Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Juan Vargas Cortés, El Escultor Gitano
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Juan Vargas Cortés, El Escultor Gitano 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Juan Vargas, escultor español, de etnia gitana, nacido en Málaga el 24 de junio de 1900 y fallecido en Mijas (Málaga) el 21 de noviembre de 1980.

 00_1522166409_712857

Juan Vargas Cortés ve la luz de Málaga el 24 de junio de 1900, en el número 2 de la perchelera calle La Puente. No se conoce demasiado la infancia de Juan Vargas, pero es de suponer que no se diferenciara de los demás niños de raza calé. Pero a diferencia del resto, fue a la escuela, al abandonar el nomadismo.

En 1916 se casa con una gitana de Écija, llamada Amalia Jiménez Santiago,y tras dejar Málaga, vive sucesivamente en Casariche, La Roda de Andalucía y Puente Genil. Se empezó a relacionar en el círculo de Luis Torreblanca y Francisco Palma García, empezando a recibir clases de este último, trabajando en su taller, por lo que cobraba un duro diario, mientras que por la noche asistía como alumno a la Escuela de Artes y Oficios de Málaga.

En 1928, Juan Vargas gana una pensión de escultura del Ayuntamiento, dotada con cinco pesetas diarias , y se traslada con su familia a Madrid, donde debe trabajar en el taller de Julio Vicent, para posteriormente pasar a los Talleres de Félix Granda, recibiendo clases de José Capuz, perfeccionando su técnica escultórica.

En 1933 se traslada a Casablanca, y es entonces, cuando recibe el encargo de realizar una nueva imagen de Nuestro Padre Jesús de la Columna para la cofradía de Los Gitanos (Málaga) , hermandad vinculada a los gitanos debido a la relación de la hermandad con el gremio de los herreros en el siglo XVII. Así se convirtió Juan Vargas en ser el primer gitano que tallara una imagen de pasión para la Semana Santa de Málaga, recibiendo por el encargo 1500 pesetas.

En 1950 se convierte en profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Málaga, desplazándose a París en 1962.En 1966 regresa a Málaga hasta que el 21 de noviembre de 1980 muere en la casa de su primogénito en Mijas-Costa.

Espero que la recopilación que he conseguido de este escultor española, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y contribuya en su divulgación.






Algunas imágenes



 04_1522169448_373502

Jesús de la Columna, titular de la Hermandad de los Gitanos. Obra de Juan Vargas Cortés


 3_1522169394_989153

Traslado de la Cofradía de Los Gitanos. Obra de Juan Vargas Cortés


 08_1522170018_449601

Vargas Cortés, de joven.


 02_1522166584_235021

Vargas Cortés, de soldado en Ceuta.


 07_1522169960_891634

Con su hijo Juan (a su derecha) y los pintores Ramos Rosas y Torreblanca en el taller que Juan Vargas tuvo en la calle Pozos Dulces. Allí esculpió al Cristo de los Gitanos.


 05_1522169731_497885

Permiso que obtuvo de la dirección del Museo Nacional del Pradopara copiar obras de la primera pinacoteca española lleva fecha de abril de 1931.


 06_1522169689_131815

Vargas modela el retrato de Wenceslao R. Salinas Raggio, personalidad de la vida malagueña de los años 20.


 01_1522166388_549368

Juan Vargas Cortés puso verdadera pasión gitana al esculpir su Cristo, una de las esculturas más bellas naturalistas y emblemáticas de la Semana Santa de Málaga, atado a la columna.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Juan Vargas Cortés, escultor español, de etnia gitana, nacido en Málaga el 24 de junio de 1900 y fallecido en Mijas (Málaga) el 21 de noviembre de 1980.


Fuentes y agradecimientos a: es.wikipedia.org, diariosur.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Juan Vargas Cortés, El Escultor Gitano 
 
Juan Vargas fue el primer gitano que se dedicó a la escultura

Mago de las gubias, el gitano Juan Vargas Cortés fue el primero de los de su etnia en España que abandonó el nomadismo para dedicarse a la creación escultórica. Aprendió con Paco Palma y perfeccionó su arte en los talleres de Julio Vicent y el padre Félix Granda. Su obra más llamativa en Málaga fue el Cristo de los Gitanos, pero también alcanzó celebridad, tanto en España como fuera de ella, en la realización de retratos, bustos y esculturas de notables personalidades.



 000_1522170429_246507

Exageradamente serio y enjuto, de inusual estatura en los españolitos de hace un siglo, estampa de mimbre, tez cetrina, dentadura blanca y perfecta, fino bigote y pobladas cejas y patillas, ojos negros de profundo mirar y diseño de almendra, Juan Vargas Cortés vino al mundo en la casa número 2 de la calle La Puente, linde del Perchel y la Trinidad. Su familia era gitana hasta donde alcanzaba la memoria de los tatarabuelos; como los Heredia, los Maya y los Cortés, los Vargas fueron varios clanes dispersos por todo el territorio andaluz. Es difícil establecer en qué proporción se extendieron por las diferentes provincias de nuestra región, pero es un hecho que Vargas gitanos ya los hubo en la Córdoba del siglo XVII, en la Granada del XVIII y en la propia Málaga del XIX.

De vocación semejante a todos los de su etnia antes y después de la unidad territorial española, los Vargas practicaron el nomadismo, si bien conocieron largos periodos sedentarios, unas veces impuestos por reales pragmáticas y otras por propia y conveniente estrategia, en Jaén, Sevilla y Huelva. Pues bien de aquellas numerosas tribus gitanas cuya existencia se constata en España durante los últimos cinco siglos, las había de ascendencia hindú, hebrea y árabe. Cupo a los Vargas pertenecer al grupo étnico más polémico, el hebreo, al proceder de tititas y gabonitas, los últimos pertenecientes al poblado de Gabaón, situado a ocho kilómetros de Jerusalén, que fueron sus más remotos ancestros.

Por si alguien pudiese dudar de los datos que ofrezco, fueron apuntes que personalmente ofreció al cronista que esto escribe Juan Vargas Jiménez, primogénito del escultor, letrado y culto pastor evangelista que tuvo larga residencia en Mijas-Costa, al asegurarme que «la rama más antigua de los gitanos Vargas, según nosotros tenemos documentado, procede de uno de los nietos de Noé, Canaán, hijo de Cam. Como se sabe, Noé maldijo a su nieto y a su propio hijo, de cuya línea directa descendemos los Vargas. Mis ances¬tros más remotos datan de unos cinco mil años; por tanto, los primeros Var¬gas hicieron con los judíos la larga travesía del desierto».

Perchelera Málaga

De la parte del Perchel hacia la Trinidad pertenecía el territorio donde en 1900 vino al mundo el escultor gitano de nuestra historia. La calle La Puente, en el diseño del plano urbano de la época, era una calle angosta y oscura a la que se accedía por el pasillo de Guimbarda y tenía salida natural por la calle Pulidero. A su lecho natal, tan pronto llegó al mundo la criatura, acudieron gitanas canasteras, trashumantes tratantes de caballos y habilidosos caldereros. Sus abuelos paternos llegaron expresamente de Córdoba; los matemos lo hicieron desde Jaén aquel 24 de junio de 1900, hace ahora un siglo.

Si bien en la Málaga de 1900 el gitanismo tenía en el Perchel y la Trinidad uno de sus asientos más tradicionales donde se entremezclaban payos y gitanos, existían pequeños y grandes guetos donde mujeres, hombres, niños y viejos de la etnia formaban poblados únicamente ocupados por ellos. Estaban situados en los alrededores de la antiquísima plaza de Santa María (zona de Mundo Nuevo), Los Tejares (Egido), calle de los Negros (Cruz Verde), Altozano (Lagunillas) y Puerto Parejo (entre Victoria y Capuchinos). Medio siglo más tarde, se caracteriza¬ron también los guetos del Arroyo del Cuarto y Mangas Verdes.

Introspectiva Chavea

Cuando, hace años y a propósito de urdir una aproximación biográfica de Juan Vargas, pregunté a su hijo cómo le recordaba la familia en su época de niño o juventud, no existían muchos datos, pero uno fundamental, relacionado con su carácter, sí había pasado de los abuelos a los nietos: «Desde muy niño era distinto de otros gitanillos entre los que se crió», me aseguró. Distinto, además, porque al contrario de sus hermanos, parientes y amigos, sí deseaba ir a la escuela «por lo que en ella debía aprender». En este sentido, su hijo Juan afirmó que fue el primer gitanillo del siglo XX malagueño que luchó contra los de su mismo clan para que le permitieran ir a la escuela pública.

Vargas se hizo popular entre los alumnos payor de la escuela de la Acera del Campillo

No se conoce el número de escuelas que pudo frecuentar el niño Juan Vargas Cortés, pero es cierto que el chavea se hizo popular entre los alumnos payos que acudían hasta los años diez al único centro escolar existente entonces en la Acera del Campillo. Esta popularidad, además, no fue a costa de riñas ni díscolo comportamiento, sino por lo que hoy llamaría¬mos perfecta y voluntariosa integración entre los niños payos.

Como en realidad existen pocos testimonios, tomo una confesión hecha por Juan Vargas Cortés, ya adulto y famoso, a Antonio Gallardo, director del periódico «La Tarde» de Málaga [...]: «Cuando aún era yo nada más que un sencillo cerrajero, pero con espíritu soñador, pensaba que había algo más allá de la mecánica, y yo me preguntaba: ¿Qué será, Dios mío? A Dios le pedí luz y un día me la dio».

Ciudad de 1916

En aquella ya lejana ciudad malagueña, cuando Juan Vargas Cortés acaba de cumplir dieciséis años, contrae matrimonio de acuerdo con el protocolo, algazara y tradición de los de su cultura, en Málaga. Ella es Amalia Jiménez Santiago, una ecijana varios años más joven que él, guapa canastera y discreta mujer que, a partir de dicho momento, ciñe y plega su existencia a la obediencia del hombre que el azar puso en su camino y que los clanes respectivos aprobaron.

Juan Vargas es para entonces un muchacho delgado y renegrío. Baila poco; torpe y con escaso sentido de ritmo, también canta endemoniada¬mente mal, de manera que pocas eran —salvo las físicas— las peculiaridades que le denunciaban gitano. ¿Cómo llega Juan Vargas Cortés al oficio de escultor? Debo la información a su lijo, Juan Vargas Jiménez, que en 1988 ne relató: «Vivíamos en Puente Genil / yo era un niño entonces. Tanto mi padre como mi tío Antonio eran aficionados a tener siempre las manos ocupadas, por lo que solían muchas tardes, sentados sobre una piedra, el suelo o un escalón de la casa, distraerse haciendo cortes con sus respectivas navajas a menudos trozos de olivo. Mi padre decía que aquel ejercicio le ocupaba la mente, le ayudaba a pensar y ordenar la cabeza por dentro, pues era como estar solo en medio de la vida sin que la vida le azuzara ni exigiera de él otra cosa que su meditación».

Tal práctica le desarrolló en la mano una peligrosa callosidad de la que hubo de ser intervenido al hacerse un peligroso corte. Regresó a Málaga para que lo viera el médico del Hospital Civil Provincial, don Manuel Pérez Bryan, a quien había conocido y tratado durante alguna que otra enfermedad tanto de niño como de joven. Esto ocurría en 1925.

Descubrimiento

Cuando Juan Vargas visita al médico y éste, al comprobar el daño, le pregunta la causa, el futuro escultor le confiesa que se ha producido el corte al labrar con una navaja una cabeza de hombre en un tronco de olivo. El médico se admira de la pequeña obra de arte y remite al autor de la misma al escultor Palma, en aquella época con taller en la calle Cobertizo del Conde, donde acudían con cierta regularidad los jóvenes pintores Ramos Rosas y Luis Torreblanca. Con el primero de ellos, a partir de dicho instante, mantiene larga relación de maestro-alumno, al permitirle aprender en su taller; con los segundos inicia sincera amistad, hasta convertirse en un popularísimo trío creátivo de la Málaga de 1928.

Precisamente, y bajo la firma conjunta de José y Manuel Prados López, el día 9 de febrero del expresado año el semanario local «El Pregón», publicaba una crónica en la que, entre otras cosas, afirmaban: «Desde hace ya mucho tiempo, Juan Vargas presentía una entrañable y no definida pasión: era la inquietud del Arte, en pugna inevitable con el ambiente en que el joven se desenvolvía».

Como protector de Juan Vargas Cortés se citaba en aquella crónica específicamente a Lorenzo de Cereceda, y agregaba: «Con estas líneas se publican algunas fotografías de sus primeras obras. Bástenos advertir que Vargas lleva modelando un año. En la actualidad, se ocupa de los trabajos de ornamentación del facistol que la Escuela de Artes y Oficios prepara para la Exposición Ibero-Americana de Sevilla; y está haciendo, por encargo, un retrato de la señora de don Juan Gómez, que los técnicos señalan como lo mejor que ha producido».

Formación artística

Tres años enja Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Málaga, estudios que compatibilizó con tareas de relativa responsabilidad en el taller de Paco Palma, acabaron, premiando su aprovechamiento, con una pensión municipal en el Madrid de 1928. La pensión era de cinco pesetas diarias, mas como no cubría los mínimos necesarios para su estancia, en lugar de acudir a las clases de San Fernando, trabajó con Julio Vicent, «... que me enseñó bastante y me daba dos duros diarios», dejó escrito Juan Vargas Cortés. Luego entraría en los famosos talleres del padre Félix Granda, en los cuales alcanzaría plenitud de conocimientos técnicos. A partir de 1934, año en que acaba el pensionado municipal, el artista retoma a Málaga y sigue, como alumno concurrente, las clases en vivo del maestro Álvarez Dumont.

En París y Casablanca realiza importantes encargos escultóricos

Frecuentes estancias en París y largas temporadas de residencia en Casablanca, no sólo le permiten dar a conocer su obra plástico-escultórica, sino realizar encargos escultóricos que, bien remunerados, facilitan la existencia al artista y a su familia. En Casablanca, casi siempre junto a José Higueros, compatriota y propietario del Teatro Español de la capital, plantea varias exposiciones en las que vende mucho y recibe no pocos encargos que le obligan a permanecer en ella. Tan larga fue su residencia en la capital colonial francesa, que por el número de obras allí vendidas y realizadas, así como por su temática, los críticos franceses defi¬nieron su obra de entonces como etapa «casablancaise».

El Cristo de los Gitanos

En la cronología de la imagen del Cristo de los Gitanos, su más conocida obra, se dan varias fechas que el autor anotó como importantes: «Llega la madera el día 16 de enero de 1942», «Se empezó a ensamblar la madera el 26 de enero de 1942», «Quedó parado el trabajo de carpintería por el embargo que hicieron al carpintero», «El sábado 31 de enero de 1942 empecé a tallar el Cristo», «Lo terminé el día 25 de marzo de 1942 a las 12 del día».

A Pepa Vargas, hija del escultor, debo una información imprescindible para entender las naturalistas singularidades de la talla: «Los pies y las manos [de Cristo] los copió mi padre de mi primo hermano Juan Jiménez, que era sobrino político suyo; la color y el cuerpo fueron del ‘Lele’, su primo hermano; y los ojos y la cara, de mi hermano Antonio, que murió al volver de la mili cuando tenía 22 años».

Y añadió esto otro: «Mi padre, cuando hizo la ‘Materni¬dad’, esa escultura que es una maravi¬lla hecha en caoba, sacó la cara de mi madre, y a mí me puso entre sus brazos cuando era bebé».

Por la escultura de Nuestro Padre Jesús de la Columna, encargo de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, Juan Vargas Cortés cobró la cantidad de 1.500 pesetas en varios plazos: uno, de 650 pesetas, y otros, en distintas entregas semanales, hasta totalizar 850 pesetas.

Desde finales del decenio de 1950 hasta 1966, Juan Vargas reside en la capital francesa, en la que lleva a cabo durante más de cinco años una actividad compartida —escultura, pintura, poesía— por muy poca gente conocida en la Málaga de entonces.

A su regreso, y tras vivir varios años en su antigua casa-taller de la Carretera de las Pedrizas, murió en la casa que su hijo Juan tenía en Mijas-Costa el viernes 21 de noviembre de 1980. Al siguiente día fue enterrado en el cementerio de San Rafael, donde los gitanos de Málaga lloraron con respeto y dolor la desaparición de su máximo símbolo, arquetipo de caballero gitano, modelo de hermano y grande artista. De su exigua producción poética, desconocida para muchos malagueños, quizá merezca la pena recordar unos versos que definían su carácter: «Vaya el viento donde vaya, a donde vaya, yo voy...».


Publicado el 15 junio 2014 en diariosur.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario