Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Delacroix, Eugène
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Delacroix, Eugène 
 
Continuando con las presentaciones de mis artistas favoritos... Este trabajo está dedicado al genial Eugène Delacroix, es uno de los grandes pintores franceses de su época, quizá el más importante pintor romántico de Francia. Le dejó muy marcado sus viajes por África, captando sus costumbres y retratando a sus variopintos personajes y a los animales que la habitan.

"Según sus biógrafos recibió una formación neoclásica pero su estilo se vio influenciado por el rico colorido de los maestros Rubens y Veronés, absorbiendo también el espíritu de Theodore Gericault. Su técnica, que consistía en la aplicación de pequeños golpes de pincel creando un efecto de vibración".

Delacroix fue el iniciador de todas las revoluciones pictóricas de finales del siglo XIX y principios del XX, influyendo de forma importante en los impresionistas, por ejemplo Van Gogh.


 63eug_ne_ferdinand_victor_delacroix

Eugène Delacroix, detalle de su autorretrato.

Ferdinand-Victor-Eugène Delacroix (Charenton-Saint-Maurice, Francia, 26 de abril de 1798 - París, 13 de agosto de 1863) fue un pintor francés.

Familia. Según varias hipótesis, Delacroix pudo ser hijo biológico del político Talleyrand, al que Delacroix se parece físicamente. Según esta teoría, su padre putativo habría quedado estéril a causa de una enfermedad. De todas formas, Eugène fue registrado como hijo de Charles Delacroix, político de profesión, Ministro de Exteriores del Directorio (Francia) y de Victorie Oeben perteneciente a una familia de ebanistas, artesanos y dibujantes. Es el cuarto y último hijo del matrimonio.

Charles Delacroix muere en 1805 siendo en ese momento prefecto de Gironda. La madre del pintor, Victoire, se instala en Paris en la casa de una de sus hijas, Henriette de Verninac. El joven Eugène acude al internado del Lycée Imperial (más tarde liceo Louis-le-Grand ). En 1814 muere su madre quedando huérfano pero bajo la protección de su hermana mayor Henriette.

Primeros años. En 1815 siguiendo la recomendación de su tio, el pintor Henri-Francois Riesener entra en el taller del pintor neoclásico Pierre Narcisse Guérin, donde Théodore Géricault y el Barón Gros fueron sus maestros. Visitaba frecuentemente el Louvre, estudiando y copiando a los grandes pintores que admiraba: Rubens, Velázquez, Rembrandt, Paolo Veronese, y se debatió entre la tradición y el clasicismo y el deseo de hallar, tras las apariencias, la realidad. El pintor paisajista Bonington le enseñó a pintar la naturaleza. Raymond Soulier le inició en la acuarela.

En 1827 expone La muerte de Sardanápalo, un cuadro en el que hace gala de una de sus más espléndidas combinaciones del color. Con un trazado lleno de vigor, tras un esbozo al temple hizo una serie de estudios parciales al pastel y, después, al natural. El cuadro fue vendido en 1847 a M. Wilson, que lo instala en su castillo de Brie, lo que provocó un grave deterioro del cuadro, y requirió una difícil restauración.


 64_1428945786_288937

Eugène Delacroix - La educación de Aquiles. El centauro Quirón enseñando a Aquiles el arte de la guerra.

El artista frecuenta los salones literarios donde conoce a Stendhal, Mérimée, Victor Hugo, Alexandre Dumas, Baudelaire. Melómano apasionado, se relaciona con Paganini, Frédéric Chopin, Franz Liszt, Franz Schubert, entre otros; Delacroix prefiere la amistad de músicos, escritores (George Sand) y poetas a la de los pintores de su época.

En 1822 Delacroix expone por primera vez Dante y Virgilio en los infiernos, una obra llena de fuerza, de una composición ambiciosa y colores muy trabajados; en ella la luz se desliza sobre las musculaturas hinchadas, un incendio consume una ciudad (en segundo plano), las capas ondean al viento. La fantasía, lo macabro y el erotismo se entremezclan. Dos años más tarde pinta La matanza de Quíos, una obra enérgica y con un colorido mucho más vivo. Ambos cuadros concretizan su ambivalencia interior que se debate entre el romanticismo y el clasicismo, entre diseño y color, polémica interna que le acompañará durante toda su vida.

En 1825, Delacroix se va a Inglaterra donde pasará tres meses estudiando a los pintores ingleses, de manera especial a John Constable, el mayor paisajista europeo de la época. Trata de desvelar la técnica y el uso de los colores, analizando los efectos psíquicos que éstos provocan.

Según la historiadora Ruiz, Delacroix escogió a Dante para realizar varias de sus obras. Fue el más emblemático pintor del movimiento romántico aparecido en el primer tercio del siglo XIX, cuya influencia se extendió hasta los impresionistas. Etiquetado inicialmente como neoclásico, aunque opuesto totalmente a Ingres, ambos son criticados en los diferentes Salones en los que exponían. A partir de la exposición de 1855 Delacroix se convirtió en la figura que supo sobrepasar la formación clásica para "renovar" la pintura. A su fallecimiento, los artistas contemporáneos le rindieron sentidos homenajes, en especial Gustave Courbet. Auténtico genio, dejó numerosas obras que tenían mucho que ver con la actualidad de su época (Las matanzas de Quío o la Libertad guiando al pueblo). También destacó como pintor religioso pese a sus continuas declaraciones de ateísmo. Sus obras manifiestan una gran maestría en la utilización del color.

A sus 30 años logra provocar controversia en el publico con el cuadro La muerte de Sardanápalo pintado en 1827 y expuesto en el Salón de Paris, la pintura es un buen ejemplo de lo que era importante para los románticos franceses, el superhombre desbocado en calidad de héroe, la combinación de erotismo y muerte, el decorado oriental, los grandes movimientos en lugar de una composición equilibrada y apacible, y el predominio del color sobre la línea. Delacroix la llamaría, "la Proeza asiática".


 27el_mulay_abderraman_sult_n_de_marruecos_saliendo_de_su_palacio_de_meknes_rodeado_de_su_guardia_1845

Eugène Delacroix - El Mulay Abderraman, Sultán de Marruecos, saliendo de su palacio de Meknes rodeado de su guardia, 1845.

Viaje al norte de África. En 1832, realiza un viaje de seis meses a Marruecos y Argelia, descubriendo allí la deslumbrante luz y color de sus paisajes, sus gentes, la sensualidad y el misterio, sensaciones intensas que se reflejarán en toda su obra posterior. Luis Felipe de Francia decide mandar una delegación especial a Marruecos para mantener el control sobre el Mulay Abd ar-Rahman ibn Hicham, elige al conde Charles Edgar de Mornay, antiguo gentil hombre de la corte de Carlos X, lo acompañara su amante oficial Mademoiselle Mars que le sugiere incluir en la lista de viajeros a Eugene Delacroix.

En este periodo a Delacroix ya se le había entregado la Legión de Honor, y era muy apreciado en la sociedad Francesa. La Hacienda Real se limitara a pagarle únicamente el trayecto entre Toulon y Tánger, el artista tendrá que pagar sus gastos personales durante el viaje. El 1 de enero de 1832, a las tres de la mañana, después de cenar con el conde Charles Edgar de Mornay y Mademoiselle Mars por la celebración de San Silvestre, Delacroix parte con la comitiva a Toulon para abordar la fragata “La Perle”, la cual zarpará hasta el 11 de enero hacia África del Norte.

Se conocen muy bien los pormenores de este viaje gracias al Diario del artista, a sus cartas dirigidas a sus amigos y al álbum de croquis que elaboró. Estos documentos hacen posible seguir la crónica del artista de forma casi diaria paseando por la ciudad o el campo, participando en las fiestas y actividades en las ciudades de Tánger, Fez, Mequínez, Orán y Argel. Delacroix queda deslumbrado al llegar a Tánger. Este viaje a Marruecos produce una transformación innegable en su obra. Está convencido de que en África del Norte se puede contemplar cómo eran las antiguas civilizaciones, y establece comparaciones con la Grecia y la Roma clásicas.

"Imagina querido amigo, lo que supone contemplar las puestas de sol, ver a personas que se parecen a antiguos cónsules, Catones y Brutos, paseando por las calles, arreglando sus sandalias, a los que ni siquiera falta el aire desdeñoso que deben de tener los amos del mundo". Carta a Pierret 29 de abril de 1832.

 
 28p_gina_del_lbum_del_norte_de_frica_y_espa_a_1832_mus_e_du_louvre

Eugène Delacroix - Páginas del álbum del norte de África y España. 1832. Acuarela. Département des Arts graphiques. Museo del Louvre. París

En su llegada a Argel Delacroix consigue entrar de forma secreta a una harén de la autoridad portuaria. En esta visita logra hacer varios dibujos sobre la vestimenta de las mujeres musulmanas. Estos numerosos croquis y dibujos le servirán a su regreso a Francia para conseguir pintar con mucho detalle el cuadro Mujeres de Argel en sus habitaciones (1834) y una litografía de mismo tema. Después de su viaje a Marruecos, sus anotaciones le servirán de gran inspiración para realizar lienzos como Ceremonia Nupcial judía en Marruecos (1837; Delacroix participó realmente en una boda judía en la ciudad de Tánger), El Mulay Abderraman, Sultán de Marruecos, saliendo de su palacio de Meknes rodeado de su guardia (1845), Los convulsionarios de Tánger (1837-1838), La caza del león (1855), Odalisca (1857)...

La naturaleza y los animales de África del Norte captan también la imaginación del autor, sus estudios de anatomía durante su viaje le inspiraran para Árabe ensillando su caballo (1855), La pelea de caballos árabes en una cuadra (1860)... Visitó el zoológico privado del pachá con el escultor realista Antoine-Louis Barye, donde observó a los animales; también tomo notas y dibujo de los tigres de la casa de fieras del Jardin des Plantes en Francia.

El 5 de julio Delacroix regresará a Toulon con más de 100 dibujos y croquis de sus viajes; se conservan tres de ellos en el Museo del Louvre y uno en el Museo Condé de Chantilly.

Encargos oficiales y últimos años. Cuando regresa de Marruecos recibe encargos oficiales para decorar y pintar diversos edificios públicos: el Salón del rey del palacio de Borbón, el palacio de Luxemburgo, la Galería de Apolo en el Louvre... Su cuadro más popular La Libertad guiando al pueblo, también conocido como La barricada (1831), le valió la Cruz de la Legión de Honor.


 65la_mujer_de_las_medias_blancas

Eugène Delacroix - La mujer de las medias blancas. 1825-26. Óleo sobre lienzo. 25.9 x 33.2 cm. Museo del Louvre. París.

Delacroix en 1857 fue admitido en la Academia de Bellas Artes de París.

Algunas de sus obras más ilustres se encuentran en el Museo del Louvre.

Delacroix en su Diario expone sus pensamientos e ideas acerca del arte y los artistas, compara sus propias obras anteriores y posteriores, las analiza y disecciona, y expresa sus opiniones sobre el arte, la política y la vida. Este diario constituye una interesante fuente de información respecto a su vida y su época.


 69el_asesinato_del_obispo_de_lieja

Eugène Delacroix - El asesinato del obispo de Lieja, c. 1827. Óleo sobre lienzo, 89 × 119 cm. Museo del Louvre. París.

En 1859, Delacroix expone por última vez en el Sálon ya que a pesar de su empeño no puede trabajar de forma continua. Su estado de salud se deteriora por una laringitis y tendrá que retirarse y guardar reposo fuera de Paris, en el campo. En 1861 termina los frescos de Saint-Sulpice (obra que había comenzado en 1849) y comienza la decoración del comedor del banquero Hartmann.

En 1863 su estado de salud empeora pero sigue pintando, El cobro del impuesto árabe y Tobias y el Angel, pero muere el 13 de agosto, acompañado solamente por su fiel ayudante Jenny Le Guillou.


 68_delacroix_grave
 
Tumba de Delacroix en el cementerio del Père-Lachaise.

Obra gráfica. Aparte de su producción pictórica, dejó una estimable producción gráfica, principalmente litografías. En 1825 grabó al menos cinco planchas sobre "medailles antiques", en realidad dracmas y demás monedas griegas. En 1827 grabó otra serie inspirada en la novela "Fausto" de Goethe, a quien efigió en una litografía. La portada de esta serie guarda similitudes (seguramente no casuales) con "Los Caprichos" de Goya. Posteriormente dedicó otra serie al drama "Macbeth" de Shakespeare.

Obras destacadas

   - La Libertad guiando al pueblo (La Liberté guidant le peuple), (1830), 260x325 cm, Museo del Louvre, París.
   - Aline la mulâtresse ou Portrait d'Aspasie la Mauresque, (hacia 1824), Museo Fabre, Montpellier.
   - Jeune orpheline au cimetière, (1824).
   - La matanza de Quíos (Scènes des massacres de Scio), (1824), 417 x 354 cm, Museo del Louvre, París.
   - El duque de Orleans mostrando a su amante (h. 1825), Museo Thyssen-Bornemisza.
   - La Grèce sur les ruines de Missolonghi, (1826), 213x142 cm, Museo de Bellas Artes, Burdeos.
   - La muerte de Sardanápalo (La Mort de Sardanapale), (1827-1828), Museo del Louvre, París.
   - Mujeres de Argel (Femmes d'Alger dans leur appartement), (1834), 180x229 cm, Museo del Louvre, París.
   - La Bataille de Taillebourg, (1835-1837), 485x555 cm, Museo del Castillo de Versalles.
   - Autoportrait au gilet vert (1837), 65x54,5 cm, Museo del Louvre, París.
   - Autoportrait, (1840), Galería de los Oficios, Florencia.
   - Entrée des Croisés à Constantinople, (1840), 410x498 cm, Museo Louvre, París.
   - Paysage à Champrosay, hacia 1849, Musée Malraux, El Havre.
   - El jinete árabe (1854), Museo Thyssen-Bornemisza.
   - La fiancée d'Abydos, (1857), 47,7x40 cm, Kimbell Art Museum.
   - La justicia de Trajano (1858), Museo de Bellas Artes de Rouen.
   - Ovide chez les Scythes, (1859), 88x130 cm., National Gallery, Londres.
   - La caza del león (La Chasse aux lions, (1861), 76,5 x 98,5 cm, The Art Institute of Chicago, Chicago.
   - Médée furieuse, (1838-1862), 260x165 cm, Museo de Bellas Artes, Lille, 122,5x84,5 cm., Museo del Louvre, París.
   - La grande Gigue (1855-1856).
   - Lutte de Jacob avec l'Ange, (1855-1861) Iglesia de San Sulpicio, París.


 66_100frenchfrancnote_01

Desde 1980 una serie de sellos postales representan detalles del cuadro La Libertad guiando al pueblo. A finales del siglo XX se emitió un billete de banco de cien francos conmemorando a Delacroix y su cuadro La Libertad guiando al pueblo. Se trata del único billete de banco en el mundo en el que se representa a una mujer con los senos al descubierto.

Espero que este trabajo recopilatorio dedicado a Delacroix, guste a los amantes del arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar, y en lo posible contribuya en su divulgación.






Algunas obras


La Libertad guiando al pueblo


 31eug_ne_delacroix_la_libert_guidant_le_peuple

La Libertad guiando al pueblo es un cuadro (Óleo sobre tela, 325 × 260 cm.) pintado por Eugène Delacroix en 1830 y conservado en el Museo del Louvre de París.

He emprendido un tema moderno, una barricada, y si no he luchado por la patria, al menos pintaré para ella. (Eugène Delacroix)

El lienzo representa una escena del 28 de julio de 1830 en la que el pueblo de París levantó barricadas. El rey Carlos X de Francia había suprimido el parlamento por decreto y tenía la intención de restringir la libertad de prensa. Los disturbios iniciales se convirtieron en un levantamiento que desembocó en una revolución seguida por ciudadanos enojados de todas las clases sociales. No existió un único cabecilla. Por eso Delacroix representa a la Libertad como guía que conduce al pueblo. Tampoco está representada de una forma abstracta, sino que es una figura alegórica muy sensual y real.

El espectador sólo tiene dos posibilidades, el unirse a la masa, o el ser arrasado por ella. El pueblo es la unión de clases: se representa al burgués con su sombrero de copa y empuñando el fusil, al lado un andrajoso y un herido que pide clemencia a Francia. Al fondo aparecen brumas y humos de la batalla que diluyen un barrio francés bastante realista. A los pies de la Libertad un moribundo la mira fijamente indicándonos que ha valido la pena morir por ella.

El tema de la obra es la insurrección burguesa que tuvo lugar los días 27, 28 y 29 de julio de 1830 (denominadas «las Tres jornadas gloriosas»). Es una de las revoluciones burguesas, y más concretamente la que puso fin al terror blanco tras los dieciséis años de la restaurada la monarquía borbónica, encarnada en el ultraconservador de Carlos X, que fue expulsado del trono y sustituido por Luis Felipe de Orleans, el llamado Rey burgués, con lo que se consumó el acceso al poder de la burguesía liberal, aunque no se instauró la república. Delacroix estuvo del lado de los revolucionarios, es más, él mismo se ha representado en el cuadro como el hombre que lleva el sombrero de copa negro y que se encuentra entre los combatientes y en primera fila.

La revuelta se inició el 27 de julio como protesta contra una serie de ordenanzas que restringían libertades ciudadanas. En esa noche jóvenes republicanos se pusieron al frente de la insurrección y ya de día se elevaron barricadas (de hecho al cuadro se le conoce también como La Barricada). El día 29 los revolucionarios eran dueños de la ciudad. La revuelta rebasó las fronteras de Francia y dio lugar a levantamientos similares, de lucha contra los monarcas reaccionarios o de liberación nacional (como los belgas sublevados contra los holandeses), en varios países europeos.

Según G. C. Argan nos encontramos ante el primer cuadro político de la pintura moderna, pues en su opinión la historia contemporánea es la lucha política por la libertad. Libertad que, según este mismo autor, estaba ligada indisolublemente en aquella época al concepto de Patria. De ahí que la figura central de la mujer, que es alegoría de la libertad, lo sea también de la nación. Hemos de recordar que la lucha por la libertad y por la nación (el nacionalismo) es una constante en los románticos. El mismo autor trata idéntico tema en otras obras como La matanza de Quíos y Grecia sobre las ruinas de Missolonghi, cuadro éste último en el que la nación aparece igualmente representada por una mujer -en este caso con el pecho sin descubrir totalmente- y que además refleja un episodio de la lucha del pueblo griego por su liberación del yugo turco, en el que pereció –colaborando con el bando griego- el gran poeta romántico Lord Byron.


 32eug_ne_delacroix_la_libert_guidant_le_peuple

Delacroix. La libertad guiando al pueblo, detalle

Cuadro. Hay una estructura en forma de pirámide con los muertos por la libertad en la base y la libertad en la cima sosteniendo en la mano derecha la bandera tricolor y en la mano izquierda un rifle. El ligero pincel de Delacroix y la fuerza luminosa de sus colores exaltan la vitalidad de sus cuadros. Para aumentar la tensión y el movimiento añadió contrastes complementarios junto a la oposición de los claroscuros. El color para Delacroix no solo tenía un valor de representación, sino sobre todo un significado emocional propio, con el que el pintor intentaba plasmar sobre el lienzo el sentimiento y la disposición de ánimo de las personas. De fondo se ve el cielo de París tormentoso (otra característica romántica).

Se utilizan colores pálidos con pinceladas sueltas destacando el azul, el rojo y el blanco de la bandera.

Personajes. En el cuadro aparecen jóvenes, adultos, clase obrera, burgueses y soldados defendiendo a la Libertad que, como ya se ha dicho, en este caso se identifica también con Francia y es representada como una mujer empuñando un fusil de la época (rasgo realista) y con el pecho al descubierto, hecho este último que escandalizó a críticos y a parte de la sociedad de la época. Entre los muertos del primer plano (abajo, a la derecha del espectador) aparecen también soldados leales a Carlos X. Su anatomía es perfecta.

El personaje del sombrero es un burgués, en el que se autorretrata Delacroix a pesar de que no participó en los hechos. En una carta fechada el 18 de octubre de 1830 escribió a su hermano: "He comenzado un cuadro de tema moderno, una barricada... y, si no he luchado por la patria, por lo menos pintaré para ella". Aunque, como era habitual en los románticos, Delacroix criticaba a la pequeña burguesía por su estrechez de miras, él mismo procedía de una familia de la alta burguesía y frecuentaba los salones y los ambientes de las altas esferas burguesas. Por otra parte, así como fue revolucionario en 1830, adoptó una postura contrarrevolucionaria en 1848, en la que comienza a emerger la clase obrera (ese año Marx publica su Manifiesto Comunista). En cualquier caso como ocurrió con David, fue un autor políticamente comprometido.


 30eug_ne_delacroix_la_libert_guidant_le_peuple

Delacroix. La libertad guiando al pueblo, detalle central

La figura de la Libertad (que recuerda a algunos la Venus de Milo y a otros la Victoria alada de Samotracia) porta dos símbolos revolucionarios: el gorro frigio y la bandera tricolor, que el nuevo régimen -a pesar de ser monárquico- adoptó nuevamente. En segundo plano, a la derecha del espectador, encontramos Notre-Dame de París, en una de cuyas torres ondea la bandera revolucionaria, quizás para afirmar el sometimiento de la iglesia, que había sido uno de los apoyos de la restauración borbónica.

La composición del cuadro es claramente piramidal, presentando muchas coincidencias con La Balsa de Medusa de Géricault, obra en la que posiblemente se inspira. Argan ha señalado que al igual que en la balsa, «el plano de apoyo es inestable, construido con vigas inestables (la barricada), y de esta inestabilidad nace y se desarrolla in crescendo el movimiento de la composición» que acaba culminando en una persona que agita algo, en el caso de la balsa un harapo y en este una bandera. No obstante, este mismo autor señala que aunque hay similitudes, también hay diferencias, y así en mientras que en la obra de Géricault el movimiento es de delante hacia atrás, en la Libertad es todo lo contrario (hacia el espectador). Cuadros de Goya como La carga de los mamelucos o Los fusilamientos del 3 de mayo, parecen también haber influido en esta obra, por las asimetrías, las diagonales y los estallidos de color.

Características formales

- Forma abierta
- La sensación de perspectiva está presente en la obra gracias a los edificios del fondo y a la multitud, que se va alejando y reduciendo en tamaño al fondo del lienzo.
- La línea del horizonte es algo inestable, sería la línea imaginaria entre las cabezas de la multitud al fondo del cuadro, que se difuminan con el humo y los edificios del fondo del lienzo.
- Los tres elementos (bandera, camisa del muerto de la izquierda y vestimenta del herido que se alza frente a la Libertad) forman una línea recta imaginaria que forma un eje central.
- Las figuras principales se enmarcan dentro de una pirámide que asciende en el vértice de la cual el eje central es la - Libertad y los dos muertos en primer término cierran el triángulo.

La luz del cuadro es irreal, ilumina la Libertad con la bandera tricolor, una parte del cuerpo del niño que hay a su lado, al moribundo de la chaqueta azul, al muerto del margen inferior izquierdo y las manos y media del hombre del sombrero de copa. En este caso la luz y el color tienen un objetivo en común: potenciar el movimiento.  Las pinceladas muestran una gran desenvoltura y ondulación. El rojo y el azul de la bandera, de la vestimenta del herido que se alza delante de la Libertad, y de la camisa del muerto de la izquierda resaltan por encima de todo el predominio de las tonalidades ocres y grises del conjunto.


 33eug_ne_delacroix_la_libert_guidant_le_peuple

Delacroix. La libertad guiando al pueblo, detalle

Otros aspectos. Junto a la figura alegórica de la Libertad, se dan otros detalles tremendamente realistas como puede ser el pubis desnudo de la persona muerta que hay en primer plano, abajo a la izquierda (obrero de la camisa blanca). ¿Es un cuadro alegórico o histórico? No parece que sea ninguna de las dos cosas, por cuanto que lo único alegórico es la figura de la mujer-libertad-patria y tampoco representa un hecho concreto real. Théophile Thoré elogió la obra y refiriéndose a la mujer dijo: «¿Es una muchacha del pueblo? ¿Es el genio de la libertad? Es ambas cosas [...] La verdadera alegoría debe tener el doble carácter de ser una figura viviente y un símbolo».

La obra está impregnada de movimiento no solo por los gestos dramáticos de los personajes, y por la composición en diagonales, sino porque los del primer plano avanzan sobre la quietud de los muertos que se encuentran en la base de la composición y todas las formas muestran ondulaciones que ponen de manifiesto la admiración del autor por Rubens. Por otra parte la luz lo refuerza, pues es una luz dramática y compleja, con zonas iluminadas y otras en penumbra, pero cuyo origen no se vislumbra. La figuras del primer plano aparecen iluminadas por un foco lateral, pero a su vez se recortan a contraluz sobre un fondo encendido, humeante y nuboso, que dota de más inquietud a la composición. No obstante, ese tenebrismo aludido no da como resultado figuras homogéneas en tonos de bronce –como en Caravaggio-, pues incorpora con gran maestría más fuerza y variedad cromática, como por ejemplo el azul de la bandera o de la camisa del personaje que postrado mira fijamente a la Libertad. Lo que pone de manifiesto que Delacroix domina también el color, del que fue un fino estudioso.

La perfecta combinación de tema, movimiento, luz y color, junto a una pincelada suelta que en los planos posteriores (por ejemplo, los combatientes de detrás de la mujer) recuerdan a Goya, determinan que nos encontramos ante una obra y un autor de una tremenda trascendencia en la pintura contemporánea. Por otra parte su maestría en ordenar grandes composiciones como La muerte de Sardanápalo o la de esta obra, es también evidente. Delacroix, que tuvo una formación neoclásica, reaccionó contra el academicismo y llegó a convertirse en el culminador del romanticismo del que su amigo Géricault –tempranamente muerto- fue iniciador. Con Delacroix se produce una ruptura con la herencia clásica a consecuencia de la cual, y como dice Argan, “el arte deja de mirar hacia lo antiguo y empieza a plantearse el ser, a toda costa, de su propio tiempo”.

Estas son algunas de las afirmaciones que se han hecho a propósito del autor:

...elige los momentos de máxima tensión y refuerza la expresión con un gran predominio del color. En su obra destaca su interés por los aspectos puramente plásticos y formales de la pintura, aunque nunca abandonó el carácter narrativo
Imaginación y exotismo son sus constantes, raramente partió de la realidad circundante y cuando lo hizo fue para crear una alegoría como en La Libertad...
...aportó a la pintura francesa un nuevo tratamiento del color y un elemento de libertad y pasión expresivas que, a la larga, se revelarían fundamentales
...un gran cuadro que representa la fuerza del pueblo acabando con la opresion sufrida por causa del absolutismo borbón...


Curiosidades. Como curiosidad hay que señalar que el cuadro fue comprado por el Estado francés en 1831, pero ante las críticas recibidas parece ser que fue devuelto al autor en 1839. Sin embargo, en 1848 el director de los museos nacionales lo reclamó, siendo devuelto por el autor al año siguiente. Cuando se instauró el Segundo Imperio la tela pasó a formar parte de la reserva del Louvre, hasta que quedó expuesto en 1863, después de la muerte del autor. La obra se ha convertido en un icono universal de la lucha por la libertad.

Desde 1980 una serie de sellos postales representan detalles del cuadro La Libertad guiando al pueblo. A finales del siglo XX se emitió un billete de banco de cien francos conmemorando a Delacroix y su cuadro La Libertad guiando al pueblo. Se trata del único billete de banco en el mundo en el que se representa a una mujer con los senos al descubierto.



La Muerte de Sardanápalo


 26la_muerte_de_sardan_palo_que_delacroix_expuso_por_primera_vez_en_el_sal_n_de_1827_28_donde_recibi_duras_cr_ticas

La muerte de Sardanápalo (La Mort de Sardanapale) Obra de Eugène Delacroix, 1827. Óleo sobre lienzo, 392 cm × 496 cm. Museo del Louvre, París, Francia. Sobre el mismo tema, el museo alberga igualmente un pequeño cuadro (100 cm x 81 cm).

Sardanápalo es un rey legendario de Nínive en Asiria que habría vivido de 661 a. C. al 631 a. C. Sería una mitologización de Assurbanipal, un rey muy cultivado y poco belicoso. La otra posibilidad es que Sardanápalo fuera el hermano de Assurbanipal, siendo este último el encargado de gobernar Babilonia. Sardanápalo posteriormente conspiró contra Assurbanipal y, para castigarle, este rey sitía la ciudad (650 a. C.-648 a. C.). Cuando Sardanápalo intuye la derrota inminente, decide suicidarse con todas sus mujeres y sus caballos e incendiar su palacio y la ciudad, para evitar que el enemigo se apropiase de sus bienes.

La escena representada por Delacroix muestra el episodio dramático de la muerte del soberano, cuya capital es asediada sin alguna esperanza de libertad y que decide suicidarse. Delacroix sintió la necesidad de realizar algunas declaraciones cuando el lienzo fue expuesto por primera vez, y lo hizo en los siguientes términos:

Los rebeldes asediaron su palacio... Acostado en una magnífica cama, en la cima de una inmensa hoguera, Sardanápalo da la orden a sus eunucos y a los oficiales de palacio de degollar sus mujeres, sus pajes, hasta sus caballos y sus perros favoritos; ninguno de los objetos que habían servido a sus placeres debían sobrevivir.

El poeta inglés Lord Byron, uno de los emblemas del romanticismo, había publicado en Inglaterra en 1821 un drama - Sardanapalus - traducido en Francia en 1822. Ciertos historiadores piensan que Delacroix habría extraído su inspiración de él. El poema narra el trágico fin de este legendario rey de Asiria, que, vio escapar su poder a consecuencia de una conspiración, eligió, al rendirse contar que su derrota fue ineluctable, arrojarse en compañía de su favorita, Myrrha, una esclava, a las llamas de una gigantesca hoguera. Delacroix parece haber retomado la trama general del drama de Byron - Myrrha sería la mujer sobre la cama a los pies del monarca -, pero parece, en cambio, que el holocausto de las mujeres, de los caballos y del tesoro, lo extrajo de otro autor, Diodoro de Sicilia, que narra una escena análoga en su Biblioteca histórica:

Para no caer preso del enemigo, hizo instalar en su palacio una gigantesca hoguera en la cuál puso su oro, su plata y todas sus posesiones de monarca; se encerró con sus mujeres y sus eunucos en un espacio habilitado en medio de la hoguera, dejándose así quemar con su gente y su palacio.


 35ferdinand_victor_eug_ne_delacroix_french_the_death_of_sardanapalus_google_art_project

La muerte de Sardanápal, detalle, obra de Eugène Delacroix

Análisis. No es esta Muerte de Sardanápalo un lienzo perfilado. La pintura yuxtapuesta de los rayos de color que representan una forma únicamente cuando retrocedemos. El color domina, la luminosidad es brillante. Delacroix utiliza preferentemente colores cálidos, en particular pigmentos castaños y rojos; de ellos surgen, poco a poco, colores más claros como el blanco de las telas, de la túnica o de la piel del caballo, y los amarillos y anaranjados de los cuerpos de las mujeres.

Sobre un gran lecho está dispuesto Sardanápalo, impasible. A su alrededor, se arremolinan personas, animales y objetos, en una composición abigarrada en torno a distintos ejes que se entrecruzan.

Era su primera composición en diagonal. La luz marca una diagonal que va desde el monarca asirio, arriba en lo alto, hasta el hombre que está dando muerte a una mujer, abajo a la derecha, que pasa por la figura de una joven muerta y un hombre agonizante, ambos cuerpos blancos sobre el lecho de intenso color rojo. A los pies del lecho y delante de la figura de la mujer que va a ser asesinada, aparece una esclava circasiana, cuya piel es más oscura que el resto de los personajes.

Este cuadro supuso el triunfo definitivo de la escuela romántica en pintura. Más allá de la historia, este cuadro aparece como un manifiesto de la rivalidad entre la pintura romántica - representada por Delacroix - y el clasicismo o el neoclasicismo- representado por Ingres ya que Delacroix pone delante de su obra esta relajación de las convenciones formales, que rechazan las clásicas: estas no son más que las formas y los sujetos que el artista pone en valor, además de la intensidad de los colores, de los contrastes y de la luz (La pugna del dibujo y del color entre Ingres y Delacroix).


 ferdinand_victor_eug_ne_delacroix_french_the_death_of_sardanapalus_detail

La muerte de Sardanápal, detalle, obra de Eugène Delacroix

La obra fue expuesta en el Salón de 1827, salón donde Ingres expuso La apoteosis de Homero. Fue peor recibida que otra obra anterior de Delacroix, La matanza de Quíos (1824) expuesta dos años antes, que había sido un escándalo y promovió a Delacroix al rango de jefe de filas de la escuela romántica de pintura. El escándalo obedecía a que la perspectiva era muy poco convencional, la pincelada parecía demasiado libre y las figuras presentaban una anatomía distorsionada.

La Muerte de Sardanápalo es ciertamente el lienzo más romántico de Delacroix. Sobre el mismo tema, Hector Berlioz escribió una cantata que le valió su primer éxito oficial.



Mujeres de Argel


 59_1428940562_850140

Mujeres de Argel (en su apartamento) (en francés, Femmes d’Alger dans leur appartement) es un cuadro del pintor francés Eugène Delacroix. Está realizado al óleo sobre lienzo. Mide 180 cm de alto y 229 cm de ancho. Fue pintado en 1834. Se encuentra en el Museo del Louvre, París, Francia.

Delacroix viajó a Argel en 1832, dentro de una misión diplomática francesa. Durante este viaje no dejó de dibujar y pintar acuarelas de todo aquel mundo que le resultaba exótico. Una de las experiencias más inusuales de Delacroix durante este viaje fue poder entrar en un harén, de la que disfrutó y que le llevó a exclamar «¡Qué belleza! Como en época de Homero». Habría sido de los primeros occidentales en ver el interior de uno de ellos. Hizo un boceto a la acuarela con sus impresiones de este harén, apuntando a lápiz los colores. Dos años después (1834) debió recomponer la escena en su imaginación, una vez que regresó a su taller de París.

Análisis del cuadro. Este cuadro es, a un tiempo, orientalista y romántico. Parte del rostro de la mujer de la izquierda queda inmerso en la sombra. El pintor usó esta técnica en muchas figuras para lograr un aire de misterio y aislamiento. A su lado están sentadas otras dos mujeres mientras que otra figura femenina, una criada negra, está en pie; su presencia, de espaldas y girando, parece hacer entrar al espectador en el cuadro.

Destaca en el cuadro la forma en que la luz está representada. Es una luz lógica, pues viene de una ventana, sin representar una luz idealizada sino como era en realidad. Delacroix quedó entusiasmado por la luz del norte de África, y pretendió plasmarla en sus obras. Igualmente fue famoso por sus connotaciones sexuales. Representa a las concubinas argelinas de un harén. También muestra opio, que a menudo acompaña cuadros de prostitutas. En el siglo XIX, la pintura era conocida por su contenido sexual y su orientalismo. No obstante, para el pintor, este universo femenino encarnaba lo verdadero y lo bello, redescubriendo la Antigüedad.

Estas mujeres simbolizarían el ideal de belleza femenina para Delacroix, combinación de la suntuosidad oriental con los rasgos griegos propios de un Fidias. Las carnaciones están tratadas con tonos bronceados, lo que refuerza el exotismo de la pintura.

En cuanto a la técnica, usó pequeños toques de color, independientes, lo cual explica que sea considerado precedente del impresionismo. Destacó sobre todo el tratamiento cromático que le dio a las ropas: pantalones verdes con motivos amarillos, enaguas verdes y azules, un chal amarillo con rayas rojas, una falda rosa y negra. De hecho, este cuadro sirvió de fuente de inspiración a autores impresionistas posteriores, desde Auguste Renoir hasta Henri Matisse, sobre todo por su intenso colorido, logrado al aclarar el tono general, mediante colores puros.

Inspiró varios cuadros de Picasso con este mismo nombre, Femmes d'Alger. La versión de 1955, pintada para su esposa, Jacqueline Roque, fue vendida en mayo de 2005 por 18,6 millones de dólares. Da, igualmente, nombre a una recopilación de relatos de Assia Djebar.



La matanza de Quíos


 37la_matanza_de_qu_os_1824

La matanza de Quíos (en francés, Scène des massacres de Scio) es un cuadro de Eugène Delacroix, conservado en el Museo del Louvre de París, Francia. Se trata de un óleo sobre lienzo que mide 417 cm de alto por 354 cm de ancho. Data del año 1824.

Este cuadro representa un episodio de la guerra de independencia de los griegos contra los otomanos ocurrido ese mismo año: la matanza de 20.000 habitantes de las islas griegas, y el sometimiento a la esclavitud de las mujeres y los niños supervivientes.

Al parecer esta guerra de Grecia le parecía un tema con el que lograr su propósito artístico, como señala en una carta a un amigo de 1821:

Para el próximo Salón deseo pintar un cuadro que tenga como asunto la nueva guerra entre turcos y griegos; de este modo, creo que las circunstancias me permitirán atraer la atención del público.

Cuando Delacroix expuso el cuadro en el Salón de París, vio la obra de John Constable destinada al mismo (La carreta de heno), y su propio cuadro le pareció «triste y sin luz», por lo que decidió modificarlo, introduciendo «veladuras de irisación y nuevos efectos gracias a pequeñas pinceladas fuertes, muy cerca unas de otras». Estas pinceladas borrosas fortalecen la impresión de desolación que el cuadro transmite.

El resultado es este cuadro prácticamente monocromo, con unas tonalidades cobrizas que unifican el espacio y proporcionan al cuadro una luz infernal. El cuadro se compone de tres pirámides humanas. De izquierda a derecha, se ven expresiones de miedo y desesperación. Los cuerpos, semidesnudos y tirados, reflejan la derrota de los griegos.

A la izquierda hay una pareja moribunda. Puede verse la sangre que recorre el cuerpo del hombre. En primer plano, a la derecha, se encuentra la figura de una mujer vieja, que mira hacia afuera del lienzo con expresión de horror. Su presencia refuerza el patetismo de la escena.

Detrás de ella, a la derecha, se ve a un oficial turco llevándose a una mujer desnuda, lo que enfatiza la crueldad de la masacre.

Destaca en el lienzo la ausencia de un héroe. La masa de los habitantes son los protagonistas, los que resultan heroicos, sufriendo todos ellos la guerra.



La barca de Dante


 62_1428940839_785391

La barca de Dante, 1822. Óleo sobre lienzo, 189 × 241 cm. Museo del Louvre, París, Francia. Es una de las primeras pinturas del autor francés del Romanticismo Eugène Delacroix, y la que le dio a conocer. En la pintura aparecen personajes del infierno de la obra La Divina Comedia de Dante Alighieri. En la actualidad está expuesto en el Museo del Louvre de París.



La caza del león


 50_eug_ne_ferdinand_victor_delacroix_022

La caza del león (en francés, La Chasse aux lions) es un cuadro de Eugène Delacroix, conservado en el Instituto de Arte de Chicago, Estados Unidos. Se trata de un óleo sobre lienzo que mide 76,5 cm de alto por 98,5 cm de ancho. Data del año 1861.

A Delacroix le fascinaba el tema de la lucha entre los hombres y los animales salvajes. Lo mismo ocurrió con Rubens, a quien Delacroix admiraba, como puede verse en su Caza del hipopótamo. Por ello, ya había tratado con anterioridad el tema de la caza del león. Especialmente desde su estancia en Marruecos, llevó a cabo esbozos y dibujos del enfrentamiento entre el hombre y el animal. Un esbozo en concreto del año 1854, conservado en el Museo de Orsay le sirve para estudiar el movimiento; fue pintado en parte al aire libre, pero acabado en el taller. El cuadro acabado (1855) se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Burdeos. No obstante, este cuadro de 1861 es considerado la representación de caza mayor en la que mejor se integran en la lucha de modo comparable las fuerzas de la naturaleza.

En este cuadro se representa la escena de caza en un paisaje de dunas, que aparecen a la derecha, y el mar azul oscuro a la izquierda. De esta manera, la naturaleza se representa reducida a las fuerzas elementales: cielo, agua y tierra. Sobre la escena, un cielo nublado. Observando detenidamente la escena se puede apreciar que ya hay dos árabes que han sido derribados en la lucha, y otro yace muerto. Pero los otros cuatro se dirigen contra las fieras, con el fin de matarlas, y aún hay un octavo que se lanza al ataque.

El cuadro se compone en torno a dos diagonales que se entrecruzan. En el centro se agrupa la escena. La lucha en sí describe un movimiento circular, formando un torbellino de hombres y animales. Los árabes, morenos, con movimientos elásticos, reaccionando de forma instintiva, acaban teniendo cierto parecido con los animales.


 60young_tiger_playing_with_its_mother

Joven tigre jugando con su madre, 1830



Otras obras


 38_1428938016_822631

Mademoiselle Rose, 1817–1824, Museo del Louvre. Obra de Eugène Delacroix


 39retrato_del_dr_fran_ois_marie_desmaisons_1832_33_leo_sobre_lienzo_detroit_institute_of_arts

Retrato del Dr. François-Marie Desmaisons, 1832–33, óleo sobre lienzo, Detroit Institute of Arts. Obra de Eugène Delacroix


 40hu_rfana_en_el_cementerio_1823

Huérfana en el cementerio, 1823. Obra de Eugène Delacroix


 41cabeza_de_mujer_1823

Cabeza de mujer, 1823. Obra de Eugène Delacroix


 42eug_ne_ferdinand_victor_delacroix_043

Frédéric Chopin, 1838, Louvre. Obra de Eugène Delacroix


 43eug_ne_ferdinand_victor_delacroix_041

George Sand, 1838, Ordrupgaard, Copenhague. Obra de Eugène Delacroix


 52death_of_desdemona

La muerte de Desdémona, 1858. Obra de Eugène Delacroix


 44_1428938291_712024

Hamlet con Horacio, 1839, Louvre. Obra de Eugène Delacroix


 45_1428938329_509073

Desdémona maldecida por su padre (ca. 1850–54), Museo Brooklyn. Obra de Eugène Delacroix


 46_eug_ne_ferdinand_victor_delacroix_025

Marroquí ensillando su caballo, 1855, Museo del Hermitage. Obra de Eugène Delacroix


 76moroccan_horseman_crossing_a_ford_1850

Moroccan Horseman Crossing a Ford, 1850. Obra de Eugène Delacroix


 77eug_ne_delacroix_fanatics_of_tangier_google_art_project

Fanatics of Tangier, c. 1837. Obra de Eugène Delacroix


 78eug_ne_delacroix_fantasia_arabe_google_art_project

Fantasia Arabe. 1833. Obra de Eugène Delacroix


 84louis_d_orl_ans_montrant_sa_ma_tresse_eug_ne_delacroix_mba_lyon_2014

Louis d'Orléans montrant sa maîtresse, tableau d'Eugène Delacroix, c. 1825-26. Obra de Eugène Delacroix


 83_eug_ne_delacroix_botzaris_surprises_the_turkish_camp_and_falls_fatally_wounded_google_art_project

Botzaris Surprises the Turkish Camp and Falls Fatally Wounded, c. 1861. Obra de Eugène Delacroix


 47_1428938459_384628

La novia de Abidos, 1857. Obra de Eugène Delacroix


 48_delacroix_the_justice_of_trajan_oil_on_canvas_1858

La justicia de Trajano, 1858, Museo de Arte de Honolulú. Obra de Eugène Delacroix


 49jacob_angel_delacroix

Lucha entre Jacob y el ángel, 1861, fresco de la iglesia de Saint Sulpice (París). Obra de Eugène Delacroix


 51eug_ne_delacroix_ovide_chez_les_scythes_1859

Ovidio entre los escitas, 1859. Obra de Eugène Delacroix


 53eug_ne_ferdinand_victor_delacroix_005

Cristo en el Mar de Galilea, 1854. Obra de Eugène Delacroix


 54_delacroix_marc_aur_le_mba_lyon

Ultimas palabras del emperador Marco Aurelio, 1844, Museo de Bellas Artes de Lyon. Obra de Eugène Delacroix


 79eug_ne_delacroix_les_deux_foscari_google_art_project

Les deux Foscari, 1855. Obra de Eugène Delacroix


 55eug_ne_ferdinand_victor_delacroix_012

Entrada de los Cruzados en Constantinopla, 1840, Louvre. Obra de Eugène Delacroix


 56j_dische_hochzeit_in_marokko_1024

Boda judía en Marruecos, c. 1839, Louvre. Obra de Eugène Delacroix


 81eug_ne_delacroix_angelica_and_the_wounded_medoro_google_art_project

Angelica and the wounded Medoro, 1860. Obra de Eugène Delacroix


 57columbus_and_his_son_at_la_r_bida

Colón y su hijo en La Rábida, 1838, Galería Nacional de Arte. Obra de Eugène Delacroix


 82eug_ne_delacroix_shipwreck_on_the_coast_google_art_project

Shipwreck on the Coast, 1862. Obra de Eugène Delacroix


 58_1428939955_256846

Los Natchez, 1835, Museo Metropolitano de Arte. Obra de Eugène Delacroix


 80_ferdinand_victor_eug_ne_delacroix_hercules_and_alcestis_google_art_project

Hercules and Alcestis, 1862. Obra de Eugène Delacroix


 61eug_ne_ferdinand_victor_delacroix_021

El combate de Giaour y Hassan, 1826, Instituto de Arte de Chicago. Obra de Eugène Delacroix


 71eug_ne_delacroix_andromeda_google_art_project

Andromeda, 1852. Obra de Eugène Delacroix


 74eug_ne_delacroix_le_corps_de_garde_mekn_s_google_art_project

Le corps de garde à Meknès, 1847. Obra de Eugène Delacroix


 70eug_ne_delacroix_saint_mary_magdalene_at_the_foot_of_the_cross_google_art_project

Saint Mary Magdalene at the Foot of the Cross. Obra de Eugène Delacroix


 72eug_ne_delacroix_christ_carried_down_to_the_tomb_google_art_project

Christ Carried Down to the Tomb, 1859. Obra de Eugène Delacroix


 73_eug_ne_delacroix_the_education_of_the_virgin_google_art_project

The Education of the Virgin, 1852. Obra de Eugène Delacroix


 75_eug_ne_delacroix_christ_on_the_sea_of_galilee_google_art_project

Christ on the Sea of Galilee, 1841. Obra de Eugène Delacroix



 67buste_delacroix_mus_e_luxembourg_n2

Bust to Delacroix (1798-1863), by Alfred Lepère (french, 1827-1904). Garden facade of the Musée du Luxembourg [facade of the Orangerie].

Enlace muy interesante dedicado a Delacroix: http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/pintores/1726.htm



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo dedicado al pintor romántico francés Eugène Delacroix. Un pintor que no conocía mucho, pero gracias a la recopilación realizada, debo decir que me ha entusiasmado y he comprobado que tiene una prolífica y excepcional obra.


Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, pintura.aut.org, artehistoria.jcyl.es, artcyclopedia.com, artelista.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 13 Abril 2015, 19:16; editado 14 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: DELACROIX 
 
J.Luis impresionante trabajo de Delacroix, gracias por la aportación, me han gustado varios cuadros de este pintor la verdad es que hay mucho donde elegir.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: DELACROIX 
 
Gracias xerbar y Mariol, cuando habéis visto el trabajo aún no estaba completado... como decía más arriba a mí también me ha impresionado mucho este pintor romántico francés, pues he podido profundizar en su obra y me ha llenado tanto..., que en mi esquema particular, ya lo considero uno los grandes maestros. De su obra todo es muy bueno e interesante, pues dominaba todos los temas; por destacar algunos cuadros serían:


Apolo derribando a la serpiente Píton,
La matanza de Quíos,
Los convulsionados de Tánger,
La barca de Dante,
La Libertad guiando al pueblo,
Cristo en el lago de Genezaret,
San Miguel vencedor del demonio,
Femmes turques au bain,
Pelea de caballos árabes en una cuadra,
Jewish Wedding in Morocco,
Mujeres de Argel en sus habitaciones,
Dante y Virgilio en los infiernos,
La muerte de Ofelia.
Las odaliscas,
La mujer de las medias blancas,
Andrómeda... etc.


 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 13 Abril 2015, 14:44; editado 4 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: DELACROIX 
 
No conocía ninguna obra de Lacroix.
Me he quedado maravillada con muchos de sus cuadros. [smilie=up.gif]
Gracias J. Luis.
 




___________________________
imagesukrtbgox_200x135_150x101_1477846450_638145 bandera_de_asturias_150x98

Para toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio. A. Dumas

Dar amistad a quien te pide amor es lo mismo que dar pan al que tiene sed.

La felicidad es como la neblina, cuando estamos dentro de ella no la vemos. Amado Nevo

 
Mariol - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Delacroix, Eugène 
 
Para mi sorpresa, hace unos días observé que no se veía ninguna imagen del trabajo dedicado a Delacroix. Como este pintor francés me encanta, he repetido la presentación añadiendo más imágenes y contenidos.

También me moleste que el ImageShack me censure algunas imágenes de desnudos artísticos, pero no me extraña, estos sujetos no saben distinguir lo que es arte o pornografía.

No sé si alguien verá esta página, pero si así fuere espero que la disfrute.


 


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Delacroix, Eugène 
 
Pues así estamos José Luis. A nosotros, los iberoamericanos, por obra y gracia de Imageshack nos ha tocado ver solamente ranas en este foro; también en ellos está disponer que debemos ver,¿por qué no se meten con las páginas pornográficas que tanto mal deben estar haciendo a los menores de edad que tan facilmente pueden entrar en ellas? debe ser porque no les incumbe, pero si debe incumbir a los gobiernos y no hacen nada. Una obra de arte hay que verla con distintos ojos cuando se trata de un desnudo, pues en ella està reflejada la mano del Creador, aunque, claro, depende de los ojos que le miren. Saludos
 



 
matias - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Delacroix, Eugène 
 
Matías, siento que todavía no puedas ver las imágenes de la galería, creo que este trabajo te gustaría especialmente. Sé que xerbar está trabajando en solventar el grave problema que ha ocasionado al foro Imageshack. A ver si en breve se soluciona; la penalización que el mencionado servidor de imágenes está sometiendo a los internautas iberoamericanos.


 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Delacroix, Eugène 
 
Delacroix inaugura la temporada de exposiciones en CaixaForum


Arte contemporáneo, Piranesi, Diaghilev y arqueología árabe completan la programación



 00_1428949140_665316

Femmes d'Alger dans leur appartement, una de las 144 obras del pintor francés que expondrá el Caixa Forum a partir del 18 de octubre.

Eugène Delacroix es el protagonista de lujo elegido por CaixaForum Madrid para estrenar su programa de exposiciones para la nueva temporada. El 18 de octubre se inaugurará Delacroix (1798-1863), la mayor retrospectiva del pintor francés que se ha organizado en el último medio siglo. Organizada en colaboración con el Museo de Louvre, la muestra reunirá 144 obras entre óleos, obra sobre papel y grabado. Algunas de las piezas se exhiben por primera vez en España. Instituciones como la National Gallery londinense, el Metropolitan Museum de Nueva York o el Art Institute de Chicago han cedido obras para esta exposición, la más importante que se realiza desde la gran retrospectiva que se organizó en París en 1963, con motivo del centenario de la muerte del artista, ha explicado Ignasi Miró, director del área de cultura de la Fundación La Caixa.

La exposición se verá en primavera en la sede barcelonesa de CaixaForum, en diálogo con una selección de obras de Francisco de Goya, coetáneo suyo. Según Miró, en Madrid ese confrontación no requerirá el desplazamiento físico de obras del pintor aragonés, "sino que es establecerá un guiño" con el Museo del Prado, custodio de sus piezas maestras.

La programación de CaixaForum también tiene espacio para mostrar una selección de obras de arte contemporáneo de la propia colección de la Fundación La Caixa y de los fondos del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA). Con el título La persistencia de la geometría, se mostrarán obras que reflejan la aplicación de esa disciplina matemática en la escultura y la instalación desde los años sesenta hasta la actualidad.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 13 Abril 2015, 19:19; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Delacroix, Eugène 
 
Delacroix salda su deuda española


La sede madrileña de CaixaForum acoge la muestra más grande dedicada al pintor en medio siglo. La exposición viajará a Barcelona enriquecida con obras de Goya


 00_1428949349_547849

Medea furiosa (1862) y San Sebastián socorrido por la santas mujeres (1836), en la sala del desnudo.
      
Si hay un hilo, poderoso y visceral, que une a Goya con el arrebato impresionista, ese fue el que tejió Eugène Delacroix (Charenton-Saint-Maurice, 1798-París, 1863). Artista romántico de impredecible y agreste gusto por el color, visitó España en 1820. Y de aquel viaje, como se verá, una peripecia paradójica, volvió plenamente obsesionado con todas las gamas del negro de las que era capaz el genio aragonés. La influencia, decisiva, serviría a su propósito último: la búsqueda de la esencia de la pintura, la materia y la luz. Tales son las audaces conclusiones que se extraen de la antológica Delacroix. De la idea a la expresión, que hoy se abre al público en CaixaForum Madrid envuelta en el aroma del acontecimiento; es la muestra más grande dedicada al pintor en medio siglo y cuenta con la colaboración del Louvre y el Prado.


 9_autorretrato_con_chaleco_verde

'Autorretrato con chaleco verde'. Eugène Delacroix. 1837. Óleo sobre lienzo, 65 x 54,5 cm. (Musée du Louvre © 2010 Musée du Louvre / Angèle Dequier)


 12_hamlet_y_horacio_en_el_cementerio

'Hamlet y Horacio en el cementerio'. Eugène Delacroix. Óleo sobre lienzo, 30 x 36 cm. (Musée du Louvre © 2010 Musée du Louvre / Angèle Dequier)

La pinacoteca parisiense aporta entre otras muchas joyas el óleo Mujeres de Argel en sus habitaciones, una de sus características piezas de inspiración historicista, obra que nunca había salido de las salas del museo. Y en febrero, cuando las 130 piezas de la exposición viajen a la sede barcelonesa de CaixaForum, lo harán enriquecidas por una selección de obras de Goya prestadas por el Prado. La excursión será también por tanto un estimulante viaje a los orígenes de un artista escasamente representado en las colecciones españolas.


 3_macbeth_consultando_a_las_brujas

'Macbeth consultando a las brujas'. Eugène Delacroix. 1825. Litografía. (París, Bibliothèque national de France © París, Bibliothèque national de France)


 02_retrato_de_louis_auguste_schwiter

'Retrato de Louis-Auguste Schwiter'. Eugène Delacroix. 1826-1830. Óleo sobre lienzo, 218 x 143 cm. (Londres, The National Gallery, NG 3286 © National Gallery Picture Library)


La muestra de Delacroix cuenta con la colaboración del Louvre y el Prado

Sébastien Allard, conservador jefe del Departamento de Pintura del Museo del Louvre, amén de comisario de la exposición, subrayaba ayer ufano que si bien "en Europa se le han dedicado a Delacroix numerosas exposiciones", la importancia de esta "solo es comparable a la del Louvre en 1963 con motivo del centenario de su muerte". "Con esta colaboración queremos saldar la deuda de Delacroix con España".

No parece asunto de poca importancia. Después de todo a Delacroix le costó deshacerse de los recuerdos de lo contemplado en el Prado. De ahí parte el proceloso viaje de su obra a través del color, que en ocasiones alcanza casi a esculpir. "Al final aguardan las pinturas que hablan de sí mismas, sin camuflarse tras un tema", explica Allard. Así sucede con Boceto de la caja de León con la que el artista reflexiona sobre la dificultad de fijar el momento exacto en el que un artista decide dar por terminada una obra. El lienzo deslumbró a Cézanne y está considerado como precursor de la técnica moderna.


 01_el_taller

'El taller'. Delacroix. Hacia 1822-1827. Pincel, aguada marrón, 18 x 28 cm. CaixaForum Madrid expone hasta el próximo 15 de enero más de 100 obras del pintor francés. (París, Musée du Louvre, Département des Arts graphiques © RMN/René-Gabriel Ojéda)


 5_los_natchez

'Los natchez'. Delacroix. 1823-1835. Óleo sobre lienzo, 90,2 x 117 cm. (Nueva York, The Metropolitan Museum of Art © The Metropolitan Museum of Art /Art Resource NY/ Scala, Florencia)


 6_el_ca_d_jefe_marroqu

'El caíd, jefe marroquí'. Delacroix. 1837. Óleo sobre lienzo, 98 x 126 cm. (Nantes, Musée des Beaux-Arts © RMN/ dr. r.)

El trabajo como litógrafo está presente en las 17 planchas que realizó para ilustrar el Fausto de Goethe, en un inevitable abrazo de resonancias románticas. Aunque su inspiración literaria más conocida fue la brindada por Lord Byron. De su mano, Delacroix tomó partido a favor de la independencia de Grecia del imperio otomano, como vienen a demostrar dos de sus obras maestras más conocidas: La masacre de Quíos (1824) y Grecia expirando sobre las ruinas de Missolonghi (1826).

Pero ese descubrimiento de la pintura en estado puro llegará después. Antes, la exposición se adentra con pasión cronológica en los hitos biográficos del pintor francés. Y su dedicación a la geografía humana se recoge en las tres versiones del retrato de Aspasia, una joven mulata de la que se sirvió para experimentar con la luz y el color.


 7_la_caza_del_tigre

'La caza del tigre'. Delacroix. 1854. Óleo sobre lienzo, 73,5 x 92,5 cm. (París, Musée du Louvre en depósito en el Musée d'Orsay © RMN/ Michel Hurtado)


 8_mujeres_de_alger_en_su_aposento

'Mujeres de Alger en su aposento'. Delacroix. 1834. Óleo sobre lienzo, 180 x 229 cm. (Musée du Louvre © 2009 Musée du Louvre / Erich Lessing)


 4_la_confesi_n_p_blica

'La confesión pública'. Delacroix. 1831. Óleo sobre lienzo, 131 x 162 cm. (Filadelfia, The Philadelphia Museum of Art © 2011 photo. The Philadelphia Museum of Art/Art Resource NY/ Scala, Florencia)


 10_el_naufragio_de_don_juan

'El naufragio de Don Juan'. Delacroix. 1840. Óleo sobre lienzo, 135 x 196 cm. (Musée du Louve © 2009 Musée du Louvre / Erich Lessing)


 11boceto_de_la_muerte_de_sardan_palo

Boceto de 'La muerte de Sardanápalo'. Delacroix. 1826-1827. Óleo sobre lienzo, 81 x 100 cm. (Musée du Louvre © 2009 Musée du Louvre / Erich Lessing)


A partir de ahí, Delacroix se debatió entre la decoración de edificios públicos, la eterna seducción del clasicismo, la reconfortante familiaridad de los temas mitológicos y religiosos y la serenidad de los paisajes. Todo ello, en una veloz fuga de sí mismo con destino al grado cero de la pintura que siempre ansió.


elpais.com



 

Una gran muestra de Delacroix, uno de mis pintores favoritos. Espero poder ver esta exposición en breve.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 13 Abril 2015, 19:28; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Delacroix, Eugène 
 
Acto de vandalismo contra ‘La libertad guiando al pueblo’, de Delacroix


Una joven pinta con un rotulador la inscripción "AE911" sobre la obra más famosa del artista



user_50_1360318387_275280_1360326972_noticia_grande

'La libertad guiando al pueblo', de Delacroix, El cuadro está expuesto actualmente en el museo Louvre-Lens. / PHILIPPE HUGUEN (AFP)

La célebre pintura de Eugène Delacroix La libertad guiando al pueblo, símbolo icónico del espíritu revolucionario francés y expuesta en el nuevo museo Louvre-Lens, al norte de Francia, fue objeto de un acto de vandalismo el jueves por la tarde por parte de una joven, que escribió sobre la pintura, con un rotulador de tinta indeleble, la inscripción “AE911”. Según algunas fuentes, estas letras y números hacen referencia a un movimiento ciudadano que reclama una investigación “independiente de verdad” de los atentados del 11-S en Nueva York.

Poco antes del cierre del Louvre-Lens, la joven de 28 años se acercó al cuadro y escribió en su parte inferior. De forma inmediata fue interceptada por un vigilante de un museo ayudado por un visitante, y entregada a la Policía. La joven permanece detenida.

“A primera vista, la inscripción podrá ser borrada”, indicaron los responsables del Louvre en un comunicado. “La obra será analizada esta misma tarde por el Departamento de Pinturas del Louvre; una restauradora ha viajado inmediatamente a Lens nada más conocerse la noticia”, dice el comunicado.

La libertad guiando al pueblo (1830), el cuadro más famoso de Delacroix, es una de las obras  maestras que por espacio de un año han sido prestadas por el Museo del Louvre de París a su nueva sucursal de Lens, inaugurada el pasado 4 de diciembre y que ya ha recibido más de 200.000 visitantes.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Delacroix, Eugène 
 
Delacroix, vandalizado en el Louvre de Lens y rehabilitado en una hora


Una joven pinta con un rotulador la inscripción "AE911" sobre la obra más famosa del artista



user_50_liberte_delacroix_louvre_lens_1067390_jpg_935662

'La libertad guiando al pueblo', de Delacroix, en el Louvre-Lens. El cuadro está expuesto en el museo Louvre-Lens

Según las autoridades, una joven de 28 años escribió sobre la pintura del artista francés Eugene Delacroix, con un rotulador de tinta indeleble, la inscripción “AE911”. El diario español 'El País' informó que estas letras y números se referirían a un movimiento ciudadano que reclama una investigación “independiente de verdad” de los atentados del 11-S de 2001 en Nueva York.

Cuando Charles Baudelaire decidió aplicar su aguda sensibilidad a la crítica de arte, profetizó que su admirado Eugène Delacroix no dejaría nunca de alentar pasiones: "Este hombre", dejó escrito en referencia al pintor, "me da a veces deseos de resucitar a tiempo para asistir a los encantamientos y alabanzas que suscitará en tiempos futuros".

Lo que no podría haber aventurado el poeta es que en el siglo XXI una enajenada marcaría con un rotulador el lienzo La libertad guiando al pueblo (1830), obra señera del pintor romántico por excelencia, con el fin de trasladar a la opinión pública un mensaje político-paranoico.

Eso fue lo que ocurrió en la tarde del jueves en la sede del Museo del Louvre de Lens (norte de Francia), esqueje de la pinacoteca parisina inaugurado el pasado 12 de diciembre y orgullo de la política de distribución de la riqueza cultural francesa.

La inscripción, que no resultó ser indeleble ni lacerante, ensuciaba la tela quizá más icónica de Francia, alusiva a la revolución burguesa de 1830, en un espacio de treinta centímetros de largo por seis de alto. Rezaba, escuetamente, "AE911".

Según fuentes de la investigación citadas por la prensa gala, la malhechora es una mujer de 28 años y residente en el Pas-de-Calais que actuó en apoyo a la asociación Arquitectos e Ingenieros por la Verdad sobre el 11-S (AE911, por sus siglas en inglés). El colectivo en cuestión considera que el derrumbe de las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001 fue el resultado de demoliciones controladas (de autoría indeterminada), y no el fruto de atentados realizados con aviones secuestrados por islamistas radicales. Una psiquiatra aportada por la fiscalía ha determinado, después de un examen pericial, que la mujer es "irresponsable penal" y ha recomendado su internamiento en una institución psiquiátrica. Será puesta a disposición judicial el sábado.

Las instituciones museísticas francesas hicieron gala, ayer, de una celeridad encomiable a la hora de restaurar el esplendor e integridad de la tela afectada, con lo cual la 'Libertad' de la Delacroix será exhibida de nuevo al público a partir de hoy. Eso sí, con seguridad reforzada.

Xavier Dectot, director del Museo Louvre de Lens, ha explicado en conversación telefónica los detalles de la cura. "Enseguida se desplazó una restauradora de Lille, que hizo un primer análisis, y esta mañana [por ayer] acudieron desde París los responsables del departamento de pintura del Louvre". A continuación "se reprodujo en una paleta de pintura, recubierta del mismo tipo de barniz que cubre el lienzo, la inscripción con el mismo rotulador empleado en el ataque al lienzo, un Bic negro de trazo grueso y de uso muy extendido", relata Dectot.

Antes de proceder a intervenir sobre el cuadro de Delacroix, el equipo de expertos "contactó con otros colegas, con el centro de investigación de los Museos de Francia y con restauradores extranjeros, como los de la Tate Modern, que sufrieron un ataque similar recientemente". Acto seguido, "se probó con diferentes productos capaces de disolver la inscripción sin dañar la pintura", afirma el responsable del Louvre-Lens. "Afortunadamente", suspira, "la tela estaba barnizada". Por último, se procedió a retirar con éxito la infeliz 'intervención' de la mujer.

¿Será reforzada la seguridad de la obra, cedida en préstamo anual por París para su exhibición en Lens? "Sí, pero de manera provisional", dice Dectot. "Nuestro análisis muestra que el sistema de seguridad funcionó, porque el agente de la sala intervino en cuestión de segundos". Pero queda descartada, en todo caso, una medida extrema como la instalación de una vitrina, dado que "afectaría al cuidado de la obra y reduciría de manera drástica su visibilidad".

El director del museo señala que es la primera vez que ha sido dañada la obra" y que "siempre se corre el riesgo de que una obra sufra daños por parte de personas desequilibradas". Pero, concluye, "este incidente no cambiará la determinación y la concepción del museo" como un espacio abierto a los ciudadanos. "Para nosotros es un orgullo poder mostrar la 'Libertad guiando al pueblo'.


Fuente: elpais.com / (Foto: Olivier Corsan / PHOTOPQR/LE PARISIEN)
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Delacroix, Eugène 
 
.


Delacroix en el Museo Thyssen


 25f_lix_nadar_1820_1910_portraits_eug_ne_delacroix

Eugène Delacroix (retratado por Nadar)

Eugène Delacroix (Charenton - Saint-Maurice, 1798-París, 1863) Hijo de un político, Charles Delacroix, y de Victoire Oeben, hija de un célebre ebanista. Eugène se crió en un ambiente selecto y culto, rodeado de familiares y amistades influyentes

Su. educación artística comenzó, en 1815, en el taller de Pierre Guérin, donde coincidió brevemente con Gericault, al que siempre profesó una gran admiración, un poco más tarde ingresó en la Academia de Bellas Artes. En estos años solía visitar las galerías del Louvre donde copiaba las telas de Rafael, Tiziano, Veronés y Rubens. En 1819 recibió su primer encargo, La Virgen con el Niño, ejecutado para la iglesia parisina de Orcemont. En 1822, participó por primera vez en el Salon, en el que continuó exponiendo hasta 1859. La obra que presentó, La barca de Dante, Musée du Louvre, gozó de gran éxito y le situó entre las grandes figuras del Romanticismo. En 1825 viajó a Inglaterra, donde conoció las colecciones británicas, la obra literaria de Byron y Scott, las representaciones teatrales de Shakespeare y el Fausto de Goethe. Su obra Grecia entre las ruinas de Missolonghi, del Museo de Bellas Artes de Burdeos, sobre la guerra de independencia griega, es un homenaje a Byron

En. el Salon de 1831 presentó su conocidísima La Libertad guiando al pueblo, hoy en el Musée du Louvre, una representación alegórica de la Revolución de julio de 1830, que nuevamente causó gran sensación. Desde enero a julio de 1832, Delacroix formó parte de la delegación enviada por el gobierno francés ante el sultán de Marruecos; durante el viaje, que incluyó también España y Argelia, el artista realizó numerosos dibujos y anotaciones que le sirvieron para sus composiciones posteriores

Delacroix. dedicó los años de madurez a la pintura decorativa. En 1834 comenzó su primer encargo: la decoración de la Sala del Rey, en el Palacio de los Borbones, hoy Asamblea Nacional, París. A partir de 1850, su trabajo se concentró en las pinturas murales del Hôtel de Ville y en la capilla de los Ángeles en Saint-Sulpice, ambos en París. Una laringitis crónica le obligó hasta su muerte a pasar largas temporadas fuera de la ciudad y a interrumpir sus actividades profesionales.


 35el_duque_de_orl_ans_mostrando_a_su_amante

El duque de Orléans mostrando a su amante, c. 1825-1826. Óleo sobre lienzo, 35 x 25,5 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Eugène Delacroix.

Esta pintura de tema literario, firmada por el artista, se ha fechado hacia 1825-1826, tras el regreso del pintor de Inglaterra, donde estuvo entre mayo y agosto de 1825. La obra se conoce desde 1832, cuando estuvo expuesta en el Musée Colbert con el título Un joven señor muestra a su cortesano el cuerpo de su amante. Algunos años más tarde, en 1864, en la subasta de Frédéric Villot, en cuya colección figuró, se conocía como El duque de Borgoña muestra a su amante al duque de Orléans. Otros epígrafes con los que la tela se publicó, y que sirven de referencia para señalar la dificultad que entrañó la identificación del tema, fueron El duque de Borgoña muestra a su amante y El duque de Orléans mostrando a su amante al duque de Borgoña. La identificación correcta del tema se resolvió en 1965, cuando el poeta Louis Aragon desveló el asunto literario que pudo haber servido de inspiración a Delacroix. Se trataba de un episodio recogido en la Histoire des ducs de Bourgogne , de Barante, que se reeditó en 1824. En él se narra cómo el duque de Orléans, cuando era amante de Mariette d’Enghien, esposa de su antiguo chambelán, Aubert le Flamenc, se la mostró desnuda a su marido ocultándole el rostro y él fue incapaz de reconocerla. Junto a la obra de Barante se ha mencionado una segunda fuente que, por sus explícitos detalles, pudo ser el texto que Delacroix utilizó para la escenificación de la tela. Se trata de Les vies de dames galantes, de Brantôme, que fue también reeditada dos años antes de la obra de Barante, en 1822. En el texto el duque de Orléans muestra su amante al marido de ésta ocultándole el rostro con una sábana.

La escena se representa en un interior oscuro donde Delacroix ha colocado a los tres protagonistas del episodio. Sentado, a la cabecera de la cama, que está protegida por unos pesados cortinones, el duque de Orléans levanta la sábana para mostrar al ilustre visitante el cuerpo, de cintura hacia abajo, de su amante. Delacroix, sin embargo, ha hecho partícipe al espectador del engaño al marido, pues nos muestra, en penumbra, el rostro medio escondido de la enamorada del duque. El pintor consigue buenos contrastes al contraponer colores como el rojo fuerte del cojín, donde apoya sus pies Louis de Orléans, el azul de sus medias y el dorado de su ropaje. Estos contrastes son de gran belleza en la muchacha, en la que se estudia su carnación confrontada al blanco de la ropa del lecho. La pincelada del pintor se aprecia sin dificultad en las zonas más empastadas, que corresponden a las luces más llamativas de la escena, coincidiendo estos realces con uno de los elementos claves de la historia: la sábana que oculta la identidad de la mujer y que sostiene en alto su amante.

La pintura entró en la colección Thyssen-Bornemisza en 1977 procedente de la galería Lefèvre de Londres. Su historia se conoce desde 1832, cuando perteneció a Frédéric Leblond.


 36jinete_rabe

Jinete árabe, c. 1854. Óleo sobre tabla, 35 x 26,5 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Eugène Delacroix.

El gusto por los temas orientales y exóticos había penetrado en Francia a lo largo del siglo xviii para acentuarse con la corriente romántica. Delacroix no fue ajeno a los influjos de esa moda aunque, en su caso, el viaje realizado a Marruecos supuso en su carrera un punto de inflexión. Delacroix acompañó, en 1832, al conde Charles de Mornay en su itinerario oficial al norte de África, que incluyó Marruecos y Argel, y que el pintor aprovechó para visitar el sur de España. Este largo trayecto, que se desarrolló entre los meses de enero y julio, lo llevó a desembarcar en Tánger el 24 de enero, para continuar después a Mequinés, donde llegó el 15 de marzo y donde la embajada francesa fue recibida por el sultán Abderramán el 22 de ese mismo mes. A principios de abril regresó a Tánger, para desplazarse a continuación a España y regresar de nuevo a África a principios de junio, cuando visitó Argel y Orán. Esta estancia procuró material al artista para el resto de su vida, ya que realizó un buen número de dibujos y apuntes que usaría en futuras composiciones. Delacroix quedó fascinado por la cultura árabe, y estas impresiones, además de dibujarlas, las dejó reflejadas en sus cartas y en otros escritos. Delacroix descubrió en el continente africano el mundo clásico de los academistas, que aparecía ante sus ojos en los gestos de sus habitantes, en sus costumbres y en sus ropas. Sin embargo, se quejó de no poder dibujar a las mujeres, ya que las del islam le eran poco accesibles y sólo consiguió esbozar a las hebreas.

Entre los diversos motivos por los que Delacroix se dejó llevar, presa del hechizo, se encontraban los caballos. A propósito de ellos comentó que disfrutaba con su estudio y alabó su energía, fogosidad y la rivalidad de la que eran capaces. Este Jinete árabe es otra de las imágenes fruto del viaje del pintor a Marruecos. Fechada hacia 1854, muestra a un árabe sentado en el suelo, con la espada colgada al cinto y un arma entre las manos, descansando delante de un fuego. A su lado un brioso caballo negro, de elegantes proporciones y largas crines, se ajusta a la descripción que Delacroix hizo de estos animales. La tabla se inscribe dentro de una serie de representaciones que el artista nos legó de ese mundo árabe, en este caso jinetes, que captó cabalgando velozmente, en lucha, al iniciar una carrera, o simplemente preparando la montura del caballo; composiciones en las que el pintor no está interesado en transcribir con verismo una realidad, sino en reproducir la materialidad con el color y el movimiento.

La pintura, que está firmada en el ángulo inferior derecho, se ha fechado en un momento en el que Delacroix presta mayor atención a la elaboración de sus fondos. También fue identificada por Moreau- Nélaton con la obra que el 23 de abril de 1854 el pintor menciona en su Journal como «un pequeño árabe sentado y su caballo detrás de él». El óleo entró en la colección Thyssen-Bornemisza en 1972 procedente de la colección de Eduardo Mollard.


museothyssen.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Delacroix, Eugène 
 
National Gallery, London



Delacroix, por parejas


Exposición sobre la influencia del pintor en varias generaciones de artistas

La muestra se presenta en Londres, llegada de Minneapolis (EEUU)




 1_the_death_of_sardanapalus_r_plica_reducida_eug_ne_delacroix_1846_philadelphia_museum_of_art_pennsylvania

'The Death of Sardanapalus' (réplica reducida), Eugène Delacroix 1846. Philadelphia Museum of Art, Pennsylvania.

Christopher Riopelle, comisario de la exposición Delacroix y el emergente arte moderno, cuenta que "Delacroix no sólo ejerció influencia en sus contemporáneos, sino que varias generaciones de artistas posteriores fueron devotos a su manera de pintar". La forma en la que exponen las 60 obras de arte de Eugène Delacroix (1798-1863) y otros artistas provoca la inevitable comparación. Cuadros en parejas, uno del maestro o artista influyente junto a otro del alumno o pintor influido, por llamarlos de alguna manera.

En la primera sala se exhibe, en solitario, sin pareja, un autorretrato del artista con gesto desafiante, de 1837, cuando tenía unos 38 años de edad y ya había roto con el academicismo francés de dominar el monocromo antes de meterse con los colores. La primera sala en la que él mira con seguridad a su alrededor contiene obras de Édouard Manet, Paul Cézanne, John Singer Sargent y Odilon Redon intercaladas y relacionadas con las de Delacroix bajo el enunciado de Cézanne: "Todos pintamos con el lenguaje de Delacroix".

La segunda sala presenta una serie de obras que hizo el pintor durante o después de su viaje a Argelia en 1832. La estancia de seis meses generó una serie de imágenes de fuerte colorido que en esta muestra se presentan al lado de otras de Pierre-Auguste , Theodore Chasserian o Edgar Degas. Temas y escenas orientales sobre las que el comisario explica que "los artistas franceses se desplazaban al sur de Francia para conocer cómo era el color y la luz de África. Al regreso de Delacroix del continente africano se dieron cuenta a través de sus pinturas de lo que eran colores vivos y luminosos".


 02_1455659672_630879

'Pietà', Vincent Van Gogh, 1889. Van Gogh Museum (Vincent Van Gogh Foundation), Amsterdam.

La vivacidad de los colores llega a su máximo esplendor en la sala tercera de la muestra dedicada a flores, ramos y manojos de vegetación, del artista influyente y de Gustave Courbet, Paul Gauguin, Vincent van Gogh, Odilon Redon o Frederic Bazille entre otros. De los bodegones, o rozando el género, se pasa a la sala cuarta con la pintura religiosa en la que La barca roja de Redon hace pareja con Cristo en el mar de Galilea, de Delacroix, con el elemento común del mar. La Piedad, de Van Gogh, o un llamativo San Jorge y el dragón, de Gustave Moreau, acompañan el tema religioso mientras el recorrido continúa en los géneros tradicionales.

Los paisajes de la sala quinta introducen a los impresionistas y la influencia de Delacroix en el arte moderno que empieza a justificar el título de la exposición. Los olivos, de Van Gogh, El puente de la Heve, de Claude Monet, y escenas de Cézanne preparan el terreno para el colofón final de la muestra que desemboca en la sala sexta titulada Color, música y utopía con artistas ya catalogados como modernos como Wassily Kandinsky, Henri Matisse, Paul Signac y Paul Gauguin. Pero estas obras cuelgan sin pareja, sin alguna que las acompañe del artista influyente. Tan obvios que son los paralelismos en las primeras salas, en la última, con el surgimiento del arte moderno, Delacroix se ha quedado atrás. No obstante, en la pared reza una de sus frases: "Oh, jóvenes artistas, queréis un tema; todo es tema; el tema sois vosotros mismos".

La exposición estará abierta del 17 de febrero al 22 de mayo en la National Gallery de Londres.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario