Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
ARTE IBÉRICO
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post ARTE IBÉRICO 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al arte ibérico, el termino se refiere al estilo artístico propio del pueblo ibero, asentado en la península ibérica. Las manifestaciones mejor conservadas son las escultóricas, realizadas en piedra y bronce. Los restos en madera y barro cocido son escasos, por ser materiales más perecederos.

La escultura ibérica suele distinguirse con el nombre de arte ibérico el conjunto de estilos desarrollados en la península ibérica desde la edad del bronce hasta el completo dominio de la civilización romana, aunque para mayor precisión del concepto se le añade a veces el calificativo de prerromano.


 02_1468607152_252151

El ibérico es el gran pueblo prerromano de la Península por excelencia. Fue un pueblo avanzado para su época aunque quedó eclipsado por otras civilizaciones aún más poderosas cultural o militarmente, hasta remansarse y fundirse definitivamente con el mundo romano.

La cultura ibérica fue heredara de la de Tartesos, aunque estuvo muy influida por otros pueblos del Mediterráneos, como griegos y fenicios.

Urbanismo ibérico. La mayoría de las ciudades ibéricas se intentaban situar en lugares elevados, aunque también hay algunas que se encuentran en llano. Casi todos estos poblados ibéricos estaban rodeados por una muralla, total o parcialmente (en aquellos flancos más vulnerables). El tamaño de la ciudad o poblado ibérico oscilaba mucho. Podía haber grandes urbes de hasta 300 hectáreas y en otros casos ser núcleos muy pequeños de apenas una.

Tipos de murallas de la ciudad ibérica atendiendo al material de construcción

    - Ciclópeos: Murallas constituidas por grandes piedras sin trabajar.

    - De mampostería: Murallas construidas con sillares más o menos regulares, formando dos paramentos, el exterior de piedras más grandes y el interior de piedras pequeñas. El espacio intermedio se rellenaba de tierra y piedras. Muchas de estas murallas parece que estaban revestidas con un grueso enlucido de arcilla pintada de rojo.

    - Poligonales: En este caso particular, los sillares son esculpidos entrantes y salientes para trabarse fuertemente entre sí.

La vivienda ibérica. Las casas ibéricas eran de reducido tamaño y con pocas habitaciones, quizá con un androceo y un gineceo.

    . Suelen estar construidas con muros de adobe sobre un zócalo de piedra y revestidos con arcilla encalada. Podían tener umbrales de entrada y en su interior existían hogares y bancos.

    . Los vanos de las puertas podían estar reforzados por postes, que a veces servían también para sostener la techumbre, de ramas recubierta por una capa de arcilla. Solían ser casas de un solo piso, pero también se han encontrado de dos, con una escalera adosada a la fachada.

El Templo ibérico. La falta de grandes restos arqueológicos sólo permite hacer conjeturas sobre este aspecto de la arquitectura y arte ibérico.

    . Se han hallado dos tipos de estructura que podrían haber tenido utilidad de culto religioso.

    . Por un lado, han aparecido recintos cuadrangulares, aparentemente descubiertos y con una losa en el centro, que se han interpretado como santuarios hipetros similar a los conocidos como "lugar abierto" del mundo oriental.

    . Por otro lado, también se ha hallado un cierto número de edificios que datan de fechas muy tempranas, como el siglo VII a.C.

    . Se trata de estructuras de planta rectangular con entrada a través de un vestíbulo que ocupa todo el ancho del edificio. Está dividido en tres espacios longitudinales, los laterales más estrechos y cortos, por lo que la estancia central se ensancha adoptando forma de T, con el espacio del fondo partido de nuevo en dos por un muro perpendicular a la pared trasera situado en el eje longitudinal del edificio.

    . Tales construcciones se pueden relacionar con edificios del Próximo Oriente que también aparecen en la Italia prerromana.


 sillar_de_esquina_relieve_de_osuna_a_m_a_n_inv_38422_01

Sillar de esquina Relieve de Osuna A (M.A.N.)


Arquitectura funeraria ibérica. Las tumbas de cámara son características del mundo ibérico meridional y las más importantes se encuentran en Galera (Granada).

Monumentos turriformes. El monumento turriforme o con forma de torre más importante es el de Pozo Moro (actualmente en el Museo Arqueológico Nacional), que es un edificio de planta cuadrada, que presenta podio y por encima un cuerpo principal cuadrangular, con sus esquinas inferiores adornada con leones yacentes. Algunos de los sillares de este cuerpo están decorados con relieves de una gran importancia.

Pilares-Estela. Hay muchísimas pilares-estela por todo el ámbito ibérico. Consisten en un basamento, escalonado, sobre el que se alza un pilar con capitel, que sostiene la escultura de un toro. El mejor ejemplo de pilar-estela es el de Monforte del Cid.

La Escultura Ibérica. La actividad mejor conocida del arte ibérico es la escultura figurativa, con pequeñas estatuillas de bronce, utilizadas como ofrendas o exvotos, y estatuas de piedra de mayor tamaño.

    . Es clara la existencia de una etapa antigua de la escultura ibérica de sabor orientalizante, que arranca de la plática menor de la etapa orientalizante del arte tartésico, a su vez inspirada por los fenicios y, en menor medida y más tardíamente, por los griegos. A esta escultura corresponde la más arcaica escultura animalística de la Turdetania y el monumento de Pozo Moro. De la mitad del s. VI y, sobre todo, en el V, ejerce sobre los íberos una fuerte influencia la escultura griega, a cuyo estímulo (y quizá por sus maestros) se realizó la producción escultórica ibérica más importante. Desde entonces, destrucciones y vacíos llenan una etapa de decaimiento.

    . Hay que contar, pues, con una base orientalizante y un fuerte componente griego en la producción escultórica ibérica, con matices que pueden derivarse de influjos etruscos o cartaginenses, portadores a su vez de un lenguaje artístico helénico transformado.

    . Además, hay que contar con la personalidad que le imprimieron las sociedades ibéricas. Así, por ejemplo, hay una ausencia de la proporción y armonía características del arte griego, no por falta de pericia, sino por una diferencia de mentalidades: para los íberos, era más importante el cuidado de los detalles que el conjunto.

    . El material utilizado es principalmente la piedra, especialmente areniscas y calizas blandas; las piedras duras, el bronce y el barro cocido se reservaron a la realización de figurillas menores. Se cree que también se realizó escultura en madera, que no nos ha llegado, por un cierto estilo lígneo que tienen muchas de las obras en piedra.


Algunas obras destacadas

    - Relieves del Monumento de Pozo Moro (Museo Arqueológico Nacional). Son relieves en forma de frisos que se encontraron tallados en los sillares que conforman este monumento y que en ocasiones se hacen continuos a su alrededor. Pertenecen a la primera etapa de la escultura ibérica y se fechan hacia el 500 a.C.

    - El León de Nueva Carteya (Córdoba). Este león pertenecería a esa primera etapa orientalizante de la escultura ibérica. Es el mejor conservado de los varios aparecidos en este lugar y estaría destinado a proteger una tumba. Se fecha en el s.VI. La cabeza y la melena son muy detallistas.

    - La Esfinge de Agost (Alicante). Esta esfinge es uno de los mejores ejemplos de hasta qué punto influyó el arte griego en el ibérico. Salvo algunas variantes, como la forma de disponer la cola, seguramente por imperativos del material empleado, se ajusta perfectamente a los prototipos griegos de mediados del s.VI. Seguramente tendría la misma función que en Grecia: servir de portador de las almas al más allá, por lo que estaría en una tumba.

    - La Bicha de Balazote (Museo Arqueológico Nacional) La denominada "Bicha de Balazote" es, en realidad, un toro androcéfalo que está tallado sobre un sillar de esquina, de manera similar que los leones de Pozo Moro, y que es una versión de las figuras fluviales de los griegos. Se fecha hacia la segunda mitad del siglo VI.


 0la_dama_de_elche_tambi_n_conocida_como_dama_mora_se_exhibe_en_el_museo_arqueol_gico_nacional_de_espa_a_de_madrid

La Dama de Elche también conocida como Dama Mora. Se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional de España, de Madrid.

    - La Dama de Elche. Este busto, el mejor ejemplo de la etapa "clásica" de la escultura ibérica, está realizada en caliza policromada y tiene restos de policromía. Seguramente formara parte de una estatua de cuerpo entero similar a la dama de Baza, ya que el corte inferior es muy abrupto e irregular. El rostro está sereno y mira al frente. Es un rostro muy clásico, aunque todavía tiene algunos rasgos orientalizantes. Lleva un exuberante atavío, especialmente llamativo por las joyas, en concordancia con restos arqueológicos encontrados, y el complejo tocado. Pese a lo problemático de cualquier interpretación, parece tratarse de una divinidad, tal vez con una dimensión funeraria. Se fecha en el s.V a.C.

    - La Dama de Baza (Granada). Esta dama está realizada en caliza estucada y policromada. Se fecha hacia los comienzos del s.IV. Se halló en el interior de una tumba de la necrópolis de Baza sirviendo de urna monumental. Representa a una divinidad de la muerte, representada según un esquema iconográfico de diosa sedente sobre un trono alado, muy repetido en el ámbito griego. Tiene unas características muy similares a la dama de Elche. El rostro es muy individualizado y personal.

    - Gran Dama del Cerro de los Santos. Está realizada en piedra arenisca y se realizó hacia el s. II en Montealegre del Castillo, en Albacete. Se trata de un exvoto de gran tamaño que representa a una dama oferente, ataviada según la moda de las damas distinguidas de la sociedad ibérica, que sujeta en sus manos el vaso de ofrenda. Es muy hierática y sus formas son muy rígidas.

Espero que la recopilación que he conseguido del arte ibérico, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar, y en lo posible contribuya en su divulgación.






Arte Ibérico

El término arte ibérico se refiere al estilo artístico propio del pueblo ibero, asentado en la península ibérica. Las manifestaciones mejor conservadas son las escultóricas, realizadas en piedra y bronce. Los restos en madera y barro cocido son escasos, por ser materiales más perecederos.


 0el_sepulcro_de_pozo_moro

El sepulcro de Pozo Moro es un monumento funerario turriforme de origen ibero datado hacia fines del siglo VI a. C., que fue encontrado en la población albaceteña de Chinchilla de Monte-Aragón. Actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.


Escultura

La actividad mejor conocida del arte ibérico es la escultura figurativa, con pequeñas estatuillas de bronce, utilizadas como ofrendas o exvotos, y estatuas de piedra de mayor tamaño. Los yacimientos más importantes son: el santuario del Cerro de los Santos y el del Llano de la Consolación, en Albacete; el santuario del Collado de los Jardines, en Despeñaperros (Jaén); la Fuentecica en Coy y el del Cigarralejo en Murcia.


 jinete_relieve_de_osuna_a_m_a_n_inv_38418_01

Jinete Relieve de Osuna A (Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid).

Entre las esculturas realizadas en piedra, clasificables según su finalidad funeraria o religiosa, se encuentra la Dama de Baza y la Dama de Elche (Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid), que presentan una rica decoración y que sirvieron de urna funeraria. Posterior a las anteriores, y con finalidad religiosa, es la Gran Dama Oferente (del siglo III a. C.), procedente del Cerro de los Santos en Montealegre del Castillo (Albacete), en cuya larga vestimenta de profundos y geométricos pliegues, y en el frontalismo de su estructura, se aprecian las influencias arcaicas de la plástica griega.

De esta misma época es el León de Coy y la Bicha de Balazote (Museo Arqueológico Nacional de Madrid), hallada en la localidad albaceteña que le da nombre y relacionada con los toros antropocéfalos mesopotámicos y seres de aspecto feroz del mundo hitita.


 oso_ibero_de_porcuna_m_a_n_inv_33195_01

Oso ibero de Porcuna (Museo Arqueológico Nacional de Madrid).


Otras expresiones artísticas

En la orfebrería, destaca el Tesoro de Jávea formado por piezas de oro y plata de delicada labor de influjo griego.


Área de influencia

El área de expansión de la escultura ibérica no es muy amplia, aunque sí muy diversificada, lo que favoreció una gran variedad regional propiciada, en buena medida, por las riquezas naturales y los rasgos culturales de cada zona. Sus manifestaciones se centran en tres áreas: Andalucía, el centro de la península y la zona del Levante.


Andalucía

El área andaluza, de Jaén y Granada, es de una gran complejidad por la influencia cultural de los pueblos colonizadores orientales que se habían instalado en ella con anterioridad (fenicios, griegos, etc.) y por la tradición dejada por los tartesios. La proliferación de restos arquitectónicos y escultóricos, así como muestras de orfebrería y cerámica son los rasgos más distintivos de esta región. Junto a esta corriente oriental se aprecia en Andalucía otra de origen helénico, que se introduce desde las costas alicantinas hacia el sur, presente en el Conjunto de Cerrillo Blanco de Porcuna, el Santuario Heroico del Cerro del Pajarillo (Huelma) y en el Yacimiento de Osuna (del siglo III a. C.).


 0la_dama_de_baza

La Dama de Baza. Es una escultura ibera labrada en piedra caliza policromada, del siglo IV a. C. Esta obra fue encontrada el 20 de julio de 1971 por el arqueólogo Francisco José Presedo Velo en el Cerro del Santuario, necrópolis de la antigua Basti (Baza), en la provincia de Granada.


Interior

En el interior, concretamente en la Mancha occidental, destaca la importante ciudad (oppidum) de Alarcos junto al río Guadiana y con importantes restos de calles empedradas, exvotos y figurillas de bronce. Las ruinas de la ciudad ibera (luego romana y visigótica) de Oretum, capital de la antigua Oretania a ambos lados de Despeñaperros apenas están excavadas. Los restos son escasos en esta zona: cerámicas, figurillas de bronce y exvotos en los Santuarios de Despeñaperros y Castellar de Santisteban, En esta zona occidental los restos cerámicos parecen emparentarla con Andalucía.

No ocurre lo mismo con la Mancha oriental y las estribaciones de la Serranía conquense donde se palpa la influencia del estilo artístico ibero-levantino, sobre todo la cerámica. La zona central y meridional de Cuenca constituye el límite septentrional del mundo ibero que conecta con los celtiberos de la sierra. Aquí destacan numerosos yacimientos en la Manchuela conquense como Barchín del Hoyo y, sobre todo, el oppidum de Ikalesken (actual Iniesta) que conserva el único mosaico del arte ibero y uno de los más antiguos del mediterráneo. Este mosaico tiene la particularidad de representar la fusión de las cultura ibera, griega y fenicia. La cultura ibera está representada por el lobo, animal sagrado; la griega por Pegaso y la fenicia por la representación de la diosa Astarté, en el medio de la composición. El mosaico, del siglo VI a. C. aproximadamente, es muy arcaico en su realización pero por el interés artístico y la antigüedad que tiene merece la pena ser considerado como uno de los emblemas del arte ibérico.


 36pieza_arqueologia_en_el_museo_provincial_de_albacete

Pieza arqueologia en el Museo Provincial de Albacete.


Albacete

Los territorios de la actual provincia de Albacete son especialmente pródigos en muestras diversas de arte ibérico, especialmente escultura, y sorprenden por la profusión de hallazgos, la calidad estilística y la singularidad de sus piezas. Muy sucintamente, se pueden mencionar la gran cantidad de piezas (sólo en el Museo Arqueológico Nacional se conservan cerca de tres centenares) halladas en el importante centro de culto del Cerro de los Santos -especialmente la Gran Dama Oferente- y en el Llano de la Consolación. Como piezas únicas destacan la Bicha de Balazote, la Dama de Caudete, la Esfinge de Haches, la Cierva de Caudete, el Sepulcro de Pozo Moro, el León de Bienservida, las Esfinges gemelas de El Salobral, el Caballo de la Losa (Casas de Juan Núñez) o el Jinete de Villares (Hoya Gonzalo) entre otros. En orfebrería destaca el llamado Tesoro de Abengibre, conjunto de vajilla de plata con inscripciones iberas y también la Necrópolis de Los Villares y el camino de la cruz en Hoya Gonzalo que se encuantran en las estribaciones de los Altos de Chinchilla en las inmediaciones de la Vía Heráclea con cerámicas griegas, materiales púnicos, etruscos, etc. La existencia de grandes oppida en la provincia aun sin estudiar, quizá aumente sensiblemente el ya abultado número de vestigios de arte ibérico. Aunque esta zona siempre es calificada como de paso o de extensión de influencias ibéricas levantinas o andaluzas, es posible que el flujo de extensión fuera, más bien, en sentido inverso y sea ésta una zona nuclear.


 museo_arqueol_gico_nacional_3500_dama_oferente_del_cerro_de_los_santos_01

Dama oferente del Cerro de los Santos. La Dama Oferente es una escultura ibérica del siglo III o II a.C. Se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid (España). Evidencia el papel de la mujer aristócrata en los ritos religiosos de los iberos.

Se trata de una figura femenina de 1,35 m. de altura realizada en piedra caliza que se encontró antes de 1870 en el santuario de la cultura ibérica situado en el Cerro de los Santos, en Montealegre del Castillo (Albacete, España). En el mismo yacimiento se encontró un elevado número de exvotos y esculturas, en piedra, de hombres y mujeres en posturas oferentes. La cronología del yacimiento se entiende desde el siglo IV a.C. hasta la época romana.


 museo_arqueol_gico_nacional_3500_dama_oferente_del_cerro_de_los_santos_03

Vestimenta. La figura muestra una rica vestimenta, que denota la pertenencia un nivel social elevado. Se muestra ricamente ataviada con tres túnicas superpuestas; la inferior, de pliegues muy finos, roza el suelo y enmarca los pies calzados. Encima porta una túnica fina con bordados en el pecho. Finalmente, la túnica superior es un manto cuyos bordes caen hieráticos bajo las manos resaltando la ofrenda1 .

Una fíbula o pasador en forma de T sujeta el cuello de la túnica. Se adorna con tres collares (dos trenzados y uno sogueado), y con cinco anillos en las manos.

Sobre la cabeza porta una diadema, adornada con líneas onduladas motivos vegetales. De la diadema cuelgan prendedores en forma de flor e ínfulas, de las que cuelgan varias arracadas muy decoradas.


 museo_arqueol_gico_nacional_3500_dama_oferente_del_cerro_de_los_santos_02

Vista lateral

Significado. La figura muestra la gran importancia de la mujer en aspectos religiosos de la cultura ibérica. La riqueza del traje indica una dama de la alta sociedad, que puede estar ofreciendo un presente a la divinidad, o podría participar en un rito de iniciación. La cercanía del yacimiento a varias fuentes de aguas minerales refuerza el significado salutífero y de dedicación religiosa de la escultura.


 37grifomaquia_museo_de_ja_n

Grifomaquia, Museo de Jaén.



Levante

En el levante valenciano, en la antigua Edetania, las manifestaciones ibéricas muestran grandes vinculaciones, no sólo con la viejas tradiciones de los primeros pobladores del Bronce y del Hierro, como por ejemplo en la incineración como sistema de enterramiento, si no también con las corrientes orientales aportadas por los colonizadores griegos, de los que recogen características propias del período arcaico griego, tratan los mismos temas - esfinges, grifos -, y utilizan decoración geométrica en la cerámica, con fondos amarillentos o ligeramente rojizos.

Esta corriente levantina se transmite a zonas aisladas del valle del Ebro donde se mezcla con los substratos célticos y posteriormente romanos.


 6arracada_de_la_condomina

Arracada de la Condomina. La arracada de la Condomina, pieza áurea del siglo VI a. C., es una joya de la orfebrería orientalizante ibera. Se halló en las cercanías de Villena (Alicante) y es una de las piezas más destacadas del museo arqueológico de la ciudad. Está realizada con técnicas de filigrana y granulado, presentando tubos rematados en esférulas, similares por su forma y disposición a las arracadas de Ebora. Se han buscado numerosas influencias exteriores aunque, a pesar de la vecindad con el medio colonial, se ha concluido que los joyeros de esta escuela escogieron claramente unos tipos de expresión que la definen como indígena.



Escultura ibérica

Suele distinguirse con el nombre de arte ibérico el conjunto de estilos desarrollados en la península ibérica desde la edad del bronce hasta el completo dominio de la civilización romana, aunque para mayor precisión del concepto se le añade a veces el calificativo de prerromano.

Casi todas las obras de escultura ibérica prerromana hasta hoy conocidas, aunque tengan su carácter propio y distinto de las extranjeras, reflejan visibles influencias griegas y fenicias y mediante éstas las de arte oriental, asirio y egipcio. Con dichas obras, de filiación compleja, se hallan otras de más visible factura fenicia y otras de verdadero estilo griego que lo mismo pudieron ser importadas de las regiones aludidas que labradas en la península ibérica por artistas de ellas procedentes. Para el conocimiento sumario de unas y otras podemos clasificarlas por grupos de distintas regiones ibéricas.


Grupo levantino


 25esfinge_de_el_salobral_m_a_n_inv_38443_01

Esfinge de El Salobral (Albacete). Entre 475 y 426 a.C. Conservado en en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.

El llamado grupo levantino está compuesto por algunas de las más excelentes muestras de arte ibérico en piedra, reunidas hoy en los museos, que debieron esculpirse desde el siglo V a. C. hasta la dominación romana. Quizá la más emblemática sea la Dama de Elche, de visible inspiración griega, cabeza a su vez de las consideradas tres grandes damas ibéricas junto a la Gran Dama Oferente (Montealegre del Castillo) y la Dama de Baza. De un estilo que se ha llamado greco-fenicio, greco-oriental y greco-egipcio son las numerosas estatuas y bustos del Cerro de los Santos de Montealegre del Castillo y de su contiguo Llano de la Consolación, ambos en la provincia de Albacete. Sólo de estos dos yacimientos hay 270 esculturas de piedra caliza, en los fondos del Museo Arqueológico Nacional. Junto a otros objetos también de piedra y bronce, el montante total conservado, sólo en ese museo, supera las 670 piezas. Las que revisten mayor importancia escultórica representan damas de pie asiendo con sus dos manos un vaso en actitud de presentar una ofrenda a otra persona y llevando muchas de ellas en su cabeza una elevada mitra. Las variantes de factura y estilo que en ellas se advierte constituyen una prueba de la prolongada existencia que debieron tener aquellos talleres locales sometidos a sucesivas influencias de pueblos dominadores hasta alcanzar los últimos años del siglo IV de nuestra era en que fue destruido el santuario que en ambos lugares se alzaba.

Más visibles reminiscencias orientales que en las predichas obras se reflejan en las diversas esfinges de piedra con formas de oro o sus esfinges de piedra con formas de toros o de leones halladas en las provincias de Albacete, Alicante y Valencia, como son:

    - Dama de Elche.
    - Guerrero de Mogente (Valencia).
    - La Bicha de Balazote o el hombre-toro (Albacete).
    - La Esfinge de Agost (Alicante)
    - La Esfinge de Haches
    - Las Esfinges gemelas de El Salobral (Albacete).
    - La Leona de Bocairente (Valencia), en el Museo Provincial de Valencia.
    - El León de Coy (Región de Murcia).
    - El León de Bujalance (Córdoba).
    - El León de Bienservida.
    - Los dos Leones de Baena (Córdoba).
    - El León de Nueva Carteya (Córdoba).
    - La Cierva o la Dama de Caudete (Albacete).
    - El Sepulcro de Pozo Moro (Albacete).
    - Esfinge de El Salobral (Albacete).

Todas ellas pueden datar del siglo VII o IV a. C.

Como derivadas del mencionado grupo levantino e inspiradas inicialmente en el greco-oriental (aunque luego se hicieran del todo indígenas) pueden considerarse las numerosas estatuitas de bronce (algunas de plata) halladas en dos lugares de la región de Sierra Morena en la provincia de Jaén, conocidos con los nombres de Santa Elena (Despeñaperros) y Castellar de Santiesteban. Allí existieron en la época de arte ibérico (desde el siglo V .C. hasta alcanzar el V de la Era cristiana) santuarios como el de Montealegre pero cuyos exvotos eran pequeñas fundiciones de bronce y no estatuas de piedra. Se fabricaban dichos objetos vaciando en moldes de barro el bronce fundido siguiendo el procedimiento llamado de la cera perdida y como se inutilizaba el molde una vez servido no se encuentran dos obras iguales entre tanta multitud de ellas. Se han extraído unas 4.000 esculturas de dichos lugares figurando guerreros ibéricos, jinetes, devotos orantes y oferentes, caballitos, piezas del cuerpo humano (pies, brazos, manos, ojos y dentaduras), todo de bronce y de factura tosca y, a veces, de figura esquemática.

De arte púnico y greco-púnico se conserva una multitud de estatuitas y bustos de barro cocido (alguno, de facciones muy correctas) junto con variados amuletos de marfil y de metal y entalles de piedra fina, descubiertos en las necrópolis de Ibiza, La Palma y Formentera. Se adjudican al siglo VIII a. C. los más antiguos y debió seguir su fabricación hasta muy avanzada de la dominación romana. Asimismo, se consideran como de procedencia fenicia o púnica pero con influencia griega las cabezas de toro en bronce (probablemente, exvotos) hallados en Costitx (Mallorca) de arte púnico también pero más visiblemente influido por el griego y con reminiscencias asirias deben calificarse los bustos marmóreos hallados en Cartagena y conservados en el Museo de Arqueología de Murcia. Al arte griego puro se adjudican entre otra piezas menos importantes

    . La cabeza de mármol de una Palas Atenea encontrada en Denia.
    . El Esculapio de Ampurias (helenísitco o de la escuela de Escopas como quieren otros) que está en el Museo de Barcelona.


 7dama_d_elx_ampliaci

La Dama de Elche es una escultura íbera en piedra caliza, que se data entre los siglos V y IV a. C. Mide 56 cm de altura y pesa 65,08 kg. Se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid (España).

Posee en su parte posterior una cavidad casi esférica de 18 cm de diámetro y 16 cm de profundidad, que posiblemente servía para introducir reliquias, objetos sagrados o cenizas como ofrendas a los difuntos. Otras muchas figuras ibéricas de carácter religioso, halladas en otros lugares, tienen también en su espalda un hueco y, como la Dama de Elche, sus hombros se muestran ligeramente curvados hacia adelante.


 8damaelche01

La escultura está bien conservada, si bien muestra numerosos golpes y erosiones y ha perdido casi toda su policromía original y la pasta vítrea que rellenaba sus ojos. Representa a una mujer de rasgos perfectos, posiblemente idealizados y espléndidamente ataviada con ropajes y joyas.

La pieza se encontró cerca de Elche, donde existe un montículo que los árabes llamaron Alcudia ('montículo') y que en la antigüedad estaba casi rodeado por un río. Se sabe que fue un asentamiento íbero denominado Helike (en griego) y que los romanos llamaron Colonia Iulia Illici Augusta. Cuando llegaron los árabes, situaron la ciudad más arriba, como protección frente a los ataques marítimos, conservando el topónimo romano de Illici, que fue arabizado en Ilsh, pasó al valenciano como Elig (pronunciado Elch) y al castellano como Elche...


 24guerrero_de_mogente

Guerrero de Mogente (Valencia). El Guerrero de Mogente es una pequeña figura de bronce de origen ibérico que reproduce a un jinete-guerrero íbero montando a caballo. Data del siglo IV o V a. c. y fue encontrada en el año 1931. Esta hecha con bronce fundido. Mide 7,3 cm de alto. Se encuentra expuesta en el Museo de Prehistoria de Valencia.


 24_guerrer_de_moixent_museu_de_prehist_ria_de_val_ncia_procedent_de_la_bastida_de_les_alcusses

La figura la descubrió el obrero Vicente Espí, en el departamento 218 del poblado íbero de la Bastida de les Alcusses, importante ciudad de la región de Contestania Ibérica que a su vez fue descubierto en el año 1909, y que se encuentra ubicado en un cerro del sistema montañosa de la Serra Grossa en el término municipal de Mogente (provincia de Valencia). El poblado fue arrasado completamente en el 330 a.c, y también se han recuperado numerosas piezas de gran valor arqueológico.

Se cree que se trata de un exvoto, o sea, una ofrenda a los dioses que se depositaba en santuarios o lugares de culto.


 9museo_arqueol_gico_nacional_18529_bicha_de_balazote_01

La Bicha de Balazote o el hombre-toro (Albacete). La Bicha de Balazotees una escultura ibérica encontrada en el término municipal de Balazote, en la provincia de Albacete. Quienes primero la estudiaron fueron un grupo de arqueólogos franceses que la identificaron como una especie de cierva; de ahí que "biche" fuera su primera denominación, castellanizándose posteriormente a bicha. Ha sido datada en el siglo VI a. C. Se encuentra depositada en el Museo Arqueológico Nacional de España (situado en Madrid) desde 1910.

Existen pocos datos sobre su hallazgo. Se sabe que fue encontrada en el paraje de los Majuelos, a escasa distancia del núcleo urbano. Recientes excavaciones en la vega de Balazote descubrieron un túmulo ibérico que permite situar tan singular pieza en el contexto de una necrópolis tumular a la que probablemente perteneció. Cerca del lugar también se rescataron importantes mosaicos de una villa romana.

Es una de las muestras escultóricas emblemáticas del Arte ibero.


 10esfinge_de_agost_m_a_n_inv_38445_01

La Esfinge de Agost (Alicante). La Esfinge de Agost, presenta la postura propia del arte escultórico ático arcaico, donde las esfinges al igual que los leones suelen tener la cabeza mirando al frente, el cuerpo de perfil y la cabeza ya plenamente humana predominando sobre el aspecto felino del cuerpo. Esto, junto al el hecho de estar estrechamente relacionada con otra esfinge hallada en el Pireo y conservada en el Museo Nacional de Atenas, permite datarla entre 570 y 545 a.C. y clasificarla según G.M.A. Righter.

Sin embargo ciertas características de las mismas delatan su raíz ibera. De una parte, la esfinge de Agost debía estar adosada a un muro mientras que las griegas son exentas y, por otra, la cola se introduce entre las ancas, como ocurre con los leones, mientras que en las piezas griegas se dobla sobre sí misma y deposita el extremo, ancho y apuntado sobre el muslo. Está expuesta en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.


 esfinge_de_11haches_museo_arqueol_gico_provincial_de_albacete

La Esfinge de Hacheses es una escultura ibérica encontrada en la pedanía de Haches, dentro del término municipal de Bogarra, en la provincia de Albacete. Fue encontrada, de manera casual, a los pies de la torre almohade de Haches. Ha sido datada en el siglo V a. C. y se encuentra depositada en el Museo Arqueológico de Albacete desde 1945. Por su enigmática sonrisa ha sido calificada como la Gioconda Ibérica.


 12esfinges_gemelas_de_el_salobral

Esfinges gemelas de El Salobral. Las esfinges gemelas de El Salobral son una pareja de esculturas ibéricas halladas en 1901, de manera accidental, en la pedanía albaceteña de El Salobral. Es común el error de referirse a ellas como una sola (esfinge de El Salobral) cuando, en realidad, existen dos esculturas idénticas, talladas en espejo para ser ubicadas de manera contrapuesta con la finalidad de flanquear la entrada o esquinas de un túmulo funerario.


 14le_n_bero_de_bujalance

La Leona de Bujalance Bocairente (Valencia), en el Museo Provincial de Valencia. Es una escultura ibera que data del siglo V a. C. Esta escultura, que representa a un tipo de felino o un can, fue posiblemente tallada en un taller de los turdetanos, pueblo que habitaba la Turdetania, región ibera situada al sur de la península Ibérica. La escultura está tallada en piedra caliza de color blanco-amarillenta. Tiene unas dimensiones de 62 cm de altura, 89 cm de largo y 28 cm de profundidad.

Fue descubierta en los años 1930 en una finca llamada Los Aguilones, en el término municipal de Bujalance (España).1 Se cree que se trata de un objeto funerario destinado a acompañar los restos mortales de algún personaje poderoso de la época, al igual que otras muchas representaciones de animales fantásticos de la época íbera. Actualmente se conserva en el Museo Arqueológico y Etnológico de Córdoba, Córdoba (España).

Se trata de una figura zoomorfa con cabeza de león situada de frente. El animal tiene los dientes apretados, con la lengua colgando por fuera de la boca. La cabeza tiene forma cúbica y un cuello largo. Posee una melena tratada de forma simétrica, con crines labradas y la cola está enrollada sobre el muslo izquierdo. No se conserva la parte inferior de las patas.


 13leon_de_coy3

León de Coy. Pilar-estela ibérico de Coy (Lorca, Murcia). Escultura de un león labrada en una piedra blanca (caliza), conocida también como Bicha de Coy. La pieza del siglo IV a. C. hallada en la necrópolis ibérica de La Fuentecica del Tío Carrulo por Santos Sánchez Valera(Coy, Lorca); debió de ser parte de un monumento ibérico del tipo conocido como de "Pilar Estela" consistente en un podium de dos o tres escalones y un pilar central que sustenta un capitel y sobre el mismo una figura de un animal de la mitología ibérica de la época. El león aparece sentado con la cabeza al frente y las patas delanteras extendidas hacia delante. El cuerpo voluminoso está animado mediante grandes incisiones que marcan las costillas y la caja torácica.


 16le_n_de_bienservida

León de Bienservida. El conocido como León de Bienservida (también León de Huerta Bayonas) es una escultura zoomorfa ibérica hallada en 1893, de manera accidental, en el paraje de Huerta Bayonas en Villarrodrigo (Jaén) y trasladada a la contigua población albaceteña de Bienservida, de la que recibe el nombre.


 17cierva_de_caudete_museo_provincial_de_albacete

Cierva de Caudete (Albacete). Museo Provincial de Albacete. La Cierva de Caudete es una escultura en piedra procedente del arte íbero del siglo V a. C. Tallado en piedra caliza blanquecina. No se encontraron las patas traseras y el hocico, además las orejas están rotas. Altura 77 cm; longitud 74 cm; grosor 25 cm. Se encontró dentro del término municipal de la villa de Caudete aunque actualmente se encuentra en el Museo Provincial de Albacete (inventario 4289). De esta misma población de Albacete también es la Dama de Caudete.

La Cierva de Caudete representa al animal que le da nombre semisentado sobre sus rodillas y su estado de conservación es bastante aceptable. Tiene la cabeza erguida y el conjunto está tratado mediante un volumen en forma de paralelepípedo. Los ojos son redondos y están marcados con una simple incisión. El cuello es liso y el cuerpo no posee detalles anatómicos. Se cree que tuvo un uso funerario, al igual que otros muchos restos hallados en la misma zona como bases de columnas o diversas partes de animales.


 18dama_de_caudete

La Dama de Caudete es un busto femenino tallado en piedra perteneciente al arte íbero fechada alrededor del siglo IV a. C. Alberto Benito Sánchez encontró la dama en un estado muy deteriorado y en dos trozos, de una parte la cabeza y de otra el cuerpo. La cabeza se halló en las cercanías de la Casica del Tío Alberto alrededor de marzo de 1945, mientras que el segundo apareció a 500 metros aguas abajo a principios de 1972, cerca del puente del cementerio de Caudete. Fue el sacerdote de La Encina, Jerónimo Hernández Santiago el que propició las gestiones para que la cabeza pasara a formar parte del Museo Arqueológico de Villena, facilitando a José María Soler, fundador del museo, explorar la zona donde se encontró el hallazgo. En el caso del busto, fue el arqueólogo mismo quien apremió al Ayuntamiento a adquirir la pieza, que obraba en poder de Alfaro Pla Martínez, el descubridor.1 Tras el hallazgo, fue restaurada por Vicente Bernabeu, técnico del Museo Arqueológico Provincial de Alicante. En esta misma población albaceteña se halló también la cierva de Caudete...


 23sepulcro_de_pozo_moro

Sepulcro de Pozo Moro. El sepulcro de Pozo Moro es un monumento funerario turriforme de origen ibero datado hacia fines del siglo VI a. C., que fue encontrado en la población albaceteña de Chinchilla de Montearagón. Actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.

Tiene sus orígenes en sepulcros neohititas. Está construido en piedra con sillería isódoma. Posee un basamento de tres escalones, un relieve en las cuatro esquinas, un nuevo basamento, un segundo cuerpo, una fila de leones y termina en forma piramidal, que simboliza el máximo de energía que necesita el cuerpo para ir al más allá.

El sentido turriforme es el del árbol de la vida, uniendo la parte terrenal con la celeste. Es la referencia del hombre en la Tierra y en el más allá.


 20uno_de_los_leones

Uno de los leones

Los leones forman un bloque adosado al sepulcro. Aparece el león con las fauces abiertas. El león es un animal de signo positivo y carácter solar. Es un símbolo de protección que defiende el cuerpo y las cenizas. El referente es el toro alado del mundo mesopotámico. Al tener las fauces abiertas, el león tiene sentido de monstruo andrófago, que es el encargado de purificar las almas en los paraísos. En los relieves se dan unas iconografías según las caras:

    . Una impresionante copa con un personaje dentro de ella. Representación de toros y plantas. Aquí se ve una representación de los trabajos de Hércules (o Heracles); se dan estos relieves porque el sepulcro estaría dedicado a un héroe ibérico y porque Hércules mediante sus trabajos salvó a la humanidad. Representa el trabajo de los bueyes, el de matar a la Hidra de Lerna. Aparecen representados los dioses mediante una persona sedente alada; tiene en sus manos el árbol de la vida.

    . Siguen apareciendo los trabajos de Heracles, con la representación de pájaros que vuelan sobre un árbol. Es el trabajo de matar a los Pájaros del lago Estínfalo. Aparece un jabalí bicéfalo y un gusano con cabeza humana, aquí se ha visto un cerdo ibérico como alusión al animal positivo que ayuda al difunto en la ida al más allá. El cerdo hunde su hocico en la tierra y de las entrañas de la tierra se alimenta de los gusanos que saca; se ve la defensa del alma. El gusano representa a la figura diabólica.

    . En la cara este figura el relieve conocido como "banquete", que muestra a varios seres de aspecto monstruoso. A la derecha, uno de ellos porta en una mano un cuchillo afalcatado, al tiempo que toca con la otra una cabeza humana que sobresale de un caldero, el cual está sobre lo que parece un fuego. En la parte izquierda del relieve se sitúa, entronizado, otro de estos seres, que aparece con doble cabeza y lenguas bífidas, y que parece dispuesto a engullir a un humano en otro caldero, que sostiene en su mano derecha. Con la izquierda agarra la pata de un jabalí muerto, tendido boca arriba sobre una mesa. En el centro de la composición, un tercer ser le ofrece al anterior otro cuenco. Según autores como Olmos, Chapa este relieve, como parte de una "heroización" del rey o jefe enterrado, representaría un peligro extremo del que aquel lograría escapar.

En el ritual funerario se da el banquete funerario y como parte del cortejo funerario era muy importante la música. El friso tiene una continuidad, empezando con unos jinetes y acabando con la muerte en sí. En los relieves destaca la figura de la flautista, de la que hay que destacar el traje, que es el ceremonial del mundo ibérico, y el peinado muy elaborado. Existe una despreocupación por el canon, al contrario que en el mundo griego. Tiene los ojos almendrados y lleva un cinturón decorado con olas de origen cretense.

Se estima que otras esculturas iberas emblemáticas, también halladas en la zona, como la Bicha de Balazote, las Esfinges gemelas de El Salobral o la Esfinge de Haches, formaban parte de monumentos turriformes similares.


 22_monumento_de_pozo_moro_m_a_n_inv_1999_76_a_02

El relieve llamado "banquete". Detalle del sepulcro de Pozo Moro (Albacete). Conservado en en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.



Grupo meridional

El grupo meridional se forma principalmente con diferentes objetos escultóricos hallados en sepulcros de la región andaluza casi todos de arte fenicio y con algunos otros monumentos funerarios de igual origen. Tales son:

    - El conjunto escultórico de Cerrillo Blanco (Porcuna)
    - El conjunto escultórico de El Pajarillo, Lobo de El Pajarillo (Huelma)
    - La estela púnica de Villaricos (Almería), de forma cónica a modo de betilo y con inscripción fenicia
    - La Dama de Baza.
    - Las placas y peines de marfil y con relieves de las necrópolis de Carmona.
    - El cilindro de piedra hematites con figuras a semejanza de los sellos asirios, descubierto en Vélez Málaga.
    - El sarcófago antropoide labrado en mármol con la figura del difunto y de tipo griego hallado en Cádiz
    - Los amuletos con figurillas de tipo egipcio y los entalles y anillos encontrados en sepulcros de Cádiz y Málaga
    - Varios otros relieves de tradición fenicia o ibérica pero labrados ya con influencia romana como son las que figuran en las estelas descubiertas en Estepa (antigua Ostippo) y Osuna (antigua Urso).
    - El Toro de Ronda, una escultura del Siglo I a. C., que todavía mantiene el estilo y las formas iberas, pero que ya representa una temática romana.
    - El Toro de Osuna (Sevilla).


 01_1468605889_485690

Guerrero ibero del yacimiento del Cerrillo Blanco de Porcuna (Jaén); primera mitad del siglo V a. C. El Guerrero de la doble armadura es una escultura ibérica de la primera mitad del siglo V a. C. realizada en piedra calcarenisca blanca de grano fino, conocida como «piedra de Santiago de Calatrava». Procede del conjunto escultórico del yacimiento de Cerrillo Blanco (Porcuna, Jaén, España), excavado desde 1975 y que se exhibe actualmente en el Museo de Jaén. El Guerrero solo conserva la cabeza, el torso y parte del brazo izquierdo y del muslo derecho, y sus dimensiones son 32 x 105 x 17 cm.

La escultura representa a un guerrero aristócrata en combate, ataviado con armadura, casco —que poseía piezas metálicas integradas—, escudo circular o caetra, que llevaría en la mano izquierda, y espada desenfundada en la derecha. El rostro está esculpido sobre un cuadrado, tratado en grandes planos rectilíneos; muestra rasgos de un joven sereno, de proporciones armoniosas, con una boca fina de labio inferior algo carnoso, esbozando una leve sonrisa, y ojos rasgados con pupilas y párpados fuertemente marcados. Estas características permiten relacionar la obra con el final de la escultura griega arcaica y el comienzo del periodo clásico relacionado con los artistas de Focea.

Se trata de la única escultura del conjunto de Cerrillo Blanco que conserva la cabeza. La escultura fue destruida y sus fragmentos enterrados poco después del 400 a. C., fecha ante quem. Al parecer, el vandalismo afectó en mayor medida a los rostros, por lo que esta estatua tiene un gran valor documental... Leer más


 26cabeza_lobo

El Lobo de El Pajarillo, o Cabeza de lobo de El Pajarillo, es una escultura de piedra caliza que representa la cabeza de un lobo y que forma parte del conjunto escultórico de El Pajarillo, que data de la primera mitad del siglo IV a. C., y que fue esculpida por los iberos, y cuyo hallazgo se produjo en el cortijo "El Pajarillo", situado en la localidad de Huelma, provincia de Jaén, (Andalucía).

Se trata de una escultura de un lobo en actitud agresiva y amenazante, como se deduce al comprobar que tiene las orejas inclinadas hacia atrás, el hocico arrugado y la boca entreabierta

Características: Piedra caliza; Edad del Hierro II. Estilo: Ibérico; Altura: 96 centímetros; Largura: 54 centímetros y Anchura: 54 centímetros. La pieza se expone de forma permanente en el Museo de Jaén, (Andalucía).


 27estela_p_nica_de_villaricos_almer_a

Estela de Villaricos. Hallada en Cuevas de Almanzora, Almería. Conservada en en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.

Presenta en una de sus caras verticales una inscripción de carácter funerario, distribuida en 4 líneas de texto con 17 signos fenicios grabados, que se traduciría como "tumba de Gerashtart (que significa devoto de Astarté), hijo de Baalpilles".

Es la única estela con inscripción funeraria localizada en la necrópolis de la colonia púnica de Baria ( Villaricos, Almería), entre las tumbas de incineración y, seguramente, tenía la función de indicar la ubicación de una sepultura relevante. Los caracteres, fechados por su grafía a finales del siglo V a.C., y el monumento donde aparecen, representan un ejemplo casi único en la Península Ibérica, aunque con buenos paralelos en Cartago, Cerdeña y en otros yacimentos púnicos mediterráneos, en los que este tipo de estela no sólo recordaba al difunto sino que también representaba su "nefesh" o alma.


 28_dama_de_baza_ampliada

La Dama de Baza es una escultura íbera del siglo IV a. C., labrada en piedra caliza policromada por los bastetanos. Se encuentra expuesta en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.

Esta obra fue encontrada el 22 de julio de 1971 por el arqueólogo Francisco José Presedo Velo en el Cerro del Santuario, necrópolis de la antigua Basti (Baza), en la provincia de Granada (España).

Estaba dentro de una cámara funeraria de 2,60 m² y 1,80 m de profundidad, donde había además un ánfora púnica que se comunicaba con la superficie por medio de un embudo, a través del cual seguramente se hacían desde el exterior, libaciones como ofrendas líquidas. Esto indica que se profesaba culto a la persona allí enterrada.


 29ajuar_tumba_155_necr_polis_de_baza_m_a_n_conjunto_162_02

Objetos metálicos hallados junto a la Dama (M.A.N.)

Delante de la dama había un pequeño amontonamiento de armas quemadas y otros objetos que formaban la panoplia de un guerrero. Los arqueólogos, basándose en esto, llegaron a la conclusión de que podría tratarse del enterramiento de un importante guerrero. Sin embargo, recientes estudios realizados en los restos encontrados en el interior de la Dama revelan que éstos pertenecieron a una mujer.

Hallazgo. Las teorías que se barajan actualmente son que podría haberse tratado de una guerrera divinizada (en relación a las falcatas y otras armas encontradas en el yacimiento) o de una reina-sacerdotisa. Si bien el carácter sacro de la persona allí enterrada es más que evidente, no lo es tanto su carácter guerrero. Es posible que dichas falcatas sean simples ofrendas o demarcadores del prestigio social del que gozaba la persona allí enterrada (debido a lo costosa que era la elaboración de una de estas "espadas"), por lo que se tiende a pensar que se tratara con más probabilidad de una figura femenina de gran importancia social, como una reina o hechicera.


 30detalle_de_la_dama_de_baza

Detalle de la Dama de Baza

Descripción y significado. La dama está sentada en un trono que tiene unas alas bastante largas en el respaldo. Las patas delanteras del trono son garras de león. La superficie está rematada con la técnica del estucado y pintada después en azul, rojo, castaño y negro, todo ello aglutinado con yeso.

Su rostro muestra unas facciones mediterráneas. Tiene el pelo negro, con dos grandes ondas laterales que asoman por debajo de un tocado compuesto por una cofia o tiara que cubre parcialmente las orejas y que además está decorada con tres bandas. Lleva unos pendientes de gran tamaño que están huecos y que cuelgan directamente del lóbulo de la oreja. El cuello está cubierto por cuatro gargantillas y a continuación luce un collar formado por cuentas en forma de tonel al que se enganchan cinco colgantes. Otro gran collar se muestra con tres piezas en forma de corazón. En los dedos tiene numerosos anillos y en cada muñeca se pueden ver varios aros.


 toro_bero_de_osuna_m_a_n_madrid_01

El Toro de Osuna, data de finales del siglo V a. C., es una escultura de la época ibera, concretamente esculpida por el pueblo turdetano, y que fue encontrada en Osuna, Sevilla, en el yacimiento arqueológico de la antigua ciudad ibérica de Urso. Se trata del altorrelieve de un toro echado labrado en un sillar, que formaba parte de un monumento funerario, en el cual tendría función protectora.

La escultura está expuesta en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid, junto a diversas esculturas del periodo ibérico, y tiene el número de inventario 38416.

Es un toro erguido tratado de forma realista y rígida a la vez. Los ojos están rodeados de profundas incisiones que se prolongan encima de la nariz. La boca está entreabierta y la papada está tratada con incisiones curvas y paralelas. El cuerpo es delgado y con caderas pronunciadas.

Características técnicas: Tallado en piedra caliza. Las patas están partidas por encima de la rodilla, el rabo, la punta de las orejas y los cuernos están rotos. Altura 56 cm; longitud 121 cm; grosor 31 cm. Estilo: Íbero arcaico.


No he obtenido imagen

El Toro de Ronda es una escultura ibero - romana datada en el Siglo I antes de nuestra era, y encontrada en los alrededores de la localidad malagueña de Ronda (España). La obra está realizada con estética ibera, pero con temática romana, lo que la convierte en una pieza clave para entender el proceso romanización de la península ibérica.



Grupo occidental

Al grupo occidental pertenecen las estelas funerarias de granito que representan guerreros en pie vestidos de sayo y armados de rodela que se han hallado en Portugal y Galicia. Son esculturas de piedra muy toscas y rudimentarias sólo labradas ordinariamente de las rodillas para arriba y aunque en algunos de estos monumentos se hallen inscripciones romanas se suponen que fueron añadidas en época posterior o falsificadas pudiéndose aquéllos remontar en todo caso a unos pocos siglos antes de la era cristiana.



Centro de la Península

En el centro de la Península, entre los ríos Duero y Tajo con alguna pequeña ramificación a otras regiones se han encontrado diseminadas en gran número piedras de granito, groseramente labradas en forma de toros, jabalíes, osos e incluso elefantes y rinocerontes, algunas de las cuales llevan inscripción ibérica o romana, quizás posteriormente añadida. Los más famosos de estos monumentos son los cuatro del sitio conocido con el nombre de Toros de Guisando (Ávila), lugar célebre por haberse jurado allí a Isabel la Católica como princesa de Castilla. Se clasifican todos ellos por los arqueólogos como obras del mismo arte que labró las esfinges de la región levantina aunque ya decaído y rutinario y se equiparan en tiempo y destino a las etelas de guerreros lusitanos antes mencionadas. Pero no se ve inconveniente a que muchas de ellas hayan servido de mojones o señales indicadoras de las vías de entonces ni en que todas puedan envolver alguna idea mitológica según era estilo común en aquellos tiempos.


 32toros_de_guisando

Toros de Guisando. Los Toros de Guisando son un conjunto escultórico vetón que se ubica en el cerro de Guisando, en el término municipal de El Tiemblo, en la provincia de Ávila (España). Se datan entre los siglos II y I antes de Cristo, con preferencia a la creación en el siglo II a. C., durante la Edad del Hierro.

Se trata de cuatro esculturas realizadas en granito que representan cuadrúpedos, identificados como toros o verracos (cerdos sementales), con preferencia a la suposición de que se trata de toros, ya que algunas de las piezas presentan, en la cabeza, oquedades consideradas para la inserción de cuernos.


 34toros_de_guisando_el_tiemblo

Las cuatro esculturas se encuentran costado contra costado, formando una línea en dirección norte-sur y todas ellas mirando hacia el oeste, a la loma del cerro de Guisando, del que reciben su nombre, dejando a sus espaldas el arroyo Tórtolas, frontera natural que separa las comunidades de Castilla y León y Madrid.

La importancia de la ganadería para la subsistencia del pueblo vetón hace suponer que estas estatuas eran protectoras del ganado, aunque ésta es solamente una de las muchas teorías planteadas en torno a la función de estas esculturas. Localizados en el término municipal de El Tiemblo, en Ávila, los cuatro Toros de Guisando son una de las mejores manifestaciones artísticas de la España pre-romana. Estas figuras fueron realizadas entre los siglos IV y I antes de Cristo, en plena Edad del Hierro. Durante esta etapa, el pueblo de los vetones está asentado en las provincias actuales de Badajoz, Cáceres, Salamanca y Ávila. Pueblo fundamentalmente ganadero, los vetones se establecían en lugares en los que abundaba el agua y el pasto para sus rebaños. El ganado -vacas, toros, cerdos- y la caza -jabalíes-, les procuraba carne, leche, cuero y estiércol, productos de importancia vital. De ahí que erigiesen toscas representaciones, llamadas verracos, de cerdos, jabalíes y toros, como éstas de Guisando. Realizadas en bloques de granito, las cuatro figuras, de más de dos metros y medio de largo, miran alineadas hacia el atardecer y al cerro del que toman nombre, estando situadas en la margen izquierda del arroyo Tórtolas. Aunque poco elaboradas, algunas de ellas dan muestra de un incipiente realismo, pues poseen agujeros para insertar los cuernos y unos suaves surcos paralelos que indican los pliegues del cuello del animal. La gran duda que nos queda acerca de estos cuatro enigmáticos verracos es su función, pues pudieron tratarse de esculturas con fines religiosos o funerarios, o bien ser protectoras de los rebaños, dotadas de una finalidad mágica o bien como simples hitos en las cañadas o marcadores territoriales.

Referencias literarias. Los Toros de Guisando han estado presentes en obras literarias españolas de todos los tiempos. Miguel de Cervantes los cita varias veces en Don Quijote de la Mancha, en tanto que Federico García Lorca recurre a su valor emblemático en su obra Llanto por Ignacio Sánchez Mejías:

    ...y los toros de Guisando,
    casi muerte y casi piedra,
    mugieron como dos siglos
    hartos de pisar la tierra.


Tratado de los Toros de Guisando. El paraje da nombre al Tratado de los Toros de Guisando que allí se firmó en el siglo XV entre el rey Enrique IV de Castilla y su hermana Isabel (la futura reina Isabel I de Castilla, más conocida como Isabel la Católica), por el que aquel reconocía la proclamación de ésta como Princesa de Asturias y, con ello, heredera al trono de Castilla.


 33toros_guisando

Toros de Guisando (detalle).



Grupo de carácter general

El grupo de carácter general entre las escultura ibéricas se forma de una multitud de estatuitas mitológicas y de otros objetos figurados o de adorno, de bronce en su mayor parte que son imitaciones de ídolos egipcios, fenicios, griegos y romanos con variado gusto. Se hallan en todas las regiones de la Península y casi todos parecen tener carácter religioso. Entre ellos, se encuentra algo común en la figura del jinete ibérico, no sólo difundida y cincelada en objetos de bronce y troquelada en muchísimas piezas monetarias sino incluso esculpida en piedras de carácter funerario y reproducida en obras de este género tanto celtibéricas como latinas al comienzo de la invasión y dominación romana. Prueba de ello son las piedras sepulcrales halladas en la provincia de Teruel y en la región de la antigua Clunia conservadas algunas de estas últimas en el Museo de Burgos. A los referidos objetos de carácter figurado hay que añadir las monedas ibéricas o autónomas.


 35_dama_sedente_bera_m_a_n_01

Dama sedente del Cerro de los Santos. Siglo IV a.C. Una dama sedente. Escultura íbera adornada con collar, diadema y una llamativa tiara de forma globular. Conservada en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.



Enlaces interesantes


Museo Arqueológico Nacional (Madrid)

Museo Arqueológico de Murcia

Museo de Arqueología Subacuática de Cartagena. ARQUA (Murcia)

Museo Arqueológico de Villena (Alicante)

Museo Arqueológico de Albacete

Museo de Jaén

Escultura ibérica



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al arte ibérico, el termino se refiere al estilo artístico propio del pueblo ibero, asentado en la península ibérica. Las manifestaciones mejor conservadas son las escultóricas, realizadas en piedra y bronce. Los restos en madera y barro cocido son escasos, por ser materiales más perecederos.


Fuentes y Agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, arteguias.com, man.es, artehistoria.com, arteespana.com,  juntadeandalucia.es, iberiamagica.blogspot.com.es, claseshistoria.com, panoramio.com, flickr.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Tuesday, 20 December 2016, 18:09; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: ARTE IBÉRICO 
 
Los relieves de la antigua Urso, Osuna


 urso

Yacimientos arqueológicos de Osuna. El Cerro de las Canteras se piensa es el lugar que ocupaba la Urso turdetana.

La antigua Urso, la actual Osuna (Sevilla). Osuna es una de las más conocidas ciudades turdetanas. En la muralla construida durante la Guerra Sertoriana se utilizaron relieves y elementos arquitectónicos de la Urso íbera que se piensa pudieron formar parte de la necrópolis o de un edificio, cuyos restos se encuentran en la acrópolis, y que se cree pudo ser conmemorativo o de uso cultual. Las representaciones van desde una auletris o tocadora de doble flauta, a una escena de guerreros luchando con falcata y escudo, un jinete a caballo con falcata, una escena erótica o un acróbata andando sobre sus manos.


 relievesurso

Como anécdota histórica, para finalizar, diremos que los textos clásicos nos cuentan que fueron naturales de Urso los tres hombres que traicionaron a Viriato: Audax, Ditalcos y Minuros.


 sillar_de_esquina_relieve_de_osuna_a_m_a_n_inv_38422_01

 a_osuna_01

 38relieve_de_osuna_m_a_n_madrid_02

 39relieve_de_osuna_m_a_n_madrid_03

 jinete_relieve_de_osuna_a_m_a_n_inv_38418_01

 relieves_del_monumento_a_de_osuna

Relieves ibéricos del monumento A de Osuna. Conservados en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.


 40relieves_del_monumento_b_de_osuna

 41b_osuna_05

 42b_osuna_06

 43_guerrero_relieve_de_osuna_b_m_a_n_inv_38428_01

 44negro_relieve_de_osuna_b_m_a_n_inv_38426_01

Relieves del Monumento B de Osuna. Conservados en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.

Estos elementos arquitectónicos con representaciones escultóricas en relieve pertenecerían a un edificio que se ha fechado en el siglo III a. C. Dicha construcción se situaría en la acrópolis de la población, habiéndose interpretado como un monumento conmemorativo funerario o un herôon decorado con representaciones históricas, con escenas de procesión, combates sangrientos y parada militares de carácter funerario.
Sin embargo, el hallazgo de los matriales descontextualizados que parecieron reutilizados en la construcción de la muralla impide conocer su localización exacta pudiendo proceder de la necrópolis situada en las proximidades de la población, o bien, como plantea Blázquez, corresponder a un monumento funerario elevado en la acrópolis, lo que permitiría interpretar a dicho edificio como un herôon intramuros, tal vez asociado a un templo al que pudo pertenecer el capitel protoeólico, siguiendo un modelo bien documentado en el mundo ibérico, como en la Alcudia de Elche. En todo caso, el carácter del hallazgo exige tomar esta interpretación con suma cautela.



Fuentes: juntadeandalucia.es, iberiamagica.blogspot.com.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events