Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
CÉSAR MANRIQUE
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje CÉSAR MANRIQUE 
 
Este trabajo recopiatorio está dedicado a César Manrique es el artista más famoso y querido del archipiélago canario y también admirado en el resto de España y el mundo.

Fue un artista multidisciplinar -arquitecto, diseñador, escultor, pintor- que recorrió el mundo empapándose de diversas tendencias y culturas. Fue uno de los miembros más activos del movimiento informalista de los años cincuenta.

Decidió colaborar en la expansión turística de Lanzarote, proponiendo unas ideas innovadoras, ecológicas y salvaguardando los espacios naturales y el medio ambiente, creando un modelo procuraba para salvaguardar el patrimonio natural y cultural de la isla y fue determinante en la declaración de Lanzarote como Reserva de la Biosfera por parte de la UNESCO en 1993.

Entre sus logros está también la creación de La Vaguada (Madrid), que fue el primer centro comercial de España y actualmente sigue siendo un ejemplo que han seguido multitud de arquitectos en todo el mundo.

Espero que os guste la recopilación que he realizado de su grandiosa y ecológica obra, y en lo posible contribuya en su divulgación.







Resumen biográfico


01_1443455591_686050César Manrique Cabrera (*24 de abril 1919 Arrecife; † 25 de septiembre 1992 Teguise)

Fue un pintor, escultor, arquitecto y artista lanzaroteño. Compaginó su obra con la defensa de los valores medioambientales de Canarias. Buscó la armonía entre el arte y la naturaleza como espacio creativo. Obtuvo, entre otros, el Premio Mundial de Ecología y Turismo y el Premio Europa Nostra.

César Manrique. Nació el 24 de abril de 1919 en Arrecife (capital de Lanzarote). Después de la Guerra Civil española ingresó en la Universidad de La Laguna para estudiar arquitectura técnica, pero después de dos años abandonó la carrera. En 1942 tiene lugar su primera exposición individual (Arrecife).

Tras conseguir una beca de la Capitanía General de Canarias viaja a Madrid para estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en 1945, donde se graduó como profesor de arte y pintura. Con el auge del surrealismo en la década de los 50 fundó la galería Fernando Fé, la primera galería no figurativa de España. Durante esa época realizó murales en Lanzarote (como el del Aeropuerto de Guacimeta y el parador de Turismo de Arrecife) y en la península, y expone su trabajo en varios países.

En 1964 se trasladó a Nueva York donde expuso, entre otras, en la Galería Catherine Viviano y tuvo contacto con las corrientes artísticas norteamericanas.


 41lago_marti_nez

Lago Martiánez

En 1966 se instala definitivamente en Lanzarote, isla que comenzaba a desarrollar el sector turístico. Durante las décadas de los 70 y 80 tiene lugar una importante actividad como creador de espacios perfectamente integrados en el entorno natural de la isla. También participó en proyectos en otras islas del archipiélago y otros lugares de España (como el Centro Comercial La Vaguada 1983 en Madrid).


 03_1443455633_130354

En el estudio de su casa en Haría.

En 1988 traslada su residencia a su nueva casa de Haría, construida y decorada por Manrique y publica "Escrito en el fuego".

Murió en un accidente de tráfico el 25 de septiembre de 1992, cerca de la sede de la fundación que lleva su nombre, inaugurada en marzo de ese mismo año.


 02_1443455660_266065

César Manrique



Galardones y reconocimientos

    - Premio Mundial de Ecología y Turismo (1978)
    - Medalla de Oro de Bellas Artes (1980)
    - Premio Goslarer Monchenhsus-Preises fur Kunst und Umwelt de la ciudad de Goslar (Alemania) (1981)
    - Nederlans Laureat Van D'Aheod (Holanda) (1982)
    - Premio Europa Nostra (1985)
    - Premio Canarias de Bellas Artes (1989)
    - Premio Fritz Schumacher de la Fundación F.S.V de Hamburgo (1989)
    - Hijo Adoptivo de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria (1994)
    - Hijo Adoptivo de Tías (1995)
    - Hijo Predilecto de Lanzarote (1995)


 10fundaci_n_c_sar_manrique_entrada_lanzarote

Fundación César Manrique. Entrada

La fundación César Manrique, está ubicada en la antigua residencia del artista en Taro Tahíche, acoge hoy en día gran cantidad de sus sus obras (esculturas, dibujos, pinturas...) y las de otros artistas.



Su web: http://www.cesarmanrique.com/index_e.htm

Otra web interesante: http://www.solucionet.com/cesar/arquitectura.htm





Algunos espacios diseñados por César Manrique:



Jameos del Agua


 7_1_1443456445_358923

Los Jameos del Agua fue realizado sobre una idea de César Manrique en 1968. Un jameo es un tubo volcánico generado por el flujo de lava en su interior al que se la ha desprendido la parte superior. Los Jameos del Agua está formado por el "jameo chico" (donde se ubica un restaurante) y el "jameo grande" donde se encuentra una piscina rodeada por un jardín. En 1987 se construyó un auditorio para 600 personas dentro de éste jameo.


 7jameos_del_agua_lanzarote

Los Jameos del Agua fueron la primera atracción arquitectónica diseñada por César Manrique en 1968. "Jameo" es la palabra que designa a la parte de un tubo volcánico de la que se ha derrumbado el techo por el peso o a causa de la acumulación de gases y tras lo que suele quedar una oquedad circular y abierta a la luz.


 7_4

Jameos del Agua, Auditorio. Lanzarote. Dos de estos orificios y el tramo de canal lávico existente entre ellos fue la base para la construcción de Jameos del Agua, el primer centro turístico resultante de la intervención del artista César Manrique sobre el paisaje lanzaroteño.


 7_3jameos_del_agua

La primera fase de las obras se inauguró en 1966, cuando César aún vivía en Nueva York, y los trabajos finalizaron en 1987, con la construcción del auditorio.


 7_7jameos_del_agua_head

En su interior hay un lago natural de aguas trasparentes, regulado por el mar cercano, en el que vive una especie endémica de la isla, los jameitos, unos cangrejos minúsculos, albinos y ciegos, de origen desconocido. Son también la imagen elegida por el artista como símbolo plástico de los Jameos.


 7_2_1443456518_549623

La oferta del restaurante, el bar y la pista de baile, que configuran "el nightclub más bello del mundo", según el propio Manrique, complementan una oferta que conjuga el ocio, la cultura y el gusto por la estética. Ambos jameos se unen por un pasillo lateral que lleva desde el Jameo Chico al Grande, en el que se encuentra el auditorio, frente a una piscina de aguas color esmeralda. En ambos crece una vegetación exuberante cuyo color verde contrasta con la negra roca ofreciendo una impactante imagen



 10_3fundacion_cesar_manrique_mural

El Taro de Tahíche. Su casa, construida en 1968, aprovechando el espacio natural de cinco burbujas volcánicas. Es la actual sede de la Fundación César Manrique y en la misma se puede apreciar parte de la obra del artista, así como obras de otros artistas, que son propiedad de la fundación. Tiene más de mil metros de superficie habitable, en dos niveles.


 10_1_1443457458_972358

La Fundación César Manrique se ubica en la casa-estudio que habitó el artista, situada en el Taro de Tahíche (Lanzarote).Quizás sea la obra que mejor representa los ideales personales y artísticos de Manrique.Edificada en 1968 sobre una colada lávica de la erupción ocurrida en la isla durante 1730-36, aprovecha, en el nivel inferior, la formación natural de cinco burbújas volcánicas, para configurar un espacio habitable sorprendente y ejemplar en cuanto actuación sobre espacio natural. Por su parte, el exterior de la casa y nivel superior está inspirado en la arquitectura tradicional de Lanzarote.


 10_4fundacion_cesar_manrique

La Fundación César Manrique, creada en 1992, es una institución privada sin fines lucrativos. Su ámbito es internacional. En la actualidad, recibe más de 300.000 visitantes al año. Se constituye como una plataforma cultural conformada a partir de la atención que presta a tres líneas cruzadas de desarrollo: las artes plásticas, el medio ambiente y la reflexión cultural. Los programas y las diferentes iniciativas desarrolladas se incluyen en esa zona de encuentro, abordada con vocación de transversalidad y espíritu crítico y alternativo. Estas son sus tres líneas de trabajo:

- Conservación, estudio y difusión de la obra de César Manrique.
- Promoción de la actividad artística y la reflexión cultural.
- Desarrollo de actividades que favorezcan el respeto al medio natural y a la ordenación del territorio. Organiza regularmente foros de reflexión y debate.


 10_2fundacion_cesar_manrique_mural

Desde 1994 se vienen desarrollando con continuidad los espacios El autor y su obra y Miradas divergentes. El Medio Ambiente se ha consolidado durante 1997 como un área clave de la Fundación. Entre las actividades que ya se encuentran afianzadas destaca el foro de reflexión Fronteras y direcciones del progreso. Un espacio de propuestas y debate en el que los ponentes, desde enfoques pluridisciplinares, se aproximan a nuevos modelos y concepciones de progreso.


 55_fondacion_cesar_manrique

Fundación César Manrique



 8mirador_del_r_o_lanzarote_vista_de_la_isla_de_la_graciosa

Mirador del Río: está situado en el norte de la isla, en el Risco de Famara. Excavado en la roca de un acantilado en el lugar donde se situaba una antigua batería de artillería costera, ofrece una vista privilegiada del archipiélago Chinijo. El Mirador dispone de un restaurante con varias terrazas y ventanales. Fue realizado en 1973 por César Manrique, que modificó el proyecto inicial de Fernando Higueras con la colaboración de Jesús Soto y Eduardo Cáceres. Está formado por dos cúpulas enterradas para disminuir el impacto visual.


 11lago_de_la_costa_de_marti_nez

Lago de la Costa de Martiánez, situado en el Puerto de la Cruz. Construido en 1977 se trata de un complejo de ocio formado por un lago central artificial con un conjunto de piscinas, jardines, terrazas, restaurantes, etc. con el protagonismo de la piedra volcánica.


 13_1443458236_799334

También el lago Martiánez acoge una serie de esculturas de César Manrique.


 12_1443458104_486392

Vista del Lago de la Costa de Martiánez



 14jardines_y_piscinas_del_hotel_las_salinas_en_costa_teguise

Jardines y piscinas del Hotel las Salinas en Costa Teguise, junto con una serie de murales. El proyecto del hotel, de corte aún racionalista y concluido en 1977, es obra de Fernando Higueras.



 42lavaguada

Centro Comercial La Vaguada de Madrid. Inaugurado en 1983. El Centro Comercial La Vaguada se encuentra en el madrileño barrio del Pilar (distrito de Fuencarral-El Pardo). Fue el primer centro comercial que se abrió en la capital de España.

El edificio fue diseñado por César Manrique,7 que fiel a su estilo, integró ambientes naturales dentro del edificio: zonas de descanso con cascadas y fuentes y entrada de luz natural desde el techo. Fue inaugurado el 24 de octubre de 1983, en un acto que fue presidido por el alcalde Enrique Tierno Galván.


 44la_vaguada_entrada

La Vaguada de Madrid, fue el primer centro comercial de España integrado perfectamente en el entorno natural.


 43_1443619879_907186

César Manrique también participó en proyectos fuera del archipiélago canario, como el Centro Comercial La Vaguada 1983 en Madrid.



 45mirador_de_la_pe_a_mirador_de_la_pena_el_hierro

Mirador de La Peña. Inaugurado en 1989 en la isla de El Hierro. En él se aloja un restaurante con amplios ventanales y con vistas al valle de El Golfo.



 9jard_n_de_cactus_lanzarote

Jardín de Cactus. Inaugurado en 1990 en lo que era una antigua cantera de Guatiza. Última obra de César Manrique en Lanzarote. El jardín alberga una gran cantidad de especies de cactus de Canarias y de otras partes del mundo.



 46playa_jard_n_el_puerto_de_la_cruz

Playa Jardín. El Puerto de la Cruz volvió a contar con el artista en 1992. La playa fue totalmente remodelada: extensas zonas ajardinadas, bares y restaurantes, escollera, etc.



 47parque_maritimo_cesar_manrique

Parque Marítimo César Manrique. Zona de ocio en Santa Cruz de Tenerife concebido al inicio de la década de los 90 consiguiéndose una regeneración del litoral. Piscinas, fuentes, etc. con el respeto a la naturaleza que caracterizó al artista.



 48mirador_de_el_palmarejo

Mirador de El Palmarejo. Proyecto de 1989 en La Gomera, inaugurado en 1995. Integrado perfectamente en el paisaje alberga un restaurante-escuela.


 49parque_mar_timo_ceuta


Parque Marítimo del Mediterráneo. Fue inaugurado en 1995 en la ciudad autónoma de Ceuta, después de su fallecimiento. Muy similar al complejo Martiánez del Puerto de la Cruz: lagos, jardines, solariums, etc.


 50faro_del_parque_mar_timo_del_mediterr_neo_ceuta

Faro del Parque Marítimo del Mediterráneo, Ceuta. En el centro del complejo se encuentra un edificio singular, ya que imita a las Murallas Reales de Ceuta y a su foso de San Felipe. Este edificio alberga el casino, una discoteca y un restaurante.



 52horno_asador_de_timanfaya

Horno-Asador de Timanfaya, un establecimiento gastronómico ubicado en el Parque Nacional de Timanfaya de Lanzarote, cuya particularidad es un horno-asador que aprovecha la energía geotérmica para la cocción de los alimentos.


 51_lanzarote_timanfaya_vulkangrill

EL Horno-Asador de Timanfaya o Vulkan-Grill, fue diseñado por César Manrique para un establecimiento de cocina artesanal canaria (Restaurante El Diablo) en el Parque Nacional de Timanfaya, Lanzarote. Éste funciona con unas rejillas sobre una hendidura en el suelo de varios metros de profundidad en una zona de una alta actividad geotérmica y magmática dentro del Parque Nacional de Timanfaya. El calor sube desde las entrañas de la Tierra, asando los alimentos colocados en dicha rejilla. Todo un ejemplo de desarrollo sostenible.



Algunas escultura de César Manrique


 53_1443621441_439380

Escultura de César Manrique en el Parque Nacional de Timanfaya


 monumento_al_infinito_de_c_sar_manrique_en_la_parte_alta_de_san_andr_s_y_sauces

Monumento al Infinito de César Manrique en la parte alta de San Andrés y Sauces


 la_rueda

La Rueda de madera, de César Manrique


 58_ra_ces_en_el_cielo_escultura_de_c_sar_manrique_ubicada_en_lago_marti_nez_en_tenerife

'Raíces en el cielo', Escultura de César Manrique ubicada en Lago Martiánez en Tenerife.


 escultura_del_mirador_del_r_o_de_c_sar_manrique

Escultura del Mirador del Río, Lanzarote. Obra de César Manrique


 6escultura_del_artista_en_tah_che

Escultura de César Manrique en Tahíche.


 56_wind_sculpture_manrique

Escultura de César Manrique en Tahíche.


 59cesar_manrique_e1423734183698_1443622264_916432

Escultura de César Manrique ubicada en Los Jameos del Agua, Lanzarote


 60escultura_fobos_de_c_sar_manrique

Escultura 'Fobos', de César Manrique


 57_taro_tahiche_2002

Taro de Tahíche, Lanzarote. Obra de César Manrique


 escultura_m_vil_de_c_sar_manrique_santa_cruz_de_tenerife_espa_a_2012_12_15_dd_01

Escultura móvil de César Manrique, Santa Cruz de Tenerife


 escultura_c_1_0

Homenaje al mar (1974). Escultura de César Manrique. Ubicada en La Fundación de César Manrique,Tahiche,Teguise,Isla de Lanzarote


 escultura_en_la_fundaci_n_c_sar_manrique_tahiche_lanzarote

Escultura de César Manrique en la Fundación. Tahiche, Lanzarote


 la_energ_a_de_la_pir_mide_m_vil_c_sar_manrique

La energía de la pirámide móvil. Obra de César Manrique


 entrada_jard_n_de_los_cactus_escultura_de_metal_obra_de_cesar_manrique

Entrada Jardín de los Cactus (Escultura de metal, obra de Cesar Manrique)


 trabajo_sobre_la_escultura_cin_tica_y_los_m_viles_de_c_sar_manrique

Trabajo sobre la escultura cinética y los móviles de César Manrique


 62_fecundidad_monumento_de_la_52

Monumento al Campesino, de César Manrique. La Casa museo y el Monumento al Campesino fueron construidos para inmortalizar el duro trabajo de la comunidad campesina lanzaroteña, cuyos esfuerzos se materializan en La Geria, paisaje único en el mundo, y en la obtención de productos agrícolas de una tierra árida.


 63cueva_de_los_verdes_lanzarote_5_luc_viatour

Cueva de Los Verdes. Estas impresionantes cuevas se usaban como refugio y son parte del túnel de lava de 6,5km de la Montaña Corona. La visita es de 1km. Esta cueva ha sido la primera atraccion abierta al publico en 1964 tras ser acondicionada por César Manrique y Jesus Soto.


 barlovento_escultura_de_c_sar_manrique_en_arrecife_lanzarote

"Barlovento", escultura de César Manrique en Arrecife, Lanzarote


 61juguete_del_viento_de_c_sar_manrique_en_la_puntilla

Juguete del Viento de César Manrique en La Puntilla


 har_a_arrieta_lz1_lz10_juguete_del_viento_04_ies

Juguete del Viento en Arrieta, Haría, Lanzarote. Obra de César Manrique


 54mural_en_la_fundaci_n_c_sar_manrique

Mural en la fundación César Manrique


 4cesar_manrique_bmw

César Manrique



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a César Manrique (1919-1992) es el artista más famoso y querido del archipiélago canario y también admirado en el resto de España y el mundo. Fue un artista multidisciplinar -arquitecto, diseñador, escultor, pintor- que recorrió el mundo empapándose de diversas tendencias y culturas. Fue uno de los miembros más activos del movimiento informalista de los años cincuenta.



Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org. lanzarote3.com, cesarmanrique.com, panoramio.com, arucasonline.com, viajejet.com, melia.com, solucionet.com, lanzaroteinternacional.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 09 Febrero 2016, 22:13; editado 8 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CÉSAR MANRIQUE 
 
Gracias J´Luis por este trabajo de Cesar Manrique un buen arquitecto sin duda.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CÉSAR MANRIQUE 
 
Gracias xerbar, sin duda César Maarique es un gran artista, que ha dejado huella en muchos lugares... especialmente en Lánzarote donde está considerado como un "dios" por el auge del turismo, gracias a sus innumerables obras.




Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CÉSAR MANRIQUE 
 
LANZAROTE


Un visionario entre la lava


De la casa museo de César Manrique en Taro de Tahíche a la ruta de los volcanes en el parque nacional de Timanfaya. Un viaje por los paisajes que el artista canario soñó, creó y preservó en un Lanzarote telúrico



 01_1443455010_396915

La lava se adentra en la casa museo de César Manrique en Teguise (Lanzarote).

César Manrique murió el 25 de septiembre de 1992 en un cruce fatídico que él había señalado como uno de los emblemas de la isla, el lugar donde ya estaba su fundación, y también la vereda que iba de su vieja casa en Tahíche, bajo el volcán, sobre el volcán, hasta su casa de Haría, donde iba a pasar con Corcho, su perro noble y grande, el resto de su vida. Pero quizá su mala vista de entonces, sin duda la mala fortuna, pusieron su coche en el camino de otro más grande, y este se lo llevó por delante.

Lanzarote perdió a su hombre más preclaro, a un combatiente por su belleza, el artista que volvió a crear una isla que estaba ahí, como pasto del sol, el viento y los lagartos. Una mañana de los años sesenta, este hombre estaba sentado, con los pies colgando, sobre el inicio de una cueva, que luego sería la Cueva de los Verdes. Venía de Nueva York, de una aventura pictórica rica en una ciudad dura, y en el camino había soñado una isla nueva. Tenía a su lado, en esa explicación del sueño, a su amigo Pepín Ramírez, presidente del Cabildo, padre del actual presidente de la Fundación César Manrique, Pepe Juan Ramírez.

César explicó, con la abundancia de su energía, la razón por la que quería permanecer en la isla, en cuya playa de Famara, acaso la playa más sosegada pero vibrante del mundo, corrió de chico "como una cabra loca". Quería quedarse porque estaba convencido "de que esta isla tan bella no se merece la pobreza en la que vive". Una agricultura difícil, escarpada y deprimida, una pesca insuficiente... Una isla a la deriva, pero de una belleza indómita, en su interior (las cuevas, los Jameos, que serían luego los Jameos del Agua), y en su exterior: el caserío campesino, la voluntad de los hombres y de las mujeres (silenciosos, aguerridos pero acobardados por la distancia y la miseria) de permanecer con lo poco que la tierra daba.

Y así no se podía seguir. César era un visionario, y Pepín era un político raro: le hizo caso al latido. De ahí nace Lanzarote. Una mañana de 1988 estuve en la casa de César, cuando aún no era la fundación, de modo que ahí estaban la cocina blanca (siempre había higos recién pelados, fresquísimos), las habitaciones, para él, para sus amigos, y había una chaise longue roja, dibujada sobre la cal blanca de toda la casa, donde él le gritaba sus convicciones a los Pepines que fue ganando para la causa de hacer de Lanzarote la capital del mundo. En esta ocasión hablaba por teléfono con don Juan de Borbón, el padre del Rey. Y la conversación no era baladí, no se componía de parabienes. César estaba indignado: cada día había más coches, y habría más, en Lanzarote, y esta manía de construir (carreteras, esa era su obsesión) iba a acabar con la belleza que él había soñado.

No era solo con esas alturas de la vida nacional con quienes César trataba el futuro de la isla amenazada. Lanzarote era su militancia, su partido político, su pasión. Y había nacido aquella tarde mientras le colgaban los pies sobre la cueva entonces inexplorada que luego sería la madre de todas sus batallas simbólicas. Había que recuperar la belleza de la isla, hacerla visible. Rescató la cueva, dibujó los Jameos para hacerlo un paseo dentro de la lava, hizo su casa de vericuetos surrealistas debajo del volcán de Tahíche, mezcló la arquitectura popular con sus propias invenciones, y se impuso como un arquitecto extravagante cuya razón venía de lo que la tierra ya albergaba. No tocó Lanzarote, por así decirlo: de su caricia múltiple y arriesgada nació el Lanzarote que a mediados de los setenta maravilló al mundo, y atrajo a la isla a gente que no quería tan solo playas, sino belleza.

Y esa belleza la puso de manifiesto César Manrique. Esa casa de Tahíche, que fue su primera creación personal, el Monumento al Campesino (entre cubista y cesarista, por decirlo así), su aventura al frente de El Almacén, una especie de ICA londinense en el centro de Arrecife, y su pasión por atraer grandes personalidades del mundo hacia su refugio fueron las primeras acciones de César. De pronto la isla se convirtió en una sucesión de miradas prestigiosas a las que César trataba con dedicación y franqueza, como cuando se quejaba a don Juan de los desastres ecológicos que se avecinaban. Por allí estuvieron Rafael Alberti, José Hierro, Javier Gurruchaga, Pedro Almodóvar, Francisco Nieva..., y después de su muerte tan prematura por allí pasaron, y siguen pasando, intelectuales, artistas, gente que quiso saber cómo hizo este hombre para regalar tanta energía a su sueño de juventud. Vi con mis propios ojos el asombro de Susan Sontag, el entusiasmo de Carlos Fuentes, el ensimismamiento maravillado de Günter Grass. Y durante años muchos compartimos la admiración que le profesó a esta isla que fue suya el Nobel José Saramago, a quien su mujer, Pilar del Río, atrajo a Lanzarote.

Los dibujos de Günter Grass. Así que Lanzarote, cuando Pepín y él acordaron refundarla, era simplemente un erial. Y primero fue aquella cueva, los Jameos del Agua, y después fue la Cueva de los Verdes, una especie de espectacular prospección de la lava en la tierra, y después fue el descubrimiento público de una riqueza ancestral, el paseo misterioso, sobrecogedor, de Timanfaya, el parque ennegrecido y rojizo provocado por las erupciones que trazaron en el centro de la isla un paisaje nuevo, un porvenir que parecía de pobreza y ahora era una belleza casi musical, aérea. Un día paseaba por allí Günter Grass, el Nobel alemán que además pinta. Se bajó del autobús en el que recorría esos paseos de lava, se sentó en una piedra, sacó un cuaderno y se puso a dibujar. "Esta belleza parece pintada", dijo.

A la memoria del artista que recorre los orígenes transformados de su isla regresan otros hechos que hicieron de Lanzarote su mejor memoria. Ahí está el Mirador del Río, enfrentado a la isla de La Graciosa, donde imaginó la lucha por la vida el escritor vasco Ignacio Aldecoa, el autor de Cuaderno de Godo y de Parte de una historia... Quizá sea el Mirador, entre los trabajos de superficie, y los Jameos, las dos realizaciones máximas de César. Pero si se visita la fundación, la mítica creación en lava de César Manrique (cerca de la Fundación José Saramago, la casa del Nobel abierta como lugar de encuentro), se habrá entrado al espíritu del artista, al origen de su apuesta personal por la belleza de su sueño, la isla de Lanzarote.

Lanzarote es la huella de un volcán. Desde 1730 a 1736 sufrió la erupción más larga de su historia: las lavas sepultaron varias aldeas asentadas en lo que actualmente constituye el Parque nacional de Timanfaya. Se abrieron entonces 35 cráteres, cuya lluvia de fuego y lava sepultó un tercio de la superficie de la isla, que era justamente el más fértil. En uno de esos jameos que soportaron el peso de la lava construyó un día su casa César Manrique. Aldecoa lo dejó escrito: "Tao, dragón, Timanfaya, montaña de fuego. Tinecheyde, montaña del Infierno. La tremenda mitología de los volcanes se derrama en los toponímicos de la isla (...). Se abren profundas grietas, nace el fuego. Basta escarbar cosa de un pie para que la tierra esté que arde. Hierven los pocillos de agua, que Satanás, el encargado de comprobaciones para indoctos y gentes que necesitan pruebas, atiende con malicia y tino". Esa casa improbable que se hizo César, para Francisco Nieva tuvo el valor del origen. Dice en Arquitectura inédita, el libro de César: "La más notoria actividad de Manrique comenzó a partir de la demeure, de su propia casa. Casa, matriz, calor volcánico, refugio, evasión, meditación salvación".

Almodovariano. Pedro Almódovar era un mito para César, y César era un mitómano que escogía muy bien sus pasiones. De los años ochenta (Pedro lo fue a ver en 1986), Javier Gurruchaga fue otro de sus grandes amigos, como lo fue Alberti, que le dejó escrito un poema que él atesoraba como una montaña. Almodóvar escribió en su blog cuando hizo allí, en Famara, Los abrazos rotos: "Desde que escribí el guión siempre pensé que esta secuencia (la del accidente) tendría como testigo una de las enormes esculturas móviles que César Manrique sembró por toda la isla... Cuando fuimos a localizar elegí una escultura que imita el continuo movimiento de la tierra y los planetas, diseñada para ser movida por el viento. Los círculos, tres círculos, diáfanos, tienen también algo de la rueda de la fortuna. En este caso, de la mala fortuna. Después de haber elegido el lugar nos enteramos por la prensa local que el propio Manrique había muerto en ese lugar, hace 16 años. No sé por qué encontré la casualidad natural; la verdad es que en esta isla tan original todo me parece original".

César llenó Lanzarote de lo que Lanzarote ya tenía; como dice Almodóvar, "Lanzarote debe ser uno de los pocos paisajes en el mundo que conserven su imagen original". Fue una voluntad de César. Lo explicó en una conferencia, en 1963: "En este empeño, me he propuesto publicar (...) un libro sobre la arquitectura popular de Lanzarote, en todos sus matices, en el que trataré de llevar a través de la imagen la realidad de las bellísimas muestras arquitectónicas, blancas y humildes de nuestra isla. Este libro servirá de guía para toda clase de construcciones que se realizarán en el futuro". Fue el manifiesto de César, ese fue el origen de todo. César visionario.

Fernando Gómez Aguilera, director de la Fundación César Manrique, explicó la pasión de César, transmitida en Arquitectura inédita, de 1974. El libro fue "concebido como un repertorio tipológico de la arquitectura vernácula, que debería servir de orientación, de guía o 'meta aconsejable' para la realización de nuevas construcciones insulares. Lo concibió, en la segunda mitad de los sesenta, con el estímulo de Manolo Millares, quien en más de una ocasión, en su comunicación epistolar, le insistió en el alcance de su iniciativa (...) como, en efecto, acabó ocurriendo, pues, además de testimoniar, condicionó el desarrollo de la arquitectura en la isla. (...) Ya en 1967 se reconoce que su gran caballo de batalla ha sido 'la conservación de la pureza del paisaje y la arquitectura', mientras insiste en la necesidad de crear 'una auténtica conciencia insular' para evitar que la isla sea devorada por el turismo de masas".

Aquellos gritos de César, desde su sillón rojo, teniendo al otro lado del teléfono al padre del rey, iban en el sentido de la alarma que marcó su amigo y cómplice el arquitecto Fernando Higueras: "¡Se cargan la isla, don Juan!" Hoy hay otros que gritan lo mismo, aunque la belleza que César puso en evidencia sigue teniendo la fuerza con la que la abrazó el artista.


 02_1443454988_629003

Mirador del Río, con vista a la isla La Graciosa, en Lanzarote, obra de César Manrique.



Las cifras


» Población de Lanzarote: 141.437.

» Punto más alto: peñas de Chache (671 metros).

» Temperatura media: 22º C (mínima, 13; máxima, 30).

» Parque nacional de Timanfaya: cuenta con 27 volcanes y fue visitado por 1.434.705 personas en 2010. En el islote de Hilario la temperarura del suelo es de unos 100º C.

» Rotondas con móviles de César Manrique: cuatro (Arrieta, Montaña Blanca, aeropuerto y Tahíche).


Guía / La ruta de César Manrique

» Casa museo y sede de la Fundación César Manrique (www.fcmanrique.org; 928 84 31 38). Taro de Tahíche, Teguise. La casa se puede visitar de 10.00 a 18.00; domingos, de 10.00 a 15.00. Entrada adultos, 8 euros.

» Jameos del Agua (928 84 80 20). Cerca de Arrieta y Punta Mujeres, en el norte de Lanzarote. De martes a sábado, de 10.00 a 18.30, y los martes y sábados también de 19.00 a 24.00. Entrada adultos, 8 euros (nocturna, 9 euros).

» Mirador del Río (928 52 65 48). En Risco de Famara, norte de la isla. De 10.00 a 17.45. Entrada adultos, 4,50 euros.

» Jardín de Cactus (928 52 93 97). En Guatiza, en el noreste de Lanzarote. Abre de 10.00 a 17.45. Entrada de adultos, 5 euros.

» Cueva de los Verdes (928 84 84 84). En el área volcánica del Malpais de la Corona. De 10.00 a 18.00. Entrada adulto, 8 euros.

» Casa museo del Campesino y Monumento a la Fecundidad. En las inmediaciones de San Bartolomé. De 10.00 a 17.45. Gratis.

» Museo Internacional de Arte Contemporáneo, MIAC (928 81 23 21). Castillo de San José, Arrecife. De 10.00 a 20.00. Entrada adultos, 2,50 euros.

» Las Montañas del Fuego y ruta de los Volcanes. Parque Nacional de Timanfaya (928 11 80 42). De 9.00 a 17.45; última visita Ruta de los Volcanes, 17.00. Entrada adultos, 8 euros. El restaurante El Diablo se encuentra en el Islote de Hilario.

Información

» Oficina de Turismo de Lanzarote (www.turismolanzarote.com). La isla fue declarada Reserva de la Biosfera el 7 de octubre de 1993. El logotipo turístico de Lanzarote Reserva de la Biosfera es obra de César Manrique y representa un volcán en erupción en visión aérea.

» Centros de Arte y Cultura del Cabildo de Lanzarote (www.centrosturisticos.com).


 03_1443454968_717104

Restaurante El Diablo, en el parque nacional de Timanfaya, cuya cocina aprovecha el calor geotérmico que emana de la tierra.


elviajero.elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 28 Septiembre 2015, 16:43; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CÉSAR MANRIQUE 
 
César Manrique, en la guerra y en la paz


Hoy se cumplen 20 años de la muerte del artista que reinventó Lanzarote



user_50_0c_sar_manrique_en_lanzarote

César Manrique en Lanzarote

A mediodía de un día como hoy, hace veinte años, César Manrique, el artista que reinventó Lanzarote, salió de su casa en Tahiche, convertida ya entonces en la sede de su fundación, se subió al coche grande que conducía y se dispuso a caminar hasta Haría, al norte de la isla, donde dos años antes había fabricado una casa rodeada de silencio y de palmeras. Eran las dos de la tarde. Al entrar en el cruce que le daba acceso a la carretera, un automóvil cuya llegada él no advirtió arremetió contra su carrocería y acabó con su vida.

César había nacido en Arrecife en 1919. Fue pintor, intentó la aventura de Nueva York cuando el arte tenía allí su destino y su frontera, pero un día de primeros de los años 60 volvió a la isla urgido por una pasión: quitarle a Lanzarote la maldición de la pobreza, convertir su belleza oculta en una obra de arte. Consiguió la complicidad del presidente del Cabildo isleño de entonces, Pepín Ramírez, y comenzó, con él, a descubrir algunos de los lugares que luego fueron muchas de las maravillas que él acondicionó para que fueran tesoros públicos de la isla que reinventó. En primer lugar, la Cueva de los Verdes y los Jameos del agua.

Desde entonces, ayudó a arquitectos a tratar la isla con extrema delicadeza, él mismo se puso a la tarea de acondicionar espacios dejados de la mano de Dios (como los volcanes de Timanfaya), y creó una especie de libro de estilo que fijó en Lanzarote algunas líneas rojas que nadie podía cruzar. Era una isla, pero él la trató como una obra de arte, como su gran pintura o como su gran escultura. Su casa, fabricada en cuevas volcánicas que él descubrió en Tahiche, en el municipio de Teguise donde luego encontraría la muerte, fue uno de los emblemas de ese territorio que él convirtió, a su manera, en una especie de paraíso que él defendió, mientras vivió, como si estuviera en guerra permanente contra los bárbaros que trataban de llenar la isla de carreteras y autopistas que iban a inundar de automóviles el espacio de una isla que él consideraba milagrosa.

En medio de esa guerra, que lo llevó a ir contra todos, contra las autoridades, aún las más altas, porque consentían el maltrato del paisaje, César Manrique buscó, poco después de cumplir los setenta años, una cierta paz, un lugar donde pasar el tiempo que le quedaba; quería ir dejando en manos de otros (en manos de su ahijado, Pepe Juan Ramírez, hijo de Pepín, presidente de la Fundación César Manrique desde que murió el artista) la gestión más inmediata de sus obsesiones medioambientales, y se fue a vivir a una casa en Haría, al norte de la isla, en medio de un palmeral que incrementa el aire de silencio que domina esa zona y que él quería para regresar a la pintura y al sosiego, sus pasiones de los últimos tiempos. Esa paz le duró dos años, hasta que aquel automóvil segó su paso y él pasó a ser una leyenda gracias a la cual los depredadores que él denunciaba no han podido acabar, aún, con el Lanzarote que él había soñado en Nueva York.


user_50_0fundaci_n_c_sar_manrique_en_la_antigua_casa_del_artista_1348596505_593398

Fundación César Manrique, en la antigua casa del artista

Ese César en guerra es protagonista ahora de una película, Taro. El eco de Manrique, que se estrena esta noche en la Fundación César Manrique de Taro de Tahiche, al lado de donde murió el artista hace veinte años. En la película, realizada por el cineasta Miguel García Morales, a partir de documentos filmados de César, se ve al inventor de la isla en plena guerra, en plena tarea de denuncia de lo que él creía que conspiraba en contra de la belleza de Lanzarote. Ahora esos caminos que recorría César con su altavoz ideológico y medioambiental precisarían de nuevo de su grito; este eco de Manrique es considerado aquí ahora como la reverberación de una preocupación, la suya, que ahora crece de nuevo ante la evidencia de que aquellos depredadores que él denunciaban se han hecho ahora, sin sujeción alguna, con las riendas de un desarrollo que amenaza otra vez con ser desaforado.

Mientras tanto, en Haría, que era su destino veinte años atrás, su casa rodeada de palmeras era ayer un monumento al sosiego que él buscó después de tanta guerra. Pero él ya no está. Y los que han seguido su eco consideran, con la razón que se ve desde las cunetas, que la isla peligra si el espíritu de Manrique desaparece.


Algunas imágenes de su obra


user_50_1el_lago_marti_nez_complejo_de_piscinas_al_borde_del_mar_ideado_por_el_artista_y_paisajista_c_sar_manrique_en_el_pueblo_de_la_cruz_tenerife_a_principios_de_los_setenta

El lago Martiánez, complejo de piscinas al borde del mar ideado por el artista y paisajista César Manrique en el pueblo de la Cruz (Tenerife), a principios de los setenta.


user_50_2el_auditorio_proyectado_por_santiago_calatrava_visto_desde_las_piscinas_del_parque_mar_timo_c_sar_manrique

El auditorio proyectado por Santiago Calatrava, visto desde las piscinas del Parque Marítimo César Manrique.


user_50_4jardines_subtropicales_envuelven_las_cuevas_volc_nicas_de_los_jameos_del_agua_un_espacio_creado_por_c_sar_manrique_en_lanzarote

Jardines subtropicales envuelven las cuevas volcánicas de los Jameos del Agua, un espacio creado por César Manrique en Lanzarote.


user_50_5el_jard_n_de_cactus

El Jardín de Cactus, cerca de Guatiza (Lanzarote), fue una de las últimas obras del artista César Manrique. Más de 10.000 cactus se muestran en este recinto que aprovecha una vieja cantera abandonada.


user_50_6el_mirador_de_la_pe_a_dise_ado_por_c_sar_manrique_en_la_isla_de_el_hierro

Restaurante El Diablo, en el parque nacional de Timanfaya, Lanzarote, cuya cocina aprovecha el calor geotérmico que emana de la tierra.


user_50_1348575632_216129_1348575988_album_normal

El mirador de La Peña, diseñado por César Manrique, en la isla de El Hierro


 user_50_mirador_del_r_o_en_lanzarote_con_vistas_a_la_isla_la_graciosa

user_50_lanzarote_mirador_del_rio_d

El mirador del Río, en Lanzarote. Con vistas a la isla La Graciosa


user_50_8exposici_n_de_pinturas_de_c_sar_manrique_en_el_ivam_valencia_en_2005

Exposición de pinturas de César Manrique, en el IVAM, Valencia, en 2005


user_50_0el_artista_c_sar_manrique_en_su_casa_con_una_calabaza_en_la_mano

El artista César Manrique en su casa, con una calabaza en la mano.


 

César Manrique, fue un artista genial, lástima su trágica muerte de la que hoy se cumplen 20 años.



elpais.com / Juan Cruz
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CÉSAR MANRIQUE 
 
César Manrique sigue gritando a favor de Lanzarote

El documental sobre su lucha aspira a estar entre los Goya



user_50_1355998028_642422_1356113036_noticia_normal

Lanzarote es César Manrique, y viceversa. La lucha del artista a favor de su isla es legendaria y tuvo efectos tangibles. Existía, pero la puso de manifiesto; su mano la convirtió en una de las bellezas naturales del mundo. Él avisó, hasta su muerte en accidente, ocurrido en 1992 junto a la casa que construyó bajo la lava en Tahiche (donde desde hace veinte años, también, está su fundación), de los riesgos que corría aquel territorio que él hizo mitología. Un documental que recoge la insistencia y el valor de esa lucha (Taro. El eco de Manrique, de Miguel García Morales) aspira ahora a estar entre los candidatos a los Goya. La decisión de la Academia se conocerá el 10 de enero. La película ha sido preseleccionada.

Ver Trailer 1º TARO. El eco de Manrique

Ver TARO. El Eco de Manrique Teaser

“La película”, dice García Morales, joven realizador que ha dirigido otros documentales (sobre el surrealismo en Canarias, sobre Ignacio Aldecoa en las islas, sobre el pintor Cristino de Vera…), “nace de mi compromiso con la idea de que otra Canarias es posible”. Él vislumbra, como Manrique, como los surrealistas insulares, “una Canarias más universal, más moderna, más abierta, más respetuosa con el entorno y menos cerrada… Todos los documentales previos que hemos realizado desembocan en la figura de Manrique”.

Manrique “soñó una isla utópica”. Pero con problemas reales, amenazada como cualquier belleza; él contribuyó a poner de manifiesto esa belleza sustancial de Lanzarote, y dedicó su vida a defender su mejor obra: el cuidado de su tierra. “César decidió regresar a su isla, desde Nueva York, cuando tenía 48 años, para empezar a dar forma a su sueño: crear una isla/obra que fuera única en el mundo. Supo descubrir a los demás una nueva forma de ver el territorio. Es lo que contamos en Taro: enseñó a ver la belleza donde no era evidente”.

La corrupción fue para este Quijote el molino más insistente, pues creció a medida que la isla era más bella y por tanto más apetecible desde el punto de vista turístico. “La última etapa de César es la más combativa, contra lo que él llamaba la mafia especulativa, que llegó a amenazar varias veces al artista”. La película muestra a César paralizando obras que atentaban contra la belleza del lugar, denunciando, manifestándose, utilizando el altavoz (que es un símbolo en el filme) para reivindicar la ecología y la sostenibilidad, términos que entonces aún no se habían abierto paso. “El mensaje de Taro, en ese sentido, es muy actual”.

César Manrique, indica el director de Taro. El eco de Manrique, “llegó a ver con sus propios ojos el desastre de la especulación y el crecimiento desmedido; de eso se habla en el documental”, patrocinado, entre otras entidades, por la Fundación que él creó. “César fue un faro de su tiempo. Su ejemplo de compromiso ya es inexistente en el arte actual. Su voz debería ser nuestra inspiración para la guerra que aún nos queda por librar ante la poca visión de futuro el abuso” que se cierne aún sobre Lanzarote. Este último aspecto se puso de manifiesto en el último festival de medio ambiente, Langaia, celebrado en Lanzarote, en el que fue exhibido este documental que reproduce el grito de Manrique, “que sigue gritando”, como indica el realizador García Morales.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CÉSAR MANRIQUE 
 
César Manrique: fantasías de un héroe ultraperiférico

El CAAM de Las Palmas de Gran Canaria recupera la obra, la vida y el activismo de un artista diferente a todos los de su generación



 000_1554885677_874618

César Manrique, en su casa de Taro, en Lanzarote. ARCHIVO ROJAS-HERNÁNDEZ

De César Manrique se ha dicho casi todo. Sobre su figura flota una unanimidad respecto a su valía como artista, su espíritu pionero y su temperamento, ilustrativo de la noción popular de creador total. El CAAM de Las Palmas de Gran Canaria inaugura una gran exposición sobre este lanzaroteño ilustre como hito principal de la celebración de los 30 años del centro. La exposición lleva como título Universo Manrique, una fórmula de resonancias épicas que subraya una posición dominante en la cultura artística española y, en concreto, en la ultraperiférica. Pero Manrique no siempre fue aceptado con estos fastos y también fue, de alguna manera, un outsider mientras vivió.

Manrique el activista, el ecologista visionario, el defensor pasional del arte popular, era un punto y aparte en el meollo del arte abstracto e informalista de los 60 y 70 que había convertido este tipo de arte en la compra ideal para decorar despachos y entidades bancarias. Lo que diferencia a nivel vital a Manrique del resto, es lo que hoy engrandece su figura.

César Manrique nace en la singularísima isla de Lanzarote hace un siglo. Procedente de una familia de clase media, toma estudios en Arquitectura Técnica y en pintura. Desarrolla su carrera en Madrid y también en Nueva York, ciudad que abandona asqueado por parecerle alienante y artificial: «Mi última conclusión es que el hombre en Nueva York es como una rata», afirma. Vuelve a Lanzarote en 1968 con 48 años. Manrique encontraría la ubicación ideal para su casa en una cavidad abierta naturalmente en la lava de un volcán. La llamó Taro. Esta oquedad se convertiría en un oasis de sofisticación en las entrañas literales de la propia isla. En este punto, Manrique y su universo son la pura imagen de lo cool, del hedonismo al sol, del cosmopolitismo marciano opuesto al de los yankees en corridas de toros y tablaos flamencos de trasnoche. El Taro de Manrique convierte tierra árida en un espacio consagrado al confort, a la felicidad y a la fantasía.

En 1974 César Manrique publicaría un libro de fotografía hoy legendario titulado Lanzarote, arquitectura inédita. En él indagaba en las raíces fundamentales de la arquitectura lanzaroteña popular erigida entre la intuición, el diseño y la supervivencia. Este libro define muy bien perfil de Manrique como una especie de filósofo ecologista, guiado por la austeridad y la compenetración con la naturaleza: «Soy como un ser eterno, porque no me acuerdo cuando nací pero tampoco sé cuando me voy a morir», es solo una de sus aseveraciones de carácter místico. De esta filosofía se destilaba una misión: la de mostrar al mundo la belleza primitiva de Lanzarote bajo el compromiso de su preservación para generaciones futuras. Manrique es pionero, ya que el discurso de la sostenibilidad medioambiental no era enarbolado por casi nadie en la España del desarrollismo de los 60 y 70, y menos desde el arte. El land art emergido en Europa de la mano de artistas como Smithson o Richard Long podría hermanarse con el trabajo de Manrique, pero el canario se mostraba bastante menos preocupado en buscar una fórmula para monetizar sus intervenciones en la naturaleza. Manrique tiene el perfil de un activista. Y por eso fue un artista desencajado del panorama nacional, una rara avis.

Manrique creía que la creación de una industria turística era la manera de generar riqueza y futuro para la isla de Lanzarote, salvaguardando el patrimonio natural y cultural de la isla. En consecuencia, se empleó con pasión en introducir la isla en procesos de actualización arquitectónica, urbanística y social. Pero se volteó al tortilla y en pocos años el suelo de la isla comenzó a ser objeto de una galopante especulación. El artista nos lega algunas imágenes memorables de sí mismo encabezando una manifestación, parando el tractor de una obra o lanzando encendidos titulares contra la proliferación de coches. El avance del sistema capitalista era el talón de Aquiles de su heroica gesta.

La lucha de Manrique combinaba declaraciones en prensa con arengas a alcaldes o con reuniones con mandatarios de diverso tipo. Pero siempre se situó espiritualmente de parte del arte popular, del pueblo, de la sabiduría de la vida rural. Su persona desprendía un magnetismo especial, era vehemente, eléctrico y entusiasta, un Freddie Mercury lanzaroteño. César Manrique personifica las antípodas de ése aciago dicho popular que afirma que uno nunca es profeta en su tierra.

Es imposible imaginarse Lanzarote tal y como es hoy sin César Manrique. Hoy, algunos artistas isleños de generaciones más jóvenes sienten que el peso de Manrique es demasiado grande, que su recuerdo capitaliza el sustrato artístico de la isla. Es cierto que una figura tan expansiva en una pequeña isla cunde mucho, pero las instituciones, las iniciativas públicas y privadas deben ocuparse de fomentar la continuidad espiritual de la estela de Manrique. Para que su presencia, más que pesar, siga elevándonos.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CÉSAR MANRIQUE 
 
César Manrique: cien años de un visionario

Se cumple un siglo del nacimiento de un creador polifacético, que transformó para siempre la isla de Lanzarote con sus intervenciones artísticas y su lucha contra la depredación turística



 000_1555931466_167529
 
César Manrique, en su casa de Tahíche. / Francisco Rojas

Famara, la playa más abierta de Lanzarote, donde corría "como una cabra loca", fue la luz de su infancia. Y la última luz fue a mediodía, el 25 de septiembre de 1992, a los 72 años. Salía de su fundación en Tahíche, su casa más célebre, hecha entre lavas. Ese mediodía otro coche arremetió contra el que él conducía. Murió César Manrique. Fue el día más oscuro de la isla. Pues él la iluminó con su genio. Este miércoles, 24 de abril, es el centenario de este visionario que convirtió Lanzarote en su mayor obra de arte.

Ahí, en Taro de Tahíche, acababa de inaugurar la fundación que lleva su nombre, en la casa de su plenitud. Volvía a Haría, la casa que se construyó "en el pueblo de las mil palmeras", para estar en la sombra del sosiego. La disfrutó poco, cuatro años. En el estudio que se hizo allí, el infatigable pintor cosmopolita, el creador más impetuoso que dieron las islas, dejó en el tablero, a medias, su interpretación de lo que guarda el subsuelo de Lanzarote. De lava era su naturaleza, de fuego y de tierra. Era un visionario, creyó que la isla tenía salvación y él fue su salvador.

Cuando nació Manrique, en 1919, asegura el economista Mario Alberto Perdomo, "Lanzarote no estaba ni en el mapa de Canarias". No había agua ni otros recursos. "El sol no era aún un activo de la isla". No había nada. Dibujante, pintor desde muy pronto, fue a Madrid, a Nueva York, y tuvo un sueño. Se lo contó a finales de los años cincuenta a su amigo Pepín Ramírez, presidente del Cabildo isleño: "Se puede salir de la pobreza. La belleza es la clave. Esta cueva, por ejemplo, llena de rastrojos, inútil, es el punto de partida". Ramírez le creyó. Aquella era la Cueva de la Cazuela, habitada por lagartos e inmundicia. En 1969 ya la isla tenía esa cueva hecha como un cuadro de Manrique, arrancada con delicadeza a la tierra. La Cueva de los Verdes. Vinieron después los Jameos del Agua, el Monumento al Campesino, el Mirador del Río. Se armó de argumentos la isla de Pepín y de César para exigir inmunidad ante las amenazas masivas del turismo.

"Cambió la mirada y cambió el futuro", explica Perdomo. A partir de entonces Lanzarote fue la isla del turismo sostenible, Reserva de la biosfera. Se hizo su casa bajo la lava, marcó su exigencia para que no fuera una isla de tráfico y ruido, impidió que las carreteras fueran de los anunciantes. Se hizo antipático a "la mafia especuladora": "La desprecio desde lo más profundo de mi alma". Fue don Quijote y Sancho a la vez. Pero no había molinos de viento, eran depredadores reales que reaparecieron, tras una tregua, y ahora amenazan todavía con matar la ilusión de belleza que Manrique había concebido para Lanzarote.

2019. En la antológica Universo Manrique, abierta en el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), en Las Palmas, una pareja de artistas que firma PSJM ha trazado un balance gráfico en relieve que resume lo ocurrido con el paisaje desde el 25 de septiembre en que murió el genio hasta estos días del centenario. Es un epitafio tétrico que rompe el alma de lo que hizo. "Los mismos que intentaron acabar con él, anularlo, tergiversarlo", dice Perdomo, "son los que mandan". Unos paletos, hubiera dicho él. "César nos sacó de la miseria, nos dio orgullo de Lanzarote, donde se llegó a decir que las cabras comían piedras", agrega el economista.
 
Esa casa de Tahíche, donde está la fundación desde 1992, fue un faro, su laboratorio de pruebas para explicar lo que quería hacer de Lanzarote. Reivindicó el color blanco de las casas campesinas, "actuó en la longitud de onda de la naturaleza, no la violentó", como cuenta Fernando Gómez Aguilera, profesor, director de esa entidad que figura ahora como el séptimo museo más apreciado en España. Juntó Nueva York con Tahíche, "hizo que este fuera ejemplo de que lo local y lo cosmopolita pueden conspirar para conseguir belleza". Esa casa, dice Aguilera, "no podía ser realidad fuera de aquí".

El lugar recibió el elogio poético de Rafael Alberti, fue celebrado por estadistas y mises, fue centro de la exposición permanente que fue su obra en la isla, mientras seguía labrando su pintura de lava y surrealismo, anclada en la tierra y en la modernidad, como se aprecia en la muestra más diversa de su arte contenida en esa exposición del CAAM. Fue hedonista, aprendiz de Platón, que dijo que "la belleza es el esplendor de la verdad". Desnudó la isla y él se bañó en esa desnudez, como si fuera "una cabra loca" en las aguas de Famara.

Embrión de la utopía

Lanzarote fue "mi verdad", decía. La ruta básica de su arte hecho isla está en el Mirador del Río, que junta la mirada de Lanzarote con La Graciosa de enfrente, siendo el Mar de las Calmas el azul de una pintura insólita que se ve desde el abismo. Subrayó el sitio, que ya existía, con su arte de piedra y riesgo. "Puso en acción", relata Aguilera, "el gran mecanismo de la mirada". En los Jameos "está el origen de todo, el embrión de la utopía". César puso la imaginación y Pepín puso la realidad, durante sus 14 años al frente del Cabildo. Resumió Manrique: "Si a nuestras bellezas naturales les pudiéramos encontrar un complemento este sería nuestro porvenir".

  Los mismos que intentaron acabar con él, anularlo, tergiversarlo son los que mandan
  Mario Alberto Perdomo

Le puso, decía él mismo, "un paspartú a la isla". Convencía: "Lanzarote era un paisaje abstracto que no era comprendido, al que le da sentido el arte de vanguardia". La Fundación César Manrique, que preside el hijo de Pepín, José Juan Ramírez, fiel ahijado de César, ha sido un dique que ha favorecido las ideas del artista contra los depredadores que le siguen arrancando a la isla belleza a ladrillazos. Pepe Juan recuerda la alegría del visionario, "su disponibilidad para estar con la gente del pueblo, del mar, fiel a la tierra, capaz de arrostrar sin inmutarse los insultos que le valieron sus múltiples apuestas". Era apasionado de la música: "Cuando entraba en nuestra casa ya venía con ella".

En 1992 ya vivía en Haría, su refugio final, como el Vauvenargues de Picasso. Al llegar te encuentras con "las mil palmeras" del valle más verde de la isla y, en la casa, una planta reconstruida sobre las huellas de una casa vieja; coexisten sus palmeras con el olivo que allí plantó Saramago, el vecino que aquí vino con Pilar del Río y con el que no pudo coincidir. José y Pilar se instalaron sobre estas tierras negras en 1993, cuando ya estaba vacía la casa en la que César esperaba ser un solitario feliz y centenario, como sus hermanos sobrevivientes, Carlos y Juana, cada uno con más de 90 años. Ahora la casa es cada día museo habitado, lo visitan 80.000 personas al año que contemplan la vida intacta que acompañó hasta el fin a este hombre que hizo de la felicidad una manera de comunicarse con la vida. Ahí están sus baños, abiertos a la naturaleza, sus ropas que parecen sus cuadros, la alegría del color, los higos de pico que siguen estando, como en su vida, sobre la mesa de la cocina, los cuadros, las esculturas conseguidas a partir de maderas inservibles y otros desperdicios con los que él hacía belleza.

"Yo soy un artista que no puede callar", decía. Su firma es la isla. Él murió volviendo a esta casa, desde la casa que fue su emblema, en Tahíche. Ahora el aeropuerto lleva su nombre. Famara, Tahíche, Haría, capitales de una isla entera que también se llama César Manrique.


 00_1555931255_459358

Una de las esculturas móviles que se puede ver en la exposición de Las Palmas.



Una exposición de lava y poesía

César Manrique se levantaba al amanecer. Bajo las estrellas de Tahíche, prolongaba la tarea de ser feliz creando. La exposición Universo Manrique, que estará en el Centro Atlántico de Arte Moderno de Gran Canaria hasta el 29 de septiembre, muestra el resultado de esa ingente tarea: no sólo hizo de la isla una obra de arte. Él mismo, su entorno, su casa, su estudio, todo lo que tocó, la amistad incluso, forma parte del enorme cuadro que pintó con su vida.

Uno de los pósteres de esa exposición tiene a Manrique como parte del paisaje que constituye el Mirador del Río, piedra de Lanzarote ante La Graciosa. Él forma parte de la lava, del paisaje de la isla. Y eso lo hace eterno como las piedras.

En la exposición están sus cuadros, lava, imaginación y tierra, sus conversaciones alocadas con su amigo Pepe Dámaso, sus ocurrencias y sus ideas, el diseño poético de la isla que quiso, sus murales, los lugares que habitó como si acariciara edificios para la eternidad, como los viejos faraones.

El diseño de la exposición es de la historiadora suiza Katrin Steffen, que ha conseguido hacer, más que una muestra de arte, un retrato del hombre, pues César Manrique era, en sí mismo, una naturaleza viva, lava de Lanzarote, poeta mayor de las islas.

Se le ve hablando como un torrente, en las excelentes creaciones audiovisuales de Miguel García Morales, y se le ve rabioso, sabiendo que la depredación acecha siempre la belleza para disminuirla. Y se le ve feliz como los colores de sus móviles.

Él dijo: "Ya sabemos sencillamente del bien y del mal. Todo es demasiado simple. Hacer bien es crear felicidad. Hacer mal es crear dolor". Él vivió para crear felicidad, y eso se ve en esta exposición. Él era el artista de la felicidad.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario