Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
CONSTABLE, JOHN
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post CONSTABLE, JOHN 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al gran pintor inglés John Constable . Se dedicó sobre todo al estudio del paisaje rural inglés y desarrolló una sofisticada técnica autodidacta. Sus obras influyeron mucho en los pintores franceses y en el movimiento impresionista.

1411401904_483235_1411402437_sumario_normal John Constable. Inglaterra. (1776-1837) Nació en East Bergholt, en el condado de Suffolk, el 11 de Junio de 1776. Empezó a estudiar pintura en Londres en la Royal Academy Schools, pero mas bien, aprendió a pintar por si mismo.

Fue un famoso pintor de paisajes. La región de Suffolk fue el tema preferido de sus paisajes, hasta el punto de que el área de Dedham Vale en Suffolk se conoce como el país de Constable. Su obra más famosa es El carro de heno.

Vida: Era el segundo hijo varón de Golding y Ann Constable. Su padre era un rico molinero y un miembro muy relevante en su comunidad. Asistió a algunas clases, aunque básicamente fue autodidacta. Dado que su hermano mayor poseída cierta deficiencia mental, su educación se centró en seguir los pasos de su padre y al terminar el colegio comenzó a trabajar en el negocio familiar. Finalmente sería su hermano pequeño quien se haría cargo de éste.

En 1795 llegó a Londres para trabajar como dibujante topográfico. En 1797 traba amistad con la familia Fisheren, en cuya casa de Salisbury estará en varias ocasiones. El mayor de los Fisheren, obispo de Salisbury, con el tiempo le encargará una vista de la Catedral de Salisbury. En 1799, incitado por su primer mecenas el duque de Dysart, convence a su padre para que le permita estudiar en la Academia Real de Londres.

Entre los autores que más le inspiraron durante este primer periodo, están Thomas Gainsborough, Joshua Reynolds, Claudio de Lorena, Peter Paul Rubens, Annibale Carracci y Jacob Ruysdael. En 1802 expone por primera vez en la Real Academia. A partir de entonces expondría con regularidad, progresando con cierta lentitud.

En 1802 rechazó ser profesor de dibujo en la universidad militar de Marlow, ya que había decido hacerse pintor paisajista profesional. En estos primeros años se dedica especialmente a trabajar con acuarela, tiza y lápiz, interesándose especialmente por el dibujo, plasmando senderos, cabañas y puentes de las cercanías de su entorno. Paulatinamente su visión pintoresca de la naturaleza va dejando paso a una pintura más naturalista que se aleja de los estereotipos. Para entonces ya tenía la práctica de pintar al aire libre. Aunque su padre le mantiene, para conseguir algo de dinero se dedica al retrato, a la copia de los clásicos y a la pintura religiosa.

En 1806 estuvo en el Lake District, que ocasionaron una serie de acuarelas en el estilo de Thomas Girtin. Conoció entonces al poeta Wordsworth.

Decidió pintar su primer paisaje al aire libre en 1810, siendo uno de los primeros en hacerlo. En 1819 viajó a Venecia y Roma, ciudades en las que conoce los paisajes clasicistas de Claudio de Lorena y las recreaciones de Nicolas Poussin. En 1819 fue nombrado miembro asociado de la Real Academia. A partir de esta época frecuentó Hampstead, donde, en los años 1821 y 1822, hizo una serie de estudios de nubes anotando la hora y la fecha exacta de la realización y, a menudo, incluso el tiempo que hacía.

Se enamoró de Maria Bicknell, una muchacha de la localidad con quien pudo casarse en 1816 tras cinco años de oposición por parte del padre de ella. Tuvieron siete hijos. Fue un matrimonio excepcionalmente feliz, oscurecido sólo por la precaria salud de su mujer. En un intento de mejorarla, acudieron a Brighton en 1824. Allí Constable estudió los cambios atmosféricos, lo que llamaba "el claroscuro de la naturaleza", es decir, la gradación de tonalidades de la luz natural.

Entre 1816 y 1825 produce grandes obras maestras:La bahía de Weymouth, La inauguración del puente de Waterloo, Caballo blanco, La catedral de Salisbury y Carreta de heno. Esta última obra obtuvo la medalla de oro en el Salón de 1824, en Paris. La crítica lo acogió elogiosamente, considerándolo como un ejemplo de vanguardia en la representación naturalismta del paisaje.

A partir de aquel momento fue un gran impulsor de la técnica de dividir las pinceladas para expresar las variaciones de la luz. Influyendo de manera significativa en Delacroix, Géricault y los pintores de la Escuela de Barbizon, clave para el futuro nacimiento del impresionismo.

El artista, consagrado tardíamente en su propio país, finalmente fue elegido en 1829 miembro de la Academia Real. Sin embargo, ese es el mismo año en el que su esposa Maria murió de tuberculosis, sumiéndolo en la depresión y hecho del que Constable nunca se recuperó. En 1833 comenzó a impartir clases sobre la historia del paisaje en la Real Academia que revelan un profundo conocimiento de la obra de sus predecesores.

Falleció en Londres a la edad de 62 años el 31 de Marzo de 1837.

Obra: Al principio de su carrera pintó retratos y algunos cuadros religiosos. Pero a partir de 1820 se dedicó casi exclusivamente a los paisajes. El tema de sus cuadros eran sus paisajes más familiares: Suffolk, Essex y Brighton. Se le considera el gran renovador del paisajismo inglés.

Se preocupaba por el paisaje y, sobre todo, de los efectos ambientales de la luz sobre la naturaleza. Elige paisajes con nubes inestables en los que el aspecto cambia de un momento a otro. Constable afirmó: «La forma de un objeto es indiferente; la luz, la sombra y la perspectiva siempre lo harán hermoso»

Su técnica resulta renovadora: pequeñas manchas y trazos superpuestos. Aplica una pasta espesa, a veces con espátula, lo que le aleja de la limpieza y luminosidad de otros artistas británicos de la época, cultivadores de la acuarela, técnica más de moda.

- Valle de Dedham (1802), Victoria and Albert Museum, Londres.
- Vista de Epsom (1809), Tate Gallery, Londres.
- Casa de Willy Lot (h. 1810-15), Victoria and Albert Museum, Londres.
- Esclusa y granjas sobre el Stour (h. 1811), Victoria and Albert Museum, Londres.
- Valle de Dedham (1811), col. particular.
- Construcción de barcos cerca del Molino de Flatford (1814), Victoria and Albert Museum, Londres.
- La bahía de Weymouth (h. 1816). Hay varios cuadros con este tema.
- Molino de Flatford (1817), National Gallery, Londres.
- El caballo blanco (1819), Colección Frick, Nueva York.
- Castillo de Hadleigh (1819), col. Mellon, Nueva York.
- El molino de Dedham o Dedham Mill, Essex (1820), Victoria and Albert Museum, Londres.
- La casa del almirante, en Hampstead (h. 1820), Tate Gallery, Londres.
- El carro de heno o La carreta de heno (1821), National Gallery, Londres.
- Vista sobre el Stour (1822), col. particular.
- La catedral de Salisbury, vista desde el jardín del palacio arzobispal (1823). De la catedral de    Salisbury hay varias versiones. Una de ellas se encuentra en el Victoria and Albert Museum de Londres, otra en el Museo de Arte de Sao Paulo (Brasil).
- El caballo saltando (1825), Royal Academy, Londres.
- Catedral de Salisbury vista a través de los campos (1831), col. particular.
- Granja en el valle (1835).

Sin duda es uno de los grandes pintores paisajistas y naturalistas, espero que os guste la recopilación que he realizado.






Algunas obras



user_50_el_carro_de_heno

El carro de heno (1821). Su mejor obra o al menos la más conocida. Constable es el pintor de lo que fluye, del instante que pasa. En este cuadro vemos las diferentes iluminaciones que aparecen en el paisaje en un mismo instante. El color se encuentra armonizado en ocres y verdes. Esta obra fue expuesta en el Salón de la Academia, que luego se traslada a París. Esta fue la obra que motivó el cambio de fondo en La matanza de Quíos.

La carreta de heno o El carro de heno (The Hay Wain, en inglés) es un conocido cuadro del pintor romántico británico John Constable. Está datado en 1821. Se trata de un óleo sobre tela que mide 130,5 centímetros de alto por 185,5 centímetros de ancho. Actualmente se conserva en la National Gallery de Londres, Reino Unido.

Muestra un carro o carreta de heno cerca de Flatford Mill (El molino de Flatford) sobre el río Stour en Flatford, Suffolk, donde Constable pasó su infancia. El molino de Flatford pertenecía al padre de Constable y la casa del lado izquierdo pertenecía a un vecino, Willy Lott (un agricultor arrendatario), del que se decía que había nacido en la casa y nunca la había abandonado por más de cuatro días en toda su vida. El cottage de Willy Lott ha sobrevivido hasta el día de hoy prácticamente sin alteraciones, pero no queda ninguno de los árboles que pueden verse en el cuadro. El nivel del agua es también más alto puesto que esa zona de East Anglia se ha hundido en el mar un pie (30 cm) desde la época de Constable.

En primer plano, dos figuras vadean el río conduciendo un carro de heno, viejo y destartalado. No aparece, sin embargo, heno, sino que está vacío. Parece haberse atascado en una zona de agua estancada. Dos caballos tiran del carro. Aparece un perro, lo que pone de manifiesto el interés de Constable por los detalles. Al fondo se pueden ver amplios campos de heno. Una luz cálida baña toda la composición.

Constable presenta en sus paisajes la vida campesina tal como lo veía, con sencillez, sin idealizaciones. Transmite la imagen de un universo natural, en el que el ser humano, los animales y el paisaje conviven en armonía. Como en todas las obras de Constable, destaca el estudio del cielo y la luz. Las condiciones atmosféricas muestran un cielo típicamente inglés, cubierto de nubes, que pasa en seguida de la lluvia al sol.

De hecho, John Constable escribió en una carta dirigida a un amigo:

El paisajista que no hace a los cielos una parte material de su composición, niega en vano a uno de los más grandes apoyos....El cielo es la fuente de luz en la naturaleza, y gobierna todo.

Para facilitar la realización de su cuadro, Constable pintó al aire libre varios estudios en óleo de cada uno de los elementos que componen su cuadro, percibiendo la luz en su estado natural y sin la artificialidad que se obtiene cuando se ejecuta la pintura en el taller. Muchos de estos bocetos revelan una pincelada espontánea, que podría categorizarse dentro del impresionismo. Sin embargo, la versión final de la pintura de Constable perdió la pincelada suelta de los bocetos, ya que debía adaptarse a los fundamentos promulgados por la Academia de Bellas Artes.


user_50_boceto_ejecutado_por_constable_como_referencia_para_su_pintura_la_carreta_de_heno

Boceto ejecutado por Constable como referencia para su pintura La carreta de heno.

La carreta de heno es reverenciada en la actualidad como una de las mejores pinturas británicas, pero cuando se mostró originalmente en la Royal Academy en 1821, con el título de Landscape: Noon (Paisaje: Mediodía), no consiguió encontrar comprador. Esta obra, sin embargo, causó sensación entre los pintores románticos franceses, especialmente en Géricault y Delacroix, por su frescura cromática y por la libertad de su factura.

Théodore Géricault la vio en su visita a Londres y muy pronto comenzó a alabar a Constable en París, donde un marchante, John Arrowsmith, compró cuatro pinturas, incluida La carreta de heno, que se exhibió en el Salón de París de 1824. En esa exposición, La carreta de heno fue distinguida con una medalla de oro que le dio el rey Carlos X de Francia, y un molde de escayola del mismo se incorporó al marco del cuadro. Las obras de Constable en la exposición inspiraron a una nueva generación de pintores franceses, incluyendo a Eugène Delacroix.

Sobre el colorido de Constable, Delacroix escribió en su diario: «Lo que él dice aquí sobre el verde de sus prados puede aplicarse a cada uno de sus tonos». Delacroix decidió cambiar el tono de La matanza de Quíos (1824) después de ver los Constable en la Galería Arrowsmith, que dijo que le había hecho mucho bien.

El cuadro fue votado como la segunda mejor pintura en el Reino Unido en una consulta de 2005 organizada por el programa Today en septiembre de 2005.



user_50_la_esclusa_de_john_constable_1824_leo_sobre_lienzo_142_2_x_120_7_cm_colecci_n_carmen_thyssen_bornemisza_en_dep_sito_en_el_museo_thyssen_bornemisza_de_madrid

La esclusa de John Constable. 1824. Óleo sobre lienzo, 142,2 x 120,7 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. El cuadro representa la esclusa del Molino de Flatford en el río Stour. Constable estaba familiarizado con este lugar desde su niñez, puesto que el molino era propiedad de su padre. El valle del río Stour en Suffolk, sus campos, y su gente son motivos frecuentes en la obra de Constable. En todas las obras que el artista presentó en la Royal Academy desde 1812 hasta 1825 aparecen vistas de dicho valle. Entre ellas se incluye un grupo de lienzos de grandes dimensiones («sixfooters», como los llamaba el artista, aunque no todos midiesen seis pies) que constituían para Constable una especie de resumen y exponente máximo de sus aspiraciones artísticas

Estos. grandes lienzos, destinados a la exposición anual de la Royal Academy, eran objeto de una larga elaboración. Se basaban en numerosos estudios previos. Típicamente, además, Constable preparaba un boceto al óleo a tamaño real, ejecutado de modo somero, en el que comprobaba los efectos de masas de luz y color. Para preparar La esclusa, Constable, que por entonces vivía en Hampstead, junto a Londres, se trasladó en la primavera de 1823 a hacer apuntes a su casa familiar en Dedham, en el valle del río Stour. Más tarde, pasadas las Navidades de ese año, emprendió el boceto a tamaño real, que se encuentra actualmente en el Philadelphia Museum of Art.

Durante la ejecución de la obra definitiva, Constable hizo tres cambios que conviene señalar. El primero fue añadir el grupo de árboles que se ve a la derecha y que no existían en realidad, como se deduce de los apuntes que el artista había hecho in situ el año anterior. El segundo cambio afecta al estado de la esclusa. Los vecinos de Dedham y de los pueblos vecinos del valle llevaban muchos años quejándose del lamentable estado de la esclusa del río Stour. Pues bien, en 1823, cuando Constable hizo los primeros apuntes, las protestas habían sido escuchadas, y la esclusa estaba ya reparada. Sin embargo, al ejecutar el lienzo final Constable representa la esclusa en el estado ruinoso con que la había conocido en su niñez

El. tercer cambio afecta a la postura del hombre de chaleco rojo que está manejando el mecanismo de la compuerta. En otras obras anteriores, y también en los primeros bocetos de la que aquí comentamos, Constable pinta a otros personajes dedicados a la misma tarea, pero los representa siempre informalmente. Para la versión final, en cambio, Constable abandona las observaciones del natural para acudir al repertorio académico. La figura del barquero está extraída en efecto de un dibujo académico de desnudo masculino que el artista había llevado a cabo quince años antes en Londres. Y es que ahora esa figura es el centro de la composición. Para darle mayor énfasis, Constable relaciona su silueta vertical con la torre de la iglesia de Dedham, perceptible en la lejanía. Si se compara el boceto a tamaño real y la obra final, se detecta otro cambio ligero, pero importante, en la postura de esa figura: en el primero, el hombre apoya los dos pies en el suelo, mientras que en la segunda apoya la rodilla izquierda en el mecanismo de la compuerta. Con ello el pintor resalta el carácter épico de su acción, subrayando la unidad interna de un esfuerzo físico que requiere la participación de todo el cuerpo del protagonista

El. efecto del cuadro es inseparable del tratamiento de la luz, que parece moverse mientras el cielo cambia ante nuestros ojos. El artista de referencia para este tratamiento de la luz bajo cielos cambiantes era, naturalmente, Jacob van Ruisdael. Constable usa en este cuadro otros recursos tomados en préstamo de Ruisdael, como por ejemplo su manera de representar el agua en movimiento mediante empastes de óleo blanco para conseguir un efecto de espuma tumultuosa o las veladuras que reproducen en reflejo irisado de las viejas maderas mojadas (véase, por ejemplo, Dos molinos de agua con una compuerta abierta, obra de Ruisdael fechada en 1653, hoy en el Paul Getty Museum). Al mismo tiempo, tenemos buenas razones para pensar que la idea del grupo de árboles inventado de la derecha tiene su origen en Claudio de Lorena.

Por la influencia del modelo pictórico de Ruisdael, y por el tratamiento de la luz este cuadro es un hito en la carrera artística de Constable. Por otra parte, la sustitución del paisaje real por uno que recuerda la niñez del artista pone de manifiesto su sensibilidad romántica. También es significativa la convergencia entre la autenticidad biográfica del paisaje rural y la naturalidad del trabajo del campo. El efecto es la evocación de una especie de paraíso, amenazado por el desarrollo urbano

En. 1825 The British Institution decidió sustituir su exposición anual de maestros antiguos por una muestra de obras de arte contemporáneas, de artistas británicos vivos, e invitó a Constable a participar. Entusiasmado con la idea de que las obras antiguas cedieran su lugar a las modernas, Constable envió lo que consideraba sus tres mejores «sixfooters» hasta la fecha: El caballo blanco (1819), El molino de Stratford (1820) y La esclusa (1824)

Tomás. Llorens / museothyssen.org



 coe14007

El caballo blanco. 1819, Óleo sobre lienzo, 131 x 188 cm. Colección Frick, Nueva York.  A la exposición de la Royal Academy del año 1819 Constable presentó este sensacional lienzo que contemplamos, uno de los siete "six-foot" que el artista pintó para conseguir aumentar su prestigio y su fortuna. Tras el fracaso cosechado con el Molino en Flatford, en esta ocasión sí consiguió vender su trabajo. El comprador sería su buen amigo John Fisher, pagando por el cuadro unas cien guineas, una décima parte de los que se pagaba por un cuadro de Turner.
Al igual que el resto de los compañeros de la serie, El caballo blanco es una escena más de la vida cotidiana en el valle del Stour, la región de procedencia de Constable y ante la que se sentía verdaderamente motivado para pintarla. Bien es cierto que estas obras fueron realizadas en Londres, pero tomando como punto de partida un buen número de bocetos, apuntes y dibujos pintados por Constable entre 1810 y 1816.

En la zona de la izquierda de la composición podemos observar la barcaza que transporta el caballo que da título a la obra, escena habitual en la vida diaria de la región de Suffolk. El amplio río se convierte en el segundo protagonista, mostrado desde un punto de vista elevado y representando en él unos magníficos reflejos. En segundo plano observamos las casas típicas de la zona -una de ellas es la de Willy Lot, la más representada por Constable - entre elevados árboles que se recortan ante el cielo nublado. Unas vacas se bañan en la orilla del río, resultando uno de los toques pintorescos del conjunto, sacado de la pintura de Gainsborough.

Los efectos lumínicos se convierten en uno de los elementos principales del conjunto, creando acertados contrastes de luz y de sombra que conforman "una plácida representación de una mañana gris de verano" en palabras del pintor. La minuciosidad y el detallismo a la hora de mostrar los diferentes elementos serán otros de los puntos favorables de este cuadro, que llegó a ser comparado con Turner en su momento. Sin duda, Constable ha sabido asimilar la influencia de los clásicos -Claudio de Lorena, Poussin, Rembrandt, Rubens,...- para alcanzar una pintura tremendamente personal, cargada de naturalismo -"la pintura es una ciencia y debe practicarse como una investigación en las leyes de la naturaleza" escribió en una ocasión- que servirá de punto de partida para los maestros de la Escuela de Barbizón y, por extensión, a los impresionistas.

“Una serena mañana gris de verano”: así describió el propio John Constable 'El caballo blanco', sensacional crónica de la vida de la Inglaterra rural y sus elementos particulares. Aunque para la mayoría de críticos “El carro del heno” es la obra maestra del artista, no hay duda de que “El caballo blanco” fue la obra más apreciada por el pintor inglés. El propio Constable afirmó que “hay en la vida una, tal vez dos o incluso tres pinturas en la que uno pone un interés especial: ésta es la mía”. Esta pintura supuso el primer gran éxito de John Constable, y su ingreso en la Real Academia del Arte. Esta obra es la que más me gusta.



user_50_0john_constable_dedham_vale_1802_oil_on_canvas_victoria_and_albert_museum_london

Dedham Vale. 1802, oil on canvas, Victoria and Albert Museum, London. Valle de Dedham (Dedham Vale) es un cuadro del pintor romántico británico John Constable. Está datado en 1802. Se trata de un óleo que se conserva actualmente en el Victoria and Albert Museum de Londres, Reino Unido.

El valle de Dedham está oficialmente considerado Zona de Belleza Natural Destacada. Se encuentra en el límite entre Essex y Suffolk, en el este de Inglaterra. Comprende la zona alrededor del río Stour entre Manningtree y Bures, incluyendo el pueblo de Dedham en Essex. Esta zona es conocida desde los tiempos en que John Constable aún vivía como Constable Country (El país de Constable), pues se hizo famoso por las obras de este pintor.

Entre los distintos trabajos de John Constable que representan el Valle de Dedham, se encuentra este cuadro de 1802, conservado en el Museo Victoria y Alberto de Londres.



 02_1411459767_980608

El molino de Dedham (Dedham Mill) es un cuadro del pintor romántico británico John Constable. Está datado en 1820. Se trata de un óleo sobre tela que mide 53,7 centímetros de alto por 76,2 centímetros de ancho. Actualmente se conserva en el Victoria and Albert Museum de Londres, Reino Unido. Constable pintó este molino, que perteneció a su padre, el molinero Golden Constable, en tres ocasiones, entre 1818 y 1820. El propio pintor trabajó allí durante su niñez.



user_50_0el_maizal

El maizal (en inglés, The Cornfield) es un cuadro del pintor romántico británico John Constable. Está datado en 1826. Se trata de un óleo que mide 143 cm de alto por 122 cm de ancho. Se encuentra en la National Gallery de Londres, Reino Unido.

Fue mostrado por vez primera en la exposición de la Royal Academy de 1826. Se cree que mostraba un sendero desde East Bergholt hacia Dedham, Suffolk. El paisaje de la zona fue objeto de muchos cuadros de Constable, entre ellos, Valle de Dedham.

Por este sendero campestre camina un rebaño de ovejas. A la parte izquierda de la composición hay un pastorcillo que bebe en un estanque, junto a un asno; por ello Constable se refería esta pintura como «The Drinking Boy» (El chico bebiendo).

El dibujo de los árboles que están a los lados del lienzo se abre y deja entrever a los campesinos trabajando en un campo de cereal que da título al cuadro.



user_50_0la_catedral_de_salisbury_vista_desde_el_jard_n_del_palacio_arzobispal

La catedral de Salisbury, vista desde el jardín del palacio arzobispal, (1828), Nationalgalerie, Staatliche Museen, Berlín. La catedral de Salisbury, vista desde el jardín del palacio arzobispal es un cuadro del pintor romántico británico John Constable. Está datado en 1828. Se trata de un óleo sobre tela que mide 34 centímetros de alto por 44 centímetros de ancho. Actualmente se conserva en la Nationalgalerie de los Staatliche Museen en Berlín (Alemania).

La catedral de Salisbury protagonizó varias pinturas famosas de John Constable. Las vistas que se reflejan en estos cuadros han cambiado muy poco en casi dos siglos. Fue John Fisher, el obispo de Salisbury, quien encargó esta pintura a su amigo Constable, siendo también quien escogió la vista desde la que debía pintarse la catedral.

Como gesto de aprecio, Constable incluyó al obispo y a su esposa en el lienzo. Sus figuras pueden verse en la parte inferior izquierda de la pintura, detrás de una valla y bajo las sombras de los árboles. Constable reconoció que es el cuadro que le resultó más difícil, pues tuvo que atenerse a las instrucciones del comitente. Los dos árboles que forman un marco natural para la iglesia, detrás de ellos e iluminada por el sol, forman una composición artificiosa. Se pretende así transmitir armonía entre la naturaleza y la obra humana.



user_50_granja_en_el_valle_the_valley_farm

Granja en el valle (The Valley Farm). Granja en el valle es un cuadro del pintor romántico británico John Constable. Está datado en 1820. Se trata de un óleo sobre tela que mide 147,3 centímetros de alto por 125 centímetros de ancho. Actualmente se conserva en la Tate de Londres, Reino Unido.

Esta obra fue realizada por Constable y retocada varias veces, ya que no acababa de quedar satisfecho con el «granizo» y la «nieve» que cubrían el lienzo y por el que fue especialmente criticado. La nieve de Constable es una técnica usada por él que se hizo famosa, idónea para traducir los cambios atmosféricos. La expuso en la Royal Academy y después siguió trabajando en ella. Antes de ser acabada la vendió a Robert Vernon por 300 libras, la mayor cantidad que obtuvo por una obra.

Se representa aquí la casa del campesino Willy Lott en Flatford, que también aparece en La carreta de heno. Se trata de una casa en el valle del río Stour. Es una vista romántica de un paisaje otoñal, dominado por tonos marrones y dorados. Carece de la luminosidad brillante de las obras maestras de Constable.



user_50_la_bah_a_de_weymouth

La bahía de Weymouth es un cuadro del pintor romántico británico John Constable. Está datado hacia 1816. Se trata de un óleo sobre tela que mide 53 centímetros de alto por 75 centímetros de ancho. Actualmente se conserva en la National Gallery de Londres (Reino Unido).

Varias son las obras de John Constable dedicadas a la bahía de Weymouth. Esta en concreto se titula Weymouth Bay: Bowleaze Cove and Jordon Hill.

En octubre de 1816, Constable pasó su luna de miel en el pueblo de Osmington cerca de la ciudad costera de Weymouth en Dorset, invitado por su amigo John Fisher, que más tarde sería obispo de Salisbury. La idea para esta pintura data de este periodo. La pintura muestra una vista de la bahía de Weymouth en la costa meridional de Inglaterra, mirando hacia el Oeste. La pintura incluye Jordon Hill y el pequeño río Jordan que discurre sobre la playa, con el Furzy Cliff detrás. Un hombre con un rebaño de ovejas recorre el plano medio de la obra.

De este paisaje pintó un boceto sobre el terreno y, después, dos versiones de mayor tamaño. De La bahía de Weymouth hay, pues, tres versiones: la de la National Gallery, la del Louvre y la del Museo Victoria y Alberto, que se considera la más antigua de las tres. La versión titulada Osmington Shore se exhibió por Constable en la British Institution en 1819.

Se trata de un paisaje más desolado y salvaje que pintase nunca Constable. Anteriormente, se había centrado en pintar el campo, pero estas obras de Weymouth Bay, en las que pinta a orillas del mar, suponen una novedad. Es un paisaje vulgar, no especialmente bello. Pero destaca sobre todo por las extrañas condiciones atmosféricas con el amplio cielo cargado de nubes y la luz difusa que baña el panorama. El propio Constable se calificaba a sí mismo como pintor de la historia natural de los cielos, enfatizando así su manera de abordar el tema mediante el arte, el sentimiento y la sinceridad.



user_50_0boat_building_near_flatford_mill

Construcción de una barca (Boat Building Near Flatford Mill). 1815. Óleo sobre lienzo. 50,8 x 61,6 cm. Victoria and Albert Museum. London. John Constable fue un artista fuera de lo habitual en el panorama británico. Extremadamente detallista y concienzudo en la preparación de sus lienzos, fue tachado de exhibir un estilo demasiado suelto. Es cierto que Constable trabajaba exhaustivamente en dibujos preparatorios, pero también que trabajó directamente del natural, a "plein air", como se le llamaba entonces, anticipándose al impresionismo. Constable trabajó en este cuadro directamente de un modelo real, aunque con frecuencia terminaba y retocaba los lienzos en su taller. En el paisaje podemos apreciar la habitual estructura del pintor para disponer los elementos: un primer plano con la presencia del ser humano, normalmente enfrascado en su labor, un plano medio con la presencia de agua, bien sea un río, un estanque o la niebla, y el fondo, con un amplio y transparente cielo azul. La misma estructura la encontraremos en un cuadro como la Vista de Dedham.



user_50_catedral_de_salisbury_vista_a_trav_s_de_los_campos

Catedral de Salisbury vista a través de los campos (1831), col. particular, en depósito en la National Gallery de Londres. La catedral de Salisbury vista a través de los campos (en inglés, Salisbury Cathedral from the Meadows) es un cuadro del pintor romántico británico John Constable. Está datado en 1831 (otras fuentes señalan 1829). Se trata de un óleo que mide 151,8 cm de alto por 189,9 cm de ancho. Pertenece a una colección particular y está en depósito en la National Gallery de Londres, Reino Unido.

Fue pintado con posterioridad al fallecimiento de la mujer del pintor, hecho ocurrido en 1829 y que le dejó muy afectado, lo que se refleja en esta obra, considerada su última obra mayor.

Más tarde añadió nueve versos de Las estaciones del poeta del siglo XVIII James Thomson que ponen de manifiesto el significado de la pintura: Que el arco iris es un símbolo de esperanza después de una tormenta que sigue a la muerte de la joven Amelia en los brazos de su amante Celadon.

Esta pintura era una afirmación personal de sus turbulentas emociones y sus cambiantes estados de ánimo. También se le han atribuido posibles significados políticos, uno de ellos el choque entre la industrialización y la naturaleza, representado a través del choque de elementos.

Parte del simbolismo de esta obra incluye:

- Sepultura: símbolo de muerte
- Fresno: símbolo de vida
- Iglesia: símbolo de fe y resurrección
- Arco iris: símbolo de optimismo renovado


user_50_catedral_de_salisbury_vista_a_trav_s_de_los_campos

Catedral de Salisbury vista a través de los campos de  John Constable. 1831. Óleo sobre lienzo, 147 x 189 cm. Museo:National Gallery de Londres. La relación de Constable con el obispo de Salisbury, John Fisher, se inició gracias al sobrino de éste -que por cierto se llamaba igual- quien era uno de los mejores amigos del pintor. Ya en 1821 Constable había realizado una primera vista de la catedral desde los campos del obispo que no había sido del agrado del cliente. Volverá a realizar diferentes vistas del templo que culminarán en este lienzo que contemplamos, presentado a la exposición de la Royal Academy de 1831 pero retocado años después.

Y es que para una ideología conservadora como la que hacía gala Constable, la Iglesia era uno de los pilares del Estado, eligiendo como símbolo de este planteamiento uno de los edificios más importantes de Inglaterra: la catedral gótica de Salisbury cuya elevada aguja se construyó posteriormente. En la década de 1820 los gobiernos liberales intentaron sacar adelante una serie de leyes liberalizadoras que contaron con la absoluta oposición de los conservadores, entre ellos Constable y Fisher. El arco iris que contemplamos tras el templo podría ser una alusión a los gobiernos de tendencia más conservadora que se imponían en esos años de la década de 1830, aunque posiblemente no se trate más que de un efecto atmosférico tan del gusto del artista, incluyendo así efectos de luz y sombra. El excelente cielo tormentoso ve como un brillante arco iris -tomado de las obras de Rubens y Ruysdael- lo rompe para crear un acertado contraste que acentúa el aspecto tenebroso de la escena. La impresionante mole de la catedral recibe una iluminación malva -claro antecedente de los impresionistas-. En primer plano y vadeando el río observamos una carreta tirada por tres caballos, recordando las escenas del Stour, mientras que un pescador aparece en la zona de entre las cañas. En la zona de la izquierda, entre los árboles, observamos un cementerio, motivo romántico por excelencia. La descompensación hacia la izquierda es muy habitual en estos años, dejando en la derecha una amplia perspectiva bañada por los primeros rayos del sol, tras la tormenta de verano, resaltando las tonalidades de la hierba.

Como bien podemos observar, las pinceladas son rápidas y empastadas en algunas zonas del lienzo, especialmente el cielo, ofreciéndonos Constable en esta obra la culminación de su estilo al presentar elementos pintorescos, naturalistas y expresionistas.  



user_50_0la_abad_a_de_westminster_y_el_palacio_lambeth

La abadía de Westminster y el palacio Lambeth. Obra de John Constable


 14_1411461076_370780

Brighton beach with colliers. 1824. Oil on paper. 14,9 x 24,8 cm. Victoria and Albert Museum. London. Obra de John Constable


 13_1411461020_821393

Chain Pier, Brighton. 1827. Óleo sobre lienzo. 127 x 183 cm. Tate Gallery. Londres. Obra de John Constable


 12_1411460952_771541

Cloud study. 1822?. Oil on paper. 11,4 x 17,8 cm. Victoria and Albert Museum. London. Obra de John Constable


 11constable_dedham_vale_with_ploughman_1814

Deaham Vale with ploughmen (ploughing scene in Suffolk). 1814. Obra de John Constable


 09_1411460814_345369

Dedham Mill. 1810-15. Oil on paper. 18,1 x 24,8 cm. Victoria and Albert Museum. London. Obra de John Constable


user_50_0flatford_mill

Flatford Mill. 1817. Óleo sobre lienzo. 101,7 x 127 cm. Tate Gallery. London. Obra de John Constable


user_50_0flatford_mill_from_a_lock_on_the_stour_1817_leo_sobre_lienzo_101_7_x_127_cm_tate_gallery_london_1338369005_939185

Flatford Mill from a Lock on the Stour. 1811. Óleo sobre lienzo. 24,8 x 29,8 cm. Victoria and Albert Museum. London. Obra de John Constable


user_50_full_size_sketch_for_the_hay_wain

Full-size sketch for the Hay-wain. 1820-21. Oil on canvas. 137 x 188 cm. Victoria and Albert Museum. London. Obra de John Constable


 10_1411460763_504477

Hampstead heath with a rainbow. 1836. Oil on canvas. 50,8 x 76,2 cm. Tate Gallery. London. Obra de John Constable


user_50_hampstead_heath_the_house_called_the_salt_box_in_the_distance

Hampstead Heath; The house called the Salt box in the distance. 1820. Oil on canvas. 38,4 x 66,8 cm. Tate Gallery. London. Obra de John Constable


 08_1411460717_612010

Harwich Lighthouse. 1820. Óleo sobre lienzo. 32,7 x 50,2 cm. Tate Gallery. London. Obra de John Constable


user_50_helmingham_dell

Helmingham Dell. 1833. Oil on canvas. 70,8 x 91,5 cm. John G. Johnson Collection. Philadelphia. USA. Obra de John Constable


 07_1411460662_117838

La bahía de Weymouth. Hacia 1816. Óleo sobre tela, 53 × 75 cm. National Gallery de Londres, Londres. Obra de John Constable


 06_1411460517_741763

Old Sarum. 1834. Watercolor. Victoria and Albert Museum. Londres. Obra de John Constable


user_50_parham_mill_at_gillingham

Parham Mill at Gillingham. 1826. Óleo sobre lienzo. 50,2 x 60,4 cm. Paul Mellon Collection. Yale Center for British Art. New Haven. Connecticut. USA. Obra de John Constable


user_50_sketch_for_weymouth_bay

Sketch for Weymouth Bay. 1817. Oil on canvas. 52.7 x 75 cm. National Gallery. London. Obra de John Constable


user_50_spring_east_bergholt_common

Spring, East bergholt common. 1809-16?. Oil on panel. 19 x 36,2 cm. Victoria and Albert Museum. London. Obra de John Constable


user_50_stonehenge

Stonehenge. 1836. Watercolor. 38,7 x 59,1 cm. Victoria and Albert Museum. London. Obra de John Constable


user_50_stour_valley_and_dedham_church

Stour Valley and Dedham Church. 1814. Óleo sobre lienzo. 21 7/8 x 30 5/8 in. Museo de Bellas Artes de Boston. Massachussetts. USA. Obra de John Constable


user_50_stratford_mill

Stratford Mill. 1820. Óleo sobre lienzo. Colección Privada. Obra de John Constable


user_50_summer_evening

Summer evening. 1811?. Oil on canvas. 31,7 x 49,5 cm. Victoria and Albert Museum. London. Obra de John Constable


user_50_the_glebe_farm

The Glebe Farm. 1835. Óleo sobre lienzo. 65 x 95.5 cm. Tate Gallery. London. Obra de John Constable


user_50_the_leaping_horse

The Leaping Horse. 1825. Óleo sobre lienzo. 142.2 x 187.3 cm. Royal Academy of Arts. London. Obra de John Constable


user_50_the_opening_of_waterloo_bridge

The Opening of Waterloo Bridge. 1817-1832. Óleo sobre lienzo. Colección Privada. Obra de John Constable


user_50_el_trigal_de_john_constable

El trigal. Es la primera pintura de paisaje original de John Constable que figura entre las colecciones de la Galería Nacional de Londres. La pintó en 1826, junto con otro paisaje: “El molino de Parham”, cuando contaba 50 años de edad.


user_50_the_stour_valley_from_higham

The Stour Valley from Higham. 1804. Canvas. 46 x 61 cm. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania. Obra de John Constable


user_50_tree_trunks

Tree Trunks. Victoria and Albert Museum. Londres. Obra de John Constable


user_50_view_on_the_stour_near_dedham

View on the Stour, near Dedham. 1822. Oil on canvas. 129,5 x 187,9 cm. Huntington Library and Art Gallery. San Marino. California. USA


user_50_vista_de_salisbury

Vista de Salisbury. Lienzo. 36 x 52 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de John Constable


user_50_water_meadows_near_salisbury

Water-meadows near Salisbury. 1830. Oil on canvas. 45,7 x 55,3 cm. Victoria and Albert Museum. London. Obra de John Constable


user_50_dedham_vale

Dedham Vale. 1828. Oil on canvas. 145 x 122 cm. National Gallery of Scotland. Edinburgh. Escocia. Obra de John Constable


user_50_the_admiral_s_house_the_grove

The Admiral's House (The Grove). 1820-1823. Canvas. 60 x 50 cm. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania. Obra de John Constable


user_50_the_cenotaph

The cenotaph. 1836. Oil on canvas. 132 x 108,5 cm. National Gallery. London. Obra de John Constable


user_50_the_cornfield

The Cornfield. 1826. Oil on canvas. 143 x 122 cm. National Gallery. London. Obra de John Constable


user_50_the_valley_farm

The Valley Farm. 1835. Óleo sobre lienzo. 147,3 x 125 cm. Tate Gallery. London. Obra de John Constable


 05_1411460459_261649

Study of plants. 1828. Oil on canvas. 15,2 x 24,1 cm. Trustees of the British Museum. London. Obra de John Constable


user_50_flowers_in_a_glass_vase_study

Flowers in a glass vase, study, c. 1814. Oil on paperboard, 503 × 330 mm. Victoria and Albert Museum. London. Obra de John Constable


 04_1411460396_905705

Mrs. James Pulham. 1818. Óleo sobre lienzo. The Metropolitan Museum of Art. New York. USA. Obra de John Constable


user_50_retrato_de_maria_bicknell_1816_leo_sobre_lienzo_30_4_x_25_cm_tate_gallery_london

Retrato de Maria Bicknell. 1816. Óleo sobre lienzo. 30,4 x 25 cm. Tate Gallery. London. Obra de John Constable


user_50_a_suffolk_child

A Suffolk Child. 1835. Watercolor. Victoria and Albert Museum. Londres. Obra de John Constable


 03_1411460272_506607

Maria Constable. Pencil. 15 x 10 cm. Collection Mrs. Eileen Constable. Essex. Obra de John Constable


user_50_constableselfportrait

Autorretrato. John Constable (1776-1837) es, tras Joseph Mallord William Turner, la gran figura del romanticismo inglés. Al contrario que su coetáneo, nunca salió de Inglaterra, dedicándose a retratar con maestría la vida y paisajes de la Inglaterra rural. Esta autoimpuesta limitación no le impidió desarrollar un estilo personalísimo, que tendría gran influencia en los pintores de la Escuela de Barbizon.


user_50_portrait_of_john_constable_aged_twenty_1796_1338463389_403979 Retrato de John Constable

Ver 77 obras de John Constable en Artehistoria: http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/pintores/1621.htm




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor naturalista inglés John Constable, fue un especialista en paisajes, junto a Turner, fue el más destacado en Inglaterra en su época.



Fuentes y agradecimientos: pintura.aut.org, es.wikipedia.org, artehistoria.jcyl.es, artcyclopedia.com, theartwolf.com, spain.intofineart.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Tuesday, 23 September 2014, 09:36; edited 12 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CONSTABLE 
 
J.Luis gracias por esta nueva exposición de Constable otro desconocido para mi    Me ha gustado mucho su obra llena de paisajes que sin duda siempre me gustaron mas.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CONSTABLE 
 
Gracias xerbar, ya suponía que esta galeria sería de tu gusto. Este pintor tampoco era conocido por mí, tan sólo conocía un cuadro "El carro del heno", me gustó y empecé a indagar en la obra de este pintor... y me gustó.




Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CONSTABLE 
 
Constable estaba dentro de Turner...

 
La luz de William Turner, la que habitaba las tormentas de sus cuadros y su imagen violenta y poderosa de la naturaleza, ha terminado alcanzando, de carambola y cien años después, a una mínima parte de la obra de su contemporáneo, el otro gran paisajista romántico inglés John Constable.


 00_1455361036_578750

Descubierto un dibujo del paisajista inglés en un volumen de la Biblioteca Británica
 
La Biblioteca Británica anunció ayer el hallazgo de un dibujo de este último, al que se le había perdido la pista en 1896, cuando el nieto del artista decidió subastarlo en Christie's. Se trata de un boceto de la iglesia de Hyam, al sureste de Inglaterra, la tierra natal del artista y su fuente de inspiración. Al contrario que Turner, que se dedicó a viajar como buen romántico, Constable prefería la paz del condado de Suffolk. El boceto ha aparecido ahora, precisamente, entre las páginas de una biografía sobre William Turner.

"Fue bastante sorprendente, sobre todo porque no llevo ni siquiera un año aquí", cuenta por teléfono la responsable del hallazgo, Felicity Myrone, la esforzada comisaria de topografía de la Biblioteca, de 31 años. Su trabajo consiste en documentar lugares físicos con cuadros, dibujos o manuscritos. Y en ésas estaba cuando empezó a revisar una biografía de Turner escrita por George Walter Thornbury en 1862. Pero no era una copia más de la biografía, sino una versión única (y mucho más extensa) que incluía un auténtico tesoro para estudiosos y amantes de Turner. Además de 86 dibujos de paisajistas ingleses contemporáneos, Myrone halló ahí el boceto de Constable y parte de la correspondencia de Turner. La versión enriquecida a mano de esa biografía contenía todos esos originales entre las páginas. Pero, ¿quién los había compilado y puesto ahí? El responsable de todo ello era un empresario textil que falleció en 1902. Era John Platt. Su devoción por Turner lo llevó a recolectar todo el material posible sobre su obra. Para eso se basó en la biografía de Thornbury.

Como mencionaba a Constable, Platt adquirió ese dibujo de Constable. Y así con todo el material. Amplió la biografía con esos anexos y la donó al Museo Británico en 1919. En los setenta se trasladó a la Biblioteca Británica, y ahí ha permanecido desde entonces. "Platt debió invertir mucho dinero y tiempo en compilar todo ese material", asegura Felicity Myrone. Pero, ¿por qué nadie, ni siquiera los investigadores de la obra de Turner o de Constable, se dio cuenta antes? "Esa biografía, sin los anexos de Platt, es en realidad bastante mediocre y los investigadores trabajaban con la edición normal.

Por otra parte, supongo que no es lógico buscar datos sobre Constable en una biografía de Turner", explica Myrone, que hizo el descubrimiento a principios de este año, pero no lo ha comunicado hasta ahora, cuando ha podido catalogarlo. "El dibujo de Constable tiene un gran valor en el mercado, pero para nosotros es incalculable", dice. ¿Pensó en guardarlo y quedárselo cuando fue consciente del hallazgo? "¡Ni hablar!", responde entre risas.


EL PAIS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Saturday, 13 February 2016, 11:57; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CONSTABLE 
 
Carmen Thyssen venderá un 'constable', una de las joyas de su colección


La subasta de 'La esclusa' será en Londres el 3 de julio con un precio de salida de 26 millones Carmen Cervera justifica la decisión en la necesidad de tener "dinero líquido"

Carmen Cervera ha anunciado que va a poner a la venta una de las joyas de su colección, La esclusa, (1824) obra del inglés John Constable. La subasta se celebrará el 3 de julio en la casa Christie's, en Londres, con un precio de salida 21 millones de libras (26,2 millones de euros). La baronesa Thyssen ha informado al patronato del museo, aunque es una decisión que este órgano no tiene que someter a votación alguna. Eso sí, la hija del barón que se sienta en el patronato, Francesca, se ha opuesto a la venta del constable.


user_50_la_esclusa_de_john_constable_1824_leo_sobre_lienzo_142_2_x_120_7_cm_colecci_n_carmen_thyssen_bornemisza_en_dep_sito_en_el_museo_thyssen_bornemisza_de_madrid

La esclusa de John Constable. 1824. Óleo sobre lienzo, 142,2 x 120,7 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. La esclusa es uno de los paisajes más célebres del naturalista inglés. El precio anunciado para esta obra representa en dinero el 4% de la colección de la baronesa, que ha justificado así su decisión: "Necesito cash [dinero líquido]". En esa misma reunión, Carmen Cervera ha asegurado que a pesar de los problemas económicos no se desprenderá de las importantes obras impresionistas que posee, como Mata Mua, de Paul Gauguin.

Constable, estudiante de arte en Londres, expuso por primera vez su obra en 1802 sin ninguna repercusión. Su primer éxito lo logró con el paisaje El valle de Dedham, mañana (1811). Con El caballo blanco (1819) logró que se le incluyera en la Royal Academy como miembro asociado de una institución de la que diez años después ya era académico de pleno derecho. Constable trabajaba normalmente al aire libre para sus estudios y bocetos. Cada vez más realista, se mostró muy interesado por las distintas tonalidades de la luz natural.

La esclusa representa un paisaje de Flatford en el río Stour, en la región de Suffolk, fondo de muchas de sus pinturas, explica la web del Thyssen sobre esta obra que se distingue por sus grandes dimensiones y una larga y cuidadosa elaboración.


cultura.elpais.com / museothyssen.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CONSTABLE, JOHN 
 
Un 'constable' en el armario


Fue comprado por 35 euros y valorado en 294.000



user_50_1378220538_1

La pintura, no en muy buen estado según los expertos que la han estudiado.

Una pintura del tamaño de una postal adquirida en una subasta y guardada en un armario durante años ha resultado ser un original del pintor británico John Constable valorado en 250.000 libras (294.000 euros).

El pequeño cuadro, comprado por 30 libras (35 euros) en la ciudad de Canterbury hace una década, representa un paisaje típico del artista del siglo XIX y ha sido descrito como un "objeto perdido" por el hombre que lo halló

Anticuario y experto en falsificaciones, Curtis Dowling ha detallado que su equipo ha pasado unos nueve meses estudiando la pintura después de que su propietario, Rob Darvell, solicitase su ayuda.

El padre de Darvell había comprado la pintura con la sospecha de que podría ser un original debido a una casi desvanecida firma en su parte trasera. "Es una pintura de Constable bastante estándar. Es muy interesante porque es pequeño, algo que nunca hemos visto antes... Realmente es un artículo perdido", ha declarado Dowling.

Apetecible para el mercado

"Nuestra investigación confirma que ha pasado por varias manos en los últimos años y que nunca ha sido vendido", ha afirmado este experto, que lo ha calificado de "apetecible" para el mercado.

Nacido en el condado de Suffolk, al este de Inglaterra, Constable es famoso por sus paisajes del valle de Dedham, ahora conocido como Constable Country. Su obra más famosa, 'El carro de heno', pintado en 1821, ha sido reproducido en millones de impresiones que cuelgan en las paredes de todo el mundo.

El pasado mes de mayo el museo Tate Britain compró 'Catedral de Salisbury desde la pradera' por 23,1 millones de libras (27,1 millones de euros), convirtiéndola en una de las pinturas británicas más caras.

En julio de 2012 el cuadro 'La esclusa', una de las joyas de la colección privada de Carmen Thyssen, fue vendido por 22,4 millones de libras (27,89 millones de euros) en una subasta en la sala Christie's de Londres, en una operación con la que la baronesa pretendía obtener "liquidez".
Depositado en un banco

Dowling ha descrito la pintura como pequeña y "no en las mejores condiciones". En ella pueden verse árboles, campos de cultivo, varios caballos y la figura de un hombre.

El especialista ha confirmado que su equipo llevó a cabo diversas pruebas técnicas, investigó su pasado y mantuvo conversaciones con expertos en arte, algunos de los cuales rechazaron pronunciarse, para llegar hasta los orígenes de la pieza. Ésta fue en origen propiedad del suegro de Constable y permaneció en Suffolk para luego llegar a Kent antes de cambiar de manos.

"Sabíamos que era compatible con el período [creativo de Constable]. La procedencia nos llevó a la conclusión, junto a los demás detalles, de que estamos viendo exactamente lo que pensábamos que era", ha admitido.

Dowling, quien dio a conocer a Darvell el valor estimado de la pintura en la televisión, ha señalado que es probable que ésta divida el mundo del arte. "Cada vez que un elemento se descubre hay dos bandos: el que acepta todo el trabajo [de investigación] que se ha hecho y otro que va a ser escéptico".

De momento el cuadro se encuentra depositado en un banco, aunque será exhibido al público antes de que Darvell decida qué hacer con él. "Lo bueno es que hay muchos, muchos más en armarios, desvanes y en cajas del garaje", ha puesto de manifiesto Dowling. "Estas historias siguen sucediendo".


ELMUNDO.ES
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CONSTABLE, JOHN 
 
La ‘postal’ era un Constable


Un equipo de expertos asegura que un pequeño cuadro que estuvo en un armario durante años es un original del pintor británico


 user_50_1378303057_680991_1378307016_noticia_normal

Captura del programa de la BBC en que Rob Darvell presenta la obra.

La historia del Arte se sigue expandiendo y va por derroteros imprevistos. Un equipo de expertos ha descubierto que una pequeña pintura que fue adquirida en una subasta en Canterbury hace alrededor de una década y guardada en un armario durante años es en realidad un original del pintor británico del siglo XIX John Constable. En su momento, se compró por 30 libras esterlinas (unos 35 euros), pero su valor en el mercado se estima en 250.000 (casi 300.000 euros).

Rob Darvell, la persona a la que su padre le dio la obra después de haber hecho limpieza en su casa, pidió la ayuda de los especialistas. Su progenitor había sospechado que este paisaje se trataba de un trabajo original porque había una firma desteñida en la parte posterior. El experto en falsificaciones y marchante de arte Curtis Dowling ha declarado a Reuters que él y su equipo han pasado nueve meses analizando la pintura.

"Se trata de una pieza que estaba realmente perdida. Es interesante que sea tan pequeña, algo que no se da tan frecuentemente. Algo que no habíamos visto antes...", ha indicado Dowling, quien añade que la obra ha pasado de una mano a otra durante años sin que pisara el mercado. El experto, quien ha aparecido en numerosos programas de televisión comprobando la autenticidad de todo tipo de objetos, ha dicho que la pintura no se encuentra en las "mejores condiciones" y que con seguridad va a provocar división en el mundo del arte."Hay muchas obras así, que permanecen en los armarios o en cajas en los garajes".

El pequeño cuadro fue primero propiedad del suegro de Constable y guardado en Suffolk. Ahora está en una caja de seguridad hasta que por fin se exhiba públicamente.

John Constable, nacido en Suffolk, es famoso por sus representaciones de los paisajes de Dedham Vale, conocido como el país de Constable. Su pintura más conocida, El carro de heno  de 1821, ahora se halla reproducida en millones de copias por todo el mundo.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CONSTABLE, JOHN 
 
La galería Tate devolverá un cuadro de Constable robado por los nazis


La pintura, 'Beaching a Boat, Brighton', fue concebida por el artista inglés en 1824 y se estima que fue saqueada y objeto de contrabando en Hungría entre 1944 y 1945



 13960101619696

'Beaching a Boat, Brighton', de Constable.

La galería Tate de Londres acordó devolver un cuadro de John Constable (1776-1837) a su propietario en Hungría tras la constatación por parte de un comité de expertos que fue robado por los nazis, confirmaron hoy fuentes del museo.

La pintura, 'Beaching a Boat, Brighton', fue concebida por Constable en 1824 y se estima que fue saqueada y objeto de contrabando en Hungría entre 1944 y 1945.

Un comité de expertos designados por el gobierno informó tras una denuncia de que la Tate tenía la "obligación moral" de devolver la pintura, que fue comprada en 1962 por un coleccionista privado británico y donada al museo en 1986.

Es la primera vez que la galería londinense ha tenido que devolver una obra a su propietario, un "conocido artista húngaro", que murió en 1958, y que huyó de la invasión nazi de 1944 pasando "a la clandestinidad", según el informe del comité.

Los denunciantes, cuyas identidades no han sido facilitadas, descubrieron en abril de 2013 que la pintura de Constable pertenecía a la colección de la Tate y lo comunicaron al Ministerio de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte del Reino Unido.

Tras el estudio del caso encargado por el inisterio, el comité recomendó a la galería la devolución del cuadro y le acusó de "no haber proporcionado a los herederos toda la información relevante" acerca de la obra de arte.

Fuentes del museo informaron hoy de que "se complacen en cumplir con las conclusiones del informe" y que la obra será devuelta a la familia del propietario.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CONSTABLE, JOHN 
 
Constable, inventor de paisajes


El Victoria & Albert londinense revisa el legado del pintor a través de 150 obras



 1411401904_483235_1411402259_noticia_grande

'La carreta de heno' se enfrenta a un boceto en el Victoria & Albert. / C. COURT (AFP)

Precursor junto a Turner del impresionismo, John Constable (1776-1837) intentó llevar al lienzo el movimiento de la naturaleza, dotar de la mayor realidad a cada uno de sus paisajes, incluido el ir y venir de los árboles o las nubes. Para ello, como un moderno director de cine, pintaba por separado bosquejos de los elementos de la composición hasta armar secuencias reales de la obra. Las piezas las ejecutaba del natural, en pleno escenario en el que la tormenta hacía que se desplomaran los cielos o que las aguas de los ríos desbordaran los campos. Después, en su estudio, procedía al montaje pictórico.

Mostrar al detalle cómo Constable se enfrentaba a su obra es el objetivo de la exposición The making of a master que el Victoria & Albert abrió el sábado al público. La muestra, con más de 150 obras, revisa cuáles fueron su fuente de inspiración, su técnica y su legado y coincide con la que la Tate Britain, a pocos metros, dedica a Turner. Londres se entrega así a dos de sus artistas más amados, maestros del paisajismo inglés y con notables diferencias en sus trayectorias y objetivos.

La muestra detalla sus fuentes de inspiración artística y su técnica

Mark Evans, comisario de la exposición, recuerda que el V&A posee en sus colecciones un notabilísimo legado del artista gracias a la donación que en 1888 hizo Isabel, su hija menor. “Constable fue un profeta del impresionismo e incluso de la fotografía. Lo que él hacía era un viaje profundo al interior de cada uno de sus paisajes y quería recoger en la tela hasta la más nimia percepción de la naturaleza”.

Nacido en East Bergholt, en Suffolk, hijo de agricultores bien situados, mientras trabajaba para el negocio familiar se relacionó pronto con la campiña que rodea al río Stour y no tardó en empezar a realizar bosquejos de todo lo que veía y le fascinaba. En alguna carta de juventud llegó a escribir que no conocía a nadie que, mirando al campo, hubiera visto jamás nada feo. ¿Dónde mejor se pueden poner los ojos?, decía.


 1411401904_483235_1411402437_sumario_normal

Autoretrato de John Constable (1799-1804). Pincel y tizas negra, blanca y roja. / National Portrait Gallery

A diferencia de Turner, Constable no fue un niño prodigio ni artista de éxito inmediato. En su aprendizaje en la Royal Academy of Arts tampoco buscó paisajes fuera de Inglaterra. Sus movimientos no se perdieron por tierras extranjeras. Nada más entrar a la exposición, se proyectan en una pared los lugares que pintó tal como están en la actualidad.

Después, The making of a master recorre los artistas que inspiraron su obra: Paisaje nocturno (1635-1640) de Rubens, y Paisaje con estanque (1746-7), de Gainsborough, de los que llegó a hacer varias versiones, tal como se muestra, que él llamaba “versiones facsímiles”. Su propia colección de más de 500 grabados, realizados por paisajistas holandeses, flamencos y franceses, fueron un recurso básico para su obra.

A partir de 1818, con 40 años, Constable había superado las barreras de la aceptación del exigente ámbito académico inglés y se permitía imponer sus normas creativas. Es entonces cuando crea bosquejos a gran escala para resolver complicadas composiciones como El carro de heno (1821), El salto del caballo (1825) o La catedral de Salisbury (1831), tres obras maestras del arte británico. Esos bosquejos en óleo hechos al aire libre le permitían capturar los cambios del tiempo, luz y temperatura. En octubre de 1822 escribe que lleva hechos 50 estudios de nubes entre las 11 de la mañana y la medianoche. Con viento húmedo, seco, fuerte o lento.

No fue un niño prodigio ni logró éxito inmediato, a diferencia de Turner

Con los prados y aguas de Salisbury creó veinte versiones entre julio y noviembre de 1829. Este es el último periodo en el que pinta del natural. La obra está considerada estilísticamente perfecta y responde a uno de los momentos más felices de su relación con la naturaleza. Escribe entonces que la artificialidad es incompatible con el paisaje. “No hay que actuar según esquemas literarios o filosóficos. Al contrario, hay que ser capaz de captar la naturaleza de cada día con inmediatez y espontaneidad, plasmando fielmente sobre la tela los mínimos detalles, los matices y los reflejos más escondidos e imperceptibles”.

La exposición cierra con la versión más práctica del artista. Consciente de la importancia de su legado, en la última década de su vida creó junto al grabador David Lucas una serie de grabados a media tinta a partir de cuadros del pintor incluidos en la muestra. Nunca fue consciente del valor que sus telas llegarían a conseguir en el incontrolable mercado del siglo XXI. Jamás hubiera soñado con que una obra suya como La esclusa alcanzase 27,9 millones de euros en una puja en Christie’s, tal como ocurrió con este cuadro subastado por la baronesa Thyssen hace un par de años.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CONSTABLE, JOHN 
 
La esclusa se reclusa


 00_1449575838_819527

La esclusa (segunda versión), de John Constable

Quedan pocas obras del inglés John Constable (1776-1837) en manos privadas. De hecho, las más notables son las dos esclusas. Una pertenecía a Tita Cervera y fue vendida en julio del 2012 en Christie's por 25 millones de euros a un coleccionista privado anónimo. El lienzo ha desaparecido del circuito público de exposiciones. La segunda versión lleva todas las credenciales de origen, ha pertenecido a la misma familia de militares y aristócratas ingleses durante 160 años. Se vende el próximo día 9 de diciembre en Londres y esperan que la venta genere más litigadores que la anterior, adjudicada con una sola puja telefónica en el precio garantizado por la casa de 25 millones de euros más las comisiones. Poca suerte tuvieron Tita, Christie's y Constable en aquella transacción.

Julian Gascoigne, especialista en pintura británica, reconoce que "hemos tasado el precio con prudencia, de 11 a 16 millones de euros, pero la venta está generando mucho interés, han llegado muchas consultas y eso es buena señal". El paisajismo de Constable está considerado como un precursor del impresionismo francés aunque los precios del inglés andan más bajos que los de los pioneros franceses de finales del siglo XIX. "En esta pintura Constable dramatiza las nubes y el paisaje más que en la otra; el claroscuro del cielo conlleva la tormenta y pinta tres pájaros que no están en la otra versión", vaticina el especialista quien resalta que la torre de la iglesia del pueblo de Dedham, que se ve al fondo de la imagen, puede contemplarse hoy en día tal como aparece en el óleo. La esclusa pintada también existe, pero está urbanizada a su alrededor. Los lindes de los condados de Suffolk y Essex se denominan Constable Country porque allí el pintor recreó escenas de la vida rural y cotidiana antes de trasladarse al barrio de Hampstead, norte de Londres, donde murió.

"El hecho de que haya pertenecido a la misma familia durante 160 años le atribuye otro atractivo, así como que no aparezcan a menudo cuadros de Constable en el mercado", comenta Gascoigne quien añade que "el ámbito comercial para la obra es global, desde Rusia a China y Estados Unidos de América". El paisajismo británico no es fuerte de los cataríes, pero nunca se sabe en este terreno de la venta de arte. Julian enseña el cuadro en la sede de Sotheby's y resalta la luminosidad de la vegetación y de la campiña inglesa captada por el artista. Hasta el moderno Lucien Freud, que pintaba diferente, quedó cautivado por los trazos de Constable.

En Sotheby's no identifican al propietario actual, no obstante, en el catálogo indican que fue adquirida en 1855 por el industrial William Orme Foster (1814-1900) quien la dejó a su nieto, el militar Arthur William Foster (1884-1960) y de este último pasó a su sobrino, también militar y soltero, Edward Henry Goulburn (1903-1980). Hasta ahí la historia recogida en el catálogo.

El político conservador anti-Europa, Lord James Hamilton (1941-2006), heredó dos haciendas de su primo militar Edward Henry Goulburn con La esclusa incluida en una de ellas. Hamilton murió de cáncer a los 68 años de edad tras luchar con ahínco contra las políticas agrícolas comunes de la Unión Europea mientras su hijo mayor, Gavin, nacido en 1968, trabajaba de financiero en Bruselas. Heredero de los títulos, las haciendas y el constable, Lord Gavin Hamilton ha roto los 160 años de posesión del cuadro en la familia para obtener dinero fresco e invertirlo en las haciendas. Como hizo Tita Cervera con la otra pintura, adquirida por Heini Thyssen en 1990 por 13 millones de euros y vendida por ella 22 años más tarde por 25 millones. A ver si La esclusa de los Hamilton se reclusa también en una colección anónima hasta la próxima venta. Una práctica frecuente en la aristocracia, al de vender cuadros para mantener otras posesiones.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: CONSTABLE, JOHN 
 
El drama moderno del arte antiguo


Las cifras millonarias del mercado quedan reservadas a la creación contemporánea




 00_1455360187_527262

'La esclusa', de Constable, antes de ser vendida en Christie’s de Londres en 2012. Reuters

Cae un crudo e interminable invierno sobre los maestros antiguos. La nieve y un viento económico gélido congelan desde hace años los precios de Jacob Jordaens o Salvator Rosa. Solo las mejores obras de los grandes nombres del pasado parecen resistir la avalancha de una época que ha cambiado de gustos. Un tiempo que no encuentra compradores para un arte con profundos problemas de oferta.

“Tras siglos de coleccionismo, las mejores piezas han entrado en museos y colecciones públicas y de ahí ya no salen”, observa Juan Várez, consejero delegado de Christie’s. Salvo contadas excepciones. Como la injustificable pérdida de La esclusa, quizá el mejor lienzo de John Constable. Un cuadro que había permanecido durante décadas en la colección Thyssen-Bornemisza de Madrid. Precisamente su director artístico, Guillermo Solana, incide en esa rémora que supone la “carencia de obras importantes en el mercado”. De hecho la falta de referencias de cuadros similares hace que los precios para el seguro de los tizianos o los holbein de la colección se fijen, asegura Solana, “un poco a ojo”.
Publicidad

Esa climatología helada también es una consecuencia directa del cambio de gustos de nuestra época. Pocos quieren convivir en sus casas junto al dolor de un Ecce Homo o el sufrimiento de un sanguinolento San Sebastián asaeteado. A fin de cuentas, “el coleccionista prefiere atesorar arte de su tiempo”, reflexiona Aurora Zubillaga, consejera delegada de Sotheby’s. “Además la propuesta contemporánea resulta más segura y asequible, porque en pintura antigua es necesario un conocimiento algo superior”.


 salvator_mundi_el_cristo_de_leonardo_recientemente_atribuido

Salvator Mundi, el Cristo de Leonardo atribuido en 2011.


Da Vinci, la excepción

Un rechazo que transciende a los números. Desde 2004 se han vendido diez obras por encima de 100 millones de dólares (89,5 millones de euros) en subasta y todas estaban firmadas por artistas modernos y contemporáneos de los últimos 120 años. La única excepción viene de Leonardo da Vinci. El multimillonario ruso Dmitri Rybolovlev pagó en 2013 unos 127 millones de dólares (107,7 millones de euros) por el Salvator Mundi, una tabla de álamo recién atribuida al genio toscano. Pero fue una transacción privada, nunca llegó al espacio público.

Relegados al silencio, los maestros antiguos parecen volver a la quietud de los talleres donde las obras fueron pintadas o esculpidas hace siglos. Porque el pasado cercano hiere. La subasta de diciembre de 2015 de esta categoría en la sala Christie’s de Londres resultó la peor en ventas desde 2007. Solo se consiguieron 6,4 millones de libras (8,4 millones de euros). “Fue un drama histórico y además el nivel de las obras era pésimo”, recuerda el galerista Nicolás Cortés.

Pero no todo es una razón de oferta. El viejo y cansado modelo de negocio de bastantes galeristas llega a su fin. Internet ha dado transparencia a los precios de un mercado de natural opaco, la pujanza de las ferias históricas anda en retirada y llega un comprador joven que gestiona un presupuesto mediano, bien lejos de los multimillonarios estadounidenses y los aristócratas europeos de los siglos XIX y XX. El arquitecto y coleccionista Francisco Bocanegra se refleja en este espejo. “El mercado desde luego es exiguo pero si prestas atención aparecen obras interesantes y puedes aprovechar unos precios bajos”, analiza. Y añade: “Acabo de comprar en un anticuario de Venecia un icono del siglo XV de la escuela cretense. Hace diez años esto me hubiera resultado imposible”.

Esta es la nueva cantera de un coleccionismo que necesita renovar la sangre y que, pese a tenerlo casi todo en contra, emite ciertas señales de esperanza. El año pasado el 46% de los pujadores en las subastas de maestros antiguos participaban por vez primera. El dato aportado por Sotheby’s lleva algo de alegría para lidiar frente a problemas recientes y viejos. “El Estado restringe desde hace años las exportaciones de obra antigua. Los mejores cuadros no pueden salir y esto explica, por ejemplo, la baja cotización de la pintura española en nuestro país. Por eso es en el extranjero donde alcanza precios elevados”, reflexiona Carmen Espinosa, conservadora jefe del Museo Lázaro Galdiano de Madrid.

Pero esta es una pelea perdida antes de librarla. Las legislaciones europeas (Alemania, Italia, Francia...) son cada día más proteccionistas. El país transalpino ya pide el pasaporte, incluso, al Arte Povera para dejar el territorio. Hablamos de piezas que apenas superan los 50 años de vida. Y la administración alemana propone exigir permiso de exportación a todas las obras de más de 75 años.

En un mundo que protege su arte y sus colecciones con mucho celo, a veces se abre una rendija y llegan a la venta grandes nombres: Rafael, Caravaggio, Turner, Donatello, Leonardo da Vinci, Rembrandt. Pero aunque hay excepciones —como la compra reciente de un Fra Angelico por el Prado y un Orazio Gentileschi por el Getty— suelen ser obras menores de esos genios. Un goteo, además, solo apto para grandes museos o coleccionistas multimillonarios.


Cambio masivo de gustos

“Sería ingenuo no reconocer que vivimos un momento bastante grave”, relata Anthony Crichton-Stuart, director de la londinense Agnew’s Gallery. “Hay un cambio masivo de gustos. Pero cuando un buen maestro antiguo aparece en subasta al precio correcto, se genera expectación”. Este experto conoce el terreno que camina. Su firma compró La Venus del espejo de Velázquez para la National Gallery de Londres en 1906. De ahí que la rueda gire y vuelva al hándicap de la carestía de piezas.

“La oferta es un desafío constante. Aunque el principal problema de los maestros antiguos es de percepción. El mercado del arte se compone de muchos mercados. Y esta categoría está formada por coleccionistas discretos que disfrutan del viaje de coleccionar. Pero demasiado a menudo se la compara con otros mercados, más ruidosos y veloces, como el del arte moderno y contemporáneo”, se queja el marchante Jorge Coll.

Algo hay de cierto en esta tiranía del récord tras récord que impone el arte de nuestros días, pero también lo es que algunas comparaciones duelen. Las ventas conjuntas de Sotheby’s y Christie’s de maestros antiguos de diciembre fueron de 29,1 millones de libras (38 millones de euros), un 34% por debajo de las conseguidas en el mismo mes de 2011. Si bien es verdad que cifras cambian cifras. Un informe de TEFAF Maastricht (la principal feria de arte y antigüedades del mundo) aseguraba en marzo pasado que el mercado para ese segmento se había duplicado en los últimos diez años.

Aun así, el pesimismo es el marco común y poco influye, por ejemplo, que el certamen lance dos nuevas ediciones en Nueva York durante 2016 y 2017. “La gente ya no quiere ir a las galerías y no compra obra de maestros antiguos. No forman parte de los gustos de hoy”, admite el veterano galerista Edmondo di Robilant en The New York Times. Mientras, en silencio, las viejas pinturas aguardan un crudo e interminable invierno.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events