Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
MUSEO LÁZARO GALDIANO (MADRID)
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post MUSEO LÁZARO GALDIANO (MADRID) 
 
Este trabajo está dedicado al Museo Lázaro Galdiano que está céntricamente ubicado, en un extraordinario palacete ajardinado en la calle Serrano de Madrid, y está dedicado en su mayor parte a las artes decorativas, aunque también contiene una espléndida biblioteca.

Este museo no es demasiado conocido, pero si muy apreciado y valorado por los amantes del arte, puedo deciros que es una verdadera joya, que merece sin duda visitarse, no hay agobios ni aglomeraciones, sus salas se pueden disfrutar y saborear de una forma intima y especial, que otros museos más famosos y espectaculares por las aglomeraciones de gente, no te permiten.

El museo es fruto de la generosa donación realizada al Estado español por el editor y financiero José Lázaro Galdiano (Beire, 1862 - Madrid, 1947), y exhibe sus colecciones en la que fuera su residencia familiar. Un patrimonio de más de 12.600 piezas de los géneros artísticos más diversos: platería, joyas, esmaltes, escultura, bronces - de artistas como Bronzino, Pompeo Leoni,- marfiles, vidrio, porcelana, cerámica, mobiliario, relojes, entre elos se encuentra un reloj de Carlos V... así como una magnífica pinacoteca con obras de grandes maestros españoles y extranjeros, como Sánchez Coello, El Greco, Ribera, Velázquez, Carreño, Murillo, Goya, Zurbarán, Leonardo da Vinci, El Bosco, Cranach “El Viejo”, Teniers, Reynolds o Constable, entre otros.

Espero que la recopilación que he realizado del Museo Lázaro Galdiano sea de vuestro interés.





 0museo_l_zaro_galdiano_madrid_05

Dirección Museo Lázaro Galdiano: Calle Serrano, 122 - 28006-Madrid
Metro: Núñez de Balboa.
Autobuses: Calle Serrano: líneas 9, 16, 19, 51
Visita: de 10.00 a 14.00 horas; lunes y mes de agosto cerrado.
Telf. 91561 60 84.

Más Info en su Web: http://www.flg.es/




UN POCO DE HISTORIA


 0museo_l_zaro_galdiano_madrid_03

El Museo Lázaro Galdiano, de Madrid, alberga la colección del mismo nombre, de origen privado, formada con un interés universal hacia todas las artes y técnicas. El conjunto, verdaderamente excepcional, lo reunió don José Lázaro Galdiano, quien al morir, en 1947, lo legó a España.

Tras crearse la Fundación que lleva su nombre y adaptarse como museo la antigua residencia del donante (Parque Florido, en el barrio de Salamanca de Madrid), la colección se presentó al público el 27 de enero de 1951. Desde entonces su prestigio entre los entendidos se ha extendido ampliamente y sus fondos, aunque no demasiado conocidos, se consideran hoy indispensables para estudiar muchos aspectos de la Historia del Arte. Destaca el conjunto de pinturas y grabados de Goya, con piezas mundialmente conocidas, si bien poca gente sabe que se albergan aquí. El museo fue reformado íntegramente en fecha reciente, con lo que la visita es más cómoda y se centra en las piezas de máxima calidad. En la actualidad hay abiertas al público cuatro plantas, enteramente remozadas respetando los techos y carpinterías originales.


 0museo_l_zaro_galdiano_madrid_06

El Museo Lázaro Galdiano está instalado en la que fuera residencia familiar del matrimonio formado por José Lázaro y Paula Florido, que a lo largo de sus vidas consiguieron reunir una amplísima y muy variada colección de arte. Se trata de un hermoso palacete de estilo neorrenacentista proyectado en 1904 por el arquitecto José Urioste, cuyos planos fueron modificados, siguiendo instrucciones del propio Lázaro, por los arquitectos Joaquín Kramer y Francisco Borrás, los cuales se sucedieron en la dirección de las obras hasta su conclusión en 1908. Los techos de las estancias principales fueron pintados, al óleo sobre lienzo, por Eugenio Lucas Villamil.


COLECCIONES:

Sobresale la colección de esmaltes, con ejemplares muy valiosos, desde los bizantinos alveolados sobre oro, del s. X, hasta las grisallas de Limoges del XVI. Los marfiles, entre los cuales destacan los cofres árabes y bizantinos, una Virgen borgoñona del s. XII, otra gótica francesa del XIV, además de los dípticos de la escuela de París y de altares medievales italianos. Las joyas, con una representación múltiple y brillante de obras helenísticas y romanas, árabes, góticas, renacentistas, barrocas y románticas. Muy importante por la diversidad de tipos es el conjunto de bronces de la Antigüedad, de la Edad Media y, en gran abundancia, italianos del Renacimiento. E igualmente las muestras numerosas y selectas de orfebrería religiosa de todos los estilos.


 museo_lazaro_galdiano

Se exponen piezas valiosas de cerámica, italianas y españolas de distintas épocas. Destacan también los tejidos antiguos, italianos y árabes, y la colección de armas —con un riquísimo muestrario de espadas, presidida por el estoque que Inocencio VIII regaló al Conde de Tendilla. También se exhiben abanicos y joyas reunidas por la esposa de Lázaro Galdiano. Todo ello forma uno de los más importantes despliegues de artes suntuarias que se pueden contemplar en España.


 43_1415357283_246365

Especialmente valiosa es la colección de pinturas, que abarca piezas admirables de grandes maestros. Un metódico estudio de la colección ha ido cribando las piezas más dudosas, lo que supuso descartar varias atribuciones llamativas, como un "Cristo joven" asignado a Leonardo da Vinci, y que ahora algunos expertos atribuyen a Boltraffio. Es una pintura muy relevante, que se incluyó en la reciente exposición en Italia sobre Mantegna y su época.

Otras pinturas importantes son un retrato de Sánchez Coello, un Apóstol de la primera etapa toledana de el Greco, una Cabeza de mujer tradicionalmente atribuida a Velázquez, algún ejemplo de Zurbarán, "Santa Rosa de Lima" de Murillo, la famosa Tienda de tejidos de Paret, y ejemplos de Alenza, Lucas, Vicente López y los Madrazo.


El grupo de obras de Goya bastaría por sí solo para abrir un pequeño museo monográfico. Destacan: El Aquelarre de 1798, un Cristo muerto de su etapa juvenil y varios grabados, ediciones muy raras, así como dibujos.

De las escuelas extranjeras destacan, de los Países Bajos, tablas atribuidas a Isembrandt, Memling, Gerard David, un San Jerónimo considerado original seguro de Bosco, y un retrato de Antonio Moro entre otras muchas. Un "Retrato de Saskia" atribuido a Rembrandt se descartó como copia. La pintura italiana incluye un "San Lorenzo" de Bernardo Cavallino y a maestros del siglo XVIII como Alessandro Magnasco, Guardi y Lorenzo Tiepolo. Numerosa es la representación de la pintura inglesa, muy escasa en España, con obras de Gainsborough, Reynolds, Lawrence, Constable, etc. Destaca también su rica colección de miniaturas pintadas, colección que no tiene comparación en España.


 44_1415357303_709271

Por otro lado, es muy destacable tanto por número como por cantidad, la amplísima colección de pintura española del siglo XIX, recientemente objeto de un profuso catálogo razonado. Entre las piezas reunidas por Lázaro de artistas que fueron sus contemporáneos destaca, por su número, la obra de Eugenio Lucas Velázquez, así como las del hijo de éste Eugenio Lucas Padilla y las de Leonardo Alenza.

En un edificio anexo se custodian los archivos de Lázaro Galdiano, con incunables y manuscritos de incalculable valor. Destaca el manuscrito original de "Los verdaderos retratos..." con efigies dibujadas por Francisco Pacheco. El recinto está rodeado de exuberantes jardines, inusuales por su tranquilidad y vistosidad en un área tan transitada como el barrio de Salamanca.


 43antiguo_salon_de_baile_del_museo_lazaro_galdiano

Antigua sala de baile. Museo Lázaro Galdiano, Madrid.



ALGUNAS PINTURAS


 9goya_el_aquelarre_museo_l_zaro_galdiano_madrid_1797_98

El aquelarre. Francisco de Goya, 1797–1798. Óleo sobre lienzo a partir de un fresco, 43 × 30 cm. Museo Lázaro Galdiano, Madrid.

El aquelarre es uno de los pequeños cuadros que pintó Francisco de Goya entre 1797 y 1798 para el palacio de recreo de los Duques de Osuna, en la finca que ellos tenían en la Alameda de Osuna (hoy Parque del Capricho), entonces a las afueras de Madrid, cerca del pueblo de Barajas. Más tarde, después de 1928, José Lázaro Galdiano lo compró para su colección particular y actualmente forma parte de los fondos pictóricos de la Fundación Lázaro Galdiano.

El lienzo muestra un ritual de aquelarre, presidido por el Gran Cabrón, una de las formas que toma el demonio, en el centro de la composición. A su alrededor aparecen brujas ancianas y jóvenes que le dan niños con los que, según la superchería de la época, se alimentaba. En el cielo, de noche, brilla la luna y se ven animales nocturnos volando (que podrían ser murciélagos). En la serie de la que forma parte se encuentran también otros cinco cuadros de similar temática y dimensiones, que son: Vuelo de brujas (Museo del Prado), El conjuro (Museo Lázaro Galdiano), La cocina de los brujos (colección privada, México), El hechizado por la fuerza (National Gallery de Londres) y El convidado de piedra (hoy en paradero desconocido).

La escena pertenece a la estética de «lo sublime terrible», caracterizada por la preceptiva artística de la época también en el prerromanticismo literario y musical y que tiene su paralelo en el Sturm und Drang alemán. Se trataba de provocar un desasosiego en el espectador con el carácter de pesadilla. En este cuadro y en la serie a la que pertenece se acentúan los tonos oscuros, y es por ello que la ambientación se sitúa en un paisaje nocturno. En el momento de la ejecución de esta serie, Goya se encuentra trabajando en Los caprichos con los cuales guarda una estrecha relación. El tema de la brujería estaba de actualidad entre los ilustrados españoles amigos del pintor, especialmente inclinado a él estaba Leandro Fernández de Moratín.


 20goya_y_lucientes_francisco_st_hermenegild_in_prision_google_art_project

San Hermeregildo en prisión. Francisco de Goya, 1799. Museo Lázaro Galdiano, Madrid.


 21goya_y_lucientes_francisco_saint_isabel_of_portugal_healing_the_wounds_of_a_sick_woman_google_art_project

Saint Isabel of Portugal Healing the Wounds of a Sick Woman. Francisco de Goya, 1799. Museo Lázaro Galdiano, Madrid.


 27goya_y_lucientes_francisco_the_threshing_floor_google_art_project

The Threshing Floor - 'La era'. 1786-87. Francisco de Goya. Museo Lázaro Galdiano, Madrid.


 8_hieronymus_bosch_saint_john_the_baptist_in_the_desert_google_art_project

San Juan Bautista en meditación. El Bosco, Hacia 1489 o después. Óleo sobre tabla, 48,5 × 40 cm. Museo Lázaro Galdiano, Madrid.

San Juan Bautista en meditación es un cuadro del pintor flamenco El Bosco, ejecutado en óleo sobre tabla que mide 48,5 centímetros de alto por 40 cm. de ancho. Se encuentra en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid (España).

Como el resto de la producción del Bosco, no hay unanimidad en cuanto a su datación. Unos autores señalan el periodo 1504-1505 (Combe, Cinotti), mientras que otros señalan 1490-1500 (Baldass, Koldeweij). Actualmente, se considera que es hacia 1489 o después.

Esta tabla, junto a la de San Juan en Patmos de Berlín parecen ser alas laterales de un retablo perdido, realizado para la Hermandad de Nuestra Señora, en la catedral de San Juan de Bolduque. Los dos santos Juanes son adorados como patronos de la catedral. Además, la visión de san Juan en Patmos era el emblema de la Hermandad. Koldeweijk cree que esta tabla, como la de Berlín, también estaría pintada por el reverso, muy probablemente el relato del nacimiento y la juventud de Jesús, quizá con un ave fénix en el centro, representando la venida y resurrección de Jesucristo.

Estuvo en la colección de José Lázaro. Se expuso por vez primera en una muestra celebrada en el Museo Boymans de Róterdam en 1936.

Son las primeras pinturas llamadas «meditativas», en las que el santo aparece inmerso en un paisaje idílico, con tonos cristalinos que recuerdan a la pintura de Giorgione. Vestido con un manto rojo, san Juan se apoya en una roca y medita con los ojos entrecerrados, al tiempo que señala al cordero.

El análisis reflectológico (1996-2012) ha puesto de manifiesto, en el interior de la granada y mirando hacia el centro del retablo, el rostro del donante de la obra, que por algún motivo fue más tarde repintado (foto Fundación Lázaro Galdiano). El personaje, en caso de tratarse del retablo de la Hermandad de Nuestra Señora para la catedral de Bolduque, como defiende Koldeweij, sería el cofrade jurado Jan van Vladeracken, prior en 1488-1489, época en la que el carpintero entregó a la Hermandad los postigos superiores externos.


 11giovanni_antonio_boltraffio_the_adolescent_saviour_google_art_project

El Salvador joven, cuadro del círculo de Leonardo da Vinci, 1490-95, atribuido actualmente a Giovanni Antonio Boltraffio o Marco d'Oggiono. Museo Lázaro Galdiano, Madrid.


 12el_greco_saint_francis_in_ecstasy_google_art_project

San Francisco en éxtasis, 1577-1580, de El Greco. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 13silva_vel_zquez_diego_de_head_of_a_girl_google_art_project

Cabeza de muchacha, Diego Velázquez, c. 1620-1624. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 14juan_carre_o_de_miranda_in_s_de_z_iga_countess_of_monterrey_google_art_project

Doña Inés de Zúñiga, condesa de Monterrey (¿?), 1660–1670, Juan Carreño de Miranda. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 15bartolom_esteban_murillo_saint_rose_of_lima_google_art_project

Santa Rosa de Lima, c. 1670, Bartolomé Esteban Murillo. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 33pereda_y_salgado_antonio_de_the_visitation_google_art_project

The Visitation. 1640-50. Antonio de Pereda y Salgado. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 42_1415356911_830092

Autorretrato de Pedro Berruguete. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 41benson_ambrosius_the_virgin_mary_with_the_child_jesus_in_a_shirt_google_art_project

The Virgin Mary with the Child Jesus in a Shirt. 1500-1550. Ambrosius Benson. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 31madrazo_y_kuntz_luis_de_cristina_de_roncali_y_gaviria_the_little_marquise_of_roncali_google_art_project

Cristina de Roncali y Gaviria, la Marquesa de Roncali. 1858. Luis de Madrazo y Kuntz. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 32mel_ndez_miguel_jacinto_portrait_of_queen_mar_a_luisa_gabriela_de_saboya_google_art_project

Retrato de la reina María Luisa Gabriela de Saboya. 1712. Miguel Jacinto Meléndez. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 40anguissola_sofonisba_portrait_of_a_young_lady_google_art_project

Portrait of a Young Lady. 1560. Sofonisba Anguissola. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 30l_pez_porta_a_vicente_juan_guti_rrez_de_le_n_leon_the_priest_google_art_project

Juan Gutiérrez de León, Leon el sacerdote. 1840. Vicente  López Portaña


 25eugenio_lucas_vel_zquez_allegorical_caprice_the_avarice_google_art_project

Capricho alegórico. La avaricia. Obra de Eugenio Lucas Velázquez. 1852. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 28lucas_vel_zquez_eugenio_a_venice_canal_google_art_project

A Venice Canal, 1868. Eugenio Lucas Velázquez. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 29lucas_vel_zquez_eugenio_lanscape_with_smugglers_google_art_project

Paisaje con contrabandistas. 1861. Eugenio Lucas Velázquez. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 16_juan_mart_n_cabezalero_the_communion_of_saint_theresa_google_art_project

La comunión de Santa Teresa, c. 1670, Juan Martín Cabezalero (antaño atribuida a Claudio Coello). Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 17_joshua_reynolds_lady_sondes_google_art_project

Lady Sondes, 1764, lienzo de Joshua Reynolds. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 18federico_de_madrazo_y_kuntz_gertrudis_gom_z_de_avellaneda_google_art_project

Gertrudis Gómez de Avellaneda, 1857, retratada por Federico de Madrazo. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 22cruz_diego_de_la_christ_child_among_doctors_google_art_project

Christ child among doctors. Diego de la Cruz. 1475-1500. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 24lucas_cranach_adoration_of_the_child_jesus_by_st_john_the_baptist_google_art_project

Adoration of The Child Jesus by St John the Baptist. Lucas Cranach. 1530-40. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 39blasco_de_gra_n_virgin_of_mos_n_esperandeu_de_santa_fe_google_art_project

Virgin of Mosén Esperandeu de Santa Fe. 1338-39. Blasco de Grañén. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 26gonz_lez_vel_zquez_zacar_as_manuela_gonz_lez_vel_zquez_playing_the_piano_google_art_project

Manuela González Velázquez, tocando el piano. 1820. Zacarías González Velázquez. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 19luis_paret_y_alc_zar_the_shop_google_art_project

La tienda del anticuario Geniani, 1772, Luis Paret y Alcázar. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 37p_rez_villaamil_jenaro_courtyard_of_the_infantado_palace_in_guadalajara_spain_google_art_project

Courtyard of the Infantado Palace in Guadalajara (Spain). 1838. Genaro Pérez Villaamil


 38lameyer_y_berenguer_francisco_a_moorish_fantasia_google_art_project

A Moorish Fantasia. 1860. Francisco Lameyer y Berenguer. Genaro Pérez Villaamil


 20tr_ptico_de_la_natividad_garc_a_del_barco_c_14575_1500_museo_l_zaro_galdiano_madrid

Tríptico de la Natividad. García del Barco,c. 14575-1500. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 24brueghel_jan_the_younger_the_animals_entering_noah_s_ark_google_art_project

Los animales entran en Arca de Noé.  Jan Brueghel el Joven. 1630-70. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 36roepel_coenraet_still_life_with_fruit_google_art_project

Still Life with fruit. 1720. Coenraet Roepel. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 34walscapelle_jacob_van_still_life_with_fruit_and_oysters_google_art_project

Still Life with fruit and oysters. 1680-85. Jacob van Walscapelle. Museo Lázaro Galdiano, Madrid


 35willeboirts_thomas_triumph_of_love_and_beauty_google_art_project

Triumph of Love and Beauty. 1630. Thomas Willeboirts. Museo Lázaro Galdiano, Madrid

Ver más obras en la Wikipedia



Eugenio Lucas Villamil en la Fundación Lázaro Galdiano


 60autorretrato_de_eugenio_lucas_villamil_con_traje_claro

Autorretrato de Eugenio Lucas Villamil con traje claro. 1910. Óleo sobre lienzo, 63,5 x 53,5 cm. Fundación Lázaro Galdiano. Se retrata de busto ante un fondo neutro, pulcramente vestido con traje claro y camisa de cuello duro, que prende la corbata con un pasador. Posa a sus 52 años, con gesto adusto, serio y el ceño fruncido, sosteniendo en la mano la paleta y los pinceles, instrumentos de su profesión.

Nacido en Madrid el 14 de enero de 1858, fruto de la relación entre el pintor Eugenio Lucas Velázquez y Francisca Villaamil, la biografía de Eugenio Lucas Villaamil –también conocido como Lucas «hijo»– ha tenido hasta hace unos años perfiles casi tan poco definidos como los de su pintura.

Tras iniciar su formación artística durante su niñez en el taller paterno, continuó sus estudios en la Escuela Especial de Pintura de Madrid, llegando a participar en tres ocasiones en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes. Así, en 1876, presentó dos obras: Italianas y Mendigo; en 1881 un pequeño cuadrito titulado Galanterías en el siglo XVIII y en 1884 la acuarela Después de la fiesta. Dibujo de Serra y el óleo Cuestión de honor, plasmándose ya en estos títulos la predilección de Lucas Villaamil por los cuadros de tipos, escenas de género y «casacón» ambientadas en el siglo XVIII; temas que ocuparían buena parte de su producción madura. Hábil copista de algunas de las pinturas de Goya que guarda el Prado, llegó a ser protegido del conocido coleccionista José Lázaro Galdiano, realizando para él varias pinturas murales para decorar su hotel de la calle Serrano –hoy convertido en el museo que lleva su nombre–; entre otras, la que representa a Goya rodeado de sus modelos.

Pintor de estilo extraordinariamente versátil, consiguió suplir sus discretas dotes artísticas con una indiscutible fecundidad creativa, especialmente atractiva en sus estampas del Madrid goyesco, resueltas con gran habilidad compositiva y alegría de color, con las que logró cierto éxito entre un tipo de clientela media, que le permitió sobrevivir, aunque nunca consiguiera introducirse en los grandes círculos artísticos públicos y oficiales de su tiempo, falleciendo en Madrid el 23 de enero de 1918.

La figura de Eugenio Lucas Villaamil se ha mantenido siempre a la sombra de su padre, en cuyas imitaciones, torpes y reiterativas, dejó lo peor de su arte, provocando a pesar de ello hasta nuestros días continuas confusiones de atribución, fomentadas a veces por oscuros intereses de mercado que en nada han favorecido la valoración estricta y objetiva de su personalidad.

 64eugenio_lucas_villamil_autorretrato_con_traje_oscuro

Eugenio Lucas Villamil. Autorretrato con traje oscuro. Hacia 1915. Óleo sobre lienzo, 63, x 50,8 cm. Fundación Lázaro Galdiano. De composición prácticamente idéntica al otro autorretrato del artista que se conserva en el Museo (Inv. 11530), éste debe fecharse seguramente algunos años después, según parecen indicar las huellas de la edad en el rostro de Lucas, de apariencia más magra y perfiles redondeados. Vestido con un traje oscuro, está resuelto con mayor jugosidad pictórica que aquél, al modelar su figura, y sobre todo la cabeza, con una materia más vibrante, de toques menudos y yuxtapuestos, que marcan las sombras y los brillos.



Frescos de Eugenio Lucas Villamil en el Palacio de la actual Fundación Lázaro Galdiano


 2techo_de_la_sala_de_musica

Techo de la Sala de Música. Actual Sala 8: "Arte español de los siglos XV y XVI". Fundación Lázaro Galdiano, Madrid. Obra de Eugenio Lucas Villaamil. Esta habitación fue en tiempos la Sala de Música del palacio. En él, Lucas Villamil representó los gustos musicales de la familia Lázaro-Florido pintando a diversos compositores de música clásica. Así, Richard Wagner aparece en primer plano acompañado de otros artistas, como Verdi, Chopin, Rossini, Beethoven, Mozart, o Liszt.


 4techo_del_gabinete_de_la_comedia

Techo del antiguo Gabinete de la Comedia. Actual sala 10, "Arte español de los Siglos de Oro". Fundación Lázaro Galdiano, Madrid. Obra de Eugenio Lucas Villaamil. Es un lugar en el que ahora podemos imaginar las tertulias que entonces mantendría Don José con sus invitados. Si alzamos la vista una vez más, veremos que Lucas Villamil escogió en esta ocasión una temática muy apropiada a la del conjunto de obras que hoy se exponen aquí, pues, en primer plano, tenemos representado al Fénix de los Ingenios, Lope de Vega, máximo exponente del Siglo de Oro de las letras españolas, el cual está rodeado de otros poetas, novelistas y dramaturgos de distintas épocas, plasmando así el gusto de Lázaro Galdiano.


 5_sala_11_arte_espa_ol_de_los_siglos_de_oro

Techo del antiguo Comedor de Gala. Actual Sala 11: "Arte español de los Siglos de Oro". Fundación Lázaro Galdiano, Madrid. Obra de Eugenio Lucas Villaamil. La forma alargada de esta sala ya nos da una pista de qué fue en origen: el antiguo Comedor de Gala de la casa palaciega. En el techo, Eugenio Lucas Villamil representó a varios dioses clásicos, como Baco, Ceres, Diana y Neptuno, aludiendo así a la temática de los alimentos: vino, agricultura, caza y las aguas, respectivamente.


 3techo_del_vestibulo_del_palacio

Techo del vestíbulo del palacio. Fundación Lázaro Galdiano. Obra de Eugenio Lucas Villaamil. "La imagen femenina en los siglos XVI y XVII", actual sala 9. En la cual fue antes el vestíbulo del palacio ya que, originariamente, el acceso se hacía por la entrada que hay en la Calle Claudio Coello; es por esto que su decoración, de estilo renacentista, es tan elaborada. Si alzamos la vista, veremos el homenaje que Lucas Villamil le hizo al pintor Francisco de Goya, quien aparece retratado en la esquina inferior derecha ; realizado al óleo sobre lienzo en 1906, se trata del primer encargo que Lázaro Galdiano le hizo al artista.


 7techo_salon_gotico

Techo Salón Gótico. Actual Sala 13: "Goya y sus contemporáneos". Fundación Lázaro Galdiano. Obra de Eugenio Lucas Villaamil. Esta estancia fue bautizada por Don José Lázaro como Salón Gótico y cumplía las funciones de recibidor para aquellos visitantes que accedieran al palacio por la Calle Serrano. Eugenio Lucas Villamil pintó en este techo “Las Artes reunidas”, representando así las aficiones del coleccionista.


 1techo_despacho_biblioteca

Techo del despacho de la biblioteca de Don Jose Lázaro Galdiano. Actual Sala 14: "Arte español del siglo XIX". Fundación Lázaro Galdiano, Madrid. Obra de Eugenio Lucas Villaamil. Será este último, como hemos visto en el resto de dependencias de esta planta, quien se encargue de la decoración pictórica del techo de esta sala que, originalmente, fue la escogida por Don José para instalar su despacho-biblioteca. Lucas Villamil pintó en este caso una “Exaltación de la Sabiduría y las Letras españolas”, para lo cual se inspiró en “La Era de la Reforma”, un fresco de Wilhelm von Kaulbach que decoraba la escalinata del Neues Museum de Berlín hasta que, por desgracia, fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Lourdes Morales Farfán / unaventanadesdemadrid.com

Leer más


 50_1415357454_886786

Vista patio del Museo Lázaro Galdiano.

  
 0_museo_l_zaro_galdiano_madrid_02

Vista del Museo Lázaro Galdiano desde la calle de Serrano.



PUES ESTO ES TODO AMIGOS, ESPERO QUE HAYÁIS DISFRUTADO CON LAS MARAVILLAS OBRAS REPRESENTADAS EN ESTA RECOPILACIÓN DEDICADA AL COQUETO Y MARAVILLOSO MUSEO LÁZARO GALDIANO.


Fuentes y agradecimientos: Fundación Lázaro Galdiano, unaventanadesdemadrid.com, pintura.aut.org, es.Wikipedia.org, jmasoc.com, elpais.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Friday, 07 November 2014, 11:51; edited 4 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
Gracias J.Luis por este nuevo museo de Lázaro Galdiano.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
Gracias xerbar, por tu interés... sabido es que estos trabajos que voluntariamente, estoy realizando para la sección de arte de tu foro, el que más disfruta soy yo, pues me llevan muchas horas recopilando información de aquí y de allá, hilvanando y contrastando información e imágenes de diversas fuentes, con lo cual preparo un guiso del que espero se beneficien otras gentes y si le sirven de algo las "exposiciones o retrospectivas" qué cocino, mejor qué mejor y si no pues me dedicaré a otras cosas.



Un saludo.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
J.Luis no me cabe duda de que tu trabajo es muy interesante y que las visitas al foro han aumentado gracias a estas galerias ya que las estadísticas así lo dicen.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
La historia de Europa en abanicos

La Fundación Lázaro Galdiano expone una colección con piezas del XVIII y el XIX


lacoleccindepaulaflorid

La colección de Paula Florido cuenta con 39 piezas. Sobre la puerta de acceso, un pericón o abanico de grandes dimensiones.
  
Algunos de los más suntuosos abanicos de Europa se muestran al público hasta el 16 de agosto en el palacete neo-renacentista que, entre las calles de Serrano y María de Molina, alberga la Fundación Lázaro Galdiano. Con el esplendor de sus refinadas hechuras, esta exposición de 39 piezas procedentes de los más distinguidos talleres ingleses, italianos y franceses de los siglos XVIII y XIX persigue conmemorar el centenario de una de las plataformas culturales privadas de mayor solera de España, cuyo museo pertenece a la primera línea de los de Madrid. Surgió del tesón de un coleccionista singular, el prócer del mismo nombre, que en el agónico final del siglo XIX quiso restañar las heridas causadas por la decadencia política hispana y eclipsarla con el destello de numerosas obras de arte y el más refinado ornato suntuario al alcance de sus posibilidades, que no eran, por cierto, escasas.

Cómplice de su pulsión colectora fue su esposa, la acaudalada triviuda argentina Paula Florido (1852-1931), que dio nombre al palacio convertido por ambos en potente foco de la vida cultural de la ciudad en los albores del siglo XX. Arte, lujo y sociabilidad reúne pues una selección de los 87 ejemplares de la colección de abanicos reunida por Paula Florido, que expresa la etapa de mayor auge de este adminículo personal asociado al mundo femenino, si bien fue compartido por los varones en sus orígenes, que algunos asocian a la civilización faraónica.

Los abanicos muestran su evolución tanto mecánica, en principio fueron de 90 grados de apertura, como plástica, al expresar las propuestas estéticas y los trasuntos figurativos más expresivos de cada época en su país, es decir, sobre la superficie de tela o papel que une sus varillas. Éstas eran en ocasiones de pedrería, nácar, marfil o mica transparente y a veces se integraban a la decoración del abanico mediante primorosos piqués y filigranas labradas con un esmero admirable, como la colección muestra.

Llama la atención un abanico realizado a propósito de la boda de Luis, Delfín de Francia, con la princesa española Teresa Rafaela, todo un documento de la política matrimonial franco-española. Por ende, los movimientos de abanico vertebraron un lenguaje versado hacia el cortejo galante, bien como reclamo seductor de la mirada, sea como potente parapeto para ocultar su rubor. La exposición ha sido organizada entre la fundación Lázaro Galdiano y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales del Ministerio de Cultura.



Cortejo galante


- Mover velozmente el abanico por parte de la dama significaba que mostraba un amor intenso por quien la contemplaba.

- Moverlo despacio implicaba que la dama estaba casada y que quien la miraba le resultaba indiferente.

- Cubrirse los ojos con el abanico alertaba sobre la vigilancia de terceros.

- Situar el abanico sobre los ojos demandaba: "¿Cuándo te puedo ver?".

- Ocultar el rostro con el abanico abierto quería decir: "Sígueme cuando me vaya".

- Abrir y cerrar aceleradamente el abanico exclamaba: "¡Cuidado, estoy comprometida!".

- Sujetarlo con ambas manos quería decir: "Es mejor que me olvides".

- Levantar los cabellos con el extremo del abanico significaba: "No te olvido".

- Cerrar el abanico de forma súbita y airada quería decir: "¡No, no y no!".


EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
Querella entre modernos y antiguos en el Lázaro Galdiano

Zurbarán, Goya, Tàpies y Baselitz dialogan en la fundación




avenzzarevisiteddelouis

Avenzza Revisited, de Louise Bourgeois, en la sala dedicada a Goya.

¿Quién ha puesto un tàpies cerca de aquel zurbarán? ¿Qué tienen que ver Barceló con el Greco o Antonio Saura con Goya? ¿Qué pintan las arañas de Louise Bourgeois en medio de una delicada colección de casullas? Preguntas como estas se formulan estos días en la Fundación Lázaro Galdiano, que ha dejado colarse en sus exquisitos salones 32 piezas de arte contemporáneo venidas de la Fundación María José Jove de A Coruña.

 
El preciosismo de los retablos de los primitivos españoles convive con Barceló 'Rampant', de Kandinsky, preside ahora el salón de baile del palacio

¿Qué hace esto aquí?, el título de la exposición, da una idea del estado de sorpresa que puede acompañar al espectador y de la filosofía que ha animado a las comisarias Marta García-Fajardo y Amparo López Redondo para esta muestra que mañana se abre al público: acabar con las brechas entre el mundo clásico y el moderno como universos irreconciliables y hermanar, por qué no, a sus hinchadas. El diálogo entre las obras de los artistas consagrados del siglo XX y XXI con los maestros históricos es poco común en los museos españoles, pero la práctica va arraigando en Italia o en Francia. El resultado es un espectáculo difícil de superar.

El viaje arranca en la gran sala dedicada a Goya, presidida por El aquelarre y Las brujas. El desasosiego lo pone una pieza con un lenguaje bien distinto pero igual de contundente: Avenzza Revisited, esculpida en 1968 por Louise Bourgeois. Georg Baselitz recrea su visión de la muerte ante un grabado de Goya con la obra Dix. Los salones de molduras doradas y frescos en los techos dan paso a sorpresas como el rincón ocupado por Juan Muñoz y la enana Sara en el espejo. Admirador entregado a la obra de Velázquez, su personaje está situada junto al retrato de doña Inés de Zúñiga, de Juan Carreño de Miranda.

El salón de baile del palacio, antiguo centro de reuniones de la aristocracia, de la burguesía y la intelectualidad, se ha transformado en un rincón de homenaje a la música que animó aquellas reuniones: la obra Rampant (1934), de Wassily Kandinsky acompaña al retrato de Manuela González Velázquez. El preciosismo y lujo de los retablos de los primitivos españoles que ocupan uno de los grandes salones de la colección conviven con desparpajo con Barceló y Tàpies, dos artistas heterodoxos que trabajan la materia con sus propias manos. Junto a la delicadeza casi oriental de la Virgen de mosén Sperandeu, pintada en el siglo XV por Blasco de Grañén, el Torax (1978) de Tàpies es toda una inmersión en el mundo primitivo de las cavernas cuando las manos y los pigmentos más primarios bastaban para crear obras de arte imperecederas.

Pero los contrastes no acaban en esa planta. El surrealismo de Maruja Mallo y Óscar Domínguez y sus reflexiones sobre lo efímero tienen como contrapunto a los maestros holandeses del XVII, inspiradores de gran parte de la pintura de siglos posteriores. En este espacio se incluye en un gesto revestido de literalidad la reinterpretación que el Equipo Crónica hace de la obra de Pieter Brueghel y un retrato de mujer de Fernand Léger.

El discurso expositivo solo se rompe para prestar atención a tres artistas cuyos formatos complican el diálogo. El espacio destinado en origen a sede editorial lo ocupan piezas clásicas del arte contemporáneo. Una de ellas es la escultura de madera Retén, de Francisco Leiro, un homenaje del artista a quienes se juegan la vida protegiendo los bosques de los fuegos. Habitación vegetal, de Cristina Iglesias, instalada de un modo que permite jugar con la comunicación arquitectónica del edificio principal, arropa la pieza de Leiro y da paso a la obra más monumental de la exposición: Am Grunde der Moldau / Drei Kaiser, de Anselm Kiefer, una instalación que plantea una radical crítica a todas las guerras. Pintura y escultura componen un paisaje desolador en donde el azul y el gris muestran la imagen de la desolación y la muerte.

Las arañas madres y tejedoras de Louise Bourgeois colocadas en la planta dedicada a los tejidos cierra un diálogo en el que la conclusión final es que todo el arte, sin fecha de nacimiento ni certificado de origen, comparte un mismo lenguaje y muchos más puntos en común de lo que se aprecia a simple vista.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
Los dibujos secretos de El Bosco


Una investigación internacional desvela sorprendentes detalles en 'Las meditaciones de San Juan Bautista' del museo Lázaro Galdiano de Madrid



deelbosco

Retícula de las 'Meditaciones de San Juan Bautista', de El Bosco / FUNDACIÓN LÁZARO GALDIANO

Las meditaciones de San Juan Bautista, pintada por El Bosco entre 1485 y 1510, es una de las obras más conocidas del Museo Lázaro Galdiano. En el cuadro, 60 por 40 centímetros, el santo aparece rodeado por extrañas montañas (espejo de la lujuria y el pecado), animales de granja mezclados con criaturas extrañas y plantas fantástica propias de una película de ciencia ficción. En esa tabla destaca lo que podría ser una especie de granada trepadora. En la restauración realizada por el museo en 1995, se intuía la existencia de una figura masculina ocupando la parte central de la fruta. Ahora se puede ver casi cada detalle de la cabeza y el dibujo que realizó el artista antes de pintar y se sabe que, como hizo en otras obras, el rostro corresponde al donante, la persona que encargó la obra. ¿Por qué lo hizo desaparecer? Las causas pueden ser muchas: no le agradó al pagador. No funcionó la composición a ojos del artista. Se arrepintió sobre la marcha y la imagen del mecenas queda como otros muchos arrepentimientos del artista...

Los descubrimientos que hoy miércoles da a conocer el Lázaro Galdiano sobre una de sus joyas más famosas es debido al trabajo de investigación que desde hace un año realiza el Bosch Research and Conservation Project para revaluar la obra fundamental de El Bosco. Con un presupuesto de dos millones de euros, el equipo estudia alrededor de cincuenta obras maestras que formarán parte de la exposición que en 2016 se le dedicará en el Noordbrabants Museum de Hertogenbosch (el Museo de Brabante ) a propósito de los cinco siglos que su muerte. Brabante es la región en la que vino al mundo el maestro de Brueghel el Viejo, donde, sin embargo, no poseen ninguna obra del pintor. Todas las piezas que entonces se exhiban serán prestadas por museos y coleccionistas privados.

Pero antes de que la exposición se pueda disfrutar, Matthijs Ilsink explica en los talleres del Lázano Galdiano en qué consiste el trabajo del equipo que él coordina. Acompañado de tres expertos que no despegan la vista del ordenador, Ilsink señala la cámara que a unos cinco centímetros de distancia fotografía sin parar Las meditaciones de San Juan Bautista. Con luz visible e infrarroja, la cámara va tomando macrofotografías que, divididas en cuadrículas, dan detalles del cuadro que hasta ahora nunca se habían podido ver. Al menos, con tal nitidez.

Ilsink aclara que no se trata de desenmascarar falsas atribuciones (caso de Rembrandt) ni aportar nuevos descubrimientos (aunque sí estudian algunos cuadros de su entorno). “Se trata de conocer la obra de El Bosco hasta el último detalle. No solo las figuras ocultas que se están descubriendo en algunos de sus trabajos, sino de analizar como era su pincelada (fina en unos casos, gruesa en sus comienzos) y que no volcaba la pintura directamente, como otros pintores flamencos, sino que, previamente, dibujaba cada elemento con todo detalle, incluidos los sombreados”.

Amparo López Redondo, conservadora jefe de la Fundación Lázaro Galdiano, pone todo el entusiasmo del mundo para detallar otros asuntos fundamentales que confirman las nuevas pruebas. Como, por ejemplo, que este cuadro presenta tantas similitudes con el San Juan en Patmos que conserva el Staatliche Museo de Berlín que se puede asegurar que ambos cuadros forman parte de un tríptico escultórico con dos tablas. Una vez descubierto el hecho de que la planta oculta una figura humana que se intentó hacer desaparecer del cuadro, la explicación que manejan los expertos es que se cortó la parte inferior y se rehizo la pieza manteniendo los elementos primitivos.


alaizquierdaundibujoocu

A la izquierda, un dibujo oculto tras una granada (en el centro). / FUNDACIÓN LÁZARO GALDIANO

Aunque en España puede haber una docena de obras de El Bosco, el equipo investigador seguirá su gira en cuanto concluya el trabajo en el Lázaro Galdiano. Ilsink explica que solo se fotografían los que pueden aportar novedades para entender la esencia de la obra de El Bosco. El Prado tiene una de las mejores representaciones del mundo, gracias al fervor que Felipe II profesaba por este pintor. En sus salas se encuentra El carro de heno, La Adoración de los magos, El jardín de las delicias, Los siete pecados capitales o Las tentaciones de San Antonio. En el palacio de San Lorenzo de El Escorial se exhibe otra de las grandes obras de El Bosco: Jesús con la cruz a cuestas.

Las meditaciones de San Juan Bautista consta como propiedad del Lázaro Galdiano desde 1913. En 1936, antes de que comenzara la Guerra Civil, el museo Boymans van Beuningen de Rotterdam se había llevado el cuadro para una exposición. Al estallar la guerra, la pinacoteca holandesa se ofreció a custodiar la obra y el Galdiano aceptó. Durante la Segunda Guerra Mundial, el cuadro se salva de las llamas que consumieron la ciudad gracias a que junto a otros muchos fue escondido en una gruta. Pasada la guerra, y pese a las numerosas ofertas económicas recibidas, Jerónimo Seisdedos -entonces conservador del Prado- viajó a Rotterdam para llevar el cuadro a Madrid. Lo entregó el 2 de abril de 1949.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
Las pinturas de "El Bosco"


57722699

Ver vídeo: http://www.rtve.es/alacarta/videos/...-bosco/1330814/

Las pinturas de "El Bosco" suelen calificarse como misteriosas, oníricas y llenas de fantasía. Lo cierto es que casi 500 años después de su muerte, sus obras siguen dando sorpresas. Ahora un equipo internacional de investigadores del arte ha desvelado en Madrid lo que oculta "Las meditaciones de San Juan Bautista".



rtve.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
Lázaro Galdiano, un bibliófilo en los tiempos del ebook


La fundación del coleccionista homenajea su figura en el 150 aniversario de su nacimiento con una exposición de sus mejores piezas
 


 user_50_0detalle_del_cartel_de_la_exposici_n_con_una_imagen_de_jos_l_zaro_galdiano

Detalle del cartel de la exposición, con una imagen de José Lázaro Galdiano.

José Lázaro Galdiano amó la cultura, los libros y la cultura del libro por encima de todas las cosas. Ahora, en plena era digital, cuando se cumplen 150 años de su nacimiento, su fundación le dedica una exposición que exhibe 60 joyas bibliográficas de los fondos de su Biblioteca. La muestra, que se inaugura este lunes, guía al visitante por la trayectoria de esta figura que, a caballo entre los siglos XIX y XX, supo aunar sus dos pasiones, el amor a la cultura y el compromiso cívico, poniéndolas al servicio del desarrollo del país.

A través de la exhibición de 60 piezas, la exposición, comisariada por Juan Antonio Yeves, propone una relectura de las colecciones del museo, en dos secciones. La primera presenta al personaje cuyo perfil, complejo y actual, compaginaba las facetas de intelectual, editor de La España Moderna, coleccionista y aficionado al arte y a los libros desde su juventud y viajero infatigable.

En la segunda parte, las obras maestras del arte universal que se exponen en el Museo aparecen acompañadas, por primera vez, por incunables y documentos históricos de época, que los contextualizan y explican. El visitante descubrirá aquí al José Lázaro coleccionista, dotado de una intuición contemporánea que le condujo a valorar por igual todas las artes y a hacerse con estas joyas bibliográficas, de interés y belleza parangonables a la colección expuesta en el Museo, pero que por razones de conservación son custodiadas en la Biblioteca de la Fundación mostrándose en ocasiones únicas como la presente.

Así, se podrán ver las cartas de Goya, el Libro de Retratos de Francisco Pacheco, maestro de Velázquez, manuscrito adquirido por José Lázaro en 1920, uno de los más conocidos de su biblioteca; los Dibujos de Berruguete, El Ceremonial de la Consagración y Coronación de los reyes y reinas de Aragón del siglo XIV, las cartas autógrafas de Goya y Lope de Vega, y El Sueño de Polífilo de Francesco Colonna, entre otras piezas.


 user_50_0a_la_izquierda_un_grabado_de_goya_a_la_derecha_detalle_del_lbum_de_dibujos_de_berruguete

A la izquierda, un grabado de Goya. A la derecha, detalle del álbum de dibujos de Berruguete.

A través del recorrido, la Fundación Lázaro Galdiano quiere evocar el universo intelectual de comienzos del siglo XX. José Lázaro convirtió su casa en un compendio de cultura. Un espacio escogido, donde el círculo selecto de sus amistades podía conocer, disfrutar y comentar sus variadas preferencias bibliográficas y artísticas, en tertulias eruditas y cultas donde saber y progreso se daban la mano.


Página web oficial de la Fundación Lázaro Galdiano: http://www.flg.es/agenda/contenido/...ro-galdiano.htm

Web del blog oficial del Museo Lázaro Galdiano: http://museolazarogaldiano.wordpress.com/



elcultural.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
El coleccionismo también es un arte


El Lázaro Galdiano acoge 70 obras del acervo del galerista Leandro Navarro



user_50_1350502021_032978_1350502127_noticia_normal

Leandro Navarro, ante dos obras de José Gutiérrez Solana. / BERNARDO PÉREZ

El sobrino de Hermógenes, acuarela de Benjamín Palencia, fue el primer hito de su largo camino de coleccionista. Corría 1956 y pagó por ella 15.000 pesetas. Medio siglo después, la colección del galerista Leandro Navarro (Madrid, 1927) sigue girando en torno a perdurables hechizos como el paisajismo, la figuración española del siglo XX y Gutiérrez Solana, siempre Gutiérrez Solana. El sutil pintor de los matices del negro más español es pieza fundamental en el acervo de Navarro, que mide estos días sus fuerzas de coleccionista de arte con el legendario José Lázaro Galdiano (1862-1947) en el palacete madrileño de la fundación que lleva su nombre.

Allí, las pinturas y esculturas de la colección personal de Navarro se exponen en paralelo a los fondos del museo. Bajo el eficaz título de Coleccionismo al cuadrado, la muestra compone una peculiar biografía del propietario de las obras a través de 70 piezas expuestas, con nombres como los de María Blanchard, Domínguez, Torres García, Antonio López, Carmen Laffon, Pablo Gargallo, Zabaleta, Barjola o Lucian Freud.

Navarro ha escogido personalmente las pinturas, dibujos y esculturas de la exposición. Cada una cuenta una historia personal, como parte de un todo existencial, que arranca con media docena de imponentes cuadros de Gutiérrez Solana (cuatro óleos y dos acuarelas). Es el testimonio de una pasión que compartió con su mujer, Conchita. Desde el inicio queda clara,por tanto, la implicación biográfica de las obras expuestas; no corresponden a la galería, habitualmente cuelgan de las paredes de sus viviendas en Madrid y El Escorial.

“Jamás he vendido nada de mi colección. Siempre he mantenido que lo expuesto en la tienda puede subir a la casa. Nunca al revés”, señala. “Y a veces me he metido en aventuras difíciles de sostener económicamente. Pero cuando elegíamos una obra, no era para especular con ella. Ese, creo, tiene que ser el espíritu de un buen coleccionista”. Considerado un histórico en el negocio de las galerías de arte en España, Navarro desgrana los recuerdos de sus comienzos con la también pionera Juana Mordó: “Ella se decantó más por el informalismo y yo por la figuración, aunque incluyéramos otras tendencias en nuestras galerías”.

Abogado de profesión, descubrió pronto que su futuro estaba en el arte y en el trato con los artistas. Asegura que nunca ha dado un pelotazo con sus representados, pero está convencido de que tampoco se ha equivocado. ¿Algún arrepentimiento? “No. Creo que ninguno demasiado grave. A la vista está. ¡Si hasta puedo acompañar a un coleccionista como Lázaro Galdiano!”.

Un asunto ciertamente más espinoso resulta el del futuro de las galerías. “Lejos de eliminar trabas burocráticas, han subido el IVA de manera que ya es imposible competir. España ha sido siempre muy difícil, pero ahora será imposible mantener los negocios”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
‘Las jóvenes’ de Goya visitan el Lázaro Galdiano


Propiedad del Museo de Bellas Artes de Lille, la obra cuelga dentro del Salón de Baile del palacete de Serrano, junto a Adami y Goya la versión pop que Equipo Crónica realizó de La Leocadia.



user_50_1354899973_261118_1354904247_noticia_grande

Goya contrastado en el Lázaro Galdiano. El cuadro solo había vuelto a España en 1996.

Como todos los grandes museos del mundo, el Lázaro Galdiano intercambia sus grandes obras con otros centros nacionales e internacionales para enriquecer su muy importante colección permanente. Esta vez, la visita de Las jóvenes, ha venido a completar la sección dedicada a Goya, en la que se encuentran joyas como La magdalena penitente, El aquelarre, Las brujas y La era o El verano, además de incontables grabados. La obra muestra a una maya vestida de negro con una carta en la mano. Otra mujer situada detrás de ella sostiene una sombrilla. A los pies de la maja, un pequeño perrito brinca para llamar la atención de su dueña. La misteriosa atmósfera que el pintor aragonés recrea en el cuadro, lo convierte en una de sus grandes obras maestras.

Amparo López Redondo, conservadora del museo, asegura que en muy contadas ocasiones el cuadro ha salido del museo de Lille. En España, desde su salida en 1825, solo ha vuelto en una ocasión y fue para participar en la gran exposición que El Prado dedicó a Goya en 1996.

El lienzo fue pintado por Francisco de Goya en torno a 1814 y permaneció entre sus bienes hasta la muerte del artista. Después, Javier Goya único hijo superviviente de los que el pintor tuvo con Josefa Bayeu lo vendió al barón Taylor para formar parte de la Galería española de Louis Phillipe en el Louvre, subastado después por Christie’s en 1853 fue adquirido por 21 libras por Durlacher. Veinte años más tarde la suscripción popular hizo que fuese comprado junto a Las ancianas o El tiempo al marchante Warnechky depositado en el Museo de Lille.

El cuadro, de gran formato, tiene algo de mágico, de intrigante y de agridulce sabor. López Redondo señala que contiene la crudeza característica de la mirada de Goya después de la guerra. “Bajo un acontecimiento trivial como es la lectura de una pequeña carta, retrata la contrastada y desigual situación de las mujeres de su época. Es un lienzo cargado de dureza pero esperanzador al tiempo”.


user_50_una_maja_vestida_de_negro_sostiene_en_sus_manos_una_carta_francisco_de_goya

Una maja vestida de negro sostiene en sus manos una carta. Francisco de Goya.

Técnicamente, la obra es representativa de ese nuevo momento que vive el artista. Bajo la línea de la ropa blanca, la masa de mujeres, un grupo de lavanderas, aparecen amontonadas y con el rostro indefinido. No hay complacencia. Estas mujeres, detalla la conservadora “están dibujadas con una técnica muy acuosa, muy diluida, tan solo esbozadas en negro como si se tratara de una aguada o un dibujo de tinta , los trazos que las componen no las dibujan sino que mas bien delimitan masas, insinúan movimientos corpulentos y graves”.

Sobre la línea del horizonte de la composición, toda la luz del cuadro estalla en el rostro y el pecho de la maja. El dibujo es perfecto y la mujer resplandece. Amparo López Redondo recuerda que podría tratarse de Leocadia Weiss, la última compañera del artista y que en el momento de ser retratada podría estar embarazada. La carta era una noticia feliz. “Es una pintura absolutamente moderna. Las pinceladas con las que dibuja los encajes de los sobrepuños, la mantilla, el pelo o el negro de la falda son una anticipación de Matisse.”


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
Un ejército blanco invade las salas del Lázaro Galdiano


El museo madrileño abre por primera vez todas sus plantas para acoger una exposición

El artista cree que pocos espacios pueden ser tan adecuados para su obra




user_50_1358974204_509905_1358974457_noticia_normal

'An illuminated head for Blinky P' (2010), de Roig, ante el 'San Diego de Alcalá', de Zurbarán. / Alvaro Garcia

Entre los altos plátanos de los jardines del Lázaro Galdiano, a 10 metros de altura y visible desde la calle Serrano, cuelga una escultura de forma humana y blanco resplandeciente. Muy cerca, entre los matorrales del suelo, se ven las piernas de otro hombre semiescondido. Podrían ser dos piezas de la escenificación de un drama, pero también pueden ser una evocación de la idea de catarsis, una idea con la que Bernardí Roig (Palma de Mallorca, 1965) juega en toda su obra y que lleva al límite en la exposición El coleccionista de obsesiones que el próximo jueves inaugura en la Fundación Lázaro Galdiano, en Madrid. El palacete del mítico coleccionista abre por primera vez las puertas de todas sus plantas, incluidos los sótanos, a las perturbadoras figuras luminosas cargadas de fluorescentes que pueblan la obra del artista mallorquín. Un vídeo de 14 minutos titulado Ejercicios de invisibilidad (2012), protagonizado por el propio artista, con los ojos grapados y grandes luminosos sobre sus hombros, recorre a ciegas cada una de las salas del museo mostrando las imágenes acumuladas de la belleza que alberga el edificio.

La exposición es una especie de antológica en la que el comisario José Jiménez y Bernardí Roig han seleccionado las piezas que mejor representan las obsesiones y temas del artista. Admirador y visitante frecuente del museo desde que en 1987 alquiló su primer estudio, en la calle María de Molina, Roig cree que pocos espacios como este pueden ser más adecuados para dar rienda suelta a sus fijaciones artísticas. “Buscamos un enfoque que, de alguna manera, estuviera relacionado con el coleccionismo. La exposición habla de mí, de mis miedos, de mis afectos, de mis obsesiones. Eso es lo que yo colecciono y lo que está en toda mi obra”.

Bernardí Roig ya tiene experiencia en confrontar sus esculturas y dibujos con fondos de museos clásicos. En 2009, en Ca'Pesaro en Venecia, sus esculturas salpicaron las galerías del viejo museo en un tenso diálogo entre clasicismo y modernidad. Aquí no hay diálogo. “Aquí hay un espacio compartido. Es un monólogo. En Venecia, la confrontación era seca. Aquí es más gelatinosa en el sentido de que está lubricada, no es violenta. No choca. He trabajado sin dejarme apabullar por el hecho de que mis piezas surjan en medio de Goya, de Velázquez o de Zurbarán. He mirado de reojo, pero sin sentir su presión”.


 user_50_1358974204_509905_1358974713_sumario_normal

Bernardi Roig en su taller en Mallorca. / Tolo Ramón

Las 17 obras que integran la exposición, salvo la titulada Práctica para chupar el mundo, producida por el Ministerio de Cultura, han sido cedidas por sus galeristas: Bernd Klüser (Munich), Cardi (Milan), Mario Mouroner (Viena) y Max Estrella en Madrid .

En la entrada principal, en la primera vitrina con la que se encuentra el visitante, se expone la pieza-joya que puede verse como un compendio de la muestra. Es Blow up (The book) (2011). Es un volumen abierto que contiene 21 fotograbados, de 70 por 50 centímetros, sacados de la instalación que con ese mismo título realizó en Bruselas en 2010.

En la misma planta, ante el retrato de San Diego de Alcalá de Zurbarán, Roig ha instalado An Illuminated head for Blinky P. (2010). Es la imagen de un hombre a escala real, con los pantalones caídos y la boca desmesuradamente abierta, con la mano escondida en la espalda y los dedos de la mano formando una pistola. Como en otros casos, Roig utiliza a personas de su entorno como modelos. En este caso es su dentista mallorquín, Tolo Vich, quien hace las veces de anestesista cuando Roig ejecuta sus piezas más arriesgadas y llega a coserse la boca como hizo para el video Der Italianen que el viernes inaugura en Viena.

En el atrio de la segunda planta del edificio, está L’uomo della luce (2007), una escultura de resina de poliéster, a tamaño real, cargada con 80 fluorescentes de 36 watios, que la figura arrastra a modo de cola de traje de novia. Es la imagen del narrador, de la imposibilidad y de la fatiga. “Ha visto demasiado y por eso ha sido condenado a la ceguera”, explica Roig ante una de sus piezas más conocidas y espectaculares.

En la sala de armaduras, en el antiguo acceso principal al palacete, ante la calle Claudio Coello, se encuentra Ejercicio para desocupar el cuerpo (2012). Es el molde de yeso, primera vez que se muestra, de la obra Perplexity exercices (2008). La sala queda así convertida en un homenaje al vacío. “Esas armaduras nunca han sido utilizadas. no tienen heridas de guerra, no han sido ensuciadas por la sangre”, comenta Roig. “Pero en todas ellas, incluido el molde, tendría que haber habido alguna vez un cuerpo. La sala se ha convertido en un recuerdo para los cuerpos ausentes”.

La creación de la exposición ha tenido mucho de aventura. Roig conocía a fondo las salas del museo y se había parado ya muchas veces ante el retrato de Gertrudis Gómez de Avellaneda, de Federico de Madrazo, su obra favorita. Pero desconocía las tripas, la cocina y los laberínticos pasadizos secretos que recorren los sótanos del edificio. El pasillo que comunica el palacete con el pabellón, depósito permanente de ejemplares de la revista Goya, ha sido ahora ocupado por un resplandeciente hombre blanco colgado que, en medio de este almacén de conocimiento, se contorsiona intentando acercar su cabeza a una tibia bombilla. Ejercicios para chupar la luz (2012). “Esa luz está como un fotograma congelado de una película, siempre a punto de ser lamida por alguien que tiene las manos atadas a la espalda”, aclara este artista cuya obra está repleta de referencias cinematográficas y que asegura que La cinta blanca de Michael Haneke es la mejor película de todos los tiempos.

Vesela Stretenovic, conservadora de Arte Moderno y Contemporáneo de la Phillips Collection de Washington, escribe en el catálogo de la exposición que la obra de Roig evoca la idea de catarsis como una purga o purificación de emociones que equilibra la piedad y el miedo, pero también momo metáfora del singular placer trágico, la sensación de lavarse o de limpiarse.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
Madrid. Bernardí Roig. El coleccionista de obsesiones. Fundación Lázaro Galdiano. Del 25 de enero al 20 de mayo de 2013.



Bernardí Roig en la Fundación Lázaro Galdiano



user_50_1_1_1362503448_185893

La Fundación Lázaro Galdiano (Madrid) acoge la exposición El coleccionista de obsesiones, de Bernardí Roig (Palma de Mallorca, 1965), uno de los artistas contemporáneos españoles más relevantes en el panorama internacional.

En la muestra se plantea un diálogo entre los fondos del museo, obras maestras del arte y joyas bibliográficas y documentales de la historia española y universal, con la obra plástica de Roig.


user_50_1_3_1362503478_632958

Según señala el comisario de la exposición, José Jiménez, se trata de "un diálogo a través de las obras del artista: dibujos, esculturas, vídeos, algunas de ellas especialmente producidas para esta muestra, con los distintos aspectos y modulaciones que configuran el coleccionismo de Lázaro Galdiano, tal como éstos se muestran y despliegan en los espacios de la Fundación".

El concepto del proyecto responde a la idea de que el propio artista es un coleccionista pero no de objetos o piezas, sino de representaciones plásticas, de ideas que se encarnan en sus obras. "El artista es también un coleccionista, pero un coleccionista de obsesiones, aquellas que va plasmando en su trabajo en busca de la realización de la obra, ese impulso obsesivo hacia la búsqueda de lo imposible", afirma el comisario.


user_50_1_4_1362503507_744915

En el caso de Roig, la incomunicación del hombre contemporáneo, la muerte, el viaje interior y la soledad, son algunas de las obsesiones presentes en su obra.  En su trabajo conviven estructuras abstractas y reminiscencias de la figuración, con repertorios heredados de artistas como Antonioni, Duchamp, Malevitch, Bruce Nauman o Klossowsky.

El montaje de la exposición rompe las barreras de las salas del museo para abrir nuevos espacios expositivos, habitualmente cerrados al público, y otros como los jardines o las terrazas del Palacio Parque Florido, a las obras de este creador. Roig expuso por última vez en Madrid en 2011 en la Galería Max Estrella su proyecto Der Italianer y su última exposición, Walking on faces, en la Lonja de Palma de Mallorca, fue visitada por más de 220.000 personas.


user_50_escultura_de_bernard_roig_en_la_fundaci_n_l_zaro_galdiano_en_madrid

Escultura de Bernardí Roig, en la Fundación Lázaro Galdiano, en Madrid.



hoyesarte.com / elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO 
 
El museo se abre a los parados


La directora de Conservación del Lázaro Galdiano, Amparo López, lanza cursos para desempleados de larga duración de más de 40 años



user_50_1373488870_771429_1373489551_noticia_grande

Amparo López, conservadora jefe del museo Lázaro Galdiano. / ÁLVARO GARCÍA

Para Amparo López (Segovia, 1958) el arte es un lugar de contacto emocional, estético y ético de la humanidad entera. Conservadora del Lázaro Galdiano desde 1998, es de las que opina que el arte no es un mundo cerrado para el disfrute de unos pocos privilegiados. “Es un lenguaje”, explica “cuyo conocimiento facilita conocer al otro y a nosotros mismos, permite atravesar el tiempo y conectar al hombre contemporáneo con el de hace siglos y también a las antípodas entre sí. Una obra de arte es capaz de transportarte al lugar y la sensibilidad de quien la creó, enseñarte un orden de las cosas en las mentes de otras personas e identificar el tuyo propio”.

Como cualquier otra cosa que valga la pena Amparo López requiere aprendizaje y dedicación para su pleno disfrute. Y en unos momentos como los que corren con un drama personal en cada uno de los más de seis millones de parados que hay en España, esta mujer de origen obrero (padre tipógrafo y madre modista) ha puesto en marcha unos cursos básicos de arte, gratuitos, para hacer más llevadera la angustia de los que han perdido el trabajo.

Destinados a parados de larga duración, de más de 40 años y con una formación que no supere el COU o la Formación Profesional, el curso, (titulado Entender el Arte), la iniciativa ha tenido una acogida espléndida. 250 personas se apuntaron el primer día en el que la oferta apareció en el tablón de anuncios de las oficinas del paro. Las clases las imparte la propia conservadora con ayuda de dos entusiastas becarios en un espacio cedido por el Lázaro Galdiano.

“La respuesta es emocionante”, cuenta Amparo López. “La gente está deseando tener una oportunidad para distraerse y aprender. Creo que el momento de que los museos arrimemos el hombro con ayudas de este tipo. Aquí, ahora mismo estamos desbordados y sería buenos que otros centros similares se sumaran a la propuesta”, añade a renglón seguido.

La idea se le ocurrió cuando durante una visita a Segovia vio a su madre muy contenta porque había empezado a hacer unos cursos de ampliación de conocimientos en un centro de la tercera edad. “La felicidad de esa mujer por poder aprender más cosas pese a su edad, me hizo pensar en que teníamos que hacer algo aquí rápidamente”, recuerda. La directora del museo, Elena Hernando, apoyó desde el principio la iniciativa. “Y aquí estamos”.

Amparo López descubrió el mundo del arte cuando desde muy pequeña su padre la traía a Madrid a ver museos y le mostraba las iglesias románicas de Segovia. En este especial universo ha conocido grandes satisfacciones. Profesionalmente cree que su mayor logro fue montar junto a Marta García Fajardo la exposición ¿Qué hace esto aquí? en la que se mezclaron fondos del Lázaro y de la Fundación Jove, piezas de arte contemporáneo y arte clásico dialogando entre sí. “Relacionar y enfrentar a la Bourgeois con Goya y sus arañas con las dalmáticas del XVIII, a Saura con Sofonisba Anguissola o los bodegones holandeses del XVII con los de Maruja Mallo, marcó un antes y un después en la historia de este museo”. Su segundo mejor momento en el museo ocurrió un sábado en el que, por sorpresa, apareció Lula da Silva para ver el museo. “Me aguantó el rollo durante dos horas. Fue una gran satisfacción personal”, reconoce.

Los momentos malos tienen que ver con la falta de dinero. La entristece la disminución de visitas escolares por falta de recursos dedicados a la enseñanza. “Sería muy triste no poder continuar con este proyecto de cursos para parados a partir de julio por carecer de medios para costearlos. Es tristísimo que la asistencia a museos en España esté disminuyendo, porque además de recursos faltan ánimos para disfrutar del arte entre otras bondades de la vida”, suelta con cierta pesadumbre.


elpais.com



 

Una iniciativa de la Lázaro Galdiano digna de admirar.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO (MADRID) 
 
En el Museo Lázaro Galdiano hasta el 20/03/2016


Exposición temporal "Colección Lázaro de Nueva York"


 04_1452380511_137971

Desde el 3 de diciembre se puede visitar, en el Museo Lázaro Galdiano, la exposición “Colección Lázaro de Nueva York”. Esta muestra ayuda a conocer mejor la figura de José Lázaro como coleccionista, así como su estancia en Estados Unidos entre 1939 y 1944. Lázaro, infatigable filántropo, enamorado del arte y la cultura, aprovechó su estancia en Norteamérica para codearse con destacados coleccionistas, marchantes de arte, historiadores y conservadores, a la vez que buscaba piezas con las que agrandar su ya nutrida colección de Arte y Bibliofilia.

Instalado en el Hotel Pierre de la Quinta Avenida, próximo a las galerías más importantes de Nueva York, José Lázaro compaginó su vocación de coleccionista con la de historiador, impartiendo conferencias sobre arte español en el Institute of Fine Arts, con cuyo fundador y director, el hispanista Walter W. S. Cook, fraguó una gran amistad.

Obras destacadas de la Colección Lázaro en Nueva York

La colección, formada únicamente con las compras realizadas durante los cinco años de estancia en Norteamérica, refleja el gusto de Lázaro hacia la Edad Media y el Renacimiento. Entre las obras adquiridas destacan la Taza Aldobrandini, magnífica pieza de plata dedicada al emperador Julio César, incluida en un proyecto de investigación iniciado en 2014 que lleva a cabo el Metropolitan Museum; la bella escultura italiana de la Madonna Cernazai, procedente de la colección del magnate W. Randolph Hearst; la pintura de Eugenio Lucas Velázquez conocida como Capricho alegórico; manuscritos, libros miniados y numerosas piezas de plata, bronce, marfil o joyas adquiridas en las galerías de Parke-Bernet, Hammer o en la Galería Anderson, en la que se hizo con un importante lote de dibujos y acuarelas.

Reloj de sol díptico alemán en el Museo Lázaro Galdiano


 5reloj_de_sol_museo_lazaro_galdiano

Thomas Tucher: Reloj de sol díptico, Nüremberg (ca. 1620). Marfil y latón. Museo Lázaro Galdiano. Nº Inventario 2873

La exposición de 1945

De regreso a España en marzo de 1945, decidió dejar depositadas las más de mil obras adquiridas en las galerías neoyorquinas y a coleccionistas norteamericanos, en el Museo Nacional de Arte Antiga de Lisboa. Unos meses después, en el verano de 1945, una selección de estas piezas, que conforman lo que se ha denominado “Colección de Nueva York”, se expuso en las salas del museo portugués. De esta muestra se cumplen ahora sesenta años.

Finalmente, Lázaro pudo traerlas a España en 1947, unos meses antes de su muerte. Estas obras, unidas a las de sus otras dos colecciones, la de Madrid y la de París, constituyen la Colección Lázaro.

La exposición actual

La exposición se articula en dos ámbitos. El primero destaca las obras más importantes de la Colección incluidas en la exposición permanente del Museo, algunas de ellas obras maestras como la Taza Aldobrandini, el Braserillo con las armas del duque de Borgoña o la Madonna Cernazai. El segundo, en la sala 6 del museo, recoge una variada selección de piezas que no forman parte de la exposición permanente, y que por tanto no están a la vista del público, como los esmaltes Botkin, algunas joyas, marfiles, piezas de platería, monedas, medallas, bronces, dibujos o manuscritos, abarcando una cronología que va desde la Antigüedad hasta finales del siglo XIX... Más info
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO (MADRID) 
 
El Lázaro Galdiano como Arca de Noé

Santiago Ydáñez introduce sus obras en la colección del museo



 00_1455094463_535256

Obras de Santiago Ydáñez en su estudio.

Una de las piezas más especiales de la colección del Museo Lázaro Galdiano es una urna cineraria creada en el siglo XVI para albergar las cenizas de un ruiseñor que había hecho compañía y deleitado con su canto a una dama llamada Luscinia Philomena. La pieza, situada en el vestíbulo del museo, está ahora acompañada de un gran retrato del recordado pájaro recreado por Santiago Ydáñez (Puente de Génave, 1967).

Es la primera de las 50 obras que este artista residente en Berlín ha introducido en el museo mezclándolas con la colección permanente. Es la segunda vez que un artista contemporáneo reinterpreta el museo (el primero fue Enrique Marty). La muestra, que se puede ver hasta el 14 de mayo, es un simbólico arranque del programa Madrid Capital Animal, un proyecto cultural que se celebrará en mayo para acercar la cultura, el arte y los animales.

Para detectar las obras de Santiago Ydáñez hay que recorrer muy atentamente las salas del museo. Instaladas como si siempre hubieran estado ahí, se camuflan en las vitrinas o en las paredes como una prolongación de la colección permanente. El artista no ha intervenido directamente sobre ninguna de las joyas clásicas del museo, sino que ha creado paisajes, retratos de animales y personas siguiendo indicaciones del comisario, Rafael Doctor, al frente de Madrid Capital Animal.

Para esta reinterpretación, Ydáñez se ha inspirado en algunas de las obras que más le han impresionado en la colección Lázaro: pinturas de Goya, Cranach, El Bosco, Orley, Anguissola. Si hubiera que señalar una, su dedo se dirigiría a La entrada al Arca de Noé, de Brueghel el Joven. De ahí proceden muchos de los animales que ilustran las preciosas cajas de coleccionista similares a las que atesoraba Lázaro Galdiano y que Ydáñez ha encontrado en mercadillos españoles y alemanes.

Según Rafael Doctor, el reto de la exposición ha consistido en mirar a la colección permanente buscando un acercamiento a algunos de los animales que aparecen representados en sus obras y, al mismo tiempo, detenerse en algunos paisajes de esos cuadros de animales y otros de autores clásicos allí representados.

Las pinturas de Ydáñez se aproximan también a los ejemplares únicos de libros que apasionaban a Lázaro (reunió más de 20.000), a su colección de tejidos, objetos suntuarios e incluso armaduras. En el Edificio de la España Moderna se exponen cuatro grandes lienzos que estaban destinados a adornar los vanos de las paredes exteriores del museo pero que, ante la negativa del Ayuntamiento de Madrid, han tenido que ser trasladados al interior. Están inspirados en Campesinos a la entrada de una gruta / La Buenaventura, de Teniers; La entrada al Arca de Noé; o Meditaciones de San Juan Bautista, de El Bosco.

El artista, en su versión, deja todo el protagonismo a un animal y limpia el cuadro de las figuras y acompañamientos del original. El caballo, considerado uno de los puentes que existe entre el mundo salvaje y el hombre, se convierten así en protagonista de tres de estas obras. En la cuarta coloca un hermoso perro, símbolo de lo más noble de nuestra especie.

Para estimular la contemplación de la colección y de la exposición, el museo propone a los espectadores que, a la salida, señalen cuáles son las obras invitadas. Quienes sean capaces de distinguirlas, consiguen una obra del artista en pequeño formato.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO (MADRID) 
 
Exposición en el Museo Lázaro Galdiano hasta el 11 de septiembre de 2016.



'Artilugios bosquianos' de Sjon Brands



 05_1464861547_930471

Una de Sjon Brands.

El artista holandés Sjon Brands ((Tilburg, 1948) trae al Museo Lázaro Galdiano sus artilugios fabricados con elementos cotidianos y de desecho, que bien podrían ser la materialización en 3D de los seres fantásticos que pululan por las pinturas de El Bosco, con una fuerte impronta dadaísta. La muestra, que dialoga con la añeja colección del museo, complementa a la gran exposición que ofrece el Museo del Prado con motivo del quinto centenario del pintor holandés. Ambas pueden verse hasta el 11 de septiembre.


 02_1464861343_228032

En la imagen, la obra, Ratoncillo, de Sjon Brands.


 01_1464861278_862184

En la imagen, la obra, Gajilla de las torres.


 03_1464861446_444330

Barrigón.


 04_1464861474_422054

Soplador de lluvias.


 06_1464861578_403646

Cuervo de agua.


 07_1464861610_782911

Carraca primaveral.


 08_1464861642_174539

Avetorro Blanco.


 09_1464861692_500568

Rapaz salado.


 10_1464861739_660457

Arrendajo isleño.


 11_1464861773_769685

El artista holandés Sjon Brands fotografiado en el Museo Lázaro Galdiano.



elpais.com / Claudio Álvarez
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO (MADRID) 
 
Exposición temporal en el Museo Lázaro Galdiano



"Artilugios bosquianos: Sjon Brands"



 00000_1464861924_509506

Para celebrar el V centenario de la muerte de Hieronymus van Aeken, El Bosco, el Museo Lázaro Galdiano ha invitado al artista holandés Sjon Brands que, inspirándose en El Jardín de las Delicias y en movimientos más recientes como Dada, del que también se cumple este año su centenario, ofrece una relectura contemporánea de la obra del pintor de ‘s-Hertogenbosch. “Artilugios bosquianos” es una traviesa exhibición de criaturas absurdas y coloridas construidas con los objetos más variopintos (plumas de avestruz, coladores de té, lámparas, botellas, interruptores, engranajes, cepillos, cucharones, calaveras...), que parecen directamente escapadas de las surrealistas rarezas del mundo de El Bosco. En ella, los pájaros del paraíso dadaístas creados por Brands sobrevuelan el Salón de Baile de la antigua mansión de José Lázaro como los metamórficos seres voladores de El Bosco, cubriendo los cielos con enigmáticas historias. Otros artilugios bosquianos conviven con los exquisitos objetos de la colección, animándonos a desacralizar la obra de arte y apreciar con una nueva mirada los materiales de desecho.


Más info
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO (MADRID) 
 
Los pájaros de El Bosco

El artista Sjon Brands llena el Museo Lázaro Galdiano de criaturas sacadas de los cuadros del pintor holandés



 00000_1465038490_250707

Sjon Brands posa frente a una de sus esculturas. / CLAUDIO ÁLVAREZ

Es como si los pájaros y otras de esas extrañas criaturas que habitan los cuadros de El Bosco hubieran escapado de su realidad bidimensional y hubieran llegado al muy tridimensional Museo Lázaro Galdiano, donde dialogan con las obras de tiempos pretéritos que atesoró el filántropo y coleccionista. Son los Artilugios bosquianos, la exposición que trae el artista holandés Sjon Brands con motivo del quinto centenario de El Bosco, en una muestra que complementa la gran exposición que por motivo de la efeméride se puede ver en el Museo del Prado. Ambas permanecerán hasta el 11 de septiembre.

Las figuras de Brands (Tilburg, 1948) son pájaros, aeronaves y otros seres inclasificables fabricados con todo tipo de objetos cotidianos y de desecho que usamos en el día a día: cucharas de madera, viejas válvulas de radio, sacacorchos, calaveras de pequeños animales, latas de tomate o wasabi, tazas de porcelana y plumas por doquier. “Tengo mi casa llena de estos cachivaches, muchas veces me cuesta ir de la cama al ordenador", bromea el artista.

“Cuando en Google Earth se pudo ver El Jardín de la Delicias digitalizado a altísima definición me pasé dos semanas inmerso en ese mundo, haciendo zoom y asombrado siempre de encontrar cosas nuevas. Eso se hizo palpable en mi obra, aunque no me di cuenta hasta que alguien me lo señaló”, dice Brands. También estos artefactos de fantasía son inagotables, llenos de rincones y pequeñas escenas, como funerales, bandas de música, hombres trasladando árboles muertos, los mismísimos Romeo y Julieta y hasta referencias de actualidad, como por ejemplo a la indiferencia de la Unión Europea hacia los refugiados sirios.

“Ese sentido de la narrativa también coincide con El Bosco”, dice la comisaria y conservadora-jefe del museo, Amparo López, “en ambos casos se muestran historias que el espectador puede jugar a completar, algo muy propio del arte moderno”. Porque, además del quinto centenario bosquiano, también se cumplen cien años del nacimiento del dadaísmo, otro de los movimientos de los que bebe Brands: “Soy un gran seguidor del dadaísta alemán Kurt Schwitters, alguien al que no le gustaba crear partiendo de un concepto prefijado, sino que se iba inspirando sobre la marcha con los objetos que se iba encontrando y todas las cosas, poemas u obras que iba conociendo”.

La exposición es un paso más del empeño del Lázaro Galdiano en poner en contacto el arte actual con el arte de su colección, como ya hicieron al traer las colecciones de los mayores coleccionistas españoles de videoarte, la de Jozami o exposiciones como la actual de José Manuel Ballester, titulada Paisajes encontrados: El Bosco, El Greco y Goya. En este caso, con los pájaros de Brands sobrevolando abigarrados espacios como el Salón de Baile del museo, todo adquiere un tinte onírico.

Hoy mismo, dentro de las actividades relacionadas con la exposición y el centenario se celebra en el museo un concierto del trío holandés New Royal Flaminga Band en el que interpretará composiciones del siglo XV, en el que vivió el artista holandés.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO LÁZARO GALDIANO (MADRID) 
 
Todos los niños son Juanito Laguna

Una muestra en el museo Lázaro Galdiano de Madrid expone obras de Antonio Berni pertenecientes a la serie de su personaje más famoso



 01_1484932366_960745
 
Imagen de la exposición. / Sergio Barrenechea (EFE)

"El arte parte de lo individual para saltar al contexto social". La voz monocorde y elevada (era sordo) de Antonio Berni (Rosario, 1905 - Buenos Aires, 1981), quizá el artista argentino más importante del Siglo XX, resuena en el museo Lázaro Galdiano de Madrid. Un vídeo con material de archivo del artista le muestra en pleno proceso creativo, sugiriendo claves de su arte. La muestra Antonio Berni: entre la expedición fotográfica y la reinvención del grabado, inaugurada hoy y visible hasta el 12 de marzo, reivindica la vigencia de la obra de Berni y se consagra a uno de sus personajes más famosos: Juanito Laguna, reflejo de los niños de arrabal de la periferia de Buenos Aires.

La obra de Berni se junta en un país que fue clave para su formación. “Para un artista ir a Europa era como ir a la Meca. Berni pasó un curso en Madrid, en el año 1925”, explica Diana Wechsler, comisaria de la muestra. “Aquí, además de asistir a ponencias en la Academia, visitó la muestra de La Sociedad de Artistas Ibéricos. Aquello, como decimos, le partió la cabeza. Le mostró un nuevo cauce de experimentación para su arte”. Tras su paso por España, Berni se movió a París, donde completó su formación en aquel paraíso bohemio del París de los años 20.

Estuvo presente en las conversaciones del París de los años 20 que fracturaron el surrealismo, y él se puso de parte del Partido Comunista, hizo de su arte un instrumento social”, cuenta Wechsler. A su vuelta a Argentina en los años 30, comenzó a recopilar material fotográfico de los arrabales. “Ese sería el germen posterior de Juanito Laguna, junto con Ramona Montiel, su personaje más famoso”, indica.

Las imágenes de la muestra sorprenden por su tamaño y su potencia visual. Un niño en cuclillas que pesca un cangrejo geométrico; un niño desnudo, colgando de una palmera recta, mirando al visitante; también, descalzo de un solo pie, un niño volando una cometa cuyo color contrasta con el tono lúgubre del resto de la obra. Todos los niños son Juanito Laguna. Y todos son Antonio Berni. “Juanito es un poco mi personalidad”, se oye la voz de Berni, como guiando la exposición. “Un niño de extramuros de Buenos Aires, o de cualquier capital de América Latina. Es un reflejo de todos los Juanitos del mundo, amigos míos de chico, niños con los que jugaba en la calle…”. Un niño que cobró vida en forma de xilografías, impresiones realizadas con planchas de madera grabadas, a las que muchas veces incorpora otros materiales formando un collage.

“Yo hacía apuntes por las barriadas, y me di cuenta de que la pintura no me alcanzaba para la intensidad expresiva que buscaba”, cuenta el artista desde la pantalla. “Así que empecé a juntar por la calle lo que encontraba y lo iba incorporando a la tela”. Latas, plásticos, cajones eliminados por las fábricas. Lo que el famoso crítico de arte francés Pierre Restany definió como la “humanización del desecho industrial” y que es ya parte indivisible de la obra de Berni.

El componente reivindicativo de Berni no terminaba con la denuncia de la pobreza. El pasado octubre, una exposición en Buenos Aires mostró más de 200 dibujos inéditos, encontrados durante una mudanza, que ilustraban la represión de la dictadura de Videla, que el artista no vio terminar.

A la muestra de la serie de Juanito Laguna, que le dio a Berni el en 1962 el Gran Premio en la Bienal de Venecia, la completan otros dos cuadros del artista y abundante material de sus archivos. Una publicación de 1963 muestra algunas de las imágenes tomadas por Berni, niños pequeños arando un campo. El niño pobre en la pintura existencialista de Antonio Berni, se titula el texto. La exposición estará visible hasta el 12 de marzo y formará parte de la feria ARCO, que arranca el 22 de febrero y de la que Argentina será el país invitado.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events