Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
DAVID (Jacques-Louis)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje DAVID (Jacques-Louis) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedico a Jacques-Louis David (París, Francia, 30 de agosto de 1748 - Bruselas, Bélgica, 29 de diciembre de 1825) fue un pintor francés de bastante influencia en el estilo neoclásico. Buscó la inspiración en los modelos escultóricos y mitológicos griegos, basándose en su austeridad y severidad, algo que cuadraba con el clima moral de los últimos años del antiguo régimen.

Más tarde David llegó a ser un activo participante en la Revolución francesa así como amigo de Maximilien de Robespierre; en realidad fue el líder de las artes bajo la República Francesa. Encarcelado tras la caída de Robespierre del poder, más tarde se alineó con el advenimiento de otro régimen político, el de Napoleón Bonaparte. Fue en esta época cuando desarrolló su 'Estilo Imperio', notable por el uso de colores cálidos al estilo veneciano.

En el listado de los numerosos alumnos de David cabe destacar a Antoine-Jean Gros, Anne-Louis Girodet de Roucy-Triosson. También fue maestro de los pintores españoles: José Aparicio (1773-1838), Juan Antonio Ribera (1779-1860), José de Madrazo y Agudo (1781-1859) y Francisco Lacoma y Fontanet (1784-1849), y del escultor José Álvarez Cubero (1768-1827), y el más conocido de todos, el pintor Jean Auguste Dominique Ingres. Esto le hizo ser el pintor más influyente del arte francés del siglo XIX, especialmente en las pinturas académicas.


 0retrato_de_david_hecho_por_antoine_jean_gros_1970_museo_pushkin_mosc

Retrato de David hecho por Antoine-Jean Gros, 1970. Museo Pushkin, Moscú.


Primeros años

Jacques-Louis David nació en el seno de una próspera familia en París, el 30 de agosto de 1748. A la edad de nueve años, su padre fue asesinado en un duelo y su madre lo dejó bajo el cuidado de sus tíos François Buron y Jacques-François Desmaisons que eran unos prósperos arquitectos. Ellos se aseguraron de que recibiera una excelente educación en el Colegio de las Cuatro Naciones, pero Jacques-Louis David no fue nunca un buen estudiante: durante las clases cubría sus libros con dibujos. Pronto manifestó su deseo de ser pintor, pero el deseo de su madre y sus tíos era que fuera arquitecto.

Finalmente venció los recelos de sus familiares y fue al taller de François Boucher, máxima figura de la época, así como pariente lejano de David. Boucher, en sus inicios pintor Rococó, se encontraba en un periodo más clásico de su pintura. Boucher decidió que en vez de enseñar personalmente a David, podría enviarle bajo el tutelaje de su amigo Joseph-Marie Vien que había adoptado gustos clásicos frente al rococó imperante. Allí David asistió a la Real Academia de Pintura y Escultura, situada en lo que hoy es el Louvre.

David intentó ganar el Premio de Roma, cuatro veces entre 1770 y 1774, que consistía en una beca para una estancia de cuatro años en la Academia Francesa en Roma. Una de ellas, de acuerdo a la leyenda, lo perdió porque no había consultado a Vien, uno de los jueces que otorgaba el premio. Otra, porque otros estudiantes habían estado compitiendo durante años y Vien pensó que la educación de David podía esperar, no así la de esos otros pintores. En protesta, David se puso en huelga de hambre. Al quinto intento, en 1774 David lo gana finalmente. Lo más usual en este caso, es que David hubiera asistido a otra academia antes de ir a la Academia en Roma, pero la influencia de Vien le permitió ir directamente allí en 1775, cuando Vien fue nombrado director de la Academia de Francia en Roma.

Ya en Italia, David pudo acceder de primera mano a las obras maestras y a las ruinas de la antigua Roma. David llenó multitud de cuadernos con numeroso material que utilizaría durante el resto de su vida. Se reunió con el influyente pintor neoclásico Rafael Mengs. A través de él, se introdujo en las teorías pioneras del historiador de arte Johann Joachim Winckelmann. Durante su estancia en Roma, estudió a los grandes maestros, siendo su preferido Rafael. En 1779, David pudo visitar las ruinas de Pompeya donde quedó impresionado acompañado por el escultor François Marie Suzanne.


 11juramento_de_los_horacios_de_1784

Jacques-Louis David - Juramento de los Horacios, 1784, Museo del Louvre, París.


Primeras obras

Los compañeros de David en la Academia encontraron difícil relacionarse con él, pero reconocieron su genio. Permitieron a David que se quedara en la Academia Francesa en Roma durante un año más, pero después de cinco años en Roma, regresó a París. Allí, encontró quien influyera a su favor, y lo hicieron miembro de la Academia Real. Envió a la academia dos pinturas, incluyéndose ambas en el Salón de 1781, un gran honor. Fue alabado por pintores contemporáneos, pero la administración de la Academia Real era hostil a esta estrella naciente.

Después del salón, el rey le permitió alojarse en el Louvre, un privilegio antiguo y muy deseado de los grandes artistas. Cuando el contratista de los edificios reales, M. Pecol, estaba haciendo los oportunos arreglos con David, le pidió que se casara con su hija, Marguerite Charlotte. Este matrimonio proporcionó a David dinero y, con el tiempo, cuatro hijos. David tenía alumnos propios, entre 40 y 50, y el gobierno le encargó que pintase Horacio defendido por su padre, pero David pronto decidió: «Sólo en Roma puedo pintar romanos». Su suegro le proporcionó el dinero que necesitaba para el viaje, y David marchó a Roma con su esposa y tres de sus estudiantes, uno de los cuales, Jean-Germain Drouais, era el ganador del Premio de Roma de ese año.

En Roma, David pintó su famoso Juramento de los Horacios. Los temas y motivos se reiterarían en obras posteriores como El juramento del Juego de Pelota y la Distribución de las Águilas. Mientras en el Juramento de los Horacios y El juramento del Juego de Pelota se enfatiza la importancia del autosacrificio masculino por el propio país y por patriotismo, la Distribución de las Águilas hablaría del autosacrificio por el emperador (Napoleón) y la importancia de la gloria obtenida en el campo de batalla.

En 1787, David no se convirtió en el Director de la Academia Francesa en Roma, una posición que deseaba ardientemente. El conde encargado del nombramiento dijo que David era demasiado joven, pero dijo que le apoyaría dentro de 6 a 12 años. Esta situación sería una de las muchas que hicieron que arremetiera contra la Academia en años futuros.

Para el salón de 1787, David exhibió su famosa Muerte de Sócrates. «Condenado a muerte, Sócrates, fuerte, calmado y en paz, discute la inmortalidad del alma. Rodeado por Critón, sus amigos lamentándose y estudiantes, está enseñando, filosofando, y de hecho, agradeciendo al Dios de la Salud, Asclepio, por la infusión de cicuta que le aseguraría una muerte pacífica… La esposa de Sócrates puede verse lamentándose sola fuera de la habitación, despedida por su debilidad. Platón (que no estaba presente cuando murió Sócrates) está representado como un anciano sentado al final de la cama.» Los críticos compararon el Sócrates con la bóveda de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel y las Estancias de Rafael, y uno, después de diez visitas al Salón, lo describió como «perfecto en todos los sentidos». Denis Diderot dijo que parecía que lo había copiado de algún antiguo bajorrelieve. La pintura estaba muy en la ola del clima político de la época.


 12la_muerte_de_s_crates

Jacques-Louis David - La muerte de Sócrates, 1787, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York.

Como siguiente pintura, David ejecutó Los lictores llevan a Bruto el cuerpo de sus hijos. La obra resultaba muy atractiva para la época. Antes de la apertura del Salón, había comenzado la Revolución francesa. Se había establecido la Asamblea Nacional y había caído la Bastilla. La corte real no quería propaganda agitando al pueblo, así que había que comprobar todas las obras antes de que se colgaran. Algunos retratos de gente famosa se prohibieron, como el de un químico que resultaba ser miembro de un partido que no gozaba de favor. Cuando los periódicos relataron que el gobierno no había permitido que se mostrara Los lictores llevan a Bruto el cuerpo de sus hijos, el pueblo se encolerizó, y los realistas cedieron. El cuadro se colgó en la exposición, protegido por estudiantes de arte. La pintura representa a Lucio Junio Bruto, el líder romano, lamentándose por sus hijos. Los hijos de Bruto habían intentado derrocar al gobierno y restaurar la monarquía, así que el padre ordenó su muerte para mantener la república. Así, Bruto resultaba ser el heroico defensor de la república, aunque le costase su propia familia. A la derecha, la madre sostiene a sus dos hijas, y la abuela se ve en el extremo derecho, angustiada. Bruto se sienta a la izquierda, solo, melancólico, pero sabiendo que lo que ha hecho es lo mejor para su país. Toda la pintura era un símbolo republicano, y obviamente tuvo un inmenso significado en estos tiempos en Francia.


 13los_lictores_llevan_a_bruto_el_cuerpo_de_sus_hijos_1789_leo_sobre_lienzo_323_x_422_cm_museo_del_louvre_par_s

Jacques-Louis David - Los lictores llevan a Bruto el cuerpo de sus hijos, 1789, óleo sobre lienzo, 323 x 422 cm. Museo del Louvre, París.


La Revolución

Al comienzo, David apoyó la Revolución, siendo amigo de Robespierre y miembro del club jacobino. Mientras otros abandonaban el país en busca de nuevas y mejores oportunidades, David se quedó para ayudar a destruir el viejo orden; fue un regicida que votó en la Asamblea Nacional a favor de la ejecución de Luis XVI. No es seguro por qué lo hizo, pues había más oportunidades para él bajo un rey que con el nuevo orden; algunos sugieren que el amor de David por lo clásico le hizo abrazar todo lo de aquel periodo, incluido un gobierno republicano.

Otros creen que la clave de la carrera revolucionaria del artista está en su personalidad. Indudablemente, la sensibilidad artística de David, su temperamento voluble, emociones volátiles, ardiente entusiasmo y fiera independencia le ayudarían a volverse contra el orden establecido pero no explican con plenitud la devoción que sintió hacia el régimen republicano. Ni lo hacen las vagas afirmaciones de aquellos que insisten en su «poderosa ambición... e inusual energía de voluntad» realmente justifican sus conexiones revolucionarias. Aquellos que lo conocieron sostienen que fue su «generoso ardor», alto idealismo y benevolente, aunque a veces fanático, entusiasmo más que el egoísmo y los celos, los que motivaron sus actividades durante este periodo.

Pronto, David volvió sus lamentos críticos hacia la Academia Real de Pintura y Escultura. Este ataque fue probablemente causado ante todo por la hipocresía de la organización y su oposición personal contra su obra, como pudo verse en momentos anteriores de la vida de David. La Academia Real estaba llena de realistas, y el intento de David de reformarla no sentó bien a los miembros. Sin embargo, la suerte estaba echada contra este símbolo del antiguo régimen, y la Asamblea Nacional ordenó que hiciera cambios para acomodarse a la nueva constitución.


 14el_juramento_del_juego_de_pelota_esbozos_de_1791_museo_nacional_del_castillo_de_versalles

Jacques-Louis David - El juramento del Juego de Pelota (esbozos de 1791), Museo Nacional del Castillo de Versalles.

David comenzó entonces a trabajar en algo que más tarde le perseguiría: propaganda para la nueva república. La pintura de David de Bruto se mostró durante la obra Bruto de Voltaire. El público respondió con un alboroto de aprobación. El 20 de junio de 1790 se celebró el aniversario del primer acto de rebeldía contra el rey, El juramento del Juego de Pelota. Allí estaba David. Esperando conmemorar el acontecimiento en una pintura, los jacobinos, revolucionarios que acostumbraban a reunirse en el monasterio jacobino, decidieron elegir al pintor «cuyo genio anticipó la revolución». David aceptó, y comenzó a trabajar en un lienzo colosal. La pintura nunca se terminó por completo, debido a su inmenso tamaño (10,67 metros por 10,97 m) y porque algunas de las personas que debían aparecer representadas desaparecieron durante el reinado del Terror. Pero existen algunos dibujos acabados y partes del lienzo original también se conservan, mostrando figuras desnudas con cabezas totalmente pintadas.

Cuando Voltaire murió en 1778, la Iglesia le negó un entierro eclesiástico y su cuerpo fue enterrado cerca de un monasterio. Un año después, los viejos amigos de Voltaire comenzaron una campaña para conseguir que su cuerpo fuera enterrado en el Panteón, ya que la propiedad de la Iglesia había sido confiscada por el gobierno francés. En 1791 nombraron a David para que presidiera el comité organizador de la ceremonia, un desfile a través de las calles de París hasta el Panteón. A pesar de la lluvia, y de la oposición de los conservadores basándose en la cantidad de dinero que se iba a gastar en el evento, la procesión se celebró. Hasta 100.000 personas vieron cómo llevaban al «Padre de la Revolución» a su lugar de descanso. Fue la primera de las muchas fiestas que David organizó para la república. Siguió organizando celebraciones para los mártires que murieron combatiendo a los realistas. Estos funerales recordaban las fiestas religiosas de los paganos griegos y romanos y muchos los vieron como saturnales.

En 1791, el Rey intentó abandonar el país, pero estando a menos de 50 km de la frontera suiza fue arrestado. Luis XVI había hecho peticiones secretas al emperador José II de Austria, hermano de María Antonieta, para que lo repusiera en el trono. Esto se le concedió, y Austria amenazó a Francia en el caso de que la pareja real resultara herida. Como reacción, el pueblo arrestó al Rey. Cuando la nueva Convención Nacional tuvo su primera reunión, David estaba sentado con sus amigos Jean-Paul Marat y Robespierre. En la convención, David pronto se ganó el mote de «feroz terrorista». Robespierre exigió la muerte del rey. La Convención Nacional enjuició al rey Luis XVI y David votó a favor de la muerte del Rey. La mujer de David, que era realista, se divorció de él por este motivo.

Cuando Luis XVI fue ejecutado el 21 de enero de 1793, había muerto ya otro hombre — Louis Michel Le Peletier de Saint-Fargeau. Le Peletier fue asesinado el día anterior por un guardaespaldas realista, como venganza por haber votado a favor de la muerte del Rey. David fue el encargado de organizar el funeral, y pintó Le Peletier asesinado. En este cuadro se ve la espada del asesino colgada por una sola hebra de crin de caballo sobre el cuerpo de Le Peletier, un concepto inspirado por la proverbial espada de Damocles, que ilustraba la inseguridad del poder y la posición. Esto subrayaba el valor de Le Peletier y sus compañeros en relación con el rey opresor. La espada atraviesa un trozo de papel sobre el que está escrito «Yo voto la muerte del tirano», y como tributo, en el extremo derecho del cuadro, David colocó la inscripción «David a Le Peletier. 20 de enero de 1793». El cuadro fue más tarde destruido por la hija realista de Le Peletier, y sólo se conoce por un dibujo, un grabado, y descripciones contemporáneas. No obstante, esta obra fue importante en la carrera de David, porque fue la primera pintura acabada de la Revolución francesa, hecha en menos de tres meses, y una obra a través de la cual él inició el proceso de regeneración que continuaría con La muerte de Marat.


 15la_muerte_de_marat

Jacques-Louis David - La muerte de Marat, 1773, Petit Palais, París.

Marat, periodista y parlamentario revolucionario, uno de los principales impulsores del Terror y amigo de David, fue asesinado el 13 de julio de 1793 por Carlota Corday. David de nuevo organizó un funeral espectacular, y Marat fue enterrado en el Panteón. Al morir en una bañera, David quería que su cuerpo estuviera sumergido en la bañera durante la procesión funeraria, pero el cuerpo había empezado a putrefactarse. En lugar de ello, el cuerpo de Marat fue periódicamente rociado con agua cuando la gente iba a ver su cuerpo, lleno de heridas enormes. La muerte de Marat quizá sea la obra de David más conocida. Al presentar la pintura a la Convención, dijo: «Ciudadanos, , el pueblo llamaba de nuevo a su amigo; su voz desolada fue oída: David, coge tus pinceles..., venga a Marat... Oí la voz del pueblo. Obedecí.» David tuvo que trabajar con rapidez, pero el resultado fue una imagen simple y poderosa.

Después de ejecutar al Rey, estalló la guerra entre la nueva república y virtualmente todo gran poder de Europa, y las guerras en las que Francia tuvo que luchar marcharon mal. El Comité de Salud Pública estaba encabezado por Robespierre. El comité era severo; María Antonieta fue condenada a la guillotina, acontecimiento consignado en un famoso dibujo de David. Durante el reinado del Terror, David organizó su última celebración: el festival del Ser Supremo. Robespierre se había dado cuenta de la extraordinaria herramienta propagandística que eran estas manifestaciones revolucionarias, y decidió crear una nueva religión, mezclando ideas morales con la república, basándose en ideas de Rousseau, con Robespierre como el nuevo sumo sacerdote. Se adoctrinaría a través de estas conmemoraciones, llamadas fêtes. El día señalado, 20 de pradial (por el nuevo calendario republicano francés, Robespierre pronunció un discurso, descendió unos escalones, y con una antorcha que le entregó David, incineró una imagen sobre cartón simbolizando el ateísmo, revelando una imagen de la sabiduría debajo de él. La festividad apresuró la caída del «Incorruptible».

Pronto, la guerra comenzó a ir bien; tropas francesas marcharon a través de Bélgica, y ya no existía la urgencia que justificó la creación del Comité de Salud Pública. Entonces, conspiradores arrestaron a Robespierre en la Convención Nacional y lo guillotinaron, acabando así el reinado del terror en el que fueron ejecutadas miles de personas. Durante su arresto, David gritó a su amigo «si bebes cicuta, yo la beberé contigo». Después de esto, se supone que él cayó enfermo, y no acudió a la sesión de tarde, debido a un «dolor de estómago», lo que le salvó de ser guillotinado junto a Robespierre.


 16el_rapto_de_las_sabinas

Jacques-Louis David - El rapto de las sabinas, 1799, óleo sobre lienzo, 385 x 522 cm, Museo del Louvre, París.


Directorio

La muerte de Robespierre puso fin al periodo de terror y se entró en la última fase de la Revolución francesa: el Directorio, cuyas autoridades ordenaron el arresto y encarcelamiento de David.

Estando en la cárcel, David pintó su autorretrato, más joven de lo que realmente era. Retrató igualmente a su carcelero. Después de que su mujer lo visitara en prisión, David concibió la idea de relatar la historia de las sabinas. Se dice que El rapto de las sabinas (acabado en 1799), que en realidad representa un momento posterior: la paz al interponerse las sabinas entre los combatientes, se pintó en honor a su esposa, siendo el tema de la obra el amor que prevalece sobre el conflicto. La pintura también fue vista como un ruego a la gente para que se unieran de nuevo después de la fase sangrienta de la Revolución.

Esta obra también hizo que atrajera la atención de Napoleón. La historia de la pintura es la siguiente: «Los romanos habían secuestrado a las hijas de sus vecinos, los sabinos. Para vengarse por este rapto, los sabinos atacaron Roma, aunque no de manera inmediata - puesto que Hersilia, hija de Tito Tacio, el líder de los sabinos, se había casado con Rómulo, el líder romano, y ya había tenido dos hijos con él mientras tanto. Aquí se ve a Marsilia entre su padre y su marido al tiempo que pide a los guerreros de ambos lados que no separen a las mujeres de sus esposos o a madres de sus hijos. Otras mujeres sabinas se la unen en sus exhortaciones». Durante esta época, los mártires de la revolución fueron sacados del Panteón y enterrados en terreno común, y se destruyeron estatuas revolucionarias. Cuando David fue finalmente liberado, el país había cambiado. Su esposa consiguió que le sacaran de prisión, y él escribió cartas a su anterior esposa, y le dijo que nunca había dejado de quererla. Se volvió a casar con ella en 1796. Finalmente, completamente restaurado en su posición, cogió de nuevo alumnos y se retiró de la política.


 18napole_n_cruzando_los_alpes_1801_leo_sobre_lienzo_260_221_cm_palacio_de_charlottenburg_berl_n_alemania

Jacques-Louis David - Napoleón cruzando los Alpes, 1801. Óleo sobre lienzo, 260 × 221 cm. Palacio de Charlottenburg, Berlín, Alemania.


Napoleón

En una de las grandes coincidencias de la historia, la íntima asociación de David con el Comité de Salud Pública durante el Terror dio como resultado que firmara la muerte de un tal Alexandre de Beauharnais, un pequeño noble. La viuda de Beauharnais, Rose-Marie Josephe de Tascher de Beauharnais sería más tarde conocida mundialmente como Josefina Bonaparte, Emperatriz de los Franceses. Fue su coronación por su marido, Napoleón I, la que David representó tan memorablemente en la Coronación de Napoleón y Josefina, 2 diciembre de 1804.

David había admirado a Napoleón desde su primer encuentro, impresionado por los rasgos clásicos del por entonces General Bonaparte. Pidiendo que el ocupado e impaciente general posara para él, David fue capaz de obtener un esbozo de Napoleón en el año 1797. David documentó el rostro del conquistador de Italia, pero la composición completa del General Bonaparte sosteniendo el tratado de paz con Austria quedó sin acabar. Napoleón tenía a David en alta estima, y le pidió que lo acompañase a Egipto en 1798, pero David rechazó la proposición, sosteniendo que era demasiado viejo para aventuras y en su lugar envió a su estudiante, Antoine-Jean Gros.

Después del exitoso golpe de estado de Napoleón en el año 1799, como Primer Cónsul encargó a David que conmemorara su audaz cruce de los Alpes. El paso del San Bernardo le permitió a los franceses sorprender al ejército austriaco y obtener la victoria en la batalla de Marengo el 14 de junio de 1800. Aunque Napoleón había cruzado los Alpes sobre una mula, pidió que se le retratara «sereno sobre un fiero caballo». David cumplió con el Retrato ecuestre de Bonaparte en el monte San Bernardo. Después de la proclamación del Imperio en 1804, David se convirtió en el pintor de corte oficial del régimen.

Una de las obras que encargaron a David fue La coronación de Napoleón en Notre Dame. A David le permitieron ver el acontecimiento. Hizo que le llevaran planos de Notre Dame y los partícipes en la coronación acudieron a su estudio para posar individualmente, aunque nunca el Emperador (la única vez que David obtuvo un posado de él fue 1797). David consiguió que posasen privadamente para él la Emperatriz Josefina y la hermana de Napoleón, Carolina Murat, a través de la intervención del anteriormente patrón de las artes, Mariscal Joaquín Murat, el cuñado del Emperador. Para el fondo, David hizo que el coro de Notre Dame como personajes extras. El Papa posó para la pintura, y de hecho bendijo a David. Napoléon acudió a ver al pintor, se quedó mirando fijamente el lienzo durante una hora y dijo «David, te rindo homenaje». David tuvo que rehacer varias partes de la pintura debido a varios caprichos de Napoleón, y por esta pintura, David recibió sólo 24.000 francos.


 20_la_consagraci_n_de_napole_n_y_la_coronaci_n_de_josefina_1806

Jacques-Louis David - La consagración de Napoleón y la coronación de Josefina, 1806-07. Óleo sobre lienzo, 667 × 990 cm. Museo del Louvre, París.


Exilio

Después de que los Borbones regresaran al poder, David se encontró en la lista de proscritos por revolucionarios y bonapartistas, pues había votado a favor de la ejecución de Luis XVI y probablemente tuvo algo que ver con la muerte de Luis XVII. El nuevo rey borbón, Luis XVIII, sin embargo, le amnistió e incluso le ofreció un cargo como pintor de corte. David rechazó su oferta, prefiriendo en lugar de ello exiliarse en Bruselas, Bélgica. Allí, pintó Amor y Psique (1817) y vivió hasta sus últimos días tranquilamente con su esposa, con la que se había vuelto a casar. Durante este tiempo, se dedicó principalmente a cuadros a escala menor de escenas mitológicas y retratos de bruselenses y emigrados napoleónicos, como El general Gérard (1816).


 21marte_desarmado_por_venus_y_las_gracias_1824_1428608775_268472

Jacques-Louis David - Marte desarmado por Venus y las Gracias, 1824. Óleo sobre tabla, 308 × 265 cm. Museos reales de Bellas Artes de Bélgica, Bruselas, Bélgica. Este trabajo es un intento impresionante y ambicioso por lograr una síntesis entre el mundo antiguo, el idealismo y el realismo y fue presentado en una exposición privada en París.

Su última gran obra, Marte desarmado por Venus y las Gracias lo empezó en 1822 y lo acabó el año anterior a su muerte. «David quería superarse una vez más. En diciembre de 1823, escribió:

    Esta es la última pintura que deseo pintar, pero quiero superarme en ella. Pondré el dato de mis 75 años en ella y después nunca volveré a coger el pincel

El tema se tomó de la mitología griega... David fue fiel a la leyenda... El colorido es traslúcido y perlado, como una pintura sobre porcelana.»

La pintura se mostró primero en Bruselas y luego fue enviada a París, donde los que habían sido alumnos de David acudieron en gran número a ver la pintura. Los expositores lograron un beneficio neto de 13.000 francos, lo que significa que hubo más de 10.000 visitantes, un número muy elevado para la época.

Cuando David salía del teatro, fue golpeado por un carruaje y murió más tarde de deformaciones en el corazón, el 29 de diciembre de 1825. Después de su muerte, algunos de sus retratos se vendieron en subasta en París, por precios muy bajos. Su famoso lienzo de Marat se mostraba en una sala especial retirada, para no enfurecer al público. No se permitió que el cuerpo de David regresara a Francia, a pesar de las peticiones de su familia, por la intervención que David tuvo en la ejecución de Luis XVI y por lo tanto fue enterrado en Bruselas, pero su corazón fue llevado a Père Lachaise, París.


 25los_amores_de_paris_y_helena_1788

Jacques-Louis David - Los amores de Paris y Helena (detalle) 1788. Museo del Louvre, París.


Sus principales obras son:

    - La muerte de Séneca, 1773, Petit Palais, París
    - San Roque intercediendo ante la Virgen por la curación de los apestados, 1780, Museo de Bellas Artes, Marsella
    - El dolor y los lamentos de Andrómaca sobre el cuerpo de Héctor, 1783, École nationale supérieure des Beaux-arts, París
    - Belisario, 1781. Palacio de Bellas Artes de Lille, Francia
    - El juramento de los Horacios, 1784, Museo del Louvre, París
    - La muerte de Sócrates, 1787, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York
    - Lavoisier y su esposa, 1788, Museo Metropolitano, Nueva York
    - Los lictores llevando a Bruto los cuerpos de sus hijos, 1789, Museo del Louvre, París
    - La condesa de Sorcy-Thélusson, 1790, Alte Pinakothek, Múnich
    - El juramento del Juego de Pelota (esbozos de 1791), Museo nacional del castillo de Versalles
    - La muerte de Marat, 1793, (Museos reales de Bellas Artes de Bélgica, Bruselas)
    - Las sabinas (cuadro relacionado con la leyenda romana del rapto de las sabinas), 1799, Museo del Louvre, París
    - Napoleón cruzando los Alpes, 1799, Museo Nacional del Castillo de Malmaison, Yvelines
    - Madame Récamier, 1800, Museo del Louvre, París
    - La coronación de Napoleón, 1805-1807, Museo del Louvre, París
    - Retrato de Napoleón en su gabinete de trabajo, 1812, Galería Nacional de Arte, Washington DC
    - Leónidas en las Termopilas, 1814, Museo del Louvre, París.

Espero que la recopilación realizada de este pintor extranjero os guste, y en lo posible contribuya en su divulgación.





http://es.wikipedia.org/wiki/Jacques-Louis_David





Algunas obras


 0david_self_portrait

Autorretrato - Jacques-Louis David (1748-1825)


 24el_dolor_y_los_lamentos_de_andr_maca_sobre_el_cuerpo_de_h_ctor_1783

El dolor y los lamentos de Andrómaca sobre el cuerpo de Héctor. 1783. Óleo, 275 × 203 cm. Museo del Louvre, París. Obra de Jacques-Louis David. El cuadro fue pintado para ser presentado como "obra de admisión" a la Real Academia de Bellas Artes.

Inspirado en un episodio de la Ilíada y representa a Andrómaca llorando sobre el cuerpo de su esposo Héctor. El rey troyano, que se describe en las fuentes clásicas como hombre enérgico y combativo contra sus enemigos, finalmente es muerto por Aquiles y su cuerpo, recuperado por su padre Príamo, velado por su familia.


 26los_amores_de_paris_y_helena_1788

Los amores de Paris y Helena. Óleo sobre lienzo. 147 × 180 cm. Museo del Louvre, París. Es una pintura de Jacques-Louis David realizada en 1788, encargada por el conde d'Artois al pintor. Inspirado en la mitología griega, representan a dos de las principales figuras de la Ilíada, Helena de Troya y Paris, interpretándose como una sátira de las costumbres del conde de Artois.

En la obra se plasma a Paris con un gorro frigio mientras corteja a la esposa de Menelao.1 Esta era el premio prometido por Afrodita a Paris por elegirla como diosa más bella que Atenea y Hera. Las cariátides representadas al fondo del cuadro son una copia de la Tribuna de las Cariátides del Louvre, realizadas por Jean Goujon.


 29retrato_de_napole_n_en_su_gabinete_de_trabajo_1812_galer_a_nacional_de_arte_washington_dc

Retrato de Napoleón en su gabinete de trabajo, 1812, Galería Nacional de Arte, Washington DC. Es una obra de Jacques-Louis David, pintor oficial de Napoleón Bonaparte de la que hay dos versiones. La original, que data de 1812, es la que se conserva en la Galería Nacional de Arte de Washington DC. Se trata de una pintura al óleo que mide 204 centímetros de alto y 125 de ancho. Hay otra versión en el Palacio de Versalles, Francia.

Jacques-Louis David era el pintor oficial de la corte de Napoleón (peintre de l'Empereur) desde 1804, año de su coronación, lo cual representó en La coronación de Napoleón (1804). Anteriormente, le había pintado como un héroe legendario, comparable a Aníbal o Carlomagno, en su Napoleón cruzando los Alpes (1799).

Este retrato de 1812, sin embargo, año de la primera derrota de Napoleón en el frente ruso, presenta a Bonaparte de manera menos heroica y solemne. Y no logra transmitir la sensación de seguridad en sí mismo que, como cuadro oficial, debió pretender.

En efecto, aparece en su estudio o gabinete, rodeado por muebles de estilo egipcio. Tiene 43 años, su rostro está abotargado y pálido y la mirada melancólica. La postura es ligeramente encorvada, el cuerpo parece haber perdido la forma.


 28belisario_1784_museo_del_louvre_par_s

Belisario, 1781, óleo sobre lienzo, 312 × 288 cm. Palacio de Bellas Artes de Lille, Francia. Es un cuadro del pintor neoclásico francés Jacques-Louis David. Cuando el pintor regresó de Italia expuso esta obra en el Salón de 1781. Se inscribe dentro de la pintura de Historia, un género revitalizado tras la muerte de Luis XIV.

La obra nos muestra a Belisario, héroe del Imperio bizantino, al comandante en jefe que, bajo las órdenes de Justiniano I, derrotó a los vándalos en África del Norte. Posteriormente, el emperador lo hizo cegar. El Belisario de David nos muestra a un héroe caído, viejo y ciego, mendigando en la calle en compañía de un joven niño mientras que uno de sus antiguos soldados, con gran asombro, reconoce al viejo. Este tema ya fue utilizado por Pierre Peyron. Solamente unos personajes están presentes, la escena queda poco sometida al efecto dramático de su historia. Y es por ello que la obra tendría un gran éxito.

El tema de la piedad es omnipresente en la obra, toca a los tres personajes considerados más «débiles»: la mujer, el niño y el viejo que encarna la imagen de Pietà. Las manos de los tres personajes, tendidas horizontalmente conducen a esta idea de debilidad, de necesidad de ayuda y caridad. Mientras que el soldado, en segundo plano, tiene las manos levantadas verticalmente, lo que señala su asombro. Las tres edades representadas difunden una idea de la gloria humana y del naufragio de la vejez.

El decorado es muy «anticuario», por la arquitectura sobria, austera y abrumadora que levanta detrás del belvedere la dureza de la condición de este último, muestra una voluntad por parte del artista de asociar con el estilo griego sus temas heroicos para trasladarlo en la época del artista. En efecto, es por temas de virtudes cogidos de la antigüedad que el «verdadero estilo», más tarde llamado «neoclásico», difunde su arte, rechazando así las frivolidades de la corte real de Luis XVI. Sin embargo, en la misma composición de la obra de David, el fondo del cuadro, que yuxtapone varios planes a rococó, no clasifica completamente esta obra del lado del neoclasicismo. Este lado neoclásico se reencuentra sobre todo en las ideas que transmite: el revolucionario ofrece una meditación sobre el heroísmo moral en la adversidad.


 27madame_r_camier_1800

Madame Récamier. Óleo sobre lienzo, 175 × 224 cm. Museo del Louvre, París. Fue pintado por el artista francés Jacques-Louis David en 1800. Se conserva en el Museo del Louvre de París, Francia.

Juliette Récamier, esposa de un banquero, era una de las jóvenes más notables y bellas de su época. Tenía un salón en el que se reunían los realistas, partidarios de una restauración borbónica y contrarios a Napoleón y concurrido por intelectuales como Jacques-Louis David, Benjamin Constant o Chateaubriand. Cuando se realizó este cuadro contaba con 23 años. Por establecer relaciones con escritores antimonárquicos, y negarse a ser dama de honor de Josefina, acabó siendo exiliada por Napoléon.

David la retrata como una heroína de la República o protagonista del Imperio, cuando en realidad era opuesta a ambas cosas. Está recostada, vistiendo un sencillo vestido blanco de estilo helénico; muestra los pies desnudos. No lleva joyas ni maquillaje, y el peinado es un sobrio recogido de estilo romano con una cinta. Se la ve desde una cierta distancia, de tal manera que el rostro parece bastante pequeño, lo que al final hace que se trate menos de un retrato de una persona y más de un ideal de elegancia femenina.

La ambientación es clásica: un tipo de diván o triclinio que a partir de entonces se conoció como Récamier, un reposapiés y un candelabro o lámpara romana. Aparece así como una moderna virgen vestal con la mirada desenfadada, pero con el cuerpo girado para indicar castidad. Este tipo de 'mobiliario roma' no acababa de ser descubierto gracias a las entonces recientes excavaciones arqueológicas en Pompeya y Herculano.

Esta sobriedad y sencillez a la manera de la antigüedad, que en el pasado pudo entenderse como revolucionario, era al tiempo de la pintura (1800) tan sólo una moda o estilo más.

La obra está inacabada, sin que se sepa muy bien por qué. Ello permite estudiar la técnica de David, antes de que sus vibrantes pinceladas preliminares se vean cubiertas por la capa de acabado de colores translúcidos. Uno de los aspectos más innovadores de esta obra es su formato horizontal, inusual para un retrato y más propio de pinturas de historia.


 32retrato_de_p_o_vii_1805

Retrato de Pío VII (1805). Es un retrato del Papa Pío VII realizado por el pintor francés Jacques-Louis David para agradecer a Pío por asistir a la coronación de Napoleón I de Francia (apareciendo también en la pintura de David La coronación de Napoleón, como un mero espectador).

Historia. La pintura parece haber sido encargado por Charles Pierre Claret de Fleurieu, intendente general del emperador francés, aunque no se menciona por escrito, ya que no existen registros de ello. Fue pintado en el Palacio de las Tullerías a finales de febrero de 1805. David parece haber sido conquistado e impresionado por la sencillez de Pío VII y su profunda humanidad, mostrándole en una pose introspectiva, que lo alejaba de la visión de ser el prelado más poderoso de la cristiandad. Se le pagó 10.000 francos para ello y se exhibió en la Galería del Sénat y luego asignado al Museo Napoléon (conocido actualmente como el Museo del Louvre). Luego, en 1824 fue colgado en el castillo de Luxemburgo, antes de regresar al Louvre en 1827.

David produjo tres copias del retrato con la asistencia de uno de sus estudiantes (probablemente Georges Rouget), dos de los cuales fueron encargados por Napoleón I para el museo de Fontainebleau y el museo del castillo de Versalles. David se quedó con la tercera copia, y se lo llevó con él en su exilio en Bruselas, la cuál se ha perdido.

Descripción. Vertical en formato y con un fondo marrón, la pintura muestra a Pío VII de tres cuartos de longitud sentado en un sillón de terciopelo rojo bordado en oro. Tiene una expresión tranquila y lleva un solideo blanco, un roquete blanco o túnica (de las cuales sólo las mangas se pueden ver), una esclavina de terciopelo rojo de tipo camail con puños de armiño y una estola roja con bordados de oro. Resto de las armas de Pío VII se encuentran en los brazos de la silla, y su mano derecha sostiene un papel en el que está escrito en latín Pio VII Bonarium Artium Patron (Pío VII, Patrón de las Bellas Artes). La obra está firmada por David, arriba a la izquierda con LUD. DAVID PARISIIS 1805.


 23retrato_ecuestre_del_conde_stanislas_potocki

Retrato ecuestre del conde Stanislas Potocki (1781). Obra de Jacques-Louis David


 22belisario_pidiendo_limosna_1784

Belisario pidiendo limosna (1784). Obra de Jacques-Louis David


 30retrato_de_lavoisier_y_su_esposa_1788

Retrato de Lavoisier y su esposa (1788). Obra de Jacques-Louis David


 31retrato_de_anne_marie_louise_th_lusson_condesa_de_sorcy_1790

Retrato de Anne-Marie-Louise Thélusson, Condesa de Sorcy (1790). Obra de Jacques-Louis David


 33el_general_g_rard_1816

El general Gérard (1816). Obra de Jacques-Louis David


 34emmanuel_joseph_si_yes_1817

Emmanuel Joseph Sièyes (1817). Obra de Jacques-Louis David


 46david_etienne_maurice_gerard

Étienne-Maurice Gérard, 1816. Obra de Jacques-Louis David


 44artist_ingres_1800_por_jacques_louis_david_013

Artist Ingres, 1800. Obra de Jacques-Louis David


 45z_na_de_and_charlotte_bonaparte_1821

Zénaïde and Charlotte Bonaparte, 1821. Obra de Jacques-Louis David


 40_jacques_louis_david_andromache_mourning_hector

Andromache mourns Hector, 1783, Musée du Louvre, Paris. Obra de Jacques-Louis David


 41cupidon_et_psych

Cupido and Psyche, 1817. Obra de Jacques-Louis David


 42leonidas_at_thermopylae_1814

Leonidas at Thermopylae, 1814. Obra de Jacques-Louis David


 36le_nidas_1814

Leónidas (1814). Obra de Jacques-Louis David


 37distribuci_n_de_las_guilas

Distribución de las Águilas. Obra de Jacques-Louis David



 38david_rude_louvre_lp1780

Busto de Jacques-Louis David, por François Rude, 1838, Museo del Louvre.


 39j_r_me_martin_langlois_portrait_of_jacques_louis_david

Retrato de Jacques-Louis David, 1824 por Jérome-Martin Langlois

Ver más obras de Jacques-Louis David en Olga's Gallery



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustadoel trabajo recopilatorio dedicado a Jacques-Louis David (1748-1825) fue un pintor francés de bastante influencia en el estilo neoclásico. Buscó la inspiración en los modelos escultóricos y mitológicos griegos, basándose en su austeridad y severidad, algo que cuadraba con el clima moral de los últimos años del antiguo régimen.

Más tarde David llegó a ser un activo participante en la Revolución francesa así como amigo de Maximilien de Robespierre; en realidad fue el líder de las artes bajo la República Francesa. Encarcelado tras la caída de Robespierre del poder, más tarde se alineó con el advenimiento de otro régimen político, el de Napoleón Bonaparte. Fue en esta época cuando desarrolló su 'Estilo Imperio', notable por el uso de colores cálidos al estilo veneciano.

David fue el pintor más influyente del arte francés del siglo XIX, especialmente en las pinturas académicas.



Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, pintura.aut.org, museothyssen.org, artcyclopedia.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 09 Abril 2015, 22:23; editado 12 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: DAVID 
 
J.Luis muchas gracias por la nueva exposición de David. Personalmente me ha gustado mucho estos cuadros me quedo a parte de con el primero que coincido contigo de que es espectacular, me gustó también "Bonaparte atravesando los Alpes" y "Mars Disarmed by Venus and the Three Graces "

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: DAVID 
 
Gracias xerbar... poco a poco voy terminando la gran base de la Galería de Arte, me quedan por terminar los trabajos de Van Dyck, Fra Angelico, Sorolla y Dalí.

Con estas exposiciones daré por terminadas la base principal de mis “clásicos”, que he querido se asiente la Galería... con el tiempo y ya con más calma haré algunas nuevas aportaciones. Estos trabajos como tu bien sabes me han llevado muchas horas de dedicación, pero lo doy por bien aprovechado, pues he aprendido y disfrutado haciendo las exposiciones... y si además sirven para que otras personas se interesen por estos temas; mejor que mejor.

Además aprovecho para invitar a cualquier miembro del foro a exponer el trabajo del artista que quiera.




Saludos
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Resposta: DAVID 
 
J.luis, otra vez te felicito por esta nueva exposición. [smilie=up.gif]

Espero con ascuas la de mi Dalí  :grin: , allí no creo que pueda contenerme y creo que voy a poner baza si tu me lo permites  
 




___________________________
mini_140316081758881209
 
galarina - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: DAVID 
 
Bravo j.luis!

Me quedo con "Patroclus"
 



 
Green_woman - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: DAVID 
 
Gracias Galarina y Green, este pintor lo conozco desde adolescente y he ido conociendo su obra a trompicones, recopilando información de muchas fuentes... pero jejeje, cuento con ventaja pues a los 15 años hice un trabajo de este pintor y me pusieron un 10, -de los pocos que he sacado-. Además en esa época no existía Internet y los trabajos se hacían de otras formas mas artesanales.


Galarina, por supuesto que te dejo que metas baza sobre Dalí y de quien quieras, espero aportes imágenes y comentarios que a buen seguro me dejaré en el tintero en el trabajo que presente.




Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: DAVID (Jacques Louis) 
 
.


Napoleón cruzando los Alpes (Las cinco versiones de David)



 18napole_n_cruzando_los_alpes_1801_leo_sobre_lienzo_260_221_cm_palacio_de_charlottenburg_berl_n_alemania

Napoleón cruzando los Alpes, 1801. Óleo sobre lienzo, 260 × 221 cm. Palacio de Charlottenburg, Berlín, Alemania. Obra de Jacques-Louis David

Napoleón cruzando los Alpes (también conocido como Napoleón en el paso de San Bernardo, Bonaparte cruzando los Alpes, Retrato ecuestre de Bonaparte en el monte Saint-Bernard) es el título de cinco versiones de un retrato ecuestre pintado al óleo sobre lienzo de Napoleón Bonaparte pintados por el artista francés Jacques-Louis David entre 1801 y 1805. Inicialmente encargados por el embajador español en Francia, la composición muestra una versión fuertemente idealizada del auténtico cruce de los Alpes por Napoleón y su ejército en 1800.

Antecedentes

Habiendo tomado el poder en Francia durante el 18 brumario (9 de noviembre) de 1799, Napoleón decidió regresar a Italia para reforzar las tropas francesas que aún estaban en el país y volver a ocupar el territorio tomado por los austriacos en los años precedentes. En la primavera de 1800 guio al Ejército de Reserva a través de los Alpes por el paso de San Bernardo. Las fuerzas austriacas, bajo Michael von Melas, estaban sitiando Masséna en Génova y Napoleón confiaba en tener el elemento sorpresa de su parte tomando la ruta a través de los Alpes. Cuando llegaron las tropas de Napoleón, Génova había caído; pero él siguió adelante, confiando en alcanzar a los austriacos antes de que pudieran reagruparse. El Ejército de Reserva libró una batalla en Montebello el 9 de junio antes de asegurarse una victoria decisiva en la Batalla de Marengo.

La instalación de Napoleón como Primer Cónsul y la victoria francesa en Italia permitieron un acercamiento a Carlos IV de España. Mientras se llevaban a cabo negociaciones para restablecer relaciones diplomáticas, tuvo lugar el tradicional intercambio de regalos. Carlos recibió unas pistolas realizadas en Versalles, ropajes de los mejores sastres parisinos, joyas para la reina, y un magnífico conjunto de armadura para el recientemente vuelto a nombrar Primer Ministro Manuel Godoy. A su vez, a Napoleón le ofrecieron dieciséis caballos españoles de los establos reales, retratos del rey y la reina ejecutados por Goya, y el retrato que se iba a encargar a David. El embajador francés en España, Charles-Jean-Marie Alquier, pidió la pintura original a David de parte de Carlos. El retrato colgaría en el Palacio Real de Madrid como símbolo de la nueva relación entre los dos países. David, que había sido un ardiente defensor de la Revolución pero que había transferido su fervor al nuevo Consulado, estaba deseando aceptar el encargo.

Al conocer la petición, Bonaparte pidió a David que pintara otras tres versiones más: una para el Palacio de Saint-Cloud, una para la biblioteca de Los Inválidos, y una tercera para el palacio de la República Cisalpina en Milán. Una quinta versión fue realizada por David y permaneció en varios de sus talleres hasta su muerte.


 19primera_versi_n_de_versalles

Primera versión de Versalles.


Historia de las cinco versiones

El original permaneció en Madrid hasta 1812, cuando lo expolió José Bonaparte después de abdicar como Rey de España. Se lo llevó consigo cuando marchó al exilio a los Estados Unidos, y colgó en su finca de "Point Breeze" cerca de Bordentown, New Jersey. La pintura fue pasando de un descendiente a otro hasta 1949, cuando su gran sobrina nieta, Eugenie Bonaparte, lo legó al museo del Castillo de Malmaison.

La versión creada para el Castillo de Saint-Cloud de 1801 fue llevada en 1814 por soldados prusianos bajo el mando de von Blücher quien se lo ofreció al Rey de Prusia. Actualmente se encuentra en el Palacio de Charlottenburg en Berlín.

La copia de 1802 para Los Inválidos se quitó y se llevó a un almacén durante la restauración de los Borbones de 1814; pero en 1837, por orden de Luis Felipe, volvió a colgarse en su recientemente creado museo en el Palacio de Versalles, donde permanece hasta ahora.

La versión de 1803 fue llevada a Milán pero confiscada en 1816 por los austriacos. No obstante, los milaneses rehusaron entregarla y permaneció en la ciudad hasta 1825. Finalmente fue instalada en el Belvedere en Viena en 1834. Allí permanece actualmente, formando parte de la colección de la Galería de Arte Austríaco.

La versión que conservó David hasta su muerte en 1825 se exhibió en el Bazar Bonne-Nouvelle en 1846 (donde fue destacada por Baudelaire). En 1850 fue ofrecida al futuro Napoleón III por la hija de David, Pauline Jeanin, y la instalaron en el Palacio de las Tullerías. En 1979, fue entregada al museo en el Palacio de Versalles.

Pinturas. El encargo especificaba un retrato de Napoleón con el uniforme de Primer Cónsul, probablemente en el espíritu de retratos que se produjeron más tarde por Antoine-Jean Gros, Robert Lefèvre y Jean Auguste Dominique Ingres, pero estaba deseando pintar una escena ecuestre. El embajador español, Ignacio Muzquiz, informó a Napoleón y le preguntó cómo deseaba ser representado. Napoleón inicialmente pidió que se le mostrase revisando las tropas, pero al final se decidió por la escena mostrándole al cruzar los Alpes.

En realidad, el cruce se hizo con buen tiempo y Bonarparte fue guiado a través de las montañas, montado sobre una mula, por un guía. Sin embargo, desde el principio la pintura era ante todo propaganda, y Bonaparte le pidió a David que lo representara "tranquilo, montado sobre un fogoso caballo" (Calme sur un cheval fougueux), y es probable que él también sugiriera el añadido de los nombres de otros dos grandes generales que llevaron sus tropas a través de los Alpes: Aníbal y Carlomagno.


 8retrato_inacabado_de_napole_n_por_david_1798

Retrato inacabado de Napoleón, por David, 1798.

Producción. A diferencia de lo que era habitual en él, David hizo pocos esbozos y estudios preliminares. Gros, el alumno de David, hizo un pequeño esbozo al óleo de un caballo al que se le ponen las riendas, que era probablemente un estudio para la montura de Napoleón, y las libretas de David muestran algunos esbozos de primeras ideas sobre la posición del jinete. La falta de estudios preliminares puede explicarse en parte por el rechazo de Bonaparte a posar para el retrato. Había posado para Gros en 1796 por insistencia de Josefina de Beauharnais, pero Gros se había quejado de que no dispuso de tiempo suficiente para que el posado resultara fructífero. David también consiguió persuadirlo para que posara para un retrato en 1798, pero las tres horas que el impaciente e inquieto Bonaparte le concedió no eran tiempo suficiente para producir una semejanza suficiente. Al aceptar el encargo de la escena alpina, parece que David esperaba que posara para él en su estudio, pero Bonaparte se negó rotundamente, no sólo porque le desagradaba posar, sino también porque creía que la pintura debía ser una representación de su carácter, más que de su apariencia física:

    - ¿Posar? ¿Para qué? ¿Cree que los grandes hombres de la Antigüedad de quien nosotros tenemos imágenes posaron?

    - Pero Ciudadano Primer Cónsul, le pinto para su siglo, para los hombres que le han visto, que le conocen, ellos querrán encontrar una semejanza.
    - ¿Semejanza? No es la exactitud de los rasgos, una verruga en la nariz lo que da la semejanza. Es el carácter el que dicta lo que debe pintarse...Nadie sabe si los retratos de los grandes hombres se les parece, basta que sus genios vivan allí.1

El rechazo a posar marca una ruptura en los retratos de Napoleón en general, con el abandono del realismo por la iconografía política: después de este punto los retratos se hacen emblemáticos, capturando un ideal más que una semejanza física.

Incapaz de convencer a Napoleón para que posara para el cuadro, David cogió un busto como punto de partida para sus rasgos, e hizo que su hijo se colocara en lo alto de una escalera como modelo para la postura. El uniforme es más preciso, sin embargo, pues David consiguió tomar prestado el uniforme y el bicornio que lució Bonaparte en Marengo. Dos de los caballos de Napoleón se usaron como modelos para el "fogoso corcel de combate": la yegua "la Belle" que está representada en la versión de Charlottenburgo, y el famoso gris Marengo que aparece en los de Versalles y Viena. Grabados de Voyage pittoresque de la Suisse sirvieron de modelo para el paisaje.

El primero de los cinco retratos fue pintado en cuatro meses, de octubre de 1800 a enero de 1801. Al acabar la primera versión, David empezó inmediatamente a trabajar en la segunda, que acabó el 25 de mayo, la fecha de inspección de Bonaparte de los retratos en el taller del Louvre de David.

Dos de los alumnos de David le ayudaron a producir las diferentes versiones: Jerome-Martin Langlois trabajó principalmente en los dos primeros retratos, y George Rouget produjo la copia para Los Inválidos.

Composición. La composición está basada en formas geométricas simples. El sujeto principal encaja en un círculo delimitado por la cola del caballo y el borde de la capa. El pomo de la espada está en el centro de este círculo. Napoleón y su caballo hacen la forma de una Z, dotando de dinamismo a la escena, y las diagonales de las montañas y las nubes se oponen entre sí, reforzando la impresión de movimiento. A pesar de los aspectos dinámicos de la composición, la escena aparece estática, debido principalmente a la iluminación con la que David iluminó a su sujeto dando a la pintura el aspecto de un bajorrelieve.

Técnica. En contraste con sus predecesores François Boucher y Jean-Honoré Fragonard, quienes empleaban una pintura de base roja o gris como un color de base sobre la que construir la pintura, David empleó el fondo blanco del lienzo directamente por debajo de sus colores, como muestran algunas de sus obras inacabadas, tal como su primer intento de retrato de Napoleón o su esbozo del El juramento del Juego de pelota (esbozos de 1791, Museo nacional del castillo de Versalles).

David trabajó usando dos o tres capas. Después de haber capturado el contorno básico con un dibujo ocre, desarrollaría la pintura con ligeros toques, usando un pincel con poca pintura, y concentrándose en los bloques de luz y sombra más que en los detalles. Los resultados de esta técnica son particularmente destacados en la versión original de Napoleón cruzando los Alpes de la Malmaison, especialmente en el tratamiento de la grupa del caballo. Con la segunda capa, David se concentraba en rellenar los detalles y corregir posibles defectos.

La tercera y última capa se usaba para toques finales: mezclar los tonos y suavizar la superficie. David a menudo dejaba esta tarea a sus asistentes.

Detalle. Las cinco versiones del cuadro son más o menos del mismo gran tamaño (2.6 x 2.2 m). Bonaparte aparece montado con el uniforme de general en jefe, luciendo un bicornio con ribetes de oro, y armado con un sable de estilo mameluco. Está envuelto en los pliegues de una gran capa que ondea al viento. Su cabeza está vuelta hacia el espectador, y hace un gesto con su mano derecha hacia algo que está delante suyo. Su mano izquierda sujeta las riendas de su caballo de combate. El caballo está alzado sobre sus patas traseras, sus crines y cola batiendo sobre su cuerpo por el mismo viento que infla la capa de Napoleón. En el fondo una línea de soldados intercalados con artillería están subiendo la montaña. Nubes oscuras cuelgan sobre la imagen y en frente de Bonaparte las montañas se alzan bruscamente. En el primer plano, sobre las rocas, está grabado: BONAPARTE, ANNIBAL y KAROLVS MAGNVS IMP. Sobre el peto del caballo, está datada y firmada la pintura.2
Diferencias entre las cinco versiones

En la versión original de la Malmaison (260 x 221 cm; 102⅓ x 87 in), Bonaparte tiene una capa naranja, el puño de su guantelete está bordado, el caballo es moteado, negro y blanco, y los arreos están completos e incluyen una martingala estática. La cincha alrededor del vientre del caballo es de un color rojo oscuro desgastado. El oficial que sostiene un sable en la parte del fondo está oscurecido por la cola del caballo. La cara de Napoleón parece joven. La pintura está firmada en el peto: L. DAVID AÑO IX.


 7versi_n_de_charlottenburgo

La versión de Charlottenburgo (260 x 226 cm; 102⅓ x 89 in) muestra a Napoleón con una capa roja, montado sobre un caballo castaño. Los arreos son más simples, y les falta la martingala, y la cincha es de color gris azulado. Hay trazas de nieve sobre el suelo. Los rasgos de Napoleón están hundidos con la leve insinuación de una sonrisa. La pintura está firmada L.DAVID AÑO IX.

En la primera versión de Versalles (272 x 232 cm; 107 x 91⅓ in), el caballo es de un gris con pintas, los arreos son idénticos a la versión de Charlottenburgo, y la cincha es azul. El bordado del guantelete se ha simplificado con el asomo de la manga visible bajo el guante. El paisaje es más oscuro y la expresión de Napoleón más severa. No está firmado.


 6versi_n_de_belvedere

La versión del Belvedere (264 x 232 cm; 104 x 91⅓ in) es casi idéntica a la de Versalles, pero está firmada J.L.DAVID L.ANNO X.


 10segunda_versi_n_de_versalles

La segunda versión de Versalles (267 x 230 cm.) muestra un caballo blanco y negro con arreos completos pero faltando la martingala. La cincha es roja. La capa es de un rojo anaranajado, el cuello es negro, y el bordado del guantelete es muy simple y casi no se nota. El pañuelo atado alrededor de la cintura de Napoleón es azul claro. El oficial con el sable de nuevo queda oculto por la cola del caballo. Los rasgos de Napoleón son más maduros, tiene el pelo más corto, y –como en la versión de Charlottenburgo– hay una ligera sombra de sonrisa. Detalles de la ropa: el bordado y el estilo del bicornio sugieren que la pintura se acabó después de 1804. La pintura no está datada pero sí firmada L.DAVID.

Influencias. Después del ascenso al poder de Napoleón y la victoria en Marengo, se puso de moda los retratos alegóricos de Bonaparte, glorificando al nuevo Señor de Francia, como en la obra de Antoine-François Callet Alegoría de la Batalla de Marengo, representando a Bonaparte vestido en ropajes romanos y flanqueado por los símbolos alados de la victoria, y la de Pierre Paul Prud'hon Triunfo de Bonaparte, que representa al Primer Cónsul en un carro acompañado por figuras aladas. David prefirió el simbolismo más que la alegoría. Su figura de Bonaparte es heroica e idealizada pero carece de los símbolos concretos de la pintura alegórica


 5la_muerte_de_jacinto

La muerte de Jacinto, de Jean Broc, 1801.

Fiel a su deseo de un "regreso a lo griego puro" (retour vers le grec pur), David aplicó el neoclasicismo radical que demostró en su obra de 1799 El rapto de las sabinas al retrato de Bonaparte, siendo la única concesión el uso de vestiduras contemporáneas. El caballo de la primera versión es casi idéntico, en su postura y colorido, al que está representado en el tumulto de El rapto de las sabinas.

La juvenil figura de Bonaparte en el primer cuadro refleja la estética del "ideal bello" simbolizado por el Apolo Belvedere y llevado a su cenit en La muerte de Jacinto de Jean Broc, uno de los alumnos de David. La figura del bello joven que David ya había pintado en La Mort du jeune Bara (La muerte de Bara) está también presente en El rapto de las sabinas. La postura juvenil del hijo de David, forzado a posar para el artista por el rechazo de Bonaparte a posar, es evidente en la actitud de Napoleón representada en la pintura; con sus piernas dobladas como los jinetes griegos, la joven figura evoca al joven Alejandro Magno montado sobre Bucéfalo tal como puede verse en su sarcófago (hoy en el museo arqueológico de Estambul).

Para el caballo, David toma como punto de partida la estatua ecuestre de Pedro el Grande, El jinete de bronce por Étienne-Maurice Falconet en San Petersburgo, repitiendo el calmado manejo de un caballo encabritado sobre suelo rocoso. Hay también alusiones a Tito en La destrucción del templo de Jerusalén de Nicolas Poussin, un pintor que influyó grandemente en la obra de David. Los caballos de la estatuaria griega que aparece muchas veces en los cuadernos de notas de David apuntan a los bajorrelieves del Partenón como fuente inspiración.


 4detalle_del_gesto_en_la_versi_n_de_la_malmaison

Detalle del gesto en la versión de la Malmaison.

Simbolismo. El gesto es omnipresente en la pintura de David, desde San Roque intercediendo ante la Virgen por la curación de los apestados (1780, Marsella) a Marte desarmado por Venus y las Gracias (1824, Bruselas). Las manos alzadas del Juramento de los Horacios (1784, Louvre), el Juramento del Juego de pelota o La distribución de las Águilas (1808-1810, Versalles) son recursos retóricos que se convierten en un manifiesto sincero en las pinturas. En La muerte de Sócrates (1787, Nueva York, Museo Metropolitano de Arte), el filósofo – en el momento de tomar la cicuta – continúa enseñando a sus discípulos con un gesto de reprimenda ante sus despliegues emocionales. En Napoleón cruzando los Alpes, el gesto no deja duda de la voluntad del comandante de conseguir su objetivo.3 No indica la cumbre, sino más bien muestra al observador la inevitabilidad de la victoria y al mismo tiempo ordena a sus soldados que le sigan. La mano más desnuda que enguantada puede indicar que Napoleón deseaba aparecer como un pacificador más que como un conquistador.


 3detalle_de_las_inscripciones_en_las_piedras

Detalle de las inscripciones en las piedras.

Inscripciones. David usa las inscripciones para reforzar el simbolismo en ocho de sus obras conocidas: Belisario pidiendo limosna (1784, Louvre), El dolor y los lamentos de Andrómaca sobre el cuerpo de Héctor (1783, Escuela Nacional Superior de Bellas Artes, París), La muerte de Marat (1793, Museo de Bellas Artes, Bruselas), El furrier de Saint-Fargeau (perdido), Napoleón cruzando los Alpes, Safo y Faón, Retrato de Napoleón en su gabinete de trabajo (1812, Washington), y Leónidas (1814, Washington). En La muerte de Marat, el revolucionario agonizante sostiene una hoja con el nombre de su asesina, Carlota Corday. Léonidas muestra a un espartano grabando detalles de su sacrificio sobre una pared. En este cuadro, las rocas llevan los nombres de Aníbal y Carlomagno junto al de Bonaparte, uniéndolos por su paso de los Alpes, y retratando a Napoleón como su sucesor. La inclusión de Carlomagno y del "IMP" (queriendo decir Imperator, esto es, emperador) suscita la pregunta de hasta qué punto estaba implicado Bonaparte con el añadido de las inscripciones. ¿Era una coincidencia o una pista sobre sus ambiciones?

Recepción. Las primeras dos copias se exhibieron en el Louvre en junio de 1801 junto a El rapto de las sabinas, y aunque hubo una protesta en la prensa sobre la adquisición, la pintura rápidamente se hizo muy conocida como resultado de las numerosas reproducciones que se hicieron, la imagen apareció por todas partes, desde pósters hasta sellos. Rápidamente se hizo la imagen más reproducida de Napoleón.

Con esta obra David lleva el género de los retratos ecuestres a su cenit. Ningún otro retrato ecuestre hecho durante la época napoleónica obtuvo una celebridad semejante, quizá con la excepción de la obra de Théodore Géricault Oficial de cazadores a la carga de 1812.

Con el exilio de Bonaparte en 1815 los retratos pasaron de moda, pero a finales de los años 1830 de nuevo se colgaron en las galerías de arte y los museos.


 2bonaparte_cruzando_los_alpes

Bonaparte cruzando los Alpes por Paul Delaroche (1850).

Versión de Delaroche. Arthur George, tercer Conde de Onslow, que tenía una gran colección napoleónica, estaba visitando el Louvre con Paul Delaroche en 1848 y comentó la falta de verosimilitud y teatralidad del cuadro de David. Encargó a Delarouche una versión más exacta que representara a Napoleón sobre una mula. Aunque la obra de Delarouche es más realista que la simbólica representación heroica de David, no pretendía hacerla de menos al representarlo en un estilo realista.


es.wikipedia.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario