Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 4
Ir a la página 1, 2, 3, 4  Siguiente
 
MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje MURILLO (Bartolomé Esteban Murillo) 
 
Continuando con la presentación de mis pintores favoritos... Este trabajo recopilatorio está dedicado a Bartolomé Esteban Murillo, para mí uno de los más grandes de la pintura española, qué como los grandes maestros, marcó un estilo muy personal pintando sus figuras con mucha dulzura y un colorido suave y particular, debido a su profunda espiritualidad, especialmente a la Virgen.

Se ha dicho de Murillo que es el pintor de la Inmaculada Concepción, misterio por el que los contemporáneos del artista sintieron especial devoción. Sólo en el Museo del Prado hay cuatro. Y hasta en San Petersburgo (Rusia) se encuentra otra de ellas.

Sus obras más numerosas e importantes son las religiosas, y, entre las de género y retrato destacan las de los niños y ángeles, tiernas, dulces y casi irreales. Se calcula el número de sus pinturas autenticas en más de  cuatrocientas cincuenta obras.


 24bartolom_esteban_murillo_autorretrato Bartolomé Esteban Murillo. Sevilla. España. (1618-1682)

Nacido el 31 de diciembre de 1617 en Sevilla, cultivador de una temática preferentemente religiosa. A partir de sus primeras obras, representaciones de la Virgen María o la Sagrada Familia, evolucionó hacia un tratamiento de los temas en un tono más humano y sencillo, dentro de interiores cotidianos, en los que introduce pequeños detalles y escenas de la vida doméstica.

Ejecutó lienzos de altar para conventos e iglesias de diversas órdenes monásticas en Sevilla. Sus personajes se caracterizan por una gran dulzura, acentuada por una pincelada suave y fácil y una luz dorada que los envuelve. Como pintor de escenas de género, plasmó con gran maestría y emotividad el mundo de la novela picaresca de la época.


 0medall_n_dedicado_al_pintor_bartolom_esteban_murillo_en_la_fachada_del_museo_del_prado_madrid

Medallón dedicado al pintor Bartolomé Esteban Murillo en la fachada del Museo del Prado. Madrid
 
La caída de Murillo: estaba pintando el retablo de los Capuchinos de Cádiz, obra de grandes dimensiones para la cual requería de un andamio para ejecutar las partes superiores. Estando el pintor subido a dicho andamio, tropezó y cayó, lo que provocó que se le saliesen los intestinos como consecuencia de una hernia anterior que padecía. Esto, al parecer, le llevó a la muerte, pero no en el acto, ya que Murillo, aunque maltrecho, sobrevivió unos meses más.


user_50_retablo_mayor_del_convento_de_capuchinos_museo_de_bellas_artes_de_sevilla_todas_las_pinturas_son_de_murillo

Retablo Mayor del convento de los Capuchinos, Sevilla. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Todas las pinturas son de Murillo.

El 3 de abril de 1682 Bartolomé Esteban Murillo dijo adiós a la vida, de la que se despedía ya muy falto de fuerzas. Su última voluntad fue que se le enterrase en su parroquia de Santa Cruz y que se le dijeran misas en dicha iglesia y en la del Convento de la Merced. A penas terminar de dictar su testamento le faltaron fuerzas para seguir hablando y murió breves instantes después.

Al día siguiente, el 4 de abril, fue enterrado tal y como él había pedido. Esta iglesia, la de Santa Cruz, desapareció durante la ocupación francesa en Sevilla, y su solar lo ocupa actualmente la plaza de Santa Cruz, en cuyo subsuelo y en lugar ignorado reposan los restos del gran pintor sevillano, uno de los grandes maestros que la pintura ha dado a nuestro país.


user_50_catedral_de_sevilla_sala_capitular_con_la_inmaculada_y_cuatro_de_los_ocho_representaciones_de_santos_obras_de_murillo

Catedral de Sevilla, Sala capitular, con la Inmaculada y cuatro de los ocho representaciones de santos, obras de Murillo.

Espero que éste trabajo que he realizado con mucho entusiasmo, dedicado a uno de mis pintores favoritos, sea apreciado por los amantes del arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar.





Algunas obras de Murillo


Murillo en el Museo del Prado


 6estatua_de_murillo_y_puerta_de_murillo_del_museo_del_prado_01_1416162275_717735  

Monumento a Murillo. Museo del Prado.


user_50_10_la_inmaculada_concepci_n_de_los_venerables_soult

La Inmaculada Concepción de los Venerables/Soult. Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre tela, 274 x 190 cm., h. 1678. Museo Nacional del Prado. La Inmaculada Concepción de los Venerables/Soult. Autor de numerosas Inmaculadas, en los últimos años de su vida Murillo crea una fórmula ideal en la que aparece la Virgen vestida de blanco y azul, con las manos cruzadas sobre el pecho, pisando la luna y con la mirada dirigida al cielo, con un claro impulso ascensional, muy barroco, que coloca a la figura de María en el espacio empíreo habitado de luz, nubes y ángeles, y que sirve para aunar dos tradiciones iconográficas: la de la Inmaculada propiamente dicha y la de la Asunción.

La pincelada suelta y enérgica, la composición helicoidal, el uso de la luz y la sensación de movimiento que emana de la obra, hacen de ella un extraordinario ejemplo del arte barroco.

Encargada por Justino de Neve (1625-1685) para el Hospital de los Venerables Sacerdotes de Sevilla, fue llevada en 1813 a Francia durante la Guerra de la Independencia por el mariscal Soult y, tras exponerse durante casi un siglo en el Museo del Louvre, en 1941 ingresa en el Museo del Prado.


 41bartolom_esteban_perez_murillo_021

Inmaculada Concepción de El Escorial. Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1660-1665, óleo sobre lienzo, 206 x 144 cm, Madrid, Museo del Prado.


user_50_6_el_sue_o_del_patricio
 
El sueño del patricio. Bartolomé Esteban Murillo. 1662-65. Óleo sobre tela, 232 x 522 cm. Museo Nacional del Prado. Conjunto pictórico que representa el origen milagroso de la fundación de Santa Maria Maggiore de Roma. Fueron encargados para la iglesia sevillana de Santa María la Blanca, remodelada en los años posteriores a 1660 y concebidos como programa de exaltación mariana que desarrolló la bula papal de 1661 sobre el misterio de la Inmaculada Concepción.

El sueño del patricio Juan muestra la aparición de la Virgen al patricio y a su esposa mientras duermen, momento en el que María les encomendó que levantasen una gran iglesia bajo su advocación en el monte Esquilino con la planta diseñada por una milagrosa nevada.


user_50_7_el_patricio_revelando_su_sue_o_al_papa_liberio

El patricio revelando su sueño al Papa Liberio. Bartolomé Esteban Murillo. 1662-65. Óleo sobre tela, 232 x 522 cm. Museo Nacional del Prado. Conjunto pictórico que representa el origen milagroso de la fundación de Santa Maria Maggiore de Roma. Fueron encargados para la iglesia sevillana de Santa María la Blanca, remodelada en los años posteriores a 1660 y concebidos como programa de exaltación mariana que desarrolló la bula papal de 1661 sobre el misterio de la Inmaculada Concepción.

El patricio revela su sueño al Papa ilustra la visita del matrimonio al papa Liberio, quien había tenido una aparición parecida, para contarle su sueño. Al fondo, el cortejo se dirige hacia el lugar indicado, donde la Virgen, con el Niño en sus brazos, preside el milagro de la nevada.

Ambos lienzos (El sueño del patricio y El patricio revelando su sueño al Papa Liberio) se cuentan entre los más importantes de la producción de Murillo, tanto por su tamaño como por su ambición compositiva y la magistral manera en que está resuelta la narración pictórica. Fueron llevados a Francia por el mariscal Soult con destino al Museo Napoleón. En 1816 son devueltas a España y depositadas en la Real Academia de San Fernando, pasando posteriormente al Museo Nacional del Prado.


user_50_el_martirio_de_san_andr_s

El martirio de San Andrés. Bartolomé Esteban Murillo. 1675 - 1682. Óleo sobre lienzo, 123 cm x 162 cmuseo Nacional del Prado. Procedencia: Colección Real (Palacio de Aranjuez, Madrid, pieza de vestir la reina, 1818, nº 419).

Obra de su última etapa, en la que cultiva un estilo que ha sido calificado como "vaporoso", en el que las figuras pierden nitidez de contornos gracias a la utilización de una luz y un color que unifican todo. Esta suavidad en el tratamiento de la materia pictórica no resta contundencia expresiva a las formas, y no impide que Murillo transmita una gran carga expresiva a una de las pocas escenas de contenido dramático que realizó. Tanto el tono general de la composición como muchos de sus detalles revelan el conocimiento de los cuadros y estampas de Rubens, y especialmente del Martirio de San Andrés del Hospital de San Andrés de los Flamencos de Madrid.


user_50_el_buen_pastor_tambi_n_conocida_como_el_ni_o_jes_s_divino_pastor_murillo_1660_leo_sobre_lienzo_123_x_101_5_cm_museo_nacional_del_prado

El buen pastor. Bartolomé Esteban Murillo. 1660. Óleo sobre lienzo. 123 x 101,7 cm. Museo Nacional del Prado. Procedencia: Colección Real (adquirido por el cardenal Gaspar de Molina y Oviedo, Sevilla; adquirido por Isabel de Farnesio, Madrid, 1744; colección Isabel Farnesio, Palacio de la Granja de San Ildefonso, Segovia, 1746, nº 831; La Granja, sala de la princesa, 1766, nº 831; Palacio de Aranjuez, Madrid, pieza de dormir los Reyes, 1794, nº 831).

Murillo es uno de los grandes pintores de temas infantiles, tanto por sus famosas escenas costumbristas protagonizadas por niños como por sus representaciones religiosas. En esta obra aparece el Niño Jesús en la parábola bíblica del buen pastor que apacienta y cuida de sus ovejas. Se trata de un tipo de imágenes de gran éxito entre la sociedad sevillana de la época, y cuya eficacia devocional se ha mantenido intacta a través de los siglos. En ellas se conjuga un estilo sabio y delicado con un contenido amable y dulce.Originariamente era algo más pequeño, pero fue ampliado antes de 1746 para que formara pareja con San Juan Bautista niño (P00963).La flor de lis indica la pertenencia a la colección de Isabel de Farnesio, gran coleccionista de la obra de Murillo.Procede  de la Colección Real.


 5san_juanito_y_el_cordero

Los niños de la Concha. Bartolomé Esteban Murillo. Hacia 1670. Óleo sobre lienzo, 104 cm x 124 cm. Museo del Prado. Ingresó en las Colecciones Reales a través de la reina Isabel de Farnesio, gran coleccionista de la obra de Murillo. El Niño Jesús da de beber con una concha a su primo Juan, identificado por la Cruz y el Cordero. En el cielo, en un rompimiento de Gloria, unos ángeles niños presencian la escena, sacralizando el hecho. En la filacteria la frase “Ecce Agnus Dei”, palabras de San Juan Bautista que aluden a la condición de Cristo como Cordero de Dios.

Murillo juega con el encanto de los temas infantiles tan habituales en él, pero al tiempo, introduce una prefiguración del Bautismo de Cristo por parte de Juan a orillas del río Jordán. La composición procede de una estampa del pintor boloñés Guido Reni, a su vez inspirada en Annibale Carracci.


 3sagradafamiliadelpajar

Sagrada Familia del pajarito. Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1649-1650, óleo sobre lienzo, 144 x 188 cm., Madrid, Museo del Prado. Con un tratamiento de la luz y un estudio de los objetos inanimados todavía zurbaranescos, Murillo crea un ambiente intimista de apacible cotidianidad que será el característico de su pintura, abordando el hecho religioso, en el que la figura de San José cobra especial protagonismo, con los recursos propios del naturalismo y una personal y humanísima visión.


 2virgendelaservilletamurillo

Virgen de la Servilleta. Bartolomé Esteban Murillo. 1664-66. Óleo sobre lienzo, 68 x 72 cm. Museo del Prado. Madrid. Existen dos tradiciones recogidas por O´Neill en 1883 relacionadas con el título de esta obra, una de las más populares de Murillo. La primera de ellas hace referencia a que el pintor solía desayunar en el Convento de los Capuchinos tras oír misa. Un día, tras el cumplido desayuno, los frailes se apercibieron que faltaba una servilleta que días más tarde fue devuelta por Murillo tras pintar una Virgen con un Niño. La segunda versión narra como un devoto fraile solicitó al pintor una Virgen con Niño de pequeño formato para concentrase en sus oraciones. Murillo le respondió afirmativamente pero le solicitó la tela necesaria para su ejecución. El fraile le entregó la servilleta y el pintor la realizó sobre ella. Ambas leyendas son falsas ya que el soporte sobre el que está realizada la obra es lienzo, no tela de mantel. La Virgen con el Niño forma parte de la decoración del retablo mayor del Convento de los Capuchinos de Sevilla, ubicándose concretamente en la portezuela del tabernáculo. Murillo ha sabido captar a la perfección en ambos personajes la ternura y la afectividad. El Niño se inclina hacia el espectador, dirigiendo sus grandes ojos hacia nosotros, lo que motivó la popularidad del lienzo entre los sevillanos. La obra está realizada con una pincelada rápida y certera, rodando a ambos personajes de una sensación atmosférica que diluye sus contornos y crea un efecto de espiritualidad. Los vivos colores y la delicadeza de las carnaciones recuerdan a Rafael mientras que las atmósferas serán tomadas de Velázquez o Rubens, dos pintores importantes para Murillo tras su viaje a Madrid, sin dejar de lado a Tiziano y Van Dyck.


 4virgen_del_rosario_murillo

Virgen del Rosario. Bartolomé Esteban Murillo. 1650/55. Óleo sobre lienzo, 164 x 110 cm. Museo del Prado. La devota sociedad española del Barroco solicitará a los pintores un importante número de imágenes de la Virgen María debido a que los protestantes estaban cuestionando muchos dogmas relacionados con ella, como la virginidad o haber sido concebida sin pecado original. Esto provocó una inmensa devoción mariana en nuestro país, paladín del catolicismo, frente a la impiedad de los protestantes, según los contemporáneos de Murillo. Por lo tanto, el pintor aprovechó la enorme demanda de obras marianas para crear iconografías personales. Una de ellas es la Virgen del Rosario, donde aparece María sentada con el niño en brazos, sosteniendo el rosario con la mano derecha. Ambas figuras están recortadas sobre un fondo neutro para dar un mayor efecto volumétrico, acentuado al llevar las piernas a un lateral del cuadro. A pesar de estar juntos apenas se relacionan entre sí, ya que miran hacia el espectador; sólo sus mutuos abrazos les ponen en contacto, omitiendo los juegos de miradas entre madre e hijo tan característicos de Rafael. Los tonos que emplea son bastante oscuros aunque intenta alegrar la gama cromática con el rojo y el azul, símbolos de martirio y eternidad respectivamente. Bien es cierto que María no fue martirizada, pero sufrió el martirio de su hijo siendo considerada, pues, mártir psicológica. La pincelada empleada por el artista es algo más suelta que en la Sagrada Familia del Pajarito y anticipa el efecto vaporoso que pronto le convertirá en el primer pincel de Sevilla.


user_50_la_anunciaci_n_obra_de_murillo_hacia_1660_leo_sobre_lienzo_125_x_103_cm_museo_del_prado

La Anunciación. Bartolomé Esteban Murillo. Hacia 1660. Óleo sobre lienzo. 125 x 103 cm. Museo del Prado. Escena del Nuevo Testamento (Lucas 1, 26-38) que narra la Anunciación del Arcángel San Gabriel a la Virgen y la aceptación de María de convertirse en la madre Dios por medio de la intercesión del Espíritu Santo. La Virgen aparece acompañada de tres de sus atributos tradicionales, el costurero y el libro, símbolos de su laboriosidad y devoción, y las azucenas, símbolo de su pureza.

Cuadro de carácter devocional, esta obra forma parte de un tipo de pintura sencilla y llena de ternura que gozó de gran éxito entre la sociedad sevillana tras la epidemia de peste de 1649.

Este lienzo fue adquirido en Sevilla en 1729-33 por la reina Isabel de Farnesio, citándose en el inventario de 1746 del Palacio de la Granja y en el inventario de 1794 del Palacio de Aranjuez, ambos en Madrid.


user_50_la_conversi_n_de_san_pablo_museo_del_prado_murillo

La conversión de San Pablo. Bartolomé Esteban Murillo. 1675 - 1682. Óleo sobre lienzo, 125 cm x 169 cm. Museo del Prado. Narra el momento en que San Pablo cae del caballo y oye la pregunta de Cristo "¿Por qué me persigues?", lo que provoca su conversión. La escena posee un sentido muy dinámico y utiliza el color, la luz y las masas de una manera muy barroca, en la que se juega con el contraste entre el espacio casi vacío ocupado por la luz y Cristo, y el abigarrado grupo de San Pablo y sus acompañantes ante un fondo tenebroso.Se considera compañero del Martirio de San Andrés (P00982) debido a sus similitudes en cuanto a caracteres estilísticos y formato.


user_50_san_jer_nimo_murillo_prado

San Jerónimo.  Bartolomé Esteban Murillo. Hacia 1650-52.Óleo sobre lienzo, 187 x 133 cm. Museo del Prado.

San Jerónimo medita ante un crucifijo en la soledad de su retiro. A su alrededor se despliega una amplia variedad de objetos que hacen alusión a diferentes facetas de su vida. Los libros, papeles y recados de escribir remiten a su gran actividad intelectual; la calavera a sus penitencias y el sombrero encarnado a su dignidad cardenalicia. Este lastimero pero conmovedor San Jerónimo penitente se constituye en la obra maestra que mejor representa la admiración y regocijo del joven Murillo a los pinceles del gran pintor José de Ribera. En efecto, la autoría de esta obra ha sido tradicionalmente muy discutida por la crítica especializada, a la vista de la portentosa ejecución en detalles tan excelsos como el tratamiento de la naturaleza muerta -los libros, el crucifijo, la pluma, la calavera-, el rostro arrugado y las manos curtidas del santo. Asimismo, está íntimamente relacionada con las representaciones de santos penitentes de Ribera, y en concreto con el San Pedro arrepentido de la Colegiata de Osuna, que Murillo muy probablemente pudo haber visto. Curtis en 1883 fue el primero en atribuir el San Jerónimo a Murillo, adscribiéndolo a su segunda manera; luego Mayer hará lo mismo entre 1936 y 1940, admitiendo la influencia de Ribera; finalmente lo hará Angulo, en 1981, con ciertas reservas.

De cuerpo entero, Murillo presenta la figura de San Jerónimo arrodillado, en actitud de recogimiento, con las manos juntas mientras contempla el crucifijo que yace sobre un roquedo. El ambiente lúgubre y tenebrista del cobijo, ayudado por un potente haz de luz procedente del exterior del cuadro, hacen la figura más potente y escultural. La intensidad del rostro del santo, concentrado en oración, y los objetos de escritorio, desparramados en dos niveles, evidencian la capacidad del artista para pintar al natural. Al fondo, en la embocadura de la gruta, se puede adivinar un sobrio celaje, desprovisto de todo exorno paisajístico que pueda distraer nuestra atención. Hoy en día, despejadas las dudas sobre su atribución, se puede reafirmar con palabras de Pérez Sánchez que este San Jerónimo es un auténtico homenaje del pintor sevillano al mejor arte del "spagnoletto". Como ejemplo de otra de las fuentes visuales de Murillo para esta obra, cabe señalar la cercana dependencia que hay entre la figura de San Jerónimo y la estampa del mismo asunto del pintor y grabador genovés Bartolomeo Biscaino (1629-1657), siendo Murillo aficionado a transmitir ese espíritu amable y delicado que le proporcionaban ciertas estampas italianas y flamencas, lejos de ese otro pietismo, frío y distante, visto en los santos ermitaños de Ribera.

Este San Jerónimo podría ser el que Ceán menciona en su "Diccionario histórico" al referirse a los dos cuadros comprados por Carlos IV en Sevilla, y que más tarde aparecen documentados en el inventario del Palacio Real de 1814. Nada sabemos sobre su procedencia anterior, aunque no sería descabellado pensar que, en su origen, formara parte junto a una de las Magdalenas penitentes u otro santo en esa misma actitud, práctica harto frecuente en este momento. (JL. R. BL: en Catálogo de la Exposición "El joven Murillo", 2010).


user_50_la_adoraci_n_de_los_pastores_obra_de_murillo_hacia_1657_leo_sobre_lienzo_187_cm_x_228_cm_museo_del_prado

La adoración de los pastores. Bartolomé Esteban Murillo. Hacia 1657. Óleo sobre lienzo, 187 cm x 228 cm. Museo del Prado


 58caballero_de_golilla

Caballero de Golilla. Bartolomé Esteban Murillo. 1670. Óleo sobre lienzo. 198 x 127 cm. Museo del Prado.

Algunos especialistas consideran que este retrato podría ser el último pintado por Murillo. Desconocemos quién es el retratado, apuntándose a que fuera un secretario de Felipe IV llamado "El Judío", aunque la hipótesis carece de base documental. El personaje aparece en pie, vistiendo el característico traje negro con medias blancas de la nobleza española. Lleva la espada al cinto y sujeta el sombrero y los guantes con la mano izquierda mientras la diestra la apoya sobre una mesa cubierta con un tapete de terciopelo rojo. La expresividad del personaje es lo mejor del retrato, dirigiendo su penetrante mirada hacia el espectador.


 1murillo_nicol_s_omazur

Retrato de Nicolás de Omazur. Bartolomé Esteban Murillo. 1672, óleo sobre lienzo, 83 x 73 cm, Madrid, Museo del Prado.

Aunque Murillo se dedicó, sobre todo, a la pintura religiosa, de su mano salieron varios retratos que representan a destacados miembros de la sociedad sevillana. El protagonista de este cuadro fue un amigo y admirador del pintor que nació en Amberes en torno a 1609 y se había asentado en Sevilla, donde se dedicó al comercio y, en sus ratos libres, a la poesía. También al coleccionismo de arte, como prueba el inventario de los bienes que dejó a su muerte, entre los cuales se incluían varios cuadros de su amigo. Era, pues, un miembro de la destacada colonia de comerciantes extranjeros asentados en Sevilla, que proporcionaron a esta ciudad un dinamismo y un cosmopolitismo infrecuentes en el resto de las poblaciones peninsulares, y que, probablemente, tuvieron cierto peso en la orientación del gusto artístico local. Se trata de una obra recortada por todos sus lados y que, a juzgar por una copia antigua, incluía en origen una inscripción latina y una firma y fecha. La austeridad con que está resuelta la imagen, muy lejana de la exuberancia y riqueza cromática de los cuadros religiosos de su autor, enlaza no sólo con las tradiciones retratísticas españolas sino también con las flamencas. La calavera convierte al cuadro en una vanitas que sirve al espectador para reflexionar sobre lo efímero de las glorias terrenales. Tuvo como compañero un retrato de su mujer con una rosa en la mano, también emblema de la caducidad de la vida. Como en su autorretrato (Londres, National Gallery), Murillo ofrece una imagen nítida y certera en el formidable retrato de su amigo, reduciendo los elementos retóricos de la obra a sólo dos: la calavera con su inscripción, que califican al modelo desde un punto de vista moral e intelectual, y su rostro, de gran viveza, que se convierte en el centro expresivo de toda la pintura (Texto extractado de Portús, J.: Guía de la pintura barroca española, Museo del Prado, 2001, p. 206).


 6aparici_n_de_la_virgen_a_san_bernardo

Aparición de la Virgen a San Bernardo. Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1655. Museo del Prado.


user_50_rebeca_y_eliezer_de_murillo

Rebeca y Elíecer. Murillo. Bartolomé Esteban Murillo. Hacia 1655. Óleo sobre lienzo, 108 cm x 151,5 cm. Museo del Prado.


 8la_descensi_n_de_la_virgen_para_premiar_los_escritos_de_san_ildefonso

La descensión de la Virgen para premiar los escritos de San Ildefonso. Bartolomé Esteban Murillo. Museo del Prado.


 7visi_n_de_san_francisco_de_porci_ncula_1406026810_385913

Visión de San Francisco de Porciúncula. Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1670. Museo del Prado.


 1san_agust_n_entre_cristo_y_la_virgen

San Agustín entre Cristo y la Virgen. Bartolomé Esteban Murillo. 1663 - 1664. Óleo sobre lienzo, 274 x 195 cm. Museo del Prado    


 2cristo_en_la_cruz    

Cristo en la Cruz. Bartolomé Esteban Murillo. Hacia 1675. Óleo sobre lienzo, 185 x 109 cm. Museo del Prado.

El fondo nublado y tenebroso crea un contexto dramático donde se expone el sacrificio de Cristo en la cruz. La luz modela su cuerpo, y el breve giro de su torso y sus piernas acentúan la sensación de bulto redondo. Es una de las obras donde mejor se aprecia la influencia en Murillo de las estampas y pinturas de Anton van Dyck.


 3santa_ana_ense_ando_a_leer_a_la_virgen

Santa Ana enseñando a leer a la Virgen. Hacia 1655. Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre lienzo, 219 x 165 cm.Museo del Prado

Representa un tema muy querido por los pintores sevillanos, que alude a un episodio de la niñez de la Virgen transmitido a través de relatos apócrifos, y que da pie a Murillo para incorporar en un mismo espacio pictórico varios niveles de la realidad: por una parte, la realidad histórica trasladable a la vida cotidiana de una madre que ha dejado las labores de costura para enseñar a su hija; por otra, un espacio modelado a base de referencias arquitectónicas como columnas balaustradas que sitúan la escena en un ámbito indeterminado y en absoluto doméstico; en tercer lugar, un espacio alegórico formado por un rompimiento de gloria del que emergen dos ángeles que se disponen a colocar sobre la niña una corona de flores. La gran eficacia del pintor consiste en haber logrado reunir de una forma natural y armónica esos tiempos y espacios tan distintos, para formar, entre todos, una escena verosímil en la que se juega con el atractivo devocional que para una parte importante del público de la época tenían los temas infantiles. Como en muchas otras obras, Murillo prodiga en ésta los detalles que dan fe de su maestría como artista y de su conocimiento perfecto de los guiños estéticos e iconográficos que podían ganarle el entusiasmo de los espectadores. Es el caso de la cesta con la costura que aparece en primer término, y que constituye un magnífico fragmento de naturaleza muerta, o la delicada guirnalda de flores que transportan los ángeles, que debe su origen a tradiciones flamencas interpretadas de una manera muy personal (Texto extractado de Portús, J.: Guía de la pintura barroca española, Museo del Prado, 2001, p. 174).


 4santiago_ap_stol_bartolom_esteban_murillo

Santiago apóstol. Bartolomé Esteban Murillo, c. 1655. Óleo sobre lienzo, 134 x 107 cm. Museo del Prado.

Una de las imágenes más monumentales pintadas por Murillo es el Santiago Peregrino o Santiago Apóstol. Su figura solemne y grandiosa sorprende gratamente al espectador del Museo del Prado. El apóstol está representado de frente al espectador, portando en su mano derecha el bordón de peregrino y en la izquierda un libro que alude a las epístolas. Viste una túnica azul y un precioso manto rojo que hace resaltar la figura del fondo neutro. Estos colores forman parte de la iconografía, ya que el azul simboliza la eternidad y el rojo el martirio. Posiblemente formaría parte de un Apostolado, muy popular en la España del Barroco debido a los ejemplos tan importantes que nos han quedado: Rubens, Ribera o El Greco. Habitualmente son figuras aisladas, captadas con el mayor realismo posible, como ocurre en este caso.

Ver obra de Murillo en el Museo del Prado



Pinturas para la iglesia del Hospital de la Caridad de Sevilla


 40san_juan_de_dios_detalle_1672_sevilla_iglesia_del_hospital_de_la_caridad

San Juan de Dios (detalle), 1672, Sevilla, iglesia del Hospital de la Caridad. Bartolomé Esteban Murillo

Murillo pintó entre 1666 y 1670 «seis jeroglíficos que explican seis de las obras de Misericordia» para la nueva iglesia que, impulsada por Miguel de Mañara, construía la Hermandad de la Caridad, a la que el pintor había ingresado en 1665. En 1672 entregó otros dos cuadros de altar, los únicos que junto con dos de los jeroglíficos de las obras de misericordia se conservan en su lugar.


 37abraham_y_los_tres_ngeles_ottawa_national_gallery

Abraham y los tres ángeles, Ottawa, National Gallery. Bartolomé Esteban Murillo


 38el_regreso_del_hijo_pr_digo_washington_national_gallery_of_art

El regreso del hijo pródigo, Washington, National Gallery of Art. Bartolomé Esteban Murillo


 39la_curaci_n_del_paral_tico_en_la_piscina_prob_tica_londres_national_gallery

La curación del paralítico en la piscina probática, Londres, National Gallery. Bartolomé Esteban Murillo


 48santa_isabel_de_hungr_a_curando_ti_osos

Santa Isabel de Hungría curando a los tiñosos, hacia 1672. Óleo sobre lienzo, 325 × 245 cm. Iglesia de San Jorge (Hospital de la Caridad), Sevilla. Bartolomé Esteban Murillo


 75murillo_bartolom_esteban_perez_style_moses_striking_the_rock_19th_c

Moisés golpeando la roca de Horeb. 1666-1670, óleo sobre lienzo, 62,8 x 145,1 cm (Hospital de la Caridad), Sevilla. Bartolomé Esteban Murillo



Otras obras


 22joven_mendigo

Joven mendigo o El mendigo es una obra de Bartolomé Esteban Murillo adaptada hacia 1650. Se trata de un óleo sobre lienzo que mide 134 cm de alto por 110 de ancho. Se encuentra actualmente en el Museo del Louvre de París, Francia, donde se exhibe con el título de Le Jeune Mendiant. Fue adquirido en 1782 para las colecciones reales de Luis XVI.

El pintor sevillano Murillo es conocido ante todo por su pintura religiosa. Pero, como otros pintores barrocos españoles (Ribera, Velázquez), también realizó obras realistas. Entre ellas están los mendigos o pilluelos, bien en escenas, bien solos. El realismo no le impide presentarlos de forma amable, con la gracia propia de Murillo, sin expresar dolor o miseria. Se ha apuntado la posibilidad de que esta obra fuera un encargo de mercaderes extranjeros en Sevilla, dado el gusto flamenco por las obras de género que reflejan la vida cotidiana. Igualmente, se ha indicado la posibilidad de que se pintara por influencia de los franciscanos, para quien Murillo solía trabajar, y sus teorías sobre la caridad.

La primera de estas representaciones de estos golfillos urbanos es este Joven mendigo del Louvre. Aparece un mendigo vestido con harapos, que se concentra en su ropa apretada entre las manos. Se cree que está despiojándose. Tiene los pies sucios. Puede ser un mendigo o más bien un pícaro de los que aparecen en las novelas el Lazarillo de Tormes (1511) o las Ejemplares de Cervantes (1613).

Por todo acompañamiento, Murillo pinta un cántaro de barro y un cesto con manzanas. En el suelo, restos de camarones u otros crustáceos. Forman un bodegón por sí mismos. Gracias a ellos, demuestra su gran capacidad para pintar diferenciadamente materiales y texturas. Mendigo La escena está iluminada con un fuerte claroscuro propio de la época barroca, de influencia caravagista. La luz proviene de la ventana que queda a la izquierda e incide plenamente en el cuerpo sentado del chico, dejando en penumbra el resto de la estancia.

La composición está dominada por ejes diagonales, lo cual es típicamente barroco. En cuanto al cromatismo, dominan los colores amarillentos y castaños, desde los más claros hasta los oscuros, casi negros.


 25ni_os_comiendo_uvas_y_mel_n

Niños comiendo melón y uvas o Dos niños comiendo melón y uvas. Bartolomé Esteban Murillo. Hacia 1650. Óleo sobre lienzo, 145,6 × 103,6 cm. Neue Pinakothek, Munich. Alemania.

Murillo se convertirá en uno de los principales pintores infantiles del Barroco, tanto a la hora de representar figuras divinas como el Niño Jesús o San Juanito o personajes absolutamente reales como estos niños que aquí observamos. Se trata de una obra juvenil, fechada entre 1645-50 y en ella apreciamos la influencia naturalista en la pintura de Murillo. Las dos figuras aparecen ante un edificio en ruinas, interesándose el artista por presentarlos como auténticos pícaros, destacando sus ropas raídas y sus gestos de glotonería. Los detalles están captados a la perfección -especialmente las frutas- creando Murillo una apreciable sensación de realidad. La pincelada comienza a adquirir una mayor soltura y los efectos de vaporosidad y transparencia empiezan a surgir gracias a su contacto con Herrera y la pintura veneciana.


 26bartolom_esteban_perez_murillo_boy_with_a_dog_wga16362

Muchacho con un perro. Bartolomé Esteban Murillo, entre 1655 y 1660. Óleo sobre lienzo, 70 × 60 cm. Museo del Hermitage, San Petersburgo, Rusia. El cuadro representa a un niño harapiento, pícaro y alegre,2 jugueteando con un perro, y que es el modelo temático de muchos cuadros de Murillo, niños víctimas de la penuria que a mediados del siglo XVII, afectaba a una Sevilla ahogada por los impuestos y la competencia de Cádiz, después de la peste de 1649.


 27tres_muchachos

Tres muchachos (Dos golfillos y un negrito), hacia 1670, óleo sobre lienzo, 159 x 104 cm. Londres, Dulwich Picture Gallery. Murillo tuvo un esclavo negro llamado Juan que había nacido en 1657. Puede tratarse del modelo empleado para esta composición, también titulada en algunas ocasiones El pobre negro. Al igual que su compañero Invitación al juego de pelota a pala, el maestro sevillano realiza una nueva demostración de cómo captar las reacciones psicológicas de los niños. La escena tiene lugar al aire libre donde dos niños están dispuestos a iniciar su merienda cuando aparece un tercero que porta un cántaro, demandando un trozo de la tarta que están a punto de comer. El que tiene la tarta en sus manos la retirada del campo de acción del muchacho negro mientras que el otro dirige su mirada al espectador y sonríe abiertamente. El pequeño negro muestra un gesto amable en su demanda.
Un triángulo organiza la composición, ocupando la cabeza del niño negro el vértice, creando un juego de luces y sombras con el que refuerza la sensación atmosférica, de la misma manera que hizo Velázquez en Las Meninas. Las tonalidades pardas y terrosas contrastando con claras son habituales de esta época caracterizada por el aspecxto naturalista de las composiciones, especialmente las populares.


 28bartolome_esteban_murillo_ni_o_sonriendo

Niño sonriendo. Colección Abelló. Madrid. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 43murillo_ni_o_asomado_a_la_ventana

Niño riendo asomado a la ventana, hacia 1675, Londres, National Gallery. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 55joven_frutera

Joven frutera. 670-1675. Óleo sobre lienzo. 145,5 x 113 cm. Alte Pinakothek. Munich. Alemania. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 46murillo_bartolom_est_ban_the_flower_girl_google_art_project

Muchachas con Flores. 1670-1675. Óleo sobre lienzo. 120 x 98 cm. Dulwich Gallery. Londres. Obra de Bartolomé Esteban Murillo entre 1665 y 1670. La técnica utilizada por Murillo en este cuadro es ligerísima, impresionista y su coloración una de las más bellas de toda la obra del artista.1 La pintura muestra a una muchacha sentada ofreciendo sonriente las flores que lleva en su chal.


 55joven_frutera_1416168854_369883

Niños comiendo en una tartera. 1670 -1675. Óleo sobre lienzo. 123,5 x 102 cm. Alte Pinakothek. Munich. Alemania. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 42bartolom_esteban_perez_murillo_young_boys_playing_dice_wga16394

Niños jugando a los dados, hacia 1665-1675, óleo sobre lienzo, 140 x 108 cm, Múnich, Alte Pinakothek. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 57bartolom_esteban_perez_murillo_the_toilette_wga16393

Vieja despiojando a un niño. 1670-1675. Óleo sobre lienzo. 147 x 113 cm. Alte Pinakothek. Munich. Alemania. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 81bartolom_esteban_perez_murillo_old_woman_and_boy_wga16367

Vieja comiendo gachas con un chico y un perro, c. 1650-1660, óleo sobre lienzo, 147 x 107 cm. Museo Wallraf-Richartz. Colonia. Alemania. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 82bartolom_esteban_perez_murillo_baking_of_flat_cakes_wga16350

Preparación de tortas de harina, c. 1655-1660, óleo sobre lienzo, 164 x 120 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 47two_women_at_a_window_by_bartolome_esteban_murillo

Mujeres en la ventana o Joven y su dueña. Bartolomé Esteban Murillo. 1670 h. Óleo sobre lienzo, 127,7 x 106,1 cm. National Gallery (Washington). Murillo representa un profundo cambio en el gusto de los clientes del arte en la España del siglo XVII. Tras la severidad de naturalistas como Zurbarán, Maíno, el joven Velázquez, etc., Murillo proporciona imágenes bellas, iluminadas con suaves tonos dorados y rostros gentiles. Es el caso de esta pintura, realizada con frescura e ingenuidad. Muestra un tema muy explotado en la pintura española, como es el de la maja asomada a la ventana y acompañada de una mujer mayor. En el caso de Goya serán con frecuencia Celestinas exhibiendo a sus pupilas. En el caso de Murillo, la joven parece una muchacha del pueblo, con grandes ojos llenos de confianza y alegría. La dueña parece divertida por lo que ve en la calle y se tapa el rostro para ocultar la risa. La composición del lienzo es muy acertada: se basa en un ángulo recto acodado en la esquina inferior izquierda del marco. El ángulo está subrayado arquitectónicamente por el alféizar y la contraventana de madera, y así como por los personajes, con la jovencita apoyada y la dueña que se asoma. De este modo, gran parte del cuadro queda absolutamente vacío y la mirada del espectador se ve atrapada por las dos simpáticas figuras femeninas, que destacan contra un fondo oscuro sin iluminación ni referencias espaciales.


 58caballero_de_golilla_1416169165_221921

Abraham y los ángeles. 1667-1670. Óleo sobre lienzo. 236 x 261 cm. National Gallery of Art Ottawa. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 76la_escala_de_jacob_el_sue_o_de_jacob

La escala de Jacob (el sueño de Jacob), hacia 1660-1665, óleo sobre lienzo, 246 x 360 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 77murillo_isaac_bendiciendo_a_jacob

Jacob bendecido por Isaac, c. 1660-1665, óleo sobre lienzo, 213 x 358 cm Museo del Hermitage. San Petersburgo. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 83murillo_magdalena_penitente_1640_matthiesen_gal_london

Magdalena penitente, c. 1640-1645, óleo sobre lienzo, 196 x 144 cm. Matthiesen Gallery. Londres. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 78santarufinamurillo

Santa Rufina, c. 1660, óleo sobre lienzo, 93 x 64 cm. Museo Meadows. Dallas. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 79murillo_santa_justa

Santa Justa, c. 1660, óleo sobre lienzo, 93 x 64 cm. Museo Meadows. Dallas. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 59sagrada_cena

Sagrada Cena. 1650. Óleo sobre lienzo. 265 x 265 cm. Iglesia de Santa Maria la Blanca. Sevilla. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 32lavisi_ndesanantonio

San Antonio de Padua, 1656, óleo sobre lienzo, Catedral de Sevilla. El cuadro marca, en opinión de A. E. Pérez Sánchez, la «definitiva inflexión» de Murillo hacia el estilo barroco pleno. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 31bartolome_murillo_diego_de_alcala

San Diego de Alcalá dando de comer a los pobres, hacia 1646, óleo sobre lienzo, 173 x 183 cm, Madrid, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 60adoraci_n_de_los_pastores_leo_sobre_tabla_49_x_37_cm_museo_del_hermitage

Adoración de los Pastores. Óleo sobre tabla. 49 x 37 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 80murillo_nacimiento_de_san_juan_bautista

El nacimiento de San Juan Bautista, c. 1655, óleo sobre lienzo, 147 x 188 cm. Museo Norton Simon. Pasadena (California. USA)


 61murillo_adoracion_de_los_pastores

Adoración de los pastores. 1668. Óleo sobre lienzo. 283 x 188 cm. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 61santa_catalina_voces_en_el_museo

Desposorios misticos de Santa Catalina. 1682. 440 x 315 cm. Museo de Bellas Artes de Cádiz. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 62curacin_del_paraltico_murillo_1670

Curación del paralítico en la piscina probatica. 1679. Óleo sobre lienzo. 237 x 261 cm. The National Gallery. Londres. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 63frayjunperoyelpobrewu3

Fray Junípero y el pobre. 1645-1646. Óleo sobre lienzo. 176 x 222 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 64lavirgendelrosarioconelfv5

La Virgen del Rosario con el Niño. 1650. Óleo sobre lienzo. 166 x 125 cm. Museo Goya. Castres. Francia. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 65_esteban_murillo_la_cocina_de_los_ngeles

La cocina de los ángeles. 1646. Lienzo. 180 x 450 cm. Museo del Louvre. París. Francia. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 66bartolome_esteban_murillo_la_muerte_de_santa_clara

La muerte de Santa Clara. 1646. Óleo sobre lienzo. 189,5 x 446 cm. Dresde, Gemäldegalerie Alte Meister. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 67huidaegipto

La huída a Egipto. 1648. Óleo sobre lienzo. 207 x 162 cm. Instituto de Arte e Imagen de Detroit. Michigan. USA. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 68la_hu_da_a_egipto_1655_1660_leo_sobre_lienzo_155_5_x_125_cm_museo_de_bellas_artes_de_budapest

La huída a Egipto. 1655-1660. Óleo sobre lienzo. 155,5 x 125 cm. Museo de Bellas Artes de Budapest. Budapest. Hungría. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 69bartolome_esteban_murillo_1638_palacio_arzobispal_sevilla

La Virgen presentando el rosario a Santo Domingo. 1638-1640. Óleo sobre lienzo. 207 x 162 cm. Palacio Arzobispal de Sevilla. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 70la_virgen_y_el_ni_o_con_santa_rosal_a_de_palermo_museo_thyssen

La Virgen y el niño con Santa Rosalía de Palermo. Museo Thyssen. Madrid. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 71las_dos_trinidades

Las dos Trinidades. 1679-1680. Óleo sobre lienzo. 293 x 207 cm. The National Gallery. Londres. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 73san_buenaventura_y_san_leandro

San Buenaventura y San Leandro. Museo Bellas Artes de Sevilla. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 74san_francisco_abrazando_a_cristo_en_la_cruz

San Francisco abrazando a Cristo en la Cruz. Aprox. 1668. Óleo sobre lienzo. 283 x 188 cm. Museo Provincial de Bellas Artes. Sevilla. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 72bartolom_murillo_san_antonio_con_el_ni_o

San Antonio de Padua y el Niño, 1656, óleo sobre lienzo. 190 x 120 cm. Catedral de Sevilla. Obra de Bartolomé Esteban Murillo

"San Antonio de Padua y el Niño". así es como bautizó Bartolomé Esteban Murillo a esta tela de 190 cms. de alto y 120 de ancho que está colgada en la sala V del Museo de Bellas artes de nuestra ciudad.

Hoy, día de los Antonios, no hay mejor recurso que acordarnos de ellos y, a su vez, recordar la obra de este insigne pintor barroco sevillano.
El conjunto más importante de pinturas de Murillo que están en el museo procede la Iglesia del Convento de Capuchinos de Sevilla, donde constituían el retablo mayor y los altares de las capillas laterales. El San Antonio era uno de ellos.

Realizado en 1665, año de su plenitud artística, se encuentra entre las mejores de su producción. San Antonio con hábito franciscano y ramo de azucenas, símbolo de virginidad, en su mano derecha, abraza al Niño sentado sobre un libro que le sirve de pedestal.

La zona superior la ocupa un rompimiento de gloria con grupos de ángeles y un torrente de luz que sirve de fondo a la figura del Niño.  La atmósfera de comunicación afectiva vuelve a ser el eje de toda la composición, como vehículo para acceder al camino de la Salvación.

No hay estampa más tierna para felicitar a todos los que son Antón, Antonios y Antonias, nombres cuyo significado real puede ser "el que se enfrenta a sus enemigos" o "el inestimable".


 54san_isidoro_1655_lienzo_193_x_165_cm_catedral_de_sevilla

San Isidoro. 1655. Lienzo, 193 x 165 cm. Catedral de Sevilla. Obra de Bartolomé Esteban Murillo

Murillo ejecutó para la Sacristía Mayor de la Catedral de Sevilla dos lienzos casi cuadrangulares, representando a sus dos santos arzobispos de origen cartagenero, Isidoro y Leandro, encargados por el arcediano Juan Federigui, que había solicitado al Cabildo permiso para colocar dos cuadros que “serían de mano del mejor pintor que avia oy en Sevilla que es Pedro (sic) de Murillo”.

El espacio arquitectónico elegido para la ubicación de estas piezas es uno de los más relevantes de la catedral hispalense e, incluso, del renacimiento español, por lo que se dan una serie de circunstancias que lo convierten en un escenario privilegiado para las artes y la complementariedad de las mismas.
Siempre se ha pensado que el rostro del santo responde al del licenciado Francisco López Talabán, muerto en 1655, uno de los benefactores de la Catedral. San Isidoro aparece aquí sentado y absorto en la lectura, revestido con sus atributos episcopales, donde existen unos magníficos contrastes de color, de plenitud extrema y riqueza, con un fondo de cortinaje y soporte de columnas que recuerdan la pintura veneciana y al pintor flamenco Van Dyck.


 53estigmatizaci_n_de_san_francisco

Estigmatización de San Francisco. 1.645-1.650. Óleo sobre lienzo, 178 x 208 cm. Colección Maestre. Museo de Cádiz. Obra de Bartolomé Esteban Murillo

Se representa al santo arrodillado en primer plano, con los brazos abiertos y mirando hacia el ángulo superior derecho del lienzo donde Cristo crucificado se le aparece en forma de serafín, rodeado de un halo dorado que incide especialmente en el rostro del santo. Aparece ataviado con el hábito de la Orden Franciscana, descalzo y con las palmas de las manos marcadas por los estigmas que le han provocado los rayos dorados que se desprenden de las heridas de Cristo. Sobre el terreno rocoso que se extiende frente a él, aproximadamente en el ángulo inferior derecho del cuadro, reposan una cruz, un libro y una calavera. En segundo plano, al fondo a la izquierda, figura el hermano León derribado sobre la tierra con su mano derecha levantada en actitud de asombro. Al fondo, un paisaje iluminado tenuemente donde figura una ermita.

Iconografia. Asunto representado en el cuadro: Estigmatización de San Francisco de Asís; Se representa la escena de la vida del santo cuando se le aparece Cristo-serafín crucificado en el monte de La Verna y de sus heridas salen rayos dorados que alcanzan su cuerpo.


 52_esteban_murillo_santo_tom_s_de_villanueva_dando_limosna

Santo Tomás de Villanueva dando limosna. Obra de Bartolomé Esteban Murillo. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Obra de Murillo, hacia 1668, óleo sobre lienzo, 2383 x 188 cm. Pintado para una de las capillas laterales de la iglesia de los capuchinos, Murillo llamaba a este cuadro su Lienzo, según cuenta Antonio Palomino, quien destacaba la figura del mendigo de espaldas, «que parece verdad».


 51jakob_mit_den_herden_labans

Jacob pone las varas al ganado de Labán. Obra de Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1660-1665, óleo sobre lienzo, 213 x 358 cm., Dallas, Meadows Museum. El lienzo, perteneciente a una serie de historias de la vida de Jacob, muestra la habilidad de Murillo en la creación de paisajes.


 50bartolome_esteban_murillo_virgen_de_la_faja

Virgen de la Faja. 1675. Óleo sobre lienzo. 137 x 104,5 cm. Museo de Bellas Artes de Cádiz. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 10murillo_st_joseph_with_the_christ_child_sothebys

Saint Joseph with the Christ child. Óleo sobre lienzo. 164,2 x 108,5 cm. Colección particular. Obra de Bartolomé Esteban Murillo


 30vision_of_fray_lauterio_murillo_1640_1416166695_603058

La Virgen con fray Lauterio, san Francisco de Asís y santo Tomás de Aquino, Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1638-1640, óleo sobre lienzo, 216 x 170 cm, Cambridge, Fitzwilliam Museum. Una cartela en el ángulo inferior derecho explica el contenido de este inusual asunto, en el que la Virgen aconseja al franciscano fray Lauterio, estudiante de teología, la consulta de la Summa Theologiae del aquinatense para resolver sus dudas de fe.


 30retratodejosuavanbellers8

Retrato de Josua van Belle. Obra de Bartolomé Esteban Murillo. 1670, óleo sobre lienzo, 125 x 102 cm., Dublín, National Gallery of Ireland. Murillo retrató a Belle, comerciante holandés llegado a Sevilla en 1663, con la elegante actitud propia del retrato nórdico que pudo conocer en las colecciones de pintura de los comerciantes de esa procedencia establecidos en la ciudad, ante una cortina de vivo color púrpura que no se aprecia en esta reproducción.


 30vision_of_fray_lauterio_murillo_1640

La Virgen con fray Lauterio, san Francisco de Asís y santo Tomás de Aquino. Obra de Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1638-1640, óleo sobre lienzo, 216 x 170 cm, Cambridge, Fitzwilliam Museum. Una cartela en el ángulo inferior derecho explica el contenido de este inusual asunto, en el que la Virgen aconseja al franciscano fray Lauterio, estudiante de teología, la consulta de la Summa Theologiae del aquinatense para resolver sus dudas de fe.


 33nacimiento_de_la_virgen_1660_par_s_museo_del_louvre

El nacimiento de la Virgen es una obra del pintor Bartolomé Esteban Murillo, realizada originalmente en 1660 para la capilla de la Concepción de la Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla. Actualmente se encuentra en el Museo del Louvre de París.

Durante la ocupación francesa de Sevilla, en el marco de la invasión napoleónica a España, el Tesoro Catedralicio fue objeto de un expolio perpetrado por las tropas del mariscal francés Jean de Dieu Soult. Una de las obras confiscadas por el militar fue la Inmaculada de Soult y el Nacimiento de la Virgen, de Murillo. En principio, el francés pensaba obtener la Visión de San Antonio de Padua, pero el cabildo propuso intercambiarla por el Nacimiento de la Virgen y la obra permaneció en la capilla de San Antonio.

Es una de las obras más importantes en la producción artística de Murillo, quien se basó en modelos de la vida cotidiana de Andalucía para realizar el cuadro. Salvo por la presencia de los ángeles, no existe ninguna otra clave de que se trata de un cuadro de tema religioso.

La figura de la Virgen María centra toda la composición, sostenida en los brazos de varias mujeres, al mismo tiempo que emana un foco de luz que ilumina toda la escena aunque deja en penumbra al grupo de Santa Ana, incorporada en el lecho. También aparece San Joaquín.

El juego de luces que Murillo emplea recuerda a las obras de Rembrandt, que el pintor pudo haber admirado en las colecciones privadas.


 35murillo_jacob

Jacob pone las varas al ganado de Labán, hacia 1660-1665, óleo sobre lienzo, 213 x 358 cm, Dallas, Meadows Museum. El lienzo, perteneciente a una serie de historias de la vida de Jacob, muestra la habilidad de Murillo en la creación de paisajes. Obra de Bartolomé Esteban Murillo.


 36_esteban_murillo_santo_tom_s_de_villanueva_dando_limosna

Santo Tomás de Villanueva. Obra de Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1668, óleo sobre lienzo, 2383 x 188 cm, Sevilla, Museo de Bellas Artes. Pintado para una de las capillas laterales de la iglesia de los capuchinos, Murillo llamaba a este cuadro su Lienzo, según cuenta Antonio Palomino, quien destacaba la figura del mendigo de espaldas, «que parece verdad».


 45_bartolome_esteban_perez_murillo_012

José y la mujer de Putifar, obra de Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1645, óleo sobre lienzo, 196,5 x 245,3 cm., Kassel, Gemäldegalerie Alte Meister. El cuadro, con una carga erótica poco usual en la pintura española, fue adquirido a nombre de Murillo por el landgrave de Hesse antes de 1765. Confiscado por las tropas francesas, se expuso en el Louvre de 1807 a 1815. Devuelto a sus propietarios fue considerado obra italiana y atribuido por el museo a Simone Cantarini. En 1930 se descubrió la firma del pintor tras una limpieza, lo que no impidió que continuasen las dudas acerca de su autoría reivindicada tras la aparición en colección particular de una segunda versión del mismo asunto de autografía indiscutida.


 44_1416165077_691711

Las bodas de Caná, hacia 1670-1675,  obra de Bartolomé Esteban Murillo, óleo sobre lienzo, 179 x 235 cm, Birmingham, The Barber Institute. El banquete de bodas permite a Murillo representar una escena de vivo colorido y diversidad de vestuario, con toques orientalizantes también en el mantel, además de un variado repertorio de objetos de bodegón, con el gran cántaro de cerámica como eje de la composición.


 49murillo_st_justa_and_st_rufina_2

Las Santas; Justa y Rufina, h. 1666. Óleo sobre lienzo. 200 x 176 cm. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Sevilla. Bartolomé Esteban Murillo. Esta obra se ha convertido en una de las imágenes más populares del artista.

El cuadro marca, en opinión de A. E. Pérez Sánchez, la «definitiva inflexión» de Murillo hacia el estilo barroco pleno. Se trata de una de las pinturas realizadas para decorar la iglesia del Convento de los Capuchinos de Sevilla. En este cuadro están representadas ambas hermanas, de pie, sosteniendo en las manos una representación de la Giralda, pues popularmente se creyó que fue su intercesión la que impidió que el minarete, para entonces ya campanario de la catedral se cayera en el terremoto de 1504. Las vasijas de barro que aparecen en el suelo son atributo de las santas, al ser hijas de un alfarero. También, por ser mártires, aparece la hoja de palma del martirio.


 23bartolom_esteban_murillo_autorretrato

Autorretrato de Murillo. 1672-1675. Óleo sobre lienzo. 122 x 107 cm. The National Gallery. Londres. Bartolomé Esteban Murillo. Autorretrato, hacia 1670, óleo sobre lienzo, 122 x 107 cm. Londres, National Gallery. Inscripción: Bartus Murillo seipsum depin/gens pro filiorum votis acpreci/bus explendis. En este cuadro, pintado por deseo de sus hijos, Murillo se autorretrató dentro de un marco ovalado con molduras apoyando en él una mano para reforzar el efecto naturalista del trampantojo y acompañado por algunos instrumentos propios de su profesión, en una demostración de orgullo por la posición social alcanzada con su oficio solo comparable en la pintura española al autorretrato de Velázquez en Las meninas.



Enlaces interesantes


Ver obras de Murillo en Artehistoria

Ver biografía y obra de Murillo en la Wikipedia

Página dedicada a Murillo

Página dedicada a Murillo En el Poder de la palabra

EnlaceAnexo Wikipedia: Galería de cántaros y lozas en Murillo


 0medall_n_de_bartolom_esteban_murillo_y_estatua_de_la_magnificencia

Medallón de Bartolomé Esteban Murillo y estatua de la Magnificencia. Fachada principal del Museo del Prado, Madrid.


 5_sevilla2005july_113

Monumento a Murillo en Sevilla. Obra de Sabino de Medina y Peñar (1812-1888) fue un escultor español del siglo XIX cuya obra se englobaba dentro la corriente neoclásica. Discípulo de Valeriano Salvatierra se formó artísticamente en Roma.


 8madrid_prado_museum_murillo_1416162312_598808

En 1859, realizó la estatua de Murillo situada frente a la fachada sur del Museo del Prado (el pedestal es del arquitecto González Pescador), réplica de la que él mismo realizó anteriormente para ser colocada en Sevilla, una de sus obras más relevantes.

Sabino de Medina intervino también en la decoración del Palacio de las Cortes de Madrid, en cuyo Salón de sesiones, en la parte alta del testero, se encuentran cuatro efigies que simbolizan La Marina, La Agricultura, El Comercio y Las Ciencias; también lleva su firma el busto de Agustín Argüelles, en el mismo Palacio. Hizo igualmente labores de restauración de la Puerta de Alcalá, e intervino en la decoración escultórica del Obelisco del Dos de mayo, haciendo también la figura principal (Alegoría del río Lozoya) de la Fuente del Lozoya en la calle Bravo Murillo de Madrid. Otra de sus obras destacadas es Eurídice mordida por una víbora, expuesta en el Museo del Prado.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Bartolomé Esteban Murillo, gran maestro de Barroco, y sin lugar a dudas uno de los mas grandes de la pintura española, su pintura refleja a la sociedad religiosa sevillana y española en general del siglo XVII.

Este trabajo reeditado se lo dedico a mi compañero de foro y gran amigo E.P.D. Matías del Rey, también pintor y gran admirador de Murillo, numerosas veces conversamos -vía internet- de su obra, pues el maestro barroco sevillano era su pintor favorito.



Fuentes y agradecimientos: Mathías (Matías del Rey), museodelprado.es, ceres.mcu.es, pintura.aut.org, es.wikipedia.org, artcyclopedia.com, artehistoria.jcyl.es, leyendasdesevilla.blogspot.com.es, juntadeandalucia.es, es.wahooart.com, gabitos.com, ermundodemanue.blogspot.com.es, sevilladailyphoto.blogspot.com.es, invertirenarte.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 08 Febrero 2016, 10:38; editado 20 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Resposta: MURILLO 
 
Otra exposición magnífica J.luis  [smilie=up.gif]
 




___________________________
mini_140316081758881209
 
galarina - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MURILLO 
 
Mis cuadros favoritos de Murillo son:

Los niños de la concha, por su sensibilidad
Sagrada Familia del pajarito, por su delicadeza
La Anunciación, por su fuerza
La adoración de los pastores, por su perfección
Las santas Justa y Rufina, patronas de Sevilla, Por su perfección
Las Inmaculadas de Aranjuez o del Escorial, por su devoción
El joven mendigo, por se profundidad
Mujeres en la ventana, por su expresividad
Niño sonriendo, por su ternura
Niños comiendo uvas, Por su naturalidad
El martirio de San Andrés, por lo bien que expresa Murillo la dureza de la escena
Virgen con niño, por la luminosidad tan envolvente que consigue el gran maestro sevillano... por citar algunas, pues tiene una obra grandiosa.



¿Y a vosotr@s, cuales os gustan?



Galarina: Me alegro que te guste la exposición.



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Domingo, 16 Noviembre 2014, 22:37; editado 3 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MURILLO 
 
J.Luis muchas gracias por esta magnífica exposición para la galería, yo me quedo con:

La adoración de los pastores y Inmaculada Concepción de los Venerables.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MURILLO 
 
Yo me quedo con: San Francisco abrazado a Cristo en la Cruz
 



 
Green_woman - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: MURILLO 
 
Gracias xerbar y green, como ya dije tengo muchos favoritos, lo mejor es la gran obra que Murillo, logró pintar. Sin duda Murillo es de los grandes, tal vez después de Velázquez y Goya y quizá por encima de Zurbarán, Ribera, El Greco, Alonso Cano, Valdés Leal, Luis de Morales 'el Divino', Carducho, Juan de Juanes, Sánchez Cotán, Maíno..., pero ese es mi gusto, a lo mejor para vosotros es otro, pero hay tantos pintores excepcionales en España, que son difíciles de clasificar.


He encontrado un enlace excepcional del Museo de Bellas Artes de Sevilla, que quiero compartir con quien vea esta página. Donde Murillo es el gran protagonista del museo. Esta entrada la ha confeccionado Pepe Becerra,    al que felicito desde este foro.


user_50_5vista_general_de_la_sala_v

Museo de Bellas Artes de Sevilla. Vista general de la Sala V.


user_50_00_1343326190_129326

Murillo. Santas Justa y Rufina. Museo de Bellas Artes de Sevilla.
La pintura pertenece a la serie realizada para la iglesia del Convento de Capuchinos de Sevilla, donde estaba situada en el lugar del retablo mayor. El cuadro de as santas, prototipos de belleza popular sevillana, es una de las obras más famosas del pintor. Aparecen representadas con las palmas de los mártires y las vasijas de barro alusivas a su condición de vendedoras de cerámica. En sus manos sostienen la torre de la Catedral de Sevilla, La Giralda, pues según la tradición evitaron su desplome en el terremoto de 1.504.


user_50_murillo_inmaculada_la_colosal_museo_de_bellas_artes_de_sevilla

Murillo. Inmaculada, "La Colosal". Museo de Bellas Artes de Sevilla.
Nacido en Sevilla a finales de 1.617, Bartolomé Esteban Murillo realizó su aprendizaje artístico en el taller de Juan del Castillo. El estilo de sus primeras obras continúa los modelos de Zurbarán, de riguroso naturalismo tenebrista y los celajes de luces doradas que pintaba Roelas. El Museo conserva obras tempranas como la Inmaculada llamada La Colosal (hacia 1650) procedente del sevillano convento de San Francisco. Aunque este tema depende del modelo creado por Ribera, Murillo establece un nuevo prototipo iconográfico con representaciones de gran dinamismo, caracterizadas por el vuelo de los ropajes, túnica blanca y manto azul, y el acompañamiento de ángeles que revolotean en torno a la imagen de María. La pintura se expone sustituyendo al cuadro que presidía el retablo mayor de la iglesia del convento de Capuchinos de Sevilla, de donde proceden el conjunto de pinturas más importante de Murillo que conserva el museo.


user_50_0la_virgen_de_la_servilleta

Murillo. La Virgen de la Servilleta. Museo de Bellas Artes de Sevilla.
Existen dos versiones sobre el origen de la pequeña pintura de la Virgen de la Servilleta. Según la primera de ellas, los frailes capuchinos se percataron de que había desaparecido una servilleta de su ajuar doméstico, pero unos días más tarde les fue devuelta por el propio Murillo con el dibujo de la Virgen. En la segunda versión, es un fraile del convento el que solicita a Murillo una representación de la Virgen con el Niño para poder orar privadamente en su celda. Murillo acepta, pero solicita un lienzo para realizar la pintura; el fraile, sin embargo, carecía de recursos económicos y le entregó una servilleta en la que el artista realizó el trabajo.


user_50_0santo_tom_s_de_villanueva_dando_limosna_murillo_1_668

Santo Tomás de Villanueva dando limosna. Murillo, 1.668. Museo de Bellas Artes de Sevilla.
Pertenece a la serie que realizó el pintor para la iglesia del convento de Capuchinos de Sevilla, donde presidía el altar de la primera capilla de la nave de la Epístola. Se sentía particularmente orgulloso de ella y puede considerarse la síntesis genial de toda su obra. La figura del santo centra la monumental composición en la que logrados fondos de arquitectura clásica crean efectos de luces y sombras que prolongan la profundidad espacial. Los personajes están realizados con un realismo que atestigua todo el saber acumulado en la elaboración de temas populares y también pueden contemplarse excelentes detalles de bodegón en los libros y las monedas sobre la mesa.



Leer más, y ver más obras:


Museo de Bellas Artes de Sevilla -I, El edificio: http://leyendasdesevilla.blogspot.c...-sevilla-i.html

Museo de Bellas Artes de Sevilla -II, La planta baja: http://leyendasdesevilla.blogspot.c...sevilla-ii.html

Museo de Bellas Artes de Sevilla -III, La planta alta: http://leyendasdesevilla.blogspot.c...-sevilla-y.html




 

Es genial
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 01 Agosto 2012, 15:19; editado 2 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Gracias J.Luis por la magnífica exposición que presentas de Murillo, mi pintor favorito desde que tenía razón, después con mayor conocimiento he agregado algunos más. Veo que hay pocos comentan esta presentación que haces, para mí que no le va a la zaga a Velázquez. Tiene una Inmaculada Concepción que no la has puesto y que para mí es la mejor de todas, con las de El Escorial y Aranjuez no se con cual quedarme, me gustan las dos. La Virgen de la Servilleta tiene una ternura muy especial sobre todo el Niño con esa mirada tan atrayente, yo he hecho una copia que interpreto a mi manera que trataré de reprodicirla junto con otra de otro autor y la Inmaculada a que me refiero. Otro cuadro de Murillo, para mi entre los mejores, es San Francisco abrazando a Cristo en la Cruz. Saludo
    


Estoy intentando subir todas las imágenes juntas y tandan mucho la subiré una por una. Espero tener suerte.
 



 
matias - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Lo siento, no he podido subir ninguna imagen, pero me refiero a la Asuncio de la Virgen de 1670 que está en el Hermitage, para mí, como digo, es la mejor de todas, no sé para ustedes. Saludos
 



 
matias - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Gracias Matías por tus comentarios. Como ya dije sin duda para mí Murillo es uno de los grandes. El cuadro de "San Francisco abrazando a Cristo en la Cruz" está más arriba expuesto y es espléndido y muy conmovedor.

El oto que tu te refieres, lo he encontrado, creo que es éste:


laasuncindelavirgen1670kv8

La Asunción de la Virgen. 1670. Óleo sobre lienzo. 195,6 x 145 cm. Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia.


... y hasta tuve la suerte de verlo en mi rápida visita al Hermitage, aunque no recordaba los detalles que comentas y ahora con más detenimiento observo.


Saludos.


Saludos,
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Sí, José Luis es la imagen que comentaba que, para mí, supera en grandiosidad a las otras inmaculadas, sin desmerecer a ninguna. faltaba más, tratandose de Murillo. He intentado subir la Virgen de la Servilleta pero no entiendo el mecanismo a seguir  soy tan novato que me falta mucho por aprender. Tú tienes una versión que he hecho del mismo pero con otro título. Saludos
 



 
matias - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Murillo vuelve a Sevilla, o casi



La Caridad cuelga cuatro copias para sustituir las obras que robó Soult en 1810


La hermandad acabó cansada de pedir la devolución de las pinturas




fernandogarcajuanluiscoqk0

Los restauradores: Fernando García, Juan Luis Coto y Gustavo Domínguez.

 
Las tropas napoleónicas llegaron a Sevilla con los deberes hechos. El mariscal Soult entró en la ciudad en 1810 con una lista de 999 obras de arte que quería llevarse a Francia. Dicen los cronistas que traía subrayadas las piezas en el tomo nueve de Viaje de España, de Antonio Ponz y en El gran diccionario del arte, de Ceán Bermúdez. El Hospital de la Santa Caridad, un refugio para pobres construido en el siglo XVII cuya iglesia albergaba obras de Murillo, Valdés Leal y Pedro Roldán, era uno de sus principales objetivos. El motivo: la serie Obras de misericordia compuesta por seis enormes lienzos que Bartolomé Esteban Murillo realizó entre 1667 y 1670. Casi 200 años después, la iglesia ha recuperado su aspecto original.

Nadie ha devuelto las pinturas -que están en grandes pinacotecas como el Ermitage, de San Petersburgo; las galerías nacionales de Londres y Washington y el museo de Ottawa (Canadá)-, pero la Hermandad de la Santa Caridad, cansada de pedir que le restituyan lo robado, ha terminado colgando cuatro copias en la iglesia.

El trabajo, encargado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y la hermandad, lo han realizado en un año los pintores y restauradores Juan Luis Coto (Sevilla, 1953, Fernando García (Carmona, Sevilla, 1973) y Gustavo Domínguez (Huelva, 1979). "Hemos utilizado las técnicas del siglo XVII, aplicándole una primera capa de temple y con terminación al óleo. Con el tiempo, el óleo va perdiendo consistencia y las capas se hacen más transparentes, de forma que se ve las capas inferiores de temple, un material que no se altera nunca", explicó ayer ante los lienzos Juan Luis Coto, director del equipo de restauradores de la Catedral de Sevilla entre 1980 y 1991.

"La calidad de las copias es espléndida. Responden al espíritu de los originales porque los han hecho pintores que han respetado el sentido histórico de la serie", afirmaba ayer Enrique Valdivieso, catedrático de Historia del Arte de la Universidad Hispalense y experto en Barroco.

"Desde que se los llevaron no hemos parado de reclamarlos. Todos los hermanos mayores se han dirigido al Gobierno francés, a través de las embajadas, y también a los museos que los tienen ahora; pero nos dicen que se realizaron sucesivas compras y ventas de buena voluntad y que es imposible que vuelvan", apunta Antonio Domínguez, hermano mayor de la Caridad. "Los fueron devolviendo todos, salvo estos cuatro. El último en llegar fue Santa Isabel de Hungría -otra obra de Murillo que está en la iglesia pero no pertenece a la serie- que, tras haber sido devuelta, se quedó en el Prado hasta 1948. Según el Ministerio de Cultura, "no existe base jurídica para reclamar estos cuadros, ya que el expolio se produjo antes del siglo XX, que es cuando se comenzaron a hacer acuerdos de restitución". Las copias, con sus inmensos marcos iguales a los originales, han costado más de 100.000 euros, de los cuales la Junta aportará 50.000. Pero los franceses no fueron los primeros en codiciar estas obras maestras del barroco. El mismo Carlos IV había intentado, sin éxito, llevárselos en 1800 para su museo real. "El rey encargó una copia de la serie completa en 1802 a Joaquín Cortés para ofrecérsela a cambio a la hermandad, que rechazó el ruinoso trato. Los óleos de Cortés están ahora en el palacio de Aranjuez y se han colgado en los huecos de los originales en dos ocasiones, pero Patrimonio Real ha declinado las peticiones para una cesión", aclara Valdivieso.

Por suerte, la mitad de las 999 obras que los franceses fueron atesorando en el Real Alcázar se quedaron en Sevilla y volvieron a sus propietarios. Pero el Museo Goya de Castres (Francia) está lleno de obras maestras de Zurbarán, Pacheco y Roelas. La serie Obras de misericordia corrió otra suerte. Soult se quedó con los cuatro lienzos de 230 por 260 centímetros para su casa de París y los vendió en 1836. Las dos piezas mayores (de 335 por 550 centímetros) se salvaron y volvieron a la iglesia de la Caridad. Dicen que el mariscal hizo cálculos y tamaños lienzos no cabían en sus salones.


EL PAÍS


 


Felicitar a los restauradores andaluces por realizar las copias de Murillo con la misma técnica y materiales que utilizó el genio sevillano...


 

... y recriminar a los que se han aprovechado del desfalco de los franceses; muchos de ellos particulares, marchantes y actualmente pinacotecas de "reconocido prestigio"... y a lo que se ve, eso de devolver lo robado a España no entra en sus planes, lamentable.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Esta Preciosa Inmaculada de Murillo, me la ha mandado Matías.


inmaculadademurillojs2


Espero que os guste. También quiero agradecer la atención prestada a los más de 31.000 visitantes que hasta la fecha han visto esta página.



 



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Magníficos cuadros los de Murillo. Estoy de acuerdo con vosotros, la Inmaculada es preciosa.
Felicitades J. LUis, por todas las visitas que tienen tus trabajos. Te lo mereces.

Saludos
 




___________________________
imagesukrtbgox_200x135_150x101_1477846450_638145 bandera_de_asturias_150x98 dscn1528

Para toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio. A. Dumas

Dar amistad a quien te pide amor es lo mismo que dar pan al que tiene sed.

La felicidad es como la neblina, cuando estamos dentro de ella no la vemos. Amado Nevo

 
Mariol - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Historia de un Murillo rescatado del olvido...

Un historiador sevillano recupera un cuadro del pintor barroco almacenado y mal catalogado en un museo belga



lavirgenconelniodebarto

'La virgen con el Niño', de Bartolomé Esteban Murillo. Museo municipal de la ciudad belga de Lier.
  
Un historiador del arte sevillano ha rescatado del olvido el cuadro del artista barroco español Bartolomé Esteban Murillo La Virgen con el niño, oculto en los fondos del museo municipal de la ciudad belga de Lier. La obra, que ha sido presentada hoy públicamente por el museo, fue hallada por Eduardo Lamas Delgado, un joven de 29 años que trabaja para el Instituto Real del Patrimonio Artístico (IRPA) de Bélgica realizando un inventario de la obra española en este país.

La pintura, un óleo sobre lienzo, estaba catalogada en el IRPA como una copia o un Murillo dudoso. Sin embargo, "nada más ver el cuadro ya me picó la curiosidad, porque el estilo corresponde claramente al de Murillo", ha señalado Lamas, que después contrastó su hallazgo con la bibliografía sobre el artista. Esta pintura, que perteneció a la importante colección privada Aguado, en París, no es desconocida -e incluso aparece en varios catálogos que recogen el conjunto de la obra del pintor barroco- pero su pista se había perdido tras ser vendida en una subasta en 1843 en la capital francesa.

La manera de aplicar el color, de componer, la temática y los rostros de la Virgen y el niño que aparecen en la obra son características distintivas de una de las figuras más importantes de la pintura española del siglo XVII. "Todo concuerda", según Lamas.

A pesar de que la documentación del IRPA así lo demuestra, la autenticidad del cuadro aún debe ser confirmada por otras instituciones, presumiblemente españolas, que cuenten con información más completa del sevillano Murillo con la que comparar la obra, ha aclarado el historiador. Para Lamas, la ocasión que confirme o desmienta definitivamente esta atribución tendrá lugar en otoño, cuando el cuadro viaje al Museo de Bellas Artes de Bilbao, y después al de Sevilla, para formar parte de la muestra El joven Murillo, que reunirá por primera vez todas las obras que el artista barroco pintó en su juventud. "Se le va a contrastar con otros cuadros de la misma época y va a ser visitado por todos los expertos en la materia", ha recordado el redescubridor de esta pintura.

Para comprender cómo esta obra ha podido caer en el olvido -a pesar de que se conocía su existencia-, hay que tener en cuenta varios factores, como la falta de historiadores del arte español en Bélgica o el desinterés por la obra de Murillo que se vivió en el siglo XX, ha explicado Lamas. Después de exponerse en Bilbao y Sevilla, La Virgen con el Niño regresará "a su lugar", el Museo Municipal Wuyts-Van Campen y Barón Caroly en Lier, para pasar del olvido en las reservas a ser una pieza estrella de la pinacoteca.


EL PAÍS


 

Además de apreciar la nueva obra redescubierta del genial Murillo, como no con su aclamada y admirada Virgen de protagonista..., también hay que felicitar al joven historiador español que ha conseguido que un cuadro que estaba en el olvidado "y con telarañas en trastero" del museo belga, hacerlo gran protagonista.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Murillo antes de Murillo


Una muestra sobre sus años formativos otorga una nueva dimensión al pintor

Con los años ganó recursos técnicos, "pero pierde garra", afirma el comisario

Los franciscanos despertaron su interés por los desamparados




benitonavarretecomisari

Benito Navarrete, comisario de la exposición El joven Murillo explica Santa Catalina de Alejandría mártir.
 
Hay un Murillo más allá de las Inmaculadas entre nubes rodeadas de angelotes. Fue mucho antes del estallido barroco. Antes también de las escenas religiosas de la madurez de Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla, 1617-1682). En sus años de formación, que protagonizan la fascinante muestra del Museo de Bellas Artes de Bilbao El joven Murillo, pintó los cuadros que cincelaron su estilo, cercanos al realismo y atentos al tiempo que le tocó vivir.

Suman 42 obras, pinturas que el artista realizó entre los 23 y los 38 años. Y descubren un artista todavía bajo la influencia de los maestros de la generación anterior, preocupado por los juegos de luces y sombras y con una sorprendente conciencia social.

De ahí que las santas pintadas por el joven Murillo resulten reales. Las telas están plasmadas en toda su riqueza y materialidad y la miseria de los niños mendigos se muestra con crudeza. La exposición, coproducida por los museos de Bellas Artes de Bilbao y Sevilla, presta atención a un periodo ignorado hasta ahora frente a las imágenes evanescentes con las que el artista se fijó en el imaginario colectivo. Y bien que lo lamenta el profesor Benito Navarrete, comisario de la exposición junto a Alfonso E. Pérez Sánchez, director honorario del Museo del Prado. "Murillo ha sido desvirtuado por el uso que el nacional catolicismo hizo de sus Inmaculadas", critica Navarrete.

Popular en vida, con el paso de los siglos el pintor se hizo con sus Inmaculadas una "imagen de marca" que le llevó de la gloria de los altares barrocos al kitsch de las láminas de calendario religioso.

Navarrete defiende que para entender al gran Murillo, el pintor que desplazó a Zurbarán del primer plano de la escena artística sevillana, no puede obviarse la época de juventud. "Sus grandes temas, como los niños mendigos o las escenas de la infancia de Cristo, ya están presentes en estos años", explica. Fue una etapa en la que el pintor conectaba con las clases populares. "El Murillo posterior piensa más en la clientela y en la devoción religiosa que en la realidad". En la madurez reelabora con los códigos barrocos las escenas que ensayó de joven. "Gana en recursos técnicos, pero pierde garra, inmediatez, frescura y espontaneidad".

Benjamín de una familia de 14 hermanos, Murillo quedó huérfano y fue criado por una hermana en un ambiente familiar cercano a los gremios artísticos en la próspera Sevilla de principios del siglo XVII, la ciudad que sólo abandonó en un par de ocasiones para visitar la corte. Dibujante precoz, el pintor veinteañero heredó la tradición naturalista de Herrera el Viejo, Ribera y Zurbarán para iniciar su propio camino, bajo la influencia de Caravaggio en el uso de la luz.

La exposición vuelve a reunir los seis lienzos realizados para el claustro chico del desaparecido convento de San Francisco. El contacto con los ideales de pobreza y caridad de los franciscanos despertaron la conciencia social de Murillo. El joven mendigo, prestado por el Museo del Louvre; La vieja gitana con niño o La vieja hilandera (atribuida al autor tras el estudio realizado para la exposición) revelan en los temas profanos la preocupación por los desamparados. Y también demuestran que fue un hombre del Siglo de Oro, impactado por la lectura de la picaresca del Guzmán de Alfarache.


dosmujeresobservanunaco

Dos mujeres observan una copia de Virgen con el Niño de Murillo

El museo de Lier (Bélgica) presentó en Septiembre, recién restaurado, un original de la Virgen con el Niño del pintor barroco Bartolomé Esteban Murillo que llevaba años cogiendo polvo en sus fondos, acompañado de un letrero que rezaba "anónimo". El trabajo de dos profesores españoles, Benito Navarrete y Alfonso Pérez, ha permitido atribuir la obra al maestro sevillano y el museo flamenco ha devuelto el favor: dará en préstamo este lienzo para que sea expuesto junto con otras 41 obras de juventud de Murillo en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Podrán ser visitadas del 19 de octubre y hasta el 17 de enero de 2010.


EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 20 Octobre 2009, 10:06; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
92998323

Autorretrato de Bartolomé Esteban Murillo  1650-1660.

La exposición 'El joven Murillo', que se exhibirá en Bilbao del 20 de octubre al 17 de enero de 2010 y que en febrero viajará a Sevilla, permite descubrir el temprano virtuosismo y la fuerza de las obras de juventud y primera madurez de Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla, 1617-1682), uno de los principales artistas del Siglo de Oro de las Letras y las Artes españolas. La muestra ahonda en esta etapa poco conocida del pintor sevillano, un tiempo de aprendizaje e instrucción que resultaría clave para el desarrollo posterior de su carrera.


37701922 El joven mendigo, 1645-1648.

Comisariada por los profesores Alfonso Pérez Sánchez y Benito Navarrete y coproducida por los Museos de Bellas Artes de Bilbao y Sevilla, reúne 42 obras del periodo que abarca desde 1640, cuando el artista barroco tiene 23 años, hasta 1655, de las cuales 25 proceden de colecciones extranjeras y 16 se pueden ver por primera vez en España.


79508188

Dos niños comiendo melón y uvas, 1645-1648. Murillo

Entre 1640 y 1655, el joven Murillo, influenciado por el auge de la literatura picaresca del Siglo de Oro y también por la doctrina de la justicia social propia de los franciscanos, comienza a formarse una conciencia social muy fuerte que le lleva a retratar temas propios de la época. Plasmó en sus lienzos niños mendigos y personas desamparadas. Entre sus trabajos más conocidos de esta etapa oscura destacan: 'Vieja con gallo y cesta de huevos', y 'Dos muchachos comiendo melón y uvas', ambos de la Alte Pinakothek de Múnich. Estas obras, junto con otras piezas maestras, forman un grupo de lienzos en los que se aprecia la influencia estilística de Caravaggio, Ribera, Velázquez y el realismo de la pintura holandesa, representado por el pintor Abraham Bloemaert.


61317260 Virgen con el Niño. Murillo

El profesor Navarrete ha señalado que la muestra "nos ha permitido descubrir a un artista que desde el primer momento comienza a pintar con una calidad muy sostenida y con una fuerza, garra, inmediatez y espontaneidad en sus composiciones que perdería en su madurez aunque, a cambio, ganaría en calidad técnica y recursos pictóricos".


24sandiegodealcaldandod

San Diego de Alcalá dando de comer a los pobres. Murillo

El recorrido se divide en siete secciones, empezando por sus primeras obras y continuando con seis lienzos fruto de su primer encargo importante, que a su vez, le dieron fama entre el público sevillano: la decoración del Claustro Chico del desaparecido convento de San Francisco de Sevilla y que, por primera vez, se muestran conjuntamente en una exposición.


29262985 Vieja hilandera, 1650. Murillo

La tercera parte de la exposición muestra la conciencia social que protagonizó algunos de los trabajos de Murillo. Así podemos observar obras tan conocidas como 'El joven mendigo', prestado por el Museo del Louvre; el original de 'La vieja hilandera' o 'Dos muchachos comiendo uvas y melón'.


77006792

Sagrada Familia del pajarito, 1650. Murillo

La muestra incluye obras dedicadas a la infancia de Cristo y a sus Lienzos Monumentales. María Magdalena y Santa Catalina también son protagonistas de muchos de sus cuadros, así como las pinturas que retratan a santos penitentes en éxtasis como 'San Jerónimo penitente' o 'San Pedro en Lágrimas'.


11549619

Destacan especialmente los juegos de luces y sombras y la delicadeza por el cuidado de los detalles, características que conforman el naturalismo y que pretenden emocionar al espectrador.
San Pedro entre lágrimas, , 1650-1655, uno de los retratos de santos penitentes más conocidos de Murillo


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
El nacimiento de un genio


autorretratodemurillore

Detalle de un autorretrato de Murillo
  
El primer pintor español en ser internacionalmente reconocido, hasta el punto de incluirse su biografía en el libro de Sandrart -publicado en 1683, cuando todavía vivía- fue el sevillano Bartolomé Esteban Murillo. Nacido a fines de 1617, es, sin duda, junto a Velázquez, uno de los mejores pintores españoles del siglo XVII. Es verdad que su temprano reconocimiento fue acompañado después, en nuestra época, de un excesivo menosprecio, aunque no tanto a la calidad de su arte, sino al rechazo frente a una serie de temas devocionales que se consideraron muy almibarados, como, principalmente, sus jóvenes Inmaculadas. En cualquier caso, esa visión reductora ha sido ya superada, entre otras cosas porque se le conoce mucho mejor desde que su catalogación fuera muy bien establecida por Diego Angulo.

Se sabe muy poco de los primeros pasos artísticos de Murillo, al que se le supone discípulo de Juan del Castillo, cuya influencia se deja notar, así como la de Roelas y Zurbarán. Parece ser que quiso viajar a América con 15 años y que se casó en 1645. Su primer gran encargo fue la realización del claustro del convento de San Francisco, cuya ejecución se fecha entre 1645 y 1646, y que se puede considerar el primer peldaño de su creciente fama.

Además de las influencias locales fue muy importante para su madurez artística el rico ambiente cosmopolita que existía en Sevilla, con importantes colonias de comerciantes extranjeros, ingleses y flamencos principalmente, lo que explica su casi inmediata proyección internacional. Es muy probable que en ese mismo ambiente pudiese conocer bastante de lo que se hacía en la pintura de otros países, pero lo que seguramente fue decisivo fue su viaje a Madrid en 1658, que le abrió el acceso a las colecciones reales y probablemente también al rico ambiente artístico de la Corte.

Aunque la progresión artística de Murillo fue constante y alcanza su completa plenitud a partir de la década de 1660, ya en los primeros oscuros años de su trayectoria dio una clara manifestación de su genio en ciernes.


0lacocinadelosngelesi

Murillo. La cocina de los ángeles. 1646. Lienzo. 180 x 450 cm. Museo del Louvre. París. Francia
 
Basta con contemplar alguna temprana obra admirable, como La cocina de los ángeles, perteneciente a la serie del claustro de los franciscanos y hoy conservada en el Museo del Louvre, para atestiguar el talento y la versatilidad del joven Murillo, que logra de una vez conciliar el cuadro de historia con la escena de costumbres y un maravilloso dominio del bodegón. Entre muchas de sus virtudes está la de una portentosa técnica pictórica que puede considerarse como la mejor de la pintura española por su complejidad y refinamiento. Por lo demás, Murillo trabajó incansablemente y abordó todos los géneros posibles, siempre con originalidad y brillantez. Es, en definitiva, muy importante que se preste atención a sus primeros años porque revelan ese momento emocionante del nacimiento de un genio.


EL PAÍS / F. CALVO SERRALLER 20/10/2009
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 21 Octobre 2009, 08:51; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Gracias José Luis por darnos a conocer información tan interesante sobre la personalidad y obra de Murillo. No conocía "San Pedro entre lágrimas" y francamente me ha impactado por su expresión y ejecución tan laboriosa. Sabido que Murillo estuvo un tiempo un tanto desvirtuado, a mi entender, más que nada por el estilo, en algunas de sus obras, carente de fuerza, pero de ninguna manera merecedor de ello en su importantísima obra. Me ha hecho gracias leer que el motivo que llevó a ello fué la gran valoración que hizo de sus Inmaculadas el "Nacional Catolicismo". Prefiero abstenerme de comentarios por lo absurdo, pues no entiendo por qué se menosprecia unas obras acreditadas por su gran valía, simplemente, porque alguien con quienes no estamos de acuerdo, las ensalza y, lo que es peor, se generaliza en toda su obra. Saludos
 



 
matias - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Me alegro Matías que te hayan gustado las notivias relacionadas de tu pintor favorito el maestro Murillo.


Más info...


La pintura de juventud de Murillo se reúne por primera vez en España


benitonavarretecomisari

Benito Navarrete, comisario de la exposición en el Bellas Artes de Bilbao, explica el cuadro Dos muchachos comiendo melón y uvas

La exposición 'El joven Murillo' se inauguró ayer en Bilbao y ofrece 42 obras del artista barroco, 16 de las cuales nunca habían regresado a este país · La muestra llegará al Bellas Artes de Sevilla en febrero


doshombresobservanlaobri

Dos hombres observan la obra del pintor barroco español Bartolomé Esteban Murillo San Pedro en lágrimas

Hasta 1.030 personas se congregaron ayer en las salas BBK del Museo de Bellas Artes de Bilbao con motivo de la inauguración de El joven Murillo, el hito cultural que esta pinacoteca y la de Sevilla han preparado para dar a conocer la producción juvenil del artista del Siglo de Oro y que ha logrado reunir, por primera vez en España, un patrimonio disperso por todo el mundo.


unajovenobservaelcuadro

Una joven observa el cuadro Estigmatización de San Francisco

"Muy satisfecho con el montaje y con el catálogo científico [en el que participan expertos como Enrique Valdivieso e Ignacio Cano]", se declaraba ayer Benito Navarrete, comisario junto a Alfonso Pérez Sánchez de la exposición que, hasta el 17 de enero de 2010, descubrirá en Bilbao el temprano virtuosismo y la fuerza de las obras de juventud y primera madurez de Murillo durante ese período en el que llegó a desplazar a Zurbarán, por entonces el pintor más estimado de la escena artística sevillana.


unhombreobservaellienzos

Un hombre observa el lienzo de Murillo Magdalena penitente

La muestra, que viajará a Sevilla en febrero para suceder en la sala de exposiciones temporales a la Colección Casa de Alba, reúne 42 obras comprendidas entre 1640, cuando Bartolomé E. Murillo (Sevilla 1617-1682) tiene 23 años, y 1655. 25 proceden de colecciones extranjeras y 16 se pueden ver por primera vez en España.

"El público ha quedado muy sorprendido de la imagen tan distinta que ofrecemos de un período desconocido de su vida. No encontrarán aquí al Murillo devocional sino a un artista comprometido con la realidad social que leyó con fruición la novela picaresca y crítica de su tiempo. Esa contextualización de su obra temprana con la gran literatura del Siglo de Oro es una de las sorpresas de la visita", recalcó Navarrete en conversación telefónica con este medio. Y es que este proyecto que el director de la pinacoteca bilbaína, Javier Viar, encargó hace cinco años al profesor Pérez Sánchez revela a un artista que inicia su carrera en la senda del naturalismo: "Murillo comienza caminando de la mano de artistas como Caravaggio, que desnudan el alma entera de los protagonistas de sus pinturas; que no los divinizan, sino que los humanizan", declaró el también asesor científico del Centro Velázquez de Sevilla.


unajovenpasaantelasobra

Una joven pasa ante las obras San Salvador de Horta y el inquisidor de Aragón (izq) y El beato fray Gil en éxtasis delante de Gregorio IX (dcha)

El joven Murillo se ha planteado en siete secciones y se abre con sus primeras obras (un Autorretrato, dos Virgen con Santo Domingo y dos Trinidades), "en las que ya comienza a apreciarse la evolución del artista hacia composiciones de gran fuerza de trazo y volumen". Prosigue con seis de los lienzos que constituyeron su primer encargo importante y le dieron a conocer entre sus paisanos: la decoración del Claustro Chico del desaparecido convento de San Francisco de Sevilla que, por primera vez, se presentan unidos en una muestra.

El tercer apartado exhibe los retratos de niños y ancianos pordioseros que ilustran su conciencia social. "No falta ninguna de sus cinco primeras pinturas de desamparados", citó Navarrete de un conjunto de obras maestras como El piojoso, cedido por el Museo del Louvre, el original de La vieja hilandera o Dos muchachos comiendo melón y uvas.

Se prosigue con la sección dedicada a la Infancia de Cristo y sus lienzos monumentales, entre los que destaca José y la mujer de Putifar, cedido por el Museo de Kassel (Alemania). En la sala dedicada a María Magdalena se establece un fructífero diálogo entre la primera versión del tema que pintó en 1640 junto a la de Arango y la procedente de la National Gallery de Dublín. Lo mismo sucede con el martirio de Santa Catalina, un tema presente en sendos lienzos procedentes de Japón y de la Fundación Focus. Cierran la exposición los lienzos de santos penitentes en éxtasis, como el San Pedro en Lágrimas del Bellas Artes de Bilbao, el San Jerónimo penitente del Prado y el San Francisco del Museo de Sevilla.


variaspersonasdisfrutan

Varias personas disfrutan de los cuadros del pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo expuestos en Bilbao, La Virgen del rosario (dcha) y La Virgen con el Niño (izq)


(diariodesevilla.es)


-------------------------------------------------------------------------------


Otras obras de Murillo que me manda Matías y que no teniamos representadas.


inmaculadamuseodebellas

INMACULADA. Murillo. Museo de Bellas Artes de Sevilla


piedadmurillo1668183x21

PIEDAD. Murillo. 1668. Óleo sobre lienzo, 183 x 213 cm. Convento de los Capuchinos, Sevilla



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 19 Abril 2010, 18:13; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MURILLO 
 
Bravo !!! José Luis, no has perdido tiempo en presentarnos unas vistas de la estupenda muestra de Murillo. donde se refleja la calidez del ambiente que realza aún más la belleza de las obras ricamente enmarcadas. Saludos

                                                        
 



 
matias - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 4
Ir a la página 1, 2, 3, 4  Siguiente

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario