Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
PANTOJA DE LA CRUZ
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post PANTOJA DE LA CRUZ 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor renacentista vallisoletano Juan Pantoja de la Cruz (1553-1608), un gran pintor -no demasiado conocido- cortesano de Felipe II y III, fue famoso por sus retratos, también pinto algunas escenas religiosas importantes. Fue alumno de Alonso Sánchez Coello.

Su obra se caracteriza por los retratos de cuerpo entero, de concepción algo rígida y tratamiento distante del modelo. Representó a la familia real y a miembros de la aristocracia, mostrando un especial interés por describir con técnica precisa y minuciosa la lujosa vestimenta de los personajes, como los retratos del rey Felipe III y de la reina Margarita de Austria, 1606, Museo del Prado. También pintó asuntos religiosos en los que utilizó un estilo más avanzado, con una inclinación hacia la iluminación tenebrista cercana al nuevo gusto barroco, como en Adoración de los pastores (1605, Museo del Prado) y Resurrección (1605, Hospital de Valladolid). Una de sus últimas obras es el Retrato de Felipe III, firmado en 1608 y que lo presenta vestido con el hábito de Gran Maestre de la Orden del Toisón de Oro.

Juan Pantoja de la Cruz (Valladolid, 1553 - Madrid, 26 de octubre de 1608), pintor español renacentista, especializado en el retrato cortesano con una estética que es todavía la del manierismo renacentista, formado en los modelos de Antonio Moro y Alonso Sánchez Coello.

Muy joven se trasladó a Madrid, donde fue discípulo de Alonso Sánchez Coello, con quien colaboró en algunas obras; en 1587, Pantoja contrajo matrimonio y se independizó como pintor al año siguiente, coincidiendo con la muerte de su maestro (1588). Desde ese momento será el retratista más importante de la corte, aunque hasta 1596 no obtuvo el título de pintor de cámara del rey Felipe II.

En 1598, al subir al trono Felipe III, se convirtió en retratista oficial de la corte. Siguiendo la tradición del retrato flamenco, se esmeró en mostrar minuciosamente los encajes, vestidos y joyas de sus modelos, que situaba en pie, algo envarados y sobre un fondo neutro oscuro, o al lado de una mesa o un sillón frailero con intención simbólica. También las manos se dibujan con precisión, y con la misma intención simbólica reposan sobre la espada en los hombres, o llevan un pañuelo o un abanico en las mujeres. Conforme a la tradición del retrato de corte y el magisterio de la escuela veneciana de Tiziano, los miembros de la realeza por él retratados aparecían austeros, sobrios y convencionalmente elegantes. En los poco agraciados rostros apenas hay estudio psicológico, primando la inexpresividad. Erguidos sobre inmensos cuellos blancos, los retratados miran fijamente hacia el espectador.

Entre sus retratos de los miembros de la familia real destacan el de Felipe II ya anciano (1591), Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, los retratos de la Infanta Isabel Clara Eugenia (1599), y de su esposo el Archiduque Alberto (1600), ambos en la Pinacoteca Antigua de Munich; los retratos de las esposas de Felipe III, Ana de Austria (1602) y Margarita de Austria (1607), conservados en el Museo del Prado, o el Retrato de Felipe III vestido con el hábito de Gran Maestre de la Orden del Toisón de Oro (Museo Goya, Castres), una de las últimas obras del artista, firmado el mismo año de su muerte. Otros retratos de Felipe III y de su esposa Margarita de Austria se encuentran en la colección real británica.

También se consagró como retratista de la nobleza, guardando los mismos convencionalismos según se aprecia en el retrato del Duque de Lerma (1602), Fundación Medinaceli, o en el de Don Diego de Villamayor (1605), Museo del Ermitage, aunque en el retrato de medio cuerpo de un Caballero santiaguista (1601), Museo del Prado, hay una mayor penetración psicológica, quizá por haberse pintado con mayor libertad, junto a un estudio de la luz más avanzado, en la línea del naturalismo.

Pantoja practicó también la pintura religiosa, que en alguna ocasión trató como retrato a lo divino, así en la Anunciación que pintó en 1606, en la que se sirvió de los retratos de la reina Margarita y de la infanta Ana para caracterizar los rostros de la Virgen y del ángel Gabriel. Obras destacadas en este género son Santa Leocadia de la Catedral de Córdoba, fechada en 1603, la Resurrección (1605) del Hospital de Valladolid, con influencias de Orazio Borgianni, y el Nacimiento de la Virgen (Museo del Prado), en la que asimila los juegos de luz y el naturalismo de Navarrete el Mudo sin abandonar la seca precisión flamenca. Esta obra, en la que aparecía también retratada la madre de la reina, fue pintada con destino al oratorio privado de la reina en el palacio de Valladolid, con motivo del traslado de la capital a aquella ciudad, a la que se había trasladado Pantoja acompañando a la Corte.

Hay noticias documentales que aluden a bodegones pintados por él, a imitación de los que llegaban de Italia, y como pintor al fresco consta su participación en las decoraciones del Pardo, perdidas. Al morir dejó sin concluir las pinturas del techo de la Sala de los Retratos del Palacio del Pardo, en las que trabajaba ayudado por su hijo y en colaboración con Francisco López, con quien tenía ciertas desavenencias sobre lo que correspondía a cada uno, por lo que en el testamento pedía se tasasen, asegurando que su participación había sido mucho mayor. No obstante, la colaboración con el mismo pintor debió de ser frecuente, pues tenían también contratado en comandita el retablo de San Agustín de Valladolid, y sus heredros concertaron con López la finalización de lo que Pantoja había dejado sin terminar en el Pardo. También aparecen estrechamente vinculados con él Santiago Morán, quien a su muerte le sucedió en el cargo de pintor del rey, y sus discípulos más directos, Rodrigo de Villandrando y Bartolomé González.

Con motivo del IV Centenario de su muerte, el Museo del Prado presentó en 2008 una selección de sus obras, que en su mayoría se mantienen almacenadas por limitaciones de espacio.

Su obra fue muy abundante, aunque la catalogada no es demasiado numerosa, por lo que esta presentación se hace un poco corta, aun así espero que esta recopilación os guste a los amantes del arte del foro de xerbar y contribuya en la divulgación de su obra.







Algunas obras


Pantoja de la Cruz en el Museo del Prado

Juan Pantoja de la Cruz (Valladolid, h. 1553-Madrid, 1608). Pintor español. Muy joven debió de trasladarse a Madrid, donde entró a trabajar en el taller del retratista cortesano Alonso Sánchez Coello. De él heredó la tradición de la representación regia que éste, a su vez, había aprendido de su maestro Antonio Moro. Sus primeras obras no están firmadas por estar realizadas en colaboración con Sán­chez Coello. A partir de 1588, fecha del fallecimiento de éste, firmará sus obras y se convertirá en el retratista cortesano de mayor calidad de los últimos años del reinado de Felipe II y los primeros de su sucesor. Entre 1601 y 1606, coincidiendo con el traslado de la corte a Valladolid, acompañará al rey Felipe III a dicha ciudad. Probablemente se formaron con él algunos de los retratistas posteriores que trabajaron con más asiduidad en la corte hasta la llegada de Velázquez, como es el caso de Bartolomé González y Rodrigo de Villandrando. Pantoja perpetuó las fórmulas iconográficas establecidas anteriormente en el retrato regio, que trataban de transmitir una imagen de la majestad áulica a la vez que una idea de la dinastía reinante. Se trataba, más que de reproducir una imagen individual o de profundizar en el estudio psicológico del modelo, de plasmar una efigie solemne e imponente, atenta tanto a la descripción minuciosa de la calidad de los ropajes como a reflejar el augusto entorno. De este modo desarrolló un preciso detallismo de raíz flamenca en las ricas indumentarias, reproducidas con un evidente gusto por el pormenor. La tradición de Antonio Moro se enriquece con los ejemplos italianos, bien conocidos en la corte española: principalmente el patrón de Tiziano, así como de Sofonisba Anguissola -Pantoja realizó copias de ambos- y las muestras de los elegantes retratos florentinos. Pero si en la reproducción escrupulosa de atuendos y adornos se encuentra lo mejor del arte de Pantoja, sus carencias más acusadas se evidencian en el envaramiento y la falta de corporeidad de las figuras, y en la ausencia de una eficaz aplicación de las reglas de la perspectiva que acomoden a los retratados con el espacio y los objetos que los rodean. Junto a su labor de retratista, llevó a cabo también una carrera menos valorada como pintor religioso, atendiendo principalmente demandas de estamentos religiosos de Madrid y Valladolid. Además, realizó obras religiosas para los sitios reales, entre las que cabe destacar dos composiciones de 1603 para el oratorio privado de la reina en el Palacio Real de Valladolid, que pasaron después a integrar la colección del Museo del Prado. Se trata de El Nacimiento de la Virgen y El Nacimiento de Cristo, en ambas se incluyen personajes de la familia real, convirtiéndose en auténticos «retratos a lo divino». En su obra religiosa se hace patente el eco de los pintores llegados a trabajar a El Escorial y el novedoso interés por el naturalismo y los contrastes lumínicos que se estaban experimentando en la pintura del norte de Italia. Sabemos también que su producción se abrió a otras temáticas y técnicas, practicando el bodegón, el retrato en miniatura y la pintura al fresco, aunque no se conserven ejemplos en la actualidad. Sin duda, la mayor importancia de Pantoja está en su faceta de retratista cortesano propiamente dicho, a través de la que expresa la majestad ­real hierática e inaccesible que los Austrias gustaban transmitir. La importancia de la imagen regia y la expresión de la sucesión dinástica conllevaron la creación de abundantes ­series de retratos de la familia real ­para los distintos sitios reales y los palacios de la nobleza.

Obras

    - La infanta Isabel Clara Eugenia, óleo sobre lienzo, 112 x 89 cm, 1598-1599 (en dep. en el monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid) [P717].
    - La reina Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II, óleo sobre lienzo, 120,1 x 84 cm, h. 1604-1608 [P1030].
    - Doña Margarita de Austria, reina de España, óleo sobre lienzo, 112 x 97 cm, firmado, 1607 (en dep. en el Museo de Bellas Artes de La Coruña) [P1032].
    - Retrato del emperador Carlos V, óleo sobre lienzo, 183 x 110 cm, firmado, 1605 [P1033]. Copia de Tiziano.
    - Un caballero santiaguista, óleo sobre lienzo, 51 x 47 cm, firmado, 1601 [P1034].
    - Dama desconocida, óleo sobre lienzo, 56 x 42 cm (en dep. en el Museo Víctor Balager, Villanueva y Geltrú) [P1035].
    - El Nacimiento de la Virgen, óleo sobre lienzo, 260 x 172 cm, firmado, 1603 [P1038].
    - El Nacimiento de Cristo, óleo sobre lienzo, 260 x 172 cm, firmado, 1603 (en dep. en el Palacio de Pedralbes, Barcelona) [P1039].
    - La infanta Catalina Micaela, óleo sobre lienzo, 112 x 98 cm, h. 1585 (en dep. en el monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid) [P1040]. Atribución dudosa.
    - Don Juan de Austria, óleo sobre lienzo, 223 x 118 cm (en dep. en el monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid) [P1148]. Atribución dudosa.
    - La Adoración de los pastores, óleo sobre lienzo, 227 x 145 cm, firmado, 1605 (en dep. en la Embajada de España en Lisboa) [P2471]. Destruida.
    - Retrato de Felipe III, óleo sobre lienzo, 204 x 122 cm, firmado, 1606 [P2562].
    - La reina doña Margarita de Austria, óleo sobre lienzo, 207 x 122 cm, firmado, 1606 [P2563].
    - Doña Juana, hermana de Felipe II, princesa de Portugal, óleo sobre lienzo, 208 x 126 cm (en dep. en la Embajada de España en Buenos Aires) [P4159].
    - La Anunciación, óleo sobre lienzo, 227 x 142 cm, firmado, 1603 (en dep. en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Madrid) [P4800].
    - Aparición de santa Leocadia a san Ildefonso, óleo sobre lienzo, 224 x 140 cm, firmado, 1603 (en dep. en la catedral de Córdoba) [P5412].
    - Imposición de la casulla a san Ildefonso, óleo sobre lienzo, 224 x 140 cm, firmado, 1603 (en dep. en el Seminario Diocesano de Lugo) [P5424].
    - Felipe III, óleo sobre lienzo, 201,5 x 113,5 cm (en dep. en el Museo Municipal de San Telmo, San Sebastián) [P5774].
    - Retrato del emperador Carlos V, óleo sobre lienzo, 190 x 125 cm (en dep. en la Embajada de España en París) [P6162].
    - Felipe II, óleo sobre lienzo, 183 x 111 cm (en dep. en la Embajada de España en París) [P6181]. Atribución dudosa.
    - San Agustín, óleo sobre lienzo, 264 x 115 cm, firmado, 1601 [P7119].
    - San Nicolás de Tolentino, óleo sobre lienzo, 261 x 133 cm, firmado, 1601 [P7120].


 1la_infanta_isabel_clara_eugenia

La infanta Isabel Clara Eugenia, óleo sobre lienzo, 112 x 89 cm, 1598-1599. Museo del Prado (en dep. en el monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid). Obra de Juan Pantoja de la Cruz.

Desde un punto de vista formal, este retrato de la infanta está a medio camino entre sus efigies de la corte española y las pintadas por Rubens, y fue realizado cuando ésta se había convertido ya en gobernadora de los Países Bajos. Aún conserva rasgos netamente españoles, pero ya presenta otras características que serán distintivas de su imagen como archiduquesa. La infanta aparece representada de algo más de medio cuerpo, girada tres cuartos hacia su izquierda y situada en un estricto primer plano compositivo, únicamente aligerado por la inclusión de una ventana, en el extremo superior derecho, que se abre a un segundo plano de paisaje montañoso, composición que sigue el método convencional del cuadro dentro del cuadro. Sostiene entre sus dedos, de forma bien visible, el retrato en miniatura de su padre, el rey Felipe II, ya anciano, muy semejante al semblante con el que es retratado por Pantoja de la Cruz en sus últimos años de vida, como en el retrato de cuerpo entero de la biblioteca del Escorial. La referencia al hombre validador de sus derechos es un recurso frecuentemente usado en los retratos femeninos, y en especial en el caso de dicha infanta. De este modo pretende explicitarse su ascendencia, aparte de expresar de alguna manera la gran proximidad sentimental a su progenitor. Esta será la iconografía más frecuente en los retratos de Isabel Clara Eugenia durante su etapa española, mientras se trataba de fundamentar sus derechos hereditarios sobre el gobierno de los Países Bajos. El detalle recurrente del retrato paterno en miniatura desaparecerá en su etapa matrimonial, al pasar a depender de otra figura masculina. En sus retratos de Flandes aparece junto a su esposo, o en solitario, pero haciendo pendant con el retrato de su marido, el archiduque Alberto. Atendiendo a la indumentaria de la retratada, se podría pensar que la obra corresponde a un momento posterior a la muerte de Felipe II, como denota el gran cuello de blonda, del tipo denominado "lechuguilla punteada". El tipo de peinado -llamado "de alto copete", adornado con diadema de forma puntiaguda, característico de las damas cortesanas y típicamente español- es muy similar al que luce desde la década de los noventa y durante sus años de gobernadora en Flandes. El detalle del collar de perlas y la manera en que va prendido al pecho aparece en todos los retratos de la infanta en la última década del siglo XVI. El retrato estuvo atribuido con anterioridad a Bartolomé González, y posteriormente catalogado como perteneciente a la escuela de Alonso Sánchez Coello. Estilísticamente, la factura del cuadro parece próxima a la del retrato de la infanta que se conserva en el monasterio de las Descalzas Reales de Madrid y que se atribuye a Pourbous el Joven. El retrato podría haberse realizado entre los años 1598-1599, en fecha cercana al fallecimiento del rey Felipe II, momento en el que la infanta tenía unos treinta y dos años, lo que parece encajar con el aspecto del semblante reflejado en la obra (Texto extractado de Sánchez del Peral y López, J. R. en: El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya, Museo Nacional del Prado, 2006, p. 56).


 2la_reina_isabel_de_valois_tercera_esposa_de_felipe_ii

La reina Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II, óleo sobre lienzo, 120,1 x 84 cm, h. 1604-1608. Museo del Prado. Obra de Juan Pantoja de la Cruz.

Hija del rey Enrique II de Francia y de Catalina de Medici, Isabel nació en 1546 y contrajo matrimonio con Felipe II en 1559, este hecho formó parte de la consolidación del proceso de paz entre España y Francia. Probablemente fue la esposa más cercana al Monarca español y durante su reinado disfrutó de cierto protagonismo político. Fue madre de las infantas Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela, cuyas bodas fueron planeadas para potenciar la presencia española en Flandes y Saboya.

La Reina está vestida con un austero traje de terciopelo negro, siguiendo la moda española de la época, aunque se adorna con ricas joyas. Apoya su brazo derecho en un sillón cortesano, mientras sostiene con ambas manos una elegante cadena de oro, rematada por una rica pieza de este metal y piedras preciosas, con forma de cabeza de animal. El movimiento de esta joya, junto con la incorporación de los tonos rojos de lazos y mangas, otorgan al retrato una cierta variación y dinamismo, cualidades que Pantoja utiliza para alejar su estilo del estatismo y rigidez imperantes en la retratística española anterior. Sin embargo sigue las directrices definidas en tiempos de Felipe II acentuando la solemnidad de la imagen regia mediante el gesto frío e impasible del personaje.

Esta obra, considerada por algunos especialistas como copia de un original de la pintora Sofonisba Anguisola, artista protegida por la Reina, pertenece desde su ejecución a la Colección Real, de donde pasó al Museo del Prado.


 3do_a_margarita_de_austria_reina_de_espa_a

Doña Margarita de Austria, reina de España, óleo sobre lienzo, 112 x 97 cm, firmado, 1607 Museo del Prado (en dep. en el Museo de Bellas Artes de La Coruña). Obra de Juan Pantoja de la Cruz.

Se halla cortado en su parte inferior y se trata de una réplica del retrato de cuerpo entero de la reina, fechado por Pantoja en 1606 (P02563), procedente de la colección del duque de Tarifa. Nacida en Gratz (Austria) el 25 de diciembre de 1584, Margarita era hija del archiduque Carlos de Austria-Stiria y de María de Baviera. Elegida por Felipe II por su virtud y prudencia para esposa de su hijo Felipe cuando contaba casi 20 años, el monarca no pudo ver consumado el matrimonio de sus hijos Felipe e Isabel Clara Eugenia con Margarita y el archiduque Alberto, respectivamente, que se celebraron por poderes en Ferrara ante el Pontífice Clemente VIII. El matrimonio de Felipe III con Margarita de Austria dio como fruto siete hijos de los que únicamente sobrevivieron: Ana, después reina de Francia, Felipe IV, María, esposa del archiduque Fernando, posteriormente emperador de Alemania, y Carlos Fernando, cardenal y arzobispo de Toledo. La reina, cuando contaba con 27 años, murió de sobreparto y Felipe III no volvió a contraer matrimonio. Su nada brillante personalidad limitó su actuación en los negocios de estado, trabajando casi de manera exclusiva en el patrocinio de nuevos monasterios religiosos -Descalzas Reales de Valladolid, Jesuitas de Salamanca, Real Monasterio de la Encarnación de Madrid, etc.- y en le fomento de obras piadosas.


 4retrato_del_emperador_carlos_v

Retrato del emperador Carlos V, óleo sobre lienzo, 183 x 110 cm, firmado, 1605. Museo del Prado. Copia de Tiziano. Obra de Juan Pantoja de la Cruz.

Un incendio ocurrido en el palacio del Pardo el 13 de marzo de 1604 hizo desaparecer la galería de retratos existente, obra de los mejores artistas de la época: Tiziano, Antonio Moro, Alonso Sánchez Coello y Sofonisba Anguisciola. Encastrados en marcos de estuco en la pared, los retratos de la Sala de Reyes, organizada por Sánchez Coello por encargo de Felipe II, no pudieron ser rescatados del fuego como otras pinturas y objetos artísticos de palacio. Felipe III, consciente de la importancia de este espacio como lugar simbólico de representación de la monarquía, acometió poco tiempo después su reconstrucción, encargando esta misión a Juan Pantoja de la Cruz (h. 1553-1608), discípulo de Sánchez Coello, que hizo uso de modelos precedentes para la recreación de la nueva sala de retratos. La efigie del emperador presidió ambas galerías, según el modelo creado por Tiziano, demostrando que la imagen oficial de Carlos V se encontraba ya definida, así como el papel que los artistas de la corte ejercieron en su transmisión. El empleo de copias y réplicas fue una práctica habitual en una sociedad que desconocía el sentido de originalidad que caracteriza al mundo contemporáneo, especialmente en los talleres de corte dedicados a la producción de retratos, sin que por ello disminuyera el valor de las obras. La firma de Pantoja en esta pintura indicando su calidad de traductor hace suponer la consideración que le merecía el original, para quién realizaba la copia y el lugar en el que iba a instalarse. Carlos V (1500-1558) fue el hijo varón primogénito de Juana I de Castilla y de Felipe el Hermoso. Muy joven había heredado por línea materna los reinos de Castilla, Aragón, Navarra y sus posesiones italianas, y por línea paterna, los territorios dinásticos de los Habsburgo. Coronado emperador de romanos por el papa Clemente VII en 1530 en Bolonia, había obtenido notables victorias frente a los turcos y los protestantes, y bajo su mandato, el imperio se había ampliado con la conquista de los territorios de ultramar. El éxito de Tiziano fue definir un modelo que reflejara tanto los rasgos físicos del emperador como su poder militar y que conciliase la identidad del individuo con el concepto de dignidad imperial que éste representaba. De este modo, el retrato de Carlos V de cuerpo entero, armado con espada, bastón de mando y celada, se convirtió en la imagen oficial del poder, punto de partida de una iconografía de enorme fortuna en la Casa de Austria, que alcanzaría su plena definición en los años centrales del siglo XVI con el retrato del emperador Carlos V en la Batalla de Mühlberg (P410) y el de Felipe II (P411), ambos hoy en el Museo Nacional del Prado. Tiziano acentuó el clasicismo de la figura del emperador asimilando su aspecto al de los emperadores romanos mediante el empleo de la barba, que ayudaba a disimular su acentuado prognatismo, y de la armadura, elemento esencial en la iconografía de los Austrias. El medallón de la Virgen con Niño y el toisón de oro, símbolo de la orden de caballería medieval de la Casa de Borgoña, convertida, hasta hoy, en la más alta condecoración de la monarquía hispana, expresan el compromiso del emperador a la defensa de la fe y religión católica en los extensos territorios de su imperio. Pantoja realiza una imagen de buena factura técnica, aunque falta de expresión, acorde con el carácter de emblema icónico que había adquirido la imagen del emperador para la memoria histórica de la Casa de Austria (Texto extractado de Ara Lázaro, J. en: El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya, Museo Nacional del Prado, 2006, p. 52).


 5un_caballero_santiaguista

Un caballero santiaguista, óleo sobre lienzo, 51 x 47 cm, firmado, 1601. Obra de Juan Pantoja de la Cruz.

El pintor ha optado en esta ocasión por hacer un retrato de busto; el personaje, viste traje negro con gola blanca almidonada y lleva como único adorno la cruz de Santiago, sobre el pecho y la capa.

El caballero está situado sobre un fondo neutro, tiene la cabeza erguida y dirige su mirada hacia el espectador en franca comunicación con él, a la manera que desde Antonio Moro y posteriormente Sánchez Coello se venía haciendo en el retrato español. Pantoja, utilizando una técnica precisa y minuciosa, una gama de color extraordinariamente reducida y una fuerte iluminación dirigida al rostro y la gorguera, consigue reflejar el carácter severo del retratado, que posee una mirada a la vez firme e inquieta y de gran intensidad expresiva.

Se ha sugerido en alguna ocasión la posibilidad de que este lienzo formara pareja con el retrato de mujer, también sin identificar (P01035), fechable en el mismo año y de dimensiones ligeramente diferentes. Ambos se salvaron del incendio del Alcázar de Madrid en 1734, juntos se inventariaron a su llegada al museo y también con números correlativos aparecen por primera vez catalogados en 1854.    


 6el_nacimiento_de_la_virgen

El Nacimiento de la Virgen, óleo sobre lienzo, 260 x 172 cm, firmado, 1603. Museo del Prado. Obra de Juan Pantoja de la Cruz.

En este caso se representa el Nacimiento de la Virgen con la madre y dos de las hermanas de la reina doña Margarita de Austria. doña María de Baviera arrodillada sosteniene a la Virgen, tras ella doña Leonora con el lienzo y doña Catalina Renata o doña Maria Cistierna con una canastilla, al fondo, Santa Ana es atendida por unas damas.

Obra firmada y fechada “Jnº Pantoja De la + Faciebat / 1603”, fue encargada junto con su pareja, el Nacimiento de Cristo (P1039), por la reina doña Margarita de Austria, cuya piedad y devoción mariana eran sobradamente conocidos, para su oratorio privado en el Palacio de Valladolid.


 7el_nacimiento_de_cristo

El Nacimiento de Cristo, óleo sobre lienzo, 260 x 172 cm, firmado, 1603. Museo del Prado (en dep. en el Palacio de Pedralbes, Barcelona)

Forma pareja con El nacimiento de la Virgen (P1038), y ambos fueron realizados en 1603 para el oratorio privado de la reina Margarita en el Palacio Real de Valladolid, donde tenía su sede la Corte en esos años. En ellos se aprecia una mezcla de narración sagrada y vida cotidiana muy característica del Siglo de Oro, pues varios de los personajes que interpretan el papel de pastores son miembros de la Familia Real española. Así vemos a la reina Margarita a la derecha, de pie, acompañada de sus hermanos Fernando, Leopoldo y Maximiliano Ernesto. El pintor ha hecho uso de lo que en esa época se denominaban retratos a lo divino, en una escena que, por otro lado, nos recuerda la frecuente interacción que existía en literatura entre el mundo cortesano o aristocrático y el mundo campesino (Texto extractado de Portús, J.: El Arte en la España del Quijote, 2005, p. 154).


 8retrato_de_felipe_iii

Retrato de Felipe III, óleo sobre lienzo, 204 x 122 cm, firmado, 1606. Museo del Prado. Obra de Juan Pantoja de la Cruz.

Felipe III aparece retratado con armadura y junto a una tienda de campaña; una imagen poco representativa del Rey, más aficionado al boato de la corte y a la piedad religiosa. La composición sigue tradiciones anteriores, aunque con las características propias de Pantoja de la Cruz: una cierta geometrización de la figura, rostro inexpresivo y distante y gusto por los pormenores de la vestimenta.


 9la_reina_do_a_margarita_de_austria_leo_sobre_lienzo_207_x_122_cm_firmado_1606

La reina doña Margarita de Austria, óleo sobre lienzo, 207 x 122 cm, firmado, 1606. Museo del Prado. Obra de Juan Pantoja de la Cruz.

Casada desde 1599 con Felipe III, doña Margarita era hija de los archiduques de Baviera. El pintor más representativo de su reinado fue Pantoja de la Cruz, quien la retrata aquí llevando el "Joyel rico", una de las más importantes alhajas de la dinastía, formada por el diamante conocido como "El estanque" y por "La peregrina", famosa perla de gran tamaño.


 51san_agust_n_pantoja_de_la_cruz

San Agustín, 1601,óleo sobre lienzo, 264 x 115 cm. Museo del Prado. Obra de Juan Pantoja de la Cruz.


 50_1416869068_436995

San Nicolás de Tolentino, 1601, óleo sobre lienzo, 261 x 133 cm. Museo del Prado. Obra de Juan Pantoja de la Cruz.

Poco después de que el Greco entregara las obras para el retablo mayor de la iglesia del Colegio de Doña María de Aragón (Madrid), Pantoja firmaba este lienzo y el otro con San Agustín (P07119) destinados a flanquear dicho conjunto. Aunque es conocido sobre todo por su condición de retratista, Pantoja también realizó una interesante producción religiosa en la que destacan estas dos figuras monumentales, llenas de vigor y expresividad, en línea con la pintura en boga en la Corte hacia 1600. La reciedumbre y humanidad de los rostros es de lo mejor de su autor, que gozó de gran éxito en el Madrid del momento. El contraste con la formulación pictórica del Greco permite apreciar la profunda originalidad de este con respecto a sus contemporáneos.



Otras obras


 83esculturas_orantes_carlos_v_pantoja_de_la_cruz_el_escorial

Esculturas orantes de Carlos V y su familia, 1599. Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. El Escorial. Madrid. Obra de Pantoja de la Cruz


 53infantin_isabella_clara_eugenia_von_spanien_1599

La infanta Isabel Clara Eugenia. 1599 (Alte Pinakothek de Múnich, Alemania). Obra de Pantoja de la Cruz


 56retrato_de_mariana_de_paz

Retrato de Mariana de Paz. 1595. Óleo sobre lienzo. 207 x 128 cm. Hospital de Simón Ruiz. Medina del Campo. Obra de Pantoja de la Cruz


 57carlos_v

Carlos V. Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. El Escorial. Madrid. Obra de Pantoja de la Cruz


 58el_infante_don_felipe_con_armadura

El Infante Don Felipe con armadura. 1594. Óleo sobre lienzo. 150 x 174 cm. Kunsthistorisches Museum. Viena. Austria. Obra de Pantoja de la Cruz.


 59felipe_ii

Felipe II. 1590. Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. El Escorial. Madrid. Obra de Pantoja de la Cruz.


 63retrato_de_felipe_iii

Retrato de Felipe III. 1608. Óleo sobre lienzo. 204 x 102 cm. Museo Goya. Castres. Francia. Obra de Pantoja de la Cruz.


 86juan_pantoja_de_la_cruz_philip_iii_prince_google_art_project

Felipe III, príncipe. 1590-92. Obra de Pantoja de la Cruz.


 60retrato_de_sim_n_ruiz

Retrato de Simón Ruiz. 1595. Óleo sobre lienzo. 207 x 128 cm. Hospital de Simón Ruiz. Medina del Campo. Medina del Campo. Valladolid. Obra de Pantoja de la Cruz.


 68maria_de_arag_n_juan_pantoja_de_la_cruz

María Luisa de Aragón, duquesa de Villahermosa, hija de una de las hermanas de Polyxena de Lobkowitz. Obra de Pantoja de la Cruz. El retrato fue dedicado a María Manrique de Lara, abuela de la chiquilla que en la pintura tiene 7 años, pero parece una mujer adulta por su vestido de luto llevado en memoria de su padre que un año antes muriera en la cárcel.


 54catalina_micaela_de_saboya

Catalina Micaela de Saboya. Óleo sobre lienzo. 70 x 50 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia. Obra de Pantoja de la Cruz.


 71franqueza

Retrato del conde de Villalonga Pedro Franqueza (Igualada 1547 - León 1614), secretario del Consejo de Estado. Obra de Pantoja de la Cruz.


 75juan_pantoja_de_la_cruz

Obra de Pantoja de la Cruz.


 76juan_pantoja_de_la_cruz

Obra de Pantoja de la Cruz.


 66juan_pantoja_de_la_cruz

Obra de Pantoja de la Cruz.


 69juan_pantoja_de_la_cruz_020

Obra de Pantoja de la Cruz.


 70juan_pantoja_de_la_cruz

Obra de Pantoja de la Cruz. 1602


 71juan_pantoja_de_la_cruz

Obra de Pantoja de la Cruz. 1604


 74juan_pantoja_de_la_cruz_005

Obra de Pantoja de la Cruz. 1607


 67don_juan_d_austria_1

Juan de Austria. Obra atribuida a Pantoja de la Cruz.


 82emmanuel_philibert_pantoja_detail

Emmanuel Philibert, Duke of Savoy, painting in El Escorial. Obra de Pantoja de la Cruz.


 73juan_pantoja_de_la_cruz_margaret_of_austria_queen_of_spain_google_art_project

Margaret of Austria, Queen of Spain. 1605. Obra de Pantoja de la Cruz.


 77princessanne1

Doña Ana Mauricia princesa de España, c. 1614. Obra de Pantoja de la Cruz.


 78juan_pantoja_de_la_cruz_and_studio_margaret_of_austria_queen_of_spain

Margaret of Austria, Queen of Spain. 1605-10. Obra de Pantoja de la Cruz.


 79catalina_duquesa_de_lerma

Catalina de la Cerda y Portugal, duquesa de Lerma. Obra de Pantoja de la Cruz.


 81duquesa_de_lerma

Catalina de la Cerda y Portugal, duquesa de Lerma. Obra de Pantoja de la Cruz.


 80diego_de_villamayor

Diego Sarmiento de Sotomayo. La niñera lleva una insignia de la orden de Alcántara. Sobre la base de la inscripción es identificado como Diego Sarmiento de Sotomayor y Viilamayor, hijo de Diego Sarmiento de Sotomayor, cortesano de Felipe II. 1605


 88infanta_isabella_clara_eugenia_of_spain
 
Infanta Isabella Clara Eugenia of Spain. Obra de Pantoja de la Cruz.


 84infantin_isabella_clara_eugenia_von_spanien_1599

Infantin Isabella Clara Eugenia von Spanien. 1599. Obra de Pantoja de la Cruz.


 85francisco_duque_de_lerma

Francisco de Sandoval y Rojas, Duke of Lerma. Obra de Pantoja de la Cruz.


 72felipe_manuel_prince_of_savoya

Retrato de Felipe Manuel, príncipe de Savoya (1586-1605), hijo de Charles Emmanuel I, Duque de Saboya y Catherine Michelle Infanta de España (hija de Philip II). El artista representa al príncipe como heredero al trono en Savoya vestida con una armadura de origen Lombardo y el collar de la orden de la Annunziata, la orden más alta del Reino de Savoya.


 65retrat_de_monjo_caputx_juan_pantoja_de_la_cruz_museu_de_belles_arts_de_val_ncia

Retrat de monjo caputxí, oli sobre llenç, 62 x 42 cm. Museu de Belles Arts de València. Obra de Pantoja de la Cruz.


 64the_somerset_house_conference_19_august_1604

The Somerset House Conference 19 August 1604. Spanish delegation on the left, English delegation on the right. 1604. Obra de Pantoja de la Cruz.


 61_1416870320_630645

Inmaculada. 1603. Óleo sobre lienzo. 244 x 162 cm. Museo Nacional de Escultura. Valladolid. Obra de Juan Pantoja de la Cruz.


 62santa_rsula_y_las_once_mil_v_rgenes

Santa Úrsula y las once mil vírgenes. 1605. Óleo sobre lienzo. 204 x 281 cm. Depósito de particular. Diputación Foral de Álava. Obra de Juan Pantoja de la Cruz.


 153_1425378628_930686

Círculo de Juan Pantoja de la Cruz - Doña María de Villena, marquesa de la Laguna de Camero Viejo. Principios del siglo XVII. Óleo sobre lienzo, 210 x 115 cm. Convento de Trinitarias Descalzas de San Ildefonso, Madrid.



Enlaces interesantes


Para ver más obras de Pantoja de la Cruz, enlace: http://commons.wikimedia.org/wiki/C...toja_de_la_Cruz

Obra de Juan Pantoja de la Cruz, enlace: http://www.artcyclopedia.com/artist...toja_de_la.html

Pantoja de la Cruz en el Museo del Prado, enlace: http://www.museodelprado.es/enciclo...uan/?no_cache=1|

Biografía de Juan Pantoja de la Cruz, enlace: http://www.arteespana.com/juanpantojadelacruz.htm



PUES ESTO ES TODO AMIGOS, ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO, ESTA PEQUEÑA EXPOSICIÓN DEDICADA AL PINTOR RENACENTISTA VALLISOLETANO JUAN PANTOJA DE LA CRUZ.



Fuentes y agradecimientos: ciudaddelapintura, wikipedia, artcyclopedia, artehistoria, webgalleryofart y otras de Internet
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Tuesday, 03 March 2015, 19:29; edited 7 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PANTOJA DE LA CRUZ 
 
J.Luis gracias por este nuevo pintos añadido a nuestra galería. Su obra, aunque corta como comentas, es de buena calidad y merece tener un rincón en nuestra galería.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PANTOJA DE LA CRUZ 
 
Gracias xerbar, un pintor español más para nuestra Galería. así contribuimos en el reconocimiento y divulgación de su obra.




Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PANTOJA DE LA CRUZ 
 
Ay! J. luis perdóname. Al leer el título Pantoja de la Cruz, se me han cruzado los cables e inconscientemente lo he relacionado con otra persona    

Luego, haciendo un examen de contricción he mirado con interés su obra. Realmente pinta bien pero no le encuentro ninguna originalidad, sus pinturas me recuerdan a alguno de los grandes.
 



 
galarina Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PANTOJA DE LA CRUZ 
 
Gracias Galerina, aunque sea de rebote, has visto mi trabajo.

Sí. Pantoja de la Cruz, no era demasiado original, bien sabes que en esa época todos trataban de imitar a los grandes maestros -flamencos e italianos principalmente-, a la sombra y el cobijo de la corte de turno. Aún así considero que se merece un tópic en la Galería de arte.


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PANTOJA DE LA CRUZ 
 
Estoy de acuerdo, sí lo merece.  Y el cuadro: "Santa Úrsula y las once mil vírgenes", me gusta especialmente.
 



 
galarina Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PANTOJA DE LA CRUZ 
 
Sin lugar a dudas Gala, el lienzo de "Santa Úrsula y las once mil vírgenes", es de lo mejorcito de su obra, está muy elaborado y bien trabajado, desde los numerosos personajes que componen la escena, hasta el paisaje, elegido con mucho gusto y con una gran perspectiva.




Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PANTOJA DE LA CRUZ 
 
Una vez más, he necesitado ver fotos de la obra de un pintor y, ya directamente, voy a  foroxerbar pues las recopilaciones que hace José Luis son las más completas de la red.

Respecto de los comentarios de Gallarina, es cierto que en la evolución del retrato español, si empezamos con Antonio Moro, éste es el, en principio, mejor. Sánchez Coello, su discipulo, siendo excelente, es un punto más flojo que el maestro y Pantoja, discipulo de Sánchez Coello, quizá támbien pierda tres puntos respecto de su inmediato predecesor. Siguiendo en esa línea, los discipulos de Pantoja, Villandrando y BArtolomé González quizá también pierdan un poquito  con respecto a su inmediato maestro y, tras ellos,  llegaríamos en el tiempo a Velázquez que no es discipulo de ninguno de los anteriores.

Por el camino habríamos dejado a El Greco y Maíno, que no son, en absoluto, escalones intermedios de la  sucesión señalada.

Sea como fuere, Pantoja es un pintor muy, muy defendible.

Dicho lo anterior, con todo el respeto del mundo, algunas opiniones de esta página, respecto de la obra de algunos pintores son, en el mejopr de los casos, un tanto superficiales.

Me parece bien y eso da interés a los comentarios que si alguien piensa que la obra de un pintor es una cacallada, lo fundamente y razone sus argumentos pero, vamos digo yo que para desacreditar a Pantoja, se requiere un poco más de profundidad que el comentario que acabo de leer.

Un saludo y, otra vez, mil gracias a José Luis por esta esplendida recopilación que me es francamente útil.
 



 
banobre Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PANTOJA DE LA CRUZ 
 
Gracias Banobre por valorar mi trabajo. Por si te apetece ampliar información, he aprovechado para subrir nuevas obras de Pantoja de la Cruz que he encontrado en la Red, así como algunos enlaces interesantes.


 


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PANTOJA DE LA CRUZ 
 
Hoy he visto una exposición temporal magnífica en el Palacio de Comunicaciones, en El CentroCentro Cibeles, actual ayuntamiento de Madrid. Donde desde hace tres años se están exponiendo colecciones privadas de las más importantes de España. En este caso se muestra la colección de Juan Abelló ver vídeo que cuenta con numerosas obras extraordinarias, dignas de figurar en un museo de primer orden.

En la muestra había un cuadro de Pantoja de la Cruz.


 ana_de_austria

Ana de Austria, de Pantoja de la Cruz. Colección Abelló. El lienzo de doña Ana de Austria niña (futura esposa de Luis XIII de Francia, con gran afición a los herretes según Dumas), de Pantoja de la Cruz (1553-1608), encargado por su madre, Margarita de Austria para su dama favorita María Sidonia Riederer de Paar, condesa de Barajas.

manuelblasdos.blogspot.com.es




 

DSaludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events