Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Forum Rules 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 2
Goto page 1, 2  Next
 
BERNINI (Gian Lorenzo Bernini)
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post BERNINI (Gian Lorenzo Bernini) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al genio italiano Gian Lorenzo Bernini, un grandísimo artista del barroco: escultor, arquitecto, pintor y creador de obras maravillosas, fue uno de los artistas de renombre que diseñó la plaza vaticana de San Pedro, así como las columnadas, el obelisco... y el espectacular baldaquino de bronce macizo sobre el altar mayor de la basílica. Así como numerosa esculturas y monumentos que enumeraremos a continuación.

Gian Lorenzo Bernini (Nápoles, 1598-Roma, 1680). Pintor, escultor y arquitecto italiano. La larga vida de Bernini fue una casi continua sucesión de éxitos, en el transcurso de la cual el napolitano llegó a imponer una auténtica dictadura artística en la Roma de buena parte del si­glo XVII, la ciudad que se había convertido en el centro indiscutible de la vanguardia artística contemporánea. Creador polifacético, Bernini destacó, ante todo, por sus obras escultóricas y arquitectónicas, aunque no dejó de practicar la pintura -sobre todo el retrato-, si bien en menor medida que las anteriores. Favorito de casi todos los papas, también creó para ellos y para la nobleza ­romana grandiosos montajes escenográficos, y llegó a componer él mismo el texto y la música de algunos de ellos.

A partir de la tercera década del siglo XVII el Barroco ya hace su plena irrupción. En la evolución histórica de la arquitectura barroca romana tiene una gran importancia la figura de Gianlorenzo Bernini.


 fontana_dei_quattro_fiumi_1396696761_546618

Fontana dei Quattro Fiumi

Nació en Nápoles en 1598, hijo de Pietro Bernini, escultor toscano que será el primero en darle lecciones. Más tarde su familia se trasladara a Roma, donde él y su padre trabajaran casi en exclusiva para los Borghese. En su adolescencia es ya un artista reconocido.

El papa Paulo V Borghese fallece en 1621 y es sustituido por Clemente V Ludovisi y posteriormente sustituido por Urbano VIII Barberini, de origen toscano y que protegería a los artistas de este origen. Este papa tiene una concepción del arte diferente al rigorismo de anteriores papas, con un carácter humanista, siendo el arte un elemento de propaganda y difusión de la grandeza de Roma.

Su pontificado se extiende entre 1623 y 1644, momentos de gran agitación política en Europa, con la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) en la que se enfrentan las potencias protestantes con las imperiales y católicas del continente. Es esta época se ponen en duda la unidad de la Iglesia y la autoridad papal, concediéndole así el papa suma importancia a la exaltación del pontificado.

Tras el pontificado de Inocencio X, Bernini se ve otra vez auspiciado de la mano de Alejandro VII Chigi, el cual trata de hacer de la arquitectura el modo más evidente de exhaltación del poder estatal del pontífice, encargándole la Plaza de San Pedro del Vaticano (1656-1667).


 bernini_raptodeproserpina_1396690247_137328

La escultura de 1621-22 de Lorenzo Bernini retrata 'El rapto de Proserpina', en la imagen se aprecia la textura y la presión de los dedos de Plutón sobre la piel.

En sus obras más tempranas (Eneas, Anquises y Ascanio, El rapto de Proserpina) resultan ya evidentes la ruptura con el manierismo tardío y una concepción radicalmente distinta de la escultura; el intenso dramatismo, la grandiosidad y la búsqueda de efectos escenográficos están ya presentes en estas primeras creaciones.

En 1629, Bernini fue nombrado arquitecto de la basílica de San Pedro por el papa Urbano VIII. Desde entonces hasta su muerte trabajó ininterrumpidamente para los sumos pontífices, salvo un cierto paréntesis durante el pontificado de Inocencio X, quien prefirió a otros artistas y le encargó pocas obras. De sus realizaciones para San Pedro destacan el gran baldaquino sobre el altar mayor y el grupo escultórico de los Padres de la Iglesia que, observado a través de las columnas del baldaquino, ofrece efectos de una gran fuerza teatral, tal como pretendía el artífice.


 la_plaza_de_san_pedro_1656_1657_de_bernini

La Plaza de San Pedro (1656-1657)

Su mejor aportación a la basílica de San Pedro fue, sin embargo, la columnata que rodea la plaza, justo delante del templo, que le ha valido elogios continuos por su armonía y sus efectos escenográficos. Esta columnata representó una gran novedad, no sólo por sus dimensiones, sino sobre todo por su disposición elíptica, una forma muy cara a los arquitectos barrocos, inclinados a conferir a todas sus obras efectos de movimiento. Las monumentales estatuas que la rematan en su parte superior dotan al conjunto de un aire todavía más majestuoso y solemne si cabe.


 xtasis_de_santa_teresa_de_bernini

Detalle de Éxtasis de Santa Teresa (1647-1652)

Aunque en menor medida, Bernini trabajó también para mecenas privados, y fruto de esa colaboración es la obra quizá más representativa de su estilo escultórico, el Éxtasis de santa Teresa. Resulta difícil concebir una mayor intensidad dramática y una mayor fuerza dinámica en una realización de pequeñas dimensiones ejecutada mediante un tratamiento exquisito del mármol. Por su condición de elemento para la decoración de una capilla y sus magníficos efectos de claroscuro, se considera esta obra como un compendio magistral de las tres artes mayores, arquitectura, escultura y pintura, y por ello ha quedado como modelo incomparable de la escultura barroca.

De sus realizaciones como arquitecto, la más valorada, además de la columnata de San Pedro, es la pequeña iglesia de San Andrea al Quirinale, en la que arquitectura y escultura se unen en una búsqueda de efectismo destinada a crear un ambiente adecuado para suscitar la fe y los sentimientos religiosos.


 fachada_del_palazzo_chigi_1664_gian_lorenzo_bernini

El palacio Chigi-Odescalchi, que ejerció una influencia decisiva en toda Europa, es uno de sus edificios civiles más conseguidos.

Con sus hermosos edificios barrocos, Bernini coadyuvó como nadie en la renovación urbanística de Roma, a la cual aporto así mismo multitud de estatuas y algunas fuentes monumentales que todavía contribuyen en la actualidad a la belleza de la urbe. La que le encargó Inocencio X para decorar la piazza Navona, llamada Fuente de los cuatro ríos, es la más espectacular de estas realizaciones. Pintor por afición, sus obras se conservan hoy en los museos más reputados por su gran calidad, lo mismo que sus dibujos, que figuran en las mejores colecciones del mundo.

Su estilo retórico y grandilocuente se convirtió en la definición de una de las poéticas más fecundas e influyentes del barroco. En el Museo del Prado tan solo se conservan dos obras relacionadas con el gran artista barroco. La primera de ellas es un busto de un supuesto Séneca, procedente de la colección real. La relación de esta obra con Bernini tan solo es de influencia, pues nos encontramos con un mármol posiblemente inspirado en un conocido modelo helenístico del Museo del Palacio Real de Nápoles, aunque trabajado con mayor dramatismo y uso del trépano, por lo que se ha atribuido a algún seguidor de nuestro artista. Se duda de su procedencia exacta, y puede provenir de la colección de Cristina de Suecia o de la de Isabel de Farnesio.


 autorretrato_de_gian_lorenzo_bernini_h_1640_leo_sobre_lienzo_46_x_32_cm_museo_del_prado

Autorretrato de Gian Lorenzo Bernini (?), h. 1640, óleo sobre lienzo, 46 x 32 cm. Museo del Prado.

La segunda obra es un Autorretrato, un lienzo unánimemente considerado obra autógrafa. Fue adquirido por el Gobierno español en 1929 procedente de la colección Messinger, se fecha hacia 1640, y es similar a los conservados actualmente en la ­Galleria Borghese de ­Roma y los ­Uffizi de Florencia.

Espero que os guste la recopilación que he realizado de Bernini, es el gran genio del barroco italiano, el heredero de la fuerza escultórica de Miguel Ángel y principal modelo del Barroco arquitectónico en Europa.
.





Biográfico de Bernini, según la Wikipedia


Gian Lorenzo Bernini (Nápoles, 7 de diciembre de 1598 - Roma, 28 de noviembre de 1680) fue un escultor, arquitecto y pintor italiano, uno de los artistas más destacados del Barroco.


 gian_lorenzo_bernini_self_portrait_c1623

Gian Lorenzo Bernini, c. 1623. Óleo sobre lienzo, 38 × 30 cm. Galleria Borghese, Roma.


Orígenes

Bernini nació en 1598 en Nápoles, ciudad natal de su madre, Angelica Galante. Su padre era el escultor Pietro Bernini, nacido en la Toscana, en la población de Sesto Fiorentino, que se había trasladado a Nápoles para trabajar en las obras de la Cartuja de San Martín. En la ciudad conoció a Angelica Galante, con la que se casó. La familia, cuando Gian Lorenzo tenía seis años, se trasladó a Roma, donde Pietro trabajaba bajo la protección del cardenal Scipione Caffarelli-Borghese, a quien muestra el precoz talento de Gian Lorenzo.

La Roma de inicios del siglo XVII era una ciudad de un fervor artístico excepcional, novedoso y revolucionario, que acogía artistas de toda Europa en una continua confrontación de ideas y experiencias artísticas. En este ambiente trabajaron maestros como Caravaggio, Annibale Carracci o Peter Paul Rubens, quienes abrieron la senda del Barroco.


Aprendizaje

Recibió las primeras enseñanzas de su padre, el escultor manierista Pietro, cuya influencia se notaría en las primeras obras de Gian Lorenzo. A su lado el joven Bernini aprendería la organización de un taller colectivo (en el futuro dirigirá muchos) y la fusión interna de un proyecto arquitectónico con la iconografía, la escultura y la pintura.

Pietro Bernini, se instaló en Roma el año 1605 para trabajar en las obras de Pablo V. Realizó, entre otras, el relieve de La Asunción de la Virgen en el baptisterio de la basílica de Santa María la Mayor. También participó en la construcción de la Capilla Paulina, proyectada por Flaminio Ponzio para albergar la tumba de los papas Pablo V y Clemente VIII.


Primeras obras

Las obras de Bernini revelaron ya desde un principio su enorme talento. En su primera fase estilística, Bernini demuestra un interés y un respeto absoluto por la escultura helenística, en obras que imitaban a la perfección el estilo antiguo.

Son de este período el Ángel con el dragón y el Fauno che scherza con gli Amorini. En cambio, obras creadas en solitario por Gian Lorenzo son La Cabra Amaltea en 1615, y los dos retratos en busto de Santoni y de Giovani Vigevano para sendas iglesias.


 gianlorenzo_bernini_by_giovanni_battista_gaulli_national_galleries_of_scotland_1396691924_290730

Gian Lorenzo Bernini in 1665, pintado por Giovanni Battista Gaulli (Il Baciccio)


Consagración del artista

Entre 1621 y 1625 Bernini realizaría cuatro obras que lo consagrarían como un maestro de la escultura y le darían fama. Se trata de los cuatro Grupos Borghesianos, cuatro grupos escultóricos basados en temas mitológicos y bíblicos encargados por el cardenal Borghese.

Las obras en cuestión eran Eneas, Anquises y Ascanio, basado en la Eneida, el Rapto de Proserpina, el David y Apolo y Dafne. Son obras monumentales que marcarían una nueva dirección en la carrera de Bernini. Las cuatro permanecen actualmente en la Galería Borghese de Roma.


La protección de los papas

Durante su vida, Bernini gozó del favor y la protección de siete papas, para los que realizó numerosas obras. Sin embargo fueron tres los que mayores obras le encargaron.


El papado Barberini

1623 fue un año crucial para la suerte de Roma, también desde el punto de vista artístico. Maffeo Barberini fue elegido papa con el nombre de Urbano VIII, un pontífice ambicioso, amante de las artes y gran admirador de Bernini, al cual le otorgó el cargo de el arquitecto de Dios. Le consideraba el artista ideal para realizar sus proyectos urbanísticos y arquitectónicos, para dar forma y expresión a la voluntad de la Iglesia de representarse a sí misma con fuerza triunfante, a través de obras espectaculares, con un marcado carácter comunicativo, persuasivo y celebrativo.

El primer encargo de Bernini fue, en 1623, la estatua de Santa Bibiana, en la Iglesia de Santa Bibiana en Roma, que incluía el proyecto de la fachada y una estatua de la santa en un momento de éxtasis. Aquí se da un giro hacia una mayor expresividad, con efectos acentuados de claroscuro, que dialogan con la pintura de Pietro da Cortona, otro protagonista del Barroco romano.

La asociación artística de Urbano VIII con su artista predilecto, culminará en la Basílica de San Pedro: la basílica surgida sobre el lugar del martirio del apóstol San Pedro, que representaría el renacimiento de la Iglesia y su reivindicación moral y espiritual tras la crisis del siglo anterior.

El papa deseaba que el nuevo altar estuviese cubierto por un enorme baldaquino de bronce, construido entre los años 1624 y 1633, y coronado con el emblema barberiano. Se apoya en cuatro gigantescas columnas salomónicas, que acaban en volutas y racimos naturalísticos. Se inspiraba en baldaquinos provisionales utilizados durante la cuaresma u otras fiestas, pero esta vez plasmado en bronce de forma permanente.

En 1627 comienza la construcción del Mausoleo de Urbano VIII, terminado con varios años de retraso. Fue colocado en posición simétrica respecto al de Pablo III, el papa del Concilio de Trento, donde inició la reforma que el actual papa reclamaba haber concluido. Está inspirado en la Tumba Médicis de Miguel Ángel, con la estatua del papa en lo alto. La mayor innovación es que la muerte aparece representada como un esqueleto que rinde honores a la figura del papa.

En 1630 comienzan las obras del Palacio Barberini, comenzadas por Carlo Maderno. Contó con la colaboración de Francesco Borromini, que pronto se convertirá en su rival.


Inocencio X

En 1644 comienza el papado de Inocencio X, mucho más austero por la crisis económica de los Estados Pontificios tras el tratado de Westfalia. Ese mismo año sufriría la demolición del campanario de la fachada de la basílica de San Pedro, por problemas de estabilidad. Sus detractores le acusaron de incompetencia técnica, mientras el papa le daba su apoyo. Coincidiría también con el ascenso de artistas rivales como Francesco Borromini o Carlo Rainaldi.

En estos años realizaría una de sus obras cumbres, el éxtasis de Santa Teresa. También realizaría la famosa Fuente de los Cuatro Ríos, en la Plaza Navona de Roma, y la escultura La Verdad, actualmente en la Galería Borghese.


 plaza_de_san_pedro

Plaza de San Pedro, El Vaticano. Vista, desde la cúpula, de la plaza diseñada por Bernini


Alejandro VII

Con la elección de Fabio Chigi como Alejandro VII en 1655, vuelve a haber un papa humanista, que como Maffeo Barberini 30 años antes se rodea de arquitectos para la ejecución de ambiciosos proyectos urbanísticos, como la reordenación de la Piazza del Popolo.

En San Pedro termina la decoración interior con la espectacular Cátedra de San Pedro, situada en el fondo del ábside, un relicario que contiene la cátedra paleocristiana. Sostenida por estatuas de los Padres de la Iglesia Católica, como símbolo de la sabiduría y de la autoridad papal. La paloma simboliza el espíritu santo.

Al exterior construye una columnata elíptica, espacio dedicado a ceremonias religiosas públicas, que representa el abrazo de la iglesia a todo el pueblo. Las obras de San Pedro culminaron con la Scala Regia, la entrada oficial al palacio apostólico, utilizando una columnata fugada que, flanqueando la escalinata, corrige la irregularidad del muro y crea la ilusión visual de una escalera de mayores dimensiones.

Para la familia Chigi construye dos iglesias: la colegiata de Ariccia y la de Castel Gandolfo. También edificó la Iglesia de Sant'Andrea en el Quirinal, encargada por Camilo Pamphili, una iglesia pequeña de planta elíptica con la entrada en el eje menor y un óculo en el centro.

Bernini era ya un artista de fama internacional, y en 1664 el ministro Colbert durante el reinado de Luis XIV, convence al papa para que le ceda a su artista predilecto. Así, en 1665 Bernini parte para Francia, con el encargo de reestructurar el palacio del Louvre. Fue recibido como un príncipe, sin embargo la experiencia francesa duró tan solo seis meses. Su estilo no gustaba a los comisionados franceses, que prefirieron encargar el trabajo a Claude Perrault. Sí que realizó, a pesar de todo, un Retrato ecuestre de Luis XIV.

Uno de los últimos grandes trabajos encargados por Alejandro VII, fue la escultura del Sepulcro de Alejandro VII, un monumento meditativo e íntimo que representa a Alejandro VII, arrodillado y humilde, acosado por La Muerte, figura que le muestra un reloj de arena, recuerdo de que algún día el tiempo se acabará. Contiene cuatro figuras alegóricas: la Caridad, la Verdad, la Prudencia y la Justicia.


OBRA

El retrato

A lo largo de su vida realizó numerosos retratos de papas, reyes y nobles, que le reportaron fama y riqueza. Les solía retratar a la heroica, realzando la expresión y magnificencia. Él mismo confesó inspirarse para ello en Rafael.


La restauración

La base de la formación artística de Bernini fue el estudio de la tradición grecorromana. Sus restauraciones revelan el gusto por la precisión, por la interpretación original del helenismo y el respeto por la integridad de la obra, como en el Hermafrodito. En la restauración de Ares Ludovidisi en 1627 se aprecia perfectamente la intervención de Bernini por el diferente color y tratamiento del mármol.


Arquitectura

Es el arquitecto más representativo de todo el barroco italiano. Sus características como arquitecto barroco fueron: - Dar mucha importancia a lo decorativo, tanto en el interior como en el exterior. - Los elementos constructivos (columnas, pilastras, etc.) se multiplican, pero con función decorativa, siendo su único fin dar ritmo arquitectónico. - Frontones, entablamientos, etc. se rompen, las curvas se compenetran con líneas rectas, buscando siempre presiones dinámicas. - En las iglesias prefiere las plantas centralizadas, fundamentalmente la planta ovalada (pequeñas iglesias).

    • Plaza de San Pedro
    • Iglesia de Sant'Andrea en el Quirinal
    • Capilla del marqués Raimondi en San Pietro in Montorio, Roma
    • Colegiata de Ariccia
    • Iglesia de San Tomás de Villanova (Ariccia)
    • Palacio Montecitorio
    • Palacio Chigi Odescalchi
    • Scala Regia del Vaticano
    • Escalera convexa del Atrio de la Iglesia de San Francisco, en Quito (Ecuador)


Monumentos

El arte de Bernini estaba basado en la arquitectura, la escultura y el urbanismo, que se fundían en el teatro. Bernini fue un escenógrafo muy apreciado, utilizaba todos los recursos disponibles para sorprender al público con efectos ilusionistas, reutilizados después en su arquitectura. Esto se aprecia en conjuntos monumentales que combinan las figuras esculpidas, ubicadas en un escenario arquitectónico.

    • Baldaquino de San Pedro (1624) - Bronce, en parte dorado, Basílica de San Pedro, Ciudad del Vaticano
    • Sepulcro de Urbano VIII (1627-1647) - Bronce dorado y mármol, figuras a tamaño mayor que el natural, Basílica de San Pedro, Ciudad del Vaticano
    • Sepulcro de Alejandro VI
    • Cátedra de San Pedro
    • Elefante Obeliscoforo (1667-1669) - Mármol, Plaza de Santa Maria sopra Minerva, Roma
    • Capilla Chigi en Santa Maria del Popolo
    • Capilla Cornaro
    • Altar del Santísimo Sacramento
    • Capilla Raimondi
    • Fuente de los Cuatro Ríos (1648-1651) - Travertino y mármol, Plaza Navona, Roma
    • Fuente de la Barcaccia
    • Fuente del Tritón


Esculturas

En sus primeras obras Bernini respetaba fielmente los cánones clásicos, a la vez que se observaba la influencia manierista de su padre. Sin embargo, su estilo muestra una evolución en los cuatro grupos Borghesianos, donde aparece con fuerza la creatividad del artista.

En estas composiciones el artista plasma el momento culminante del drama, mostrando la gracia y la expresión de los personajes. Pero sobre todo, lo que fascina de estas obras es el virtuosismo, la naturalidad, el efecto de materialidad y de claroscuro. Por otro lado, resulta novedosa la relación de las esculturas con el espacio circundante, ya que están concebidas para ser observadas desde un punto determinado, no para ser rodeadas y vistas desde cualquier ángulo.

Como ejemplo de su maestría con la piedra, durante los trabajos del busto de Scipione Borghese, apareció un defecto en el mármol. Borghese aceptó no posar durante varios días, ignorando que en ese tiempo esculpiría un busto idéntico desde cero.

    • San Lorenzo de la Retícula (Martirio de San Lorenzo) (1614-1615) - Mármol, 66 x 108 cm, Colección Contini Bonacossi, Florencia
    • La Cabra Amaltea (1615) - Mármol, Galería Borghese, Roma
    • San Sebastián (h. 1617) - Mármol, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid (depósito de la sociedad Omicron)
    • Eneas, Anquises y Ascanio (1618-1619) - Mármol, altura 220 cm, Galería Borghese, Roma
    • Rapto de Proserpina (1621-1622) - Mármol, altura 295 cm, Galería Borghese, Roma
    • Apolo y Dafne (1622-1625) - Mármol, altura 243 cm, Galería Borghese, Roma
    • David (1623-1624) - Mármol, altura 170 cm, Galería Borghese, Roma
    • San Longino (1631-1638) - Mármol, altura 450 cm, Basílica de San Pedro, Ciudad del Vaticano
    • Busto de Scipione Borghese (1632) - Mármol, altura 78 cm, Galería Borghese, Roma
    • Busto de Costanza Bonarelli (h. 1635) - Mármol, altura 70 cm, Museo Nacional del Bargello, Florencia
    • Busto del Cardenal Richelieu (1640-1641) - Mármol, Museo del Louvre, París
    • La Verdad (1645-1652) - Mármol, altura 280 cm, Galería Borghese, Roma
    • Éxtasis de Santa Teresa (1647-1652) - Mármol, capilla Cornaro, Santa Maria della Vittoria, Roma
    • Daniel y el león (1650) - Mármol, Santa Maria del Popolo, Roma
    • Busto di Francesco I d'Este (1650-1651) - Mármol, altura 107 cm, Galería Estense, Módena
    • Constantino (1654-1670) - Mármol, Palacios Pontificios, Ciudad del Vaticano
    • Habacuc y el ángel (1655) - Terracota, altura 52 cm, Museo Sacro, Museos Vaticanos, Ciudad del Vaticano
    • Busto de Luis XIV (1665) - Mármol, altura 80 cm, Museo Nacional de Versalles, Versalles
    • Ángel con la corona de espinas (1667-1669) - Mármol, tamaño mayor que el natural, Sant'Andrea delle Fratte, Roma
    • Busto di Gabriele Fonseca (1668-1675) - Mármol, más grande que el natural, San Lorenzo in Lucina, Roma
    • Luis XIV a Caballo (1669-1670) - Terracota, altura 76 cm, Galería Borghese, Roma
    • Éxtasis de la beata Ludovica Albertoni (1671-1674) - Mármol, capilla Altieri-Albertoni, San Francesco a Ripa, Roma


Museos que albergan sus obras

    • Galería Borghese en Roma
    • Galería Uffizi de Florencia
    • Museo del Louvre
    • National Gallery de Londres
    • National Gallery of Art de Washington
    • National Gallery of Scotland de Edimburgo
    • Victoria and Albert Museum
    • Kunsthalle de Hamburgo
    • Museo del Prado
    • Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid



Algunas imágenes de la obra de Bernini


Obra arquitéctonica


La gran Plaza de San Pedro


 0st_peter_s_square_vatican_city_april_2007

La época de las grandes obras se concluyó cuando en 1626 el Bernini realizó uno de sus espléndidas columnadas, convirtiendo la plaza de San Pedro en el mas bello teatro del mundo. El diseño de la plaza de San Pedro, simboliza al pontífice coronado con la tiara (cúpula de San Pedro) y con los brazos abiertos, acogiendo a toda la cristiandad. Otro de los proyectos presentados por Bernini simbolizaba a Cristo crucificado. La plaza de San Pedro se compone en realidad de dos plazas tangentes, una de forma trapezoidal y otra elíptica. La plaza trapezoidal se cierra hacia nuestro frente reduciendo ópticamente la fachada de Maderno y logrando que los espectadores situados en la plaza elíptica perciban la concepción original de la cúpula de Miguel Ángel. Este proyecto del Vaticano lo hizo en colaboración con Borromini como ayudamte.


 1plaza_de_san_pedro_del_vaticano

La plaza debía disimular las construcciones irregulares que la rodeaban, debia tener en cuenta la colocación del obelisco y consentir que un gran numero de fieles pudieran ver al Papa durante la bendición urbi et orbi.

Prevalecio la solucion de la plaza eliptica, perfilada por una columnada de 284 columnas y 88 pilastres que formara un portico suficientemente amplio para permitir el paso de carrozas.


 0colonnatospietro

Columnas de estilo dórico franqueando la Plaza de San Pedro.

Quien observe el pórtico desde la fuente observara una sola fila de columnas en lugar de las 4 existentes formando dos brazos que simbolizan el abrazo a la Cristianidad.

La barandilla sobre la columnada esta adornada por 140 estatuas de santos. En la parte baja, una enorme escalinada de 3 peldaños con las estatuas de San Pedro y San Pablo a los lados. En medio de la plaza dos grandes fuentes y el obelisco.


 0vatican_piazza_san_pietro_obelisk

El obelisco es el antiguo obelisco del Circo de Neron, transferido delante de la basilica por Sixto V. El pontifice habia ordenado que durante la operacion el publico estuviese en absoluto silencio, con pena de muerte para quien no lo cumpliese. Pero viendo que las cuerdas estaban a punto de ceder, un hombre osó gritar: "Agua a las cuerdas!" consintiendo con su valentia el llevar la operacion a termine. Fue recompensado por el mismo Sixto V.


 0saint_peter_s_square_2

Resumiendo: Bernini fue el último arquitecto en intervenir en su construcción de la Basílica y Plaza de San Pedro del Vaticano fue Gian Lorenzo Bernini, que acometió la tarea de añadir dos torres laterales a la fachada. Iniciados los trabajos de construcción, la inestabilidad del subsuelo obligó a dejarlas inacabadas, quedando como meras extensiones de la fachada. También proyectó la inmensa plaza ovalada de San Pedro y las columnatas perimetrales. Encima de ellas y por todo el perímetro de la plaza se aprecian numerosas estatuas de santos y santas de todas las épocas y lugares. Encima de la fachada de la basílica están las estatuas de los 12 Apóstoles, San Juan Bautista y, en el centro, Cristo.


El Baldaquino


 0bernini_baldachino

Gian Lorenzo Bernini. 1633. Basílica de San Pedro del Vaticano. Roma

El Baldaquino de San Pedro es la estructura que cubre el altar de la Basílica de San Pedro del Vaticano, situado sobre la tumba de San Pedro Apóstol, bajo la cúpula que diseñara Miguel Ángel.

El papa Urbano VIII, de la familia Barberini encargó esta estructura al genial escultor y arquitecto Gian Lorenzo Bernini.

La estructura consta de 4 columnas salomónicas de bronce de más de 14 metros de altura que sostienen una estructura que simula un palio. Formado por cuatro volutas que convergen en un punto central, genera un falso techo de la estructura, sustentado por los entablamentos y las cornisas que soportan las columnas.

Está rematado por figuras alegóricas en las esquinas sobre cada columna. Toda la estructura se corona con un globo terrestre y una cruz, lo que unido a la presencia del escudo de la familia, simbolizaría que Cristo está presente en todo el mundo por medio de los Barberini.


 0_baldaquino_de_san_pedro

Las columnas salomónicas del Baldaquino, y en general toda la estructura, están completamente decoradas con esculturas doradas y relieves inspirados en elementos de la naturaleza, como palomas, racimos de uvas, abejas y soles -estos dos últimos, también símbolos de la familia Barberini- que le dan un aspecto muy barroco al conjunto.

La función de esta arquitectura reside en promover al fervor de los fieles y crear asombro y admiración sobre la figura del papa en los momentos en que oficia las ceremonias litúrgicas.

Estamos en la época de la Contrarreforma y la iglesia busca en todo momento incrementar el fervor religioso, que consigue en muchos casos gracias a la teatralidad con que se conciben y diseñan los edificios en época barroca, en los que el fiel se ve impresionado por la magnificencia y riqueza de una obra, que la separe de lo terrenal y mundano.

En la construcción de esta obra, que se dilató más de 9 años, trabajaron siete escultores -además del propio Bernini- entre los que estuvo el otro gran maestro del barroco romano: Francesco Borromini.

El bronce necesario para construir la estructura fue obtenido del techo del panteón de Roma, por mandato del papa Urbano VIII.


 baldaquino_de_la_bas_lica_de_san_pedro

El Baldaquino de San Pedro obra de Gian Lorenzo Bernini.



La Cátedra de Pedro o el Gloria


 1la_c_tedra_de_pedro_o_el_gloria

En el fondo de la basílica (el ábside) hay un monumento que representa un enorme trono de bronce, conocido como "la Cátedra de Pedro", símbolo de la potestad del Papa. En realidad, es un relicario que contiene restos de una silla de madera y marfil que, según la tradición, la usaba el mismo San Pedro.

Según otros, parece más bien que se trataba del asiento que ocupaba el emperador Constantino en la primitiva basílica. Encima del trono hay dos ángeles de bronce sosteniendo las llaves y la tiara, símbolos de la autoridad papal.


 1_1la_c_tedra_de_pedro_o_el_gloria

Tras él se abre el llamativo ventanal que representa al Espíritu Santo como paloma, rodeado de una vorágine de ángeles y santos. Al pie de este monumento hay un altar usado por el Papa para ciertas ceremonias, llamado precisamente "altar de la Cátedra".



Puente de Sant’Angelo. (1668-1671)  


 castelsantangelo

Clemente IX le encarga a Bernini la decoración del puente de Sant’Angelo con el fin de crear un vía crucis urbano. Este puente une el Vaticano con Roma y desde él se ve el castillo de Sant’Angelo, antiguo mausoleo de Adriano. Bernini lo flanquea por figuras de ángeles con las alas desplegadas en el momento de tocar el suelo, portando en sus manos los instrumentos de la Pasión.


 puente_sant_angelo_1

Bernini diseña la totalidad del conjunto, pero únicamente realiza dos estatuas: el ángel que porta la cartela del INRI y el que porta la corona de espinas. Estas dos obras son de tan alta calidad que en su misma época fueron trasladadas a Sant’Andrea delle Fratte para su conservación. Las estatuas son de tamaño mayor que el natural, casi duplicándolo, pero no llegan al colosalismo.


 puente_sant_angelo_2

Tan importante como las esculturas es la concepción, completamente dramática, en la que se ven envueltos los viandantes. Esta es la primera experiencia de Bernini al aire libre y la resuelve de un modo bastante afortunado, proporcionando perspectivas desde dentro del puente pero también perspectivas laterales, integrándose en la trama urbana.


 576px_s5003594

Las dos figuras de los ángeles están realizadas con un canon adelgazado, siendo las cabezas relativamente pequeñas. Los pliegues encorsetan la anatomía, ocultándola, buscando la emotividad y la emoción religiosa. Estos tiene un sentido de la expresividad crispada.


 ngeles_en_el_puente_sant_angelo

Ángeles en el Puente Sant'Angelo. Los ángeles, especialmente el Ángel con la Corona de Espinas, se inspiran en cierta medida en el Antinoo, estatua del amante de Adriano y deificado por éste a su muerte, inspirada a su vez en el siglo V. Las figuras muestran una actitud claramente frontal, torciendo el torso en ¾ y haciendo uso del contraposto. La cabeza se halla ligeramente inclinada hacia un lado siendo el rostro es de una gran expresividad, mostrándose horrorizado y dolido por el sufrimiento de Cristo.



Fuente de los Cuatro Ríos


 3fuente_de_los_cuatro_r_os

La escultura de la Fuente de los Cuatro Ríos, se encuentra en la Piazza Navona de Roma (Italia) y fue ideada y cincelada por el escultor, arquitecto y pintor Gian Lorenzo Bernini en 1651 bajo el papado de Inocencio X, en plena época barroca, durante el periodo más prolífico del genial artista y cerca de la que en otro tiempo fue la Chiesa di San Giacomo degli Spagnoli

La fuente se compone de una base formada de una gran piscina elíptica, coronada en su centro de una gran mole de mármol, sobre la cual se eleva un obelisco egipcio de época romana, el obelisco de Domiciano.


 3danube_fontana_dei_quattro_fiumi_rome
 3fontana_dei_quattro_fiumi_ganges
 3_9nile_fontana_dei_quattro_fiumi_rome
 3_10piazza_navona_0511_02
 3_11

Las estatuas de la fuente de los Cuatro Ríos. Las estatuas que componen la fuente, tienen unas dimensiones mayores que en la realidad y son alegorías de los cuatro ríos principales del mundo (el Nilo, el Ganges, el Danubio, y el Río de la Plata), cada uno de ellos en los continentes conocidos en la época. En la fuente cada uno de estos ríos está representado por un gigante de mármol.

Los árboles y las plantas que emergen del agua y que se encuentran entre las rocas, también están en una escala mayor que en la realidad. Los animales y vegetales, generados de una naturaleza buena y útil, pertenecen a especies grandes y potentes (como el león, caballo, cocodrilo, serpiente, dragón, etc.). El espectador, girando en torno a la fuente, descubre nuevas formas que antes estaban escondidas o cubiertas por la masa rocosa. Con esta obra, Bernini quiere suscitar admiración en quien la mira, creando un pequeño universo en movimiento a imitación del espacio de la realidad natural.

La fuente fue sometida a restauración, un trabajo que se dio por concluido en diciembre de 2008.


 3_1

El león.


 3_2

El cocodrilo.


 3_3fontana_dei_fiumi_serpente_di_mare

La serpiente de mar.


 3_4

El caballo.


 3_5

La serpiente de tierra.


 3_6_1399994642_808300

El delfín.


 3_7

El dragón.


 3_8

Los animales del emblema.

Los animales de la fuente de los Cuatro Ríos. La fuente está decorada con especies variadas de animales. Basta con dar una vuelta alrededor de ésta. Las figuras son: un caballo, una serpiente de tierra (en la parte más alta, cerca del obelisco), una serpiente de mar, un delfín (que funciona también como desagüe), un cocodrilo, un león y un dragón. Notar también la vegetación esculpida que parece real.
Fontana de Fiumi de Bennini, Piazza de Navona. Roma.


 3_0_1399994903_765176

La fuente de los Cuatro Ríos de Bernini. Piazza de Navona, Roma. Obra de Gian Lorenzo Bernini



La Fontana del Moro


 la_fontana_del_moro2

La Fontana del Moro es una fuente localizada en el costado sur de la Piazza Navona en Roma, Italia. Representa a un moro, o africano, de pie en una concha marina con una cascada, luchando con un delfín, rodeado por cuatro tritones, situada en una base de mármol rosa.

La fuente fue diseñada originalmente por Giacomo della Porta en 1575 sólo con el delfín y los tritones. En 1653, se añadió la estatua del moro, obra de Gian Lorenzo Bernini. En 1874, durante una restauración de la fuente, las estatuas originales fueron trasladadas a la Galería Borghese y substituidas por copias.


 la_fontana_del_moro

Fontana del Moro, Piazza de Navona. Roma. Obra de Gian Lorenzo Bernini



 sant_andrea_al_quirinale_facade

Sant'Andrea al Quirinale (San Andrés en el Quirinal) es una iglesia barroca de Roma (Italia). Sede del noviciado de la Compañía de Jesús, está situada en la colina del Quirinal, próxima al Palacio del Quirinal. La pequeña iglesia fue construida entre 1658 y 1670, a partir del proyecto de Gian Lorenzo Bernini y Giovanni de' Rossi, por encargo del cardenal Camillo Pamphili, familiar de Inocencio X. Existía una iglesia previa, del siglo XVI. Está considerada una de las obras maestras de la arquitectura de Bernini. Su hijo recordaba cómo, años después, Bernini solía sentarse en el interior a observar el juego de luces, los estucos teñidos y el mobiliario policromado...

Más info


 2bernini_elefant

Obelisco de Minerva. El Pulcino della Minerva, una famosa escultura de Bernini de un elefante, sobre el cual se montó uno de los once obeliscos egipcios de Roma.


 fontana_barcaccia

Fuente de la "Barcaccia" in Piazza di Spagna en Roma. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 0romaberninifontanaapi

Fontana delle Api - La Fuente de las Abejas por Gian Lorenzo Bernini


 fuente_de_il_tritone_nocturno

Fuente del Tritón, nocturno (Roma). Obra de Gian Lorenzo Bernini


 0tritonbrunnen_rom

La Fuente del Tritón de Gian Lorenzo Bernini, en la Piazza Barberini, Roma.


 ngel_con_la_corona_de_espinas_1667_69_de_bernini_sant_andrea_delle_frate

Ángel con la corona de espinas de Bernini. Sant Andrea delle Frate, Roma.


 ngel_con_la_cartela_de_bernini_sant_andrea_delle_frate_roma

Ángel con la cartela de Bernini. Sant Andrea delle Frate, Roma.

Clemente IX tiene en 1669 el proyecto de colocar en el Ponte Sant'Angelo un nuevo parapeto con ángeles portando los símbolos de la Pasión. El proyecto es encomendado a Bernini que lo realiza con sus alumnos.

Pero estas dos estatuas son los originales de Bernini en mármol. Fueron consideradas por el Papa como demasiado valiosas para estar a la intemperie y fueron regaladas a Bernini.

Los herederos de Bernini, que vivía en un palacio cerca de Sant'Andrea delle Frate, donaron los ángeles a la iglesia en el siglo XVIII.
  

 5tumba_del_papa_urbano_viii
 6tumba_del_papa_urbano_viii

Tumba del Papa Urbano VIII. Diseñada por Bernini en 1628. Basílica de San Pedro. El Vaticano


 0_monument_fun_raire_du_pape_alexandre_vii_st_pierre_vatican_1
 lorenzo_bernini_tumba_de_alejandro_vii

Tumba del papa Alejandro VII. Basílica de San Pedro. El Vaticano. Este sepulcro fue uno de los últimos trabajos de Bernini (1671 1678), situado en San Pedro del Vaticano.


 tomba_matilde_canossa_san_pietro

Sepolcro di Mathilde di Canossa, situado en San Pedro del Vaticano. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 2santamariasopraminerva_monumentofunebrebernini

Il monumento funebre di Giovanni Vigevano, opera di Gianlorenzo Bernini, nella chiesa di Santa Maria Sopra Minerva a Roma.


 apolo_y_dafne_1623_1635

Apolo y Dafne (1623-1635). Obra de Gian Lorenzo Bernini


 3la_verdad_revelada_por_el_tiempo_1422823160_789921

La Verdad revelada por el Tiempo (1646-1652), Galleria Borghese, Roma. Obra de Gian Lorenzo Bernini. Alegoría en mármol, de 280 cm de altura, que representa a la Verdad, simbolizada en una mujer con desnuda con un sol en su mano derecha, descubierta por el Tiempo, cuya representación finalmente no fue realizada.


 4gian_lorenzo_bernini_david_1623_1624_carrara_marble_1366967969_org

David (1624). David aparece aquí tensando la onda para atacar a Goliat. La dinámica de la figura se enfatiza por medio de una composición piramidal que realiza Bernini, con varios puntos de vista. 1623. Obra de Gian Lorenzo Bernini


Durante el viaje realizado por Bernini a Francia para la realización del proyecto del Louvre, éste realiza también una serie de encargos...


 1024px_louis_xiv_le_bernin_louvre_120409_01

Esta es la estatua ecuestre de Luis XIV. La estatua de Louis XIV, moldeada y realizada plomo en 1988, mármol de Bernini (Gian Lorenzo Bernini, 1598-1680) modificado en estatua de Marcus Curtius por Girardon, en 1687, por orden del rey. Cour Napoléon al Palais du Louvre.


 10gian_lorenzo_bernini_bust_of_louis_xiv_2

Este retrato de Luis XIV fue realizado por Bernini durante su visita a Francia en 1666


 borghese

Scipione Borghese (1632) Marble, Galleria Borghese, Rome. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 7_richelieu_le_bernin

Busto del cardenal Armando de Richelieu. 1641. Mármol, 83 cm de altura.. Museo del Louvre. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 8bacchanal_a_faun_teased_by_children_large
 9bacchanal_a_faun_teased_by_children

Bacanal (1616). Bacchanal A Faun Teased by Children. A Bernini sculpture in the European Sculpture and Decorative Arts galleries in the Metropolitan Museum of Art de Nueva York


 d65_la_cabra_amaltea_1615_bernini

Cabra Amaltea con Zeus y Pan (1615). Obra de Gian Lorenzo Bernini


 11caridad_con_dos_ni_os
 12gian_lorenzo_bernini_charity_with_two_children_detail_3

Caridad con dos niños (1634). Obra de Gian Lorenzo Bernini


 d64_el_rapto_de_proserpina_bernini_1621_22
 rapto_de_proserpina_1422828040_653542

El rapto de Proserpina (1622). Obra de Gian Lorenzo Bernini


 13neptuno_y_trit_n
 14gianlorenzo_bernini_nettuno_e_il_tritone_1622_23_ca

Neptuno y Tritón (1622-23). Marble. 182 cm. Victoria and Albert Museum, London. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 apolo_y_dafne_de_bernini

Apolo y Dafne. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 15gian_lorenzo_bernini_the_martyrdom_of_st_lawrence_2

Martirio (1615). Obra de Gian Lorenzo Bernini


 16cappella_chigi_abacuc_e_langelo

Habacuc y el ángel (1655-61). Capilla Chigi, Iglesia de Santa María del Popolo, Roma. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 17busto_de_constanza_buanorelli

Constanza Buanorelli. En este busto aparece representada la que fue amante de Bernini y mujer de uno de sus oficiales Constanza Buanorelli. 1635.


 18eneas_y_anquises

Eneas y Anquises (1618-1619). Obra de Gian Lorenzo Bernini


 19constantino_a_caballo_m_rmol_1654_70_31_estatua_ecuestre

Estatua ecuestre de Constantino (1655-1670). Obra de Gian Lorenzo Bernini


 20francisco_i_por_bernini

Busto de Francisco I, fue realizado poe Bernini en Roma a través de un retrato pictórico. Esta obra es muy representativa y característica de los retratos de carácter protocolario.


 santoni02

Bust of Giovanni Battista Santoni, Santa Prassede. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 21retrato_de_paulo_v

Busto de Paulo V. Este retrato de Paulo V es contemporáneo del grupo de Eneas. Se trata de una obra temprana que nos muestra un cierto tono realista,  y tiene un carácter muy frontal y estático. 1618. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 giovanni_lorenzo_bernini_santa_bibiana_church_of_santa_bibiana

Santa Bibiana de Roma en su honor sobre el solar donde se asentaba la casa paterna, gracias al papa Simplicio. Dicha iglesia fue consagrada en 467, y restaurada por el papa Honorio III en 1224. En 1626, Bernini elaboró una estatua de la santa, que permanece en su iglesia. Es la patrona de los bebedores y epilépticos; también es invocada contra el dolor de cabeza y convulsiones.


 23saint_jerome_by_bernini

San Jerónimo (Bernini, 1661-1663) Duomo de Siena (Capilla de la Madonna del Voto).


 estatua_de_longino_en_la_bas_lica_de_san_pedro_con_la_santa_lanza

Estatua de Longino en la Basílica de San Pedro con la Santa Lanza. Obra de Gian Lorenzo Bernini (1631-1638)


 bernini_enea_anchise_ed_ascanio

Bernini's Enea Anchise Ascanio


 24santa_mar_a_magdalena

Santa María Magdalena. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 ludovicaalbertoni

Éxtasis de la beata Ludovica Albertoni. Sepulcro (1671-1674). Obra de Gian Lorenzo Bernini


 felipe4

Estatua de Felipe IV de España, en el pórtico, según diseño de Bernini. Basilica de Santa Maria la Mayor. Roma, Italia Santa Maria Maggiore.



 25_ecstasy_st_theresa_sm_della_vittoria

Éxtasis de Santa Teresa. 1647 y 1651. Mármol. 351 cm. Iglesia de Santa María de la Victoria, Roma, Italia. Obra de Gian Lorenzo Bernini.


 26_ecstasy_st_theresa_sm_della_vittoria

El Éxtasis de Santa Teresa, también conocido como la Transverberación de Santa Teresa (en italiano: L'Estasi di Santa Teresa o Santa Teresa in estasi o Transverberazione di santa Teresa) es un grupo escultórico en mármol obra del escultor y pintor Gian Lorenzo Bernini, de estilo barroco. Fue realizada entre 1647 y 1651, por encargo del cardenal Cornaro, para ser colocada donde iría su tumba, en la iglesia de Santa María de la Victoria (Santa Maria della Vittoria), en Roma, donde actualmente se encuentra, en la llamada Capilla Cornaro. Está considerada una de las obras maestras de la escultura del alto barroco romano. Retrata la imagen de santa Teresa de Ávila durante el don místico de la transverberación que describe en su Libro de la Vida... Leer más


 26cornaro_sm_della_vittoria

Retratos en mármol de la familia del cardenal Cornaro, en Santa Maria della Vittoria. Obra de Gian Lorenzo Bernini.

Grupo escultórico representando a la familia contemplando el Éxtasis. Capilla Cornaro. de Santa Maria della Vitoria, Roma. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 anta_maria_della_vittoria_1

Santa Maria della Vittoria, Roma. La capilla Cornaro, con el Éxtasis de santa Teresa de Bernini presidiendo el altar. Obra de Gian Lorenzo Bernini


 22bernini3

La Scala Regia fue un encargo arquitectónico fue realizado a Bernini por Alejandro VII realizado entre 1663 y 1666 y tenía como fin comunicar el atrio de San Pedro con los palacios Vaticanos.

Entre 1663 y 1666 Bernini abordó su última gran empresa vaticana: la Scala Regia, realizada bajo el estímulo de la dificultad, su genial solución de ilusionismo perspectivo es una evidente referencia a la Galería erigida en el Palacio Spada (1635) por Borromini, al que Bernini parece referirse de continuo cuando hace arquitectura. En el arranque de la escalera, al fondo del vano de acceso desde el atrio de la Basílica, y en ángulo recto respecto a ella, colocó la monumental estatua ecuestre de Constantino (1662-68) que, ambientada teatralmente delante de una gran cortina de estuco, se presenta como una aparición. La Scala conduce a la Sala Regia y a las grandes salas de recepción del Palacio Vaticano.



OBRA PICTORICA:


 autorretrato_de_gian_lorenzo_bernini_1624_basilica_de_san_pedro_el_vaticano

Autorretrato de Gian Lorenzo Bernini. 1624. Basilica de San Pedro. El Vaticano


 autorretrato_de_gian_lorenzo_bernini_a_los_25_a_os_1622_galer_a_borghese_de_roma_italia

Autorretrato de Gian Lorenzo Bernini. 1622 (a los 25 años) Galería Borghese de Roma. Italia.


 bernini_saints_andrew_thomas_ng6381_fm

'Saint Andrew and Saint Thomas' de Gian Lorenzo Bernini. 1627. National Gallery. London


 gian_lorenzo_bernini_selfportrait

Gian Lorenzo Bernini. Autorretrato, 1630-35. Galleria Borghese, Roma.


 tumba_bernini

Gian Lorenzo Bernini también descansa en la basílica de Santa María la Mayor. Su tumba se halla bajo una gastada losa de mármol blanco, a la derecha del altar.


 27_01_bernini_a_capolecase

Roma: memoria di Bernini a via Capolecase, dove visse (1898)



Pues esto es todo amigos, espero que os guste la recopilación que he realizado de la obra del genial Bernini, sin duda fue uno de los más grandes artistas, para mí uno de mis favoritos del Barroco italiano.

Este trabajo de Bernini, está dedicado a Mariol, una gran compañera, empedernida lectora y gran amiga del foro, con mucha sensibilidad y mejor gusto, además es una gran admiradora del artista... Va por ti Mariol.



Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, artcyclopedia.com, pintura.aut.org, biografiasyvidas.com, museodelprado.es, artehistoria.com, lahornacina.com, groups.msn.com, tuitearte.es, devisitapor.net, fuenterrebollo.com, es.wahooart.com, hesperetusa/flickr.com, nationalgallery.org.uk, wga.hu, jaaa.blog.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Tuesday, 09 February 2016, 09:40; edited 27 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
J.Luis muchas gracias por esta nueva aportación de Bernini. Me ha gustado mucho sus obras, incluso mas que las de Fidias. Me quedo por supuesto con la Plaza de San Pedro, el Baldaquino, el puente de Sant’Angelo y las 2 fuentes que nos has dejado en esta magnífica Galería.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
J. Luis, muchas gracias por abrir este nuevo tema dedicado a Bernini.
Me encantan la obras de este gran artista.   [smilie=up.gif]
 




___________________________
imagesukrtbgox_200x135_150x101_1477846450_638145 bandera_de_asturias_150x98 dscn1528

Para toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio. A. Dumas

Dar amistad a quien te pide amor es lo mismo que dar pan al que tiene sed.

La felicidad es como la neblina, cuando estamos dentro de ella no la vemos. Amado Nevo

 
Mariol Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
Mariol, como te encanta la obra de Bernini... este trabajo te lo dedico, porque demuestras una gran sensibilidad y mejor gusto, espero no te importe.

He añadido varias imágenes más para completar el trabajo de Bernini.




 [smilie=up.gif]




Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
J.Luis, no me importa para nada. ¡Muchas gracias! . Es todo un detalle.

Todas las obras de este gran artista me gustan. Son magníficas. Cuando el año pasado estuve en Roma no me cansaba de contemplarlas. Me quedaron cosas por ver, pero ocho días no dan para ver todo el arte que hay en Roma. Habrá una segunda oportunidad. Espero.

Gracias de nuevo.
 




___________________________
imagesukrtbgox_200x135_150x101_1477846450_638145 bandera_de_asturias_150x98 dscn1528

Para toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio. A. Dumas

Dar amistad a quien te pide amor es lo mismo que dar pan al que tiene sed.

La felicidad es como la neblina, cuando estamos dentro de ella no la vemos. Amado Nevo

 
Mariol Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
Mariol, no hay de qué..., a mí también me gusta mucho Bernini.




 [smilie=up.gif]




Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
El cincel de Bernini destella en la calle de Alcalá... La restauración de las Calatravas permite atribuir al taller del autor de las columnatas del Vaticano un gran blasón de Carlos II


El mismo impulso que guió en Roma el cincel de Juan Lorenzo Bernini, uno de los más grandes escultores de todos los tiempos, vibra también en plena calle de Alcalá, en una iglesia barroca: las Calatravas. Tras la restauración a la que el templo está siendo sometido por la Comunidad de Madrid en un plan presupuestado en 1.290.793 euros, sobre el dintel de la puerta de la sacristía de este templo del siglo XVII ha surgido en todo su esplendor un insólito escudo heráldico. Su tamaño le convierte en el más grande de la ciudad. Sólo el que tachona el palacio arzobispal de Alcalá de Henares le supera en tamaño.


La capitalidad barroca de la Corte de Madrid atrajo la atención del arquitecto papal

Ángeles tenantes, leones, flores y pureza de formas permiten identificar al autor. Los trazos de casi todos sus componentes reflejan una finura desconocida en la heráldica madrileña. Antonio Sánchez Barriga, quien restaurara el templete romano de Donato Bramante, canon de la arquitectura renacentista, ve en el escudo, de las Calatravas, que él ha tratado aquí, "la impronta de Bernini o de alguno de sus más próximos discípulos. Su estuco fue hecho a la manera italiana, esto es indudable", explica.

Ismael Gutiérrez Pastor, profesor de Historia y Teoría del Arte de la Universidad Autónoma, admite que el emblema "muestra el sello del diseño del genial artista italiano". Pero se inclina a pensar que quien materialmente lo labró podría haber sido un discípulo suyo, Pietro Martino de Veese, que trabajó en la catedral de Toledo a finales del siglo XVII.

La pregunta a resolver es: ¿cómo y por qué llegó a Madrid este emblema regio con un troquel tan propio del excelso Bernini? El porqué resulta sencillo. Madrid era, con Roma, la otra capital barroca europea.

La historia de este madrileño emblema regio y su nexo con el artista Bernini (1598-1680) hunden sus raíces en el corazón del laberinto vaticano y en los mimbres del Imperio hispano, a la sazón en el friso mismo del comenzar de su declinación.

El gran blasón, de unos 2,50 metros de altura por 3 de base, permanece sujeto por dos ángeles tenantes de emplumadas alas y rostros de excelsa belleza; dos leones asidos a sendos globomundis y de rizada pelambrera protegen el curvo escudo de armas del infortunado rey Carlos II, llamado El Hechizado.

En la parte central del blasón, llamado jefe en heráldica, no se halla en escudete de Portugal, reino recién perdido bajo el reinado del padre de El Hechizado, Felipe IV. De ambos monarcas, Bernini fue afecto. Bien que lo necesitaba, tras morir en 1644 su protector, el papa Urbano VIII. El escultor romano, quien ideara y construyera la magna columnata de la romana plaza de San Pedro, cayó en desgracia ante el nuevo pontífice, Inocencio X, de la familia Phamphili. Y fue entonces cuando Bernini volvió su mirada hacia la Corte de Madrid.

Ya en 1629, Diego Velázquez en su primer viaje a Italia y Bernini se habían conocido en Roma. Aún se discute en el Museo del Prado si el retrato que consta en sus almacenes pertenece o no a Bernini, si bien Velázquez sí pintó al italiano en un bellísimo lienzo existente en la pinacoteca capitolina de Roma, como ha probado Alberto Riccoboni en agosto de 1960.

Por otra parte, en un gesto de admirable intuición política, un Bernini recién caído en desgracia ante Inocencio X decidió regalar a una cuñada del nuevo Papa, Olimpia Maidelschini, una reproducción en plata de su proyecto para el concurso de erección de la fuente de los Cuatro Ríos, que sería instalada en la Piazza Navona, para mayor gloria de la familia del pontífice. Olimpia mostró a su cuñado la maqueta y éste quedó prendado. Cambió pues de candidato y le adjudicó su construcción a Bernini, quien ya había regalado una maqueta semejante a Mariana de Austria, futura reina de España, poco antes de casar con Felipe IV. Éste, presumiblemente, intercedió ante Inocencio X, inmortalizado por Velázquez, para congraciarle con el artista italiano. Así fue. Bernini recobró el favor papal y estrechó lazos con el Rey español, por más señas, madrileño, que al poco salía a recibir a su futura desposada Mariana en Navalcarnero, a 30 kilómetros de Madrid. Inocencio regalaría a Felipe un excelso crucifijo de Bernini que se conserva en el monasterio de El Escorial.

El caso es que Juan Lorenzo Bernini quiso devolver el favor a su buen amigo Felipe de España. Y decidió tallar una estatua ecuestre para su hijo, Carlos II. Hasta entonces, Bernini sólo había retratado en tal ademán al emperador Constantino y a Luis XIV. Una estatua a caballo semejante, atribuida sin fundamento a Foggini, se conserva en el Museo del Prado.

F. Niño, en su cuidadoso estudio Bernini en Madrid, la atribuyó, ya en 1945, al genial escultor romano. La excelencia de su labra evoca al artista que universalizara la belleza inmortal de Roma, cuyas obras se caracterizaron por el bel composto, una armoniosa mezcla de escultura, pintura y escultura a través de la luz, más la reconciliación de los sentidos con la fe y por ofrecer siempre una versión bonancible de los personajes retratados, como era el caso del enfermizo Carlos II.

A él dedicó su cincel una cuidada atención por sus mejores rasgos y un desdén obvio por todo cuanto afeaba al joven monarca, que era mucho, retratado a la edad de 14 años, sobre un caballo, con bengala, banda y expresión pletórica.

La Corte de Madrid retuvo dos tallas más de Bernini, un Hércules y un Perseo. Aquí comienza lo sorprendente. El león al que el titán castiga es de exacta semejanza con el que sujeta el globomundi del escudo de las Calatravas. Su melena y su posición identifican a su autor, lo mismo que el escudo que porta Perseo, de los denominados de orejeras, precedente de los que en Alemania serían trazados por orfebres, heraldistas y armeros del rococó, estilo nonato aún en 1678.

En tono a esta fecha, próxima a la muerte de Bernini, se sitúa el cincelado del blasón madrileño, tallado, estucado, revestido de cal gris verdosa y profusamente pintado entonces. Si bien el italiano no pisó nunca Madrid, que se sepa. Fue amigo de Diego Velázquez, con quien entabló relación amistosa durante sus dos viajes a Italia, en 1629 y 1650. Pese a su genio y a los cenotafios, sepulcros y sarcófagos que construyó para otros, Giovanni Lorenzo Bernini duerme su sueño eterno bajo el humilde escalón de una iglesia romana. Su diamantino cincel parece deslumbrar aún hoy en una iglesia madrileña.

elpais.com



 

DESCONOCIA ESTE DATO DE BERNINI, LA CANTIDAD DE VECES QUE HABRÉ PASADO POR LA PUERTA DE ESTA PARROQUIA Y NUNCA ME HA DADO POR PASAR.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Sunday, 01 February 2015, 23:11; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
Si a alguien interesa he añadido nuevos contenidos de la obra de Bernini.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
A mí me interesa, todo lo relacionado con este gran genio - creador de tantas obras maravillosas.
Creo que cada vez que contemplo obras de Bernini, me enamoro más de sus trabajos.


Gracias J. Luis.
 




___________________________
imagesukrtbgox_200x135_150x101_1477846450_638145 bandera_de_asturias_150x98 dscn1528

Para toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio. A. Dumas

Dar amistad a quien te pide amor es lo mismo que dar pan al que tiene sed.

La felicidad es como la neblina, cuando estamos dentro de ella no la vemos. Amado Nevo

 
Mariol Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
Finaliza la larga y compleja restauración de la Fuente de los Cuatro Ríos en Roma


Las obras sobre el conjunto escultórico han ascendido a 622.000 euros

Ha estado dos años cubierta. La inauguración oficial tendrá lugar durante las fiestas navideñas




 fuente_de_los_cuatro_r_os_roma

Imagen de la Fuente de los Cuatro Ríos en la plaza Navona, antes de comenzar la restauración.

ROMA.- Situada en el centro de la plaza Navona en Roma, la Fuente de los Cuatro Ríos de Gian Lorenzo Bernini ya ha recobrado todo su esplendor, tras una compleja restauración que la ha mantendio cubierta durante dos años. Se trata de uno de los monumentos más simbólicos y visitados de la capital italiana.

El Ministerio de Bienes Culturales de Italia ha informado sobre el final de las obras de restauración de la famosa fuente, que han costado 622.000 euros.

Aunque aún quedan por retirarse algunas vallas que impiden la visión completa del conjunto escultórico, se puede observar como la restauración ha devuelto la blancura a la piedra, que estaba completamente ennegrecida por el paso del tiempo, así como dañada por los excrementos de las palomas.

La inauguración de la fuente se realizará en los próximos días. Justo a tiempo para el comienzo de las fiestas navideñas, cuando la Plaza Navona es más visitada por los turistas y romanos, ya que se instalan casetas para la venta de dulces y regalos de Navidad.

Para proteger la fuente se ha instalado además un sistema electrostático para alejar a las palomas, que ya se utiliza en otros monumentos símbolos de la ciudad como la Fontana di Trevi.

La Fuente de los Cuatro Ríos fue diseñada y realizada por Bernini en 1651 y en ella destaca un enorme obelisco de estilo egipcio, realizado en la época romana y cuatro estatuas que representan a los cuatro ríos principales de la Tierra (Nilo, Ganges, Danubio, Río de la Plata).

La gran dimensión de la fuente, rica de detalles, y el espectacular y original marco en el que se encuentra la elíptica plaza Navona, antiguo estadio de Domiciano donde se realizaban los espectáculos y carreras de cuadrigas hacen de este monumento uno de los más bellos de la ciudad.


EL MUNDO.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Monday, 31 March 2014, 10:29; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
Quisiera hacer una corrección al articulo sobre Bernini, la pintura de "Apolo y Dafne" es de Pollaiolo y claramente de estilo renacentista.

Algunas curiosidades:

- Los planos del Baldaquino son obra de Borromini porque Bernini no tenía experiencia en obras de ese tamaño. y en ella participaron varios escultores.
- Las hojas de Apolo y Dafne son obra de una ayudante que al no ser reconocido se despidió del taller.
- Los campanarios que diseño para San Pedro estuvieron a punto de hundir la fachada.

Podríamos hablar del carácter de Bernini: mando a un secuaz marcar la cara de su amante y estuvo a punto de matar a su propio hermano.
 



 
hyperborea Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
La belleza y genialidad mostrada por Bernini en 'El rapto de Prosérpina'



 rapeofproserpina

'Plutón y Prosérpina', también conocida como 'El rapto de Prosérpina'. Gianlorenzo Bernini. 1621-22. Roma. Galería Borghese. Mármol 2.25 m. El más grande escultor del barroco italiano. A partir de este mito trata el tema de la violencia siguiendo los modelos de la escultura helenística. El poderoso cuerpo del dios, el de un varón maduro, se encamina hacia delante y el juvenil y femenino cuerpo de Prosérpina no pisa el suelo pero tiende hacia atrás sus brazos, pidiendo ayuda con uno y rechazando la cabeza del dios con el otro. En cuanto a la composición es una línea vertical a la que se contraponen tres brazos en horizontal, los dos del dios y uno de la joven. Las manos de Plutón se hunden en el cuerpo terso de la joven y la carne cede bajo la presión. La ceja del dios se deforma bajo el empuje de la mano de la diosa. A los pies de la estuatua el can cerbero, el monstruoso animal que guarda las puertas del reino de Plutón. Es una de las imágenes más naturalistas de la historia de la escultura.

 
 bernini_raptodeproserpina

La escultura de Lorenzo Bernini retrata el rapto de Perséfone, en la imagen se aprecia la textura y la presión de los dedos sobre la piel.

El rapto de Proserpina. Es un escultura realizada por Gian Lorenzo Bernini entre los años 1621 y 1622 perteneciente, por lo tanto, al Barroco. Fue encargada por Scipione Borghese, que se la cedió al Cardenal Ludovico Ludovisi en 1622, quien la llevó a su villa. Permaneció allí hasta 1908, cuando el Estado italiano la adquirió y la devolvió a la Galleria Borghese.

Es una gran estatua de mármol, perteneciente a un grupo escultórico ejecutado por el artista. Representa a Proserpina (Perséfone en la mitología griega) siendo raptada por Plutón (Hades en la mitología griega), soberano de los infiernos.

La posición, un contraposto retorcido, es una reminiscencia del Manierismo, y permite una observación simultánea del rapto (según se mira desde la izquierda) con Plutón tratando de mantener a Proserpina sujeta; de la llegada al Hades (mirando de frente, parece llevar en brazos a su víctima); y de la petición de Proserpina a su madre de regresar durante seis meses a la Tierra (si contemplamos desde la derecha, con las lágrimas de la mujer, el viento sobre su pelo y el Can Cerbero ladrando).


 7la_escultura_de_lorenzo_berdini_retrata_el_secuestro_de_pers_fone_aprecien_la_textura_y_la_presi_n_de_los_dedos_sobre_la_piel

Es notable la representación de los detalles: Proserpina empuja la cabeza de Plutón estirando su piel, y los dedos de este aprietan cruelmente la carne de Proserpina tratando de inmovilizarla.


es.wikipedia.org / AGENCIAS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
que bonito, gracias por compartir
 



 
hyperborea Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
Gracias hyperborea, mucho tiempo sin intervenir, espero que te encuentres bien

A ver si tengo tiempo y reedito el trabajo    es una pena, pero en muchos temas se han borrado algunas imágenes.

Por cierto, si no lo has visto; pásate por el trabajo ESTATUAS VELADAS, ¿A ver que te parecen?




 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
conociendote en cuanto te pongas vas a mejorar todo, ya es muy buen trabajo el tuyo  

Si, estoy mejor,este año la alergia no ha sido muy salvaje. Ahora estoy al principio de primavera con sus alergias. Ya me he traido mis cosas del taller y espero ponerme a pintar pronto. Tambien he conocido a una chica de MAdrid, ufffffff, es una pasada, ademas se pasa los ratos libres en el museo del Prado.
 



 
hyperborea Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
  Entonces tienes una buena guía para enseñarte el museo del Prado. Espero que te vaya muy bien con la chica madrileña.



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI 
 
Si, no me extrañaría, porque me ha dicho que me invitaria a un bocata de calamares    Si la cosa va bien acabaré yéndome a vivir a Madrid, aunque echaré a faltar Barcelona
 



 
hyperborea Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI (Gian Lorenzo Bernini) 
 
Bueno, después de varios intentos, he logrado reeditar el antiguo tema de Bernini, había muchas imágenes que no se se veían, y era un trabajo muy especial para mí, pues es uno de mis artistas favoritos; espero que los aficionados al arte que frecuentan esta sección del foro, puedan disfrutar de las maravillosas esculturas ymonumentos que nos dejó Gian Lorenzo Bernini, uno de los más grandes genios del Barroco.




 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI (Gian Lorenzo Bernini) 
 
Bernini ‘reabre’ el conflicto entre el Prado y Patrimonio Nacional


La pinacoteca acoge una muestra sobre el genio barroco sin dos bronces clave del escultor, cuyo préstamo fue denegado por el organismo público



 1415218645_664707_1415218839_noticia_grande

Las esculturas 'Ánima bienaventurada' y 'Ánima condenada', con un autorretrato de Bernini al fondo, en las salas del Prado. / Alvaro Garcia

El murmullo de la batalla aún se podía sentir ayer durante la presentación de la exposición dedicada a Bernini en el Prado (hasta el 8 de febrero), incluso entre la quietud marmórea de las piezas estrella de la muestra: dos Ánimas, una “condenada” y la otra “bienaventurada”, ambas esculpidas con solo 19 años por el gran genio del barroco romano.

El origen del fragor estaba en el enfrentamiento entre la pinacoteca y Patrimonio Nacional, que reclamó en verano y por carta (firmada por su presidente, José Rodríguez-Spiteri), la devolución de cuatro obras maestras depositadas en el museo por ley desde 1943: El jardín de las delicias y La mesa de los pecados capitales, de El Bosco, El descendimiento de Van der Weyden y El lavatorio de Tintoretto. El primer daño colateral de aquella pelea, que el Gobierno truncó al comienzo de las hostilidades, afectó a la propuesta inicial del comisario de la muestra Delfín Rodríguez, catedrático de Historia del Arte de la Complutense; los préstamos solicitados en julio por el Prado —el broncíneo Cristo crucificado (1654), del Monasterio del Escorial, y el Modelo de la Fontana dei Quattro Fiumi, conservado en el Palacio Real— fueron denegados.

El conflicto surgió con la reclamación de unas obras del museo

“Dijeron que no estaban disponibles”, explicó ayer el director adjunto del Prado Gabriele Finaldi. Dado que una institución depende del Ministerio de Cultura (el museo) y la otra, de Vicepresidencia, no hubo instancia superior con capacidad para deshacer el entuerto. Y así fue como la muestra, titulada Bernini en España, se convirtió, sin las dos obras clave, encargos de Felipe IV para El Escorial, en Las ánimas de Bernini, Arte en Roma para la Corte Española.

El director del Prado, Miguel Zugaza, pidió varias veces ayer que, al menos, las dos piezas ausentes puedan ser visitadas por los amantes del arte durante el tiempo de la exposición. El Cristo está en las salas capitulares del Escorial y el modelo, en el taller de restauración.

“Dijeron que lo que pedimos no estaba disponible”, afirma Gabriele Finaldi

Ambas —tocadas, eso sí, por un asterisco que subraya que no están en el recorrido— figuran en el catálogo (que, por terminar de enredar las cosas, luce un tercer título: Bernini, Roma y la Monarquía Española). Patrimonio Nacional prefirió ayer no hacer comentarios “sobre el enfrentamiento”, mientras que el responsable del Prado aseguró que su “voluntad de cooperar sigue intacta”. Como prueba de ello, citó el hecho de que la enorme tabla El Calvario, de Van der Weyden, propiedad de Patrimonio, esté siendo restaurada en los talleres de la pinacoteca.

Hechas las puntualizaciones, comisario y responsables del museo invitaron a los asistentes a celebrar lo que está, en vez de lamentar lo que falta en una muestra, que, paradójicamente, toca también el arte de la diplomacia. Razones sobran: la exposición, “pequeña pero exquisita, casi de gabinete”, según Rodríguez, que asiste estos días a la “realización de un sueño autobiográfico” tras “treinta años entregado al tema”, es la primera dedicada en España a Gian Lorenzo Bernini (Nápoles, 1598-Roma, 1680).

Una institución depende de Cultura; la otra, de vicepresidencia

Organizada en torno a las complejas relaciones artísticas, culturales, diplomáticas y políticas que el artista mantuvo con Felipe IV, Carlos II y sus embajadores en el siglo XVII, marca también el debut español de las Ánimas del título, dos prodigiosas esculturas que habitualmente están en la embajada española ante la Santa Sede.

Fueron encargadas por Pedro Foix de Montoya, clérigo destacado en Roma, de quien Bernini esculpiría un busto para su tumba, que puede verse en Santa María di Monserrato en la capital italiana. La pareja de almas, cuyo préstamo originó la idea de la exposición sobre un tema escasamente tocado en la historiografía berniniana, recibe al visitante con un despliegue de emociones humanas en mármol en una estancia en la que puede verse el retrato del cardenal Scipione Borghese (1632). Se trata de una copia idéntica hecha por el propio autor “en solo tres noches” para superar el disgusto de saber que el original había quedado dañado tras un desafortunado percance. En esa sala también hay una pintura, un autorretrato del escultor, perteneciente a la colección del Prado (y cuya autoría ha sido puesta en duda) que sirve para abrir una de las subtramas del recorrido, la que cuenta cómo el artista, “brillante, seductor e irascible, construyó a través de autorretratos, biografías y criptorretratos su propia imagen mítica”, según Rodríguez.

La muestra sirve también para tomar conciencia de la verdadera dimensión de Bernini. Todo un hombre del Renacimiento, si se tolera el tópico, en pleno Barroco, fue, además de escultor y constructor de fuentes de inagotable belleza (la más célebre, en la Piazza Navona), arquitecto, pintor, escenógrafo, dramaturgo y hasta instigador de fiestas y ceremonias religiosas y profanas. Para lograrlo, Rodríguez ha reunido 39 obras: de Bernini (23) y de otros como Velázquez, Carreño de Miranda o Codazzi, procedentes de diferentes instituciones y coleccionistas privados nacionales e internacionales.

Entre los préstamos más felices cabe destacar los del Hermitage de San Petersburgo —la terracota El éxtasis de Santa Teresa y el Boceto para la escultura ecuestre de Constantino, contrapuesto a dos dibujos preparatorios (uno de ellos, recién atribuido)—; la Escultura ecuestre de Carlos II, llegada de una colección particular de Tennessee (EE UU); y un león de bronce que se desgajó del modelo de la Fontana dei Quattro Fiumi no prestada por Patrimonio.

Pertenece al coleccionista especializado en mármoles colorados Dario del Bufalo, que descubrió la pieza hace unos pocos años y ayer estaba en el Prado. Tan contento por ser propietario de un bernini perdido como por servir para mitigar la ausencia ocasionada por un enfrentamiento institucional ciertamente ajeno a sus intereses y motivaciones.


elpais.com



 

No entiendo las desavenencias, y más si son por celos profesionales entre el actual director de Patrimonio Nacional, antiguo ayudante del director del Museo del Prado. Por encima de todo está el patrimonio cultural del Estado, y sus obras deben de estar disponibles para prestarse si las condiciones de la muestra lo merecen, y creo que el Prado, es el mejor lugar para divulgar el arte. Así que las autoridades deberían tomar cartas en el asunto y tener un criterio único.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: BERNINI (Gian Lorenzo Bernini) 
 
Exposición: Del 6 de noviembre 2014 al 8 de febrero 2015

Comisario: Delfín Rodríguez Ruiz, Catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid



Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la corte española




 anima_beata_1619_gian_lorenzo_bernini_m_rmol_blanco_57_x_30_x_30_cm_roma_embajada_de_espa_a_ante_la_santa_sede

Anima Beata, 1619. Gian Lorenzo Bernini. Mármol blanco, 57 x 30 x 30 cm. Roma, Embajada de España ante la Santa Sede.

Gian Lorenzo Bernini (Nápoles, 1598- Roma, 1680) fue el más grande artista de la Roma barroca que desarrolló facetas de escultor, arquitecto, pintor, diseñador de fiestas y ceremonias, fuentes y otros repertorios ornamentales.

Las complejas relaciones diplomáticas y políticas de Roma con España se vieron reflejadas en los encargos a Bernini tanto de mecenas españoles en Roma (figuras tan fundamentales como el duque del Infantado, el cardenal Pascual de Aragón o el marqués del Carpio) como de la propia corona. Tienen que ver, muy especialmente con que Felipe IV buscara una presencia diplomática, religiosa y política en Roma, y financiara obras en algunas de las basílicas más simbólicas, desde San Pietro a Santa Maria Maggiore, así como se hicieran encargos para El Escorial o el Real Alcázar de Madrid.

La muestra se vertebra en tres secciones que ilustran la compleja relación de Bernini con España y, al tiempo, constituye casi una síntesis de su propia evolución como artista polifacético, recorriendo un rico itinerario desde algunos de los grandes proyectos arquitectónicos y urbanísticos a sus escenográficas capillas y esculturas, así como a sus fuentes, pinturas y dibujos para otros proyectos, ya fueran efímeros y festivos, decorativos o suntuarios.


Retratos del alma


 anima_dannata_gian_lorenzo_bernini_m_rmol_54_x_25_x_31_cm_1619_roma_embajada_de_espa_a_ante_la_santa_sede_dep_sito_de_la_obra_p_a

Anima dannata, Gian Lorenzo Bernini. Mármol, 54 x 25 x 31 cm, 1619. Roma, Embajada de España ante la Santa Sede. Depósito de la Obra Pía.

Los retratos del alma y de sus emociones tuvieron su correspondencia en bustos y rostros, ya se tratase de representaciones de personajes históricos o religiosos, mitológicos o de autorretratos. Con apenas veintiún años realizó el que posiblemente sea su primer encargo para un prelado español en Roma, Pedro de Foix Montoya, al que también retrató poco después de manera memorable.

Esculturas del alma, el Anima beata se ilumina ante la contemplación de la belleza de la gloria, mientras que el Anima dannata, condenada, expresa el horror de lo infernal, como si hubiera sido experimentado por el propio artista, en singular autorretrato oculto. Este procedimiento lo usaría posteriormente, sobre todo con la figura de David como excusa, para cuyo rostro, pintado o esculpido, se dice que se sirvió del gesto tan legendario como amistoso de Maffeo Barberini, futuro Urbano VIII, al sujetarle un espejo en el que reflejar su rostro lleno de ira para hacer el del personaje bíblico.

Siempre casi vivos fueron sus retratos, como ocurre con el retrato de Scipione Borghese (1577-1633), tradicionalmente elogiado por el realismo de un rostro que parece comenzar a hablar al contemplarlo.


Roma teatro de las naciones. De Urbano VIII a Alejandro VII en tiempos de Felipe IV


 dcba6a551d

Felipe IV, Diego Velázquez. Óleo sobre lienzo, 69 x 56 cm, h. 1654. Madrid, Museo Nacional del Prado

Durante los pontificados de Inocencio X y Alejandro VII, paralelos a un período extraordinariamente creativo, Bernini realizaría algunas de sus obras y proyectos más importantes, incluidas obras religiosas de argumento español tan significativas como el Éxtasis de Santa Teresa en la Capilla Cornaro en Santa Maria della Vittoria en Roma. Se trata de una época en la que, en relación con España, fueron más frecuentes los encargos de obras, la decoración para las ceremonias de canonización, las fiestas con arquitecturas efímeras y fuegos artificiales o los regalos diplomáticos a Felipe IV, coincidiendo con el compromiso filoespañol de esos papas.

Durante esos pontificados fue también cuando Felipe IV y sus embajadores en Roma intensificaron la presencia de la Monarquía en Roma mediante una calculada estrategia de propaganda dinástica, política y religiosa, que habrá de culminar con el proyecto de Bernini para un monumento a Felipe IV en Santa Maria Maggiore.


Arte, religión y diplomacia. El último Bernini


 escultura_ecuestre_de_carlos_ii_gian_lorenzo_bernini_bronce_dorado_41_x_49_x_19_cm_1680_brentwood_tennessee_colecci_n_particular

Escultura ecuestre de Carlos II, Gian Lorenzo Bernini. Bronce dorado, 41 x 49 x 19 cm, 1680. Brentwood, Tennessee, Colección particular.

Los últimos años de Bernini fueron especialmente significativos tanto en relación a su propia biografía como artista, como en sus contactos con España y sus embajadores en Roma. Así, durante los pontificados que se sucedieron desde Clemente IX Rospigliosi a Inocencio XI Odescalchi, Bernini, casi recién retornado de su fracasado viaje a París, en 1665, sufrió diferentes reveses. Por un lado, dejó de ser el protagonista indudable de las transformaciones de la Roma barroca, acentuando, sin embargo y como contrapartida, tanto su religiosidad como la preocupación por su propia fama y fortuna crítica.

Por otro, fue época de proyectos inacabados o no realizados para Clemente IX, de obras que sufrieron críticas que rozaron la sátira y el libelo, como ocurrió con su Constantino en la Scala Regia del Vaticano o con el infortunio de la escultura ecuestre para Luis XIV, cuya solución formal e iconográfica no fue comprendida en París. Pero también se trata de una época en la que pareció establecer una distinta relación con la Monarquía Hispánica y con Carlos II especialmente, gracias a los amistosos contactos que mantuvo con Gaspar de Haro y Guzmán, VII marqués del Carpio, embajador en Roma entre 1676 y 1682. Coleccionista célebre en toda Europa, Haro llegó a encargarle, entre otras obras, una réplica, casi a escala real, de la Fuente de los Cuatro Ríos de la Plaza Navona.


 autorretrato_gian_lorenzo_bernini_leo_sobre_lienzo_46_x_32_cm_h_1635_1638_madrid_museo_nacional_del_prado

Autorretrato, Gian Lorenzo Bernini. Óleo sobre lienzo, 46 x 32 cm, h. 1635 – 1638. Madrid, Museo Nacional del Prado.

Ver listado de obras de la exposición



Fuente: https://www.museodelprado.es/exposi...macion-general/
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 2
Goto page 1, 2  Next



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 2 Guests
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You cannot post calendar events