Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
GÉRICAULT, Théodore
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje GÉRICAULT, Théodore 
 
Este topic está dedicado al pintor romántico francés Theodore Géricault. Tal vez no sea muy conocido para los aficionados como yo, a mí me lo recomendó una joven amiga (Silvia Garcia Arjona), gran pintora, también es licenciada en historia del arte.

Fue uno de los primeros artistas del Romanticismo del siglo XIX. Su ideología liberal se reflejará en muchos de sus obras. Tuvo varios maestros como: Vernet, Guerin, y Delacroix. Géricault va a utilizar temas contemporáneos para sus exposiciones, abandonando los dibujos preparatorios, trabajando directamente sobre el lienzo a partir de unos modelos que posaban de acuerdo con un boceto.


 0th_odore_g_ricault_by_alexandre_colin_1816

Théodore Géricault por Alexandre Colin, 1816.

Jean-Louis André Théodore Géricault, conocido como Théodore Géricault (Ruan, Francia, 26 de septiembre de 1791 - París, 26 de enero de 1824), fue un pintor francés. Prototipo de artista romántico, tuvo una vida corta y atormentada que dio lugar a varios mitos sobre él.
Representa al artista romántico y tuvo una vida corta y atormentada dando lugar a distintos mitos.

Nacido en una familia acomodada de Ruan, Géricault estudió en los talleres de los pintores Carle Vernet (en donde conoce a su hijo Horace) y Pierre Guérin antes de inscribirse el 5 de febrero de 1811, en la Escuela de Bellas Artes de París.

Su primera gran obra, Oficial de cazadores a la carga, exhibida en el Salón de París de 1812, reveló la influencia del estilo de Rubens e interés en la representación de un asunto contemporáneo. Este éxito de juventud, ambicioso y monumental, fue seguido de un cambio de dirección: durante los siguientes años Géricault produjo una serie de pequeños estudios de caballos y caballeros.1 Exhibió el Coracero herido en el Salón de 1814, una obra más elaborada y peor recibida.1 En los siguientes dos años pasó por un estudio auto-impuesto de construcción y composición de figuras, mientras evidenciaba una predilección personal por el drama y la fuerza expresiva.2

Tras fracasar en el concurso del gran Premio de Roma, decidió viajar a Italia por su cuenta. Quedó muy impresionado ante los pintores del Renacimiento italiano, en especial ante Miguel Ángel, así como ante el flamenco Rubens. Este viaje a Florencia y Roma (1816–17) fue provocado en parte por el deseo de huir de una relación romántica con su tía, a quien dejó embarazada.3

Este viaje hizo nacer su fascinación por Miguel Ángel. La propia Roma le inspiró la preparación de un lienzo monumental, la Carrera de los caballos Barberi, una obra de composición épica y tema abstracto que prometía ser «totalmente sin paralelo en su época».4 Al final, Géricault nunca acabó la pintura, y regresó a Francia.

Desde los inicios de su carrera, Géricault demostró cualidades que le distinguen claramente de los pintores neoclásicos de la escuela de Jacques-Louis David: en efecto, prefirió tratar temas de la vida cotidiana, elevándolos a la categoría de hechos heroicos. Mostrando la desesperación y el sufrimiento de la gente, pasa pronto a ser el pintor romántico más representativo, pero por independencia de estilo y carácter poco dócil, Géricault se mantuvo al margen de los grandes encargos oficiales, un género que sí sedujo a Delacroix.

Géricault realizó entre 1821 y 1824, una serie de pinturas con modelos de locos o maníacos, tomando del natural a una serie de personas que eran tratadas en el asilo del psiquiatra Jean-Étienne Esquirol. A través de esta serie pretendía recabar un repertorio de expresiones de la locura.5

Aquejado de una dolorosa enfermedad, posiblemente cáncer de huesos, Géricault pasó sus últimos años sin poder acometer pinturas de gran formato. Produjo diversas litografías con ayuda del artesano Eugène Lami.

Obras

    - Oficial de cazadores a la carga, 1812, Louvre, París
    - Coracero herido saliendo del fuego, 1814, Louvre, París
    - El tren de artillería, h. 1814, Neue Pinakothek, Múnich
    - Carrera de caballos libres, 1817, Museo de Bellas Artes, Lille
    - Hombre y caballo de carreras, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
    - El mercado de bueyes, 1817, Museo de Arte Fogg, Cambridge, Massachussetts
    - Caballo detenido por esclavos, 1817, Museo de Bellas Artes, Ruan
    - Paisaje con acueducto, entre 1817 y 1820, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York
    - Carro de soldados heridos, 1818, Museo Fitzwilliam, Cambridge (Reino Unido)
    - La balsa de la Medusa, 1819, Louvre, París
    - Retrato de oriental, 1819-1821, Museo de Bellas Artes, Besançon
    - Derbi en Epsom, 1821, Louvre, París
    - La fábrica de cal, hacia 1821-1822, Louvre, París
    - Monomaníaco de la envidia, h. 1821-1823, Museo de Bellas Artes, Lyon
    - El cleptómano (El loco asesino), hacia 1822-1823, Museo de Bellas Artes, Gante
    - Retrato de un vandeano, h. 1822-1823, Louvre, París

Espero que la obra de este pintor extranjero os resulte interesantes, y en lo posible contribuya en su divulgación.






Algunas obras


Géricault en el Museo Thyssen

Théodore Géricault (Ruán, 179 - París, 1824) Nació en 1791, en una familia acomodada de Ruán, que pocos años después se trasladó a París. Sus primeras y breves lecciones artísticas las recibió en esta ciudad, en los talleres de los pintores Carle Vernet y Pierre Guérin. En 1811 decidió tomar las riendas de su educación, dedicándose a copiar en las galerías del Louvre las obras de los grandes maestros que allí se encontraban. Con sólo veintiún años y una formación casi autodidacta, Géricault presentó en el Salon de 1812 su primera gran obra: Oficial de la Guardia Imperial a caballo, conservada en el Musée du Louvre. Durante los años siguientes Géricault continuó copiando y en 1814 volvió a participar en el Salon, esta segunda vez presentando Coracero herido, Musée du Louvre, una pintura más elaborada pero que no fue tan bien acogida como la primera.

Tras fracasar en el concurso del gran premio de Roma, decidió viajar a Italia por su cuenta. Allí quedó muy impresionado ante los pintores del Renacimiento italiano, en especial ante Miguel Ángel, así como ante el flamenco Rubens. Durante su estancia en Roma realizó una serie de pinturas de carreras de caballos conocidas como Corso dei Barbieri

La. carrera de Géricault como pintor fue corta, poco más de diez años, sin embargo, su obra es notable y prolífica. En 1819 expuso en París, en el Salon, su pintura más famosa, La balsa de la Medusa, también en el Musée du Louvre. La tela, de enormes dimensiones, representaba el naufragio de un barco francés ocurrido tres años antes, hecho que había conmocionado a la opinión pública. Géricault se centró, tanto en el tema como en el enfoque, en el sufrimiento humano que, junto al realismo macabro de la escena, hicieron del lienzo una gran obra maestra que ejerció una gran influencia tanto en los pintores romanticistas como en los realistas

Géricault. murió en 1824 tras una larga enfermedad que le impidió trabajar durante varios años en obras de gran formato. Sus últimas pinturas fueron una serie de retratos de enfermos mentales, que permanecieron muchos años desconocidas para la crítica y que destacan por su realismo y enorme fuerza expresiva


 25el_beso
      
El beso, c. 1816-1817. Carboncillo, aguada y gouache sobre papel marrón, 20 x 27,4 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Théodore Géricault.

Géricault, en 1816, tras no conseguir el premio de la Academia que le financiaba el viaje de estudios a Italia, decidió visitar el país por su cuenta. Allí llegó en septiembre. Primero estuvo en Florencia , donde residió más o menos un mes, y en noviembre se trasladó a Roma . En marzo del año siguiente visitó Nápoles y Paestum, y regresó de nuevo a la capital italiana. En septiembre, justo al año de llegar, decidió acortar su estancia y regresar a Francia . Durante este periodo, Géricault dibujó incansablemente, tomó apuntes y realizó una serie de diseños con asuntos mitológicos y profanos con una fuerte carga erótica. Géricault hizo agrupamientos con sátiros, centauros y ninfas, a la vez que trató temas tradicionales como Leda y el cisne o Venus y Cupido , a los que se unieron simples parejas de mortales. A veces, en estas asociaciones, Géricault nos transmitió la violencia del encuentro en las posiciones y en los gestos de sus protagonistas, que destacan por sus cuerpos musculosos y robustos, de marcadas anatomías, que recuerdan a Miguel Ángel, y en los que se detecta el impacto que este maestro causó en el pintor.

En esta escena, que se supone en un interior, Gericault ha instalado una pareja en un lecho con grandes almohadones y telas que caen generosamente por el suelo. El hombre, sentado, abraza y besa a una mujer que vemos de lado con el cuerpo casi frente al espectador. El pintor ha utilizado el carboncillo para dibujar los perfiles de las figuras; con él repasa zonas como el cuello, la mano del joven, la cintura de la mujer o la pierna adelantada del muchacho. Estos trazos son más intensos cuando construyen volúmenes esenciales de la anatomía o en zonas sombreadas como el perfil derecho de la muchacha, su brazo izquierdo o la línea inferior de su cuerpo. Con fuertes realces de blanco subraya e intensifica las luces en el torso, rodilla y pierna del hombre o en el pecho de la mujer. Un estudio del dibujo, a mina de plomo, se conserva en el Musée Bonnat de Bayona, así como un óleo en una colección privada en Suiza . Germain Bazin fechó El beso en el mismo periodo que la Pareja abrazada del Musée du Louvre . El pintor, en esta obra, trata también el tema de los amantes, pero opta para el hombre, que se concibe con una gran musculatura, por una postura casi hercúlea. Sin embargo, en nuestro dibujo Géricault da cabida, con un leve toque de lirismo, al mundo de los sentimientos, ausente de otras representaciones.

La hoja, procedente del mercado de arte americano, entró en la colección Thyssen-Bornemisza en 1973. Su historia se conoce desde 1846, fecha en la que salió a subasta en París, entre el 11 y 12 de marzo. El beso perteneció también a las colecciones de Richard Wallace, Christophe y Groult . Después apareció en Londres, en la colección de Francis Matthiesen, y en Los Ángeles, en la de Norton Simon.


 26carrera_libre_de_caballos

Carrera libre de caballos, c. 1817. Óleo sobre papel adherido a tela, 44 x 59 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Théodore Géricault.

Géricault procedía de una familia acomodada de la ciudad de Ruán que se trasladó a París en 1796 por motivos relacionados con la actividad profesional del padre. Géricault, que no fue un estudiante modelo, había manifestado cierta habilidad hacia el dibujo, concretamente de caballos. En París decidió tomar clases con Carle Vernet, especialista, entre otros asuntos, en temas ecuestres. Años más tarde comentaría en relación al maestro que: «Uno solo de mis caballos habría devorado a seis de los suyos». En 1810 está en el estudio de Pierre Guérin, donde, debido a su entusiasmo por el color, cuya fuente era Rubens, así como por los fuertes empastes, se le conocía con los apodos de le pâtissier y le cuisinier de Rubens ; durante esta etapa también frecuentó las galerías del Louvre para copiar a los grandes maestros. El interés por los caballos, que está muy presente en toda su obra, se manifiesta no sólo en dibujos, sino también en sus primeras pinturas, como la que presentó en 1812 al Salon, titulada Oficial de la Guardia Imperial a caballo, un gran lienzo conservado en el Musée du Louvre, con el que obtuvo una medalla y en el que se refleja la huella de Gros. El cuadro, que fue alabado y por el que se le consideró un buen pintor de retratos ecuestres, presenta un militar sobre un encabritado caballo con la espada en la mano y en una posición forzada en la silla. Dos años más tarde, volvió a presentar en el Salon otro cuadro de inspiración militar: El coracero herido, también en el Musée du Louvre, pero en esta ocasión el hombre, pie en tierra, sujeta por las bridas a un potente caballo que alza con agitación la cabeza.

En 1816 Géricault decidió viajar a Italia, donde en un principio había planeado pasar dos años; en octubre se encuentra en Florencia y en noviembre en Roma. Allí presenció durante el carnaval, en el mes de febrero de 1817, la carrera de sementales del Corso, conocida como el Corso dei Barberi. De esta fiesta, por la que se sintió fascinado, nos han llegado varios estudios y numerosos dibujos donde el pintor trabajó distintos momentos del episodio pero que no llegó a plasmar definitivamente en el lienzo. En el estudio del Museo Thyssen-Bornemisza se presenta a un caballo ganador, brioso, con el lomo cubierto por una tela verde y oro amarrada con una cincha y conducido, con energía, por un mozo que enarbola una bandera amarilla. Géricault ha recogido aquí una de las fases finales de la competición, donde un joven, vestido a la manera tradicional romana, pasea triunfal por los alrededores del circuito al caballo vencedor. Con este mismo motivo se conocen dos dibujos: uno a carboncillo y otro a lápiz, conservados en el Musée des Beaux-Arts de Besançon y en el Musée de Beaux-Arts de Orléans. En el primero el caballo lleva engalanada la cabeza y el mozo que lo conduce, que marcha con paso firme al lado del animal, gira el rostro para mirarlo. En el segundo, el joven que guía al animal por el ahogadero va danzando delante del caballo. La obra entró en la colección Thyssen-Bornemisza en 1979 procedente del mercado de arte americano.



Otras obras


 0th_odore_g_ricault_auto_retrato

Géricault contaba tan sólo 17 años cuando se autorretrató, pinceles en ristra, haciendo toda una declaración acerca de su vocación. El joven aprendiz de pintor acababa de cambiar las clases estrictas del Liceo francés para apuntarse al taller particular del pintor Horace Vernet. El retrato muestra evidentes carencias técnicas, que el autor suple con vivacidad y efectismo cromático. La composición es débil, inestable, el color empastado plantea golpes de color y relieves que no se corresponden con la estructura del rostro, la captación psicológica no se ha conseguido. Sin embargo, no podemos dejar de apreciar el torbellino de color y dinamismo que caracterizará toda la obra posterior de este pintor francés del Romanticismo.



 27la_balsa_de_la_medusa_1819_leo_sobre_lienzo_491_x_717_cm_museo_del_louvre_par_s

Balsa de la Medusa. 1818. Óleo sobre lienzo, 491 x 717 cm. Museo del Louvre, París. Esta obra es la más conocida Théodore Géricault.

Este cuadro se basa en un suceso real, el hundimiento de la Medusa a causa de la negligencia de su capitán, vinculado al gobierno conservador, tardando los náufragos varios días en ser rescatados.


 th_odore_g_ricault_the_raft_of_the_medusa

Le Radeau de la Méduse (1817-1818) détail

La composición es aquí muy compleja. Una diagonal maestra parte de los náufragos estáticos y se extiende progresivamente hacia la derecha con un aumento de las reacciones con un creciente movimiento hasta culminar en otros que agitan sus camisas. El cadáver y la vela forman a su vez una diagonal de carácter secundario. Se produce un énfasis en el elemento material mismo. Este cuadro busca producir una sensación de catarsis y de conmoción entre el público.


 32coracero_herido_que_abandona_la_l_nea_del_frente_1814

Coracero herido que abandona la línea del frente. Obra de Théodore Géricault. 1814. Esta obra es más melancólica frente al carácter heroico de Oficial de husares a la carga. La postura de la figura tiene un carácter más concentrado. Aquí todavía se encuentra en deuda con la composición clasicista.


 28oficial_de_husares_a_la_carga

Oficial de husares a la carga. 1812. Óleo sobre lienzo, 349 × 266 cm. Museo del Louvre, París. Obra de Théodore Géricault. En esta obra ya aparecen definidas con claridad muchas de las características del romanticismo. La composición en planos paralelos al espectador es abandonada por el gran dinamismo de la diagonal, recordándonos la composición aquí utilizada al mundo barroco.

Esta pintura, que revela el interés del autor por un asunto contemporáneo, se le ocurrió a Géricault cuando, estando en una fiesta popular en Saint-Cloud, el ruido hizo que de repente se encabritase un caballo. Inmediatamente hizo toda una serie de bocetos con este motivo.

Géricault se dio a conocer con el tema de los caballos y de los asuntos militares, como esta pintura, gracias a la cual consiguió la medalla de oro en el Salón de París de 1812. Es considerada su primera gran obra. Revela su interés en la representación de un asunto contemporáneo.

Representa a un oficial de la caballería de Napoleón sobre un caballo, preparado para atacar. El ruido de los cañones encabrita al fogoso caballo. De esta manera el oficial, que ya ha desenvainado su cimitarra, queda por encima del polvo de la batalla.

La pintura es representativa del romanticismo francés y tiene un motivo similar a la obra de Jacques Louis David Napoleón cruzando los Alpes, pero hay una serie de características en esta pintura que la alejan del clasicismo: su disposición diagonal dramática y vigoroso manejo de la pintura, con pinceladas bruscas. Esta disposición del caballo encabritado y elevado en diagonal evidencia las influencias de la pintura barroca, en concreto del estilo de Rubens. No en vano, Géricault estudió obras de este pintor flamenco, así como la Batalla de Constantinopla, de la escuela de Rafael.

Este apartamiento formal del pintor del imperio, David, evidencia un cambio en el ambiente francés, en el año en que la grandeza y los sueños del emperador estaba chocando con problemas en la campaña de Rusia y en España. El oficial es fogoso, pero el caballo parece asustarse ante un atacante invisible, representando así las dudas de su tiempo, las ruinas del imperio, la conciencia de la muerte.


 29derbi_en_epsom

Derbi en Epsom, 1821. Óleo sobre lienzo, 92 cm × 123 cm. Museo del Louvre, París. Obra de Théodore Géricault.

Géricault era un apasionado de los caballos. Aquí representa la carrera o derbi de Epsom, que está considerado aún hoy en día como una de las más prestigiosas carreras de caballos del mundo. Tiene lugar esta carrera todos los años, en el primer fin de semana de junio en el hipódromo de Epsom Downs, Surrey, Inglaterra. Este derbi está documentado por primera vez en en año 1661. Se originó como una celebración después de la primera carrera de los Epsom Oaks en 1779. Edward Smith-Stanley, 12.º Conde de Derby (cuyo caballo Bridget había ganado la carrera) y Sir Charles Bunbury echaron una moneda al aire y acordaron que la carrera llevaría el nombre de quien lo ganara. Géricault realizó este cuadro sólo dos años más tarde de La balsa de la Medusa, estando en Inglaterra.1 En una ocasión, Géricault estaba viendo una carrera cuando cayó una fuerte tormenta, y ese ambiente eléctrico y tormentoso es lo que ha querido reflejar aquí.

Esta obra tuvo una notable influencia en los impresionistas. Toda la atención se fija en los caballos, mientras que las franjas superior (el cielo) e inferior (la hierba) son meras manchas de color que pasan rápidamente, intensificando de esta manera la sensación de velocidad.

Llama la atención por su falta de realismo. En efecto, los caballos parecen flotar en el aire. Como si se tratara de una danza estilizada, los caballos son todos representados en el tiempo de suspensión de su galope.

Por el contrario, y eso se ha descubierto posteriormente a la fecha de este cuadro, y gracias a las fotografías, los caballos no tienen jamás al mismo tiempo las cuatro patas tensas. Por este detalle se dice que no es un cuadro realista, a pesar del meticuloso cuidado que prestó Géricault al dibujo.

Utiliza Géricault colores fuertes. El intenso verde de la hierba brilla fantasmagórico, contrastando con la penumbra del cielo cargado de tormenta.


 30la_f_brica_de_cal

La fábrica de cal, hacia 1821-1822. Óleo sobre lienzo, 50 × 60 cm. Museo del Louvre, París. Obra de Théodore Géricault.

Esta imagen, en la que están ausentes las figuras humanas, acaba pareciendo, más que un cuadro de género, un paisaje. Se representa una fábrica de cal, en la que Géricault había invertido dinero, y que esbozó en una primera visita, sobre el terreno.

Aquí representa a tres caballos vigorosos, aún con los arreos, que están comienzo de los morrales que llevan al cuello. Delante de ellos, ocupando la mitad derecha del primer plano, el terreno embarrado de la fábrica. Detrás puede verse el edificio, en el que están entrando otros dos caballos. De la fábrica sale, por la parte izquierda, un intenso humo blanco, que revela la realización de actividades en su interior. Esas nubes de humo blanco contrastan con el cielo sombrío.

Géricault realiza una pintura prácticamente monocroma, toda ella en tonos terrosos, beiges y marrones.


 34carrera_de_caballos_en_el_carnaval_de_roma_1817

Carrera de caballos en el carnaval de Roma. 1817. Esta obra tiene rasgos clasicistas, con una composición paralela al espectador de carácter relivario y un fondo arquitectónico clásico.

El dibujo tiene un carácter inmovilizador y nos muestra una inspiración miguelangelina. En cambio el color utiliza unos tonos ocres poco propios del clasicismo. En esta obra se refleja el momento previo a la acción.


 31el_clept_mano_el_loco_asesino_hacia_1822_1823_museo_de_bellas_artes_gante

El cleptómano (El loco asesino), hacia 1822-1823. Óleo sobre lienzo, 61 × 51 cm. Museo de Bellas Artes de Gante, Gante, Bélgica. Obra de Théodore Géricault.

Pertenece a la serie de diez retratos de alienados internados en el manicomio parisino de Salpêtrière,1 que realizó Géricault al final de su carrera. Se trataría de modelos clínicos representativos cada uno de una enfermedad, y lo realizó a instancias del prestigioso psiquiatra Étienne-Jean Georget, uno de los fundadores de la psiquiatría social. Georget consideraba que la demencia era una enfermedad moderna, que dependía en gran parte del progreso social en los países industrializados. Consideraba que los locos eran enfermos mentales que precisaban ayuda. En lugar de llevar a los sujetos a clase para que los estudiantes puedan examinar sus características físicas, el profesor encargó a Géricault que pintase estos modelos representativos de distintos tipos de locura. El Dr. Georget apreciaba mucho la objetividad en esta serie de obras que establecía una unión entre el arte romántico y la ciencia empírica.

Géricault procura obtener en sus retratos un realismo científico. Se trata de un trabajo rápido, que prefigura las preocupaciones de los impresionistas. Se está no obstante lejos del impresionismo. Se trata más bien de realismo científico.

Al tiempo, consigue conferir dignidad a quienes, por locos, se los tenía excluidos de la sociedad, a diferencia de representaciones anteriores que, en consonancia con las creencias medievales, representaban a los locos como criaturas poseídas o como grotescos bufones.

Intentó representar la fisonomía del enfermo con objetividad. La mirada vacía del cleptómano se dirige al infinito, está dentro de un mundo propio. El rostro está rígido, los cabellos revueltos y sin peinar, lleva una barba descuidada y el cuello sucio.


 35la_loca_1822_1828_leo_sobre_lienzo_72_58_cm_museo_de_bellas_artes_de_lyon

Retrato de una loca, c. 1821-1822, óleo sobre lienzo, 72 × 58 cm, Museo de Bellas Artes de Lyon. Francia. Obra de Théodore Géricault.
En esta obra apreciamos un sentido totalmente realista de introspección donde el apartamiento de lo cotidiano nos lleva en un primer momento al rechazo pero en un segundo momento nos muestra una lucidez terrible.

El auge de estos retratos se encuentra relacionado con la ciencia de la fisionomía de Llabatier según la cual los rasgos del rostro evidencian en su conformación rasgos del carácter, tesis que tuvo un gran auge en su época.


 36la_lud_pata_1819_1822

La ludópata (1819-1822). Obra de Théodore Géricault.


 37el_loco_del_mando_militar_1819_1822

El loco del mando militar (1819-1822). Obra de Théodore Géricault.


 38dos_ejecutados

Dos ejecutados. Obra de Théodore Géricault.


 33estudio_de_desnudo_masculino_mus_e_bonnat_en_bayona_francia

Estudio de desnudo masculino, Musée Bonnat en Bayona (Francia). Obra de Théodore Géricault.


 640px_jean_louis_th_odore_g_ricault_005

Le Page Mazeppa ? (c. 1820). Obra de Théodore Géricault.


 39captura_de_un_caballo_salvaje

Captura de un caballo salvaje. Obra de Théodore Géricault.


 42_jean_louis_th_odore_g_ricault_008

Le transport de charbon ? (1821-1822). Obra de Théodore Géricault.


 40caballo_rabe_c_1824

Caballo árabe (c. 1824). Obra de Théodore Géricault.


 41_tombe_au_p_re_lachaise_gericault

Tumba de Théodore Géricault. Au Père-Lachaise



Este trabajo dedicado al pintor francés Géricault, contiene pocas obras, pero es que su obra según los entendidos, contiene pocos cuadros firmados o atribuidos.



No quiero dejar pasar la ocasión de darle las gracias a Silvia García Arjona, por esta recomendación y otras que me ha hecho, por lo que quiero dedicarle esta modesta exposición, va por tí, Silvia..., Un beso... Y a ver si te ánimas y nos presentas tu magnífica obra, en este foro de xerbar. Seguro que el administrador estaría encantado.



Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, museothyssen.org, artcyclopedia.com y otras de Internet
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 29 Abril 2015, 19:29; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: GÉRICAULT 
 
J.Luis gracias por esta nueva aportación para la galería. De sus cuadros me quedo con "Oficial de husares a la carga (1812)"

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: GÉRICAULT 
 
Gracias xerbar, además de la "Balsa de la Medusa" el más representativo del pintor, yo me quedo con la serie de pinturas que hizo a los locos en el manicomio, "retrato de una loca" y el "Loco asesino". Por lel relismo, la gran expresividad y la desesperación que logra plasmar Géricault en los cuadros.




Saludos
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: GÉRICAULT 
 
No conocía a este artista. Parece que tuvo una vida un poco atormentada, quizá por eso sus cuadros sean tan oscuros... es la impresión que me da
 



 
Green_woman - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario