Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
MENGS (Anton Raphael Mengs)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje MENGS (Anton Raphael Mengs) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Anton Raphael Mengs (Aussig, Bohemia, 1728 - Roma, 1779) fue un pintor y teórico neoclásico. De origen checo, gozó de éxito internacional y trabajó para diversas cortes europeas: Dresde, Madrid y Viena, entre otras.


 0anton_raphael_mengs_autorretrato_juvenil_hecho_al_pastel_1744

Anton Raphael Mengs, Autorretrato juvenil hecho al pastel (1744).

Nacido en Aussig (Bohemia) en 1728. Su nombre se debe a dos pintores que fueron fuente de inspiración para su padre y más adelante lo serían para él: Antonio Allegri (apodado Correggio) y Rafael Sanzio. Su etapa de formación no sólo se orientó a las técnicas sino a la teoría del arte, que estaba en sus inicios como ciencia, abanderada por Johann Joachim Winckelmann, de quien fue alumno destacado y amigo. Se formó en Dresde bajo la dirección de su padre, Ismael Mengs que era pintor oficial de la corte, que además de pintor era un gran dibujante y especialista en miniaturas y esmaltes. Anton Raphael viajó a Roma entre 1741 y 1744 con el fin de completar su educación artística. Allí el joven Mengs trabajó bajo la dirección de Marco Benefial y estudió especialmente la escultura antigua del Belvedere, a Rafael y la pintura clásica del s.XVII. Se conservan pocas muestras de aquella etapa. Una de ellas es Las artes lloran a Rafael, que se conserva en el Museo Británico de Londres, inspirado en un trabajo de Carlo Maratta.

Regresó a Dresde en 1744 donde fue nombrado pintor de la corte, dedicándose sobre todo a los retratos al pastel que incluyen obras como el Retrato de Augusto III, el Retrato del padre del artista y el Autorretrato, todos actualmente en la Gemäldegalerie Alte Meister de Dresde. En 1746 , después de haber estado en Venecia, Parma y Bolonia, regresó a Roma, donde permaneció hasta 1749.

Pintor del rey Augusto III de Polonia desde 1746, volvió de nuevo a Italia en 1748, donde alternó la actividad artística con la difusión de sus ideas estéticas de retorno a la antigüedad clásica (escribió la obra Reflexiones sobre la belleza y el Gusto en la Pintura]), estableciéndose definitivamente en la ciudad de Roma en 1752, después de convertirse al catolicismo y contraer matrimonio con una italiana.

Una obra de ese período es Fernando IV, rey de Nápoles (1760, Museo del Prado). En esta época competía como retratista con el máximo exponente rococó del momento, Pompeo Batoni. Del estrecho contacto con el rococó tomó la vitalidad y la frescura, que serían una constante en sus retratos. Pintó la Apoteosis de S. Eusebio en 1757 en las bóvedas de la iglesia de S. Eusebio, alejándose de los cánones barrocos y fijando los neoclásicos. En 1761 pintó el fresco de El Parnaso en el techo de la Villa Albani, en Roma, que se convirtió en un manifiesto del neoclasicismo por su evidente empleo de soluciones tomadas de los maestros del Renacimiento y en particular de Rafael. Ese mismo año es llamado a España, donde permanecería hasta 1769, siendo nombrado Primer Pintor del rey Carlos III, para quien trabajó en el embellecimiento del Palacio Real y del Palacio de Aranjuez. De esta etapa destacan, entre otras obras, Carlos IV, príncipe de Asturias (c. 1765) y María Luisa de Parma, princesa de Asturias (c. 1765), ambos en el Museo del Prado de Madrid, y su autorretrato de 1774 que cuelga en la Walker Art Gallery, Liverpool. Sus frescos fríos, de colores desvaídos y desprovistos de emoción según el gusto de la época, triunfaron sobre los de Tiépolo, a quien Mengs consiguió arrinconar. También siguió trabajando como retratista. Volvió a Madrid entre 1774 y 1776, año en que, sintiéndose enfermo, marchó a Roma, en donde falleció de tuberculosis en 1779, siendo enterrado en la iglesia de San Miguel, cerca de la basílica del Vaticano y donde pocos años después se le erigió un sepulcro cuyo busto fue realizado por el escultor romano2 Vincenzo Pacetti.3
Flagelación de Cristo, 1769.


 0personifikasi_tiga_bagian_hari_dalam_mitologi_yunani_1765

Pinturas mitológicas de Anton Raphael Mengs.

Fue el pintor más famoso y mejor considerado de su tiempo y ejerció en sus coetáneos una influencia notable. En la actualidad, más que sus obras históricas y alegóricas se valoran los retratos que realizó para numerosas cortes europeas.

Su repercusión en el arte español fue notable, especialmente en la corte de Madrid. A su sombra despuntaron los Bayeu, y también intervino para que Goya obtuviese un primer empleo en la capital. Su difícil carácter hizo que se enemistara con muchos personajes de la corte, lo cual le hizo acortar su estancia.

Como institución heredera de las colecciones reales, el Museo del Prado alberga un importante grupo de cuadros de este artista, mayormente retratos, si bien destaca una monumental Adoración de los pastores, pintada sobre tabla y recientemente restaurada. Entre la obra que se conserva en la pinacoteca madrileña destaca también el Retrato de María Amalia de Sajonia, reina consorte de España y conciudadana de Anton Raphael Mengs, obra que ejemplifica el neoclasicismo español. La Academia de San Fernando posee un retrato suyo muy singular, La marquesa de Llano, donde el vestido tipo "maja" y la expresión jovial aligeran el efecto acartonado habitual en los retratos neoclásicos. El Palacio de Liria alberga otras obras suyas, entre ellas un Autorretrato.


 0anton_raphael_mengs_grave_in_ss_michele_e_magno_in_rome

Tumba de Anton Raphael Mengs' in SS Michele e Magno in Rome.

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor extranjero, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y contribuya en su divulgación.






Algunas obras


Mengs en el Museo del Prado


 00autorretrato

Anton Raphael Mengs (Aussig, Ústi nad Labem, República Checa, 1728-Roma, 1779). Pintor y tratadista alemán, el más destacado del primer neoclasicismo, comenzó su formación artística en Dresde bajo la severa dirección de su padre, ­Ismael Mengs, pintor de la corte sajona. Entre 1741 y 1744 residió en Roma con su padre y hermanas, y tuvo la oportunidad de estudiar la Antigüedad clásica y las obras de Miguel Ángel y Rafael en el Vaticano. En esta primera estancia romana acudió a la escuela de Marco Benefial para el aprendizaje del desnudo. De regreso en Dresde, pintó diversos retratos al pastel influidos por Rosalba Carriera y Louis de Silvestre, y en octubre de 1745 fue nombrado pintor de corte del elector de Sajonia, Federico Augusto. En junio de 1746 inició su segundo viaje a Roma, y de este tiempo son sus primeras composiciones al óleo, influidas por el arte de Rafael. En julio de 1749 abjuró del luteranismo y se convirtió al catolicismo, y un mes después contrajo matrimonio con Margarita Guazzi, joven romana que le había servido de modelo para una Virgen. En las Navidades de 1749 regresó a Dresde, y el 23 de marzo de 1751 recibió el nombramiento de primer pintor de la corte sajona. Medio año después, en septiembre, abandonó ­definitivamente Dresde y emprendió con su familia el tercer viaje a Roma, pasando por Venecia y Florencia. El 20 de agos­to de 1752 ­ingresó en la Academia de San Lucas, y en 1755 inició su amis­tad con el teórico del neoclasicismo Johann Joachim Winckelmann. Como destacado defensor del concepto de «belleza ideal», tomó por modelos la Antigüedad clásica y las obras de Rafael -para el dibujo y la ex­presión-, de Antonio Allegri, el ­Correggio -para la gracia y el claroscuro- y de ­Tiziano Vecellio -para el colorido-, aunque en sus obras también se advierten influencias de Guido Reni, Domenichino, Nicolas Poussin y ­Carlo Maratta, entre otros. Su ideario es­tético fue publicado en las Gedanken über die Schönheit und über den ­Geschmak in der Malerey (Zúrich, 1762) y en las ediciones póstumas de sus Obras, a cargo de su amigo José Nicolás de Azara y de Carlo Fea, que fueron traducidas al francés, al alemán y al inglés. Por otra parte, sus juicios sobre las colecciones reales españolas quedaron reflejados en su Carta a Antonio Ponz publicada en el tomo VI del Viage de España (Madrid, 1776), que fue asimismo traducida a varios idiomas. Por encargo de la corte sajona viajó en 1759 a Nápoles, en donde fue presentado a Carlos III antes de que este soberano partiese hacia España. En 1760 retrató al nuevo rey de Nápoles, Fernando IV (Prado) y más tarde pintó a la prometida de este hijo de Carlos III, María Josefa Gabriela, y a la que fuera finalmente su esposa, María Carolina, reina de Nápoles, hermanas y archiduquesas de Austria (ambos en el Prado). Desde 1761 y hasta su muerte en 1779 estuvo al servicio de Carlos III, aunque su presencia en España transcurrió de septiembre de 1761 a noviembre de 1769 y de julio de 1774 a enero de 1777. Pintor de cámara del rey a partir del 23 de julio de 1761, cuando fue reclamado por Carlos III en Roma, y primer pintor desde el 22 de octubre de 1766, ejerció una decisiva influencia en el arte cortesano español y su huella se aprecia en artistas como Francisco Bayeu, Mariano Salvador Maella y Francisco de Goya. Tuvo, sin embargo, serias divergencias con la Real Academia de San Fernando. En esos años dejó una amplia producción pictórica en las alegorías de las bóvedas de los palacios reales de Madrid y Aranjuez, en los cuadros de devoción y en los diversos retratos que hizo de la familia real y de algunos particulares. Entre las pinturas religiosas destacaron sus contemporáneos la gran tabla de la Lamentación (Patrimonio Nacional), cuadro que, a juicio de Azara, se debería llamar «de la filosofía» y que en cierta manera emula Caída en el camino del Calvario, «el pasmo de Sicilia», de Rafael (Prado). A raíz de un encargo para fuera de España, el retrato de cuerpo entero de Carlos III (1765-1766, Statens Museum for Kunst, Copenhague), realizó diversos retratos de la familia real española con la eventual colaboración de discípulos. Pintó a los príncipes de Asturias, Don Carlos de Borbón y su mujer María Luisa de Parma, a Carlos III y su difunta esposa María Amalia de Sajonia y, en 1767, a los infantes Don Gabriel, Don Antonio Pascual y Don Javier (todos en el Prado). Entre sus dos estancias en tierras españolas pintó en la corte toscana los retratos de los grandes duques Leopoldo de Lorena y María Luisa de Borbón, y los de sus hijos los archiduques María Teresa, Francisco, y Fernando y María Ana de Austria (todos de 1770 y en el Prado). En Italia terminó el retrato de Isabel Parreño, que había iniciado en España (Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid); en Nápoles retrató a los miembros de aquella familia ­real, y en Florencia pintó a su amigo José Nicolás de Azara (colección particular, Madrid) y dejó su Autorretrato, mostrándose como dibujante, en la Galleria degli Uffizi. De su segunda estancia en España es la tabla de San Pascual Bailón adorando la eucaristía para la iglesia conventual de ese santo en Aranjuez. Y entre sus últimas obras, realizadas ya en Roma, sobresalen Perseo y Andrómeda, inspirado en diversos modelos de la Antigüedad clásica, que concluye en 1778 para Watkin Williams-Wynn (Museo del Ermitage, San Petersburgo) y la inacabada Anunciación que estaba destinada a la capilla nueva del palacio de Aranjuez (Palacio ­Real, Madrid).

Obras

    - María Josefa de Lorena, archiduquesa de Austria, óleo sobre lienzo, 128 x 98 cm [P2186].
    - El infante don Antonio Pascual de Borbón, óleo sobre lienzo, 84 x 68 cm [P2187].
    - Carlos IV, príncipe de Asturias, óleo sobre lienzo, 152 x 110 cm, h. 1765 [P2188].
    - María Luisa de Parma, princesa de Asturias, óleo sobre lienzo, 152 x 110 cm, h. 1765 [P2189].
    - Fernando IV, rey de Nápoles, óleo sobre lienzo, 179 x 130 cm, firmado, 1760 [P2190].
    - El archiduque Francisco de Austria, óleo sobre lienzo, 144 x 97 cm, 1770 [P2191].
    - Los archiduques Fernando y María Ana de Austria, óleo sobre lienzo, 147 x 96 cm, 1770-1771 [P2192].
    - La archiduquesa María Teresa de Austria, óleo sobre lienzo, 144 x 105 cm, 1771 [P2193].
    - María Carolina de Lorena, reina de Nápoles, óleo sobre lienzo, 130 x 98 cm [P2194].
    - El infante don Javier de Borbón, óleo sobre lienzo, 82 x 69 cm [P2195].
    - El infante don Gabriel de Borbón, óleo sobre lienzo, 82 x 96 cm [P2196].
    - Autorretrato, óleo sobre tabla, 63 x 50,5 cm, 1761-1769 [P2197].
    - Leopoldo de Lorena, gran duque de Toscana, óleo sobre lienzo, 98 x 78 cm, 1770 [P2198].
    - María Luisa de Borbón, gran duquesa de Toscana, 98 x 78 cm, 1770 [P2199].
    - Carlos III, óleo sobre lienzo, 154 x 110 cm, 1761 [P2200].
    - María Amalia de Sajonia, óleo sobre lienzo, 154 x 110 cm, h. 1761-1766 [P2201].
    - Un apóstol (estudio), óleo sobre lienzo, 63 x 50 cm, 1752-1768 [P2202]. Compañero de [P2203].
    - Un apóstol (estudio), óleo sobre lienzo, 63 x 50 cm, 1752-1769 [P2203]. Compañero de [P2202].
    - La Adoración de los pastores, óleo sobre tabla, 256 x 190 cm, 1770 [P2204].
    - La Magdalena penitente, óleo sobre lienzo, 110 x 89 cm [P2205].
    - San Pedro predicando, óleo sobre lienzo, 134 x 98 cm [P2206].
    - María Luisa de Parma, óleo sobre lienzo, 48 x 38 cm, 1765 [P2568].
    - Retrato de Carlos III, óleo sobre lienzo, 60 x 48 cm [P4070]. Copia.
    - Retrato de María Carolina, reina de Nápoles, óleo sobre lienzo, 84 x 61 cm (en dep. en la Embajada de España en Lima) [P4141]. Copia.
    - Retrato de María Josefa de Lorena, óleo sobre lienzo, 84 x 61 cm (en dep. en la Embajada de España en Lima) [P4142]. Copia.
    - Carlos III, óleo sobre lienzo, 153 x 106, h. 1761 (en dep. en la Real Sociedad Económica Matritense, Madrid) [P5011].
    - Retrato de Mengs, óleo sobre lienzo, 45 x 37 cm (en dep. en el Museu de l'Empordà, ­Figueras, Gerona) [P6059]. Copia.
    - Retrato de Carlos IV, siendo príncipe de Asturias, óleo sobre lienzo, 138 x 103 cm, h. 1765 (en dep. en el palacio de Aranjuez) [P7130].
    - María Luisa de Parma, siendo princesa de Asturias, óleo sobre lienzo, 138,6 x 104 cm, h. 1765 (en dep. en el palacio de Aranjuez) [P7131].
    - Inmaculada Concepción, óleo sobre lienzo, 181 x 130 cm [P7808]. Atribución dudosa.
    - Retrato del Padre Joaquín de Eleta y la Piedra, óleo sobre lienzo, 61 x 48 cm [P7872].
    - Cabeza de Minerva, clarión y lápiz sobre papel grisáceo, 460 x 325 mm [D2087]. Atribución dudosa.
    - Figura femenina arrodillada mirando a lo alto, clarión y lápiz sobre papel verde, 291 x 230 mm, firmado [D2302].
    - Cabeza masculina de perfil y barbada, aguada y lápiz sobre papel, 405 x 282 mm, firmado [D2303].
    - La Verónica, lápiz sobre papel, 165 x 132 mm [D2304].
    - Santa Inés, lápiz sobre papel, 900 x 1120 mm, [D2305].
    - La Inmaculada, lápiz sobre papel, 160 x 86 mm [D2306].
    - Venus y amorcillo, lápiz sobre papel, 240 x 172 mm [D2307].
    - Adoración de los pastores, lápiz sobre papel, 387 x 275 mm [D2308].
    - Cabeza juvenil, clarión y lápiz sobre papel verde, 275 x 212 mm [D2309].
    - Dos figuras femeninas sentadas, aguada y lápiz sobre papel grisáceo, 390 x 525 mm [D3069].
    - El Tiempo, lápiz y sanguina sobre papel amarillento, 520 x 392 mm [D3070].
    - Figura masculina sentada, lápiz sobre papel amarillento, 590 x 327 mm [D3071].
    - Escultura egipcia, aguada, albayalde y lápiz sobre papel, 511 x 365 mm [D3072].
    - Cristo en la cruz, albayalde y lápiz sobre papel agarbanzado, 565 x 370 mm [D3073].
    - Musa con una máscara, albayalde, lápiz y pluma sobre papel amarillento, 520 x 360 mm [D3074].
    - El Tiempo, sanguina sobre papel, 364 x 457 mm [D3481].
    - La Inmaculada Concepción, lápiz compuesto sobre papel, 212 x 141 mm, siglo XVIII [D6957].
    - Estudio para un Cristo muerto, lápiz negro y toques de clarión sobre papel, 370 x 495 mm, siglo XVIII [D7826].
    - Academia, carboncillo sobre papel, 465 x 402 mm, siglo XVIII [D7827].


 000_1433510331_827399

Anton Raphael Mengs - Autorretrato, 1761-1769, óleo sobre tabla, 63 x 50,5 cm. Museo del Prado.

Esta obra, realizada al poco de llegar a España, presenta una técnica abocetada que la diferencia de los retratos más acabados de la realeza, la nobleza y el clero. El pintor viste bata de terciopelo y porta los útiles de su oficio. En el Prado existe otro autorretrato de Mengs, incluido en su Adoración de los pastores (P02204).


 51maria_josepha_of_austria_anton_raphael_mengs_1767

María Josefa de Lorena, archiduquesa de Austria, hacia 1767, óleo sobre lienzo, 128 x 98 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.

María Josefa (1751-1767) fue hija del emperador Francisco I y de su esposa María Teresa. Inicialmente estuvo prometida a Fernando IV de Nápoles, pero falleció muy joven, por lo que fue sustituida por su hermana María Carolina en la futura unión dinástica.


 52el_infante_don_antonio_pascual_de_borb_n

El infante don Antonio Pascual de Borbón, hacia 1761, óleo sobre lienzo, 84 x 68 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.

 
 anton_raphael_mengs_prince_of_asturias_future_charles_iv_of_spain_1765_wga15029_01

Carlos IV, príncipe de Asturias, h. 1765, óleo sobre lienzo, 152 x 110 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs

Carlos IV fue retratado por Mengs cuando todavía era príncipe de Asturias. Representado en tres cuartos y hasta las rodillas, viste casaca gris, calza botas negras altas, muestra una escopeta en la mano izquierda y está acompañado de un perro de caza. Luce las bandas de las Órdenes del Saint-Esprit y de San Genaro, así como la insignia del Toisón de Oro. Hijo de Carlos III y María Amalia de Sajonia, nació en Portici en 1748 y se casó con María Luisa de Parma en 1765. Sucedió a su padre en el trono en 1788. Depuesto en 1808 y prisionero de Napoleón durante varios años, murió en Nápoles en 1819 sin haber vuelto a España.

Mengs logró destacar sabiamente el volumen del personaje recortando su figura sobre el fondo y colocándola en un riguroso primer plano. Así logra un retrato que evoca claramente las imágenes de Velázquez cuando representó a los Austrias en traje de caza.


 53mar_a_luisa_de_parma_princesa_de_asturias

María Luisa de Parma, princesa de Asturias, h. 1765, óleo sobre lienzo, 152 x 110 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs

Pareja de la obra Carlos IV, príncipe de Asturias, fue realizado probablemente en 1765 con motivo del compromiso matrimonial entre ambos personajes. Hija de Felipe de Borbón, duque de Parma y de Luisa Isabel de Francia, nació en Parma en 1751 y murió en Roma en 1819, diecisiete días antes que su esposo. La futura Reina está pintada en un jardín, luciendo un elegante vestido blanco, de cuyo amplio escote pende la insignia de la Orden de la Cruz Estrellada. El fino tocado de brillantes, acompañado de similares pendientes y gargantilla. En la mano derecha sostiene dos claveles, en la izquierda el abanico y lleva un pequeño retrato en miniatura en la pulsera. El aire refinado y elegante refleja el espíritu cortesano del Antiguo Régimen.


 54fernando_iv_rey_de_n_poles

Fernando IV, rey de Nápoles, 1760, óleo sobre lienzo, 179 x 130 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs     

Fernando IV (1751-1825) fue el tercer hijo de Carlos VII de Nápoles y de su esposa María Amalia de Sajonia. Cuando en 1759 su padre se hizo cargo de la corona española con el nombre de Carlos III, le cedió el trono napolitano. Ostenta las órdenes del Toisón de Oro y San Jenaro, y su gracia infantil contrasta con la ampulosidad cortesana del entorno.


 56el_archiduque_francisco_de_austria

El archiduque Francisco de Austria, 1770, óleo sobre lienzo, 144 x 97 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

Francisco de Austria (1768-1835) fue hijo de Leopoldo y María Luisa, grandes duques de Toscana, y por tanto nieto de Carlos III de España. Fue el último emperador del Sacro Imperio Romano Germánico para convertirse en el primero de Austria. Fue también suegro de Napoleón. En el retrato muestra al pecho la insignia de la Orden del Toisón de Oro.


 infante_antonio_pascual_of_spain_mengs

Los archiduques Fernando y María Ana de Austria, 1770-1771, óleo sobre lienzo, 147 x 96 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

Esta efigie doble de los hijos de los grandes duques de Toscana, Leopoldo de Austria y María Luisa de Borbón, es una de las más exquisitas imágenes infantiles de todo el siglo XVIII por lo que tiene de refinada y expresiva. Fue pintada en Florencia con los demás retratos de la familia seguramente por encargo del abuelo de los retratados, Carlos III de España.


 58la_archiduquesa_mar_a_teresa_de_austria

La archiduquesa María Teresa de Austria, 1771, óleo sobre lienzo, 144 x 105 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

María Teresa (1767-1827) fue la hija mayor de Leopoldo de Austria y María Luisa de Borbón, y casó en 1787 con el príncipe Antonio Clemente, futuro rey de Sajonia. Retratada a los cinco años con una mirada franca al espectador, viste un exquisito atuendo de raso adornado con lazos y joyas, ante una jaula con una cotorra.


 59mar_a_carolina_de_lorena_reina_de_n_poles

María Carolina de Lorena, reina de Nápoles, h. 1768, óleo sobre lienzo, 130 x 98 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

Hija de Francisco I (1708-1765), soberano del Sacro Imperio Romano-Germánico, y de la emperatriz María Teresa de Austria (1717-1780), nació en el palacio de Schoënbrunn el 13 de agosto de 1752. Habiendo fallecido su hermana, que se destinaba a Fernando IV de Nápoles (hijo de Carlos VII, más tarde Carlos III de España), se casó con él, en Gaeta, el 12 de mayo de 1768. La pareja tuvo diecisiete hijos; ella murió el 8 de septiembre de 1814. Al parecer -según Benedetto Croce- Napoleón I la denominó il solo uomo del regno di Napoli. Se presenta de más de medio cuerpo, con el pelo empolvado; muestra sobre su cabeza un tocado de encaje sujeto por un broche de joyería que no alcanza la categoría de diadema, del cual pende una cinta de tul con lazos. El lujoso atuendo, característico de la moda del final del reinado de Luis XV, con variantes al gusto austriaco, es de tonos rosados mate con bordados de plata. Al cuello ostenta una cinta oscura a modo de gargantilla con joyas que, al igual que los pendientes, llevan diamantes y topacios. En la mano derecha, desnuda, mantiene el abanico cerrado; en la muñeca brilla una pulsera compuesta por cuatro hilos de perlas. La mano izquierda, enguantada, descansa sobre la falda, a la vez que sujeta el guante diestro. El fondo de paisaje, entonado en una gama de gris, azul y verde, con cielo nuboso, describe un lejano horizonte agreste; a un lado del lienzo se advierte un árbol frondoso; en el opuesto se observan un cortinaje y, detrás, el pedestal y el arranque de un elemento arquitectónico, tal vez columna o jarrón sobre un alto podio. La imagen responde perfectamente a la tipología del retrato cortesano del momento, con protagonista regio, aunque concebido de un modo natural y directo, en un aparente aire libre y no en el salón sobrecargado de un entorno palaciego; con todo se observa la tendencia a resultar frío y distante. El pintor no tuvo a la reina ante sí -Mengs se encontraba desde 1761 en España-, por lo que hubo de extraer la efigie de un modelo previo (¿otro cuadro o una miniatura?), de acuerdo con el encargo de Carlos III que, demostrando un gran interés por su familia, deseaba poseer la imagen de su nueva nuera. Para la formulación, el artista se inspiró en la obra parecida que llevó a cabo tres años antes teniendo como protagonista a María Luisa de Parma (P2189), variando algo la composición pero estando determinado, en la posición del rostro, por el aludido modelo anterior. Sin duda supone una creación brillante de irreprochable calidad general -es un trabajo técnico perfecto, muy rico en detalles- y de finísimo acabado en particular; no obstante, el hecho de basarse en el precedente citado le resta flexibilidad y le hace perder calor humano. En relación con esta obra existen dos trabajos preparatorios en colección privada madrileña, además de una repetición por Francesco Liani (1712/14-1780) en el Museo Campano, de Capua, y una copia en el Museo del Prado (P4141), actualmente depositada en la Embajada de España en Lima (Texto extractado de Luna, J. J. en: El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya, Museo Nacional del Prado, 2006, p. 158).


 60el_infante_don_javier_de_borb_n

El infante don Javier de Borbón, 1767, óleo sobre lienzo, 82 x 69 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

Francisco Javier (1757-1771), hijo menor de Carlos III y de María Amalia de Sajonia, fue retratado por Mengs en el Palacio de San Ildefonso al igual que sus hermanos, Antonio y Gabriel. La postura y la expresión destacan por su naturalidad y los tradicionales elementos regios se reducen a la columna, el cortinaje y las insignias, aquí del Toisón de Oro y de las Órdenes de Santiago y San Jenaro.

Colección del infante Gabriel de Borbón. Nacido el 11 de mayo de 1752 en el Real Sitio de Portici, cerca de Nápoles, hijo de Carlos vii, rey de Nápoles, futuro Carlos III de España, y de María Amalia de Sajonia, murió prematuramente en 1788 a causa de una epidemia de viruela. Amante de las bellas artes, había recibido en su infancia clases de pintura de Antonio Martínez, quien se convirtió en su pintor de cámara, y Antonio de la Vega, pintor de cámara de la reina. Gabriel amparó a pintores como Joaquín Inza, quien realizó varios retratos para él, y también le gustaba la pintura de Luis ­Paret, de Mariano Salvador Maella y de Antonio Carnicero, lo que le convierte en un mecenas moderno, aficionado a la pintura de su tiempo. Su colección de pinturas, que abarcó un total de quinientas veinte, incluía además obras de José Beratón, José del Castillo y artistas extranjeros como Anton Raphael Mengs, de quien tenía al menos siete obras, entre ellas su famoso Autorretrato (Prado), o Antonio Joli, de quien poseía una serie sobre el embarco de Carlos III en Nápoles (Prado, P232 y P233). Aun así, predominaban las obras italianas del siglo XVII, con artistas como Guido Reni, Guercino, Carlo Maratta y Luca Giordano, y del XVI con obras de Rafael, Miguel Ángel, Correggio, Tiziano y Veronés. Junto a ellos, artistas nórdicos, como Alberto Durero, y sobre todo flamencos barrocos: Antonio van Dyck, Jacques ­d'Arthois, Daniel Seghers, David Teniers y Lucas van Son. Y, además, un elenco considerable de los mejores pintores españoles: Velázquez, Ribera, Cano, Zurbarán, Murillo, Ribalta, Carreño y Claudio ­Coello. Su magnífica colección, que contenía un gran grupo de dibujos y estampas, se encontraba distribuida en sus dos casas palaciegas: la llamada Casita de Arriba en El Escorial y la Casa de los Infantes de El Pardo. Su relación con las bellas artes, como coleccionista y aficionado, se vio culminada con su entrada en la Real Academia en 1782.


 75infante_antonio_pascual_of_spain_mengs

Antonio Pascual de Borbón y Sajonia, infante de España, 1767, óleo sobre lienzo, 84 x 68 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

Mengs retrató a Antonio (1755-1817), hijo de Carlos III y de María Amalia de Sajonia, en el Palacio de San Ildefonso. Se sirvió del tipo de retrato elegante y natural que se había desarrollado en Roma para los viajeros ingleses. El infante luce las insignias del Toisón de Oro y de las Órdenes de San Jenaro y de Santiago.
    

 61carlos_iii

Carlos III (Carlos III, Rey de España y de las Indias), h. 1761, óleo sobre lienzo, 151,1 x 109 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

Hijo de Felipe V (1683 - 1746) e Isabel de Farnesio (1692 - 1766), ocupó el trono de Nápoles con el nombre de Carlos VII entre 1738 y 1759, fecha en que pasó a hacerse cargo de la corona española. Su reinado, de gran prosperidad económica, se caracteriza también por el desarrollo de las artes y las ideas ilustradas.

El soberano viste un suntuoso atuendo militar y de gala. Al pecho muestra los collares del Toisón de Oro, Saint-Esprit y San Jenaro. El retrato se completa con varios elementos alusivos a la majestad del monarca: el bastón de mando en la mano derecha y sobre la mesa, el manto real, forrado de armiño con castillos, leones y flores de lis como símbolos heráldicos.

Con este cuadro Mengs configuró la imagen oficial del rey de España, de la que se hicieron numerosas copias. Forma pareja del retrato de la reina María Amalia de Sajonia (P02201), siendo ambos realizados al poco de la llegada del pintor a España.


 3jos_nicol_s_de_azara

José Nicolás de Azara, 1774. Óleo sobre tabla de chopo, 77 × 61,5 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.

El retrato de Nicolás de Azara, de Anton Rafael Mengs, que conservaban aún los herederos del retratado, es una de las obras más singulares del artista bohemio desde el punto de vista artístico e histórico.

La relación de Azara con Mengs se inició probablemente en 1765, ya que al erudito se debió en ese año la iniciativa de la medalla conmemorativa del casamiento de los príncipes de Asturias, con diseño de Mengs y ejecución de Tomás Francisco Prieto. El modelo, amigo íntimo de Mengs y partícipe de la invitación que Carlos III le hizo al pintor para que se trasladara a España, decía en su Obras de D. Antonio Rafael Mengs, primo pintor da Camera del rey (publicadas por Don Joseph Azara, Madrid, 1780) que Hizo mi retrato en el poco tiempo que me detuve en Florencia y su amistad le empeño en hacer una maravilla del Arte.

El retrato, como advertía Azara, puede considerarse como uno de los mejores del artista, pero tiene asimismo el valor del personaje retratado, que fue uno de los más destacados representantes de la Ilustración española. Azara tuvo una amplísima proyección nacional, desde su primer cargo como oficial de la Secretaría de Estado en 1760, e internacional, por sus puestos diplomáticos en Roma durante más de treinta años; y en Paris, de 1798 a 1803, como embajador durante la delicada situación política del último decenio del siglo XVIII y los primeros años del siglo XIX. Sus numerosas amistades de altísimo nivel cultural y político, le muestran en contacto con personajes de la relevancia de Winckelmann, el teórico del arte, pero también de políticos, como Godoy en España o Talleyrand en Francia, entre otros. Por otra parte, se deben destacar desde su reconocida actividad de coleccionista de pintura y de escultura clásica, cuya colección conserva en parte el Museo del Prado, hasta la reunión de una rica biblioteca con más de 20.000 volúmenes, así como su faceta de estudioso que se refleja en sus ediciones de clásicos latinos, como Horacio y Virgilio, o su ya expresado interés por las artes, con su obra sobre el pensamiento y la pintura de Mengs.

Anton Rafael Mengs, había sido invitado en 1770 a la corte del Gran Duque de Toscana, Leopoldo de Habsburgo, casado con Maria Luisa de Borbón, hija de Carlos III, para retratar a toda la familia, en una serie de retratos que conserva el Prado como procedentes de la Colección Real, así como para estudiar la colección de escultura clásica de los Medici, pero regresó de nuevo a Florencia en 1774. En este contexto profundamente relacionado con España y con la corte española, cultural y políticamente, fue donde Mengs retrató a Azara durante la breve estancia de éste en la ciudad, en la que se detuvo a principios de 1774 durante una de las misiones diplomáticas que le habían llevado a Parma.

El retrato de Azara tuvo ya una amplia difusión contemporánea, al haber sido grabado en 1781 por Domingo Cunego, con la curiosa inscripción de Jos: Nic: de Azara / CELTIBER así como en 1784, en Roma, por Jacopo Bossi, para figurar en la Storia delle arti del disegno, de Winckelmann, que el erudito alemán dedicó al propio Azara. El retrato se ajusta evidentemente al gusto de su tiempo, como reflejo de la más pura expresión neoclásica de este género, del que Mengs fue uno de sus máximos representantes. Por ello, el modelo está captado con sencillez, lo que revela su pureza intelectual que no necesita por ello de los ricos accesorios que acompañan al poder, pero con una profundidad psicológica, que pone de manifiesto su carácter. Destaca la agudeza de la expresión, expresada por la leve sonrisa en sus labios y la mirada de cierto escepticismo de quien era un volteriano convencido, y sus intereses, ya que Mengs le presenta con un libro en la mano, cuya lectura ha interrumpido para atender a su interlocutor, en este caso el propio Mengs, con la nueva espontaneidad exigida en los retratos del siglo XVIII (Texto extractado de Mena, M. en: Memoria de Actividades 2012, Museo Nacional del Prado, 2013, pp. 44-46).

  
 62leopoldo_de_lorena_gran_duque_de_toscana

Leopoldo de Lorena, gran duque de Toscana, 1770, óleo sobre lienzo, 98 x 78 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

Leopoldo (1747-1792) fue el segundo hijo de la emperatriz María Teresa y Francisco I y sucedió como emperador de Alemania a su hermano José II, fallecido en 1790 sin descendencia. Hermano también de María Antonieta, reina de Francia, intentó organizar una coalición contra los revolucionarios franceses. El retrato fue pintado en Florencia junto con los de su esposa (P02199) y sus hijos.


 63mar_a_luisa_de_borb_n_gran_duquesa_de_toscana

María Luisa de Borbón, gran duquesa de Toscana, 1770, 98 x 78 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

La modelo (1745-1792), hija de Carlos III de España y María Amalia de Sajonia, se casó en 1765 con Leopoldo de Austria, Gran Duque de Toscana, y tuvo dieciséis hijos, entre ellos el emperador Francisco II. El refinado atuendo de seda gris, realzado con encajes y lazos, muestra la técnica virtuosa de Mengs. Forma pareja con el retrato de su esposo (P2198).


 64mar_a_amalia_de_sajonia

María Amalia de Sajonia, h. 1761-1766, óleo sobre lienzo, 154 x 110 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

La Reina aparece representada de frente, sentada, vistiendo un traje de seda encarnada con mangas y cofia blanca. Apoya el brazo derecho con gran naturalidad sobre una mesa, mientras que con el izquierdo sostiene un libro en el que marca una página con el dedo, como si acabara de interrumpir la lectura, según un recurso pictórico muy habitual en las efigies femeninas. María Amalia fue hija de Federico Augusto III, rey de Polonia y elector de Sajonia y de María Josefa de Austria. Nació en 1724 y se casó en 1738 con Carlos VII, rey de Nápoles, futuro Carlos III de España; murió en Madrid en 1760, cuando apenas hacía un año que ocupaba el trono español. El fondo de columnas y cortinaje verde configuran el retrato oficial de la reina de España, pareja del de su marido (P02200)

Mengs probablemente realizó la pintura hacia 1761, poco después de a su llegada a Madrid y cuando la Reina ya había fallecido, tratándose por tanto de un retrato póstumo. Esta puede ser la causa de las ausencias de réplicas y copias, numerosas en el caso del cuadro de su esposo.


 67mar_a_luisa_de_parma

María Luisa de Parma, 1765, óleo sobre lienzo, 48 x 38 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

El cuadro muestra a la futura reina de España, hija de Felipe de Borbón (1720-1765) y de Luisa Isabel de Francia, duques de Parma. Nació en la capital del ducado el 9 de diciembre de 1751; contrajo matrimonio con su primo el príncipe de Asturias, más tarde Carlos IV, el 5 de septiembre de 1765; fueron reyes entre 1788 y 1808; falleció en el exilio, en Roma, el 2 de enero de 1819, unos días antes que su marido, quien murió en Nápoles el 19 de enero del mismo año. Aparece en un sencillo retrato de busto, algo prolongado; el rostro posee unas carnaciones de un delicado tono rosado, los ojos son castaños y el cabello está empolvado en tonos grisáceos. Mira de frente al espectador y lleva al cuello un gran lazo en forma de gola, siguiendo la moda del momento, a mediados de la séptima década de la centuria. El escote está resuelto en tonalidades ocres con acordes asalmonados. El mínimo fragmento de indumentaria que se aprecia posee un verde amarillento, contrapuesto al fondo verde oscuro sobre el que destaca la efigie. Los investigadores no coinciden en la catalogación de esta pieza. Sánchez Cantón pensaba que era un estudio preparatorio para un retrato de cuerpo entero de la princesa existente en el Metropolitan Museum de Nueva York, atribuido antes a A. R. Mengs (1728-1779), que hoy se considera de un pintor, conocido o alumno suyo, Laurent Pecheux (1729-1821); fue enviado a Madrid desde la corte de Parma en el mes de mayo de 1765, en calidad de regalo oficial de esponsales. Honisch veía en el presente cuadro un apunte del natural para el retrato oficial que guarda el Museo del Prado (P2189), pero pensando que fuese de 1763, lo que no resulta verosímil tratándose de Mengs, puesto que la princesa no se encontraba aún en España y el artista no fue a Parma. Águeda opinaba que podía tratarse de un estudio previo a otro retrato hipotético, hoy desconocido, de la joven. Por último Roettgen vuelve sobre la tesis de Honisch pero sugiriendo que dataría de una fecha imprecisa en torno al mes de agosto de 1765, momento de la llegada de la prometida del príncipe a la corte madrileña, si es que no se trata de una obra de Pecheux en lugar de Mengs. Curiosamente, en una colección privada de Viena (Roettgen, 1999-2003, pp. 253-254, núm. 182) existe otro retrato, también bosquejado, de María Luisa de Parma, parecido al que aquí se estudia, que se vincula más a Mengs y en particular al retrato oficial atrás mencionado (P2189). Mantiene el mismo peinado pero sustituye el lazo del cuello por una banda con un espléndido broche y añade unos soberbios pendientes en las orejas; en consecuencia, no sería aventurado conjeturar que este ejemplar de Madrid fuese cercano a Pecheux, y el de propiedad vienesa, de Mengs, quedando así abierta una incógnita que futuras investigaciones deberán dilucidar. Por último, en el anticuario Müller de Amsterdam, y procedente de la Subasta Stuers (1932, núm. 287), había un cuadro con idéntico asunto y medidas aproximadas a éste del Museo del Prado que puede ser obra de taller o copia (Texto extractado de Luna, J. J. en: El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya, Museo Nacional del Prado, 2006, p. 150).


 68retrato_del_padre_joaqu_n_de_eleta_y_la_piedra_1433510374_456721

Retrato del Padre Joaquín de Eleta y la Piedra, h. 1765, óleo sobre lienzo, 61 x 48 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

El personaje aparece representado en busto prolongado y postura en tres cuartos, contemplando fríamente al espectador con mirada entre escrutadora y dominante, que expresa a la perfección un arrogante distanciamiento. Lleva sobre el hábito pardo, de la Orden de San Francisco de Asís, un alba y sobre ésta una amplia estola azul. La figura, de cabeza bien delineada, mostrando el cabello corto, se recorta con nitidez sobre un fondo neutro, lo que otorga una clara valoración escultórica a la imagen al resaltar de modo tan preciso su volumen. Directo y próximo, sin mediar los habituales pormenores de espíritu cortesano que Mengs prodiga con frecuencia, el retrato resulta prodigioso, no sólo por su aire austero, carente de toda concepción ceremoniosa, y por la captación del alma del modelo, sino también merced al empleo de una técnica irreprochable que alcanza calidades de esmalte en los colores, precisión de miniatura en los detalles y cierto grado de aporcelanamiento en las carnaciones del rostro. El efigiado fue un gran admirador y decidido protector de Mengs, a quien sin duda pudo conocer durante su estancia en tierras napolitanas. Con apellido de origen navarro, nació el 23 de julio de 1707 en El Burgo de Osma (Soria); fue ordenado franciscano en 1724 y en 1727 ya se encontraba en Madrid. Durante el reinado de Fernando VI se trasladó a Nápoles en 1753 y, cuando después de morir sin sucesión el monarca en 1759 y subir al trono su hermano Carlos VII de Nápoles (desde entonces en adelante Carlos III de España) se convirtió en confesor de éste soberano. Fue designado Arzobispo de Thebae Phthiotides el 18 de diciembre de 1769, siendo elevado a la dignidad episcopal el 21 de enero de 1770. Fue nombrado para ocupar la diócesis de Osma el 27 de diciembre de 1786 y murió, desempeñando tal cargo, el 4 de diciembre de 1788, diez días antes del fallecimiento de Carlos III. El rostro denota una poderosa energía y está tratado con una especial hondura psicológica reveladora del fuerte carácter del eclesiástico, quien desde su elevado puesto junto al Rey, consiguió influir en importantes decisiones políticas, que también abarcaron el ámbito moral y el estético. Entre estos dos últimos se hace necesario recordar su intervención en el alejamiento de la Corte del hermano menor de Carlos III, el Infante Don Luis, y el envío al exilio, entre otros, del pintor Luis Paret y Alcázar, vinculado a las aventuras amorosas del precedente. También tuvo una participación decisiva en la penosa anécdota de la violenta retirada de los cuadros de Giambattista Tiépolo de los altares de la iglesia del Convento de San Pascual Bailón de Aranjuez, para sustituirlos por otros de Mengs y de sus colaboradores más próximos, Francisco Bayeu y Mariano Salvador Maella. En su Catedral de El Burgo de Osma, merced al apoyo regio, potenció obras arquitectónicas con clara adscripción al Neoclasicismo (Texto extractado de Luna, J. J.: Memoria de Actividades 2005. Museo Nacional del Prado, 2006: 38-40)


 69un_ap_stol

Un apóstol (estudio), h. 1764, óleo sobre lienzo, 63 x 50 cm, 1752-1768 [P2202]. Compañero de [P2203]. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

Estudio muy acabado para una de las cabezas de los Apóstoles de La Ascensión del altar mayor de la Catedral de Dresde. El cuadro definitivo fue empezado en Roma hacia 1755, según el autor por inspiración del "divino Rafael". Pasó por numerosas vicisitudes hasta su conclusión en 1766 en Madrid, desde donde fue enviado a su destino definitivo.


 70un_ap_stol

Un apóstol (estudio), h. 1764, óleo sobre lienzo, 63 x 50 cm. [P2203]. Compañero de [P2202]. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

Estudio para la cabeza de uno de los apóstoles del gran lienzo de La Ascensión del altar mayor de la catedral de Dresde. Vigorosamente modelado, refleja el gran conocimiento que Mengs tenía de la pintura renacentista y barroca italiana, y particularmente de la obra de Guido Reni.


 76la_adoraci_n_de_los_pastores

La Adoración de los pastores, 1770, óleo sobre tabla, 256 x 190 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     

Rodean a la Virgen y al Niño un grupo de pastores, con diferentes actitudes de adoración, definiendo un amplio semicírculo en el que también se integran San José, sentado, y el propio pintor, que se autorretrata a la izquierda, señalando el hecho milagroso.

Está directamente inspirando en el cuadro de idéntico tema, realizado por Correggio (1493-1534), conocido como La Notte (Dresde, Gemäldegalerie), de gran influencia entre los pintores del siglo XVIII. La composición demuestra un acusado estudio de la perspectiva, así como de la iluminación, a través de un potente juego de luces y sombras marcado por el resplandor que emana del Niño y que define el resto de volúmenes.

El éxito de la composición de Correggio y el impacto que tuvo en Mengs se prueba por la existencia de varias réplicas sobre soportes de distintos materiales realizadas por él.


 71la_inmaculada_concepci_n
      
Inmaculada Concepción, óleo sobre lienzo, 181 x 130 cm. Museo del Prado. Obra atribuida a Anton Raphael Mengs.     

Siguiendo la iconografía tradicional de la Virgen Inmaculada, aparece María sobre el globo terráqueo y el cuarto lunar pisando la cabeza de la serpiente maldita, destacándose sobre un círculo resplandeciente flanqueado por cabezas de querubines. Con las manos extendidas y con su cabeza coronada de estrellas, alza su expresiva y a la vez recogida mirada hacia lo alto, donde se insinúan, desdibujadas, más cabecitas de ángeles. Se propone con relativa cautela la autoría de Mengs a esta singular pieza de la Inmaculada. Su espléndida factura, el refinamiento de su técnica, la delicadeza del modelado de las carnaciones y la finísima gama cromática empleada, nos hacen pensar en el original que Mengs pintó en Turín en mayo de 1774, poco antes de su regreso a España, y que, después de estar, en 1788, en la colección privada de Fernando Méndez -según indica Ponz- pasaría a la Casa de los Cinco Gremios Mayores de Madrid, en donde José de Madrazo, entre 1800 y 1801, la copiaría cuatro veces, según se desprende del propio inventario del autor, siendo una de ellas la que conserva la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (inv. 322).

Aparte de estas referidas copias de Madrazo, sabemos que, anteriormente, también fue copiada por los pintores José Beratón (por encargo de Manuel Godoy) en 1792 y por Angel Arias en 1795. Existen además, referencias bibliográficas que dan a conocer otras copias, aunque, a falta de estudio, por el momento, es imposible conocer si corresponden a alguna de las otras cinco, que desde el año 1982, han aparecido sucesivamente en el mercado artístico nacional.


 77san_pedro_predicando

San Pedro predicando, óleo sobre lienzo, 134 x 98 cm. Museo del Prado. Obra de Anton Raphael Mengs.     



Otras obras


 0anton_raphael_mengs_autorretrato_de_madurez_1775

Anton Raphael Mengs, Autorretrato de madurez (1775). Mengs estaba determinado desde su nacimiento a ser el pintor de la línea, el equilibrio y la composición clásica. Su padre, pintor y dibujante excelente, le bautizó con los nombres de aquellos pintores que serían los modelos del joven Mengs: Antonio Allegri, conocido por Correggio, y Rafael de Sanzio. Su etapa de formación no sólo se orientó a las técnicas sino a la teoría del arte, que estaba en sus inicios como ciencia, abanderada por Wincklemann, de quien fue alumno destacado.Fue pintor de corte en Dresde desde 1745, adquiriendo fama universal. En 1752 marchó a Roma, como todo pintor que deseara completar su formación en el terreno clásico. Pero su época de esplendor le llegó en la corte española, en la cual alcanzó sin esfuerzos el título de pintor del rey Carlos III, que le encargó renovar el panorama pictórico madrileño.Su difícil carácter hizo que se enemistara con casi todos los personajes de la corte, lo cual le hizo acortar su estancia. Sin embargo, algunas de sus grandes obras permanecen aún hoy día en Madrid, especialmente en el Museo del Prado, de donde destacamos el retrato de la reina Mª Amalia de Sajonia, un estupendo ejemplo del Neoclasicismo Español.


 0autorretrato_de_anton_raphael_mengs_a_los_12_a_os_1740

Autorretrato de Anton Raphael Mengs a los 12 años (1740).


 4anton_raphael_mengs_german_portrait_of_william_burton_conyngham_google_art_project

Retrato de William Burton Conyngham, 1755. Pastel, 68,6 x 48,3 cm. Museo J. Paul Getty. Obra de Anton Raphael Mengs


 5anton_raphael_mengs_george_3rd_earl_cowper_1738_1789_google_art_project

Retraro de George Clavering-Cowper, c. 1769. Óleo sobre tela, 49,2 x 406 cm. Centro de Arte Británico de Yale. Obra de Anton Raphael Mengs     


 12anton_rafael_mengs_retrato_de_la_marquesa_de_llano_google_art_project

Retrato de la marquesa de Llano, 1770. Obra de Anton Raphael Mengs


 13anton_rafael_mengs_retrato_de_louis_du_silvestre_google_art_project

Retrato de Louis du Silvestre, c. 1745-46. Obra de Anton Raphael Mengs


 14anton_raphael_mengs_workshop_portrait_einer_adeligen_dame

Portrait einer adeligen Dame, Öl auf Leinwand. 88 x 65,5 cm. Obra de Anton Raphael Mengs


 39alberico_archinto_anton_raphael_mengs_mba_lyon_h687_img_0448

Alberico Archinto, c. 1756-57. MBA Lyon. Obra de Anton Raphael Mengs


 40papa_clemente_xiii_rezzonico

Papa Clemente XIII Rezzonico, 1758. Obra de Anton Raphael Mengs


 41ferdinand_iv_at_age_nine

Ferdinand IV at age nine, 1760. Obra de Anton Raphael Mengs


 42retrato_de_carlos_iii_de_espa_a

Retrato de Carlos III de España, c. 1760. Obra de Anton Raphael Mengs


 43maria_carolina_by_mengs

Portrait of Maria Carolina of Austria (1752-1814), Queen consort of Naples and Sicily, c. 1773. Obra de Anton Raphael Mengs


 mengs_maria_czapska

Maria Czapska, 1740. Obra de Anton Raphael Mengs


 carlos_iii_con_el_h_bito_de_su_orden_palacio_real_de_aranjuez

Retrato del rey Carlos III de España revestido con el hábito de la Orden de Carlos III, creada por el mismo monarca en 1771. Obra de Anton Raphael Mengs


 anton_raphael_mengs_german_portrait_of_william_burton_conyngham_google_art_project

German - Portrait of William Burton Conyngham, c. 1754-55. Obra de Anton Raphael Mengs


 mengs_portrait_kupferstecher_francesco_bartolozzi

Porträt des Kupferstechers Francesco Bartolozzi. Obra de Anton Raphael Mengs


 prince_james_francis_edward_stuart_by_anton_raphael_mengs

Prince James Francis Edward Stuart, c. 1779. Obra de Anton Raphael Mengs


 mengs_maria_czapska_1433457633_514654

Giacomo Casanova, 1760. Obra de Anton Raphael Mengs


 44infanta_maria_antonia_ferdinanda_queen_of_sardinia_by_anton_raphael_mengs

Infanta Maria Antonia Ferdinanda - Queen of Sardinia, c. 1773. Obra de Anton Raphael Mengs


 45august_iii_sohn_augusts_des_starken_gem_lde_von_anton_raphael_mengs

August III. Sohn von August dem Starken Sachsen. Obra de Anton Raphael Mengs


 45workshop_of_anton_raphael_mengs_portrait_of_pope_clement_xiii_walters_371700

Clemens XIII, 1758. Obra de Anton Raphael Mengs


 46anton_raphael_mengs_portrait_of_the_singer_domenico_annibaldi_wga15028

Portrait of the Singer Domenico Annibaldi, 1750. Obra de Anton Raphael Mengs


 47ritratto_del_cardinale_francisco_xavierio_de_zelada

Ritratto del cardinale Francisco Xavierio de Zelada, c. 1773. Obra de Anton Raphael Mengs


 7anton_raphael_mengs_truth_google_art_project

La verdad, 1756. Pastel, 49,5 x 60,9 cm. Museo de Bellas Artes de Houston. Obra de Anton Raphael Mengs


 2mengs_venus_and_cupid

Venus y Cupido.    1750. Óleo sobre tela, 63,5 x 51,5 cm. Museo Juan Pablo II. Obra de Anton Raphael Mengs


 16_mengs_apollo_mnemosyne_und_die_neun_musen

Apollo Mnemosyne und die neun Musen, 1761. Obra de Anton Raphael Mengs


 49anton_raphael_mengs_perseus_and_andromeda_wga15037

Perseus and Andromeda, 1778. Obra de Anton Raphael Mengs


 48_mengs_jupiter_k_sst_ganymed

Jupiter Kissing Ganymede, fresco by Anton Raphael Mengs and Giacomo Casanova in 1758. An imitation of an ancient Roman fresco, it was created to fool archeologist and art historian Johann Joachim Winckelmann, who regarded it as an original.


 23_mengs_urteil_des_paris

Urteil des Paris, c. 1757. Obra de Anton Raphael Mengs


 26mengs_diana_als_personifikation_der_nacht

One of an ensemble of four paintings with personifications of the times of day intended as supraportas for the boudoir of Maria Luisa of Parma, Princess of Asturia. 1765. Obra de Anton Raphael Mengs


 27mengs_helios_als_personifikation_des_mittages

One of an ensemble of four paintings with personifications of the times of day intended as supraportas for the boudoir of Maria Luisa of Parma, Princess of Asturia. Obra de Anton Raphael Mengs


 28mengs_hesperus_als_personifikation_des_abends

One of an ensemble of four paintings with personifications of the times of day intended as supraportas for the boudoir of Maria Luisa of Parma, Princess of Asturia. Obra de Anton Raphael Mengs


 24anton_raphael_mengs_the_apotheosis_of_trajan

The apotheosis of Trajan. Fresco de Anton Raphael Mengs


 18madrid_palacio_real_fresco_de_anton_raphael_mengs
 17madrid_palacio_real_fresco_de_anton_raphael_mengs

Madrid. Palacio Real. Fresco de Anton Raphael Mengs


 25sant_eusebio_anton_raphael_mengs

Sant'Eusebio, 1757. Fresco de Anton Raphael Mengs


 19fresco_en_la_sala_dei_papiri_biblioteca_vaticana_triunfo_de_la_historia_sobre_el_tiempo_1433457126_991744

Fresco en la Sala dei Papiri, Biblioteca Vaticana. Triunfo de la Historia sobre el Tiempo. Obra de Anton Raphael Mengs


 20fresco_en_la_sala_dei_papiri_biblioteca_vaticana

Fresco en la Sala dei Papiri, Biblioteca Vaticana. Obra de Anton Raphael Mengs


 21mengs_sala_dei_papiri_01

 22mengs_sala_dei_papiri_02

Frescos en la Sala dei Papiri, Biblioteca Vaticana. Obra de Anton Raphael Mengs


 6anton_raphael_mengs_the_penitent_magdalene_wga15034

Magdalena penitente, 1752. Óleo sobre tela,    48 x 64 cm. Gemäldegalerie Alte Meister. Obra de Anton Raphael Mengs


 1flagelaci_n_de_cristo_1769

Flagelación de Cristo, 1769. Obra de Anton Raphael Mengs


 8anton_raphael_mengs_st_john_the_baptist_preaching_in_the_wilderness_google_art_project

San Juan Bautista predicando en el desierto, 1760. Óleo sobre tela, 214,6 x 148 cm. Obra de Anton Raphael Mengs


 9anton_raphael_mengs_the_holy_family_with_the_infant_st_john_the_baptist_wga15032

La Sagrada Familia con Juan el Bautista niño, 1763. Óleo sobre tela, 200 x 136 cm. Colección privada. Obra de Anton Raphael Mengs


 11anton_raphael_mengs_the_dream_of_st_joseph_google_art_project

El sueño de San José,    1774. öleo sobre tela,    114 x 86 cm. Museo de Historia del Arte de Viena. Obra de Anton Raphael Mengs


 29mengs_semiramis_erh_lt_die_nachricht_vom_babylonischen_aufstand

Semiramis Receives News of the Babylonian Revolt, c. 1756 by Anton Raphael Mengs. Now in the Neues Schloss, Bayreuth. Oil on canvas, 105.5 x 137 cm


 30mengs_noli_me_tangere

Noli me tangere, painting, c. 1770-71 by Anton Raphael Mengs. All Souls College, Oxford (since 1997, on loan from the National Gallery, London). Oil on wood, 291 x 178 cm.


 31mengs_noli_me_tangere_madrid

Noli me tangere, c. 1769 by Anton Raphael Mengs, originally one of four in a cycle on the Passion of Christ as supraportas for the bedroom of King Carlos III, now in the Palacio Real, Madrid. Oil on canvas, 185 x 185 cm.


 33mengs_christus_im_lberg

Christ in the Garden of Gethsemane, c. 1780 by Anton Raphael Mengs, originally one of four in a cycle on the Passion of Christ as supraportas for the bedroom of King Carlos III, now in the Palacio Real, Madrid. Oil on canvas, 185 x 185 cm.


 32mengs_hl_johannes_der_t_ufer

Hl. Johannes der Täufer, c. 1775. Obra de Anton Raphael Mengs


 34mengs_christus_am_kreuz

Cristo en la Cruz, c. 1765-68. Palacio Real, Aranjuez, in the former bedroom of King Carlos III. Obra de Anton Raphael Mengs


 35dresden_hofkirche_altargemaelde

Dresden hofkirche altargemaelde. Obra de Anton Raphael Mengs


 36anton_raphael_mengs_017

Obra de Anton Raphael Mengs, c. 1770-73     


 37anton_raphael_mengs_014

Obra de Anton Raphael Mengs, c. 1770-73     


 38anton_raphael_mengs_mari_verk_ndigung_eremitage

Mariä Verkündigung, c. 1779 (Eremitage). Obra de Anton Raphael Mengs


 10anton_raphael_mengs_descent_google_art_project_1433453231_977823

Descendimiento, 1761-1769. Óleo sobre caoba y nogal, 447,8 mm. x 225,3 cm. Museo Nacional de Arte de Cataluña. Obra de Anton Raphael Mengs


 03_1490687836_667334

'San Juan Bautista', de Anton Raphael Mengs, una de las obras donadas en marzo de 2016 por Óscar Alzaga al Museo del Prado


 15hercules_mengs

Drawing of the Hercules Farnese, 1759 by Anton Raphael Mengs.

Ver 31 dibujos de desnudos de Anton Raphael Mengs en la Wikipedia


 00anton_raphael_mengs_self_portrait_google_art_project

Anton Raphael Mengs     - Autorretrato, 1774. Óleo sobre tabla de caoba, 73.5 x 56.2 cm. Walker Art Gallery     

Ver autorretratos de Anton Raphael Mengs en la Wikipedia



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Anton Raphael Mengs (Aussig, Bohemia, 1728 - Roma, 1779) fue un pintor y teórico neoclásico. De origen checo, gozó de éxito internacional y trabajó para diversas cortes europeas: Dresde, Madrid y Viena, entre otras.


Fuentes y Agradecimientos a: museodelprado.es, es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, artehistoria.com, wga.hu, pintura.aut.org, rijksmuseum.nl, artcyclopedia.com, cgfa.acropolisinc.com, epdlp.com, elpais.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 28 Marzo 2017, 09:05; editado 11 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MENGS 
 
J.Luis gracias por esta nueva exposición de Mengs. Bonitos cuadros sin duda que merecen su rincón en la galería.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MENGS 
 
Un cuadro de Mengs expoliado en 1808 vuelve al Palacio Real

Patrimonio Nacional lo compra para el Museo de Colecciones Reales



 000_1433458362_482888

Composición virtual del futuro museo bajo la catedral de la Almudena y el Palacio Real.
 
La construcción del Museo Estatal de Colecciones Reales, cuyo solar es excavado desde primeros de año en el espacio intermedio entre la catedral de la Almudena y el Palacio Real, encara la última etapa de su primera fase cuando las tres cuartas partes de la enorme caja que lo alojará acaban de ser hormigonadas y pilotadas.

Sus cinco plantas, cuatro de ellas subterráneas, albergarán los mejores de entre los 3.000 tapices -tal vez la principal colección del mundo- almacenados hoy fuera de la vista del público, también como el impar parque de carruajes de palacio, además de pinturas como La Inmaculada Concepción, del pintor Rafael Mengs (Aussig, Bohemia,1728- Roma, 1779), que Patrimonio Nacional ha adquirido en Sotheby's por 412.640 euros. La oferta inicial de compra era de 600.000 euros, dijo ayer el presidente del organismo estatal que administra los bienes de la Corona, Yago Pico de Coaña.
 
El lienzo de Mengs, que presidió el dormitorio palaciego de Carlos III hasta la ocupación de Madrid por las tropas de Napoleón en 1808, fue presumiblemente expoliado por el mariscal Nicolás Soult (Saint Amans, 1769- 1851); será expuesto en el futuro museo Estatal de Colecciones Reales, de 60.000 metros cuadrados construidos

..., Según un proyecto ganado en concurso por los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Mansilla. Su culminación se fecha en 2012. Hasta el próximo verano, se acomete el remate del muro-pantalla que perimetra la caja del recinto museístico, hincado con pilotes que descienden hasta 45 metros desde la cota de la explanada de la catedral. Una hidrofresa impedirá que los abundantes lodos de un subsuelo de altísimo valor arqueológico -sobre él nació la ciudad- se filtren por las múltiples galerías que lo horadan. El muro perimetral, con machones, tiene una sección de cinco metros y entre 25 y 45 de altura; la fachada, alineada con la cornisa de la Real Armería, medirá más de 100 metros sobre el eje paisajístico más singular de Madrid. (EL PAIS)


 inmaculada_concepci_n_de_ant_n_rafael_mengs

'Inmaculada Concepción', de Anton Raphael Mengs (1728-1779) Fecha: 1774-1777. Óleo sobre lienzo, 87,5 x 88,3. Colección: Carlos III. Localización: Palacio Real de Aranjuez.

La Virgen Inmaculada está representada de cuerpo entero con las manos en actitud orante. Viste túnica blanca y manto azul, asentada sobre el globo terráqueo y la media luna. Alrededor grupos de ángeles portando los símbolos de la Letanía. Firmado en zona central inferior: "Palomino / Fbt." Marco dorado.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MENGS (Anton Raphael Mengs) 
 
El Prado recibe pinturas de Herrera ‘el Viejo’ y Mengs

Óscar Alzaga dona seis obras españolas y extranjeras de los siglos XVI al XIX



 03_1490687836_667334

'San Juan Bautista', de Anton Raphael Mengs, una de las obras donadas por Óscar Alzaga. Museo del Prado

Los fondos del Museo del Prado aumentaron ayer gracias a la donación del catedrático de Derecho Constitucional Óscar Alzaga Villaamil. El patronato de la pinacoteca aceptó seis obras que abarcan distintos periodos históricos: desde finales del siglo XVI hasta mediados del XIX y salidas de los pinceles de artistas como el italiano Jacopo Ligozzi, el alemán Anton Raphael Mengs o los españoles Juan Sánchez Cotán, Francisco de Herrera El Viejo, Antonio del Castillo y Eugenio Lucas Velázquez.

“A mí me da mucho el Prado y yo le doy poco”, comentó ayer Alzaga (Madrid, 1942) por teléfono a EL PAÍS. El histórico político democristiano explicó que su afición por el arte comenzó hace más de 50 años y que poco a poco ha ido haciéndose con una colección. Las gestiones de esta donación comenzaron hace más de dos años cuando personal del Prado se enteró de que el jurista había ofrecido uno de sus cuadros a un museo provincial, esta operación no salió y a partir de ahí el donante asegura que técnicos del museo madrileño eligieron en su casa las obras que completaban mejor el discurso expositivo.

“¿Dónde van a estar mejor las pinturas que acompañadas de las de su escuela, dentro de su contexto historicoartístico?”, reflexionaba el catedrático. Aunque los autores de las pinturas donadas figuran ya entre los maestros del Museo del Prado, están representados con obras de muy distinta naturaleza, iconografía o cronología. Su incorporación permite completar los fondos de estos pintores. Así sucede, por ejemplo, con Sánchez Cotán, de quien el Museo del Prado posee una naturaleza muerta pero hasta que ayer se incorporó Imposición de la casulla a San Ildefonso, carecía de pintura religiosa; o con Ligozzi, presente también en la pinacoteca a través de un enorme cuadro de altar muy alejado de la exquisita e inusual composición de Alegoría de la redención que ahora ingresa. Lo mismo ocurre con la obra de Mengs de pequeño formato o del tardío San Jerónimo de Herrera El Viejo.

Cuatro de las obras donadas por Alzaga fueron adquiridas en subastas en el extranjero, por lo que su entrada en el museo supone un importante aporte al patrimonio artístico español. Así como a la colección permanente de la institución ya que reseñan su “elevada calidad y su buen estado de conservación (ninguna precisa de intervención)”. Lo que confirma Alzaga cuando explica que en su casa ha cuidado las condiciones de conservación como si de un museo se tratara, controlando, incluso, la luz que entraba por las ventanas.

La calidad de las obras viene avalada, además, por su presencia en exposiciones dedicadas a sus autores como el San Jerónimo, de Herrera El Viejo en De Herrera a Velázquez. El primer naturalismo en Sevilla, que estuvo en la capital andaluza y en Bilbao, entre 2005 y 2006.


 02_1490687727_814170
 
'San Jerónimo penitente', de Francisco Herrera El Viejo, una de las obras donadas por Óscar Alzaga al Museo del Prado.


Una séptima pieza pendiente

Además de las seis obras que ha recibido el Museo del Prado, la nota de prensa emitida ayer señala que también recibirá “una dotación económica para la adquisición de una séptima”. Óscar Alzaga quiere mantener la “ambigüedad” que ha dejado la institución y no concreta nada más, salvo que tanto él como otras personas han sido sondeadas por el museo para atender el pago de una obra que una familia ha ofrecido al museo. Sin dar más datos, ni título, ni autor, ni periodo histórico de la pieza, Alzaga asegura que ha adquirido el compromiso de pagar esa pieza cuando las gestiones estén cerradas, lo que cree que será con “carácter inmediato”.
 

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario