Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
JUAN DE FLANDES
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje JUAN DE FLANDES 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al misterioso pintor Juan de Flandes, se le considera español –caso similar a “El Greco”- pues toda su carrera desde 1496, momento en que está documentada su presencia en Castilla al servicio de Isabel la Católica, desarrolla su carrera en España hasta su muerte en 1519 en Palencia, cuya Catedral le guarda recuerdo pues participó activamente en la puesta en escena de su Retablo del Altar Mayor. También está documentado su paso por la Universidad de Salamanca, donde firmó varias obras.

Se tienen noticias de su formación flamenca y su estancia italiana, pero no se sabe ubicar su año y lugar de nacimiento.

Espero que os guste la recopilación de sus dispersas obras.




Resumen Biográfico

Juan de Flandes (?, c. 1465 - Palencia, 1519). Pintor español de origen flamenco, uno de los más importantes representantes del Renacimiento en España.

Su existencia solo está documentada a partir del momento en que llegó a Castilla, en 1496, para asumir las funciones de pintor de la Corte, al servicio de la reina Isabel la Católica hasta la muerte de ésta en 1504. Probablemente discípulo de la Escuela de Brujas, y por lo tanto indirectamente de Jan van Eyck, Juan de Flandes realizó durante su periodo español numerosas obras en las que aúna la perfección técnica y el dominio de la composición con una extraordinaria sensibilidad hacia la luz y el paisaje castellanos.


 0isabellaofcastile06

Juan de Flandes. Retrato de Isabel la Católica. 1496-1503. Palacio de El Pardo. Madrid

Durante la primera fase de su estancia en Castilla (1496-1504) realizó algunos retratos, entre ellos uno de la reina, así como el Políptico de Isabel la Católica (pintado en colaboración con Michel Sittow) y el Retablo de San Juan Bautista. Del políptico subsisten unas 40 tablitas, muchas de ellas en el Palacio Real de Madrid, donde se exhiben montadas en un pequeño retablo.


 3supuesto_retrato_de_catalina_de_arag_n_museo_thyssen_bornemisza

Juan de Flandes. Supuesto retrato de Catalina de Aragón. 1496. Óleo sobre tabla. 31,5 x 22 cm. Museo Thyssen-Bornemisza

Otro retrato, identificado con dudas como de Catalina de Aragón, se exhibe en el Museo Thyssen-Bornemisza, junto con una "Piedad" derivada de Hugo van der Goes.

Durante el periodo posterior a la muerte de la reina (1504-1519) trabajó en grandes retablos, entre los que destacan el de la capilla de la Universidad de Salamanca y el de la Catedral Vieja de la misma ciudad, así como, en Palencia, los de la iglesia de San Lázaro y la Catedral.

Entre sus obras maestras, destaca la gran "Crucifixión" recientemente adquirida por el Museo del Prado, que también posee varias tablas de la iglesia de San Lázaro.



ALGUNAS OBRAS


Juan de Flandes en el Museo del Prado

Juan de Flandes (Sur de los Países Bajos, h. 1465-Palencia, 1519). Pintor flamenco, que trabajó al servicio de Isabel la Católica y a la muerte de la reina en 1504 permaneció realizando su labor en tierras castellanas. Conocido como Juan de Flandes o Juan Flamenco desde que llegó a la corte de Castilla en 1496, han sido infructuosos cuantos intentos se han hecho para asociarle a algunos de los pintores flamencos, cuyo estilo no se conoce, denominados Juan como él. Y también se ignora todo lo relativo a su formación; sin embargo, gracias al análisis de sus obras, se ha podido constatar que, aunque debió conocer las pinturas de Hugo van der Goes -se sirvió de una de ellas para la Lamentación (Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid)-, Dirk Bouts o Justo de Gante, su estilo depende del de la escuela de Brujas en esos años de la década de 1490 anteriores a su partida para la corte castellana, dominada por el arte de Memling y de Gérard David, pese a que muestra una personalidad definida e independiente. En las primeras obras que Juan de Flandes realizó para la corte castellana se aprecia su preferencia por los tonos claros y una gran sensibilidad a la luz y al paisaje, unido a una técnica muy cuidada. En cambio en las que ejecutó a partir de 1504, y sobre todo en sus años palentinos (1509-1519), aumenta el tamaño de las figuras y su número se hace menor, acentúa la expresión y los contrastes y su técnica es mucho menos cuidada, con un trabajo en la superficie pictórica que no se manifestaba en las de sus primeros años en Castilla. Desde que se asienta como pintor real el 27 de octubre de 1496, Juan de Flandes realizó para la reina el Retablo de san Juan Bautista para la cartuja de Miraflores (1496-1499) -del que se conservan cuatro tablas: el Nacimiento del Bautista (Cleveland Museum of Art, Ohio), el Banquete de Herodías (Museum Mayer van den Bergh, Amberes), la Decapitación del Bautista (Musée d'Art et d'Histoire, Ginebra) y el Bautismo (colección particular, Madrid)-, gran parte de las pinturas del políptico de Isabel la Católica, en el que también trabajó Michel Sittow, que permaneció al servicio de la reina desde 1492, y algunos retratos que se le atribuyen, entre ellos el de una infanta (Catalina de Aragón?) del Museo Thyssen-Bornemisza. Al fallecer la reina en 1504 y tomar la decisión de quedarse en Castilla, Juan de Flandes tuvo que adaptar su estilo para adecuarlo a las exigencias de los comitentes y al nuevo tipo de obras que le mandaban hacer. En 1505 se desplazó a Salamanca con la intención de que se le contratase el retablo de la capilla del Estudio -lo que finalmente sucedió-, al que pertenecen las tablas de Santa Apolonia y la Magdalena del Museo de la Universidad. Antes de que acabara el año 1509 partió para Palencia, donde el 19 de diciembre firmó el contrato para ejecutar las pinturas del retablo mayor de la catedral -al que pertenece La Crucifixión del Prado- y que dejó inconcluso a su muerte, aunque en el intermedio realizara otras obras que se le atribuyen por sus características estilísticas, idénticas a las de las obras documentadas, como el retablo mayor de San Lázaro de Palencia, del que han llegado hasta nosotros cuatro tablas en el Prado [P2935-P2938] y otras cuatro en la National Gallery of Art de Washington, o el San Juan Bautista (Museo Arqueológico Nacional, Madrid), procedente de Santa Clara de Palencia, fundación de los almirantes de Castilla.

Obras

    - La resurrección de Lázaro, óleo sobre tabla, 110 x 84 cm, h. 1514-1518 [P2935].
    - La Oración en el Huerto, óleo sobre tabla, 110 x 84 cm, h. 1514-1518 [P2936].
    - La Ascensión del Señor, óleo sobre tabla, 110 x 84 cm, h. 1514-1518 [P2937].
    - La venida del Espíritu Santo, óleo sobre tabla, 110 x 84 cm, h. 1514-1518 [P2938].
    - Santiago peregrino, óleo sobre tabla, 49 x 37 cm (en dep. en el Museo das Peregrinacións, La Coruña) [P7710].
    - La Crucifixión, óleo sobre tabla, 123 x 169 cm, 1509-1519 [P7878].


 4la_crucifixi_n_panel_central_del_retablo_mayor_de_la_catedral_de_palencia_hoy_en_el_museo_del_prado

Crucifixión. Juan de Flandes. Óleo sobre tabla. 123 cm × 169 cm. Museo del Prado, Madrid. La crucifixión es una pintura del pintor renacentista hispano-flamenco Juan de Flandes. La obra fue realizada, se estima que entre 1509 y 1518, para el retablo mayor de la catedral de Palencia, una de las ciudades en que Juan de Flandes estuvo activo tras la muerte de la reina Isabel la Católica, al servicio de la cual había estado. En la actualidad se conserva en el Museo del Prado de Madrid.

La crucifixión fue pintada por Juan de Flandes para el retablo mayor de la catedral de Palencia por encargo del obispo Juan Rodríguez de Fonseca. Esta tabla, destinada a la calle central, estaba flanqueada por un Camino del Calvario y un Entierro de Cristo. La Crucifixión permaneció allí hasta el año 1559, cuando fue sustituida por una talla que representaba a San Antolín. Gracias a un inventario realizado en 1668 se sabe que la pintura seguía en la catedral, en la Sala Capitular. En 1944 fue adquirida por Manuel Arburúa. La tabla permaneció en la colección particular de la familia Arburúa hasta que en 2005 el grupo contructor español Ferrovial la compró, para después entregarla al Museo del Prado en calidad de pago de impuestos que ascendían a siete millones de euros, en virtud del sistema de dación, que permite la trasmisión al acreedor del dominio de un objeto como forma de pago de una deuda. Se encuentra en el museo madrileño desde mayo de 2005.


 04la_crucifixi_n_panel_central_del_retablo_mayor_de_la_catedral_de_palencia_hoy_en_el_museo_del_prado

Crucifixión (detalle). Juan de Flandes. Museo del Prado

La pintura responde a la técnica del óleo sobre tabla. La perspectiva adoptada por el pintor es la del punto de vista bajo, lo cual, junto con el predominio de las líneas rectas y la monumentalidad del conjunto, lo cerca a la manera de Mantegna y le confiere un aire italiano. El formato apaisado contribuye a que la cruz domine la composición, alrededor de la cual se sitúan los personajes en semicírculo. En el lado izquierdo coloca a la Virgen, el apóstol Juan, María de Cleofás y María Salomé. En el lado derecho, y en primer plano, sitúa a un soldado con armadura, de espaldas. Detrás de la cruz, y en un plano inferior al de los demás personajes, aparecen María Magdalena y dos hombres a caballo. Sobre la plataforma rocosa del primer plano, ante la cruz, el pintor dispone una serie de elementos con valor simbólico: un frasco de ungüento, alusivo a la redención por Cristo del hombre; unas piedras preciosas, que remiten al Paraíso accesible gracias al sacrificio de Jesús; la calavera y los huesos aluden al lugar de la crucifixión, el Gólgota, donde algunas tradiciones situaban también la tumba de Adán. Por otra parte, el paisaje seco, característico de las llanuras castellanas, encierra también alusiones a los textos que cuentan la muerte de Jesús: la nube oscura, las aves, la presencia conjunta del sol y la luna, etc. El cuadro revela el gran dominio técnico de Juan de Flandes, patente en la calidad pictórica de algunos elementos, como las joyas.


 8isabel_la_cat_lica_juan_de_flandes_oleo_sobre_tabla_21_x_13_cm_1485_h_museo_del_prado

Isabel la Católica. Autor: Juan de Flandes. Oleo sobre tabla. 21 x 13 cm. 1485 h. Museo del Prado. Esta pequeña tablita flamenca se ha considerado tradicionalmente como el retrato de la reina castellana, Isabel la Católica. Probablemente fuera un retratito destinado a ser enviado a sus pretendientes, para concertar la boda. Era ésta una costumbre muy extendida en las monarquías europeas, para trabar alianzas políticas que se basaban en las alianzas matrimoniales. La monarquía española se valió de estos retratos con frecuencia. La reina tenía preferencia por los artistas flamencos y a ellos encargó toda su colección.

La efigie de la soberana se ha reducido a lo imprescindibles, apenas su rostro, que no debemos dudar se halla idealizado hasta cierto punto. El fondo es neutro, oscuro, para resaltar la tez clara de la mujer. El tocado es extremadamente sencillo, según la moda castellana. La cabeza no se halla de frente riguroso, sino de tres cuartos, a la usanza flamenca, que da algo de dinamismo a la figura sin plantear una postura demasiado agresiva, como lo sería un perfil o un frente absoluto.



 9la_resurrecci_n_de_l_zaro

La resurrección de Lázaro. Tabla. 110 x 84 cm. Museo del Prado. Madrid. La reina Isabel la Católica, a quien Juan de Flandes hizo un retrato, encargó al pintor numerosas obras. Una de ellas pudo ser un retablo, del cual formarían parte esta tabla y otras que se encuentran en el Museo del Prado de Madrid.

El estilo flamenco de su autor se refleja en los rostros afeados característicos del arte nórdico, así como en el detallismo de la representación de paisaje, telas, anatomías, etc. El colorido es brillante, para que llame la atención del espectador una vez colocado en el retablo, en la cabecera de la iglesia en cuestión.

El tema representado es un episodio bíblico, la resurrección de Lázaro por Cristo. Lázaro, de piel oscura, medio desnudo y medio amortajado, se levanta del sepulcro. Está recién escapado del reino de los muertos: pálido, escuálido, con los cabellos desgreñados... El artista se recrea en estos datos que describen la muerte como algo horripilante. Las mujeres que aparecen en la escena ayudan a datar la tablita, debido a la moda de sus trajes: María lleva una larga falda de verdugones, propia de los Reyes Católicos, con un tocado que se remata en una larguísima trenza dorada. Este tipo aparece en muchísimos cuadros de la época, caracterizando a damas nobles, como pudiera ser la princesa Salomé.



 10_1414509125_314966

La venida del Espíritu Santo (Pentecostés). Autor: Juan de Flandes Óleo sobre tabla . 110 x 84 cm. 1514/18. Museo del Prado. Madrid. Tal vez la Reina Isabel la Católica encargara a Juan de Flandes un retablo en el cual se incluiría esta tabla, así como otras que se encuentran en el Museo del Prado.

El tema del cuadro que nos ocupa es la Pentecotesia, o llegada del Espíritu Santo. Este apareció en una de las primeras reuniones de los primitivos cristianos, celebrada en casa de uno de ellos. Voló sobre las cabezas de María y los Apóstoles, dándoles el don de lenguas para que pudieran predicar la venida de Cristo a la tierra por los cuatro confines.

Juan de Flandes plantea una escena protagonizada por la Virgen. Sentada en un trono con adornos clásicos, nos recuerda que los postulados renacentistas se están imponiendo en Castilla, pese al éxito de la Pintura Flamenca en la corte de los Reyes Católicos.

María, con tocas de viuda, estaba leyendo los Sagrados Testamentos al resto de la reunión, pero la llegada de la paloma ha dejado el libro abierto en su regazo, mientras ellas se recoge en actitud orante. Los apóstoles que la rodean miran asombrados al cielo, que resplandece en aureolas doradas, mientras que las lenguas de fuego se esparcen sobre ellos.

Los rostros y el abigarramiento del espacio son características flamencas, que tiende a un realismo de raíz empírica, lejos de frío racionalismo del Renacimiento italiano.



 13la_ascensi_n_del_se_or_tabla_110_x_84_cm_museo_del_prado_madrid

La ascensión del Señor. Obra de Juan de Flandes. Tabla. 110 x 84. cm. Museo del Prado. Procede del retablo mayor de la iglesia de San Lázaro en Palencia.Oculto por una nube, Cristo asciende al cielo ante María y los Apóstoles, entre los que destaca Santiago, con vara ysombrero de peregrino. La parte superior de su cuerpo aparece oculta para otorgar mayor protagonismo a las huellas de sus pies, impresas en la cima del monte de los Olivos.


 14la_oraci_n_del_huerto

La oración del huerto. Obra de Juan de Flandes. Tabla. 110 x 84 cm. Museo del Prado. Madrid. Procede del retablo mayor de San Lázaro de Palencia. Siguiendo el Evangelio de San Lucas (22: 39-46), Cristo lejos de los discípulos, arrodillado, con las manos separadas, pide al Padre que aparte de Él ese cáliz, materializado en el que descansa sobre la roca, mientras los tres Apóstoles que le acompañan, Pedro, Juan y Santiago, duermen.



Retablo Mayor de la Catedral de Palencia


 6retablo_mayor_catedral_de_palencia

Retablo Mayor. Catedral de Palencia. Al agrandar el retablo con dos calles más para la nueva ubicación se rellenaron con las tablas contratadas a Juan de Flandes, diez en total porque las otras dos que están colocadas arriba fueron hechas por su discípulo Juan Tejerina (Visitación y Epifanía). Estas pinturas siguen un programa coherente con el tema de la vida de Jesús desde la Anunciación hasta la cena de Emaús. El conjunto de tablas es de gran valía y calidad dentro de la pintura española de principios del siglo XVI. Algunas tallas de las que entregó Juan de Flandes no llegaron a ser colocadas o se suprimieron después, como la del tema de la Crucifixión, de formato apaisado que estaba en el centro del primer piso, formando tríptico con la de su derecha e izquierda.


 7catedraldepalenciaaltarmayor01

Detalle del Altar Mayor. Catedral de Palencia. Fue en 1519 cuando se trasladó el Altar Mayor y su retablo, al lugar que hoy ocupa en la actualidad, y que hasta ese momento estaba ocupado por el coro. La orden para su traslado fué dada por el obispo Fonseca. A destacar en el retablo mayor, las tallas de Felipe Vigarny y el conjunto de pinturas de Juan de Flandes (siglo XVI). En un armazón decorado con motivos claramente renacentistas, se insertan tallas de santos y apóstoles y las tablas que desarrollan un completo ciclo cristológico centrado en las escenas de la Pasión y la Resurrección.

El retablo mayor proyectado por Pedro de Guadalupe en 1504, tiene once calles verticales separadas por pilastras platerescas, en sus numerosos aposentos se encuentras tallas de Vigarny y Ródriguez de León, así como la magnifica colección de doce tablas de Juan de Flandes que constituyen la obra maestra del pintor de los Reyes Católicos.  En lo alto un Calvario obra de Juan de Balmaseda, que representa a un Cristo agonizante, San Juan y la Virgen, obra del siglo XVI. En el centro de retablo se instaló en el siglo XVIII una escultura de San Antolín firmada por Gregorio Fernandez. El Sagrario decorado con numerosas imagenes en madera, fué obra de Pedro Torres, Tomasillo y su yerno. Dos rejas cierran el altar, ambas de hierro forjado y ambas obra de Cristóbal de Andino. La mayor de 1520, da al crucero y consta de dos cuerpos y crestería, presidiendo el crucifijo y los floreros y escudos del obispo don Antonio de Rojas y déan Zapata. La otras más pequeña, frente a la Sacristía, en puerta de esviaje o sesgada, colocada en 1531, también de dos cuerpos y crestería que lleva medallones con los bustos de San Antolín y los apóstoles Pedro y Pablo. Los púlpitos de hierro forjado, fuerón hechos en 1563 por Gaspar Rodríguez para ser colocados y asentados en la reja del Coro, siendo trasladados en 1607 al sitio actual. Las paredes laterales están cubiertas con dos colecciones de cuatro tapices cada una. A destacar una gran lampara vótiva de plata de 1561 realizada por Martín de Aranda, platero de Valladolid. Se dispuso "para que estuviera pendiente en medio y luciera".


 30retablo_mayor_de_la_catedral_de_palencia1_1461831955_176300

El Altar Mayor de la catedral de Palencia, se cubre con bóveda de crucería, donde se pueden admirar numerosos escudos dorados y policromados de diversos tamaños, lo cual bóveda y escudos son dignos de admirar. En las paredes exteriores del Altar Mayor encontramos dos paños, se trata de cuatro arcosolios conopiales, los dos centrales a modo de altares.


 25camino_al_calvario

Camino al calvario. 1500. Retablo de la catedral de Palencia. Obra de Juan de Flandes

Más info



 5juan_de_flandes_la_resurrecci_n

La resurrección de Cristo. Juan de Flandes, 1508. Temple y óleo sobre tabla, 131 × 87.5 cm. Museo Soumaya, Ciudad de México.

Juan de Flandes trabajó entre 1496 y 1504 como pintor de cámara de Isabel la Católica hasta que recibió de Fernando el Católico un finiquito por dicha labor el 15 de enero de 1505 en el Alcázar de Toro, como parte de su ración correspondiente a 1504. Luego de la muerte de la monarca y perder su ración, Flandes tuvo que entrar en competencia con otros pintores3 . Luego de finalizar las pinturas para el retablo mayor de la Universidad de Salamanca, ya en 1509 el artista residía en Palencia, buscando mejores condiciones de trabajo y la protección de personajes vinculados a la corte de Isabel la Católica como el obispo Juan Rodríguez de Fonseca o don Sancho de Castilla. El mismo Rodríguez de Fonseca, electo obispo de Palencia desde 1504, estuvo presente en la firma de convenio con Juan de Flandes para la ejecución de las obras en la Iglesia de San Lázaro3 y probablemente fue quién le indicó al pintor tanto la disposición como el programa iconográfico de las pinturas.

Tanto Vandevivere como Silva Maroto señalaron la relación de esta obra con la Resurrección de la catedral de Palencia , por la construcción y preparación de su soporte, compuesto por madera de pino encolada a travesaños, idéntico a las tablas del retablo de San Lázaro. Fue propiedad de la Galería Caylus de Madrid y fue adquirida por el Museo Soumaya en 1989.

La escena de Cristo plasmada por la obra muestra a Jesús venciendo a la muerte en el sepulcro, con las convenciones pictóricas adoptadas para la escena desde el siglo XII y sus elementos dramáticos: soldados adormecidos apreciando la escena y el personaje central abandonando el sarcófago mortuorio con un estandarte de la resurrección en la mano izquierda. Esto es, una bandera blanca con una cruz roja del tipo Crux longa, la cual se conserva en la tradición cristiana desde la época de Constantino y se conservó en las representaciones del hecho incluso hasta el siglo XIX. Con la mano derecha, Cristo hace la señal de la trinidad.

Jesús no aparece en un sepulcro en la roca, como otras representaciones pictóricas, sino saliendo de un lujoso sepulcro de mármol tallado a la usanza de la época y que se muestra parcialmente. Los lacres de la tumba lucen sellados, en consonancia con el evangelio de Mateo (27, 62-66), que narra que la sepultura de Cristo estaba sellada al momento de su resurrección y había una guardia que las autoridades ordenaron colocar. Cristo aparece al centro de la tabla con una postura ligeramente escorzada, a semejanza de un grabado de Martin Schongauer sobre el mismo tema. Su cuerpo luce casi completo —a excepción del pie izquierdo— envuelto en un manto rosa que permite ver los estigmas de la crucifixión en manos, pies y el costado de una manera realista. La mirada de Cristo está dirigida a Dios Padre. Toda la escena ocurre al amanecer, con una bruma ligera en donde hay peñas rocosas, y una golondrina volando. No se aprecia la ciudad de Jerusalén a diferencia de la otra Resurrección pintada por Flandes para la catedral de Palencia... Leer más



 15piedad_con_san_juan_y_la_magdalena_1500_leo_sobre_tabla_23_x_30_cm_museo_thyssen_bornemisza_1414510124_488749

La lamentación sobre Cristo muerto (Piedad con San Juan y la Magdalena). Juan de Flandes, c. 1500. Óleo sobre tabla, 23 x 30 cm.  Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.

Esta tablita procede de la colección francesa del duque de Blacas de Aulps y entró en la colección Thyssen-Bornemisza en 1956. El primer catálogo donde apareció fue el de 1958 y en él, por indicación de Friedländer, se adscribió a Hugo van der Goes. La atribución a Juan de Flandes fue sugerida por Winkler y recogida por Ebbinge-Wubben en la publicación de la Colección de 1969, aunque Elisa Bermejo, con anterioridad había incluido la obra en la monografía del artista y la había fechado hacia 1500.

Esta composición, que no sabemos si fue diseñada como una obra autónoma o formó parte de un conjunto más complejo, está inspirada en una pintura perdida de Van der Goes, conocida a través de copias como la que se conserva en Granada, en el Instituto Gómez Moreno. Juan de Flandes tomó de Van der Goes el grupo principal con Cristo y la Virgen, introdujo cambios en san Juan y María Magdalena, presentes también en la pintura de Van der Goes, pero sobre todo modificó el paisaje que sirve de marco a la escena. Este dramático episodio, en el que la Virgen expresa su dolor con el significativo gesto de llevarse la mano al pecho, se ha colocado a los pies del Gólgota, y Juan de Flandes ha optado por incluir en él un fragmento del Calvario con el Buen Ladrón, que todavía permanece en los maderos. Esta variante, respecto a la pintura de Van der Goes, se complementa con un macizo rocoso, a la izquierda, que sirve para equilibrar el conjunto y que deja, en el centro, un espacio para una vista que, con sus lomas y árboles, nos introduce en los últimos planos de la pintura. Las figuras de la Magdalena, que permanece arrodillada a la izquierda, y de san Juan, en el centro, se insertan con dificultad en el espacio, hecho que es más evidente en el caso del apóstol, por su postura y proporción.

Los sugestivos y extraños troncos de árboles partidos que Juan de Flandes introduce en la ladera de la colina y entre las cruces tal vez sean una alusión, como ha sugerido con reservas Santiago Alcolea, al papel de Cristo reseñado en tres pasaje de Isaías5. Este mismo historiador subrayó la presencia de estos troncos, toscamente biselados, en otras pinturas del artista, como una Lamentación, conservada en una colección privada. Un antecedente significativo para este detalle se encuentra en la tabla con el mismo asunto de Geertgen tot Sint Jans de la Gemäldegalerie de Viena.

Volviendo a la pintura de Hugo van der Goes mencionada más arriba, Juan de Flandes también sustituyó sus modelos por otros de tipología propia. Así, dentro de su producción hallamos ejemplos parecidos a la Magdalena del Museo Thyssen-Bornemisza en varias figuras del políptico de la reina Isabel la Católica. El grupo central de esta Lamentación sobre Cristo muerto, pero con las modificaciones propias del cambio de formato, se adaptó a la escena central de la predela del altar de San Miguel de Salamanca.

Mar Borobia / museothyssen.org



Otras obras


 23herodias_s_revenge_s_1496_museum_mayer_van_den_bergh_antwerp

Herodias's Revenge's. 1496. Museum Mayer van den Bergh, Antwerp. Obra de Juan de Flandes


 21saints_michael_and_francis_1505_metropolitn_museum_of_art_new_york

Saints Michael and Francis. 1505. Metropolitn Museum of Art. New York. Obra de Juan de Flandes


 22santiago_matamoros_juan_de_flandes

Santiago matamoros, c. 1500. Obra de Juan de Flandes


 28_mahl_in_emaus

La cena de Emaús. 1512. Óleo sobre madera, 78 x 115 cm. Obra de Juan de Flandes


 johanna_die_wahnsinnige_c_1500_kunsthistorisches_museum_wien

Johanna "die Wahnsinnige", c. 1500. Kunsthistorisches Museum Wien. Obra de Juan de Flandes


 0188_0048_felipe_der_schoene

Philipp der Schöne, c. 1496. Obra de Juan de Flandes


 0188_0052_taufe_christi

El Bautismo de Cristo, c. 1497. 110 x 186 cm. Obra de Juan de Flandes


 0188_0039_jungfrau_mit_kind

La Virgen y el niño. 1518


 la_anunciaci_n_1516

La Anunciación. 1516


 decapitaci_n_del_bautista

Decapitación del Bautista


 la_adorati_n_de_los_reyes_1516

La adoratión de los Reyes. 1516


 el_nacimiento_de_jesucristo_1516

El nacimiento de Jesucristo. 1516


 san_miguel_y_san_francisco_1506

San Miguel y San Francisco. 1506


 san_andr_s_1506

San Andrés. 1506


 san_miguel_1506

San Miguel. 1506


 hl_apolonia_y_maria_magdalena_1507

Hl. Apolonia y Maria Magdalena. 1507


 ecce_homo

Ecce Homo. 1510


 cristo_ante_poncio_pilatos_1510

Cristo ante Poncio Pilatos. 1510


 pentecost_s_1516

Pentecostés. 1516


 jes_s_se_aparece_a_su_madre

Jesús se aparece a su madre. 1502. Tamaño original: 15 x 21 cm


 jes_s_en_el_barco

Jesús en el barco. 1502. Tamaño original: 15 x 21 cm


 la_burla

La burla. 1502. Tamaño original: 15 x 21 cm


 entrada_de_cristo_en_jerusal_n

Entrada de Cristo en Jerusalén. 1504. Tamaño original: 15 x 21 cm


 pentecost_s_1504

Pentecostés. 1504


 fiesta_en_la_casa_de_sim_n_1504

Fiesta en la casa de Simon. 1504. Tamaño original: 15 x 21 cm



Retablo de Isabel la Católica

El retablo, oratorio o políptico de Isabel la Católica (ca. 1496-1504), atribuido a dos de los principales pintores de corte de los Reyes Católicos: Juan de Flandes y Michael Sittow (Melchior Alemán), fue un retablo devocional portátil, hoy desmontado, del que se conservan veintisiete o veintiocho tablas de las cuarenta y siete originales, donde se desarrollaba el ciclo de la vida de la Virgen y de Cristo. Ha sido calificado de "el más fino y delicioso Evangelio ilustrado conocido". Los propios reyes aparecen retratados en una de ellas, entre los personajes que asisten al milagro de los panes y los peces.

Utilizado por Isabel la Católica como retablo u oratorio privado, a la muerte de la reina se guardaban en el castillo de Toro ya desmontadas "en un armario todas estas tablicas, yguales todas" (inventario del 25 de febrero de 1505), y se dispersaron al venderse en almoneda, valoradas entre tres y cinco ducados cada una (un precio notable en comparación con otros). El mayor lote de ellas fue adquirido por el tesorero Diego Flores para Margarita de Austria (viuda del príncipe Juan y hermana de Felipe el Hermoso), quien las mantuvo en su palacio de Malinas, donde en 1520-1521 fueron vistas por Durero, que describe muy encomiosamente las tablas. En los sucesivos inventarios (1516 y 1524) va reduciéndose su número (de 32 a 22). A la muerte de Margarita (1530), pasaron a su sobrino Carlos V o bien a la siguiente gobernadora de los Países Bajos, María de Hungría; y en cualquier caso volvieron a España en 1556 o 1558, figurando en el inventario de las colecciones reales realizado en 1600, con posterioridad a la muerte de Felipe II.

Las dimensiones de las tablas conservadas son muy similares, unos 20 a 25 cm de alto por poco más de 15 cm de ancho (el formato propio de la razón áurea). Quince son propiedad de Patrimonio Nacional7 y se conservan en el Palacio Real de Madrid (Jesús en la barca, La multiplicación de los peces, La mujer cananea -o "la hemorroísa"-, La Transfiguración, La resurrección da Lázaro, La cena en casa de Simón -o "la penitencia de la Magdalena"-, La entrada en Jerusalén, El prendimento, Los improperios, Jesús ante Pilatos, La bajada al limbo, Las Marías en el sepulcro, Noli me tangere, La cena de Emaús y Pentecostés), montadas en un retablo de menores dimensiones con respecto a las que debió tener el original. El resto de las supervivientes se encuentra disperso por diversos museos y colecciones, como una Coronación de la Virgen y un Cristo con la samaritana en el Louvre (París), una Ascensión de Cristo y una Aparición de Cristo a la virgen con los justos del Antiguo Testamento en la National Gallery (Londres), una Última Cena en el Wellington-Apsley House (Londres),13 una Asunción de la Virgen y una Tentación de Cristo en la National Gallery of Art (Washington), un Cristo llevando la cruz (ayudado por el Cirineo) y un Cristo es clavado a la cruz en el Kunsthistorisches (Viena), unas Bodas de Caná en el Metropolitan (Nueva York), una Coronación de Espinas en el Detroit Institute of Arts, una Pasión de Cristo en el Niguliste (Tallin), y un Cristo llevando la cruz (fustigado por un soldado) en el Pushkin (Moscú). Entre las tablas perdidas habría una Anunciación, una Visitación, algunas escenas de la infancia de Cristo y un Cristo en el Templo.

El estilo, hispanoflamenco, se caracteriza por su minuciosidad y detallismo, acentuado por las pequeñas dimensiones y la habilidad de los pintores, que aprovechan las posibilidades miniaturistas de la técnica del óleo. El color, la línea y el volumen están muy equilibrados. Todas las superficies se tratan con esmero (ropajes, arquitecturas, y paisajes -particularmente los celajes-). Para Carl Justi estas pinturas representan "la luz pura y aérea de las mesetas españolas".

No debe confundirse este retablo con una estancia denominada oratorio de Isabel la Católica en el Alcázar de Sevilla,24 ni con una novela de Carolina Coronado titulada El oratorio de Isabel la Católica (1886).


 11christ_woman_samaria_pwi94911_hi

Cristo y la samaritana (Christ and the Woman of Samaria). Tabla. 24 x 18 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 12christ_appearing_to_his_mother

Cristo se aparece a su madre. (Christ Appearing to His Mother). 1500-1504. Oak. 21.6 x 16 cm. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 16the_marriage_feast_at_cana

La boda de Cana. 1498. Obra de Juan de Flandes (The Marriage Feast at Cana). 1500. Oil on wood, 20 x 15 cm. Metropolitan Museum of Art, New York. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 27_poliptico_de_isabel_la_cena_de_ema_s

Cena en casa de Simón el fariseo (La cena de Emaús), c. 1500. Oil on wood, 21,3 x 15,6 cm. Palacio Real. Madrid. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 20christ_nailed_to_the_cross

Cristo es clavado a la cruz (Christ Nailed to the Cross), c. 1500. Oil on panel, 20 x 15 cm. Kunshistorisches Museum, Vienna. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 1la_tentaci_n_de_cristo_en_el_desierto_tabla_del_pol_ptico_de_isabel_la_cat_lica_national_gallery_de_washington

La tentación de Cristo en el desierto. National Gallery de Washington. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 2noli_me_tangere_del_mismo_pol_ptico_palacio_real_de_madrid

Noli me tangere. Palacio Real de Madrid. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 17capture_of_christ

Prendimiento de Cristo (Capture of Christ), c. 1500. Oil on panel, 20 x 15 cm. Palacio Real, Madrid. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 18christ_and_the_canaanite_woman

Cristo y la mujer cananea (Christ and the Canaanite Woman), c. 1500. Oil on panel, 20 x 15 cm. Palacio Real, Madrid. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 19resurrection_of_lazarus

Resurrección de Lázaro (Resurrection of Lazarus), c. 1500. Oil on panel, 20 x 15 cm. Palacio Real, Madrid. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 26poliptico_de_isabel_el_milagro_de_los_panes_y_los_peces

El milagro de los panes y los peces. 1501. Óleo sobre madera. 21 x 15 cm. Palacio Real, Madrid. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 30ascension_of_the_virgin_michel_sittow

Asunción de la Virgen. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 29coronation_of_the_virgin_sittow

Coronación de la Virgen. Hacia 1496 y 1504. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow


 32poliptico_de_isabel_la_transfiguraci_n

La Transfiguración. Finales del siglo XV. 21,3 x 15,8 cm. Palacio Real. Madrid. Autores: Juan de Flandes y Michael Sittow



PUES ESTO ES TODO AMIGOS, ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO LA EXPOSICIÓN DEDICADA AL PINTOR ESPAÑOL DE ORIGEN FLAMENCO JUAN DE FLANDES.


Fuentes y agradecimientos: pintura.aut.org, es.wikipedia.org, wga.hu, reproarte.com, museothyssen.org, museodelprado.es, artehistoria.jcyl.es, jmetmuseum.org, panoramio.com, mercatus.usal, es.wahooart.com, losprimitivosflamencos.blogspot.com.es y otras de Internet
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 29 Agosto 2016, 10:43; editado 17 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: JUAN DE FLANDES 
 
Gracias J.Luis por este trabajo de Juan de Flandes. Otro más para la colección.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: JUAN DE FLANDES 
 



Gracias xerbar, poco a poco vamos llenando la galería de contenidos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 28 Octobre 2014, 19:07; editado 2 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: JUAN DE FLANDES 
 
Si a alguien interesa he reeditado este tema, añadiendo nuevas imágenes.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: JUAN DE FLANDES 
 
Gracias por la recopilación.

No veo todas las obras pero si bastantes. Está fenomenal. La única pega, reproduces una última cena que, pienso que es de Juan de Juanes.

Un saludo.
 



 
banobre - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: JUAN DE FLANDES 
 
Es de Juan de Juanes "La última Cena" como dice Banobre y es que a veces las fuentes de información insertan obras de pintores distintos en la referencia que tienes por objeto buscar, y claro, el descuido y cierto agotamiento te hacen caer en el error. Lo mismo ha pasado en la página de Carreño, creo yo, José Luis, al titular como Carlos II a Felipe V y es que, justamente mencionaba en primer lugar a Carlos II seguido de el Archiduque Carlos de Austria y la única foto que había era de Felipe V que no estaba mencionado para nada. He tenido oportunidad de ver más obras de Juan de Flandes y realmente es sorprendente por la delicadeza en su estilo. Felicitaciones José Luis. Saludos
 



 
matias - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: JUAN DE FLANDES 
 
Gracias Benobre y Matías por vuestra colaboración, efectivamente "La última Cena" que puse era de Juan de Juanes, ya lo he confirmado y he retirado la imagen, que por otra parte la podemos comtemplar en la página dedicada a Juan de Juanes, que además es una de sus mejores obras.

Espero que ya se vean todas las imágenes de Juan de Flandes, pues las he tenido que subir dos veces.


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: JUAN DE FLANDES 
 
Hoy he visto una exposición temporal magnífica en el Palacio de Comunicaciones, en El CentroCentro Cibeles, actual ayuntamiento de Madrid. Donde desde hace tres años se están exponiendo colecciones privadas de las más importantes de España. En este caso se muestra la colección de Juan Abelló ver vídeo que cuenta con numerosas obras extraordinarias, dignas de figurar en un museo de primer orden.

En la muestra había un cuadro de Juan de Flandes, se trataba del 'Bautismo de Cristo'


 juan_de_flandes

'Bautismo de Cristo con Santos' de Juan de Flandes (1465-1519), parte central del retablo de San Juan Bautista hoy disperso que estuvo en la Cartuja de Miraflores (Burgos), es obra de calidad y muy cuidadosa en los detalles. Interesante y lograda la perspectiva al fondo que se prolonga en el paisaje.

manuelblasdos.blogspot.com.es



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: JUAN DE FLANDES 
 
Políptico de Isabel la Católica en el Palacio Real de Madrid



pol_ptico_de_isabel_la_cat_lica_de_juan_de_flandes_h_1496_1504_palacio_real_de_madrid

Políptico de Isabel la Católica, obra de Juan de Flandes en colaboración de Michel Sittow, hacia 1496-1504. Patrimonio Nacional. Palacio Real de Madrid.

Tablas:

    La Multiplicación de los panes y los peces.
    La Resurrección de Lázaro.
    Cristo y la mujer cananea.
    Cristo apacigua la tempestad en el lago Tiberiades.            
    La Transfiguración.
    Cristo en casa de Simón el Fariseo.
    La Entrada de Cristo en Jerusalén.
    El Prendimiento de Cristo.
    Los improperios en casa de Caifás.
    Cristo ante Pilatos.
    Las tres Marías ante el sepulcro.
    La bajada de Cristo al Limbo.
    Noli me tangere.
    La cena con los discípulos de Emaús.
    La venida del Espíritu Santo.

Dimensiones: Óleo sobre tabla, 21 x 16 cm (cada una)
Colección: Isabel la Católica, 1505, Castillo de Toro; Margarita de Austria, Palacio de Malinas, 1516 y 1530; y Carlos V e Isabel de Portugal, 1530, Alcázar de Madrid
Localización: Palacio Real de Madrid
Número de inventario: 10002018 a 10002032

Descripción:

El llamado Políptico de Isabel Católica es un extraordinario conjunto de obras sobre tabla de pequeño tamaño, con bellísimas escenas de tipo miniatura de la vida de Cristo, destinadas a un uso devocional de carácter privado de la reina, por lo que posiblemente nunca debieron estar montadas como retablo, sino sueltas para su examen de forma individualizada.   Es lógico que Isabel quisiera figurar junto a su marido Fernando de Aragón en algunas de las tablas de tan importante encargo, como así parecen estar representados en la Multiplicación de los panes y los peces, y sólo con el rey, en la Entrada de Cristo en Jerusalén, ambas en el Palacio Real de Madrid.

En origen, estaba compuesto de cuarenta y siete tablas, según el inventario de bienes de la reina realizado tres meses después de su muerte, el 25 febrero de 1505, en el Castillo de Toro, procediéndose de inmediato a su desmembramiento ante su venta en pública almoneda.  Como consecuencia de ello, sólo han llegado hasta nosotros un total de veintisiete pinturas, hoy repartidas por varias colecciones europeas y americanas.  El lote más importante, compuesto de treinta y dos piezas, fue el adquirido por su yerno Felipe I el Hermoso, que después pasaría a su hermana Margarita de Austria, quien lo destinó a su palacio de Malinas, según figura en el Inventario de sus bienes de 1516.  A la muerte de Dª Margarita en 1530, veinte de ellas fueron heredadas por su sobrino Carlos V, quien las regaló a su mujer Isabel de Portugal, incorporándose de esta forma a las colecciones reales españolas.  Diversas vicisitudes a lo largo de su historia han provocado que el conjunto se redujera tras la invasión napoleónica al actual número de quince piezas, que conserva Patrimonio Nacional.

El único artista que aparece como autor en las fuentes documentales es Michel Sittow, pintor estonio al servicio de Isabel la Católica desde 1492, a quien se atribuyen en el citado Inventario de Dª Margarita de 1516 dos de las tablas del conjunto -la Ascensión de la colección inglesa del conde de Yarborough y la Asunción de la National Gallery de Washington-. Las otras veinticinco tablas conservadas se han venido adjudicando,  desde el estudio de 1887 del gran hispanista alemán Carl Justi, al otro gran pintor que trabaja para la reina desde 1496, Juan de Flandes, al establecerse claras conexiones con obras seguras del artista, como el Retablo de la vida del Bautista, realizado por encargo de la reina para la Cartuja de Miraflores en Burgos en el año de entrada a su servicio en 1496, o el Retablo de San Miguel del Museo Diocesano de Salamanca o el Retablo mayor de la Catedral de Palencia, obras que han servido de fundamento para establecer su catálogo razonado. No obstante, el conjunto presenta una verdadera homogeneidad artística, con una pintura basada en el formato y en la factura técnica de la miniatura, que refleja la formación y colaboración de ambos pintores en los centros flamencos de Gante y Brujas de hacia 1470-1480, con una clara influencia de la obra del Maestro de María de Borgoña y de Gerard David.

    
patrimonionacional.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario