Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
DE MENA, Pedro
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post DE MENA, Pedro 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al escultor barroco granadino, Pedro de Mena, continuador de la obra de su padre Alonso de Mena, llegando incluso a superarla. También colaboró con el gran maestro Alonso Cano, del que su obra quedó muy influenciada.

Gracias a la colaboración con Alonso Cano, Mena pudo asimilar unos procedimientos de trabajo más elaborados y un nuevo concepto estético que desarrolló por la vía de la perfección técnica y el realismo. El gran prestigio alcanzado en Granada y la recomendación de Cano, fueron decisivos para recibir, en 1658, el encargo de la sillería de coro de la catedral de Málaga, en la que desarrolló una iconografía de gran variedad en figuras casi exentas...

Pedro de Mena y Medrano (Granada, agosto de 1628 - Málaga, 13 de octubre de 1688), fue un escultor del barroco español.

Hijo de Alonso de Mena, famoso escultor, empezó a trabajar con éste. Al fallecer éste, cuando tenía 18 años, prosiguió su labor con el escultor Bernardo de Mora y siguió su formación cuando conoció a Alonso Cano, que se acababa de instalar en Granada en 1652. Gracias a esta colaboración, Mena pudo asimilar unos procedimientos de trabajo más elaborados y un nuevo concepto estético que desarrolló por la vía de la perfección técnica y el realismo. El gran prestigio alcanzado en Granada fue decisivo para que recibiese en 1658 el encargo de la sillería de coro de la Catedral de la Encarnación de Málaga que estaba en construcción, en la que desarrolló una iconografía de gran variedad en figuras casi exentas.

En 1662 realizó un viaje a la Corte, y allí creó dos de sus obras más famosas: el San Francisco de la Catedral de Toledo y la Magdalena de la Casa Profesa de los jesuitas en Madrid, imprescindibles en el repertorio de las más importantes esculturas del siglo XVII español.


 07_1491034172_377884

San Acisclo, de Pedro de Mena. The Hispanic Society of America. Pieza expuesta en el Museo del Prado en 2017

El conocimiento de las obras y artistas castellanos le llevará a simplificar a partir de ahora las formas y volúmenes de sus figuras, sobrecargando en cambio su contenido espiritual. Algunas de sus creaciones de este momento (San Pedro de Alcántara, San Francisco, Magdalena Penitente, etc.) parecen la definición de estados del alma sólo envueltos por la materialidad indispensable para ser captados.

Volvió a Málaga, donde recibió gran acogida, dónde recibió gran cantidad de encargos, cosa que le obligó a utilizar con más frecuencia al trabajo de taller y tendió a simplificar su trabajo, aunque nunca faltó calidad, realizando algunas obras maestras.

Su fama le permitió tener una clientela insigne, acompañada de una vida acomodada y recibió en esa época la distinción de "Escultor de la Catedral de Toledo".


 11_1491035091_197865

Cristo de la Buena Muerte de Pedro de Mena. Traslado de los Titulares de la Congregación de Mena: Convento Hnas. de la Cruz (Málaga, 2015)

Una de sus obras más famosas fue el Cristo de la Buena Muerte de Málaga (Titular de la Congregación de Mena) protector de la Legión Española. Obra que tenía los brazos muy cortos cosa que Mena hizo a propósito para que luciera más en la iglesia y convento de Santo Domingo. Esta gran obra fue descuartizada en las turbas que arrasaron los conventos de Málaga la noche del 13 de Mayo de 1931. El tronco deformado fue rescatado y guardado en Santo Domingo pero esa noche la turba se apoderó de nuevo de Santo Domingo y la Virgen de Belén otra obra suya fue aplastada y del Cristo de la Buena Muerte nada más se supo. Pero todavía se cree que un trozo grande del tronco quedó escondido en algún lugar de Málaga. De él queda la pierna izquierda que tiene guardada la Congregación y fue rescatada por Paco Palma García. Más tarde se hizo otro Cristo de la Buena Muerte obra de Francisco Palma Burgos que todavía se sigue llamando "El Cristo de Mena" y procesiona por Málaga en la noche del Jueves Santo.


 0museo_diocesano_y_catedralicio_de_valladolid_ecce_homo_y_virgen_dolorosa_pedro_de_mena_1673

Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid, Ecce Homo y Virgen Dolorosa (Pedro de Mena, 1673)


Obras

    - Magdalena penitente. Museo Nacional del Prado (Madrid).
    - Magdalena penitente. Real Iglesia de San Miguel y San Julián de Valladolid.
    - Magdalena penitente. Iglesia de la Magdalena de Valladolid.
    - Soledad y Quinta Angustia. Cabra (Córdoba) (Atribuida)
    - San Pedro de Alcántara. Museo Nacional Colegio de San Gregorio (Valladolid).
    - Bustos en pareja de Ecce Homo y Dolorosa. Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid.
    - Bustos en pareja de Ecce Homo y Dolorosa. Museo del Císter, Málaga.
    - Bustos en pareja de Ecce Homo y Dolorosa. Museo de Bellas Artes de Málaga.
    - Sillería alta del coro de la Catedral de la Encarnación de Málaga.
    - San Francisco de Asís en la Catedral de Toledo.
    - Los Reyes Católicos. Catedral de Granada.
    - Los Reyes Católicos. Catedral de Málaga.
    - La Dolorosa, en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid.
    - San Pascual Baylón. Museo catedralicio de Málaga.
    - Inmaculada. Iglesia de San Nicolás de Bari (Murcia).
    - María Santísima de la Esperanza. Pontificia y Real Archicofradía del Dulce nombre de Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza Coronada. Basílica de la Esperanza (Málaga)
    - Inmaculada. Museo del Císter, Málaga.
    - Inmaculada. Seminario de Málaga, (recientemente descubierta).
    - San Juan Bautista Niño, (1674), Museo de Bellas Artes de Sevilla.
    - Grupo escultórico del Sagrado Lavatorio. Ermita de Dios Padre de Lucena.
    - Cristo de la Buena Muerte y Ánimas (Cristo de Mena). Iglesia de Santo Domingo (destruido en la quema de conventos de 1931; parte de una pierna no quemada completamente de la escultura original se exhibe en el museo del Palacio Episcopal, y el pie lo guarda la agrupación de Mena)
    - Virgen de Belén. Iglesia de Santo Domingo (destruido en 1931)
    - Cristo de la misericordia. Parroquia del Carmen (destruido 1931)
    - Ecce homo y Dolorosa. Parroquia del Carmen (destruido en 1931)
    - Ecce homo. Sacristía mayor de la catedral de Cuenca.
    - La Soledad. Parroquia de San Pablo (destruido en 1931)
    - Virgen de las Lágrimas. Iglesia de los Santos Mártires (Málaga)|Parroquia de los Mártires (destruido en 1931)
    - San Pedro de Alcántara. Iglesia de los Santos Mártires (destruido en 1931)
    - Bustos de jesuitas. Parroquia de Santiago Apóstol (destruido en 1931)
    - San Juan de Dios. Parroquia de Santiago Apóstol(destruido en 1931)
    - Dolorosa de las Servitas. Parroquia de San Felipe Neri (destruido en 1931)
    - Santa Ana. Parroquia de San Felipe Neri (destruido en 1931)
    - San José. Parroquia de San Felipe Neri (destruido en 1931)
    - San Joaquín. Parroquia de San Felipe Neri (destruido en 1931)
    - Dolorosa. Iglesia de San Agustín (destruido en 1931)
    - Dolorosa. Basílica y Real Santuario de Santa María de la Victoria (Málaga).
    - Dolorosa de la Catedral de la Encarnación de Málaga.
    - Niño en la cuna. Museo del Císter, Málaga.
    - Aparición de la Virgen a San Antonio de Padua. Museo de Bellas Artes de Málaga.
    - Busto de Dolorosa. Convento de San José de Málaga, similar a la Dolorosa de Cuenca. (destruido en 1931)
    - San Elías. Iglesia de la Encarnación. Alcaudete (Jaén)

Los restos de Pedro de Mena están en el convento del Cister y muy cerca de éste la casa donde vivió y murió. Al lado de sus restos se encuentra una Virgen que reproduce las facciones de su hija, monja del convento del Cister.

Espero que la recopilación que he realizado de este escultor español sea de vuestro interés, y en la mdida de lo posible contribuya en su divulgación.





 1busto_de_pedro_de_mena_en_la_calle_afligidos_de_m_laga_junto_a_la_que_fue_su_casa_taller

Busto de Pedro de Mena en la Calle Afligidos de Málaga, junto a la que fue su casa-taller.




Algunas obras


Magdalena penitente

Pedro de Mena es especialmente reconocido por sus esculturas de María Magdalena en situación suplicante, que ha sido denominada como Magdalena Penitente.


 0pedro_de_mena_magdalena_penitente_1422355210_467757

Magdalena Penitente. Pedro de Mena. Madera policromada, 171 x 52 x 61 cm. Obra actualmente conservada en el Museo Nacional del Prado.

Concebida con un intenso realismo, destaca en ella el bello rostro consumido por un fervoroso sentimiento de místico amor, magníficamente reflejado en la emotiva mirada dirigida al crucifijo que sostiene con una de sus manos, aislando a la santa del entorno y desligándola del mundo terrenal. Destaca el virtuosismo de la talla, con el que consigue magníficos efectos realistas en el tratamiento de las calidades.


 0pedro_de_mena_magdalena_penitente_2

María Magdalena contempla un crucifijo que sostiene con la mano izquierda, mientras dirige su mano derecha hacia el pecho, indicando su amor y devoción hacia Jesucristo. Su expresivo y afilado rostro, la mirada triste y la boca entreabierta quedan enmarcados por la larga cabellera que le cae sobre la espalda, los hombros y el busto. El movimiento iniciado por su pie izquierdo queda suavizado por un áspero y rígido hábito de palma, que oculta la anatomía de la santa.

La obra de Pedro de Mena es uno de los mejores ejemplos del lenguaje realista cargado de emoción y religiosidad de la escultura barroca española. El éxito de las representaciones de la Magdalena durante el siglo XVII fue enorme, como personificación del concepto de arrepentimiento cristiano. Pese a ser una iconografía poco utilizada en la escuela andaluza, tuvo gran aceptación en Castilla, conociéndose varios ejemplos similares.

Fue realizada para la casa profesa de los jesuitas de Madrid, durante un viaje que Pedro de Mena realizó de Granada a la corte a mediados de los años sesenta.



 24_1422374097_803865

Magdalena penitente. Madera policromada. Museo Nacional de Escultura, Valladolid. Procedencia: Iglesia de la Magdalena de Valladolid. Obra de Pedro de Mena.

Dimensiones:
Cruz: Altura = 52 cm; Anchura = 34 cm; Profundidad = 8 cm
Figura: Altura = 165 cm; Anchura = 52 cm; Profundidad = 61 cm
Peana: Altura = 6 cm; Anchura = 51 cm; Profundidad = 62 cm

Descripción: En 1663, durante su estancia en Madrid, Pedro de Mena recibio el encargo de esta Magdalena penitente para la Casa Profesa de Jesuitas de la capital, que realizó a su vuelta a Málaga en 1664 -según consta en las tres inscripciones de su peana-, inspirándose en otra escultura del mismo tema conservada, al menos desde 1615, en el convento madrileño de las Descalzas Reales y relacionada con la producción del maestro vallisoletano Gregorio Fernández.

Partiendo de un modelo ajeno, Mena realiza una de sus creaciones más personales y una de las cumbres de la plástica hispana. Resuelta con esencial simplicidad, la figura se envuelve en una rígida estera de palma concentrando la expresividad en el rostro y las manos; demacrada por la penitencia, sumida en una dolorida reflexión se abstrae en un mudo diálogo místico con el Crucifijo que sostiene en la izquierda, mientras se lleva la derecha al pecho en un explícito gesto exaltación contenida. La extraordinaria calidad de la talla se completa con una magnífica policromía naturalista haciendo de esta escultura una de las que mejor reflejan la habilidad técnica de Mena.

Casa Profesa de la Compañía de Jesús    : Tras el éxito alcanzado con la terminación de la sillería de la Catedral de Málaga en 1662, Pedro de Mena, quizás aconsejado por Alonso Cano, decide viajar a Madrid al año siguiente con intención de extender sus contactos comerciales y al mismo tiempo, empaparse de la obra madrileña del mismo Cano, su maestro, de la de los grandes escultores del momento (Pereira, Sánchez Barba o Herrera Barnuevo), así como de las abundantes esculturas de la escuela castellana o importadas de Flandes e Italia para ornato del largo número de iglesias y conventos existentes en la Corte.

Fruto de este viaje, además del título de escultor de la Catedral de Toledo en mayo de 1663, fue el encargo de una escultura de la Magdalena como penitente con destino a la Casa Profesa de Jesuitas de la capital. La escultura, de tamaño natural, fue realizada a su retorno a Málaga en 1664 según declaran las inscripciones de las tres cartelas de su peana ("Faciebat Anno 1664 / Petrus D Mena y Medrano / Granatensis, Malace"). Su iconografía, más habitual en el medio pictórico, como símbolo de la penitencia, de la salvación y del amor místico, se inspira directamente en otra escultura del mismo tema conservada al menos desde 1615 en el convento madrileño de las Descalzas Reales y relacionada con la producción del maestro vallisoletano Gregorio Fernández.

A partir de tal precedente Mena realiza una de sus creaciones más personales: envuelta en una rígida estera de palma y con el rostro demacrado por la penitencia, la santa arrepentida dirige su anhelante mirada al crucifijo al tiempo que lleva su diestra al pecho en un expresivo gesto de místico arrobamiento. La magistral conjunción de una soberbia policromía naturalista, de una labor de talla cuya maestría incita al espectador a la contemplación detenida junto con la alta calidad de expresión de la imagen ensimismada en místico diálogo, hacen de esta escultura la más exacta expresión del arrepentimiento y una de las cumbres de la plástica hispana.

La escultura, ya elogiada por Palomino en 1715 por "su perfección y expresión de afecto" y objeto de poemas laudatorios, ha tenido una azarosa historia: expulsados en 1767 los jesuitas, la Casa Profesa pasó a ser oratorio de los filipenses con la advocación de San Felipe Neri hasta la desamortización de 1835; entonces fue trasladada al convento de las Salesas Reales de la Visitación de donde salió tras los sucesos revolucionarios de 1868 con destino al Museo de la Trinidad, cuyas colecciones fueron, en 1872, incorporadas a las del Museo Nacional del Prado; por entonces fue nuevamente depositada en las Salesas hasta 1921, fecha que retornó al Museo del Prado, institución a la que pertenece y que mantiene en depósito en este museo desde 1933.


 12magdalena_penitente_escuela_de_pedro_de_mena_iglesia_de_san_miguel_valladolid

Magdalena penitente. Escuela de Pedro de Mena. Real Iglesia de San Miguel y San Julián de Valladolid.



Ecce Homo y Dolorosas


 ecce_homo_dsc04641

Ecce Homo, de Pedro de Mena (1680) de 63 cm de alto, en madera policromada y parcialmente dorada.

El Ecce Homo es la representación del momento en que después de ser azotado Jesús, con corona de espinas, manto y soga al cuello, es mostrado por Poncio Pilato al pueblo según el evangelio de Juan (19, 5) y dice: Ecce Homo, («este es el hombre»), que es lo que dará nombre a esta iconografía. Aunque hay realizaciones anteriores tanto en pintura como en escultura, es durante el Barroco cuando se encuentran más muestras ejecutadas por artistas en la pintura (Tiziano) como en la escultura (Alonso Berruguete, Juan de Juni, Diego de Siloé y sobre todo, Gregorio Fernández).23 No obstante, Mena optó por la realización bustos de Ecce Homo. Estas esculturas responden a la necesidad de devociones familiares o conventuales; todas son de dimensiones relativamente pequeñas. Además del Ecce Homo que custodia el Museo catedralicio de Valladolid, hay otros dos en el Museo Nacional Colegio de San Gregorio: el que se expone habitualmente, y otro más, adquirido en 2008.

El Cristo puede representarse de medio cuerpo con una altura de unos 95 cm y se corta la imagen por debajo de las caderas, con las manos cruzadas y con los atributos de corona de espinas, soga y caña, como los ejemplares de Budia en Guadalajara y el de las Descalzas Reales en Madrid. Otro modelo tiene el busto hasta los pectorales, con los brazos y las manos atadas y los atributos pertinentes, como el de las Madres Mercedarias de Madrid. Por último, el tipo más numeroso es el del busto corto representado hasta el arranque de los brazos, con la soga colgada del cuello y la corona de espinas, logrando el impacto principal con la policromía del rostro. Entre ellos están el del convento de la Concepción de Zamora y el de la casa Profesa de Ciudad de México.


 1dolorosa_de_busto_corto_del_museo_diocesano_y_catedralicio_de_valladolid

Dolorosa de busto corto, de Pedro de Mena, del Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid.

Como los Ecce Homo, las Dolorosas están realizadas con los mismos tipos y mismas medidas, siendo el más corriente el de medio busto, donde aparece la Virgen con los brazos completos, como la guardada en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, la del Museo de Bella Artes de Granada, o la de las Descalzas Reales también de Madrid, de medio cuerpo con túnica roja, velo blanco y manto azul, con una mano sobre el pecho y la otra extendida, en el rostro los ojos entornados con la boca entreabierta y lágrimas sobre las mejillas, con dolor contenido; el modelado es sobrio y la talla de los paños finísima.

Una de las creaciones singulares de la escultura granadina atribuida a Mena, es la de emparejar ambos bustos. Entre éstos destacan el grupo del monasterio de las Descalzas Reales, fechados en 1673, los procedentes de la iglesia parroquial de Valdestillas que se guardan en el Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid, de la iglesia de San Luis de los Franceses de Sevilla o los de la iglesia de San Pedro de Lima


 dolorosa_dsc06921

Mater Dolorosa, de Pedro de Mena (1670) de 64 cm de alto, en madera policromada y parcialmente dorada.

Pedro de Mena (1628-1688) trabajó siempre, desde que entró en el taller de su padre, Alonso de Mena, sobre imaginería religiosa. Su obra (muy amplia y con una presencia importante de series y de revisiones sobre los mismos temas) se caracteriza por un gran virtuosismo en las texturas y una contención expresiva que transmiten un mayor realismo e intimidad en el tratamiento de lo divino.


 2la_dolorosa_pedro_de_mena_mrabasf_01

La Dolorosa, de Pedro de Mena, talla de madera policromada, conservada en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid.


 3ecce_homo_del_museo_diocesano_y_catedralicio_de_valladolid_se_ve_c_mo_la_policrom_a_da_car_cter_a_la_talla

Ecce Homo, de Pedro de Mena del Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid, se ve cómo la policromía da carácter a la talla.


 23_pedro_de_mena

Virgen Dolorosa. Colección particular. Obra del escultor barroco Pedro de Mena, es una fantástica talla sobre madera de la Virgen Dolorosa (busto: 51 x 23 x 58 cm, peana: 25 x 30 x 60 cm.)


 29bustos_en_pareja_de_ecce_homo_y_dolorosa_museo_del_c_ster_m_laga

Bustos en pareja de Ecce Homo y Dolorosa. Museo del Císter, Málaga. Obra de Pedro de Mena


 29ecce_homo_museo_del_c_ster_m_laga

Ecce Homo. Museo del Císter, Málaga. Obra de Pedro de Mena


 30dolorosa_museo_del_c_ster_m_laga

Dolorosa. Museo del Císter, Málaga. Obra de Pedro de Mena


 39ecce_homo_del_convento_de_monjas_concepcionista_descalzas_de_nuestra_se_ora_de_la_piedad_de_cadiz_atribuida_a_pedro_de_mena

Ecce Homo del convento de monjas Concepcionista Descalzas  de Nuestra Señora de la Piedad de Cadiz atribuida a Pedro de Mena.


 38virgen_dolorosa_de_la_iglesia_de_san_pedro_de_lima_peru_tallada_hacia_1670_de_pedro_de_mena

Virgen Dolorosa de la Iglesia de San Pedro de Lima (Peru) tallada hacia 1670, obra de Pedro de Mena


 37virgen_dolorosa_del_convento_de_las_monjas_concepcionistas_descalzas_de_nuestra_se_ora_de_la_piedad_de_cadiz_atribuida_a_pedro_de_mena

Virgen Dolorosa del convento de las monjas Concepcionistas Descalzas de Nuestra Señora de la Piedad de Cadiz, atribuida a Pedro de Mena


 36dolorosa_bas_lica_y_real_santuario_de_santa_mar_a_de_la_victoria_m_laga_obra_de_pedro_de_mena

Dolorosa. Hacia 1670. Madera policromada con aplicación de postizos. Basílica y Real Santuario de Santa María de la Victoria (Málaga). Obra de Pedro de Mena



Sillería del coro de la Catedral de Málaga


 5corocatedraldem_laga

Pedro de Mena fue un hombre con inquietudes y ambición. Aceptó con diligencia la invitación de asumir el proyecto de la ejecución de la sillería alta del coro de la catedral de Málaga propuesta por el obispo Martínez Zarzosa, coincidiendo con la estancia de Cano otra vez en Madrid, con la intención de volver a su ciudad natal una vez realizado el encargo. Pero la gran popularidad y prestigio que consiguió con esta obra y la poca competencia que había en la ciudad de Málaga, así como con el aumento ininterrumpido de encargos, le hicieron montar taller y permanecer en ella hasta su muerte.


 8cathedral_of_m_laga_the_choir_stalls

 6_encarnaci_n_8_m

 7malaga_kathedrale_der_chor2

Sillería del coro de la catedral de Málaga. Obra de Pedro de Mena.

El obispo Martínez Zarzosa le encargó en 1658 la terminación de la sillería del coro de la catedral, comenzada en 1630 por el escultor jiennense Luis Ortiz de Vargas. Se realizó el contrato el 25 de julio del mismo año para la realización de cuarenta paneles con imágenes de santos, propuestos por el cabildo catedralicio, en los que se incluyen mártires de la iglesia universal y española, padres y doctores de la Iglesia, fundadores y miembros de órdenes religiosas, en fin, un amplio repertorio iconográfico, todos colocados en la sillería alta. En este trabajo se aprecia la gran influencia de Alonso Cano; por un parte, imágenes de una gran serenidad totalmente clásica, como la imagen de San Lucas que sirvió como modelo de presentación al obispo, junto con el San José con el Niño inspirado en un dibujo de Cano con el mismo tema del Museo del Prado; y, por otra, las realizadas posteriormente, donde se ve el realismo y los detalles naturalistas como en San Ignacio de Loyola, San Agustín, o los patronos de Málaga, San Ciriaco y Santa Paula. Tienen gran calidad las anatomías de San Sebastián y San Jerónimo, que al estar todo el trabajo sin policromar, podrían resaltar más los fallos. Es evidente que ésta es una de sus obras más importantes y mejor logradas. Como «la octava maravilla del mundo» consideró el coro de la catedral de Málaga el pintor y escritor Antonio Palomino


 9malaga_kathedrale_der_chor1

Sillería del coro de la catedral de Málaga. Obra de Pedro de Mena.


 31capilla_de_los_ca_dos_catedral_de_m_laga

Capilla de los Caídos. Catedral de Málaga. Está dedicada esta capilla a los caídos del bando franquista durante la guerra civil española. El retablo es obra del escultor granadino José Navas Parejo (1945). Las imágenes fueron realizadas por el escultor Francisco Pinto Barranquero. Destacan en esta capilla las imágenes del Cristo y la Dolorosa. El Cristo crucificado, fechado entre 1630-1640, es obra del granadino Alonso de Mena. Procede de la Iglesia de los Capuchinos. La Dolorosa es obra del escultor Pedro de Mena.


 32dolorosa

Dolorosa, obra del escultor Pedro de Mena. Catedral de Málaga.



Esculturas de los Reyes Católicos

De toda la obra de Mena, las esculturas de los Reyes Católicos para las catedrales de Granada y Málaga son las únicas que no son de tema religioso.


 22los_reyes_cat_licos_del_granadino_pedro_de_mena

Los Reyes Católicos, de Pedro de Mena.

El contrato para las efigies orantes de los reyes, que debían colocarse en la capilla mayor de la catedral de Granada, se firmó el 26 de agosto de 1675 entre los cabildos catedralicios, el municipal de la ciudad y por Pedro de Urrea en representación de Pedro de Mena:

    ... en atención y consideración a los muy esclarecidos e invencibles Señores Reyes Católicos de Castilla, Don Fernando y Doña Isabel, de feliz Memoria, con su poder y cristiano celo, ganaron y conquistaron esta ciudad y su reino, fabricando y edificando en ella muchos templos, a honra y gloria de Dios, Nuestro Señor, y su Bendita Madre, en especial mandaron edificar esta dicha Santa Iglesia Metropolitana, [...] que de presente se esta acabando con tanta grandeza que será uno de los mayores templos de España y para ilustrarlo, con mayor perfección, han determinado que [...]se coloquen las efigies de los Sres. Reyes Católicos[...] con la decencia y majestad que se debe.

El escultor fijó la cantidad de 3.000 ducados por la realización de la obra incluida la policromía, habiendo mandado para su aceptación las condiciones junto con dibujos preparatorios a pluma y tinta con aguadas. El dibujo de Isabel se encuentra en el The Getty Center de Los Ángeles27 y el de Fernando en la Universidad de Leiden.28 El trabajo se concluyó con la colocación de las esculturas el 29 de diciembre de 1676, Mena cobró el último pago de 1.000 ducados el 11 de enero de 1677. Las imágenes realizadas en madera de cedro tienen unas medidas de 146x126x157 cm y están colocadas a unos ocho metros del suelo, en actitud orante ante el tabernáculo central de la capilla, arrodillados ambos sobre un cojín y con las manos unidas por las yemas de los dedos. Para el rostro de Isabel parece que tomó como modelo el de la Virgen de Belén realizada por él mismo, mientras que el de Fernando parece remitir al del cenotafio real de Domenico Fancelli. La calidad de las vestiduras talladas con los más mínimos detalles queda resaltada por la magnífica policromía. La reina luce el brial y el manto con un rico estofado con adornos de tipo vegetal, predominando los colores rojos y dorados; el rey se encuentra vestido con un manto rojo forrado de armiño y adornado con símbolos y emblemas de los monarcas. La pintura la llevó a cabo el pintor Luis de Zayas como aparece en las condiciones que remitió Mena al cabildo, previas al contrato.

En 1676, seguramente al ver las anteriores imágenes, se le encargó a Mena la realización de otra pareja real, también orantes, para la capilla de la Virgen de los Reyes de la catedral de Málaga, perteneciente a la Hermandad de los Racioneros. Las esculturas son de tamaño más reducido que sus homónimas de la catedral de Granada. En éstas de Málaga se muestran más humildes en sus vestiduras y las cabezas de los monarcas están ladeadas hacia arriba para orar en dirección de la imagen de la Virgen con el Niño que se encuentra en un plano superior.


 20capilladelav_delosreyesdelacatedraldemalaga1

Capilla de la Virgen de los Reyes de la Catedral de Malaga, la capilla esta dedicada a esta pequeña Virgen gotica de los Reyes donada a la Catedral de Malaga por los Reyes Catolicos tras la conquista de la ciudad (1487) el retablo es obra de Pedro de Mena cuyas trazas habia diseñado el pintor Juan Niño de Guevara, a ambos lados del retablo se encuentra las tallas orante de los Reyes Catolicos obra de Pedro de Mena.


 21reyes_cat_licos_2

Los Reyes Católicos tallados por el gran imaginero Pedro de Mena en su casa- taller de Málaga para la Catedral.



San Francisco de Asís


 18san_francisco_de_as_s_en_la_catedral_de_toledo

En la sacristía de la Catedral Primada de Toledo se encuentra la imagen de San Francisco de Asís de 83 cm, de Pedro de Mena, una obra de imaginería magnífica, que a pesar que ya Palomino hablaba de ella, dando como autor a Pedro de Mena, estuvo mucho tiempo durante el siglo XIX atribuida al propio Alonso Cano. La iconografía que representó fue la momia del santo, tal como se describe cuando fue contemplada hacia 1449 por el papa Nicolás V en la basílica inferior de San Francisco de Asís, en su sepultura, puesto de pie, cubierto con capucha, mirando al cielo con las manos ocultas en las mangas y mostrando el pie descalzo con la llaga. Este hallazgo fue ampliamente difundido y llegó a España dónde diversos artistas lo representaron, como Zurbarán a través de la pintura y Gregorio Fernández y Alonso Cano en escultura, incluso Mena ya lo había tratado en la sillería de la catedral de Málaga. Muy complacidos quedaron con su obra, por lo que le nombraron maestro mayor de escultura de la catedral de Toledo a instancias del cardenal Moscoso y Sandoval. El tema de San Francisco de Asís fue uno de los más frecuentes dentro de su producción, con ligeras variantes como el del museo Municipal de Antequera y el de la iglesia de San Martín de Segovia.


 19san_francisco_de_as_s_en_la_catedral_de_toledo

San Francisco de Asís (detalle). Catedral de Tledo. Obra de Pedro de Mena.



Pedro de Mena en iglesia de San Nicolás de Bari de Murcia


 33inmaculada_concepcion_1

Inmaculada Concepción. Escultura de Pedro de Mena. 1676. Realizada en madera policromada. Iglesia de San Nicolás de Bari (Murcia).

Es la Virgen triunfante, en pleno despegue de la niñez hacia la adolescencia. Responde por tanto  a la idea de Interiam de Ayala, donde expone que se ha de pintar a la Virgen 'De diez a doce años de edad, con túnica blanca y resplandeciente... y la luna a sus pies'.

La figura está inscrita en un óvalo cuyas manos juntas en el centro, marcan la verticalidad. La túnica blanca de marcados pliegues y el manto azul exuberante, de bellísimas láminas, conforman el volumen táctil de un extraordinario juego de luces y sombras.


 34inmaculada_concepcion_2

Inmaculada Concepción (detalle), de Pedro de Mena. 1676. Realizada en madera policromada. Iglesia de San Nicolás de Bari (Murcia).

La cabeza es de fino modelado, rasgos pequeños, formas rasgadas y deliciosa tersura. La peana acentúa aún más la belleza ingravidez de la imagen.

El tipo de Inmaculada creada por Alonso Cano, delicadeza y solemnidad, será llevada por Mena hacia un moderado naturalismo.

Pedro de Mena acostumbra en las peanas de las Inmaculadas, a poner una luna sobre la que se alza la escultura. Al mismo tiempo tiende a acumular ángeles, que no son sino tiernas figuras infantiles, fruto de ese amor por la infancia. En este caso es la cabeza de un tierno serafín.

En la iconografía mariana, el tema de mayor difusión después de la Contrarreforma, es el de la Inmaculada Concepción. Una de las series más nutridas en la obra de Mena, será precisamente ésta, atendiendo al auge de la advocación que hay en el siglo XVII.


 35san_jos_y_el_ni_o

San José y el Niño. Autor: Pedro de Mena, madera policromada, 1674. Iglesia parroquial de San Nicolás de Bari (Ciudad de Murcia). En la inscripción del pie, esta firmado y fechado en Málaga, 1764.

San José, está erguido en actitud grandilocuente. La cabeza ligeramente inclinada hacia abajo y hacia la derecha. Mantiene al Niño en su brazo izquierdo, mientras que en el derecho sostiene la vara florida.

Destacan las desnudas carnaciones sonrosadas del Niño, estirado, con la mano sobre el hombro de San José. La túnica del carpintero es oscura, austera, pero de un ritmo de diagonales que converger en la figura del Niño, formando láminas finísimas que acentúan el claroscuro del volumen, mostrando de este modo la maestría del arte de Mena en los amplios pliegues.

Frente a la viveza y expresividad del Niño, el rostro de san José, se muestra alejado, melancólico, fuera de la atención que el Niño le reclama. En esta parte del carpintero se pueden observar reminiscencias del maestro de Pedro Mena, Alonso Cano. No obstante, como señala Martínez González, este san José con el Niño, es propiamente de Mena.

El tema infantil gozó siempre de la simpatía de Pedro de Mena. Muestra de ello es la representación de este Niño Jesús, tan sutil y gracioso.

La presencia de esta obra de la escuela granadina en la parroquia de san Nicolás confirma los lazos que se mantienen entre Granada y Murcia a lo largo del siglo XVII.



Otras obras


 14el_cristo_de_la_buena_muerte_por_la_alameda_principal_m_laga

Cristo de la Buena Muerte y Ánimas (Cristo de Mena). Iglesia de Santo Domingo (destruido en la quema de conventos de 1931; parte de una pierna no quemada completamente de la escultura original se exhibe en el museo del Palacio Episcopal, y el pie lo guarda la agrupación de Mena). El Cristo de la Buena Muerte por la Alameda Principal (Málaga). Inspirado en el desaparecido de Pedro de Mena.

La Congregación de Mena cuyo nombre oficial y completo es Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad (Mena) es una hermandad religiosa o cofradía con sede canónica en la Iglesia de Santo Domingo, en el barrio de El Perchel, en la ciudad de Málaga (España). Realiza su salida procesional durante la Semana Santa malagueña, en la tarde noche del Jueves Santo. El Santísimo Cristo de la Buena Muerte es el patrón y protector de La Legión española... Leer más


 15buenamuerte1

Crucificado. Esta imagen esta atribuida al famoso escultor del siglo XVII Pedro de Mena, su perfecta anatomia la convierten en una obra maestre de la imagineria española probablemente sea el unico crucificado que se conserva de este escultor, ya que el hizo para Malaga desaparecio en 1931, Pedro de Mena fue hijo del tambien escultor Alonso de Mena que tambien el cristo de la Columna de Priego de Cordoba, Pedro de Mena fue discipulo del Granaino Alonso Cano y realizaron obras en Granada antes de irse Pedro de Mena a Malaga, ciudad en la que creo una escuela que duro hasta el siglo XVIII.


 4san_juan_bautista_ni_o_1674_museo_de_bellas_artes_de_sevilla

San Juan Bautista Niño (1674), Museo de Bellas Artes de Sevilla. Obra de Pedro de Mena


 11st_acisclus_hispanic_institute_new_york_city_1422360663_535619

San Acisclo. 1680. Hispanic Institute, Nueva York. Obra de Pedro de Mena


 13sant_pere_d_alc_ntara

San Pedro de Alcántara. Museo Nacional Colegio de San Gregorio (Valladolid). Obra de Pedro de Mena


 catedral_de_cuenca_sacrist_a_mayor2

Ecce homo. Obra atribuida al famoso escultor del siglo XVII Pedro de Mena. Sacristía tardogótica con decoración barroca (1483-1518). El retablo es obra de José Martín de Aldehuela, maestro mayor de la catedral de Cuenca.


 16catedral_de_cuenca_sacrist_a_mayor

Catedral de Cuenca. Sacristía tardogótica con decoración barroca (1483-1518). El retablo es obra de José Martín de Aldehuela, maestro mayor de la catedral. El Ecce homo, está atribuido al famoso escultor del siglo XVII Pedro de Mena.


 43virgen_dolorosa_de_la_catedral_de_cuenca_de_pedro_de_mena

Virgen Dolorosa de la Catedral de Cuenca de Pedro de Mena.


 26soledad_y_quinta_angustia_cabra_c_rdoba
 25soledad_y_quinta_angustia_cabra_c_rdoba
 27soledad_y_quinta_angustia_cabra_c_rdoba

Soledad y Quinta Angustia. Cabra (Córdoba). Obra atribuida a Pedro de Mena.


 40virgen_nuestra_se_ora_de_la_soledad_de_isla_cristina_huelva_es_del_circulo_de_pedro_de_mena

Virgen Nuestra Señora de la Soledad de Isla Cristina (Huelva) es del circulo de Pedro de Mena.


 41virgen_de_las_lagrimas_1670_obra_de_pedro_de_mena

Virgen de las Lagrimas, 1670, obra de Pedro de Mena.


 42a_la_izquierda_la_virgen_de_la_iglesia_de_la_santisima_trinidad_de_viena_austria_fue_llevada_desde

A la (izquierda) la Virgen de la Iglesia de la Santisima Trinidad de Viena (Austria) fue llevada desde Madrid sobre 1662-1663 etapa en la que el gran escultor del barroco desarrollo su trabajo en Madrid.

A la (derecha) la imagen de la Virgen de la Esperanza de Malaga se encontraba en la Iglesia de Santo Domingo para la que Pedro de Mena realiso otras importante obras.


 44atribuido_a_pedro_de_mena_ecce_homo_de_la_segunda_mitad_del_siglo_xvii_real_monasterio_de_la_encarnacion_de_madrid

Ecce Homo de la segunda mitad del siglo XVII, Real Monasterio de la Encarnacion de Madrid. Atribuido a Pedro de Mena


 45virgen_nuestra_se_ora_de_la_soledad_de_la_hermandad_de_la_soledad_de_granada_en_la_iglesia_de_la_inmaculada_concepcion_del_monasrerio_de_san_jeronimo_de_pedro_de_mena_siglo_xvii
 46virgen_nuestra_se_ora_de_la_soledad_de_la_hermandad_de_la_soledad_de_granada_en_la_iglesia_de_la_inmaculada_concepcion_del_monasrerio_de_san_jeronimo_de_pedro_de_mena_siglo_xvii

Virgen Nuestra Señora de la Soledad de la Hermandad de la Soledad de Granada en la Iglesia de la Inmaculada Concepcion del Monasrerio de San Jeronimo de Pedro de Mena siglo XVII.


 44piedad_talla_de_pedro_de_mena_data_1673

Piedad. Talla de Pedro de Mena data (1673).


 223_1425379020_153904

Inmaculada Concepción, 1686. Madera policromada, 124 x 40 x 20 cm. Real Monasterio de Madres Carmelitas Descalzas de Santa Teresa de Jesús, Madrid. Obra de Pedro de Mena


 aparici_n_de_la_virgen_a_san_antonio_de_padua

Aparición de la Virgen a San Antonio de Padua. Museo de Bellas Artes de Málaga. Obra atribuida a Pedro de Mena.
Madera dorada y policromada. Virgen: 90 x 42 x 38 cm.; San Antonio: 74 x 67 x 44 cm.
Procedencia: Hermandad de la Caridad-Convento de San Juan de Dios-Hospital Civil de Málaga.
Fecha y forma de ingreso: Depósito de la Diputación Provincial, 1916.

La obra, atribuida a Mena por el pintor Moreno Villa, es coetánea a la ejecución del coro de la Catedral de Málaga y se nos presenta incompleta, al faltarle las manos de la Virgen y la figura del Niño. Mena sigue los modelos de Alonso Cano para la delicada imagen de la Virgen, ataviada con una túnica roja con estofados dorados y manto azul que cae formando acusados pliegues. La riqueza de sus ropas contrasta con las de san Antonio, vestido con hábito de estameña, magníficamente reproducido mediante la policromía. El artista capta a la perfección en el rostro del santo el momento de emotividad espiritual ante lo sobrenatural.



 0cordoba_la_mezquita_interior_capilla_de_la_concepcion_de_salizanes

Capilla de la Concepcion de Salizanes. Mezquita Catedral de Córdoba. Magistral , en marmol rosa de Cabra, es la capilla de la Concepcion de Salizanes con un retablo, obra del arquitecto y escultor Melchor de Aguirre, constructor de la capilla, que alberga una escultura de la Virgen Inmaculada flanqueada por las de San José y Santa Ana, todas ellas talladas por Pedro de Mena.


 0cordoba_la_mezquita_interior_capilla_de_la_concepcion_de_salizanes_cupula

Capilla de la Concepcion de Salizanes. Mezquita Catedral de Córdoba, sobre ella podemos apreciar una bellisima cúpula pintada al fresco.



 10_casa_taller_de_pedro_de_mena_en_m_laga

Casa-taller del escultor granadino Pedro de Mena ( 1628-1688 ). En calle Afligidos. Málaga.



Enlaces interesantes


[url=http://www.artehistoria.com/v2/contextos/4771.htm]El arte de Pedro de Mena en Artehistoria/url]

Cofrades Málaga

Biografía de Pedro de Mena en La Hornacina

Ver vídeo dedicado a la obra de Pedro de Mena

Una obra cumbre dela escultura barroca española: la 'Magdalena penitente' de Pedro de Mena, ver vídeo TVE



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado e trabajo recopilatorio dedicado al escultor barroco granadino, Pedro de Mena, continuador de la obra de su padre Alonso de Mena, llegando incluso a superarla. También colaboró con el gran maestro Alonso Cano, del que su obra quedó muy influenciada.


  
Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, museodelprado.es, artehistoria.com, cofradesmalaga.com, descubrirelarte.es, bancoimagenes.es, cofradesmalaga.com, malagamonumental.blogspot.com.es, laalacenadelasideas.blogspot.com.es, es.wahooart.com, ceres.mcu.es, gentedepaz1940.blogspot.com, cabra.es, monumentosdemalaga.wordpress.com, regmurcia.com, domuspucelae.blogspot.com, museosdeandalucia.es, elpais.com, maravillasdeespana.blogspot.com.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Saturday, 01 April 2017, 09:25; edited 21 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: DE MENA, Pedro 
 
J.Luis Gracias por esta galería del escultor Pedro de Mena que sigue completando nuestra gran galería de escultores.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: DE MENA, Pedro 
 
Añado la pieza del trabajo dedicado a la Escuela Granadina de Escultura, donde Pedro de Mena tuvo un papel protagonista.



Este trabajo recopilatorio está dedicado a la Escuela Granadina de Escultura y el significado e influencia que ha tenido en la Artes en nuestro país desde los siglos XVI y hasta el XIX.

La extraordinaria actividad artística desarrollada en la Granada renacentista, con la presencia de grandes artistas nacionales y extranjeros, fue la que preparó la base para que surgiera esta escuela de escultura, plagada de grandes maestros como: Diego de Siloé, Alonso Cano, Pedro de Mena, Bartolomé Ordoñez, Diego de Aranda, Baltasar de Arce, Diego de Pesquera, Felipe Vigarny, Jacopo Florentino, Pablo de Rojas, José de Mora y Familia, Alonso de Mena, Pablo de Rojas, Torcuato Ruiz del Peral, Pedro Duque Cornejo y Roldán, Pedro Antonio Hermoso y el más reciente José Navas-Parejo, José, entre otros.

Espero que os guste la recopilación que he conseguido de estos grande escultores granadinos, que en su mayoría he dedicado trabajos individualizados, y en la medida de lo posible, contribuya en su divulgación.





Escuela Granadina de Escultura



 1sagrada_familia_obra_de_diego_de_silo_actualmente_en_el_museo_nacional_de_escultura_de_valladolid

Sagrada Familia. Obra de Diego de Siloé actualmente en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

La Escuela Granadina de Escultura va definiéndose a través del siglo XVI, hasta concretarse plenamente en el siglo XVII. La extraordinaria actividad artística desarrollada en la Granada renacentista, con la presencia de grandes artistas nacionales y extranjeros, fue la que preparó la base para que surgiera esta escuela de escultura.



 2alonso_cano_museo_nacional_de_escultura_de_valladlid

San Juan Bautista. Escultura en madera policromada que representa a San Juan Bautista, obra del escultor barroco Alonso Cano (Granada, 19 de marzo de 1601 - 3 de octubre de 1667). La obra fue contratada en 1634 para el retablo mayor de la iglesia de Villana de San Juan de la Palma. En la actualidad se encuentra custodiada en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

Los nombres que marcan los tres momentos de iniciación, desarrollo y culminación de esos rasgos granadinos son, respectivamente, Diego de Siloé, Pablo de Rojas y Alonso Cano. Los rasgos fijados por el estilo del último son los que propiamente atribuimos a la escuela granadina.



 7felipe_vigarny_virgen_con_ni_o_felipe_vigarny_museo_nacional_de_escultura_de_valladolid

Felipe Vigarny - Virgen con niño, relieve tallado en mármol por el Arquitecto y escultor de ascendencia francesa Felipe Vigarny, actualmente en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

De todos los artistas citados es Diego de Siloé, el que, no sólo por su afincamiento en la ciudad, sino por la potencia y variedad de su arte, logró atraer y crear un grupo de seguidores con quienes se inicia una escuela local...



 08baltasar_de_arce_el_se_or_atado_a_la_columna_probablemente_perteneci_a_la_hermandad_del_corpus_christi_de_granada

Baltasar de Arce - El Señor Atado a la Columna. Probablemente, perteneció a la Hermandad del Corpus Christi de Granada que la formaban artistas de la ciudad y tenía su sede en los Hospitalicos. En esta iglesia está enterrado Alonso de Mena.

Baltasar de Arce (?-1564). Escultor español, discípulo y continuador de Diego de Siloé. Trabajó en la ciudad de Granada desde 1558 a 1564, año en que falleció. En el museo granadino de la Alhambra existe de él una imagen mutilada de la Virgen sentada con el Niño.




 9diego_de_aranda_calvario_iglesia_del_sagrario_de_granada_bajo_la_advocaci_n_de_cristo_de_la_salud_diego_de_aranda

Diego de Aranda - Calvario iglesia del Sagrario de Granada, bajo la advocación de Cristo de la Salud. Diego de Aranda (s. XVI). Escultor español del siglo XVI, nacido en Granada. Era discípulo y amigo de Diego de Siloé y trabajó con él en la catedral de Granada. Es autor de las imágenes que adornan las portadas de las iglesias granadinas de Santa Ana y San Ildefonso. También intervino en los pedestales del testero oriental del palacio de Carlos V.

... El más fiel continuador fue Diego de Aranda; pero los que dan la nota más personal son Baltasar de Arce y Diego de Pesquera. El primero con su «Cristo a la columna» de la iglesia de los Hospitalicos, que nos ofrece una figura de violento movimiento concentrado, típicamente manierista, pero de intensidad expresiva prebarroca. Con más brío y grandiosidad se muestra en la figura central del fragmentado retablo mayor de la iglesia de S. Cristóbal.



 10mercurio_en_la_fuente_del_mismo_nombre_en_la_plaza_de_san_francisco_de_sevilla_obra_de_diego_de_pesquera

Imagen de Mercurio en la fuente del mismo nombre en la Plaza de San Francisco de Sevilla. Obra de Diego de Pesquera (segunda mitad del s. XVI) Escultor español. Su obra, en la que se percibe la influencia italiana, en especial la de Miguel Ángel, está documentada en Granada en 1563, y en Sevilla entre 1571 y 1580. Sus Virtudes de la sala capitular de la catedral de Granada y el grupo de Santa Ana, la Virgen y el Niño de la misma catedral revelan su perfecto dominio de la piedra, así como también sus esculturas Julio César y Hércules en la alameda sevillana.

Pesquera, formado en Roma según Gómez Moreno, vino a trabajar con Diego de Siloé, logrando dentro del estilo de éste acentuados efectos de finura de modelado con rasgos expresivos de tierna y desmayada sensibilidad. Trabajó en la Catedral, y destaca entre su obra la portada de la Sala capitular, con figuras de Virtudes en las que se extreman dichos rasgos. El artista pasó después a Sevilla y se pierde su huella en 1580.



 12el_entierro_de_cristo_jacopo_florentino_jacopo_torni

El Entierro de Cristo - Jacopo Florentino (Jacopo Torni), el Indaco (Jacopo da Torni, L'Indaco), (Florencia, 1456 - Villena (Alicante), 1526). Grupo escultórico en madera policromada. 195 x 255 cm. Entre 1521 y 1526. Museo de Bellas Artes de Granada. Procedencia: Monasterio de San Jerónimo, Granada.

Los contactos con dicha ciudad, en un intercambio de artistas e influencias, constituyen un rasgo distintivo de los decenios finales del siglo XVI. Así, como ejemplo importantísimo para el desarrollo de ambas escuelas, tenemos que destacar el monumental retablo del monasterio de San Jerónimo realizado hacia 1585. Se ha atribuido a Vázquez el Mozo, pero muy bien pudiera ser obra del granadino Melchor de Turín -o Torines- que se inició en Sevilla en el taller de Vázquez el Viejo, con quien colaboró después en alguna obra importante. Responde su estilo a un templado manierismo, seducido por la composición clara y la noble belleza de tipos y actitudes.

Realizado para el enterramiento del Gran Capitán, en el altar mayor del Monasterio de San Jerónimo, este grupo escultórico representa el Entierro de Cristo. En un primer término, Cristo yacente es colocado sobre un sarcófago por José de Arimatea y Nicodemo. En un segundo plano, la Virgen María llora la muerte de su hijo, acompañada por San Juan, María Magdalena y María, madre de Santiago el Menor. Realizado en madera policromada, dorada y estofada, destaca el suave modelado del cuerpo de Cristo, cuyo rostro aparece tranquilo y sereno. Las restantes figuras muestran un dolor sereno y contenido -característica de lo que será la escuela granadina- que nos recuerda al grupo escultórico del Laoconte.



 13_santo_domingo_de_guzman_penitente_martinez_monta_es_1607_museo_de_bellas_artes_de_sevilla

Martínez Montañés - Santo Domingo de Guzman penitente, del año 1607. La policromía fue realizada por Francisco de Pacheco. La escultura fue encargada para el convento de Porta Coeli, hoy en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Juan Martínez Montañés (Alcalá la Real, Jaén, 1568 - Sevilla, 18 de junio de 1649) fue un escultor español que trabajó entre la escultura del Renacimiento y la del barroco. Se formó en Granada con Pablo de Rojas y completó su educación en Sevilla, donde se estableció para el resto de su vida, convirtiéndose en el máximo exponente de la escuela sevillana de imaginería.



 14_pedro_de_mena_magdalena_penitente_ni

Pedro de Mena - Magdalena Penitente en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Escultura de María Magdalena meditando sobre la crucifixión. Concebida con un intenso realismo, destaca en ella el bello rostro consumido por un fervoroso sentimiento de místico amor, magníficamente reflejado en la emotiva mirada dirigida al crucifijo que sostiene con una de sus manos, aislando a la santa del entorno y desligándola del mundo terrenal. Destaca el virtuosismo de la talla, con el que consigue magníficos efectos realistas en el tratamiento de las calidades.



Siglo XVII

A ese momento corresponde Rodrigo Moreno, del que sabemos hizo un «Crucificado» para Felipe II y que se dice fue maestro de Pablo de Rojas, figura ésta que marca el paso a una nueva época y el surgir de la gran imaginería andaluza. Centró la actividad escultórica de Granada y fue maestro de Martínez Montañés, quien conserva rasgos de esta formación.



 15pablo_de_rojas_nazareno_de_las_angustias_iglesia_de_las_angustias

Pablo de Rojas -Nazareno de las Angustias. Iglesia de las Angustias (Granada, 1586). Había nacido hacia 1549, hijo de un pintor de origen sardo (había castellanizado su apellido de "Raxis" por "Rojas") establecido en Alcalá la Real y casado con una alcalaína; hacia 1579 se traslada a Granada, donde se forma con Rodrigo Moreno y establece taller en la parroquia de Santiago, lugar de residencia de muchos artistas que trabajaban en las numerosas iglesias y conventos que por aquellos años se levantaban en la ciudad. Fue maestro de Martínez Montañés.

A Pablo de Rojas corresponde en 1605 la ampliación del citado retablo, donde trabajan también sus colaboradores. De ellos destaca Martín de Aranda, que recoge su arte, aunque sin su vigor y nobleza, y, sobre todo, Bernabé de Gaviria, con quien evoluciona su estilo con una libertad, brío y dinamismo de aliento barroco. Conocemos por Gómez Moreno algunas fechas de su actividad entre 1603 y 1622 en que murió. De sus obras destaca de lo conservado el colosal «Apostolado» en madera dorada -terminado en 1614- en la Capilla mayor de la Catedral. Las diez figuras que realizó sorprenden por la grandiosidad de sus tipos y la valentía y dinamismo de sus gestos y actitudes, que si en algunos casos suponen una complicación violenta manierista, otras tienen una impetuosidad de movimientos de pleno barroco.



 16nazareno_de_monturque_c_rdoba_de_1662_bernardo_de_mora

Nazareno de Monturque (Córdoba), de 1662. Bernardo de Mora (Porreras, 1614-Granada, 1684) se instaló en Granada desde 1650 . Entró en el taller de escultura de los Mena y, más tarde, lo dirigió. Junto con Pedro de Mena fueron discípulos del maestro Alonso Cano, de los cuales recibió una notoria impronta que se puede observar en sus obras: Virgen de las Angustias, San Miguel, San Rafael y San Juan de Dios.

Como contemporáneos de Pablo de Rojas hemos de destacar también a los hermanos Miguel y Jerónimo García que, desligados de la vida de los talleres, trabajaban juntos y que ya en 1600 eran famosos, sobre todo por sus esculturas de barro. Sobresale entre todo lo que se les atribuye un importante grupo de Ecce-Homos, de gran variedad de tipos y todos ellos de cuidada técnica y honda emotividad. Unos son de muy pequeño tamaño, finísimos de modelado y policromía; pero en contraste se nos ofrece el de la Cartuja, mayor que el natural, donde se hermanan formas nobles y musculosas con detalles de observación realista, acordes con una intención devocional popular. La estrecha relación con esta obra obliga a atribuirles el grandioso «Crucificado» de la Sacristía de la Catedral que constituye el antecedente inmediato del «Cristo de la Clemencia» de Montañés.



 19jos_de_mora_ecce_homo_museo_de_bellas_artes_de_granada

José de Mora - Ecce-Homo. Escultura en madera policromada, 58 x 49 x 25,5 cm. Museo de Bellas Artes de Granada. Entre 1675 y 1700. Procedencia: Convento del Ángel Custodio, Granada.

El estilo del gran maestro Alonso Cano se impuso de manera decisiva y tiránica en todas las artes. Así, el joven Mena evolucionó de acuerdo con este influjo, aunque dando una vigorosa nota personal de intenso realismo. Tras de él como último gran discípulo destaca José de Mora y Familia, hijo de Bernardo, que estiliza los tipos y sutiliza la expresión hasta la ensoñación mística. Con su hermano Diego el arte canesco se hace superficial y decorativo; pero de él brota con brío el arte de José Risueño, que vuelve a Cano y estudia directamente el natural, dando una nota de sobrio realismo, pero con sensibilidad abierta también a la gracia y belleza delicada.

El tema del Ecce-Homo como prototipo de las imágenes de la Pasión de Cristo adquiere una gran importancia en la Granada barroca. Siendo un tema muy repetido por José de Mora, el que predomina es el modelo contrarreformista, muy expresivo de la sensibilidad granadina individualista e intimista, que prefiere la imagen aislada en la soledad de una capilla o incluso más cercana, en la intimidad de la casa. José de Mora, durante su periodo de madurez creativa, realiza los tipos iconográficos de los bustos de Ecce-Homo y Dolorosa, realizados en pequeño formato. Es uno de los artistas que más éxito alcanzó, tanto por su número como por la calidad en la ejecución de estas figuras. La talla se encuentra cortada a la altura de los hombros con expresión estática y contemplativa, tristemente resignada. Cristo viste una túnica púrpura y debió de llevar una corona de espinas, a juzgar por los agujeros en la sien y el cráneo. Las manchas y gotas de sangre en la frente y la cara, así como los hematomas de los pómulos, son restos de la flagelación. La cabeza inclinada hacia delante y girada hacia la derecha, las facciones alargadas del rostro y la mirada baja, responden a la tipología que caracteriza a Mora. La boca entreabierta, la cabellera larga y la incorporación de la cuerda como elemento iconográfico de la Pasión hacen que esta imagen sea una de más conseguidas. Procede de Convento del Ángel Custodio de Granada, al igual que el busto de la Dolorosa con el que forma pareja y que también se encuentra en el museo.



 20jos_risue_o_el_cristo_del_consuelo_o_de_los_gitanos

José Risueño - El Cristo del Consuelo o de los Gitanos. Es una escultura de José Risueño. Es un Cristo muerto (1698) de cuatro clavos, con los pies apoyados en un subpedáneo, que se inspira en las versiones de Zurbarán y muestra el mismo deseo de turalismo cercano que el de Mora. El cuerpo, al que el paño de tela encolada pone un contrapunto de agitación barroca, cae a plomo, recto, sin  torsión, con toda la pesadumbre de la muerte reciente, que todavía no ha borrado la tensión de las cejas ni bajado la hinchazón del pecho. El modelado de las piernas, paralelas y frontales, acentúa el naturalismo en los músculos fláccidos, en la fragilidad escalofriante de las rodillas o en la minuciosa talla de los pies. «La carnosidad que consigue hacer brotar de la madera... se aumenta por la aplicación adecuada de una policromía, limpia de sangre, entonada en gamas dominantes verdosas y ocres» (García de la Concha).

Si el barroquismo sobrevive potente en Granada en las letras y en todas las artes, no nos extrañará que del taller de Diego de Mora arranquen otros escultores que mantengan los rasgos de la escuela. Así ocurre con [color=#000cff][i]Soledad de Torcuato Ruiz del Peral, nacido en 1708 en un pueblecito de cerca de Guadix, que formado con el citado maestro, le encontramos en 1737 al frente de un taller propio.



 21soledad_de_torcuato_ruiz_del_peral

Soledad de Torcuato Ruiz del Peral. Estuvo muy influido por los hermanos De Mora. José de Mora, fue el más conocido, aunque el que más influyó en la formación de Ruiz Peral, fue Diego, del que se le considera su mejor discípulo. Se trata de uno de los escultores más importantes de la imaginería barroca española, especialmente la andaluza; junto a José de Mora y familia, y especialmente Alonso Cano, ocupa un lugar preeminente en la escuela barroca granadina (ss. XVII y XVIII).

Independiente de los ecos del barroco italiano y del rococó francés, mantiene los tipos granadinos, sobre todo de José de Mora, pero buscando nuevos efectos compositivos y expresivos en los que se une la suavidad de rostros con el vigoroso movimiento de grandes pliegues con violentos efectos de policromía. Se explica que tallara la imagen más procesional de toda la escuela, cual es la «Virgen de las Angustias» de S. María de la Alhambra. Entre su variada producción destacaba el conjunto de pequeñas figuras de la sillería de coro de la catedral de Guadix -destruido en 1936-, donde realizó otras obras importantes. Junto a lo citado, su mejor creación en Granada es el «S. José con el Niño de la mano» en su iglesia parroquial. Su taller fue de gran actividad hasta su muerte en 1773.

Procedente del mismo taller hay que citar a Agustín de Vera Moreno, menos personal en su arte, pero con algunos aciertos, sobre todo en imágenes de San José -en las Carmelitas Calzadas-. Destacó sobre todo en la escultura en piedra, como vemos en las imágenes hechas para la iglesia del Sagrario y el trascoro de la Catedral, y falleció en 1760.

Los demás escultores que trabajan en Granada en los años de Peral y Vera dan una nota análoga, pero con escasa personalidad. Así Juan José Salazar, Ramiro Ponce de León, Pedro Tomás Valero y Martín José Santisteban. De sentido distinto es la obra del pintor y escultor Diego Sánchez Sarabia, de culta formación y académico de número de la Real de S. Fernando.



 22pedro_duque_cornejo_y_rold_n_siller_a_de_la_catedral_mezquita_de_c_rdoba

Pedro Duque Cornejo y Roldán - Sillería del coro de la catedral-mezquita de Córdoba. Obra maestra de Pedro Duque Cornejo y Roldan. Además de la escultura religiosa, cultivaría la retablística, el dibujo y el grabado. Miembro de una de las más célebres sagas de artistas españoles. Su padre fue el escultor José Felipe Duque Cornejo, su madre la pintora Francisca Roldán y Villavicencio, su tía Luisa Roldan y Villavicencio "La Roldana" y su abuelo materno el patriarca del clan: Pedro Roldán y Onieva, cuyas maneras y las del italiano Gian Lorenzo Bernini serían sus fuentes de inspiración.

Entre 1714 y 1718 trabajó en Granada y dejó buenas obras el cordobés Pedro Duque Cornejo y Roldán, pero su vigoroso arte, con aparatosidad barroca de ascendencia italiana, dejó escasa huella en la obra de todos esos escultores nombrados. Tampoco pesó en la evolución de la escuela la venida en 1780 del escultor francés Miguel Verdiguier, que trabajó en la Catedral en los relieves de su fachada y en la capilla de S. Cecilio, con arte que marca el paso del rococó al neoclasicismo. Menos aún pesó el arte del escultor neoclásico Juan de Adan, que trabajó en la Catedral, y tras de él el catalán Jaime de Folch, aunque se pueda recordar al granadino discípulo del primero Pedro Antonio Hermoso, muerto en 1830.


 23retablo_de_la_capilla_de_la_antigua_en_la_catedral_de_sevilla

Retablo de la Capilla de la Antigua en la Catedral de Sevilla. Obra de Pedro Duque Cornejo y Roldan. En Sevilla, en la catedral hizo las esculturas del retablo de la Virgen de la Antigua. En 1706 se le encargan las estatuas, angelotes y medallones en mármol del desaparecido retablo del crucero de la Iglesia del Sagrario, y en 1711 hace el retablo de la iglesia de San Lorenzo.



 24pedroantoniohermosounpiiv8  25pedroantoniohermosoelpiyh8  26pedroahermosopepehilloskx5

Pedro Antonio Hermoso - Tres escenas taurinas ('El picador herido a caballo', 'Picador herido acompañado por los toreros' y 'Pepe Hillo señalando al toro muerto entre Costillares y otros dos toreros'). Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Pedro Antonio Hermoso (Granada, 1763-Madrid, 1830) Escultor español. Fue escultor de cámara de Carlos IV y Fernando VII. De formación académica y orientación neoclásica, es autor de retablos y estatuas de San Juan de Dios (Madrid) y Moisés (Museo del Prado).

La escuela granadina continuó su evolución con modestos artistas seguidores de Peral, entre los que destaca Felipe González, cuyas obras enlazan con la de su hijo Manuel, que vive hasta mediados del siglo XIX y que nos ofrece imágenes como el «Niño Nazareno» del convento de los Ángeles y la «Soledad» de la iglesia de Sto. Domingo, que creeríamos ser obras de mediados del siglo anterior. Se produce como una vuelta a Cano y sus discípulos, rasgo que perdura en la imaginería hasta en los escultores barristas en la segunda mitad del S. XIX, Francisco Morales y Fernando Marín, con familiares y discípulos que siguen el arte de ambos y que mantienen los rasgos de la escuela hasta finalizar el siglo. Entre estos últimos destacan Pablo de Loyzaga y su discípulo José Navas-Parejo, José como últimos exponentes de esta escuela.




Capilla Real. Catedral de Granada


 06_1421084412_862213

Bartolomé Ordoñez, autor del Mausoleo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso en Capilla Real de Granada (a la derecha) y a la izquierda el de los Reyes Católicos, realizado por Domenico Fancelli.

Las imágenes góticas traídas a Granada en la época de los Reyes Católicos, aunque centraran la devoción, no pudieron actuar en el desarrollo de una escultura local. Fue la actividad aludida de los años del Emperador la que, teniendo como núcleo inicial las obras reunidas o realizadas en la Capilla Real, actuó en el desarrollo de la vida artística de Granada.


 03_1421084440_153233

La tumba de los Reyes Católicos, obra de Fancelli; la de Don Felipe y Doña Juana, debida a Bartolomé Ordóñez; el gran retablo -renovador de traza y de concepción escultórica- hecho por Felipe Vigarny y los trabajos como la «Encarnación» y el «Entierro de Cristo» -hoy en el Museo- debidos a Jacopo Florentino, constituían realizaciones maestras de nueva y variada orientación. A ello hay que unir la inmensa obra que realiza Diego de Siloé, especialmente en el monasterio de San Jerónimo y en la Catedral; y como foco, más aislado, la labor de decoración del Palacio de Carlos V, en la que interviene Nicolao de Carte, el flamenco Antonio de Leval y el discípulo del primero, Juan de Orea, en el que se une un vigoroso realismo con un sentido de la composición y del movimiento de estilo italiano.


 isabel_la_cat_lica_capilla_real_catedral_de_granada

Isabel la Católica. Capilla Real. Catedral de Granada. Obra de Felipe Vigarny


 fernando_el_cat_lico_capilla_real_catedral_de_granada

Fernando el Católico. Capilla Real. Catedral de Granada. Obra de Felipe Vigarny

El maestro Enrique Egas fue el encargado de hacer el proyecto de la catedral de Granada y al mismo tiempo de la Capilla Real. La construcción de esta capilla se realizó entre 1506 y 1517, llevándose a buen ritmo ya que estaría dedicada a panteón real según deseos de Carlos V. La capilla presenta una arquitectura sencilla que enlaza con el tipo de iglesia de una sola nave con ábside poligonal y coro elevado sobre los pies del templo. En un primer momento, don Fernando exigió un austero diseño que sería contrarrestado con la rica decoración que había pensado su nieto.


 retablo_relicario_de_la_capilla_real_de_granada_obra_de_alonso_de_mena_catedral_de_granada

Retablo-Relicario de la Capilla Real. Catedral de Granada. Obra de Alonso de Mena.


 entrada_a_la_capilla_real_catedral_de_granada

Entrada a la Capilla Real. Catedral de Granada.


 00capilla_real

Los restos mortales de doña Isabel y don Fernando se trasladaron aquí en 1521, labrando el escultor Domenico Fancelli un exquisito cenotafio en mármol de Carrara, en el que aparecen los monarcas yacentes sobre un lecho, como si de un túmulo exento se tratara, con decoradas paredes en talud. Dependiente de los modelos post-donatellianos ensayados previamente en el sepulcro del Infante don Juan (convento de Santo Tomás, Avila), el monumento funerario de los Reyes Católicos supone una adaptación en suelo español del tipo de sepulcro codificado por Pollaiuolo en la tumba del pontífice Sixto IV. La serenidad clasicista de los dos yacentes y la reducción de los elementos heráldicos enfatizan el papel de las escenas religiosas y alegóricas flanqueadas por los cuatro grandes grifos de las esquinas.


 05_1421084297_145962

En 1520 se finalizaba la gran reja con el escudo y los emblemas monárquicos, obra del maestro Bartolomé. El altar mayor se debe a Felipe Vigarny, quien lo realizó entre 1520 y 1522, uno de los primeros retablos platerescos, tallado en madera y policromado, con influencias italianizantes en lo que a la arquitectura se refiere.


 04mausoleo_de_juana_la_loca_y_felipe_el_hermoso_en_capilla_real_de_granada_detalle

Mausoleo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso en Capilla Real de Granada (detalle)

La Capilla se completa con un segundo cenotafio, el de los reyes Juana la Loca y Felipe el Hermoso, encargado por su hijo Carlos V a Bartolomé Ordóñez en 1519, colocándose en el lugar actual en 1603.


 retablo_mayor_de_la_capilla_real_catedral_de_granada

Retablo mayor de la Capilla Real. Catedral de Granada


 17alonso_de_mena_panel_con_carlos_v_y_su_esposa_isabel_de_portugal_en_la_capilla_real_de_granada

Alonso de Mena - Panel con Carlos V y su esposa en la capilla real de Granada, 1632. Alonso de Mena y Escalante (Granada, 1587 - † Granada, 1646). Fue un escultor barroco español. Continuador del estilo de Pablo de Rojas (1580-1607). Sus imágenes más célebres son las Inmaculadas y los retablos-relicarios de la catedral de Jaén y los de la Capilla Real de Granada, donde realizó los retratos reales del banco así como las imágenes de los santos de las puertas del cuerpo principal. Su hijo Pedro de Mena, fue discípulo suyo y continuador del taller de su padre, que alcanzó tanto o más renombre que su progenitor.

Con ecos de estos artistas, pero con directo y fuerte entronque con el arte de Pablo de Rojas, se ofrece el escultor Alonso de Mena, que marca con su estilo un proceso de observación naturalista, si bien de un realismo estático de lo externo con gestos impasibles. Vivió hasta 1646 y en su taller, centro de la actividad artística granadina, se formaron su hijo Pedro, Bernardo de Mora y Pedro Roldán. Los primeros encargados del taller a la muerte de Alonso, y asimismo otros múltiples discípulos mediocres, cambiaron su estilo con la vuelta de Alonso Cano a Granada en 1652.


 0capilla_real

Capilla Real. Catedral de Granada



Nuestra Señora del Carmen de Málaga. Obra de José Navas-Parejo, escultor, orfebre e imaginero, nació en el pueblo malagueño de Álora el 22 de Octubre de 1883. A los siete años marcho con su familia a Granada y se formó profesionalmente en la Escuela de Bellas Artes Industriales de dicha Ciudad.



La escuela granadina de escultura en los siglos de oro, enlace: http://www.terra.es/personal5/aurel...manos%20García



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a la Escuela Granadina de Escultura. La verdad la mayoría de los miembros que la integran tienen una obra excepcional, casi todos representados en este foro en trabajos individuales.


Fuentes y agradecimientos a: es.wikipedi.es, fuenterrebollo.com, lahornacina.com, islapasionforos.mforos.com, artehistoria.jcyl.es, juntadeandalucia.es, humildad.org, forosderealeza.com, diocesisdeguadixbaza.org, tubiografia.com.ar, domuspucelae.blogspot.com, granadamagazine.es, museosdeandalucia.es, monturque.info, elrincondedario.blogspot.com.es, diocesisgranada.wordpress.com, platea.pntic.mec.es, artehistoria.com, viacrucisgranada.com, tertuliataurinamacarena.blogspot.com.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Monday, 26 January 2015, 12:38; edited 7 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: DE MENA, Pedro 
 
deberias informarse que el cristo de la buena muerte de malaga fue quemado en los saqueos a a la iglesia de santo domingo y el que actualmente procesiona es de francisco palma burgos
 



 
zoltak Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: DE MENA, Pedro 
 
Hola zoltak bienvenido al foro y gracias por registrarte. Seguro que lo que comentas J.Luis encargado de la galería tomará nota.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: DE MENA, Pedro 
 
Gracias por la corrección zoltak, supongo que sobre este "Cristo de la buena muerte de Málaga", tendrás mejor información que mis fuentes, si es como dices queda rectificado, debo entender que estás conforme con el resto del trabajo.


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: DE MENA, Pedro 
 
La espiritualidad de Pedro de Mena


Pedro de Mena llega a Tefaf (Maastricht, 14-23 de marzo) de la mano de la galería madrileña Coll & Cortés con tres sobrecogedoras obras de tema religioso: Ecce Hommo, Mater Dolorosa e Inmaculada Concepción


 dolorosa_dsc06921

Mater Dolorosa, de Pedro de Mena (1670) de 64 cm de alto, en madera policromada y parcialmente dorada.

Pedro de Mena (1628-1688) trabajó siempre, desde que entró en el taller de su padre, Alonso de Mena, sobre imaginería religiosa. Su obra (muy amplia y con una presencia importante de series y de revisiones sobre los mismos temas) se caracteriza por un gran virtuosismo en las texturas y una contención expresiva que transmiten un mayor realismo e intimidad en el tratamiento de lo divino.

En Tefaf, dentro del espacio de Coll & Cortés, se podrán contemplar Ecce Homo y Mater Dolorosa, fechadas en 1670 y 1680 y con 64 y 63 cm de alto, respectivamente, en madera policromada y parcialmente dorada. Las dos reflejan un dolor sereno, contenido. Sobrecogedor.

En madera tallada y policromada, la Inmaculada Concepción (1670) recoge los rasgos formales de este escultor, uno de los máximos exponentes de la escultura española del Siglo de Oro. El rostro ovalado, las cejas arqueadas, la tez tersa y su pose noble, erguida y distante otorgan a la figura una espiritualidad sobrenatural.

El escultor granadino comparte espacio en Maastricht con su maestro, el pintor, escultor y arquitecto Alonso Cano, del que la galería expone el Retrato del Marqués de Velada, con claro influjo de Velázquez.

Tanto estas obras como el resto de las que componen el catálogo de la galería en Tefaf, se exponen recreando las Kunstkammer alemanas (cuartos de maravillas).


 ecce_homo_dsc04641

Ecce Homo, de Pedro de Mena (1680) de 63 cm de alto, en madera policromada y parcialmente dorada.



Fuente: descubrirelarte.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: DE MENA, Pedro 
 
Exposición temporal



Los tesoros del Císter y la obra de Pedro de Mena llegan al MUPAM

La nueva exposición del Museo del Patrimonio Municipal de Málaga está compuesta por 14 piezas representativas de la antigua Abadía de Santa Ana



 14218641715404

Dos obras de la exposición sobre Pedro de Mena y el Císter. ANTONIO PASTOR

Una exposición desvela los tesoros artísticos de la antigua abadía del Cister en Málaga, con piezas datadas a partir del siglo XIII y con especial protagonismo para cuatro obras del escultor Pedro de Mena.

En el Museo del Patrimonio Municipal (Mupam) se pueden contemplar catorce obras «que han superado momentos revolucionarios, la Guerra Civil y también disensiones dentro de la orden cisterciense», según el comisario, Elías de Mateo.

La sala se ha dividido en cinco secciones, y da la bienvenida al visitante una Inmaculada Concepción de Pedro de Mena fechada entre 1676 y 1680 «cuya autoría es inequívoca por el tratamiento de los paños y del cabello, que es algo paradigmático de su obra», según De Mateo.

La segunda sección es la dedicada a los «Niños Pasionistas», una tradición en el mundo de la clausura desde el siglo XVI, ya que «las religiosas tienen a su cuidado un niño, de un formato muy pequeño, pero ya con los elementos propios de su destino final de la Pasión». En el apartado dedicado a María está la talla de la Virgen de los Peligros y Buen Suceso, fechada en 1230, «en la transición entre el románico y el gótico», y que pudo llegar a la abadía desde un convento del norte de España.

Ya en la parte final del recorrido expositivo se encuentra el espacio reservado para la Pasión, con dos grandes bustos, un Ecce Homo y una Virgen Dolorosa, que Pedro de Mena regaló al convento donde profesaron sus hijas como religiosas.

Estas piezas se encontraban expuestas en el Museo de Arte Sacro del Cister que se abrió en 2007 en la capital malagueña, aunque permanece cerrado desde que, tres años después, se clausurara la abadía y marcharan sus religiosas a La Rioja.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events