Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
David Teniers "el Joven"
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje David Teniers "el Joven" 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado dedicado a David Teniers II, tambien llamado el Joven. Este pintor es una de mis debilidades, pues con frecuencia puedo disfrutarlo, dado que el museo del Prado tiene gran cantidad de obras. Es otro grande de la pintura flamenca, que marcó un estilo propio, pintando a la sociedad en tabernas cómo un observador, fue muy valorado por la burguesía de su época, sacándole grandes beneficios, técnica que han seguido muchos predecesores, de su obra me gusta casi todo, en especial las escenas en tabernas, de campesinos y los cuadros que reflejan “otras galerías de cuadros” el resultado que consigue es muy atractivo, elaborado y convincente.


 14david_teniers_el_joven_detalle_por_philip_fruytiers_1655

David Teniers II o el Joven (Amberes, Bélgica, 15 de diciembre de 1610 – Bruselas, 25 de abril de 1690), fue un pintor y grabador flamenco nacido en Amberes. Fue el hijo más célebre de David Teniers I, tambien llamado el Viejo y padre de David Teniers III y abuelo de David Teniers IV.

David Teniers el Joven, también llamado David Teniers II, casi rivaliza en el ranking con las celebridades de Rubens y Van Dyck. Su hijo David Teniers III y su nieto David Teniers IV fueron también pintores, aunque con menor fortuna. Su esposa Anna soltera, Anna Breughel era la hija de Jan Brueghel el Viejo (Jan Brueghel II) y la nieta de la Pieter Brueghel el Viejo que fue el fundadodor de la saga. A toda la familia 'Los Brueghel y los Teniers, saga de pintores flamencos' le he dedicado un trabajo general, y tambien trabajos individualizados.

Obra

Fue artista flamenco de gran fama entre sus contemporáneos gracias a sus escenas de aldeanos (campesinos, granjeros, fumadores), que permiten compararle con maestros holandeses como Adriaen van Ostade, si bien opta por un costumbrismo más refinado. Otra de sus especialidades fue la de los monos pintores, donde mostraba a estos animales efectuando labores humanas.

Fue nombrado conservador de la galería del archiduque Leopoldo Guillermo de Habsburgo, gobernador de los Países Bajos (1647). En esta etapa pintó varias escenas de gabinete, donde se mostraban las pinturas más destacadas del archiduque junto con personajes que acudían a verlas. Una de las mejores versiones de este tema (Museo del Prado) fue enviada por el archiduque a Felipe IV, seguramente para alardear de su colección. Otro cuadro de este tipo se localiza en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid. En realidad, Teniers no mostraba salones reales sino ficticios: acumulaba en un solo espacio muchas obras de arte existentes en salones o lugares diversos.

En su afán por divulgar las colecciones del archiduque, Teniers dirigió la publicación del libro Theatrum Pictorium, catálogo que describía las obras maestras de dicha colección, que en su mayor parte se conservan en el Kunsthistorisches Museum de Viena. Fue el primero en su género, tal como hoy se conocen los catálogos de arte, pues incluía descripciones y reproducciones grabadas de los cuadros (más de 200). Para esta ingente labor, Teniers pintó copias reducidas de las pinturas, que luego fueron empleadas como modelo por diversos grabadores.

El Museo del Prado posee una amplia colección de este artista, con alrededor de 40 obras. Está previsto que le dedique una exposición monográfica hacia 2016.

Influencia

El estilo de Teniers influyó en otros artistas que decidieron producir diferentes versiones de sus obras; un ejemplo es Barberia de monos y gatos de un seguidor del artista flamenco, inspirado en el cuadro Monos en la cocina de Teniers —presente en el Hermitage—. En ambas obras, los protagonistas son monos y gatos, que son utilizados como alegorías cuyo objetivo es moralizar a través de la sátira. De esta manera, los animales simbolizan a personajes de la sociedad de entonces, con lo que se evita una confrontación directa con los sujetos aludidos. En el caso de Barberia de monos y gatos, los simios representan el poderío político y económico de Flandes sobre Francia, ejemplificada por los gatos, a quienes se les están cortando los bigotes con lo cual se les quita el sentido de orientación.

Otro ejemplo de la influencia de Teniers, es el lienzo Taberna de monos, en donde se muestran los excesos de la sociedad de entonces: el alcohol, el tabaco y el juego. En el cuadro se aprecian una serie de detalles que nos proporcionan una valiosa información sobre la vida cotidiana, tales como, una imagen de la Virgen Dolorosa ubicada en la esquina de la barbería e instrumentos de cirugía típicos de la época. A través de la indumentaria y las herramientas presentes en la obra se muestra como antiguamente los barberos eran, además, cirujanos y relojeros.

Espero que éste trabajo recopilatorio que he realizado con mucho esmero, sea apreciado por los amantes al arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar, y en lo posible contribuya en su divulgación.





Árbol genealógico de la familia de pintores BRUEGHEL-TENIERS

 0_rbol_geneal_gico_de_la_familia_de_pintores_brueghel_teniers




Su obra


David Teniers el Joven en el Museo del Prado

Teniers II, David (Amberes, h. 1610-Bruselas, 1690). Pintor flamenco. Hijo de David Teniers I, fue bautizado el 15 de diciembre de 1610 en la iglesia de San Jacobo de Amberes. En su juventud siguió el estilo de su padre y el de Adam Elsheimer, pero pronto se especializó en la pintura de género, en línea con la tradición de los Países Bajos en donde el gusto por ese tipo de obras era mayor que en ningún otro país europeo. En 1638 ingresó en el Gremio de San Lucas, del que llegaría a ser decano, y pronto fue protegido por Antonio Tries, obispo de Gante, y más tarde por el archiduque Leopoldo Guillermo, nombrado por Felipe IV gobernador de los Estados de Flandes. Teniers colaboró en las adquisiciones del archiduque y contribuyó en gran medida a la formación de su fabulosa colección de arte, actuando como conservador de la misma. Gracias a ello el pintor tuvo la oportunidad de conocer y estudiar obras de diferentes maestros, siglos, escuelas y géneros. Las pinturas de gabinetes que realizó Teniers son un valioso instrumento para la localización de las obras que reunió el archiduque, además de un deleite para los sentidos por su calidad y fidelidad a los originales. En ellas el pintor aparece junto a su protector y los amigos de éste, algo poco frecuente, y que constituye una reivindicación de la dignidad de la pintura similar a la que posteriormente aparecerá en Las meninas. En 1651 su nombramiento como pintor de la corte hizo que se trasladara a Bruselas. El año anterior había comenzado a trabajar en el Theatrum Pictoricum, ilustrado con doscientos cuarenta y cuatro aguafuertes de pinturas italia­nas de los más prestigiosos maestros de los siglos xv, xvi y xvii, un proyecto ­precursor de los actuales catálogos ilustrados. Al dejar Flandes Leopoldo Guillermo para ocupar el trono imperial, en 1656, este proyecto se interrumpe, así como las funciones del pintor en la corte. Sin embargo, la llegada del sucesor de Leopoldo, don Juan José de Austria -también aficionado a la pintura-, le propició a Teniers encargos análogos a los anteriores. Igual que Rubens y Van Dyck, tuvo libertad para trabajar en proyectos para mecenas de otros ­países y contó con la admiración de Cristina de Suecia, el duque de York, Guillermo II de Orange y Luis II de Condé, sin olvidar a Felipe IV, quien poseyó obras suyas desde fecha temprana y apoyó su proyecto de crear la Academia de Amberes, que finalmente se inauguró en 1669. Su influencia llegó al siglo XVIII, y contribuyó al gusto rococó por los asuntos y temas amables de la vida y la naturaleza, el encanto por lo menudo y la gracia de las cosas y las gentes. Sus pinturas enriquecieron las colecciones de los primeros Borbones de España: fundamentalmente, la de Isabel de Farnesio. Sus composiciones se copiaron en tapices, que adornaron los reales sitios de Madrid. Puso sus pinceles al servicio de un mundo opuesto al heroico de Rubens y los maestros de la pintura de historia. La vida cotidiana fue objetivo fundamental de su complacencia, temas y ambientes considerados anteriormente indignos de los artistas de rango y que posteriormente serían muy del gusto de la sociedad del siglo XIX. Esta distinción jerárquica se encuentra en los preceptistas españoles como Pacheco y Carducho, que tratan con desdén a aquellos que consagran sus pinceles a tal vulgaridad. Pero no eran de la misma opinión los ciudadanos de Flandes, que gustaban de ver inmortalizados los actos y vidas de las gentes humildes con igual riqueza de color, emoción y poesía que otros temas considerados más respetables. Teniers, a diferencia de Adriaen Brouwer, dio una imagen amable de las tabernas, de las gentes paupérrimas, de los borrachos y fumadores que su maestro nos transmite con más profundo y sincero dramatismo. Teniers compensa estas limitaciones con el frescor de una técnica de sorprendente virtuosismo, bebiendo de la tradición de principios del siglo, en convivencia con Jan Brueghel de Velours, Frans Francken II y Joost de Momper, a quienes debe la viveza de las ­fiestas campestres al aire libre, las kermesses, las pinturas de gabinetes y las vistas de paisajes panorámicos. Es oportuno recordar que casó con Anna, hija de Jan Brueghel de Velours y ahijada de Rubens, lo que le proporcionó un envidiable nivel social. En sus gabinetes de pinturas añadió una serie de novedades, renunciando a los pretextos alegóricos de Jan Brueghel de Velours y Rubens, para fijar una realidad ambiental y un contenido documental incuestionable. También fue frecuente la colaboración en sus pinturas de otros maestros, tanto en los gabinetes como en las kermesses y paisajes.

Obras en el Prado

    - La música en la cocina, óleo sobre tabla, 31 x 55 cm, h. 1633 [P1391].
    - La conversación, óleo sobre tabla, 33 x 56 cm, h. 1633 (en dep. en el Museo de Bellas Artes de Granada) [P1392].
    - Fiesta aldeana, óleo sobre cobre, 69 x 86 cm, firmado, h. 1650 [P1785].
    - Fiesta campestre, óleo sobre lienzo, 75 x 112 cm, firmado, 1647 [P1786].
    - Fiesta campestre, óleo sobre cobre, 77 x 99 cm, firmado [P1787].
    - Fiesta y comida de aldeanos, óleo sobre lienzo, 120 x 188 cm, firmado, 1637 [P1788].
    - Juego de bolos, óleo sobre tabla, 42 x 71 cm, firmado [P1789].
    - El tiro de ballesta, óleo sobre tabla, 54 x 88 cm, firmado, 1645 [P1790].
    - El soldado alegre, óleo sobre tabla, 47 x 36 cm, firmado [P1791].
    - Grupo de fumadores, óleo sobre tabla, 33 x 24 cm (en dep. en la Embajada de España en Lima) [P1792].
    - Una taberna, óleo sobre lienzo, 52 x 65 cm, firmado [P1793].
    - Fumadores y bebedores, óleo sobre tabla, 34 x 48 cm, firmado [P1794].
    - Bebedores y fumadores, óleo sobre lienzo, 40 x 50 cm, firmado [P1795].
    - Fumadores, óleo sobre tabla, 40 x 62 cm, firmado [P1796].
    - El rey bebe (le roi boit), óleo sobre cobre, 58 x 70 cm, firmado [P1797].
    - La cocina, óleo sobre tabla, 35 x 50 cm, firmado, 1643 [P1798].
    - El viejo y la criada, óleo sobre lienzo, 55 x 90 cm, h. 1650 [P1799].
    - Merienda de aldeanos, óleo sobre tabla, 42 x 58 cm [P1801]. En colaboración con Lucas van Uden.
    - Operación quirúrgica, óleo sobre tabla, 38 x 61 cm, firmado [P1802].
    - Operación quirúrgica, óleo sobre tabla, 33 x 25 cm, firmado [P1803]. Compañero de [P1804].
    - El alquimista, óleo sobre tabla, 32 x 25 cm, firmado [P1804]. Compañero de [P1803].
    - El mono pintor, óleo sobre tabla, 24 x 37 cm, firmado [P1805].
    - El mono escultor, óleo sobre tabla, 23 x 32 cm, firmado [P1806].
    - Monos en una bodega, óleo sobre tabla, 21 x 30 cm, firmado [P1807].
    - Monos en la escuela, óleo sobre cobre, 25 x 34 cm, firmado [P1808].
    - Monos fumadores y bebedores, óleo sobre tabla, 21 x 30 cm, firmado [P1809].
    - Banquete de monos, óleo sobre tabla, 25 x 34 cm, firmado, 1660 [P1810].
    - El vivac, óleo sobre tabla, 63 x 89 cm, firmado [P1811].
    - El cuerpo de guardia, óleo sobre cobre, 67 x 52 cm [P1812].
    - El archiduque Leopoldo Guillermo en su galería de pinturas en Bruselas, óleo sobre cobre, 104,8 x 130,4 cm, firmado [P1813].
    - Coloquio pastoril, óleo sobre lienzo, 75 x 89 cm, firmado [P1814].
    - Aldeanos conversando, óleo sobre tabla, 41 x 63 cm, firmado [P1815].
    - La casa rústica, óleo sobre lienzo, 136 x 179 cm, firmado [P1816].
    - Paisaje con ermitaños, óleo sobre lienzo, 177 x 230 cm [P1817].
    - Paisaje con gitanos, óleo sobre lienzo, 117 x 239 cm, firmado [P1818].
    - Paisaje con un ermitaño, óleo sobre lienzo, 95 x 143 cm, firmado [P1819].
    - Las tentaciones de san Antonio Abad, óleo sobre tabla, 51 x 71 cm, firmado, 1647 [P1820].
    - Las tentaciones de san Antonio Abad, óleo sobre lienzo, 79 x 110 cm, firmado [P1821].
    - Las tentaciones de san Antonio Abad, óleo sobre cobre, 55 x 69 cm, firmado [P1822].
    - San Pablo, primer ermitaño, y san Antonio Abad, óleo sobre lienzo, 63 x 94 cm, firmado [P1823].
    - La flagelación de Cristo, óleo sobre cobre, 43 x 37 cm (en dep. en el Museo de Bellas Artes de Castellón) [P1824].
    - Armida ante Godofredo de Bouillon, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1825].
    - Godofredo y el consejo escuchan la demanda de Armida, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1826].
    - El mago descubre a Carlos y Ubaldo el paradero de Reinaldo, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1827].
    - Reinaldo enamorado de Armida, en la isla de Orontes, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1828].
    - Reinaldo llevado en sueños a las Islas Afortunadas, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1829].
    - Carlos y Ubaldo en las Islas Afortunadas, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1830].
    - El jardín de Armida, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1831].
    - Separación de Armida y Reinaldo, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1832].
    - Huida de Reinaldo de las Islas Afortunadas, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1833].
    - Proezas de Reinaldo frente a los egipcios, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1834].
    - Armida animando a los moros en la batalla (Armida en la batalla frente a los sarracenos), óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1835].
    - Reconciliación de Reinaldo y Armida, óleo sobre cobre, 27 x 39 cm, firmado [P1836].
    - Fumadores, óleo sobre tabla, 18 x 17 cm [P2732].
    - Retrato de Francesco Donato, dux de Venecia, óleo sobre tabla, 22 x 16,8 cm, firmado [P7615].
    - Fiesta aldeana, lápiz sobre papel, 127 x 273 mm [D2228].


user_50_el_archiduque_leopoldo_guillermo_en_su_galer_a_de_pinturas_en_bruselas

El archiduque Leopoldo Guillermo en su galería de pinturas en Bruselas. 1647-1651. Lámina de cobre, 104,8 x 130,4 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

El archiduque Leopoldo Guillermo, gobernador de los Países Bajos, aparece en el centro de la composición con el sombrero puesto, retratado junto a la magnífica galería de pinturas y objetos artísticos que reunió en Bruselas, durante su gobierno de los Países Bajos. Junto a él cuatro caballeros, entre los que se encuentra el propio Teniers, su pintor de corte.

La capacidad del artista para la realización de pequeñas pinturas con figuras, con las que tanta fama alcanzó, se pone aquí al servicio de su mecenas. El artista logra reproducir con especial fineza las obras atesoradas por el Archiduque, muchas de las cuales pertenecen hoy al Kunsthistorisches Museum de Viena. El cuadro responde a un género muy de moda entre los coleccionistas flamencos del siglo XVIII, el de la galería de pinturas, que parte de algunas representaciones de Jan Brueghel de principio de siglo. En ellas gustaban de retratarse los burgueses o aristócratas a manera de entendidos o aficionados al arte de la Pintura, como plasmación del perfecto cortesano.


user_50_0el_viejo_y_la_criada_david_teniers_hacia_1650_leo_sobre_lienzo_55_cm_x_90_cm_museo_nacional_del_prado

El viejo y la criada. Hacia 1650. Óleo sobre lienzo, 55 cm x 90 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

La historia del anciano que intenta seducir a una criada fue habitual en la literatura y el arte flamenco, como representación del amor senil y como crítica a actitudes inapropiadas a la vejez.

Teniers, que ilustró el tema en diversas ocasiones, sitúa en este caso el argumento en un establo, donde la joven atendía a sus labores cuando es abordada por el viejo. En la parte izquierda, la representación de innumerables cacharros y frutas, es un ejemplo de la capacidad de Teniers para la naturaleza muerta.

El fuerte colorido empleado en los objetos y telas y la utilización contundente de la luz, que inunda el primer plano, diferencian la obra de sus primeras escenas de interior. Aunque sigue utilizando recursos tradicionales, como la figura que observa por la ventana, que en este caso parece denunciar la actitud inapropiada del decrépito seductor.

La obra está documentada en 1794 en el Palacio Real de Madrid, pudiendo coincidir con la pintura del mismo tema que había sido propiedad del marqués de la Ensenada, parte de cuya colección pasó a Carlos III.


user_50_el_mono_pintor

El mono pintor. Hacia 1660. Óleo sobre tabla, 24 cm x 32 cm. Museo Nacional del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.

Un mono vestido de pintor realiza una obra en su taller. Alrededor aparece el producto de su trabajo, junto a estatuillas y objetos que le definen como un artista culto e instruido. Detrás otro mono, vestido con capa, elegante gorra, cadena de oro y ostensible bolsa de dinero, observa la labor del genio.

David Teniers utiliza esta sátira para aludir a la actividad de algunos pintores como meros copistas, carentes de verdadera capacidad artística, haciendo una mención crítica a la figura del falso entendido o aficionado a la pintura, incapaz de apreciar las obras originales. En este tema insiste en la pareja de esta pintura (P1806), con el mono escultor como argumento.

Teniers utilizará como punto de partida representaciones de Pieter Brueghel “el Viejo” (1525/1530 - 1569), sobre el mismo asunto.


 65_monos_en_la_escuela

Monos en la escuela. Hacia 1660. Óleo sobre lámina de cobre, 25 x 34 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven

Esta obra es parte de la serie de seis tablas con escenas de monos del Museo Nacional del Prado (P01805 a la P01810). El temario arranca del repertorio de Pieter Brueghel el Viejo y meter Van der Borghts, y desde la Edad Media se asocia con la necedad del hombre; Teniers sintetiza con acierto la ambivalencia de la humanidad de su naturaleza animal.El maestro castiga a uno de sus discípulos ante la mirada temerosa de toda la clase; el terror se apodera del alumno que espera de rodillas su turno. La misma expectación expresa el grupo de los monos en la estancia en semipenumbra del fondo. Los libros, cuadernos y tinteros ambientan el interior del aula; el dibujo, en el muro frontal de la izquierda, muestra un rostro de tres cuartos de perfil y rasgos parecidos a modelos de Brouwer (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p. 1392).


 66_el_mono_escultor

El mono escultor. Hacia 1660. Óleo sobre tabla, 23 x 32 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Esta obra es parte de la serie de seis tablas con escenas de monos del Museo Nacional del Prado (P01805 a la P01810). El temario arranca del repertorio de Pieter Brueghel el Viejo y Peter Van der Borghts, y desde la Edad Media se asocia con la necedad del hombre. Teniers capacita a los simios con la misma pretenciosa banalidad de los humanos, y el supuesto coleccionista recupera, en una visión satírica, la tradicional visita de los notables al taller de los artistas.Un mono esculpe, con ayuda de un aprendiz, la estatua de un sátiro bicorne que destaca, impregnada de luz, en el taller del escultor, y la indumentaria y actitud del cliente son similares a las de la tabla P01805, pero acentuando aquí su crítica: el mono observa con la lupa del falso erudito el trabajo del artista. Bustos, fragmentos, esculturas mutiladas, pinturas y dibujos ambientan el interior. El sátiro del fondo sirvió, quizá, de modelo para la estatua a gran escala en que trabajaban los monos. El monumento funerario de los triclinium etruscos, e introduce a los simios en las esferas trascendentes de la muerte, intención que subraya la actitud pensativa del mono en el ángulo del pedestal; en la repisa del lateral derecho se reconocen los bustos de Venus y Séneca y el Torso del Belvedere (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p. 1388).


 70_banquete_de_monos

Banquete de monos. 1660. Óleo sobre tabla, 25 x 34 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Esta obra es parte de la serie de seis tablas con escenas de monos del Museo Nacional del Prado (P01805 a la P01810). El temario arranca del repertorio de Pieter Brueghel el Viejo y meter Van der Borghts, y desde la Edad Media se asocia con la necedad del hombre; Teniers sintetiza con acierto la ambivalencia de la humanidad de su naturaleza animal.Simios, agrupados o dispersos, se complacen, en un interior de cocina, en degustar ricas y variadas viandas; en el fondo, un cocinero prepara pollos en las brasas, y en el suelo, en primer término, otro calienta las ostras. El dibujo de la lechuza que cuelga de uno de los muros lleva inscrita la fecha de la tabla, A. 1660, y la significación del tema una crítica a la gula. La riqueza de los frutos y viandas muestran su habilidad como pintor de naturaleza muerta, siguiendo fórmulas próximas a Los Sentidos de Jan Brueghel de Velours (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p. 1396).                    


 69_monos_fumadores_y_bebedores

Monos fumadores y bebedores. Hacia 1660. Óleo sobre tabla, 21 x 30 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Esta obra es parte de la serie de seis tablas con escenas de monos del Museo Nacional del Prado (P01805 a la P01810). El temario arranca del repertorio de Pieter Brueghel el Viejo y meter Van der Borghts, y desde la Edad Media se asocia con la necedad del hombre; Teniers sintetiza con acierto la ambivalencia de la humanidad de su naturaleza animal.Cuatro simios fuman reunido en torno a una mesa; uno de ellos alza su copa de vino con intención de brindar con el espectador. Otro, dormido, apoya la cabeza en un banco; esquinado en el lateral izquierdo del interior, un mesonero se afana en sus tareas, en primer plano, y otro, en el fondo en penumbra, llena la jarra de un barril de vino (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p. 1394).      


 68_monos_en_una_bodega

Monos en una bodega. Hacia 1660. Óleo sobre tabla, 21 x 30 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Esta obra es parte de la serie de seis tablas con escenas de monos del Museo Nacional del Prado (P01805 a la P01810). El temario arranca del repertorio de Pieter Brueghel el Viejo y meter Van der Borghts, y desde la Edad Media se asocia con la necedad del hombre; Teniers sintetiza con acierto la ambivalencia de la humanidad de su naturaleza animal.Un grupo juega a los naipes en primer plano, y en el fondo de la bodega, cuatro monos se deleitan en el alcohol y el tabaco; un bodeguero llena una jarra de vino, y en el extremo opuesto, otro mono brinda con su copa en alto. Teniers censura, sin acritud ni dramatismo, los vicios del juego, el vino y el tabaco, con la misma intención de los grabados del siglo XVI de Lucas de Leyden. Predomina la concepción tenebrista, y la luz de las velas, que matiza con sombras del interior, emparenta con los recursos de la escuela holandesa de género (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p. 1390).


 67_el_rey_bebe

El rey bebe. 1650 - 1660. Óleo sobre lámina de cobre, 58 x 70 cm. Procedencia: Colección Rea. lSe cita en 1794 en el Palacio Real de Madrid. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

La obra representa la fiesta de la Epifanía, según se aprecia en la corona del personaje principal, cuyas pinturas muestran una Adoración de los Reyes. Según una tradición del folclore flamenco, durante esta fiesta la suerte determina al rey de la celebración, ya que es elegido el que encuentra un haba en el pastel.

Otros autores flamencos, como Jordaens, representaron esta celebración de la misma manera, reflejando el instante más festivo: justo el momento en que, una vez designado el afortunado, el resto de comensales grita al unísono “el rey bebe”, frase que da título a la obra.

Teniers, fiel a su tendencia a mostrar la vida cotidiana de su Flandes natal, avanza en esta obra respecto a sus anteriores escenas de interior. Descarta los tonos generales oscuros, que partían de la obra de Adriaen Brouwer, prefiriendo escenas más coloristas y luminosas. Sin embargo, mantiene la representación burlesca y crítica de los tipos populares, los objetos de bodegón en primer plano y elementos de la pintura tradicional, como los personajes asomados a la ventana.


user_50_la_cocina_david_teniers

La cocina. 1643. Óleo sobre tabla, 35 cm x 50 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven. La obra, de la que existen otras versiones, se fecha gracias al dibujo del fondo.

Las escenas de interior de David Teniers (Amberes, h. 1610 - Bruselas, 1690) tienen en esta pintura un ejemplo singular. Los cacharros de cocina o taberna, tan habituales en otras obras suyas, se completan aquí con una magnífica exposición de diversas frutas y verduras. De esta manera la parte derecha de la composición se convierte en una obra de naturaleza muerta o en un bodegón. A la izquierda un personaje pela mejillones, alimento tradicional en los Países Bajos, mientras otro grupo faena junto a la chimenea.

Se puede apreciar una evolución en la manera de abordar estos interiores por parte del artista, que da mayor protagonismo al color a través de la camisa y gorra de la figura y de las hortalizas. También sustituye la tonalidad oscura habitual en otros ejemplos, por una mayor presencia de la luz y los reflejos en los tonos brillantes.


 15david_teniers_el_joven_las_tentaciones_de_san_antonio_museo_del_prado

Las tentaciones de San Antonio Abad. Siglo XVII. Óleo sobre lámina de cobre, 55 x 69 cm, Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.

En esta obra David Teniers II representa el tema de las Tentaciones de San Antonio Abad. En la escena vemos a una joven diablesa que irrumpe, con un acompañante, y reemplaza a la vieja de las versiones precedentes y del original de la Gemäldegalerie Berlín, en el cubículo del santo. El surrealismo ambiental y los monstruos de estirpe demoníaca evocan imágenes bosquianas, pero la elegancia del gesto y la indumentaria de la pareja, símbolo de vanidad y lujuria, encubren el dramatismo intrínseco del relato.Los personajes sugieren, de forma pintoresca, la presencia de los pecados capitales; la Gula, con expresión bonachona y un amplio collar de salchichas, penetra en la cavidad rocosa a caballo de un esqueleto, y la Pereza se reconoce en la joven con aspecto cansino que apoya el mentón en su mano; en el ángulo izquierdo, la Ira cabalga victoriosa sobre un león, y vencida a sus pies figura la Envidia, simbolizada por una manzana, y en el ángulo opuesto, la Avaricia; el embudo que sirve de caso al jinete volador simboliza la Lujuria, y los motivos sobre el altar, la vanidad de la vida; personificaciones que toma de las Artes Morales de Coornhert (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p. 1428).


 31_reconciliaci_n_de_reinaldo_y_armida

Reconciliación de Reinaldo y Armida. Óleo sobre lámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.

Perteneciente a la serie de Historia de Armida,  formada por doce cobres (P01825 a P01836), que ilustran  el poema de la Jerusalén Libertada de Torcuato Tasso; la presente escena representa el Canto XX de dicho poema.Armida, vencida y despechada, intenta suicidarse, aunque Reinaldo trata de evitarlo; el dramático incidente contrasta con la visión apacible del bosque. La actitud del héroe concuerda literalmente con la descripción de Tasso.La sugestiva narración de Tasso, síntesis de heroísmo y amor, penetró en la médula temática del barroco flamenco (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p.1457).        


 34_fumadores_en_una_taberna

Fumadores en una taberna. 1631 - 1640. Óleo sobre tabla, 52 x 65 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

En un interior, un grupo de aldeanos, sentados o en pie, fuma junto a un barril que sirve de mesa. Al fondo otro se calienta junto a una chimenea y una figura entra en la habitación. En primer plano se representan elementos de cocina o taberna, como la garrafa, el caldero y el barril, que muestran la capacidad de Teniers para la naturaleza muerta y para la escena de género. Destaca el sentido naturalista que otorga al perro, que enrollado en sí mismo observa a los protagonistas de la escena.

Como representación de la vida cotidiana, la obra ilustra la expansión del tabaco en Europa. Denostado o alabado por igual, su consumo era una práctica habitual en el momento. Teniers no se posiciona moralmente sobre su uso, pues no hay ningún elemento abiertamente crítico, aunque lo grotesco de los personajes es significativo, quizá como ilustración de los vicios.

Partiendo de figuras de su maestro Adriaen Brouwer, Teniers repetirá figuras y grupos en las muchas versiones de tabernas y fumadores que realizó. Ésta se localiza por primera vez en 1794 en el Palacio Real.


 35_operaci_n_quir_rgica

Operación quirúrgica. 1631 - 1640. Óleo sobre tabla, 33 x 25 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.

Un curandero, o un médico rural, sana el pie de un campesino, utilizando sus rústicos utensilios. Tras ellos, una mujer observa preocupada y una sirvienta entra en la escena con comida.

La composición deriva de obras con el mismo tema realizadas por Adriaen Brouwer, maestro de Teniers. La presencia del búho, símbolo de sabiduría, quizá aluda a una interpretación crítica de lo representado. Esta pintura enlaza así con la tradición de la pintura flamenca, donde son frecuentes las representaciones burlescas de operaciones quirúrgicas.

Pareja de El alquimista (P01804) ambas obras muestran la particular visión crítica de la ciencia por parte de Teniers. Existen varios ejemplos de obras de este pintor con el mismo argumento. Esta versión se encontraba ya en 1700 en el Alcázar de Madrid. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.


 53_un_cuerpo_de_guardia

Un cuerpo de guardia. 1640 - 1650. Óleo sobre lámina de cobre, 67 x 52 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

La exposición en primer plano de numerosos elementos militares, banderas, tambores, corazas y armas, da paso a una pintura de género que muestra, al fondo de la escena el descanso de unos soldados. A la izquierda del cuadro uno de los escuderos se afana en colocar las prendas de los militares.

Como en otras de sus obras, Teniers demuestra la capacidad para utilizar la luz en beneficio de la perfecta representación de la calidad de los objetos pintados. A la vez, la penumbra en que deja la estancia, relaciona la composición con las escenas de interior tan habituales en la producción del artista, que ilustran con gran verismo la vida cotidiana de Flandes.

Existen varias versiones del mismo cuadro, algunas de cuyas figuras, como el escudero, son empleadas por el autor en otros cuadros similares. Esta versión se documenta en la colección de Carlos IV en la Casita del Príncipe de El Escorial a finales del siglo XVIII


 36_el_alquimista

El alquimista. 1631 - 1640. Óleo sobre tabla, 32 x 25 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

La imagen, frecuente en el repertorio de P. Brueghel "el Viejo", pudo llegar a Teniers y sus epígonos a través del grabado, pero éste renuncia a la intención satírica de su predecesor. En la escena se presenta a un alquimista que aviva con un fuelle las llamas de un fogón; en las repisas y hornacinas de los muros se apilan desordenadamente objetos de alquimia. En segundo plano, su ayudante conversa con dos representantes de la burguesía. Dos ricos burgueses reemplazan a los típicos campesinos de sus escenas quirúrgicas y prueban la estimación de la alquimia en la época. El estilo corresponde a la década de 1660; los tonos luminosos recuerdan al cromatismo de Rubens y Van Dyck. Musso y Valente la estiman pareja de la Operación quirúrgica (P01803) del Museo Nacional del Prado (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p. 1434-1435).  , Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.


 37_el_soldado_alegre

El soldado alegre. 1631 - 1640. Óleo sobre tabla, 47 x 36 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.

Una figura masculina bebe y fuma mientras dirige una expresiva mirada hacia el espectador. Detrás, otro compañero se encuentra en el interior de una taberna donde destacan elementos de bodegón como tinajas, barreños y barriles. Identificado como un soldado descansando tras una campaña, también es una representación de la vida cotidiana en Flandes.

Las ilustraciones de personajes disfrutando del placer de la bebida o del tabaco fueron muy habituales en la obra de David Teniers el “Joven”, en línea con las que realizaban otros autores flamencos del momento, como Craesbeeck (h. 1606 - h. 1660). Teniers parte de la estética de su maestro Adriaen Brouwer (1605/1606 - 1638), utilizando un idéntico sentido del color, con un tono uniforme para toda la escena. En lo grosero del gesto del soldado se observan influencias de algunas figuras de Pieter Brueghel el “Viejo” (h.1525/1530 - 1569).

Se conservan varias réplicas y versiones de esta composición. Ésta fue propiedad del marqués de la Ensenada de quien fue adquirida por la reina Isabel Farnesio entre 1759 y 1766.


 40_godofredo_y_el_consejo_escuchan_la_demanda_de_armida

Godofredo y el Consejo escuchan la demanda de Armida. 1628 - 1630. Óleo sobre lámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Perteneciente a la serie de Historia de Armida,  formada por doce cobres (P01825 a P01836), que ilustran  el poema de la Jerusalén libertada de Torcuato Tasso; la presente escena representa el Canto V de dicho poema.Godofredo concede a Armida una escolta de diez caballeros, y comienza la lucha interna entre los generales del ejército de los francos. La lucha cuerpo a cuerpo de los dos guerreros del fondo glosa la secuencia principal y evoca la muerte de Gernando a manos de Reinaldo. Éste último huye del campamento, y los cobres siguientes narran las secuencias de este episodio. Tres de sus generales, probablemente, ponen en conocimiento de Godofredo, imperturbable en su trono como soberano de los francos, lo sucedido.La sugestiva narración de Tasso, síntesis de heroísmo y amor, penetró en la médula temática del barroco flamenco (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p.1438).    


 41_el_mago_descubre_a_carlos_y_ubaldo_el_paradero_de_reinaldo_la_b_squeda_de_reinaldo

El mago descubre a Carlos y Ubaldo el paradero de Reinaldo (La búsqueda de Reinaldo). 1628 - 1630. Óleo sobre lámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Perteneciente a la serie de Historia de Armida,  formada por doce cobres (P01825 a P01836), que ilustran  el poema de la Jerusalén Libertada de Torcuato Tasso; la presente escena representa el Canto XIV de dicho poema. Ubaldo y el Danés conversan con el mago de Escalón a la entrada de la gruta; las luengas barbas le distinguen de Pedro el Ermitaño, que protagoniza junto al ejército los dos episodios precedentes. David Teniers el Joven renuncia a la descripción de Ubaldo, en el poema épico Jerusalén Liberada, por la visión idealizada de un apuesto militar, y la boca de la gruta, a la derecha de la composición, diseña la morada del anciano. Ilustra el episodio posterior a la decisión de Godofredo sobre el regreso de Reinaldo. En el diálogo del mago con los mensajeros se presagia y describen las escenas de las pinturas siguientes, que Torcuato Tasso narra detalladamente en los cantos posteriores. La sugestiva narración de Tasso, síntesis de heroísmo y amor, penetró en la médula temática del barroco flamenco (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p.1440).        


 42_reinaldo_enamorado_de_armida_en_la_isla_de_orontes

Reinaldo enamorado de Armida, en la isla de Orontes. 1628 - 1630. Óleo sobre lLámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Perteneciente a la serie de Historia de Armida,  formada por doce cobres (P01825 a P01836), que ilustran  el poema de la Jerusalén Libertada de Torcuato Tasso; la presente escena representa el Canto XIV de dicho poema.Armida y Reinaldo protagonizan la escena en primer plano, y al fondo a la derecha, diluido en la lejanía, se perfilan una columna, una lancha y un caballo que evocan, con puntual fidelidad, el poema de Tasso. El escudo,  el yelmo y la espada de Reinaldo configuran, en el ángulo inferior izquierdo, un bodegón de naturaleza muerta, típico en la producción de Teniers, y recuerdan las premociones del mago en diálogo con Ubaldo y el Danés. La sugestiva narración de Tasso, síntesis de heroísmo y amor, penetró en la médula temática del barroco flamenco (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p.1442).      


 43_reinaldo_llevado_en_sue_os_a_las_islas_afortunadas

Reinaldo llevado en sueños a las islas Afortunadas. 1628 - 1630. Óleo sobre lámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Perteneciente a la serie de Historia de Armida,  formada por doce cobres (P01825 a P01836), que ilustran  el poema de la Jerusalén Libertada de Torcuato Tasso; la presente escena representa el Canto XIV de dicho poema.Complementa el episodio precedente Reinaldo enamorado de Armida, en la isla de Orontes (P01828) y continúa la relación del amor de Armida por Reinaldo. La sugestiva narración de Tasso, síntesis de heroísmo y amor, penetró en la médula temática del barroco flamenco  (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p.1442).        


 44_carlos_y_ubaldo_en_las_islas_afortunadas

Carlos y Ubaldo en las islas Afortunadas. 1628 - 1630. Óleo sobre lámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Perteneciente a la serie de Historia de Armida, formada por doce cobres (P01825 a P01836), que ilustran  el poema de la Jerusalén Libertada de Torcuato Tasso; la presente escena representa el Canto XV de dicho poema.La composición ilustra las profecías del mago a la llegada de los mensajeros de Godofredo a la isla; el templete circular, recuerdo de los templos romanos de Vesta, el paisaje de fondo y la actitud del guerrero se aproximan, en ambiente y composición, a la escena mitológica según original de Andrea Schiavone, colección privada. El templo rememora el espléndido palacio en medio de un anchuroso lago, que erige Armida en la isla Fortuna (Tasso, canto XIV), y que será la primera visión de los mensajeros a su llegada a la isla.La sugestiva narración de Tasso, síntesis de heroísmo y amor, penetró en la médula temática del barroco flamenco (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p. 1446).


 45_el_jard_n_de_armida

El jardín de Armida. 1628 - 1630. Óleo sobre lámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Perteneciente a la serie de Historia de Armida,  formada por doce cobres (P01825 a P01836), que ilustran  el poema de la Jerusalén Libertada de Torcuato Tasso; la presente escena representa el Canto XVI de dicho poema.En un paisaje, variante del Carlos y Ubaldo en las islas Afortunadas (P01831), Reinaldo yace, seducido, sobre Armida, que contempla su belleza en el espejo, abandonados a los placeres del amor, al fondo se divisa el palacio. Ubaldo y Danés contemplan la escena entre la maleza. Un grupo de amorcillos juega con la coraza y las armas de Reinaldo, fórmula con que Teniers transmite el abandono del guerrero; la imagen del amor en el entorno ajardinado preludia el desarrollo del tema, poético y decorativo, en el rococó.La sugestiva narración de Tasso, síntesis de heroísmo y amor, penetró en la médula temática del barroco flamenco (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p.1446).


 46_separaci_n_de_armida_y_reinaldo

Separación de Armida y Reinaldo. 1628 - 1630. Óleo sobre lámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Perteneciente a la serie de Historia de Armida,  formada por doce cobres (P01825 a P01836), que ilustran  el poema de la Jerusalén Libertada de Torcuato Tasso; la presente escena representa el Canto XVI de dicho poema.Teniers insiste en la repetición de motivos; Reinaldo, conocedor de las intrigas de Armida, abandona la isla y regresa al campamento de los francos con Ubaldo y Danés. Armida llora desconsolada y Reinaldo la observa inconmovible pero perturbado.La sugestiva narración de Tasso, síntesis de heroísmo y amor, penetró en la médula temática del barroco flamenco (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p.1450).


 47_reinaldo_huye_de_las_islas_afortunadas

Reinaldo huye de las islas Afortunadas. 1628 - 1630. Óleo sobre lámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Perteneciente a la serie de Historia de Armida,  formada por doce cobres (P01825 a P01836), que ilustran  el poema de la Jerusalén Libertada de Torcuato Tasso; la presente escena representa el Canto XVI de dicho poema.Una marina ilustra el regreso, guiado por la maga, de Reinaldo a Jerusalén, pero, aún pensativo, dirige su mirada hacia atrás. El carro triunfal de Armida, conducido por caballos con cabeza de grifo, surca el celaje sobre el mar. El orgullo herido pudo más que el amor, y Armida luchará; el resultado de su decisión cierra este ciclo y protagoniza las escenas de los dos últimos cobres. La sugestiva narración de Tasso, síntesis de heroísmo y amor, penetró en la médula temática del barroco flamenco (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p.1452).      


 48_proezas_de_reinaldo_frente_a_los_egipcios

Proezas de Reinaldo frente a los egipcios. 1628 - 1630. Óleo sobre lámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Perteneciente a la serie de Historia de Armida,  formada por doce cobres (P01825 a P01836), que ilustran  el poema de la Jerusalén Libertada de Torcuato Tasso; la presente escena representa el Canto XVIII de dicho poema.Reinaldo vence a Aladino, que yace moribundo bajo su caballo, triunfante y en corveta, y tres generales emprenden la huida ante el embate del caudillo franco, frente a su ejército expectante. El caballo encabritado en avance diagonal recuerda los estudios de los caballos de Crayer y Rubens, perdidos en la Segunda Guerra Mundial, que debieron de tener un amplio influjo entre sus contemporáneos. Aquí y en Armida en la batalla frente a los sarracenos (P01835) Teniers se libera de la estricta dependencia al poema de Tasso, que dedica el canto vigésimo y último de su Jerusalén Libertada a los acontecimientos bélicos que enfrentan a los egipcios con el ejército cristiano; no obstante, se identifica con el enfrentamiento de Reinaldo y Aladino. La sugestiva narración de Tasso, síntesis de heroísmo y amor, penetró en la médula temática del barroco flamenco (Texto extractado de Díaz Padrón, M.: El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado de pintura flamenca del siglo XVII, 1995, p.1454).        


 49_tiro_con_arco

Tiro con arco. Hacia 1645. Óleo sobre tabla, 54 x 88 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven. Esta obra se documenta en 1746 en la colección de la reina Isabel Farnesio en el Palacio de la Granja.        

Un grupo de aldeanos se divierte probando su puntería con el arco. Uno dispara sobre la diana colocada en los restos de un muro, mientras otros observan, en pie o sentados, y algunos charlan en corro.

La disposición horizontal de la composición es más pronunciada que en otras escenas del pintor, con lo que consigue potenciar la idea de movimiento del asunto representado. Motivos estilísticos como la luz vespertina que inunda la escena y la tonalidad general uniforme para todo el cuadro han llevado a fechar la obra hacia 1645.

Se conservan numerosas réplicas, versiones y grabados de esta actividad, ya popularizada por Pieter Brueghel el “Viejo” (h. 1525/1530-1569).


 50_juego_de_petanca

Juego de petanca. Hacia 1645. Óleo sobre tabla, 42 x 71 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

En su repetidas escenas de género, Teniers utiliza con frecuencia el tema de los jugadores de bolos y otros juegos campesinos como las bochas, entretenimientos muy populares en el mundo flamenco del siglo XVII.

El esquema compositivo utilizado aquí por Teniers es similar a otras obras suyas. En un extremo los volúmenes de las casas sirven de telón de fondo a la escena. En el otro, separado en esta ocasión por un talud de tierra, se desarrolla una perspectiva hacia un fondo de paisaje, donde se sitúa una pequeña población.

La presencia de un obelisco es el aspecto más singular de esta pintura, en la que Teniers repite motivos habituales en otras obras, como el grupo de bebedores delante de la puerta o la figura que asoma por la misma.


 51_el_vivac

El vivac. 1640 - 1650. Óleo sobre tabla, 63 x 89 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Un grupo de soldados descansa en un interior. En primer plano uno de ellos deja su armadura sobre una percha junto al resto de armas, corazas y yelmos de sus compañeros. A la derecha un escudero ayuda a uno de los soldados a descalzarse de las botas.

La Guerra de los Treinta Años (1618-1648) supuso un tema muy repetido entre los pintores flamencos. El argumento militar fue manejado por Teniers para construir una de sus habituales escenas de interior.

Utiliza una luz cenital que ilumina los grupos del primer plano y del último, dejando en penumbra el plano medio, lo que contribuye a construir la perspectiva hacia el fondo. Partiendo de la tonalidad general uniforme propia de las obras de Adriaen Brouwer (1605/1606 - 1638), incorpora en esta pintura toques de color para diversos objetos, especialmente visibles en los instrumentos militares. Estos constituyen en sí mismos una magnifica naturaleza muerta, que muestra la habilidad del pintor para la representación de objetos.

Se trata de una de las pocas obras de Teniers que se documentan en España en el siglo XVII, estando localizada ya en 1666 en el Alcázar de Madrid.


 52_fiesta_campestre

Fiesta campestre. 1640 - 1650. Óleo sobre lámina de cobre, 77 x 99 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Unos campesinos bailan al son de un gaitero delante de una casa, en uno de los muchos ejemplos de las escenas de género que realizó este artista.

Teniers parte de la estética y de ciertos esquemas compositivos de Jan Brueghel “el Viejo” (1568 - 1625), repitiendo la misma visión idílica del mundo campesino, muy utilizada también por la literatura flamenca del momento.

Algunos de los personajes aparecen, casi idénticos, en otras obras del autor, respondiendo a ciertos tópicos como el gaitero sobre el tonel, la pareja de danzarines, la pareja de galanes, los niños traviesos o la figura ebria apoyada en la valla.

Fue adquirido hacia 1759 por la reina Isabel Farnesio de la colección del marqués de la Ensenada.


 54_aldeanos_conversando

Aldeanos conversando. 1640 - 1650. Óleo sobre tabla, 41 x 63 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Unos aldeanos charlan mientras se dedican a las actividades propias de su condición campesina. La obra es fruto de la producción de escenas rurales que ilustran la vida cotidiana del campo en Flandes a la que se dedicó Teniers, especialmente en la década de los años cuarenta, cuando va abandonando paulatinamente las escenas de interior que también le hicieron famoso.

La presencia de un bloque en primer plano, en este caso la casa, y de una perspectiva de paisaje hacia el fondo al otro lado de la pintura, son habituales en este tipo de cuadros.

La cálida luz del atardecer con que ilumina el fondo es singular y no se da en otras de sus obras, mientras que para los campesinos repite modelos utilizados en muchas de sus pinturas. Es muy significativo el personaje sentado que pela mejillones, alimento tradicional en los Países Bajos.

La obra se cita por primera vez en 1700 en el Alcázar de Madrid.


user_50_armida_animando_a_los_moros_en_la_batalla_museo_del_prado

Armida animando a los moros en la batalla. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.


user_50_consejo_convocado_por_godofredo_sobre_el_socorro_a_armida_cobre_27_x_39_cm_museo_del_prado_madrid

Consejo convocado por Godofredo sobre el socorro a Armida. Cobre. 27 x 39 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.


user_50_banquete_de_monos_tabla_25_x_34_cm_museo_del_prado_madrid

Banquete de monos. Óleo sobre tabla. 25 x 34 cm. Hacia 1660. Óleo sobre tabla, 24 cm x 32 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven.


 29david_teniers_ii_m_sica_en_la_cocina_museo_nacional_del_prado

La música en la cocina, h. 1633, óleo sobre tabla, 31 x 55 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de David Teniers el Joven.


 30_armida_en_la_batalla_frente_a_los_sarracenos

Armida en la batalla frente a los sarracenos. 1628 - 1630. Óleo sobre lámina de cobre, 27 x 39 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.


 32_fiesta_y_comida_de_aldeanos

Fiesta y comida de aldeanas. 1637. Óleo sobre lienzo, 120 x 188 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.


 33_fumadores

Fumadores, 1639. Óleo sobre tabla, 40 x 62 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.


 55_un_cuerpo_de_guardia

Un cuerpo de guardia. Siglo XVII. Óleo sobre lámina de cobre, 49 x 68 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.


 56_san_pablo_primer_ermita_o_y_san_antonio_abad

San Pablo, primer ermitaño, y San Antonio Abad. Siglo XVII. Óleo sobre lienzo, 63 x 94 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.


 57_coloquio_pastoril

Coloquio pastoril. Siglo XVII. Óleo sobre lienzo, 75 x 89 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.


 58_paisaje_con_ermita_os

Paisaje con ermitaños. Siglo XVII. Óleo sobre lienzo, 177 x 230 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.


 59_a_casa_r_stica

La casa rústica. Siglo XVII. Óleo sobre lienzo, 136 x 179 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.


 60_operaci_n_quir_rgica

Operación quirúrgica. Siglo XVII. Óleo sobre tabla, 38 x 61 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.


 71_1428703938_156442

Un cuerpo de guardia. 1650 - 1670. Óleo sobre lámina de cobre, 49 x 68 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.

Esparcidos por la habitación vemos un gran tambor y fragmentos de varias armaduras -una de las cuales todavía permanece sobre su percha-,  mientras pistolas y arcabuces cuelgan de la pared, en la que se apoya también una bandera. Al fondo, varios hombres, quizás soldados de paisano, fuman y beben. Abraham Teniers repite con escasas variantes alguna de las célebres composiciones de su hermano, el famoso David Teniers II, que, como en este caso, pueden interpretarse como vánitas que aluden a la fugacidad de la vida en relación con la guerra.


 72_paisaje_con_un_ermita_o

Paisaje con un ermitaño. Óleo sobre lienzo, 95 x 143 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.


 73_tentaciones_de_san_antonio_abad

Tentaciones de San Antonio Abad. Óleo sobre lienzo, 79 cm x 110 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.


 62fumadores_y_bebedores

Fumadores y bebedores. Óleo sobre tabla, 34 x 48 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.

Un grupo de tres personajes disfruta expresivamente del tabaco en primer plano, mientras son observados por otro que asoma por un vano de la ventana. Al fondo otras figuras alrededor de una mesa beben o juegan a los naipes.

Se trata de un ejemplo de las escenas de interior de tabernas, con fumadores, bebedores y jugadores, que Teniers realizaba durante la década de 1630 a 1640. El artista parte de las figuras de su maestro Adriaen Brouwer (1605/1606 - 1638), inspirándose en ellas para componer sus escenas y utilizando idéntico color general, aunque se diferencia en el uso de una mayor escenografía y dinamismo.

El dominio de las sombras, de la perspectiva y de elementos de la pintura tradicional, como el personaje que asoma por la ventana, prueban los avances de Teniers en la realización de sus escenas de interior.

La obra aparece citada en 1746 en la colección de la reina Isabel Farnesio en el Palacio de la Granja.


 61_bebedores_y_fumadores

Bebedores y fumadores. Siglo XVII. Óleo sobre lienzo, 40  x 50 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.


 63_la_flagelaci_n_de_cristo

La Flagelación de Cristo. Siglo XVII. Óleo sobre lámina de cobre, 43 x 37 cm. Museo del Prado. Obra de David Teniers el Joven.


 64_bebedores

Bebedores. Siglo XVII. Óleo sobre tabla, 34 x 40 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de David Teniers el Joven.



David Teniers el Joven en el Museo Thyssen

David Teniers II (Amberes, 1610 - Bruselas, 1690) Se formó con su padre, un comerciante de arte y pintor de pequeños cuadros de historia, pero desde joven se apartó de los temas tratados por su progenitor, sintiéndose atraído por las escenas de género y la pintura de Adriaen Brouwer. Se unió al gremio de pintores de Amberes entre 1632 y 1633, años en los que también están fechadas sus primeras obras. En 1637 se casó con Anna Brueghel, la hija de Jan Brueghel. Durante la década de 1630 produjo pequeñas piezas religiosas encargadas por el marchante Crysostoom van Immerseel, destinadas al mercado de arte español. Sin embargo, en Amberes, sus escenas de género, muy parecidas a las de Brouwer, fueron muy solicitadas, alcanzando precios altos y convirtiéndole en uno de los pintores de más éxito del momento. En 1644 fue elegido decano del gremio de pintores de su ciudad. Durante su estancia en Amberes realizó encargos para Antoine Triest, obispo de Brujas, uno de los patronos más importantes del país, y a partir de 1647 comenzó a trabajar para el archiduque Leopoldo Guillermo, gobernador de las Provincias del Sur. En la década de 1640 Teniers comenzó a situar sus escenas de género al aire libre, presentándolas desde un punto de vista frontal e incluyendo en ellas grupos de nobles que, entretenidos, actúan de espectadores en las fiestas populares. Tras la muerte de Jan van den Hoecke en 1651, entró oficialmente al servicio del archiduque como pintor de cámara, trasladándose a Bruselas. En su nuevo cargo, asumió la responsabilidad de ampliar la magnífica colección de arte de Leopoldo Guillermo, viajando a Londres con el encargo de adquirir obras italianas, especialmente venecianas, de la colección del rey Carlos I de Inglaterra. En 1660, se publicó el Theatrum pictorium, que editó él mismo, donde reprodujo en grabados una selección de obras de la colección de su patrono. Continuó trabajando para el sucesor de Leopoldo Guillermo, don Juan de Austria, y realizó encargos de la reina Cristina de Suecia, el príncipe Guillermo II de Orange y especialmente para el rey Felipe IV de España. En las obras de su última etapa, a partir de 1660, domina el tema de las escenas pastorales


 11fumadores_en_un_interior

Fumadores en un interior, c. 1637. Óleo sobre tabla, 39,4 x 37,3 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de David Teniers el Joven.

En la década de 1630, etapa en la que se ha situado Fumadores en un interior, David Teniers II ingresó, en 1633, en la Guilda de San Lucas de Amberes y contrajo matrimonio con una hija de Jan Brueghel, Anna. David Teniers II se formó con su padre, trabajó sobre todo la pintura de género aunque también ejecutó paisajes, pintura mitológica, de historia y religiosa. Está considerado junto con Adriaen Brouwer una de las figuras más relevantes de la pintura flamenca del siglo xvii. De David Teniers II nos ha llegado una gran producción de la que se conservan pinturas fechadas en los años ochenta, cuando el artista había cumplido setenta años. Teniers II estuvo al servicio del archiduque Leopoldo Guillermo, gobernador de los Países Bajos, y fue decano de la Guilda de Amberes, donde, en 1665, abrió una Academia tras conseguir el consentimiento del rey de España, Felipe IV, y el del correspondiente gremio de la ciudad.

Teniers II tuvo como modelo para sus temas de género a Adriaen Brouwer, pintor en el que no sólo se inspiró sino al que también copió por encargo, como se desprende del texto de un documento recogido por Denucé. A Brouwer se debe también el tema de los fumadores en interiores, novedad que incluyó dentro de la pintura de género durante su estancia en Amberes. Independientemente de la fuente que sirvió a David Teniers II para elaborar sus pinturas con este motivo, estos fumadores son un ejemplo del trabajo y de los logros del artista en cuanto a composición, tratamiento del espacio y reinterpretación del asunto. Teniers II coloca en un interior, en el que predominan los tonos pardos y marrones, a tres hombres sentados alrededor de un tonel que sirve de mesa provisional. Estas tres figuras disfrutan con sus largas pipas del placer de fumar. Así, el personaje de la izquierda, sentado y apoyando uno de sus pies para mayor comodidad en un escabel, procede a encender su pipa2; el segundo, a la derecha, inclina su cuerpo hacia atrás, posición que nos incita a pensar que está saboreando la bocanada que acaba de dar y de la que todavía queda el humo que sutilmente se va desvaneciendo en el ambiente. El tercer hombre que cierra este grupo principal, se ha colocado casi frontalmente, echado hacia delante y profundamente concentrado en el objeto que sostiene entre sus manos. Teniers II completa la escena con un segundo foco de atención, al lado de una chimenea, y con un curioso que asoma su cabeza por una pequeña ventana que nos remite por la luz al exterior. Junto a estos personajes populares y al colorido, en el que destacan el blanco y el rosa de las camisas de las dos figuras principales, hay que subrayar el acento que el pintor ha puesto en los distintos enseres que constituyen este humilde interior. Es el caso del jarro colocado a la izquierda, de la madera empleada para el tosco mobiliario —la silla, los taburetes y el tonel— o del sencillo bodegón que, con pocos objetos, se organiza encima de la cuba y en la estantería al fondo del local. Cada uno de estos elementos expresa un mundo de texturas al que Teniers II dispensó un trato especial en sus composiciones.

Esta pintura antiguamente se conocía con el nombre de El gorro verde, accesorio que aparece colgado del respaldo de la silla del personaje a nuestra izquierda. Este título, de corte comercial, fue sustituido por Gaskell por el más genérico de Fumadores en un interior.


 12fiesta_campesina

Fiesta campesina, c. 1650. Óleo sobre tabla, 45 x 75 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de David Teniers el Joven.

 Entre los motivos que David Teniers II trató, se encuentra un tema que representó con relativa frecuencia a lo largo de su carrera y al que transmitió un sello personal. Se trata de las escenas festivas, al aire libre, con aldeanos y campesinos divirtiéndose a la entrada de posadas o de tabernas. Estos momentos de ocio, en los que estas clases sociales se reúnen para bailar, beber, comer y distraerse, serán el tema de estas composiciones donde Teniers II congregó a un buen número de personajes que se suman a la celebración en las más variadas actitudes y posturas. Es el caso de este óleo donde, a la derecha, bajo la atenta mirada de los posaderos, en el dintel de la puerta, se instala un tranquilo grupo en torno a una mesa, de los animados y briosos bailarines del centro de la composición o del grupo de la izquierda que empieza a acusar los excesos de la bebida. Teniers II usa los planos más alejados para acomodar a otras asociaciones de figuras en animada conversación.

Esta tabla fue adquirida, en 1928, como obra de David Teniers, el Joven, a la galería alemana establecida en Múnich E. A. Fleischmann’s Hof-Kunsthandlung. En ese mismo año, pero unos meses antes de su adquisición, Wilhem Bode consideró el óleo obra de David Teniers, opinión que también compartió Hofstede de Groot. La pintura participó en la exposición de Múnich, muestra que la dio a conocer a un amplio sector de la crítica, ya que hasta entonces había sido poco difundida, figurando en los catálogos de la Colección con escuetos comentarios en 1937y 1958; Ebbinge Wubben, en 1969, sin embargo, hizo una amplia reseña de ella.

DeFiesta campesina se conoce una versión en la colección Bührle de Zurich con algunos pequeños cambios que afectan a la composición. Esta tabla de Zurich, procedente de la colección del barón Edmond de Rothschild, está firmada y fechada por Teniers II en 1646. Con este mismo asunto se tiene noticia de una copia, atribuida a un seguidor del pintor, que perteneció a la colección alemana Vieweg, pintada sobre lienzo y de proporciones algo mayores a la nuestra. Algunos de los tipos, situaciones, gestos y combinaciones de grupos y figuras de Fiesta campesina se repiten en otras dos obras de Teniers II conservadas en el Ermitage de San Petersburgo y en el Kunsthistorisches Museum de Viena. En esta última encontramos un recinto parecido al nuestro, con un grupo bailando en el centro del patio, con un gaitero similar al que está de pie, debajo del árbol, animando con su música la fiesta, y con una mesa alrededor de la que se sientan varios campesinos cerrando la escena a la derecha. Sin embargo, la composición de Viena se presenta invertida respecto a la del Museo Thyssen-Bornemisza, incluyendo en ella, en uno de sus ángulos, a un reducido número de elegantes figuras, ajenas a los populares divertimentos y que pueden identificarse como los mecenas del festejo.



Otras obras


user_50_0david_teniers_el_joven_el_archiduque_leopoldo_guillermo_en_su_galer_a_de_bruselas_1650_52_leo_sobre_lienzo_123_x_165_cm_kunsthistorisches_museum_viena_1357836854_179977

El Archiduque Leopoldo Guillermo en su Galería de Bruselas. 1650-52. Óleo sobre lienzo, 123 x 165 cm. Kunsthistorisches Museum. Viena. Obra de David Teniers el Joven


 18david_il_g_teniers_the_gallery_of_archduke_leopold_in_brussels_1

The Gallery of Archduke Leopold in Brussels. 1639. Obra de David Teniers el Joven


 16_1428674507_601892

Paisaje con gitanos, 1641. Museo Nacional de Varsovia. Obra de David Teniers el Joven


 17david_teniers_ii_flemish_kermess_wga22088

Kermés flamenco (1652), óleo sobre lienzo, 157 x 221 cm, Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica, Bruselas. Obra de David Teniers el Joven


 19a_man_examining_a_urine_flask_oil_painting_by_a_follower_of_wellcome_v0017273

A man examining a urine flask. Obra de David Teniers el Joven


 20a_medical_practitioner_examining_a_urine_flask_oil_painting_wellcome_v0017268

A medical practitioner examining a urine flask. Obra de David Teniers el Joven


 21_monkey_barber_surgeon_s_establishment_oil_painting_after_wellcome_v0017621

A monkey barber-surgeon's establishment. Obra de David Teniers el Joven


 22a_surgeon_operating_on_a_man_s_foot_oil_painting_after_davi_wellcome_v0017526

A surgeon operating on a man's foot. Obra de David Teniers el Joven


 23a_surgeon_operating_on_the_foot_oil_painting_after_david_te_wellcome_v0017523

A surgeon operating on the foot. Obra de David Teniers el Joven


 24a_surgeon_removing_a_plaster_from_a_man_s_foot_oil_painting_wellcome_v0017544

A surgeon removing a plaster from a man's foot. Obra de David Teniers el Joven


 25a_surgeon_treating_an_injury_to_a_man_s_foot_oil_painting_b_wellcome_v0017553

A surgeon treating an injury to a man's foot. Obra de David Teniers el Joven


 26a_surgeon_who_has_extracted_a_tooth_oil_painting_after_davi_wellcome_v0017168

A surgeon who has extracted a tooth. Obra de David Teniers el Joven


 74a_surgeon_who_has_extracted_a_tooth_oil_painting_after_davi_wellcome_v0017179

A surgeon who has extracted a tooth. Obra de David Teniers el Joven


 75a_surgical_operation_on_a_man_s_head_oil_painting_by_a_foll_wellcome_v0017536

A surgical operation on a man's head. Obra de David Teniers el Joven


 79an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_l0016065

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 80an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017632

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 81an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017635

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 82an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017658

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 76an_alchemist_at_his_furnace_hunched_over_bellows_coloured_wellcome_v0025547

An alchemist at his furnace, hunched over bellows. Obra de David Teniers el Joven


 77an_alchemist_at_his_furnace_hunched_over_bellows_coloured_wellcome_v0025548

An alchemist at his furnace, hunched over bellows. Obra de David Teniers el Joven


 78an_alchemist_in_his_laboratory_wellcome

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 83an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017631

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 84an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017633

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 85an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017634

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 86an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017636

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 87an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017652

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 88an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017665

An alchemist in his laborator. Obra de David Teniers el Joven


 89an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017666

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 90an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017678

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 91an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017679

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 92an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_by_a_follower_o_wellcome_v0017688

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 93an_alchemist_in_his_laboratory_oil_painting_wellcome_v0017637

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 94an_alchemist_in_his_laboratory_wellcome_l0051290

An alchemist in his laboratory. Obra de David Teniers el Joven


 95an_alchemist_in_his_laboratory_wellcome_l0076242

An alchemist in his laboratory. Oil painting after D. Teniers II. Teniers, David, 1610-1690. After: a painting of the same composition by David Teniers, of which there is an autograph version in in the Pitti Palace, Florence


 96landscape_with_castle_canvas_161_x_224_5_cm_out_private_budapest_property_master_pieces_of_art_of_the_museum_for_art_budapest

Landscape with castle, canvas 161 x 224,5 cm, out private Budapest property, master pieces of art of the Museum for Art Budapest


 98david_teniers_le_jeune_le_fumeur_17e_si_cle_grand_curtius_li_ge

The Smoker (17th c). Museum Grand Curtius, Liège, Belgium


 99david_teniers_the_younger_kermis_on_st_george_s_day_google_art_project

Kermis on St George's Day, c. 1667-67


 107le_retour_de_l_enfant_prodigue_david_teniers_the_younger

French: Le Retour de L'Enfant Prodigue


 100fishmonger_by_david_teniers_1610_1690

Fishmonger


 101four_monkeys_dressed_as_musicians_giving_a_concert_coloured_wellcome_v0021452

Four monkeys dressed as musicians giving a concert


 102interior_of_a_surgery_with_a_surgeon_attending_to_a_man_s_fo_wellcome_v0017589

Interior of a surgery with a surgeon attending to a man's foot, and a woman and child looking on. Oil painting by a German (?) follower of David Teniers the younger


 103interior_of_a_surgery_with_two_operators_one_letting_blood_wellcome_m0007661

Interior of a surgery with two operators, one letting blood from a man's arm, the other giving treatment to a man's back. Oil painting by a follower of David Teniers the younger


 104interior_of_a_surgery_with_two_operators_one_letting_blood_wellcome_v0017415

Interior of a surgery with two operators, one letting blood from a man's arm, the other giving treatment to a man's back. Oil painting by a follower of David Teniers the younger


 105interior_of_a_surgery_with_two_operators_one_letting_blood_wellcome_v0017416

Interior of a surgery with two operators, one letting blood from a man's arm, the other giving treatment to a man's back. Oil painting by a follower of David Teniers the younger


 106interior_with_a_surgeon_attending_to_a_man_s_foot_and_three_wellcome_v0017530

Interior with a surgeon attending to a man's foot, and three other figures. Oil painting by a German (?) follower of David Teniers the younger


 97dutch_golden_age_paintings_in_the_metropolitan_museum_of_art

Dutch Golden Age paintings in the Metropolitan Museum of Art‎



 13david_teniers_por_philip_fruytiers_1655

David Teniers el Joven por Philip Fruytiers, 1655.

Ver más obras de David Teniers el Joven en la Wikipedia



Pues esto es todo amigos. He realizado una amplia recopilación de la obra de David Teniers el Joven, gran maestro y talento de la pintura que refleja a la sociedad flamenca del siglo XVII..., David Teniers II, tambien llamado el Joven (Amberes, Bélgica, 15 de diciembre de 1610 – Bruselas, 25 de abril de 1690), fue un pintor y grabador flamenco nacido en Amberes. Fue el hijo más célebre de David Teniers I, tambien llamado el Viejo y padre de David Teniers III y abuelo de David Teniers IV. Espero que os haya gustado el trabajo/homenaje que he dedicado al brillante y original pintor y, nos sirva a todos, para conocer mejor su obra.


Fuentes y agradecimientos: museodelprado.es, es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, museothyssen.org, artcyclopedia.com, pintura.aut.org, wellcomeimages.org y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 10 Abril 2015, 23:56; editado 19 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: TENIERS EL JOVEN 
 
J.Luis gracias por la nueva exposición. Me gusta Teniers y por supuesto coincido contigo que el mejor cuadro es el primero, realmente espectacular.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: TENIERS EL JOVEN 
 
El primer cuadro es una maravilla!!  
 



 
Green_woman - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Resposta: TENIERS EL JOVEN 
 
El de La galería es impresionante  

Son curiosos e intrigantes los cuadros de los monos  
 




___________________________
mini_140316081758881209
 
galarina - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: TENIERS EL JOVEN 
 
Me alegro que os guste... Xerbar, Green y Galarina. Este pintor como ya he dicho es una de mis debilidades, lo he seguido y conocido a través de mis visitas al Museo del Prado... además preparando la exposición he descubierto muchas obras que no conocía.


 


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: David Teniers "El Joven" 
 
ME ENCANTA ESTE PINTOR, TE FELICITO POR ESTA GRAN RECOPILACION DE SUS OBRAS. QUERIA SABER POR CURIOSIDAD YO TENGO UNA PEQUEÑA OBRA DE DAVID TENIERS DE 30X 16 CENTIMETROS SOBRE TABLA. ES UNA HERENCIA Y ES MUY ANTIGUO. TIENES IDEA CUANTO PUEDE COSTAR... GRACIAS
 



 
monialvarado - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: David Teniers "El Joven" 
 
Bienvenida al foro monialvarado, me alegro que te guste la presentación. En cuanto la obra que posees de David Teniers, lo primero -si no lo has hecho- es auténtificarla por algún especialista, o en una galería de arte que se dedique o entienda de pintura flamenca y pueda certificarla. También en el Prado te podrían ayudar, pero supongo que los tramites referidos te costarán una pasta. Suerte.



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario