Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
BIGARNY, Felipe
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje BIGARNY, Felipe 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al escultor del renacimiento español Felipe Bigarny o Vigarny, algunas fuente le adjudican la ascendencia francesa, otras inglesa, o incluso castellana, lo cierto es qué muy joven, esta documentado que llegó a Burgos, y se puso a desarrollar su carrera artística y se encarga de labrar los relieves de la girola de la catedral, en piedra caliza, donde  muestra un estilo en el que conviven rasgos flamencos, borgoñones y renacentistas italianos.

En la misma catedral realiza otras obras importantes, como el retablo de la Capilla de los Condestables (en colaboración con Diego de Siloé o la sillería del coro, en la nave principal.

Vigarny estará presente en las obras más destacadas de la Corona de Castilla. Llegó a manejar varios talleres simultáneos en distintos lugares, lo que le dio una alta posición socioeconómica. En la catedral de Toledo construyó parte del coro, el retablo mayor y el retablo del Descendimiento, en colaboración con Alonso Berruguete.

También esculpió y realizó la construcción de la portada y retablo mayor de la Iglesia de Santo Tomas de Haro, el retablo de la capilla Real de Granada y es el autor de la imaginería del retablo mayor de la catedral de Palencia, entre otras muchas obras.


 0firma_de_felipe_biguerny

Firmaba con su nombre latinizado Philipus Biguerny.

Felipe Bigarny o de Bigarny el Borgoñón (Nació en ¿1475? – Murió en 1542). Arquitecto y escultor francés / español. También se le conoce como Felipe de Borgoña.

Mientras que algunas fuentes nos hablan de su claro origen frances, otras citan a Longres, como su lugar, de nacimiento, algunas fuentes dicen que fue Burgos.

A principios del siglo XVI, se encontraba en Burgos como escultor de extraordinaria validez, protegido por los Condestables de Castilla.

En 1509, el cardenal Cisneros le llama para trabajar en el retablo mayor de la Catedral de Toledo, siendo de esta época los retratos del mismo cardenal, que se encuentran en la universidad de Madrid, y el de don Elio Antonio de Nebrija. Contrajo matrimonio con Francisco de Velasco.


 0virgen_con_ni_o_atribuida_a_felipe_bigarny_museo_nacional_de_escultura_de_valladolid

Felipe Bigarny. Virgen con niño atribuida a Felipe Bigarny (Museo Nacional de Escultura de Valladolid).

Su obra se encuentra enmarcada entre la transición del gótico florido, el estilo nórdico francés y la señalada tendencia italianizante, propia del Renacimiento.

De 1498, es el contrato para la realización de los primeros grandes relieves del deambulatorio de la Catedral de Burgos, con el Camino del Calvario. Fue tan grande el éxito obtenido, que en 1509, le encargaron los restantes para todo el trasaltar de la girola. Se puede observar en esta obra una fuerte influencia del gótico nórdico en la decoración arquitectónica de complemento y separación de las figuras.

Trabajó con él el escultor Alonso de San Gil. En 1504, termino cuatro escenas de la Virgen de marcado influjo florentino.

En 1505, intervino en las tablas de las imágenes del retablo de la Universidad de Salamanca, conservándose todavía las de la Virgen y las de los Santos Jerónimo, Bárbaro, Agustín y Gregorio, colocadas después en un salón de las Escuelas Menores de esta capital.

Entre 1505-1507, trabajo en las tallas para la capilla mayor de la Catedral de Palencia, comprometiéndose a realizarlas en buen nogal, liso y sin pintar. Realizado en colaboración con Juan de Flandes, siendo el remate de Juan de Valmaseda (1490-1547). En 1504, trabajaba con Andrés de Nájera en el coro de la Catedral de Burgos, pero su exacta participación en esta obra es dudosa, terminándola hacia 1512.

Poco después se traslado a Toledo, realizando continuos viajes a Granada, a raíz de su intervención en el retablo mayor de la Capilla Real.

En 1518, en asociación con Berruguete trabajaron juntos en determinadas obras y repartir, a medias también, las ganancias obtenidas, realizando el sepulcro del canciller Selvagio de Zaragoza.

Hacia 1523, realizo el retablo de la Capilla del Condestable en la Catedral de Burgos, con Diego de Siloe. Un año después, las figuras para el retablo mayor del Descendimiento en alabastro, para la Catedral de esa Ciudad. De esta época es también el sepulcro de don Gonzalo Diez de Lerma, en la Catedral de Burgos.

En 1534, intervino en el sepulcro de don Pedro Manso, obispo de Osma, para el Monasterio de Oña. Un año después, en colaboración con Alonso de Berruguete, intervino en la Sillería del Coro de dicha Catedral. Cada uno realizó 35 sillas y además Vigarny realizo la del prelado.

Otras obras suyas son el sepulcro de don Diego de Avellaneda, el de fray Alonso de Burgos y el retablo del Hospital de Santa Cruz en San Juan de los Reyes.

Espero que la recopilación realizada sea de vuestro gusto y contribuya en divulgación de este artista franco.español.






Algunas obras


Retablo de la Capilla Real de Granada


 13capilla_real

La Capilla Real de Granada es seguramente el monumento más significativo del reinado de los Reyes Católicos. Erigida como panteón funerario de los monarcas, su construcción fue ordenada por una disposición testamentaria de la reina Isabel. Con ello pretendía conmemorar el mayor logro de su reinado, la unificación política y religiosa de España tras la conquista del último reducto musulmán que quedaba en la península. Tanto la capilla como el sepulcro tenían que ser magníficos en sus cualidades artísticas y también transmitir unas especiales connotaciones simbólicas. La arquitectura se concluyó en estilo gótico en 1517, bajo las órdenes del maestro Enrique Egas. Ese mismo año, el italiano Domenico Fancelli terminó el sepulcro de los reyes, cuyos cuerpos fueron trasladados a la cripta en 1521. El deseo del emperador Carlos I de magnificar el mausoleo de sus abuelos convirtió a Granada en el foco artístico de mayor intensidad y calidad del arte del Renaci­miento en España. Numerosos artistas de renombre como Alonso Berruguete, Jacopo Florentino, Diego de Siloe, Pedro Machuca, Andrés de Solórzano o Sebastián de Almonacid se dieron cita en la antigua capital nazarí para disputarse la contratación de las principales obras de decoración que quedaban por hacer en la Capilla Real. Entre las piezas más importantes que se realizaron entonces destaca sin duda el retablo mayor, atribuido al maestro borgoñón Felipe Bigarny por un documento encontrado en la sección de la Contaduría Mayor del Archivo General de Simancas, en el que figura la siguiente libranza fechada en el año 1519:

«A Pedro de Caçalla contador del sueldo ciento e doze mill e quinientos mrs. que los ovo de aver por otros tantos quel dio e pagó a maestre Felipe de Borgoña para en quenta de 1.500.000 que ovo de aver por un retablo que hase para la capilla Real de Granada por carta dada a XVII de mayo de DXIX.»

Este documento suministra información fidedigna sobre el autor del retablo, sobre su elevado coste y sobre la fecha en que debió iniciarse la obra. Por otros documentos coetáneos sabemos que se terminó a principios de 1522, cuando todas las piezas quedaron perfectamente ensambladas, procediéndose a su estofado y policromado. El resultado fue en verdad excepcional, e hizo honor a la fama de un artista que ya se había consagrado en numerosas obras maestras repartidas por las catedrales de Burgos, Palencia y Toledo, además de otros sitios como Salamanca y Alcalá de Henares. En esa trayectoria, se advierte una importante evolución estilística. Sus primeros trabajos se inspiran en la plástica tradicional borgoñona, todavía sujeta a un sistema de proporciones y a un lenguaje esencialmente góticos. Posteriormente, sobre todo a raíz de un acuerdo de colaboración suscrito con Alonso Berruguete en 1519, Bigarny incorporó el refinamiento y la monumentalidad característicos de la estética renacentista. En el retablo de la Capilla Real, son elementos distintivos del nuevo estilo la organiza­ción clásica de la arquitectura, la exquisita dulzura con que están realizadas determinadas figuras, la introducción de desnudos que permiten el estudio de la anatomía humana, el empleo del bajorre­lieve en algunas escenas, la inclusión de triglifos, metopas, veneras y cabezas de querubines en los frisos, y el tratamiento de los grutescos de acuerdo a la moda plateres­ca.


 16retablo_capilla_real_de_granada

Retablo de la Capilla Real de Granada. Obra de Felipe Bigarny.

Un retablo se divide en pisos o cuerpos dispuestos horizontalmente, y calles y entrecalles dispuestas verticalmente. La base de toda la estructura se denomina predela o banco, que puede estar a su vez apoyado en un sotabanco, mientras que el remate, que culmina lo más alto de la composición, se llama ático. El conjunto puede estar perfilado en los extremos laterales por polseras, unos elementos que se destacan en resalte y que pueden ser por ejemplo una columna o una pilastra. En el retablo de la Capilla Real de Granada, la estructura se compone de sotabanco, banco, dos cuerpos con cinco calles y un ático que presenta tres frontispicios de vuelta redonda y está rematado en el centro por frontón triangular con una cruz. El conjunto se articula con gran regularidad por medio de columnas abalaustradas con capiteles corintios, y cornisamentos decorados con elementos clásicos y grutescos dorados sobre fondo blanco. A ambos lados de la estructura se abaten dos piezas perfecta­mente ensambladas que funcionan como pedestales para las estatuas orantes de los Reyes Católicos. Estas estatuas refuerzan el significado piadoso y funerario de toda la capilla, pero también producen un efecto de gran valor escenográfico.


 15retablo_capilla_real_de_granada_detalle

Retablo de la Capilla Real de Granada (detalle). Obra de Felipe Bigarny.

En cuanto a la iconografía, debe analizarse primero cada una de las escenas para después proceder a una interpretación global del retablo. Los relieves del sotabanco representan aconteci­mientos históricos de la toma de Granada: la llegada de los ejércitos cristia­nos al mando de los Reyes Católicos y del Cardenal Mendoza, Boabdil rindiendo las llaves de la ciudad, el bautismo de los hombres moros y el bautismo de las mujeres moras. En la zona central del banco se muestran tres escenas: primero el Bautismo de Cristo, en el medio la Adoración de los Reyes Magos, y a la derecha San Juan Evangelista acompañado del águila que lo identifica. Sobre ellas se dispone el primer cuerpo del retablo, en el que se encuentran las escenas más importantes desde el punto de vista iconográfico, lo que se nota por su situación centralizada y por el tamaño monumental de las figuras. Emparejados en el centro están San Juan Bautista y San Juan Evangelista, los santos patronos de los Reyes Católicos y los titulares de la advocación de la capilla. A los lados, el martirio de cada uno de ellos: a la izquierda la Degollación del Bautista, y a la derecha la cocción en aceite hirviendo del Evangelista. En el segundo cuerpo destaca la Crucifixión de Cristo, que sobresale por encima del cornisamento superior, y que aparece secundada por la Virgen María y San Juan Evangelista, siguiendo una tipología iconográfica que se denomina «calvario». A la izquierda se representa precisamente a Cristo con la Cruz a cuestas, camino del Monte Calvario, y a la derecha la Piedad o Lamentación ante Cristo muerto, quizás la escena más retardataria desde el punto de vista estilístico. En las calles de los extremos están representados, cada uno independiente en una celda, San Pedro, San Pablo, los cuatro evangelistas y los cuatro Padres de la iglesia Católica [más conocidos de occidente], que son San Gregorio Magno, San Jerónimo, San Ambrosio y San Agustín. En el ático aparecen las figuras de la Virgen María y del ángel San Gabriel, una a cada extremo, figurando el episodio de la Anunciación. Finalmente, la paloma del Espíritu Santo y la figura de Dios Padre se asoman desde el tímpano superior, representando junto con Jesucristo crucificado el misterio de la Trinidad.


 14esquema_retablo

Esquema retablo

En definitiva, el retablo propone varias lecturas. La más evidente de todas es la que unifica las diferentes escenas de contenido cristológico, que se disponen siguiendo los ejes de la Crucifixión, y que van desde la Anunciación en el ático hasta la Adoración de los Reyes Magos en el banco, pasando por los episodios de la Pasión en el cuerpo superior, que ejemplifican la acción salvadora de Jesús en el mundo. Apoyando el sentido doctrinal de este mensaje se incluye a los Evange­listas y a los Santos Padres de la Iglesia Católica; los primeros como reveladores del mensaje cristiano, los segundos como exégetas y por ello depositarios y continua­dores de la Buena Nueva extendida por toda la tierra. Su situación en las torres, actuando a modo columnas o fundamen­tos de la Iglesia, resulta muy significa­tiva. Una segunda lectura iconográfica es de carácter devocional y está dedicada a los Santos Juanes, patronos de los Reyes Católicos y titulares de la capilla. La presencia de ambos expresa además la continuidad de la misión de Cristo, pues los dos son testigos directos de la misma y hacen confluir el Antiguo y el Nuevo Testamento. Las figuras orantes de los reyes y los bajorrelieves del sotabanco conectan esa misión salvífica con el momento histórico en que se construyó el propio retablo, porque aluden a la definitiva cristianización de España, lograda gracias a la reconquista de Granada. Política, teología y devoción espiritual aparecen así perfectamente interconectadas entre sí.

Fuente: arteiconografia.com / Publicado por Josué Llull el 12 de noviembre de 2010



 17retablo_capilla_real_de_granada

Más info de la Capilla Real de Granada



Obras de Bigarny en la Catedral de Burgos


 19sepulcro_de_los_condestables_en_la_catedral_de_burgos

Capilla de los Condestables. Sepulcro de los condestables Pedro Fernández de Velasco y Mencía de Mendoza. El sepulcro es un monumento funerario realizado por Felipe Bigarny en mármol de Carrara, hacia 1492, con las estatuas yacentes de Pedro Fernández de Velasco y su esposa Mencía de Mendoza y Figueroa, colocadas en el centro de la capilla de los Condestables en la catedral de Burgos. La capilla de los Condestables es la más importante y famosa de las capillas del templo burgaés.


 22capilla_sepulcro_de_los_condestables_en_la_catedral_de_burgos

La capilla dedicada a la Purificación de María fue encargada por los Condestables, para la función de panteón familiar y construida entre los años 1482 y 1496 por Simón de Colonia en la girola de la catedral; muestra un estilo de transición del gótico al renacimiento. Por ausencia del condestable, fue su esposa la duquesa de Frías doña Mencía1 la que se encargó de las obras, a la vez que también encargaba la Casa del Cordón en Burgos y en Gamonal la Casa de la Vega, por lo que cuenta la leyenda que al regreso de su marido, de participar en la conquista de Granada, le comentó: «ya tienes palacio en que morar, quinta en que holgar y capilla en que orar y te enterrar».

Descripción


 20detalle_de_la_imagen_yacente_de_pedro_fern_ndez_de_velasco

Detalle de la imagen yacente de Pedro Fernández de Velasco. Obra de Felipe Bigarny.

El sepulcro se encuentra colocado en medio de la capilla enfrente del altar. Las figuras de los yacentes están tratadas con gran virtuosismo y un realismo muy detallado en las facciones de los rostros, además con una gran profusión de elementos decorativos en sus vestiduras, así como en los cojines donde apoyan sus cabezas. Ambas llevan coronas condales con emblemas heráldicos, guardando cierta similitud con la estatua del sepulcro de Gonzalo de Lerma realizada por el mismo autor y colocada en la misma catedral de Burgos, aunque los ornamentos y dibujos de las vestiduras de los condestables son mucho más ricos, mostrando todo su poder social en los atributos de estos personajes. Don Pedro tiene las manos cruzadas sobre su pecho sosteniendo la empuñadura de la espada mientras que doña Mencía con las manos también sobre el pecho, aguanta un gran rosario que le cae sobre su túnica.

La cama donde se colocan los yacentes es una losa de jaspe rojizo completamente lisa de forma troncopiramidal y los muros sin ningún tipo de ornamentación, lo que hace resaltar aún más la blancura del mármol y la decoración de las figuras tendidas sobre ella. Una cartela individual a sus pies, contiene sus epitafios. He aquí la transcripción de los mismos:

    Aquí yace el muy ilustre señor don Pedro Fernández de Velasco, condestable de Castilla, señor del estado y gran casa de Velasco, hijo de don Pedro Fernández de Velasco y doña Beatriz Manrique, condes de Haro. Murió de sesenta y siete años, año de mil cuatrocientos y noventa y dos, siendo solo virrey de estos reinos por los Reyes Católicos.

    Aquí yace la mujer y señora doña Mencía de Mendoza, condesa de Haro, mujer del condestable don Pedro Fernández de Velasco, hija de don Iñigo López de Mendoza y de doña Catalina de Figueroa, marqueses de Santillana. Murió de setenta y nueve años, año de mil y quinientos.



 21cartela_de_menc_a_de_mendoza_en_los_pies_de_su_sepulcro

Cartela de Mencía de Mendoza en los pies de su sepulcro. Sepulcro de los condestables Pedro Fernández de Velasco y Mencía de Mendoza. Catedral de Burgos. Obra de Felipe Bigarny.


 36siller_a_coral_de_la_catedral_de_burgos

Sillería coral de la Catedral de Burgos (1505-1512). Fue pedido por el Cabildo dentro del plan de renovación de ésta. Bigarny contó con el tallista Andrés de Nájera y con un equipo de oficiales de muy distinta categoría. Se acabó en 1512.

El actual coro de la Catedral de Burgos (Castilla y León, España), que ocupa los tres tramos de la nave mayor inmediatamente anteriores al crucero del templo, con su magnífica sillería formada por 103 asientos tallados en nogal, es el resultado de distintas fases constructivas. Así, el primer coro, de estilo gótico y hoy desaparecido, estaba situado en el presbiterio, en los flancos del viejo retablo mayor, siguiendo el modelo francés, donde el coro capitular se ubica siempre en la cabecera.


 18camino_del_calvario_relieve_obra_de_felipe_vigarny_1498_h_catedral_de_burgos

Camino del Calvario. Relieve obra de Felipe Bigarny. 1498 h. Catedral de Burgos. Se trata de la primera obra de Felipe Bigarny realizada para el trasaltar de la Catedral de Burgos. La escena está tratada en un estilo gótico borgoñón modernizado con algún añadido renacentista como el arco del triunfo o el guerrero que aparece de espaldas de manifiesta influencia italiana. A partir de esta obra, Bigarny evoluciona hacia el Renacimiento.


 37siller_a_coral_de_la_catedral_de_burgos

Sillería renacentista de la Catedral de Burgos. La vieja sillería gótica fue sustituida a partir de 1505 por una nueva de tres alturas tallada en estilo renacentista plateresco por el artista borgoñón Felipe Bigarny en colaboración con otros artistas como Andrés de Nájera o de San Juan y, quizá, Guillén de Holanda. En toda ella se desparrama una abigarrada serie de relieves con escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento, y otras del santoral cristiano. En el siglo XVI se puso de moda en las catedrales españolas situar la sillería en medio de la nave mayor, y así se hizo hacia 1522 con la tallada por Bigarny en Burgos, trasladando las dos hileras de sillerías del presbiterio hasta los pies de la nave. Las modificaciones requeridas por el cambio de ubicación corrieron a cargo de, entre otros escultores, Simón de Bueras, García de Arredondo y Luis Gabeo. En 1586 García de Arredondo realizó un cátedra para el arzobispo siguiendo el gusto renacentista romanista de la época, y años después, desde 1619, se esculpió en estilo clasicista y sobre planos trazados por los arquitectos Juan de Naveda y Felipe Alvaredo una hilera nueva que cerró transversalmente la nave, configurando la actual planta en forma de U.



 42_burgos_catedral_130_capilla_de_la_presentacion_sepulcro_de_gonzalo_de_lerma

Sepulcro del canónigo Gonzalo de Lerma, para la capilla de la Presentación de la Catedral de Burgos. Realizado en alabastro blanco en 1524. Obra de Felipe de Bigarny.

Preside el espacio de la capilla el sepulcro exento del fundador, el canónigo Díaz de Lerma. Fue labrado en alabastro blanco por el escultor Felipe Bigarny en 1524 y 1525. Presenta una cama funeraria en cuyas paredes están esculpidos, dentro de medallones, San Francisco, San Jerónimo y cuatro Virtudes. El bulto yacente del canónigo refleja mejor la calidad técnica del autor, y concretamente el rostro, muy expresivo y realista, donde se aprecian influencias del estilo de Diego de Siloé. En los lienzos perimetrales se abren en arcosolio otros cinco artísticos sepulcros de estilos gótico-renacentista y renacentista plateresco correspondientes a deudos del eclesiástico, que presentan profusa decoración a base de relieves historiados. La traza tardogótica se aprecia en un sepulcro episcopal, con bulto orante en arcosolio con trasdós trilobulado y conopial. Adosado al pilar del templo se halla el sepulcro del protonotario y canónigo Jacobo Bilbao. Otros dos monumentos funerarios contienen un Cristo yacente tallado en madera y una talla de la Virgen con el Niño.



Intervención de Vigarny en la Catedral de Toledo


 0catedral_de_toledo_altar_mayor_grande

Retablo mayor de la Catedral de Santa María de Toledo (de 1500 a 1503). Obra de Felipe Bigarny. Trabajó con Copín de Holanda. Contrasta el estilo gótico de este conjunto en escultura y arquitectura con el estilo renacentista del retablo de la Descensión hecho para la misma catedral.


 0catedral_de_toledo_altar_mayor_1421365386_446403

Retablo mayor de la Catedral de Santa María de Toledo, detalle.

En 14991 diseñó las trazas del retablo mayor de la catedral de Santa María de Toledo, contratado por el cardenal Cisneros, arzobispo de ésta, preparando además una figura de San Marcos y comprometiéndose a esculpir cuatro relieves principales,3 de los que se le atribuyen inequívocamente los dos superiores de la calle central, terminando estos encargos en 1504.


 51coro_de_la_catedral_de_toledo_realizado_por_alonso_berruguete_y_felipe_de_vigarny

Coro de la Catedral de Toledo, realizado por Alonso Berruguete y Felipe de Bigarny, éste entre 1539 y su fallecimiento.


 40retablo_de_la_descensi_n_o_del_pilar_en_la_catedral_de_toledo

Retablo de la Descensión o del Pilar en la Catedral de Toledo, realizada entre 1520 y 1527. Obra de Felipe de Bigarny


 41retablo_de_la_descensi_n_o_del_pilar_en_la_catedral_de_toledo

Detalle del retablo de la Descensión. Catedral de Toledo. Obra de Felipe de Bigarny




 1catedral_de_palencia_retablo_mayor_1421508120_501790

Retablo mayor de la catedral de Palencia. La esculturas son obra en parte del taller de Felipe Bigarny. Bigarny solo se comprometió (entre 1505 y 1507) a que fueran de su mano los rostros. Las figuras del ático presidido con un excepcional Cristo crucificado es obra de Juan de Valmaseda.


 35retablo_de_la_capilla_mayor_de_la_catedral_de_palencia

Retablo de la capilla mayor de la Catedral de Palencia. La esculturas son obra parte del taller. Felipe Bigarny solo se comprometió a que fueran de su mano los rostros.


 1_tico_del_retablo_mayor_de_la_catedral_de_palencia2

El Calvario, grupo escultórico que corona el retablo, por Juan de Valmaseda.

El retablo mayor de la catedral de Palencia es una de las obras culminantes del Renacimiento castellano. Fue encargado por el obispo Diego de Deza para colocarlo en la primitiva capilla mayor del templo, que con los años dejó de serlo para convertirse en capilla del Sagrario. El obispo contrató al ensamblador Pedro de Guadalupe para que hiciera las trazas, entre 1504 y 1506, dando como resultado un monumental mueble de estilo plateresco, incipiente en aquellos años. El retablo no llegó a instalarse en el espacio para el que fue pensado, sino que se acomodó en la nueva capilla mayor, ubicada en la nave central. Las obras de terminación y adaptación duraron hasta los primeros años del siglo XVII, en que se terminó el tabernáculo. Las esculturas se deben a Felipe Vigarny, con dos de las tallas de Alejo de Vahía y el remate de Juan de Valmaseda.



Otras obras


 23portada_y_retablo_mayor_de_la_iglesia_de_santo_tom_s_de_haro

Portada mayor de la iglesia de Santo Tomás de Haro. Obra de Felipe Bigarny (entre 1516 y 1519). La Portada y también el retablo mayor fueron construidos por encargo de Íñigo Fernández de Velasco. El retablo fue destruido tras derrumbarse una parte del edificio durante su construcción.

Entre 1512 y 1525 Vigarny realizó un retablo para la iglesia. Al hundirse la construcción que entonces se estaba realizando se guardó, montándolo de nuevo en 1558 tras levantarse la nueva capilla mayor y crucero. Según el visitador del obispo era muy bueno. Fue retirado en el siglo XVIII por encontrarse en estado ruinoso.


 26iglesia_de_santo_tom_s_haro_la_rioja_espa_a_altar_mayor_y_laterales

El actual retablo mayor comenzó a construirse en 1730 y es de estilo barroco con colores dorados. Según Ramírez Martínez habría sido realizado por Santiago del Amo y su taller, según traza de 1711 del fraile Pedro Martínez, del Monasterio de San Pedro de Cardeña.32 Está considerada como la arquitectura más monumental de comienzos de siglo en La Rioja.

Está dividido en tres cuerpos de tres calles e integra la ventana del ático en el retablo. Están separados por columnas adosadas con forma de candelabro y adornado con hojarasca, estípites (influenciados por el madrileño Pedro de Ribera) y columnas bulbosas. A sus costados se encuentra en el lado izquierdo, el retablo de la Virgen del Rosario y en el derecho el de la Virgen del Amor Hermoso, ambos descritos en los apartados de las naves del lado de la epístola y del evangelio.

Cuenta con siete tallas y dos alto-relieves. En la parte de abajo hay dos puertas de armario con los relieves de San Felices de Bilibio en el tramo de la izquierda, con hábito de monje, barba, calva, flequillo en la frente, con castillo almenado a sus pies y dos ángeles a ambos lados de la cabeza; y Santa Aúrea en el tramo de la derecha. Sobre ellos en el primer cuerpo, aparecen en el lado izquierdo la incredulidad de Santo Tomás y al derecho el Calvario. En el siguiente tramo en el centro Santo Tomás y a sus lados, San José con el niño Jesús y San Juan Bautista. En el tercero, en el centro La Asunción y las Cuatro Virtudes, flanqueada por dos vanos con arco apuntado y vidrieras de 1667. Culmina en el ático con San Miguel pisando al diablo.


 25santa_catalina_de_alejandr_a

Santa Catalina de Alejandría. Obra de Felipe Bigarny. 1505. Escultura en madera tallada, policromado, 84 x 15 x 26 cm. Museo Nacional de Escultura, Valladolid. Vestida a la moda de inicios del siglo XVI, con una saya de escote cuadrado, alta cintura y mangas acuchilladas por las que pende la camisa, sujeta sobre su hombro derecho un manto arrollado al cuerpo con ampulosos pliegues que dejan ver su revés corlado en rojo. Coronada y con un grueso collar de oro en forma de cadena al cuello, porta en su mano izquierda un libro, en su mayor parte perdido, alusivo a su condición de doctora, mientras que con la derecha, totalmente desaparecida, debía sujetar la espada de su decapitación, y a sus pies estaría la rueda con cuchillas y la cabeza del emperador derrotado.


 24felipe_bigarny_im_genes_del_antiguo_retablo_de_la_universidad_de_salamanca_1503

Imágenes del antiguo retablo de la Universidad de Salamanca, 1503. Izquierda: Asunción y derecha: Sta. Bárbara, Museo de la Universidad, Salamanca. Obra de Felipe Bigarny.


 29felipe_bigarny_san_jer_nimo_museo_universitario_de_salamanca

San Jerónimo. Museo de la Universidad, Salamanca. Obra de Felipe Bigarny.


 30_felipe_bigarny_cuatro_evangelistas_mne

Los cuatro evangelistas. Obra de Felipe Bigarny. Hacia 1503. Madera policromada. Museo Nacional de Escultura, Valladolid. Posible procedencia de la capilla de la Universidad de Salamanca. Escultura renacentista española. Escuela burgalesa... Más info


 31felipe_bigarny_san_juan_evang_mne

San Juan Evangelista, hacia 1503. Museo Nacional de Escultura, Valladolid. Obra de Felipe Bigarny.


 27felipe_bigarny_san_marcos_hacia_1503

San Marcos. Obra de Felipe Bigarny, hacia 1503. Museo Nacional de Escultura, Valladolid. Obra de Felipe Bigarny.


 32felipe_bigarny_san_lucas_hacia_1503

San Lucas, hacia 1503. Museo Nacional de Escultura, Valladolid. Obra de Felipe Bigarny.


 33_felipe_bigarny_san_mateo_mne

San Mateo, hacia 1503. Museo Nacional de Escultura, Valladolid. Obra de Felipe Bigarny.


 38iglesia_de_san_gil_abad_burgos

Retablo de la Capilla de los Reyes de la iglesia de San Gil de Burgos (principios del siglo XVI). Se mezcla la tradición tardogótica con algunos elementos renacentistas tanto en la escultura como en la arquitectura. Se inspira en la Capilla de la Buena Mañana de esta misma parroquia. Obra atribuida a Felipe Bigarny y Gil de Siloé.  


 39retablo_para_don_gutierre_de_mier_y_para_la_iglesia_de_cervera_de_pisuerga_palencia_1513

Retablo para don Gutierre de Mier y para la iglesia de Cervera de Pisuerga (Palencia) (1513).



De las siguientes obras no he obtenido imagen:


Felipe Bigarny es autor del sepulcro del Cardenal Selvagio (1519). Lo haría junto con Berruguete en Zaragoza.

Felipe Bigarny también es autor del retablo de la devoción de San Bartolomé (1514). Este era para el altar de la cofradía de dicho santo, en la iglesia de San Esteban de Burgos. León Picardo se debía encargar de la pintura; colaboró continuamente con Bigarny, policromando muchas de sus esculturas. Actualmente la obra se encuentra en la iglesia de San Lesmes de Burgos. Está formada por una imagen de bulto del santo, una serie de tablas pintadas y una arquitectura de formas platerescas.

En la provincia de Madrid Felipe Bigarny también es autor del retablo para la Catedral Magistral de los Santos Niños Justo y Pastor de Alcalá de Henares y dos retablos para Torrelaguna (Madrid) (principios del siglo XVI). Encargados por el cardenal Cisneros y realizados junto con León Picardo.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Felipe Bigarny (Nació en ¿1475? – Murió en 1542). Fue un escultor franco español del renacimiento. También se le conoce como o de Bigarny el Borgoñón o Felipe de Borgoña.

 
Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, oronoz.com, valpuesta.com, maravillasdeespana.blogspot.com, capillarealgranada.com, arteiconografia.com, ceres.mcu.es, elveridico.blogspot.es, burgospedia1.wordpress.com, flickr.com, domuspucelae.blogspot.com, artehistoria.com, cofrades.sevilla.abc.es, jdiezarnal.com, panoramio.com y otras de Internet
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 09 Febrero 2016, 09:26; editado 14 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VIGARNY 
 
Gracias J.Luis por este nuevo escultor.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VIGARNY 
 
Gracias xerbar, esta exposición ya hace la 201... miro atrás y me parece mentira, la verdad, modestia aparte tenemos una Galería de arte muy variada y representativa, al menos yo estoy muy orgulloso de ella.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 28 Diciembre 2007, 00:48; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VIGARNY 
 
Eso ni lo dudes J.Luis es la mejor galería de arte que pueda existir en internet.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BIGARNY, Felipe 
 
Felipe Bigarny en Artehistoria


 18camino_del_calvario_relieve_obra_de_felipe_vigarny_1498_h_catedral_de_burgos

Camino del Calvario. Relieve obra de Felipe Bigarny. 1498 h. Catedral de Burgos. Se trata de la primera obra de Felipe Bigarny realizada para el trasaltar de la Catedral de Burgos. La escena está tratada en un estilo gótico borgoñón modernizado con algún añadido renacentista como el arco del triunfo o el guerrero que aparece de espaldas de manifiesta influencia italiana. A partir de esta obra, Bigarny evoluciona hacia el Renacimiento.


 45_1421433725_392853

Crucifixión. Siglo XVI. Catedral de Burgos. Obra de Felipe Bigarny.

Desde 1498 su actividad se documenta en España. A él se debe la introducción de la corriente renacentista en Castilla. Aunque el desarrollo de su carrera coincide con las últimas muestras del gótico, en sus creaciones recurre a rasgos típicos del Renacimiento, igual que otros artistas de su tiempo como Berruguete y Diego de Siloé. De su legado hay que mencionar El Camino del Calvario del altar posterior de la catedral de Burgos. Para este mismo edificio realiza además los relieves de la Crucifixión y el Descendimiento. También trabaja en el Retablo mayor de la Catedral de Toledo, en la capilla de la Universidad de Salamanca y la catedral de Palencia. Cuando regresa a Burgos se encarga de esculpir la sillería del coro de la catedral. La obra de este prolífico autor llegó hasta la Rioja, donde realizó la fachada de Santo Tomás. Su intervención con Berruguete en el monumento funerario del canciller Selvagio fue uno de los momentos más importantes de su carrera. De este adquiere el gusto por los elementos propios del Renacimiento. Desde 1523 hasta 1526 trabaja en Burgos en la Capilla del Condestable en comandita con Diego de Siloé. En este mismo edificio se encargó del Sepulcro de Gonzalo de Lerma. En los últimos años de su vida ejecuta el Retablo del Descendimiento de la catedral de Toledo, una de sus creaciones más trascendentes por las reminiscencias italianas.


 43inmaculada_obra_de_felipe_bigarny_alabastro_fecha_1550_h_museo_arqueol_gico_nacional_de_espa_a

Inmaculada. Obra de Felipe Bigarny. Alabastro. Fecha: 1550 h. Museo Arqueológico Nacional de España

La nobleza española acogió con entusiasmo las nuevas formas artísticas del Renacimiento. La dependencia del arte italiano, al principio muy fuerte, dio paso poco a poco a un estilo renacentista netamente español, expresivo hasta el manierismo en el caso de la escultura. Con este estilo se sigue realzando en las tumbas y capillas funerarias la fe del difunto y su prestigio.

En el Museo Arqueológico Nacional se conserva un alto relieve de la Virgen rodeada de ángeles, esculpida en alabastro por Felipe Vigarny hacia 1550, para la capilla funeraria del obispo Alonso de Castilla. Ésta se hallaba en el monasterio de Santo Domingo el Real de Madrid, no lejos de los sepulcros de Pedro I el Cruel y su nieta Doña Constanza. Tanto la concepción de la figura como su desarrollo técnico muestran la profunda comprensión de los precedentes clásicos por parte del autor, quien pasó gran parte de su etapa de formación en Italia. Pero el sistema de proporciones, la estilización de la figura y la armonía de los volúmenes y de la actitud que caracterizan al clasicismo renacentista están puestos al servicio del mensaje trascendental de la imagen religiosa.


 44_1421433606_902290

Retrato del cardenal Cisneros. Obra de Felipe Bigarny. Fecha: Siglo XVI. Universidad Complutense de Madrid.

Don Gonzalo Jiménez de Cisneros nació en la localidad madrileña de Torrelaguna el año 1436. Como muchos de los miembros de la clase hidalga, el joven Gonzalo inició carrera eclesiástica, cursando estudios en Roa para después trasladarse a Alcalá de Henares, una de las ciudades más importantes y vinculadas a su vida. Posteriormente se trasladó a Salamanca para estudiar teología y derecho, finalizando su carrera estudiantil en Roma, adonde marchó para perfeccionar en administración eclesiástica. Tras el fallecimiento de su padre regresa a España y consigue el arciprestazgo de Uceda, enfrentándose con el arzobispo de Toledo, lo que significó el encarcelamiento de don Gonzalo durante varios años. A pesar de su reclusión, Cisneros no renunció a su cargo, en el que fue mantenido por el cardenal González de Mendoza.
En el año 1480 recibe la capellanía mayor de la catedral de Sigüenza, iniciando su prestigiosa carrera eclesiástica y política. Movido por la piedad, cuatro años más tarde decide ingresar en la Orden Franciscana, cambiando el nombre de Gonzalo por el de Francisco. El convento de Castañar será donde realice el noviciado para pasar más tarde al de La Salceda donde será elegido superior. Su escalada no finaliza ahí ya que en el año 1492 la reina Isabel le elige como confesor siguiendo los consejos del ahora arzobispo de Toledo, el cardenal González de Mendoza, primer protector de Cisneros. Dos años más tarde es elegido provincial de la Orden Franciscana para Castilla, convirtiéndose en el principal consejero de la reina católica. El fallecimiento del cardenal Mendoza le permitirá acceder al arzobispado de Toledo, uno de los puestos más importantes en la política española.
La ideología reformista de Cisneros le permitirá realizar una interesante labor pastoral en la provincia de Toledo, convocando varios sínodos diocesanos y recibiendo la orden del papa Alejandro VI de reformar los religiosos hispanos al ser nombrado visitador de los franciscanos (1496) y de las órdenes mendicantes (1499).
Por estas fechas, Cisneros contaba con el total apoyo de los reyes por lo que le fue encomendada una importante misión: evangelizar a los musulmanes de la recién conquistada provincia de Granada. Los métodos represivos empleados por el cardenal cumplieron su objetivo ya que fueron varios miles los musulmanes que recibieron el agua del bautismo, convirtiéndose en cristianos.
Don Francisco abandonó paulatinamente la labor pastoral para dedicarse a los asuntos políticos, espoleado por la complicada situación que vivía Castilla tras el fallecimiento de la reina Isabel en 1504. Juana heredaba la corona castellana según el testamento real, en el que se incluía una cláusula por la que Juana debía ceder sus derechos a su padre, Fernando el Católico, en caso de trastornos mentales. Esta situación provocaba una enorme tensión ya que el país se dividía en dos bandos: los partidarios del Católico y los que veían en Felipe, el esposo de Juana, la solución a sus problemas. La solución temporal llegó con la retirada de Fernando a sus estados de Aragón y el acceso de Felipe a la corona, solución transitoria ya que Felipe fallecía en el mes de septiembre de 1506 de manera repentina. Cisneros se erige desde ese momento en el regente de Castilla con dos objetivos muy claros en su política: el inmediato regreso de Fernando a Castilla y el mantenimiento del orden nobiliario, encaminados ambos al fortalecimiento del poder real. El regreso del rey católico a Castilla beneficiará a Cisneros que consigue el cardenalato en 1507 gracias al apoyo real. Su participación en episodios militares se incrementará en estas fechas ya que se ofreció en ayuda del rey para las campañas de África, llegando a intervenir personalmente en la campaña de conquista de Orán, plaza que pasó a depender del arzobispado de Toledo. Su papel en la política castellana se afianzó al obtener el cargo de Inquisidor General, una de las piezas clave en la política del momento al tener bajo su mando al temido y respetado Santo Oficio
En 1516 fallece Fernando el Católico y Cisneros vuelve a ser nombrado regente de Castilla mientras el hijo natural de Fernando, Alonso, es nombrado regente de Aragón. Quizá sean estos momentos los más difíciles de su carrera ya que se tendrá que enfrentar a diversas sublevaciones nobiliarias, aprovechando el "vacío de poder", con el fin de recuperar sus privilegios perdidos durante el reinado de Isabel. Para evitar conflictos decidió organizar una milicia urbana que recibió el nombre de Gente de la Ordenanza. Serán estas las tropas que, según cuenta la leyenda, mostró a sus enemigos al mismo tiempo que manifestaba: "Estos son mis poderes" cuando los nobles preguntaban al cardenal que en que basaba su legitimidad. Cierta la leyenda o no, lo que debemos considerar es el deseo de Cisneros de mantener su política centralista y de fortalecimiento del poder real, objetivo que consiguió con creces. A esta revuelta interna se suman los intentos de los colaboradores flamencos del rey Carlos I por intervenir en la política castellana así como graves conflictos exteriores: deseos por parte de Francia de tomar Navarra y presiones de los corsarios berberiscos en el norte de África. Las soluciones aportadas por Cisneros siempre resultarán satisfactorias, desempeñando un papel fundamental en estos turbios años. El cardenal fallecía en Roa (Burgos) el 8 de noviembre de 1517, cuando iba al encuentro del nuevo monarca, Carlos I. La muerte del eminente político le sirvió para no recibir la humillación que tenían preparada los colaboradores flamencos: su inminente renuncia a todos sus cargos, poco elegante manera de agradecer los desvelos de don Francisco por mantener el control del país.
La faceta de gobernante de Cisneros no oculta una de sus más importantes empresas: la fundación de la Universidad Complutense en Alcalá de Henares en 1507 con una orientación pedagógica más renovadora, contando con la inestimable participación de Antonio de Nebrija entre los profesores.




Ver más obras de Felipe Bigarny en el portal Artehistoria
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BIGARNY, Felipe 
 
Añado la pieza del trabajo dedicado a la escultura de la Escuela de Granada, del que Bigarny formaba parte relevante.


Este trabajo recopilatorio está dedicado a la Escuela Granadina de Escultura y el significado e influencia que ha tenido en la Artes en nuestro país desde los siglos XVI y hasta el XIX.

La extraordinaria actividad artística desarrollada en la Granada renacentista, con la presencia de grandes artistas nacionales y extranjeros, fue la que preparó la base para que surgiera esta escuela de escultura, plagada de grandes maestros como: Diego de Siloé, Alonso Cano, Pedro de Mena, Bartolomé Ordoñez, Diego de Aranda, Baltasar de Arce, Diego de Pesquera, Felipe Vigarny, Jacopo Florentino, Pablo de Rojas, José de Mora y Familia, Alonso de Mena, Pablo de Rojas, Torcuato Ruiz del Peral, Pedro Duque Cornejo y Roldán, Pedro Antonio Hermoso y el más reciente José Navas-Parejo, José, entre otros.

Espero que os guste la recopilación que he conseguido de estos grande escultores granadinos, que en su mayoría he dedicado trabajos individualizados, y en la medida de lo posible, contribuya en su divulgación.





Escuela Granadina de Escultura



 1sagrada_familia_obra_de_diego_de_silo_actualmente_en_el_museo_nacional_de_escultura_de_valladolid

Sagrada Familia. Obra de Diego de Siloé actualmente en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

La Escuela Granadina de Escultura va definiéndose a través del siglo XVI, hasta concretarse plenamente en el siglo XVII. La extraordinaria actividad artística desarrollada en la Granada renacentista, con la presencia de grandes artistas nacionales y extranjeros, fue la que preparó la base para que surgiera esta escuela de escultura.



 2alonso_cano_museo_nacional_de_escultura_de_valladlid

San Juan Bautista. Escultura en madera policromada que representa a San Juan Bautista, obra del escultor barroco Alonso Cano (Granada, 19 de marzo de 1601 - 3 de octubre de 1667). La obra fue contratada en 1634 para el retablo mayor de la iglesia de Villana de San Juan de la Palma. En la actualidad se encuentra custodiada en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

Los nombres que marcan los tres momentos de iniciación, desarrollo y culminación de esos rasgos granadinos son, respectivamente, Diego de Siloé, Pablo de Rojas y Alonso Cano. Los rasgos fijados por el estilo del último son los que propiamente atribuimos a la escuela granadina.



 7felipe_vigarny_virgen_con_ni_o_felipe_vigarny_museo_nacional_de_escultura_de_valladolid

Felipe Vigarny - Virgen con niño, relieve tallado en mármol por el Arquitecto y escultor de ascendencia francesa Felipe Vigarny, actualmente en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

De todos los artistas citados es Diego de Siloé, el que, no sólo por su afincamiento en la ciudad, sino por la potencia y variedad de su arte, logró atraer y crear un grupo de seguidores con quienes se inicia una escuela local...



 08baltasar_de_arce_el_se_or_atado_a_la_columna_probablemente_perteneci_a_la_hermandad_del_corpus_christi_de_granada

Baltasar de Arce - El Señor Atado a la Columna. Probablemente, perteneció a la Hermandad del Corpus Christi de Granada que la formaban artistas de la ciudad y tenía su sede en los Hospitalicos. En esta iglesia está enterrado Alonso de Mena.

Baltasar de Arce (?-1564). Escultor español, discípulo y continuador de Diego de Siloé. Trabajó en la ciudad de Granada desde 1558 a 1564, año en que falleció. En el museo granadino de la Alhambra existe de él una imagen mutilada de la Virgen sentada con el Niño.




 9diego_de_aranda_calvario_iglesia_del_sagrario_de_granada_bajo_la_advocaci_n_de_cristo_de_la_salud_diego_de_aranda

Diego de Aranda - Calvario iglesia del Sagrario de Granada, bajo la advocación de Cristo de la Salud. Diego de Aranda (s. XVI). Escultor español del siglo XVI, nacido en Granada. Era discípulo y amigo de Diego de Siloé y trabajó con él en la catedral de Granada. Es autor de las imágenes que adornan las portadas de las iglesias granadinas de Santa Ana y San Ildefonso. También intervino en los pedestales del testero oriental del palacio de Carlos V.

... El más fiel continuador fue Diego de Aranda; pero los que dan la nota más personal son Baltasar de Arce y Diego de Pesquera. El primero con su «Cristo a la columna» de la iglesia de los Hospitalicos, que nos ofrece una figura de violento movimiento concentrado, típicamente manierista, pero de intensidad expresiva prebarroca. Con más brío y grandiosidad se muestra en la figura central del fragmentado retablo mayor de la iglesia de S. Cristóbal.



 10mercurio_en_la_fuente_del_mismo_nombre_en_la_plaza_de_san_francisco_de_sevilla_obra_de_diego_de_pesquera

Imagen de Mercurio en la fuente del mismo nombre en la Plaza de San Francisco de Sevilla. Obra de Diego de Pesquera (segunda mitad del s. XVI) Escultor español. Su obra, en la que se percibe la influencia italiana, en especial la de Miguel Ángel, está documentada en Granada en 1563, y en Sevilla entre 1571 y 1580. Sus Virtudes de la sala capitular de la catedral de Granada y el grupo de Santa Ana, la Virgen y el Niño de la misma catedral revelan su perfecto dominio de la piedra, así como también sus esculturas Julio César y Hércules en la alameda sevillana.

Pesquera, formado en Roma según Gómez Moreno, vino a trabajar con Diego de Siloé, logrando dentro del estilo de éste acentuados efectos de finura de modelado con rasgos expresivos de tierna y desmayada sensibilidad. Trabajó en la Catedral, y destaca entre su obra la portada de la Sala capitular, con figuras de Virtudes en las que se extreman dichos rasgos. El artista pasó después a Sevilla y se pierde su huella en 1580.



 12el_entierro_de_cristo_jacopo_florentino_jacopo_torni

El Entierro de Cristo - Jacopo Florentino (Jacopo Torni), el Indaco (Jacopo da Torni, L'Indaco), (Florencia, 1456 - Villena (Alicante), 1526). Grupo escultórico en madera policromada. 195 x 255 cm. Entre 1521 y 1526. Museo de Bellas Artes de Granada. Procedencia: Monasterio de San Jerónimo, Granada.

Los contactos con dicha ciudad, en un intercambio de artistas e influencias, constituyen un rasgo distintivo de los decenios finales del siglo XVI. Así, como ejemplo importantísimo para el desarrollo de ambas escuelas, tenemos que destacar el monumental retablo del monasterio de San Jerónimo realizado hacia 1585. Se ha atribuido a Vázquez el Mozo, pero muy bien pudiera ser obra del granadino Melchor de Turín -o Torines- que se inició en Sevilla en el taller de Vázquez el Viejo, con quien colaboró después en alguna obra importante. Responde su estilo a un templado manierismo, seducido por la composición clara y la noble belleza de tipos y actitudes.

Realizado para el enterramiento del Gran Capitán, en el altar mayor del Monasterio de San Jerónimo, este grupo escultórico representa el Entierro de Cristo. En un primer término, Cristo yacente es colocado sobre un sarcófago por José de Arimatea y Nicodemo. En un segundo plano, la Virgen María llora la muerte de su hijo, acompañada por San Juan, María Magdalena y María, madre de Santiago el Menor. Realizado en madera policromada, dorada y estofada, destaca el suave modelado del cuerpo de Cristo, cuyo rostro aparece tranquilo y sereno. Las restantes figuras muestran un dolor sereno y contenido -característica de lo que será la escuela granadina- que nos recuerda al grupo escultórico del Laoconte.



 13_santo_domingo_de_guzman_penitente_martinez_monta_es_1607_museo_de_bellas_artes_de_sevilla

Martínez Montañés - Santo Domingo de Guzman penitente, del año 1607. La policromía fue realizada por Francisco de Pacheco. La escultura fue encargada para el convento de Porta Coeli, hoy en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Juan Martínez Montañés (Alcalá la Real, Jaén, 1568 - Sevilla, 18 de junio de 1649) fue un escultor español que trabajó entre la escultura del Renacimiento y la del barroco. Se formó en Granada con Pablo de Rojas y completó su educación en Sevilla, donde se estableció para el resto de su vida, convirtiéndose en el máximo exponente de la escuela sevillana de imaginería.



 14_pedro_de_mena_magdalena_penitente_ni

Pedro de Mena - Magdalena Penitente en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Escultura de María Magdalena meditando sobre la crucifixión. Concebida con un intenso realismo, destaca en ella el bello rostro consumido por un fervoroso sentimiento de místico amor, magníficamente reflejado en la emotiva mirada dirigida al crucifijo que sostiene con una de sus manos, aislando a la santa del entorno y desligándola del mundo terrenal. Destaca el virtuosismo de la talla, con el que consigue magníficos efectos realistas en el tratamiento de las calidades.



Siglo XVII

A ese momento corresponde Rodrigo Moreno, del que sabemos hizo un «Crucificado» para Felipe II y que se dice fue maestro de Pablo de Rojas, figura ésta que marca el paso a una nueva época y el surgir de la gran imaginería andaluza. Centró la actividad escultórica de Granada y fue maestro de Martínez Montañés, quien conserva rasgos de esta formación.



 15pablo_de_rojas_nazareno_de_las_angustias_iglesia_de_las_angustias

Pablo de Rojas -Nazareno de las Angustias. Iglesia de las Angustias (Granada, 1586). Había nacido hacia 1549, hijo de un pintor de origen sardo (había castellanizado su apellido de "Raxis" por "Rojas") establecido en Alcalá la Real y casado con una alcalaína; hacia 1579 se traslada a Granada, donde se forma con Rodrigo Moreno y establece taller en la parroquia de Santiago, lugar de residencia de muchos artistas que trabajaban en las numerosas iglesias y conventos que por aquellos años se levantaban en la ciudad. Fue maestro de Martínez Montañés.

A Pablo de Rojas corresponde en 1605 la ampliación del citado retablo, donde trabajan también sus colaboradores. De ellos destaca Martín de Aranda, que recoge su arte, aunque sin su vigor y nobleza, y, sobre todo, Bernabé de Gaviria, con quien evoluciona su estilo con una libertad, brío y dinamismo de aliento barroco. Conocemos por Gómez Moreno algunas fechas de su actividad entre 1603 y 1622 en que murió. De sus obras destaca de lo conservado el colosal «Apostolado» en madera dorada -terminado en 1614- en la Capilla mayor de la Catedral. Las diez figuras que realizó sorprenden por la grandiosidad de sus tipos y la valentía y dinamismo de sus gestos y actitudes, que si en algunos casos suponen una complicación violenta manierista, otras tienen una impetuosidad de movimientos de pleno barroco.



 16nazareno_de_monturque_c_rdoba_de_1662_bernardo_de_mora

Nazareno de Monturque (Córdoba), de 1662. Bernardo de Mora (Porreras, 1614-Granada, 1684) se instaló en Granada desde 1650 . Entró en el taller de escultura de los Mena y, más tarde, lo dirigió. Junto con Pedro de Mena fueron discípulos del maestro Alonso Cano, de los cuales recibió una notoria impronta que se puede observar en sus obras: Virgen de las Angustias, San Miguel, San Rafael y San Juan de Dios.

Como contemporáneos de Pablo de Rojas hemos de destacar también a los hermanos Miguel y Jerónimo García que, desligados de la vida de los talleres, trabajaban juntos y que ya en 1600 eran famosos, sobre todo por sus esculturas de barro. Sobresale entre todo lo que se les atribuye un importante grupo de Ecce-Homos, de gran variedad de tipos y todos ellos de cuidada técnica y honda emotividad. Unos son de muy pequeño tamaño, finísimos de modelado y policromía; pero en contraste se nos ofrece el de la Cartuja, mayor que el natural, donde se hermanan formas nobles y musculosas con detalles de observación realista, acordes con una intención devocional popular. La estrecha relación con esta obra obliga a atribuirles el grandioso «Crucificado» de la Sacristía de la Catedral que constituye el antecedente inmediato del «Cristo de la Clemencia» de Montañés.



 19jos_de_mora_ecce_homo_museo_de_bellas_artes_de_granada

José de Mora - Ecce-Homo. Escultura en madera policromada, 58 x 49 x 25,5 cm. Museo de Bellas Artes de Granada. Entre 1675 y 1700. Procedencia: Convento del Ángel Custodio, Granada.

El estilo del gran maestro Alonso Cano se impuso de manera decisiva y tiránica en todas las artes. Así, el joven Mena evolucionó de acuerdo con este influjo, aunque dando una vigorosa nota personal de intenso realismo. Tras de él como último gran discípulo destaca José de Mora y Familia, hijo de Bernardo, que estiliza los tipos y sutiliza la expresión hasta la ensoñación mística. Con su hermano Diego el arte canesco se hace superficial y decorativo; pero de él brota con brío el arte de José Risueño, que vuelve a Cano y estudia directamente el natural, dando una nota de sobrio realismo, pero con sensibilidad abierta también a la gracia y belleza delicada.

El tema del Ecce-Homo como prototipo de las imágenes de la Pasión de Cristo adquiere una gran importancia en la Granada barroca. Siendo un tema muy repetido por José de Mora, el que predomina es el modelo contrarreformista, muy expresivo de la sensibilidad granadina individualista e intimista, que prefiere la imagen aislada en la soledad de una capilla o incluso más cercana, en la intimidad de la casa. José de Mora, durante su periodo de madurez creativa, realiza los tipos iconográficos de los bustos de Ecce-Homo y Dolorosa, realizados en pequeño formato. Es uno de los artistas que más éxito alcanzó, tanto por su número como por la calidad en la ejecución de estas figuras. La talla se encuentra cortada a la altura de los hombros con expresión estática y contemplativa, tristemente resignada. Cristo viste una túnica púrpura y debió de llevar una corona de espinas, a juzgar por los agujeros en la sien y el cráneo. Las manchas y gotas de sangre en la frente y la cara, así como los hematomas de los pómulos, son restos de la flagelación. La cabeza inclinada hacia delante y girada hacia la derecha, las facciones alargadas del rostro y la mirada baja, responden a la tipología que caracteriza a Mora. La boca entreabierta, la cabellera larga y la incorporación de la cuerda como elemento iconográfico de la Pasión hacen que esta imagen sea una de más conseguidas. Procede de Convento del Ángel Custodio de Granada, al igual que el busto de la Dolorosa con el que forma pareja y que también se encuentra en el museo.



 20jos_risue_o_el_cristo_del_consuelo_o_de_los_gitanos

José Risueño - El Cristo del Consuelo o de los Gitanos. Es una escultura de José Risueño. Es un Cristo muerto (1698) de cuatro clavos, con los pies apoyados en un subpedáneo, que se inspira en las versiones de Zurbarán y muestra el mismo deseo de turalismo cercano que el de Mora. El cuerpo, al que el paño de tela encolada pone un contrapunto de agitación barroca, cae a plomo, recto, sin  torsión, con toda la pesadumbre de la muerte reciente, que todavía no ha borrado la tensión de las cejas ni bajado la hinchazón del pecho. El modelado de las piernas, paralelas y frontales, acentúa el naturalismo en los músculos fláccidos, en la fragilidad escalofriante de las rodillas o en la minuciosa talla de los pies. «La carnosidad que consigue hacer brotar de la madera... se aumenta por la aplicación adecuada de una policromía, limpia de sangre, entonada en gamas dominantes verdosas y ocres» (García de la Concha).

Si el barroquismo sobrevive potente en Granada en las letras y en todas las artes, no nos extrañará que del taller de Diego de Mora arranquen otros escultores que mantengan los rasgos de la escuela. Así ocurre con [color=#000cff][i]Soledad de Torcuato Ruiz del Peral, nacido en 1708 en un pueblecito de cerca de Guadix, que formado con el citado maestro, le encontramos en 1737 al frente de un taller propio.



 21soledad_de_torcuato_ruiz_del_peral

Soledad de Torcuato Ruiz del Peral. Estuvo muy influido por los hermanos De Mora. José de Mora, fue el más conocido, aunque el que más influyó en la formación de Ruiz Peral, fue Diego, del que se le considera su mejor discípulo. Se trata de uno de los escultores más importantes de la imaginería barroca española, especialmente la andaluza; junto a José de Mora y familia, y especialmente Alonso Cano, ocupa un lugar preeminente en la escuela barroca granadina (ss. XVII y XVIII).

Independiente de los ecos del barroco italiano y del rococó francés, mantiene los tipos granadinos, sobre todo de José de Mora, pero buscando nuevos efectos compositivos y expresivos en los que se une la suavidad de rostros con el vigoroso movimiento de grandes pliegues con violentos efectos de policromía. Se explica que tallara la imagen más procesional de toda la escuela, cual es la «Virgen de las Angustias» de S. María de la Alhambra. Entre su variada producción destacaba el conjunto de pequeñas figuras de la sillería de coro de la catedral de Guadix -destruido en 1936-, donde realizó otras obras importantes. Junto a lo citado, su mejor creación en Granada es el «S. José con el Niño de la mano» en su iglesia parroquial. Su taller fue de gran actividad hasta su muerte en 1773.

Procedente del mismo taller hay que citar a Agustín de Vera Moreno, menos personal en su arte, pero con algunos aciertos, sobre todo en imágenes de San José -en las Carmelitas Calzadas-. Destacó sobre todo en la escultura en piedra, como vemos en las imágenes hechas para la iglesia del Sagrario y el trascoro de la Catedral, y falleció en 1760.

Los demás escultores que trabajan en Granada en los años de Peral y Vera dan una nota análoga, pero con escasa personalidad. Así Juan José Salazar, Ramiro Ponce de León, Pedro Tomás Valero y Martín José Santisteban. De sentido distinto es la obra del pintor y escultor Diego Sánchez Sarabia, de culta formación y académico de número de la Real de S. Fernando.



 22pedro_duque_cornejo_y_rold_n_siller_a_de_la_catedral_mezquita_de_c_rdoba

Pedro Duque Cornejo y Roldán - Sillería del coro de la catedral-mezquita de Córdoba. Obra maestra de Pedro Duque Cornejo y Roldan. Además de la escultura religiosa, cultivaría la retablística, el dibujo y el grabado. Miembro de una de las más célebres sagas de artistas españoles. Su padre fue el escultor José Felipe Duque Cornejo, su madre la pintora Francisca Roldán y Villavicencio, su tía Luisa Roldan y Villavicencio "La Roldana" y su abuelo materno el patriarca del clan: Pedro Roldán y Onieva, cuyas maneras y las del italiano Gian Lorenzo Bernini serían sus fuentes de inspiración.

Entre 1714 y 1718 trabajó en Granada y dejó buenas obras el cordobés Pedro Duque Cornejo y Roldán, pero su vigoroso arte, con aparatosidad barroca de ascendencia italiana, dejó escasa huella en la obra de todos esos escultores nombrados. Tampoco pesó en la evolución de la escuela la venida en 1780 del escultor francés Miguel Verdiguier, que trabajó en la Catedral en los relieves de su fachada y en la capilla de S. Cecilio, con arte que marca el paso del rococó al neoclasicismo. Menos aún pesó el arte del escultor neoclásico Juan de Adan, que trabajó en la Catedral, y tras de él el catalán Jaime de Folch, aunque se pueda recordar al granadino discípulo del primero Pedro Antonio Hermoso, muerto en 1830.


 23retablo_de_la_capilla_de_la_antigua_en_la_catedral_de_sevilla

Retablo de la Capilla de la Antigua en la Catedral de Sevilla. Obra de Pedro Duque Cornejo y Roldan. En Sevilla, en la catedral hizo las esculturas del retablo de la Virgen de la Antigua. En 1706 se le encargan las estatuas, angelotes y medallones en mármol del desaparecido retablo del crucero de la Iglesia del Sagrario, y en 1711 hace el retablo de la iglesia de San Lorenzo.



 24pedroantoniohermosounpiiv8  25pedroantoniohermosoelpiyh8  26pedroahermosopepehilloskx5

Pedro Antonio Hermoso - Tres escenas taurinas ('El picador herido a caballo', 'Picador herido acompañado por los toreros' y 'Pepe Hillo señalando al toro muerto entre Costillares y otros dos toreros'). Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Pedro Antonio Hermoso (Granada, 1763-Madrid, 1830) Escultor español. Fue escultor de cámara de Carlos IV y Fernando VII. De formación académica y orientación neoclásica, es autor de retablos y estatuas de San Juan de Dios (Madrid) y Moisés (Museo del Prado).

La escuela granadina continuó su evolución con modestos artistas seguidores de Peral, entre los que destaca Felipe González, cuyas obras enlazan con la de su hijo Manuel, que vive hasta mediados del siglo XIX y que nos ofrece imágenes como el «Niño Nazareno» del convento de los Ángeles y la «Soledad» de la iglesia de Sto. Domingo, que creeríamos ser obras de mediados del siglo anterior. Se produce como una vuelta a Cano y sus discípulos, rasgo que perdura en la imaginería hasta en los escultores barristas en la segunda mitad del S. XIX, Francisco Morales y Fernando Marín, con familiares y discípulos que siguen el arte de ambos y que mantienen los rasgos de la escuela hasta finalizar el siglo. Entre estos últimos destacan Pablo de Loyzaga y su discípulo José Navas-Parejo, José como últimos exponentes de esta escuela.




Capilla Real. Catedral de Granada


 06_1421084412_862213

Bartolomé Ordoñez, autor del Mausoleo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso en Capilla Real de Granada (a la derecha) y a la izquierda el de los Reyes Católicos, realizado por Domenico Fancelli.

Las imágenes góticas traídas a Granada en la época de los Reyes Católicos, aunque centraran la devoción, no pudieron actuar en el desarrollo de una escultura local. Fue la actividad aludida de los años del Emperador la que, teniendo como núcleo inicial las obras reunidas o realizadas en la Capilla Real, actuó en el desarrollo de la vida artística de Granada.


 03_1421084440_153233

La tumba de los Reyes Católicos, obra de Fancelli; la de Don Felipe y Doña Juana, debida a Bartolomé Ordóñez; el gran retablo -renovador de traza y de concepción escultórica- hecho por Felipe Vigarny y los trabajos como la «Encarnación» y el «Entierro de Cristo» -hoy en el Museo- debidos a Jacopo Florentino, constituían realizaciones maestras de nueva y variada orientación. A ello hay que unir la inmensa obra que realiza Diego de Siloé, especialmente en el monasterio de San Jerónimo y en la Catedral; y como foco, más aislado, la labor de decoración del Palacio de Carlos V, en la que interviene Nicolao de Carte, el flamenco Antonio de Leval y el discípulo del primero, Juan de Orea, en el que se une un vigoroso realismo con un sentido de la composición y del movimiento de estilo italiano.


 isabel_la_cat_lica_capilla_real_catedral_de_granada

Isabel la Católica. Capilla Real. Catedral de Granada. Obra de Felipe Vigarny


 fernando_el_cat_lico_capilla_real_catedral_de_granada

Fernando el Católico. Capilla Real. Catedral de Granada. Obra de Felipe Vigarny

El maestro Enrique Egas fue el encargado de hacer el proyecto de la catedral de Granada y al mismo tiempo de la Capilla Real. La construcción de esta capilla se realizó entre 1506 y 1517, llevándose a buen ritmo ya que estaría dedicada a panteón real según deseos de Carlos V. La capilla presenta una arquitectura sencilla que enlaza con el tipo de iglesia de una sola nave con ábside poligonal y coro elevado sobre los pies del templo. En un primer momento, don Fernando exigió un austero diseño que sería contrarrestado con la rica decoración que había pensado su nieto.


 retablo_relicario_de_la_capilla_real_de_granada_obra_de_alonso_de_mena_catedral_de_granada

Retablo-Relicario de la Capilla Real. Catedral de Granada. Obra de Alonso de Mena.


 entrada_a_la_capilla_real_catedral_de_granada

Entrada a la Capilla Real. Catedral de Granada.


 00capilla_real

Los restos mortales de doña Isabel y don Fernando se trasladaron aquí en 1521, labrando el escultor Domenico Fancelli un exquisito cenotafio en mármol de Carrara, en el que aparecen los monarcas yacentes sobre un lecho, como si de un túmulo exento se tratara, con decoradas paredes en talud. Dependiente de los modelos post-donatellianos ensayados previamente en el sepulcro del Infante don Juan (convento de Santo Tomás, Avila), el monumento funerario de los Reyes Católicos supone una adaptación en suelo español del tipo de sepulcro codificado por Pollaiuolo en la tumba del pontífice Sixto IV. La serenidad clasicista de los dos yacentes y la reducción de los elementos heráldicos enfatizan el papel de las escenas religiosas y alegóricas flanqueadas por los cuatro grandes grifos de las esquinas.


 05_1421084297_145962

En 1520 se finalizaba la gran reja con el escudo y los emblemas monárquicos, obra del maestro Bartolomé. El altar mayor se debe a Felipe Vigarny, quien lo realizó entre 1520 y 1522, uno de los primeros retablos platerescos, tallado en madera y policromado, con influencias italianizantes en lo que a la arquitectura se refiere.


 04mausoleo_de_juana_la_loca_y_felipe_el_hermoso_en_capilla_real_de_granada_detalle

Mausoleo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso en Capilla Real de Granada (detalle)

La Capilla se completa con un segundo cenotafio, el de los reyes Juana la Loca y Felipe el Hermoso, encargado por su hijo Carlos V a Bartolomé Ordóñez en 1519, colocándose en el lugar actual en 1603.


 retablo_mayor_de_la_capilla_real_catedral_de_granada

Retablo mayor de la Capilla Real. Catedral de Granada


 17alonso_de_mena_panel_con_carlos_v_y_su_esposa_isabel_de_portugal_en_la_capilla_real_de_granada

Alonso de Mena - Panel con Carlos V y su esposa en la capilla real de Granada, 1632. Alonso de Mena y Escalante (Granada, 1587 - † Granada, 1646). Fue un escultor barroco español. Continuador del estilo de Pablo de Rojas (1580-1607). Sus imágenes más célebres son las Inmaculadas y los retablos-relicarios de la catedral de Jaén y los de la Capilla Real de Granada, donde realizó los retratos reales del banco así como las imágenes de los santos de las puertas del cuerpo principal. Su hijo Pedro de Mena, fue discípulo suyo y continuador del taller de su padre, que alcanzó tanto o más renombre que su progenitor.

Con ecos de estos artistas, pero con directo y fuerte entronque con el arte de Pablo de Rojas, se ofrece el escultor Alonso de Mena, que marca con su estilo un proceso de observación naturalista, si bien de un realismo estático de lo externo con gestos impasibles. Vivió hasta 1646 y en su taller, centro de la actividad artística granadina, se formaron su hijo Pedro, Bernardo de Mora y Pedro Roldán. Los primeros encargados del taller a la muerte de Alonso, y asimismo otros múltiples discípulos mediocres, cambiaron su estilo con la vuelta de Alonso Cano a Granada en 1652.


 0capilla_real

Capilla Real. Catedral de Granada



Nuestra Señora del Carmen de Málaga. Obra de José Navas-Parejo, escultor, orfebre e imaginero, nació en el pueblo malagueño de Álora el 22 de Octubre de 1883. A los siete años marcho con su familia a Granada y se formó profesionalmente en la Escuela de Bellas Artes Industriales de dicha Ciudad.



La escuela granadina de escultura en los siglos de oro, enlace: http://www.terra.es/personal5/aurel...manos%20García



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a la Escuela Granadina de Escultura. La verdad la mayoría de los miembros que la integran tienen una obra excepcional, casi todos representados en este foro en trabajos individuales.


Fuentes y agradecimientos a: es.wikipedi.es, fuenterrebollo.com, lahornacina.com, islapasionforos.mforos.com, artehistoria.jcyl.es, juntadeandalucia.es, humildad.org, forosderealeza.com, diocesisdeguadixbaza.org, tubiografia.com.ar, domuspucelae.blogspot.com, granadamagazine.es, museosdeandalucia.es, monturque.info, elrincondedario.blogspot.com.es, diocesisgranada.wordpress.com, platea.pntic.mec.es, artehistoria.com, viacrucisgranada.com, tertuliataurinamacarena.blogspot.com.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario