme. Obra de Bartolomé Bermejo


 0piet_of_canon_luis_despl

La Piedad del Arcediano Desplá. Obra de Bartolomé Bermejo. 1490. Temple sobre tabla, 172 x 189 cm. Museo de la Catedral. Barcelona. Esta obra es un tríptico que se encuentra en la Catedral de Barcelona. La Piedad fue pintada para el canónigo Luis Desplá. El gran naturalismo de la escena es difícilmente superable. La escena está concebida en un ritmo de cruz, señalado por la figura de la Virgen y por el cuerpo yacente de su hijo, que está sobre su regazo. El paisaje es uno de los más logrados de Bermejo. También destacan las dos figuras laterales, que tienen una expresión de serenidad y de contención.


 0detalle_de_la_piedad_despl_en_la_catedral_de_barcelona

Detalle de la Piedad Desplá, en la catedral de Barcelona. Obra de Bartolomé Bermejo


 0resurrecci_n_y_descenso_de_jes_s_al_limbo

Resurrección y descenso de Jesús al Limbo. Obra de Bartolomé Bermejo. Hacia 1475. Óleo y dorado sobre tabla, 90 × 69
MNAC, Barcelona.

Resurrección y descenso de Jesús al Limbo son dos retablos de Bartolomé Bermejo que actualmente forman parte de la colección permanente del Museo Nacional de Arte de Cataluña. El museo las adquirió en 1914.

La «Resurrección» es uno de los cuatro compartimentos conservados de un retablo dedicado a Cristo, obra de Bartolomé Bermejo, pintor cordobés que desarrolló su labor conocida en la Corona de Aragón. La obra de Bermejo, caracterizada por un realismo carente de idealizaciones, incorpora algunas novedades de la pintura nórdica, como la utilización del óleo como aglutinante, que sustituye al temple de huevo. En este compartimento, Cristo sale del sepulcro ante la mirada de adoración de un ángel, mientras los soldados que vigilan la tumba quedan despavoridos por el milagro. En segundo término se ve a las tres Marías, que han salido de Jerusalén y caminan hacia el sepulcro con frascos de perfume para ungir el cuerpo de Cristo


 0bartolom_bermejo_resurrection_google_art_project

Resurrección de Cristo (c. 1475), Museo Nacional de Arte de Cataluña. Obra de Bartolomé Bermejo


 4bajada_de_jes_s_al_limbo

Bajada de Jesús al Limbo (c. 1475), Museo Nacional de Arte de Cataluña. Obra de Bartolomé Bermejo


 0crucifixi_n_1480_iglesia_daroca_obra_de_bartolom_bermejo

Crucifixión. 1480. Iglesia, Daroca. Obra de Bartolomé Bermejo


 0_la_muerte_de_la_virgen_1460_1462_gem_ldegalerie_berl_n_alemania

La muerte de la  Virgen. 1460-1462. Oak. 63 x 41 cm. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania. Obra de Bartolomé Bermejo


 0madre_de_dios_de_monserrat_1485_catedral_acqui_terme_italia

Tríptico de la Mare de Déu de Montserrat. 1485. Tabla central. Catedral. Acqui Terme. Italia. Obra de Bartolomé Bermejo


 0cristo_guiando_a_los_patriarcas_obra_de_bartolom_bermejo

Cristo guiando a los Patriarcas. 1480. Temple sobre tabla. Instituto de Arte Hispanico de Barcelona. Barcelona hacía el Paraíso. Obra de Bartolomé Bermejo


 1the_death_of_the_virgin

The Death of the Virgin. 1460-1462. Oak. 63 x 41 cm. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania. Obra de Bartolomé Bermejo


 5bartolom_bermejo

La Flagelación de Santa Engracia (detalle). 1474-1478. Óleo sobre tabla. 92,5 x 52 cm. Museo de Bellas Artes de Bilbao. Obra de Bartolomé Bermejo


 0virgen_de_la_leche_1468_1495_museo_de_bellas_artes_valencia_espa_a

Virgen de la Leche. 1468-1495. Museo de Bellas Artes. Valencia. Obra de Bartolomé Bermejo


6_s_juan_bautista_bartolom_bermejo_h_1490_donaci_n_familia_angulo

San Juan Bautista. Bartolomé Bermejo, hacia 1.490.  Museo de Bellas Artes de Sevilla. Donación de la familia Angulo.
La pintura de Bermejo, natural de Córdoba, tenía importantes influencias flamencas, llegando a ser el artista más representativo de la pintura aragonesa, pues fue en este reino donde desarrolló la práctica totalidad de su obra.


 3la_flagelaci_n_de_santa_engracia

Flagelación de Santa Engracia. Óleo sobre tabla, 92,5 X 52 cm. Museo de Bellas Artes de Bilbao. Obra de Bartolomé Bermejo


 isabel3

Retrato de Isabel la Católica. Palacio Real de Madrid. Obra de Bartolomé Bermejo


 0cuadro_san_miguel

San Miguel. National Gallery. Londres. Obra de Bartolomé Bermejo


 san_agust_n_art_institute_chicago

San Agustín, Oil and gold on wood, 164 x 73 cm. Art Institute, Chicago. Obra de Bartolomé Bermejo


 
Enlaces interesantes


Arte gótico: http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=7197

Pintura gótica en Aragón: http://pintura-gotica-aragon.blogsp...as-giner-y.html



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado la obra del pintor gótico cordobés Bartolomé Bermejo. Todo un referente en su época.


Fuentes y agrdecimientos: pintura.aut.org, es.wikipedia.org, mariologia.org, artehistoria.jcyl.es, leyendasdesevilla.blogspot.com.es, artcyclopedia.com, web.archive.org, oronoz.com, y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miércoles, 23 Diciembre 2015, 18:06; editado 7 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARTOLOMÉ BERMEJO 
 
Bueno J.Luis otro pintor mas para la galería de españoles. Gracias.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARTOLOMÉ BERMEJO 
 
Pues sí xerbar y este es de los más antiguos.



 



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARTOLOMÉ BERMEJO 
 
El Prado recupera a Bartolomé Bermejo, “el mejor pintor español del siglo XV”

Artista de personalidad complicada, dejó solo 27 obras, pero en ellas demostró su capacidad para innovar en temas religiosos tradicionales



 000_1539084705_106451

'Santo domingo de Silos entronizado como obispo', una de las obras de la exposición 'Bartolomé Bermejo' en el Museo del Prado. JULIÁN ROJAS / ÁLVARO DE LA RÚA
Ver vídeo

Entre su primera obra documentada, el imponente San Miguel triunfante sobre el demonio con Antoni Joan, de 1468, que se expone por primera vez en España, procedente de The National Gallery londinense, hasta su última pieza, la Piedad Desplà (1490), traída de la catedral de Barcelona, Bartolomé de Cárdenas, Bartolomé Bermejo, como fue conocido, desplegó "un lenguaje pictórico que traspasa épocas". "Por eso fue un genio", ha destacado Joan Molina Figueras, el comisario de la exposición presentada este lunes y con la que el Museo del Prado intenta paliar la escasa presencia en su programación de "la pintura española medieval", como reconoció el director de la pinacoteca, Miguel Falomir. Ambos coincidieron en auparlo como "el mejor pintor español del siglo XV".

Esta primera monográfica que el Prado, en colaboración con el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), dedica a un maestro español del Quattrocento, del 9 de octubre al 27 de enero de 2019, reúne 50 obras, de las que 27 son de este artista —el resto son de maestros con los que trabajó, más algunas copias—, un catálogo reducido, pero "que resiste la comparación con los maestros europeos de su época", ha señalado Molina, historiador del arte medieval de la Universidad de Girona. El singular Bermejo asimiló el estilo de la potente escuela flamenca, de artistas como Jan van Eyck, que visitó España, o Hans Memling, gracias, quizás, a su contacto con el floreciente mercado burgués de ferias de obras de arte.

Molina subrayó también su "virtuosismo y el extraordinario dominio de la técnica de Bermejo", que ya se aprecia en el San Miguel, el arcángel al que representó con su capa bermeja flotante y armadura dorada con brillos y reflejos. "Como si fuera el caballero medieval Tirant lo Blanc". Este San Miguel de figura serpenteante se apresta a descargar con su espada el castigo sobre un demonio alucinado, fantástico, con cuatro ojos, dos de ellos en los pezones, que está a sus pies. Completa esta obra la figura del comitente, el mercader Antoni Joan de Tous, que pagó la obra, retratado piadoso, lo que no le impidió ejercer de pirata que asaltaba navíos genoveses.

La vida de este artista (h. 1440-h. 1501) que firmó en un billetito su San Miguel, práctica poco habitual entre los españoles, fue notablemente azarosa. Nacido en Córdoba, su condición de judeoconverso marcó su carrera. Tuvo que nomadear por ciudades de la antigua Corona de Aragón: Valencia, Daroca, Zaragoza y Barcelona, donde murió, para evitar a la Inquisición. Aunque se dedicó a la pintura religiosa, que era lo que había por los encargos de eclesiásticos y nobles, incluyó en algunas obras detalles heterodoxos, como en su Cristo de la Piedad, en el que bajo una delicada gasa, se entrevén los genitales de Jesús. El clima de intolerancia religiosa también persiguió a su mujer, la acaudalada Gracia de Palaciano, condenada por la Inquisión aragonesa: "No se sabía el Credo y practicaba ceremonias judaizantes", sentenció el tribunal.

Quizás por sentirse siempre observado, Bermejo mostraba una personalidad problemática. "Su condición de extranjero le obligó, siguiendo las normas gremiales, a asociarse con maestros locales para poder ejecutar su obra, pero en numerosas ocasiones estos artistas eran muy inferiores a él", explica el comisario. "Otras, chocaba con quienes le encargaban las obras porque tenían una visión muy conservadora".  


 00_1539084661_389825

'San Miguel triunfante sobre el demonio con Antoni Joan de Tous'. THE NATIONAL GALLERY

El mejor ejemplo de sus encontronazos ocupa un lugar central en la exposición. Es el único bermejo pintado solo por él que posee el Prado. El monumental Santo Domingo de Silos entronizado como obispo (1474-77), retablo para la localidad de Daroca del que únicamente realizó la tabla central, así que incumplió el contrato que rezaba: "Que Bartolomé Bermejo tenga que jurar ante notario público, sobre la cruz y los santos cuatro evangelios, y que podrá recibir sentencia de excomunión". Así ocurrió. "Puede que no estuviese de acuerdo en la remuneración", apunta Molina. Ello no impidió que lograse "un hipnótico efecto de realidad-ficción, al jugar con la propia arquitectura del retablo".

En otras ocasiones, los contratos muestran que sí era respetado y admirado. Fue el artista que más cobró de los diez elegidos para decorar la catedral de Zaragoza. Incluso se ordenó la compra de una cerradura para la estancia en la que él trabajaba en la decoración de las puertas del retablo mayor. Así se evitaba que nadie lo molestase.

El final de la exposición Bartolomé Bermejo es para la que Molina califica "como su obra maestra", la Piedad Desplà, restaurada hace un par de años gracias a la Fundación Banco Sabadell. Bermejo transforma el tradicional motivo del dolor de la Virgen con el cadáver de Jesucristo en su regazo "en un espectáculo visual". Hay en una esquina un diluvio y en la otra un amanecer sobre Jerusalén. El artista retrata a la derecha a Lluís Desplà, el arcediano barcelonés que encargó la obra y que la condicionó en su composición hasta el punto de que Molina la considera "hecha a dos manos". Por todo el óleo se despliegan hasta 73 especies vegetales y animales, un festín para que el espectador de entonces y de hoy contemple el virtuosismo de este creador poco conocido, olvidado tras su muerte, hasta comienzos del siglo XX, y con el que el Prado quiere cerrar estos siglos de ingratitud.


Tender puentes con Cataluña

El director del Museo del Prado, Miguel Falomir, dio gracias, durante la presentación de la exposición sobre Bartolomé Bermejo, a las instituciones que la han hecho posible, especialmente el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). "Si la cultura tiende puentes, los museos son excelentes ingenieros de caminos", dijo Falomir en alusión a la cuestión independentista en Cataluña. Josep Serra, responsable del MNAC, añadió que "este es un ejemplo de cómo la cultura trabaja transversalmente".



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARTOLOMÉ BERMEJO 
 
Bartolomé Bermejo y el arte de pintar

Su magistral uso de la técnica del óleo le permitió dominar el realismo descriptivo, la monumentalidad compositiva, la riqueza cromática y un sentido decorativo casi desconocido hasta entonces



 01_1539085231_470613

Detalle con el procónsul Daciano (primero a la izquierda) de la Flagelación de santa Engracia (hacia 1474-1477). Museo de Bellas Artes de Bilbao

Hoy por hoy aún sabemos poco, demasiado poco, sobre Bartolomé de Cárdenas, también conocido como el Bermejo (h. 1440-1501). (…) La situación resulta especialmente dolorosa habida cuenta de que se trata de un maestro excepcional, una de las figuras más atractivas del escenario pictórico en la España del siglo XV y, más allá aún, de la Europa del Cuatrocientos. Tal afirmación no es ni exagerada ni fruto de un ensimismamiento intelectual. Una atenta contemplación de la veintena de tablas ejecutadas predominantemente por su mano que han llegado hasta nuestros días certifica que nos encontramos ante un pintor dotado de una prodigiosa técnica, capaz de elaborar complejas y fascinantes composiciones que, a menudo, también destacan por la originalidad de sus iconografías y la presencia de elementos muy personales (desde su firma hasta inscripciones en diversas lenguas, entre otras particularidades). (…) Con permiso quizás de Pedro Berruguete y Alejo Fernández, Bartolomé Bermejo es la personalidad artística hispana más poderosa de su época en los reinos peninsulares. (…)

Señas de identidad

El concepto pictórico de Bartolomé Bermejo se fundamenta, en buena medida, en el desarrollo de las potencialidades estéticas de la técnica del óleo, con la que supo concebir una amplia gama de efectos ilusionistas desconocidos por la mayoría de sus coetáneos hispanos. (…) Nuestro pintor se decantó por una virtuosista aplicación formal y conceptual de los pigmentos oleosos con la idea de evocar la impresión de transparencia y la sugestión de volumen, y para dotar a los objetos de un brillo y una luminosidad de gran sutileza, ya sea en las texturas de las indumentarias, el bruñido de los metales o los fondos de los paisajes. En definitiva, se sirvió de la técnica para alcanzar unos efectos ilusionistas semejantes a los que los pintores flamencos, desde la época de Jan van Eyck y Robert Campin, habían logrado desarrollar hasta cotas nunca antes alcanzadas. (…)

El catálogo de refinamientos ópticos de Bartolomé Bermejo es muy extenso. En primer lugar, atendiendo a la cronología, podemos señalar la deslumbrante armadura que ciñe el San Miguel de Tous, con una Jerusalén celestial de altas torres reflejada en el peto, un artificio que, a partir de Jan van Eyck, se convirtió en una cita recurrente en la pintura flamenca. (…) Mención especial merecen las suntuosas piezas de orfebrería, ricas en materiales y piedras preciosas, auténtico topos de la pintura bermejiana. Pocas son las composiciones en las que no encontramos una corona, una espada, una mitra, una cruz procesional, un báculo o un cáliz, siempre descritos con la fascinante verosimilitud visual que desprenden el esplendor del oro y las piedras preciosas. (…)

Juegos visuales

Al pintar encima de un color con otro mucho más diluido en aceite de linaza, la técnica al óleo también ofreció la posibilidad de lograr sorprendentes efectos de transparencia. Bermejo se sirvió de ellos de manera repetida y con unos resultados de nuevo absolutamente únicos entre sus coetáneos hispanos. Solo cabe fijarse en las gasas reproducidas en forma de perizonium [perizoma o paño de pureza, que cubre los genitales de cuerpos desnudos masculinos y, en especial, de Cristo] en la Piedad Desplà y en el Cristo de la Piedad de Peralada, en los tules que complementan los tocados y coronas de santa Engracia y en las capas y velos que portan varias figuras en los episodios del Cristo Redentor, hoy expuestos en el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC). En estos últimos, despunta la delicada reproducción de la enorme pero suave gasa que cubre el cuerpo de Cristo y los tejidos que, con igual destreza, velan-desvelan el pubis de Adán y Eva. (…)
 

 02_1539085175_354856

Santo Domingo de Silos entronizado como obispo (hacia 1474-1477). Museo Nacional del Prado

Además de la espectacular reproducción de las piedras preciosas, Bermejo también buscó evocar la textura de todo tipo de piedras pulidas. (…) Algo similar a lo que también ocurre con los libros. Los lujosos manuscritos (biblias, salterios, evangelios, regla monástica…) son otro de los elementos recurrentes en las pinturas bermejianas y, a veces, su reproducción es casi un trompe-l’oeil.

Por último, no sería justo cerrar esta sintética recapitulación de juegos visuales sin hablar de la atenta y minuciosa recreación de algunos elementos de la naturaleza. Aunque ya se manifiesta de manera parcial en pinturas realizadas a partir de los años sesenta del siglo XV, lo cierto es que su expresión más completa y asombrosa tuvo lugar en obras del periodo final bermejiano, en concreto a partir del tríptico de Acqui Terme y la Piedad Desplà. Es en estas obras, y especialmente en la segunda de ellas, donde Bermejo despliega todas sus habilidades técnicas con el objetivo de recrear amplios y sugestivos paisajes en los que destaca, en primer término, una extraordinaria variedad de plantas, insectos y reptiles. Más allá de su inspiración en repertorios de modelos, no deja de sorprendernos su detallada e ilusionista representación.

Un cromatismo de verdes y rojos

El cromatismo intenso fue una de las cualidades que hicieron que las pinturas de los maestros flamencos (…) obtuvieran un especial predicamento entre los clientes hispanos. En el caso de Bermejo sucedió algo similar. (…) Solo hay que comprobar cómo materializa su espectacular paleta de verdes y de rojos –de bermejos, en todas sus gamas–, de violetas y dorados, para darnos cuenta de que nos hallamos ante un pintor que domina técnicas –como la aplicación de lacas o de transparencias– que le permiten aumentar la sensación de profundidad y brillantez de los colores. Ya sean vírgenes o verdugos, santas o donantes, las figuras de Bermejo lucen una enorme variedad de coloridos en los tejidos de terciopelo, damasco y sedas con los que se adornan, reflejo de algunos de los más selectos productos de lujo del comercio textil mediterráneo. (…)

Si hubiera que escoger un conjunto donde la fantasía cromática y el sentido táctil se conjugan de manera perfecta con la suntuosidad de las indumentarias, este sería el retablo de Santa Engracia (hacia 1472-77). Aquí la mayoría de las sofisticadas vestimentas, complementos y objetos se inspiran, a veces de manera fiel, a veces libremente, en producciones características de la refinada cultura material nazarí. De ahí procede la túnica que porta el despiadado Daciano, con sus afiligranadas decoraciones pseudocúficas, pero sobre todo el turbante a base de textiles con bandas y flecos, las correas y las botas de piel. De origen andalusí son también, entre otros elementos, los arreos de montar –con borlas y placas de enjaezamiento– y la espada jineta de uno de los verdugos en el Arresto de santa Engracia. Gracias a una efectista utilización de la técnica del óleo, el drama del martirio de la santa se transforma en un fastuoso y brillante espectáculo visual. Un lujo pagano con el que también se pretende subrayar el carácter negativo, casi diabólico, del gobernador romano y sus acólitos.


 03_1539085133_850226
 
Detalle con Adán, Eva, el rey David y otros personajes del Antiguo Testamento en el Descenso de Cristo al Limbo (hacia 1475). Museu Nacional d'Art de Catalunya

La búsqueda de un lenguaje en el que realismo e ilusionismo fueran de la mano condujo a Bermejo a algo que solo estaba al alcance de los pinceles más dotados: conseguir una sutil y equilibrada combinación entre figuras al óleo y fondos dorados. Esta mélange entre lo nuevo y lo viejo es la que el pintor cordobés utilizó en las composiciones centrales de los retablos de San Miguel de Tous, Santa Engracia y Santo Domingo de Silos. Y cabe reconocer que el resultado es espléndido: la colocación de elementos entre el fondo dorado y las figuras encarnadas de los santos –la capa carmesí de san Miguel; las grandes cátedras de taracea en el caso de santa Engracia y santo Domingo– amortiguan el contraste visual entre ambos registros: el áurea sacral, sobrenatural, se conjuga con la percepción humana, física, de los personajes. Una circunstancia que en la composición dedicada al silense se manifiesta de manera aún más compleja. Si nos fijamos bien, la imagen del santo ha quedado reducida a la cabeza y las manos; el resto de la composición es el resultado de una superposición de dorados con los que se diseña, primero, la gran capa pluvial; luego, las microarquitecturas del trono de taracea; después, el fondo y, para acabar, las propias arquitecturas que conforman la crestería y las entrecalles de la fábrica del retablo.

Ilusionismo virtuoso

La pintura de Bermejo es mucho más que un ejercicio de pirotecnia virtuosista. Frente a la propuesta escenográfica (basada en los dorados, embutidos, etcétera) de la mayoría de sus colegas hispanos, el maestro cordobés se enfrenta a uno de los eternos tour-de-force de la pintura desde época clásica: tratar de evocar la realidad y la experiencia sensible. Lo hace mediante el concepto del "realismo sustitutivo" de raíz flamenca, a través de la recreación de una auténtica galería de objetos y motivos que, merced a un espléndido dominio de la técnica del óleo, reproduce de manera ilusionista, con la brillantez del colorido, la idea de transparencia, el pulido del esmalte, los metales bruñidos y los efectos de esplendor que desprenden las piedras preciosas, el oro o la plata. El efecto es tan potente que, en ocasiones, parece desplazar en importancia a los propios temas de las composiciones y convierte a las pinturas en una experiencia empírica, de los sentidos. El ojo que mira va de aquí a allá, asombrado ante la riqueza de detalles y efectos pero, sobre todo, ante una constante demostración de virtuosismo técnico, de una sorprendente capacidad para transformar las pinturas en un fascinante juego de materia e ilusión. Como si de un auténtico prestidigitador de imágenes se tratase, Bermejo busca sorprendernos y confundirnos una y otra vez. Y a fe que muchas veces lo consigue.


 04_1539085404_150739

El comisario de la exposición 'Bartolomé Bermejo' en el Museo del Prado, Joan Molina, nos desvela la enigmática personalidad del artista y su extraordinaria técnica e inventiva.
Veer vídeo

Joan Molina Figueras/elpais.com
Joan Molina Figueras es el comisario de la exposición ‘Bartolomé Bermejo’ en el Museo del Prado. Texto extraído de su catálogo general.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARTOLOMÉ BERMEJO 
 
El periplo vital de un virtuoso de la pintura

Bartolomé Bermejo se vio siempre perseguido por las sospechas sobre sus orígenes judíos, pero solo eso no explica su itinerancia artística: una compleja, inquietante e insatisfecha personalidad colaboraron con su constante huida.

El Museo del Prado reúne, por primera vez, la mayor parte de las obras de este maestro cordobés afincado en la Corona de Aragón y cuyo sugestivo universo visual y virtuosismo técnico lo convirtieron en una de las figuras más atractivas de la Europa del Cuatrocientos.



 8_1539102475_514261

Bartolomé Bermejo - San Agustín en su estudio (1477-1485).The Art Institute of Chicago

El periplo vital de un virtuoso de la pintura. Mientras Bartolomé Bermejo incumplía contratos, dejaba obras sin concluir y su trabajo era supervisado para evitar desplantes, su fama crecía hasta convertirlo en un referente en su época



 9_1539102562_445140

Bartolomé Bermejo - Detalle del Cristo de la Piedad (1468-1474). Museu del Castell de Peralada (Girona)

Las exposiciones tienen la virtud de reunir un conjunto de obras que, de otra forma, requerirían un buen número de viajes para poder verlas todas. También ponen el foco en artistas que, si hasta ese momento son casi unos desconocidos, les acaba convirtiendo en populares. Es lo que le ocurre a Bartolomé de Cárdenas, el Bermejo, con esta muestra del Prado que delimita un periplo vital de apenas 30 años, entre 1468 y 1501, y convierte a este cordobés en un virtuoso de la pintura y en el pintor más destacado de la Corona de Aragón del momento y el mayor representante de la influencia flamenca en España.

Se conocen apenas unos 20 documentos sobre Bermejo (cuando de otros artistas como Lluís Borrassà, Jaume Huguet y Bernat Martorell se poseen centenares) que aportan luz sobre su vida y su actividad profesional. No se sabe, con exactitud, cuándo ni dónde nació, dónde adquirió su impactante técnica y si realizó posibles viajes profesionales al extranjero. Tampoco si su difícil personalidad tuvo que ver con un posible origen judeoconverso, tal y como pone en evidencia su relación con alguno de sus clientes y el hecho de que su mujer, Gracia de Palaciano, fuera en 1486 penitenciada por la Inquisición "porque no se sabía el Credo y practicaba ceremonias judaicas".

Pero sus magníficas obras y el lugar y los clientes para los que las realizó permiten a estudiosos como Joan Molina Figueras, profesor de la Universidad de Girona y comisario de la exposición del Prado, conocer algo más de "su personalidad compleja, inquieta y difícil, poco acomodaticia e insatisfecha" que parece reflejar "su constante itinerancia y la dificultad por asentarse en una ciudad de forma estable o dirigir su propio taller".

El pintor itinerante

La primera noticia sobre Bermejo lo sitúa en 1468 en Valencia, donde realizó un Retablo de San Miguel para la iglesia parroquial de Tous, del que se conserva la tabla central que se expone por primera vez en España. Comprada antes de 1900 por el magnate de minas de diamantes Julius Wernher y desde 1995 propiedad de la National Gallery de Londres, la pintura es una de las más emblemáticas del repertorio bermejiano, donde aparece ya reflejada su personalidad artística: la gran precisión, la monumentalidad compositiva, la riqueza cromática y un agudo sentido decorativo. Es, además, su primera pieza documentada. Se conoce un recibo firmado en Xátiva en 1468 en la que se dice que se concibió para presidir el retablo mayor de Tous, sufragado por el noble y mercader Antoni Joan de Soler (el elegante donante que aparece arrodillado en la pintura), que mantuvo un estrecho contacto con la corte y que encargó este san Miguel con la idea de asegurarse su salvación. "Tenía motivos puesto que en diversas ocasiones, algunas junto a su hermano Perot, practicó el corso en las costas valencianas y provenzales, asaltando barcos y robando sus mercancías", explica Molina.

Desde 1474 Bermejo pasa a residir en Daroca (Zaragoza), donde trabaja en dos retablos, el de Santo Domingo de Silos, que no termina, cuya tabla central, realizada toda por él, se conserva en el Museo del Prado; y el de Santa Engracia, cuyas tablas se hallan repartidas en colecciones de Boston, Daroca, Bilbao y San Diego.

En 1479 aparece documentado en Zaragoza, donde realiza obras en colaboración con el pintor Martín Bernat, para el que trabajaba. En 1483 abandonó la ciudad, quizá para evitar problemas con los tribunales del Santo Oficio que acabaron condenando a su mujer por judeoconversa, y se estableció en Valencia donde pinta el Tríptico de la Virgen de Montserrat, que se conserva en la catedral de Acqui Terme (Italia), cuyas ­tablas laterales son de Rodrigo de Osona y que encargó el rico comerciante italiano afincado en Valencia, Francesco della Chiesa. Esta obra viaja por primera vez en 500 años para participar en la exposición.


 11_1539102728_782048

Adán, Eva y otros personajes del Antiguo Testamento en el Descenso de Cristo al Limbo (hacia 1475). Museu Nacional d’Art de Catalunya (Barcelona)


El mejor Flandes fuera de Flandes

En 1486, ya en Barcelona, concursa para pintar las puertas del órgano de Santa María del Mar, que gana Jaume Huguet. En abril de 1490 concluye la obra que el canónigo Luis Desplà le había encargado: La Piedad Desplà, propiedad del Museo de la Catedral de Barcelona, otra de sus obras maestras, que destaca por el patetismo desgarrador de la composición en la que sobresale una Virgen que sostiene a un Jesucristo muerto; por el magnífico retrato del donante, que le encargó la obra con la idea de perpetuarse, representado con mirada perdida y aspecto descuidado, y por contar con "uno de los paisajes más extraordinarios de la pintura española", en opinión del especialista en arte medieval Joaquín Yarza, con 73 especies de plantas y animales representados llenos de simbolismos, como la mariposa, (la resurrección); los caracoles (el entierro) y la mariquita (la Virgen). Según los expertos, se trata de "la mejor obra flamenca realizada fuera de Flandes" y "la mejor Piedad europea de su época". La obra, que sale por primera vez de la catedral tras someterse a una compleja restauración de año y medio, se terminó el 23 de abril, día de San Jordi. En 1495 da los cartones para una vidriera de la catedral de Barcelona y muere hacia finales del siglo XV, quizá 1501.

La documentación permite deducir que Bermejo abandonó alguno de sus encargos para acudir a otros mejor remunerados, lo que le valió problemas e incluso la excomunión. Como le ocurrió tras no acabar su trabajo en Daroca en el retablo de la parroquia de Santo Domingo de Silos. "Todo apunta a que en 1477, cuando fue condenado por no cumplir su contrato, Martín Bernat le rescata y le ayuda, le da trabajo y se convierte en su fiador, aceptando finalizar el polémico retablo", según Molina.

Su pintura revela un profundo conocimiento de lo flamenco, con modelos como las obras de Rogier van der Weyden y Hans Memling, "pero pasados por la visión personal de Bermejo, que creó modelos nuevos". Frente a la opinión de que Bermejo aprendió su depurada técnica en Flandes, Molina defiende que "es perfectamente factible que su formación hubiese tenido lugar en Valencia, una de las ciudades del sur de Europa más receptivas al nuevo modelo pictórico de los maestros septentrionales".

Conciencia de artista

Pese a ser un freelance y su compleja personalidad, su talento y su gran calidad le hicieron contar con comitentes (es decir, aquellos que encargaban la obra) que apostaron de forma decidida por su trabajo: militares como Antoni Joan, señor de Tous; mercaderes como el italiano citado, Francesco della Chiesa, o el rico judeoconverso Juan de Loperuelo de Daroca y eclesiásticos como Lluís Desplà, arcediano de la catedral de Barcelona.

Bermejo es también original a la hora de firmar sus obras, algo excepcional. Lo hizo en dos ocasiones: en su San Miguel de Tous y en la Virgen de Montserrat de Acqui Terme. En los dos casos aparece inscrita su firma en un pergamino doblado que está en el suelo. "Se trata de una expresión de orgullo, de una cierta autoconsciencia artística", explica el comisario, que mantiene que el hecho de rubricar dos de sus obras más personales era por ser consciente de "la superioridad de su propuesta pictórica". De hecho, es el pintor mejor remunerado de todos los que participan en los trabajos de policromía de las puertas del retablo mayor de la catedral de Zaragoza. Allí se dedicaron ocho sueldos para un cerrojo que cerrara "las puertas para que nadie pudiese entrar a ver a Bermejo".

Otras piezas significativas presentes en la exposición son la pequeña tabla San Agustín en su estudio, procedente del Art Institute de Chicago; la Dormición de la Virgen, de la Gemälgalerie de Berlín; varias tablas del Retablo de Santa Engracia, procedentes de diferentes museos nacionales e internacionales, y los cuatro compartimentos de un Retablo del Cristo Redentor, del MNAC (dos de ellos propiedad del Instituto Amatller de Arte Hispánico que los ha depositado en el principal museo catalán).
 
Molina cree que la exposición del Prado ha de servir, también, para dar a conocer otras posibles obras de Bermejo en colecciones particulares de las que no hay constancia. "Está documentado en Barcelona durante 15 años; es un gran misterio cómo, después de realizar la Piedad Desplà, su obra cumbre y que le lleva a su máximo de esplendor, de pronto casi desaparece de la documentación. Es imposible que solo realizara después las vidrieras de la catedral. No hay duda de que pintó más obras, incluso para poder sobrevivir”, remacha.



 05_1539101786_901403

'Virgen de la Misericordia', entre socios y admiradores
Otra constante en la vida del pintor fue la asociación con otros artistas para sortear las restricciones del sistema gremial. Juan de Bonilla en Daroca, Martín Bernat en Zaragoza o los Osona en Valencia son ejemplos de ello. Esto tuvo una consecuencia negativa y otra positiva. La primera fue que el método compartido afectó a la calidad del resultado final, toda vez que la destreza y buena mano de sus socios no alcanzaban las capacidades de Bermejo. La positiva fue que el asociacionismo facilitó la difusión de sus modelos (especialmente con Martín Bernat, de cuya unión deriva la obra de la imagen), lo que lo convirtió en la época en una referencia respetada y admirada.
Óleo sobre tabla de conífera, 181 x 103 cm.
Grand Rapids Art Museum (Michigan), Gift of Friends and Familly of Eugene Masselink, 1965.1.1


 01_1539085231_470613

'Flagelación de santa Engracia', el esplendor cromático
Del retablo de Santa Engracia de San Pedro de Daroca se conservan seis tablas, cinco de las cuales forman parte de la exposición. Si hay algo que las caracteriza es su espectacular y variada gama cromática, consecuencia del dominio de Bermejo de la técnica del óleo y de fórmulas como la aplicación de lacas y transparencias que le permitieron aumentar la sensación de profundidad y brillantez de los colores (rojos y verdes fundamentalmente). Esta fue una de las principales señas de identidad y del éxito del artista.
Óleo sobre tabla, 92,5 x 52 cm.
Hacia 1474-1477
Museo de Bellas Artes (Bilbao)



 6_1539102061_985952

'Tríptico de la Virgen de Montserrat', el salto internacional
He aquí una muestra de ese trabajo en equipo y de la fama del cordobés: este tríptico, realizado en Valencia, lo compuso con los hermanos Rodrigo y Francisco de Osona y por encargo de Francesco della Chiesa, mercader italiano que lo quería para presidir la capilla que fundó en la catedral de Acqui Terme, su ciudad de origen.
Óleo sobre tabla de roble. Central: 156,5 x 100,5 x 2,1 cm. Batiente izquierdo: 156,2 x 50,2 x 1,6 cm. Batiente derecho: 156,2 x 50,2 x 1,6 cm.
Hacia 1483-1484
Cattedrale Nostra Signora Assunta, Aula Capitolare (Acqui Terme, Alessandria)



 7_1539102100_912758

'Piedad Desplà', la apoteosis artística
La última obra referenciada de Bermejo es, sin duda, absolutamente única. Encargada por el arcediano Lluís Desplà en torno a 1490, este barcelonés era un auténtico humanista (de ahí la presencia de san Jerónimo, que evoca ese carácter) y un eclesiástico de cultura y gustos filoitalianos, como se observa en el texto all’antica grabado en la base de la pintura, testimonio del gusto de Desplà por las inscripciones antiguas. Destaca también el carácter expresionista y simbólico del fantástico paisaje, que parece propiciar una meditación sobre el significado del sacrificio de Cristo y su papel redentor.
Óleo sobre tabla de álamo o chopo, 175 x 189 cm.
1490
Catedral de Barcelona




‘Cordubensis’, no ‘saitabensis’


 10_1539102642_233927
 
Inicio de la inscripción dedicatoria que acompaña a la Piedad Desplà, donde se lee cordubensis. Catedral de Barcelona
De las pocas cosas seguras sobre Bermejo es su origen cordobés. "Así se indica de forma implícita en la inscripción dedicatoria que acompaña a la Piedad Desplà de 1490, donde se califica de cordubensis, lo mismo que al promotor de la obra se le cita como barcinonensis. El dato me sigue pareciendo creíble pese a que recientemente se ha puesto en duda, argumentando una manipulación ochocentista de la inscripción". Joan Molina se refiere a que el gentilicio no fue registrado por un error en la transcripción de la dedicatoria que hizo Pablo Piferrer en 1839. Un fallo que utilizó el historiador Fernando Marías en 2012 para defender otro origen del pintor, apuntando que quizá era saitabensis, en relación a Xátiva, la primera ciudad en la que aparece documentado. Según el comisario de la muestra, "Piferrer hace referencia en otro pasaje de la obra a 'Bartolomé Bermeio o Bermeo, natural de Córdoba', siendo evidente que solo pudo conocer el gentilicio gracias a la lectura del epígrafe", cree este experto, que destaca que "la inscripción en letra capital romana de signo humanístico es homogénea y se realizó en el siglo XV, como la pintura". Para Molina no hay duda: "A pesar de que las noticias son escasas, Córdoba, en el segundo tercio del siglo XV, era una ciudad muy activa y dinámica en lo artístico con pintores como Diego Sánchez de Castro, Pedro de Córdoba o el misterioso Alfonso Rodríguez".



 00_1539102160_427901

El renacimiento de Bartolomé Bermejo
Bartolomé de Cárdenas murió a comienzos del siglo XVI y, con él, se apagó su recuerdo y se perdió su rastro. Solo cuando, a finales del XIX y principios del XX, la pintura medieval comenzó a suscitar un renovado interés, se recuperaron algunas de sus obras y se descubrió una conexión estilística entre varias de ellas. Comenzaron a aflorar estudios, catálogos, artículos y, también, reproducciones. Una de las más celebradas fue la que Edmond Dyer realizó del San Miguel triunfante, encargada por José Saavedra y Salamanca, II marqués de Viana, para su palacio en Córdoba (en la imagen). Fue el inicio de la vuelta de Bermejo al lugar que nunca debió perder: el de uno de los mejores pintores del siglo XV.
San Miguel de Tous
Edmond Dyer (copia de Bartolomé Bermejo)
Óleo sobre tabla, 182,5 x 82 cm.
1926
Palacio de Viana, Fundación Cajasur (Córdoba)


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario