Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
FRA ANGÉLICO
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post FRA ANGÉLICO 
 
Continuando con la exposición de mis pintores favoritos... Este trabajo recopilatorio, está dedicado a Fra Angélico, un fraile dominico pintor del Siglo XV a principios del renacimiento consiguió un estilo muy realista, logrando una gran expresividad en las caras de sus personajes, también ha sido uno de los mejores maestros en crear buenas y brillantes perspectivas en sus cuadros, todo ello combinado con un colorido que da mayor profundidad a su gran obra religiosa.

perc1062_jpg_pv204114cac694b763 Fra Angélico (Guido di Pietro da Mugello). Italia. (1390-1455)Nació en el año 1400 en Vicchio (Toscana), siendo su verdadero nombre Guido di Pietro da Muguello. Falleció el 18 de Marzo de 1455 en el convento dominico de Roma.

En 1418 ingresó en un convento dominico en Fiesole y alrededor de 1425 se convirtió en fraile de la orden con el nombre de Giovanni da Fiesole.

Su obra combinó la elegancia decorativa del gótico con el estilo mas realista de otros maestros del renacimiento. Las expresiones de devoción en los rostros son muy logradas, así como la utilización del color que consigue dar mayor intensidad emotiva a la obra.

Su maestría en la creación de figuras monumentales, en la representación del movimiento y en la capacidad para crear planos de profundidad a través de una perspectiva lineal lo confirman como uno de los pintores mas importantes del primer renacimiento.


 funeral_de_san_antonio_de_abad_y_madonna_de_la_granada_ambas_obras_de_fra_ang_lico_obras_pertenecientes_al_museo_del_prado_han_dido_compadas_a_la_casa_de_alba_por_18_mill_euros

Funeral de san Antonio de Abad y Madonna de la granada, ambas obras de Fra Angélico. Obras pertenecientes desde el 20 de enero de 2016 al Museo del Prado. Han dido compadas a la Casa de Alba por dieciocho millones de euros.

Espero que éste trabajo que he realizado con mucho entusiasmo, sea apreciado por los amantes del arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar.





Resumen Biográfico


 1_1fra_angelico_portrait
 
Fra Angélico - (Guido di Pietro da Mugello). Italia. (1390-1455) Guido di Pietro da Mugello O.P. (Vicchio di Mugello (Florencia) 24 de junio de 1390 c. – Roma 18 de febrero de 1455), Pintor italiano de principios del Renacimiento que supo combinar la vida de fraile dominico con la de pintor consumado. Fue llamado Angelico y también Beato por su temática religiosa, la serenidad de sus obras y porque era un hombre de extraordinaria devoción. Fue finalmente beatificado por Juan Pablo II en 1982 pasando a ser el "Beato Fra Angelico".

Giorgio Vasari en su libro Vida de los mejores arquitectos, pintores y escultores italianos se refiere a él como Fra Giovanni Angelico, poseedor de un "raro y perfecto talento" y menciona que "nunca levantó el pincel sin decir una oración ni pintó el crucifijo sin que las lágrimas resbalaran por sus mejillas".


user_50_0virgen_de_la_granada_de_fra_angelico_1353928329_985347

Virgen de la Granada, de Fra Angélico. Museo del Prado. Procedente del Palacio de Liria de la Casa de Alba.

Primeros años. Nació en Vicchio (región de Toscana). En 1418 ingresó en un convento dominico en Fiesole y alrededor de 1425 se convirtió en fraile de la orden con el nombre de Giovanni da Fiesole. Aunque se desconoce quién fue su maestro, se cree que comenzó su carrera artística como iluminador de misales y otros libros religiosos. Después empezó a pintar retablos y tablas.

Entre las obras importantes de sus comienzos se cuentan la Madonna de la estrella (c. 1428-1433, San Marcos, Florencia) y Cristo en la gloria rodeado de santos y de ángeles (National Gallery, Londres), donde aparecen pintadas más de 250 figuras diferentes. También a ese periodo pertenecen dos obras tituladas La coronación de la Virgen (San Marcos y Museo del Louvre, París) y El juicio universal (San Marcos). La madurez de su estilo se aprecia por primera vez en la Madonna dei Linaioli (1433, San Marcos), en donde pinta una serie de doce ángeles tocando instrumentos musicales.

En 1436, los dominicos de Fiesole se trasladaron al convento de San Marcos de Florencia que acababa de ser reconstruido por Michelozzo. Fra Angelico, sirviéndose a veces de ayudantes, pintó numerosos frescos en el claustro, la sala capitular y las entradas a las veinte celdas de los frailes de los corredores superiores. Los más impresionantes son La crucifixión, Cristo peregrino y La transfiguración. El retablo que hizo para San Marcos (c. 1439) es una de las primeras representaciones de lo que se conoce como conversación sacra: la Virgen acompañada de ángeles y santos que parecen compartir un espacio común. Allí pintó una Anunciación.


 ordenaci_n_de_san_esteban_y_distribuci_n_de_las_limosnas

La ordenación de San Esteban y la distribución de limosnas. 1447-1449. Fresco. 322 x 473 cm. Capilla Niccolina. El Vaticano

La etapa romana. En 1445, Fra Angelico fue llamado a Roma por el papa Eugenio IV para pintar unos frescos en la capilla del Sacramento del Vaticano, hoy desaparecida. En 1447, pintó los frescos de la catedral de Orvieto junto con su discípulo Benozzo Gozzoli.

Sus últimas obras importantes, los frescos realizados en el Vaticano para decorar la capilla del papa Nicolás V, representan episodios de las Vidas de san Lorenzo y de san Esteban (1447-1449), y probablemente hayan sido pintados por ayudantes a partir de diseños del maestro. Desde 1449 hasta 1452, Fra Angelico fue el prior de su convento de Fiesole.

Fra Angélico murió en el convento dominico de Roma el 18 de febrero de 1455.


 fra_ang_lico

Jesucristo juez, rodeado de ángeles y de dieciséis profetas. 1447. Fresco. Capilla de San Brizio. Duomo. Orvieto. Italia.


Su obra

Fra Angelico combinó la elegancia decorativa del gótico, de Gentile da Fabriano, con el estilo más realista de otros maestros del renacimiento como el pintor Masaccio y los escultores Ghiberti y Donatello, que trabajaban en Florencia, y aplicó también las teorías sobre la perspectiva de León Battista Alberti. Las expresiones de devoción en los rostros son muy logradas, así como la utilización del color que consigue dar mayor intensidad emotiva a la obra.

Su maestría en la creación de figuras monumentales, en la representación del movimiento y en la capacidad para crear planos de profundidad a través de la perspectiva lineal, especialmente en los frescos realizados en Roma, lo confirman como uno de los pintores más importantes del primer renacimiento.


En el Museo del Prado de Madrid se conservan tres de sus obras más representativas: La Anunciación, realizada para el convento dominico de Fiesole.


user_50_p00015

Fra Angelico. La Anunciación. Hacia 1426. Técnica: Témpera sobre tabla, 194 cm x 194 cm. Museo Nacionaldel Prado. Procedencia: Convento de Santo Domingo, Fiesole, 1425/28 - 1611; duque de Lerma, para la iglesia de los Dominicos de Valladolid; más tarde pasó al monasterio de las Descalzas Reales de Madrid, desde donde ingresó en el Museo, 1861.

Retablo pintado para el convento de Santo Domingo en Fiesole, cerca de Florencia. La tabla central muestra bajo el pórtico la Anunciación del Arcángel Gabriel a María y, a su izquierda, la expulsión de Adán y Eva del Paraíso. La condenación y salvación del hombre. En el banco o predela se narran escenas de la vida de la Virgen: Nacimiento de María y los Desposorios con San José, Visitación de María a su prima Santa Isabel, Nacimiento del Niño Jesús, la Presentación del Niño en el Templo y la Dormición de la Virgen con Cristo recogiendo su alma.

Fra Angelico, también conocido como Beato Angelico, dedicó su obra exclusivamente a los temas religiosos pues entendía el arte como un aspecto de la devoción religiosa. Particularmente minucioso en los detalles y calidades de los objetos, naturaleza y personajes representados, Fra Angelico aúna en su estilo de la tradición tardogótica italiana con el nuevo lenguaje renacentista. Ejemplo de ello es la profundidad espacial de la arquitectura que, aunque sigue las recomendaciones de Brunelleschi de centrarse en un escenario cuadrado y sin adornos, denota algunos fallos propios de una obra temprana en la producción del artista.


 madonna_de_la_granada_y_funeral_de_san_antonio_abad_de_fra_ang_lico_obras_rec_en_adquiridas_por_el_museo_nacional_del_prado_al_duque_de_alba_por_dieciocho_millones_de_euros

Fra Angelico. Madonna de la granada, hacia 1426. Museo del Prado

El Real Patronato del Museo del Prado ha aprobado esta misma mañana -20 de enero de 2016- la adquisición de La Virgen de la Granada, considerada la mejor obra de Fra Angelico y de la pintura florentina de la primera mitad del siglo XV en una colección privada (hasta la fecha).

El Museo desembolsará por ella dieciocho millones de euros a lo largo de los próximos cuatro años, y la compra ha sido posible gracias a un crédito extraordinario de diez millones de euros que le ha ofrecido el Estado, una contribución de la Fundación Amigos del Museo del Prado por importe de cuatro millones y a la aportación de otros cuatro millones por parte del propio Prado.


 madonna_de_la_granada_y_funeral_de_san_antonio_abad_de_fra_ang_lico_obras_rec_en_adquiridas_por_el_museo_nacional_del_prado_al_duque_de_alba_por_dieciocho_millones_de_euros_1453392002_122135

Además, también en esta reunión se ha aceptado la propuesta de donación de Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo de otra tabla florentina, una predela con el tema de la muerte de San Antonio Abad atribuida recientemente también a Fra Angelico.


 fra_angelico_funeral_de_san_antonio_abad_hacia_1426_1430_museo_del_prado

Fra Angelico. Funeral de San Antonio abad, hacia 1426-1430. Museo del Prado.

Con la compra de estas dos nuevas obras del pintor, el Prado se convierte en un centro de referencia internacional para el estudio de la obra del genio florentino, representado hasta ahora en sus fondos por la Anunciación.


 n_fraangelico_prado1

Así es la Virgen de granada. La Madonna de la granada, que se conserva en buen estado y podrá verse en el Museo desde el 26 de enero, se pintó en una etapa fundamental de la historia del arte europeo: la Florencia de principios del siglo XV. Era hasta hoy una de las poquísimas obras maestras del período en manos privadas, pues las pinturas fundamentales de Masaccio, Massolino y Fra Angelico pertenecen a los grandes museos europeos y americanos.

La obra se fecha a continuación de La Anunciación del Prado y recuerda en muchos aspectos al altar de Sant’Anna Metterza de Masaccio para San Ambrosio (1423-24). Forma parte de una serie de Vírgenes con Niño que Fra Angelico pintó en la década de 1420 y que delatan su dominio paulatino de la anatomía, la luz y el espacio, (lo vemos también en la Virgen de la humildad del Museo Thyssen-Bornemisza).

El cuadro toma su título del fruto que sostiene la Virgen con el que llama la atención de su hijo, que la toca. La granada tiene así un doble significado: en manos de la Virgen alude a su castidad; al tocarla el Niño, prefigura su muerte y su resurrección.

Este motivo iconográfico fue muy habitual en la Florencia del siglo XV, y lo cultivaron por ejemplo Sandro Botticelli o Leonardo da Vinci. No sabemos para quién se pintó, pero sí que se trató de un encargo excepcional dada la calidad de los materiales utilizados.

En nuestro país se encuentran dos de los primeros Fra Angelico que abandonaron Italia: el Museo del Prado cuenta con La Anunciación, que en 1611 Mario Farnese regaló al duque de Lerma, y la colección Alba disponía hasta ahora de la propia Madonna de la granada, adquirida en Florencia en 1817 por Carlos Miguel Fitz-James Stuart y Silva, XIV duque de Alba de Tormes, que vivió entre los siglos XVIII y XIX.

Posiblemente la Anunciación llegara a España no porque se apreciara a su autor sino por su asociación a la Annunziata, una devoción en auge en el s XVII, pero la Madonna de la granada es un ejemplo precoz de interés por Fra Angelico en Europa, en el que fue determinante el avanzado gusto artístico del aristócrata y su relación con artistas como Ingres. Hasta el 27 de marzo podemos visitar, por cierto, la muestra del francés en el Prado.



En el Museo Thyssen


 la_virgen_de_la_humildad_museo_thyssen_bornemisza

Fra Angelico. La Virgen de la Humildad (Museo Thyssen-Bornemisza, en depósito en el MNAC de Barcelona). El Museo Thyssen-Bornemisza posee La Virgen de la humildad, depositada en el MNAC de Barcelona. Los duques de Alba poseen en el Palacio de Liria otra obra de Fra Angelico, La Virgen de la granada, adquirida por un antepasado suyo en Florencia hacia 1816.



Otras obras


 annunciazione_fra_ang_lico_est_realizado_al_fresco_y_fue_pintado_entres_1437_y_1446_para_el_convento_de_san_marcos_en_florencia

La Anunciación (en italiano, Annunciazione), es una de las anunciaciones realizadas por el pintor italiano Fra Angélico. Está realizado al fresco, y fue pintado entres 1437 y 1446 para el Convento de San Marcos en Florencia, actualmente convertido en Museo Nacional de San Marcos.

Fra Angélico realizó otras versiones de la anunciación (como La Anunciación, que se encuentra en el Museo del Prado), se considera este fresco de Florencia “la versión más emotiva del Angélico, por su íntima y desnuda unción” (M. Olivar).

En el convento florentino de San Marcos realizó sus mejores pinturas al fresco, entre 1438 y 1445.



FRA ANGÉLICO Y EL CONVENTO - MUSEO DE SAN MARCOS DE FLORENCIA


 49_1411729426_293304

Museo Convento de San Marcos. Florencia.

Fra Angélico (Guido di Pietro da Mugello). Italia. (1390-1455). Nació en el año 1400 en Vicchio (Toscana), siendo su verdadero nombre Guido di Pietro da Muguello.

En 1418 ingresó en un convento dominico en Fiesole y alrededor de 1425 se convirtió en fraile de la orden con el nombre de Giovanni da Fiesole.

Su obra combinó la elegancia decorativa del gótico con el estilo mas realista de otros maestros del renacimiento. Las expresiones de devoción en los rostros son muy logradas, así como la utilización del color que consigue dar mayor intensidad emotiva a la obra.

Su maestría en la creación de figuras monumentales, en la representación del movimiento y en la capacidad para crear planos de profundidad a través de una perspectiva lineal lo confirman como uno de los pintores mas importantes del primer renacimiento. Falleció el 18 de Marzo de 1455 en el convento dominico de Roma.


Las obras más numerosas y destacadas de Fra Angélico del Museo florentino de San Marcos son:


 armadio_degli_argenti_03

Fra Angélico. Armario de la plata. 1450. Temple sobre tabla. Cada panel 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. 38,5 x 37 cm. Panel. Temple sobre tabla. La decoración de la puerta del relicario conocido como Armario de la plata, para la iglesia de la Santa Anunciación de Florencia, fue la última obra que conocemos de Fra Angelico. El tabernáculo estaba destinado a salvaguardar las donaciones que recibía la iglesia. El encargo se hizo hacia finales de 1448, siendo posiblemente su mecenas Pedro de Médicis. En principio, el antiguo proyecto tenía dos alas móviles aunque, finalmente, se realizó como una única tabla que se abría hacia arriba. Fra Angelico fue el destinatario del encargo y el que dio los modelos de las escenas, aunque la mayoría de las figuraciones están muy alejadas de su estilo arquetípico, lo que nos hace pensar en la colaboración amplia de su taller. Sabemos, incluso, que tres de las escenas las llevó a cabo Alessio Baldovinetti. De las tablas del relicario, que en principio formaban un conjunto de 41 escenas, se conservan únicamente 35. Comenzando con la escena de la Rueda mística de Ezequiel, Fra Angelico desarrolló los episodios más importante de la vida de Jesús. El último panel que cerraba la serie era el de la Coronación de María. El Armario de la plata desarrolla un estilo unitario, con gran profusión de detalles anecdóticos y una concepción espacial que sitúa en la época renacentista acontecimientos de la historia sagrada. Además de las diferentes fórmulas espaciales adoptadas para el Armario, el colorido es mucho más vivo y contrastado que las tonalidades armónicas de gama suave figuradas en los frescos para el convento de San Marcos. La última fase decorativa de San Marcos, el ala norte, fue realizada al tiempo que la puerta del relicario, lo que queda certificado al comprobar la similitud de las opciones de compositivas y la profusión de detalles narrativos en ambas obras. En las dos, la habilidad técnica de sus ayudantes desvirtúa un poco la concepción artística del monje pintor. Si la mística y mundo de contemplación de las mejores obras de San Marcos quedaba reducida en las escenas de las últimas celdas, la significación de este relicario se presenta aún más alejada en su aspecto devocional.


 22_1411725231_151849

Fra Angélico. La rueda mística. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. El Armario de la plata daba comienzo con esta interpretación simbólica del cielo, según el Libro de Ezequiel, uno de los cuatro profetas mayores del Antiguo Testamento. En el arco exterior de la Rueda mística figuran los profetas de los tiempos antiguos, que portan filacterias y están representados con los atributos habituales de la iconografía bíblica. En el círculo menor, también separados por las franjas donde se muestra su identificación, se presentan algunos apóstoles y evangelistas, recortados sus volúmenes sobre el fondo celeste, al contrario que la faja exterior, que exhibe detalles más naturalistas de formas vegetales. Fuera de la Rueda en llamas, la escena queda enmarcada en su base por Ezequiel, a la derecha, recostado y de movimiento sobrecogedor ante la visión mística. A la izquierda, San Gregorio, trasunto de la nueva Iglesia católica. En la parte de arriba, los pergaminos inscriben citas del Antiguo y Nuevo Testamento, siguiendo la distribución de las figuras de abajo, respectivamente. El lenguaje simbólico del libro del profeta se presenta en esta escena con el mismo carácter conceptual.


 23_1411724695_321780

Fra Angélico. Anunciación. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. Cada panel 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Renacimiento Italiano Correlativa a la visión alegórica de la Rueda mística de Ezequiel, en el Armario de la plata se presentaba esta Concepción de la Virgen, en la que Fra Angelico da una fórmula espacial distinta a la homónima de el Museo de El Prado o al fresco monumental de la Anunciación de San Marcos. El único punto en común se refiere al foco de luz, que aquí también parte de la izquierda. Las figuras se sitúan en primer plano, dejando vacío el eje estructural de la obra: la puerta que se abre a un patio en segundo término. Ambos protagonistas están recuadrados por una arcada de columnas corintias que fugan hacia el fondo siguiendo el efecto de profundidad. Los tiestos de flores, situados en los entablamentos de la construcción, continúan el desarrollo espacial. Al fondo, las copas de dos cipreses se recortan sobre el cielo, figurando en su centro la paloma del Espíritu Santo. Enmarcando la escena, dos rollos de pergamino explican el acontecimiento milagroso. Fra Angelico ha tenido en cuenta las reverberaciones del foco de luz y su proyección según la calidad de los elementos representados y los planos de profundidad. Junto al espacio creado, éste es el aspecto más destacado de la tabla. Mucho menos eficaz se presentan los tonos de color, de excesivo carácter decorativo, sobre todo en las franjas contrastadas de las alas del ángel.


 24natividad1450detalledelkr0

Fra Angélico. Natividad. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. El tema de la Natividad es uno de los menos representados por Fra Angelico de la historia sagrada. La escena del Armario de la plata guarda cierta relación con el fresco del mismo tema figurado en la celda 5 del convento dominico de San Marcos de Florencia, que pudo servir de referente compositivo. Pero la realización final de ambas obras corresponde a ayudantes del fraile pintor, que dio el modelo. El pesebre se presenta frontal al espectador, muy bien construido en su estructura. El centro compositivo, sobre el suelo, es la figura del Niño Jesús, al que Fra Angelico confiere un aura luminosa de fuerte intensidad. María y José, arrodillados, adoran al Hijo de Dios. Destaca en sus figuras el tratamiento de los pliegues, que dan volumetría y corporeidad. Al igual que el colorido, muy contrastado en los ropajes de San José, entre el vivo amarillo y el negro de su gorra. Al fondo, sobre la estructura de madera del pesebre, otro foco luminoso, en donde figura la estrella de Belén rodeada de ángeles. Destaca también el tratamiento detallista de algunos elementos, como la anecdótica figura de la vaca, las formas de la vegetación, o la presencia casi oculta de los pastores, a la izquierda del establo. No es muy frecuente encontrar elementos superficiales en las composiciones del beato Angélico. Pero eso determina, precisamente, la autoría de la obra, que pudiera ser de la mano de Benozzo Gozzoli, el discípulo más importante de Fra Angelico.


 28la_circuncisi_n_1450_detalle_del_armario_de_la_plata

Fra Angélico. La circuncisión. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. emple sobre tabla, 38,5 x 37 cm. Renacimiento Italiano Para el Armario de la plata, Fra Angelico proyectó 41 paneles que desarrollaban los episodios más importantes de la vida de Cristo. Si bien la concepción de las escenas son de mano del maestro, la realización última de las pinturas corresponde, con toda seguridad, a sus ayudantes. Una de las escenas más peculiares sobre la infancia de Jesús es esta Circuncisión. El episodio se ejemplifica en el primer plano de la composición. El núcleo central de los personajes, se sitúan delante del coro de una iglesia, que alcanza en su espacialidad grandes cotas de verosimilitud. Tras el arco que da comienzo al tramo de bóveda, sustentado por columnas de capiteles corintios en colores azulados, se desarrolla en perspectiva toda la nave, que termina, en el plano de fondo con el ábside de la iglesia, bañado por la potente luz que entra por sus muros horadados de ventanas. Así, la luz se distribuye ejemplarmente a lo largo de los planos de la composición, creando ella misma el espacio en profundidad. La escenografía creada por Fra Angelico no se corresponde con la verdad histórica. En este sentido, lo que trata de hacer el monje pintor es acercar a sus contemporáneos un momento determinado de la historia bíblica. Por eso, la mayoría de las escenas del Armario de la plata están muy determinadas por la creación de un espacio concreto. Por otra parte, entre las figuras del primer término, destaca la postura del Niño, con las piernas extendidas en forma de aspa, aspecto que luego será utilizado para la iconografía del martirio de San Andrés.


 34adoraci_n_de_los_magos_1450_detalle_del_armario_de_la_plata

Fra Angélico. Adoración de los Magos. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. Italiano Aunque Fra Angelico diera el boceto de todas las composiciones del Relicario de la plata, la Adoración de los Magos pudo estar ejecutada por alguno de sus discípulos. Fra Angelico repite el modelo escenificado en la predela del Tabernáculo de los lineros y en el banco de la Anunciación de Cortona, aunque la tabla del Armario de plata presenta una disposición de figuras casi amontonadas, debido a las reducidas dimensiones del panel. Si en las otras representaciones, la escena se leía fácilmente de izquierda a derecha, aquí Fra Angelico opta por una composición centralizada, donde la Virgen María con el Niño focaliza la imagen. Su figura se recorta rotunda sobre la oscuridad de la puerta del pesebre. El séquito de los reyes se sitúa a la izquierda del plano, mientras que en el otro lado, otro rey habla desenfadado con San José, que se presenta con las mismas vestiduras que en la Natividad. La escena está recorrida de detalles superfluos de carácter narrativo, como la figuración de las cabezas de los camellos al fondo en el ala izquierda, o la gorra de color negro de José, caída sobre los hombros. Al fondo se divisa las formas en miniatura de la ciudad, en medio de un paisaje abierto casi vacío.


 27la_matanza_de_los_inocentes

Fra Angélico. La matanza de los inocentes.. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. Cada panel 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. En pocas ocasiones Fra Angelico adoptó las formas dinámicas y los momentos más álgidos para la representación de un episodio dramático. Incluso en los martirios, los santos parecen esperar con serenidad su último destino. La obra que contemplamos, una de las tablas del Armario de la Plata, se escenifica en un primer plano muy cercano al espectador, a las afueras del palacio de Herodes, que contempla desde arriba la carga cruel de los soldados. Las expresiones de dolor de las madres con sus hijos degollados se repiten a lo largo de todo el friso. A la izquierda, los verdugos se avalanzan sobre las víctimas. Pero Fra Angelico utiliza también el color, muy contrastado incluso estridente, para conferir más potencia y dramatismo a la escena. La imagen es toda una amalgama de personajes, en donde las madres huyen hacia la derecha del cuadro y los soldados las persiguen en su camino, desde la izquierda. En el muro de pared del fondo, decorado con motivos de carácter clásico, Fra Angelico crea espacio con sus típicos tiestos de flores sobre la repisa del edificio. Aquí, llama la atención la desnudez de la planta trepadora, remitiendo a la estación del año en que se celebra el Día de los Santos Inocentes.


 30el_beso_de_judas_1450_detalle_del_armario_de_la_plata

Fra Angélico. El beso de Judas. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. Cada panel 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Fra Angelico se sirvió del modelo dado en una de las celdas del convento de San Marcos, para figurar este mismo motivo de la vida de Jesús. Centra la composición el beso traidor de Judas Iscariote, que aparece identificado con la aureola de color oscuro. A la derecha, el grupo de los apóstoles que estuvieron presentes en la traición: Santiago, Pedro y Juan, vestidos de la misma forma que en la imagen compañera de ésta en el Armario de la plata: La oración en el huerto de los olivos. A la izquierda, el grupo de soldados y dos sacerdotes, caídos en el suelo por la presencia de Jesús. En este caso, Fra Angelico sigue el Evangelio de San Juan, que recoge de esta manera la delación de Judas. Así, el fraile pintor utiliza el libro sagrado para figurar en primer término a un personaje tumbado en el suelo, con la antorcha en la mano y en postura de gran torsión, creando cierto espacio de comienzo. El artista vuelve a representar la escena en un paisaje naturalista de meticuloso tratamiento. Como en la Oración en el huerto, la gradación de luz continúa los planos de profundidad. Al igual que los restantes episodios del Armario de la plata, el episodio viene explicado por dos rollos de pergamino que recuadran la escena por arriba y en su base.


 32crucifixi_n_1450_detalle_del_armario_de_la_plata

Fra Angélico. Crucifixión. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. De fuerte contenido narrativo, esta Crucifixión destaca por su deseo de fidelidad a la historia sagrada y por la constitución de un espacio en profundidad bien constituido, que deja toda la fuerza expresiva a los grupos que informan el suceso de la Muerte de Cristo. El eje composicional está constituido por el Crucificado en el madero, al que flanquean las cruces del buen y del mal ladrón. En la figura del Cristo muerto Fra Angelico muestra sus conocimientos de anatomía y su habilidad pictórica para expresar las calidades de las telas: de extremosa transparencia es el paño de pureza que cubre el cuerpo de Cristo. En el lado del buen ladrón, se sitúan, en primer término, un grupo de figuras de santos que asisten a la desconsolada María; del lado de Gestas, a la derecha, unos soldados en diferentes planos de profundidad y posturas, que ayudan a la sensación espacial. Si en la Crucifixión del altar mayor de San Marcos se escenificaba el episodio ambientado en un fondo neutro, Fra Angelico coloca en esta ocasión el suceso en un marco naturalista al aire libre, en donde la orografía del terreno se presenta vacía de elementos y detalles. En todas las escenas que figuran en el Armario de la plata, Fra Angelico se esforzó por situar convenientemente las acciones en un lugar que determinara su mejor ejemplificación. El episodio de la Crucifixión destaca precisamente por el correlato entre el motivo representado y el espacio que ocupa.


 26la_venida_del_esp_ritu_santo

Fra Angélico. La venida del Espíritu Santo. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. El boceto que Fra Angelico confeccionó para el Armario de la plata, y que ejecutó posiblemente uno de sus ayudantes, presentaba la dificultad de figurar, en una misma escena, dos sucesos simultáneos en un contexto espacial diferente. El día siguiente al Domingo de Resurrección, los apóstoles y otros santos estaban reunidos en la habitación de una casa. Fue entonces cuando del cielo bajaron lenguas de fuego, el Espíritu Santo, que les confirieron el don de lenguas para transmitir la doctrina de Dios. En la parte superior de la obra está representada la Pentecostés, centrando el grupo de seguidores de Cristo la figura aureolada de María. En sus flancos, los cabezas de los santos recibiendo el Espíritu Santo, y la reacción reflejada en sus rostros. En el primer plano, ante la puerta de la casa, diferentes figuras de lugares distintos expresan su sorpresa al oír hablar en su lengua a los que figuran en la parte superior, en el interior de la casa. La solución espacial no consigue claramente su cometido, dando como resultado una escena de difícil lectura. Lo más sobresaliente de la obra es el juego de luces y sombras, según el grado de profundidad y el espacio en el que incide el foco de luz, diferenciando así a los sorprendidos extranjeros del acontecimiento milagroso de la venida del Espíritu Santo.


 29el_escarnio_de_jesucristo_1450_detalle_del_armario_de_la_plata

Fra Angélico. El escarnio de Jesucristo. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. Fra Angelico construyó una auténtica caja espacial muy sumaria para la representación del Escarnio de Cristo. Tomando como modelo el fresco, en unos anterior, de la celda 7 del convento de San Marcos de Florencia, ha materializado los elementos que escarnecen a Jesús con los cuerpos de unos personajes que se recortan perfectamente sobre las paredes de color unitario donde transcurren los hechos. Si en aquél la fuerza expresiva estaba determinada por los colores chirriantes y los símbolos representados, en el del Armario de la plata, los rasgos narrativos de los protagonistas no hacen perder credibilidad a la escena. La iconografía de Cristo es la misma que en san Marcos, aunque el trono del Redentor se sitúa ahora más retrasado, casi al final del espacio en profundidad que ha creado Fra Angelico. Los planos delanteros han sido llenados en sus extremos por unos verdugos que conversan y el saludo burlón de uno de ellos, a la derecha, y la puerta horadada a la izquierda, sobre la que se sitúa una mujer desconocida, que mira hacia el foco argumental de la obra. El espacio del Cristo escarnecido se mantiene libre de obstáculos, con lo que la visión se dirige directamente al motivo central. Fra Angelico ha configurado un lugar creíble, un contexto espacial para servir de marco al episodio representado, cosa que viene amplificada por el colorido de la obra, que integra en cierto modo a los personajes y no confiere un carácter irreal a la representación, como en el fresco de San Marcos.


 25lamentoporcristomuertovv8
 
Fra Angélico. Lamento por Cristo muerto. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. El lamento por el Cristo muerto es una de las escenas mejor confeccionadas de todas las que decoran el Armario de la plata. En primer término yace el cuerpo sin vida de Jesús, envuelto en el sudario, de calidades ejemplares. A su alrededor se distribuyen el resto de figuras. María Magdalena besa la mano del Redentor, mientras que María mira a su hijo desconsolada, cuya expresión es significativa del momento de dolor que figura la escena. San Juan evangelista se sitúa al lado de la cabeza de Cristo. Mientras, José de Arimatea coge el sudario que envuelve a Cristo, para su posterior entierro. Otras figuras de expresiones bien caracterizadas completan el núcleo central de la representación, formando una estructura piramidal. Más allá, a la derecha, el sepulcro está listo para albergar el cuerpo de Cristo. Por la parte izquierda, un camino de árboles apenas esbozado nos lleva al último plano de la escena, donde figuran las murallas de la ciudad de Jerusalén. Fra Angelico ha lograda un contexto muy preciso donde se desarrolla el episodio de la historia sagrada. Ha utilizado una correcta disposición de las figuras, unos colores muy armónicos aunque contrastados y una luz que se degrada y ensombrece según su incidencia. Fra Angelico ha compuesto una escena de estructura claramente legible, aun los elementos anecdóticos que aparecen, aunque éstos ejemplifican y simbolizan con mayor fuerza lo representado: en el primer plano del suelo, el más cercano al rollo de pergamino de la base, sobre un paño blanco se sitúan los clavos y la corona de espinas, como una metonimia de todo el episodio narrado.


 33juicio_final_1450_detalle_del_armario_de_la_plata

Fra Angélico. Juicio final. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia


 35oraci_n_en_el_huerto_de_los_olivos

Fra Angélico. La oración en el huerto de los olivos. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. Cada panel 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia.

El modelo empleado para la representación de la escena del Huerto de los olivos la tomó Fra Angelico del fresco de la celda número 34 del convento dominico de San Marcos de Florencia. Pero en la figurada para el Armario de la plata la composición se presenta más accesible al espectador, sin los complicados niveles espacial que presentaba el modelo anterior. Además, Fra Angelico ha eliminado aquí al grupo de la Virgen y Marta, dejando todo el protagonismo para el sueño de San Juan, San Pedro y Santiago que, en diferentes posturas, crean el núcleo estructural de la obra. El motivo del diálogo entre el ángel y Cristo vuelve a quedar relegado al último plano de la pintura, en medio de un paisaje donde llama la atención la amplitud del ambiente y el tratamiento detallado de flores y plantas. El marco natural se pierde en la lejanía, con una línea de horizonte que deja poco espacio para la representación del cielo nocturno. En contrapartida a la habilidad narrativa de la historia, la aparición del ángel está representada de forma poco creíble pero, sobre todo, Jesús, que parece desconectado del paisaje que lo acoge. Su figura queda recortada del contexto, con unos ribetes dorados que rodean su volumen. Parece más una solución propia de los balbuceos del Trecento que de las innovaciones formales del primer Renacimiento.


 36las_santas_mujeres_en_el_sepulcro

Fra Angélico. Las Santas mujeres en el sepulcro. 1450. Detalle del Armario de la Plata. Temple sobre tabla. Cada panel 38,5 x 37 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia.

Fra Angelico figura en esta tabla del Armario de la plata el suceso que tuvo lugar el Domingo de Resurrección, cuando las santas mujeres acuden al sepulcro para ungir el cuerpo de Cristo y sólo encuentran a un ángel que les anuncia la resurrección del Salvador. La obra está focalizada en la puerta del sepulcro, con la presencia del ángel, sentado en la tumba vacía, recuadrado sobre la oscuridad de la cueva. Flanqueando su marco se sitúan una mujer a la izquierda, que mira hacia el interior y, a la derecha, el resto de las santas mujeres, que se disponen en diagonal abriendo el ángulo de visión del contemplador. Muestran rostros de sorpresa e incredulidad y, alguna de ellas, se sitúa de espaldas, como es habitual en multitud de composiciones de Fra Angelico. En ese término que ocupan las mujeres, el fraile pintor coloca la losa de piedra de la entrada al sepulcro, para simular de nuevo espacialidad. Por otra parte, la obra ofrece un tratamiento casi de miniaturista en algunas partes de la escena, por ejemplo en la hierba y flores del suelo, en las copas de los árboles que figura o en la profusión y efectismo luminoso de los pliegues de las túnicas. A diferencia de la representación del mismo tema en un fresco del Convento de San Marcos, el de la celda 8, aquí no aparece el Resucitado explícitamente: son las palmeras que flanquean la entrada del sepulcro las que aluden, simbólicamente, a la presencia de Dios y su Triunfo sobre la muerte.


 18_1411723438_947058

Fra Angélico. Última Cena. 1450. Fresco. 186 x 234 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. La Última cena que decora una de las celdas del lado norte del convento de San Marcos, es una de las configuraciones más peculiares de Fra Angelico. La escena está focalizada en la figura de Cristo, que reparte el pan y el vino entre los apóstoles. Ocho de ellos se sitúan sentados por detrás de la mesa en esquina, recortándose perfectamente sus figuras sobre el paño de fondo, de tonalidades de marrón mucho más fuertes que el resto de la pared. Todos ellos están aureolados y claramente caracterizados y, mientras algunos conversan entre ellos, otros rinden pleitesía a su maestro. Por delante de la mesa se sitúan los taburetes vacíos de los cuatro apóstoles que, de rodillas, ocupan un plano más cercano al espectador, a la derecha. De este grupo se destaca la figura del traidor, Judas Iscariote, con su nariz aguileña y una aureola de color oscuro que identifica su traición. En muy primer término, cerrando la composición por la izquierda, María, que no estuvo en la Última cena, contempla la escena con las manos en posición orante y de rodillas. Al fondo, el color claro de la pared, con dos ventanas y una puerta excavadas, amplificando el espacio, quedan perfectamente confeccionadas, entre la techumbre plana del edificio y las sombras que el proyecta el arco decorativo de la celda donde se sitúa el episodio.


 08_1411722590_266765

Fra Angélico. Crucifixión y santos, 1440, Convento-museo de san Marcos. Florencia. Italia

La Sala Capitular (Sala Capitolare) fue pintada al fresco con la compleja y alegórica Crucifixión y santos (Crocifissione) terminada en 1442, una verdadera obra maestra, durante cuya realización se dice que se emocionó hasta las lágrimas el propio pintor.


 05_1411721145_942071

Fra Angelico. Deposition (Pala di Santa Trinita, detail) Tempera on wood, 176 x 185 cm. Museo di San Marco, Florence


 06_1411722004_330429

Fra Angelico. Madonna with the Child, Saints and Crucifixion. 1438-1440. Tempera on wood, 220 x 227 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia

 07_1411722075_577220

Fra Angelico. The Naming of St. John the Baptist. 1434-1435. Tempera on panel, 260 x 240 cm. Museo di San Marco, Florence


 07fra_angelico_la_curaci_n_de_justiniano_retablo_de_san_marco_1438_1440

Fra Angelico. La curación de Justiniano (Retablo de San Marco, 1438-1440), Museo de San Marco, Florencia


 13_1411723164_778876

Fra Angelico. Virgen de las Sombras. 1450. Fresco y temple. 193 x 273 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia.


 14_1411723229_178640

Fra Angelico. Virgen de la Estrella. 1434. Temple sobre tabla. 84 x 51 cm. (total). 60 x 30 cm. (pintura). Museo de San Marcos. Florencia. Italia.


 15_1411723275_498125

Fra Angelico. Virgen con el niño. Tabla central del Tabernáculo de los lineros. 1433. Temple sobre tabla. 233 x 133 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia.


 16_1411723319_214540

Fra Angelico. Virgen con el niño. 1428-1430. Parte central del Tríptico de la cartuja del Galluzo. Temple sobre tabla. 189 x 81 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia.


 19_1411723507_946834

Fra Angelico. Tríptico de la cartuja del Galluzo. 1428-1430. Temple sobre tabla. 170 x 79 cm. (cada tabla). Museo de San Marcos. Florencia. Italia.


 31descendimiento_de_la_cruz_pala_de_santa_trinidad_1432_temple_sobre_tabla_176_x_185_cm_museo_de_san_marcos_florencia_italia

Fra Angelico. Descendimiento de la Cruz. Pala de Santa Trinidad. 1432. Temple sobre tabla. 176 x 185 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia


 17_1411723396_717555

Fra Angelico. Un ángel salva a Cosme y Damián de morir ahogados. Predela del Retablo de Annalena. Temple sobre tabla. 20 x 22 cm (cada panel). Museo de San Marcos. Florencia. Italia.


 95_1411756241_321771

Fra Angelico. La dormición de la Virgen. 1434-1435. Temple sobre tabla. 19 x 50. Museo de San Marcos. Florencia. Italia.


 annunciazione_fra_ang_lico_est_realizado_al_fresco_y_fue_pintado_entres_1437_y_1446_para_el_convento_de_san_marcos_en_florencia

Fra Angelico. La Anunciación (Annunciazione), h. 1437-1446. Fresco, 230 × 312,5 cm. Museo Nacional de San Marcos, Florencia, Italia.

Fra Angélico pintó varias anunciaciones. Está realizado al fresco, y fue pintado entre 1437 y 1446 en el Convento de San Marcos en Florencia, actualmente convertido en Museo Nacional de San Marcos.

Fra Angélico realizó las que se consideran como sus mejores pinturas al fresco en este convento florentino de San Marcos, entre 1438 y 1445.

Aunque Fra Angélico realizó otras versiones de la anunciación (como La Anunciación, que se encuentra en el Museo del Prado), se considera este fresco de Florencia “la versión más emotiva de Fra Angélico, por su íntima y desnuda unción” (M. Olivar).

Es un tema muy repetido en Fra Angélico, especialmente en frescos. Aquí representa una escena enmarcada en un pórtico inspirado en la arquitectura de Brunelleschi, donde manifiesta su preocupación por representar la perspectiva. Las columnas son de orden compuesto. Al fondo se nos muestra un aposento que acentúa la profundidad y la perspectiva. Presenta el tema del Paraíso con la expulsión de Adán y Eva. Destaca el uso de colores dorados de tradición gótica, la cual también se expresa en el carácter sensible de las figuras heredadas de la escuela sienesa de Duccio y Simone Martini.



CONTINÚA MÁS ABAJO...
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Monday, 08 February 2016, 11:01; edited 17 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Respuesta: FRA ANGÉLICO 
 
Gracias J.luis, me ha gustado mucho la obra de Fra Ángelico  [smilie=up.gif]
 



 
maca Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Respuesta: FRA ANGÉLICO 
 
Pues los cuadros la verdad que son espectaculares!!

A mi tambien me ha gustado mucho  :grin:
 



 
Green_woman Send private message
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Respuesta: FRA ANGÉLICO 
 
J.Luis gracias por esta nueva exposición de Fra Angélico también me han gustado sus cuadros.   para destacar "La Transfiguración"

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Respuesta: FRA ANGÉLICO 
 
CONTINUACIÓN...



Otras obras de Fra Angélico



Cappella Niccolina. El Vaticano


 08angelico_niccolina_26

La Capilla Nicolina (en italiano: Cappella Niccolina) es una capilla en el palacio del Vaticano, en la Ciudad del Vaticano. Es especialmente notable por sus pinturas al fresco de Fra Angelico (1447-1451) y sus asistentes, que pudieron haber ejecutado la mayor parte del trabajo real. El nombre se deriva de su mecenas, el papa Nicolás V, quien la había construido para su uso como su capilla privada.


 20angelico_niccolina_27

 21angelico_niccolina_08

 22angelico_niccolina_03

La capilla está ubicada en la Torre de Inocencio III, en la parte más antigua del Palacio Apostólico. Las paredes fueron decoradas por Fra Angelico con imágenes de dos de los primeros mártires cristianos, San Esteban y San Lorenzo.


 75los_cuatro_evangelistas_1447_1449_fresco_de_la_c_pula_capilla_niccolina_el_vaticano

Los cuatro evangelistas. 1447-1449. Fresco de la cúpula. Capilla Niccolina. El Vaticano. Obra de Fra Angélico.

En 1445, el Papa Eugenio IV requirió los servicios de Fra Angelico para la decoración de algunos muros de la basílica de San Pedro de Roma y otros encargos particulares. Ninguna de estas obras se ha conservado. Dos años después, el nuevo Papa Nicolás V, encomendó al fraile pintor la ornamentación de su capilla privada en El Vaticano, con las historias de los santos diáconos Esteban y Lorenzo. En la cúpula, Fra Angelico figuró a los Evangelistas.Los Evangelistas, acompañados de sus símbolos característicos, se presentan sentados en unas nubes de cualidades esponjosas y descritas en semicírculo. Sus figuras se recortan potentes sobre un cielo azul estrellado que simboliza el ámbito celestial. Las capas de los Evangelistas se extienden a lo largo de sus bancos de nubes, en cuyos ribetes llevan inscripciones. Las túnicas son de vivos colores, que hacen resaltar más sus figuras. La representación de los Evangelistas es tan espectacular como la magnificencia del resto de los frescos. Así, el carácter de estas pinturas se muestra muy alejado del ideal de pureza y armonía de los frescos anteriores para San Marcos de Florencia. Quizá la opulencia que perseguía la Iglesia fuera la que determinara el cambio de registro del fraile pintor. Para las escenas de la capilla Niccolina, Fra Angelico se valió de ayudantes, siendo Benozzo Gozzoli el de mayor importancia.


 67_1411750337_337950

La predicación de San Esteban y La disputa. 1447-1449. Fresco. 322 x 412 cm. Capilla Niccolina. El Vaticano. Obra de Fra Angélico.

Sin duda, Fra Angelico se ayudó de colaboradores para el ciclo decorativo encargado por el Papa Nicolás V en su capilla privada de San Pedro. Esto rebajó, en cierta medida, el auténtico valor de su arte, muy alejado aquí del ideal de pureza con el que ha pasado a la historia de la pintura. La escena está dividida por el frente de una pilar decorado en toda su faja. A la izquierda de la misma se representa a San Esteban, sobre un pequeño pedestal, que dirige su sermón a un grupo de mujeres que se sientan en el suelo. Algunos hombres, por detrás de ellas, permanecen de pie. El efecto de profundidad viene dado por los edificios, cuyos muros, limpios de ornamentación y de tonalidades ocres, cierran por los lados y por el fondo la composición. En la zona de la derecha, en el interior de una arquitectura, se escenifica la explicación de los motivos de San Esteban ante el tribunal. Si la imagen del sermón se muestra mejor formada, la de la disputa aparece bastante poco creíble, como un postizo que chirría a los ojos del espectador. Además, su desconexión es tal que las figuras aparecen desproporcionadas con respecto a la arquitectura que los cubre. Incluso la gama cromática es mucho más fuerte en esta parte que en la escena al exterior. El único motivo que parece no distorsionar la imagen viene dado por la postura del santo, que gesticula de igual forma en los dos episodios.


 68_1411750472_577968

La ordenación de San Lorenzo como diácono. 1447-1449. Fresco. 271 x 197 cm. Capilla Niccolina. El Vaticano. Obra de Fra Angélico.

Los frescos dedicados a la vida de San Lorenzo decoran los muros de la capilla Niccolina. Quizá por esto, por su mayor presencia en la estancia, el tratamiento pictórico y la estructuración de las escenas resulta mucho más magnificente y monumental que las de los lunetos, donde figuraban los episodios dedicados a San Esteban. La ordenación de San Lorenzo como diácono de Jerusalén se presenta en la magnífica arquitectura de una basílica. El tramo de bóveda de la nave central está sustentado por columnas de orden corintio, las más aplicadas en las edificaciones del primer Renacimiento. San Sixto, sentado en su trono, le confiere a San Lorenzo el diaconado, de rodillas el santo, que destaca por la rica ornamentación de su tiara y los ribetes dorados de su capa. Otros sacerdotes se distribuyen alrededor del grupo central, en medio de la claridad del espacio diáfano de volúmenes puros que construye la arquitectura. Fra Angelico ha acomodado a su tiempo el acontecimiento representado. El suceso acaecido en la Antigüedad está llevado a la época presente por la indumentaria de los protagonistas, vestidos como los religiosos de la mitad del siglo XV. La obra presenta un magnífico estudio de colores, que ejemplifican las distintas calidades de las vestimentas de los personajes. Fra Angelico también da muestras de su dominio de las cualidades de la luz, sobre todo reflejada en las reverberaciones sombreadas de rostros y túnicas. Por último, destacar los rasgos de San Sixto, caracterizado con la fisionomía del Papa Nicolás V, cosa que se hará habitual en la iconografía vaticana posterior.

Cappella Niccolina, ver todos los frescos de Fra Angélico



 69_1411750561_144038

Tríptico de Perugia. 1437. Temple sobre tabla. Galería Nacional de Umbría. Perugia. Italia. Obra de Fra Angélico.

En 1437, el obispo Giudalotti encargó a Fra Angelico la decoración de la capilla de San Nicolás de la iglesia de Santo Domingo de Perugia. El monje pintor tomó como modelo el Retablo de Cortona, aunque su acabado, tratamientos y espacialidad es de una calidad superior a aquél. En la tabla central se representa la Madona con el Niño, en composición similar a la Virgen de Cortona. Sentada en su trono, sobre un pedestal de mármol blanco, María mira tiernamente a su hijo, que aparece semidesnudo, bendiciendo y sujetando una rosa. Delante del pedestal y una alfombra ricamente ornamentada, Fra Angelico coloca tres jarrones llenos de flores rojas, blancas y rosas, en combinación muy acertada. La ilusión espacial queda bien patente. La corpórea Virgen se sitúa sobre un trono de estructura arquitectónica, cuyo remate se configura a modo de arco de triunfo de carácter clásico. Los extremos del dosel quedan cortados por la estructura de madera del retablo, lo que afianza la ilusión real. Por detrás del respaldo de la Virgen se sitúan ángeles oferentes, con bandejas de flores del color de las vemos en los jarrones del suelo. Los ángeles aparecen de muy reducidas proporciones comparados con la monumentalidad de la túnica de la Virgen, que define su figura. En la tabla de la izquierda figura Santo Domingo portando la rama florida y el libro abierto, y San Nicolás con su capa llena de brocados en oro y negro. Absorto en la lectura, la mitra se sitúa en el banco de detrás de los santos. Las figuras de la derecha, San Juan Bautista y Santa Catalina, también separados por arcos apuntados y decorados con lóbulos en el intradós, se presentan menos acabadas y menos ricas de colorido que las figuras de la izquierda. Pero el mismo banco que veíamos por detrás de los santos dominicos aparece aquí también. La sensación espacial también viene definida por la vara del Bautista, cuya parte superior desaparece tras su aureola, y por la rueda de Santa Catalina que, entre los dos santos, también fuga hacia el fondo. En los medallones del remate del retablo figura una Anunciación de rasgos muy sumarios, cosa típica en Fra Angelico. Abajo, en la predela, diferentes episodios de la vida de San Nicolás, donde debemos destacar el esfuerzo del monje pintor por representar matizaciones de luz y espacios bien determinados que ilustren los acontecimientos. Sin lugar a dudas, el Tríptico de Perugia es una de las obras más importantes de Fra Angelico y donde con mayor acierto ejemplifica las innovaciones de la pintura del primer Renacimiento.


 70coronaci_n_de_la_virgen

Coronación de la Virgen. 1434 h. Temple sobre tabla, 213 x 211 cm. Museo Nacional del Louvre. Obra de Fra Angélico.

Es sin duda la tabla de mayor calidad de las que figurara Fra Angelico con el asunto de la Coronación de la Virgen. El acontecimiento se contempla en la parte alta del retablo, donde en un trono de profusa decoración y estructura gótica a modo de dosel, Jesús impone la corona a su madre, de riguroso perfil y en actitud de reverencia con la solemnidad y respeto que requiere el suceso. A los lados del trono, ángeles músicos visten la celebración. Si el remate del trono continúa la estructura de madera del retablo, cuatro ángeles con sus trompetas siguen las líneas laterales del mismo, ayudando a enmarcar espectacularmente el acontecimiento. Las graderías de la escalinata que dan acceso al bloque central de la representación, construidas de mármoles de colores muy contrastados, que continúan con el decorativismo general del conjunto, están retranqueadas, por lo que se pone de manifiesto el desarrollo espacial de la escena. Además, más abajo, santos y mártires, vestidos con capas y túnicas de gran riqueza, asisten a la representación, de rodillas sobre un suelo embaldosado con dibujos de carácter geométricos, cuyas líneas disminuyen hacia el fondo. La fuerte iluminación que se crea con la abundancia de elaborados elementos ornamentales, en toda la obra, no es el único punto del que se sirve el artista para colocar la imagen en el ámbito divino. El juego de colores pero, sobre todo, la distribución de los azules, ayuda de igual forma a situar la escena en el plano celeste. Completan la imagen iconográfica de la tabla de la Coronación de María, tres escenas narrativas de la vida de santos dominicos, en la predela del retablo. Actualmente, el panel central se encuentra en el Museo del Louvre de París.


 72cosme_y_dami_n_ante_lisias_predela_del_retablo_de_san_marcos

Cosme y Damián ante Lisias. Predela del Retablo de San Marcos. 1439-1442. Temple sobre tabla. 38 x 45 cm. Alte Pinakothek. Munich. Alemania. Obra de Fra Angélico.

Perteneciente al banco del Retablo de San Marcos, pintado por Fra Angelico entre 1439-42 y destinado a ilustrar la vida de los santos médicos, esta escena en particular se refiere al interrogatorio del prefecto romano Lisias al que Cosme y Damián se vieron sometidos. El gobernador romano Lisias hizo llamar a los santos médicos para reconvenirles por sus creencias cristianas. Cosme y Damián se llegan ante el prefecto acompañados de sus tres hermanos menores, a la izquierda de la composición. En la otra parte, algunos soldados y consejeros de Lisias, el cual señala una hornacina donde descansa una estatua de dios pagano. Lisias, verdadero centro compositivo, se sitúa sentado en un trono de carácter clásico, con un fondo de arquitectura con pilastras adosadas y más elementos decorativos renacientes. Más allá, tres tiestos de flores continúan el efecto de profundidad. La zona de la derecha se presenta más despejada que el grupo de los santos médicos. La causa es dejar más diáfano ese espacio para el entendimiento del observador: Lisias señala al dios pagano como símbolo para la reconversión de Cosme y Damián. La fórmula adoptada por Fra Angelico en esta escena es mucho más avanzada que la que ilustra el mismo acontecimiento en la predela del Retablo de Annalena. Si allí también se conseguía cierta profundidad, en la representación que estamos viendo, las posturas y actitudes de los personajes, la abundancia de elementos compositivos y el tratamiento general de mejor ejecución, informan más acertadamente del episodio representado.


 74la_decapitaci_n_de_cosme_y_dami_n_predela_del_retablo_de_san_marcos

La decapitación de Cosme y Damián. Predela del Retablo de San Marcos. 1438-1440. Temple sobre tabla. 37 x 46 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Fra Angélico.

Tabla perteneciente al banco del Retablo del altar mayor del monasterio de San Marcos de Florencia, Fra Angelico ilustra el último episodio de la vida de los santos médicos. Tras la crucifixión de los santos médicos y la nueva intercesión divina, Lisias dictamina la decapitación de Cosme y Damián y sus tres hermanos menores. El modelo de la obra procede de la misma escena del anterior Retablo de Annalena, aunque los avances en la configuración de un espacio convincente son mucho más acusados en éste. La composición se explicita a partir de las diagonales laterales que dejan más despejado el grupo del ajusticiamiento. A la decapitación de los santos asisten diferentes personajes, replegados en la parte derecha. El bloque que forman, fuga violentamente hacia el fondo, remarcando más si cabe esta formulación el paramento de la muralla de la ciudad donde se recortan sus volúmenes. A la izquierda, un camino continúa hacia el fondo, perdiéndose entre las montañas y las pequeñas edificaciones que decoran el paisaje abierto. En el centro, en medio del camino y dispuestos en un círculo muy amplio, algunos yacen en el suelo con sus cabezas cortadas, mientras el verdugo, blandiendo la espada, se aplica para seguir el ajusticiamiento. Por detrás del grupo central se levantan muy estilizados cinco árboles, similares a los que figura habitualmente Perugino, simbolizando a los santos médicos y sus tres hermanos. Al fondo, unas nubes blancas sobre el cielo gris, parecen cercenar sus copas.


 85_1411754531_758270

Anunciación. 1432-34. Temple sobre tabla, 175 x 180 cm. Museo Diocesano de Cortona. Italia. Obra de Fra Angélico.

Aunque la escena de la Anunciación de Cortona está compuesta por una sola tabla, cosa que supone un avance con respecto a los retablos tripartitos de años anteriores, presenta una subdivisión bastante clara, dada por las dos columnas de orden corintio que conforman, a modo de dosel, el marco escenográfico de la imagen. La Virgen se presenta sentada sobre su camastro, cubierto de un brocado de rica decoración de dibujos geométricos en oro y negro, con los brazos cruzados y mirando al ángel de la Anunciación, que acaba de llegar. San Gabriel, recubierto de una vestimenta de brillante ornamentación, como sus alas, avisa a María de su futura concepción. La postura del ángel ejemplifica su llegada desde la izquierda, y ya queda incorporado sobre el mármol del suelo de la estancia. Si un arco deja enmarcada a la Virgen y otro al ángel, también abría que destacar las intenciones por parte del artista de romper la separación, con lo que coloca el manto de María ocupando el lugar del arcángel, y las vestiduras y las alas de éste, superando los límites que le impone el fuste de la columna. A la izquierda, la fila de columnas que fugan hacia el fondo, dejan lugar para la representación del motivo de la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, con lo que la Virgen de la Anunciación, como segunda Eva, redime el pecado de la primera mujer. Este aspecto iconográfico también fue utilizado por Fra Angelico en la Anunciación del Prado. Otro elemento que el monje pintor utiliza para romper la estructura tripartita del retablo, se refiere al friso de azul celeste con que decora la parte superior de la imagen, motivo que también ornamenta los tramos de bóveda que rematan la estancia de la representación. Además, en la predela de la Anunciación de Cortona, Fra Angelico figuró episodios de la vida de la Virgen a modo de friso corrido, sin la típica compartimentación de listones que separaban las escenas, configurando así un paisaje unitario. La predela comienza con los Desposorios de María, para terminar el ciclo con el momento final de la Dormición de la Virgen.


 96_1411756369_687781

Lamento por Cristo Muerto. Predela del Retablo de San Marcos. 1439-1442. Temple sobre tabla. 38 x 46 cm. Alte Pinakothek. Munich. Alemania. Obra de Fra Angélico.

La escena principal del Retablo del altar mayor de la iglesia del monasterio de San Marcos representaba la escenografía mejor confeccionada por Fra Angelico con la temática de la Virgen con el Niño. Adosado a su cuerpo, se presentaba una pequeña tablita con el tema de la Crucifixión. Centrando la predela, que desarrollaba la historia de Cosme y Damián, se encontraba este Lamento por el Cristo muerto, con el que se anunciaba al rito del sacramento de la Eucaristía que tenía lugar sobre el altar de la iglesia. La obra tiene una estructura narrativa, que no desentona con la ilustración secuenciada de la vida de Cosme y Damián de la predela. Fra Angelico muestra una composición casi geométrica, cuyo punto de referencia es el Cristo muerto que, sostenido por san José de Arimatea, todavía no ha sido depositado en su tumba, excavada en el frontal de una pared rocosa. Con los brazos extendidos, que nos remite a la pasión de la cruz, María y San Juan, de riguroso perfil y aurelados ambos con el nimbo de santidad, besan sus manos en actitud de plegaria y adoración. Cristo, con la cabeza ladeada, presenta unas carnaciones muy bien conseguidas, incluso en el detalle de la lanzada, con la llaga chorreando sangre en su costado derecho. A los esfuerzos de José de Arimatea parece contraponerse la expresión sin aliento que presenta Jesucristo, más aún, cuando su figura parece diluirse sin forma entre los pliegues del sudario que le cubre las piernas. La vegetación del suelo tiene su continuidad tras el macizo rocosa, del que sobresalen las copas de algunos árboles.


 99_1411756567_723822

Retablo de Fiosole. 1424-1430. Retocado en 1501 por Lorenzo di Credi. 1424-1430. Temple sobre tabla. 212 x 237 cm. Santo Domingo. Fiesole. Obra de Fra Angélico.

Se le propuso a Fra Angelico la pintura sobre tabla que debería adornar el altar mayor de Santo Domingo de Fiesole. El artista se enfrentó a una estructura dentro de la tradición de retablo del último gótico. Fra Angelico figuró a la Virgen en su trono rodeada de ángeles y santos dominicos. El motivo del encargo fue la reconstrucción del antiguo convento de Fiesole, gracias a las donaciones de un comerciante de Florencia, Barbana degli Agli. A principios del siglo XVI la pintura original se vio sometida a un proceso de actualización por parte de Lorenzo di Credi, con lo que en la actualidad poco queda de la primera concepción del monje pintor. Di Credi suprimió la antigua estructura de madera, cuyo remate era en arcos góticos apuntados, con lo que consiguió presentar el retablo como una escena única, y sustituyó el primitivo fondo de oro de Fra Angelico por una estructura arquitectónica de carácter clásico a los lados, que se abría a un paisaje, y un baldaquino coronando el trono de la Virgen. La composición de las figuras y la construcción del basamento que sustenta la escena serían de Fra Angelico. Sobre un suelo embaldosado de carácter geométrico se levanta un pedestal de mármol en semicírculo donde se asienta el trono de la Virgen y el Niño Jesús. Rodeando esta estructura figuran, a menor escala y en composición circular, ángeles que oran a la Madre de Dios; unos de rodillas en el suelo, otros sobre el pedestal, algunos de ellos se encuentran por detrás del trono, con lo que la sensación espacial queda bien imaginada. El Niño, desnudo y de carnaciones bien conseguidas, juguetea con su madre y una rosa que porta en la mano. En los extremos del motivo central y guardando proporción con la Virgen, se sitúan el teólogo dominico Santo Tomás de Aquino y San Bernabé (seguramente como referencia al comitente de la obra, Barbana) a la izquierda, San Pedro Mártir y el santo fundador, a la derecha; todos ellos orlados con aureolas doradas de rigurosa planitud que, intuimos no se diferenciarían en exceso del primitivo fondo dorado. En la parte iconográfica menos importante del retablo, esto es, en los huecos excavados en los extremos de la estructura de madera a modo de pilastras, se sitúan otros santos dominicos, posiblemente añadidos más tarde por la mano de Lorenzo di Credi. La predela del retablo presentaba la imagen única de la resurrección de Cristo con diferentes santos y ángeles. De cualquier manera y salvando las dificultades de autoría de algunos detalles, la obra constituye un paso más en el continuo proceso revolucionario en las artes que se dio en el primer renacimiento con autores como Fra Angelico.


 11_1411763515_862370

Virgen con ángeles, Santo Domingo y Santa Catalina. 1437 h. Temple sobre tabla, 23 x 18 cm. Museos Vaticanos. Obra de Fra Angélico.

La tabla que se conserva en la Pinacoteca Vaticana data de 1437 y es la obra de proporciones más reducidas que pintara Fra Angelico con el asunto de la Virgen con el niño rodeada de ángeles, incluyendo además una Sagrada Conversación, con Santo Domingo y Santa Catalina. La Virgen se muestra en toda su presencia física monumental, sentada sobre un pedestal que recorre horizontalmente toda la obra. Caracterizada con la túnica de intenso color azul, el vestido rojo y los típicos ribetes dorados con la que siempre la presenta Fra Angelico, sujeta con su brazo izquierdo al Niño casi sin esfuerzo, el cual intenta acariciar en actitud de ternura la mejilla de su madre. El desarrollo corpóreo de la Virgen es deudor de la Madona con el Niño y ángeles de Masaccio. A ambos lados de la Virgen figuran diferentes ángeles, de caracteres femeninos y a escala mucho más pequeña. Sus vestiduras están tan profusamente decoradas como el fondo de la pintura, también ornamentado con esgrafiados de formas de carácter vegetal, a modo de rosetas; casi una auténtica labor de orfebre. Las orladuras de los personajes apenas se distinguen de ese plano último. De esta manera se enfatiza la contundente anatomía de la figura principal, ayudado del contraste del amarillo con el azul y el rojo, y la composición queda intensamente iluminada, unificando así toda la escena. Más abajo, más pequeñas aún y de rodillas, las figuras de Santa Catalina y Santo Domingo. Mientras que la santa parece inexpresiva y en actitud orante, el santo fundador dominico mira hacia el espectador. Ambas figuras ejemplifican a la perfección el misticismo, el recogimiento y el mundo de reflexión contemplativa que por esos años desarrollara el maestro Fra Angelico en las pinturas para el convento dominico de San Marcos de Florencia.



 12_1411763618_311092

Virgen con el niño. 1433. Temple sobre tabla. 100 x 60 cm. Galería Sabauda de Turín. Turin. Italia. Obra de Fra Angélico.

De una fecha imprecisa, pero siempre posterior a 1433, es esta Virgen con el Niño que se conserva en la Galería Sabauda de Turín. Tampoco se sabe con certeza su procedencia exacta. Lo que sí queda claro son sus similitudes con el modelo de la tabla central del Tabernáculo de los lineros; de ahí su datación. Se presenta a una Virgen corpulenta y monumental, casi como una figura geométrica triangular. El manto de María tiene una base muy ancha y va decreciendo en altura. Su corporeidad remite a las figuras de Madonas de Masaccio. Su túnica contrasta con el vestido rojo del interior: ambas telas están ornamentadas con el típico ribete de hilo de oro de las vírgenes de Fra Angelico. El rostro de la Madona, que mira tiernamente a su hijo, queda recortado sobre la orladura del nimbo, también decorado con letras en oro y rojo: Ave María. Un detalle del Niño se presenta en esta peculiar obra: Jesús sostiene una cartela y mira fijamente al espectador, con los dedos de la mano derecha en actitud de bendecir: Yo soy la luz del Mundo. Interesante también la calidad de las veladuras del paño del Niño, que deja traslucir sus carnaciones. Lo verdaderamente importante de la tabla, que lo emparenta con la Madona de los lineros, es el cortinaje recogido que cuelga del marco de la estancia, confiriendo a la obra gran decorativismo pero creando, además, sensación de profundidad; si nos fijamos con detenimiento, advertimos que la Virgen se sitúa por detrás de las cortinas. De esta forma se consigue la ilusión de un espacio real. En último término, cerrando la composición, el fondo de oro habitual se ha sustituido por una construcción de carácter clásico sustentada por pilares y con pilastras adosadas en sus límites. La luz incide con fuerza desde la derecha y desde la izquierda, por el quicio de la ventana que se adivina tras el cortinaje.



 73christ_rises_from_the_tomb_museo_del_louvre_par_s_francia

Christ Rises from the Tomb. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Fra Angélico.


 71coronacindemaria1434143tf0

Coronación de Maria. 1434-1435. Temple sobre tabla. 112 x 114 cm. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia. Obra de Fra Angélico.


 76_1411753095_806997

Saint Francis Receives the Stigmata. 1440. Tempera on wood panel. 27.5 x 33 cm. Picture Gallery. The Vatican. Obra de Fra Angélico.


 77san_nicol_s_salva_un_barco_en_peligro_y_multiplica_el_ma_z

San Nicolás salva un barco en peligro y multiplica el maíz. 1437. Predela del Tríptico de Perugia. Temple sobre tabla. 34 x 60 cm. Pinacoteca Apostólica del Vaticano. Obra de Fra Angélico.


 78el_nacimiento_de_san_nicol_s_su_vocaci_n_y_la_distribuci_n_de_limosna_a_los_pobres

"El Nacimiento de San Nicolás, su vocación y la distribución de limosna a los pobres". 1437. Predela del Tríptico de Perugia. Temple sobre tabla. 34 x 60 cm. Pinacoteca Apostólica del Vaticano. Obra de Fra Angélico.


 79virgen_con_ngeles_santo_domingo_y_santa_catalina

Virgen con ángeles, Santo domingo y Santa Catalina. 1437. Temple sobre tabla. 23 x 18 cm. Pinacoteca Apostólica del Vaticano. Obra de Fra Angélico.


 80st_peter_and_st_paul_appear_to_st_dominic

St. Peter and St. Paul Appear to St. Dominic. Museo del Louvre. Obra de Fra Angélico.


 81the_apparition_at_arles

The Apparition at Arles. 1440-1450. Poplar. 26 x 31 cm. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania. Obra de Fra Angélico.


 82the_adoration_of_the_magi

The Adoration of the Magi. National Gallery of Art, Washington, c. 1445. Obra de Fra Angélico.


 83_1411754128_537680

The Last Judgment. Triptych. 1450. Poplar. Middle panel 102.8 x 65.2 cm. Left wing 103 x 28.2 cm. Right panel 102.7 x 28 cm. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania. Obra de Fra Angélico.


 84_1411754198_831397

San Nicolás libera a los inocentes, muerte del santo. 1437. Predela del Tríptico de Perugia. Temple sobre tabla, 34 x 60 cm. Galería Nacional de Umbría. Perugia. Italia. Obra de Fra Angélico.


 86_1411754726_585634

Christ Glorified in the Court of Heaven. Obra de Fra Angélico.


 87_1411754782_853972

Crucifixion with St. dominic. Fresco. 435 x 260 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Fra Angélico.


 88_1411754831_552651

La distribución de limosnas. 1447-1449. Fresco. 271 x 205 cm. Capilla Niccolina. El Vaticano. Obra de Fra Angélico.


 89_1411754889_968280

Madonna and Child. 1433. Poplar. 70 x 51 cm. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania. Obra de Fra Angélico.


 90_1411754955_168826

Virgen con el niño. Panel Central de un políptico perdido. 1450. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia. Obra de Fra Angélico.


 91_1411755908_304301

Madonna y niño con ángeles. 1425. Témpera sobre tabla. 80 x 51 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia. Obra de Fra Angélico.


 92relicario_con_la_representaci_n_de_cristo_y_ngeles

Relicario con la representación de Cristo y ángeles. 1430. Témpera sobre tabla. 65 x 32,5 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia. Obra de Fra Angélico.


 93el_martirio_de_san_esteban

El martirio de San Esteban. 1447-1449. Fresco. 322 x 473 cm. Capilla Niccolina. Palacio Vaticano. Roma. Italia. Obra de Fra Angélico.


 94_1411756142_696547

La dormición de la Virgen. Predela de la Anunciación. 1432-1434. Temple sobre tabla. Museo Diocesano. Cortona. Italia. Obra de Fra Angélico.


 97_1411756460_445143

Presentación en el templo. Predela de la Anunciación. 1432-1434. Temple sobre tabla. Museo Diocesano. Cortona. Italia. Obra de Fra Angélico.


 98fra_angelico_pala_del_louvre_coronaci_n_de_la_virgen

Pala del Louvre. Coronación de la Virgen. 1434-1435. Temple sobre tabla. 213 x 211 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Fra Angélico.




Saint Stephen predicación al pueblo y la Doctores de la Iglesia. Fresco. El Vaticano. Obra de Fra Angélico.


 01the_angels_serve_food_to_the_monks_museo_del_louvre

The Angels Serve Food to the Monks. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Fra Angélico.




Visitación. Predela de la Anunciación. 1432-1434. Temple sobre tabla. Museo Diocesano. Cortona. Italia. Obra de Fra Angélico.


 02_1411761830_551920

The Dispute of St. Dominic and the Miracle of the Book. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Fra Angélico.


 03_1411761942_240351

St. Peter and St. Paul Appear to St. Dominic. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Fra Angélico.


 04_1411762061_901319

St. Dominic Recives Napoleon Orsini. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Fra Angélico.


 10fra_angelico_the_consecration_of_saint_lawrence_as_deacon

The Consecration of Saint Lawrence as Deacon. Fresco. El Vaticano. Obra de Fra Angélico.


 16_1411764181_211647

Virgen con el niño. 1435. Fresco. 116 x 75 cm. Santo Domingo. Fiesole. Obra de Fra Angélico.


 15_1411764041_553721

Retablo de Annalena. 1437-1440. Temple sobre tabla. 180 x 202 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. Obra de Fra Angélico.


 14_1411763967_469580

Panel Central de un políptico perdido. 1450. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia. Obra de Fra Angélico.


 13_1411763890_929664

Tabla central del Tabernáculo de los lineros. 1433. Temple sobre tabla. 233 x 133 cm. Museo de San Marcos. Florencia. Italia. Obra de Fra Angélico.


 55la_natividad_c_1445

Fra Angélico. La Natividad, c. 1445


 53_fra_angelico_024fra_ang_lico_fresco_de_las_celdas_de_san_marcos_cristo_alcanza_a_ad_n_para_rescatarlo_del_infierno_c_1440

Fra Angélico, fresco de las celdas de San Marcos. Cristo alcanza a Adán para rescatarlo del Infierno. c. 1440


 54el_nombre_de_san_juan_bautista_1434_1435

Fra Angélico. El nombre de San Juan Bautista (1434-1435)


 56la_adoraci_n_del_ni_o_jes_s_1439_1443

Fra Angélico. La Adoración del Niño Jesús, 1439-1443


 57el_bautismo_de_cristo_c_1437_1446

Fra Angélico. El Bautismo de Cristo (c.1437-1446)


 58el_prendimiento_de_cristo_c_1437_1446

Fra Angélico. El prendimiento de Cristo (c.1437-1446)


 59la_crucifixi_n_c_1437_1446

Fra Angélico. La crucifixión (c.1437-1446)


 60cristo_en_la_cruz_entre_los_dos_ladrones_c_1437_1446

Fra Angélico. Cristo en la Cruz entre los dos Ladrones (c.1437-1446)


 61la_deposici_n_c_1437_1446

Fra Angélico. La Deposición (c.1437-1446)


 65detalle_de_la_deposici_n_1437_1446

Fra Angélico. detalle de La Deposición (1437-1446)


 63la_coronaci_n_de_la_virgen_c_1437_1446

Fra Angélico. La Coronación de la Virgen (c.1437-1446)


 64detalle_del_juicio_final_c_1432_1435

Fra Angélico. Detalle del Juicio Final (c.1432-1435)


 66san_benito_de_nursia_c_1437_1446

Fra Angélico. San Benito de Nursia (c.1437-1446)


 62noli_me_tangere_c_1437_1446

Fra Angélico. Noli me tangere (c.1437-1446)


 09_1411762921_340115

Fra Angelico (1395-1455), grabado a partir de la representación de él en el fresco del Juicio final, realizado por Fra Bartolommeo y localizado en Santa Maria Nuova. Florencia.


Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor y fraile dominico Fra Angélico. Este maestro toscano, fue muy valorado en su época -personalmente me parece genial- de la que fue uno de los primeros pintores importantes del primer Renacimiento. Espero que esta exposición os agrade y contribuya en la divulgación de su magnífica obra.


Fuentes y agradecimientos:  pintura.aut.org, artehistoria.jcyl.es, artcyclopedia.com, es.wikipedia.org, epdlp.com, en.wahooart.com, all-art.org, picasa.com, flickr.com, taringa.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Friday, 26 September 2014, 21:53; edited 13 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: FRA ANGÉLICO 
 
El inquietante Anticristo de Luca Signorelli



 0anticristo

La predicación y hechos del Anticristo. Luca Signorelli. 1499-1504. Fresco. Capilla de San Brizio. Duomo. Orvieto. Italia

La Historia del Arte está repleta de ejemplos con representaciones del demonio, por lo general en obras de carácter religioso sobre el Juicio Final y temas similares.

Sin embargo, es mucho menos habitual encontrarse con representaciones del Anticristo, el maligno adversario del Mesías que aparece mencionado en los textos de San Juan, y que en las últimas décadas ha alcanzado gran popularidad en nuestra cultura gracias a ciertas películas de éxito.

Uno de los ejemplos más destacados de esta inusual iconografía lo encontramos en la decoración de la capilla de San Brizio, en el Duomo de la localidad italiana de Orvieto.


 detalleanticristo

La predicación y hechos del Anticristo. (detalle del anticristo, 'manejado' por Satanás)

Allí, en las espectaculares pinturas realizadas por el artista toscano Luca Signorelli, descubrimos la figura del siniestro personaje, en un mural titulado 'Predicación y hechos del Anticristo'.

Luca Signorelli fue discípulo de Piero della Francesca y, aunque pasó la mayor parte de su vida en Cortona, su ciudad natal, realizó varios trabajos fuera de ella, por ejemplo participando en la decoración de la Capilla Sixtina.

Sin embargo, todos los historiadores consideran que su obra maestra son los frescos de la capilla de San Brizio sobre el Juicio Final, pintados entre 1499 y 1502. En ellos Signorelli dio rienda suelta a su imaginación, plasmando figuras cargadas de tensión y dramatismo, y creando una atmósfera inquietante capaz de generar una honda inquietud en el espectador.

Entre las escenas de la capilla destacan especialmente dos: 'La predicación y hechos del Anticristo' y 'El Infierno y los condenados'. Es en la primera de ellas donde encontramos al adversario de Cristo.

El anticristo, 'manejado' por Satanás | Crédito: Wikipedia.Este aparece representado con rasgos similares a Cristo (aunque con dos mechones a modo de cuernos), pues no en vano es un falso Mesías e intenta imitar a Jesucristo para burlarse de él.

Pero además el Anticristo no está solo. Tras él, susurrándole al oído lo que debe decir, se encuentra Satanás, con su aspecto habitual. Ambas figuras se asemejan a un marionetista y su muñeco, pues los brazos del Anticristo parecen extensiones de las extremidades del Diablo.

A los pies de ambos, elevados sobre un pedestal, se acumulan riquezas y tesoros dejadas por sus adoradores. Son los pecadores, que se han dejado arrastrar por el Mal.

En la parte superior izquierda del fresco aparece un arcángel derrotando a Lucifer y arrojándolo a tierra sobre un grupo de sus seguidores. También pueden verse otros de los actos del Anticristo, como la resurrección de un fallecido (otra burla a los actos de Cristo).

Signorelli (izquierda) y Fra Angelico | Crédito: Wikipedia.Como nota curiosa, en la esquina inferior izquierda aparecen dos figuras vestidas de negro, que en opinión de los historiadores representan al propio artista (figura izquierda) y al también pintor Fra Angelico, autor de las pinturas existentes en el techo de la capilla.

Por otra parte, algunos estudiosos de la obra han sugerido la posibilidad de que el Anticristo fuera también una representación simbólica de Savonarola, el dominico que terminó sus días colgado y quemado públicamente en Florencia, después de haber criticado a la Iglesia, al papa Borgia y a la familia Médici, entre muchos otros.

Es una hipótesis bastante probable, pues Signorelli estuvo bajo la protección de los Médici, promotores a su vez de la escuela neoplatónica de Marsilio Ficino. En una de las obras de este último, Apología, se identifica a Savonarola con el "falso profeta".


 2signorelliyfraangelico

Autorretrato de Luca Signorelli (izq) con Fra Angélico (1499-1505). Fresco de 'La predicación y hechos del Anticristo'. Capilla de San Brizio. Catedral de Orvieto.

Fra Angélico inicio los frescos de la capilla de San Brizio de la catedral de Orvieto, ciudad a la que tuvo que trasladarse durante tres veranos consecutivos, pero no llegó a concluirla, dejando esa labor a Luca Signorelli. Con estas obras que marcan la culminación de su evolución pictórica, pudó transmitir el poder alcanzado por la Iglesia a través de un simbolismo plenamente clásico.


 3los_condenados_atormentados_en_el_infierno

Los condenados atormentados en el infierno

Si la escena del Anticristo resulta inquietante, no lo es menos otra de las pinturas murales con las que Signorelli decoró la capilla de la catedral de Orvieto.

Su representación del Infierno nos muestra un abigarrado despliegue de demonios que disfrutan atormentando a los pecadores, a quienes someten a mil y una torturas. Una visión que, sin duda, debió aterrar a sus contemporáneos.


Fuentes: es.noticias.yahoo.com / es.wikipedia.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: FRA ANGÉLICO 
 
Dieciocho millones y dos ‘fra angélicos’: ¿una ganga?

El Prado compra ‘La Virgen de la Granada’ a los Alba, que ceden otra obra del pintor



 00_1452858624_839919

'La Virgen de la Granada', de Fra Angélico, que se incorporará a las colecciones del Prado. / EL PAÍS

El cuadro La virgen de la Granada, una de las obras más importantes de Fra Angelico (Vicchio di Mugello, Florencia, 1395-Roma, 1455) y la joya más preciada de la colección de la Casa de Alba, pasará a formar parte de los fondos del Prado a cambio de 18 millones de euros, según confirmó ayer José Pedro Pérez-Llorca, presidente del Patronato del Museo del Prado, quien tildó la compra de "una gran operación a un precio mejor que bueno".

La adquisición incluye una segunda obra del pintor florentino, una tabla de predela que hasta ahora figuraba como de autor desconocido y que los expertos de la pinacoteca madrileña y de otros centros internacionales como el Museo de Filadelfia han certificado también como obra salida del pincel del propio Fra Angelico. Ambas pinturas permanecían en manos de los Alba desde 1817, fecha en la que fueron adquiridas en Florencia por Carlos Miguel Fitz James-Stuart, duque de Alba. Son las únicas conocidas del artista florentino que existían en España dentro de una colección privada. El Prado ya cuenta en su colección con La Anunciación, y el Thyssen con La Virgen de la humildad. La información fue adelantada ayer por el diario La Razón.

Pérez Llorca detalla que los 18 millones serán pagados conjuntamente por el propio museo, la Fundación Amigos del Museo del Prado y una provisión extraordinaria de fondos del Estado. Aunque declinó hacer una estimación precisa de cuál podría ser el valor de las obras en el mercado, el presidente del patronato asegura que lo que se va a pagar está "muy por debajo de su valor en el mercado. Es difícil saber cuánto podría alcanzar, al no haber ninguna otra obra de Fra Angelico en manos privadas y por tanto en venta. Según el director de un prestigioso museo internacional que prefiero no mencionar, el coste en el mercado libre podría multiplicarse hasta por ocho o nueve". "Es una muy buena operación para El Prado", remachó Pérez-Llorca.


Tasación

El presidente del Patronato del museo añadió que la única referencia que permite hacerse una idea de que la cantidad ofrecida por el Prado y aceptada por la Casa de Alba supone un precio de compra muy ventajoso es que La Virgen de la granada fue tasada en unos 40 millones de euros a efectos de seguro cuando se le dio permiso de exportación temporal para su participación en la exposición de obras de la Casa de Alba que se celebró el año pasado en el Meadows Museum de Dallas.

Aunque la Casa de Alba mantiene un silencio total sobre la operación, se sabe que La Virgen de la Granada no ha sido ofrecida a la venta a ningún otro posible comprador. La tela llegó al museo el pasado lunes, mientras que la tabla permanece en el taller de restauración desde antes de las navidades.

La Virgen de la Granada, de 83 por 59 centímetros y obra favorita de la duquesa de Alba, se pudo ver en público por primera vez el pasado año en el CentroCentroCibeles del ayuntamiento de Madrid, dentro de la exposición sobre los tesoros de la Fundación Casa de Alba. Allí se pudo contemplar también el famoso retrato de la Duquesa de Alba vestida de blanco pintada por Goya junto a piezas como los retratos de los sucesivos duques, realizados por maestros como Tiziano, Van Loo, Mengs, Goya y Federico de Madrazo. En septiembre de 2015, la misma exposición hizo su primer gran viaje al extranjero: el Meadows Museum de Dallas. Era su segunda salida del palacio de Liria desde 1817.

Cuando se remate la operación, los dos fra angélicos serán exhibidos en la Galería Central del museo junto a La Anunciación, una de las obras más valoradas en la colección permanente del Prado. Considerada como una de las primeras obras maestras del artista, fue realizada en un momento decisivo para el arte florentino, cuando trabajaban en la ciudad epígonos del gótico internacional como Lorenzo Monaco o Gerardo Starnina; pintores al tanto de las innovaciones nórdicas, Gentile da Fabriano; y artistas revolucionarios como Masaccio o Brunelleschi.

En el catálogo de la exposición de Madrid se describía así La Virgen de la Granada: "La pintura, en perfecto estado de conservación, deja visibles los pliegues y sombras en el paño dorado de honor sostenido por ángeles, que protegen la espalda de la Virgen. El Niño Jesús, sentado sobre las piernas de su madre, está vestido con una túnica roja y juega con la granada que sujeta María con la mano derecha. La escena transcurre mientras la Virgen, vestida con los colores propios de la iconografía religiosa de la época, rojo y azul, mira al espectador. Una magnífica composición que impide desviar la mirada consiguiendo de esta forma transmitir el espíritu más intimo de la escena".

Ayer, los responsables del Museo del Prado no podían disimular la satisfacción por la operación. El miércoles próximo, después de la reunión del Patronato, se sabrán todos los detalles de una operación con la que han conseguido incorporar al museo dos obras por el precio de una de uno de los artistas clave de la historia del Arte.


elpais.com



 

Una buena noticia para el Prado, a pesar de la 'ganga' de dieciocho millones por dos los dos ‘fra angélicos’ de los herederos de la duquesa de Alba.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: FRA ANGÉLICO 
 
LLEGAN AL PRADO DOS OBRAS SIMBÓLICAS DE FRA ANGELICO



Un par simpar


El museo cierra la compra de ‘Madonna de la Granada’ y ‘Funeral de San Antonio Abad’



 n_fraangelico_prado3_1024x720_1453392767_247189

Funeral de san Antonio de Abad y Madonna de la granada, ambas obras de Fra Angélico en el Museo del Prado.

Como una feliz casualidad hay que tratar el que un par de obras de Fra Angelico ingresen en la colección del Museo del Prado, cuando este exhibe todavía, en su soberbia muestra temporal dedicada a Ingres, el retrato La marquesa de Ariza y su hija (h. 1819), respectivamente la madre y la hermanastra de Carlos Miguel Fitz-James Stuart (1794-1835), décimo cuarto duque de Alba, que no solo fue comitente del pintor francés, sino quien adquirió en Florencia, en 1817, la Madonna de la Granada (h.1426) y el Funeral de San Antonio Abad (h.1426-30), acreditando con ello ser un mecenas del arte cuando en nuestro país entonces apenas si existía por consunción esta figura de protector de las artes. Pero, al margen de este rarísimo personaje en la España de nuestra época, cuya generosidad ahora ha sido corroborada por su actual descendiente, el décimo noveno duque de Alba, al acordar la entrega de estas dos obras del genial pintor florentino al Prado, no es fácil ponderar la extraordinaria importancia que tiene este legado para nuestro principal museo, muy parco en obras del crucial siglo XV italiano. Es cierto que ya poseía una pieza capital de Fra Angelico, el retablo La Anunciación (h.1425-28), pero este único testimonio se enriquece sustancialmente ahora con las otras dos obras citadas, que además se podría decir que son casi unas “novedades” en el catálogo del pintor, pues la Madonna de la Granada es de muy reciente atribución por parte del especialista estadounidense Laurence Kanter, mientras que la autoría del Funeral de San Antonio Abad ha sido establecida por el propio Prado tras su restauración y riguroso estudio.

De manera que si ya casi hoy es imposible adquirir obras de Fra Angelico en el mercado internacional, la revelación de estos dos cuadros, prácticamente inéditos hasta ahora, aumenta exponencialmente el interés de su presencia en el Museo del Prado. Sin duda, la artísticamente más contundente de ambas es la Madonna de la Granada por su tamaño, empaque y prestancia, pero también porque refleja con mayor claridad la inquietud formalista de este pintor, cuyo arrebatado sentido místico, fraguado en el taller del sienés Lorenzo Mónaco, sensible y elegante heraldo del gótico internacional, no le impidió atisbar el revolucionario calado de su colega Masaccio, gracias al cual templó positivamente su, por otra parte, hermoso ardor visionario. Por lo demás, la granada que porta esta Virgen plantea un interesante debate simbólico, porque este fruto ha tenido muy enjundiosa presencia en las representaciones artísticas religiosas y paganas de diversas civilizaciones, pues suele ser considerado atributo femenino, simultáneamente, en Oriente de la fertilidad y, en el Occidente cristiano, de la castidad, mientras que, en relación con Jesús niño, prefigura la pasión y resurrección.

La excelencia de esta obra tampoco debe apocar la del Funeral de San Antonio Abad, aunque su estado de conservación sea más desigual y apunte a ser la escena principal de un conjunto despiezado. Aun así, su compleja organización compositiva, con el animado coro figurativo que rodea al féretro, y la superposición sucesiva, por detrás de este primer plano tan expresivo, de una somera arquitectura y un paisaje a cielo abierto, resulta impactante.

En suma, ni en el mejor de los sueños nos podríamos imaginar, en efecto, que lo que ha ocurrido sea real. Tampoco que todo ello haya sido posible por la generosa actitud negociadora del actual duque de Alba, el esfuerzo del Museo del Prado, el apoyo del Gobierno y, por si fuera poco, la participación entusiasta de nuestra sociedad civil, representada en este caso por la Fundación Amigos del Museo del Prado. A todos ellos hay que darles las gracias por esta admirable aportación sin parangón.


Por Francisco Calvo Serraller / elpais.com




 

Gran noticia para los amantes del arte, y especialmente para la Fundación de Amigos del Museo del Prado entre los que me honro pertenecer.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Thursday, 21 January 2016, 17:19; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: FRA ANGÉLICO 
 
El Museo del Prado adquiere La Virgen de La Granada de Fra Angelico


La obra pertenecía a la Colección de la Casa de Alba



 madonna_de_la_granada_y_funeral_de_san_antonio_abad_de_fra_ang_lico_obras_rec_en_adquiridas_por_el_museo_nacional_del_prado_al_duque_de_alba_por_dieciocho_millones_de_euros

Fra Angelico. Virgen con el Niño y dos ángeles o Madonna de la granada, hacia 1426

El Real Patronato del Museo del Prado ha aprobado esta misma mañana la adquisición de La Virgen de la Granada, considerada la mejor obra de Fra Angelico y de la pintura florentina de la primera mitad del siglo XV en una colección privada (hasta la fecha).

El Museo desembolsará por ella dieciocho millones de euros a lo largo de los próximos cuatro años, y la compra ha sido posible gracias a un crédito extraordinario de diez millones de euros que le ha ofrecido el Estado, una contribución de la Fundación Amigos del Museo del Prado por importe de cuatro millones y a la aportación de otros cuatro millones por parte del propio Prado.


 madonna_de_la_granada_y_funeral_de_san_antonio_abad_de_fra_ang_lico_obras_rec_en_adquiridas_por_el_museo_nacional_del_prado_al_duque_de_alba_por_dieciocho_millones_de_euros_1453392002_122135

Además, también en esta reunión se ha aceptado la propuesta de donación de Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo de otra tabla florentina, una predela con el tema de la muerte de San Antonio Abad atribuida recientemente también a Fra Angelico.


 fra_angelico_funeral_de_san_antonio_abad_hacia_1426_1430_museo_del_prado

Fra Angelico. Funeral de San Antonio abad, hacia 1426-1430

Con la compra de estas dos nuevas obras del pintor, el Prado se convierte en un centro de referencia internacional para el estudio de la obra del genio florentino, representado hasta ahora en sus fondos por la Anunciación.


ASÍ ES LA VIRGEN DE LA GRANADA


 n_fraangelico_prado1

La Madonna de la granada, que se conserva en buen estado y podrá verse en el Museo desde el 26 de enero, se pintó en una etapa fundamental de la historia del arte europeo: la Florencia de principios del siglo XV. Era hasta hoy una de las poquísimas obras maestras del período en manos privadas, pues las pinturas fundamentales de Masaccio, Massolino y Fra Angelico pertenecen a los grandes museos europeos y americanos.

La obra se fecha a continuación de La Anunciación del Prado y recuerda en muchos aspectos al altar de Sant’Anna Metterza de Masaccio para San Ambrosio (1423-24). Forma parte de una serie de Vírgenes con Niño que Fra Angelico pintó en la década de 1420 y que delatan su dominio paulatino de la anatomía, la luz y el espacio, (lo vemos también en la Virgen de la humildad del Museo Thyssen-Bornemisza).

El cuadro toma su título del fruto que sostiene la Virgen con el que llama la atención de su hijo, que la toca. La granada tiene así un doble significado: en manos de la Virgen alude a su castidad; al tocarla el Niño, prefigura su muerte y su resurrección.

Este motivo iconográfico fue muy habitual en la Florencia del siglo XV, y lo cultivaron por ejemplo Sandro Botticelli o Leonardo da Vinci. No sabemos para quién se pintó, pero sí que se trató de un encargo excepcional dada la calidad de los materiales utilizados.

En nuestro país se encuentran dos de los primeros Fra Angelico que abandonaron Italia: el Museo del Prado cuenta con La Anunciación, que en 1611 Mario Farnese regaló al duque de Lerma, y la colección Alba disponía hasta ahora de la propia Madonna de la granada, adquirida en Florencia en 1817 por Carlos Miguel Fitz-James Stuart y Silva, XIV duque de Alba de Tormes, que vivió entre los siglos XVIII y XIX.

Posiblemente la Anunciación llegara a España no porque se apreciara a su autor sino por su asociación a la Annunziata, una devoción en auge en el s XVII, pero la Madonna de la granada es un ejemplo precoz de interés por Fra Angelico en Europa, en el que fue determinante el avanzado gusto artístico del aristócrata y su relación con artistas como Ingres. Hasta el 27 de marzo podemos visitar, por cierto, la muestra del francés en el Prado.


 00_1453392430_582476
 
Virgen con el Niño y dos ángeles o Madonna de la granada y Funeral de San Antonio abad de Fra Angélico. Foto © Museo Nacional del Prado



Fuente: masdearte.com / museodelprado.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Thursday, 21 January 2016, 17:20; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: FRA ANGÉLICO 
 
El oro de Fra Angelico multiplica la luz del claustro del Prado


El Patronato aprueba la compra de 'La virgen de la granada' al duque de Alba por 18 millones

Se pagarán en cuatro años entre el Estado, el museo y su Fundación de Amigos




 00_1453390999_932487

Ver vídeo de la presentación

Envuelta en oro y vestida de azul y rojo, La virgen de la Granada pintada por Fra Angelico hacia 1426 parecía multiplicar esta mañana la luz que baña el claustro de los Jerónimos del Museo del Prado. Junto a ella, la tabla atribuida al artista florentino inspirada en la muerte de San Antonio Abad. La exhibición de ambas obras en el espacio de honor que el Prado guarda para los grandes actos protocolarios se debía a que el Patronato del museo acababa de aprobar la adquisición de la obra por 18 millones de euros pagaderos en cuatro años, sin intereses (10 el Estado, 4 el museo y 4 su Asociación de Amigos) al duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo. Por las ventajosas condiciones del acuerdo y por la donación de la tabla de San Santonio Abad, el jefe de la Casa de Alba ha sido nombrado patrono de honor. Las dos obras pasarán a formar parte de la colección permanente a partir del próximo martes, 26 de enero. Se mostrarán en la galería central frente a La Anunciación, la otra obra del artista italiano propiedad del museo, de manera que, en palabras del director, Miguel Zugaza, el Prado se convierte en un punto de referencia para quienes quieran contemplar y estudiar la creación del gran maestro del Quattrocento italiano. Uno de los miembros del Patronato, Philippe de Montebello, 31 años director del Metropolitan de Nueva York, resumía así la operación: “Es el sueño de cualquier museo. Una obra soberbia por una cantidad asumible”.

José Pedro Pérez-Llorca, presidente del patronato, fascinado por el colorido y la luz de la obra, aseguró que La virgen de la granada, la que fuera la obra favorita de la última duquesa de Alba, se ha comprado en unas condiciones muy ventajosas para el museo. “Carlos Fitz-James Stuart nos ha hecho un precio de mecenas. Con esta operación, la Casa de Alba vuelve a entroncar con los orígenes del museo”. Recordó Pérez-Llorca que el primer presidente del Real Patronato del Museo fue Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó (Madrid, 1878-Lausana, 1953), XVII duque de Alba. Nombrado vocal del Real Patronato del Museo en 1912, conservó el cargo de presidente hasta su disolución en 1936. En 1939, al constituirse de nuevo el Patronato tras la Guerra Civil, fue nombrado otra vez vocal. Suyo fue el proyecto de crear una Sociedad de Amigos del Museo del Prado.

Miguel Zugaza calificó de “pacto entre caballeros” el acuerdo con los Alba. "Aceptó desde el primer momento la oferta y las condiciones del Ministerio. Además, nos regala la tabla de San Antonio Abad. Nadie puede decir que esta haya sido una operación de mercado porque todos hemos remado en una misma dirección. Pérez-Llorca, con un inédito talento, se empeñó en una operación que ha dado un resultado extraordinario”.

Para poner la obra en valor, intervino Miguel Falomir, director adjunto del museo y jefe de departamento de Pintura Italiana del Renacimiento. Explicó que La virgen de la granada es una obra extraordinaria pintada en uno de los momentos decisivos de la historia del arte europeo: la Florencia de principios del siglo XV, por uno de sus actores principales: Guido di Pietro (Mugello, 1390-Roma, 1455), más conocido como Beato Angelico o Fra Angelico. Además, se trata de una de las poquísimas obras maestras del período en manos privadas, pues desde que la pintura del Quattrocento italiano empezó a suscitar el interés de críticos y aficionados a principios del siglo XIX, se convirtió en codiciado objeto de deseo de museos y coleccionistas. A día de hoy, las realizaciones más sobresalientes de Masaccio, Massolino y Fra Angelico pertenecen a los grandes museos europeos y americanos. Estas circunstancias, añadidas a su buen estado de conservación, otorgan a La virgen de la Granada una importancia excepcional.

Después de asegurar que es una de las pinturas más importantes y mejor conservada de Fra Angelico gracias a que a lo largo de su vida ha permanecido solo en dos colecciones (con los Alba y para la desconocida persona o entidad que lo encargó), aseguró que recoge, como pocas, la esencia del arte de Fra Angelico: la luz y el colorido: oro abundante, lapislázuli en el manto de la Virgen y bermellón en el vestido. El fondo de oro está plagado de minúsculos detalles que recuerdan la formación miniaturista del artista y, toda la pieza, recoge la simbología religiosa de la época.

Sobre la tabla donada por los Alba, Miguel Falomir contó que llegó antes de Navidad bastante deteriorada al taller de restauración del museo. Había sufrido golpes en los personales que ocupan la parte de la derecha. Temple pintado sobre madera de chopo, había sido atribuida al círculo de Fra Angelico. Parte de una predela (parte inferior de un retablo) de un altar dedicado a San Antonio Abad, el museo considera que se puede fechar en 1420 y atribuirla a la mano de Fra Angélico.

El ministro de Cultura en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, cerró el acto agradeciendo que este tripartido (Estado, Museo y Asociación de Amigos) ha “trabajado muy bien para enriquecer la colección del Prado. No es un gasto, sino una inversión que beneficiará a todos los españoles”.

Por parte de la familia Alba no asistió ningún representante. Se espera que Carlos Fitz-James Stuart asista el martes a la presentación de la obra ya instalada en la colección y en calidad de patrono de honor.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: FRA ANGÉLICO 
 
El Prado ya exhibe 'La Virgen de la granada'


 00_1453846846_371395

A la derecha Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro y , Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo ante 'La virgen de la granada' de Fra Angelico.

Un acuerdo de 18 millones de euros trae a laVirgen de la granada de Fra Angelico al Museo del Prado. La operación, que se cerró con la Casa de Alba el pasado miércoles, incluye la donación de un panel de la pedrela sobre la muerte de San Antonio abad que hasta hace poco tiempo no se consideraba del pintor, sino de su círculo más cercano. Un trato que pone en poder de la entidad la única obra del artista que aún permanecía en manos privadas.

"La adquisición de la Virgen de la granada supone una incorporación extraordinaria. Es una auténtica obra maestra de la temprana pintura florentina del siglo XV ", aseguran desde el museo. Con el fruto como centro, que representa la castidad y anuncia la muerte y resurrección de Jesús, este cuadro pertenece a la serie de Vírgenes con Niño que Fra Angelico pintó en la década de 1420. "Todas ellas muestran la evolución del pintor en los distintos campos, como el de la anatomía, el de la luz o el del espacio".

"No sabemos para quien fue pintaba, pero el coste de los materiales nos hace pensar en un encargo excepcional. No sólo destaca la abundancia de oro, también el lapislázuli. Creemos que está destinada a convertirse en uno de los iconos del museo". Además, a diferencia de Funeral de San Antonio abad, esta obra está en perfecto estado de conservación. "La escena, que pertenece al retablo dedicado a la vida del monje fundador del movimiento eremítico, estaba mejor preservada en su parte derecha, ya que en el lado izquierdo debió de recibir un golpe durante la Guerra Civil. Aunque su reciente restauración, por Rafael Alonso, le ha devuelto sus cualidades originales", aseguran.

Así, ya integradas en la colección del museo, las dos obras han sido presentadas en el Prado de la mano de la vicepresidente en funciones del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro e Iñigo Méndez de Vigo, los ministros de Hacienda y de Educación, Carlos Fitz-James Stuart, duque de Alba, y Miguel Zugaza, director del museo.

Ambas, que fueron adquiridas por el 14º Duque de Alba en 1817 en Florencia, se unen así a La Anunciación, la única obra de Fra Angelico en el Prado. "Estas incorporaciones son extraordinarias. El museo, aunque con una amplia colección, presenta dos lagunas, una de ellas de obras de pintura italiana anteriores a 1500".


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events