Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
KLIMT, Gustav
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje KLIMT, Gustav 
 
Este trabajo está dedicado a Gustav Klimt, fue un pintor simbolista austriaco que aprendió a trabajar las técnicas de las artes decorativas, fue conocido por el uso de oro en las pinturas. Sus mayores trabajos incluyen pinturas, murales y objetos de arte..., muchos de los cuales están en exposición en Viena.

Su arte, liberado del academicismo, se vio influenciado por pintores simbolistas como Böcklin, que lo marcan por sus representaciones de escenas oníricas y misteriosas, de alegorías mitológicas, y por sus visiones de una mujer de quien todos captan la naturaleza ambivalente, hecha de carne y de quimera, como si Klimt, contemporaneo de Freud, también quisiera recorrer esos nuevos territorios que son el sueño y el inconsciente. Fue maestro de Egon Schiele.


 klimt

Gustav Klimt (Baumgarten, 14 de julio de 1862 – Alsergrund, 6 de febrero de 1918) fue un pintor simbolista austríaco, y uno de los más conspicuos representantes del movimiento modernista de la secesión vienesa. Klimt pintó lienzos y murales con un estilo personal muy ornamentado, que también manifestó a través de objetos de artesanía, como los que se encuentran reunidos en la Galería de la Secesión vienesa. Intelectualmente afín a cierto ideario romántico, Klimt encontró en el desnudo femenino una de sus más recurrentes fuentes de inspiración. Sus obras están dotadas de una intensa energía sensual, reflejada con especial claridad en sus numerosos apuntes y esbozos a lápiz, en cierto modo herederos de la tradición de dibujos eróticos de Rodin e Ingres. Klimt se convirtió en un personaje muy notable en la alta sociedad vienesa, y estuvo relacionado de un modo u otro con los más notables círculos intelectuales del momento, en una época en la que Viena estaba dejando de ser la capital mundial del arte.

Juventud y formación

Klimt nació en una pequeña ciudad, Baumgarten, cerca de Viena, el segundo de siete hijos (tres chicos y cuatro mujeres).4 Ya desde la infancia, los tres hijos varones mostraron inclinaciones artísticas, que podían haber heredado tanto de su padre, Ernst Klimt (1832-1892) que era grabador de oro como de su madre, Anna Klimt (Finster, de soltera), cuya ambición frustrada era dedicarse al canto. Klimt vivió en una relativa pobreza la mayor parte de su infancia, en tanto que como familia de inmigrantes, el trabajo escaseaba tanto como las oportunidades de promoción social. Fue por tanto sólo gracias a su talento que en 1876, con catorce años, recibió una beca para estudiar en la Kunstgewerbeschule, la Escuela de Artes y Oficios de Viena, donde se formaría hasta 1883 como pintor y decorador de interiores. Sus maestros fueron Michael Rieser, Ludwing Minnigerode y Karl Hrachowina. Klimt admiraba y reverenciaba al entonces pintor de moda, Hans Makart, y se sometió gustoso a los dictados de una educación artística clasicista. Es por ello que su obra temprana puede considerarse académica. En 1877 su hermano Ernst -que con el tiempo se convertiría en grabador, como su padre- también fue admitido en la escuela. Los dos hermanos, con la compañía de su amigo común Franz Matsch, comenzaron a trabajar juntos: Hacia 1880 ya gestionaban modestos encargos como un colectivo que se hacía llamar la "Compañía de artistas", colaborando como asistentes de su profesor en la decoración del Kunsthistorisches Museum de Viena.5 Klimt comenzó su carrera individual como pintor de interiores en grandes edificios públicos de la Ringstraße, desarrollando ya algunos temas alegóricos que posteriormente se convertirían en un rasgo distintivo de su obra.

En 1888, Klimt recibió la Orden de Oro al Mérito de manos del Emperador Francisco José I de Austria por su trabajo en los murales del Burgtheater de Viena.5 Fue nombrado miembro honorario de las universidades de Múnich y Viena, y para cuando en 1892 su padre y su hermano Ernst murieron, Klimt estaba en condiciones de soportar la carga económica de sus parientes. La tragedia familiar pesó también en su expresión artística, y marcó el inicio de la definición de su estilo personal. A principios de la década de 1890, Klimt conoció también a Emilie Flöge, quien aparentemente soportó las constantes aventuras amorosas del artista y se convertiría en su compañera hasta el final de su vida. El componente sexual de esta relación ha sido objeto de cierta discusión, aunque está documentado que Klimt tuvo al menos catorce niños durante esta relación.


 6fragmento_del_friso_de_beethoven

Gustav Klimt - Fragmento del Friso de Beethoven.


La Secesión vienesa

Klimt se convirtió en uno de los miembros fundadores -y presidente- de la Wiener Sezession, un grupo de artistas fundado en 1897, y del colectivo temporal Ver Sacrum (la 'Sagrada Primavera'). La Sezession había surgido como una alternativa independiente a los artistas promocionados por la Academia vienesa -de la que el mismo Klimt había formado parte en su juventud-. Entre sus objetivos se contaban la promoción de artistas jóvenes, la exhibición de obras producidas en el extranjero y la publicación de una revista sobre las principales obras realizadas por los miembros. A diferencia de la mayoría de los grupos de vanguardia, el grupo nunca redactó un manifiesto, y tampoco se definió por una determinada dirección estilística: entre sus miembros se contaban naturalistas, realistas y simbolistas. El grupo encontró cierto apoyo gubernamental -aunque sus obras eran generalmente detestadas- y pudo construir una sala de exposiciones permanente sobre un solar cedido por las autoridades. Los artistas de la Sezession tomaron a Palas Atenea, la diosa griega de la sabiduría y la justicia como su símbolo. Klimt, que realizó una aproximación bastante radical a la imagen de la diosa en 1898, estuvo adscrito a este colectivo hasta 1908.

En 1894, Klimt había recibido el encargo de crear tres pinturas para decorar el techo del Aula Magna de la Universidad de Viena. Inacabadas hasta el fin de siglo, estas tres obras -Filosofía, Medicina y Jurisprudencia- fueron muy criticadas por lo radical de su enfoque y su propia representación, que algunos consideraron "pornográfica". Klimt adaptaba la forma clásica de la alegoría y su simbolismo convencional, dándole forma con su propio lenguaje plástico, abiertamente sexual y de matices provocativos. El clamor fue general: protestaron políticos, pero también personalidades relacionadas con el mundo del arte y la moral pública. La universidad decidió finalmente no colocar las obras de Klimt, y éste no volvería a admitir encargos a partir de entonces. Por desgracia las tres obras fueron destruidas por las SS durante su retirada, en mayo de 1945. En 1899, Klimt se confirmó en su estilo: Provocadora y llena de turbadora energía, su Nuda Veritas -la "Verdad desnuda"- suponía un paso adelante en su estética personal, pero también constituía una declaración de principios, casi un desafío, dirigido principalmente a los críticos de su obra más conservadores: El crudo desnudo frontal de una mujer, sosteniendo un alegórico "espejo de la verdad", iba coronado con una conocida sentencia de Schiller:

    Si no puedes agradar a todos con tus méritos y tu arte, agrada a pocos. Agradar a muchos es malo.
    Schiller

En 1902, Klimt concluyó su trabajo en el Friso de Beethoven a tiempo para la XIV exposición de los secesionistas vieneses, que se había organizado a modo de homenaje al compositor, y en la que se presentaba una monumental escultura policromada de Max Klinger. Destinado a ser expuesto temporalmente, el friso fue pintado directamente sobre la pared con una técnica ligera. Tras la exposición, sin embargo, el friso fue conservado, si bien no volvió a ser expuesto en público hasta 1986. Al año siguiente Klimt viajó por Italia, visitando Florencia, Venecia y Rávena, y descubriendo los mosaicos bizantinos de las iglesias de San Vital y San Apolinar. Comenzaba entonces lo que algunos críticos han interpretado como la etapa de madurez artística del pintor: liberado de encargos públicos, Klimt había comenzado en 1890 a viajar con la familia Flöge al lago Attersee, donde realizó numerosos paisajes. Estas obras se convirtieron en una excepción en el corpus de Klimt, dedicado desde siempre a la figura con enérgica devoción:

    "No existe ningún autorretrato mío. No me interesa mi propia personalidad como objeto de un cuadro, sino más bien me interesan otras personas, en especial mujeres, otras apariencias…estoy convencido de que como persona no soy especialmente interesante".
    Gustav Klimt

Klimt fue un pintor enérgico y arrebatado,10 y sus propios parientes comentaban sorprendidos sobre su dedicación:

    “Cada noche venía a casa, tomaba la cena en silencio y se iba a la cama… Cuando había descansado, retomaba con tal ímpetu el trabajo que a menudo pensábamos que las llamas de su genialidad lo consumirían vivo…”

Estilísticamente, los paisajes realizados en aquella temporada se caracterizaban por el mismo refinado diseño ornamental y por un enfático uso de motivos compositivos. El espacio pictórico aparece "aplanado" de un modo tan rotundo que algunos críticos han señalado la posibilidad de que Klimt los pintase sirviéndose de algún tipo de catalejo.

La "etapa dorada" y el éxito de crítica

La "etapa dorada" de Klimt vino determinada por un progresivo acercamiento de la crítica y un gran éxito comercial. Muchas de sus pinturas de este período incorporan pan de oro a la pintura, aunque éste era un medio que Klimt ya había utilizado esporádicamente desde 1898 (Pallas Athene) y su primera versión de Judith, de 1901. Tras regresar de su viaje italiano, Klimt participó en la decoración del suntuoso palacio Stoclet, hogar de un opulento magnate belga. Este edificio se convertiría en la síntesis del Art Nouveau centroeuropeo. La aportación de Klimt -representada por El Cumplimiento y La Expectación- significaron el clímax de su energía creativa, y tal como él mismo afirmó, "posiblemente el último paso de mi desarrollo de la ornamentación".12 Las obras más notables realizadas en esta etapa fueron sin embargo el Retrato de Adele Bloch-Bauer I (1907) y El beso (1907-1908). Paralelamente, Klimt realizó retratos de diversas damas de la alta sociedad vienesa, normalmente envueltas en pieles. Es posible que muchos de los modelos que Flöge luce en algunas fotografías tomadas por el autor fuesen diseñados por el mismo artista. Tal como se aprecia en muchas fotografías, Klimt solía vestir túnica y sandalias cuando estaba en su casa. Llevaba una vida bastante sencilla, completamente absorbido por su trabajo y su familia, y exceptuando algunos encuentros con otros artistas de la Sezession, Klimt solía evitar los encuentros de sociedad y los círculos intelectuales "de café". Pese a su imagen de libertino, Klimt también llevaba su activa vida sexual discretamente, y aunque se rodeaba de modelos femeninas de muy diversa categoría social, nunca se vio personalmente envuelto en ningún escándalo público. Atraídos por su gran fama, algunos clientes que acudían a su casa solían descubrir que Klimt podía permitirse ser muy selectivo antes de aceptar un encargo.

Una vez admitido un encargo, el artista iniciaba su particular método de trabajo, tras largas meditaciones y aún más prolongadas sesiones de posado de modelos. La naturaleza abiertamente erótica de sus obras solía verse "suavizada" por un enfoque alegórico, o simbólico, que la hacía de algún modo más admisible para la pacata opinión pública de la burguesía vienesa. Klimt nunca destacó por su carácter teórico. No escribió apenas nada sobre su visión artística o sus métodos.13 Del mismo modo, nunca llevó un diario, y su correspondencia se limita a algunas postales enviadas a Flöge.


 0gustav_klimt_a_la_entrada_de_su_estudio_fotografiado_por_moritz_nahr_en_1912

Gustav Klimt, a la entrada de su estudio, fotografiado por Moritz Nahr en 1912.


Vejez y fama póstuma

En 1911, gracias a La vida y la muerte, Klimt es galardonado con el primer premio de la Exposición Universal de Roma. En 1915, murió su madre, Anna. Tres años más tarde, tras haber pasado un infarto, neumonía y la llamada gripe española, Klimt falleció. El artista, en su lecho de muerte, preguntó por Emilie Flöge, veinte años menor que él y con la que nunca quiso contraer matrimonio. En su taller dejó inacabadas gran cantidad de obras. Un número considerable de sus obras fue confiscado por la dictadura nazi. Al avance de las tropas enemigas, y al ver que sus obras se convertirían en botín de guerra, decidieron quemar el castillo donde éstas permanecían confiscadas.

Las obras de Klimt han batido algunos récords en las subastas de arte. En noviembre de 2003, un paisaje de Attersee fue vendido por 29 millones de dólares, una cifra que pronto quedó eclipsada por los precios finales de otras de sus obras. En 2006, el primer retrato de Adele Bloch-Bauer fue vendido en la Neue Galerie de Nueva York por 135 millones de dólares, superando así el récord establecido por el Chico con pipa (1905) de Picasso (vendido el 5 de mayo de 2004 por 104 millones de dólares). El 7 de agosto de 2006, la casa de pujas Christie's anunció la subasta de un nuevo lote de obras de Klimt, obras que habían sido recuperadas por Maria Altman y sus herederos tras un largo pleito que les enfrentó al gobierno austríaco. Finalmente, el segundo retrato de Adele Bloch-Bauer fue subastado en noviembre de 2006 -convirtiéndose en la tercera obra de arte más cara de la historia-, el Manzano, I (aprox. 1912) fue vendido por 33 millones, el Bosque de abedules (1903) por más de 40 millones de dólares, y las Casas en Unterach, en el lago Atter (1916) por otros 31 millones. En total, las cinco piezas representan un valor total de 327 millones de dólares.


 5retrato_de_margaret_stonborough_wittgenstein_180_x_90_cm_1905_neue_pinakothek_m_nich

Gustav Klimt - Retrato de Margaret Stonborough-Wittgenstein 180 x 90 cm (1905) Neue Pinakothek, Múnich.


Estilo y temas recurrentes

La obra de Klimt se ha identificado con la suntuosa decoración basada en dorados y elementos ornamentales de vivos colores, aunque también con formas fálicas encubiertas que indican el carácter de los dibujos en que se inspiraban. En la primera versión de Judith, por ejemplo, aunque también en El beso y, sobre todo, en la Dánae de 1907 aparecen elementos abstractos de un carácter sexual inconfundible. Siendo la mujer uno de los temas más recurrentes de Klimt, resulta lógico que el artista representase muchas de las facetas del carácter femenino, aunque sentía especial predilección por un tipo de mujer agresiva y dominante que podría identificarse con el modelo icónico de la femme fatale.

Los historiadores del arte coinciden en señalar el carácter ecléctico de su estilo pictórico; y se han apuntado, entre otras, referencias al arte del antiguo Egipto, a la cultura Micénica, a la Grecia clásica y al arte bizantino. Hombre de formación clásica, Klimt no sentía sin embargo reparo en manifestar su entusiasmo por el arte de artistas medievales -como Durero- o exóticos -como los artistas de la escuela Rinpa japonesa. Sus obras de madurez se caracterizan por un rechazo de sus inicios naturalistas, siendo así que se ha señalado el progresivo desarrollo de motivos simbólicos o abstractos que enfatizaban la libertad de espíritu que impregnó todas las vanguardias artísticas de principios del siglo XX.

Del mismo modo, resulta significativo el valor de la línea en su obra. Sus dramáticas composiciones -utilizando a veces extraños puntos de vista, planos verticales y cortes atípicos- subrayan el carácter innovador de su plástica, y anticipan el valor expresivo de la línea que caracterizará el expresionismo posterior.


 2el_beso_detalle_de_la_composici_n_central_de_la_obra

El beso, detalle de la composición central de la obra más popular de Gustav Klimt.


Legado

La obra de Klimt tuvo una enorme influencia sobre todo el grupo de la Secesión Vienesa. En su papel de líder del grupo, Klimt no solo fue una poderosa influencia para artistas como Egon Schiele, sino que trató de apoyar la obra de estos jóvenes talentos con la institución del Kunsthalle, en 1917, con el que pretendía evitar el éxodo de artistas al extranjero. Su relación con la aristocracia y la intelectualidad vienesas le permitió un contacto estrecho con las personalidades más importantes del continente, como Oskar Kokoschka y Alma Mahler, entre otros. Su estética inconfundible, y cierto aroma decadentista con que se suele identificar su obra, lo han convertido en un referente ineludible de la moda y la estética contemporáneas. Las astronómicas cifras alcanzadas en subastas de sus obras prueban, en cierto modo, que el éxito comercial de Klimt no ha decaído, un siglo después de su muerte. También se han realizado películas sobre su vida -la más conocida de ellas, protagonizada por John Malkovich, fue estrenada el 28 de enero de 2006 durante el Festival Internacional de Cine de Rotterdam (Holanda).

Obras seleccionadas

    - Pinturas de Klimt para el techo del Aula Magna de la Universidad de Viena
    - Friso del Palacio Stoclet en mosaico, Bruselas, Bélgica
    - Fábula (1883)
    - Teatro en Taormina (1886-1888)
    - Auditorio del viejo Burgtheater de Viena (1888)
    - Retrato del pianista y profesor de piano Joseph Pembauer (1890)
    - Muchacha de Tanagra, antigüedad griega (1890 - 1891)
    - Retrato femenino. Algunos especialistas de arte han identificado a la mujer retratada con la esposa del doctor Heymann. (1894)
    - La música I (1895)
    - Amor (1895)
    - Escultura (1896)
    - Tragedia (1897)
    - La música II (1898)
    - Palas Atenea (1898)
    - Agua en movimiento (1898)
    - Retrato de Sonja Knips (1898)
    - Sangre de pez (1898)
    - Schubert al piano (1899)
    - Después de la lluvia (Huerta con gallinas en Santa Agatha) (1899)
    - Ondinas (Peces plateados) (1899)
    - Las Sirenas (1899)
    - Filosofía (1899–1907)23
    - Nuda Veritas (1899)
    - Retrato de Serena Lederer (1899)
    - Medicina (Hygieia), decoración del techo del Aula Magna de la nueva Universidad de Viena (1900–1907)
    - Música (Litografía) (1901)
    - Judith I (1901)
    - Bosque de abedules (Birkenwald) (1901)
    - Peces dorados (dedicado a sus críticos) (1901–1902)
    - Retrato de Gertha Felsovanyi (1902)
    - Retrato de Emilie Flöge (1902)
    - Bosque de hayas (1902)
    - Bosque de hayas I (1902)
    - Friso de Beethoven (1902)24 25
    - Bosque de hayas (1903)
    - La esperanza I (1903)26
    - Peral (1903)
    - La vida es una lucha (El caballero dorado) (1903)
    - Jurisprudencia (1903–1907)27
    - Serpientes acuáticas I (1904–1907)
    - Serpientes acuáticas II (1904–1907)
    - Las tres edades de la mujer (1905)
    - Retrato de Margaret Stonborough-Wittgenstein (1905)
    - Jardín (1905–1906)
    - Jardín con girasoles (1905-1906)
    - Friso Stoclet (1905-1909)
    - Retrato de Fritsa Reidler (1906)
    - El girasol (1906-1907)
    - La esperanza II (1907-1908)
    - Dánae (La lluvia dorada)(1907)
    - Retrato de Adele Bloch-Bauer I (1907)
    - Prado con amapolas (1907)
    - Palacio Kammer a orillas del lago Atter I (1908)
    - El beso (1907 - 1908)
    - Dama con sombrero y boa (1909)
    - Árbol de la vida (1909)
    - Judith II (Salomé) (1909)
    - El sombrero de plumas negro (1910)
    - Palacio Kammer a orillas del lago Atter III (1910)
    - El parque (1910)
    - Jardín con crucifijo (1911-1912)
    - Manzano I (1912)
    - Casa de guardabosques en Weibenbach, a orillas del lago Atter (1912)
    - Retrato de Mäda Primavesi (1912)
    - Retrato de Adele Bloch-Bauer II (1912)
    - La virgen (Die Jungfrau) (1913)
    - Iglesia de Cassone (1913)
    - Mujer medio desnuda recostada (1913)
    - Mujer medio desnuda sentada, con los ojos cerrados (1913)
    - Retrato de Eugenia Primavesi (1913-1914)
    - Lovers, drawn from the right (1914)
    - Baronesa Elisabeth Bachofen-Echt (1914)
    - Mujer medio desnuda tumbada (1914-1915)
    - Retrato de Friederike Maria Beer (1916)
    - Casas en Unterach a orillas del lago (1916)
    - Muerte y vida (1916)
    - Sendero de jardín con gallinas (1916)
    - Las amigas (1916-1917)
    - Mujer sentada con los muslos separados (1916-1917)
    - La bailarina (1916 - 1918)
    - Leda (Destruido) (1917)
    - Retrato femenino (inacabado) (1917-1918)
    - La novia (inacabado) (1917-1918)
    - Adán y Eva (inacabado) (1917-1918)
    - Retrato de Johanna Staude (inacabado) (1917-1918)

La "Moneda de Oro" de pintura

Por su imponente legado artístico y su relación familiar con el grabado en oro, Gustav Klimt ha sido tema frecuente de los artistas de medallas y monedas de colección. La más reciente es una moneda de oro timbrada en 100 €, acuñada el 5 de noviembre de 2003. En el envés, la moneda muestra a Klimt en su estudio, con dos obras inacabadas sobre sendos caballetes.
 
Espero que la recopilación, que he realizado de Gustav Klimt, sea del gusto de los amantes del arte que visitan esta sección de arte del foro de xerbar, y en lo posible contribu¡ya en la divulgación de su obra.







Algunas obra


 1el_beso

El beso, 1907–1908. Cuadro más conocido del pintor. Óleo sobre lienzo, 180 x 180 cm. Österreichische Galerie Belvedere. Obra de Gustav Klimt.

El beso (original en alemán: Der Kuss) es una obra del pintor austríaco Gustav Klimt y probablemente su obra más conocida. Es un óleo sobre lienzo de 180 x 180 centímetros, realizado entre 1907-08.

Esta obra, que sigue los cánones del Simbolismo, es una tela con decoraciones y mosaicos y fondo dorado.

Está expuesta en la Österreichische Galerie Belvedere de Viena.

En la bibliografía reciente se ha interpretado este lienzo, desde la óptica de la iconografía, como una representación simbólica del momento en que Apolo besa a la ninfa Dafne que se está convirtiendo en laurel, de acuerdo con el relato de la metamorfosis de Dafne que se encuentra en la obra de Ovidio. Esta obra se completa con la del friso de Klimt en el comedor del palacio Stoclet de Bruselas, en el que la metamorfosis de la pareja se consuma y nace un nuevo laurel. Esta perspectiva, apoyada en la literatura, da un sentido a esta obra de Klimt en un contexto iconográfico, no sólo metafórico, de la historia del arte.



 3retrato_de_adele_bloch_bauer_i_vendido_en_2006_por_un_precio_r_cord_de_135_millones_de_d_lares_neue_galerie_nueva_york

Retrato de Adele Bloch-Bauer I, 1907. Óleo y oro sobre tela, 138 × 138 cm. Neue Galerie, Nueva York, Estados Unidos. Esta obra maestra de Gustav Klimt, fue vendida en 2006 por un precio récord de 135 millones de dólares. En ese momento el 'Retrato de Adele Bloch-Bauer' en la segunda pintura de mayor valor de todo el mundo.


A Klimt le llevó tres años completar este retrato, que mide 138 x 138 cm y está hecho con óleo y oro sobre tela marinera, con una ornamentación elaborada y compleja tal como se ve en los trabajos del Jugendstil. Klimt fue miembro de la Secesión vienesa, un grupo de artistas que rompieron con la forma tradicional de pintar. La obra fue realizada en Viena, encargada por Ferdinand Bloch-Bauer.

Como rico industrial que hizo su fortuna en la industria azucarera, apoyó las artes y favoreció y promovió la labor de Klimt. Adele Bloch-Bauer se convirtió en la única modelo pintada en dos ocasiones por Klimt cuando completó un segundo cuadro, Retrato de Adele Bloch-Bauer II, en 1912. Adele indicó en su testamento que los cuadros de Klimt deberían donarse a la Galería del Estado de Austria. En 1925 Adele murió de meningitis, y cuando los nazis ocuparon Austria, su viudo se exilió en Suiza. Todas sus propiedades fueron confiscadas, incluida la coleccióm Klimt. En su testamento de 1945, Bauer-Bloch designa a sus sobrinos y sobrinas, incluyendo a Maria Altmann, como herederos de su patrimonio.

Como las pinturas propiedad de Bloch-Bauer permanecieron en Austria, el gobierno se inclinó por el testamento de Adele. Luego de una batalla legal en Estados Unidos y en Austria, se determinó que Maria Altmann era la propietaria legal de esta y otras cuatro pinturas de Klimt.

La decisión fue tomada en Austria con resignación. Luego de que los cuadros fueron enviados a Estados Unidos, estuvieron en exhibición en Los Ángeles hasta que el Retrato de Adele Bloch-Bauer I fue vendido a Lauder.

La pintura ha pasado a ser la pieza central de la colección de Lauder en su Neue Galerie de Nueva York, que por años ha intentado recuperar el arte propiedad de la comunidad judía, la mayoría de Alemania y Austria, confiscada o robada por el gobierno nazi.

Lauder trabajó para esta meta mientras fue embajador de Estados Unidos en Austria, miembro de la "World Jewish Restitution Organization", y de la comisión designada por Bill Clinton para examinar casos de robo nazi. Es significativo el comentario de Lauder al recuperar el Retrato de Adele Bloch-Bauer I: "Esta es nuestra Mona Lisa...


 gustav_klimt_046

Detalle del 'Retrato de Adele Bloch-Bauer I', de Gustav Klimt.



 7judith_con_la_cabeza_de_holofernes_1901_belvedere_viena

Judith con la cabeza de Holofernes, 1901. Óleo y oro sobre tela, 84 × 42 cm. Österreichische Galerie Belvedere, Viena, Austria. Obra de Gustav Klimt.

Es una obra que representa la madurez artística del autor y está considerada como la primera de su "período dorado", caracterizado por un lenguaje de fuerte abstracción simbólica y el uso de oro como material junto a los pigmentos al óleo.

Apoyada en una cornisa de cobre repujado (realizada por su hermano Georg, escultor y orfebre), Klimt pinta por primera vez a la bella heroína bíblica, ya que una segunda Judit se completará en 1909.

El sujeto se utiliza como metáfora del poder de seducción femenino, que logra vencer a la mayor fuerza viril. El clima del cuadro se presta obviamente a resaltar la figura de Judit como "mujer fatal", cruda y seductora, que lleva a la ruina y a la muerte a su amante.

La imagen tiene una dimensión vertical muy acentuada con la figura de Judit, de gran fuerza erótica, que domina casi completamente la composición. La cabeza de Holofernes aparece apenas en escorzo, abajo a la derecha, tallada en la mitad inferior del borde de la cornisa. Es notable la diferencia entre la carnalidad de la figura principal, que presenta una resolución tridimensional, y el vestido, tratado con un decorativismo bidimensional muy acentuado.

Detrás de la cabeza de Judit se representa un paisaje arcaico y estilizado de colinas y árboles, que recuerda los motivos decorativos de la cerámica micénica.



Otras obras


 11klimt_mulher_sentada

Mujer echada, 1916. Obra de Gustav Klimt


 hku_klimt_hygieia

Hygieia. Obra de Gustav Klimt


 13gustav_klimt_hope_ii_google_art_project

Hope, II, 1907-08. Obra de Gustav Klimt


 14gustav_klimt_death_and_life_google_art_project

Death and Life, 1910-15. Obra de Gustav Klimt


 8d_nae_por_gustav_klimt_de_1907_colecci_n_privada_viena

Dánae, por Gustav Klimt, de 1907. Colección privada, Viena. Obra de Gustav Klimt


 9las_amigas_1916_17

Las amigas, 1916-17. Obra de Gustav Klimt


 10m_da_primavesi_1912_leo_s_lienzo_150_110_cm_metropolitan_museum_of_art_nueva_york

Mäda Primavesi. 1912. Óleo s/lienzo. 150 × 110 cm. Metropolitan Museum of Art, Nueva York. Obra de Gustav Klimt


 12gustav_klimt_068

Avenida en Schloss Kammer Park, 1912. Belvedere, Viena. Obra de Gustav Klimt


 16_gustav_klimt_beech_grove_i_google_art_project

Beech Grove I, 1902. Obra de Gustav Klimt


 17_gustav_klimt_rosebushes_under_the_trees_google_art_project

Rosebushes under the Trees, c. 1905. Obra de Gustav Klimt


 18_gustav_klimt_tranquil_pond_egelsee_near_golling_salzburg_google_art_project

Tranquil Pond (Egelsee near Golling, Salzburg), 1899. Obra de Gustav Klimt


 15_gustav_klimt_approaching_thunderstorm_the_large_poplar_ii_google_art_project

Approaching Thunderstorm (The Large Poplar II), 1903. Obra de Gustav Klimt


 21klimt_zuschauerraum_im_alten_burgtheater_1888

Zuschauerraum im alten Burgtheater - La sala por Gustav Klimt, 1888. Obra de Gustav Klimt


 20burgtheater_dsc05479_feststiege_deckengem_lde

Burgtheater (Teatro imperial de la corte de Viena). Obra de Gustav Klimt


 gustav_klimt_aegypten_i_ii_kunsthistorisches_museum_wien

 klimt_griechische_antike_und_aegypten_kunsthistorisches_museum_wien2

Gustav Klimt: Ancient Greece and Ancient Egypt (Ceiling above the grand staircase, Kunsthistorisches Museum, Vienna)



 gustav_klimt

Gustav Klimt en 1905

Ver más obras de Gustav Klimt en la Wikipedia

Ver 82 obras de Gustav Klimt en la Ciudad de la Pintura



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Gustav Klimt (1862-1918) fue un pintor simbolista austríaco, y uno de los más conspicuos representantes del movimiento modernista de la secesión vienesa. Klimt pintó lienzos y murales con un estilo personal muy ornamentado, que también manifestó a través de objetos de artesanía, como los que se encuentran reunidos en la Galería de la Secesión vienesa.



Fuentes y agradecimientos a: pintura,aut.org, es.wikipedia.org, artcyclopedia.com y otras de Internet
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 13 May 2015, 19:10; editado 6 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT 
 
J.Luis gracias por esta nueva exposición de Klimt. Su estilo no va mucho con mis gustos, de su obra expuesta aquí me quedo con "Auditorium in the Old Burgtheater, Vienna. 1888"

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT 
 
Gracias xerbar, no sé por qué, pero tenía la impresión que ibas a señalar como favorito "la opera de Viena". A mí también me gusta... añadir algunos cuadros más: "Portrait of Sonja Knips"; "Farm Garden with Sunflowers"; "Portrait of Friedericke Maria Beer" y "Malcensine on the Garden Lake".

Tengo pendiente de restructurar el tópic de Canaletto, pues como sabes en una de las actualizaciones, -no sé como- se redujo un 50% el tamaño de las imágenes, ya aprovecharé para poner más cuadros, qué he encontrado por mi busqueda por Internet.



Saludos.
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT, Gustav 
 
La revolución sensual de Klimt


Una muestra en la Neue Galerie de Manhattan recuerda la vida y la obra del artista



 000_1431532024_189296

Esperanza II, 1907-1908, de Gustav Klimt.
 
La fachada de estilo georgiano de la Neue Galerie fue diseñada en la esquina de la calle 86 con la Quinta Avenida por los arquitectos Carrere & Hastings para el industrial William Starr Miller en 1914. Y no da pistas del impresionante diseño que espera en el interior. Esta joya de museo es el sueño hecho realidad de sus cofundadores, el filántropo Ronald S. Lauder y el coleccionista Serge Sabarsky. Este último murió en 1996, antes de que se completara la reforma del museo, y fueron Lauder y la arquitecta Anabelle Selldorf quienes acabaron de dar carta de naturaleza a este oasis en pleno Manhattan.

 
El artista parecía más libre, más en paz, rodeado de frondosa naturaleza

La exposición de Gustav Klimt [que hasta el 30 de enero muestra la retrospectiva más completa del artista austriaco que se ha organizado en Estados Unidos] refleja perfectamente la dedicación exclusiva del museo al arte expresionista alemán y austriaco. Después de romper con sus conservadores inicios, Klimt se convirtió en el primer presidente de los Secesionistas, cuya revista, Ver Sacrum, declaró la guerra al arte académico y estableció nuevas reglas para la pintura, la arquitectura, la música, el diseño y el grabado.

Su rebelión se plasmó en creaciones para la vida moderna: muebles, espacios para habitar, iluminación, vajillas, cuberterías y vestidos formaban parte de su estética, y en la tienda del museo se venden fieles reproducciones de diseños de Josef Hoffman, Adolf Loos y Kolman Moser. El Café Sabarsky, en el interior, domina Central Park y sirve a diario auténtica comida típica de la capital austriaca de la mano del principal chef vienés de Nueva York.

Se podría pensar que esta ciudad, donde se establecieron tantos exiliados europeos a causa de la II Guerra Mundial, incluidos los herederos de Freud y el psicoanálisis, debería haber sido el hogar natural para la obra de Klimt y de los expresionistas alemanes. Pero no fue así. En aquella época, arte implicaba francés. Modernismo significaba Picasso, Braque, Duchamp, Mondrian, Calder y Frank Lloyd Wright. A continuación, y en veloz carrerilla hasta Jackson Pollock, los expresionistas abstractos de Nueva York, Andy Warhol y el arte pop. Las corrientes figurativas quedaron relegadas y se llegaron a vender magníficos dibujos a precios bochornosamente bajos. La Mittel Europa, hasta hace 30 años, no estaba en la mente de nadie.

Lo extraordinario de la exposición reside en su alcance: incluye 120 dibujos de Klimt, que abarcan desde sus comienzos conservadores y academicistas hasta sus más audaces y eróticos desnudos, entre ellos varios bocetos de una mujer en avanzado estado de gestación.

La Viena fin de siècle de Klimt era una ciudad oscura e inquietante, de profundas contradicciones. Chocaban, en dramáticos enfrentamientos, los intelectuales modernistas y la rancia vacuidad del Imperio Austro-húngaro, con su sexualidad sumergida, su difunta clase militar y su burguesía confusa y reprimida. Fue la ciudad natal de Freud, pero también la que engendró a Hitler. Ninguna semejanza con la Barcelona de Picasso, y mucho menos con París: Viena era puro morbo.

En mi opinión, la pieza maestra de la exposición, el Retrato de Adele Bloch-Bauer, que alcanzó notoriedad gracias a los 93,4 millones de euros que pagó por su adquisición la Neue Galerie, tiene un aire hosco. Como si Klimt se sintiera oprimido por haber tenido que pintar tantas damas de sociedad. Mucho más atractivos son sus paisajes. Casa del guarda en Weisenbach junto al lago Attersee tiene una cualidad mágica: Klimt parecía más libre, más en paz, rodeado de frondosa naturaleza.

Fue en esta casa del guarda donde el artista pasó temporadas con la cuñada de su hermano, Emilie Flöge. Se conocieron cuando Emilie tenía 17 años y Klimt 29, y su colaboración duró hasta la muerte del pintor, 27 años después. Los retratos y fotografías que Klimt hizo a Emilie no son tan distantes como sus retratos de sociedad ni tan despiadadamente eróticos como sus desnudos. De hecho, en su glamuroso retrato (en el catálogo) de Emilie en azul, de 1902, ella parece ruborizarse. Es imprescindible la reproducción fotográfica del impresionante Friso de Beethoven [que se conserva en el Museo Belvedere de Viena]. También destaca la reconstrucción del estudio de Klimt, con su mobiliario y objetos decorativos.



EL PAÍS
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 13 May 2015, 17:48; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT 
 
Saldrá en España el libro el 21 de Noviembre




Todo el esplendor de Klimt en un libro



Lleva por título 'Klimt' y lo publica la editorial Electra

Reúne más 250 fotografías de las obras del pintor austríaco




 1el_beso_1431537183_740225

'El beso' de Klimt.

MADRID.- El trabajo de investigación sobre las obras pictóricas de Gustav Klimt, llevado a cabo durante 20 años, ha tenido como resultado la publicación de 'Klimt', un catálogo a todo color que reúne todas sus pinturas y que ofrece nuevos caminos para la investigación y el estudio del pintor.

La brillantez de la obra del austríaco ha quedado plasmada en este libro, firmado por Alfred Weigdinger, director adjunto del Albertina Museum de Viena y experto de la obra del pintor y que ha contado con la colaboración de varios especialistas.

Los trabajos pictóricos de Klimt se reproducen a una escala sin precedentes en esta lujosa edición, que incluye 600 imágenes, de las que 460 son en color, y se completa con textos de investigación sobre las últimas conclusiones y teorías académicas relativas a la obra del artista.

La relación artística del austríaco con las mujeres reflejada en sus cuadros, su vinculación con el mundo del diseño y de la moda y su visión revolucionaria del color son algunos de los asuntos que aborda este libro y que parte de los trabajos tempranos del autor, "hasta entonces apenas estudiados", según Weidinger.

'Klimt' concluye con un estudio sobre la personalidad del creador de 'El Beso', considerada un tanto retraída. "No hay nada especial en mí. Soy pintor, alguien que pinta todos los días de la mañana a la noche. Figuras, paisajes, de vez en cuando retratos", afirma el artista en una cita que abre el capítulo final del libro, que sale a la venta en España el 21 de noviembre.

En las últimas páginas, el libro ofrece un catálogo general de la obra pictórica del artista que presenta 253 pinturas, realizadas entre 1879 y 1917, cada una de ellas acompañada de una fotografía y una ficha que incluye su datación, formato, técnica, propiedad, procedencia, exposiciones importantes, bibliografía y una breve disertación sobre la pintura.

El 'Friso Stoclet' con todo detalle

Alfred Weidinger escribe en el prólogo de 'Klimt' que "este libro, además de la belleza de los cuadros y el diseño acorde con ella, ofrece al investigador una base de trabajo fundamentalmente nueva e invita a muchos descubrimientos sobre la vida de este gran pintor".

Por otra parte, Weidinger señala que se propusieron ver todos los originales de las pinturas de Klimt y volver a fotografiarlos, y precisa que en la mayoría de los casos lograron este objetivo.

El director adjunto del Albertina destaca entre los momentos clave del proyecto la oportunidad que tuvieron de estudiar y fotografiar el Friso Stoclet por primera vez desde 1914.

Esta obra fue realizada por Klimt en un palacio de Bruselas y su propietario, la familia Stoclet, autorizó a Weidinger y a su equipo a estudiar el friso que Klimt realizó entre 1909 y 1911, y del que se incluyen una treintena de fotos en este libro.



EL MUNDO
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 13 May 2015, 19:13; editado 2 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT 
 
Me encanta KLIMT.........ultimamente estas dando en el clavo con mis gustos. Mi obra es El Beso.......sin ninguna duda. Una faceta menos conocida de Klimt es que colaboró en el diseño de muchas estaciones del Metro de Viena. Carteles, forjados, detalles decorativos. Precioso topic  
 




___________________________
www.crucerosydestinos.com
www.airline92.com
http://myaviation.net/search/search.php?uid=7083
www.waveandwind.net
 
keltic - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT 
 
Gracias Keltic, como vas viendo la galería, se va completando y ya tenemos gran variedad de temas donde elegir.


Y Klimt sin duda es muy especial. A mi además del famoso 'El beso', me gusta Danae


user_50_danae_gustav_klimt_1908_leopold_museum_viena_austria

Danae. Gustav Klimt, 1908. Leopold Museum (Viena, Austria)




 


Saludos.
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 08 Marzo 2013, 13:17; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT 
 
Subastan un valioso cuadro de Gustav Klimt extraviado en la época nazi


El valor estimado del cuadro es de 20 millones de euros

Única obra del pintor simbolista en la que aparece el lago italiano de Garda




 00_1431531850_425585

'Iglesia en Cassone-Paisaje con cipreses' (1913), obra de Gustav Kilmt. | Efe

Uno de los paisajes más importantes pintados por Gustav Klimt (1862-1918), que se extravió durante la época nazi y reapareció décadas después, se ofrecerá este 3 de febrero al mejor postor en Londres, informó la casa Sotheby's.

'Iglesia en Cassone - Paisaje con cipreses' (1913), única obra existente del pintor simbolista austríaco en la que aparece el lago italiano de Garda, tiene un precio estimado de hasta 18 millones de libras (20 millones de euros).

El cuadro, ejecutado durante unas vacaciones del artista en Italia con su musa y amante Emilie Floge, forma parte de una serie dedicada a los lagos que figura entre los trabajos mas significativos del maestro, según indicó Sotheby's en un comunicado.

"Aquí, el gran logro del artista fue combinar la belleza y la calidad del paisaje urbano con una técnica muy personal e innovadora", dijo la vicepresidenta del departamento de arte impresionista y moderno de la casa de subastas, Helena Newman.

La obra, que muestra la monumental iglesia de la localidad de Cassone emergiendo sobre pequeñas casas cúbicas y cipreses a pies del lago, integró la colección del magnate austrohúngaro del hierro Viktor Zuckerkand (1851-1927) y su esposa, Paula.

El cuadro desapareció en Viena durante el periodo nazi y se dio por perdido o destruido, pero reapareció en 1962, cuando se colgó en una exposición en la ciudad austríaca de Graz para conmemorar el centenario del nacimiento de Klimt.

'Iglesia en Cassone - Paisaje con cipreses' se pondrá a la venta gracias al acuerdo que han alcanzado un sobrino nieto del magnate, de 81 años, y un coleccionista europeo en cuyas manos ha estado el cuadro durante varios años.


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 13 May 2015, 17:44; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT, Gustav 
 
Un museo austriaco devolverá un 'Klimt' expoliado por los nazis


El nieto de una mujer deportada y asesinada en 1941 recuperará la obra, valorada en más de 20 millones de euros   



 000_1431537801_861549

Imagen facilitada por el Museo de Arte Moderno de Salzburgo (Austria) de la obra 'Litzlberg am Attersee', de Gustav Klimt.- AP

Gustav Klimt (1862 - 1918) pintó en 1915 un paisaje titulado Litzlberg am Attersee que hoy en día está valorada entre 20 y 30 millones de euros. Un óleo que se encuentra en el Museo de Arte Moderno de Salzburgo (Austria) y que ahora el centro artístico va a devolver al nieto de su propietaria original, una víctima de los nazis. Una decisión tomada tras el estudio del caso por parte de un grupo de expertos.

"Por muy doloroso que sea devolver esta pintura para la colección, la provincia y toda Austria, creo que el gobierno de Salzburgo debe permanecer en el camino iniciado en 2002 y no permitir beneficiarse de un régimen criminal", ha dicho esta mañana el director del Museo, Wilfried Haslauer. Se refiere al acuerdo alcanzado en ese año con varias organizaciones judías para devolver bienes robados por los nazis. El gobierno y el parlamento de la provincia tienen que aprobar la restitución de la obra, informa Reuters.

Los informes periciales encargados por el museo han determinado que Georges Jorisch es el dueño legítimo del óleo. Jorisch es el nieto de Amalie Redlich, deportada por los nazis a Polonia en octubre de 1941 y asesinada allí. La Gestapo -la policía secreta nazi - confiscó la pintura, que había sido adquirida por Redlich en 1938. Fue posteriormente comprada por un marchante de arte que intercambió la pintura al Museo de Salzburgo por otra obra. Según ha dicho el abogado de Jorisch a una emisora de radio austriaca, su cliente ayudará a crear una expansión del museo como gesto de gratitud.

En enero de 2009, este museo anunció que entre sus fondos se contaban entre 10 y 15 obras de "origen sospechoso", informa Efe. Entre las piezas sobre las que se tienen dudas sobre en qué circunstancias fueron adquiridas se cuentan piezas de artistas como Egon Schiele u Oskar Kokoschka. Esa fue la conclusión de la comisión creada por el museo para esclarecer el origen de las piezas y que estudió 1.100 dibujos, 100 grabados y 200 pinturas anteriores a 1945 y que llegaron al museo mediante donaciones o compras.



Restitución de obras en Austria



 3retrato_de_adele_bloch_bauer_i_vendido_en_2006_por_un_precio_r_cord_de_135_millones_de_d_lares_neue_galerie_nueva_york_1431537853_842761

Gustave Klimt, 'Retrato de Adèle Bloch-Bauer' (subastado en 2006)

La existencia en los fondos de muchos museos austríacos de obras de arte expoliadas a sus propietarios judíos por los nazis sigue siendo un debate abierto en el país. El pasado 18 de marzo, el Consejo de Restitución del Ministerio de Educación, Arte y Cultura rechazó restituir El Arte de la Pintura de Johannes Vermeer, tras considerar que el cuadro se obtuvo "sin coerción" en plena II Guerra Mundial.

En 2006, la galería Belvedere tuvo que restituir a los herederos de sus originales dueños cinco piezas robadas por los nazis, entre ellos el famoso A«Retrato de Adele Bloch-Bauer", también de Klimt, que fue subastado poco después por 135 millones de dólares (92,3 millones de euros) y se convirtió así en el cuadro más caro del mundo.


elpais.com / EFE
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 13 May 2015, 19:24; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT, Gustav 
 
'Klimtmanía' por tierra, mar y aire


Viena reedita la fascinación estética por Gustav Klimt, el pintor de 'El beso'

En su 150º aniversario, el artista se convierte en reclamo turístico y económico




 0000_1431537537_634156

El pintor Gustav Klimt, en una foto de 1912. La verdad es horrible el aspecto que presenta el artista.

Quien haya visto el cuadro, incluso una sola vez, no ha podido olvidarlo. La obra se reconoce de inmediato, pues tiene algo especialísimo que la distingue de todas las demás, algo misterioso se diría, muy bello, extraño, único; un sabor intenso a épocas pasadas, a Bizancio con sus oros, sus piedras preciosas y ese espacio poderoso y huidizo, aparente contradicción implícita entre formas muy abstractas y muy concretas, intensidad asfixiante en medio de las capas brillantes, que se expanden y se apoderan del espacio mismo, y los cuadrados multicolores -mosaicos asombrosos- que implican un orden férreo del mundo, búsqueda ávida de la totalidad. Pocos cuadros tienen la fuerza de El beso de Gustav Klimt y tal vez por esta razón ha sido reproducido tantas veces en tantas formas diferentes, símbolo nacional, un poco como el Guernica.

Pósters, postales, cajas de música, pañuelos, imanes para el frigorífico, ceniceros, dedales, bolsos, paraguas... la abundante parafernalia -cara y barata, vulgar y refinada- que se vende en museos, aeropuertos, tiendas de recuerdos y hasta librerías recuerda en el paseo por Viena que más allá del café con nata y los sombreros tiroleses hay otro símbolo igual de popularizado para explotar y exportar. Lo atestiguan los exorbitados precios que siempre alcanzan las obras de Klimt en las subastas. En las puertas del 150º aniversario de su nacimiento, que se celebrará el año que viene -Klimt nació en 1862-, su ciudad natal se ha puesto manos a la obra y le ha tomado como estandarte para una campaña publicitaria que plantea también la fuerza que poco a poco va adquiriendo el arte -y la cultura en general- en las promociones turísticas: "Viena, ahora o nunca".

Así, la Klimtmanía se va a ir apoderando de Viena durante el próximo año y en las instituciones de la ciudad, de un modo u otro ligadas al artista, se van a organizar exposiciones del pintor, uno de los principales motores de la Secesión vienesa, vertiente austriaca del art nouveau, el estilo que inundó Europa hacia finales del XIX con su aspiración obsesiva por conciliar arte e industria. Era la respuesta a una sociedad sumergida en un cambio inevitable y que se preparaba para el proyecto moderno como lo conocería el siglo XX: funcional.

Aunque habría que matizar un poco las cosas respecto a la Secesión vienesa, que desde muchos puntos de vista se aleja de las formas recargadas del art nouveau más popular. Para la Secesión la austeridad era una fórmula necesaria en su búsqueda de la obra de arte total -concepto wagneriano que se ponía de manifiesto en las puestas en escena de sus óperas-, un mundo sin fisuras en el cual ninguna cosa desentonara con el resto.


Postales, pañuelos, ceniceros, bolsos... Klimt es carne de 'merchandising'

Desde los edificios o los muebles hasta las joyas o la ropa y las pinturas o el diseño gráfico... todo formaba parte de una misma realidad que perseguía cierta renovación casi espiritual en medio del cambio drástico que la sociedad estaba viviendo. Como explica el lema del monumento de la Secesión en Viena, construido a finales del XIX por Joseph Maria Olbrich y decorado por Gustav Klimt con su conocido friso Beethoven: "A cada época su arte, a cada arte la libertad". Por esas mismas fechas se publicaba la revista Ver Sacrum, el órgano de propaganda del movimiento, que entre sus colaboradores contaba con el propio Klimt, Rainer Maria Rilke o con artistas y escritores belgas de la talla de Fernand Khopff y Maeterlink o Verhanen, con quienes los vieneses mantuvieron una relación muy productiva.

En estas relaciones se centra la primera de la serie de muestras con las que Viena quiere conmemorar el 150º aniversario del nacimiento de Klimt. En el Palacio Belvedere, cuyos impresionantes jardines son una de las visitas obligadas de la capital austriaca, se acaba de inaugurar Gustav Klimt / Joseph Hoffmann, pioneros de la modernidad, donde el espectador tiene ocasión de ver el trabajo de ambos creadores que así, confrontados, dejan clara la particularidad vienesa dentro de contexto europeo, sus relaciones con el grupo belga -entre las obras expuestas aparecen Toorop y el propio Khnopff-, la idea de la obra de arte total y el modo sobrio en el cual se planteaba el modernismo en los círculos austriacos y belgas. Cuadros raros de Klimt, como el Retrato de Barbara Flöge, la madre de Emilie, una de las muchas amantes del artista, entre las que figuró Alma Mahler, se dice; dibujos deliciosos como los animales de Jungnickle para el cuarto de los niños del Palacio Stoclet, una de las obras de Hoffmann en Bruselas; maquetas, fotos de interiores del arquitecto, dibujos de joyas, joyas, reconstrucciones de cuartos de las mansiones de los diferentes mecenas en las cuales aparecen las obras de Klimt, colocadas en su lugar original, y donde se enfatiza la idea de esa obra de arte total con el uso de colores entonados para el cuadro y las paredes, organizan esta muestra que se podrá visitar hasta marzo de 2012. El proyecto, que ha tomado como punto de partida muchas de las pinturas de la excelente colección Klimt del Belvedere, se debe completar con la visita obligada al edificio principal, donde se expone El beso.


El Belvedere, La Albertina y el museo Leopold exponen su obra

La Albertina, el Museo Leopold, el del Teatro y el del Folklore -donde se mostrarán los trabajos de la diseñadora de moda y amante de Klimt Emilie Flöge- son algunas de las instituciones que se irán incorporando a la celebración con las diferentes propuestas a lo largo del año que viene. Sea como fuere, la oferta Klimt no acaba en las exposiciones temporales. En el propio edificio de la Secesión o en la majestuosa escalinata del Museo de Bellas Artes, que también el año próximo va a exponer los dibujos preparatorios para las pinturas de las pechinas, se puede contemplar el trabajo de Klimt. Trabajo que, por otra parte, siempre ha estado ahí y que quizás nadie ha mirado al subir deprisa en busca de los caravaggios. Quizás por eso, el joven del puesto de información del museo explica hastiado a una turista dónde están los klimt. Da las direcciones amable, pero el mensaje queda claro: "Donde siempre han estado".

De vuelta en casa, al mirar El beso en la postal, o en el imán, o en el pañuelo, regresa a la memoria la gran aventura de esa Viena fin de siglo, la de Freud y Wittgenstein, a cuya hermana el propio Klimt hacía un retrato; la Viena desbordante de vitalidad entonces, en medio de la decadencia de un imperio, el Austrohúngaro. Ahora, promocionada a través de Klimt, se desvela fascinante en la contradicción de la propia pintura del artista, donde se resume la paradoja de aquella ciudad.

La pintura de Klimt, en apariencia decorativa y agradable a la vista, está a cada paso a punto de ser trágica, producto de un fin de siglo que vivía prendido de una sensación clara: el ocaso del mundo como lo había conocido. Después vendría el otro proyecto moderno, eficaz, funcional, y las cosas no volverían jamás a ser como antes. Así que no desaprovechen la ocasión para revivir una parte al menos de ese momento luminoso de aquel fin de siglo vienés, aunque sea orquestado desde la inevitable banalidad de una campaña turística.



elpais.com


 

Doy fe de ello, en todas las tiendas, hay objetos de que hacen alusión a obras de Gustav Klimt, especialmente "El beso", la más conocida y la más impactante, mi mujer compró este verano en Viena un jarrón 'estrecho y aplanado' con famoso cuadro impreso, y la verdad es muy original y además bonito.
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 13 May 2015, 19:19; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT, Gustav 
 
El museo de Historia del Arte de la ciudad recupera las pinturas del artista, en su 150º aniversario, camufladas en las paredes a 12 metros de altura



Viena rescata los 'klimt' de las alturas


El museo de arte de la ciudad recupera las pinturas del artista, camufladas en las paredes a 12 metros de altura



 00_1431537346_813615

Escaleras principales del Museo de Historia del Arte de Viena.

El Museo de Historia del Arte de Viena pone al descubierto pinturas de Gustav Klimt (1862 - 1918 ) que hasta ahora habían pasado desapercibidas por el gran público. No es que se hubiesen perdido ni estuvieran escondidas, sino que se encuentran en un lugar muy lejos de la vista, revistiendo espacios de la pared a 12 metros de altura en el recinto de las monumentales escalinatas en el interior del gran museo. Parecen camufladas en el conjunto de representaciones historicistas. Sin previa advertencia nadie sospecharía aquí la presencia de uno de los pintores más cotizados en nuestros tiempos, conocido por su lienzo El beso o por el retrato Adele, subastado en 2006 por 135 millones de dólares.

Tuvo que llegar la conmemoración, en 2012, del 150° aniversario del emblemático pintor modernista vienés para que la administración del mueso tuviera la ingeniosa ocurrencia de montar un andamio que por primera vez permite al visitante contemplar de cerca la serie de trece sorprendentes pinturas alegóricas de Klimt. Esta plataforma provisoria está abierta al público del 14 de febrero al 6 de mayo, al mismo tiempo que se presenta una exposición ideada por el comisario Otmar Rychlik, que en base a bosquejos y textos explica el proceso de creación de estas obras.

Después de concluir su formación académica, Gustav Klimt , su hermano menor Ernst y un compañero de estudios llamado Franz Matsch habían fundado un taller bajo el nombre 'Compañía de pintores', en el que trabajaban por encargo. Gustav tenía 28 años cuando, en 1890, su taller fue contratado para realizar una serie de pinturas que revestirían cuarenta espacios de los muros del recinto de escalinatas del museo en construcción. El ciclo de imágenes debía recordar la trayectoria del arte clásico europeo, partiendo de la inspiración del antiguo Egipto, pasando por Grecia, Roma y el Renacimiento italiano. Fue un trabajo hecho a la medida y a todo correr. Un año más tarde, el 17 de octubre de 1891, el emperador Francisco José en persona inauguraba la mayor pinacoteca del Imperio Austrohúngaro, que alberga obras maestras de todas las épocas adquiridas por la Casa de los Austria a lo largo de los siglos.


 000_1431537359_342956

'Ancient Greece I' (1890/91). Cortesía del Museo de Historia del Arte de Viena.

Mientras que los artistas privilegiados por la corte pudieron decorar los muros principales y el techo, al grupo del joven Klimt le concedieron un marco de trabajo complicado y poco vistoso. Eran los últimos espacios libres, unas superficies muy limitadas y en parte sombrías, ubicadas entre columnas y arcos. Es aquí donde se descubre que en una Viena conservadora hasta el punto reaccionario, que desconfiaba del arte que no se ajustara a la reproducción de estilos pasados, se infiltra un espíritu innovador.

Allá en los rincones en lo alto de la escalinata, Klimt consigue que sus diosas, como Pallas Atenea, resplandezcan provocativas en sus contrastes. La que más se destaca, por su nítida desnudez , es la figura femenina que simboliza el antiguo Egipto. Según la historiadora de arte, Beatrix Kriller-Erdich, “Seguramente le permitieron a Klimt esta representación tan atrevida porque quedaba lejos de la vista, a 12 metros de altura, de lo contrario resultaría inadmisible para estar situada en un lugar tan público en aquella época”.

Klimt cumplió con el cometido pero se permitió introducir elementos atípicos en los que se descubre su potencial para iniciar una nueva era estilística. Tanto su hermano Ernst, que murió un año después de la inauguración del museo, como su amigo Matsch, seguían a pies juntillas el gusto de la época. Por el contrario, Klimt empezaría a cuestionar las convenciones, actitud que lo llevaría a romper su amistad y cooperación con Matsch unos años después. Coherente con sus propias convicciones, muy pronto decidiría ya no doblegarse más, a fin de defender la libertad del arte, convirtiéndose en inspirador y protector de toda una generación de vanguardistas, pioneros del arte contemporáneo europeo.”


 0000_1431537371_728874

'Old-Italian Painting' (1890/91). Cortesía del Museo de Historia del Arte de Viena.



elpais.com
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 13 May 2015, 19:16; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT, Gustav 
 
150 aniversario


Klimt y las chicas


Antefreudiano, sugerente, liberador, suntuoso...

¿Por qué fascina el pintor vienés a tantas mujeres? Siete académicos responden.




user_50_1342187014_1

'Danaë' de Gustav Klimt

Angustiosamente jóvenes, descarnadamente ancianas; heroínas y víctimas al mismo tiempo de su propia sexualidad. Fueron las mujeres de Gustav Klimt, el pintor que se entregaría al simbolismo femenino en cada una de sus pinturas. A pesar de ello, y de ser, al parecer, padre de 14 hijos, el artista austríaco vivió con su madre prácticamente hasta su muerte y no se decidió nunca a casarse.

¿Qué hilo conecta a Klimt con las mujeres? Klimt, de cuyo nacimiento se cumplen hoy 150 años, consiguió transmitir en cada uno de sus cuadros la superioridad erótica de la mujer, adelantándose en cierto modo a las teorías sexuales desarrolladas por Sigmund Freud.

El pintor llevó hasta sus últimas consecuencias los fenómenos del arte de la época y se atrevió a desafiar la imagen de represión sexual que las mujeres vienesas de finales del siglo XIX se veían obligadas a mantener. Pinturas como 'Goldfish' o la sensual 'Danaë' muestran una concepción moderna de la mujer que, liberada de los tabúes sociales impuestos por la burguesía de la época, muestra su voluptuosa sensualidad con un cierto descaro.

[/b]Dueñas de la escena[b]

"La mujer tiene una presencia absoluta en toda la obra de Klimt", comenta Carmen Bernárdez Sanchís, Profesora Titular de Arte Contemporáneo en Universidad Complutense de Madrid. "Denuncia una sociedad burguesa en apariencia cómoda y lujosa pero que en realidad asfixia a la mujer y a su sensualidad". En lo referente a composición pictórica, el artista es revolucionario porque "muestra el desnudo femenino desde abajo, generando así una visión inusitada del sexo de la mujer dentro de la historia de la pintura".

Javier Pérez Segura, doctor en Historia del Arte, cree que el pintor "muestra a la mujer moderna como una persona libre e independiente tanto en el plano sensual como en el social. No es una musa pictórica más dentro de la historia del arte, sino que aparece como protagonista de su tiempo, razón por la que los cuadros de Klimt son especialmente valorados por el público femenino".

"Klimt trata con especial sensibilidad el tema del cuerpo femenino, estableciendo una relación muy refinada de la mujer con el entorno", comenta Javier Arnaldo Alcubilla, profesor de Historia del Arte también en la Complutense. Y el catedrático Fernando Checa Cremades añade que Klimt va un paso más allá y genera una "nueva visión trágica del hombre y de la mujer en un mundo que es el mundo de la modernidad".
'Ellas son las que mandan'

La profesora Rosa Mª Faes Hernández cree que el gusto de la mujer contemporánea por la obra del austríaco radica en "la representación amable y atractiva" hace el artista de la figura femenina.

¿O es lo contrario? La doctora Laura Arias Serrano, por el contrario, opina que las mujeres apreciamos especialmente al artista porque su obra es muy apasionada. "Es el arte de las sensaciones. Las formas curvas que toman los cuerpos en el famoso 'Beso' de Klimt nos dicen mucho más de la sensualidad que cualquier obra erótica explícita". Arias Serrano destaca igualmente la doble naturaleza de la mujer en Klimt: "Por un lado es bella y hermosa y por otro representa la concepción de mujer fatal".

Termina Blanca Calvo, profesora de la Escuela Superior de Música Reina Sofía de Madrid, donde ocupa la Cátedra de Historia de la Música. Klimt es parte de su paisaje histórico por la relación de flirteo que éste mantuvo con Alma Marie Schindler, quien más tarde se casaría con el compositor Gustav Mahler. "La mujer que vemos en Klimt es una mujer liberada. En muchos de los lienzos, son ellas las que mandan".


elmundo.es
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT, Gustav 
 
150º Aniversario


Klimt, el 'bestseller' de estas Navidades


La editorial Taschen publica un libro que recopila la vida y obra del artista



user_50_0_cover_xl_klimt_1211281027_id_569313

Más info del libro

Klimt ha cumplido 150 años en 2012 y el objetivo del editor Tobias G.Natter es hacer balance en este preciso momento sobre la influencia que su obra ha dejado sobre nuestra forma de contemplar el arte. Por ese mismo motivo, ha elaborado una visión de conjunto sobre el artista más díscolo de Viena que se ha terminado convirtiendo, de la mano de Taschen, en un éxito de ventas navideñas en Alemania.

"No es sólo una recopilación, se subraya al contexto, la relación de la obra de Klimt con sus contemporáneos", ha dicho Natter en una presentación en Berlín. Los innumerables eventos organizados en conmemoración del 150º aniversario del nacimiento de Gustav Klimt demuestran el enorme interés que continúa despertando. Las efemérides redondas, no obstante, no son necesarias para hablar del artista. "Sólo en agosto de 2011 se publicaron en internet más de doscientos artículos sobre él, frente a los escasos setenta que mereció Rembrandt durante ese mismo periodo de tiempo", destaca Natter sobre su proceso de documentación para el libro.

"Fue esa constante presencia en los medios la que me animó a plantearme el valor que podría tener la compilación del presente libro. En vida, Klimt fue una estrella controvertida cuya obra despertaba pasiones, un representante del modernismo que al mismo tiempo encarnaba la tradición. Sus cuadros polarizaron y enfrentaron al mundillo artístico. La prensa y el público en general se vieron divididos por una pregunta muy concreta: ¿A favor o en contra de Klimt? Hoy el público global se muestra claramente a favor y parece deseoso de repasar esa trayectoria", explicó, "este libro es una puerta al cielo de Klimt, a un mundo absolutamente personal y original que fue juzgado por sus contemporáneos pero que nos pertenece a nosotros, sus herederos somos las siguientes generaciones".

El libro se viste, además, con una serie de ensayos en los que se examinan las reacciones ante su obra a lo largo de su carrera. La temática abarca desde el modo en que el artista retrata a la mujer hasta el cambio de rumbo hacia el paisajismo en la segunda mitad de su vida. Incluye también 179 cartas, tarjetas, escritos y otros documentos personales; casi toda la correspondencia que se conoce de Klimt, acompañando la parte más des conocida de su obra, como los trabajos del Palacio Stoclet.

"El criterio de orden de más 300 obras es un criterio psicológico", aclaró Natter, considerado como el mayor experto en arte vienés de cambio de siglos y que defiende la vigencia de Klimt: "no hay otro artista de su tiempo que siga resultándonos tan cercano, que nos hable de nosotros mismos con tanta confianza".


elpais.com / taschen.com
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT, Gustav 
 
El ‘klimt’ que no lo era tanto


El supuesto hallazgo de un lienzo atribuido al autor de ‘El beso’ enfrenta a los expertos



user_50_1358367410_654528_1358367590_noticia_grande

Un grupo de expertos de la Universidad de Hannover expone el cuadro atribuído a Klimt. / Peter Steffen (EFE)

Pasó 25 años en un garaje hasta que lo encontraron este verano entre otros trastos. El fresco Der trompetierende Putto (Querubín tocando la trompeta) podría ser obra del pintor vienés Gustav Klimt (1862-1918), pero ni siquiera las modernas técnicas de análisis de los investigadores de la Universidad de Hannover han sido capaces de desterrar todas las dudas.

Y eso que el cuadro fue presentado esta semana como salido de la paleta del gran pintor de la Viena del cambio de siglo. El rector Erich Barke, de la Universidad de Hannover, anunció con convicción que “la historia de detectives” había concluido con su rueda de prensa de ayer en el campus, aunque acto seguido aclaró que si bien la pintura “cuadra perfectamente con la época en la que se cree que pudo pintarla Gustav Klimt y con la región de Austria en la que vivía”. Ahora bien, esto no es suficiente para descartar que, como creen algunos historiadores del arte, el rechoncho niño con trompeta podría haber salido de los pinceles de otro Klimt. Ernst (1864-1892) también era pintor profesional, como su hermano mayor. Ahora es el turno de la Universidad de Maguncia, también en Alemania, que pretende aplicar técnicas de la NASA para desentrañar el misterio.

El experto en Klimt (Gustav) y subdirector del Museo del Belvedere vienés Alfred Weindinger insistió ayer en sus dudas sobre la autoría. Niega que el fresco haya sido repintado e insiste en el resultado de su primer análisis, que data de 2006: no es un (Gustav) Klimt. Lo que quienes apuestan por la autoría de este consideran una segunda capa de pintura es, en su opinión, una simple película de suciedad acumulada durante años.

El descubridor del lienzo, cuyo rastro estaba perdido, es un marchante de arte llamado Josef Renz. Ha visto frustradas sus esperanzas de que la restauración experta del cuadro pudiera sacar a la luz una firma original. Weindinger ha aceptado examinar el cuadro de nuevo a petición de Renz. Aunque expresó a la agencia alemana de noticias DPA su escepticismo al respecto. Si hubiera firma, dice, sería la del hermano Ernst. Quizá convenga saber que este no es el único hermano en la historia: el del descubridor y marchante de arte Josef Renz es el químico Franz Renz, catedrático de la Universidad de Hannover encargado del análisis.

El querubín desnudo del cuadro no se parece gran cosa a las pinturas que han hecho célebre a Gustav Klimt. El vienés compartió un estudio con su hermano Ernst y con el pintor Franz Matsch a partir de 1883. Según creen algunos historiadores, los artistas se ahorraban parte del alquiler cumpliendo gratuitamente encargos de decoración. Para Weidinger, el regordete querubín, amorcillo o Cupido de la pintura descubierta se parece sospechosamente a uno que pinto Ernst en el palacio de Mondsee. La obra, ha dicho al diario Kurier, “es un ernst klimt y nunca será un gustav”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT, Gustav 
 
Una familia judía reclama el ‘Friso de Beethoven’ de Klimt


Austria es el dueño actual de la pieza presuntamente expoliada, que se puede visitar en el edificio de la Secession de Viena



 user_50_1381921766_224406_1381922444_noticia_normal

Una parte del 'Friso de Beethoven'

En honor a la Novena Sinfonía de Beethoven, el artista modernista austriaco Gustav Klimt pintó en 1902 sobre grandes paneles figuras alegóricas que representan la añoranza de felicidad que solo se ve colmada por el mundo ideal de las artes. Hoy, cientos de miles de visitantes acuden cada año a admirar esta obra en el edificio de la Secession en el centro de Viena, en una sala subterránea que fue adaptada en 1986 especialmente para dar cabida a esta singular pintura. El Estado austriaco compró el Friso a la familia Lederer en 1973 para entregarlo a la colección de la Galería (estatal) Austriaca. Según informa The New York Times, Austria lo adquirió por un valor de 750.000 dólares, que ya por aquel entonces suponía la mitad del precio que se hubiera conseguido en la sala de subastas Christie's .

Ahora se mirará con lupa si se trata de una compra fraudulenta según la ley de restituciones de 2009.

Representantes de la familia Lederer ya habían exigido la devolución del Friso de Beethoven en fechas anteriores, pero su petición fue rechazada por Austria. Max Weber, abogado de los descendientes de los Lederer, que viven en Suiza, confirmó a la agencia de noticias austriaca, APA, que presentó una nueva solicitud al ministerio austriaco de Cultura. La reclamación tiene ahora mayores probabilidades de ser atendida, gracias a una reforma ley austriaca aprobada en 2009. Las nuevas normas no solo facilitan la restitución de bienes incautados o robados durante el régimen nacionalsocialista, sino que también dan luz verde a la devolución de los objetos que fueron adquiridos bajo coacción de los legítimos propietarios también mucho después de finalizar la II Guerra Mundial, aunque formalmente se catalogaran de compras legales e incluso oficiales.

No importa el valor de la obra. Lo esencial es poder demostrar que la adquisición por parte del Estado se efectuó bajo métodos injustos de presión. Muchos coleccionistas judíos que habían huido de la persecución nazi, y se quedaron a vivir en el exterior después de la victoria de los aliados, accedían a vender obras valiosas al Estado austriaco a bajo precio a cambio de una autorización para poder llevarse consigo otras pertenencias. Ese parece ser el caso de la familia Lederer.

"Antes de 2009 no se podían devolver obras que fueron compradas con dinero”, explicó Eva Blimlinger, coordinadora científica de la Comisión Austriaca para la Investigación de la Procedencia y rectora de la Universidad de Bellas Artes. Blimlinger considera que es una “ayuda” que los supuestos propietarios legítimos encuentren pruebas que la comisión no tiene. A partir de este momento, esta emprenderá una investigación a fondo, que será evaluada “de forma seria”. Según Blimlinger, el resultado no se espera antes del verano de 2014 .

El origen del Friso de Beethoven fue un encargo que le hicieron a Klimt para decorar la XIV exposición de la Secession, edificio que servía de sede a la cooperativa de artistas modernistas independientes de fin de siglo. Después de la exposición la obra debía ser desmontada. Pero le gustó tanto al mecenas Reininghaus, que este compró la pintura, ordenó que la serrucharan en siete partes y se la llevó. Más adelante, por mediación del pintor Egon Schiele, el mecenas vendió el Friso a la familia judía Lederer, que eran los mayores coleccionistas de obras de Klimt.

La coleccionista Serena Lederer se vio obligada a huir de Viena tras la anexión de Austria por la Alemania de Hitler, y murió en Hungría en 1943. Su hijo Erich intentó recuperar el Friso después de la guerra, pero se vio obligado a venderlo al Estado austriaco para obtener el permiso de rescatar el resto de la colección de familiar. Ofreció renunciar a la colección a cambio de llevarse el friso, pero las autoridades austriacas de la época de posguerra no se lo permitieron. Tampoco accedieron a cumplir con su deseo, de que el Friso se colocara en los salones de entrada de la Opera del Estado de Viena. Por otro lado, se evaluaron las posibilidades de destinarlo al edificio de la sede de la ONU en Viena, pero al final, tras 10 años de restauración, fue destinado a la Secession.

Hasta mayo de 2013 Austria restituyó a los herederos de sus propietarios originales un total de 5.880 objetos robados durante la época nazi.


elpais.com
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: KLIMT, Gustav 
 
Klimt, explosión de luz y color


Un espectáculo multimedia recorre un siglo de arte con obras de Klimt y los vieneses en Les Baux-de-Provence



 01_1394275206_598164

'Klimt y Viena, un siglo de oro y de colores': espectáculo multimedia en el que se utilizan un centenar de proyectores para la exhibición de las obras de Gustav Klimt (1862-1918), Egon Schiele (1890-1918) y Friedensreich Hundertwasser (1928-2000) sobre las paredes de las Canteras de Luces en Les Baux-de-Provence, Francia.


 02_1394275219_974994

La proyección de imágenes va acompañada de un sonido espacial que se integra en las canteras haciendo que el visitante quede inmerso en las pinturas.


 03_1394275262_569294

Pruebas de luz y sonido previas a la inauguración de la exposición, 'Klimt y Viena, un siglo de oro y de colores'. La instalación se podrá visitar desde el 7 de marzo de 2014 al 4 de enero de 2015 en las Canteras de Luces de Les Baux-de-Provence, Francia.


 04_1394275299_143381

Detalle de la obra 'Muerte y vida' de Gustav Kimt.


 05_1394275333_898787

Las Canteras de Luces de Les Baux-de-Provence acogen un espectáculo de luz, color y sonido que recorren un siglo de pintura vienesa a través de la proyección de obras de Gustav Klimt y sus contemporáneos y aquellos artistas en los que se inspiró el pintor austriaco.


 06_1394275378_330138

Este espectáculo de las imágenes de las obras de Klimt y sus compañeros de Viena se celebra en 7.000 metros cuadrados.


 07_1394275410_325026

Las obras de Klimt están divididas por las temáticas que abordó a lo largo de su obra: mujeres, retratos, naturaleza, dorados...


 08_1394275445_556136

Imagen de la obra 'El Friso de Beethoven' de Klimt, proyectada en una de las paredes de las Canteras de Luces, lugar donde se podrá visitar la insatalación multimedia hasta enero de 2015.


 09_1394275480_516968

'Klimt y Viena, un siglo de oro y de colores' de Gianfranco Iannuzzi, Renato Gatto et Massimiliano Siccard es un espectáculo compuesto de miles de imágenes de obras de arte numeradas y proyectadas en las viejas paredes de las cuevas, de hasta 14 metros de alto, y puestas en movimiento a ritmo de la música.


 10_1394275518_690874

El proyecto realizado por Gianfranco Lannuzzi, Renato Gatto y Massimilano Siccardi utiliza fibra óptica para una resolución máxima. En la imagen, unos espectadores asisten a las pruebas de luz y sonido la víspera de la inauguración.


elpais.com / Bertrand Langlois (AFP)



               

¡¡¡Una idea deslumbrante!!!
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario