Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Van Eyck, Jan
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Van Eyck, Jan 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Jan van Eyck (o Johannes de Eyck, Maaseik cerca de Mastrique, h. 1390 – Brujas, antes del 9 de julio de 1441) fue un pintor flamenco que trabajó en Brujas. Está considerado uno de los mejores pintores del Norte de Europa del siglo XV y el más célebre de los Primitivos Flamencos. Robert Campin, que trabajó en Tournai y los hermanos Van Eyck en Flandes, fueron las figuras de transición desde el gótico internacional hasta la escuela flamenca. El estilo flamenco que se dio en los Países Bajos en el siglo XV se ha considerado tradicionalmente como la última fase de la pintura gótica. Otra corriente lo enmarca en lo que se ha dado en llamar Prerrenacimiento. A este estilo pictórico del gótico tardío en el siglo XV, que anuncia el Renacimiento Nórdico de Europa, también se le llama Ars nova.

Juventud

Jan van Eyck pertenecía a una familia de pintores. A menudo se ha relacionado con el pintor Hubert van Eyck, al que se considera su hermano, debido a que se cree que ambos provenían de la misma ciudad, Maaseik. En documentos de la corte borgoñona se menciona a otro hermano, Lambert van Eyck y se tiene la teoría de que pudo haber sido pintor y también que fue quien supervisó el cierre del taller de Jan van Eyck en Brujas. Otro pintor significativo, y bastante más joven, que trabajó en el sur de Francia, Barthélemy van Eyck, se cree que era un pariente.

Se desconoce la fecha del nacimiento de Van Eyck. Una tradición que se remonta a Lucas de Heere (1559) y Marcus Van Vaernewijck (1568) fija el lugar de nacimiento de Jan van Eyck en Maaseik, cerca de Mastrique, en la provincia de Limburgo, a orillas del río Mosa y perteneciente a la diócesis de Lieja. Nada se sabe sobre su formación como artista, ni siquiera si fue en Francia o en su tierra natal. Probablemente su formación fue en el campo de la miniatura, de la cual aprendió el amor por los detalles diminutos y por la técnica refinada, que se refleja incluso en las obras pictóricas. Se ha apuntado la posibilidad de que se formase en París, pero lo cierto es que no hay pruebas que lo acrediten.

El documento más antiguo que existe de él es de la corte de Juan de Baviera, príncipe-obispo de Lieja, conde de Holanda y de Zelandia, en La Haya, donde se hicieron pagos a Jan van Eyck entre octubre de 1422 y septiembre de 1424 como pintor de corte,2 con el rango cortesano de ayuda de cámara, y primero uno y luego dos asistentes.3 Esto sugiere una fecha de nacimiento en el año 1395, como muy tarde, y de hecho posiblemente antes. La edad que aparenta en su probable autorretrato sugiere a la mayor parte de los estudiosos una fecha más temprana que 1395.


 23recuperaci_n_de_la_cruz_por_santa_helena_iluminaci_n_atribuida_al_maestro_g_del_libro_de_horas_de_tur_n

Jan van Eyck - Recuperación de la Cruz por santa Helena, iluminación atribuida al «maestro G», del Libro de Horas de Turín.

Sus primeros pasos se dieron en el mundo de la miniatura, en la época dominada por la tradición tardogótica francesa. De este primer período sólo quedan las miniaturas en el Libro de Horas de Turín. Su datación y comitente no queda claro. Se ha apuntado la posibilidad de que lo encargara el duque Guillermo IV de Baviera antes de 1417. Sin embargo, generalmente se entiende que fueron ejecutadas en La Haya para el conde de Holanda, Juan de Baviera entre 1422 y 1424. La mayor parte de estas fueron destruidas por el fuego en 1904, aunque existen fotografías, pero otra parte del manuscrito se conserva en el Museo civico d'arte antica de Turín. En los mejores folios del libro miniado, atribuidos por Huelin de Loos al «maestro G» (posiblemente, Jan van Eyck) las figuras son ya plenamente integradas en un espacio realista, con una luz que unifica la representación y delinea con gran precisión y detalles diminutos de la sala y de las ocupaciones de los personajes. Queda claro que Van Eyck se planteaba, como Masaccio, el problema de la realidad: pero mientras el italiano hacía una síntesis que acogía la sola esencia de las cosas, preocupándose de colocarla en un espacio con perspectiva unitaria y racional, el flamenco procedía en lugar de ello analizando con lucidez y atención los singulares objetos como se presentan ante nuestros sentidos.


 83monumento_a_los_hermanos_pintores_jan_y_hubert_van_eyck_por_gemma_frisius_detalle

Detalle del monumento a los hermanos pintores Jan y Hubert van Eyck por Gemma Frisius.

No se sabe exactamente si estas miniaturas las hizo Jan o su hermano Hubert, como ocurre con otras obras de esta época. La autoría de obras de Van Eyck anteriores a 1426, fecha en que murió su hermano Hubert, se discute y la atribución a Hubert o a Jan es delicado. Esto ocurre con las Tres Marías ante el sepulcro del Museo Boymans van Beuningen, que se suele atribuir a Hubert por lo arcaico de la composición. Parece que es obra de Hubert van Eyck una Crucifixión de la Gemäldegalerie de Berlín, y cabe la duda de si el Tríptico de Dresde es obra de Jan o de Hubert. La tabla central de este tríptico representa a la Virgen entronizada con el Niño y en los paneles laterales se encuentran San Miguel con el donante a la izquierda y Santa Catalina a la derecha; el marco es aún el original y sobre el lado externo de los portillos se puede ver una Anunciación pintada con grisalla.


Díptico de la Crucifixión y el Juicio Final


 4van_eyck_crucifixion_juicio_final

Jan Van Eyck - Díptico: La Crucifixión y el Juicio Final, Años 1430. Lienzo (traspasado de una tabla), 56,5 × 19,7 cm. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York.

Aun con dudas, parece que sí es de Jan van Eyck un díptico que representa la «Crucifixión» y el «Juicio Final», que se conserva en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, que lo data hacia el año 1430. Quizá formaban parte de un políptico más amplio desmembrado o bien es sólo un díptico. El espacio de la Crucifixión está organizado según un punto de vista realzado que aumenta el sentido de profundidad; a los pies de la cruz se reúne una gran cantidad de personajes en los que se ven soldados y dignatarios de corte retratados con impasible distancia, contraponiéndose a la desesperación de la Virgen arrodillada en primer plano y envuelta en una larga vestidura azul celeste que deja descubierto mostrando el rostro. El sentido de dramatismo está acentuado por la posición del ladrón sobre la derecha representado con el cuerpo doblado sobre la cruz, como en un intento extremo de liberarse de las cuerdas, mientras que el cielo plomizo anuncia la inminente muerte de Cristo; la ciudad que se ve sobre el fondo, con sus numerosos edificios que recuerdan las construcciones flamencas de su época, representa la Nueva Jerusalén.

La tabla con el Juicio Final en cambio, está construida según un modelo de derivaciones medievales, con una disposición en tres planos y con las figuras de grandeza diversa según su grado de importancia; en lo alto se encuentra Cristo rodeado por ángeles que portan los instrumentos de la Pasión, por la Virgen y San Juan y bajo los doce apóstoles con santos y beatos a los lados. En la parte inferior de la pintura se cven los muertos que emergen de la tierra y del mar en atención del juicio con el arcángel Miguel que queda por encima del esqueleto de la Muerte representado con alas de murciélago usadas para delimitar el espacio de los infiernos donde los condenados son lanzados para alimentar a terribles monstruos que rompen los cuerpos en pedazos.

La tabla contiene también inscripciones destinadas a la correcta interpretación de las imágenes, confiriendo una función de erudición a la obra que quizá estaba destinada a una persona instruida, que era capaz por ello de leerla y de comprender su significado.


Políptico de Gante


 5recuperaci_n_de_la_cruz_por_santa_helena_iluminaci_n_atribuida_al_maestro_g_del_libro_de_horas_de_tur_n

Jan y Hubert van Eyck - Políptico de Gante o La adoración del Cordero Místico (vista interior), pintado en 1432. Óleo sobre tabla, 350 × 223 cm. Catedral de San Bavón, Gante, Bélgica.

Hubert murió el 18 de septiembre de 1426, y Jan prosiguió con la gran obra de la pintura flamenca de principios del siglo XV, el Políptico de Gante, que acabó en 1432. Fue un encargo de Jodocus Vijdts y su esposa Isabel Borluut. Está formado por numerosas tablas. Cuando se cierra presenta la Anunciación. Cuando está abierto aparece, en la parte superior, lo que se llama la Déesis, esto es, Jesucristo en el centro como Pantocrátor y a los lados la Virgen María y San Juan Evangelista, mientras que a la izquierda se encuentran los Ángeles cantores y Adán y a la derecha los Ángeles músicos y Eva. Debajo se encuentra un gran panel con el tema del Cordero Místico en prados verdes, y se acercaban a adorarlo diversos grupos sociales. A los lados se encuentran los Caballeros de Cristo y de Jueces íntegros (a la izquierda) y los Eremitas y los peregrinos (a la derecha). También se incluía alegorías de virtudes, la Justicia, la Fortaleza, la Prudencia y la Templanza. En esta obra se pueden apreciar algunos de los caracteres típicos de la pintura de Van Eyck: naturalismo analítico, uso de colores luminosos, cuidado por la representación del paisaje y gran lirismo, todos elementos que se representan incluso en las pinturas ejecutadas a pocos años de distancia del Políptico de Gante.


 75the_ghent_altarpiece_adoration_of_the_lamb_detail

 74the_ghent_altarpiece_adoration_of_the_lamb_detail

Jan y Hubert van Eyck - Políptico de Gante o La adoración del Cordero Místico (detalles) 1425-29. Óleo sobre tabla. Catedral de San Bavón, Gante, Bélgica.

Comenzado en algún momento antes de 1426 y terminado, al menos en parte, para el año 1432, este políptico se considera que representa «la conquista final de la realidad en el Norte», que se diferencia de las grandes obras del Primer Renacimiento en la Italia en virtud de su deseo de privarse de la idealización clásica a favor de una observación fiel de la naturaleza.5 Se encuentra en su ubicación original, la catedral de San Bavón en Gante, Bélgica. Ha tenido una historia turbulenta, sobreviviendo a los alzamientos iconoclastas del siglo XVI, la Revolución Francesa, gustos cambiantes que llevaron a su diseminación, y más recientemente el saqueo de los nazis. Cuando la Segunda Guerra Mundial acabó fue recuperado en una mina de sal.


 77the_ghent_altarpiece_adoration_of_the_lamb_st_john_the_baptist

Jan y Hubert van Eyck - Políptico de Gante o La adoración del Cordero Místico (St John the Baptist) 1425-29. Óleo sobre tabla. Catedral de San Bavón, Gante, Bélgica.


 76the_ghent_altarpiece_adoration_of_the_lamb_god_almighty

Jan y Hubert van Eyck - Políptico de Gante o La adoración del Cordero Místico (God Almighty) 1425-29. Óleo sobre tabla. Catedral de San Bavón, Gante, Bélgica.

No menos turbulenta fue la historia de la interpretación de esta obra. Una cuarteta de versos alejandrinos en latín, copia de la original que figuraba en este retablo, oculta bajo la pintura y descubierta por medio de rayos X, afirma que Hubert comenzó la obra y la culminó Jan: Hubert van Eyck maior quo nemo repertus (más grande que cualquier otro) comenzó el retablo, pero Jan van Eyck – llamándose a sí mismo arte secundus (segundo mejor en el arte) – lo acabó. Según esta inscripción, el Políptico de Gante es el resultado del esfuerzo colaborador de Jan van Eyck y su hermano Hubert. La interpretación tradicional es que Jan reunió los paneles que Hubert tenía comenzados antes de su muerte en 1426, y añadió otros nuevos de su propia creación, ensamblándolos todos juntos. La cuestión de quién pintó qué, «¿Jan o Hubert?» se ha convertido en una cuestión mítica entre los historiadores del arte. La crítica parece hoy inclinada a atribuir a Hubert la concepción y en parte la ejecución de la tabla con la Adoración y de las tres tablas superiores, mientras que todo el resto lo ejecutaría Jan que trabajó en ella de manera alterna, de ahí la falta de homogeneidad entre diversos compartimentos, que para ser apreciado por completo deben ser analizados singularmente. Pero hay algunos que se cuestionan, incluso, la validez de la inscripción, y de ahí la implicación de Hubert van Eyck en la obra. En los años treinta, Emil Renders incluso sostuvo que «Hubert van Eyck» era una total ficción inventada por los humanistas de Gante en el siglo XVI. Más recientemente, Lotte Brand Philip (1971) ha propuesto que la inscripción en el Políptico de Gante ha sido malinterpretada, y que Hubert era (en latín) el «fictor», no el «pictor», de la obra. Ella interpreta esto en el sentido de que Jan van Eyck pintó todo el retablo, mientras que su hermano Hubert creó el marco escultórico.


 35the_ghent_altarpiece_wings_closed

Jan y Hubert van Eyck - Políptico de Gante o La adoración del Cordero Místico (políptico cerrado) 1432. Oil on wood, 350 x 223 cm. Cathedral of St Bavo, Ghent.

El retablo fue efectuado por ambos hermanos conjuntamente, como Jan Van Eyck reconoció y sus contemporáneos sabían perfectamente, y tal hecho eran igualmente conocido por el duque de Borgoña o los jefes de la corporación de Brujas, quienes visitaron la casa del pintor en una visita de estado en 1432, y los miembros de la cámara de retórica en Gante, que reprodujeron el Agnus Dei como una escena viva en 1456. No obstante, generaciones posteriores atribuyeron el políptico en exclusiva a Jan.

Ver más imágenes del Políptico de Gante


Éxito mundano

Tras la muerte de Juan de Baviera, en enero de 1425 se reencuentra en Flandes con su hermano, Hubert van Eyck, igualmente pintor. Entró entonces al servicio del poderoso e influyente príncipe Valois, Felipe el Bueno, duque de Borgoña el 19 de mayo de 1425, como pintor y valet de chambre, es decir, ayuda de cámara, con un salario anual fijo que inicialmente fue de 100 libras. Fue su pintor oficial hasta su muerte. El centro artístico de los duques de Borgoña, que habían sido París y Dijon, pasó con Felipe el Bueno a Flandes y Brabante. Felipe no tuvo una capital fija y movía la corte entre diversos palacios, principalmente en las ciudades de Bruselas, Brujas o Lille. En esta última localidad vivió Van Eyck aparentemente entre 1426 y 1429.

Una serie de documentos publicados en el siglo XX registran sus actividades al servicio de Felipe. Es evidente que gozaba de gran prestigio y muy buenas relaciones con el duque, y por ello se le encargaron viajes que eran más bien de carácter diplomático, generalmente por el territorio de lo que hoy son Italia, España y Portugal. El 26 de agosto de 1426, el pintor recibe pago para emprender, en nombre del duque, un peregrinaje y un lejano viaje secreto y, de nuevo, el 27 de octubre del mismo año por «ciertos lejanos viajes secretos», de nuevo en julio y agosto de 1427 recibe la remuneración procedente, según parece, de una misión diplomática en el extranjero. Esto atestigua que durante los años 1426 y 1427, Van Eyck hizo, al menos, dos viajes lejanos. El contenido exacto de esos viajes aún hoy en día se desconoce. Es posible que algunos de los pagos relativos también a su participación en una embajada a Valencia, en 1426. Se trataba de pedir a Alfonso V de Aragón la mano de su sobrina Isabel de Urgel para Felipe el Bueno. La presencia de Van Eyck parece verosímil si se considera el interés que despertó en Alfonso V, quien adquirió varias de sus obras, y al hecho de que, entre 1431 y 1436, el rey le envió a Luis Dalmau, su pintor de cámara, a perfeccionar en Flandes sus conocimientos de la pintura al óleo. La Virgen dels Consellers de Dalmau (h. 1445, Barcelona, MNAC) evoca indudablemente al Políptico de Gante.


 14_1437690928_51729215_1437690939_648332

Jan van Eyck - Díptico de la Anunciación, c. 1433-1435. Óleo sobre tabla. Ala izquierda (El arcángel san Gabriel): 38,8 x 23,2 cm; ala derecha (La Virgen María): 39 x 24 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.

El 18 de octubre de 1427, Van Eyck, de vuelta a los Países Bajos, fue invitado a un vino de honor por el magistrado de Tournai. Aún está en Tournai el 23 de marzo de 1428. Las negociaciones de Valencia fracasaron, y Felipe el Bueno envió una embajada a Lisboa (Portugal) a pedir en matrimonio a la infanta Isabel, la hija de Juan I (19 de octubre de 1428 - 25 de diciembre de 1429). Un documento de la época confirma que Van Eyck formaba parte de la embajada. La finalidad era decirle a su protector la verdad de cuerpo y de carácter de la princesa Isabel. En enero de 1429, en el castillo de Avis, ejecutó dos retratos6 de la princesa que los correos llevaron a Felipe el Bueno, el 12 de febrero, por mar y por tierra. Puede que, durante esta embajada, Van Eyck visitara Santiago de Compostela, la corte de Juan II en Valladolid y la de Muhammed VIII en Granada. La presencia del pintor en la Península Ibérica contribuyó a despertar en ella el interés por el arte flamenco. Los retratos de la princesa han desaparecido, pero se conoce la existencia de un dibujo por una antigua foto que muestra un retrato de un estilo novedoso, donde la pose prefigura la de La Gioconda de Leonardo da Vinci.

Estos viajes le permitieron reconocer nuevas luminosidades, cielos y atmósferas diáfanas e incluso notar nuevas vegetaciones. En el Políptico de Gante aparecen, como parte del paisaje de la paradisíaca Nueva Jerusalén, figuradas con precisión casi de naturalista especies mediterráneas.

No quedan las obras que le encargasen el conde de Holanda primero y el duque de Borgoña después. De hecho, las obras de Van Eyck que se le atribuyen sin dudar, debidamente firmadas y datadas, pertenecen todas a la última década de su vida y, además, no son encargo de aquéllos nobles sino de comerciantes, altos funcionarios y clérigos a título particular. Parece que después del 1429 se instaló en Brujas, donde adquirió una casa en el año 1431; aproximadamente en la misma época, se casa con una tal Margarita, de la que se ignora su procedencia. Tuvieron un hijo en 1434 y luego otro quizás en 1435. El duque los gratificó con un regalo y fue el padrino de uno de los hijos. Parece que trabajó en el año 1433 en el palacio de Coudenberg en Bruselas. Como pintor y ayuda de cámara del duque, Jan van Eyck estaba excepcionalmente bien pagado. Su salario anual era bastante alto cuando fue contratado por vez primera, pero se le dobló dos veces en los primeros años, y a menudo recibió suplementos por encargos especiales. Sólo su salario ya hace de Jan van Eyck una figura excepcional entre los primitivos flamencos, puesto que la mayor parte de ellos dependían de encargos para ganarse el sustento. En 1434-1435, el magistrado de la ciudad de Brujas retribuyó a Van Eyck por la policromía de seis estatuas y su baldaquino en la fachada del Ayuntamiento. La visita que el magistrado había hecho el 17 de julio de 1432 en su taller se refería quizá a este encargo. Un indicativo de que el arte y la persona de Van Eyck eran extraordinariamente considerados es un incidente administrativo ocurrido en septiembre de 1434: la cámara de cuentas de Lille rechazó pagar a Van Eyck; el 13 de marzo de 1435, el duque intervino personalmente a favor de su pintor, reprendiendo a sus tesoreros por no pagar al pintor su salario, argumentando que Van Eyck los abandonaría y que no sería capaz de encontrar a nadie que igualase su «arte y ciencia». En esta época siguió haciendo viajes por encargo del duque, estando en Hesdin en 1431-1432 y en Lille en el año 1432.

El 20 de agosto de 1436, fue remunerado por «ciertos viajes lejanos en tierras extranjeras». Se trata probablemente de una misión en tierras no cristianas, relacionada con los proyectos de cruzada de Felipe el Bueno, quizá un viaje por Bizancio o Jerusalén. No puede excluirse que Van Eyck haya tenido que hacer reconocimientos de caminos y territorios y reflejarlos en un plano.


 8la_fuente_de_la_gracia_o_el_triunfo_de_la_iglesia_sobre_la_sinagoga_c_1430_1455_atribuido_a_la_escuela_de_jan_van_eyck

La Fuente de la Gracia o El triunfo de la Iglesia sobre la Sinagoga (c. 1430-1455). Atribuido a la Escuela de Jan van Eyck, aunque algún autor cree que el cuadro pudo haber sido realizado por un pintor anónimo flamenco. Se trata de una alegoría teológica. El cuadro presenta en la parte superior a Cristo sentado en su trono, acompañado de la Virgen y San Juan, a cuyos pies emana un río de hostias consagradas. En la parte inferior, a la izquierda la Iglesia cristiana, encabezada por el papa; a la derecha la Sinagoga, representada por un grupo de judíos encabezados por el sumo sacerdote con los ojos vendados, simbolizando su "ceguera" ante la naturaleza divina del Nazareno. Museo del Prado, Madrid.

Al período 1432-1439, viviendo ya en Brujas, pertenecen las pinturas datadas que se consideran indudablemente como de Jan van Eyck. Hay algunas obras de atribución incierta que se imputan más a su taller, como ocurre con un San Jerónimo en su estudio que se cree que realizó en todo, o en parte, el taller. También a ese taller o a un pintor anónimo hispano-flamenco se atribuye la obra La Fuente de la Gracia y triunfo de la Iglesia sobre la Sinagoga del Museo del Prado, cuya fecha de ejecución es discutida entre los años 1430 y 1455. A su muerte, Jan Van Eyck dejó inacabada la Virgen de Nicolás Van Maelbecke (colección privada, Gran Bretaña), que estaba destinada para la iglesia de San Martín en Ypres.

Según una cuenta para los funerales en la iglesia de San Donaciano en Brujas, cuenta cerrada el 23 de junio de 1441, murió poco antes de esa fecha. En calidad de miembro de la «familia» ducal, fue inhumado en el claustro anejo a esta iglesia; en 1442, por intervención de su hermano Lambert, su tumba fue transferida al interior de la iglesia. La lápida en el centro de la cual estaban grabadas las armas de la corporación de los pintores desapareció en 1800 con la destrucción de la iglesia (cf. El dibujo de P. De Molo hacia 1785).11 Un epitafio de cobre de principios del siglo XVI desapareció durante las guerras de religión. Se puso un nuevo epitafio, en madera pintada, en 1768; desapareció desde 1782. Lucas de Heere y Marcus Van Vaernewijck precisan que Van Eyck murió joven.

El 22 de julio de 1441, por lo tanto después de su muerte, el duque pagó aún, a la viuda, una parte de sus ingresos anuales y, cuando su hija Lievine entró al convento de Santa Inés en Maaseik, en 1449-1450, le asignó una gratificación. No se conserva prácticamente nada de los encargos que Van Eyck realizó para Felipe el Bueno. Trabajó en la decoración de las residencias de Hesdin (1431 o 1432), de Bruselas (1433), y de Lille (1434). Generalmente, se relacionan estos trabajos una pintura con una fiesta de caza en la corte de Felipe el Bueno, copia del segundo cuarto del siglo XVI después de una obra perdida de evidente carácter eyckiano. Hacia 1460, cuando, en su Tratado de arquitectura, Filarete trataba de la ornamentación de los palacios, menciona el nombre de Jan van Eyck. Ha pintado, sin duda, retratos del duque y su familia. Muchos retratos grabados del siglo XVII mencionan a Van Eyck como Inventor, lo cual puede ser una pista. Un dibujo del siglo XVIII, que pertenece a una colección privada alemana, lleva una inscripción según la cual se trataría del retrato de la infanta Isabel realizado en Portugal. En 1456, Bartholomeus Facius describe un «mappa mundi» realizado por Jan van Eyck para Felipe el Bueno. Era muy meticuloso y permitía medir las distancias. Es posible que fallase a la hora de identificar un mapa del mundo firmado en el Prinsenhof de Gante. No se excluye que el duque haya encargado a Jan van Eyck las obras decorativas de carácter heráldico.


 10anunciaci_n_galer_a_nacional_de_arte_washington_d_c

Jan van Eyck - Anunciación, h. 1434. Óleo transferido de tabla a lienzo, 93 × 37 cm. Galería Nacional de Arte, Washington D.C.


Principales obras

Dejando a un lado su obra más conocida, el Políptico de Gante, la obra de Jan van Eyck está formada sobre todo por representaciones de Virgen María y de retratos.


 9virgen_del_canciller_rolin_1435

Jan van Eyck - Virgen del Canciller Rolin, 1435. Óleo sobre tabla, 66 × 62 cm. Museo del Louvre, París.


Las Vírgenes

Una de las principales tablas de Van Eyck es su Virgen en una iglesia (h. 1438), conservada en la Gemäldegalerie de Berlín, que evoca un interior iluminado con una luz preciosa e inmaterial que suscitó gran admiración; hubo dos copias de esta obra, que se debe a Gossaert y el conocido como Maestro de 1499.

La Virgen María protagoniza dos notables paneles conmemorativos: la Virgen del Canciller Rolin que se encuentra en el Louvre de París y la Virgen del canónigo Van der Paele que se conserva en el Museo Groeninge de Brujas. La Virgen del Canciller Rolin fue ejecutada entre 1434 y 1435, y muchos la relacionan con la paz de Arrás estipulada en el año 1435. Fue un encargo del canciller del duque de Borgoña y tenía como destino su capilla en la catedral de Autun. La escena se desarrolla en el interior de un ambiente cerrado pero con una amplia arcada en el fondo que crea un complejo juego de luces y de sombras. Las dos figuras principales, la Virgen y el donante, están perfectamente equilibradas y dispuestas una frente a la otra; la ropa del canciller en adoración está decorado con preciosos bordados, mientras que el Niño tiene en la mano una cruz luminosa y la Virgen está vestida con un largo ropaje rojo sobre el que están recamadas letras de oto los pasos del oficio matutino recitado durante la misa celebrada delante del canciller.

Las arcadas dejan asomar una vista de una ciudad fluvial reproducida en todos sus detalles: los edificios, las calles e incluso los minúsculos habitantes. Este detallismo descriptivo en la composición contribuía a su visión de dentro y era considerada como la solución ideal para combinar la representación de un interior con el paisaje exterior que se abre al fondo.

La Virgen del canónigo Van der Paele es la tabla más grande de las de Jan van Eyck, después del Políptico de Gante. De sus otras pinturas religiosas, destaca la Anunciación de Washington D. C.. Del año 1433 es la Virgen con Niño, llamada de Ince Hall. Al último período de actividad del pintor ha de referirse la Virgen de la fuente (obra firmada y datada en el año 1439, custodiada en el Museo Nacional de Amberes) y la que es conocida como la Virgen de Lucca.

En todas estas obras se representa a la Virgen de una manera idealizada y poética, que contrasta con el realismo en la representación de los donantes.


Retrato del Matrimonio Arnolfini

A Jan van Eyck se le considera el fundador del retrato occidental. Sus modelos casi siempre están representados en busto; la cara, vistos tres cuartos, se vuelve hacia la izquierda, y los ojos fijan a menudo al espectador, lo que constituía en la época una innovación radical. Su obra maestra dentro de este género, y una de las cumbres de la pintura flamenca, es el Retrato de los esposos Arnolfini (1434. Representa el momento de la boda, en un interior flamenco, de un rico negociante establecido en Brujas, Giovanni Arnolfini, y su esposa. Se trata de una de las más frecuentemente analizadas por los historiadores de arte. Van Eyck inscribió en el muro posterior (pictórico) Johannes de Eyck fuit hic 1434 («Jan van Eyck estuvo aquí», 1434), por encima de un espejo circular convexo en el cual aparecen vagamente reflejados dos personajes, quizá los dos testigos, uno de los cuales sería el propio Van Eyck. Aunque no es exactamente el sistema de juego especular que luego utilizará Velázquez en Las Meninas, existe en el cuadro de Van Eyck un interesante precedente, que es, entre otras cosas, una búsqueda de la superación que la bidimensionalidad del cuadro impone a la representación de los espacios. Se puede entonces ver en esta obra un verdadero certificado de matrimonio. Van Eyck refuerza una «integración» del espectador dentro del espacio virtual representado en su obra. Como en casi todas las obras de Van Eyck, en ésta abundan las alegorías y las simbologías. Pero en años recientes se han cuestionada varias ideas populares al respecto. Por ejemplo, que no se pintó como un certificado de matrimonio, o la documentación de un compromiso, como originalmente sugirió Erwin Panofsky. Aunque la mujer parece estar embarazada, el gesto de la mano de levantar el vestido aparece en representaciones contemporáneas de las santas vírgenes (incluyendo el Tríptico de Dresde del propio Van Eyck y una pieza de taller, la Virgen de la Colección Frick); sin embargo, el tipo de cuerpo, y la moda que acentuaba ese tipo corporal, puede enfatizar el potencial reproductor de las mujeres. Documentos recientemente descubiertos indican que la esposa de Giovanni Arnolfini murió antes del año 1434, junto con detalles en la imagen, sugieren que la mujer retratada había muerto (quizás como resultado de un parto) antes o durante el proceso de realización de la pintura.14 En este retrato destaca la profundidad psicológica alcanzada a la hora de retratar a la pareja, así como el detalle por la ambientación minuciosa y cuidada. Se considera uno de los primeros retratos burgueses, género que tendría un extraordinario desarrollo.


 11retrato_de_giovanni_arnolfini_y_su_esposa_1434

Jan van Eyck - Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa, 1434. Óleo sobre tabla, 82 × 60 cm. National Gallery, Londres.


Otros retratos

Van Eyck pintó una serie de retratos excepcionalmente evocadores e inquietantes. Reclamaban su trabajo como retratista por la exactitud a la hora de reflejar los modelos. Entre ellos está el de su esposa, Margarita (Brujas, Museo Groeninge), y lo que se cree que es su autorretrato, Retrato de un Hombre, a menudo titulado erróneamente como Retrato de un Hombre con turbante rojo, pues de ello lo que lleva es un capirón.15 Tiene su firma y fecha de ejecución (21 de octubre de 1433) y el lema flamenco que se ha hecho famoso: AIC IXH XAN «Als ich kan», que significa «como puedo», que aparentemente es una frase modesta («hago lo que puedo»), pero en realidad puede ser falsa modestia («hago esto porque puedo»). El fondo oscuro exalta el rostro del hombre que tiene un enorme turbante sobre su cabeza, sobre el que recae inevitablemente la mirada del espectador que admira la sorprendente habilidad para representar los pliegues del paño a través del contraste entre las luces y las sombras.


 34st_jerome

Jan van Eyck - St Jerome. 1442. Oil on parchment on oak panel, 20 x 12,5 cm. Institute of Arts, Detroit.


Estilo

Aunque los hermanos van Eyck inauguran realmente el renacimiento nórdico, se han de tener en cuenta como antecedentes que les han influido a los miniaturistas Gebroeders van Limburg, al escultor Claus Sluter, y, aún más directamente al pintor Melchior Broederlam. Jan van Eyck es tan importante para la pintura al norte de los Alpes como Masaccio para el arte italiano. Hay un error común, que se remonta al siglo XVI, las Vite del artista y biógrafo toscano Giorgio Vasari, que Jan van Eyck inventó la pintura al óleo. Sin embargo, el óleo como técnica para pintar tallas de madera y otros objetos es muy anterior, y Teófilo (¿Roger de Helmarshausen?) da claras instrucciones para pintura basada en el óleo en su tratado Diversarum Artium schedula sive de diversis artibus (1125). También documenta la difusión de esta técnica en Flandes desde el siglo XIV el llamado Manuscrito de Estrasburgo. Pero sí es verdad que los hermanos Van Eyck estuvieron entre los primeros pintores flamencos que lo usaron para pinturas sobre tabla muy detalladas. Fueron ellos quienes lograron nuevos y destacados efectos a través del uso de veladuras, la técnica de pintar con capas de pintura húmeda sobre capas previas de pintura todavía húmeda y otras técnicas. Jan van Eyck aumentó la proporción de aceite transparente en la mezcla, lo que le permitía superponer varias veladuras, de manera que lograba mayor luminosidad y colores intensos. El aglutinante utilizado por Van Eyck tenía como base aceite secante y de otro elemento que volvía el aglutinante consistente, lo que era una de las dificultades encontradas por los usuarios de la pintura al óleo posteriores. Llevó la técnica de la pintura al óleo y el realismo de los detalles (destacadamente la representación de las materias) en una cumbre nunca alcanzada antes que él, la técnica flamenca permitiendo también la claridad de éstos. Estas capas de óleo se aplicaban sobre un soporte que consta de una tabla de madera (generalmente de haya) pulida y pintada de blanco, con lo que se logra una reflexión de la luz con el consecuente brillo de la pintura y una sugestión de profundidad. Van Eyck se atrevió con estos métodos a intentar lo que luego se llamaría trompe d'œil o trampantojo. Por la temprana maestría de Van Eyck en la técnica al óleo, se le conoce tradicionalmente como el «padre de la pintura al óleo».

Se trata de un artista que tenía conciencia de su propia importancia, siendo uno de los primeros artistas flamencos que firmó y dató sus pinturas en los marcos, entonces considerados una parte integral de la obra (los dos a menudo se pintaban juntos).

Esta habilidad con el óleo le permitía reflejar de una manera naturalista la realidad. Además, era minucioso y sus obras, generalmente de pequeño tamaño, tienen una extraordinario detalle propio del mundo de la miniatura. Inmediatos antecedentes que influyen en Van Eyck serían los excelentes miniaturista hermanos Limbourg, así como el escultor Claus Sluter: la forma de representar los pliegues de las telas que Sluter hace en piedra es prácticamente la misma forma con que van Eyck pinta los pliegues de las telas. También se menciona como predecesor de los Van Eyck el poco conocido pero valioso pintor Melchior Broederlam.

Pero, aunque esta minuciosidad recuerde tanto a la iluminación, hay rasgos que hacen ver en él claramente anticipo del Renacimiento. Este periodo del arte flamenco se caracteriza por el naturalismo de vívidos colores al óleo, la meticulosidad de los detalles, la precisión de las texturas y la búsqueda de nuevos sistemas de representación del espacio tridimensional (véase Perspectiva). Las figuras humanas se enmarcan en un espacio naturalista. En lo que atiene a la búsqueda de los efectos tridimensionales Van Eyck no recurre tanto a la perspectiva con un punto de fuga, sino que logra dar cierta impresión de tridimensionalidad mediante la técnica de las veladuras.

Los paisajes se representan con detalle después de haber sido detenidamente observados. Y aparece en Jan van Eyck, como se ve en el Retrato del matrimonio Arnolfini , una representación fiel y leal de un interior burgués con sus objetos cotidianos. También es muy detallista y minucioso cuando representa las joyas y los tejidos de sus modelos. Inaugura el retrato moderno que procura reflejar fielmente al modelo.

El tratamiento que Van Eyck da a la luz, merced a su dominio de la técnica al óleo, hace bastante correcta la siguiente opinión del crítico Stirling: «Van Eyck redescubre la verdad entrevista en la pintura helenística, pero luego olvidada, según la cual las sombras se encuentran incluso en las claridades, y la luz en todas partes, incluso en las sombras».

Por otra parte resulta interesante observar una constante en la obra de Van Eyck: además de una muy estudiada espacialidad, las figuras humanas (o de aspecto humano) por él representadas tienen una actitud impasible y tendiente a la monumentalidad (una ligera excepción a tal impasibilidad se encuentra en la tabla de los «ángeles cantores», o al San Jorge, perteneciente al Políptico de Gante).

Van Eyck es calificado de pintor naturalista. Tal afirmación es bastante cierta, viéndose corroborada en la representación de Adán y Eva, desnudos, en la parte superior del Políptico de Gante, retratados sin idealizaciones y sin demasiadas censuras: Van Eyck les ha pintado casi todos sus pelos. Es de este modo que ha acercado lo religioso a la vida cotidiana en una humilde majestad y belleza. Constituyen los primeros desnudos de la pintura de Europa septentrional.


 7virgen_del_can_nigo_van_der_paele

Jan van Eyck - Virgen del canónigo Van der Paele (1434-36), un buen ejemplo de alfombras orientales en la pintura renacentista. Óleo sobre tabla, 122,1 × 157,8 cm. Museo Groeninge, Brujas, Bélgica.


Legado

En su fuente temprana más sustancial sobre él, una biografía del año 1454 realizada por el humanista genovés Bartolomeo Facio (De viris illustribus), Jan van Eyck fue llamado «el pintor puntero» de su época. Facio lo coloca entre los mejores artistas de principios del siglo XV, junto con Rogier van der Weyden, Gentile da Fabriano, y Pisanello. Es particularmente interesante que Facio muestre tanto entusiasmo por los pintores flamencos como por los italianos. Este texto también arroja luz sobre aspectos de la producción de Jan van Eyck que hoy se ha perdido, citando una escena de baño así como un mapa del mundo que Van Eyck pintó para Felipe el Bueno. Facio también documentó a Van Eyck como un hombre ilustrado, y que estaba versado en los clásicos, particularmente en los escritos de Plinio el Viejo sobre pintura. Esto lo apoyan los documentos de una inscripción del Arte de amar de Ovidio que estaba en el marco original, hoy perdido, del Matrimonio Arnolfini, y por las muchas inscripciones en latín sobre sus pinturas, usando el alfabeto romano, entonces reservado a hombres cultos; también escribe frases en otros idiomas, como el griego o el neerlandés. Jan van Eyck posiblemente tuvo algún conocimiento de latín debido a sus muchas misiones en el extranjero por encargo del duque.

La asombrosa habilidad técnica de Van Eyck y la precisión en los detalles, reproducidos cuidadosamente, fueron muy admiradas por sus contemporáneos. La obra de Van Eyck ha sido abundantemente copiada por los pintores y los iluminadores. Sus compatriotas todavía le seguían considerando el rey de los pintores en el siglo XVI. De este modo ejerció enorme influencia en el arte flamenco y europeo en general. Se considera como su principal discípulo a Petrus Cristus, aunque no se sabe si formó o no parte de su taller. Entre sus directos herederos podemos mencionar a Gérard David , Hugo van der Goes y Konrad Witz, e incluso en Hans Memling, Martin Schongauer, o (aunque ya sea netamente renacentista) el Mabuse. También se vieron influidos por él los italianos como Antonello da Messina y Colantonio. Van der Weyden sigue su estilo realista, si bien añadiendo un mayor dramatismo.

Su renombre internacional, por otro lado, se certifica en la historiografía italiana del siglo XV, donde se encuentra información sobre Van Eyck, relatada, entre otros, por Cyriacus de Ancona, Facius, Pizzicole, Filarete y Giovanni Santi.


 12hombre_con_clavel_obra_de_jan_van_eyck_o_copia_de_un_original_suyo_hacia_1435_leo_sobre_tabla_41_5_x_31_5_cm_staatliche_museen_berl_n

Hombre con clavel, obra de Jan Van Eyck o copia de un original suyo, hacia 1435, óleo sobre tabla, 41,5 x 31,5 cm, Staatliche Museen, Berlín.


Obras principales

    - Hojas de Libro de Horas de Turín (1422-1424)-Miniatura, Museo cívico de arte antiguo, Turín.
    - La Crucifixión y el Juicio Final (¿Hubert van Eyck?, 1420–1425? – h. 1430) - Óleo sobre tabla transferido a lienzo, 56,5 x 19,5 cm (cada pintura), Museo Metropolitano de Arte, Nueva York.
    - Tres Marías ante el sepulcro (¿Hubert van Eyck?, 1425-1435)-Museo Boymans-van Beuningen, Róterdam.
    - Anunciación (h. 1425-1436) - Óleo sobre lienzo, 93 x 37 cm, Galería Nacional de Arte, Washington, D. C.
    - San Francisco recibiendo los estigmas (h. 1428-1430) - Óleo sobre panel, 28 x 33, Galería Sabauda, Turín.
    - Retrato de un orfebre (también conocido como Hombre con anillo y Hombre con capirón azul; h. 1429-1430) - Madera, 16,6 x 13,2 cm, Museo Nacional de Arte de Rumanía, Bucarest.
    - Virgen del Canciller Rolin (h. 1430 o 1435-1437) - Tabla, 66 x 62 cm, Museo del Louvre, París.
    - Retrato del Cardenal Nicolás de Albergati (1430-1438) - Óleo sobre panel, 34 x 27,5 cm, Museo de Historia del Arte, Viena.
    - San Juan Evangelista (1432) - Óleo sobre panel, 149,1 x 55,1 cm, Catedral de San Bavón, Gante.
    - Políptico de Gante (1432) - Óleo sobre tabla, Catedral de San Bavón, Gante.
    - Leal Souvenir (Thymotheos, 1432) - Óleo sobre tabla, 34,5 x 19 cm, National Gallery, Londres.
    - Virgen con el Niño (1433) - Óleo sobre tabla, 26,5 x 19,5 cm, Galería Nacional de Victoria, Melbourne.
    - Hombre con turbante rojo (1433) - Óleo sobre panel, 25,5 x 19 cm, National Gallery, Londres.
    - El Matrimonio Arnolfini (1434) - Óleo sobre panel, 82 x 59,5 cm, National Gallery, Londres.
    - Virgen del canónigo Van der Paele (1434 o 1436) - Óleo sobre tabla, 122 x 157 cm, Museo Groeninge, Brujas.
    - Hombre con clavel (h. 1435) - Óleo sobre tabla, 40 x 31 cm, Staatliche Museen, Berlín.
    - Giovanni Arnolfini (h. 1435) - Óleo sobre tabla, 29 x 20 cm, Staatliche Museen, Berlín.
    - Baudouin de Lannoy (h. 1435-1438) - Óleo sobre tabla, 26 x 20 cm, Staatliche Museen, Berlín.
    - Virgen de Lucca (h. 1435-1436) - Óleo sobre panel, 65,5 x 49,5 cm, Instituto Städel, Fráncfort del Meno.
    - Díptico de la Anunciación, formado por el “Ángel de la Anunciación” y la “Virgen de la Anunciación” (h. 1435-1440) - Óleo sobre tabla, 24 x 39 cm, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.
    - San Jerónimo en su estudio (¿Taller?, h. 1435-1441) - Óleo sobre papel de lino sobre tabla de roble, 20 x 12,5 cm, Detroit Institute of Arts, Detroit.
    - Jan de Leeuw (1436) - Óleo sobre tabla, 24,5 x 19 cm, Museo de Historia del Arte, Viena.
    - Santa Bárbara (1437) - Grisalla sobre tabla, 31 x 18,5 cm, Museo Real de Bellas Artes, Amberes.
    - Tríptico de Dresde (1437) -Óleo sobre tabla, 27,5 x 21,5 cm la tabla central de la Virgen con el Niño, Gemäldegalerie Alte Meister, Dresde.
    - Cabeza de Cristo (1438), copia - Staatliche Museen, Berlín, y Alte Pinakothek, Múnich.
    - La Virgen en una iglesia (h. 1438) - Óleo sobre tabla, 32 x 14 cm, Gemäldegalerie, Berlín.
    - Margarita van Eyck (1439) - Óleo sobre tabla, 32,6 x 25,8 cm, Museo Groeninge, Brujas.
    - Virgen de la Fuente (1439) - Óleo sobre tabla, 19 x 12 cm, Museo Real de Bellas Artes, Amberes.
    - Santa Faz (Copia, 1440) - Óleo sobre tabla, 44 x 32 cm, Staatliche Museen, Berlín; y Alte Pinakothek, Múnich.
    Retrato de Cristo (1440) - Tabla de roble, 33,4 x 26,8 cm, Museo Groeninge, Brujas.
    - Virgen con un cartujo (principios de los años cuarenta, con su taller) - Óleo sobre tabla, 47,31 x 61,28  cm, Colección Frick, Nueva York.

Se atribuyen también a Jan van Eyck una serie de dibujos conservados en gabinetes de dibujo, entre ellos:

    - Boceto para Nicolás de Albergati - 21,2 x 18  cm, Gabinete de dibujos, Dresde.
    - Caballero con Halcón - 18,8 x 14,3 cm, Instituto Städel, Fráncfort del Meno.
    - Juan IV, duque de Brabante y “Luis, duque de Saboya”- 20,4 x 12,8 cm, Museo Boymans-van Beunngen, Rótterdam.
    - San Juan Evangelista- 20,4 x 13,7 cm, Galería Albertina, Viena.

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor extranjero, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar, y en lo posible contribuya en su divulgación.






 80_p30_b_jan_hubrecht_van_eyck

Ilustración de los hermanos Hubert y Jean Van Eyck





Algunas obras


 1retrato_de_hombre_con_turbante_en_realidad_un_capir_n_posiblemente_un_autorretrato_pintado_en_el_a_o_1433

Retrato de hombre con turbante, 1433. Pintura al óleo, 25.5 × 19 cm. National Gallery, Londres. El Retrato de un hombre con turbante, Turbante Rojo, Retrato de un hombre, etc. es una pintura al óleo realizada en 1433 por el pintor flamenco, Jan van Eyck. Fue adquirida por la Galería Nacional de Londres en 1851, después de haber estado en Inglaterra desde que Thomas Howard conde de Arundel la compró, probablemente durante su exilio en Amberes entre 1642-1644.

Se ha preservado junto con su marco original, los lados verticales son de hecho una sola pieza de madera con el panel central, y tiene la inscripción pintada JOHES DE EYCK ME FECIT ANO MCCCC.33. 21. OCTOBRIS «Jan Van Eyck me hizo el 21 de octubre 1433» en la parte inferior y en la parte superior el lema AlC IXH XAN, que puede significar «como puedo», que aparentemente es una frase modesta «hago lo que puedo», pero en realidad puede ser falsa modestia «hago esto porque puedo» que aparece en otras pinturas de van Eyck, siempre se escrito en letras griegas e incluye un juego de palabras con su nombre, al igual que en otros marcos van Eyck las letras están pintadas o talladas.

Al igual que todos los retratos de Van Eyck, este retrato presenta un análisis preciso y detallado de las líneas físicas. Sin embargo no da ningún indicio sobre los pensamientos del sujetoo su estado de ánimo. Con frecuencia se piensa que el modelo es el mismo van Eyck, aunque no hay evidencia directa de esto. El traje es apropiado para un hombre de la posición social de van Eycky, y el lema es su lema personal, el cual solo en dos pinturas religiosas que han perdurado hasta nuestra época, dos solo conocidos a partir de copias, y el retrato de su esposa. En ninguna es tan prominente como en este caso.

En realidad no está vestido con un turbante, sino con un chaperón cuyos extremos que normalmente cuelgan anudados sobre su cabeza, lo que sería una precaución sensata si se usaba mientras se pintaba. Un chaperón similar es usado por un personaje en el fondo de la obra "Rolin Madonna" de van Eyck, y también se ha sugerido que este se trata de un autorretrato.

En lo que ya es usual en Van Eyck, la cabeza es un poco grande en relación con el torso. La técnica se muestra la "habilidad, la economía y la velocidad" de las mejores obras de Van Eyck. Campbell describe la pintura del ojo izquierdo de la siguiente manera: "El blanco del ojo ha sido pintado en un tono blanco mezclado con pequeñas cantidades de rojo y azul. Una delgada esfumino de rojo aparece en la capa inferior, que sin embargo, queda expuesta en cuatro puntos para crear brillos secundarios. Las venas están pintadas en color bermellón en el esfumino mojado. El iris es ultra-marino, bastante puro en su circunferencia, pero mezclado con blanco y negro hacia la pupila. Hay pintas negras cerca de la circunferencia y la pupila está pintada en negro sobre el azul del iris. Los brillos principales son cuatro puntos de blanco de plomo aplicados como toque final, uno en el iris y tres en el blanco del ojo, donde se complementan con los cuatro brillos secundarios para crear el efecto de brillo".


 27man_in_a_turban_detail

Man in a Turban (detail). 1433. Oil on wood. National Gallery, London. Obra de Jan van Eyck



Jan van Eyck en el Museo Thyssen

Jan van Eyck (Maaseyck, c. 1390 - Brujas, 1441) Fue pintor e iluminador, como sus hermanos Hubert y Lambert van Eyck. Sobre la formación de Jan van Eyck no se conoce nada. Los primeros datos sobre su vida son de 1422 cuando el artista entró al servicio del duque Juan de Baviera, conde de Holanda. A la muerte de éste, en 1425, Van Eyck está documentado con el duque de Borgoña, Felipe el Bueno, como pintor y ayudante de cámara. Van Eyck intervino también en una serie de embajadas diplomáticas que le llevaron en 1428 a Portugal para concertar el matrimonio del duque con doña Isabel, hija del rey Juan I, a la que retrató. Pasó la mayor parte de los años de 1426 y 1427 en Lille, donde probablemente trabajó en la decoración del palacio de su meceenas en esa ciudad. En 1430 está documentado en Brujas donde contrajo matrimonio, compró una casa en 1432 y murió en 1441. Durante los primeros meses tras su llegada a Brujas debió llevar a cabo una Crucifixión, hoy desaparecida, que se conoce a través de las copias conservadas en un libro de horas del Museo Civico d’Arte Antica de Turín y en la Galeria Franchetti alla Ca’ d’Oro en Venecia

Entre. 1432 y 1439 el artista firmó y fechó la mayoría de las pinturas que se han conservado. Su primera tabla firmada y conocida es su gran obra maestra, el Políptico del Cordero místico, de 1432. El Políptico, encargado por Joos Vijdt y su esposa, Lysbette Borluut, lleva una inscripción del pintor en homenaje a su hermano mayor, Hubert; tanto la inscripción como el propio hermano del artista (al que durante mucho tiempo se consideró coautor de la obra) han sido objeto de las más variadas hipótesis y estudios. Entre las obras más destacadas del artista tenemos La Virgen de Lucca del Städelsches Kunstinstitut de Frankfurt, La Virgen del canciller Rolin del Musée du Louvre, o La Virgen del canónigo Van der Paele del Groeningemuseum de Brujas. De su última época destacan La Virgen de la Fuente del Koninklijk Museum voor Schone Kunsten de Amberes, de 1436, y La Virgen y el Niño en una iglesia de la colección de la Gemäldegalerie de Berlín. No menos interesantes resultan sus retratos, como el de El matrimonio Arnolfini, fechado en 1434, donde el artista despliega lo que se ha llamado el realismo simbólico, o El hombre del turbante, ambos en la National Gallery de Londres. Panofsky, en su estudio sobre los primitivos flamencos, dijo de Van Eyck que «su vista era simultánemente un microscopio y un telescopio»


 13_d_ptico_de_la_anunciaci_n_obra_de_jan_van_eyck

Díptico de la Anunciación. Jan van Eyck, c. 1433-1435. Óleo sobre tabla. Ala izquierda (El arcángel san Gabriel): 38,8 x 23,2 cm; ala derecha (La Virgen María): 39 x 24 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.

Este díptico de la Anunciación es un importante exponente de la pintura en grisalla, donde Van Eyck renuncia intencionadamente a la utilización de cualquier color primario y concibe la imagen mediante la aplicación del blanco y del negro, creando la ilusión de un grupo escultórico. La pintura forma parte de un conjunto de obras de pequeñas dimensiones que pudo estar destinado a la devoción privada. Las inscripciones realizadas en los marcos son muy frecuentes en sus tablas y aquí aluden al tema del díptico; en este caso recogen la primera y última frase del diálogo entre María y el arcángel tomado del Evangelio de san Lucas. Los marcos están pintados también por el artista produciendo un trampantojo y un exquisito juego de molduras.

Jan van Eyck y Robert Campin son los creadores de la Escuela Flamenca. A ambos se debe el paso que dio la pintura neerlandesa hacia una nueva concepción pictórica, que acabaría por sustituir el arte decorativo de influencias francesa e italiana imperante en la pintura europea hacia 1400. Por lo demás, si en Campin encontramos ya definidos y desarrollados los componentes de esta nueva forma de interpretación, Jan van Eyck desempeñaría un papel esencial en la difusión de estas innovaciones, propagando los nuevos conceptos y maneras de interpretar la realidad y la naturaleza. Por otra parte, incorporaría a sus pinturas un valor conceptual, a veces de difícil interpretación, que se ha llamado realismo simbólico.

Esta Anunciación, procedente de una colección privada francesa, fue adquirida en 1933. La crítica empezó a interesarse por ella desde que Max J. Friedländer, en 1934, la catalogó por vez primera como obra de Van Eyck. La atribución de esta obra no ha sido puesta jamás en duda. En cambio, la datación, que ha sido comparada con otros trabajos del artista, como el Tríptico de Dresde y la Santa Bárbara del Musée Royal des Beaux-Arts de Amberes, ambas de 1437, o La Virgen de la Fuente, también en Amberes, de 1439, sigue siendo objeto de controversia.

La pintura, concebida como un díptico, forma parte de un conjunto de obras de pequeñas dimensiones destinadas a la oración privada. El tema, tomado del Evangelio de san Lucas, se hace aún más explícito mediante las inscripciones que aparecen en el borde superior del marco y que recogen la primera y última frase del diálogo que se produce en el episodio sagrado. Así, encima del arcángel san Gabriel se coloca el saludo que dirige a María: «Salve, llena de gracia, el Señor es contigo», y encima de María: «Hé aquí la sierva del Señor; hágase en mí, según tu palabra». En la obra de Van Eyck es frecuente encontrar, en los marcos, inscripciones de su mano relacionadas con los temas. Estos marcos están pintados por el artista, como en este caso, produciendo trampantojos y jugando con las molduras que adornan la tabla. En estos encuadres, Van Eyck imita los más diversos materiales, como comprobamos en esta Anunciación, donde reproduce la piedra y las inscripciones se integran como si estuvieran esculpidas.

Jan van Eyck diseñó esta Anunciación a la manera de un conjunto escultórico. Las figuras, aisladas en nichos moldurados, se trabajan en grisalla. Los personajes, envueltos en generosos mantos cuyas telas caen conformando duros pliegues, reposan en unas peanas hexagonales. El fondo se organiza con una superficie negra, pulida y esmaltada, que no sólo reproduce los contornos de las figuras, sino que, en el caso de la Virgen, nos muestra, como si de un espejo se tratara, la parte posterior de su figura. La utilización de este fondo, donde se reflejan los protagonistas y que en el hueco dedicado a María se acentúa algo más que su silueta, se puede poner en relación con el espejo, objeto sagrado que simboliza la pureza misma: speculum sine macula. Los protagonistas de esta tabla, por la disposición en la que están colocados, tienden a abandonar el marco mismo de la pintura. Lo apreciamos en las peanas que pisan, en el encuadre de mármol rojizo, trabajado por el artista, y en la proyección del ala derecha de san Gabriel, que se dobla hacia fuera, reforzando su volumen con la acentuada sombra que produce. La pintura pone en evidencia la complejidad y la riqueza de recursos ópticos utilizados por Van Eyck en sus obras. Esta Anunciación se ha comparado con el Tríptico de Dresde, donde el artista representó, en sus alas exteriores y en grisalla, el mismo tema concebido con dos figuras aisladas.

Este díptico, según Frédéric Elsig, pudo servir de inspiración al pintor francés Nicolas Froment, ya que existen paralelismos ente él y La Anunciación que este artista representó en la cara posterior del retablo con la zarza que arde de la catedral de Saint-Sauveur de Aix-en- Provence. También hay similitudes con las grisallas exteriores de un tríptico con La Ascensión y Noli me tangere, atribuido al taller de Nicolas Froment. Para Panofsky, este díptico, La Madonna del canónigo Van der Paele y La Madonna de Lucca «marcan el clímax de la insensibilisation des personnages».



Jan van Eyck en el Museo del Prado

Eyck, Jan van (Maaseik?, h. 1390/ 1400-Brujas, 1441). Pintor flamenco, mencionado por primera vez en 1422 en la corte de Juan de Baviera, conde de Holanda en La Haya. Después de la muerte de éste, entró como pintor de corte al servicio de Felipe el Bueno, duque de Borgoña. Se instaló en Lille, centro administrativo del ducado. Tambien realizó para el duque varios viajes a Portugal y España. En 1432 se instaló en Brujas, donde compró una casa y poco después contrajo matrimonio con una cierta Margarita, con la que tuvo dos hijos. Sus pinturas datadas son todas de la última década de su vida, cuando vivía en Brujas. El principio de su carrera apenas está documentado. Hacia mediados del siglo XV disfrutó de gran fama por toda Europa. Su obra maestra es, sin duda, el Retablo del Cordero Místico (catedral de San Bavón, Gante), un políptico terminado en 1432. Escritores de la época, como Vasari, le atribuían la invención de la técnica al óleo. Aunque eso no es totalmente cierto, Jan van Eyck sí llevó esta técnica a una gran perfección. Característica en su obra es la superposición de finas capas de pintura que producen un efecto transparente y reflectante. Con este método llega a representar con gran minuciosidad la calidad de las telas, la piel, la transparencia de los vasos, etc. Otra de sus obras maestras es el retrato del Matrimonio Arnolfini (National Gallery, Londres), en el que combina el rea­lismo y el simbolismo oculto con el sentido de espiritualidad.


 17la_fuente_de_la_gracia_y_triunfo_de_la_iglesia_sobre_la_sinagoga

La fuente de la Gracia y triunfo de la Iglesia sobre la Sinagoga, óleo sobre tabla, 181 x 119 cm, h. 1445-1450 [P1511]. Museo del Prado, Madrid. Escuela de de Jan van Eyck.

La representación está realizada en tres planos. En el superior se encuentra Cristo en el trono, entre la Virgen y San Juan Evangelista, con el Cordero a los pies, de donde brota un manantial. En el medio aparecen ángeles músicos y cantores. En el plano inferior se representan a la izquierda reyes, nobles, papas, teólogos, y a la derecha varios judíos confusos y en fuga, uno de ellos con los ojos vendados.

Las Sagradas Formas que manan con el agua dan al tema un claro significado eucarístico y convierten el agua en símbolo de Gracia, que ilumina a la Iglesia Triunfante y ciega a la Sinagoga, es decir, a los judíos que no reconocen a Cristo.

El cuadro está basado en el Políptico de los hermanos van Eyck en la catedral de San Bavón de Gante, aunque existen ciertas diferencias, especialmente el mayor desarrollo de la arquitectura del baldaquino, dispuesto en las tres terrazas, y la posición del Cordero a los pies del Creador.

La obra se localiza en España desde mediados del siglo XV cuando fue donado por Enrique IV al Monasterio del Parral de Segovia.



 16jan_van_eyck_the_madonna_in_the_church_google_art_project

La Virgen en una iglesia, h. 1438. Óleo sobre tabla, 32 x 14 cm, Gemäldegalerie, Berlín. Obra de Jan van Eyck.

El pintor muestra a la Virgen María con el Niño Jesús en brazos en una catedral gótica. María es presentada como Reina de los Cielos, con una corona adornada de joyas y sosteniendo a un Niño Jesús que la mira y agarra su vestido a la manera iconográfica de Eleusa, propia de la tradición bizantina del siglo XIII (Virgen de la ternura). La tracería de los arcos en la parte posterior de la nave contiene tallas de madera que representan episodios de la vida de la Virgen, mientras que una falsa escultura en una hornacina la muestra a ella con el niño en una postura parecida. Erwin Panofsky interpreta esta composición como si las principales figuras de la tabla fueran esculturas que han cobrado vida. En la entrada de la derecha dos ángeles cantan salmos de un libro de himnos. Al igual que las representaciones bizantinas de la Virgen, Van Eyck presenta una María monumental, exageradamente grande comparada con su entorno. Rayos de luz entran a través de las ventanas de la catedral, que iluminan el interior y crean dos manchas de luz en el suelo. La luz tiene un significado simbólico que alude simultáneamente a la pureza virginal de María y a la presencia etérea de Dios. 2 Los historiadores del arte consideran que la tabla es el ala izquierda de un díptico desmantelado; y probablemente su ala opuesta sería el retrato de un donante. Las copias casi contemporáneas del Maestro de 1499 y Jan Gossaert emparejan esta imagen con dos imágenes diferentes en la derecha: una de ellas es un donante arrodillado en un interior; la otra es una escena al aire libre donde el donante es presentado por San Antonio. Ambos pintores hicieron cambios significativos en la composición de van Eyck, quizás adoptando las modas del momento, aunque tales copias han sido descritas como «espiritual, si no estéticamente, desastrosas con el concepto original». La Virgen en una iglesia fue documentada por primera vez en 1851. Desde entonces su fecha y atribución han sido ampliamente discutidas por los estudiosos. En un primer momento se consideró un trabajo temprano de Jan van Eyck, y posteriormente se atribuyó a su hermano Hubert van Eyck. En la actualidad se atribuye definitivamente a Jan, y se piensa que es un trabajo tardío, pues presenta técnicas presentes es su obra desde 1430 en adelante. La tabla fue adquirida por la Gemäldegalerie de Berlín en 1874. Fue robado en 1877 y aunque se recuperó al poco tiempo, se perdió su marco original. 4 Esta obra es hoy considerada una de las principales de Jan van Eyck. Millard Meiss escribió que el esplendor y sutileza de la representación de la luz no tiene igual en el arte occidental... Leer más



Otras obras


 18cardenal_niccol_albergati

Cardenal Niccolò Albergati, 1438. Panel, painted surface, 32,5 x 25,5 cm. Kunsthistorisches Museum. Viena. Obra de Jan van Eyck


 19margaret_van_eyck

Margaret Van Eyck, 1439. Oil on panel, 32.5 x 26 cm. Musee Communal des Beaux-Arts. Brujas. Obra de Jan van Eyck


 26portrait_of_a_young_man_tymotheos

Portrait of a Young Man (Tymotheos). 1432. Oil on wood, 34,5 x 19 cm. National Gallery, London. Obra de Jan van Eyck


 20_hubert_van_eyck_or_jan_van_eyck_or_both_the_three_marys_at_the_tomb_google_art_project

Fragment, possibly from an altarpiece to the Virgin Mary, c. 1425-35. Obra de Jan van Eyck


 28madonna_with_the_child_reading

Madonna with the Child Reading. 1433. Oil on wood, 26,5 x 19,5 cm. National Gallery of Victoria, Melbourne. Obra de Jan van Eyck


 29suckling_madonna_enthroned

Suckling Madonna Enthroned, c. 1436. Oil on wood, 65,5 x 49,5 cm. Städelsches Kunstinstitut, Frankfurt. Obra de Jan van Eyck


 30small_triptych

Small Triptych, c. 1437. Oil on oak, 27,5 x 21,5 cm (central), 27,5 x 8 cm (each side). Gemäldegalerie, Dresden. Obra de Jan van Eyck


 31small_triptych_outer_panels

Small Triptych (outer panels), c. 1437. Oil on oak, 39 x 24 cm. Gemäldegalerie, Dresden. Obra de Jan van Eyck


 32madonna_and_child_at_the_fountain

Madonna and Child at the Fountain. 1439. Oil on wood, 19 x 12 cm. Koninklijk Museum voor Schone Kunsten, Antwerp. Obra de Jan van Eyck


 33portrait_of_christ

Portrait of Christ. 1440. Oak panel, 33,4 x 26,8 cm. Groeninge Museum, Bruges. Obra de Jan van Eyck


 21_attributed_to_jan_van_eyck_netherlandish_active_bruges_c_1395_1441_saint_francis_of_assisi_receiving_the_stigmata_google_art_project

Saint Francis of Assisi Receiving the Stigmata, c. 1395 - 1441. Obra de Jan van Eyck


 22_crocifissione_di_jan_van_eyck_2

Crocifissione. Galleria G. Franchetti alla Ca' d'Oro. Obra de Jan van Eyck


 23_saint_christopher_after_jan_van_eyck

Saint Christopher, c. 1440-50. Obra de Jan van Eyck


 25stigmatization_of_st_francis

Stigmatization of St Francis. 1428-29. Oil on wood, 12,5 x 14,5 cm. Museum of Art, Philadelphia. Obra de Jan van Eyck


 24diptych

Diptych. 1420-25. Oil on wood transferred to canvas, 56,5 x 19,5 cm (each). Metropolitan Museum of Art, New York. Obra de Jan van Eyck




Enlaces interesantes


Ver más obras de Jan van Eyck en la Wikipedia

Ver obra de en la Web Gallery of Art

Ver 59 obras de Jan van Eyck en Artehistoria



 82monumento_a_los_hermanos_pintores_jan_y_hubert_van_eyck_por_gemma_frisius

Monumento a los hermanos pintores Jan y Hubert van Eyck por Gemma Frisius



 86van_eyck_brothers_statue_in_gent_belgium

 85van_eyck_brothers_statue_in_gent_belgium

 87van_eyck_brothers_detail_statue_in_gent_belgium

Monumento a los hermanos Van Eyck en Gante (Bélgica).




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Jan van Eyck (h. 1390-1441) fue un pintor flamenco que trabajó en Brujas. Está considerado uno de los mejores pintores del Norte de Europa del siglo XV y el más célebre de los Primitivos Flamencos. Robert Campin, que trabajó en Tournai y los hermanos Van Eyck en Flandes, fueron las figuras de transición desde el gótico internacional hasta la escuela flamenca. El estilo flamenco que se dio en los Países Bajos en el siglo XV se ha considerado tradicionalmente como la última fase de la pintura gótica. Otra corriente lo enmarca en lo que se ha dado en llamar Prerrenacimiento. A este estilo pictórico del gótico tardío en el siglo XV, que anuncia el Renacimiento Nórdico de Europa, también se le llama Ars nova.

Jan van Eyck pertenecía a una familia de pintores. A menudo se ha relacionado con el pintor Hubert van Eyck, al que se considera su hermano, debido a que se cree que ambos provenían de la misma ciudad, Maaseik. En documentos de la corte borgoñona se menciona a otro hermano, Lambert van Eyck y se tiene la teoría de que pudo haber sido pintor y también que fue quien supervisó el cierre del taller de Jan van Eyck en Brujas. Otro pintor significativo, y bastante más joven, que trabajó en el sur de Francia, Barthélemy van Eyck, se cree que era un pariente.




Fuentes y Agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, museodelprado.es, pintura.aut.org, artcyclopedia.com, wga.hu, museothyssen.org, epdlp.com, artnet.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 08 Febrero 2016, 11:20; editado 20 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN EYCK 
 
J.Luis gracias por este nuevo trabajo de Van Eyck un pintor que me ha sorprendido gratamente con sus cuadros de bella factura.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN EYCK, Jan 
 
Gracias xerbar, me complace que te haya gustado Jan van Eyck..., poco a poco voy dando salida al material que tengo preparado para las exposiciones, ya me va quedando menos, aunque igual le voy cogiendo el gusto y sigo poblando la galería de arte con grandes maestros, pues hay cantidad.




 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 23 Julio 2015, 22:34; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN EYCK 
 
Hola, J. Luis:

Van Eyck pintó una Epifanía, ¿será que tienes la foto? Gracias.

"El Señor te bendiga y te guarde; te muestre su faz y tenga misericordia de ti. Vuelva su rostro a ti y te dé la paz."
 
Patty
Comprometida con el Derecho a Vivir
 



 
PattyB - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN EYCK, Jan 
 
PattyB, bienvenida al foro de xerbar. Mira en estos enlaces a ver si encuentras la Epifanía que comentas.


http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/pintores/3575.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Jan_van_Eyck




 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 23 Julio 2015, 22:35; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN EYCK, Jan 
 
Gracias, J. Luis. Volví a revisar, más detalladamente, las páginas que me enviaste, pero no encontré nada. Tú eras mi último recurso, jajajaja.

Muy bueno este Foro y bastante completas para mí, por lo que busco, las aportaciones.

Gracias nuevamente

"El Señor te bendiga y te guarde; te muestre su faz y tenga misericordia de ti. Vuelva su rostro a ti y te dé la paz."
 
Patty
Comprometida con el Derecho a Vivir

j.luis escribió: [Ver mensaje]
PattyB, bienvenida al foro de xerbar. Mira en estos enlaces a ver si encuentras la Epifanía que comentas.


http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/pintores/3575.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Jan_van_Eyck




 


Saludos.

 



 
PattyB - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN EYCK, Jan 
 
PattyB, gracias por los    peculiares elogios, no había visto tu contestación...     Bueno lo importante es que compartimos el gusto por el arte.



 


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN EYCK, Jan 
 
Arroyo desmitifica ‘El cordero místico’


El artista expone en el Prado una interpretación muy personal de Van Eyck

Ha redefinido los personajes entre los que figuran Van Gogh, Marx, Freud, Franco...




user_50_un_dibujo_de_la_interpretaci_n_de_arroyo_de_la_adoraci_n_del_cordero_m_stico_de_van_eyck

Un dibujo de la interpretación de Arroyo de 'La adoración del cordero místico' de Van Eyck.

Cuenta Eduardo Arroyo que en su pintura y en sus escritos pugnan una identidad y una conciencia duales, una bifocalidad, “una mezcla de drama y opereta a partes iguales”. Quizá esa dualidad, ese pensamiento paradójico en busca de verdades que lo son por el mero hecho de pertenecer a cada cual con ánimo contradictorio, se encuentre la auténtica mística de nuestros días. El misterio sin resolver… No de Dios, que eso ya a estas alturas no tiene remedio, sino de nuestro mundo o incluso de nosotros mismos.

Nosotros ante la mera e inaprensible conciencia, nosotros ante la historia, nosotros ante el todo y la nada. Jan van Eyck, en teoría, lo tuvo más fácil. Pero no por ello huía del riesgo, ni de la espectacularidad, como hizo con El cordero místico, el políptico que reposa en la catedral de San Bavón (Gante), pintado en 1432. Aquello fue, como han comentado algunos, la invención de la pintura al óleo, cuyos 24 paneles constituyen la obra flamenca de mayores dimensiones. Y aquello ha sido lo que en diferentes viajes ha fascinado tanto a Arroyo como para reinterpretarlo y exponerlo a partir del miércoles en el Museo del Prado de Madrid.


 user_50_el_artista_eduardo_arroyo

El artista Eduardo Arroyo.

Como buen artista, hijo de la tradición, bien para reinventarla o reventarla, Arroyo ha querido esbozar su propio cordero místico pero fiel a sus principios. Lo paradójico, ante todo y de partida formal. “Por eso he decidido dibujarlo”. Primer homenaje: dibujar al gran primer exponente de la pintura al óleo. Segundo homenaje: redefinir los personajes. “De la pintura de Van Eyck era lo que más me fascinaba, aparte del delirio espiritual, de la idealización de un mundo en que el hombre se hace paisaje, fluido, intemporal…”. Paradisíaco, con sus héroes, sus cruzados, sus mecenas, sus demonios.

Pero la carne de la mística gótica difiere algo de la carne posmoderna de nuestros días. Así que, sin ánimo de ofender, Arroyo ha acercado en su “pastiche”, como él lo define, la obligada espiritualidad de aquellos tiempos a la sagrada materialidad de los nuestros. Si Van Eyck dedicó algunas tablas a sus mecenas, el banquero Joos Vyd y su esposa Isabelle Borluut, el pintor ha incluido a John Foster Kane —amor por el cine de Orson Welles, “la mayor representación del poder que se me ocurre”— y a Peggy Guggenheim, de rodillas, muy pía, pero con sus gafas de pasta que le daban ese aspecto tan cool.


 user_50_taller_de_madrid_maqueta_y_paneles

Taller de Madrid. Maqueta y paneles.

Y en vez de ángeles, arcángeles y pastorcillos, desfilan por su retablo héroes de la cultura como Van Gohg u Oscar Wilde. O exiliados como Casanova, Marx, Freud, Stefan Zweig, Walter Benjamin, referentes, recurrentes, comeconciencias y obsesiones constantes de Arroyo. Pero también hay hueco para las Golden Girls o para una virgen que lee el Ulises de Joyce estupefacta. ¿Lo entenderá? Y además, en lugar de diablos y criaturas del averno, Arroyo ha convocado a grandes sátrapas: de Franco —esta definición no cuadraría en el diccionario biográfico de la Academia de la Historia— a Pol Pot, Mussolini, Pinochet, Stalin, Hitler, Mobutu y Fidel Castro…

Así como hormigón, metales y cristales propicios para el espejismo en vez de bosques ordenados y frescas llanuras. “En mi retablo queda el paisaje de Madrid, las torres de la plaza de Castilla o la Puerta de Alcalá”.

Hay dos razones por las cuales uno se planta a pintar un cuadro: “Por encargo o porque sí”. El primero siempre se agradece. El segundo es más complejo. Es el reto, la autoexigencia, la llamada de no se sabe dónde. Ha sido el caso de este cordero místico de Arroyo. “Tres años de trabajo angustiosos”, comenta. Y siempre, desde hace algún tiempo, una pregunta machacona e inquietante en el fondo de su soledad ante el lienzo: “¿Cuántos cuadros me quedarán por pintar?”.


 user_50_en_el_cordero_m_stico_la_virgen_lee_ulises_de_joyce

En el 'Cordero místico' la Virgen lee 'Ulises' de Joyce.

Este queda listo. “Y una vez lo vean ya no será mío”. Como ocurrió con otras interpretaciones libres que Arroyo ha llevado a cabo. Fue el caso de Noche de ronda, de Rembrandt, “un cuadro que tuvieron que amputar para meterle por la puerta de un museo”, dice. En dicha obra encontró Arroyo la posibilidad de plasmar el futuro y las vidas transformadas que para él y para tantos millones de personas suponía la muerte de Franco. “No sabía qué, pero algo iba a cambiar en mí”. Son los avatares que enfrentan las vidas comunes y ordinarias a la verdad de los hechos colectivos. “En mi pintura necesito situarme ante la historia”.

¿Y el cordero? “Ay, vaya, no pensé que fueras a hacerme esta pregunta”... No lo ha metido. “Pues porque no. No me daba la gana”, comenta el artista. No hacía falta. En su lugar ha introducido moscas. Quizás porque la mística envolvente del sacrificio carnal en tiempos pasados se ha metamorfoseado en un enjambre de insectos difíciles de exponer ante el altar divino. “En vez de cordero he dispuesto un batallón de moscas en posición de combate, ordenadas como aviones Stukas”.

La mosca es una gran realidad y un símbolo contemporáneo que siempre ha obsesionado a Arroyo. “Las he pintado, las he esculpido…”. Las ha cazado de pequeño en ese paraíso de su infancia que es Robles de Laciana, en los montes de León. “Desgraciadamente seguimos en parte en eso, en un país donde chapoteamos a cada paso entre las ruinas de donde surgen constantemente las moscas y las ratas”.


user_50_la_adoraci_n_del_cordero_m_stico_de_los_hermanos_van_eyck

'La adoración del cordero místico', de los hermanos Van Eyck. / MANEL ANTOLÍ


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN EYCK, Jan 
 
Exposición: Del 4 julio al 30 septiembre 2012 / Comisario: José Manuel Matilla, jefe del Departamento de Dibujos y Estampas del Museo Nacional del Prado



Presentación de “Eduardo Arroyo. El Cordero Místico” en el Museo del Prado



user_50_de_izquierda_a_derecha_miguel_zugaza_director_del_museo_del_prado_eduardo_arroyo_y_jos_manuel_matilla

De izquierda a derecha: Miguel Zugaza, director del Museo del Prado, Eduardo Arroyo y José Manuel Matilla, jefe del Departamento de Dibujos y Estampas del Museo del Prado y comisario de la exposición. (4 de julio de 2012)

La presentación de “Eduardo Arroyo. El Cordero Místico” en el Museo del Prado plantea la reflexión del artista sobre el sentido contemporáneo de la obra de los hermanos Hubert y Jan van Eyck, conservada en Gante, elaborando una reinterpretación desprovista en palabras del propio artista, “de la imitación, de la copia, de la espiritualidad recargada que cae en lo grotesco, de la caricatura o de la crítica”. La exposición está protagonizada por 21 dibujos que recrean los paneles del Cordero místico, 30 materiales preparatorios alrededor de los mismos y 3 piezas del artista que se muestran en torno a La Fuente de la Gracia (1430), obra basada también en el Políptico de Gante, de la escuela de Jan van Eyck, que se conserva en el Prado y que ofrece, frente a la versión contemporánea de Arroyo, una variación de la época a partir del original de los hermanos Van Eyck. La muestra, que se podrá visitar hasta el 30 de septiembre, se completa con una pantalla interactiva que permite al visitante la comparación de los múltiples detalles y personajes de la tabla flamenca con la visión personal de esta obra creada por el artista madrileño.

Entre 2008 y 2009, el pintor Eduardo Arroyo (Madrid, 1937) acometió el proyecto de hacer una visión personal en blanco y negro del políptico del Cordero místico (h. 1432) de los hermanos Hubert y Jan van Eyck, conservado en la catedral de San Bavón en Gante y considerado uno de los iconos del arte occidental. Para ello dibujó, “al límite de la obsesión,” a lápiz sobre papel vegetal y al mismo tamaño del original, los veintiún paneles que componen el famoso retablo haciendo una interpretación de los mismos. Por un lado, el contorno de las figuras en sus dibujos es preciso pero esa fidelidad hacia el original contrasta con la propia lectura que de ellos hace Arroyo que no es otra que la de una reflexión sobre el mundo contemporáneo.

Junto con los enormes 21 dibujos se ha intentado recrear en la exposición el taller del artista en torno a este trabajo (“mi Cordero” en palabras de Arroyo). Como si de su mesa de trabajo se tratara, se han reunido 30 dibujos y materiales preparatorios, como fotocopias de libros de los personajes del Cordero místico que le sirvieron de punto de partida, estudios íntimos de éstos o bocetos en color en los que analizó la iconografía de cada panel, que explican al espectador el proceso creativo su Cordero.


user_50_0el_cordero_m_stico_detalle_el_para_so_de_las_moscas_eduardo_arroyo_l_piz_de_grafito_sobre_papel_vegetal_2008_2009_madrid_colecci_n_del_artista

El Cordero Místico, detalle (El paraíso de las moscas), Eduardo Arroyo. Lápiz de grafito sobre papel vegetal, 2008 - 2009, Madrid, colección del artista

El conjunto se ve acompañado en la exposición por 3 piezas del artista, 3 moscas, que son un elemento recurrente en su obra, “un animal talismán”. De hecho, Arroyo ha prescindido de recrear el panel central del Cordero y convierte los personajes que pueblan el centro de la representación en “una tapicería sistemática, una bandera blasonada de moscas dobladas (…)”; “En Cordero está mi tapicería de moscas ordenadas como aviones Stukas en reposo tras horas de caza. Se trata de mostrar lo inmostrable. (…)”.

Para contribuir a recrear el ambiente de una capilla, la exposición incluye la tabla conservada en el Museo La Fuente de la Gracia, de la escuela de Jan van Eyck, que sirve también como contrapunto de la época al tratarse de otra reinterpretación inspirada en la obra maestra de Gante aunque con ciertas diferencias, como el mayor desarrollo de la arquitectura del baldaquino y la disposición del Cordero a los pies del Creador.

El proyecto, comisariado por José Manuel Matilla, jefe del Departamento de Dibujos y Estampas del Museo Nacional del Prado, supone un nuevo acercamiento al arte clásico de la mano de los grandes maestros contemporáneos.


user_50_el_cordero_m_stico_puertas_cerradas_h_1432_de_los_hermanos_hubert_y_jan_van_eyck_conservado_en_la_catedral_de_san_bav_n_en_gante
user_50_10polpticodeganteoadora_1343151520_238167

Políptico de Gante o Adoración del Cordero Místico (Arriba, puertas cerradas; abajo, puertas abiertas). Autores: Hubert y Jan Van Eyck. Fecha de ejecución:1425-29. Material: Óleo sobre tabla. Medidas: 137,7 x 242,3 cm. Catedral de San Bavón. Gante (Bélgica). Gante es la capital de la provincia de Flandes Oriental en la Región Flamenca, situada en la confluencia del río Lys.
Más info: más arriba


Pantalla interactiva

Esta aplicación ofrece la posibilidad de comparar el Políptico del Cordero Místico de los hermanos Jan y Hubert van Eyck (h. 1432; Gante, catedral de San Bavón), con la visión personal de esta obra creada por el pintor español Eduardo Arroyo en 2008-09. Partiendo de una aproximación inicialmente iconográfica, esta comparación presenta asimismo puntos de partida para reflexionar sobre la evolución de temas fundamentales que, casi seis siglos después, siguen vigentes: la importancia de la religión, las relaciones con el poder económico y político, o el papel social del artista como creador, entre otros.


user_50_el_cordero_m_stico_pol_ptico_cerrado_eduardo_arroyo_l_piz_de_grafito_sobre_papel_vegetal_2008_2009_madrid_colecci_n_del_artista

El Cordero Místico, políptico cerrado, Eduardo Arroyo, Lápiz de grafito sobre papel vegetal, 2008 - 2009, Madrid, colección del artista

La exposición Eduardo Arroyo. El Cordero Místico plantea la reflexión del artista sobre el sentido contemporáneo de la obra de los hermanos Hubert y Jan van Eyck, conservada en Gante. La muestra la componen 21 dibujos que recrean los paneles del Cordero Místico, 30 materiales preparatorios y 3 piezas del artista que se exhiben en torno a La Fuente de la Gracia (1430), obra también basada en el Políptico de Gante, de la escuela de Jan van Eyck y que ofrece una variación de la época a partir del original.

Los personajes del Cordero Místico de Gante, se convierten en la obra de Arroyo en protagonistas contemporáneos de nuestra sociedad: Adán y Eva se visten como hombres y mujeres actuales; la Virgen y San Juan leen a Joyce y Stendhal; a su alrededor, los coros evangélicos se transforman en golden girls en “homenaje a todos aquellos que les ponen música a nuestros cuadros”; Caín utiliza un revólver para matar a Abel; el escenario flamenco se traslada a la Puerta de Alcalá y a la Plaza de Castilla de Madrid; los donantes se convierten en Ciudadano Kane y su “esposa” Peggy Guggenheim, y detrás de ambos -los más ricos del mundo según Arroyo-, el artista coloca la sigla del dólar como emblema de la riqueza y la mitología protestante del dinero; entre Kane y Peggy, están los santos juanes que el artista transforma en Van Gogh y Oscar Wilde, “dos suicidados de la sociedad”; y los jueces y caballeros que se dirigen a adorar al Cordero en la parte baja del retablo se modernizan transformándose en dictadores (Mobutu, Pinochet, Pol Pot, Franco etc.), mientras los eremitas y peregrinos de Van Eyck se convierten en emigrantes y exiliados a los que Arroyo siempre ha recordado: Sigmund Freud, Albert Einstein o Walter Benjamin.

Pero el más relevante de los cambios que marca el Cordero de Arroyo se produce en la tabla inferior central ya que sustituye el cordero, colocado por Van Eyck como salvación y fuente de vida, por un tejido poblado de moscas, asociado inevitablemente a la muerte, modificando así el mensaje de la obra y aportando a la obra una de sus señas de identidad: la mosca.


user_50_el_cordero_m_stico_pol_ptico_abierto_eduardo_arroyo_l_piz_de_grafito_sobre_papel_vegetal_2008_2009_madrid_colecci_n_del_artista

El Cordero Místico, políptico abierto, Eduardo Arroyo. Lápiz de grafito sobre papel vegetal, 2008 - 2009, Madrid, colección del artista



Listado de obras


user_50_el_cordero_m_stico_detalle_vincent_van_gogh_eduardo_arroyo_l_piz_de_grafito_sobre_papel_vegetal_2008_2009_madrid_colecci_n_del_artista

El Cordero Místico, detalle (Vincent van Gogh), Eduardo Arroyo, Lápiz de grafito sobre papel vegetal, 2008 - 2009, Madrid, colección del artista


1. El Cordero Místico
    Eduardo Arroyo
    Lápiz de grafito sobre papel vegetal
    2008 – 2009
    Madrid, colección del artista

2. Mosca
    Eduardo Arroyo
    Mixta, 22 x 16 x 13,5 cm
    1999
    Madrid, colección del artista

3. Mosca
    Eduardo Arroyo
    Mixta, 22 x 16 x 13,5 cm
    1999
    Madrid, colección del artista

4. Mosca
    Eduardo Arroyo
    Mixta, 22 x 16 x 13,5 cm
    1999
    Madrid, colección del artista

5. Peggy Guggenheim
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 69 x 49 cm
    2009
    Madrid, colección del artista

6. Lysbette Borluut (Peggy Guggenheim)
    Eduardo Arroyo
    Mixta sobre papel, 21,3 x 20 cm
    2008
    Madrid, colección del artista

7. Lysbette Borluut (Peggy Guggenheim)
    Eduardo Arroyo
    Mixta sobre papel, 21,2 x 16,2 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

8. Banquero
    Eduardo Arroyo
    Mixta sobre papel, 21,2 x 16,2 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

9. Orson Welles (Citizen Kane)
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 35 x 24,5 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

10. Banquero y Orson Welles
    Eduardo Arroyo
    Mixta sobre papel, 24,3 x 25 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

11. Doble San Juan Bautista
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 68 x 49 cm
    2009
    Madrid, colección del artista

12. San Juan Bautista
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 21,2 x 17,1 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

13. San Juan Bautista
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 44,5 x 33,5 cm
    2008
    Madrid, colección del artista

14. Oscar Wilde
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 28,2 x 23,7 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

15. Oscar Wilde
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 35,5 x 19,5 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

16. Wilde
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 26,5 x 19 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

17. 4 Golden Girls
    Eduardo Arroyo
    Mixta sobre papel, 49 x 69 cm
    2009
    Madrid, colección del artista

18. Golden Girl (Ángeles cantores)
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 29,8 x 21 cm
    2008
    Madrid, colección del artista

19. Golden Girl (Ángeles cantores)
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 29,8 x 21 cm
    2008
    Madrid, colección del artista

20. Golden Girl (Ángeles cantores)
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 21 x 29,8 cm
    2008
    Madrid, colección del artista

21. Sibila (moscas)
    Eduardo Arroyo
    Mixta sobre papel vegetal, 79 x 33,3 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

22. Sibila (Tejidos)
    Eduardo Arroyo
    Mixta sobre papel vegetal, 80 x 35,5 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

23. Profeta (Tejidos)
    Eduardo Arroyo
    Mixta sobre papel vegetal, 29,5 x 69,7 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

24. Místico y mosca
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 45,7 x 35 cm
    1995
    Madrid, colección del artista

25. Místico y mosca
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 42 x 31,9 cm
    1995
    Madrid, colección del artista

26. Místico y mosca
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 39,7 x 40,5 cm
    1995
    Madrid, colección del artista

27. Le Rouge et le Noir
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 68 x 49 cm
    2009
    Madrid, colección del artista

28. Le Rouge et le Noir
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 19 x 27,2 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

29. Dirección
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 24,5 x 27,7 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

30. Van Gogh
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 31 x 31 cm
    2002
    Madrid, colección del artista

31. Van Gogh
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 33 x 27,5 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

32. Van Gogh
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 50 x 70 cm
    2008
    Madrid, colección del artista

33. Van Gogh
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 20 x 33,5 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista

34. La oreja de Van Gogh
    Eduardo Arroyo
    Lápiz sobre papel, 27,5 x 21,5 cm
    2008 - 2009
    Madrid, colección del artista


user_50_35_la_fuente_de_la_gracia_y_triunfo_de_la_iglesia_sobre_la_sinagoga

35. La Fuente de la Gracia y Triunfo de la Iglesia sobre la Sinagoga. 1430. Escuela de Jan van Eyck. Óleo sobre tabla, 181 x 119 cm. Museo Nacional del Prado.

La representación está realizada en tres planos. En el superior se encuentra Cristo en el trono, entre la Virgen y San Juan Evangelista, con el Cordero a los pies, de donde brota un manantial. En el medio aparecen ángeles músicos y cantores. En el plano inferior se representan a la izquierda reyes, nobles, papas, teólogos, y a la derecha varios judíos confusos y en fuga, uno de ellos con los ojos vendados.

Las Sagradas Formas que manan con el agua dan al tema un claro significado eucarístico y convierten el agua en símbolo de Gracia, que ilumina a la Iglesia Triunfante y ciega a la Sinagoga, es decir, a los judíos que no reconocen a Cristo.

El cuadro está basado en el Políptico de los hermanos van Eyck en la catedral de San Bavón de Gante, aunque existen ciertas diferencias, especialmente el mayor desarrollo de la arquitectura del baldaquino, dispuesto en las tres terrazas, y la posición del Cordero a los pies del Creador.

La obra se localiza en España desde mediados del siglo XV cuando fue donado por Enrique IV al Monasterio del Parral de Segovia.



user_50_blog5

Eduardo Arroyo: “Mi obra es respetuosa. No hay burla, ni provocación, ni sacrilegio”




Fuentes y agradecimientos: Eduardo Arroyo-VEGAP, museodelprado.es, artshumanities.blogs.ie.edu y pintura.aut.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Van Eyck, Jan 
 
Exposición en el Metropolitam of Art, New York -  Hasta el 24 de abril de 2016

 
A New Look at a Van Eyck Masterpiece


  00_1455207111_826082

La Crucifixión y el Juicio Final (detalle) de Jan Van Eyck

El MET de Nueva York presenta a través de esta exposición los descubrimientos del estudio reciente del díptico gótico Díptico: La Crucifixión y el Juicio Final que se atribuye al pintor Jan van Eyck. El artista flamenco es considerado uno de los más importantes del recentismo nórdico del siglo XV. La obra fue realizada en los años 1430 y fue pintada al óleo sobre tabla.


 van_eyck_crucifixion_juicio_final

Ver vídeo del díptico: La Crucifixión y el Juicio Final de Jan Van Eyck en el MET



alejandradeargos.com / Wikipedia
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Van Eyck, Jan 
 
.


Los hermanos van Eyck y el Políptico de la Catedral Gante



 83monumento_a_los_hermanos_pintores_jan_y_hubert_van_eyck_por_gemma_frisius_detalle

Detalle del monumento a los hermanos pintores Jan y Hubert van Eyck por Gemma Frisius.

Los hermanos van Eyck fueron unos pintores flamencos, dentro del periodo gótico. El mayor Hubert van Eyck (Maaseik, h. 1366 – Gante, 1426). El menor Jan van Eyck (cerca de Mastrique, h. 1390 – Brujas, antes del 9 de julio de 1441) este último curiosamente fue más valorado a su muerte, lo contrario que Hubert que gozó de más reconocimiento en vida. Se piensa que Hubert formó pictóricamente a Jan, por lo que el estilo de ambos es difícilmente discernible. Hubert van Eyck se afincó en Gante.

Los hermanos van Eyck en muchos proyectos trabajaron juntos, entre los trabajos de ambos destacar el Políptico de Gante, también conocido como Adoración del Cordero Místico, según los especialistas una obra maestra. Este fue el encargo más importante que recibió Hubert. Hay datos que demuestran que trabajó en la enorme obra del Políptico de Gante, durante los dos últimos años de su vida. Al morir, fue su hermano quien corrigió y remató la obra. La mano de Hubert se quiso ver en los detalles más arcaizantes, pero se ha demostrado que es exactamente lo contrario, y que Jan cambió incluso el programa iconográfico de su hermano, hacia uno más tradicional.


 78portrait_of_hubert_van_eyck_attributed_to_johannes_wierix_engraving_1572_from_the_pictorum_aliquot_germaniae_inferioris_effigies_by_dominicus_lampsonius

Hubert van Eyck (también como Huybrecht, Huberto o Hubertus van Eyck) (Maaseik, hacia 1366–Gante, 1426) fue un pintor flamenco perteneciente al estilo flamenco , y hermano mayor de Jan Van Eyck.

Hubert nació alrededor de 1366, en Maeseyck (hoy Maaseik, Bélgica), bajo la protección de un convento benedictino, en el que se habían cultivado el arte y las letras desde principios del siglo VIII.

Después de una larga serie de guerras, en las que el país se volvió inseguro y las escuelas que habían florecido en las ciudades decayeron, marchó a Flandes, y allí se hizo un nombre por primera vez. Fue pintor de la corte del ducado de Borgoña, y cliente de uno de los más ricos patricios de Gante. En la mediana edad, entre 1410 y 1420, se señaló a sí mismo como el inventor de un nuevo método de pintura. Vivió al servicio de Felipe el Bueno hasta 1421. Aquí pintó cuadros para la corporación, cuyos principales magistrados le honraron con una visita de estado en 1424.

Jan van Eyck pertenecía a una familia de pintores. Su hermano mayor Hubert van Eyck, al que se considera su maestro en la ciudad de Maaseik. En documentos de la corte borgoñona se menciona a otro hermano, Lambert van Eyck y se tiene la teoría de que pudo haber sido pintor y también que fue quien supervisó el cierre del taller de Jan van Eyck en Brujas. Otro pintor significativo, y bastante más joven, que trabajó en el sur de Francia, Barthélemy van Eyck, se cree que era un pariente.

El documento más antiguo que existe de él es de la corte de Juan de Baviera, príncipe-obispo de Lieja, conde de Holanda y de Zelandia, en La Haya, donde se hicieron pagos a Jan van Eyck entre octubre de 1422 y septiembre de 1424 como pintor de corte, con el rango cortesano de ayuda de cámara, y primero uno y luego dos asistentes. Esto sugiere una fecha de nacimiento en el año 1395, como muy tarde, y de hecho posiblemente antes. La edad que aparenta en su probable autorretrato sugiere a la mayor parte de los estudiosos una fecha más temprana que 1395.


 23recuperaci_n_de_la_cruz_por_santa_helena_iluminaci_n_atribuida_al_maestro_g_del_libro_de_horas_de_tur_n

Jan van Eyck - Recuperación de la Cruz por santa Helena, iluminación atribuida al «maestro G», del Libro de Horas de Turín.

Sus primeros pasos se dieron en el mundo de la miniatura, en la época dominada por la tradición tardogótica francesa. De este primer período sólo quedan las miniaturas en el Libro de Horas de Turín. Su datación y comitente no queda claro. Se ha apuntado la posibilidad de que lo encargara el duque Guillermo IV de Baviera antes de 1417. Sin embargo, generalmente se entiende que fueron ejecutadas en La Haya para el conde de Holanda, Juan de Baviera entre 1422 y 1424. La mayor parte de estas fueron destruidas por el fuego en 1904, aunque existen fotografías, pero otra parte del manuscrito se conserva en el Museo civico d'arte antica de Turín. En los mejores folios del libro miniado, atribuidos por Huelin de Loos al «maestro G» (posiblemente, Jan van Eyck) las figuras son ya plenamente integradas en un espacio realista, con una luz que unifica la representación y delinea con gran precisión y detalles diminutos de la sala y de las ocupaciones de los personajes. Queda claro que Van Eyck se planteaba, como Masaccio, el problema de la realidad: pero mientras el italiano hacía una síntesis que acogía la sola esencia de las cosas, preocupándose de colocarla en un espacio con perspectiva unitaria y racional, el flamenco procedía en lugar de ello analizando con lucidez y atención los singulares objetos como se presentan ante nuestros sentidos.

No se sabe exactamente si estas miniaturas las hizo Jan o su hermano Hubert, como ocurre con otras obras de esta época. La autoría de obras de Van Eyck anteriores a 1426, fecha en que murió su hermano Hubert, se discute y la atribución a Hubert o a Jan es delicado. Esto ocurre con las Tres Marías ante el sepulcro del Museo Boymans van Beuningen, que se suele atribuir a Hubert por lo arcaico de la composición. Parece que es obra de Hubert van Eyck una Crucifixión de la Gemäldegalerie de Berlín, y cabe la duda de si el Tríptico de Dresde es obra de Jan o de Hubert. La tabla central de este tríptico representa a la Virgen entronizada con el Niño y en los paneles laterales se encuentran San Miguel con el donante a la izquierda y Santa Catalina a la derecha; el marco es aún el original y sobre el lado externo de los portillos se puede ver una Anunciación pintada con grisalla.



Políptico de Gante

Su principal obra maestra, es el ya mencionado Políptico de la Adoración del Cordero Místico, es una de las más nobles creaciones de la escuela flamenca, estando actualmente disperso, aunque la Catedral de San Bavón de Gante, guarda casi todas las tablas. Otras se conservan en las galerías de Bruselas y Berlín. Esta magna obra es fruto de la colaboración de Hubert con su hermano Jant, discutiéndose qué partes corresponden a cada hermano. La obra es casi única como ilustración de la vivencia de la religión en la sociedad de la época. Existe una composición parecida, la Fuente de la Salvación en el Museo del Prado, asignada al taller de los van Eyck. El políptico de Gante representa, en numerosos paneles, la historia de la Redención de la humanidad por Cristo Salvador, a quien se representa en la parte superior de la obra en su asiento, como Juez, con la Virgen y san Juan Bautista a ambos lados, flanqueados por Adán y Eva, símbolo de la humanidad pecadora. En la parte inferior, el Cordero derramando su sangre en presencia de los ángeles, apóstoles, profetas, mártires, caballeros y ermitaños, sobre un amplio paisaje. En los lados exteriores de los paneles aparecen la Virgen y el ángel de la Anunciación, las sibilas y profetas que anunciaron la llegada del Señor, y los donantes en oración a los pies del Bautista y el Evangelista.


 5recuperaci_n_de_la_cruz_por_santa_helena_iluminaci_n_atribuida_al_maestro_g_del_libro_de_horas_de_tur_n

Jan y Hubert van Eyck - Políptico de Gante o La adoración del Cordero Místico (vista interior), pintado en 1432. Óleo sobre tabla, 350 × 223 cm. Catedral de San Bavón, Gante, Bélgica.

Hubert murió el 18 de septiembre de 1426, y Jan prosiguió con la gran obra de la pintura flamenca de principios del siglo XV, el Políptico de Gante, que acabó en 1432. Fue un encargo de Jodocus Vijdts y su esposa Isabel Borluut. Está formado por numerosas tablas. Cuando se cierra presenta la Anunciación. Cuando está abierto aparece, en la parte superior, lo que se llama la Déesis, esto es, Jesucristo en el centro como Pantocrátor y a los lados la Virgen María y San Juan Evangelista, mientras que a la izquierda se encuentran los Ángeles cantores y Adán y a la derecha los Ángeles músicos y Eva. Debajo se encuentra un gran panel con el tema del Cordero Místico en prados verdes, y se acercaban a adorarlo diversos grupos sociales. A los lados se encuentran los Caballeros de Cristo y de Jueces íntegros (a la izquierda) y los Eremitas y los peregrinos (a la derecha). También se incluía alegorías de virtudes, la Justicia, la Fortaleza, la Prudencia y la Templanza. En esta obra se pueden apreciar algunos de los caracteres típicos de la pintura de Van Eyck: naturalismo analítico, uso de colores luminosos, cuidado por la representación del paisaje y gran lirismo, todos elementos que se representan incluso en las pinturas ejecutadas a pocos años de distancia del Políptico de Gante.


 75the_ghent_altarpiece_adoration_of_the_lamb_detail

 74the_ghent_altarpiece_adoration_of_the_lamb_detail

Jan y Hubert van Eyck - Políptico de Gante o La adoración del Cordero Místico (detalles) 1425-29. Óleo sobre tabla. Catedral de San Bavón, Gante, Bélgica.

Comenzado en algún momento antes de 1426 y terminado, al menos en parte, para el año 1432, este políptico se considera que representa «la conquista final de la realidad en el Norte», que se diferencia de las grandes obras del Primer Renacimiento en la Italia en virtud de su deseo de privarse de la idealización clásica a favor de una observación fiel de la naturaleza.5 Se encuentra en su ubicación original, la catedral de San Bavón en Gante, Bélgica. Ha tenido una historia turbulenta, sobreviviendo a los alzamientos iconoclastas del siglo XVI, la Revolución Francesa, gustos cambiantes que llevaron a su diseminación, y más recientemente el saqueo de los nazis. Cuando la Segunda Guerra Mundial acabó fue recuperado en una mina de sal.


 77the_ghent_altarpiece_adoration_of_the_lamb_st_john_the_baptist

Jan y Hubert van Eyck - Políptico de Gante o La adoración del Cordero Místico (St John the Baptist) 1425-29. Óleo sobre tabla. Catedral de San Bavón, Gante, Bélgica.


 76the_ghent_altarpiece_adoration_of_the_lamb_god_almighty

Jan y Hubert van Eyck - Políptico de Gante o La adoración del Cordero Místico (God Almighty) 1425-29. Óleo sobre tabla. Catedral de San Bavón, Gante, Bélgica.

Después de que se terminara esta gran obra se colocó, en 1432, en un altar en San Bavón de Gante, con una inscripción en el marco describiendo a Huberto como maior quo nemo repertus.

No menos turbulenta fue la historia de la interpretación de esta obra. Una cuarteta de versos alejandrinos en latín, copia de la original que figuraba en este retablo, oculta bajo la pintura y descubierta por medio de rayos X, afirma que Hubert comenzó la obra y la culminó Jan: Hubert van Eyck maior quo nemo repertus (más grande que cualquier otro) comenzó el retablo, pero Jan van Eyck – llamándose a sí mismo arte secundus (segundo mejor en el arte) – lo acabó. Según esta inscripción, el Políptico de Gante es el resultado del esfuerzo colaborador de Jan van Eyck y su hermano Hubert. La interpretación tradicional es que Jan reunió los paneles que Hubert tenía comenzados antes de su muerte en 1426, y añadió otros nuevos de su propia creación, ensamblándolos todos juntos. La cuestión de quién pintó qué, «¿Jan o Hubert?» se ha convertido en una cuestión mítica entre los historiadores del arte. La crítica parece hoy inclinada a atribuir a Hubert la concepción y en parte la ejecución de la tabla con la Adoración y de las tres tablas superiores, mientras que todo el resto lo ejecutaría Jan que trabajó en ella de manera alterna, de ahí la falta de homogeneidad entre diversos compartimentos, que para ser apreciado por completo deben ser analizados singularmente. Pero hay algunos que se cuestionan, incluso, la validez de la inscripción, y de ahí la implicación de Hubert van Eyck en la obra. En los años treinta, Emil Renders incluso sostuvo que «Hubert van Eyck» era una total ficción inventada por los humanistas de Gante en el siglo XVI. Más recientemente, Lotte Brand Philip (1971) ha propuesto que la inscripción en el Políptico de Gante ha sido malinterpretada, y que Hubert era (en latín) el «fictor», no el «pictor», de la obra. Ella interpreta esto en el sentido de que Jan van Eyck pintó todo el retablo, mientras que su hermano Hubert creó el marco escultórico.


 35the_ghent_altarpiece_wings_closed

Jan y Hubert van Eyck - Políptico de Gante o La adoración del Cordero Místico (políptico cerrado) 1432. Oil on wood, 350 x 223 cm. Cathedral of St Bavo, Ghent.

El retablo fue efectuado por ambos hermanos conjuntamente, como Jan Van Eyck reconoció y sus contemporáneos sabían perfectamente, y tal hecho eran igualmente conocido por el duque de Borgoña o los jefes de la corporación de Brujas, quienes visitaron la casa del pintor en una visita de estado en 1432, y los miembros de la cámara de retórica en Gante, que reprodujeron el Agnus Dei como una escena viva en 1456. No obstante, generaciones posteriores atribuyeron el políptico en exclusiva a Jan.

La solemne grandeza del arte religioso en el siglo XV no encontró, fuera de Italia, un exponente más noble que Hubert van Eyck. Su representación de Cristo como juez, entre la Virgen y San Juan, muestra una representación realista, combinada con un fino dibujo y un colorido exquisito, y la unión feliz de severidad y simplicidad con el más hondo sentimiento religioso. En contraste con producciones precedentes de la escuela flamenca, muestra una singular hondura de tono y gran riqueza de detalle. Todo ello es posible gracias a la nueva técnica pictórica, el óleo, del que Hubert compartió la invención con su hermano, pero del que ningún otro pintor rival tenía entonces el secreto. El uso del aceite como aglutinante es la aportación del estilo flamenco a la pintura gótica, pronto se difundió entre los gremios de las ciudades vecinas, pero no fue revelado a los italianos hasta casi el final del siglo XV.

Cuando Hubert murió en septiembre de 1426, fue enterrado en la capilla del altar donde estaba colocada su obra maestra. De acuerdo con una tradición tan antigua como el siglo XVI, su brazo estaba preservado como una reliquia en un cofre en la puerta de San Bavón de Gante.

En su vida tuvo una gran actividad y sorprendentes éxitos, oscurecidos hoy en día un tanto ya que salvo la obra maestra del Políptico de Gante no se conserva ninguna otra obra suya documentada, aunque se le atribuyen varias. Enseñó los fundamentos del arte a su hermano, quien le sobrevivió y con el tiempo le superó en fama.

Hubert van Eyck es una figura prácticamente desconocida, y más aún ante la fama actual de su hermano menor, Jan. La fama de Hubert van Eyck fue mayor que la de su hermano en vida, y recibió importantes encargos, de los que apenas quedan datos algunos. Representa, junto a Robert Campin (Maestro de Flemalle) y Jan Van Eyck, el cambio de estilo desde el Gótico internacional hacia la pintura flamenca, caracterizada por un mayor realismo y una tendencia hacia la expresividad y el dramatismo. Respecto a las obras de Hubert, nada puede asegurarse de cuáles son y en qué momento fueron realizadas. En general, las obras dudosas se atribuyen a los dos hermanos, con pocas excepciones.


21the_ghent_altarpiece_eve_the_killing_of_abel 20the_ghent_altarpiece_adam_cain_and_abel

The Ghent Altarpiece: Eve; The Killing of Abel, 1425-29. Oil on wood, 213,3 x 32,3 cm (with the top grisaille). Cathedral of St Bavo, Ghent
The Ghent Altarpiece: Adam; Cain and Abel, 1425-29. Oil on wood, 212,9 x 37,1 cm (with the top grisaille). Cathedral of St Bavo, Ghent


 22the_ghent_altarpiece_singing_angels

The Ghent Altarpiece: Singing Angels, 1427-29. Oil on wood, 164,5 x 71,5 cm. Cathedral of St Bavo, Ghent


 23the_ghent_altarpiece_angels_playing_music

The Ghent Altarpiece: Angels Playing Music, 1426-27. Oil on wood, 164,1 x 72,9 cm. Cathedral of St Bavo, Ghent


 25the_ghent_altarpiece_the_just_judges

The Ghent Altarpiece: The Just Judges, 1427-30. Oil on wood, 145 x 51 cm. Cathedral of St Bavo, Ghent


 26the_ghent_altarpiece_the_holy_hermits

The Ghent Altarpiece: The Holy Hermits, 1427-30. Oil on wood, 148,6 x 53,9 cm. Cathedral of St Bavo, Ghent


 27the_ghent_altarpiece_the_holy_pilgrims

The Ghent Altarpiece: The Holy Pilgrims, 1427-30. Oil on wood, 148,7 x 54,2 cm. Cathedral of St Bavo, Ghent


 29the_ghent_altarpiece_the_soldiers_of_christ

The Ghent Altarpiece: The Soldiers of Christ. 1427-30. Oil on wood, 149,2x 54 cm. Cathedral of St Bavo, Ghent


 30the_ghent_altarpiece_prophet_zacharias_angel_of_the_annunciation

The Ghent Altarpiece: Prophet Zacharias; Angel of the Annunciation, 1432. Oil on wood, 164,8 x 71,7 cm. Cathedral of St Bavo, Ghent


 31the_ghent_altarpiece_erythraean_sibyl

The Ghent Altarpiece: Erythraean Sibyl, 1432. Oil on wood. Cathedral of St Bavo, Ghent


 32the_ghent_altarpiece_cumaean_sibyl

The Ghent Altarpiece: Cumaean Sibyl, 1432. Oil on wood. Cathedral of St Bavo, Ghent


 33the_ghent_altarpiece_prophet_micheas_mary_of_the_annunciation

The Ghent Altarpiece: Prophet Micheas; Mary of the Annunciation, 1432. Oil on wood, 164,8 x 73 cm. Cathedral of St Bavo, Ghent


 34the_ghent_altarpiece_prophet_micheas

The Ghent Altarpiece: Prophet Micheas, 1432. Oil on wood. Cathedral of St Bavo, Ghent


 35the_ghent_altarpiece_donor_and_st_john_the_baptist

The Ghent Altarpiece: Donor and St John the Baptist, 1432. Oil on wood. Cathedral of St Bavo, Ghent


 36the_ghent_altarpiece_st_john_the_evangelist_and_the_donor_s_wife

The Ghent Altarpiece: St John the Evangelist and the Donor's Wife, 1432. Oil on wood. Cathedral of St Bavo, Ghent

Ver más imágenes del Políptico de Gante en la Web Gallery of Art




Fuentes: es.wikipedia.org / wga.hu
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario