Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Fernando De Amárica
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Fernando De Amárica 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor vasco Fernando de Amárica Medina. Pintor paisajista alavés, nacido en Vitoria el 1 de junio de 1866. Muere en su ciudad natal el 6 de noviembre de 1956. Amárica fue uno de los grandes paisajistas vascos, un pintor que vivió el tránsito del siglo XIX al XX y que, pese a su proximidad al impresionismo, se acercó también a otras tendencias artísticas.


user_50_0estatua_del_pintor_fernando_de_am_rica_palacio_de_augusti_museo_de_bellas_artes_en_vitoria_gasteiz_1343555568_178216

"Amárica, pertenece a la generación de artistas que, entre finales del siglo XIX y principios del XX, introduce en el País Vasco la modernidad pictórica con modelo francés. Contemporáneos suyos fueron Regoyos, Guiard, Iturrino, Losada y Zuloaga, el más internacional de ellos. Toda esta generación dedicó una gran atención al paisaje, género privilegiado del impresionismo, del que fueron todos herederos en mayor o menor medida, pero quizá ninguno con tanta insistencia como Amárica, que no lo utilizó -al contrario de otros- como campo idóneo para el lucimiento de las innovaciones en el tratamiento cromático y lumínico de las imágenes, ni como manifiesto regionalista o ideológico, sino que -así lo parece- sintió de una manera directa la hermosura y la calma espiritual de los paisajes que conoció y quiso reflejarlos casi podríamos pensar que para sí mismo".

Alumno aplicado, estudió bachillerato en el Instituto de la ciudad y leyes en la universidad de Valladolid, carrera que terminó a los veintiún años. Nunca ejerció la abogacía a pesar de los deseos de la familia. Su tío político fue el prócer alavés Ramón Ortiz de Zárate, casado con una hermana de su padre. Recibió sus primeras lecciones de pintura bajo la dirección del experimentado Emilio Soubrier, maestro también de su entrañable amigo Ignacio Díaz Olano. Entendemos que este aprendizaje se tramitó a nivel particular, pues no frecuentó las aulas de la Academia de Bellas Artes de Vitoria. Se conservan de él modestas obras de juventud, aunque su verdadera irrupción en la pintura data de la última década del siglo.

A finales de 1895 se traslada a Roma, donde ya se encontraba Díaz Olano, y recorre durante tres meses las ciudades de Nápoles, Milán, Florencia, Pisa y Venecia. Durante esta época le atrae todo lo relacionado con la técnica del retrato. Tres años más tarde, visita en Madrid el taller de Sorolla. Queda fascinado por la luminosidad y los timbres cromáticos que destilan los cuadros del valenciano.

En 1900, con el reclamo de la Exposición Universal, se desplaza hasta París, donde además de interesarle la enseñanza del desnudo en la Academia Delecluze y de entablar relación con Anglada Camarasa, estudia a los impresionistas. Le impactan los trabajos de Monet y Sisley. Aprovecha su estancia en la capital francesa para viajar hasta Holanda en compañía del pintor peruano Carlos Bacaflor. Ejecuta algunas copias, un tanto espontáneas, de Rembrandt. El cambio de siglo coincide con el período de mayor actividad del pintor vitoriano. En cuanto a viajes, comparecencias públicas y ambiciones artísticas.


user_50_3fernando_de_amarica

Retrato de Fernando de Amárica

En 1899 remite a la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid el paisaje Zadorra y Badaya desde Trespuentes. En 1903 es admitida su obra Tarde de septiembre a orillas del Zadorra (Trespuentes, Álava) en el Salón de París, disfrutando de igual reconocimiento en la edición de 1905 con un paisaje con figuras titulado Derrière L'eglise, triste coin ensoleillé. En 1908 vuelve a concurrir en París al Salón de la Sociedad Nacional de Bellas Artes con la tela Soledad melancólica. Participa también en la Exposición Internacional de Marsella con tres lienzos. Avatares y desengaños varios incidirán en su ánimo desestimando futuras comparencias en la capital gala a pesar de la aceptación que estaban teniendo sus envíos entre el público y la crítica. Es ahora cuando Amárica lucha por conseguir que su firma fuese reconocida en el mundo del arte, cediendo cuadros en depósito a los marchantes para su venta y promoción. Precisamente en 1912, el extravío de uno de estos lotes en Berlín, las tres obras que había expuesto años atrás en Marsella, determinará como nos recuerda su biógrafa Paloma Apellániz que nunca más vuelva "a dejar cuadro alguno en depósito, ni a intentar la venta de ningún cuadro más. Los pocos que vendió fue a íntimos amigos, y tras infinitos ruegos y súplicas". Aunque en años posteriores, Fernando de Amárica es seleccionado para participar en prestigiosos acontecimientos, como la Exposición de Arte Español 1828-1928, que se celebró en Bélgica y Holanda, con más de un centenar de autores, y al año siguiente, en 1929, en la colectiva organizada por la Agrupación de paisajistas en los Salones del Círculo de Bellas Artes de Madrid, lo cierto es que su nombre cada vez queda más constreñido al estricto ámbito local. No obstante, en las postrimerías de su vida, ya octogenario, todavía concurre a los Salones de Otoño de Madrid, en las ediciones de 1948, 1949, 1950, 1952 y 1955, siendo su presencia inexcusable en las más importantes colectivas del arte alavés de la postguerra. Entre sus contemporáneos tomaron cuerpo las críticas que le acusaban de falta de lucha, de capacidad para asumir riesgos y de deseos de mejora profesional por mor de una posición económica personal bastante desahogada.

Ciertamente es así. No necesitaba desprenderse de sus cuadros para vivir. Pero sería del todo injusto olvidar sus años de brega, desvelos y esfuerzos por significarse en el panorama internacional. Su reclusión voluntaria en una pequeña ciudad como Vitoria, alejada de los grandes circuitos artísticos de la época, así como las escasas exposiciones personales que realizó en vida -solamente tres en su nonagenaria existencia, Madrid (1923), Vitoria (1924) y Barcelona (1935)- amén de una humildad y modestia exacerbadas, otro tanto de lo mismo vale para su colega Díaz Olano, han motivado que su obra, durante décadas, apenas haya estado lo suficientemente difundida y apreciada entre amplios sectores de aficionados. Esta actitud comenzó a subsanarse a partir de su fallecimiento gracias a las actividades de la fundación que lleva su nombre, y el de su progenitor, alcanzando en la actualidad el puesto que legítimamente le corresponde no sólo dentro del devenir de la pintura vasca sino también en la española. Donó toda su obra, más de 420 cuadros catalogados, a su ciudad natal. Desde 1966 se exhibe una amplia selección de estos fondos en el Museo de Bellas Artes de Álava.

La producción artística más celebrada de Fernando de Amárica recae en el género del paisaje, aunque también nos ha legado importantes retratos y varios estudios de flores. Se le considera el iniciador y el que asienta las bases del paisaje en la pintura contemporánea alavesa. Su interés en esta modalidad se circunscribe a un ámbito geográfico reducido, aquel que le es más próximo y, por lo tanto, el que mejor conoce y sabe interpretar: Vitoria, la Llanada alavesa, los valles umbrosos de Gipuzkoa y Bizkaia, el litoral vasco, la Rioja y Navarra. Su estilo y modo de hacer se orientan hacia la técnica que comúnmente entendemos como impresionista. Sobre un dibujo suave que sirve para sustentar el armazón compositivo, concretiza Amárica unos paisajes a base de pinceladas sueltas y manchas jugosas acordes con su marcado sentimiento plenairista: un amor a la luz abierta, sea de amaneceres, mediodías o atardeceres; días de sol o de lluvia. Trasluce así que sea la atmósfera el factor verdaderamente consecuente de todas las panorámicas, bien urbanas, bien rurales. Asume un compromiso incondicional con la inmediatez: la realidad interpretada como dinámica de elementos y objetos que se definen por su relación con el entorno y las circunstancias ambientales. Son paisajes concretos y reales que se abren a la emotividad y que acaban por implicar tanto al artista como al espectador en un deliberado y sutil juego de transparencias que nunca son iguales, siempre mudables. Por lo tanto, Amárica tenía el sentido impresionista de que el espacio y la luz podían aportar a su pintura un toque mágico, por único e irrepetible. Por eso, quizá, sintió predilección por el paisaje puro, aunque en ocasiones lo animó con figuras. Muere en su ciudad natal el 6 de noviembre de 1956.

"Amárica busca la luminosidad, la sintetización de las formas, que representa en sus mejores cuadros con esa línea ondulante tomada de Gauguin y de Van Gogh (pasando por Zuloaga y Anglada Camarasa), esas atractivas y sabias armonías de verdes, morados, amarillos y rojos de los mejores paisajistas de la época. Amárica tuvo momentos brillantes, como cuando en los 20 y los 30 pintó una serie de cuadros de reflejos en el agua (“espejos”), en los que las líneas del paisaje se invierten y se fragmentan, convirtiéndose en composiciones cromáticas que se alejan de los propósitos meramente representativos."

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor español, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección.





user_50_3fernando_de_amarica

Retrato de Fernando de Amárica




Algunas Obras



user_50_0ciudad_con_sol_obra_de_fernando_am_rica_1905_fernando_am_rica

Ciudad con sol. Obra de Fernando Amárica. 1905. Obra de Fernando de Amárica


user_50_0fernando_am_rica_tarde_de_septiembre_a_orillas_del_zadorra

Tarde de septiembre a orillas del Zadorra (traspuntes), óleo sobre lienzo, 110 x 145 cm. Museo del Prado. Obra de Fernando de Amárica


user_50_0tr_ptico_las_puertas_de_vizcaya_realizado_en_1917_obra_de_fernando_de_am_rica

Tríptico 'Las puertas de Vizcaya', realizado en 1917. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


user_50_0fernando_am_rica_larras_de_lava_museo_de_bellas_artes_de_vitoria_1343555770_774968

'Larras de Álava' (1894-95) cuadro de más de más de 2 metros de largo pero tratado con la delicadeza de una acuarela. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


user_50_0melancol_a_de_lo_viejo_estella_de_1946

'Melancolía de lo viejo (Estella)'. Fernando de Amárica de 1946 ya vemos -según comentario Julio Asunción- como su pintura evolucionó hacia una interpretación más personal del paisaje. Museo de Bella Artes de Álava


user_50_0fernando_am_rica_una_plaza_en_la_rioja_1924_leo_sobre_lienzo_85_x_102_cm_museo_de_bella_artes_de_lava

'Una plaza en La Rioja'. 1924. Óleo sobre lienzo. 85 x 102 cm. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


user_50_5_el_zadorra_atraviesa_badaya_de_1898_muestra_el_comienzo_academicista_del_pintor_alav_s

'El Zadorra atraviesa Badaya', Fernando de Amárica de 1898, muestra el comienzo academicista del pintor alavés


user_50_5_estanque_con_surtidor_al_fondo_de_1904_el_color_vibra_en_plenitud

'Estanque con surtidor al fondo', Fernando de Amárica de 1904. El color vibra en plenitud


user_50_5_una_plaza_en_navarra_de_1935_reproduce_la_plaza_de_los_fueros_de_estella_navarra

'Una plaza en Navarra'. Fernando de Amárica de 1935 reproduce la plaza de los Fueros de Estella (Navarra)


user_50_4fernando_de_am_rica
 
Sin título. Paisaje de Fernando de Amárica


user_50_2fernando_de_amarica0214

Sin título. Paisaje de Fernando de Amárica


user_50_1fernando_de_amarica0208

Sin título. Paisaje de Fernando de Amárica



user_50_5_1  
user_50_5_2

Salas dedicadas al pintor Fernando Amárica en el Museo BB.AA. de Álava. Sede donde se encuentra el 'grueso de su colección'



user_50_estatua_del_pintor_fernando_de_am_rica2

Escultura de Fernando de Amárica, de Julio López Hernández. Jardines y acceso Museo de Bellas Artes de Vitoria, ubicado en el del Palacio de Augusti.

Fernando de Amárica (Vitoria, 1866-1956). Pintor español. Recibió algunas clases de dibujo en la Escuela de Artes y Oficios en su ciudad natal, pero no comenzó a dedicarse realmente a la pintura hasta los vein­tidós años, después de estudiar Derecho en Valladolid. En 1895 viajó a Roma y a la vuelta, se instaló en Madrid, donde acudió al taller de Joaquín Sorolla. En 1899 concurrió a la Exposición Nacional de Bellas Artes con el lienzo La vega de Güell en abril, así como con la obra Tarde de septiembre a orillas del Zadorra (traspuntes), que donaría en 1923 al Museo Nacional de Arte Moderno y de ahí pasaría al Prado en 1971. Es conocido por sus paisajes y pinturas de jardines, temas a los que se aficionó a raíz de un viaje a París en 1900. Gran parte de su producción se encuentra representada en el Museo de Bellas Artes de Álava, donde han sido depositadas por la fundación que lleva su nombre.

Paisajes de Fernando de Amárica, Exposición ‘Nuevas Miradas’, ver siete obra: http://www.museogustavodemaeztu.com...ones.php?id=213



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor vasco Fernando de Amárica (1866-1956). Amárica fue uno de los grandes paisajistas vascos, un pintor que vivió el tránsito del siglo XIX al XX y que, pese a su proximidad al impresionismo, se acercó también a otras tendencias artísticas..


Fuentes y agradecimientos: museodelprado.es, pintura.aut.org, elcultural.es, arte-historia-curiosidades.blogspot.com.es, euskomedia.org, devitoria.es, pintorescatalanes.blogspot.com.es, maestrosdelretrato.blogspot.com.es, diariodenavarra.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Amárica 
 
Fernando de Amárica en el Museo de Bellas Artes de Álava


Gran parte de su producción actualmente se encuentra representada en el Museo de Bellas Artes de Álava, donde han sido depositadas por la fundación que lleva su nombre.
 


Obra de Fernando de Amárica en el Museo de Bellas Artes de Álava


Primera época


 05_1411977827_530800

Su pintura podemos considerarla como plenairista academicista, con preocupación por la luz y efectos tonales.

El dibujo es lo primero que busca, seguido del color y la ejecución. Influencia de la “Escuela de Barbison” (1830-1870) y el pintor Carlos de Haes (1826-1898), quien desde su cátedra de San Fernando tuvo un papel pedagógico fundamental.

ESTANCIA EN ROMA: en 1895, realizó un viaje por Italia aprovechando su estancia en Roma. Dibujó en el Círculo de Bellas Artes, perfeccionando la técnica de retrato.

Acudía a las reuniones presididas por el pintor Echena, líder de la escuela romanista española. Viajó por Italia estudiando a los maestros del renacimiento.

MADRID: A finales de 1898 se traslada a Madrid, Sorolla es su maestro. La influencia del “luminismo” de Sorolla es patente en su obra, con su cada vez mayor interés por la luz y sus efectos.

En 1899 expone por primera vez en la Exposición Nacional de Madrid.

PARIS: En 1900 realiza su primer viaje a Paris, año en que se celebra la Exposición Universal. Era el lugar donde se mostraban las últimas expresiones del arte.

Amárica fue un impresionista por la coincidencia de ver y sentir el paisaje, aunque hay que considerarle un pintor autodidacta.

Pintó en la academia Delecluce, donde corregía alguna vez L. Hermitte (1844-1925).
Pinta cuadros de pequeño formato y de investigación de la incidencia de la luz, sin llegar a romper las formas.

Viaja a Holanda en compañía del pintor peruano Carlos Bacaflor (1867-1941).

ETAPA DE CONSOLIDACIÓN: (1900-15)

En 1903 envía al Salón de Paris (Societé Nationale de Beaux Arts) su cuadro “Soir de septiembre aux bords de la zadorra” . Cuadro que fue admitido y elogiado. Actualmente es propiedad del Museo del Prado.

Este mismo año, ingreso en la Junta Directiva de la Escuela de Artes y Oficios de Vitoria.

Sigue participando en los Salones de Paris durante varios años.
Es una etapa fructífera en la obra del pintor. Pinta su ciudad y los alrededores.
Participa en exposiciones internacionales. Su estética no falsea la realidad, pero llenándola de poesía.

Pinta los alrededores de Madrid, Granada y principalmente Álava.

Urquiola, el valle de Leniz. Obra de Fernando de Amárica

Con un realismo luminoso, virtuoso en lo formal, desarrolla una pintura sensorial. Pinta Urquiola, el valle de Leniz.
 
Fiel a si mismo pinta lo que ve, de forma emocional. Su amor al paisaje es algo innato. Luces y sombras se cruzan rítmicamente, como reflejo de la realidad cambiante de sosegada belleza.

En los años 20 pinta el mar que se convierte en elemento principal. Sin estridencias.

Pinta cada vez con mayor libertad, no plantea una única técnica, sino un lento proceso de adecuación dentro de su madurez. Pintor pulcro y esmerado, sensorial y contemplativo.

La serie de cuadros de sus “Espejos” en el rio Ebro, contiene obras magistrales.

Su pincel es firme y seguro en sus maneras y atrevido en sus contrastes. Lo vital y estético cruzan intereses. Cada vez es menos realista, con movimientos ondulantes.


1915 - 1930


 0ma_ana_de_septiembre_en_vizcaya_durango_1916

Mañana de septiembre en Vizcaya. (Durango). Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando Amárica.

Con un realismo luminoso, virtuoso en lo formal, desarrolla una pintura sensorial. Pinta Urquiola, el valle de Leniz.
 
Fiel a si mismo pinta lo que ve, de forma emocional. Su amor al paisaje es algo innato. Luces y sombras se cruzan rítmicamente, como reflejo de la realidad cambiante de sosegada belleza.

En los años 20 pinta el mar que se convierte en elemento principal. Sin estridencias.
Pinta cada vez con mayor libertad, no plantea una única técnica, sino un lento proceso de adecuación dentro de su madurez. Pintor pulcro y esmerado, sensorial y contemplativo.

La serie de cuadros de sus “Espejos” en el rio Ebro, contiene obras magistrales.

Su pincel es firme y seguro en sus maneras y atrevido en sus contrastes. Lo vital y estético cruzan intereses. Cada vez es menos realista, con movimientos ondulantes.


1930 - 1940


 6espejo_gris_enelebro

Espejo gris enebro. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica

Sus obras son un compendio de todo lo visto, lo entendido, lo estudiado y vivido, su visión es cada vez más internacional, sin renunciar a sus ideales. Sus estados de ánimo cada vez más se trasladan al lienzo. De lenta y discreta modernidad, pletórico de color y de luz, de aire y de vida. Sabe aprehender el alma del paisaje y su interpretación lo convierte en creación.


Última época


 8sauces_a_orillas_de_zadorra

Sauces a orillas de Zadorra. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica

Durante las décadas de los años cuarenta y cincuenta, pinta una serie de cuadros capitales dentro de su obra. Su pincelada suelta se muestra llena de dinamismo, lo intuitivo se sobrepone a lo razonado, lo espontáneo a lo meditado, lo sentido a lo calculado.



Algunas obras


 13restos_de_historia_estella_1941

Restos de historia. (Estella). 1941. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 12plegaria_espa_ola_arnedo_la_rioja_1926

Plegaria española. (Arnedo, La Rioja). 1926. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 31iglesia_al_sol_poniente_ilarduya_1920

Iglesia al sol poniente. (Ilarduya). 1920. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 12vizca_na_con_relicario_1916

Vizcaína con relicario. 1916. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 14claveles_acuarela_1948

Claveles. Acuarela. 1948. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 12calle_de_haro_1931

Calle de Haro. 1931. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 12calle_de_escoriaza_reflejos_1938

Calle de Escoriaza. Reflejos. 1938. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica

 
 9tarde_de_octubre_a_orillas_del_alto_ebro_1941

Tarde de octubre a orillas del alto Ebro. 1941. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 10el_sol_da_resplandores_a_los_lugares_humildes_anto_ana_1944

El sol da resplandores a los lugares humildes. (Antoñana). 1944. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 12el_sol_poniente_incendia_la_sierra_de_urbasa_1947

El sol poniente incendia la sierra de Urbasa. 1947. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 15sauces_del_zadorra_plateados_por_el_norte_del_gorbea_1949

Sauces del Zadorra plateados por el norte del Gorbea. 1949. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 16iturrizar_alto_deva_1941

Iturrizar. (Alto Deva). 1941. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 19casa_vasca_sol_de_oto_o_ceanuri_1931

Casa vasca, sol de otoño. (Ceanuri). 1931. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 20paisaje_castellano_baltanas_1933

Paisaje castellano. (Baltanas). 1933. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 21paisaje_de_escoriaza_casa_ganuza_1938

Paisaje de Escoriaza. Casa Ganuza. 1938. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 22la_casa_blanca_abandonada_estella_1934

La casa blanca abandonada. (Estella). 1934. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 23primavera_en_haro_1931

Primavera en Haro. 1931. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 24valle_de_tobalina_1930

Valle de Tobalina. 1930. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 25amboto_plateado_ma_ar_a_1916

Amboto plateado. (Mañaría). 1916. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 26orillas_del_zadorra_en_primavera_armi_n_1924

Orillas del Zadorra en primavera. (Armiñón). 1924. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 28deshielo_entre_olazagutia_y_alsasua_1915

Deshielo. (Entre Olazagutia y Alsasua). 1915. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 30puerto_de_bermeo_1920

Puerto de Bermeo. 1920. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


user_50_0fernando_am_rica_larras_de_lava_museo_de_bellas_artes_de_vitoria_1343555770_774968

'Larras de Álava' (1894-95) cuadro de más de más de 2 metros de largo pero tratado con la delicadeza de una acuarela. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


user_50_0melancol_a_de_lo_viejo_estella_de_1946

'Melancolía de lo viejo (Estella)'. 1946. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 1una_plaza_en_la_rioja

'Una plaza en La Rioja'. 1924. Óleo sobre lienzo. 85 x 102 cm. Museo de Bella Artes de Álava. Obra de Fernando de Amárica


 0tarde_de_septiembre_a_orillas_del_zadorra_traspuntes_1902_leo_sobre_lienzo_110_x_145_cm_museo_de_bella_artes_de_lava_donaci_n_del_museo_del_prado_obra_de_fernando_de_am_rica

Tarde de septiembre a orillas del Zadorra (traspuntes), 1902, óleo sobre lienzo, 110 x 145 cm. Museo de Bellas Artes de Álava (Donación del Museo del Prado). Obra de Fernando de Amárica


 03_1411977562_696308

Espejo verde en el Ebro. (Montejo de Cebas). Obra de Fernando de Amárica. Museo de Bellas artes de Álava



 sala0

Ver más obras en la web de la Fundación de Fernando de Amárica



Fuentes y agradecimientos: fundacionamarica.com, pintura.aut.org, museodelprado.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario