Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 2
Goto page 1, 2  Next
 
MUSEO NAVAL De Madrid
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post MUSEO NAVAL De Madrid 
 
0detalle_de_la_fachada_del_museo_naval_de_madrid

Este trabajo está dedicado al Museo Naval de Madrid, un centro bastante desconocido para la gran mayoría, pero muy importante por la historia que entraña, pues podemos ver en unas horas una buena representación de la historia de España, a lo largo de sus diversa salas.


 0fachada_del_museo_en_el_paseo_del_prado

El Museo Naval de Madrid alberga grandes colecciones de Pintura, escultura, literatura, mapas, armas, maquetas de todos los barcos, armas de todo los tipo, instrumentos de navegación, timones, mascarones de proa, palos mayores, trozos de cascos... de los galeones que conquistaron América y el Mediterráneo.


 0logotipo_del_museo

Logotipo del museo.

Museo Naval de Madrid es una entidad cultural de titularidad estatal, situada en la primera planta del Cuartel General de la Armada en el Paseo del Prado (Madrid),1 y gestionada por el Ministerio de Defensa a través de la Dirección General de Relaciones Institucionales de la Defensa: Subdirección General de Patrimonio Histórico-Artístico; y dependencia orgánica del Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada, regida por un Real Patronato al que le es de aplicación lo dispuesto en el Real Decreto 620/1987, de 10 de abril, que aprueba el Reglamento de los Museos de Titularidad Estatal.


 0museonavalmadrid

La misión del Museo consiste en adquirir, conservar, investigar, comunicar y exhibir para fines de estudio, educación y contemplación, piezas, conjuntos y colecciones de valor histórico, artístico, científico y técnico relacionados con la actividad naval, a fin de difundir la historia marítima de España,2 contribuir a ilustrar, relevar y salvaguardar sus tradiciones y promover la conciencia marítima nacional.


 0museo_naval

Conforme a lo dispuesto en el Real Decreto 1305/2009, de 31 de julio, por el que se crea la Red de Museos de España, el Museo Naval es uno de los Museos Nacionales de titularidad y gestión estatal, adscrito al Ministerio de Defensa.


 26casco_espa_ol_del_siglo_xvi_en_el_museo_naval

Casco español del siglo XVI. Museo Naval de Madrid


Historia


 000_1453046965_494406

El origen del Museo Naval se remonta al 28 de septiembre de 1792, gracias a una iniciativa de don Antonio Valdés y Fernández Bazán, Secretario de Marina del rey Carlos IV, plasmada en el siguiente documento:

    El Rey tiene resuelto establecer en la Nueva Población de San Carlos un Museo de Marina que, a más de la biblioteca general, reúna todas las ciencias naturales que son necesarias para la completa instrucción del Cuerpo de la Armada, y consiguiente utilidad en ella.

    Para su ejecución ha determinado S.M. que se destinen desde luego en la Tesorería de Cádiz cien mil reales de la consignación de cada Departamento, comprendiéndolos en los presupuestos del año próximo; y que, sin perjuicio de ello, se pidan además otros tantos para el mismo; practicando lo propio en lo sucesivo y teniendo siempre con separación este caudal para emplearlo únicamente en el expresado objeto; y de orden de S.M. lo comunico a V.E. para su inteligencia y gobierno de esa Junta; en el concepto de que doy el correspondiente aviso a las de Cádiz y Cartagena.



 1modelo_de_galera_menor_o_galeota_en_el_museo_naval_y_abajo_c_dula_real_de_1642_que_libera_a_un_galeote_1453047019_536959

Modelo de galera menor o galeota en el Museo Naval y, abajo, cédula real de 1642 que libera a un galeote.
    
Con ese objeto, el capitán de navío Josef de Mendoza y Ríos fue comisionado a Francia y Gran Bretaña para comprar libros, mapas y otros materiales para la biblioteca, y los tenientes de navío Martín Fernández de Navarrete, José de Vargas Ponce y Juan Sanz y Barutell, enviados a distintos archivos españoles para copiar todos los manuscritos referentes a asuntos de Marina, mientras se empezaba la recogida de materiales para formar las colecciones del proyectado Museo.

La sustitución de Valdés al frente del Ministerio, la de José de Mazarredo en la Dirección General de la Armada y los acontecimientos políticos y militares por los que atravesó España en el primer tercio del siglo XIX, imposibilitaron la realización del proyecto. El material destinado a la biblioteca pasó a formar parte de la del Depósito Hidrográfico y los instrumentos científicos, que ya estaban en Cádiz, pasaron al Real Instituto y Observatorio de la Armada.

Muchos años después, en 1842, el subteniente de Infantería Ramón Trujillo Celari, destinado como oficial auxiliar en la Junta del Almirantazgo, redactó un memorial para actualizar el decreto de Valdés.

Este memorial fue informado favorablemente por Fernández de Navarrete, a la sazón Director del Depósito Hidrográfico, abandonando, sin embargo, la idea enciclopedista del siglo anterior de incluir una biblioteca de Marina, pues este aspecto lo cubría ya la del Depósito Hidrográfico.


 00museo_naval

El Museo Naval fue inaugurado provisionalmente el 19 de noviembre de 1843 por la reina Isabel II, en la Casa o Palacio de los Consejos, en la calle Mayor de Madrid, actualmente sede de la Región Militar Centro.


 0_11_1453047159_555390

Ante el incremento de los fondos, a comienzos de 1845 se trasladaron las colecciones a un nuevo local, la Casa del Platero, situada en la calle Bailén, entre el Palacio Real y la desaparecida Iglesia de Santa María de la Almudena. A causa de riesgo inminente de derrumbamiento del edificio, en 1853 se trasladó el Museo al Palacio de los Ministros, antigua casa de Godoy hasta 1807, junto al actual palacio del Senado, en la plaza de la Marina Española, reabriéndose al público el 27 de noviembre del citado año de 1853, con asistencia de la reina Isabel y los miembros del Gobierno.


 0_24_1453047196_349346

En condiciones precarias, el Museo se reabrió de nuevo en octubre de 1932 en su sede actual del antiguo Ministerio de Marina, hoy Cuartel General de la Armada, ocupando el mismo lugar donde se halla hoy en día. El contralmirante Julio Guillén Tato, director desde 1933 a 1972, verdadero creador y alma del nuevo centro, le dio la forma y organización plasmadas en el catálogo-guía de 1934 que, con ligeras variaciones, se ha mantenido hasta 1993.


 0_nuestra_senora_de_la_conception_y_de_las_animas_de_1688_museo_naval_de_madrid

'Nuestra Senora de la Conception y de las Animas' de 1688. Museo Naval de Madrid.


Colecciones

El origen de las colecciones del Museo es muy diverso, en gran parte debido a las aportaciones valiosísimas de la Casa Real, la antigua Secretaría de Marina, las extinguidas Compañías de Guardias Marinas, los Departamentos Navales de la Península y los apostaderos de Filipinas y Cuba, el Depósito Hidrográfico, el Real Instituto y Observatorio de San Fernando y el Instituto Hidrográfico de Cádiz, así como a un sinfín de donativos particulares.


 7camarote

Camarote o Sala del Real Patronato. Museo Naval de Madrid.

Las salas expositivas del Museo, ordenadas cronológicamente, contienen las colecciones de objetos históricos de muy diversa índole custodiados por la Armada y que van desde el siglo XV hasta la actualidad. Entre ellas sobresale el mapa de Juan de la Cosa, la representación del continente americano más antigua que se conserva. Se exponen así mismo numerosos retratos, mayormente de los siglos XIX y XX, entre los que destacan obras de Vicente López Portaña, Joaquín Sorolla y Fernando Álvarez de Sotomayor. Sumamente interesante es el amplio conjunto de piezas rescatadas de la nao San Diego, que naufragó en aguas de Filipinas en 1600. En la década de 1990 sus restos fueron hallados y una fracción de las piezas recuperadas fue adquirida con destino a este museo.


 27maqueta_del_bergant_n_goleta_de_cuatro_palos_juan_sebasti_n_elcano_buque_escuela_de_guardias_marinas_1928_en_servicio_madera_policromada_cuerda_y_metal_escala_1_50_se_encuentra_en_museo_naval_madrid

Maqueta del bergantín goleta de cuatro palos Juan Sebastián Elcano, buque escuela de guardias marinas (1928-en servicio). Madera policromada, cuerda y metal. Escala 1/50. Se encuentra en Museo Naval, Madrid.

Espero que esta recopilación realizada del Museo Naval de Madrid, guste a los visitantes de esta sección del foro de xerbar, y en lo posible contribuya en su divulgación.




 0museo_naval_de_madrid

Museo Naval de Madrid. Paseo del Prado, 5 (Junto al Palacio de Cibeles, sede del nuevo Ayuntamiento de Madrid)

Web del Museo Naval de Madrid

Página de la Fundación Museo Naval





Algunas obras de arte, instrumentos, armamento, maquetas, mapas..., del Museo Naval de Madrid.


 10carta_universal_de_juan_de_la_cosa_1500

Carta universal de Juan de la Cosa (1500). Pintada sobre pergamino en dos pieles unidas, forma un rectángulo irregular de dimensiones (96 x 183 cm). Este mapa es mi favorito por la trascendencia e historia que conlleva.

Fue trazada por Juan de la Cosa (c. 1450-1509) en El Puerto de Santa María y fechada el año 1500, según cartela bajo un San Cristóbal —que bien pudiera ser un retrato de Colón— situado en la carta a poniente de las Antillas, que reza: Juan de la Cosa la fizo en el puerto de S. Mª en año de 1500.

Es la representación de los conocimientos geográficos de la época. Su mérito e importancia radica en ser la más antigua obra cartográfica que se conserva en que aparece el continente americano; se aprecian en ella los descubrimientos llevados a cabo por Colón en sus tres viajes de 1492, 1493 y 1498, así como los Ojeda, Vicente Yáñez Pinzón y Juan y Sebastián Caboto. De América del Norte vienen las costas descubiertas por estos últimos; faltan las penínsulas de La Florida y Yucatán, el golfo de México y la América Central, la mayoría tapadas hábilmente por la cartela antes citada. Las Antillas están representadas con sus nombres. De América del Sur muestra la costa desde el cabo de la Vela al de San Agustín y una parte del Brasil actual. El contorno de África está dibujado de acuerdo con los últimos descubrimientos portugueses, mientras que el Asia es muy impreciso. Las costas de Europa y particularmente del Mediterráneo están trazadas conforme a los más avanzados portulanos mallorquines e italianos de la época. Toda la carta ha sido profusamente decorada con rosas de los vientos, banderas, naos, carabelas, ciudades y reyes africanos, personajes bíblicos y figuras míticas. La planimetría comprende cursos de agua, puertos y núcleos de población con representación convencional. Toponimia en español.

Juan de la Cosa, su autor, participó con Colón en el viaje del Descubrimiento, como maestre y propietario de la nao Santa María (1492). También lo hizo en el segundo viaje (1493) y se estableció en El Puerto de Santa María al regresar a España (1496). Como piloto mayor de Alonso de Ojeda navegó por las costas de Guayana, Paria y Venezuela (1499), y con los datos adquiridos y acopiados anteriormente trazó a su regreso a España la carta que lleva su nombre. Después participó en las expediciones de Rodrigo de Bastidas por las costas de Colombia, y Panamá (1500-1502), y en otro viaje, ya a su mando, exploró la costa desde la isla de Santa Margarita a Urabá (1504). Regresó a España en 1506. Volvió a La Española y de nuevo salió con Ojeda para explorar la costa colombiana; allí murió, en Turbaco, en un encuentro con los indios que lo acribillaron con flechas envenenadas (1509).

La carta fue presentada probablemente a los Reyes Católicos, y depositada por el Consejo de Indias en la Casa de la Contratación de Sevilla, de cuyas dependencias desapareció en circunstancias nunca aclaradas. En 1832, el barón de Walckenaer, ministro plenipotenciario de Holanda en París, la adquirió en una almoneda de esta capital. Al morir el barón en 1853, se subastó la carta; gracias al interés de Ramón de la Sagra, fue adquirida por cuenta del Estado en 4.321 francos y depositada en este Museo Naval por Real Orden de 14 de septiembre de 1853.


 90busto_de_don_juan_de_borb_n_y_battenberg

Busto de don Juan de Borbón y Battenberg (1913-1993) Conde de Barcelona, Capitán General de la Armada. Conde de Barcelona. Broce, obra de R. Coello en 1986


 91_1453070112_584359

Busto de Cosme Damián Churruca y de Elorza (1761-1805), brigadier de la Real Armada


 92busto_de_federico_gravina_y_n_poli

Busto de Federico Gravina y Nápoli (1756-1806), Capitán General de la armada. Cayeteno Merchi


 56estatua_en_bronce_del_marino_blas_de_lezo_considerado_una_leyenda_viva_para_la_armada_donada_al_museo_naval_madrid

Estatua en bronce del marino Blas de Lezo considerado una leyenda viva para la Armada, donada al Museo Naval, Madrid.


 57busto_en_escayola_del_rey_carlos_iii_por_juan_pascual_de_mena

Busto en escayola del rey Carlos III, por Juan Pascual de Mena. Museo Naval de Madrid


 58busto_de_federico_gravina_y_n_poli_en_terracota_realizado_por_cayetano_merchi_en_1799_y_conservado_en_el_museo_naval_de_madrid

Busto de Federico Gravina y Nápoli en terracota, realizado por Cayetano Merchi en 1799 y conservado en el Museo Naval de Madrid


 93escultura_de_alfonso_xiii_1886_1941_rey_de_espa_a_bronce

Escultura de Alfonso XIII (1886-1941). Rey de España. Bronce (179 cm de altura), realizado en 1920 por Lorenzo Coullaut Valera (1876-1932)


 59estatua_de_jorge_juan_y_santacilia_en_el_museo_naval_de_madrid

Estatua de Jorge Juan y Santacilia (1713-1773), Vicente Loureiro en 1870. Museo Naval de Madrid


 94garnelo_primer_homenaje_a_col_n_museo_naval

 95_1453070590_645150
 
PRIMER HOMENAJE A COLÓN (12 DE OCTUBRE DE 1492). Óleo sobre lienzo (600 x 300 cm) por José Garnelo Alda (1866-1945).


 96ubicaci_n_de_primeros_homenajes_en_el_nuevo_mundo_a_col_n_en_la_sala_n_1_del_museo_naval_de_madrid_obra_de_jos_garnelo_alda

Ubicación de 'Primeros homenajes en el Nuevo Mundo a Colón', en la sala nº 1 del Museo Naval de Madrid. Obra de José Garnelo Alda


 84primer_homenaje_a_crist_bal_col_n_1892_museo_naval_de_madrid

Primer homenaje a Colón, fue pintado en 1892 por José Garnelo Alda para conmemorar el IV Centenario del Descubrimiento. El lienzo representa el primer homenaje rendido por los nativos americanos al almirante Cristóbal Colón.

Figuró en la Exposición de Bellas Artes de 1892 y en la Exposición Universal de Chicago de 1893. Su donación al Estado fue realizada por don Juan Alvargonzález en 1996. El Descubrimiento del Nuevo Mundo es, con mucho, el hecho de mayor trascendencia del reinado de los Reyes Católicos. Y no sólo de trascendencia para España, ya que supuso un cambio total en la trayectoria futura de los pueblos de la península, sino también, naturalmente, para los países que en la actualidad forman Hispanoamérica.

Ver más información de este cuadro y el pintor José Garnelo


 97retrato_de_isabel_i_de_castilla_1451_1504_leo_an_nimo_sobre_lienzo_96_x_71_cm_del_siglo_xvii_posiblemente_copia_de_un_original_pintado_por_juan_de_flandes

Retrato de Isabel I de Castilla (1451-1504). Óleo anónimo sobre lienzo (96 x 71 cm), del siglo XVII. Posiblemente copia de un original pintado por Juan de Flandes (ca. 1465-1519) cuando fue pintor de cámara de la Reina (1496-1504), perdido por incendio en el palacio de El Pardo en 1604.


 98retrato_de_mar_a_cristina_de_habsburgo_lorena_1858_1929_reina_regente_de_espa_a

Retrato de María Cristina de Habsburgo-Lorena (1858-1929). Reina Regente de España. pintado en 1881 por Ignacio Suárez Llanos (1830-1881) y acabado por Rafael Monleón en 1887


 99retrato_de_victoria_eugenia_1887_1969_pintado_en_1914_por_isidro_fern_ndez_fuentes_gamonal_reina_de_espa_a

Retrato de Victoria Eugenia (1887-1969). pintado en 1914 por Isidro Fernández Fuentes Gamonal Reina de España


 100carlos_iii_de_espa_a_museo_naval_de_madrid

Retrato de Carlos III (1716-1788)


 101retrato_de_alfonso_xii_1857_1885_rey_de_espa_a_pintado_en_1879_por_manuel_ojeda_y_siles

Retrato de Alfonso XII (1857-1885). Rey de España, pintado en 1879 por Manuel Ojeda y Siles (1835-1904)


 102retrato_de_alfonso_xiii_1886_1941_rey_de_espa_a

Retrato de Alfonso XIII (1886-1941). Rey de España


 103retrato_de_dionisio_de_alcal_galiano_y_de_alcal_galiano_1760_1805_brigadier_de_la_real_armada

Retrato de Dionisio de Alcalá Galiano y de Alcalá Galiano (1760-1805), brigadier de la Real Armada.


 104_lvarodebaz_nrafaeltegeo1828

Retrato de don Álvaro de Bazán, 1839. Obra de Rafael Tegeo Díaz


 88miguel_de_oquendo

Admiral Miguel de Oquendo a 16th century Spanish naval officier


 105retrato_de_don_juan_de_austria_1545_1578_r_salvatierra_y_molero

Retrato de don Juan de Austria (1545-1578). R. Salvatierra y Molero


 106retrato_de_federico_gravina_y_n_poli_1756_1806_capit_n_general_de_la_real_armada

Retrato de Federico Gravina y Nápoli (1756-1806), capitán general de la Real Armada


 107retrato_de_fernando_ii_de_arag_n

Retrato de Fernando II de Aragón (1452-1516)


 108retrato_de_joaqu_n_fr_as_y_moya

Retrato de Joaquín Frías y Moya (ca. 1780-1851). Óleo sobre lienzo (126 x 94 cm), anónimo (ca. 1844)


 retrato_ideal_de_vasco_n_ez_de_balboa_1475_1517_adelantado_del_mar_del_sur_descubridor_del_oc_ano_pac_fico_an_nimo

Retrato ideal de Vasco Núñez de Balboa (1475-1517), Adelantado del Mar del Sur, descubridor del océano Pacífico. Anónimo


 retrato_de_don_juan_carlos_i_de_borb_n_rey_de_espa_a_pintado_por_r_macarr_n_en_1982

Retrato de don Juan Carlos I de Borbón (1938). Rey de España, pintado por R. Macarrón en 1982


 don_blas_de_lezo_museo_naval

Retrato del Almirannte Blas de Lezo y Olavarrieta, 1773. autor desconocido, conservado en el Museo Naval de Madrid. Apodado "patapalo o mediohombre". Según sus biógrafos: antes de los 18 años ya había perdido un ojo y una pierna, durante el sitio a Barcelona, quedó manco y en otras batallas fue herido en distintas partes de su malogrado físico.

Blas de Lezo, fue uno de nuestros más brillantes y heroicos almirantes, fue el almirante español que humilló a los ingleses, al que España tiene olvidado como a tantos grandes personajes que no hemos sabido guardar memoria, como hacen otras naciones con sus figuras más ilustres.


 blas_de_lezo_madrid_2014_01

Estatua en honor del teniente general de la Armada Blas de Lezo en la Plaza de Colón en Madrid realizada por Salvador Amaya.

Blas de Lezo, participó en 22 batallas y expediciones, capturó decenas de buques al enemigo y, su actuación decisiva en 1741 durante la defensa de Cartagena de Indias, posibilitó que España salvaguardara sus rutas marítimas con América 60 años más...


Ver má retratos expuestos en el Museo Naval de Madrid


 10_revelaci_n_a_san_p_o_v_de_la_victoria_de_la_santa_liga_en_lepanto_es_una_obra_de_grandes_dimensiones_que_se_encuentra_en_el_museo_naval_de_madrid

'Revelación a San Pío V de la victoria de la Santa Liga en Lepanto' es una obra de grandes dimensiones que se encuentra en el Museo Naval de Madrid, recientemente restaurada en el propio museo. Obra atribuida a Juan Niño de Guevara.

'Revelación a San Pío V de la victoria de la Santa Liga en Lepanto' es una pintura apoteótica al óleo sobre cinco paños de lienzo cosidos (300x536 cm). Hay dos zonas perfectamente delimitadas: a la derecha, ocupando casi las tres cuartas partes del cuadro, está representada la batalla naval de Lepanto y, a la izquierda, centrada en la figura de San Pío V, se muestra al fondo una perspectiva de la ciudad hasta ahora desconocida, ya que se presuponía que podía ser una ciudad de las costas otomanas.


 11restauraci_n_en_el_museo_naval_del_cuadro_revelaci_n_a_san_p_o_v_de_la_victoria_de_la_santa_liga_de_lepanto

Detalle de la restauración del gran lienzo 'Revelación a San Pío V de la victoria de la Santa Liga en Lepanto'. Museo Naval de Madrid.


 60combatedesanvicenteelnav_opelayoacudeenauxiliodelnav_osant_simatrinidad

El lienzo representa al navío español Pelayo acudiendo en auxilio del navío de cuatro puentes Santísima Trinidad durante la batalla del Cabo de San Vicente, que se libró el 14 de febrero de 1797 y supuso una grave derrota para la Armada Española, que perdió cuatro navíos de línea a manos de la flota británica. Obra de Antonio de Brugada. Museo Naval de Madrid


 61paddle_steamer_isabel_ii_ex_ss_royal_william_renamed_santa_isabel_in_1850

Paddle Steamer Isabel II; ex-SS Royal William; renamed Santa Isabel in 1850. Obra de Antonio de Brugada. Museo Naval de Madrid


 62rescate_del_nav_o_de_l_nea_santisima_trinidad_por_el_nav_o_infante_don_pelayo_en_el_combate_del_cabo_de_san_vicente_en_1797

Rescate del navío de línea Santisima Trinidad por el navío Infante don Pelayo en el combate del cabo de San Vicente en 1797. El lienzo representa al navío español Pelayo acudiendo en auxilio del navío de cuatro puentes Santísima Trinidad durante la batalla del Cabo de San Vicente, que se libró el 14 de febrero de 1797 y supuso una grave derrota para la Armada Española, que perdió cuatro navíos de línea a manos de la flota británica. Obra de Antonio de Brugada. Museo Naval de Madrid


 63momentoenelquecaeheridoelbrigadiercastom_ndezn_ezenelpuentefragatanumanciafrentealosfuertesdeelcallao

El liezo representa el momento en que cayó herido Momeel brigadier Casto Méndez Núñez en el puente de la fragata Numancia durante el bombardeo de la flota española a los fuertes de El Callao, el día 2 de mayo de 1866. Antonio Muñoz Degrain. Museo Naval de Madrid


 64embarque_del_rey_amadeo_en_el_puerto_de_spezia_obra_de_luis_alvarez_catala

Embarque del rey Amadeo en el puerto de Spezia. El lienzo representa el momento en que Amadeo I embarcó en el puerto de La Spezia para trasladarse a España y tomar posesión del trono español. Obra de Luis Álvarez Catalá. Museo Naval de Madrid


 65spanish_galley_of_the_late_reign_of_charles_ii

Spanish galley of the late reign of Charles II. 1712. Obra de Manuel de Castro. Museo Naval de Madrid


 66ataquealcallaodelosindependentistaschilenos

El lienzo representa el ataque al puerto de El Callao por los independentistas chilenos durante la Guerra hispano-sudamericana. 1872. Rafael Monleón. Museo Naval de Madrid


 67bombardeo_de_los_fuertes_de_el_callao_museo_naval_rafael_monleon

Bombardeo de los fuertes de El Calla. El lienzo representa el bombardeo de los Fuertes que protegían el Puerto de El Callao por los buques de la Armada Española, y en el centro del lienzo aparece la fragata blindada Numancia. Rafael Monleón. Museo Naval de Madrid


 68_british_ships_in_the_seven_years_war_before_havana

Siebenjähriger Krieg; Belagerung und Eroberung von Havanna (Kuba) durch die Engländer unter Admiral Sir George Pocock und dem Herzog von Albermarle, Juni - 14. August 1762. Rafael Monleón. Museo Naval de Madrid


 69catalanvsmarymuseonavalmadridrafaelmonle_n

Oleo sobre lienzo expuesto en el Museo Naval de Madrid, en el que se representa el combate del navío de línea "Catalán" contra el HMS Mary. Rafael Monleón. Museo Naval de Madrid


 70combatedetrafalgarvistageneraldelcombate

Combate de Trafalgar. Vista general del combate, 1870. El lienzo representa el momento en que la escuadra inglesa avanza formada en dos grupos cerrados contra la flota francoespañola durante la batalla de Trafalgar, que quedó dividida en dos partes y perdió la mayoría de sus buques. Rafael Monleón. Museo Naval de Madrid


 71dromon_since_monleon_according_with_basieus_leon_s_descr

Reconstitución conjetural de un dromon, de acuerdo con las descripciones de Basileus León. Obra de Rafael Monleón. Museo Naval de Madrid


 72quatre_dromons_spiridon_ion_cepleanu_since_obra_de_rafael_monle_n_museo_naval_de_madrid

Quatre Dromons. Spiridon Ion Cepleanu since. obra de Rafael Monleón. Museo Naval de Madrid


 73el_cuadro_representa_el_combate_que_libr_el_marino_espa_ol_antonio_barcel_contra_dos_galeotas_argelinas_a_las_que_derrot_y_oblig_a_rendirse

El cuadro representa el combate que libró el marino español Antonio Barceló contra dos galeotas argelinas, a las que derrotó y obligó a rendirse. 1902. Obra de Ángel Cortellini y Sánchez. Museo Naval de Madrid


 74el_nav_o_espa_ol_asia_de_74_ca_ones_al_mando_de_roque_guruceta_sufri_un_temporal_mientras_navegaba_desde_san_carlos_isla_de_chilo_a_el_callao_de_lima_per_en_agosto_de_1824

El navío español Asia, de 74 cañones, al mando de Roque Guruceta, sufrió un temporal mientras navegaba desde San Carlos, isla de Chiloé, a El Callao de Lima (Perú) en agosto de 1824. Obra de Ángel Cortellini. Museo Naval de Madrid


 75combatedeunfragataespa_olaconelnav_obrit_nicostanhopehacia1710

El lienzo representa el enfrentamiento, que tuvo lugar hacia 1710, entre una fragata española y el navío británico Stanhope. 1901-12. Obra de Ángel Cortellini. Museo Naval de Madrid


 76_gerona_y_tornado

Captura de la corbeta de hélice Tornado por la fragata de hélice Gerona. Es una obra adquirida por el Estado español, según consta en el (BOE), 1881. Obra de Ángel Cortellini. Museo Naval de Madrid


 77la_captura_del_stanhope

La captura del Stanhope. 1901-12. El lienzo representa el enfrentamiento, que tuvo lugar hacia 1710, entre una fragata española y el navío británico Stanhope. Obra de Ángel Cortellini. Museo Naval de Madrid


 78princesavs3brits_ngelcortellinis_nchez_1858_1912_museonavaldemadrid

The 70-gun Spanish ship of the line Princesa in battle with HMS Lenox, Kent and Oxford, 8 April 1740. Obra de Ángel Cortellini en 1903. Museo Naval de Madrid


 79_batalladelasdunas1639an_nimohacia1650

El lienzo, que es una obra de la escuela flamenca u holandesa, representa la batalla de las Dunas, que se libró en 1639 y supuso un grave desastre para la armada Española, que perdió en ella 43 naves. 1650. Ánónimo. Museo Naval de Madrid


 80combate_naval_en_el_estrecho_de_gibraltar_segunda_vista

Combate Naval en el Estrecho de Gibraltar, Segunda Vista. 1621. Ánónimo.. Museo Naval de Madrid


 81expulsi_ndelosholandesesdelaisladesanmart_n16330701_2

Expulsión de los holandeses de laI sla de San Martín. El cuadro representa la expulsión de los soldados holandeses de la isla de San Martín, (Islas de Barlovento, 1 de julio de 1633). Juan de la Corte. Sigo XVII. Museo Naval de Madrid


 82quintavistadelacampa_adelopedehocesenbrasil

Quinta vista de la campaña del almirante Lope de Hoces en Brasil. Juan de la Corte. Sigo XVII. Museo Naval de Madrid


 83combate_de_santa_mar_a

Combate de Santa María.jpg. Anónimo, Created: Siglo XIX. Museo Naval de Madrid


 85lafragatadeblasdelezoremolcandoalstanhopehaci1710

El lienzo representa a la fragata comandada por el marino español Blas de Lezo remolcando al navío británico Stanhope, hacia 1710. Museo Naval de Madrid


 86combatedesantamar_aentrelaescuadradelalmiranterodneyyelgenerall_ngara1780

Combate de la Santa María entre la escuadra del Almirante Rodney y el Genera lLángara en 1780. Created: Siglo XIX. Museo Naval de Madrid


 87ataquealcallaodelosindependentistaschilenos

Ataque al Callao de los independentistas chilenos. El lienzo representa el ataque al puerto de El Callao por los independentistas chilenos durante la Guerra hispano-sudamericana. obra de Rafael Monleón y Torres en 1872. Museo Naval de Madrid



El lienzo-retablo de Fernán Núñez de la Batalla de Lepanto


 13lienzo_retablo_de_fern_n_n_ez_de_la_batalla_de_lepanto

Lienzo real que se encuentra en el Museo Naval de Madrid

Bajo esta denominación de Lienzo-retablo es como se nombra en los principales libros de la historia de Fernán Núñez a un lienzo que se pintó sobre una vela de una embarcación turca y que procedía de la famosa Batalla de Lepanto.

En 1571 don Alonso Gutiérrez de los Ríos y Sotomayor, decimotercer señor de Fernán Núñez asiste a la famosa batalla, bajo las órdenes de don Juan de Austria, donde lucho valerósamente acompañado por muchos fernannuñeses. Como recuerdo, reliquia y trofeo de tal gesta trajo a Fernán Núñez un trozo de vela de una de las galeras turcas.

Sobre la vela, prácticamente un siglo más tarde, Francisco Meneses, un discípulo de Murillo plasmó las al fresco las imágenes del crucificado y Santiago y la Inmaculada Concepción, patronos de España, con los escudos de la Casa de Córdoba y Fernán Núñez, este último duplicados, a su pie. Es de seda adamascada roja y de 6,85 x 8,65 m.

Según la inscripción del Museo Naval el estandarte pertenecía a don Alonso Estacio Gutiérrez de los Ríos y Argote, primer conde de Fernán Núñez, pero realmente su primer poseedor fue su padre, don Alonso Gutiérrez de los Ríos y Sotomayor que fue el que participó en la Batalla de Lepanto.

El señor y ahora también conde de Fernán Núñez que encargó esta obra sobre el fragmento de la vela turca, probablemente fuese don Francisco Gutiérrez de los Ríos y Córdoba, tataranieto de su primer poseedor que nació en 1644 y por tanto, era coetáneo a dicho pintor,  Francisco Meneses que nació en 1620 y 1640, según unos y otros especialistas. Algunos autores fechan estas pinturas en 1690.

Más info: http://ibncalez.blogspot.com/2011/0...unez-de-la.html



 12sala_del_real_patronato

CAMAROTE DEL COMANDANTE. Reproducción de una cámara del comandante de un navío del siglo XIX. Se muestran piezas de la misma naturaleza que las contenidas en la Sala del Real Patronato.

Visita virtual al camarote: http://www.museonavalmadrid.com/museo/ver_ipix.asp?id_sala=25


 16vista_de_una_sala_del_museo_naval_de_madrid

Vista de una sala del Museo Naval de Madrid


 18astrolabio

Astrolabio expuesto en el Museo Naval de Madrid


 23astrolabio_n_utico_del_siglo_xvi_es_uno_de_los_que_se_utilizaba_en_la_carrera_de_indias

Astrolabio náutico del siglo XVI es uno de los que se utilizaba en la carrera de Indias. Museo Naval de Madrid


 41sextante_de_la_casa_trougton_y_simms_de_londres_de_1849

Sextante de la casa Trougton y Simms de Londres, de 1849. Museo Naval de Madrid


 42sextante_obra_de_fulgencio_rodr_guez_ferrol_1805

Sextante, obra de Fulgencio Rodríguez (Ferrol, 1805). Museo Naval de Madrid


 43cuadrante_utilizado_por_la_expedici_n_de_malaspina_1794_fabricado_por_ramsden_1735_1800

Cuadrante utilizado por la expedición de Malaspina (1794), fabricado por Ramsden (1735–1800). Museo Naval de Madrid


 50_gir_scopo_de_torpedo_1929

Giróscopo de torpedo (1929) - Construido en el arsenal de torpedos de Cartagena. Museo Naval de Madrid


 25instrumentos_de_medida_de_asia_en_el_museo_naval

Instrumentos de medida de Asia. Museo Naval de Madrid


 51_globo_terraqueo_y_diversia

Globo y compases. Museo Naval de Madrid


 52lantacasdelosmorosdefilipinas

Lantacas de bronce de los moros de Filipinas (Balanguingui, Joló y Pagalungán), siglo XIX. Museo Naval de Madrid


 53llavedefuegodepercusi_nparaca_nsigloxix

Llave de fuego de percusión para cañón, siglo XIX. La acción del martillo sobre el fulminante a través del oído del cañón disparaba este. Museo Naval de Madrid


 44daga_de_mano_izquierda_con_guarnici_n_de_vela_del_siglo_xvii_en_acero_plomo_y_madera

Daga de mano izquierda con guarnición de vela, del siglo XVII, en acero, plomo y madera


 13modelo_de_astillero_un_navio_de_tres_puentes_de_mullan_se_cree_que_el_trinidad_podr_a_tener_este_aspecto_en_su_versi_n_primigenia

Modelo de Astillero un navio de tres puentes de Mullan se cree que el Trinidad podría tener este aspecto en su versión primigenia. Museo Naval de Madrid


 15galeria_de_almirantes_telemetro_y_torpedo

Galería de Almirantes: Telémetro y torpedo. Museo Naval de Madrid


 20maqueta_del_acorazado_maine_cuya_explosi_n_en_1898_motiv_la_guerra_hispano_estadounidense

Maqueta del acorazado Maine cuya explosión en 1898 motivó la guerra hispano-estadounidense. Museo Naval de Madrid


 28blas_de_lezo_crucero_maqueta

Maqueta del Crucero Blas de Lezo, 1923-1932. Museo Naval de Madrid


 38vapor_blas_de_lezo_mediomodelo

Medio modelo del vapor de ruedas de tercera clase Blas de Lezo que se encuentra en el Museo Naval, Madrid


 40un_torpedo_espa_ol_el_de_arriba_y_dos_alemanes_modelo_schwarzkopf_construidos_en_bronce_habituales_en_la_marina_de_finales_del_siglo_xix_y_comienzos_del_xx

Un torpedo español (el de arriba) y dos alemanes modelo Schwarzkopf - construidos en bronce. Habituales en la marina de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Museo Naval, Madrid


 39trabucos_de_borda_se_montaban_en_las_bordas_de_los_buques

Trabucos de borda, se montaban en las bordas de los buques. Museo Naval de Madrid


 29arcabuzderuedadecazaalem_n1668

Arcabuz de rueda de caza alemán de 1668, en marfil, madera, acero y nácar. Colección de la casa ducal del Infantado. Museo Naval de Madrid


 34pistolaespa_olasegundoterciosigloxviiicachorrillocatal_n

Pistola española del segundo tercio del siglo XVIII, cachorrillo catalán. Museo Naval de Madrid


 35rev_lveres_de_marina_siglo_xix_sistema_smith_wesson

Revólveres de marina (siglo XIX) sistema Smith & Wesson. Museo Naval de Madrid


 36_rev_lveres_sistema_lefaucheux

Revólveres franceses. Sistema Lefaucheux (siglo XIX). Museo Naval de Madrid


 30armadejol_ymindanao

Arma de Joló y Mindanao. Museo Naval de Madrid


 31ca_n_de_bronce_de_36_mm_de_la_fundici_n_de_remify_de_halut_en_malinas_1559_de_la_colecci_n_de_la_casa_ducal_del_infantado

Cañón de bronce de 36 mm de la fundición de Remify de Halut en Malinas, 1559. De la colección de la casa ducal del Infantado. Museo Naval de Madrid


 37sacabucheyoctavodeca_n

Cañón español de culebrina. Museo Naval de Madrid


 32ca_n_de_bronce_de_a_cuatro_libras_del_12_de_enero_de_1791_fabricado_en_sevilla

Cañón de bronce de a cuatro libras del 12 de enero de 1791, fabricado en Sevilla. Museo Naval de Madrid


 33chifle_de_cazador_para_p_lvora_de_asta_hacia_1750_de_la_colecci_n_de_la_casa_ducal_del_infantado

Chifle de cazador para pólvora, de asta, hacia 1750. De la colección de la casa ducal del Infantado. Museo Naval de Madrid


 49embarcaci_nchinaderecreosigloxviii

Embarcación china de recreo del siglo XVIII. Museo Naval de Madrid


 54parao_malayo_de_guerra_del_siglo_xix

Parao malayo de guerra del siglo XIX. Museo Naval de Madrid


 46fragata_santa_rosal_a_de_26_ca_ones_construida_hacia_1770_en_cartagena_seg_n_un_modelo_de_la_poca_particip_en_una_expedici_n_a_la_isla_de_pascua_se_dio_de_baja_en_1802

Fragata Santa Rosalía, de 26 cañones, construida hacia 1770 en Cartagena, según un modelo de la época. Participó en una expedición a la isla de Pascua. Se dio de baja en 1802. Museo Naval de Madrid


 45fragata_de_28_ca_ones_probablemente_la_flora_construida_en_la_habana_en_1747_seg_n_un_modelo_de_la_poca

Fragata de 28 cañones, probablemente la Flora, construida en La Habana en 1747, según un modelo de la época. Museo Naval de Madrid


 48crucero_principe_alfonso_maqueta

La maqueta del crucero Príncipe Alfonso, que también ostentó los nombres de Libertad y Galicia formaba parte de la clase Cervera, se encuentra en el Museo Naval, Madrid.


 47_gal_nflamenco1593sam_2013

Maqueta de galeón flamenco de 1503, regalo a Felipe II de una embajada. Única maqueta tridimensional de un barco de la época. En el Museo Naval de Madrid


 55_museo_naval_de_madrid_patio_central

Patio central del Museo Naval de Madrid. Cuartel General de la Armada. Paseo del Prado, Madrid.


 19entrada_del_museo_naval_de_madrid

Entrada del Museo Naval de Madrid, en el Paseo del Prado, 5



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al Museo Naval de Madrid. Una visita muy recomendable para conocer parte de la historia de nuestro país. Es una joya desconocida para el gra público que se sorprenderá ante la magnitud se sus magníficas colecciones.


Fuentes y agradecimientos: Museo Naval, es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, cvcervantes.es, lasegundaguerra.com, laalcazaba.blogspot.com, elpais.com, ibncalez.blogspot.com, abcblogs.abc.es, diariosur.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Wednesday, 10 February 2016, 00:42; edited 15 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL de Madrid 
 
Gracias J.Luis por este mueso tan interesante.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL de Madrid 
 
Gracias xerbar. El domingo pasado tuve la oportunidad de conocerlo en profundidad... era una asignatura pendiente, que me alegro enormemente haber aprobado... este museo es toda ua maravilla, especialmente recomendable para los que les guste la historia y los temas naúticos.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL de Madrid 
 
Gracias j.luis, desconocía por completo este museo. Aquí muchos somos amantes de los cruceros, por supuesto del mar y sus historias  

 
 




___________________________
"Vive, pues, sin nostalgia ni esperanza: tu única posesión es el instante."
 
Green_woman Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
El Museo Naval sale a flote

La institución inaugura una visita guiada que descubre sus valiosos tesoros



 5un_visitante_ante_uno_de_los_modelos_de_barcos_expuestos_en_una_de_las_salas_del_museo_naval

Un visitante ante uno de los modelos de barcos expuestos en una de las salas del Museo Naval.

Ni falta que nos hace tener playa ni puerto. Varados en el paseo de Recoletos se encuentran naos y carabelas, fragatas y galeones. El Museo Naval de Madrid es uno de los más ricos del mundo. Tras una anodina entrada institucional (está en la sede de la Armada) y el saludo de un marino con la mano a la frente (¿debe uno corresponderlo?) el visitante entra en un espacio mágico, atiborrado de piezas, con suelos de parqué, techos de vidriera y un aire decimonónico como el que tienen los museos científicos de Londres o Nueva York. A pesar de no ser tan famoso como otros, la visita es imprescindible y el Ayuntamiento acaba de inaugurar un tour guiado los miércoles.

Arranca con un paseo por el entorno; una media hora que se centra en las fuentes del Salón del Prado y que no parece venir mucho a cuento, sobre todo si uno es madrileño. Sí que ayuda sin embargo, tener guía una vez dentro, donde desgrana de forma cronológica la íntima relación de España con los siete mares. Entre las joyas del museo está la primera carta geográfica de Juan de la Cosa que en 1500, sobre dos pieles de cordero (se ve la costura), dibujó lo que hasta entonces era todo el mundo conocido, glosándolo con delicias como un retrato de la reina de Saba o los Reyes Magos cruzando la zona de Oriente. Preside el mapa una estampa de san Cristóbal, el santo de los viajeros por haber cruzado un río con el niño Jesús en brazos, y quizás como homenaje a su homónimo Colón.

Lo más divertido, y donde el lego más agradece tener un experto a mano, es la descripción de un modelo "que a diferencia de una maqueta, es una réplica exacta del barco original". Además de contemplar una maravilla del miniaturismo, se descubre qué es la eslora, el trinquete y el mayor. En los barcos, los pisos se llaman puentes y los lados babor y estribor (básicamente porque izquierda y derecha es un lío en algo que se mueve). Las condiciones de los marineros del XVIII eran "insoportables": dormían tirados entre los cañones, no se lavaban, solo podían fumar durante el día, en un lugar concreto y con un cubo de agua a mano por si prendían algo, la letrina era un agujero en la proa (la zona más limpia del barco porque siempre salpica el agua), y el resto se limpiaba con vinagre. El pan se llamaba bizcocho y era tan duro que había que mojarlo para poder tragárselo.

La visita dura una hora y media, pero merece la pena quedarse explorando: curiosidades como la cuna hamaca en la que durmió el infante Alfonso XII en su primer viaje a las Baleares, el agujero del tamaño de una sandía en la fragata acorazada Numancia (que no la hundió) o la evolución de los colores de la bandera de España que fue roja y amarilla para que se distinguiese bien entre las aguas. Por cuenta propia el acceso al Museo Naval (www.armada.mde.es) es gratuito y navegando sus hermosas salas se puede echar la mañana.


 0museo_naval_madrid

Museo Naval. Paseo del Prado, 5. Visita guiada, miércoles a las 11.00, hasta el 24 de noviembre. Inscripción previa: esmadrid.com. 3,90 euros.



EL PAÍS.com / usuarios.arsystel.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Sunday, 17 January 2016, 16:32; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
La Armada abre compuertas...

Conferencias, visitas, cine, modelismo, libros y exposiciones conforman la Semana Naval de Madrid que arrancó ayer



 4escalinata_del_cuartel_general_de_la_armada

Escalinata del Cuartel General de la Armada, que este sábado puede ser visitada por el público.

Madrid, una de las capitales europeas más vinculadas a la Marina y un referente en cartografía náutica, es escenario desde ayer de una Semana Naval de la Armada Española que tiene por objeto difundir, desde cuatro de sus sedes madrileñas, distintos aspectos de la historia y el futuro de la Marina y en particular su contribución a la defensa, al desarrollo de las comunicaciones y a la ciencia, remarcablemente la astronomía, la geografía y las matemáticas. La semana se plantea desde una perspectiva divulgativa orientada al gran público.
 
- Museo Naval. Dos exposiciones monográficas, Historia de la navegación y La Armada, una inversión segura, se muestran al público hasta el 2 de octubre en la sala de exposiciones del Museo Naval. En el mismo museo se presenta hoy el libro del hispanista Geoffrey Parker La gran Armada, de reciente edición. El sábado 1 de octubre, el Museo Naval acogerá varios talleres didácticos en los que se explicará a los niños aspectos de la vida marinera y la navegación.

Tanto las dos exposiciones citadas como otra fotográfica instalada en el museo, serán visitables durante las jornadas de puertas abiertas que enmarcan esta Semana Naval. El acceso del público será también libre a las conferencias, a los talleres infantiles y a las proyecciones cinematográficas, en las que se ha añadido la cinta Hundid el Bismarck. Los horarios de visita del museo abarcan desde las 10.00 hasta las 19.00, de martes a domingo.

- Cuartel de la Armada. En el salón de actos del Cuartel General de la Armada, contiguo al museo, se celebrará hoy, martes, y el miércoles 28 de septiembre, un seminario sobre Estrategia y Política industrial en el ámbito europeo y en el resto del mundo, respectivamente. De igual modo, en el acuartelamiento central de la Armada se proyectará el jueves 29 el filme U-47 Comandante Prien, un clásico del cine naval.

El sábado 1 de octubre, será también escenario de una convención de modelistas navales, simultaneada con una exposición de 40 modelos de miniaturas de buques. Para la ocasión, la gran escalinata de mármol que da acceso al cuartel general por su entrada desde la calle de Montalbán, habitualmente vedada al personal no militar, será visitable por el público.

Durante toda la semana y a la hora del atardecer, en torno a las 19.00, se efectuará el arriado solemne de la bandera, con la participación de una sección de Honores y una unidad de Música. La ceremonia será igualmente de acceso público y se celebra en la fachada del Cuartel General de la Armada de la calle de Montalbán.

- Escuela de Guerra Naval. En estas instalaciones tendrá lugar una jornada de celebración del X Aniversario del Centro de Pensamiento Naval, más un seminario sobre los hitos de la navegación y su impacto en los estudios astronómicos entre 1700 y el año 2000.

- Universidad Politécnica. Se inaugura el jueves 29 un Máster Internacional de Ingeniería Naval Militar para especialistas.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Sunday, 17 January 2016, 16:28; edited 2 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
"La Batalla de Lepanto" del Museo Naval de Madrid, en restauración.


 3revelaci_n_a_san_p_o_v_de_la_victoria_de_la_santa_liga_en_lepanto_es_una_obra_de_grandes_dimensiones_que_se_encuentra_en_el_museo_naval_de_madrid_obra_atribuida_a_juan_ni_o_de_guevara

El Museo Naval de Madrid muestra en vivo la restauración de un lienzo sobre la batalla de Lepanto. El óleo, del siglo XVII, ensalza al papa Pío V, promotor de la coalición cristiana encabezada por España que frenó en 1571 la expansión del Imperio otomano por el Mediterráneo occidental.

Se desconoce el autor del cuadro, procedente del antiguo convento malagueño de Santo Domingo, aunque probablemente pertenezca a la escuela hispano-flamenca de la segunda mitad del siglo XVII. Investigaciones recientes atribuyen a Juan Niño de Guevara (1632-1686) la parte izquierda del lienzo, donde aparece el pontífice en el momento en que un ángel le vuelve la cabeza para mostrarle la batalla que se libra en aguas griegas.

Las escuadras en combate ocupan la parte derecha del lienzo, y en ella puede apreciarse a Juan de Austria, generalísimo de la Santa Liga, en la galera real española, y a Alí Pashá, general en jefe de los turcos, en la galera capital otomana. La obra llegó al Museo Naval en 1849 gracias a las gestiones del entonces ministro de la Marina, el marqués de Molins.

Las patologías de la obra derivan en gran medida de su ubicación primitiva, probablemente cercana a una fuente de calor. También contribuyó el abandono que sufrió tras la desamortización de los bienes eclesiásticos, lo que se ha traducido en desprendimientos de la capa pictórica por su falta de adhesión al soporte, pérdidas de elasticidad del tejido por la oxidación de las fibras o manchas de suciedad. Otras alteraciones del aspecto original tienen que ver con la restauración a la que fue sometida al ingresar en el Museo Naval, cuando grandes zonas se repintaron para ocultar pequeñas lagunas, según el gusto decimonónico. De esa época data también el grueso barniz de almáciga que al oxidarse ha alterado el color. Tras varios estudios se han establecido los tratamientos necesarios. Los principales son la eliminación de repintes y barnices, la limpieza y fijado de la capa pictórica, la corrección de deformaciones del lienzo y el reforzamiento de las zonas debilitadas.


 2detalle_de_la_restauraci_n_del_gran_lienzo_revelaci_n_a_san_p_o_v_de_la_victoria_de_la_santa_liga_en_lepanto_museo_naval_de_madrid

Restauracion cuadro "La batalla de Lepanto"



Fuentes: rojoamanecerenlepanto.blogspot.cm y madridiario.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Sunday, 17 January 2016, 16:24; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
¡Lepanto a la vista!


El Museo Naval muestra en directo la restauración de un cuadro de la célebre batalla de Lepanto

El lienzo, pintado en la segunda mitad del XVII, tiene unas dimensiones de 300 x 536



dibujoxcg
Ver vídeo de la restauración: http://cultura.elpais.com/cultura/2...872_226225.html

Don Juan de Austria, capitán general de la Santa Liga, y Alí Pashá, general en jefe de los turcos, vuelven a verse las caras. Han pasado 440 años desde que el 7 de octubre de 1571 se enfrentaron en el golfo de Lepanto, en la Grecia continental, y más de 350 años desde que varios pintores plasmaron en un cuadro una de las batallas más famosas de la historia de España. Ambos personajes han permanecido durante décadas a oscuras en el lienzo por la pintura envejecida, los barnices y repintes anteriores. Ahora se miran de nuevo gracias a la restauración que puede contemplarse en directo en el Museo Naval de la obra la Revelación a San Pío V de la victoria de la Santa Liga en Lepanto. En directo porque un equipo de tres restauradores está dando color y formas al cuadro "en vivo", como dicen los responsables del museo, con los grupos de visitantes pasando por delante de esta lienzo cuyo enorme tamaño (300 x 536 centímetros) y delicado estado desaconsejó su traslado a un taller.

"La parte izquierda del óleo, en la que se ve al papa Pío V y al ángel que le vuelve la cabeza para mostrarle la batalla, se atribuye a Juan Niño de Guevara", dice Ana Ros, conservadora del museo. "Se desconoce la autoría del resto de esta obra pintada en la segunda mitad del XVII". La zona que pintó Niño de Guevara, discípulo de Alonso Cano, representa al sumo pontífice en el momento en el que, en una de sus cámaras en el Vaticano, tiene la visión de que la Santa Liga está ganando la batalla.

Este combate naval, en el que Miguel de Cervantes fue herido en el brazo izquierdo, se desarrolló en aguas griegas, sin embargo, detrás de Pío V se ve el skyline de la Málaga de la época. "La razón está en que la obra se colgó en el convento de Santo Domingo de esa ciudad", añade Ros. El protagonismo de Pío V obedece a que fue el promotor de la coalición entre España, Venecia, Génova, Malta y el Estado pontificio para frenar el avance otomano en el Mediterráneo. Lo lograron aquel 7 de octubre en el que entraron en liza cerca de 600 naves y 183.000 hombres, de los que murieron unos 45.000 –30.000 turcos- en las seis horas de batalla.

Pío V promovió la coalición para frenar al turco en el Mediterráneo

Del convento dominico en el que lució al principio, La revelación a San Pío V… pasó al Museo Naval en 1848, cuando el marqués de Molíns, entonces ministro de la Marina, decidió el traslado por su mal estado. "En el convento, que se había reconvertido en hospicio, sufrió diversos daños, entre otros, los ocasionados por el calor, ya que el cuadro estaba en la zona de las cocinas", añade Ros. Si unimos a esto el abandono de los bienes eclesiásticos por la desamortización de Mendizábal, en 1836, y la perniciosa restauración que sufrió cuando llegó al museo, La revelación a San Pío V se había apagado y convertido en una gran mancha oscura. "Antes casi no se veían los barcos en la batalla", destaca la restauradora Vega Bautista, subida al andamio en el que junto a dos compañeros ha acometido las labores de reparación.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha pagado los 47.200 euros del presupuesto de la restauración, ejecutada por el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) y que se encuentra en su fase final. "Llevamos unos tres meses de trabajo y aún nos quedan tres semanas", explica Bautista. "Ahora estamos en la fase de reintegración", una labor ardua que consiste en "completar con color las abundantes lagunas de pintura, pero no pintas encima del original". Para Bautista, además de esta fase, "lo más duro fue la labor de limpieza inicial, que exigió descolgar el cuadro y reparar las zonas cosidas que unen los cinco lienzos que componen la obra. Hubo que cerrar la sala del museo para poder trabajar con calma". Una visitante del museo tiene la perspectiva que le permite comprobar el cambio en el paciente: "Estuve aquí hace 15 años con mi hijo y el cuadro no se veía nada, y ahora está precioso". El golfo de Lepanto ha recuperado su primitivo aspecto.


37408461

Restauración en el Museo Naval del cuadro 'Revelación a San Pío V de la victoria de la Santa Liga de Lepanto' / BERNARDO PÉREZ



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
Que museo tan chulo, la verdad que no sabía que en Madrid había un museo maritmo, pensaba que al ser de secano no lo tendrian     , bromas a parte, bueno en madrid suelen estar los grandes museos de todas las tematicas en España.
 



 
hyperborea Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
   Pues sí hyperborea, aquí tenemos hasta museo naval..., no obstante el Parque del Retiro está a 500 metros, y no veas que lago tiene      ahí organizaba Felipe IV y sus cortesanos las batallas navales del siglo XVII llamadas "Naumaquias", y no veas como se lo pasaban, hasta había heridos y hasta algún ahogado, para que la recreación fuese naval fuese más real.



 

Saludos
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
nada como ser rey para tener juguetitos grandes      

saludos
 



 
hyperborea Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
Luz sobre los prisioneros del remo



La restauración de los Libros de Galeras (1624-1748) descubre biografías de esclavos y presos

La sodomía se pagaba en la Edad Moderna con diez años de remo forzoso



 1modelo_de_galera_menor_o_galeota_en_el_museo_naval_y_abajo_c_dula_real_de_1642_que_libera_a_un_galeote

Modelo de galera menor o galeota en el Museo Naval y, abajo, cédula real de 1642 que libera a un galeote. / ULY MARTÍN  (ARCHIVO DEL MUSEO NAVAL)

En 1690 el precio estándar de un esclavo era de 1500 reales de vellón. De un esclavo capaz de remar a la intemperie horas, días, semanas. A Maraut, "hijo de Yusuf, moreno, de boca pequeña y labios gruesos, verruga en la cabeza sobre la oreja, mancha en la oreja derecha, señal de herida en la misma mano", pese a sus 22 años, sin embargo, se le vendió en 400 reales por “inútil”.

Impedirse, inutilizarse en combate, debió ayudar al insigne Cervantes a eludir un destino similar al de Maraut tras ser apresado (el trasiego en el Mediterráneo era estresante: muchos barcos y pocos amigos) cuando regresaba a España después de sobrevivir a un sinfín de episodios bélicos y al mayor combate de galeras de la historia: la batalla de Lepanto (1571).

Las peripecias de Cervantes -cinco años de cautiverio en Argel- no figuran en los 25 Libros de Galeras que conserva la Armada porque abarcan registros posteriores (1624-1748), donde figuran esclavos, presos forzados y "gente de cabo" (soldados y marineros) enrolados. La restauración de estos gigantescos volúmenes aportará valiosa información para historiadores de la Edad Moderna: escritas con los circunloquios de entonces permiten atisbar biografías populares al servicio de políticas regias. “Cuando el rey necesitaba remeros incentivaba las condenas a galeras”, indica Carmen Terés, directora técnica de los archivos navales de la Armada.

Los galeotes comían y dormían en el asiento al que iban encadenados

Maraut fue uno de los miles de esclavos del rey, la energía bruta que propulsaba por el Mediterráneo unas embarcaciones casi planas, ideales para la escaramuza costera. Ignoramos si mejoró la vida de Maraut al dejar la galera, pero resultaba difícil empeorar las condiciones de navegación. Un grillete le mantenía atado a su asiento, donde comía, dormía y evacuaba lo que fuese menester. Iba descalzo y rapado para facilitar su identificación en caso de fuga y evitar la acampada de piojos. A los esclavos no les aguardaba más horizonte que el mar, el combate con barcos de (probables) compatriotas turcos o berberiscos y cierta opción de irse al fondo del Mediterráneo encadenados a su bamboleante prisión. “El error es tratar de juzgar aquella época con nuestro punto de vista. En el siglo XVI la preocupación más importante de la gente era comer. A veces se dice que se reconocía una galera por el olor que la precedía, pero en aquella época casi nadie se lavaba”, aclara Pedro Fondevila, secretario de la cátedra de Historia Naval de la Universidad de Murcia.

Los galeotes recibían a diario un pan cocido y endurecido llamado bizcocho, un potaje de habas y su ración de agua. Las esperanzas de liberación eran mínimas. Solo si los suyos ganaban un combate o eran intercambiados por presos españoles. La historia del argelino Amete fue excepcional. Felipe IV le concedió la libertad el 11 de mayo de 1642 en un alarde de moderada magnanimidad: “Ha más de 24 años que me sirve al remo y que se halla de edad de más de 70 y sin poder continuarlo, suplicándome le haga merced de mandar y, quedando otro esclavo para que lo haga por él, sea puesto en libertad”.


Felipe IV liberó a un argelino de 70 años, esclavizado más de dos décadas

En los Libros de Galeras se asentaba el nombre, los rasgos más sobresalientes y hechos notables como su liberación o su fallecimiento. Más que esclavos abundaban los presidiarios comunes. “En España había menos esclavos que en los barcos franceses o turcos”, precisa Pedro Coll, subdirector de los archivos navales. De los 25 libros, 18 corresponden a presos forzados, tres a esclavos y cuatro a soldados y marineros.

Los tomos son una lupa que acerca a la sociedad de los siglos XVII y XVIII, más inclemente con delitos monetarios o ciertas prácticas sexuales que con el asesinato. Francisco Giménez, “gitano, natural de la tierra del Segura, hijo de Sebastián Moreno, cortadas ambas orejas”, fue condenado por un crimen a ocho años de galeras. Pero Juan de Morales, de 35 años, “natural de Utrera, hijo de Pedro, buena constitución, blanco, ojos azules”, le endosaron 200 azotes y 10 años de galeras por “el pecado nefando”. O sea: sodomía.

El catalán Josep Almarall fue castigado a remar cuatro años “por haber desflorado a María Rosa Borrell” el 13 de enero de 1727. Mucho más grave le resultó al tribunal el impulso del “carirredondo” Francisco Thomas Carnero, un malagueño de 18 años, condenado a 10 de galeras “por causa de bestialidad que cometió con una burra”.


Más info: http://es.globedia.com/museo-naval-expone-libros-galeras


Dos siglos de festín para los insectos

Durante más de dos siglos, los 25 Libros Generales de Galeras se han conservado en Cartagena en unas condiciones de humedad y temperatura pésimas (los tomos han sido pasto de toda suerte de hongos, bacterias e insectos bibliófagos). Además, el formato —de grandes dimensiones: 42 x 28 centímetros y casi diez centímetros de grosor— y el peso provocaron, según las expertas del Instituto del Patrimonio Cultural de España que participaron en la restauración, María del Carmen Hidalgo y Rebeca Benito, “deterioros de tipo mecánico”.

Hasta el momento se han restaurado 11 volúmenes, que se conservan en el Museo Naval de la Armada, por un total de 160.000 euros. A la financiación han contribuido el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el BBVA y la Asociación de Amigos del Museo Naval. La recuperación, en la que participa también la empresa Barbachano y Beny, es un proceso laborioso. Las hojas son de papel de fibras de lino y cáñamo, aglutinadas con cola animal y encuadernadas en piel (alguna en madera). Antes de la restauración, cada libro se documenta y analiza. Luego se desmonta hoja a hoja, se limpia la suciedad superficial y se inicia el proceso de injerto de papel. La reconstrucción de la encuadernación sigue fielmente los pasos del original, incluido el cosido manual de los cuadernillos.


Fuentes: cultura.elpais.com / es.globedia.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Sunday, 17 January 2016, 16:18; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
El Museo Naval de Madrid exhibe un centenar de piezas que muestran el papel de la mujer en la conquista de América

Acoge la exposición 'No fueron solos. Mujeres en la conquista y colonización de América'



user_50_museonaval

El Museo Naval de Madrid acoge la exposición 'No fueron solos. Mujeres en la conquista y colonización de América', que aborda por primera vez la presencia y la participación activa de la mujer en la conformación del Nuevo Mundo, un tema al que, hasta ahora, se habían dedicado pocos estudios y exposiciones. La muestra podrá visitarse hasta el 30 de septiembre.

Esta muestra se divide en cuatro grandes apartados, en los que se recorre el proceso de conquista y la colonización en toda su magnitud, momentos históricos en los que influyeron las mujeres desde puestos destacados. Su papel fue crucial como pionera en el ámbito socio-económico y determinante en el asentamiento y el proceso de consolidación cultural de la naciente sociedad hispanoamericana.

Entre estos hechos, destacan la intervención de la reina Isabel la Católica para derribar el escepticismo de la Corte al viaje colombino; la difícil travesía a Indias y la inevitable colisión de dos mundos; o el mestizaje y el papel desempeñado por la mujer en la creación del tejido social y económico del Nuevo Mundo.

La muestra exhibe un centenar de piezas pertenecientes al patrimonio histórico de la Armada, y a otros museos estatales, privados y colecciones particulares.

Además, el discurso museográfico recupera investigaciones recientes avaladas por documentación procedente del Archivo de Indias, de los archivos de Protocolos de Madrid y Sevilla y de la Real Academia de la Historia, además de archivos privados.

Entre las piezas, destaca una rueca de madera de finales del siglo XVI, ya que el trabajo textil fue una de las tareas que marcó la vida diaria de muchas mujeres y que llevaban a cabo en el estrado, un lugar también dedicado a la tertulia, la lectura y la oración.

El mascarón de proa de la fragata Diana también se exhibirá en esta muestra, ya que, al igual que otras figuras, también representaba personajes femeninos de la mitología clásica, sirenas, diosas o amazonas, que los conquistadores fusionaban con la mujer nativa para configurar una imagen de mujer soñada, plasmada en cartas, relatos y crónicas.

A pesar de que la moda española llegó a las regiones de Ultramar, las mujeres indígenas conservaron sus propios atuendos, por lo que aquí también podrá verse una camisa femenina o huipil, que se convirtió en la prenda indígena por excelencia desde la época prehispánica hasta la actualidad.

Un estribo de plata femenino del siglo XVIII es uno de los ejemplos de expresión de la alta condición social de las criollas que, como clase dominante, se manifestaban en muchos aspectos de la vida cotidiana a través de la riqueza material, tanto en lo doméstico como en lo personal, así como en actividades recreativas como la equitación.


telecinco.es / europapress.es

La exposición ‘No fueron solos’ podrá visitarse en el Museo Naval de Madrid desde el 21 de mayo hasta el 30 de septiembre.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
Ellas también hicieron las Américas - El Nuevo Mundo no solo fue cosa de hombres


Tras las huellas de Colón viajaron mujeres épicas que han sido engullidas por el olvido

Miles de españolas emigraron en el siglo XVI para explorar estas tierras




user_50_descendiente_de_espa_oles_sor_juan_in_s_de_la_cruz_a_la_derecha_naci_en_m_xico_en_1651_brillante_culta_aguda_y_sensible_reivindic_el_papel_de_las_oprimidas_mujeres

Descendiente de españoles, sor Juan Inés de la Cruz, a la derecha, nació en México en 1651. Brillante, culta, aguda y sensible, reivindicó el papel de las oprimidas mujeres.

Isabel Barreto. La única almiranta de Felipe II y su nombre no dice nada. Aventurera a la altura de Magallanes y Orellana. Soñadora capaz de ajusticiar a un marinero desobediente y avisar a navegantes: “Señor, matadlo o hacedlo matar… y si no, lo haré yo con este machete”. Una de tantas mujeres que protagonizaron gestas épicas en el Nuevo Mundo y olvidos legendarios en el Viejo. América no solo fue cosa de hombres. Pisando los talones de Colón se movilizaron un tropel de pioneras como Isabel Barreto, recordadas en una exposición en el Museo Naval de Madrid cuyo título lo dice todo: No fueron solos.

En 1595, tras enviudar, Isabel Barreto asumió el mando de la expedición que había partido de Perú en busca de las islas Salomón, donde ella y su marido, Álvaro de Mendaña y Neira, ubicaban Ophir, un reino de oro y piedras preciosas, otro Eldorado de los tantos de la época. Ni le intimidó la idea de cruzar el Pacífico ni le atemorizó hacerse cargo de una tripulación de héroes y villanos a partes iguales, que conspiraban para amotinarse cada dos por tres, que a la mínima amenazaban con beber en la calavera del prójimo, que malvivían a fuerza de agua con cucarachas podridas y tortitas amasadas con el mar.

Barreto se puso a la altura de aquellos marinos que navegaban con la muerte enrolada entre ellos. “Apenas había día que no echasen a la mar uno o dos [cadáveres], y día hubo de tres y cuatro”, escribió Pedro Fernández de Quirós, piloto y cronista de la travesía. A él debemos esta descripción de su jefa: “De carácter varonil, autoritaria, indómita, impondrá su voluntad despótica a todos los que están bajo su mando, sobre todo en el peligroso viaje hacia Manila”. En su búsqueda de las Salomón se toparon con las desconocidas islas Marquesas, donde fondearon. No cabe duda de que Isabel Barreto desconocía el desaliento. Con 7.000 millas náuticas a sus espaldas, el descontento de la tripulación soplándole en el cogote y un marido recién fallecido, ordenó zarpar hacia Filipinas. Pocos discutirían sus cargos (almiranta, gobernadora de Santa Cruz y adelantada de las islas de Poniente) cuando avistaron Manila. Allí se casaría con Fernando de Castro, al que contagió su arrebato y embarcó en otra enfebrecida travesía hacia las Salomón.

No fue Barreto la única protagonista de aquellos días de choque de civilizaciones. Sin embargo, fuera del circuito académico apenas han trascendido sus historias. “Mucho se ha hablado y escrito de la participación del hombre, del caballo e incluso del perro en la conquista del Nuevo Mundo. Muy poco, sin embargo, acerca de la participación de la mujer y de su importantísima labor en todos los aconteceres de lo que supuso el descubrimiento, conquista y colonización de las tierras americanas”, escribe el historiador de la Universidad de Vermont Juan Francisco Maura en el libro Españolas de ultramar en la historia y la literatura, publicado por la Universidad de Valencia.

¿Cuándo fueron las primeras? De la mano de Colón. En el tercer viaje del almirante (1497-1498) iban a bordo 30 mujeres a petición de los reyes Isabel y Fernando, aunque en los últimos años, según Maura, se ha constatado la presencia de embarcadas en el segundo (1493) y algún historiador sostiene que podrían haber participado en el primero (1492). Se desconoce con exactitud cuántas partieron hacia América porque muchas no figuran en los registros y otras viajaron ilegalmente, pero entre 1509 y 1607 se han contabilizado, según la investigadora de la Universidad de Alicante Mar Langa Pizarro, 13.218 pasajeras. Emigraron muchas –el 36% de los inscritos–, y entre ellas, algunas poderosas. María de Toledo, nuera de Cristóbal Colón –se casó con su hijo Diego–, fue virreina de las Indias Occidentales entre 1515 y 1520, aunque no le concedieron el permiso para dirigir la Armada y colonizar tierra firme después de la muerte de su esposo. María sufrió prejuicios sexistas (no se libró pese a sus redes familiares: era sobrina de Fernando de Aragón) y practicó prejuicios raciales (en una carta da poderes para que le lleven a las Indias “300 piezas de esclavos negros”). Bueno, en puridad histórica, no fueron tales, aclara el catedrático de Historia Moderna Carlos Martínez Shaw: “En la época no había prejuicios racistas, simplemente los europeos veían la esclavitud de los negros como la cosa más natural del mundo”.


user_50_1337346325_472392_1337346832_sumario_normal

La brazalera, como esta de plata, ágata y castaña de Indias del XVIII, tenía una misión protectora. Se colocaba bajo la manga / Museo del traje

Una de las razones por las que se ha borrado la presencia femenina es malévola: “Para presentar a los españoles como una panda de piratas que solo buscan sexo y oro. Las mujeres humanizan el proceso”, expone Juan Francisco Maura, que achaca el silenciamiento al gran peso de la historiografía anglosajona para contar la aventura americana hispana. “En general presentan a los anglosajones como colonos, sin el matiz violento de la conquista, mientras que dibujan a los españoles como saqueadores y violadores que querían hacerse ricos”, contrasta. Desde luego, subraya, las pioneras en llegar a América no iban en el Mayflower en 1620. Hacía décadas que miles de españolas de todo pelaje habían recomenzado su vida al otro lado del océano. “Y no solo en un segundo plano como muchos quieren pensar, sino a la vanguardia de una sociedad naciente”, aclara Maura.

En menos de un siglo emigraron 13.218 mujeres de variada clase. Todas se Iban "a valer más", según Pérez Canto

Hubo armadoras como la sevillana Francisca Ponce de León, que fleta su nao San Telmo a Santo Domingo 17 años después del descubrimiento; gobernadoras como Beatriz de la Cueva, que rigió los destinos de Guatemala; innovadoras como María Escobar, la primera en importar y cultivar trigo en América; empresarias como Mencía Ortiz, que funda una compañía para enviar mercancías a las Indias en 1549, o feroces conquistadoras como la extremeña Inés Suárez, que embarcó en 1537 como servidora de Pedro de Valdivia y acabó siendo su amante y guerreando contra los araucanos en Chile, a cuyos caciques (presos) decapitó sin contemplaciones. No eran tiempos de convenciones que defendiesen derechos de prisioneros de guerra.

Parte del trasiego hacia América se debe a una orden de la Corona (1515), que pronto obligó a todos los cargos y empleados públicos a embarcarse con sus esposas. “Las mujeres seguían a sus maridos, padres o hermanos o un alto funcionario con séquito o servicio, pero esto enmascara muchas situaciones, y a partir de 1550, más o menos, muchas viajaron solas buscando el cónyuge que no siempre encontraron o llevadas por otros bajo fórmulas muy distintas, criadas, amigas, institutrices. Todas, fuera cual fuera su posición, llegaron a América a valer más”, sostiene Pilar Pérez Canto, catedrática de Historia y coordinadora, junto a Asunción Lavrín, del volumen La historia de las mujeres en España y América Latina (Cátedra).

El sueño transoceánico contagió a toda la población. Las solteras no se arredraron: fueron el 60% de las que emigraron. Ricas, pobres, religiosas, prostitutas o aventureras con certificado de buena conducta, imprescindible para viajar legalmente. Las trabas migratorias no son un invento moderno: en una real cédula de 1549 se prohibía el viaje de “judíos y moros conversos, reconciliados con la Iglesia, hijos y nietos de quemados por herejía, extranjeros nacidos fuera de los territorios del imperio español y esclavos blancos y negros sin licencia especial”. Tampoco los subterfugios ni los burladores de la ley son modernos… ni masculinos (en exclusiva). Francisca Brava hizo las Américas sin dejar tierra firme. En un documento del Archivo de Indias se da cuenta de su negocio: “Quien quiera comprar una licencia para pasar a las Indias, váyase entre la puerta de San Juan y de Santiesteban, al camino que sale a Tudela, cabo de una puente de piedra, y allí pregunte por Francisca Brava, que allí se la venderá”.

Lo que las une a todas, según Carolina Aguado, comisaria de la exposición del Museo Naval de Madrid, son sus narices. “Eran mujeres de armas tomar. Abandonan un país en el siglo XVI y una sociedad donde la mujer era un cero a la izquierda y se meten en un barco cuando esos viajes eran terroríficos, con riesgo de pirateo y naufragio para llegar a una sociedad que no conocían”. A la comisaria le impresiona la peripecia de Mencía Calderón, que viaja con sus tres hijas y toma las riendas de la expedición al fallecer su marido, Juan de Sanabria: “Tardan seis años en llegar a Asunción, afrontan una tempestad, les atacan piratas y luego los indios tupis, ella pierde a una hija, y cuando en Brasil no les dejan volver a embarcar, se pone al frente del grupo que cruza el Mato Grosso. Del medio centenar de mujeres que habían zarpado llegan solo diez”. La gesta de Calderón se ha popularizado en los últimos años gracias a la novela de Elvira Menéndez El corazón del océano (Temas de Hoy), que ha inspirado una serie que emitirá Antena 3, con Ingrid Rubio, Clara Lago y Hugo Silva en el reparto.

Cada día de la expedición que dirigió Isabel Barreto "echaban uno o dos cadáveres al mar"

Uno de los testimonios femeninos más notables en la conquista americana fue narrado en primera persona por Isabel de Guevara, una de las fundadoras de Asunción y Buenos Aires, en una carta enviada a la princesa Juana, hermana de Felipe II, el 2 de julio de 1556, que se conserva en el Archivo Histórico Nacional. En ella detalla las penalidades sufridas por los 1.500 hombres y mujeres del grupo que encabezó Pedro de Mendoza hasta el río de la Plata. “Al cabo de tres meses murieron mil, esta hambre fue tamaña que ni la de Jerusalén se le puede igualar, ni con otra ninguna se puede comparar. Vinieron los hombres en tanta flaqueza, que todos los trabajos cargaban de las pobres mujeres, así lavarles las ropas, como curarles, hacerles de comer lo poco que tenían, limpiarlos, hacer centinela, rondar los fuegos, armar las ballestas cuando algunas veces los indios les vienen a dar guerra (…), dar arma por el campo a voces, sargenteando y poniendo en orden los soldados (…). Si no fuera por ellas, todos fueran acabados; y si no fuera por la honra de los hombres, muchas más cosas escribiera con verdad y los diera a ellos por testigos”.

La investigadora Mar Langa, que ultima el libro Mujeres de armas tomar, que editará Servilibro en Paraguay, cree que “probablemente” lo que omite es el canibalismo, detallado por testigos que sobrevivieron a la hambruna. En Viaje al río de la Plata (1567), el bávaro Ulrico Schmidl narró lo siguiente: “Tres españoles se robaron un rocín y se lo comieron sin ser sentidos, mas cuando se llegó a saber los mandaron prender e hicieron declarar con tormento; y luego que confesaron el delito los condenaron a muerte en la horca (…). Esa misma noche, otros españoles se arrimaron a los tres colgados en las horcas y les cortaron los muslos y otros pedazos de carne (…) para satisfacer el hambre”.

Los archivos españoles tutelan historias similares. Maura destaca que son un territorio inexplorado, “formidable pero sin catalogar”. No sabemos lo que no sabemos. Una cosa sí: cada documento deteriorado (y sin digitalizar) esparce una nube de amnesia sobre el pasado. Gracias a los archivos conocemos cuándo se fundaron el primer convento y el primer prostíbulo, aunque no lo hicieran precisamente en este orden. Cuatro beatas que habían viajado con Hernán Cortés abrieron las puertas del primer monasterio femenino (en el que acabarían ingresando dos nietas del emperador Moctezuma) en Ciudad de México en 1540. Para entonces la primera “casa de mujeres públicas” autorizada por la corona española era ya una institución consolidada en la ciudad de Santo Domingo, desde que el rey aprobó su construcción en agosto de 1526, “por la honestidad de la ciudad y mujeres casadas de ella y por excusar otros daños e inconvenientes”.

Tras compartir 11 meses agónicos, Ana de Ayala enterró a Orellana junto al Amazonas

Viajaron rameras, pero no todas las aventureras eran meretrices como a veces algunos interpretan. Alfonso Dávila, director del Archivo General de la Administración, investigó la biografía de la sevillana Ana de Ayala, esposa de Francisco de Orellana, para una exposición sobre la exploración del Amazonas. “Es una de las grandes incógnitas de la historia de España, unos la convierten en noble y otros en prostituta que vive amancebada con Orellana en Sevilla mientras prepara la segunda incursión en el Amazonas, debió de ser una mujer de clase media, de grandes redaños, porque se casó en contra de todos con Orellana”, explica Dávila.

Orellana y Ayala zarparon en 1544 a pesar de las órdenes de cancelar la travesía. La flota, que salió con 400 hombres y cuatro capitanes, se diezmó nada más llegar a Cabo Verde, “posiblemente por el agua corrompida y la falta de provisiones”. Orellana desoyó todos los presagios que anticipaban el desastre y dividió el menguado grupo en dos lanchas con las que embocaron el Amazonas. Surcaron el gran río durante 11 meses, perdidos, extinguiéndose uno tras otro, incluido Orellana, al que Ana de Ayala enterró en la orilla izquierda, bajo la sombra de un árbol. Sobrevivieron 44 personas, entre ellas la sevillana, que tuvo la valentía de afear al rey que la falta de medios les había precipitado al fracaso.

Quizá la única trayectoria que se impuso al olvido fue la de Catalina de Erauso, la singular monja alférez. Su asombrosa vida se transmitió y agrandó en diversas obras, que es la vía más directa para abrirse un hueco en la eternidad. Erauso, novicia en un convento español, zarpó para América, donde luchó vestida de soldado en un sinfín de combates que acabaron granjeándole el respeto de compañeros y superiores. Todas sus vulneraciones de la norma fueron toleradas. Incluida su sexualidad, porque Erauso jamás ocultó sus preferencias: “A pocos días me dio a entender que tendría a bien que me casase con su hija, que allí consigo tenía; la cual era muy negra y fea como un diablo, muy contraria a mi gusto, que fue siempre de buenas caras”. Lo dejó escrito en sus memorias hace casi cuatrocientos años, poco antes de coger de nuevo otro barco para América.


user_50_espa_olas_de_ultramar

Libro recomendable


elpais.com



Web del Museo Naval de Madrid: http://www.armada.mde.es/ArmadaPort.../ciencia_museo/

Ver artículo interesante titulado: LA ODISEA DE ISABEL BARRETO, ADELANTADA DE LAS ISLAS SALOMÓN Y ALMIRANTE DE LA FLOTA DE SU MAJESTAD FELIPE II. Enlace: http://blogs.ua.es/eltiempodelosmod...-de-barreto.pdf
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
Viaje a la cintura de la Tierra


Jorge Juan participó en la expedición científica que demostró la forma de la Tierra

Nacido hace 300 años, denunció la explotación de los indios en América en un informe secreto




user_50_1357326146_813646_1357326602_noticia_normal

Balsa de Guayaquil, dibujada en el viaje de Jorge Juan y Antonio de Ulloa. / ARCHIVO MUSEO NAVAL

Hace tres siglos los científicos discrepaban a propósito de la forma exacta de la Tierra con la misma pasión con la que hasta hace pocos años discutían sobre la plasticidad del cerebro humano.

Uno de los primeros en tener constancia fehaciente del talle del globo fue Jorge Juan y Santalices (1713-1773), que nada más licenciarse como guardamarina tuvo la oportunidad de embarcarse en una misión histórica para averiguarlo. Justo ahora, cuando se cumplen 300 años de su nacimiento, instituciones como el Museo Naval o la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes rescatan el legado de un hombre al que salva de la amnesia absoluta dar nombre a una famosa calle madrileña, a pesar de que en su tiempo fue conocido por Europa como “el sabio español”.

Jorge Juan fue un renacentista del XVIII: científico, marino, ingeniero, astrónomo, cronista, matemático y espía al servicio de Su Majestad. Ingresó en las principales academias de ciencias de Europa, denunció la esclavización de los indios y juntó ciencia y aventura con maestría. Además de la peripecia americana, documentos poco conocidos que se conservan en el Archivo del Museo Naval arrojan luz sobre su misión de espionaje en Reino Unido sobre técnicas de construcción naval y el fichaje clandestino de decenas de operarios ingleses para desarrollar nuevos barcos en España.

La naval debió ser la ingeniería espacial de la época. Jorge Juan fue un firme defensor de los patrones británicos en detrimento de los franceses, que se impusieron en la Armada. Poco antes de morir, escribió una carta secreta al rey para alertarle del peligro que entrañaba aquel diseño: “La actual construcción de navíos y más buques destinados al uso de la Armada de Vuestra Majestad (que debería ser temida) no solo es inútil en todas sus partes sino que preveo el horror de las armas, vasallos y estados de Vuestra Majestad en peligro inevitable a perecer en un solo día”. Algunos expertos, aclara Pilar del Campo, responsable del Archivo del Museo Naval, “consideran que aquel modelo de buques pesados contribuyó, entre otros factores, al posterior desastre de Trafalgar”.

Volvamos al inicio del siglo XVIII. La bronca entre académicos era descomunal: los ingleses defendían a Newton y los franceses a Cassini, que discrepaban sobre la forma de la Tierra. Para resolverlo, la Academie Royale des Sciences de París organizó dos expediciones geodésicas —una al norte de Europa y otra al ecuador, bajo dominio español— con el objetivo de medir los grados terrestres y determinar el perfil del globo.

A cambio de incorporar al equipo a los tenientes de navío (fulminantemente ascendidos para la expedición) Jorge Juan y Antonio de Ulloa, el español Felipe V autorizó el trabajo de los franceses movido por las ganancias: hacía un favor a su sobrino, Luis XV; estrechaba la alianza francoespañola y extraía información de primera mano de sus territorios.

El 26 de mayo de 1735 Juan y Ulloa zarparon de Cádiz con un mandato público (información científica) y otro secreto (información política, militar y social). Diez años después regresaron —milagrosamente— tras haber afrontado aventuras impredecibles, peligros presumibles y tareas ingratas, narradas por ellos mismos, como este pasaje sobre sus días en una cueva del volcán Pichincha mientras hacían las triangulaciones para medir el arco del meridiano: “Por una parte los pies tan hinchados y doloridos que ni el calor era soportable en ellos, ni posible pisar sin una gran penalidad: las manos por lo consiguiente casi heladas; y los labios hinchados, encogidos y rajados, que al movimiento al hablar, u otro semejante empezaban a verter sangre”.

El éxito de la expedición encumbró ante todo al astrónomo francés Charles Marie de la Condomine, que hegemonizó la gloria —la misión pasó a la historia con su nombre—, y eclipsó no solo a los dos españoles sino también a su colega francés Louis Godin (que acabó sus días en Cádiz, apartado de la Academia de París).

Cuando Jorge Juan y Antonio de Ulloa pisaron de nuevo España eran dos eminencias en ciencias (gracias a ellos también se fijó el meridiano que demarcó los dominios de España y Portugal, hasta entonces imprecisos), a la vez que descarnados cronistas. En un vastísimo informe reservado denunciaban abusos de corregidores y curas españoles, que titularon Memorias sobre el Perú y Chile y que elaboraron bajo instrucciones del marqués de la Ensenada. El texto, presentado al rey Fernando VI con la finalidad de reformar los virreinatos, se publicó antes en Londres en 1826 con el título Noticias secretas de América que en España.

La codicia les pareció la madre de los males. “Nace la tiranía que experimentan los indios de la insaciable hambre de riquezas que llevan a las Indias los que van a gobernarlos”, escriben en un texto, cuyo original se conserva en el Archivo del Museo Naval.

Su informe —que también detallaba puertos, arsenales y tropas, además de las rutas del contrabando y el fraude fiscal— es el resultado de un trabajo de campo de años casi periodístico, en el que Ulloa y Juan entrevistaron a multitud de fuentes. Tanto los civiles como los religiosos salen mal parados. De la avaricia que corroía también a los enviados de Dios da buena fe este episodio en una iglesia cuyo coro estaba ocupado por telares: “Y aunque empezó a decirse misa no por eso dejaron de trabajar y ese ruido con ellos causaban la irreverencia que se puede considerar. Después que se acabó la misa y salió la gente cerraron la iglesia y quedaron los indios en ella”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
El Museo Naval inauguró el 18 de septiembre la exposición 'Blas de Lezo, el valor de Mediohombre', una muestra con la que recupera la memoria del teniente general de la Armada conocido por encabezar en 1741 la defensa de Cartagena de Indias con solo seis navíos de guerra, frente a la flota inglesa del almirante Vernon, ocho veces superior.



¿Qué fue de Blas de Lezo?


80 piezas reconstruyen la vida del tuerto, manco y cojo, que ganó a los ingleses en Cartagena de Indias



 user_50_1379517142_057327_1379517338_noticia_normal

Retrato de Blas de Lezo, de la colección de la condesa de Revilla-Gigedo

Seis navíos de guerra y 3.200 hombres fueron suficientes para que el teniente general de la Armada española Blas de Lezo (Pasajes de San Pedro, 1689-Cartagena de Indias, 1741) se enfrentara a la todopoderosa flota inglesa comandada por el almirante Edward Vernon. El guipuzcoano, de fuerte carácter y gran batallador, no tuvo reparos en luchar contra 90 barcos de bandera inglesa y 30.000 hombres. Defendió Cartagena de Indias (Colombia), clave para mantener el dominio español en América, y tras una cruenta batalla, el militar salió airoso del combate.

 Lo suyo con la mar fue una verdadera vocación. A los 15 años decidió ingresar en la Marina y su valor y coraje le llevó a realizar una carrera meteórica. A los 23 ya era capitán de navío y poco más tarde teniente general, eso sí en el camino perdió un ojo, el brazo y una pierna. Lejos de llevarle a la retaguardia, sus minusvalías le fortalecieron y poco el importó que le llamasen Mediohombre cuando sonaba su pata de palo. "Sus hazañas navales, su participación en episodios clave del siglo XVIII europeo, su coraje en combate, sus convicciones inquebrantables y su calidad como estratega, trazan un relato épico de la vida de Blas de Lezo, y una biografía que por sí sola retrata medio siglo de la historia de España”, así de contundentes retratan al militar las comisarias de la exposición Blas de Lezo, el valor de Mediohombre —Mariela Beltrán y Carolina Aguado—. Su propuesta es el resultado de más de dos años de trabajo para resaltar a un hombre, denostado por la monarquía de los Borbones y enterrado en un lugar del que nadie sabe nada.


 user_50_1379517142_057327_1379517503_sumario_normal

Uniforme diseñado para la exposición, en base al retrato de Blas de Lezo

Ambas mujeres se apasionaron de uno de los marinos más importantes de la historia naval española que por rencillas de la época, malentendidos y envidias quedó absolutamente olvidado en la historia. El enemigo lo tenía en casa, el virrey Sebastián de Eslava. “De haber nacido en otro país sería considerado un héroe y habría centenares de películas, libros y documentales sobre la gestas realizadas por él a lo largo de su vida”, puntualizan las historiadoras.

En los trabajos de investigación que realizaron ambas funcionarias encontraron verdaderas joyas sobre este militar, que se muestran en el Museo Naval hasta enero de 2014. Entre legajos han podido rescatar el diario autógrafo del teniente general en el que relata a Felipe V la defensa de Cartagena de Indias y un manuscrito fechado en 1733 “importante para conocer la construcción naval de la Armada”.


user_50_p_blas_de_lezo_opt_350

Portada Cartel Exposición "Blas de Lezo, el valor de Mediohombre"

En la muestran se exhiben por primera vez en España dos retratos: el del teniente general Sebastián de Eslava, cedido por el Museo de Arte Colonial de Bogotá, y el de Blas de Lezo de la colección particular de la condesa de Revilla-Gigedo. El Museo Naval de Madrid ha restaurado para esta exposición la lauda que encargó el hijo mayor, Blas Fernando de Lezo y Pacheco, para honrar a su padre. Una talla de madera, que se encuentra en el museo San Telmo de San Sebastián, en la que figura el escudo de armas de la casa y el nombre del marino.

La exposición, según sus organizadores, supone “un homenaje a una de las grandes figuras de la Armada en la primera mitad del siglo XVIII”.


elpais.com / armada.mde.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
El descubrimiento del Pacífico, primer paso hacia la globalización


Una muestra recrea en el Archivo de Indias la hazaña de Núñez de Balboa



user_50_1379618945_368008_1379619449_noticia_grande

Un aspecto de la muestra sobre el descubrimiento del Pacífico. / Julián Rojas

En 1513, el extremeño Vasco Núñez de Balboa fue el primer europeo en divisar el océano Pacífico, hazaña con la que el mundo dio el primer paso hacia la globalización. Cinco siglos después la muestra Pacífico. España y la aventura de la Mar del Sur rememora la peripecia de este navegante para rescatar “una parte de la historia ensombrecida por otro gran acontecimiento como fue el Descubrimiento de América”, apuntó ayer en Sevilla Antonio Sánchez de Mora, comisario de la exposición junto a Antonio Fernández Torres.

El Archivo General de Indias, “la joya de la corona de los archivos españoles” como lo llama su director Manuel Ravina, acoge este apasionante viaje a través de 163 piezas originales entre las que se encuentra el Tratado de Tordesillas, el Libro Cedulario del Consejo de Indias —documento que recoge por primera vez el descubrimiento del Mar del Sur— o el primer mapa de China que llegó a la corte de Castilla en el siglo XVI. También puede contemplarse, en penumbra para no dañar los documentos y emular la incertidumbre y la oscuridad que rodeaba a los navegantes que se embarcaron esas grandes aventuras, la única carta manuscrita que se conserva de Núñez de Balboa. El conquistador, nacido en Jerez de los Caballeros (Badajoz) en 1475, posibilitó la apertura de la primera ruta comercial que unió al mundo desde Manila a Acapulco y que permitió la conexión entre Asia, América y Europa al enlazar con la carrera de Indias que comenzaba en Veracruz (México) y llegaba hasta Sevilla.

La exposición conmemora el V centenario de la peripecia española

“Nuestra intención es que el visitante pueda imaginar cómo se sintieron esos hombres que se adentraron en una inmensidad oceánica desconocida y fueron los protagonistas de un choque de culturas. El Pacífico pasó a ser el lago español y un puente entre continentes”, apuntó Sánchez de Mora, americanista y archivero quien, junto al también americanista Fernández Torres, ha trabajado dos años en la preparación de la muestra. Pacífico. España y la aventura de la Mar del Sur, que se inauguró ayer y podrá visitarse hasta el 9 de febrero, es una iniciativa del Ministerio de Educación y Cultura, de la Junta de Extremadura y de Acción Cultural Española (AC/E). Con un presupuesto que ronda los 300.000 euros, la muestra cuenta con dos versiones más reducidas y con copias de los originales que viajarán por el mundo durante dos años. El Archivo General de Indias es el único espacio en el que podrán verse las piezas originales, documentos, mapas, libros, objetos y esculturas que proceden de una veintena de prestadores. Además de la institución sevillana que alberga la muestra, que aporta piezas clave como el Tratado de Tordesillas con el que España y Portugal se repartieron América, la exposición cuenta con piezas del Archivo de Simancas, los museos de América y Naval de Madrid o el de Artes y Costumbres Populares de Sevilla.

“El descubrimiento del Pacífico es un acontecimiento casi desconocido por el gran público, pero es una parte de la historia apasionante que hemos contado de una forma rigurosa, científica, sin olvidarnos de las pequeñas historias, de las cosas que emocionan, con las que nos acercamos a los ciudadanos”, apuntó Antonio Fernández Torres, autor también del montaje en el que se incluyen vídeos de los lugares que vieron esos navegantes por primera vez hace ahora 500 años.

A través de siete secciones, la muestra cuenta además los viajes de otros grandes navegantes que precedieron y sucedieron a Núñez de Balboa y no se olvida de los que perecieron en el intento —cuyos datos aparecen pegados a la solería de las majestuosas naves del Archivo de Indias, obra del arquitecto Juan de Herrera, autor también del monasterio del Escorial.

La azarosa vida de Núñez de Balboa, quien acuciado por las deudas se cuela de polizón en un barco en Santo Domingo y después de conocer la gloria es acusado de quedarse con más oro del que le correspondía y ajusticiado por el gobernador Pedrarias Dávila, quien además era su suegro; puede rastrearse a través de crónicas y documentos que conviven con rarezas como el registro de 1580 de una perla de 54 quilates hallada en el Mar del Sur y que algunos tienen por la Perla Peregrina que acabó colgada al cuello de Liz Taylor.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Thursday, 26 September 2013, 10:14; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
Cinco siglos de un océano no tan Pacífico


El 25 de septiembre de 1513 se completaba el mapa del mundo, que ya habían trazado los navegantes en sus incursiones. Ha servido de inspiración a cronistas y literatos, de Zweig a Ospina



 user_50_12_1380192920_295109

Retrato de Núñez de Balboa, anónimo.

Si el descubrimiento de América por Cristóbal Colón fue uno de los acontecimientos más grandiosos de la historia de la humanidad, no lo fue menos el descubrimiento del Pacífico por Vasco Núñez de Balboa el 25 de septiembre de 1513. Con tan inesperado hallazgo se completaba el mapa del mundo, que ya habían trazado los navegantes en sus temerarias incursiones. Se trataba del mayor océano de la tierra, nada menos que la tercera parte de su superficie. Debemos la hazaña a la astucia de Balboa, quien se colaría en la expedición de Martín Fernández de Enciso oculto en un barril. Con sus tretas llegó al primer asentamiento español en Tierra Firme, Santa María la Antigua del Darién, en la actual Panamá. Su buena estrella lo salvó de ser arrojado al mar, cuando divisaron la embarcación de Pizarro que procedía de la colonia de San Sebastián, a donde Enciso se dirigía. Pizarro y sus hombres, vencidos por la naturaleza, habían tenido que esperar a que murieran los compañeros para encontrar sitio en el barco. Temeroso de su suerte, Enciso decidió regresar a la Española, pero Balboa no quería volver al lugar de donde escapó y lo convenció para que se desviaran hacia un paraíso llamado Darién bañado por ríos que contenían oro en abundancia y donde los indígenas se mostraban muy amables.

Pero la promesa del oro enloqueció a los españoles y los indios atemorizados intentaron aplacar su sed hablándole a Balboa de un mar a donde iban a desembocar los ríos cargados del precioso metal

Allí Balboa se hizo con el poder enfrentándose a Enciso, que huyó para salvar la vida. Luego a Diego de Nicuesa, a quien el rey mandó a poner orden y que se ahogó en el viaje de vuelta a España. Balboa, convertido en gobernador de Panamá y Coiba, se alió con Pizarro para reducir a los indios, aniquilando a los que se interponían en su travesía. Uno de los vencidos, el cacique Careta, pactó con él y le ofreció a su hija Anayansi en matrimonio. Pero la promesa del oro enloqueció a los españoles y los indios atemorizados intentaron aplacar su sed hablándole a Balboa de un mar a donde iban a desembocar los ríos cargados del precioso metal. Acompañado por 190 soldados y una jauría de perros que descuartizaron a los derrotados —empañando con ello su gloria—, Balboa alcanzó el hermoso valle Cuarecuá donde se levantaba la sierra tras la cual se ocultaba el mar desconocido.

Consciente del privilegio de ser el primer europeo en divisar tal maravilla, el héroe rebelde, el bandido Balboa, subió solo con su perro Leoncico, el verdadero “adelantado” según el cronista, a contemplar las aguas del que designaría mar del Sur —hasta que Magallanes, que no padeció sus violentas sacudidas, lo bautizó como Pacífico—. Pero la gloria le duró poco a Balboa que sería traicionado y ejecutado en 1519.

El impacto de este descubrimiento cambió el curso de la historia y el Pacífico empezó a llenarse de barcos españoles que llegaron hasta las Filipinas, uniendo a Acapulco con Manila. Tan apasionante episodio encendió la imaginación de los cronistas, desde Gonzalo Fernández de Oviedo, que dio fe de tales hechos, hasta el colombiano William Ospina quien en las vívidas descripciones de El país de la canela (2008) evoca la sangrienta expedición de Pedrarias por aquellas inquietantes orillas.

La literatura es rica en narraciones que refieren el acontecimiento, además de las canónicas biografías del “adelantado” y los ensayos del colombiano Germán Arciniegas, quien sin duda leyó la vibrante narración de Stefan Zweig: Huida hacia la inmortalidad, dedicada a Balboa y recogida en Momentos estelares de la historia de la humanidad (1927), que inspiró a posteriores novelistas. En Colombia se adelantó a las efemérides pacíficas el escritor caleño Fabio Martínez con una novela: Balboa, el polizón del Pacífico (2007), que recomiendo vivamente porque supera la victimización de los indígenas, a quienes asigna un importante protagonismo, como a Anayansi, esposa de Balboa, traductora y traidora. No falta el humor en el relato de este brutal encuentro marcado, más que por el realismo mágico, por el absurdo que rompe los esquemas. Si bien el conquistador español, fatigado y sediento de riqueza, pisoteó pueblos y culturas, a los sometidos, no les faltó la proverbial malicia ni la sabiduría para calar la feroz codicia del enemigo, sorteando el miedo, salvaguardando con sus estrategias la esperanza y la capacidad de soñar, de las que dependía su supervivencia; porque, como dice Fabio Martínez en el último capítulo de su relato, “en medio de la ambición, la crueldad y la sangre, nació una nueva civilización”.



Exposición que exhibirá Casa de América en Madrid, del 2 de octubre al 2 de febrero de 2014


 user_50_01_1380192533_384128

Retrato de Vasco Núñez de Balboa, por J. Maea. Madrid, 1791. Se incluye en los Retratos de los Españoles Ilustres, con un epítome de sus vidas, Editado por la Imprenta Real. Libro en papel, encuadernado. 220 hojas de 42,5 x 30,5 cm


 user_50_08_1380192808_779684

Escultura de la Virgen María, talla hispano-filipina que fue propiedad del arzobispo de México fr. Payo Enríquez de Ribera, quien la trajo a Sevilla. Último tercio del siglo XVII. Marfil. 50 x 24 x 12 cm. Colección Ramón M. Serrera


 user_50_09_1380192842_465918

Botella globular tipo jiangxi. China, fines del siglo XVI. Porcelana decorada bajo vidriado con óxido de cobalto. 30 x 8,9 cm. Comunidad de Madrid, depositada en el Museo Naval, Madrid


 user_50_06_1380192728_439937

Alegoría del Buen Pastor. Siglo XVII. Marfil. 59,5 x 44,5 x 14 cm. Monasterio de San Andrés, Madres Mercedarias Descalzas, Marchena, Sevilla


 user_50_13_1380192975_780469

Modelo de Carabela Pinta de 1989.


 user_50_02_1380192573_826151

Ilustración de indígenas de la provincia de Citará y el poblado de Negua (Colombia),1687. Papel manuscrito. Dibujo a pluma, coloreado. 22,2 x 31 cm. Archivo General de Indias, Sevilla


 user_50_03_1380192608_355628

Plano de la ciudad y bahía de Portobelo. Portobelo, 22 de octubre de 1688. Papel manuscrito. Dibujo a pluma, coloreado. 1 hoja de 42,5 x 77 cm. Archivo General de Indias, Sevilla


 user_50_04_1380192642_359490

Dibujo de varios indígenas de la zona septentrional de la isla de Papúa o Nueva Guinea, con su armamento. [1606]. Papel manuscrito. Dibujo a pluma, coloreado. Hoja de 43 x 29 cm. Archivo General de Simancas, Valladolid


 user_50_05_1380192682_476527

Sentencia del Consejo de Indias a favor de Diego, esclavo chino llegado a Sevilla, que reclamó su libertad. Madrid, 15 de julio de 1565. Papel manuscrito. 1 hoja de de 22 x 31 cm. Archivo General de Indias, Sevilla


 user_50_07_1380192764_214868

Petaca o maleta de viaje. Nueva España, siglo XVIII. Cuero, madera, caña, ágave y hierro. 54 x 73 x 54 cm. Museo de América, Madrid


 user_50_10_1380192874_252353

'Compendio Astronómico de Felipe II', realizado por Thobias Volckmer y regalado a Felipe II


 user_50_14_1380193060_439549

Pintura 'Toma de posesión de la Mar del Sur' por Vicente Urrabieta


 user_50_1380024700_197781_1380025017_sumario_grande_1380193020_542878

'Mapa Orbis Terrarum' de 1595, considerado el primer Atlas Geográfico de la historia


Fuente: elpais.com


Ver trabajo dedicado a Núñez de Balboa
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
user_50_0_29_cam00151

El 12 de Octubre, aproché para volver a uno de mis museos favoritos, aunque injustamente tratado por los madrileños o turistas que pasan por la capital. Me alegré mucho que el museo en mi última visita tuviese muchos visitantes, incluso tuve que hacer 35 minutos de cola. Quizá fuese por el día era adecuado y mucha gente después del desfile pensara lo mismo que yo.

 user_50_0_42cam00163

Además en el Museo Naval de Madrid están ofreciendo una exposición de la vida de Blas de Lezo, probablemente el mayor y más grande de nuestros héroes, aunque lo de grande no es por el físico, pues le apodaban el medio hombre, era cojo, manco y tuerto, todos esos atributos los perdió en numerosas batallas que entabló con los ingleses que los tenía a raya.


 user_50_0_43uniforme_del_teniente_general_blas_de_lezo_museo_naval_madrid

Uniforme del Teniente General Blas de Lezo. Museo Naval, Madrid


 user_50_0_44cam00162_1382291330_235413

Blas de Lezo fue conocido por ganar muchas batallas, quizá la más conocida fue la de Cartagena de Indias.

Aunque no suelen dejar hacer fotos, ese día hicieron la vista gorda, y aproveché con el móvil para hacer unas cuantas fotos que quieo compartir con quién pueda ver este hilo.


 user_50_0_43cam00177

Primer homenaje a Colón (12 de Octubre de 1492), Óleo sobre lienzo, 600 x 300 cm. Fue pintado en 1892 por José Garnelo Alda (1866-1945) para conmemorar el IV Centenario del Descubrimiento.


 user_50_0_42cam00176

Esta obra figuró en la Exposición de Bellas Artes de 1892 y en la Exposición Universal de Chicago de 1893. Su donación al Estado fue realizada por don Juan Alvargonzález en 1996. El Descubrimiento del Nuevo Mundo es, con mucho, el hecho de mayor trascendencia del reinado de los Reyes Católicos. Y no sólo de trascendencia para España, ya que supuso un cambio total en la trayectoria futura de los pueblos de la península, sino también, naturalmente, para los países que en la actualidad forman Hispanoamérica.


 user_50_0_37carta_de_juan_de_la_cosa_primer_mapa_conocido_de_am_rica_1500_museo_naval_madrid_1382295727_522258
 user_50_0_38_cam00167_1382295803_351160

Carta de Juan de la Cosa, primer mapa conocido de América. 1500. Museo Naval, Madrid


 user_50_0_39cam00172_1382292749_716186

Revelación a San Pío V de la victoria de la Santa Liga en Lepanto. Recientemente restaurado en vivo, es un enorme lienzo de 300 x 536 cm.

"En la parte izquierda del óleo, en la que se ve al papa Pío V y al ángel que le vuelve la cabeza para mostrarle la batalla, se atribuye a Juan Niño de Guevara (1632 -1686)"


 user_50_0_40_cam00171

Don Juan de Austria, capitán general de la Santa Liga, y Alí Pashá, general en jefe de los turcos, vuelven a verse las caras. Han pasado 440 años desde que el 7 de octubre de 1571 se enfrentaron en el golfo de Lepanto, en la Grecia continental, y más de 350 años desde que varios pintores plasmaron en un cuadro una de las batallas más famosas de la historia de España. Ambos personajes han permanecido durante décadas a oscuras en el lienzo por la pintura envejecida, los barnices y repintes anteriores. Ahora se miran de nuevo gracias a la magistral restauración del Museo Naval.


 user_50_0_35_ngel_mar_a_cortellini_s_nchez_combate_de_una_fragata_espa_ola_contra_el_navio_ing_s_stanphope_princ_siglo_xx_museo_naval_de_madrid

Modelo de galeón Nuestra Señora de la Concepción y de las Ánimas de 90 cañones (1687-1705)


 user_50_0_40modelo_de_gale_n_nuestra_se_ora_de_la_concepci_n_y_de_las_nimas_de_90_ca_ones_1687_1705_1382293472_616666


Otras imágenes sin rotular:

 user_50_0_17_cam00132

 user_50_01_cam00111

 user_50_02_cam00113

 user_50_03_cam00114

 user_50_04_cam00115

 user_50_05_cam00116

 user_50_07_cam00118

 user_50_11_cam00125

 user_50_08_cam00119

 user_50_09_cam00121

 user_50_10_cam00124

 user_50_12_cam00126

 user_50_13_cam00128

 user_50_16_cam00131

 user_50_14_cam00129

 user_50_15_cam00130

 user_50_18_cam00135

 user_50_21_cam00138

 user_50_24_cam00141

 user_50_22_cam00139

 user_50_26_cam00147

 user_50_34_cam00156

 user_50_36_cam00165

 user_50_19_cam00137

 user_50_20_cam00136

 user_50_23_cam00140

 user_50_25_cam00146

 user_50_27_cam00149

 user_50_28_cam00150

 user_50_30_cam00152

 user_50_31_cam00153

 user_50_32_cam00154

 user_50_33_cam00155



Espero que os hayan gustado las fotos de maquetas, cuadros, esculturas, instrumentos de navegación, mapas, ármas, etc., aunque la calidad es escasa ya que el móvil no deja de ser lo que es, pero lo que si quisiera es animar al publico a visitar este espléndido museo madrileño, creo que por 3 euros merece la pena, pero mucho.


 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: MUSEO NAVAL De Madrid 
 
La odisea de la ‘Mercedes’ toca a su fin


Una gran exposición en el recrea en el Arqueológico Nacional y Naval de Madrid contexto histórico del naufragio y el litigio contra la empresa Odyssey[/b]



 01_1402585198_382815

La exposición 'El última viaje de la fragata Mercedes' exhibe el patrimonio recuperado de este buque de la Armada naufragado en 1804. La muestra llega tras el litigio ganado a la empresa de 'cazatesoros' Odyssey y pone en contexto histórico la época y las circunstancias del hundimiento. En la imagen, reproducción de la fragata realizada con los métodos de construcción del siglo XVIII, en el Museo Arqueológico Nacional. / Luis Sevillano

En los mares, hace dos siglos, los individuos labraban fracasos y glorias y los estados componían un nuevo orden mundial. A España le iba mal. Con un imperio deshilachándose, unos vecinos agigantados (Napoleón y el rey Jorge III), una fuerza naval menguante, una economía en crisis y, para apuntillarla, una epidemia de fiebre amarilla castigando a la población. No todo era malo: Goya se crecía mientras encogía el poder de sus modelos más recurrentes (Carlos IV y demás familia real) y Benito Pérez Galdós convirtió el declive –a partir del impagable símbolo de la batalla de Trafalgar– en una obra maestra, los Episodios Nacionales.


 10_1402585910_556895

Unas 30.000 monedas de plata restauradas, además de algunas de oro, han sido expuestas en la muestra y multiplicadas mediante un juego de espejos. Estas son solo una parte de las 600.000 que rescató de la fragata 'Mercedes' la empresa de arqueología submarina Odyssey. Museo Arqueológico Nacional, Madrid. / Luis Sevillano

Y ahí, en ese primer tomo de Galdós, se cuenta la voladura durante un ataque inglés de la Mercedes, uno de tantos barcos españoles hundidos por los mares del mundo del que nadie se acordaba hasta que una empresa de cazatesoros llamada Odyssey extrajo cerca de 600.000 monedas de plata (y unas pocas de oro) que se habían hundido en el naufragio, ocurrido en 1804 frente a las costas del Algarve. Un tesoro. Como en los cuentos de piratas. Con buenos y malos. Un asunto de Estado en el que, por una vez, PSOE y PP compartieron la misma línea de actuación cuando se relevaron en el Gobierno. El último viaje de la fragata Mercedes, la doble exposición que mañana inauguran en Madrid los Príncipes de Asturias, es resumen y colofón de todas estas historias: la moderna y la contemporánea, la militar y la de la vida cotidiana, la de Europa y la de América, la de científicos que hacían la guerra y marinos que sabían de arte, la de los tiempos en que no todas las tierras tenían su mapa y la de los días en que hay mapas por satélite de cada calle.


 00_1402585219_730814

Operarios introducen los contenedores con el tesoro de 'La Mercedes' en la sede de la Secretaría de Estado de Cultura en la plaza del Rey de Madrid e2 24 de febrero de 2012. / CLAUDIO ÁLVAREZ  

Desde el punto de vista judicial el asunto acabó hace dos años con un mazazo rotundo de la Corte Suprema de Estados Unidos: dado que la Mercedes es un buque de guerra en misión de estado, el tesoro es de España. Dos aviones Hércules del Ejército se encargaron de trasladar desde una base militar de Tampa hasta el aeropuerto de Torrejón de Ardoz las monedas que Odyssey había reflotado. Cada ciudad, provincia y autonomía que poseía un vago hilo de conexión con la fragata y su funesto desenlace se ofreció a partir de entonces para albergar aquel gran capital. También por una vez prevaleció el sentido común: la Secretaría de Estado de Cultura decidió alojarlas en el ARQUA, el más joven de los museos estatales, dedicado a la arqueología subacuática, una ciencia a la que pocos echaban cuentas hasta el caso Odyssey. Allí habrá una exposición permanente sobre la fragata hundida a comienzos del siglo XIX y su litigio a comienzos del XXI (que ya se puede visitar).


 02_1402585368_866410

Diego de Alvear (retratado en el lienzo), segundo jefe de la escuadra española, debía viajar en la fragata 'Mercedes' el 5 de octubre de 1804, día del hundimiento del barco. Fue movilizado sorpresivamente como segundo del jefe del convoy naval, y se desplazó a la embarcación Medea. Desde allí presenció, a cambio de librarse de la muerte, cómo saltaba por los aires la 'Mercedes', donde viajaban su esposa y siete de sus hijos. La historia de Alvear conmovió incluso a los ingleses que habían enviado al fondo del mar al barco español y que le indemnizarían por tanta pérdida. 'Diego de Alvear y Ponce de León'. Finales del siglo XVIII. Copia de Candelaria de Alvear. Óleo sobre lienzo. Museo Naval, Madrid.


 05_1402585538_522578

'El rey Carlos IV', Francisco de Goya y Lucientes, 1789. El monarca reinaba durante el incidente de la fragata 'Mercedes'. Óleo sobre lienzo, 128 x 95,5 cm. Depositado en el Archivo General de Indias, Sevilla.

Desde un punto de vista poético, la historia de la Mercedes se redondea ahora con esta doble muestra que cuenta la pelea con los cazatesoros, sí, pero también la historia de Diego de Alvear, el segundo jefe de la escuadra española que el 5 de octubre de 1804 vio desde la cubierta de su fragata cómo saltaba por los aires la Mercedes, donde viajaban su esposa y siete de sus hijos. La historia de Alvear conmovió incluso a los ingleses que habían enviado al fondo del mar al barco español y que le indemnizarían por tanta pérdida. Alvear volvería a casarse con la irlandesa Lisa Ward, tendría otros diez hijos y vería cómo el único hijo superviviente de su primer matrimonio pelearía por la independencia argentina. Hay numerosos objetos personales de Alvear expuestos: un catalejo, el retrato de su segunda esposa, un sable o un teodolito como los que usó para trazar las fronteras entre España y Portugal en América. En el otoño de 1804 Alvear volvía a España con su numerosa familia en la Mercedes y fue movilizado como segundo de José de Bustamante, el jefe del convoy naval, por una sustitución de última hora. Se cambió de navío junto a su hijo mayor, Carlos. Se libró de la muerte a cambió de asistir desde un lugar privilegiado a la muerte de su familia.


 06_1402585650_127077

Cuadro que recrea el ataque inglés a la escuadra española en 1804. 'La explosión de la fragata española Nuestra Señora de las Mercedes durante la batalla del Cabo de Santa María, 5 de octubre de 1804', F. Sartorius, 1807. Óleo sobre lienzo. Firmado y fechado: F Sartorius 1807. 60,3x90,8 cm. / The Richard Green Gallery, London

En el naufragio de la fragata fallecieron al menos 265 personas (23 de ellos civiles). En el Museo Naval –una de las sedes de la muestra; la otra es el Museo Arqueológico Nacional– se ha reservado un espacio casi a modo de memorial para recordarles. Sobre una pared van cayendo, proyectados sin orden jerárquico, el centenar de nombres de los fallecidos que pudieron rastrear y algunos datos biográficos: había marinos, carpinteros, comerciantes, abogados, niños... Una crueldad que no amparó ninguna guerra y que incluso mereció críticas en Londres.


 03_1402585431_203074

Durante la batalla naval se utilizaron rifles como este, un trabuco de borda español del último tercio del siglo XVIII. Madera, acero y latón. Museo Naval, Madrid.

Por aquellos días España intentaba darse un respiro. Había salido de un conflicto de seis años contra Inglaterra. El punto final fue el Tratado de Amiens, firmado en 1802 entre los ingleses, por un lado, y el bloque aliado (España, Francia y la República de Batavia), por otro. El original del tratado es uno de los valiosos documentos originales que se pueden ver en las exposiciones, donde también se muestran el oficio de Godoy, todopoderoso primer ministro de Carlos IV, que ordenó fletar un convoy entre la península y las colonias para traer caudales a la escuálida Hacienda real aprovechando aquella tregua que debería pacificar los mares. Fue, junto a otros, uno de los documentos utilizados en el proceso judicial para demostrar la identidad de la fragata y su propiedad española (Odyssey afirmó inicialmente que se trataba de barco Black swan).


 07_1402585711_468363

Cartel satírico inglés sobre el apresamiento de 'Fama' y el reparto del botín. Dos marineros británicos saquean la fragata Fama repleta de 'spanish dollars', ante las quejas de los españoles. Esta estampa satírica inglesa trata de justificar el ataque británico a la flota española en el cabo de Santa María por el supuesto destino a Francia (los españoles utilizan palabras en francés) de los caudales que transportaba. 'Los caballeros burlados o John Bull a tiempo, por una vez', Fores, S. W, 1 nov. 1804. Grabado iluminado. Hoja: 26,3 x 37,4 cm; huella: 24,9 x 35,1 cm. Museo Marítimo Nacional, Greenwich, Londres.


 04_1402585487_213825

Cartel de reclutamiento de la fragata Flying Pallas al mando del Capitán Lord Cochrane, 1804. En él, el militar británico anima a los marineros a alistarse en una expedición para hacerse con los galeones españoles, cargados de riquezas. "Una ocasión como esta quizás nunca vuelva a repetirse", asegura. . Barfield, publisher. Museo Marítimo Nacional, Greenwich, Londres.

Cuando la escuadra española, que dirigía Bustamante, zarpó de Montevideo hacia Cádiz se daba por hecho que la neutralidad de Madrid ante la nueva guerra franco-británica sería un salvoconducto suficiente. Pero no lo fue. En aquellos días en que todos recelaban de todos (y todos se espiaban a todos), los ingleses sospechaban que España entregaría el dinero americano para pagar sus compromisos con Napoleón. Así que esperaron al convoy formado por Fama, Medea, Clara y Mercedes a la altura del cabo de Santa María, al sur de Portugal. A las ocho de la mañana se avistaron. Un audiovisual hilvanado con una treintena de acuarelas evoca los acontecimientos siguientes, narrados por un actor que lee el relato de los hechos de Tomás de Iriarte, entonces un niño de diez años que viajaba de América a España para hacer carrera militar. Los ataques comienzan cuando Bustamente se niega a darse por detenido y poner proa a un puerto inglés. El niño Iriarte lleva pólvora del almacén a los cañones hasta que le obligan a ponerse a salvo en las bodegas, donde la tripulación civil reza. En poco tiempo, una bala incendió la santabárbara de la Mercedes, que saltó por los aires con su carga de vidas (más de 300, se salvaron medio centenar) y de bienes: casi 900.000 pesos de plata, 1.500 kilos de la valiosa quina (para combatir la fiebre amarilla), lana de vicuña, cacao...


 08_1402585773_410259

Cajita de oro para rapé extraída por Odyssey. Tabaquera o “cajeta” de rapé (tabaco de esnifar) recuparada de la fragata 'Mercedes'. Oro. 35,27 gr. Museo Nacional de Arqueología Subacuática, Cartagena.

Las tres fragatas restantes son detenidas y llevadas a un puerto inglés. Su carga de caudales era aún mayor que la del barco hundido. Un dibujo satírico inglés recrea ese feliz momento en el que se hacen con el tesoro. Y también se reproducen ejemplares de periódicos británicos con la noticia del ataque, que a la postre condicionaría la declaración de guerra de Carlos IV (presente en la muestra, junto a la reina María Luisa de Parma, en sendos cuadros de Goya) a Inglaterra. Y luego a Trafalgar (1805).


 09_1402585816_356364

Las 600.000 monedas halladas en el el buque hundido estaban aglutinadas en bloques compactos con forma de saca. Parte de la tarea de restauración ha consistido en despegarlas. Plata. 23 x 16 x 14 cm aprox. 27 Kg aprox. Museo Nacional de Arqueología Subacuática, Cartagena.

Entre las casi 200 piezas (procedentes de 27 colecciones, incluida la National Portrait Gallery) que se reparten entre ambas sedes hay más de un tesoro: un cuadro enciclopédico del Museo de Ciencias Naturales sobre la fauna americana (1799), una reproducción de la Mercedes construida por los carpinteros del Museo Naval siguiendo los modelos navales del siglo XVIII, una colección anónima de dibujos con el relato de la batalla y, claro, parte del tesoro: 30.000 monedas de plata que forman un zigurat reluciente agrandado con espejos. A Carmen Marcos, comisaria de la muestra en el Arqueológico y experta en numismática, se le ensancha la sonrisa. Está entre sus criaturas. Las encontró en Florida, apelmazadas y corroídas. Ella mejor que nadie sabe su valor: “Hicieron mover la economía de la Edad Moderna”. En una vitrina se muestran pesos españoles de plata resellados con la efigie de Jorge III para que circulasen legalmente en Inglaterra. “Eran el dólar de la época”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 2
Goto page 1, 2  Next



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events