Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
PATINIR
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post PATINIR 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Joachim Patinir, también llamado de Patenier y Patinier (Dinant? h. 1480 - Amberes, 5 de octubre de 1524) fue un pintor flamenco de paisajes y temas religiosos. Se le considera precursor del paisajismo como género independiente. Continuador en la escuela renacentista de Amberes de Gerard David, aunque la iconografía mariana la toma de Lucas van Leyden y Weyden. La Naturaleza es su objetivo, el tema, un pretexto. Pasión por la gama de verdes y las composiciones de horizonte alto.

El Museo del Prado le dedicó su primera exposición antológica en 2007. En su colección cuenta con cuatro obras.

Vida


 27portrait_of_joachim_patinir_by_cornelis_cort_004

Los primeros 35 años de la vida de Patinir, incluida su formación, siguen siendo una incógnita. Ha quedado registrado que ingresó como miembro de la cofradía de pintores de Amberes (guilda de San Lucas) en 1515, ciudad en la que pasó el resto de su vida. Se le considera discípulo de Gerard David en Brujas, antes de que, el mismo año, ambos se registrasen como cofrades en Amberes. No existen referencias, pero es posible que en 1511 acompañase a David y Adriaen Isenbrandt en un viaje a Génova.

En los archivos municipales de Amberes consta que hizo un primer matrimonio con Francisca (Francine Buyst), hija del pintor Jan Buyst, con la que tuvo dos hijas: Brigitte y Anna. En 1521 y coincidiendo con su viaje a los Países Bajos, Durero fue uno de los invitados de su segunda boda, con Juana Noyst. En esa ocasión se data el retrato, un dibujo, que Durero hizo de Patinir, más conocido por la posterior versión en grabado de Cornelis Cort. Durero, que recibió como regalo un paisaje de Patinir, le cita en su Libro de viaje como «der gute Landschaftmaler» ("el buen pintor de paisajes"), acuñando de esa manera un neologismo que, traducido más tarde al francés, alumbraría el término paisajista.

Patinir murió en Amberes el 5 de octubre de 1524. Su suegro y colega Quentin Metsys se hizo cargo de su taller y sus hijos.


 26el_paso_de_la_laguna_estigia_1434230476_416078

Patinir - Caronte cruzando la laguna Estigia (h. 1520-1524) Museo del Prado.


Obras firmadas

Aunque, con diferentes grados de certeza, se le han atribuido muchas obras, sólo hay cinco cuadros firmados por Patinir.

Dos obras tempranas, San Jerónimo (Staatliche Kunsthalle, de Karlsruhe) y la Huida a Egipto de Amberes (Koninklijk Museum voor Schone Kunsten) aparecen firmadas con su nombre. En las otras tres tablas sólo se aprecia la inscripción (una especie de cuño con las iniciales a modo de sello de su taller); esas tres obras son El Bautismo de Cristo, en el Museo de Historia del Arte de Viena, y Paisaje con san Jerónimo y Las tentaciones de san Antonio Abad, ambas en el Prado.

Otras dos bellas tablas de Patinir son Caronte cruzando la laguna Estigia" (Museo del Prado) y "San Cristóbal con el Niño Jesús" (Monasterio del Escorial).

Estilo

Patinir es considerado el padre del paisaje por el extraordinario protagonismo que le otorga en sus cuadros. Sus inmensas vistas combinaban observación del detalle naturalista con la fantasía lírica.nota 5 No obstante, el paisaje no es un tema autónomo sino que se justifica y apoya en temas religiosos: San Jerónimo, la huida de Egipto, etc. Con todo, Patinir consiguió que sus paisajes disminuyeran el protagonismo de las figuras, que casi siempre eran pintadas por otros artistas.

Los cuadros de Patinir se caracterizan por el uso progresivo de los colores, que sirven para acentuar la sensación de distancia en los grandes espacios que pinta. Así, en la parte inferior de los cuadros, donde se encuentra el primer plano, predominan el marrón y el pardo. Según se va alejando el paisaje se va imponiendo el color verde y, en las zonas más lejanas, es el color azul el que predomina. La línea del horizonte suele estar situada en la zona más alta del cuadro ("horizonte alto"), lo que permite la representación de un espacio muy amplio. Por encima de esta línea suele pintar parte del cielo con un blanco brillante que hace intuir que el espacio prosigue detrás y que sugiere la curvatura de la Tierra.


 27patinir_rocks_bayard_chandelle

La «roche-a-Chandelle» (izquierda), peñascos roqueros de Patinir en la tabla Paisaje con San Jerónimo, de la Galería Nacional de Arte (centro), y la roca Bayard, a orillas del río Mosa, en Dinant (Bélgica), en una postal de 1890. (derecha)


Rocas fantasmagóricas

La evocación fantástica la consigue con un determinado tipo de formaciones rocosas, casi siempre las mismas en todos los paisajes del autor y posteriormente en las de su supuesto sobrino Hendrick met de Bles, imitadores y otros seguidores. Se trata, según los eruditos, de su representación evocadora de una síntesis de peñascos hoy famosos en los parajes que pudo conocer Patinir en su infancia y juventud: el «rocher Bayard» en las orillas del Mosa, en Dinant; la «roche-a-Chandelle» en las proximidades de Furfooz y Hulsonniaux, (en la actual Valonia), también en Namur).


 28patinir_by_sadeler_and_by_durer

Retratos del pintor flamenco Joachim Patinir. Grabado por Aegidius Sadeler (a la izq.) a partir del dibujo que le hizo Durero en 1521 (dcha).


Seguidores

El mercado abierto por las innovaciones de Patinir dio origen a una especie de escuela o círculo de seguidores en varios talleres de la ciudad de Amberes y en Bruselas. Entre los más reconocidos (y no pudiendo clasificarse las innumerables obras, copias y réplicas sin firmar) estuvieron: su condiscípulo Jan Wellens de Cock, su posible sobrino Herri met de Bles (que sólo tenía 14 años cuando murió Patinir), y tres claros seguidores: Lucas Gassel (entre 1500-1570) en Bruselas; y Cornelis Metsys (1510-1562), hijo de Quentin Metsys, y Mathys Cock (1509-1548) hijo de Jan Wellens, en Amberes.

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor extranjero, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección de arte, y en lo posicle contribuya en su divulgación.





Algunas obras


Patinir en el Museo del Prado

Patinir, Joachim (Dinant, h. 1480-Amberes, 1524). Pintor flamenco. Nacido a las orillas del Mosa, es considerado como el primer paisajista flamenco. Sus amplios paisajes, muy característicos, presentan horizontes altos con extensas campiñas en las que destacan macizos de rocas puntiagudas, de carácter fantástico, mezclándose lo real y lo simbólico. Sus temas son un mero pretexto para desarrollar el paisaje que se convierte en el protagonista principal de sus composiciones. Se piensa que pudo trabajar primero en Brujas, en donde conoció la obra de Gérard David y en 1515, al igual que éste, aparece citado como maestro en Amberes. Fue precisamente en esta ciudad donde conoció a Alberto Durero, durante su viaje por los Países Bajos (1520-1521) y se inició su amistad. El propio Durero le haría un retrato e incluso asistió a la boda de su hija. Fue amigo también de Quintin Massys, que colabora realizando algunas figuras de sus cuadros, como sucede en Las tentaciones de san Antonio Abad (Prado), tal como consta en el inventario de El Escorial de 1574. Su amistad fue tan duradera, que su hijo Cornelis fue discípulo de Patinir, llegando incluso a ser el tutor de las dos hijas habidas con su primera mujer Francisca Buyts, hija de pintor. En 1521 contrae nuevo matrimonio con Jeanne Nuyts. Aunque se le han atribuido obras de dudosa calidad que no le pertenecen, deja una producción reducida, dada su corta vida. Alcanza gran fama especialmente por sus últimas obras, tanto por su maestría de ejecución como por su creatividad. De ello dan fe los elogios de sus contemporáneos. Sabemos que Durero en su Libro de viaje le califica como «buen pintor de paisajes». En 1540, Felipe de Guevara, amigo y consejero artístico de Car­los V y más tarde de Felipe II, en sus Co­mentarios de la pintura, le cita entre los tres más grandes pintores junto a Rogier van der Weyden y Jan van Eyck. Su pintura tuvo también gran interés para el mercado artístico. Pensemos que en Amberes, durante el siglo XVI, se trabajaba no por encargo sino para compradores que buscaban la obra terminada. Su estilo desde los comienzos está influido por El Bosco, aunque sin alcanzar la fuerza satírica del gran maestro, y en menor medida por Gérard David, de quien tomará la perfecta ejecución y quizá también el gusto por el paisaje. Su nombre aparece en dos obras de juventud, San Jerónimo (Staatliche Kunsthalle, Karlsruhe) y Huida a Egipto (Koninklijk Museum voor Schone Kunsten, Amberes). La inscripción, sin embargo, en otras tres tablas, el Bautismo de Cristo (Kunsthistorisches Museum, Viena), Paisaje con san Jerónimo y Las tentaciones de san Antonio Abad (Prado), quizá pueda deberse a añadidos posteriores. El Museo del Prado conserva, procedente del monasterio de El Escorial, uno de los conjuntos más importantes de sus obras, fundamentales para conocer el estilo de este maestro: el San Jerónimo, con un bello paisaje en una gama de verdes; El descanso en la Huida a Egipto, con un especial desarrollo de la vida rural; o la magnífica Las tentaciones de san Antonio Abad, en cuyas figuras interviene Massys, así como el incomparable paisaje de El paso de la laguna Estigia con una espléndida representación de los Campos Elíseos y del Infierno en donde funde la tradición clásica con el pensamiento religioso medieval. Desa­rrolla una imaginación poética que le permite expresar un mundo ideali­za­do o patético con profundo sentimiento. Todo ello con una técnica perfecta, con un magnífico estudio de la luz y las sombras, que en cierta manera anticipa a los grandes maestros holandeses del siglo XVII, con un excelente manejo del color en donde destaca la deliciosa gama de azules y verdes, que infunden novedad y un atractivo especial a sus obras.

Obras


 23descanso_en_la_huida_a_egipto

Descanso en la Huida a Egipto, óleo sobre tabla, 121 x 177 cm, h. 1519 [P1611]. Museo del Prado. Obra de Joachim Patinir.

María amamanta al Niño en primer plano. El atillo, el cesto y la jarra a sus pies aluden a la peregrinación de la Sagrada Familia a Egipto. San José aparece representado a la izquierda con un cántaro de leche. Distribuidos en el paisaje aparecen episodios relacionados con la Huida: la matanza de los inocentes, el milagro del campo de trigo y la destrucción de los ídolos de Heliópolis.

La idea de combinar la imagen de devoción de la Virgen con Niño, en primer plano, con la Huida a Egipto procede de maestros flamencos anteriores, como Gerard David.

El paisaje ampliamente desarrollado al elevar la línea del horizonte, denota la mano de Patinir, aunque carece de la habitual presencia de riscos. El pintor concibe la composición como una sucesión de planos horizontales escalonados en profundidad, que, unidos a las verticales que dibujan los árboles otorgan al conjunto una sensación de serenidad y calma, mayores que las que suelen mostrar las pinturas de Patinir.

Considerada obra de madurez del autor, perteneció a Felipe II, quien en 1593 la envió a El Escorial.


 24paisaje_con_san_jer_nimo

Paisaje con san Jerónimo, óleo sobre tabla, 74 x 91 cm, firmado, h. 1516-1517 [P1614]. Museo del Prado. Obra de Joachim Patinir.

El santo ermitaño está refugiado en un agudo resalte rocoso en medio de un amplio paisaje. Quita la espina al león, uno de los pasajes más repetidos de su biografía, recogida en La leyenda dorada de Jacobo de la Vorágine. Distribuidos por el paisaje se encuentran otros episodios de la vida de San Jerónimo incluidos en este texto.

Se aprecian algunas de las características más habituales de los paisajes del pintor como la elevación de la línea del horizonte, los singulares peñascos y las luces al fondo. El paisaje tiene mayor protagonismo que el propio tema hagiográfico. Esta mayor atención a la Naturaleza que a la narración es lo que convirtió a Patinir en uno de los primeros paisajistas de la pintura occidental.

Perteneció a Felipe II, quien la envió a El Escorial en 1584. Ingresó en el Museo en 1839.


 25las_tentaciones_de_san_antonio_abad

Las tentaciones de san Antonio Abad, 155 x 173 cm, firmado, 1515-1522 [P1615]. Museo del Prado. Obra de Joachim Patinir.

San Antonio se encuentra en un amplio paisaje, rodeado de tres bellas mujeres que tratan de hacerle comer la manzana del pecado. Tras ellas una vieja alcahueta representa el engaño y la inducción al mal. Un mono, animal lujurioso al igual que las jóvenes demoníacas, tira de las ropas del santo. En segundo plano se desarrollan pasajes de La leyenda dorada de Jacobo de la Vorágine (siglo XIII), con las diversas tentaciones que sufrió San Antonio por parte de demonios o hermosas mujeres desnudas tras las que se esconde el diablo.

El paisaje es típico de la producción de Patinir, con agudos peñascos en el plano medio y una elevada línea del horizonte. Aunque sólo aparece la firma de Patinir, desde la segunda mitad del siglo XVI se reconoce la participación de Quentin Massys en las figuras. El modelo de la anciana se asemeja de algún modo a su Vieja mesándose los cabellos (P03074).

Fue propiedad de Felipe II quien en 1574 la entregó a El Escorial.


 26el_paso_de_la_laguna_estigia

El paso de la laguna Estigia, óleo sobre tabla, 64 x 103 cm, 1519-1524 [P1616]. Museo del Prado. Obra de Joachim Patinir.

Esta pintura de Patinir destaca por su originalidad y su composición, distinta a la habitual, formada por planos paralelos escalonados. Favorecido por el formato apaisado de la tabla, el autor divide verticalmente el espacio en tres zonas, una a cada lado del ancho río, en el que Caronte navega en su barca con un alma.

Tomando como fuente de inspiración las representaciones anteriores del Paraíso o del Purgatorio del Bosco, decisivas en su proceso y creación final, Patinir reúne en una única composición imágenes bíblicas junto a otras del mundo grecorromano. El ángel situado en un promontorio, los otros dos, no lejos de éste, que acompañan a las almas, y algunos más, junto con otras almas minúsculas, al fondo, permiten conocer a la izquierda el Paraíso cristiano. Por el contrario, el Cancerbero parece identificar el Infierno representado a la derecha con Hades, asociándolo con la mitología griega, lo mismo que Caronte con su barca.

Patinir sitúa la escena en el momento en que Caronte ha llegado al lugar en que se abre un canal a cada lado de la Estigia, momento de la decisión final, cuando el alma a la que conduce tiene que optar por uno de los dos caminos. Debe conocer la diferencia entre el camino difícil, señalado por el ángel desde el promontorio, que lleva a la salvación, al Paraíso, y el fácil, con prados y árboles frutales a la orilla, que se estrecha al pasar la curvatura oculta por los árboles y conduce directamente a la condenación, al Infierno. El modo en que Patinir representa el alma, de estricto perfil, con el rostro y el cuerpo girado en dirección al camino fácil, que lleva a la perdición, confirma que ya ha hecho su elección y que esa es la vía que va a seguir.

A fines de la Edad Media existía toda una serie de metáforas para expresar esta idea, tanto bíblica como clásica. De todas ellas, Patinir parece haberse inspirado en el Evangelio de San Mateo.

No hay duda de que refleja en esta obra el pesimismo de una época tan turbulenta como la que le tocó vivir, en plena Reforma protestante. Al llevar a cabo esta obra, Patinir la convierte en un memento mori, en un recordatorio, a quien la contemple, para que quede avisado de que es preciso prepararse para este momento e, imitando a Cristo, seguir el camino difícil, sin hacer caso de los falsos paraísos y tentaciones engañosas (Texto extractado de Silva, P. en: Patinir, Museo Nacional del Prado, 2007, pp. 150-163).



Otras obras


 29paisaje_con_san_crist_bal_h_1520_real_monasterio_de_san_lorenzo_de_el_escorial

Paisaje con San Cristóbal (h. 1520) Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Obra de Joachim Patinir.


 30el_bautismo_de_cristo_h_1515_museo_de_historia_del_arte_de_viena

El bautismo de Cristo (h. 1515) Museo de Historia del Arte de Viena. Obra de Joachim Patinir.


 31paisaje_con_san_juan_el_bautista_predicando_leo_sobre_tabla_36_5_x_45_cm_museos_reales_de_bellas_artes_de_b_lgica

Paisaje con San Juan el Bautista predicando, óleo sobre tabla, 36.5 x 45 cm, Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica. Obra de Joachim Patinir.


 32paisaje_con_la_destrucci_n_de_sodoma_y_gomorra_ca_1520_22_5_x_30_cm_museo_boymans_van_beuningen_r_terdam

Paisaje con la destrucción de Sodoma y Gomorra, ca. 1520, 22.5 x 30 cm, Museo Boymans Van Beuningen, Róterdam. Obra de Joachim Patinir.


 34paisaje_con_huida_a_egipto_17_x_21_cm_museo_real_de_bellas_artes_de_amberes

Paisaje con Huida a Egipto, 170 x 210 cm, Museo Real de Bellas Artes de Amberes. Obra de Joachim Patinir.


 35paisaje_con_el_descanso_en_la_huida_detalle_68_x_83_cm_galer_a_strossmayer_zagreb

Paisaje con el descanso en la huida (detalle), 68 x 83 cm, Galería Strossmayer, Zagreb. Obra de Joachim Patinir.


 36san_crist_bal_con_el_ni_o_jes_s_48_x_59_5_cm_rockoxhuis_amberes

San Cristóbal con el Niño Jesús, 48 x 59.5 cm, Rockoxhuis, Amberes. Obra de Joachim Patinir.


 41assunzione_della_vergine_e_scene_della_vita_di_cristo_1510_20_ca_1434232092_758226

Assunzione della Vergine e scene della vita di Cristo, 1510-20 ca. Philadelphia Museum of Art‎. Obra de Joachim Patinir.


 42temptation_of_st_anthony

Temptation of St Anthony, c. 1515. Obra de Joachim Patinir.


 43paesaggio_con_scena_di_caccia_1530_ca

Paesaggio con scena di caccia, 1530 ca. Obra de Joachim Patinir.


 44repos_pendant_la_fuite_en_gypte

Repos pendant la fuite en Égypte. Obra de Joachim Patinir.


 45the_rest_on_the_flight_into_egypt

The Rest on The Flight into Egypt. Obra de Joachim Patinir.


 46joachim_patinir_009

Obra de Joachim Patinir, 1530


 800px_seguace_di_joachim_patinir_trittico_con_riposo_dalla_fuga_in_egitto_1500_1550_ca_01

Seguace di joachim patinir, trittico con riposo dalla fuga in egitto, 1500-1550 ca


 38tr_ptico_ca_1520_117_5_x_81_3_cm_120_7_x_35_6_cm_cada_panel_museo_metropolitano_de_arte_nueva_york

Tríptico, ca. 1520, 117.5 x 81.3 cm, 120.7 x 35.6 cm cada panel, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. Obra de Joachim Patinir.


 40descanso_en_la_huida_a_egipto_1515_1524_62_x_78_cm_gem_ldegalerie_de_berl_n

Descanso en la huida a Egipto, 1515-1524, 62 x 78 cm, Gemäldegalerie de Berlín. Obra de Joachim Patinir.


 39descanso_en_la_huida_a_egipto_32_5_49_cm_museo_nacional_de_bellas_artes_argentina

Descanso en la huida a Egipto, 32.5 × 49 cm, Museo Nacional de Bellas Artes (Argentina). Obra de Joachim Patinir.


 33paisaje_con_huida_a_egipto_ca_1524_51_x_96_cm_museo_del_hermitage_san_petersburgo

Paisaje con Huida a Egipto, ca. 1524, 51 x 96 cm, Museo del Hermitage, San Petersburgo. Obra de Joachim Patinir.


 37san_jer_nimo_en_el_desierto_ca_1520_78_x_137_cm_museo_del_louvre_par_s

San Jerónimo en el desierto, ca. 1520, 78 x 137 cm, Museo del Louvre, París. Obra de Joachim Patinir.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Joachim Patinir, también llamado de Patenier y Patinier (Dinant? h. 1480 - Amberes, 5 de octubre de 1524) fue un pintor flamenco de paisajes y temas religiosos. Se le considera precursor del paisajismo como género independiente. Continuador en la escuela renacentista de Amberes de Gerard David, aunque la iconografía mariana la toma de Lucas van Leyden y Weyden. La Naturaleza es su objetivo, el tema, un pretexto. Pasión por la gama de verdes y las composiciones de horizonte alto. El Museo del Prado le dedicó su primera exposición antológica en 2007. En su colección cuenta con cuatro obras..


Fuentes y Agradecimientos a: museodelprado.es, es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, artcyclopedia.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Saturday, 13 June 2015, 22:56; edited 7 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PATINIR 
 
J.Luis gracias por la exposición de Patinir. Ya sabes que los paisajes me gustan así que esta no va a ser menos.  [smilie=up.gif]

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PATINIR 
 
Gracias xerbar, este pintor en su époce utilizaba el motivo religioso como pretesto, para aprovechar y pintar lo que más le gustaba: el paisaje. Espero poder ver la exposición que le dedica el Prado, si voy ya comentaré mi parecer.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PATINIR 
 
Los paisajes deartista flamenco  inundan de magia y misterio el Museo del Prado, la exposición estará abierta hasta el 7 de Octubre de 2007.


Se considera a Joachim Patinir el padre del paisajismo


 00_1434228462_502269

'Paisaje con San Cristóbal' de Patinir, patrimonio Nacional de El Escorial. (Foto: elmundo)

MADRID.- El pintor flamenco Joachim Patinir, considerado el padre del paisajismo, inunda de magia y misterio las salas del Museo del Prado con 'La invención del paisaje', la primera gran exposición dedicada a este desconocido y enigmático artista que reúne hasta el 7 de octubre dos terceras partes de toda su obra.

"Solo el Prado podía reivindicar la figura de Patinir, el primer pintor que concede al paisaje un papel autónomo, con una exposición que difícilmente podrá repetirse", explicó el director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, en la inauguración de la exposición en Madrid.

Joachim Patinir (1495-1524) es un artista "original, peculiar y fascinante; con una obra llena de magia y que cientos de años después sigue emocionando", señaló Alejandro Vergara, comisario de la exposición y jefe del departamento de arte flamenco del museo madrileño, que ha conseguido reunir en 'La invención del paisaje' veintidós de las veintinueve obras atribuidas a este artista flamenco.

Este desconocido y enigmático artista, del que se tienen pocos datos biográficos, es el primero que cultiva el paisaje con tal éxito "que su manera de pintar se convierte en un género", señaló Vergara, quien destacó el contenido espiritual e intimista de una obra que "sigue alimentando la imaginación del público a pesar del paso del tiempo".

Patinir seduce al visitante con el halo onírico y enigmático de sus obras, una paleta protagonizada por una hipnótica gama de azules y vivos colores, y una temática que gravita sobre la lucha entre el bien y el mal, el vicio y la virtud; y una estética que guarda cierta semejanza con El Bosco, contemporáneo suyo.

Primera gran exposición

El Museo del Prado era "el único" centro artístico que podía organizar esta primera monografía del pintor, aseguró Gabriele Finaldi, director adjunto de conservación e investigación del museo, y es que seis de las pinturas del limitado catálogo de este artista permanecen "secuestradas" en Madrid: cuatro en el museo madrileño, uno en el Thyssen y otra de sus obras más importantes, 'Paisaje de San Cristóbal', en el Monasterio del Escorial.

Esta última conforma el corazón de 'La invención del paisaje', junto con los cuadros 'El paso de la laguna Estigia' y 'Las tentaciones de San Antonio Abad', ambos del Museo del Prado.


 01_1434228506_129022

'Tríptico con San Jerónimo penitente' de Patinir. (Foto: elmundo)

La exposición también incluye obras de la talla de 'Martirio de Santa Catalina y Bautismo de Cristo', del Kunsthistorisches Museum de Viena, 'El Tríptico con la penitencia de San Jerónimo' del Metropolitan Museum de Nueva York, o el 'Paisaje con la huida de Egipto' del Museo de Amberes, así como 'Tríptico de San Jerónimo' y 'Paisaje con la crucifixión', estos dos últimos, recientemente atribuido al artista flamenco.

Patinir cristaliza en sus cuadros la tensión entre "el mundo terrenal pecador y un más allá sorprendentemente bello", arguyó Vergara, para quien las figuras representadas en estas obras -normalmente pintadas por otros autores-, son "peregrinos que avanzan por un mundo, en el que sortean los obstáculos del diablo".

El Prado completa esta monografía de Patinir con veintiséis obras de sus más importantes precursores y seguidores como fueron El Bosco, Van der Weyden o Durero, quien definió a su colega flamenco como "el buen pintor de paisajes".

La opaca trayectoria de Patinir se desarrolla durante nueve años en uno de los mercados artísticos más competitivos que jamás haya existido: la Amberes del siglo XVI, una ciudad en la que convivían trescientos artistas, en una urbe que no superaba los cincuenta mil habitantes.

En un escenario de estas características este artista flamenco, del que se tienen muy pocos datos biográficos, ofreció "un producto nuevo e innovador" que, combinado con su especial sensibilidad, tuvo un éxito sin precedentes en la etapa conocida como Renacimiento Nórdico.

"Esta monografía no es un capricho del Prado, sino una exposición que invita al público a conocer a este desconocido artista con ojos de apasionado por el arte", indicó Vergara, que recordó que la comunidad artística internacional viene reivindicando desde hace años la necesidad de una gran exposición de Patinir.

'La invención del paisaje' acercará al gran público a Patinir, un artista que, "si ayer era un desconocido, hoy tenemos la seguridad de que dentro de varios meses será un nombre reconocido y admirado", aseveró Finaldi.


elmundoe.es



 

Una gran exposición que los amantes de la pintura que pasen por Madrid no deben de perderse.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Saturday, 13 June 2015, 21:49; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PATINIR 
 
Bueno ya lo tengo decidido, este próximo domingo 7 de Octubre, visitaré nuevamente el Prado... y por supuesto la exposición de Patinir, que precisamente termina ese día.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: PATINIR 
 
Esta mañana, me he pasado por el Prado a dar una vuelta y además volver a ver la exposición de Patinir, es fantástica y he podido deleitarme con sus paisajes con motivos religiosos. Son una pasada, hoy ha terminado la exposición de este genial pintor.

He añadido al tópic nuevas imágenes.



Enlace de la exposición:

https://www.museodelprado.es/exposi...on-del-paisaje/



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events