Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
JUAN DE VILLANUEVA
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post JUAN DE VILLANUEVA 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al gran arquitecto español, Juan de Villanueva (Madrid, 1739-1811), uno de los más destacados del siglo XVIII de nuestro país. Realizó sus estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y después se trasladó a Roma y en un principio sólo efectuaba remodelaciones y pequeños palacetes como la Casita de Arriba y la Casita de Abajo en El Escorial y la Casita del Príncipe en El Pardo. A partir de los primeros proyectos del que habría de ser el Museo del Prado fue nombrado arquitecto oficial de la corte, lo que le permitió realizar obras tan significativas como la Academia de la Historia, el Oratorio de Caballero de Gracia o la reconstrucción de la Plaza Mayor de Madrid, culminando su trabajo en la gran obra arquitectónica del Museo del Prado. Trabajó para Carlos III y IV.


 00_1445361712_517143

Juan de Villanueva (Madrid, 15 de septiembre de 1739 - id., 22 de agosto de 1811). Arquitecto español. Máximo exponente de la arquitectura neoclásica en España.

Hijo del escultor Juan de Villanueva y hermano del arquitecto Diego de Villanueva, quien fue además de su maestro, su protector.

Así, con tan sólo once años ingresó como alumno de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. En 1758 se trasladó a Roma donde permaneció siete años como pensionista de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando para completar su formación, volviendo en 1765 a España.

Un año después realizó un viaje por Córdoba y Granada, junto con José de Hermosilla y

Instalado en Madrid, fue nombrado académico de Mérito de la Academia de San Fernando.

En 1768, fue nombrado arquitecto de la comunidad de monjes jerónimos del Monasterio de El Escorial, donde realizó las llamadas "Casas de Oficios" junto al monasterio, manteniendo una línea austera, de acuerdo con el estilo herreriano, y además la Casita de los Infantes.

Su estilo, de gran severidad y sentido de las proporciones, se caracteriza como una síntesis entre el estilo herreriano y el neoclasicismo. En efecto, se considera que sus máximas influencias son Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera, artífices de El Escorial.

En 1777, Carlos III lo nombró arquitecto del príncipe y los infantes. En lo sucesivo trabajaría casi en exclusiva para la casa real. Desde 1781 fue arquitecto encargado del Real Sitio de El Escorial; Carlos IV le nombró arquitecto mayor.

En 1771 construye la Casa de Infantes, en el Real Sitio de Aranjuez; en 1772, la Casita del Príncipe en El Pardo; en 1773, la Casita de Arriba (con una organización palladiana y una acentuada plasticidad en el tratamiento del pórtico de acceso), para su uso por el infante don Gabriel, y la Casita de Abajo (o del Príncipe), ambas en El Escorial. Sin embargo, su obra maestra es el edificio del Museo del Prado (con proyectos en 1785 y 1787). Concebido como Museo de Historia Natural y convertido en Museo de Arte en 1814, es uno de los más bellos edificios del neoclásico español.

El ahora conocido como Edificio Villanueva resume a la perfección el estilo de Villanueva: predominio de las líneas rectas y disposición rigurosamente simétrica de los elementos arquitectónicos. Se trata de un edificio de trazas monumentales organizado en cinco cuerpos, dos de ellos como nexos de unión del cuerpo central (rematado con una sala basilical) y los laterales extremos. Sus materiales preferidos fueron el granito y la piedra blanca con los que construyó edificios de enorme austeridad ornamental, en los que la armonía proviene en exclusiva de la combinación de las formas arquitectónicas (columnas, frontones, ventanas).

Fue un arquitecto prolífico, al que se deben también el edificio de la Real Academia de la Historia, el Oratorio del Caballero de Gracia (un templo neoclásico de planta basilical, ajustado a un solar estrechísimo, rematado por un ábside semicircular y una cúpula oval sobre el crucero;) y el Observatorio Astronómico (un edificio de planta central con un gran pórtico de acceso y un característico templete circular jónico como coronación) situado en los Jardines del Retiro, todos en la capital.

También es en gran parte obra Juan de Villanueva, la imagen actual de la Plaza Mayor madrileña, (que reconstruyó después del incendio de 1790, cerrando el viejo recinto urbano a través de grandes arcadas y homogeneizando la altura del caserío. A raíz de estas obras surgirán el Arco de Cuchilleros y el portal de Cofreros).

En definitiva, Villanueva tuvo una intensa actividad arquitectónica en Madrid, ciudad a la que contribuyó a dar el nuevo aspecto de urbe moderna y monumental que deseaba Carlos III para su capital. Fue el arquitecto que, con su estilo personal no exento de influencias locales, mejor supo trasladar a España los postulados teóricos del neoclasicismo europeo.


Sus obras más importantes

    - Casa de los Infantes, Aranjuez (1771)
    - Casita de Arriba, El Escorial (1773)
    - Casita de Abajo, El Escorial (1773)
    - Real Jardín Botánico, Madrid (1774-1781)
    - Casita del Príncipe, El Pardo (1784)
    - Casa de los Oficios, El Escorial (1785)
    - Museo del Prado, Madrid (1785)
    - Academia de la Historia, Madrid (1788)
    - Oratorio del caballero de Gracia, Madrid (1789)
    - Galería de columnas toscanas del Ayuntamiento, Madrid (1789)
    - Observatorio Astronómico, Madrid (1790)
    - Real Casa del Labrador (1781-1803)
    - Jardines del Retiro, Madrid
    - Reconstrucción de la Plaza Mayor de Madrid (1791)
    - Teatro del Príncipe, Madrid (1804)
    - Cementerio general del Norte, Madrid (1804)

Espero que la información y la recopilación de imágenes que he realizado de Juan de Villanueva, sea del gusto de los amantes al arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar, y en lo posible contribuya en su divulgación.






[color=#FF000C][b]Algunas obras/b][/size]


Juan de Villanueva en el Museo del Prado


 2maqueta_en_madera_del_edificio_del_museo_nacional_del_prado

Maqueta en madera del edificio del Museo Nacional del Prado. Modelo que ilustra en líneas generales el segundo "pensamiento" presentado por Villanueva a Carlos III en 1785 -y cuyos planos se han perdido-, para la construcción de un Gabinete de Historia Natural, edificio que a partir de 1819 acogería el Real Museo de Pinturas, hoy Museo del Prado. Su aspecto es muy similar al de la obra finalmente construida con ligeras salvedades, pues el espacio central destinado a sala de juntas, inicialmente de forma cuadrada, se convirtió en absidal. La maqueta también permite apreciar la fachada trasera original, modificada por añadidos posteriores.


 13fernando_brambilla_vista_del_real_museo_de_pintura_madrid_patrimonio_nacional

Vista del Real Museo de Pintura, por Fernando Brambilla. Madrid, Patrimonio Nacional.
  
Juan de Villanueva y de Montes (Madrid, 1739-1811). Arquitecto español. El principal y mejor representante del neoclasicismo internacional en España, fue el arquitecto favorito del conde de Floridablanca durante su ministerio al frente de la Primera Secretaría de Estado (1777-1792). Sin maestros ni escuelas que con­dicionaran su formación, gracias a su pen­sionado en Roma fue muy influido por el contacto directo con la Anti­güedad y por las fuentes bibliográficas del palladianismo y el pintoresquismo británicos, patentes en la Casita del Príncipe de El Escorial y en los edificios del Museo y del Observatorio. Hijo del escultor Juan de Villanueva, que fue uno de los fundadores y directores de estudios de la Junta Preparatoria de la futura Academia de San Fernando, y hermano de Diego de Villanueva, también arquitecto, escritor crítico y autor en 1773 del proyecto de reforma del palacio del conde de Saceda para sede de la Real Academia de Nobles Artes y del Real Gabinete de Historia Natural. Excelente y reconocido dibujante, tras una brillante etapa de estudios académicos el joven Juan de Villanueva viaja a Roma, donde reside en la vía Condotti entre enero de 1759 y octubre de 1764. Tras visitar Nápoles y Herculano en su viaje de vuelta, llega a Madrid en enero de 1765 para marchar al año siguiente a dibujar las antigüedades árabes de Córdoba y Granada y a su regreso, en 1767, recibe el grado de académico de mérito por la arquitectura. Comienza entonces su vida profesional siendo nombrado arquitecto de la orden jerónima en el monasterio de El Escorial (1768) y es en el real sitio de San Lorenzo donde construye sus primeros edificios para el rey y la corte. Instalado definitivamente en Madrid en 1774, Juan de Villa­nueva inicia una carrera imparable de nombramientos: director de las obras de los paseos imperiales de Madrid (1775), arquitecto del príncipe e infantes (1777), de los reales sitios del Buen Retiro y de San Lorenzo (1781), arquitecto mayor de Madrid y de sus fuentes y viajes de agua (1786), arquitecto mayor del rey con ejercicio en los palacios y sitios reales (1789), director de policía y ornato y comisario ordenador de Madrid (1798), intendente honorario de provincia (1802) y, finalmente arquitecto mayor inspector de las obras reales de José Bonaparte (1809). En el ámbito académico, Juan de Villanueva llegó a ser director honorario de arquitectura (1785) y director general de la Academia de Nobles Artes de San Fernando durante el trienio de 1792-1795. Su obra principal se reparte, en relación con el anterior elenco de empleos y destinos, entre los reales sitios y Madrid. En los primeros proyecta y dirige la Casa de Infantes (1771-1776) y la Casa de Ministerios (1785) en la lonja del monasterio de El Escorial. Interviene en la obra herreriana llegando a crear una nueva escalera que obliga a reformar parcialmente la composición de huecos de la fachada norte (1793). Realiza también tres justamente famosas casas de campo: la Casita del infante don Gabriel (1771-1773) junto a San Lorenzo, la Casita del Príncipe (1771-1773, que amplía entre 1781 y 1784) en El Escorial, y la Casita del Príncipe en El Pardo (1784-1791). En Madrid, proyecta y dirige las obras del pabellón de invernáculos del Jardín Botánico (1779-1781, que amplía con la cátedra Cavanilles en 1794), el Oratorio del Caballero de Gracia (1782-1794), su única iglesia construida, aunque dejó otras proyectadas, la galería de columnas de la fachada norte del Ayuntamiento (1787-1789), el edificio de la actual Academia de la Historia (1789), el Observatorio Astronómico (1790-1808) y, sobre todo, el edificio que posteriormente albergará el Museo del Prado (1785-1808), la obra que más claramente está asociada a su nombre. Si el periodo de formación de arquitecto podemos fijarlo entre 1750 y 1770, lo mejor de su obra se proyecta y construye entre 1770 y 1795. Fuera de estas fechas quedan sus más importantes proyectos municipales: el Cementerio General del Norte (1804-1808, derribado) y un lazareto de curación en las afueras de Madrid (1805, no construido). Juan de Villanueva dejó redactado un libro práctico que tuvo una edición póstuma: Arte de albañilería (Madrid, 1827) y defendió con ahínco en sus escritos la juiciosa libertad de la arquitectura. En 1798 su amigo Jovellanos calificaba de filosófico su carácter, y su amigo Francisco de Goya lo pintaba junto a un compás áureo en un retrato que se conserva en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Aunque el edificio del Museo puede ser considerado, en su estado actual, como una obra colectiva en la que está documentada la intervención de más de veinte arquitectos durante sus más de dos siglos de historia constructiva, su creador y arquitecto por antonomasia es Juan de Villanueva. Para responder al encargo que el ministro de Estado le hizo, Villanueva presentó en 1785 al conde de Floridablanca dos proyectos conocidos. Uno de ellos, ilustrado en cuatro láminas que se conservan en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, tenía unos característicos pórticos cubiertos para el paseo público. Del otro, muy distinto y sin tales pórticos, ha quedado constancia únicamente por la maqueta de madera que se conserva en el propio Museo, ya que sus planos se han perdido. Este último fue el elegido por el rey para su construcción junto al antiguo paseo del Prado de Atocha, en continuidad con el Jardín Botánico. A finales de 1785 se inician los movimientos de tierras y la apertura de zanjas de cimentación del futuro edificio, que en 1788, año de la muerte de Carlos III, veía elevarse sus muros sobre la rasante del terreno. La utilidad pública era una condición irrenunciable de las obras de la Ilustración y el futuro edificio de Villanueva tenía en este sentido un doble compromiso: hermosear la ciudad y crear un establecimiento para el estu­dio, la investigación y la instrucción pública. En concreto, el programa de necesidades que el museo tenía que alojar en su interior con la solidez y extensión apropiadas incluía un gabinete de historia natural con salas de estudio, una academia de ciencias naturales con capacidad para sus instrumentos, laboratorios, aulas y biblioteca, y un gran salón para juntas académicas. Tres establecimientos en un único gran edificio. El solar del futuro museo se elegía entonces para crear un frente prolongado paralelo al Prado de Atocha, a los pies de la iglesia y convento de San Jerónimo, con una fachada alargada de escaso fondo construido y asentado sobre un terreno que en su estado natural presentaba una doble pendiente, con fuerte inclinación desde los Jerónimos hacia el paseo del Prado y con un desnivel más suave entre la fuente de Neptuno y la antigua puerta de Atocha. Para acondicionar el terreno natural y sacar partido de los crecidos taludes existentes, Villanueva creó un muro de contención en ángulo y en relación con él hizo los desmontes necesarios para dejar definido un plano horizontal, a la cota del Prado, sobre el que elevar el edificio.


 2entrada_al_real_museo_por_el_lado_de_san_jer_nimo

Aspecto de la fachada de Goya del Museo del Prado, según proyecto de Villanueva. Se trata de su obra maestra. El lienzo es obra de Fernando Brambila.

De este modo, la nueva topografía del lugar esta­ba modelada para comenzar a responder por sí sola al triple uso requerido, ya que favorecía que existieran tres diferentes accesos sobre diferentes niveles del terreno y en tres orientaciones también dife­rentes. El principal recurso del proyecto de Villanueva consiste en crear dos plantas bajas funcionalmente independientes, con circulaciones interiores que siguen esquemas de fondos de saco, y dispuestas una encima de otra. La destinada a academia de ciencias tenía entrada y salida por la puerta sur, enfrentada al Jardín Botánico y a su misma cota. Y el museo-galería de historia natural tenía entrada y salida a una cota superior por la puerta norte, a cuya altura se accedía desde el paseo del Prado gracias a una característica rampa que mantenía la pendiente natural del terreno, recortado por un muro de fábrica y albardilla curvas. Se creaba así un edificio de un extraño neoclasicismo pintoresco, nacido de las condiciones de un lugar que lo explica y al que, por su parte, transforma, cualifica y da nuevo sentido con su presencia. El resultado de esta operación creaba una obra con dos entradas distintas en orientaciones opuestas, cada una de ellas destinada a dar acceso a una única planta del edificio y caracterizada por un orden clásico propio, de capiteles corintios asociado a la puerta de la academia y jónicos para la puerta del museo. Para responder al programa de necesidades inicial faltaría dar forma y posición al salón de juntas. Éste es, de nuevo, un edificio independiente, de eje perpendicular a los dos anteriores, con su propia puerta de entrada y salida, el pórtico dórico central orientado a poniente, e imaginado por Villanueva como un gran templo laico de tipo basilical y cabecera absidial. Las obras tuvieron un buen ritmo de ejecución durante el ministerio del conde de Floridablanca. Tras ser exonerado de su cargo en 1792, la construcción entró en un proceso más lento que tenía el edificio todavía sin acabar cuando se produce la entrada de los franceses en Madrid y las tropas mandadas por Joaquín Murat se acuartelan en él hasta su salida a la derrota de Bailén. En el momento de la ocupación del edificio de Villanueva por la caballería intrusa, marzo de 1808, se habían cerrado ya las tres fachadas principales y los interiores de sus dos plantas bajas y cuerpos áticos estaban completamente abovedados, con sus cubiertas de plomo concluidas. La fachada posterior estaba elevada hasta la cornisa general, que recorría todo el edificio, excepto el templo absidial, del que solo se había construido su perímetro hasta el nivel de la segunda imposta, y quedaba vacío y sin cerrar ni cubrir el interior, con la cimentación de las columnas realizada y trece basas corintias labradas.


 05_1445356756_933874

Fachada principal del Museo del Prado, con la estatua de Velázquez.

La obra maestra de Juan de Villanueva es el edificio del Gabinete de Historia Natural, hoy Museo del Prado (con proyectos en 1785 y 1787), que fue convertido en Museo de Arte en 1814 y es uno de los más bellos edificios del neoclásico español. El ahora conocido como Edificio Villanueva resume a la perfección el estilo de Villanueva: el predominio de las líneas rectas y la disposición rigurosamente simétrica de los elementos arquitectónicos.3 Se trata de un edificio de trazas monumentales organizado en cinco cuerpos, dos de ellos como nexos de unión del cuerpo central (rematado con una sala basilical) y los laterales extremos. Sus materiales preferidos fueron el granito y la piedra blanca, con los que construyó edificios de enorme austeridad ornamental, en los que la armonía proviene en exclusiva de la combinación de las formas arquitectónicas (columnas, frontones, ventanas).


 06edificio_villanueva_del_museo_del_prado

Edificio Villanueva del Museo del Prado. Vista lateral.


 07_1445356922_480800

Vista parcial de a galeria principal de Pintura del Museo del Prado


 12entrada_al_real_museo_del_prado_por_la_parte_del_jard_n_bot_nico_de_fernando_brambila_ministerio_de_hacienda_de_espa_a

Entrada al Real Museo del Prado, por la parte del Jardín Botánico, de Fernando Brambila (1763 - 1832). Colección del Ministerio de Hacienda de España. Presenta el aspecto de la fachada sur del edificio del Museo del Prado. Este espacio es hoy en día la plaza de Murillo, la puerta norte del Jardín Botánico (obra de Juan de Villanueva) se encuentra representada a la izquierda del lienzo. Entre ambos construcciones, y medio ocultas por los árboles, se alzan las Cuatro Fuentes, proyectadas hacia 1780 por Ventura Rodríguez para el Salón del Prado.


 9prado_monumento_a_goya3_las_puertas_de_goya_alta_y_baja_del_museo

Aspecto de la fachada de Goya del Museo del Prado según proyecto de Villanueva


 11puerta_de_murillo_museo_del_prado

Puerta de Murillo. Museo del Prado según proyecto de Villanueva



Reconstrucción de la Plaza Mayor de Madrid llevada a cabo por Juan de Villanueva en 1791


 14plaza_mayor_de_madrid_06

La Plaza Mayor de Madrid está situada en el centro de la ciudad, a pocos metros de la plaza de la Puerta del Sol y de la Plaza de la Villa junto a la calle Mayor. Se trata de una plaza porticada de planta rectangular, de 129 metros de largo por 94 metros de ancho, que está completamente cerrada por edificios de viviendas de tres plantas, con 237 balcones en total que dan a la plaza. Dispone de nueve puertas de acceso, de las cuales la más conocida es la del Arco de Cuchilleros, en la esquina suroeste de la plaza. En el centro del lado norte de la plaza se levanta la Casa de la Panadería y enfrente, en el lado sur, la Casa de la Carnicería. En los soportales, sostenidos por pilares de granito, se alojan numerosos comercios de hostelería, por ser un importante punto turístico de Madrid, así como tiendas coleccionismo, filatelia y numismática.


 17plaza_mayor_3_lados_pano_cilindrica

Panorámica de la plaza Mayor. En el centro, la Casa de la Panadería. De izquierda a derecha pueden verse el pequeño arco de la fachada occidental y los grandes arcos que se abren a las calles de Ciudad Rodrigo, 7 de Julio, Felipe III y Sal.
 
Los orígenes de la plaza Mayor se remontan al siglo XV, cuando en la confluencia de los caminos (hoy en día calles) de Toledo y Atocha, a las afueras de la villa medieval, se celebraba en este sitio, conocido como "Plaza del Arrabal", el mercado principal de la villa, construyéndose en esta época una primera casa porticada, o lonja, para regular el comercio en la plaza.

En 1580, tras haber trasladado la corte a Madrid en 1561, Felipe II encargó el proyecto de remodelación de la plaza a Juan de Herrera, comenzándose el derribo de las "casas de manzanas" de la antigua plaza ese mismo año. La construcción del primer edificio de la nueva plaza, la Casa de la Panadería, comenzaría en 1590 a cargo de Diego Sillero, en el solar de la antigua lonja. En 1617, Felipe III, encargó la finalización de las obras a Juan Gómez de Mora, comenzando el 2 de diciembre del mismo año y que concluirá la plaza en 1619.


 16ornato_de_la_plaza_mayor_con_motivo_de_la_entrada_de_carlos_iii_en_madrid_leo_de_lorenzo_quir_s_1760_conservado_en_la_real_academia_de_bellas_artes_de_san_fernando

Ornato de la plaza Mayor con motivo de la entrada de Carlos III en Madrid. Óleo de Lorenzo Quirós (1760), conservado en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

La Plaza Mayor ha sufrido tres grandes incendios en su historia, el primero de ellos en 1631, encargándose el mismo Juan Gómez de Mora de las obras de reconstrucción. El segundo de los incendios ocurrió en 1670 siendo el arquitecto Tomás Román el encargado de la reconstrucción. El último de los incendios, que arrasó un tercio de la plaza, tuvo lugar en 1790, dirigiendo las labores de extinción Sabatini. Se encargó la reconstrucción a Juan de Villanueva, que rebajó la altura del caserío que rodea la plaza de cinco a tres plantas y cerró las esquinas habilitando grandes arcadas para su acceso. Las obras de reconstrucción se prolongarían hasta 1854, continuándolas, tras la muerte de Villanueva, sus discípulos Antonio López Aguado y Custodio Moreno.


 15la_casa_de_la_panader_a_en_la_plaza_mayor_2013

Casa de la Panadería de la Plaza Mayor de Madrid

En 1848, se colocó la estatua ecuestre de Felipe III en el centro de la plaza, obra de Juan de Bolonia y Pietro Tacca que data de 1616. En 1880, se restauró la Casa de la Panadería, encargándose Joaquín María de la Vega del proyecto. En 1921 se reformó el caserío, trabajo a cargo de Oriol. En 1935 se realizó otra reforma, llevada a cabo por Fernando García de Mercadal. Y en los años 60 se acometió una restauración general, que la cerró al tráfico rodado y habilitó un aparcamiento subterráneo bajo la plaza. La última de las actuaciones en la Plaza Mayor, llevada a cabo en 1992, consistió en la decoración mural, obra de Carlos Franco, de la Casa de la Panadería, que representa personajes mitológicos como la diosa Cibeles.



El Retiro




Casón del Buen Retiro en los Jardines del Buen Retiro de Madrid.


 4observatoriomadridfrente

El Observatorio Astronómico de Madrid es un observatorio científico situado en el Parque del Retiro. En 1790 comienza a construirse el Observatorio Astronómico por iniciativa del rey Carlos III por consejo de Jorge Juan. El Observatorio Astronómico es un edificio donde se asienta fue diseñado por el arquitecto Juan de Villanueva. Sin embargo, debido a que la carencia de astrónomos en nuestro país ya que éstos se encontraban por toda Europa, así como posteriormente la invasión francesa, las actividades del Observatorio quedan suspendidas hasta mitad del siglo XIX. Es en 1845 cuando se reinician las obras siendo estas dirigidas por Gutiérrez de Arinteo y por Narciso Pascual Colomer. Este último fue el encargado de la proyección y dirección del cierre con cristales el templete entre otras. La obra se termina en 1847


 3observatoriomadridfrente

El edificio principal del Real Observatorio de Madrid, diseñado por Juan de Villanueva, comienza a construirse en 1790 en el antiguo cerrillo de San Blas. situada junto al actual Parque del Retiro en la calle de Alfonso XII, y a la vez, se encarga al astrónomo William Herschel la construcción de un telescopio reflector de 60 cm de diámetro. Dada la carencia de una tradición astronómica en el país, los primeros astrónomos del Observatorio inician su aprendizaje en diversos países europeos. Sin embargo, este empuje inicial termina con la guerra contra Francia, que supone la dispersión del personal y la destrucción de equipos, biblioteca y edificaciones provisionales. En 1834 la reina María Cristina de Borbón-Dos Sicilias nombra Director del Real Observatorio de Madrid al ilustrado Domingo Fontán, autor del primer mapa (de Galicia) realizado en España con métodos científicos.


 18_jusepe_leonardo_vista_de_los_jardines_y_palacio_del_buen_retiro_1633_1637

Vista de los jardines y el Palacio del Buen Retiro, por Jusepe Leonardo. Patrimonio Nacional, Madrid.

Reconstrucción de los Jardines del Retiro. Durante la invasión francesa, en 1808, los jardines quedaron parcialmente destruidos al ser utilizados como fortificación por las tropas de Napoleón. El palacio es totalmente destruido. Juan de Villanueva ayudó en la recostrucción.



Real Jardín Botánico


 19_rjb_puerta_real_madrid_01

Puerta Real del Real Jardín Botánico, obra de Francesco Sabatini (1781).

El Real Jardín Botánico de Madrid es un centro de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Fundado por R.O. de 17 de octubre de 1755 por el rey Fernando VI en el Soto de Migas Calientes, cerca del río Manzanares, Carlos III ordenó el traslado a su situación actual en 1781, al Paseo del Prado, junto al Museo de Ciencias Naturales que se estaba construyendo (actualmente Museo del Prado), en Madrid, España. Este jardín botánico alberga en tres terrazas escalonadas, plantas de América y del Pacífico, además de plantas europeas.


 21estatua_de_carlos_iii_en_el_jard_n

Estatua de Carlos III en el Real Jardín Botánico de Madrid

El primer proyecto del nuevo jardín fue encomendado al asesor científico Casimiro Gómez Ortega y al arquitecto Francesco Sabatini, que entre 1774 y 1781 (año de la inauguración) realizó la traza inicial, con una distribución en tres niveles, y parte del cerramiento, en el que destaca la Puerta Real (Paseo del Prado). Sobre esta base, entre 1785 y 1789 Juan de Villanueva realizó un segundo y definitivo proyecto, más racional y acorde a la función científica y docente que debía tener el jardín. Éste ocupaba una superficie de 10 hectáreas distribuidas en tres niveles aterrazados que se adaptaban a la orografía del terreno, dispuestos en forma de cuarteles cuadrados, siguiendo un trazado octogonal y rematados en las esquinas con fuentes circulares.


 22real_jard_n_bot_nico_pabell_n_villanueva

Real Jardín Botánico. Pabellón Villanueva

Las dos inferiores (Terraza de los Cuadros y Terraza de las Escuelas Botánicas) permanecen hoy en día tal y como fueron construidas, mientras que la superior (Terraza del Plano de la Flor) fue remodelada en el siglo XIX con rasgos ajardinados. El recinto estaba cerrado por una elegante verja de hierro, fabricada en Tolosa (Guipúzcoa) asentada sobre piedra de granito (obra de José de Muñoz) y contaba con dos puertas de acceso: la ya citada Puerta Real de Sabatini, de corte clásico con columnas dóricas y frontón, y otra secundaria, diseñada por Villanueva, enfrente del Museo del Prado, por donde actualmente se accede al recinto (actual Plaza de Murillo).


 9prado_monumento_a_goya3_las_puertas_de_goya_alta_y_baja_del_museo_1445361195_418597

Entrada Murillo del Museo del Prado, vista desde la entrada del Jardín Botánico de Madrid,


 20estatua_de_carl_von_linneo_y_edificio_villanueva_en_el_real_jard_n_bot_nico_de_madrid_1445361473_611615

Estatua de Carl von Linneo y Edificio Villanueva en el Real Jardín Botánico de Madrid



El Escorial


 35casita_del_pr_ncipe_el_escorial_02

La Casita del Príncipe o Casita de Abajo, es un edificio del siglo XVIII, situado en el municipio de El Escorial, en la Comunidad de Madrid (España). Se construyó entre 1771 y 1775, a partir de un diseño de Juan de Villanueva, uno de los arquitectos más importantes del neoclasicismo español. Está declarada Bien de Interés Cultural desde el año 1931.


 35casita_del_pr_ncipe_1

La Casita del Príncipe fue erigida como pabellón de recreo para uso de Carlos IV, por entonces Príncipe de Asturias, en las inmediaciones del Monasterio de El Escorial. No muy lejos de su enclave se encuentra la Casita del Infante o de Arriba, obra también de Villanueva, destinada para el infante Gabriel de Borbón, hermano de Carlos IV.

Su gestión corresponde a Patrimonio Nacional, organismo estatal del que dependen las posesiones que estuvieron en manos de la Corona Española.

La Casita del Príncipe constaba inicialmente de un solo bloque rectangular, con una fachada de 27 metros, que recuerda a la del Museo del Prado, la obra maestra de Juan de Villanueva. Entre 1781 y 1784 fue ampliada con un ala posterior. Presenta dos plantas.



 36casita_de_arriba

La Casita del Infante (conocida también como la Casita de Arriba), El Escorial (1773). Para el infante don Gabriel, hijo menor de Carlos III, Villanueva construyó la Casita de Arriba, ejemplo español de un gusto muy extendido entre la nobleza europea. El arquitecto comienza a ampliar los referentes del medio académico en que se formó. Las alusiones latentes al palladianismo vienen ahora de la mano de la divulgativa interpretación inglesa de la obra del paduano, especialmente a través de la obra de Robert Morris.

El edificio presenta una planta cuadrangular con un espacio central rodeado de estancias también cuadrangulares. Sobre el espacio central hay una segunda planta a la que se accede por una escalera de caracol.


 
 37casa_de_los_oficios_el_escorial

Tercera Casa de Oficios, San Lorenzo de El Escorial (1785)



Aranjuez


 kioscos_chinescos_del_jard_n_del_pr_ncipe_de_aranjuez

Kioscos Chinescos del Jardín del Príncipe de Aranjuez. La Casita del Príncipe está rodeada por dos jardines, uno en la parte delantera y otro en la trasera, comunicados entre sí por dos pórticos de columnas toscanas.


 aranjuez_estanque_chinescos_fb_002

El gusto palaciego de la época está presente en sus fuentes, estanques, cascadas, paseos y setos de boj. A ello se añade la existencia de un extenso parque a su alrededor, poblado por especies autóctonas, como el roble y la encina; alóctonas, como la sequoya y el pinsapo; y árboles típicos de jardines.


 aranjuez_templete_griego

Templete griego del Jardín del Príncipe de Aranjuez (Comunidad de Madrid). Obra de Juan de Villanueva


 aranjuez_jardinprincipe_casalabrador2

Casa del Labrador, situada en el Jardín del Príncipe de Aranjuez (Comunidad de Madrid). La Casa del Labrador es una de las residencias de la Familia Real Española. Es un palacete neoclásico, que se encuentra en el municipio español de Aranjuez, en la parte meridional de la comunidad autónoma de Madrid.

Su construcción comenzó a finales del siglo XVIII, a partir de un diseño inicial del arquitecto Juan de Villanueva, que fue transformándose sucesivamente en los trece años que duraron las obras y reformas. Su aspecto final se debe a Isidro González Velázquez, quien dotó al conjunto de numerosos motivos ornamentales externos. El interior destaca por su decoración suntuosa, obra de Jean-Démosthène Dugourc, en su mayor parte, y por las pinturas de Mariano Salvador Maella, entre otros autores.


 aranjuez_jardinprincipe_casalabrador_partetrasera

Parte trasera del palacete.

El monumento depende de Patrimonio Nacional, el organismo estatal que gestiona los bienes del Estado al servicio de la Corona. En el año 2001 fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad, junto con otros recintos histórico-artísticos de la localidad, inscritos en la lista de la Unesco con el nombre de Paisaje cultural de Aranjuez. Está permitida su visita, a partir de horarios establecidos.


 aranjuez_jardinprincipe_casalabrador

Panorámica de la fachada principal de la Casa del Labrador, flanqueada por dos alas laterales con arcadas.



 casaoficios

Casa de los Infantes de Aranjuez. El edificio fue construido por iniciativa de Carlos III en el siglo XVIII. Las obras se encargaron a Juan de Villanueva, que construyó buena parte, pero fueron finalizadas por Manuel Serrano. Es un edificio civil que cumplía la función de alojamiento de los Infantes Gabriel y Antonio. El palacio se concibe integrado en una plaza y destaca exteriormente por la uniformidad de los arcos y por su austeridad.



Oratorio de Caballero de Gracia


 31_real_oratorio_del_caballero_de_gracia_madrid_02

Oratorio de Caballero de Gracia, es una iglesia de estilo neoclásico ubicada en Madrid (España), con entrada por las calles Gran Vía n.º 17 y Caballero de Gracia n.º 5. Pertenece a la Real, Antigua y Venerable Congregación de Indignos Esclavos del Santísimo Sacramento (más tarde Asociación Eucarística del Caballero de Gracia, regida por el Opus Dei), fundada por el especulador inmobiliario y libertino modenés y luego sacerdote Jacobo de Grattis, más conocido como el Caballero de Gracia.


 32_real_oratorio_del_caballero_de_gracia_madrid_fachada_norte_del_oratorio_que_da_a_la_gran_v_a

Oratorio de Caballero de Gracia. Fachada norte del oratorio, que da a la Gran Vía.

El oratorio original fue construido en 1654, pero su estado ruinoso a mediados del siglo XVIII hizo necesaria su rehabilitación.4 El arquitecto Juan de Villanueva presentó dos plantas en el año 1782; una, ampliando lo existente como se le pedía, «recomponiendo toda la nave con la formación de unas pilastras y capillas, a fin de unirla al carácter de la nueva capilla mayor o crucero que propongo hacer»; otra, de esquema basílical, proponía un nuevo templo «que haría en obra mejor efecto, con más variedad y novedad a causa de no hallarse en esta Corte alguna otra de tal idea». Esta segunda propuesta fue la elegida, completando Villanueva el proyecto con los alzados interiores en junio de aquel mismo año.

Villanueva, que recibió este encargo del rey Carlos III en el momento culminante de su carrera, se había formado en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde su hermano impartía clase y en la que obtuvo los primeros premios de alumno destacado. Consiguió ir a Roma tras ser beneficiario de las primeras “Pensiones de Roma” y esa estancia fue decisiva en su preparación, formación e ideario arquitectónico.

Roma era en el siglo XVIII lugar de encuentro de artistas y allí se debatían las nuevas ideas estéticas y se preparaban los dibujos que constituirían el material gráfico de los más importantes libros de arquitectura. Allí, personajes como Giovanni Battista Piranesi, Johann Joachim Winckelmann o Anton Raphael Mengs, prefiguraban un nuevo movimiento artístico; una vuelta a la antigüedad entendida como un modelo repetible.

Juan de Villanueva llegó a Roma en 1759, donde se consolidaba el esquema teórico del Neoclasicismo. A su vuelta a España, Villanueva quedó en un segundo plano como arquitecto oficial de la monarquía toda vez que era Francesco Sabatini quien acaparaba los encargos regios. A la muerte de éste, pasó a ser Arquitecto Mayor de las Obras Reales y es en este momento cuando recibe el encargo. Hasta este momento el arquitecto había realizado obras civiles vinculadas a la realeza, como las Casitas del Príncipe en el Escorial y el Pardo, además de obras magníficas como el Observatorio Astronómico y el actual Museo del Prado, ambas en Madrid.

La obra supuso un hito en su carrera por ser el primer gran encargo de tipo religioso y por el hecho de encontrarse con no pocas dificultades en su proyección y ejecución, debido en parte a las desavenencias con la Congregación del Caballero de Gracia y al condicionamiento económico y espacial.

Entre noviembre de 1782 y febrero de 1795 se realizó la obra interior del oratorio. El largo período que se tardó en construir se explica por la falta de fondos, y el rey Carlos III tuvo que prestar ayuda con parte de los ingresos de la nueva Real Lotería Nacional. En 1794 las deudas y la imposibilidad de terminar el edificio apremiaban tanto que un benefactor se comprometió con los gastos finales de obra si se terminaba para la Octava.

Por aquellas fechas, Villanueva había ordenado derribar una cornisa, entendiendo la Congregación que aquello retrasaba la obra y podía impedir la recepción del donativo. Se produce un intercambio de cartas entre Villanueva y la Congregación; el arquitecto consideraba que sus órdenes debían prevalecer sobre la premura del tiempo, y la Asociación veía peligrar el importante donativo si no finalizaba la obra en la Octava. El resultado final fue el despido de Villanueva y el nuevo encargo al arquitecto Juan Pedro Arnal, que terminó la obra en 1795.

La fachada de la calle Caballero de Gracia, proyectada en 1789, no se construyó hasta 1830, con alteraciones y bajo la dirección de Custodio Teodoro Moreno. La obra era obligada porque al faltar la fachada la lluvia perjudicaba grandemente al edificio.

Entre 1911 y 1916 la alineación del edificio con la nueva Gran Vía obligó a destruir la casa de los capellanes y otras dependencias, y se construye la nueva fachada norte del oratorio, obra del arquitecto Carlos de Luque López.

Posteriormente el edificio fue restaurado por Fernando Chueca Goitia, y en 2003 se concluyó una rehabilitación de luces, cuadros y vidriera del presbiterio.


 31_real_oratorio_del_caballero_de_gracia_madrid_interior

Oratorio del Caballero de Gracia, vista interior. 1782-95. El oratorio se construye como un gran salón corintio en el que solamente el coro alto, el crucero y el presbiterio permiten asociarlo a un destino religioso. En su efectismo espacial, es la construcción de Villanueva que mejor anticipa lo que hubiera sido el resultado del proyecto definitivo del Salón de Juntas del Museo del Prado; el antecedente más próximo lo encontramos, por diferente que sea su adscripción estilística y su destino, en la Scala Regia que Bernini construyó en el Vaticano.


 33real_oratorio_del_caballero_de_gracia_madrid_04

Oratorio del Caballero de Gracia, vista de la cúpula.

La decoración interior del edificio es sobria, como corresponde a los cánones del Neoclasicismo. Carece de retablo mayor, y en su lugar aparece una vidriera de la parisina Casa Maumejean, con el tema de la Última Cena, motivo muy apropiado dado que la Congregación tiene carácter eucarístico. Rematando este espacio, un resplandor con el triángulo trinitario y ángeles adoradores.

A lo largo de los muros de la nave se disponen cuadros de gran tamaño, de la época de construcción del edificio, constituyendo una interesante galería de pintura neoclásica. Sus autores son, entre otros, José Beratón, José Camarón Boronat y Zacarías González Velázquez, quien también pintó los frescos de la cúpula.

En el nártex, tras una reja acristalada, se ha dispuesto tras la última restauración, la excelente talla de la Virgen del Socorro, obra de Francisco Elías, fechada en 1825. A mano derecha según se entra, se encuentra la talla del Cristo de la Agonía, una la de las obras maestras de la imaginería barroca española, siendo una de las escasas obras que se conservan de Juan Sánchez Barba.

A la derecha de la nave, cercana al transepto, se encuentra la sepultura de Jacobo de Grattis, el Caballero de Gracia, "gemelo en lo disoluto de don Juan Tenorio..., terror de los padres y esposos",5 arrepentido protagonista de populares leyendas madrileñas y personaje de zarzuelas como La Gran Vía.



Otros trabajos


 24casa_de_la_villa_madrid_04

Ayuntamiento de Madrid, Casa de la Villa (ayuntamiento antiguo). La Casa de la Villa de Madrid es una edificación ubicada en la Plaza de la Villa (adyacente a la Calle Mayor en Madrid) que se inauguró en el año 1692. Fue la sede del Ayuntamiento de Madrid desde el siglo XVII hasta el año 2008, en que se trasladó al Palacio de Comunicaciones. En la actualidad el uso de la Casa de la Villa se limita a eventos oficiales, recepciones, etc. No obstante, está prevista su reapertura en 2015, compartiendo uso como museo municipal por un lado y como sede del Instituto Municipal de Formación por otro.


 23_casa_de_la_villa_madrid_02

Fachada de la Casa de la Villa de Madrid. Antiguo ayuntamiento. El edificio fue proyectado en 1629 por Juan Gómez de Mora y construido entre 1644 y 1696. La fachada norte (Calle Mayor, derecha) fue reformada entre 1785 y 1789 por Juan de Villanueva. Entre 1857 y 1859 Juan José Sánchez Pescador amplió el edificio.



 25fuente_de_juan_de_villanueva_en_el_parque_del_oeste_de_madrid

Fuente de Juan de Villanueva, en el Parque del Oeste de Madrid. Es un monumento erigido en memoria del arquitecto Juan de Villanueva, obra de los arquitectos Víctor d'Ors, Manuel Ambrós y Joaquín Núñez Mera y el escultor Santiago Costa.


 25fuente_de_juan_de_villanueva_madrid_02

Fuente de Juan de Villanueva, en el Parque del Oeste de Madrid (España). Es un monumento erigido en memoria del arquitecto Juan de Villanueva, obra de los arquitectos Víctor d'Ors, Manuel Ambrós y Joaquín Núñez Mera y el escultor Santiago Costa. Fue inaugurado el 7 de julio de 1952.
 


 26convento_de_san_francisco_de_madrid

Convento de San Francisco de Madrid. 1791. Arquitecto: Fray Francisco Cabezas (1709–1773).

En la década de 1780 Juan de Villanueva estuvo empleado en diversos edificios de Madrid, trabajando en los diseños de la reforma del Convento de San Francisco, reforma que no se llevó a cabo. En los dibujos de la fachada principal encontramos las líneas clasicistas tan del gusto del arquitecto, disponiendo los volúmenes del edificio en altura, resaltando las líneas rectas en contraste con el movimiento del Barroco.



 27_madrid_teatro_espa_ol

El teatro Español, llamado hasta 1849 teatro del Príncipe, es un teatro público de Madrid (España), perteneciente al ayuntamiento de la capital.

El embrión del actual Teatro Español se sitúa en el siglo XVI, en la autorización decretada por Felipe II en 1565 para establecer con carácter permanente en Madrid una denominada Cofradía de la Sagrada Pasión, que disfrutaría de un espacio para la representación de comedias. La Cofradía adquirió el espacio en el que actualmente se sitúa el teatro, en la calle del Príncipe, en 1582 y el 21 de septiembre del año siguiente quedaba inaugurado. 32 años más tarde, la Cofradía vendía el teatro al Ayuntamiento.2

La estructura primigenia se mantuvo hasta 1735, año a partir del que se levantó un nuevo edificio bajo el arquitecto Juan Bautista Sachetti en colaboración con Ventura Rodríguez, concluyéndose las obras diez años más tarde.1 En ese momento, cambió su denominación de Corral del Príncipe a Teatro del Príncipe.

El siglo XVIII supuso la consagración definitiva del todavía Teatro del Príncipe, que contó con su propio grupo de seguidores, los Chorizos, en pugna constante con los Polacos, que preferían los escenarios del rival Teatro de la Cruz. En esta época, Leandro Fernández de Moratín estrenaba La comedia nueva sobre las tablas del Príncipe. El 11 de julio de 1802 el teatro fue pasto de las llamas4 y no pudo reinaugurarse hasta cinco años más tarde, al concluir las obras dirigidas por Juan de Villanueva.



 29real_academia_de_la_historia_espa_a_04

La fachada de la Academia de la Historia, es elegante y severa, correcta de líneas. Tiene tres pisos coronados por una cubierta prismática. En el centro se abre la puerta de acceso sobre la que encontramos un balcón en saledizo, siendo todos los vanos adintelados.



 35ayuntamiento_de_haro

Ayuntamiento de Haro. Construido en 1769 en estilo neoclásico, por Juan de Villanueva, uno de los arquitectos preferidos de Carlos III.  Está construido con piedra de sillería.  Tiene dos plantas con soportales, con el escudo de la ciudad de estilo barroco. En 1857 se colocó un reloj en lo alto de la fachada principal, así como un sistema de campanas que reproduce fragmentos de canciones típicas de la ciudad a las horas en punto.



 34cementerio_general_norte_madrid

Cementerio General Norte. Proyectado por Villanueva en 1804, es el primer cementerio de Madrid que responde a la Real Cédula de 1787 con la que se obliga a situar estos lugares extramuros de las poblaciones. Este cementerio quedaba cerca de la actual glorieta de Quevedo, en la embocadura de la calle de Arapiles, y fue bendecido en 1809, ampliado por Antonio López Aguado en 1816 y demolido en 1910. La capilla, de planta de cruz griega y centro levemente ochavado, iluminado por un óculo y por dos huecos mixtilíneos laterales, es un cubo cupulado al exterior, con un pórtico adosado flanqueado por dos torres.



 38cartagena_escueladeguardiamarinas_grande

Escuela de Guardiamarinas, Cartagena (1789-1810) proyectada por Juan de Villanueva



 39campo_del_moro_madrid_01

Gruta del Campo del Moro, Madrid (1810) proyectada por Juan de Villanueva



 1retrato_de_juan_de_villanueva_litograf_a_de_1835_de_federico_de_madrazo_y_kuntz_1815_1894_biblioteca_nacional_de_espa_a

Retrato de Juan de Villanueva. Litografía de 1835 de Federico de Madrazo y Kuntz, (1815-1894), Biblioteca Nacional de España.




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a uan de Villanueva (Madrid, 1739-1811), uno de los más destacados del siglo XVIII de nuestro país. Trabajó para Carlos III y IV. Realizó sus estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y después se trasladó a Roma y en un principio sólo efectuaba remodelaciones y pequeños palacetes como la Casita de Arriba y la Casita de Abajo en El Escorial y la Casita del Príncipe en El Pardo. A partir de los primeros proyectos del que habría de ser el Museo del Prado fue nombrado arquitecto oficial de la corte, lo que le permitió realizar obras tan significativas como la Academia de la Historia, el Oratorio de Caballero de Gracia o la reconstrucción de la Plaza Mayor de Madrid, culminando su trabajo en la gran obra arquitectónica del Museo del Prado.



Fuentes y agradecimientos: es.ikipedia.org, museodelprado.es, artehistoria.com, aranjuez.com, flickr.com y otras de Internett
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Tuesday, 09 February 2016, 22:30; edited 7 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: JUAN DE VILLANUEVA 
 
Gracias J.Luis por este espectacular arquitecto una vez más. Por cierto hay una foto "Casa de la Panadería de la Plaza Mayor de Madrid de Madrid" que descuadra el tema al ser mas grande, a ver si por favor puedes reducirla.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: JUAN DE VILLANUEVA 
 
Gracias xerbar, se me había colado, ya está reducida.



 



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: JUAN DE VILLANUEVA 
 
El Madrid de Juan de Villanueva cumple 200 años



juandevillanuevaporgoya

Juan de Villanueva, por Goya. (Academia de San Fernando) Villanueva es el gran arquitecto neoclásico español.

El 22 de agosto se cumplió el bicentenario de la muerte de Juan de Villanueva. Este arquitecto, uno de los máximos exponentes del neoclasicismo, realizó algunos de los inmuebles más importantes y singulares de la región. Madridiario hace un recorrido por los principales hitos de su obra.



55645342

El Museo del Prado, su obra más emblemática.

Juan de Villanueva nació en Madrid en 1739 en una familia de artistas. Su padre fue escultor y su hermano Diego, arquitecto. Ingresó con 11 años en la Academia de San Fernando y obtuvo su primer premio académico a los 15. Viajó becado a Roma a los 19 y, tras siete años en la capital italiana, trabajó como discípulo de José de Hermosilla en Granada y Córdoba. Con 28 años regresó a Madrid. Fue nombrado académico de mérito y arquitecto de los Jerónimos de El Escorial. En 1774 fue nombrado teniente director de la Academia de San Fernando, teniente en el palacio de El Pardo, director honorario de Arquitectura en la Academia, y arquitecto y fontanero mayor de la Villa. Finalmente, en 1792 fue nombrado director de la Academia  de San Fernando y en 1798 fue arquitecto mayor de Obras Reales e intendente honorario de Provincias. Murió en 1811 y fue enterrado en la iglesia de San Sebastián. Sus restos fueron luego trasladados al primer Panteón Nacional en la Basílica de San Francisco el Grande en 1869.


1casitadelprncipedeelpa

Casita del Príncipe de El Pardo (Madrid), obra de Juan de Villanueva del siglo XVIII.

Sin embargo, más allá de los cargos, lo que ha permanecido en la mente colectiva es su obra. Su primer trabajo de relevancia en la región fue en Aranjuez. En 1771 construyó la Casa de Infantes. Un año después proyectó la Casita del Príncipe de El Pardo como pabellón de caza del futuro Carlos IV. Pero fue el Real Sitio de El Escorial el lugar donde comenzó a sobresalir. Construyó en 1773 las Casitas de Arriba y de Abajo. La primera fue proyectada como residencia de descanso del infante don Gabriel, con un espacio de música de cámara y jardines italianos. La segunda es un precedente del Museo del Prado, articulado como un solo bloque rectangular con decoración interior dieciochesca y extensos jardines. Luego completó el cierre de la Lonja de El Escorial y las casas de los Infantes y la Reina, en 1769. En 1785 diseñaría la tercera Casa de Oficios del municipio. Otros trabajos fueron la rehabilitación de la Torre de Damas y la Casa del Ministro de Estado. En sus últimos años, redecoró el palacio de El Escorial.


2lacasitadelprncipeocas

La Casita del Príncipe o Casita de Abajo (El Pardo, Madrid)

Las joyas del Salón del Prado. Ya en Madrid, fue responsable del balcón neoclásico del Salón Goya, en la Casa de la Villa de Madrid, realizado entre 1771 y 1789. Ese último año, también puso en marcha la galería de columnas toscanas del Consistorio...


4edificiovillanuevadelm

Museo del Prado, la obra maestra de Juan de Villanueva

... Sin embargo, el edificio más conocido que proyectó fue el Gabinete, Academia y Museo de Ciencias Naturales que ambicionaba Carlos III. El inmueble comenzó su construcción en 1785 y fue concluido en 1819, bajo reinado de Fernando VII. El edificio fue luego renombrado como el Museo del Prado. Fue una de las joyas en las que trabajó en el Salón del Prado que ideó su mentor.


4jardnbotnico

Jardín Botánico de Madrid

Frente al actual Museo del Prado, entre 1785 y 1789, diseñó otra obra maestra. Se trata del proyecto definitivo del Jardín Botánico. Sobre 10 hectáreas, delimitadas por rejería vasca y distribuidas en tres niveles de terraza adaptados a la orografía, dispuso cuadrantes para investigación y exposición de las especies vegetales allí recogidas. También levantó un pabellón para invernadero, semillero, herbario, biblioteca y aula de botánica, con los principales adelantos técnicos de la época. Proyectó la Puerta Real del complejo, que daba acceso desde el Paseo del Prado. También fue responsable del acceso de la Puerta de Murillo, actual puerta de acceso al complejo.


5interiordeloratoriodel

Interior del Oratorio del Caballero de Gracia, en Madrid

Recibió el encargo en 1786 de proyectar el actual oratorio del Caballero de Gracia sobre el solar donde se instaló el antiguo templo impulsado por Jacobo de Grattis en 1654. El artista se inspiró en las basílicas paleocristianas de Roma. Creó una nave con 14 columnas corintias, cúpula, bóveda con casetones y capilla mayor. La fachada corrió a cargo de Custodio Teodoro Moreno, realizada en 1832.

Por su parte, el ábside que da a la Gran Vía se construyó, bajo diseño de Carlos Luque entre 1911 y 1916. Sin embargo, en la reforma de 1986, Fernando Chueca Goitia derribó parte del proyecto de Luque, al considerar que no seguía el espíritu de Villanueva. De esta manera, se recuperó el concepto neoclásico que el artista planteó para el templo, inicialmente.


6realacademiadelahistor

Real Academia de la Historia

Ordenanzas de construcción. La Real Academia de la Historia, en la calle de León, fue otro de sus diseños. El edificio, entonces del Nuevo Rezado, fue levantado en 1788 como casa de oración, imprenta y almacén de libros de rezo de los monjes de El Escorial. Tras pasar por las manos de un patriarca de las Indias, el periódico 'El Nacional' y el Archivo Histórico Nacional, pasó a ser la sede de la institución de la RAH.


7plazamayordemadrid

Plaza Mayor de Madrid

Villanueva se ocupó de la reforma de la Plaza Mayor tras el incendio que se produjo el 16 de agosto de 1790 que afectó a 52 casas, situadas entre las calles de Ciudad Rodrigo y Toledo. Redujo la altura de los edificios hasta igualarlos con la Casa de la Panadería. De su reestructuración resultó la actual disposición de este ámbito, incluidos el arco de Cuchilleros y el portal de Cofreros. Además, redactó unas ordenanzas municipales en las que establecía las medidas constructivas necesarias para evitar incendios. Principalmente, se centró en los materiales y en las salidas de incendios. Por desgracia, su aplicación solo fue aplicada en este ámbito de la ciudad y los problemas con el fuego persistieron en el resto de la capital. También diseñó el Observatorio Astronómico, que se inició en 1790 y fue concluido en 1849.

Villanueva propuso en 1791 poner un dragón y un oso en la estatua de la Cibeles, en representación de las armas nuevas y viejas de la Villa. De sus bocas saldrían dos caños para suministrar agua potable. Uno para atender el negocio de 50 aguadores y otro para uso público. Alfonso Giraldo Vergaz fue el encargado de realizar dichos trabajos. A mediados del siglo XIX, el dragón y el oso fueron retirados, ya que la fuente pasó a dedicarse a uso exclusivamente ornamental.


8teatroespaolmadrid

Teatro Español, Madrid

Un hospital de apestados El Ayuntamiento le encargó la reconstrucción del corral del Príncipe, luego considerado Teatro Español, después de ser pasto de las llamas en 1802. En abril de 1805, ante la amenaza de peste que venía de Andalucía, diseñó el Lazareto de Curación para Madrid, planteado como un enorme hospital para acogida, expurgo, observación y curación de enfermos contagiosos. Al final, no fue construido porque la enfermedad remitió y la Junta de Sanidad no consideró oportuna su construcción.

Construyó entre 1806 y 1809 el cementerio de la Puerta de Fuencarral y General del Norte, situado entre las actuales calles de Magallanes, Fernando el Católico, plaza del Conde Valle Suchil y Rodríguez San Pedro. La entrada principal formaba una plaza circular que es la actual glorieta de Quevedo. Un año antes de su muerte, proyectó, bajo encargo de José I, la gruta del Campo del Moro, que conectaba el Palacio Real con la Casa de Campo. El trazado discurría desde las escaleras de la entrada principal del Campo del Moro por una avenida arbolada, bajo un túnel y sobre un viaducto, hasta llegar a la Puerta del Rey, que también surgió en su estudio.


9puertadelrey

Actual Puerta del Rey. Madrid


Bibliografía:

- 'Juan de Villanueva'. Moleón Gavilanes, Pedro. Akal Arquitectura. Torrejón de Ardoz, 1998.
- 'Enciclopedia de Madrid'. Montoliú Camps, Pedro. Enciclopedias Planeta. Barcelona, 2002.
- 'El Madrid de la Ilustración'. López González, Beatriz. Monografías Akal. Torrejón de Ardoz, 1995.


Fuentes: madriddiario.es y es.wikipedia.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: JUAN DE VILLANUEVA 
 
La primera obra maestra del Museo del Prado


La pinacoteca honra a su arquitecto, Juan de Villanueva, en el 192 aniversario de su inauguración   


planodelmuseodelpradoco

Plano del Museo del Prado con la arquitectura de Juan de Villanueva- MUSEO DEL PRADO

La primera obra maestra que se puede ver al llegar al Museo del Prado es -y se puede ver desde bien lejos-, el propio Museo del Prado. Su enorme contenedor. Así define su director, Miguel Zugaza, lo que representa la construcción del inmueble que proyectó Juan de Villanueva en 1875 para la compleja identidad de la principal pinacoteca española. Y se da la circunstancia que este año se ha hecho coincidir el festejo habitual de aniversario del museo (192 años) con el recuerdo de los 200 años de la muerte de Juan de Villanueva.

Para honrar a su arquitecto, al padre de la criatura, El Prado ha reeditado dos textos sobre el edificio y sobre el trabajo de su arquitecto. El primero (El Museo del Prado. Biografía del edificio) es un denso libro de Pedro Moleón que muestra a través de un rigor y academicismos estrictos y fotografías y planos de la época la historia del inmueble. El segundo es un cuaderno con el texto del arquitecto Rafael Moneo (autor de la última ampliación que ha experimentado la pinacoteca) titulado El museo del Prado de Juan Villanueva, comentado por Rafael Moneo.

Ambos estuvieron ayer en la presentación de los libros y expusieron su visión del arquitecto neoclásico y la historia de cómo éste abordó el proyecto que presentó en 1785 al Conde de Floridablanca y que nunca llegó a ver inaugurado. La idea inicial es que fuera una suerte de museo/archivo de ciencias naturales que iba a erigirse sobre unos terrenos propiedad de la ciudad de Madrid. Villanueva presentó dos proyectos. Uno con gran ornamento y pórticos en la fachada del Paseo del Prado (bastante costoso), y otro más sencillo y sobrio (el que conocemos hoy).

Y ese fue un punto de discusión entre los dos ponentes. Porque Moleón considera que la versión final del museo no corresponde a ninguno de esos dos proyectos y se trata de un tercer proyecto. Moneo, en cambio, rebatió la idea y aseguró que el proyecto que conocemos es prácticamente el mismo que el que se presentó en la maqueta de madera. Además, sostuvo que la sospecha de que Villanueva presentó un proyecto mucho más costoso que otro con la secreta intención de que quedara automáticamente descartado para poder construir el que realmente quería.

En todo caso, el diseño del Prado es una historia de dualidades. "Es la superposición de dos edificios longitudinales que se cruzan. Eso hace que los dos planos tenga la misma importancia. Por eso Villanueva diseñó dos fachadas principales", explicó Moneo. "Y la pieza clave es el ábside, el elemento que comparten los dos edificios", insistió.

Para el autor de la principal ampliación del Prado en sus 200 años de historia, que aumentó su superficie en 22.000 metros cuadrados, Villanueva era una mezcla de "pasión y mesura". "Él era muy consciente de la magnitud del proyecto", recordó Moneo, "en él había una delicadeza y una dulzura carente en el resto de arquitectos neoclásicos".

Para celebrar ambos aniversarios, el museo realizará el día 19 de noviembre itinerarios especiales guiados para conocer a fondo el edificio. Además, y durante toda esa jornada, ofrecerá acceso gratuito a su colección permanente.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You cannot post calendar events