Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
MANET, Édouard
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje MANET, Édouard 
 
Este trabajo recopilatorioc está dedicado a Edouard Manet, fue uno de los pintores más destacados del movimiento impresionista francés, aún practicando otros estilos, ha pasado a la historia por lo primero, a pesar de que sus biógrafos nos cuentan que no le gustaba que lo catalogaran como tal.

Visitó Alemania, Los Países Bajos e Italia donde estudió la pintura de los viejos maestros, su obra está influenciada por Frans Hals, Diego Velázquez y Francisco de Goya y esto se nota en sus primeras obras donde retrataba mendigos, pícaros, personajes de café y escenas taurinas españolas.


 000_1432418289_934345

Retrato de Edouard Manet, c. 1870

Edouard Manet (23 de enero de 1832 - 30 de abril de 1883) fue un pintor francés, reconocido por la influencia que ejerció sobre los iniciadores del impresionismo.

Édouard Manet nació en París el 23 de enero de 1832, en una familia acomodada. Sus días escolares pasaron sin acontecimientos destacables y terminó su formación sin obtener la calificación necesaria para estudiar derecho, para decepción de su padre, que era magistrado.

A los dieciséis años viajó a Río de Janeiro como marinero en prácticas, con intención de ingresar en la Academia Naval Francesa, y cuando vio que su proyecto no tenía éxito decidió dedicarse al arte, pasando a su regreso, hacia 1850, casi seis años como alumno de Thomas Couture, un pintor muy estrecho de miras como profesor. Allí estuvo durante casi seis años y, al mismo tiempo, pudo copiar en el Louvre cuadros no sólo de Tiziano y Rembrandt, sino también de Goya, Delacroix, Courbet y Daumier. De Couture aprendió que para ser un gran maestro hay que escuchar las enseñanzas de los que lo han sido en el pasado, pero por desgracia, Couture era un antirrealista fanático y convencido.

Enfurecido por las mofas que Manet hacía con respecto al Premio de Roma, Couture le dijo que nunca llegaría a ser otra cosa que el Théodore Rousseau de su época. Después de esto, Manet hizo su propia síntesis personal de la historia de la pintura y de lo que podía aprender viendo grabados japoneses. Y es que el pintor fue siempre un extraño ecléctico.

Desde 1853 hasta 1856 Manet se dedicó a viajar por Italia, los Países Bajos, Alemania y Austria, copiando a los grandes maestros.

El 28 de octubre de 1863 contrajo matrimonio con la pianista holandesa Suzanne Leenhoff, con la que mantenía relaciones desde 1850. A pesar de la boda, el que casi con seguridad era su hijo, León, nacido en 1852, siguió llevando el apellido de la madre, y pasando por hermano de ésta.

En agosto de 1865 emprendió un viaje por España, organizado por su amigo Zacharie Astruc, en el que descubrió la pintura barroca española, en particular a Velázquez, que tendrá una enorme influencia en su obra.

En 1867, aprovechando la afluencia de público que se preveía con motivo de la Exposición Universal, Manet y Courbet levantaron cada uno un pabellón en la Place de l'Alma, ante una de las entradas de la exposición, para exponer su propia obra. Con este fin le pidió a su madre, con quien vivían su familia y él desde hacía unos meses, que le adelantase 28305 francos de su herencia. En esta exposición, Manet vendía unos folletos impresos con un artículo publicado en L'Artiste en el que su amigo y admirador Émile Zola hacía una entusiasta defensa de su pintura. Además del texto, los folletos incluían un retrato de Manet por Bracquedemont y un aguafuerte de una de sus obras más polémicas, Olympia. A pesar del dinero gastado y de la amplia publicidad que se hizo, su exposición individual, en la que se mostraban alrededor de cincuenta obras, no obtuvo éxito de ventas ni de crítica, y fue objeto de burlas y caricaturas en el periódico satírico L'Amusant.

Ese mismo año empezó a trabajar en una serie de pinturas de contenido político, que reflejaban la ejecución del emperador Maximiliano I de México, entre ellas una litografía que fue prohibida por la censura a causa de las ideas republicanas del pintor. Poco después, Zola publicó en La Tribune Française un artículo contra el censor. Otra de las pinturas de esta serie fue presentada al Salón en 1869; a pesar de la negativa a exponer el cuadro, Manet, que continuaba buscando para su pintura el reconocimiento oficial, no retiró del certamen otra de sus obras, El balcón, que sí había sido admitida.

En 1869 tomó como discípula a Eva Gonzalès, hija de un conocido novelista, que le había sido presentada por un marchante de arte. La joven, que no carecía de talento, pero a la que le faltaba iniciativa, fue la única alumna de Manet, quien la retrató en 1870.

Al estallar la guerra franco-prusiana Manet, junto con otros impresionistas, fue movilizado. envió a su familia a Oloron.Ste.-Marie, en los Pirineos, y envió trece cuadros a Duret, antes de entrar como teniente al servicio de la Guardia Nacional durante el sitio de París.Tras la declaración del armisticio, en 1871, formó parte, junto con otros catorce pintores y diez escultores de la federación de artistas de la efímera Comuna de París.

En 1872 Durand-Ruel adquirió por 35000 francos veinticuatro obras de Manet y organizó la primera exposición de pintores impresionistas, que no tuvo éxito comercial. Sin embargo, entre estos artistas iba surgiendo una conciencia de grupo que los llevaría a formar la Société Anonyme des artists para realizar exposiciones colectivas.


 2_douard_manet_le_d_jeuner_sur_l_herbe_1432414917_723067

Edouard Manet - Le Déjeuner sur l'Herbe (detalle), 1863.

En esta época, en la que tuvo mucha relación con Monet, empezó Manet a adoptar las técnicas impresionistas si bien rehusará participar en las exposiciones colectivas. En cambio, organiza una exposición de sus obras en su propio taller de la parisina calle de St. Petersboug, que gozó de bastante popularidad, rumoreándose en la época que había tenido unas 4000 visitas.

Hacia 1880, su salud empezó a deteriorarse a causa de un problema circulatorio crónico, que no mejoró a pesar de someterse a tratamientos de hidroterapia en Bellevue. En esta época fue reconocido su talento con una medalla de segunda clase concedida por el Salón, y fue nombrado también Caballero de la Legión de Honor.

El 20 de abril de 1883, a causa de su enfermedad, le fue amputada la pierna izquierda y diez días más tarde falleció a los 51 años de edad.

En febrero de 1884 se pusieron a la venta todas las obras de su taller en el Hôtel Drouot; a la venta acudieron los pintores impresionistas, que adquirieron muchas de las obras; se vendieron 159 cuadros por un total de 116.637 francos, quedando Olympia entre las obras que no fueron compradas.


 0edouard_manet_self_portrait_google_art_project

Edouard Manet - Autorretrato (1878-1879).

Trayectoria artística. De todos los artistas de su tiempo, Manet era quizás el más contradictorio. Aunque se le consideraba un personaje controvertido y rebelde, Manet se pasó casi toda su vida buscando la fama y la fortuna, y lo que quizás sea más importante, un pintor que ahora es aceptado como uno de los grandes, solía mostrarse inseguro de su dirección artística y profundamente herido por las críticas hacia su obra.Tuvo que esperar al final de su vida para conseguir el éxito que su talento merecía. Pese a que se le considera uno de los padres del Impresionismo, nunca fue un impresionista en el sentido estricto de la palabra. Por ejemplo, jamás expuso con el grupo y nunca dejó de acudir a los Salones oficiales, aunque le rechazaran. Afirmaba que «no tenía intención de acabar con los viejos métodos de pintura ni de crear otros nuevos». Sus objetivos no eran compatibles con los de los impresionistas, por mucho que se respetaran mutuamente.

La notoriedad de Manet, al menos en las etapas tempranas de su carrera, se debió más a los temas de sus cuadros, considerados escandalosos, que a la novedad de su estilo. No fue hasta mediados de la década de 1870 que empezó a utilizar técnicas impresionistas. En este sentido, Bownes se muestra bastante convincente al demostrar que, de joven, sin llegar a considerarse un innovador, Manet sí trataba de hacer algo nuevo: Buscaba crear un tipo libre de composición que estaría, sin embargo, tan herméticamente organizada en su superficie como los cuadros de Velázquez.

En 1859 presentó por primera vez al Salón su Bebedor de absenta, un cuadro que permitía sin problemas adivinar su adoración por Frans Hals, pero que provocó una turbulenta reacción en el público y en el jurado, inexplicable sin duda para un Manet que durante toda su vida lo único que buscó fue el éxito dentro de la respetabilidad.

En los años sesenta, sin embargo, su pintura de tema español, tan de moda por entonces en Francia, fue bastante bien acogida y en 1861 el Salón aceptó por primera vez un cuadro suyo, el Guitarrista español.

El tono general de la obra de Manet no es el de un pintor radical únicamente preocupado por el mundo visual. Él es un sofisticado habitante de la ciudad, un caballero que se ajusta en todo al concepto decimonónico de dandi: un observador distante, refinado, que contempla desde una elegante distancia el espectáculo que le rodea. Desde este punto de vista, Manet concluye el que será, sin duda, uno de sus cuadros más escandalosos, rechazado en el Salón de 1863 y expuesto en el de los Rechazados, Desayuno sobre la hierba.

El reto lo planteaba una realidad contemporánea, los bañistas del Sena, y la escena estaba reformulada en el lenguaje de los viejos maestros (el cuadro está claramente inspirado en la Fiesta campestre del Giorgione), compitiendo con ellos y, al mismo tiempo, subrayando las diferencias. Las escenas con el tema del ocio en el campo estaban ya muy enraizadas en el arte occidental y abundaban tanto en las ilustraciones populares como en el arte académico, pero el cuadro de Manet pertenece a un orden distinto, desconcertante por la evidente inmediatez con que se enfrenta al espectador.

Este cuadro obtuvo la repulsa unánime del público y la crítica. Sólo lo aceptaron y comprendieron sus compañeros, los jóvenes pintores del momento. Lo que escandalizó no fue el desnudo en sí, sino el modo de presentación con vestimentas modernas y un cuerpo femenino vulgar, lejos de la perfección. El crítico Ernest Chesneau (que años después sería el mayor entusiasta de la obra de Manet) escribió lo siguiente:

"El señor Manet tendrá talento el día en que aprenda dibujo y perspectiva; tendrá gusto el día en que renuncie a los temas que escoge con miras al escándalo... No podemos considerar como una obra perfectamente casta el sentar en el bosque, rodeada de estudiantes con boina y gabán, una joven vestida solamente con la sombra de las hojas... El señor Manet quiere alcanzar la celebridad asombrando a los burgueses."

Sin embargo, pese a la aparente unidad del grupo, cada figura es una entidad separada, absorta en su propia actitud o meditación, de manera que ningún tipo de conexión narrativa puede explicar el conjunto. Y esta sensación de ruptura hace que el cuadro parezca desintegrarse en una especie de collage de partes independientes que sólo por un instante se agrupan gracias a su parecido, prestado, con el orden renacentista.

Pero más escandalosa todavía fue la Olympia, pintada en 1863 pero no presentada al Salón hasta 1865, donde fue rechazada. Entre las razones por las que este cuadro iba a resultar chocante no son las menos importantes el hecho no sólo de que es una clara parodia de una obra renacentista, (la Venus de Urbino del Tiziano), sino también una flagrante descripción de los hábitos sexuales modernos.

Manet sustituye en él a una diosa veneciana del amor y la belleza por una refinada prostituta parisina. Pero lo que realmente desconcertó a los críticos de la época es que Manet no la sentimentaliza ni la idealiza, y Olimpia no parece ni avergonzada ni insatisfecha con su trabajo. No es una figura exótica o pintoresca. Es una mujer de carne y hueso, presentada con una iluminación deslumbrante y frontal, sobre la que el pintor muestra un perturbador distanciamiento que no le permite moralizar sobre ella.

Ambas obras entusiasmaron a los pintores más jóvenes por lo que suponían de observación directa de la vida contemporánea, por su naturalidad y por su emancipación técnica. Manet se convirtió así, casi sin quererlo, en el personaje principal del grupo que se reunía en el Café Guerbois, la cuna del Impresionismo.

En 1867, hacia la época de la Segunda Exposición Universal en París, Manet, muy desalentado por su mal recibimiento en el Salón oficial, decidió seguir el ejemplo de Courbet unos años antes y dispuso, con su propio dinero, un pabellón donde presentó cerca de cincuenta obras sin, desde luego, ningún éxito público.

En el prólogo del catálogo es muy probable que le ayudara su amigo el novelista Zola porque, de hecho, para su pintura durante toda la década de 1860, Manet contó con el apoyo escrito de Zola desde su puesto de crítico de arte para la revista semanal L'Evenement. Bajo estas circunstancias Manet pintó de él en 1867-68, un retrato a la vez extraño y programático.

Ningún pintor del grupo impresionista ha sido tan discutido como Manet. Para algunos, fue el pintor más puro que haya habido jamás, por completo indiferente ante los objetos que pintaba, salvo como excusas neutras para situar un contraste de líneas y sombras. Para otros, construyó simbólicos criptogramas en los que todo puede ser descifrado según una clave secreta, pero inteligible. Para algunos, Manet fue el primer pintor genuinamente moderno, que liberó al arte de sus miméticas tareas. Para otros, fue el último gran pintor de los viejos maestros, demasiado enraizado en una multitud de referencias histórico-artísticas.

Algunos creen todavía que fue un pintor de deficiente técnica, incapaz completamente de conseguir una coherencia espacial o compositiva. Otros piensan, por fin, que fueron precisamente estos "defectos" los que constituyeron su deliberada contribución a las drásticas y enormemente fructíferas transformaciones que introdujo en la estructura pictórica.


 0leon_augustin_lhermitte_portrait_douard_manet

Retrato de Édouard Manet por Leon Augustin Lhermitte.

La obra de Manet inspiró el estilo impresionista aunque Manet rehusó identificar su trabajo con este movimiento. El grueso de su obra, está expuesta en el Museo Orsay de Paris.

Obras destacadas

    - La música en las Tullerías (La Musique aux Tuileries ), 1862, 76 x 118 cm, National Gallery (Londres)
    - Olympia, 1863, 30,5 x 190 cm, Museo de Orsay (París)
    - Desayuno sobre la hierba (Le Déjeuner sur l'herbe), 1863, 208 x 264,5 cm, Museo de Orsay (París). También conocida por Almuerzo campestre
    - La lectura (La lecture), 1865-1873, 60,5 x 73,5 cm, Museo de Orsay (París)
    - El pífano (Le Joueur de fifre), 1866, 161 x 97 cm, Museo de Orsay (París)
    - La ejecución del emperador Maximiliano (L'Exécution de Maximilien), 1868, 252 x 305 cm, Städtische Kunsthalle (Mannheim)
    - Retrato de Émile Zola (Portrait d'Émile Zola) 1868, 146 x 114 cm, Museo de Orsay (París)
    - El almuerzo 1868, 118 x 154 cm, Neue Pinakothek, (Múnich)
    - El balcón hacia 1868, 170 x 124,5 cm, Museo de Orsay, (París)
    - Monet en su barca (Monet sur son bateau) 1874, 50 x 64 cm, Neue Pinakothek, (Múnich)
    - Argenteuil 1874, 149 x 115 cm, Museo de Bellas Artes (Tournai)
    - El bar del Folies Bergère (Un bar aux Folies Bergère) 1882, 96 x 130 cm, Courtauld Institute (Londres)
    - Claveles y clemátides en un jarro de cristal 1882, 55 × 34 cm, Museo de Orsay (París)
    - Amazona de frente, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
    - El espárrago, Museo de Orsay (París

Edouard Manet falleció en París el 30 de Abril de 1883.

Espero que que la recopilación dedicada al pintor francés, sea de vuestro interés y contribuya en la divulgación de su obra.





Algunas obras


 00_1432415273_745128

Édouard Manet - Autorretrato con paleta, 1879, óleo sobre lienzo, 83 x 67 cm. Colección privada.

Autorretrato con paleta es una obra tardía del pintor, y está influenciada por el impresionismo. Se encuentra estilísticamente próxima al autorretrato de Velázquez en Las Meninas. El autorretrato es muy habitual entre los pintores, en su afán de no ser olvidados por la historia del arte. No obstante, es menos frecuente que se representen a sí mismo pintando, pues es más habitual la pose al modo de dignatarios y otras personalidades.

Manet se autorretrata con los útiles de pintar,mirando de frente al espectador, pero algo girado de perfil y tocado con sombrero. Un análisis de rayos X reveló que Manet cubrió un retrato de perfil de su esposa Suzanne en una pose similar a la de Madame Manet en el piano (1868, Museo de Orsay).


 2_1_douard_manet_le_d_jeuner_sur_l_herbe

Almuerzo sobre la hierba (en francés, Le Déjeuner sur l'herbe, literalmente, «Almuerzo sobre la hierba») es un cuadro realizado por el famoso pintor francés Édouard Manet en 1863. Mide 208 cm de altura y 264,5 de largo. Es un cuadro al óleo. Se exhibe en el Museo de Orsay de París, Francia. Al principio se llamó a este cuadro Le Bain, y luego La Partie carrée. En español, también se ha traducido como La merienda campestre[1] o, también, Almuerzo campestre...

Más info: http://es.wikipedia.org/wiki/Desayuno_sobre_la_hierba


 3_manet_m_sica_en_las_tuller_as_national_gallery_londres_1862

La música en las Tullerías es un cuadro realizado por el famoso pintor francés Édouard Manet en 1862. Mide 76 cm de altura y 116 de largo. Se considera generalmente esta tela como el primer ejemplo de obra impresionista en la historia del arte. Fue adquirido por la National Gallery de Londres en 1917 y allí se exhibe con el título de Music in the Tuileries Gardens. Se trata de uno de los primeros cuadros de Manet, ejecutado durante el Segundo Imperio.

Más info: http://es.wikipedia.org/wiki/La_m%C..._Tuller%C3%ADas


 1edouard_manet_olympia_google_art_project_2

Olympia, cuadro realizado por el famoso pintor francés Édouard Manet en 1863. Mide 130,5 cm de altura y 190 de largo. Esta célebre obra fue realizada por Manet para presentarla en el Salon des Refusés (Salón de los Rechazados) en el citado año de 1863. Sin embargo, no se expuso hasta 1865, en el Salón de París, en donde causó un gran escándalo, ya que aunque el público y la crítica aceptaban los desnudos en obras mitológicas, no era así cuando se trataba de un desnudo realista.

Más info: http://es.wikipedia.org/wiki/Olympia


 9argenteuil_1874_149_x_115_cm_museo_de_bellas_artes_tournai

Argenteuil es un cuadro del pintor francés Édouard Manet. Data de 1874. Se trata de una pintura al óleo sobre lienzo, que mide 149 centímetros de alto y 115 cm de ancho. Actualmente se conserva en el Museo de Bellas Artes de Tournai (Francia).

Argenteuil estaba destinado al Salón de París de 1875. El cuadro representa a un barquero, para quien tomó como modelo a Rudolf Leenhoff, en compañía de una mujer joven desconocida, al borde del Sena, en Argenteuil, (Val-d'Oise). Se trata, dentro de la historia del arte de una de las primeras obras que merecen plenamente el calificativo de impresionista, tanto por razón del tema naturalista como por su factura audaz, destacando el azul chillón del río. Es una de las obras más impresionistas de Manet.

Argenteuil forma parte de los lienzos que Manet ejecutó en sus frecuentes visitas a Claude Monet, que habitaba en este pueblo. De hecho, varios impresionistas vivían por la zona: Monet en Argenteuil, Caillebotte en Petit-Gennevilliers, Manet en Gennevilliers en verano, y Renoir solía reunirse con ellos. En estos cuadros se muestra la tendencia, iniciada en 1872 de acercarse estilísticamente a Monet y Renoir, por los temas y los colores más claros


 8el_p_fano_edouard_manet

El pífano es una pintura del pintor francés Édouard Manet realizada en 1866. En la actualidad, se conserva en el Museo de Orsay, en París. Manet pintó El pífano a su regreso de un viaje a España que realizó en 1865, donde descubrió la obra de Diego Velázquez. El cuadro, donde Manet reflejó la influencia de la pintura española, fue rechazado por el jurado del Salón de París de 1866. La pintura fue expuesta en 1867 en una de las muestras que Manet hacía de su producción en su propio taller. Asimismo, en 1884 estuvo presente en la gran exposición retrospectiva de su obra que se organizó como homenaje, tras la muerte de Manet en 1883...

Más info: http://es.wikipedia.org/wiki/El_p%C3%ADfano


 13la_lectura_edouard_manet

La lectura es una pintura del pintor francés Édouard Manet. Aunque no se conoce con exactitud su fecha de realización, se cree que esta debe situarse entre 1865 y 1873. El cuadro fue expuesto por primera vez en 1880, en una de las periódicas exposiciones individuales que Manet celebraba en su propio taller. El cuadro formó parte, asimismo, de la gran exposición póstuma de la obra de Manet realizada en 1884, un año después de su fallecimiento.

La obra fue a parar a la colección particular de Winnaretta Singer, princesa Edmond de Polignac, donde permaneció hasta que en 1944, tras la muerte de la princesa, fue entregado como donación al Estado francés y depositado en el Museo del Louvre. En 1947, al igual que el resto de las obras impresionistas del museo, fue trasladado a la Galería del Jeu de Paume, una sala de exposición situada en el Jardín de las Tullerías y perteneciente al Louvre. Allí permaneció hasta 1986, momento en que, con la creación del Museo de Orsay, fue trasladado a ese museo, al igual que el resto de la colección de pintura impresionista del Louvre. En la actualidad puede contemplarse en el Orsay, en la sala 31 del nivel 5.

La pintura representa a la esposa del artista, Suzanne Manet (Suzanne Leenhoff de soltera), sentada, y al hijo de ambos, Léon, de pie leyendo un libro. León fue un modelo recurrente para Manet, que lo retrató en varios cuadros, como El almuerzo, Niño con espada o Las burbujas de jabón. En la obra dominan el color blanco del vestido de la mujer, el sofá y las cortinas, tratados con grandes pinceladas de gran luminosidad, en contrapunto con con el tono oscuro del cinturón y el collar. En opinión de Peter H. Feist, en este cuadro «Manet reacciona de manera más sensitiva que de costumbre y analiza especialmente las tonalidades de blanco que se ofrecen a sus ojos».


 10el_balc_n_hacia_1868_170_x_124_5_cm_museo_de_orsay_par_s

El balcón (en francés, Le Balcon) es un cuadro del pintor francés Édouard Manet. Data de 1868-1869. Se trata de una pintura al óleo sobre lienzo, que mide 170 centímetros de alto y 124,5 cm de ancho. Actualmente se conserva en el Museo de Orsay de París (Francia). Manet presentó esta obra en el Salón de París de 1869. La tela representa principalmente a Berthe Morisot (a la izquierda), que se convirtió en 1874 en cuñada de Manet...

Más info: http://es.wikipedia.org/wiki/El_balc%C3%B3n


 6_manet_edouard_portrait_of_emile_zola

Retrato de Émile Zola (en francés, Portrait d'Émile Zola) es un cuadro del pintor francés Édouard Manet. Data de 1868. Se trata de una pintura al óleo sobre lienzo, que mide 146,3 centímetros de alto y 114 cm de ancho. Actualmente se conserva en el Museo de Orsay de París (Francia).

Émile Zola fue amigo de juventud de Cézanne. Era aficionado a la pintura, en particular la de los pintores rechazados por la crítica oficial. En 1866 Zola alabó a Manet, diciendo que su camino le llevaría directo al Louvre. Manet, deseoso de manifestarle su reconocimiento por el activo apoyo que había manifestado a su arte, le propuso este retrato. El escritor posó para Manet en febrero de 1868.

Se representa al escritor sentado ante un escritorio. En la mano lleva un libro, posiblemente «L'Histoire des Peintres», de Charles Blanc.

El lienzo, aceptado en el Salón de París del mismo año, contiene numerosos elementos anecdóticos y discretos que revelan la amistad de los dos hombres, como la reproducción de la Olympia colgada de un muro, en la que la mirada de Victorine Meurent está ligeramente modificada en relación con el original para fijarse en Zola. Sobre la mesa del despacho se distingue el folleto azul celeste que el escritor había redactado para defender a Manet. Junto a él se ven libros, un tintero y otros utensilios, al modo de un bodegón. Junto a la Olympia aparece una estampa japonesa y Los borrachos o El triunfo de Baco de Velázquez y, a la izquierda, parte de un biombo también nipón.

El entendimiento entre los dos hombres, sin embargo, no duró mucho: cada vez más perplejo por la evolución impresionista que conoció el estilo de Manet, bien lejos del realismo que él apreciaba, Zola acabó por romper todo contacto.


 7claude_monet_en_su_barca_a_orillas_del_sena

Monet en su barca (Monet sur son bateau) 1874, 50 x 64 cm, Neue Pinakothek, (Múnich) La imagen que aparece se corresponde con el artículo que usted va a recibir. Obra de Manet.

Todos los lienzos están disponibles para su entrega en 24 horas (excepto aquellos que aparecen como "No disponible", pero, si lo desea, podemos reservarle una copia que recibirá en unas semanas).

En el lienzo, están representados Monet y su esposa, con quien Manet se relacionó estrechamente en el verano de 1874. Monet recorría las orillas del Sena a bordo de este barco estudio pintando y plasmando lo que veía desde el mismo. Bajo el toldo está Camilla, la mujer de Monet y el pintor hace precisamente lo que caracterizaba a los impresionistas: pintar directamente del natural. Las tonalidades empleadas en este lienzo son claras, esto, unido a la pincelada rápida y suelta y la captación de la luz, hace que se acerque considerablemente al impresionismo, aunque continúa utilizando el color negro que no gusta a los pintores del impresionismo. El verdadero protagonista del cuadro es el barco, que ocupa la totalidad del lienzo. La obra no fue vendida al término de su realización, Manet se quedó con ella. En 1884, fue vendida por 1.150 francos y quince años después por 10.000 francos.


 4el_bar_del_folies_berg_re

El bar del Folies Bergère. Obra de Édouard Manet (1881–1882).El Folies Bergère es un famoso cabaret de París, que tuvo su mayor esplendor desde los años 1890 a los 1930. A finales del siglo XX, como consecuencia de la relativa desafección del público por los espectáculos de revista, el teatro pasó a ser utilizado para comedias musicales, actuaciones de grupos de baile, etc.

Ubicado en la calle Richer número 32, en el noveno distrito de París, fue construido como un teatro para ópera por el arquitecto Plumeret. Abrió sus puertas el 2 de mayo de 1869 con el nombre de Folies Trévise (por la cercana calle Trévise), incluyendo operetas, ópera cómica, música popular, y acrobacias. Cambió su nombre el 13 de septiembre de 1872 debido a las quejas del duque de Trévise, que no quería ver su nombre asociado a una sala de espectáculos. Para evitar estos problemas se elige el nombre Bergère (pastora), también de una calle cercana, que no era un apellido. El salón satisfacía un gusto popular, pero con toque exótico, exhibiendo muestras de otras culturas, con vestuarios y decorados muy complejos y, con frecuencia, en trampantojo. Fue la competencia del Lido y del Moulin Rouge, e inspiró a empresarios en otros países a entrar en este negocio, como a Florenz Ziegfeld (Ziegfeld Follies) en Estados Unidos, y fue el modelo de cabarets como el Tropicana, en La Habana (Cuba).


 12_la_ejecuci_n_del_emperador_maximiliano_edouard_manet

La ejecución del Emperador Maximiliano Autor: Edouard Manet. 1867. Óleo sobre lienzo, 252 x 305 cm. Städtische Kunsthalle (Mannheim). El interés de Manet por mostrar episodios de la vida moderna le lleva a realizar esta magnífica obra. En 1864, el archiduque Maximiliano de Austria fue llevado al trono de México por Napoleón III, emperador de la Restauración francesa. El objetivo era conservar un Estado títere sometido al neocolonialismo francés tras el período revolucionario. Esta política no fue vista con buenos ojos por el pueblo francés, ya que sus gobernantes se vieron obligados a subir los impuestos para financiar la empresa. En cuanto las tropas francesas que habían apoyado al nuevo emperador se retiraron del territorio mexicano, los nacionalistas del liberal Juárez capturaron y fusilaron al intruso, junto a sus generales Miramón y Mejía, el 19 de junio de 1867, en Querétaro. El suceso motivó la airada crítica de los liberales y los republicanos franceses, entre los que se contaba el pintor. Manet interpreta este episodio desde el punto de vista del crítico feroz al sistema imperialista del régimen francés. Así, Maximiliano aparece como el chivo expiatorio de los pecados de Francia, fusilado por un escuadrón de soldados que no visten el uniforme mexicano sino el francés, ataviados con el kepis para culpar a Napoleón III del suceso. Quien sí lleva sombrero mejicano es Maximiliano, como si fuera un halo de heroicidad. Esta provocación al gobierno fue contestada mediante la prohibición a Manet de exhibir públicamente el lienzo, veto que se mantuvo hasta 1879. Manet lleva a cabo aquí una revisión de sus postulados pictóricos: sus referencias a los maestros del pasado, especialmente del Siglo de Oro español, sobre todo en el tratamiento de las telas y el espacio, mientras que los colores y el humo de los fusiles remiten a las teorías cromáticas de sus compañeros impresionistas. Además, empleó fotografías del hecho, así como tomó apuntes del natural sobre soldados franceses, todo ello para favorecer la objetividad en el tratamiento del tema, casi como el de la narración periodística. Por supuesto, su imparcialidad queda totalmente contradicha en el enfoque victimista del fusilamiento. Es importante resaltar el homenaje que Manet tributa aquí a uno de los grandes genios de la pintura universal, Francisco de Goya: interpreta el cuadro llamado el Tres de Mayo en Madrid, aunque está muy lejos de conseguir el dramatismo y la pasión que el aragonés volcara en aquella visión tétrica de la guerra española contra los franceses. Como ocurre en otras obras - Desayuno en la hierba, por ejemplo - Manet recurre al abocetado en las figuras del fondo y de Maximiliano y sus generales, para provocar la sensación de lejanía y obtener el efecto del humo de la pólvora, en lo que sigue a Velázquez. Mientras, en el primer plano nos muestra su esmerado dibujo, aprendido en el taller de Couture y perfeccionado con las copias que realizó en el Louvre. Este tratamiento es el que habitualmente sigue el artista en aquellas obras que iba a presentar en el Salón. Evidentemente, Manet esperaba un triunfo con este lienzo y no un nuevo escándalo y posterior rechazo, como verdaderamente ocurrió.


 14claveles_y_clem_tides_en_un_jarro_de_cristal_edouard_manet

Claveles y clemátides en un jarro de cristal.. Autor: Edouard Manet. 1883. Óleo sobre lienzo, 55´5 x 34´5 cm. Museo de Orsay. París. Desde los años finales de la década de 1870, Manet eligió pequeños cuadros con temática floral antes que grandes composiciones. La causa de esta decisión se encuentra en las enfermedades que minaban la salud del pintor. Habitualmente se trata de diferentes tipos de flores en un jarrón de cristal sobre las que resbala la luz, eliminando cualquier referencia espacial. La pincelada fragmentada sitúa a Manet muy cerca del Impresionismo, al igual que el vivo colorido.


 11el_almuerzo_edouard_manet_025

El almuerzo. Autor: Edouard Manet. 1868. Óleo sobre lienzo, 118 x 154 cm, Neue Pinakothek, (Múnich) (Alemania).

Este cuadro fue presentado en el Salón de París de 1869. El pintor incluyó a Léon Koelin-Leenhoff (1852 - 1927), que se supone era hijo de Manet y Suzanne Leenhoff. Están igualmente identificados los otros dos personajes. El que está sentado a la derecha es Auguste Rosselin, un compañero de estudios de Manet en los talleres de Gleyre y Couture, mientras que la mujer a la izquierda es una criada, y no Madame Manet.

La tela se realizó al apartamento familiar de Boulogne-sur-Mer, donde los Manet pasaban el verano. El cuadro resume perfectamente la obra de Manet en lo que tiene a veces de raro o de absurdo gracias a una reunión de elementos completamente heteróclitos: tres personajes indiferentes los unos a los otros sin relacionarse,1 una comida mezclando ostras y café, las armas y accesorios de combate, sin olvidar por supuesto la presencia inevitable del gato negro, que, desde Olympia, simboliza a Manet a los ojos de los críticos. Muchos de estos elementos son propios de la naturaleza muerta al modo de un bodegón holandés del siglo XVII.


 15la_ninfa_sorprendida_edouard_manet

La ninfa sorprendida (La Nymphe surprise). Autor: Edouard Manet. 1860,óleo sobre lienzo, 146 × 114 cm, Museo Nacional de Bellas Artes (Argentina)

La compañera del pintor, Suzanne Leenhoff, sirvió de modelo para la ninfa. El trabajo iba a formar parte de una composición más ambiciosa, abandonada en última instancia, y cuyo propósito era representar a Moisés salvado de las aguas.


 18amazona_de_frente

Amazona de frente. Édouard Manet, c. 1882. Óleo sobre lienzo, 73 x 52 cm. Museo Thyssen Bornemisza, Madrid.

Édouard Manet (París, 1832-1883) Enmarcado dentro de la corriente realista, Édouard Manet fue una figura central dentro de la renovación de la pintura francesa y occidental de finales del siglo XIX. A pesar de no haber pertenecido al movimiento impresionista, la técnica y la temática de sus obras se convirtieron en referentes imprescindibles para la generación de pintores jóvenes que se decantaron por esta corriente, entre los que se encontraron Claude Monet, Paul Cézanne y Camille Pissarro. Hijo de un alto funcionario del Ministerio de Justicia, decidió hacerse pintor tras dos intentos fallidos de entrar en la Escuela Naval. De 1850 a 1856 asistió al taller de Thomas Couture, donde coincidió con su amigo de la infancia Antonin Proust, que más tarde sería ministro de Cultura. Guiado por su admiración por los grandes maestros de la pintura, copió en el Musée du Louvre las obras de los pintores renacentistas italianos y viajó por Bélgica, Holanda y Alemania. Más tarde, su veneración por la obra de Diego Velázquez, Bartolomé Esteban Murillo y Francisco de Zurbarán le llevó a pintar temas inspirados en España, a donde viajó en 1865.

La pintura de Manet evolucionó desde su inicial estilo tenebrista, de inspiración española, a una más luminosa, centrada por primera vez en la vida urbana moderna. Esta temática, desarrollada sin duda bajo la influencia de su amigo Charles Baudelaire, y su atrevida técnica ligera y brillante, provocaron su rechazo sistemático de los Salones oficiales, al tiempo que se acrecentó su fama entre los jóvenes pintores impresionistas, quienes intentaron sin éxito que se les unieraen sus exposiciones

Su. Almuerzo en la hierba (ParísMusée, d’Orsay), incluido en el primer Salon des Refusés de 1863, causó un importante revuelo, tanto por el tema como por la técnica empleada, sólo comparable al escándalo provocado poco después por su Olympia (París, Musée d’Orsay), en el Salon de 1865. El mayor éxito de su carrera lo alcanzó con Un bar en el Folies-Bergère (Londres, Courtauld Institute), expuesto en el Salon de 1882

Hacia. el final de su vida pintó numerosos retratos de mujeres, tanto al óleo como en pastel, así como un gran número de bodegones y jardines. Su técnica, que se volvió todavía más suelta y espontánea, abrió un nuevo camino a la pintura moderna. Como escribió Henri Matisse varios años después de su muerte, Manet, al ser «el primer pintor en lograr la traducción inmediata de las sensaciones, liberó el instinto del pintor».

Manet, primero, y los impresionistas, después, continuaron el camino abierto por Courbet en la representación pictórica de lo real y llegaron incluso más allá al iniciar una nueva investigación basada en la percepción de lo instantáneo. Manet, por otra parte, fue el primero en plasmar en sus cuadros las experiencias cotidianas de la gran ciudad, convencido, como Baudelaire, de que «el verdadero pintor, será aquel que sepa arrancar a la vida moderna su lado épico».

La Amazona de frente pertenece a una serie inacabada sobre las cuatro estaciones que Édouard Manet pintó en los dos últimos años de su vida, por encargo de su amigo Antonin Proust, entonces ministro de Bellas Artes. El tema de las cuatro estaciones representadas por figuras de mujeres era relativamente frecuente en la historia de la pintura occidental. La propia cuñada de Manet, la pintora Berthe Morisot, había realizado uno de estos ciclos con jóvenes vestidas con ropas a la moda. Por otra parte, en las estampas japonesas —tan difundidas entonces— también era habitual simbolizar las estaciones con rasgos de cortesanas.

El artista emprendió este ciclo cuando estaba ya muy enfermo y sólo consiguió terminar totalmente el primero de los cuadros, La Primavera, para el que posó la célebre actriz de la Comédie Française Jeanne Demarsy. Manet presentó este cuadro con gran éxito en el Salon de 1882 junto a la obra maestra del final de su carrera, Un bar del Folies-Bergère. Para El Otoño, que no llegó a terminar, fue Méry Laurent quien le sirvió de modelo. Esta gran amiga de Manet al final de su vida había llegado a París con diecisiete años para debutar como actriz y pronto se había hecho famosa y había logrado introducirse en los círculos artísticos y literarios de la capital. El mismo Marcel Proust se inspiró en ella para el personaje de Odette Swann de En busca del tiempo perdido.

Para la Amazona del Museo Thyssen-Bornemisza, que quizá estaba pensada para representar el verano, posó Henriette Chabot, una joven menos conocida que las anteriores, hija de un librero de la rue de Moscou. Animado por el éxito de La Primavera en el anterior Salon, Manet se afanó especialmente en esta obra con la intención de presentarla en el Salon de 1883. Realizó tres versiones: una Amazona de perfil, del mismo formato y muy inacabada; otra Amazona de frente, de mayor tamaño; y la presente pintura. De las tres, sólo esta última fue escogida para la exposición póstuma del artista organizada en enero de 1884 en la École des Beaux-Arts, donde se expuso colgada por primera vez junto a La Primavera y El Otoño.

En toda esta serie, Manet presta gran atención al vestuario de las retratadas siguiendo el credo de Baudelaire de que la moda era un rasgo clave de la modernidad: si Jeanne Demarsy iba ataviada con un traje de flores de última moda, y su belleza de nariz respingona destacaba sobre un fondo florido, Méry Laurent llevaba una moderna pelliza de color marrón, encargada por el propio Manet al famoso modisto Worth. En el cuadro del Museo Thyssen-Bornemisza, la joven Chabot, de aspecto andrógino, viste un traje de amazona que, según testimonio de Antonin Proust, le había prestado a Manet su amigo el pintor Gallard d’Épinay.

El color oscuro del traje le permite al pintor dar muestra de su mágico dominio de los negros, que, en contraste con la claridad del fondo, nos remiten a modelos de Frans Hals. El tratamiento de la luz puede considerarse impresionista, pero en Manet la búsqueda de la luminosidad se yuxtapone al estudio de las superficies de color, de los contornos y de las texturas. El hecho de que sea una obra inacabada permite percibir claramente la soltura de su ejecución, sin ningún titubeo, y esa maestría con la que Manet lograba captar y transmitir lo esencial.



Otras obras


 16el_suicidio_c_1877_81

El suicidio, c. 1877-81. Obra de Edouard Manet


 17el_ferrocarril_1873_national_gallery_of_art_washington

El Ferrocarril, 1873. National Gallery of Art, Washington. Obra de Edouard Manet


 21a_game_of_croquet

A Game of Croquet, 1873. Obra de Edouard Manet


 22edouard_manet_at_the_caf_google_art_project

At the Café, c. 1879. Obra de Edouard Manet


 23edouard_manet_basket_of_fruit_google_art_project

Basket of Fruit, 1874. Obra de Edouard Manet


 24berthe_morisot_with_a_bouquet_of_violets

Berthe Morisot With a Bouquet of Violets, 1872. Obra de Edouard Manet


 25edouard_manet_irma_brunner_google_art_project

Irma Brunner, 1880. Obra de Edouard Manet


 26edouard_manet_m_ry_laurent_google_art_project

Méry Laurent, c, 1882. Obra de Edouard Manet


 27_edouard_manet_plum_brandy_google_art_project

Plum Brandy, c. 1877. Obra de Edouard Manet


 28edouard_manet_street_singer_google_art_project

Street Singer, c. 1862. Obra de Edouard Manet


 29edouard_manet_the_absinthe_drinker_google_art_project

The Absinthe Drinker, 1859. Obra de Edouard Manet


 30_douard_manet_antonin_proust_google_art_project

Antonin Proust, 1880. Obra de Edouard Manet


 31_douard_manet_gypsy_with_a_cigarette_google_art_project

Gypsy with a Cigarette. Obra de Edouard Manet


 32_douard_manet_portrait_of_antonio_proust_google_art_project

Portrait of Antonio Proust. Obra de Edouard Manet


 33_douard_manet_portrait_of_monsieur_brun_google_art_project

Portrait of Monsieur Brun, 1879. Obra de Edouard Manet


 34_douard_manet_women_at_the_races_google_art_project

Women at the Races, 1865. Obra de Edouard Manet


 35_douard_manet_young_lady_in_1866_google_art_project

Young Lady, 1866. Obra de Edouard Manet


 36_douard_manet_french_le_bon_bock_google_art_project

Le Bon Bock, 1873. Obra de Edouard Manet


 37_douard_manet_french_the_battle_of_the_u_s_s_kearsarge_and_the_c_s_s_alabama_google_art_project

The Battle of the U.S.S. "Kearsarge" and the C.S.S. "Alabama", 1864. Obra de Edouard Manet


 38_douard_manet_the_toilers_of_the_sea_google_art_project

The Toilers of the Sea, 1873. Obra de Edouard Manet


 39_douard_manet_the_ship_s_deck_google_art_project

The ship's deck, c. 1860. Obra de Edouard Manet


 40_douard_manet_the_rue_mosnier_with_flags_google_art_project

The Rue Mosnier with Flags, 1878. Obra de Edouard Manet


 41_douard_manet_jesus_mocked_by_the_soldiers_google_art_project

Jesus Mocked by the Soldiers, 1865. Obra de Edouard Manet


 24edouard_manet_boy_carrying_a_tray_l_enfant_portent_un_plateau_google_art_project

Boy Carrying a Tray (L'Enfant portent un plateau), c. 1860. Obra de Edouard Manet


 50edouard_manet_the_jetty_of_boulogne_sur_mer_google_art_project

The jetty of Boulogne-sur-Mer, 1862. Obra de Edouard Manet


 24edouard_manet_guerre_civile_civil_war_google_art_project

Guerre civile (Civil War), c. 1872. Obra de Edouard Manet


 42_douard_manet_fra_verdensutstillingen_i_paris_i_1867_google_art_project

Fra Verdensutstillingen i Paris i 1867. Obra de Edouard Manet


 43_douard_manet_boy_in_flowers_jacques_hosched_google_art_project

Boy in Flowers (Jacques Hoschedé), 1876. Obra de Edouard Manet


 52edouard_manet_rochefort_s_escape_google_art_project

Rochefort's Escape, 1881. Obra de Edouard Manet


 53edouard_manet_plums_google_art_project

Plums, 1875-85. Obra de Edouard Manet


 54edouard_manet_on_the_beach_google_art_project

On the Beach, 1873. Obra de Edouard Manet


 55edouard_manet_masked_ball_at_the_opera_google_art_project

Masked Ball at the Opera, 1873. Obra de Edouard Manet


 56_edouard_manet_landhaus_in_rueil_google_art_project

Landhaus in Rueil, 1882. Obra de Edouard Manet


 44manet_douard_portrait_d_ernest_hosched_et_sa_fille_marthe_google_art_project

Portrait d'Ernest Hoschedé et sa fille Marthe, c. 1876. Obra de Edouard Manet


 45in_the_conservatory

In the Conservatory, 1879. Obra de Edouard Manet


 46edouard_manet_woman_with_fans_google_art_project

Woman with Fans, 1873. Obra de Edouard Manet


 47edouard_manet_woman_with_a_fan_google_art_project

Woman with a Fan, 1862. Obra de Edouard Manet


 48edouard_manet_the_railway_google_art_project

The Railway, 1873. Obra de Edouard Manet


 49edouard_manet_the_old_musician_google_art_project

The Old Musician, 1862. Obra de Edouard Manet


 51edouard_manet_spanish_ballet_google_art_project

Spanish Ballet, 1862. Obra de Edouard Manet



 0tumba_de_manet_en_el_cementerio_de_passy_de_par_s

Tumba de Édouard Manet (1832-1883) en el cementerio de Passy de París.

Más info de Manet: http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/pintores/2635.htm



Pues esto es todo amigos, espero que este trabajo recopilatorio dedicado a Edouard Manet, fue uno de los pintores más destacados del movimiento impresionista francés, aún practicando otros estilos, ha pasado a la historia por lo primero, a pesar de que sus biógrafos nos cuentan que no le gustaba que lo catalogaran como tal.


Este trabajo está dedicado a M-argentina, una compañera del foro a la que gusta especialmente este artista.


Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, museothyssen.org, artcyclopedia.com, artehistoria.com, pintura.aut.org y diversas de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 23 May 2015, 23:42; editado 11 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MANET 
 
J,Luis gracias por esta nueva aportación de Manet, me quedo con "El Balcón" que fue el que mas me gustó.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MANET 
 
Gracias xerbar, cuando has visto el tema, faltaban 30 imágenes por añadir, lo acabo de realizar... espero impaciente la opinión de los companer@s del foro, especialmente Mónica qué creo, qué este pintor le gusta especialmente.


A mí me gustan muchas obras, cómo: En la estación, En el invernadeoArgenteuil, Mujer rubia con los pechos desnudos, el pífamo, The Ragpicker, lectura, Battle of the Kearsarge and the Alabama, el banco, Portrait of Victorine Meurend, un bar el folies..., Monet pintando el el estudio flotante, y, en barca.

Debo decir que no conocia mucho a este gran pintor impresionista... y realizando el trabajo he aprendido y disfrutado recopilando la selección que he realizado de su obra, qué seguro me habré dejado algunas grandiosas obras sin representar... pero he hecho lo posible por qué quedara lo más aceptable el tema de Monet.





Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MANET 
 
Me ha gustado mucho Manet, del que no conocía muchas obras y me ha sorprendido reconocer algunas suyas que no sabían que lo eran. Gracias J.luis.    
 



 
maca - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVer la galería personal del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MANET 
 
¡Muhas gracias j.luis!  Estupenda esta colección y además dedicada a mí, así me he puesto

Varios son mis preferidos:
Mujer rubia con los pechos desnudos.
Young girl on the Threshold . . .
Woman reading in a café
Lectura
House at Rueil
The Bench
The seine at Argenteuil
Un bar en el Folies Bergére
Au café
Comida en la hierba
En el Pere Lachuille
En la playa
Rue Msnier decorated with flags

Si te fijas todos tienen algo en común y es que tienen colores claros o chillones que son mis preferidos.

Hay otro impresionista de nombre muy similar, Monet, que también tiene obras geniales (por lo menos para mi gusto)

¡Gracias nuevamente!
 



 
m-argentina - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MANET 
 
Mónica: Me alegro que te haya gustado la selección de Manet, si alguna obra importante se me ha escapado, me pones el título, la busco y si la encuentro la añado.

Estoy preparando una exposicióm de Joan Miró, a ver si esta noche la termino. También prepararé la de tu favorito Monet... en unos días.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MANET 
 
Joan Miró también me gusta mucho.
Como te decía Monet me gusta  pero no es que sea mi favorito, me gustan tantos impresionistas que no tengo un real favorito, en el listado estaría Renoir, Pissarro, Sissley, Degas, etc.
Así que no te preocupes, si empiezas a colgar todas las obras de los impresionistas que me gustan no te alcanzarán los días   , yo igual los tengo en mis enciclopedias de arte.
Pero si tú quieres. . . bienvenido sea cualquiera y luego los comentaremos.
 



 
m-argentina - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MANET 
 
Bonita colección de cuadros de Monet. Gracias J. Luis. [smilie=up.gif]

Me gustan especialmente: El balcón,  El quitarrista, el de las peonías y todos los de las flores.
 




___________________________
imagesukrtbgox_200x135_150x101_1477846450_638145 bandera_de_asturias_150x98

Para toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio. A. Dumas

Dar amistad a quien te pide amor es lo mismo que dar pan al que tiene sed.

La felicidad es como la neblina, cuando estamos dentro de ella no la vemos. Amado Nevo

 
Mariol - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MANET 
 
  Como siempre GENIAL j.luis  
 



 
Green_woman - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MANET 
 
Manet- Esquina de un café-concierto de Manet

Para Matisse, este autor fue «el primer pintor en lograr la traducción inmediata de las sensaciones». Para los impresionistas, el que inauguró su estilo. Y para la academia, un pintor «extraño». Un siglo y medio después, la obra de Manet es el reflejo de un París que ya no existe.


 20manet_esquina_de_un_caf_concierto

Manet- Esquina de un café-concierto


1. Su mirada: un `voyeur´ gélido

Manet, un dandi educado en la burguesía parisina, adorador de la buena vida británica y muy influenciado por la estética española desde su primer viaje a Madrid, en 1865, es un artista al que se reconoce, sobre todo, por dos facetas de su arte: los retratos y las escenas de la vida parisiense de finales del siglo XIX. Pero irónicamente, incluso en sus cuadros populares, sus imágenes resultan frías, lejanas y hasta algo evasivas. Su manejo del pincel en esta obra, duro y plano, acentúa esa tendencia y lo coloca como un artista de mirada gélida que contempla todo de forma despectiva.

2. El escenario: media `brasserie´

Este trabajo fue, originalmente, la parte derecha de una pintura titulada Brasserie de Reichshoffen, un popular café-concierto del bulevar Bochechouart de París. Tras cortarla, Manet realiza algunos retoques en el lienzo y le añade un nuevo fondo, en el que inserta a la bailarina y los músicos. La parte izquierda de la composición original está en la Colección Oskar Reinhart. La mujer que sirve de modelo para este lienzo es una auténtica camarera de esa brasserie.

3. Los colores: pasión por el negro

Aunque en esta obra emplea una paleta de colores algo más clara que en sus primeras obras, Manet sigue empleando con profusión el negro y los tonos oscuros. Sin embargo, en este trabajo hay azules y malvas, impensables hasta este momento para el autor. La influencia de la fotografía en el trabajo del artista motiva el corte de los planos pictóricos, rompiendo con la tradición y dando así una imagen mucho más moderna.

4. Su estilo: el retrato psicológico

Es el género en el que este artista se encuentra más cómodo, pero al francés le gusta ir más allá de la semejanza o las características básicas que distinguen al retratado. Por eso crea una especie de diálogo con sus modelos para construir con ellos y para ellos un mundo particular a medida de cada persona. En esta obra, incluso tratándose de una escena abierta, hay tres retratos expresados con total claridad: la camarera, la bailarina y el hombre sentado en la mesa. Cada uno de ellos está en un plano diferente, no se miran y no entablan ninguna relación. Esa falta de diálogo le permite a Manet expresar tres psicologías diferentes: la bailarina, que actúa como una autómata ante la indiferencia del público; el cliente, despreocupado, y la camarera, que está como ausente. Tres perfiles psicológicos que representan las diferentes clases sociales del París del siglo XIX.

5. Sus influencias: los clásicos

Manet tiene un apetito de gourmet por el arte del pasado. Velázquez, Vermeer y Rembrandt están entre sus artistas favoritos. Sin embargo, las temáticas que trata en sus obras están muy alejadas de las de éstos. Influido por los pensamientos de Charles Baudelaire, se centra en la realidad que lo rodea.

Mezcla composiciones clásicas con escenas que el pintor observa en calles, cafés y salones parisinos. Esa observación lo lleva a realizar un compendio de las tendencias del París de la época, incluida la moda y las diversiones de la burguesía que retrata en Carreras de caballos en Longchamp (1865-1874), Patinaje (1877), Baile de máscaras en la ópera (1873-1874), Bar en el Folies-Bergére (1881-1882) o éste, Esquina en un café-concierto (1878-1880).




MUY INTERESANTE





Fuente: XL EL SEMANAL
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 23 May 2015, 22:53; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MANET 
 
Subastado un autorretrato de Manet por 27 millones de euros



 00_1432421052_875295

Autorretrato con paleta, de Edouard Manet
  
Un autorretrato de Edouard Manet de 1878 se ha vendido este martes por 22,4 millones de libras (27 millones de euros) en una puja de arte moderno e impresionista de la casa de subastas Sotheby's . El Autorretrato con paleta tenía un precio estimado de salida de entre 24 y 36 millones de euros, y fue pintado por el artista francés en el momento cumbre de su carrera. Antes de la subasta, el vicepresidente de Sotheby's, Charles Moffet, justificó el alto precio de la obra al manifestar que se trata "del mejor autorretrato de la historia de la pintura".

El cuadro fue subastado en una importante puja en Londres con obras de Matisse, Derain, Picasso y Rodin, entre otros, que se saldó con ventas por un valor total de 135,3 millones de euros, una de las cifras más elevadas conseguidas hasta ahora por Sotheby's en Londres.

La obra, cuyo título completo es Portrait de Manet par lui-même en buste o Manet a la palette, es uno de los dos autorretratos del artista y el único que sigue en manos privadas: el otro está en el museo Bridgestone, de Tokio. Cuando se subastó por última vez, en 1997, como parte de la colección del filántropo estadounidense John Loeb, se vendió por unos 14,3 millones de euros al cambio de hoy.


Otras subastas

Odaliscas jugando a las damas, de Henri Matisse, y Árboles en Collioure, de André Derain, fueron las otras dos grandes obras que subastó Sotheby's en Londres. La primera se vendió por 14,2 millones de euros y la segunda por 19,5 millones de euros. El lienzo de Matisse, pintado en 1929 y por primera vez a la venta en una subasta, es uno de sus trabajos más icónicos, perteneciente a la serie de trabajos realizados en su estudio de Niza (Francia) y caracterizados por los desnudos femeninos o por las representaciones de mujeres vestidas con prendas exóticas. Por su parte, Árboles de Collioure perteneció a Ambroise Vollard, legendario marchante del París de comienzos de siglo XX, pero no se supo de su paradero hasta 1979, cuando se encontró en una caja fuerte de la Sociedad General de París junto a otros importantes cuadros. Al parecer los depositó allí en 1939, poco después de la muerte de Vollard, Erich Slomoic, un joven yugoslavo amigo del coleccionista que murió a manos de los nazis en 1942 al regresar a su país natal, sin que revelara a nadie el paradero de los cuadros.

De Picasso se pudo pujar por tres lienzos, de sus últimos años de vida, y por tres dibujos que representan en modo muy realista a la fotógrafa Dora Maar, que fue una de sus musas y amantes. El lienzo que alcanzó un precio más alto fue Busto de matador, pintado por el artista español en 1970, vendido por 6,4 millones de euros. Los dibujos de Dora Maar se vendieron por 3,5 millones de euros.

El polémico cuadro de Picasso 'El bebedor de absenta' sale a la venta este miércoles en Londres con un precio estimado entre 33 y 44 millones

Otras ventas millonarias fueron Bouquet de pivoines, de Manet, que se vendió por 9,1 millones de euros; Le petit déjeuner. Radiateur, de Bonnard, por 7,5 millones, y Étude pour 'nu rose', de Matisse, que alcanzó los siete millones.



EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 23 May 2015, 23:44; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MANET 
 
Elogio de las amantes


Un libro indaga en la identidad de las mujeres que inspiraron a los artistas



 2_1_douard_manet_le_d_jeuner_sur_l_herbe_1432421149_893397

'Le déjeuner sur l'herbe', Edouard Manet. | Musée d'Orsay, París

Resulta que el tópico fue verdadero: muchas de las musas que los pintores, generalmente varones, retrataban eran sus amantes. En las grandes obras de arte occidentales se pueden apreciar ya no solo a sus 'queridas' sino también a sus novias, esposas e incluso a las prostitutas que frecuentaban. Así, al menos lo explica Juliet Heslewood en su último libro, '40 grandes artistas retratan a sus amantes' (Blume).

Y para que se conservara el misterio, los títulos de los cuadros nunca dejaban ver del todo quiénes eran en realidad sus modelos: 'Mujer costurera', 'Chicas bañándose' o, simplemente 'Reposo' son algunos de sus nombres, como si no fueran ellas las protagonistas de las obras. Obras que, en muchas ocasiones acaban teniendo gran renombre pese a que no sepamos a ciencia cierta quiénenes son esas figuras que se esconden tras el lienzo. Una clara característica es la intimidad que se aprecia en muchas de ellas. Esa complicidad que el artista sólo puede tener con compañeras de juegos y de alma.

Estas relaciones 'especiales' se pueden apreciar en la obra de Edouard Manet, 'La ninfa sorprendida' (1861, dos años antes de la célebre 'Olympia'). La pieza, de composición clásica, muy diferente a su chocante 'Déjeuner sur l'herbe' ('Almuerzo sobre la hierba'), muestra una escena contemporánea de picnic campestre con una mujer desnuda que mira directamente al espectador.Todo en la obra gira en torno a la protagonista, que está mucho más iluminada que el resto de elementos y personajes de lienzo.


 15la_ninfa_sorprendida_edouard_manet_1432421170_321969

'La ninfa sorprendida', Edouard Manet. | Museo Nacional Bellas Artes de Argentina

El cuadro, que se basa en hechos históricos, muestra a la modelo del artista, Victorine Meurend, sobre las telas de lo que podría ser su vestido. Se dice que en realidad Meurend era una pintora en ciernes que buscaba introducirse de cualquier forma en el mundo de la pintura y que mejor manera que trabajando - aunque fuera posando- con el maestro Manet. La mayor parte de la calidad erótica de la obra se debe a que, según los rumores, Manet era su amante pese a estar casado con Suzanne Leenhoff.

En ellibro de Juliet Heslewood que trata sobre artistas que pintaron a sus amantes, la autora habla de una de las historias más tristes: la de Francisco de Goya y su amante Leocadia Weiss (Leocadia Zorrilla), gran protagonista en sus cuadros, en especial en su época más negra, en la Quinta del Sordo. La mujer es la protagonista de 'La Leocadia' (1819-1823), realizada pocos años antes de morir, y que es considerada un auténtico rompecabezas.

En ella, la amante aparece vestida de manola, con velo y traje negro, y apoyada en lo que, según los estudios sería la (entonces futura) tumba del pintor. Según los análisis a través de rayos X, Goya habría dibujado en un principio una chimenea que luego cambiaría por la sepultura. La expresión de la mujer, de luto riguroso, denota tristeza. Tras la muerte de Goya, Weiss se vio excluida de la última voluntad del artista por herededos más directos por tanto, se presupone que, esta obra era una advertencia a la propia Leoncia de que su viudedad no iba a ser un camino de rosas.

Otras amantes jugaron sus cartas con más inteligencia. Lise Tréhot tenía 17 años y unos cuántos kilos de más cuando conoció a Auguste Renoir en Fontainebleau. Tréhot fue una pieza clave en su obra, donde aparece desnuda en diversas ocasiones. Este ambiente pintoresco que se respiraba en los bosques de las afueras de París era el preferido de muchos de los artistas calificados como impresionistas. Una revolución de la época fue la pintura 'en plein air', que consistía en capturar la luz natural. Renoir comenzó a investigar este método con las pinturas que realizaba a Tréhot, aunque en muchas ocasiones no tuvo éxito.

Como su colega Manet, Renoir mitificaba en sus obras a su amante. Uno de sus cuadros, 'Diana cazadora', fue rechazado por los miembros del jurado en el Salón de París que, horrorizados, no permitieron que se mostrara el cuerpo desnudo de la joven, ya que reflejaba más a una adolescente que a una diosa. Pero Renoir no desistió. En la siguiente pintura de su amante, 'Lise con un parasol' (1867), el artista la dibujó de nuevo en el bosque; en esta ocasión vestida.

El cuadro, muestra una cierta distancia entre modelo y pintor, por lo que no se deduce que esta era su amante. Su piel blanca se protege del cálido sol con una sombrilla y, pese a que el vestido le cubre el cuerpo, se sigue apreciando la anatomía abundante de Lise. Pero, ¿le importaba a Renoir lo que opinara Tréhot? Su musa era aún poco más que una adolescente que acabaría dolidísima y humillada públicamente por su amante, por la prensa y por los artistas contemporáneos parisinos de la época. En 1872, la joven cortó todo contacto con el artista y se casó con un joven arquitecto con el que rehizo su vida.

Todos estos ejemplos construyen sospechas de cómo elegían los artistas a sus musas femeninas. Pintar a una mujer o a una hermana sería lo más obvio para evitar comentarios injuriosos. pero el problema era que, la respetable mujer que se colocara en el objetivo veía, en la mayoría de las ocasiones, su reputación empañada. Por tanto, la forma más fácil era buscar a mujeres que no tenían nada que perder y sí algo que ganar: acercarse al mundo de la pintura, tener el amor de un artista o simplemente obtener un plato de comida caliente en la mesa.

Con esto se aprecia que las amantes de los artistas tenían una gran habilidad para cuidar de ellas mismas. Uno de estos ejemplos sería el caso de Suzanne Valadon que tenía encuentros con Henri de Toulouse-Lautrec en París. La joven, pintora francesa, era hija de una lavandera y vivía en el mismo edificio que el artista. Durante años era su 'favorita' y el pintor la utilizaba como tema recurrente debido a que era asidua de los bares de mala reputación de Montmartre. Por tanto, era un claro reflejo de la vida más baja del barrio parisino, como se aprecia en su retrato, con cara triste, 'La resaca' (1888).


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 23 May 2015, 23:46; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MANET 
 
Manet se retrata en Londres


La Royal Academy acoge una ambiciosa retrospectiva centrada en los retratos del artista francés

En ellos, se une el clasicismo de Velázquez y Tiziano con el posimpresionismo de Gauguin




user_50_1_manet_retratando_la_vida_en_la_royal_academy_de_londre

Un hombre junto 'M. Antonin Proust' de Édouard Manet, en el preestreno de la exposición 'Manet: Retratando la Vida' en la Royal Academy of Arts de Londres. / Andy Rain (Efe)

Cuando Édouard Manet (París, 1832-1883) pintó Olympia, célebre retrato de una belleza desnuda que escruta inmisericordemente al espectador, inspirado en La venus de Urbino,de Tiziano, el rechazo resultó tan feroz como para que un crítico escribiera: “El arte ha caído tan bajo que no merece ni reproches”.

Con parecida ausencia de simpatía fue recibida su inmortal comida campestre, Le déjeuner sur l’herbe (1863), en la que dos hombres vestidos y una mujer desnuda comparten escena y viandas. Ambas obras fueron rechazadas en el parisiense Salón de Otoño por su descaro y por una técnica que, aún nadie lo sabía, acabaría siendo contemplada como revolucionaria. Manet, desesperado, escribió a su amigo Baudelaire: los insultos, le confesó, caían sobre él con la dureza del granizo.


user_50_2almuerzo_en_el_estudio

Almuerzo en el estudio

Lejos quedaban aún los tiempos en que aquella escena bucólica inspiraría a Picasso y a Jean Renoir. Y aún más distante el día en el que Manet protagonizaría una de las grandes fechas en la temporada de exposiciones londinense. Fue ayer, cuando la Royal Academy desveló las cartas de su gran apuesta para 2013: una gran retrospectiva centrada en la faceta de retratista del genio, con 50 obras maestras que muestran que supo vincular la tradición de Velázquez y Tiziano con los planteamientos posimpresionistas de Gauguin y Cézanne.


user_50_3ni_o_haciendo_pompas

Niño haciendo pompas

Le déjeuner sur l’herbe, propiedad de la Courtauld Gallery de Londres, es la estrella de Manet. El retrato de la vida, que se abre al público el próximo viernes y podrá ser visitada hasta el 14 de abril. La comisaria, Mary Anne Stevens, se mostraba ayer convencida de que la cita desmontará muchos prejuicios y malentendidos que aún circulan en torno a la obra del pintor francés. “Es una figura enigmática y de algún modo se tiende a evitarle. Ha generado mucho material literario, pero casi todo interpretativo y de segunda mano”. Para esa tarea, Stevens cuenta la ayuda de Larry Nichols, experto del Museo de Arte de Toledo en Ohio, que ha invertido cinco años en investigar a Manet. “Sin él, no se puede entender la historia del arte desde 1850”.


user_50_4la_v_a_del_tren_1873

La vía del tren (1873)

Nacido en el seno de una familia de clase media acomodada en París como el hijo de un magistrado del Ministerio de Justicia, heredó a los 30 años una considerable fortuna que le permitió dedicarse enteramente al arte, libre de presiones económicas. Rompedor en sus temas, estilos y técnica, los rechazos se sucederían a partir de entonces. Sus vivos contrastes de luces y sombras se confundieron a menudo con zafios borrones. Sus personajes, tomados de apuntes hechos en las calles o en los bares, se tacharon de vulgares.


user_50_5desayuno_sobre_la_hierba

Desayuno sobre la hierba

Acaso por eso mismo, fue admirado y respetado por los jóvenes impresionistas (Monet, Renoir, Sisley, Cézanne), aunque Manet declinase exponer con ellos. Su afán de solitario impenitente le convirtió en un héroe marginal. Y pese a los esfuerzos de su amigo Émile Zola, el reconocimiento a su obra fue discreto en vida.

Una existencia corta, pero fructífera; se le atribuyen 400 obras, auténticas joyas por las que suspiran las colecciones públicas y privadas de todo el mundo, incluso aunque algunas sigan inacabadas o luzcan roturas producidas por el muy exigente Manet.


user_50_7m_antonin_proust

M. Antonin Proust

La muestra de Londres avanza empujada por dos fuerzas (la cronológica y la temática), aunque siempre sobre un mismo eje: el retrato. La primera parada trata del artista y su familia.

A la intimidad se yuxtapone en el recorrido la amistad: la que le unió a Baudelaire, Zola, Georges Moore, Zacharie Astruc, Théodore Durer, Antonin Proust, Eva González, Berthe Morisot y Victorine Meurat y otros rostros que funcionan en la exposición como un deslumbrante fotomatón del siglo XIX y sustentan la advertencia de Stevens; no ha sido fácil reunir tantas obras maestras.


user_50_8m_arnaud_el_jinete

M. Arnaud (el jinete)

Cierto es que no están los grandes lienzos de los últimos años, cuando la luz se adueñó de las telas. Es también la etapa en la que empieza a sufrir dolores terribles causados por una enfermedad relacionada con la sífilis. Son también los tiempos en que abandona el óleo por resultarle demasiado trabajoso y opta por el pastel. Tras su última gran obra (El bar del Folies Bergère, de 1882), su estado empeoró y tuvieron que amputarle una pierna gangrenada. Murió una semana después. Tenía 51 años. Los honores no tardaron en llegar, pero para él ya era demasiado tarde.


user_50_6autorretrato

Édouard Manet (París, 1832-1883) Autorretrato



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MANET 
 
La mina de las 7.000 obras de arte

‘The monuments men’, la película de Clooney sobre la brigada aliada que rescató un tesoro del expolio nazi, saca a la luz la heroicidad de un pueblo minero de los Alpes


 soldados_estadounidenses_examinan_el_cuadro_jard_n_de_invierno_de_edouard_manet_hallado_en_la_mina_de_sal_de_altaussee

Soldados estadounidenses examinan el cuadro 'Jardín de invierno' de Edouard Manet, hallado en la mina de sal de Altaussee.

Faltó muy poco para que la mina de sal de Altaussee, a una hora de Salzburgo, se convirtiera en mayo de 1945 en la tumba de centenares de obras de arte de Rubens, Miguel Ángel, Tintoretto, Rembrandt, Vermeer, Leonardo da Vinci o Goya. En los estertores de la II Guerra Mundial, una unidad especial de las fuerzas armadas estadounidenses apodada Monuments Men protagonizó en aquella excavación uno de los hallazgos culturales más importantes del siglo XX. Encontraron alrededor de 7.000 obras de arte robadas por los nazis por toda la Europa ocupada. El rescate de este tesoro —en el que había piezas de incalculable valor como La Madonna de Brujas, esculpida en mármol por Miguel Ángel, o el retablo La adoración del Cordero Místico,de Jan van Eyck— había sido una trepidante carrera contra el reloj en la que a punto estuvo de saltar todo por los aires.

Parte de lo que sucedió en aquellos días lo cuenta ahora The monuments men, la nueva película dirigida por George Clooney, que se estrena hoy en la Berlinale y se podrá ver a partir del 21 de febrero en España. Pero lo cierto es que ninguna de las escenas ha sido rodada en los impresionantes escenarios originales, que apenas han cambiado desde entonces, sino en los estudios Babelsberg de Potsdam y en exteriores alemanes. El filme destaca el heroísmo de un grupo de historiadores de arte, directores de museos y restauradores, especialmente estadounidenses y británicos, que debía localizar y recuperar obras de arte desaparecidas durante la guerra. Pero la realidad es muy distinta: cuando ellos llegaron, el peligro ya había pasado. Eso es lo que cuenta el periodista Konrad Kramar en su libro Mission Michelangelo.

La cantera de sal escondía obras de Rubens, Miguel Ángel o Vermeer

Un día después de la capitulación de Alemania, el 9 de mayo, el grupo se adentró en uno de los principales enclaves de la llamada Fortaleza Alpina, que los aliados consideraban el último bastión de la resistencia nazi. En este remoto e idílico pueblo de los Alpes austriacos se habían escondido en los últimos meses de la II Guerra Mundial algunos de los principales líderes nazis, como Ernst Kaltenbrunner, jefe de la Oficina General de Seguridad del Reich (de la Gestapo), y Adolf Eichmann, uno de los más infames responsables del Holocausto. En realidad, trataban de pasar inadvertidos y escapar de los aliados. Con ellos se llevaron todo el oro y riquezas que habían robado, mayoritariamente, a familias judías exiliadas, deportadas o asesinadas. Cuando el grupo llegó, no hubo resistencia militar, ni de guerrillas. Solo puestos abandonados, soldados desorientados, una población temerosa y una mina de sal llena de obras de arte. Un acopio destinado a formar parte de un viejo sueño de Hitler: el Museo del Führer de Linz.

El expolio había comenzado en 1938 con obras procedentes de museos, iglesias, galerías, grandes y pequeñas colecciones privadas mal pagadas o simplemente expropiadas a sus propietarios judíos. Al principio, Hitler las almacenó en algunos museos y en sus residencias y oficinas en Alemania. Pero acabó trasladándolas a las minas cuando su imperio empezó a tambalearse. El tesoro nazi empezó a rodar en trenes y camiones hacia Altaussee ya en el otoño de 1943 y no dejó de hacerlo hasta casi el final de la guerra.

Cuando británicos y estadounidenses llegaron, el peligro ya había pasado

En la locura apocalíptica de los últimos meses, Hitler había ordenado la aniquilación total de los recursos del Reich para no dejar nada en manos de los aliados. Sus seguidores más fanáticos cumplieron sistemáticamente las órdenes mientras otros meditaban la táctica apropiada para cambiar de bando y venderse a los aliados. Estas dos posturas colisionaron también en Altaussee. La máxima autoridad de la región, el ferviente nazi August Eigruber, estaba dispuesto a obedecer hasta el final a su Führer y tras el suicidio de Hitler consideró que las obras de arte almacenadas en la mina debían ser destruidas. Ordenó a las SS colocar en la excavación ocho cajas con media tonelada de explosivos cada una.


 000_1432417467_122418

De izquierda a derecha, Sam Epstein, John Goodman, George Clooney, Matt Damon y Bob Balaban en un fotograma de 'The monuments men'.

Los mineros, entre los que había desde nazis convencidos hasta amigos de la resistencia que se escondían en las cimas alpinas, empezaron a inquietarse. Movidos por el afán de salvar la mina que les había proporcionado el sustento durante tantos años —en ningún caso pensaban en las obras de arte— se pusieron manos a la obra. Dos de ellos, Hermann König (con contactos en la resistencia) y Alois Raudaschl (miembro del partido nazi) tuvieron la idea desesperada de recurrir a la ayuda del propio jefe de la Gestapo: Kaltenbrunner. El gerifalte se encontraba aquellos días con su amante en su villa de Altaussee y Raudaschl contactó con él a través de su amiga, Iris Scheidler, mujer del ayudante de Ernst Kaltenbrunner. El jefe de la Gestapo escuchó al temeroso minero y dio permiso inmediato para sacar las bombas de la mina, imponiendo su autoridad sobre la del responsable de la región Eigruber. Conscientes de la falta de tiempo y del riesgo de la acción, los mineros se apresuraron y consiguieron sacar las bombas en la mañana del 4 de mayo. Para evitar que los soldados de Eigruber pudieran provocar otros daños, colocaron explosivos en las diferentes entradas de la mina, que en tres horas quedó sellada y protegida.

Cuadros y esculturas empezaron a llegar en camiones en otoño de 1943

Fueron días y horas de gran confusión en las que muchos trataron de cambiar rápidamente el carné del partido nazi por otro de la resistencia. Kaltenbrunner pensó que tal vez su ayuda en el salvamento de la mina y de las obras de arte le serviría frente a los aliados. No fue así; su responsabilidad en la barbarie era demasiado grande y fue condenado a muerte en Nuremberg.

Al final de la guerra, Hitler ordenó la aniquilación de los recursos del Reich

Con el trabajo hecho por los auténticos salvadores, cuyos descendientes en su mayoría desconocían hasta hoy su heroicidad, los Monuments Men pudieron sacar el tesoro de la mina e iniciar la tarea de transportar y devolver las obras de arte. Un trabajo que todavía hoy no ha concluido. Algunas obras de arte siguen huérfanas sin que nadie sepa con certeza quién es su auténtico propietario.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 23 May 2015, 22:47; editado 2 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MANET, Édouard 
 
“Le Printemps” de Edourd Manet listo para batir un récord en su subasta


El famoso retrato de una joven parisina, pintado en 1881, que ha estado en manos de la misma familia durante un siglo, será subastado por primera vez el 5 de noviembre de este año y superaría los 35 millones de dólares (26 millones de euros), según la casa de subastas Christie's.


 19una_parisina_o_mujer_con_sombrero_caf_de_manet

Manet. Le Printemps (Primavera), 1881

El famoso retrato de Edouard Manet de 1881 “Le Printemps”, que ha estado en manos de la misma familia durante un siglo, será subastado por primera vez este año y podría alcanzar los 35 millones de dólares (26 millones de euros), según la casa de subastas Christie’s.

El retrato de la joven actriz parisina Jeanne Demarsy, uno de los trabajos más importantes de Manet, será una de las estrellas en la venta de arte moderno e impresionista en Nueva York el 5 de noviembre.

La venta llega después de las mejores subastas de primavera de Christie’s en años y de un auge del mercado global del arte y las antigüedades. Las ventas aumentaron el año pasado un 8 por ciento hasta los 65.900 millones de euros, el nivel más alto desde 2007, según el último informe de la Fundación Europea de Bellas Artes.

Si se vende por 35 millones de dólares, “Le Printemps” sobrepasaría el récord de 33,2 millones de dólares pagados por el “Autorretrato con una paleta” de Manet en Londres hace cuatro años.

Adrien Meyer, director internacional en Christie’s, dijo que la pintura es uno de los últimos trabajos de enorme calidad de Manet en ser subastados.

“La manera en la que está pintado y la manera en la que la mujer está de pie en la pintura son sobrecogedoras”, dijo.

Manet es considerado una de las estrellas del impresionismo y se hizo conocido por sus retratos. “Le Printemps”, que muestra a Demarsy como un alegoría de la primavera al llevar un vestido con flores, guantes, sombrero y paraguas ante un fondo de plantas, se considera una de sus obras más conocidas y trabajadas.

Es una de las dos pinturas, junto con “Un bar aux Folies-Bergere”, que el artista envió a la Exhibición de París de 1882 que le condujo a su éxito y reconocimiento. “Le Printemps” ha tenido solo unos pocos dueños, incluida la familia americana que lo vende después de tenerlo un siglo en su poder.

“Esta fue una obra muy celebrada en la exhibición y ampliamente reproducida después, y es muy raro encontrar una obra que fuese tan importante y ampliamente celebrada en su momento y que aún esté disponible para ser adquirida por un coleccionista privado a día de hoy”, dijo a Reuters Brooke Lampley, director de Arte Moderno e Impresionismo en Christie’s.


diariodecultura.com.ar
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MANET, Édouard 
 
Esta vez, la artista luxemburguesa volvió a desnudarse en el Museo de Orsay, delante de la Olympia de Manet


Detenida por "exhibicionismo" la artista que se desnudó en el Museo de Orsay



 d_borah_de_robertis_en_una_imagen_de_su_cuenta_en_facebook_recreando_el_cuadro_olympia

Déborah de Robertis en una imagen de su cuenta en Facebook, recreando el cuadro «Olympia»

La artista luxemburguesa Déborah de Robertis, que ayer se desnudó en el parisino Museo de Orsay delante de la Olympia de Édouard Manet para recrear esa obra en directo, ha sido detenida por exhibicionismo sexual, informaron hoy los medios franceses.


 la_artista_frente_al_cuadro_de_gustave_courbet_el_origen_del_mundo_en_2014

La artista mostrando su sexo frente al cuadro de Gustave Courbet 'El origen del mundo' en mayo de 2014.

Ver vídeo

La artista llevaba una cámara consigo para grabar la reacción del público, señaló en declaraciones recogidas por el diario "L'Est Républicain" su abogado, para quien su clienta llevó a cabo simplemente una "performance artística".

El museo cerró la sala, pidió a Robertis que se vistiera y, como esta se negó, llamó a la policía.


 edouard_manet_olympia_google_art_project_3

Olympia, de Édouard Manet, 1863. Óleo sobre lienzo, 90 × 130,5 cm. Museo de Orsay, París.

La artista es la misma que en mayo de 2014, y también en ese museo, recreó en persona y sin autorización el cuadro de Gustave Courbet "El origen del mundo".

En aquella ocasión, con un vestido corto de lentejuelas doradas y sin ropa interior, De Robertis se sentó ante la famosa obra, abrió las piernas y, con ayuda de sus manos, mostró su sexo a los visitantes durante varios minutos.

La artista colgó entonces un vídeo en Internet en el que se veía cómo los trabajadores de ese centro se interpusieron entre ella y el público para obstaculizar la visión y, sin forzarla físicamente a interrumpir el espectáculo, procedieron a desalojar la sala.


elmundo.es / abc.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario