Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 2
Ir a la página 1, 2  Siguiente
 
MUNCH, Edvard
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje MUNCH, Edvard 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Edvard Munch (1863-1944) . Un pintor muy influenciado por los impresionistas parisinos. Como tantos artistas, tuvo una azarosa vida, marcada por las enfermedades mentales -motivadas por las trágicas muertes de su madre y hermana- y la vida angustiosa y solitaria que llevó.


 23uno_de_los_autorretratos_del_artista

Uno de los autorretratos del artista.

Edvard Munch (Løten, 12 de diciembre de 1863-Ekely, 23 de enero de 1944) fue un pintor y grabador noruego de la corriente expresionista. Sus evocativas obras sobre la angustia influyeron profundamente en el expresionismo alemán de comienzos del siglo XX.
Nació el 12 de Diciembre de 1863 en Löten, Noruega, y comenzó a pintar a la edad de 17 años, consiguió una beca en 1885 y se pudo marchar a estudiar a París.

La pérdida de su hermana y su madre, víctimas de la tuberculosis, influyó decisivamente en su obra que representa imágenes relacionadas con la enfermedad y la muerte. Con su padre se trasladó a Oslo y se instalaron en los suburbios de la ciudad. Al lado de su padre, que es médico, entabla conocimiento con la impotencia de los pobres ante la enfermedad y la muerte, en un ambiente de sordidez desamparada. Con su insoportable sentimiento de soledad, después de estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Oslo, gracias a una beca, se trasladó a París. Antes ha conocido el ambiente de los impresionistas noruegos, que sostienen las más atrevidas opiniones en cuestiones éticas y sexuales.

En París se dedicará a estudiar a los impresionistas y experimenta la gran atracción de Van Gogh y Gauguin. Es captado por la nitidez de éste y por la lucidez de aquel con sus cielos negros y el temblor de un mundo que se aboca al fin entre espasmos.

Munch es un revulsivo, demasiado fuerte para una sociedad que estimula y aplaude el hedonismo modernista. En 1895, siguiendo el hilo de su neurosis, Munch culmina su primera cima artística. Su despiadada lucidez le ha hermanado con Nietzsche, Strindberg y Kierkegaad, desenmascaradores, reveladores de las lacras de la sociedad de su tiempo.

En 1908 una profunda depresión le conduce a un sanatorio mental, algo restablecido, regresa a su Noruega natal y se retira a trabajar, hosco, acosado por sus fantasmas, en una granja cerca de Oslo, en estricta soledad, en absoluto aislamiento.

En los años 30 y 40 los Nazis etiquetaron su trabajo como "arte degenerado" y retiraron sus trabajos de los museos alemanes. Este hecho hirió profundamente a Munch, que se consideraba un antifascista y había llegado a apreciar Alemania como su segunda patria.

Murió el 23 de enero de 1944, en Ekely, cerca de Oslo, poco después de su octogésimo cumpleaños, cuando Europa era devastada por la locura nazi y la tenaza aliada, como si la historia quisiera darle, tristemente, la razón.


Obras principales

    - Por la mañana. 1884. Óleo sobre lienzo. 96,5 x 103,5 cm. Colección Rasmus Meyer, Bergen.

    La niña enferma. 1885- 86, óleo sobre lienzo, 119,4 X 118,7 cm., Galería Nacional de Oslo. Esta obra, que traduce experiencias de infancia del pintor, dio origen a otras tres telas fechadas en 1906, 1907, 1926, y a numerosas gravuras y litografías. El pintor declara sobre esta obra:

    Con La niña enferma abrió caminos nuevos para mi, fue una ruptura en mi obra. La mayor parte de mis trabajos posteriores deben su existencia a este cuadro.

    - Hans Jaeger. 1889. Óleo sobre lienzo 109,5x84 cm. Galería Nacional, Oslo.

    - La rue Lafayette. 1891. Óleo sobre lienzo, 92 x 73 cm., Oslo.

    - El grito. 1893. Témpera . 83,5 x 66 cm. Museo Munch, Oslo.

    - Pubertad. 1894-95. Óleo sobre lienzo 151,5x 110 cm. Galería Nacional, Oslo.

    - Madonna. 1894-95. Óleo sobre lienzo 91x70,5 cm. Galería Nacional, Oslo.

    - Celos. Óleo sobre lienzo, 66,7 x 100,3 cm., Rasmus Meyers Salinger, Bergen. Una litografía con el mismo título, de 1896, se conserva en el Acervo Municipal de Arte de Oslo.

    - Mujer en tres etapas. 1895. Óleo sobre lienzo, 164,1 x 250 cm., Rasmus Meyers Samlinger, Bergen.

    Fue en 1895. Hice una exposición en el otoñote Blomquist. Los cuadros provocaron un tremendo rechazo. La gente quería boicotear la galería, llamar a la policía. Un día me encontré allí a Ibsen… mostró un interés especial por “Mujer en tres etapas”. Tuve que explicarle el cuadro. Aquí esta la mujer soñadora, allí la mujer hambrienta de vida y finalmente la mujer como monja, pálida y erguida entre los árboles…Unos años después Ibsen escribió “Cuando los muertos despertemos”… Estas tres figuras femeninas aparecen con frecuencia en el drama de Ibsen, igual que en mi cuadro”.

    - El beso. 1897, gravura. Acervo Municipal de Arte de Oslo.

    - Muchachas en el muelle. 1899, óleo sobre lienzo, 135,9 x 125,4 cm.

    - No pinto lo que veo sino lo que vi.

    - Amor y Psiche. 1907, óleo sobre lienzo, 119,4 x 99,1 cm., Munch museet, Oslo.

    A principios de siglo tenía la necesidad de romper con áreas y líneas. Sentía que esta forma de pintar se podía convertir en una costumbre… Después pinte una serie de cuadros con líneas anchas, a menudo de un metro de largo, que se extendían vertical, horizontal y diagonalmente.


 28su_ltimo_retrato_autorretrato_entre_el_reloj_y_la_cama_pintado_entre_1940_y_1943_en_l_aparece_como_un_d_bil_anciano_entre_un_reloj_de_pared_sin_agujas_y_su_lecho_de_muerte

Su último retrato, 'Autorretrato entre el reloj y la cama', pintado entre 1940 y 1943. En él aparece como un débil anciano entre un reloj de pared sin agujas y su lecho de muerte.

Edvard Munch decía de sí mismo que, del mismo modo que Leonardo da Vinci había estudiado la anatomía humana y diseccionado cuerpos, él intentaba diseccionar almas. Por ello, los temas más frecuentes en su obra fueron los relacionados con los sentimientos y las tragedias humanas, como la soledad (Melancolía), la angustia (El Grito, tal vez su mejor obra), la muerte (Muerte de un bohemio) y el erotismo (Amantes, El beso). Se le considera precursor del expresionismo, por la fuerte expresividad de los rostros y las actitudes de sus figuras, además del mejor pintor noruego de todos los tiempos.

Espero que os guste esta retrospectiva que he realizado de este original pintor noruego, y en la medida de lo posible contribuya en su divulgación.





Algunas obras


El grito


 05_1432738267_611288

El grito. Edvard Munch, 1893, óleo, temple y pastel sobre cartón, 91 x 74 cm, Galería Nacional de Oslo. "El grito" es una obra conocida mundialmente, que refleja una angustia contagiante. En 2012 fue subastada por casi US$120 millones, superando en un tercio el valor esperado.

El grito es el título de cuatro cuadros del noruego Edvard Munch (1863-1944). La versión más famosa se encuentra en la Galería Nacional de Noruega y fue completada en 1893.1 Otras dos versiones del cuadro se encuentran en el Museo Munch, también en Oslo, mientras que la cuarta versión pertenece a una colección particular. En 1895, Munch realizó también una litografía con el mismo título.1

En los últimos años, la obra, en dos versiones diferentes, ha sido objeto de robos de gran repercusión mediática. La versión más conocida, la de la Galería Nacional, fue robada en febrero de 1994, y fue recuperada en una acción policial ocho semanas más tarde. En agosto de 2004 se produjo el robo de una de las versiones expuestas en el Museo Munch. Dos años después, el 31 de agosto de 2006 la policía noruega anunció la recuperación de la pintura, en buen estado.

La versión que llevaba 70 años en manos del noruego Petter Olsen, cuyo padre había sido vecino, amigo y luego mecenas de Munch, fue subastada el 2 de mayo del 2012 por 119,9 millones de dólares, en la casa Sotheby's de Nueva York, convirtiéndose así en la obra más cara vendida en una subasta.

Todas las versiones del cuadro muestran una figura andrógina en primer plano, que simboliza a un hombre moderno en un momento de profunda angustia y desesperación existencial. El paisaje del fondo es Oslo visto desde la colina de Ekeberg. El grito está considerado como una de las más importantes obras del artista y del movimiento expresionista, constituyendo una imagen de icono cultural, semejante al de la Gioconda de Leonardo da Vinci.

El cuadro es abundante en colores cálidos de fondo, luz semioscura y la figura principal es una persona en un sendero con vallas que se pierde de vista fuera de la escena. Esta figura está gritando, con una expresión de desesperación. En el fondo, casi fuera de escena, se aprecian dos figuras con sombrero que no se pueden distinguir con claridad. El cielo parece fluido y arremolinado, igual que el resto del fondo.

Historia

La fuente de inspiración para El grito podría encontrarse quizá, en la atormentada vida del artista, un hombre educado por un padre severo y rígido que, siendo niño, vio morir a su madre y a una hermana de tuberculosis. En la década de 1890, a Laura, su hermana favorita, le diagnosticaron un trastorno bipolar y fue internada en un psiquiátrico. El estado anímico del artista queda reflejado en estas líneas, que Munch escribe en su diario hacia 1892:

    Paseaba por un sendero con dos amigos - el sol se puso - de repente el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio - sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad - mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad, sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza.

Munch inmortalizó esta impresión en el cuadro La desesperación, que representa a un hombre con un sombrero de copa, de medio lado, inclinado sobre una prohibición y en un escenario similar al de su experiencia personal.

No muy contento con el resultado, Munch pinta un nuevo cuadro, esta vez con una figura más andrógina, de frente, mostrando el rostro, y con una actitud menos contemplativa y más activa y desesperada. Lo mismo que la anterior, esta primera versión de El grito, se llamó La desesperación. Según detalla Robert Rosenblum (un especialista de la obra del pintor), la fuente de inspiración para esta estilizada figura humana podría haber sido una momia peruana que Munch vio en la Exposición Universal de París en 1889.[cita requerida]

El cuadro fue expuesto por primera vez en 1893, formando parte de un conjunto de seis piezas titulado Amor. La idea de Munch era la de representar las distintas fases de un idilio, desde el enamoramiento inicial a una ruptura dramática. El grito representaba la última etapa, envuelta en angustia.

La obra no fue muy bien acogida por la crítica y, el conjunto Amor fue clasificado como arte demente (más tarde, el régimen nazi clasificó a Munch de artista degenerado y retiró todos los cuadros que había en una exposición en Alemania). Un crítico consideró el conjunto, y en particular El grito, tan perturbador, que aconsejó a las mujeres embarazadas que no visitaran la exposición [cita requerida]. La reacción del público fue discrepante y el cuadro se convirtió en motivo de discusión y por primera vez se hace mención de El grito en las críticas y reportajes de la época.

Munch realizó cuatro versiones de El grito. El original de 1893 (91 x 73,5 cm) con una técnica mixta de óleo y pastel sobre cartón, está expuesto en la Galería Nacional de Oslo. La segunda (83,5 x 66 cm) en témpera sobre cartón se exhibió en el Museo Munch de Oslo hasta que fue robado en 2004. La tercera pertenece al mismo museo y la cuarta es propiedad de un particular. Para responder al interés del público, Munch realizó también una litografía (1895) que permitió imprimir el cuadro en revistas y periódicos. El 31 de agosto del 2006 la policía de Oslo anunció que la segunda versión de la obra fue recuperada, junto con la Madonna, otra obra de Edvard Munch también robada en el 2004.4
Los robos

El 12 de febrero de 1994, El grito de la Galería Nacional de Oslo fue robado en pleno día por una banda de ladrones (en principio se pensó en un grupo antiabortista activo en Noruega,5 luego se comprobó que había sido una banda encabezada por el ladrón de arte más famoso de Noruega, Pål Enger; tardaron 50 segundos en realizar la operación; él mismo reconoció en su declaración policial escrita que había tenido el cuadro escondido entre las tablas de la mesa del comedor6 ) que se permitieron dejar esta nota: «Gracias por la falta de seguridad». Tres meses después los ladrones se dirigieron al gobierno noruego solicitando, por la entrega del cuadro, un millón de dólares estadounidenses. El gobierno rechazó la oferta. El 7 de mayo se recuperó el cuadro en una acción conjunta efectuada por la policía noruega en colaboración con Scotland Yard y el museo Getty.

El 22 de agosto de 2004, la versión expuesta en el Museo Munch fue robada a mano armada por tres hombres enmascarados, junto con la Madonna del mismo autor. El museo esperó una petición de rescate pero ésta nunca llegó. Además se ofreció una recompensa de 97 millones de euros. Según el periódico sueco Svenska Dagbladet, el cuadro habría sido quemado a fin de eliminar pruebas. Los dos cuadros fueron recuperados el 31 de agosto de 2006 por la policía noruega, dos años después de su robo, y en relativo buen estado. Sin embargo, el 20 de diciembre del mismo año se reveló que los expertos del Museo Munch llegaron a la conclusión de que el daño hecho a El grito era irreparable. El deterioro, debido a la humedad en la zona baja de la pintura, causó una decoloración que impide que el cuadro pueda ser completamente restaurado a su perfección original.


 0tight_security_over_munch_s_skrik

"El grito" en un museo en 2006.


El grito como icono

A finales del siglo XX, El grito adquirió estatus de icono cultural que comenzó en el período post-Segunda Guerra Mundial. En 1961 la revista Time utilizó El grito en la portada de su edición dedicada a los complejos de culpa y a la ansiedad. Entre 1983 y 1984, el artista pop Andy Warhol realizó una serie de estampaciones en seda sobre las obras de Munch, que incluían El grito. La idea fue desacralizar la pintura convirtiéndola en un objeto de reproducción en masa.

Característico del arte posmodernista es el irónico e irreverente tratamiento que realiza Erró de la obra cumbre de Munch, en sus acrílicos El segundo grito (1967) y Ding dong (1979).

La reproducción de la obra en toda clase de productos, desde camisetas hasta tazas de cerámica, pósteres, llaveros, etcétera da testimonio de su estatus como icono, así como de la completa desacralización para el público actual. En esa misma línea, se puede comparar con otras obras de arte, convertidas también en iconos, como La Gioconda de Da Vinci. El grito es una obra con gran fuerza emocional, y la banalización de la imagen en la cultura popular se puede interpretar como el intento de desactivar el sentimiento de incomodidad que inevitablemente provoca en el espectador.

El muralista norteamericano Robert Fishbone descubrió un filón en el mercado cuando, en 1991, comenzó a vender muñecas hinchables con la figura central de la obra. Su compañía con sede en San Luis, On The Wall Productions, vendió cientos de miles. Los críticos señalan que, al sacar la figura de contexto, Fishbone ha destruido la unidad de la obra de Munch, neutralizando, de este modo, su fuerza expresiva.


 00_1432738653_241671

El cuadro 'El grito', de Edvard Munch. El ladrón de 'El grito' escondió el cuadro entre los tableros de la mesa del comedor



La 'Madonna'


 000_1443861201_646962

Madonna. Edvard Munch, 1894-1895, óleo sobre lienzo, 91 x 70,5 cm, Oslo, Galería Nacional de Noruega.

Madonna o La Madonna es una pintura del pintor expresionista noruego Edvard Munch. Munch pintó cinco versiones diferentes de la Madonna en 1894 y 1895, todas al óleo sobre lienzo.

Una de estas versiones se expone en el Museo Munch, museo del cual fue robado en 2004 junto con El grito del mismo autor y recuperada dos años más tarde. Otra la conserva el empresario Nelson Blitz.



Otras obras


 19caballo_al_galope_1910_1912_148_x_120_cm_munch_museum

Caballo al galope. 1910-1912. 148 x 120 cm. Munch Museum. Obra de Edvard Munch


 21_los_trabajadores_que_regresan_a_casa_1913_14_201_x_227_cm_munch_museum

'Los trabajadores que regresan a casa'. 1913-14. 201 x 227 cm. Munch Museum. Obra de Edvard Munch


 20_la_bagarre_1932_135_105_x_120_cm_munch_museum

'La bagarre'. 1932-135. 105 x 120 cm. Munch Museum. Obra de Edvard Munch


 03_1432739205_528540

Pubertad. 1894-95. Óleo sobre lienzo 151,5x 110 cm. Galería Nacional, Oslo. Obra de Edvard Munch


 15ansiedad_leo_sobre_tela_1894_museo_munch_oslo

Ansiedad, óleo sobre tela, 1894, Museo Munch, Oslo. Obra de Edvard Munch


 20_la_bagarre_1932_135_105_x_120_cm_munch_museum_1432740560_126998

'La bagarre'. 1932-135. 105 x 120 cm. Munch Museum. Obra de Edvard Munch


 21_los_trabajadores_que_regresan_a_casa_1913_14_201_x_227_cm_munch_museum_1432740601_858723

'Los trabajadores que regresan a casa'. 1913-14. 201 x 227 cm. Munch Museum. Obra de Edvard Munch


 24_noche_estrellada_1922_y_1924

'Noche estrellada', 1922 y 1924. Munch Museum. Obra de Edvard Munch


 26_las_chicas_del_puente_1927

Muchachas en el muelle o Las chicas del puente, 1927, óleo sobre lienzo, 135,9 x 125,4 cm. Munch Museum. Obra de Edvard Munch


 30_enredadera_de_virginia_roja_1898_1900_de_edvard_munch

'Enredadera de Virginia roja' (1898-1900), Munch Museum. Obra de Edvard Munch


 27_la_ni_a_enferma_fue_pintada_por_munch_en_1907_entre_1885_y_1927_el_artista_realiz_seis_versiones_de_este_lienzo_que_seg_n_se_cree_muestra_a_su_hermana_que_muri_de_tuberculosis

'La niña enferma' fue pintada por Edvard Munch en 1907. Entre 1885 y 1927, el artista realizó seis versiones de este lienzo, que según se cree muestra a su hermana, que murió de tuberculosis. Obra de Edvard Munch


 34amor_y_psiche

Amor y Psiche. 1907, óleo sobre lienzo, 119,4 x 99,1 cm., Munch museet, Oslo. Obra de Edvard Munch


 33junto_al_lecho_de_muerte

Junto al lecho de muerte. Obra de Edvard Munch


 08_1443860690_972576

'Menlancolía' (1892), óleo de Edvard Munch. Munch Museum


 35portrait_of_hans_jaeger

Hans Jaeger. 1889. Óleo sobre lienzo 109,5x84 cm. Galería Nacional, Oslo. Obra de Edvard Munch


 36la_rue_lafayette

La rue Lafayette. 1891. Óleo sobre lienzo, 92 x 73 cm., Oslo. Obra de Edvard Munch


 celos_edvard_munch_jealousy_2

Celos. Óleo sobre lienzo, 66,7 x 100,3 cm., Rasmus Meyers Salinger, Bergen. Una litografía con el mismo título, de 1896, se conserva en el Acervo Municipal de Arte de Oslo. Obra de Edvard Munch


 mujerentresestados_550

Mujer en tres etapas. 1895. Óleo sobre lienzo, 164,1 x 250 cm., Rasmus Meyers Samlinger, Bergen. Obra de Edvard Munch


 37jealousy_edvard_munch_jealousy_3

Jealousy, 1913. Obra de Edvard Munch


 25_nieve_nueva_en_la_avenida_pintado_en_1906_muestra_otra_de_las_influencias_que_el_cine_y_la_fotograf_a_tuvieron_en_munch_las_figuras_en_acusado_primer_plano

'Nieve nueva en la Avenida', pintado en 1906, muestra otra de las influencias que el cine y la fotografía tuvieron en Munch; las figuras en acusado primer plano. Obra de Edvard Munch


 22_el_sol_1910_13_162_x_205_cm

'El sol'. 1910-13. 162 x 205 cm. Munch Museum. Obra de Edvard Munch


 18_una_ni_a_dulce_1907_85_x_130_5_cm

'Una niña dulce'. 1907. 85 x 130,5 cm. Munch Museum. Obra de Edvard Munch


 05_1443860581_104548

'El beso IV' (1902), xilografía de Edvard Munch. Munch Museum


 01_1443860410_137795

'Mujer vampiro en el bosque' (1916-1918), una de las versiones que Edvard Munch plasmó de esta escena. Munch Museum


 07_1443860659_532146

'Mujer' (1925), de Edvard Munch. Munch Museum


 09_1443860723_835767

'El artista y su modelo' (1919-21), de Edvard Munch. Munch Museum.


 03_1443860492_294051

'Atardecer' (1888), de Edvard Munch. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid


 16autorretrato_con_una_botella_de_vino_1906_leo_sobre_lienzo_110_x_120_cm_oslo_museo_munch

Edvard Munch - Autorretrato con una botella de vino, 1906, óleo sobre lienzo, 110 x 120 cm, Oslo, Museo Munch.

Más info en la Wikipedia



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Edvard Munch (1863-1944) fue un pintor y grabador noruego de la corriente expresionista. Sus evocativas obras sobre la angustia influyeron profundamente en el expresionismo alemán de comienzos del siglo XX. Comenzó a pintar a la edad de 17 años, consiguió una beca en 1885 y se pudo marchar a estudiar a París.



Fuentes y agradecimientos a: es.wikipedia.org, elpais.com, elmundo.es, museothyssen.org, artcyclopedia.com, pintura.aut.org, wikiart.org, artehistoria.com, goblenart.com, artrenewal.org, wga.hu, en.wahooart.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 03 Octobre 2015, 09:33; editado 5 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Conocía poco de él, pero su cuadro "El grito" siempre me llamó mucho la atención.

Y aproveché la escala en Bergen del Century en el crucero a los Fiordos el año pasado para visitar obra suya en el museo de allí. Bergen es pequeño y da tiempo a visitarlo, si os gusta la pintura de Munch merece mucho la pena.
 



 
raya - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
J.Luis gracias por este trabajo del pintor Munch. Buena galería para seguir aumentando nuestros pintores extranjeros.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Gracias raya y xerbar, espero que a los aficionados al arte de "corte impresionista" en particular les guste esta exposición del pintor noruego Munch, últimamente muy de moda por el robo de su obra de "El grito" y si van a Bergen -como recomienda raya- visitar su museo.


 


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 22 May 2008, 09:21; editado 2 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
El Museo Munch de Oslo volverá a mostrar 'El grito' y 'Madonna' tras su restauración

Las obras, que aún están siendo restauradas, serán las estrellas durante cuatro meses




 01_1432726729_337492

'El grito', de Edvard Munch

OSLO.- Casi cuatro años después del robo de las famosas pinturas 'El grito' y 'Madonna' de Edvard Munch (1863-1944), el Museo Munch de Oslo presentará las obras restauradas otra vez al público a partir del 26 de mayo.

Según anunció la institución, los dos cuadros del noruego Edvard Munch, que aún no están del todo restaurados, serán las piezas clave de una exposición que se extenderá hasta el 26 de septiembre.

'El grito' y 'Madonna' fueron robados el 22 de agosto de 2004 por hombres armados y enmascarados ante numerosos testigos oculares. Aparecieron dos años más tarde, seriamente dañados.

Tres noruegos fueron condenados a penas de cárcel de entre seis y diez años por el robo, que aún no está del todo esclarecido. El valor estimado de los dos cuadros es de unos 90 millones de euros (unos 135 millones de dólares).

El público los pudo ver brevemente en septiembre de 2006 antes de que se iniciaran los trabajos de restauración. El Museo Munch fue reformado completamente tras el espectacular robo así como equipado con dispositivos de seguridad adicionales.

Munch, que vivió entre 1863 y 1944, es considerado uno de los artistas expresionistas más importantes de Europa. De 'Madonna' y 'El grito' hizo numerosas versiones.



elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 27 May 2015, 12:39; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Más info... 'El grito' y 'La Madonna', restaurados y en casa


 17madonna_1894_1895_leo_sobre_lienzo_91_x_70_5_cm_oslo_galer_a_nacional_de_noruega

La Madonna, de Edvard Munch

El museo Edvard Munch de Oslo exhibirá a partir del próximo 23 de mayo las obras del pintor noruego El Grito y La Madonna, gravemente dañadas durante su robo en agosto del 2004 y sometidas a un trabajo de restauración durante más de un año.


Expertos e historiadores debaten el alcance de los daños de 'El grito'


La muestra, que estará abierta hasta el 26 de septiembre, presenta las obras en su contexto histórico y documenta el proceso de conservación, además de añadir bocetos anteriores, dibujos y diarios de Munch, según ha informado el museo en un comunicado.

Las labores de reparación de las nuevas obras, financiadas en parte gracias a un patrocinador privado japonés, han sido filmadas por un equipo de la televisión pública noruega NRK y darán lugar a un documental que se estrenará el próximo otoño.

Historia de un robo frustrado

El 22 de agosto del 2004, dos enmascarados penetraron a plena luz del día en el Museo Edvard Munch, en el centro de Oslo, y amenazaron con una pistola a guardias de seguridad y visitantes, a quienes obligaron a tumbarse en el suelo, con el objetivo de llevarse El grito y La Madonna. Y en un primer término, lo logaron.

La policía noruega recuperó las obras dos años después, en una operación desarrollada en los alrededores de la capital noruega. Ambos cuadros sufrieron daños graves, como rasgones, agujeros o manchas causadas por la humedad, aunque La Madonna resultó peor parada, con dos agujeros en la parte inferior izquierda del lienzo y con un tamaño comparable al de una moneda de 2,6 centímetros.

El Grito y La Madonna fueron exhibidos con daños durante cinco días en el Museo Munch, al poco tiempo de haber sido recuperados y antes de ser sometidos al proceso de restauración.

En enero de 2008, el Tribunal Supremo de Noruega condenó a 6 y 10 años y medio de cárcel a dos personas por el robo, y ordenó la repetición del juicio contra el supuesto cerebro de la operación por un error procesal durante el proceso en el Tribunal de Apelación.



EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 03 Octobre 2015, 09:34; editado 2 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
La versión de 'El grito' del Museo Munch fue pintado 17 años después de lo que se pensaba

El cuadro ha sido presentado junto a 'La Madonna' tras un arduo proceso de restauración

Las obras de arte sufrieron graves daños tras su robo en agosto de 2004




 01_1432726974_511771

'El grito', 17 años más joven de lo que se creía. (Foto: AFP)

COPENHAGUE.- La versión de 'El grito' que el Museo Munch de Oslo tiene en su poder fue pintada en 1910 y no en 1893, como hasta ahora se creía, según los restauradores de la obra gravemente dañada tras su robo en agosto de 2004.

Edvard Munch pintó varias versiones de 'El grito', aunque las dos más famosas se encuentran en la Galería Nacional y el Museo Munch, ambos situados en la capital noruega. Las dos instituciones se han disputado durante años cuál de las dos versiones del cuadro era la más antigua.

El Museo Munch muestra por primera vez 'El grito' y 'La Madonna' tras el arduo proceso de restauración. Los cuadros formarán parte de una exposición que se inaugurará el viernes 23 de mayo sobre el artista y en la que se documentará el proceso de conservación, además de añadir bocetos anteriores, dibujos y diarios.

A pesar del minucioso trabajo de reparación, financiado en parte por un patrocinador privado japonés, los cuadros presentan daños irreparables, especialmente 'El grito'.


 03_1432726992_248613

'La Madonna' ha sufrido daños irreparables. (Foto: AFP)

Dos enmascarados penetraron en el Museo Munch en pleno día el 22 de agosto de 2004 y amenazaron con una pistola a los guardas de seguridad y a los visitantes, a quienes obligaron a tumbarse en el suelo, para llevarse las obras de arte. La policía noruega recuperó las obras dos años después, en una operación desarrollada en los alrededores de Oslo.

Ambos cuadros sufrieron daños graves, como rasgones, agujeros o manchas causadas por la humedad, pero fue 'La Madonna' la peor parada, con dos agujeros en la parte inferior izquierda del lienzo del tamaño de una moneda de 2,6 centímetros de diámetro.

'El grito' y 'La Madonna' han sido exhibidos con daños durante cinco días en el Museo Munch al poco de haber sido recuperados y antes de ser sometidos a la restauración.

En enero pasado, el Tribunal Supremo de Noruega condenó a seis y diez años y medio de cárcel a dos personas por el robo, y ordenó la repetición del juicio contra el cerebro de la operación por un error procesal durante el juicio en el Tribunal de Apelación.



EL MUNDO
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 27 May 2015, 12:43; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
ADMITE QUE LO HIZO POR DIVERSIÓN, NO POR DINERO


El ladrón de 'El grito' escondió el cuadro entre los tableros de la mesa del comedor


Es el ladrón de arte más conocido de Noruega




 05_1432727220_670477

El cuadro 'El grito', de Edvard Munch.

COPENHAGUE.- Pål Enger, uno de los autores del robo de 'El Grito' de Edvard Munch, en 1994, ha admitido por primera vez su culpabilidad y que escondió el famoso cuadro entre los tableros de la mesa del comedor, sobre la que sus tíos y su madre comían tarta y bebían café todas las tardes.

La confesión manuscrita del ladrón de arte más conocido de Noruega figura en un proyecto artístico que se presenta este jueves en una galería de Asker, a las afueras de Oslo, Elisabeth Werp, y para el que ha entrevistado a dieciocho presos.

Enger señaló al diario noruego 'VG' que le divertía mucho saber que mientras la policía registraba todo el país en busca del cuadro, su familia tomaba la merienda sobre la mesa donde, sin ellos saberlo, estaba escondida la pintura.

"Por primera vez, confieso que estaba detrás del robo, lo planeé durante 4 años, y no fue el dinero lo que me movió a hacerlo, sino el reto y el juego. Ahora lo admito porque si quiero ser honesto conmigo mismo no lo puedo negar más", ha confesado este jueves Enger en el tabloide noruego 'VG'.

Enger y otras dos personas entraron al Museo Nacional el 12 de febrero de 1994 a través de una ventana tras trepar por una escalera, y efectuaron el robo en 50 segundos, cortando el cable que sujetaba la obra a la pared.

El cuadro fue recuperado 3 meses después en un hotel a las afueras de Oslo.

Pål Enger, sus inicios delictivos

El popular ladrón inició su carrera en 1988, con el robo de otra obra de Munch, 'El vampiro', y suma más de 11 años de cárcel por 9 condenas distintas, la mayoría relacionadas con el arte.

Actualmente, Enger cumple pena de prisión de un año y 10 meses por varios robos menores y por conducir sin carné.

Munch pintó varias versiones de 'El grito', aunque las más famosas son las que se encuentran en el Museo Nacional y el Museo Munch, ambos en Oslo.

Esta última fue robada junto con 'La Madonna' en agosto de 2004 y recuperada dos años después.

Dos personas fueron condenadas este enero a entre 6 y 10 años y medio de cárcel por el Tribunal Supremo noruego, que ordenó repetir el juicio contra el "cerebro" del robo por un error procesal.


EL MUNDO



 

Pues me parece poca la condena impuesta al ladrón, vaya jueguecitos que tiene el elemento.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 27 May 2015, 12:47; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Robada una obra de Munch en Oslo

El grabado coloreado a mano está valorado en 240.000 euros y es la tercera obra del pintor noruego sustraída en los últimos cinco años



 05_1432727422_429037

'Historia' de Edward Munch. El grabado coloreado a mano ha sido robado esta noche
  
La litografía Historia, una obra del pintor noruego Edvard Munch, ha sido robada de una galería del centro de Oslo, informó hoy la policía noruega. Los ladrones rompieron anoche la ventana de la galería Nyborg Kunst, accedieron a su interior por el agujero y sólo se llevaron esa obra, para huir pocos minutos después en un vehículo robado de color blanco que fue encontrado horas más tarde y ahora está siendo examinado por los investigadores.

Los hechos fueron presenciados por varios testigos, que están siendo interrogados por la Policía. "Se trata de un valioso cuadro, una impresión única coloreada a mano. Parece que no se han llevado otra cosa, es como si supieran a lo que venían", declaró hoy a la radio pública NRK el responsable de la galería, Pascal Nyborg, cuya familia ha tenido en propiedad la obra desde hace décadas y que contaba con un comprador. Nyborg calcula el valor de la litografía en unos 2 millones de coronas noruegas (unos 240.000 euros).

Datada entre 1914 y 1916, Historia es una litografía con el mismo motivo que otra obra que cuelga de las paredes de la Universidad de Oslo.

No se trata del único cuadro del pintor expresionista robado en los últimos años en Noruega: el 22 de agosto de 2004, dos enmascarados penetraron en el Museo Munch, en el centro de Oslo, en pleno día y amenazaron con una pistola a los guardas y a los visitantes para llevarse El grito y La Madonna. La Policía noruega recuperó las obras dos años después, aunque con daños irreparables, en una operación desarrollada en los alrededores de la capital.


EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 27 May 2015, 12:50; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Por segunda vez en dos semanas


Roban otra obra más de Edvard Munch en una galería de Oslo



 07_1432727324_791651

La obra robada. La pieza está valorada en 300.000 euros

Los ladrones de arte en Oslo parecen estar especializados en las obras de Edvard Munch: por segunda vez en pocas semanas se conoció el robo en la capital noruega, Oslo, de una costosa litografía del reconocido expresionista (1863-1944).

La litografía 'Separación II' fue robada en junio de una galería de arte en Oslo. Sin embargo, los hechos se han conocido ahora.

El cuadro tendría un valor de aproximadamente unos 300.000 euros (448.000 dólares). "No se sabe con certeza cuándo ocurrió ni cómo, pero el robo fue detectado el 25 de junio", dijo el galerista Thomas Berntsen.

La semana pasada, también en Oslo, fue robada 'La Historia' otra litografía coloreada a mano del pintor noruego, cuyo valor ha sido estimado en unos 240.000 euros.

Según la policía, en el caso del robo de junio se trata de un trabajo por encargo realizado por delincuentes bien organizados. Sólo pocas personas sabían que el cuadro, de 100 x 60 centímetros, estaba en la galería de arte. Además, la sustracción se realizó de forma muy rápida y profesional.

La capital noruega ya fue escenario en 1994 del robo en el Museo Nacional de una versión de 'El grito', que tres meses después fue recuperado.

Otra versión de ese famoso cuadro fue sustraído en agosto de 2004 junto con 'La Madonna' del museo de Munch. Las obras fueron recuperadas dos años después, aunque habrían sufrido daños graves.

Tras estos espectaculares robos, el museo fue cerrado y su seguridad fue reforzada por completo.


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 27 May 2015, 12:48; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
La 'Madonna' más cara de Eduard Munch



 05_1432727488_432647

El grabado de Munch subastado. | Bonhams

Una de las versiones de 'Madonna' realizadas en grabado por Eduard Munch ha sido subastado en Londres por 1,25 millones de libras (unos 1,49 millones de euros), lo que la convierte en la obra en esa técnica más cara vendida en el Reino Unido y la segunda en el mundo.

El precio alcanzado prácticamente duplica las estimaciones de la casa de subastas Bonhams, que había calculado que este grabado del expresionista alemán alcanzaría entre 500.000 y 700.000 libras (de 596.589 a 835.224 euros). El cuadro, con una temática en la que Munch trabajó en varias ocasiones entre 1895 y 1902, está fechado en 1895 y no se había podido ver en público desde la última vez que fue subastado.

Según Bonhams, el grabado, que ha sido adquirido por un comprador estadounidense, se encuentra en las primeras fases de impresión de color y muestra a la Madonna en amarillo sobre un fondo blanco que contrasta con un halo de azul, verde y rojo.

La imagen central está bordeada por un marco dibujado por el autor que contiene espermatozoides y un pequeño feto.

El trabajo, que según la casa de subastas se encuentra en perfectas condiciones, había permanecido en la misma familia durante más de 100 años.

En la subasta también se vendió otro cuadro de Munch, 'Vampire II', por unos 1,25 millones de libras (1,5 millones de euros).


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 27 May 2015, 12:51; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Munch se mira en el espejo del siglo XX


El Centro Pompidou descubre la etapa madura del autor de 'El grito'

La muestra del Centro Pompidou, que incluye fotografías y filmaciones, incide en el afán de modernidad del pintor



 05_1432727690_452533

A la izquierda, Rosa Meissner en el Hotel Rohn, Warnemünde, fotografía de Edvard Munch que le sirvió de modelo para su óleo Mujer llorando (derecha). Ambas, de 1907. Munch Museum

En el gran relato del arte moderno, tan unívoco, suele hurtarse al espectador la madurez del pintor que profirió el grito más angustioso de la historia. El noruego Edvard Munch (1863-1944) realizó un brillante viaje de transición al siglo XX, como viene a demostrar la muestra que le dedica el Centro Pompidou y que promete cambiar nuestra percepción sobre la vida y la trayectoria del artista expresionista. El aparato teórico gira en torno a un punto de partida que se antoja lógico. Munch vivió más la nueva centuria que la vieja y murió el mismo año que algunos de los creadores que definieron la explosión irrepetible de las primeras vanguardias, como Piet Mondrian o Vasili Kandinsky.


 13_1432727817_983579

'Autorretrato con sombrero de invierno fuera del estudio Ekely'. 1930. 11,4 x 8,8 cm. Munch Museum

La muestra, planteada con la ambición marca de la casa, se aventura aún más lejos: "Nuestro objetivo es mostrar a otro Munch que destacó como artista de varias disciplinas, que se adentró en los terrenos de las nuevas artes como la fotografía y el cine", recuerda Angela Lampe, comisaria de la exposición junto a Clément Chéroux. "No pretendemos borrar la angustia por la que es conocido, y que está presente en su obra, pero queremos desplazar el foco para mostrar que hay también un Munch muy moderno", añade Chéroux.


 11_1432727753_224512

"Zum Süssen Mädel" - 'Una niña dulce'. 1907. 85 x 130,5 cm.


 12_1432727785_322069

Caballo al galope. 1910-1912. 148 x 120 cm. Munch Museum

Se han reunido aquí más de 140 obras entre lienzos (60) y fotografías (medio centenar). El Munch del último estertor decimonónico sirve de trampolín para zambullirse en el más moderno. No está El grito; las dos versiones de la obra maestra, tan codiciada por los ladrones de arte internacionales, se conservan en Noruega y nunca abandonan el país. Sí se encuentran en cambio algunas de sus obras más famosas, como la primera versión de todo un icono del siglo XIX, Pubertad (1894-1895), así como Las muchachas en el puente (1901) o La niña enferma (1896), copia de un original en el que él mismo fijó el inicio de su carrera artística.


 14_1432727847_306783

'La bagarre'. 1932-135. 105 x 120 cm. Munch Museum

Ya desde la primera sala queda clara la obsesión del artista por la repetición en busca del resultado perfecto. Lo hará en particular con los dúos El beso y Los vampiros, de los que realizará una decena de reproducciones a lo largo de los años. Hay algo ciertamente hipnótico en la contemplación de la misma pareja que se besa obsesivamente en una danza de espejos en la que los rostros acaban por fundirse en uno solo.

La figura que reiteró de forma más compulsiva -en una serie realizada en 1907- fue, con todo, la célebre e intrigante Mujer llorando, de la que realizó seis pinturas (cinco de las cuales se exponen en la muestra), varios dibujos, una fotografía e incluso una de las muy escasas esculturas que se le conocen. Munch no llegó a explicar el significado de aquella silueta desnuda, de pie junto a la cama, con el pelo recogido en un moño alto y la cabeza inclinada hacia adelante que esconde su cara. Sí se sabe que la escultura estaba en un principio destinada a adornar su propia tumba.


 03_1432727968_339209

'Pubertad'. 1914-16. 97 x 77 cm. Munch Museum

El insobornable romance del artista con la modernidad queda también reflejado en la influencia de la fotografía y del cine en su obra. El movimiento del retrato del abogado Thorvalt Lochen (1917), con un pie delante del otro, recuerda a las instantáneas de las revistas a las que Munch estaba suscrito (de nuevo, otra promesa de la modernidad) y que a partir del siglo XX se llenan de retratos callejeros en los que los modelos se mueven como sombras animadas llegadas del futuro.

No extraña, por tanto, que planee por la trayectoria de Munch en esta época la promesa (omnipresente en la cultura de la época) del cine de los hermanos Lumière. Se siente en el dinamismo que desprende del cuadro Obreros volviendo a casa (1913-1914), en el que las figuras se acercan al espectador con afanes cinemáticos. No fue esta la única referencia al nuevo arte en el Munch maduro: el artista noruego escenificó su pelea de 1905 con el joven pintor Ludvig en una secuencia de cuadros que reflejan diferentes momentos del altercado, como en una película.


 07_1432727998_746826

'Los trabajadores que regresan a casa'. 1913-14. 201 x 227 cm. Munch Museum

La influencia del teatro queda sobre todo reflejada en una serie de pinturas que realiza en 1907, titulada Habitación verde. Munch, que trabajó con Max Reinhardt, pinta en ella una sucesión de cuadros en la estela del teatro intimista, donde la escena es una habitación cerrada a la que le falta una pared para entrar en el universo de los personajes.


 0_el_sol_1910_13_162_x_205_cm

'El sol'. 1910-13. 162 x 205 cm. Munch Museum

Con la fotografía, el artista fue más allá de la permeabilidad de la influencia. Se empleó a fondo con ella como forma de expresión. En 1902 se compró ya una pequeña cámara Kodak con la que realizó gran cantidad de autorretratos: en su estudio, en su jardín o en una habitación anónima de hotel. También retrató sus pinturas o lugares clave de su existencia, como la casa de su infancia o el patio del edificio en el que murió su madre víctima de la tuberculosis.

La muestra también rescata un pequeño vídeo de algo más de cinco minutos, en el que Munch rodó escenas tomadas de la crudeza de las calles en Alemania y Noruega. Una prueba de su curiosidad por este nuevo arte tecnológico queda en la memoria del visitante cuando deja atrás la arquitectura anacrónicamente futurista del Pompidou. Se trata de una escena en la que Munch se acerca al objetivo y se mira en él como si fuera un espejo. El espejo del siglo XX.


 14_1432728052_843822

Autorretrato 'a la Marát', clinica del doctor Jacobson, Copenhague. 1908-1909. Munch Museum



Objeto criminal


- Edvard Munch es recordado sobre todo por El grito, que en realidad se trata de una obra con tres versiones.

- Dos de ellas han sido objeto de célebres robos.

La que atesora la Galería Nacional de Noruega desapareció en 1994 y fue recuperada ocho semanas después. Los ladrones sustrajeron en 2004 la versión del Museo Munch. Se recobró dos años más tarde.


 15_1432728025_384076

Eksekusjon, litografía de 1929. Munch Museum



 0autorretrato_muelle_53_am_strom_warnem_nde_1907_9_x_9_4_cm

Autorretrato, muelle 53 Am Strom, Warnemünde. 1907. 9 x 9.4 cm.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 27 May 2015, 16:12; editado 2 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Sotheby's subasta una de las versiones de 'El grito'


La casa de pujas espera alcanzar un precio por encima de los 80 millones de dólares




user_50_1334238047_075029_1334239951_noticia_normal

'El grito' de Evard Munch. / Kirsty Wigglesworth (AP)

Sotheby’s no es supersticiosa. Este viernes 13 de abril se dispone a exponer la tercera de las cuatro versiones de El Grito, la archifamosa obra del noruego Edvard Munch (1863-91944), dos de cuyas otras versiones fueron robadas, y luego recuperadas, hace no muchos años. Considerada uno de los grandes iconos de la pintura mundial, a la altura según algunos de La Mona Lisa, la versión de 1895, la única que está en manos privadas, se subastará el 2 de mayo en la sucursal neoyorquina de Sotheby’s y la casa de subastas espera alcanzar un precio por encima de los 80 millones de dólares que constituiría un auténtico hito en el mundo del arte.

Esta versión de El Grito, que se distingue de las otras tres en que es la que tiene los colores más vivos, con el cielo dominado por el rojo-sangre, el amarillo y, en menor medida el azul, es la única en la que uno de los dos personajes secundarios, al fondo a la izquierda del cuadro, está encorvado sobre si mismo, como contemplando la ciudad al fondo.

Pintada en 1895, es la tercera de la serie de cuatro y la única cuyo marco original fue pintado por el artista con un poema en el que describe las circunstancias que le llevaron a pintarlo: “Estaba yo caminando por la carretera con dos amigos / a la puesta del sol – El cielo se tornó rojo sangre / Y sentí un aroma de melancolía – Me quedé parado / muerto de cansancio – por encima del negro-azulado / de las leguas de sangre y fuego del Fiordo y la Ciudad – Me quedé atrás / temblando de Ansiedad – y sentí el gran grito de la Naturaleza”.

Al igual que su contemporáneo Vincent van Gogh, el deseo de Edvard Munch era pintar una nueva forma de realidad enraizada en la experiencia psicológica, más que visual. “Es esa proyección del estado mental de Munch lo que le hizo tan innovador como artista: un paisaje de la mente cuyo impacto todavía se siente en el arte de hoy”, subrayan los expertos de Sotehby’s. “El Grito de Munch es la imagen definitoria de la modernidad”, ha afirmado Simon Shaw, responsable de la sección de Impresionismo y Arte Modero de Sotheby’s Nueva York, durante la presentación de la obra en Londres. A juicio de su colega londinense, Philip Hook, El Grito “es un icono del arte” y la obra más importante jamás subastada en Sotheby’s.


También saldrán a la venta obras de Picasso, Miró, Bacon, Liechtenstein y Warhol

En esa misa subasta del 2 de mayo y en días sucesivos saldrán también a la venta otras obras de Munch y también de Picasso, Miró, Bacon, Liechtenstein y Warhol, entre muchos otros.
El primer boceto

Se cree que la versión de El Grito pintada en 1893 y que está ahora depositada en el Munch Museum de Oslo es un primer boceto, un dibujo sobre madera, de la segunda versión, datada también ese año y que se exhibe en la Galería Nacional de Noruega. Es esa versión ya más definitiva que la que fue robada en 1994 de ese mismo museo, aprovechando la distracción que significaba la inauguración en ese momento de los Juegos Olímpicos de Invierno en Lillehammer. La obra fue recuperada ese mismo año.

El segundo robo afectó a la cuarta versión de El Grito, pintada en 1910, que fue sustraída del Munch Museum a punta de pistola en 2006 junto a otra obra, Madonna. Ambas fueron luego recuperadas y volvieron a exhibirse en 2008.

¿No tiene miedo Sotheby’s de que alguien quiera ahora robar la tercera versión, aprovechando que se exhibe casi por primera vez en público? “No. Hemos tomado nuestras precauciones”, responde con buen humor Philip Hook. El Grito nunca se ha visto antes en Reino Unido y solo se exhibió durante un breve periodo en Estados Unidos en los años setenta.

Quizás los expertos serían incapaces de ponerse de acuerdo sobre cuál de las cuatro versiones de El Grito tiene más valor, pero para Hook, la respuesta es muy fácil: “Esta, seguramente. Porque es la única que está en el mercado”, se ríe. Esta tercera versión es, desde hace setenta años, propiedad de la familia Olsen, armadores noruegos.
La familia Olsen

Thomas Olsen (1897-1969) fue amigo personal, patricio y protector de Edvard Munch, además de vecino y coleccionista de sus obras desde finales de los años veinte del siglo pasado. Olsen jugó un papel decisivo en la salvación de 74 de sus obras, que estaban condenadas al fuego después de que Hitler incluyera al pintor noruego en el catálogo de artistas que consideraba degenerados.

Ahora, su hijo Petter cree que ha llegado el momento de que El Grito abandone a los Olsen. “He vivido con esta obra toda mi vida y su poder y su energía han ido aumentando con el tiempo”, sostiene en los folletos de Sotheby’s. “Ahora, sin embargo, creo que ha llegado el momento de ofrecer al resto del mundo una oportunidad para ser su dueño y apreciar esta extraordinaria obra”. Pero ese placer no es gratis: puede costar más de 80 millones de dólares.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
El 'grito' de Munch arrebata el récord a Picasso tras venderse en 91 millones de euros


user_50_el_grito_de_de_munch

"El grito" de Edvard Munch, uno de los iconos más reconocibles de la historia del arte, se convirtió este jueves en la obra más cara vendida jamás en una subasta al alcanzar casi 91 millones de euros durante una puja en la sede de Sotheby's en Nueva York en la que se recaudaron 251 millones de euros. "Es una de las pocas imágenes que trascienden la historia del arte y que tienen un alcance global, quizás sólo por detrás de La Mona Lisa", afirmó a Efe el director de la venta, Simon Shaw, quien agregó que la popular obra del pintor noruego (1863-1944) "define la modernidad y es instantáneamente reconocible". Fue poco antes de 00:00 GMT cuando la sala de Sotheby's quedó en completo silencio para dar inicio a la puja por "El grito", en la que empezaron interviniendo siete compradores en un intercambio de cifras de vértigo que terminó reducida a una batalla entre dos personas anónimas a través del teléfono. Doce minutos más tarde la obra fue adjudicada a un precio de martillo de 89 millones de euros, una cifra que con las correspondientes comisiones quedó finalmente en 119,9 millones de dólares, superando así el récord de 81 millones que ostentaba desde 2010 un Picasso, "Desnudo, hojas verdes y busto". Se trata de la única versión de las cuatro existentes que aún estaba en manos privadas, según Shaw, quien remarcó a Efe que otras dos versiones fueron robadas en los últimos veinte años, y aunque finalmente se recuperaron y se exhiben ahora en museos noruegos, convierten a la obra en "la más robada de la historia del arte". Shaw añadió que era un momento "particularmente propicio" para que esta obra maestra del expresionismo, pintada en 1895, saliera al mercado, ya que el próximo año se cumple el 150 aniversario del nacimiento del pintor noruego. Shaw dijo que en esta obra "enérgica y vibrante", realizada en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, Dora Maar supone para Picasso "la personificación del conflicto bélico, y transmite la ansiedad extrema y el dolor que sentía el artista en aquella época en la que ambos vivían juntos en París".


user_50_el_grito_subasta_default

Un momento de la subasta. El Grito de Edvard Munch, uno de los cuadros más famosos de la historia del arte, cuenta desde ayer con un nuevo récord que lo convierte en el cuadro más caro de la historia tras ser vendido en una subasta por 91 millones de euros.


Ver Los cuadros más caros de la historia: http://www.elpais.com/fotogaleria/c...pepucul_2/Zes/2



Fuentes: hola.com / lomas.excite.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Estas cifras ya son espeluznantes    
He leído por ahí que el grito que pega el protagonista del cuadro es porque se ha enterado de su precio  
 




___________________________
mini_140316081758881209
 
galarina - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Exposición que la Tate Modern dedicada a Edvard Munch



user_50_0_1_1340734940_878424

Pocos artistas modernos son tan conocidos y poco comprendidos como Edvard Munch (1863–1944). La exposición que la Tate Modern inaugura este jueves explora la cara menos conocida del padre del expresionismo, reducido hoy en día a su famoso 'grito'. 'Edvard Munch: The Modern Eye' examina el trabajo del pintor a través de 60 lienzos, 50 fotografías tomadas por él mismo y algunas filmaciones. Sus obras reflejan su profunda ansiedad y agitación espiritual, como estas 'Cenizas' (i) y 'Vampiro en el bosque'.


user_50_1como_pierre_bonnard_o_douard_vuillard_munch_comenz_a_hacer_fotograf_as_a_comienzos_del_siglo_xx

Como Pierre Bonnard o Édouard Vuillard, Munch comenzó a hacer fotografías a comienzos del siglo XX, fundamentalmente autorretratos que repetía obsesivamente, como este autorretrato 'A la Marat' que hizo en la clínica del doctor Jacobson en Copenhague (1908-1909). | © Munch Museum


user_50_2al_pintor_siempre_le_fascin

Al pintor siempre le fascinó "capturar el paso del tiempo y el deterioro del ser humano", según una de las comisarias de la exposición, Angela Lampe. Así queda patente en su último retrato, 'Autorretrato entre el reloj y la cama', pintado entre 1940 y 1943. En él aparece como un débil anciano entre un reloj de pared sin agujas y su lecho de muerte. | © Munch Museum/Munch-EllingsendGroup/DACS 2012


user_50_3a_menudo_munch_repet_a_un_nico_motivo_durante_un_largo_periodo_de_tiempo_para_revisarlo

A menudo Munch repetía un único motivo durante un largo periodo de tiempo, para revisarlo. La muestra recoge varias versiones de algunos de sus cuadros más famosos. En la imagen, varias versiones (sobre lienzo y en escultura) de 'Mujer llorando'. | Afp


user_50_4esta_versi_n_de_la_ni_a_enferma_fue_pintada_por_munch_en_1907_entre_1885_y_1927

Esta versión de 'La niña enferma' fue pintada por Munch en 1907. Entre 1885 y 1927, el artista realizó seis versiones de este lienzo, que según se cree muestra a su hermana, que murió de tuberculosis. | © Munch Museum/Munch-EllingsendGroup/DACS 2012


user_50_6la_muestra_en_londres_hasta_el_14_de_octubre_rompe_la_imagen_de_munch_como_un_pintor_arraigado_en_el_siglo_xix

La muestra -en Londres hasta el 14 de octubre- rompe la imagen de Munch como un pintor arraigado en el siglo XIX y lo coloca de lleno en plena modernidad. 'Autorretrato con sombrero (perfil derecho) en Ekely, en 1931. | © Munch Museum


user_50_7las_t_cnicas_del_cine_y_la_fotograf_a_se_reflejan_en_algunos_de_sus_cuadros_que_tienen_marcadas_diagonale

"Las técnicas del cine y la fotografía se reflejan en algunos de sus cuadros, que tienen marcadas diagonales o figuras en movimiento que se escapan del plano", explica la comisaria Angela Lampe. Esta versión de 'Las chicas del puente' (1927) -en la exposición se exhiben varias versiones- deja patente esa influencia cinematográfica. | © Munch Museum/Munch-EllingsendGroup/DACS 2012


user_50_8nieve_nueva_en_la_avenida_pintado_en_1906_muestra_otra_de_las_influencias_que_el_cine

'Nieve nueva en la Avenida', pintado en 1906, muestra otra de las influencias que el cine y la fotografía tuvieron en Munch: las figuras en acusado primer plano. | © Munch Museum/Munch-EllingsendGroup/DACS 2012


user_50_9a_menudo_se_considera_a_munch_como_un_simbolista_decimon_nico

A menudo, se considera a Munch como un simbolista decimonónico. La muestra deja patente su implicación en la modernidad y cómo le inspiraban la vida cotidiana y el exterior. En la imagen, 'Stjernenatt' ('Noche estrellada'), pintado entre 1922 y 1924. | © Munch Museum/Munch-EllingsendGroup/DACS 2012


user_50_10pese_a_pasar_muchas_horas_en_el_estudio_y_a_su_fr_gil_estado_nervioso

Pese a pasar muchas horas en el estudio y a su frágil estado nervioso, Munch seguía vinculado, a través de su observación o de la prensa, con el mundo que le rodeaba. 'El sol', pintado entre 1910 y 1913. | © Munch Museum/Munch-EllingsendGroup/DACS 2012.


Exposición en Londres en la Tate Modern dedicada a Edvard Munch del 28 de Junio al 14 de octubre de 2012



Fuente y agradecimiento a elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Un multimillonario neoyorquino, el misterioso comprador de ‘El grito’


   Leon Black adquirió la obra en la subasta de Sotheby´s por 91,2 millones de euros

   Pertenece al patronato del Museo Metropolitano de Nueva York

   Por el momento se desconoce qué planes tiene para el cuadro




user_50_el_grito_de_munch_vendido_por_90_millones_de_euros_en_nueva_york

'El grito' de Munch, vendido por 90 millones de euros en Nueva York. / CARL COURT (AFP)

Leon Black es el multimillonario estadounidense detrás del cheque de 91,2 millones de euros por El grito de Edvard Munch, según informa The Wall Street Journal. El icónico cuadro del artista noruego, el número veinte de la subasta de arte impresionista y moderno que Sotheby's organizó en mayo, provocó con su venta un sonido ensordecedor cuyo eco se seguirá escuchando hasta que en el mercado del arte se cometa un atrevimiento mayor: 119.9 millones de dólares.

El magnate neoyorquino, número 330 en la lista de Forbes y ávido coleccionista de arte, no ha desvelado cuáles son sus planes para el cuadro, aunque lo más probable es que lo preste a un museo. Black socio principal de la compañía Apollo Global Management and No, pertenece al patronato del Museo Metropolitano de Nueva York y al de Arte Moderno. Sotheby´s ha declinado hacer declaraciones, según explica el periódico estadounidense.

La llegada al mercado de esta versión fechada en 1895 había provocado la exaltación de tiburones financieros, coleccionistas clásicos y cazadores pudientes de trofeos artísticos. Entre todos ellos se lidió esa batalla que esta vez no fue breve pero sí azorada: la obra salió a la venta por un precio de 40 millones de dólares y millón a millón fue subiendo a lo largo de 12 minutos hasta los 107 millones, cifra sobre la que cayó el martillo del subastador y a la que habría que sumar los casi 13 millones de la comisión.

El grito se convertía así en el cuadro más caro vendido en una subasta, superando la marca fijada en 2010 por el lienzo de Picasso Desnudo, hojas verdes y busto, vendido por 81 millones de euros. El récord de venta entre privados lo tiene el cuadro de Cézanne Los jugadores de cartas (1892-93), adquirido por la familia real de Qatar en 2011, que desembolsó 191 millones de euros.

Otro de los atractivos de la subasta fue que la copia es la única que ha permanecido siempre en manos privadas y es quizás el más deseado: en su marco el artista escribió un poema en el que describe en palabras lo que después convirtió en imagen. Petter Olsen, de 64 años, hijo del armador noruego Thomas Olsen (amigo de Munch), es el hombre que tuvo la suerte de crecer mirando el cuadro colgado en el salón de su casa en Noruega y del que ha querido desprenderse para recaudar dinero con el que fundar un museo dedicado al artista. Él y su familia veraneaban en Hvitsten, en una casa junto a la de Munch, que Olsen acaba de comprar y en la que planea crear un centro justo a tiempo para las celebraciones el próximo año del 150º aniversario del nacimiento del pintor.

“Es un cuadro demasiado importante para tenerlo en casa. Debería poder verlo más gente”, declaraba Olsen en una entrevista reciente en Financial Times. Lo que no contaba es que la obra también le ha marcado personalmente. Y no precisamente de forma positiva: la heredó en 2001 tras una agria disputa legal con su hermano en la que se repartieron la herencia de su madre, que incluía otras 34 pinturas de Munch. Los dos hermanos no se han vuelto a hablar.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
EN EL 150º ANIVERSARIO DE MUNCH


Edvard Munch: ¿Cómo se pinta un grito?



user_50_1371668105_634545_1371668356_noticia_normal

La versión de 'El grito', la obra cumbre de Munch, expuesta en el Museo Munch de Oslo.

Dos grandes exposiciones en Oslo (Galería Nacional y Museo Munch) rinden tributo al inclasificable e inquietante autor de ‘El grito’, estrella indiscutible en la obra de un genio que obsesiona por igual a amantes del arte, turistas... y ladrones

Los visitantes pasan veloces por las salas para cobrar la pieza más deseada: alguna de las distintas versiones de El grito, uno de los iconos de nuestro tiempo, imagen escapada del lienzo en el que yace para pasearse como un fantasma sin reposo. Máscaras, alfileres de corbata, utilización en películas de terror, magnetos, pañuelos, tazas, gomas de borrar… Todo ello no ha podido frivolizar completamente esa figura con la boca abierta que se tapa los oídos bajo un cielo rojizo y sinuoso.

La visión de El grito no puede anular la contemplación de las tormentas interiores que desatan los colores de La niña enferma, Ansiedad, La vampira o Melancolía. El cuadro que encierra La niña enferma se parece más a un ring en el que el artista se pelea a golpes, a brochazos y a apelotonamientos de pintura que al bastidor de un lienzo. Munch parece querer castigar el cuadro. Quizá es también una forma de castigarse a sí mismo.

Pero la estrella de la muestra sigue siendo precisamente esa: El grito. ¿Qué tiene este cuadro para atraer de tal manera la atención del amante del arte, del turista presuroso y de los ladrones de cuadros? ¿Qué grito de miedo lanza esa boca abierta? ¿Qué terror hay en el aire para que el personaje se tenga que tapar los oídos?

La historia de la pintura y de la escultura mantiene una tensión permanente con la expresión oral. ¿Grita la escultura de Laocoonte al ver atacados sus hijos? Esta es una de las primeras preguntas que se hace el entendido cuando contempla el gesto trágico de ese padre atormentado. No, responde Lessing a la cuestión. No puede representarse el grito, quedaría feo. La boca puede entreabrirse, pero no abrirse del todo hasta echar de menos un sonido que nunca llega a salir sus entrañas de piedra. Sería como asistir a una representación en la que los actores solo movieran los labios, sin pronunciar palabra. Grotesco. “El límite de una obra de arte está en su capacidad para representar el grito”, corrobora Schopenhauer.

Pero aquellos doctos no iban desencaminados, esta no es solamente una cuestión de buen gusto académico, es algo más. Incluso en nuestra época, los personajes del cómic mantienen las bocas cerradas, aunque los globos escritos nos indiquen que las palabras salen de ellas. Normalmente no les vemos lengua o dientes. En el cine mudo, cuando los actores cambian su mímica descomunal por la palabra, se salta a los intertítulos. La Medusa de Caravaggio tiene la boca monstruosamente abierta, pero solamente para mostrar su monstruosidad: su yugular está seccionada, imposible imaginar que nos esté lanzando maldiciones. En la pintura, incluso el ángel de la anunciación tiene la boca cerrada. Cierto, hay múltiples excepciones: esas madres de inocentes asesinados, esos coros seráficos, esa Cloris boticcelliana de aliento de flores que los tratadistas señalan solo para mostrar lo inútil del empeño. ¿Es posible pintar un grito?

Frente a Oslo, al otro lado del fiordo, hay una pequeña colina cubierta de árboles enormes. Ahora, en estos días, la colina está en obras. La nueva riqueza de los noruegos cubre progresivamente las riberas de enormes edificios apretados unos contra otros, como si les faltara espacio. ¡Qué ahogo! Pero en la orilla de Ekeberg —lugar en el que Munch sitúa materialmente la escena de El Grito— el ambiente y los olores del bosque predominan aún sobre los del puerto y la ciudad.

Esta es la genealogía de El grito, según las notas del cuaderno de Munch: “Caminaba con dos amigos por la carretera; entonces se puso el sol. De repente el cielo se volvió de color sangre y me sobrevino un sentimiento de tristeza. Un angustioso dolor me oprimía el pecho. Me detuve y me apoyé en la barandilla, increíblemente cansado”. Y más adelante: “Sentí el grito inmenso e infinito de la naturaleza”.

Lo sintió, no lo oyó. Bien es verdad que en las cercanías existían un manicomio —en el que estaba internada su hermana— y un matadero de animales. Alaridos y mugidos no debían de ser infrecuentes en el paraje. Pero aquí se trata de expresar una voz interna, un grito átono que resuena en las entrañas. Y que tiene su expresión en los colores rojo azulados y en las líneas sinuosas que configuran una obra en los bordes de lo artístico, donde la imagen se desnuda a sí misma. La sinestesia funcionó, al fin, y se pudo pintar un grito sin que echemos de menos su sonido. Ruge el cielo atormentado y el profundo azul curvado.

Pero la gran exposición de Munch no es solo esta obra maestra, por mucho interés que despierte esa expresión conmocionada de nuestro tiempo. Están también los retratos de cuerpo entero, magníficos, con la prestancia velazqueña venida del conocimiento que Munch tenía de Velázquez a través de Manet. La reelaboración continua a la que sometía sus pinturas, incluso años después de haberlas entregado, revela el sentido no finito de un trabajo que tiene algo de dietario personal, de continuidad, como si se tratara de una narración. El pintor siente la necesidad de comentar por escrito las circunstancias que rodean las obras. Celos, ansiedad, búsqueda, literatura. Munch era amigo y lector de Ibsen y también de Strindberg, con el que comparte esa lucha de sexos que algunos llaman misoginia. Temor a la mujer que es su igual, su competidora, su miedo.


user_50_uno_de_los_autorretratos_del_artista

Uno de los autorretratos del artista.

Imposible que el visitante no demore sus pasos ante Vampyr. En el cuadro, una mujer desparrama sus cabellos rojos-sangre sobre la cabeza y la espalda de un hombre que se inclina en su regazo. Los labios de la mujer se posan sobre la nuca del hombre; quizá sus dientes se le claven en el cuello, o quizá lo bese. El nombre que le dio Munch a la obra fue Amor y dolor, pero pronto se la conoció bajo su título vampírico.

Gran parte del trabajo del artista se realizó y permaneció en Alemania. Algunas de las obras que aquí vemos fueron catalogadas por los nazis como arte degenerado. Ellos tenían práctica en el manejo de los asuntos culturales. No prohibieron las obras de buenas a primeras; las expusieron de nuevo para que el público las contemplara desde la nueva perspectiva nacionalsocialista. Resultado: rechazo total a esa clase de pintura. Y las obras fueron hechas desaparecer, como las de Gauguin o Picasso, de la vista del público.

La mirada nunca mira sola, siempre va acompañada de un cortejo de pasiones. Y la pintura de Munch no las suaviza, precisamente. Como dijo uno de sus contemporáneos: “No tiene la necesidad de ir hasta Tahití para ver lo que hay de primitivo en la naturaleza humana. Él lleva dentro su Tahiti”. Se atrevió a poner al desnudo sus pasiones, en una confesión pictórica única. Pintura de arquetipos originarios y remotos. Los símbolos sangrantes que destellan en el fondo de la caverna pintada.

Artículo de Manuel Gutiérrez Aragón. Es cineasta, escritor y académico de Bellas Artes de San Fernando. / elpais.com /
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Así será el Museo Munch de Oslo proyectado por Juan Herreros


El arquitecto español Juan Herreros explica los detalles del museo dedicado al pintor noruego

Las obras empezarán en 2014 y está previsto que terminen tres años después

    


user_50_1373213802_383872_1373214014_noticia_grande

Recreación del aspecto que tendrá el Museo Munch cuando terminen las obras en 2017.

“Cuando entendimos que no se trataba de vencer convenciendo y que el proyecto podía salir beneficiado del debate institucional y ciudadano, la situación se encauzó y por fin el Ayuntamiento de Oslo nos dio luz verde”. Lo explica Juan Herreros, a su regreso de Oslo donde participó en la fiesta organizada por Stein Olav Henrichsen, director del Museo Edvard Munch, para celebrar la reactivación del proyecto Lambda, que se enfrenta a su fase final.

Termina así una historia empezada en 2009 cuando el madrileño ganó el concurso para la construcción del Museo Munch en el barrio de Bjorvika, por cual se reunieron diez arquitectos especialistas en centros de arte y diez que nunca habían construido uno. Ante profesionales como David Chipperfield o Zaha Hadid, Herreros, que formaba parte del segundo grupo, ganó con un edificio que se desarrolla en altura, modificando el skyline de Oslo. “El museo tiene nueve niveles. Al subir, el visitante recorre la historia de la ciudad a través de las vistas y ya que la vida de Munch discurre paralela al desarrollo de Oslo, la visita se convierte en una celebración de la relación entre el arte y la ciudad. Munch le dejó su legado porque se consideraba hijo de esta sociedad tan contradictoria”, explica Herreros, que empezará a construir en 2014 y acabará en tres años.

Junto con la Opera del estudio Snøhetta, ganador del premio Mies van der Rohe, el museo del autor de El grito, obra cumbre del expresionismo, dará la bienvenida a quienes accedan a Oslo por mar, con su fachada acristalada ondulada, concebida para amplificar las variaciones lumínicas y climáticas. Detrás de ella se verán deambular los visitantes. “La mayor novedad es que el museo se articula en una parte dinámica que da acceso a una estática, formada por salas de diversa dimensión y altura, que funcionan como capillas. De ese modo el público no está obligando a recorrerlas todas y se invita a mantener una actitud más lenta y contemplativa”, indica el arquitecto, subrayando que el diseño resulta ventajoso también para la seguridad, ya que todos los espacios se cierran como compartimentos estancos. Dada la sensibilidad noruega por los temas ecológicos su consumo energético es mínimo, aprovecha la energía geotérmica del fondo del fiordo y está construido con materiales poco procesados, sin barnices, ni acabados químicos que impidan su reciclaje.

La altura, que se redujo en dos metros, fue uno de los temas centrales de un debate que involucró a todos los estamentos de la sociedad noruega, y gracias al cual según Herreros “el proyecto salió mejorado”. “Estos cuatro años han cristalizado un proceso de aprendizaje. Las inquietudes de los noruegos nos han obligado a cuestionar nuestras convicciones, tratar de comprender y, en ocasiones, ofrecer alternativas. Es un ejemplo de hasta qué punto la arquitectura contemporánea surge de la interacción entre muchos agentes. Los arquitectos ya no somos el elemento central”.

Herreros plasma su forma de trabajar y su postura dialogante, que le viene también de 30 años como docente en la Universidad de Madrid y en la Columbia de Nueva York, en el libro Dialogue Architecture, que acaba de publicar La Oficina Ediciones. El volumen, que recoge su proyecto para Common ground, la exposición principal de la pasada Bienal de Arquitectura de Venecia, despliega su territorio creativo en cuatro apartados: formas, equipos, sistemas y banquetes o diálogos. “Los diagramas evidencian la cantidad de personas y entidades que participan en cualquier proyecto de gran o pequeña escala”, explica Herrero, que suele alternar trabajos de pequeña envergadura, como una galería en Bilbao o una escuela de gastronomía en El Escorial, con los grandes encargos.

Ahora tiene cuatro en marcha: además de Oslo, una manzana en Casablanca, un parque litoral en Panamá y una Ágora “formada por salas de cinco a 5.000 personas” en Bogotá. “Tras décadas trabajando en patria, los arquitectos españoles estamos saliendo al extranjero, ensanchando nuestras fronteras y quitándonos los complejos. Lo que empezamos por necesidad se ha convertido en virtud”, concluye.


 user_50_proyecto_del_arquitecto_juan_herreros_premio_ad_para_el_nuevo_museo_munch_en_oslo

Proyecto del arquitecto Juan Herreros, premio AD, para el nuevo Museo Munch en Oslo.

Vía libre para el Museo Munch de Juan Herreros en Oslo


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUNCH 
 
Edvard Munch frente a Vincent Van Gogh

El museo dedicado al pintor noruego en Oslo expone sus obras junto con las del holandés


 02_1432726060_953546

'Noche estrellada' (1922-24), de Edvard Munch.

Aunque coincidieron en el tiempo Vincent Van Gogh (1853-1890) y Edvard Munch (1863-1944) no llegaron a conocerse personalmente. Supieron uno de la obra del otro y, en momentos distintos, pasearon por los mismos escenarios (París, Amberes). Fueron hombres atormentados con episodios de locura que, con estilos muy diferentes, plasmaron paisajes similares: noches estrelladas, campos de trigo o una pasión desmedida por el autorretrato. El juego entre las similitudes y diferencias entre uno y otro, es el tema de la exposición Van Gogh + Munch que hasta el 25 de septiembre se puede ver en el Munch Museet de Oslo. Son un centenar de obras de ambos maestros que en octubre viajaran a Ámsterdam como parte del extenso programa de celebración del 125 aniversario del pintor neerlandés.

Aunque para algunos la mezcla de la obra de ambos artistas sea como batir agua con aceite, lo cierto en que tanto en Noruega como en los Paises Bajos o Alemania se les considera como los auténticos padres del Expresionismo. Magne Bruteig, comisario de la exposición, ha querido ahondar en esas aproximaciones que van más allá de lo puramente formal.

El recorrido está organizado de manera que, a la vez que se van mostrando los grandes temas de Van Gogh (Los comedores de patatas, 1885) o de Munch (una versión al pastel de El Grito, de1893) por separado, se lleva a los visitantes a pequeños escenarios en los que se confrontan temas comunes. Uno de los momentos cumbre de la exposición es poder contemplar como cada uno de ellos vio su propia Noche Estrellada. La de Van Gogh, La noche estrellada sobre el Ródano (1889), es una vista exterior nocturna desde la ventana del cuarto del sanatorio mental de Saint-Rémy-de-Provence en el que estuvo recluido. Considerada una de sus obras más inquietantes, las nubes y las estrellas se retuercen en medio de un cielo añil roto por el blanco.

La Noche estrellada de Munch, pintada entre 1822 y 1824, es una reflexión sobre su propia sombra en la que en primer término aparecen dos personajes de trazos difusos que se funden con un amenazante paisaje nocturno contemplado desde su casa de Ekely, en Oslo.

Otro de las grandes momentos de confrontación lo forman La casa amarilla de Van Gogh expuesta por vez primera junto a La enredadera de Virginia roja de Munch. Aquí el tema a compartir es el tratamiento del color como el elemento principal de la composición. La intensidad de la angustia mental que ambos maestros padecían, la mostraban a través de una distorsión ilimitada del color y de las formas

El tercer encuentro creativo está formado por El Puente de Trinquetaille (1888) que Van Gogh pintó en Arlés y una versión en pastel de El Grito, una de las obras más famosas de la historia del Arte, pintada por primera vez en 1893, considerada por muchos como la Gioconda de Munch. Las dos obras tienen en común, según el comisario, a los personajes desdibujados y nebulosos que pueblan la tela. Van Gogh pone a varios hombres o mujeres caminando por los alrededores del puente. Munch, en cambio, solo retrata a una figura femenina con la cabeza entre las manos con tal mueca de angustia que el espectador puede sentir un dolor que va mucho más allá de lo físico.

El Grito, del que Munch hizo cuatro versiones en pintura y varias más en aguafuerte, litografía o xilografía, forma parte de una serie de cuadros que nunca llegó a realizarse de manera completa, titulada El Friso de la Vida. Quería hacer un gran poema sobre el amor y la muerte. La mujer que protagoniza El Grito recuerda a un personaje femenino habitual en obras de Gauguin, lo cual da pie a la exposición a incluir una decena de obras de artistas que participaron la misma estela creativa de Van Gogh y Much: Seurat, Toulouse Lautrec, Monet, Manet, Millet y Gauguin.


Duelo de genios a golpes de pincel


 03_1432726139_346709

'Autorretrato con sombrero gris de fieltro' (1887), de Van Gogh. MUSEO VINCENT VAN GOGH (FUNDACIÓN VAN GOGH)


 04_1432726179_335936

'Autorretrato' (1886), de Edvard Munch. MUSEO NACIONAL DE ARTE, ARQUITECTURA Y DISEÑO DE OSLO


 01_1432726020_582692

'Noche estrellada sobre el Ródano' (1888), de Van Gogh. MUSEO D'ORSAY


 06_1432726249_429108

'Enredadera de Virginia roja' (1898-1900), de Edvard Munch.


 05_1432726214_516995

'La casa amarilla' ('La calle'), de 1888, de Vincent Van Gogh. MUSEO VINCENT VAN GOGH (FUNDACIÓN VAN GOGH)


 08_1432726335_533220

'Fertilidad', de Munch (1899-1900). COLECCIÓN CANICA ART


 07_1432726289_197323

'Campo de trigo con segador', de Vincent Van Gogh (1889). MUSEO VINCENT VAN GOGH (FUNDACIÓN VAN GOGH)



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 2
Ir a la página 1, 2  Siguiente

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario