Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Arquitectos Mundiales. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Alejandro Aravena (Premio Pritzker 2016)
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Alejandro Aravena (Premio Pritzker 2016) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Alejandro Gastón Aravena Mori (Santiago de Chile, 22 de junio de 1967) es un arquitecto chileno graduado en la Universidad Católica de Chile.

Entre 2009 y 2015 fue miembro del Jurado del Premio Pritzker y fue nombrado International Fellow of the Royal Institute of British Architects.


 001_1452721509_415183

En el 2016 Aravena fue galadornado con el Premio Pritzker, reconocido como el Nobel de su especialidad.


Obra

Su obra profesional incluye centros de enseñanza, edificios institucionales, de empresas y públicos, museos, casas y viviendas.
Torres Siamesas de la Universidad Católica de Chile, Campus San Joaquín, Santiago de Chile.


 2torres_siamesas_de_la_universidad_cat_lica_de_chile_campus_san_joaqu_n_santiago_de_chile

Torres Siamesas de la Universidad Católica de Chile, Campus San Joaquín, Santiago de Chile. Obra de Alejandro Aravena

Sus libros incluyen Los Hechos de la Arquitectura, El Lugar de la Arquitectura y Material de Arquitectura. Entre las publicaciones sobre su obra se cuentan la monografía Alejandro Aravena, progettare e costruire publicada por Electa; la cuarta edición de Historia Critica de la Arquitectura Moderna de Kenneth Frampton; 60 Innovators Shaping Our Creative Future de Thames & Hudson; así como libros de Phaidon y Taschen. También hay publicaciones en revistas sobre arquitectura de más de treinta países. Se han presentado exhibiciones sobre su obra en Harvard GSD (2004), la Bienal de San Pablo (2007), la Bienal de Arquitectura de Venecia y la Trienal de Milán (2008), entre otras.


 03centro_de_innovaci_n_uc_anacleto_angelini_2014_santiago_de_chile_image

Centro de Innovación UC - Anacleto Angelini (2014) Santiago de Chile.. Obra de Alejandro Aravena

Desde 2006 es Director Ejecutivo de ELEMENTAL S.A., una empresa que realiza proyectos sociales de infraestructura, transporte, espacio público y vivienda, en cooperación con la Universidad Católica de Chile y Copec.


 1alejandro_aravena_and_michelle_bachelet_2015

La presidenta de Chile Michelle Bachelet con el arqruitecto Alejandro Aravena en 2015.


Premios

Entre los premios que ha recibido se cuentan, entre otros, la Medalla de Arquitectura Erich Schelling 2006 (Alemania), el León de Plata 2008 en la Venice Architecture Biennale, el Premio Avonni a la Innovación 2009 y el Premio Marcus de Arquitectura. Ganó el Premio Priztker en el 2016.


 0aravena

Alejandro Aravena, arquitecto de Elemental, y Chile en Shangai 2010: “Somerville fue negligente”

Espero que esta presentación os resulte interesante la obra de este arquitecto chileno, y en lo posible contribuya en su divulgación.




Alejandro Aravena recibe el Premio Pritzker 2016


 000_1452719625_944897

Destacando su capacidad de ampliar el campo de acción del arquitecto para concretar soluciones que permitan mejorar los entornos urbanos y hacer frente a la crisis mundial de vivienda, el jurado ha seleccionado al arquitecto Alejandro Aravena como el ganador de la edición 2016 del Premio Pritzker. Aravena es el 41º galardonado y el primer chileno en recibirlo.

Con 48 años de edad, Aravena no sólo presenta una nutrida producción de obras privadas, públicas y educacionales en Chile, Estados Unidos, México, China y Suiza, sino que ha logrado construir -a través del Do Tank ELEMENTAL- más de 2.500 unidades de vivienda social, involucrándose en el ámbito de las políticas públicas habitacionales y tomando las reglas del mercado como una oportunidad de generar un impacto real y de gran alcance.

"Alejandro Aravena personifica el renacimiento de un arquitecto comprometido con la sociedad. (...) Tiene un profundo conocimiento de la arquitectura y la sociedad civil, como se refleja en sus escritos, en su activismo y en sus diseños. El papel del arquitecto está siendo desafiado para servir mayoritariamente a necesidades sociales y humanitarias, y Alejandro Aravena ha respondido a este desafío de forma clara, plena y generosa", manifiesta el acta del jurado.


 04_1452719764_833011

Colegio Ayelén (2015) Rancagua, Chile. Obra de Alejandro Aravena


Pritzker 2016:

Un llamado de atención a los arquitectos (o una positiva invitación a enfocarse en lo elemental)

Por tercera vez en la historia, el Premio Pritzker recae en un arquitecto proveniente de América del Sur. Un sub-continente tan fascinante como desigual y complejo, pues todavía existen una serie de situaciones no resueltas que mantienen a gran parte de la población viviendo en condiciones irregulares, por decir lo menos.

Actualmente, en Sudamérica habitan más de 400 millones de personas -el 6% de la población mundial-, de las cuales más del 80% vive en zonas urbanas. Esto ha generado un alto déficit de vivienda en la región, y al no haber respuestas claras frente a este proceso de urbanización, las ciudades se van colmando de asentamientos informales difíciles de manejar una vez consolidados. Según el último informe de ONU Hábitat, en Latinoamérica y el Caribe las personas que habitan en asentamientos precarios alcanzan los 110.7 millones.

"Para dar respuesta al crecimiento urbano de aquí al 2030, deberíamos ser capaces de construir, sólo en los países en vías de desarrollo, una ciudad de 1 millón de habitantes por semana con unidades de vivienda de $10.000 dólares, en el mejor de los casos".


 05villa_verde_2013_constituci_n_chile

Villa Verde (2013) Constitución, Chile. Obra de Alejandro Aravena

Paradójicamente, y a pesar de convivir día a día con esta situación, el general de los arquitectos locales parece no estar realmente ocupado en hacerse cargo de ese desafío. Y es por eso que premiar a Alejandro Aravena en este momento podría considerarse casi un llamado de atención para los arquitectos y una positiva invitación a enfocarse nuevamente en lo elemental. Con el tema central de la próxima Bienal de Venecia 2016, "Reportando desde el Frente", Aravena ya ha expresaba con fuerza este ideal.

"Si es cierto que la arquitectura chilena es tan buena, ¿por qué la vivienda social es tan mala?"

"Se podría decir que el inicio de Elemental fue durante una comida en Cambridge, cuando (Andrés) Iacobelli preguntó: ‘Parece que la arquitectura chilena está pasando por un muy buen momento, con mucho reconocimiento internacional. Si es cierto que la arquitectura chilena es tan buena, ¿por qué la vivienda social es tan mala?".


 6parque_bicentenario_de_la_infancia_2012_santiago_de_chile

Parque Bicentenario de la Infancia (2012) Santiago de Chile. Obra de Alejandro Aravena

Por primera vez en la historia, el Premio Pritzker recae en un arquitecto chileno. Un país de 17.4 millones de habitantes que desde hace varios años viene siendo destacado por el notable trabajo de sus arquitectos. Como señalaba hace algunos meses un artículo en Los Angeles Times, la arquitectura chilena comenzó a ejercer una amplia influencia en otros arquitectos alrededor del mundo a través de una serie de obras puntuales, presentando un impecable y sencillo uso de los materiales, y una adecuada incorporación a sus respectivos paisajes o entornos urbanos.

A pesar de que este reconocimiento es muy valorable y positivo para la escena arquitectónica local, la pregunta de Andrés Iacobelli -cofundador de ELEMENTAL- devuelve la discusión a una realidad que urge transformarse en la prioridad de todos sus arquitectos, y la respuesta a su interrogante podría venir desde el propio Aravena: "no hay nada peor que contestar bien las preguntas equivocadas" [5]. Chile parece ya tener un camino recorrido, sólo falta poner el foco en el lugar correcto; ampliar el ámbito de acción.


 7quinta_monroy_2004_iquique_chile

Quinta Monroy (2004) Iquique, Chile. Obra de Alejandro Aravena

La arquitectura como un atajo hacia la igualdad

Luego de premiar a Shigeru Ban en 2014, a Frei Otto en 2015 y a Alejandro Aravena en 2016, el Premio Pritzker muestra una reciente tendencia a destacar arquitectos que justamente han traspasado los límites tradicionales de la disciplina, transformándose en una figura más bien universal, capaz de influir en aquellos ámbitos que permitan que las soluciones a las problemáticas más urgentes de la sociedad puedan concretarse y -más importante aún- replicarse.

"El equipo ELEMENTAL participa en todas las fases del complejo proceso de proporcionar viviendas a los más necesitados: colabora con políticos, abogados, investigadores, residentes, autoridades locales, y constructores, con el fin de obtener los mejores resultados posibles para el beneficio de las personas y la sociedad. (...) Este enfoque creativo amplía el ámbito tradicional del arquitecto y transforma el profesional en una figura universal, con el objetivo de encontrar soluciones verdaderamente colectivas para el medio ambiente construido", agrega el acta del jurado.


 8centro_de_innovaci_n_uc_anacleto_angelini_2014_santiago_de_chile

Centro de Innovación UC - Anacleto Angelini (2014) Santiago de Chile. Obra de Alejandro Aravena

Se premia a un arquitecto que, convencido del poder de la buena arquitectura, ha dejado en evidencia la importancia de nuestro trabajo. Que de alguna manera está ayudando a cambiar esa idea establecida -y casi suicida- de que el arquitecto es el actor que encarece el proyecto a través de operaciones que nada tienen que ver con la realidad. Que en lugar de quejarse de lo que falta, ha logrado intensificar lo que está disponible, privilegiando el beneficio colectivo antes que la ganancia individual.


 9quinta_monroy_2004_iquique_chile

Quinta Monroy (2004) Iquique, Chile. Obra de Alejandro Aravena

Este parece ser el impulso preciso e inspirador que necesitábamos para retomar la responsabilidad que alguna vez dejamos en manos de otros. Y citando una vez más al nuevo Pritzker 2016, es una oportunidad única para demostrar que “la arquitectura puede introducir un concepto más amplio de ganancia: el diseño como valor añadido en lugar de un costo adicional; la arquitectura como un atajo hacia la igualdad”.


Más obras


 10quinta_monroy_2004_iquique_chile

Quinta Monroy (2004) Iquique, Chile. Obra de Alejandro Aravena


 14alejandro_aravena_villa_verde_house_01

Villa Verde (2013) Constitución, Chile. Obra de Alejandro Aravena

archdaily.mx



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Alejandro Aravena (Santiago de Chile, 22 de junio de 1967) es un arquitecto chileno graduado en la Universidad Católica de Chile. En el 2016 Aravena fue galadornado con el Premio Pritzker, reconocido como el Nobel de su especialidad.


Fuentes y agradecimientos: archdaily.mx, es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, elpais.com, arquitour.com, nortedigital.mx, siempre.com.mx, noticias.arq.com.mx, theclinic.cl, es.wikiarquitectura.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Alejandro Aravena (Premio Pritzker 2016) 
 
Alejandro Aravena logra el Pritzker 2016

El arquitecto chileno gana el premio por su defensa de la responsabilidad social del arquitecto

  

 0000_1452722391_624487

El arquitecto Alejandro, en su estudio ELEMENTAL, Pritzker 2016.

Como “una revelación” ha descrito el presidente del jurado del Premio Pritzker, Lord Peter Palumbo, el trabajo de Alejandro Aravena (Santiago de Chile, 1967) y su estudio Elemental. Puede que lo más revelador del nuevo premiado sea la ampliación del papel del arquitecto que supone su manera de trabajar. Autor de numerosos proyectos de viviendas incrementales –en las que en lugar de recibir un piso terminado el cliente obtiene una casa capaz de crecer cuando su economía lo permite-, Aravena y sus cuatro socios -Gonzalo Arteaga, Víctor Oddó, Juan Cerda y Diego Torres- han demostrado con sus diseños urbanísticos y sus viviendas sociales una preocupación por las ciudades y por la humanidad que, ciertamente, habla de una nueva dimensión de la profesión.

En lugar de trabajar tratando de mantenerse fiel a la idea inicial, Aravena se mete en campos que desconocen. Fue el caso de la reconstrucción de la ciudad chilena de Constitución que en 2010 resistió bien a un terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter y mal el posterior tsunami. Elemental consultó con los ciudadanos y propuso recuperar espacio para blindar la urbe ante futuros terremotos. En lugar de resistir con muros, idearon un espacio público capaz de disipar la energía sísmica con la fricción de los nuevos parques. Autores de regeneraciones urbanas, como el Parque Periurbano de Calama –que rodea con una arboleda la ciudad minera para producir sombra, duplicar el espacio verde y frenar el polvo del desierto- y de edificios emblemáticos -mayormente universitarios levantados en Santiago, Austin (Texas) o Shanghai- que combinan valor representativo con eficiencia energética, su mayor aportación está en su capacidad para trabajar desde la escasez.

Con Aravena el Pritzker envía un mensaje casi contrapuesto al que ha lanzado en otros tiempos: es más urgente aprender bien gramática que escribir la gran novela. El propio arquitecto explica a EL PAÍS, desde su estudio en Santiago, que su profesión debe recuperar el peso social y alejarse de la irrelevancia.

 

Pregunta. Siempre ha habido quien, lejos de premios y atención mediática ha hecho arquitectura social. Que ahora se premie ¿es una adaptación a la crisis? ¿Una respuesta a la época de los iconos?

Respuesta. Hemos estado marcados como profesión por tratar de responder a problemas que les interesan solo a otros arquitectos. Hemos sido poco entrenados a que nuestro punto de partida quede fuera de la arquitectura. Quizá por una especie de anticipación a garantizar un resultado pulcro, escultórico, hemos llegado a pensar que si la solución no se ve de origen puede que no llegue a hallarse. El precio que hemos pagado por esa manera de trabajar es el de la irrelevancia. No nos llaman para que nos encarguemos de ningún tema duro. Cuando hay una piedra en el zapato no se llama al arquitecto. “Como no tenemos tiempo ni recursos… Cuando los tengamos les llamaremos”. No es el caso de los economistas, los abogados o los ingenieros, a los que se recurre más cuanto mayor es el problema.

 

P. ¿Son socialmente irrelevantes?

R. Perdimos la capacidad de ser una disciplina a la cual se recurre automáticamente cuando hay un problema. Y sin embargo teníamos en el núcleo de nuestro conocimiento una herramienta poderosa para hacernos cargo de la complejidad. Eso es lo que como profesión deberemos restaurar: la posibilidad de contribuir a problemas fundamentales.

P. ¿Una crisis económica es una cura de humildad para los arquitectos? Y también un filtro contra la arbitrariedad.

R. A mayor escasez mayor necesidad de justificar las operaciones que haces. La escasez de recursos obliga a la abundancia de sentido. Mientras que una abundancia de recursos puede llevar a una escasez de sentido: a hacer las cosas simplemente porque puedes. El caso de Chile, a mitad de camino entre ser suficientemente pobre para tener que justificar las respuestas que das, pero no tan pobre como para actuar sólo para sobrevivir, permite inaugurar algo que no existía antes. Estar a mitad de camino es sumamente sano.

P. El Pritzker siempre ha prestado atención a las modas. ¿Teme que la arquitectura humanitaria sea, como el deconstructivismo, otra moda?

R. Relacionar éxito y culpa es algo a evitar en un país ultracatólico como Chile. Cuando nos anunciaron el premio sentimos libertad. Ya no tenemos que probar nada a nadie. Lo vivimos como un quitamiedos para acercarnos a ámbitos que podían asustar por desconocidos.

P. ¿Libertad para qué?

R. En arquitectura innovar es muy difícil porque es difícil acercarse a algo que no ha sido probado. La agricultura funciona igual. Si siembras algo que no se ha sembrado antes debes invertir. Si te funciona te copiarán. Si no funciona, te comes solo los costos de tu fracaso. Por lo tanto todos están esperando que se mueva primero otro.

P. Es testigo de la transformación de su país.

R. Chile hace 15 años era un país de 5.000 dólares per cápita. Hoy tenemos 22.000 dólares per cápita. Los problemas de ese crecimiento económico no tienen nada que ver con los desafíos de una década atrás. La gente debería estar contenta y, sin embargo, hay manifestaciones continuas. Se discute la educación, la gestión energética, el sistema laboral. Esas preguntas ya no se contestan con respuestas antiguas. Las grandes compañías ya no tienen bastante con pagar impuestos, tener permisos de obra y aprobación medioambiental, la aprobación social es clave. La gente en las calles no deja operar a menos que exista un acuerdo sobre cómo se van a repartir los beneficios. Eso es una conquista, un nuevo tipo de poder –en este caso ciudadano- que, naturalmente, exige el esfuerzo de salir a la calle. En mi país hemos vivido ese cambio, de la resignación a la exigencia de diálogo.

P. ¿Es compatible levantar símbolos de poder con el tipo de arquitectura social que defienden?

R. No llamaría a nuestros edificios símbolos del poder. Es necesario construir los espacios donde ocurre la vida con conocimiento tanto como hay necesidad de construir la vivienda de quien no puede proveérsela a sí mismo. Los arquitectos traducimos los verbos simples: estudiar, trabajar, dormir, comer, encontrarse, disfrutar a sustantivos: oficinas, escuelas, casas, parques… Nuestra contribución a la vivienda social no viene de modificar la política financiera. Nosotros traducimos a formas. Por eso hacer otros proyectos es un entrenamiento.

P. ¿Puede la arquitectura hacer algo por reducir la desigualdad en Latinoamérica?

R. Totalmente. Parte de la adrenalina que sentimos de ser arquitectos es que la ciudad es un mecanismo muy potente de corrección de inequidades. Si hay algún acuerdo en Latinoamérica es que tenemos un problema pendiente con la inequidad. Y lo único que uno escucha es sobre la redistribución de los ingresos, como si la desigualdad fuera un problema solo económico. No lo es. Es también un problema racial y cultural. Tiene muchos componentes pero aunque sólo fuera económico, la redistribución económica requiere una educación que permite acceder a un mejor trabajo y con él a una mejor calidad de vida. Y eso toma al menos un par de generaciones. No sucede de un día para otro. Sin embargo en la ciudad hay factores que permiten mejorar la calidad de vida sin tener que esperar.

P. ¿Cuáles?

R. Un sistema de transporte público es, por definición, redistributivo. Las ciudades se miden por lo que uno puede hacer gratis en ellas. ¿Tengo que hacerme socio de un club para disfrutar de la naturaleza o puedo irme a un parque? El transporte, el espacio público y la vivienda son atajos muy poderosos para corregir la inequidad.

P. ¿Esa corrección depende del activismo de los ciudadanos, de la ideología de los gobernantes…?

R. Y del sentido de oportunidad de los arquitectos. Tenemos la oportunidad de sumar a esa visión política y de canalizar esa exigencia ciudadana hacia la mejor calidad de vida. Por eso yo no reniego del poder. El poder pueden ser los ciudadanos. Finalmente hay políticos que tienen una visión. Son esos por los que uno vota.

P. Defiende la autoría colectiva. ¿Por qué no ha pedido compartir el premio con sus cuatro socios?

R. Los equipos de fútbol ganan un tipo de premios, una liga, y los jugadores otro, el botín de oro, por ejemplo. Claro que nadie podría ganar el botín de oro sin un equipo detrás, pero este premio hace referencia a la dimensión individual que tiene el proceso creativo. Luego nada de la arquitectura se hace de manera individual. No veo ningún conflicto en identificar a una persona a la vez que se entiende que la naturaleza del trabajo es colectiva.

P. ¿Le produjo alguna contradicción recibir el premio habiendo sido jurado hasta 2014?

R. La verdad es que no lo vi venir. Quizá precisamente porque estuve en el jurado y conozco el tipo de debates que mantienen. Nunca pensé estar dentro de ese nivel. Fue tal así que cuando me llamaron fue tan fuerte la emoción que, bueno, me puse a llorar. No me quedó otra. Así de inesperado fue.

P. ¿Qué implica para la arquitectura y para el Pritzker premiar a un arquitecto que considera que las favelas no son el problema sino la solución?

R. Más que resistirnos a esa fuerza debemos encauzarla. Las ciudades son mecanismos muy eficientes en la mejora de calidad de vida de las personas. Suponen acceso a agua potable, a electricidad, a una educación y a trabajo. Sin embargo, las instituciones no han sabido resolver la cantidad de vivienda que tenemos que producir para acomodar a la gente que llega a las ciudades. Por eso los asentamientos informales no representan la incapacidad de la gente de acceder a una vivienda decente. Al contrario, demuestran que a pesar de no contar con ningún tipo de apoyo oficial la gente puede dotarse a sí misma de una protección contra el medio ambiente.

El mayor problema de las favelas es que el bien común no queda garantizado con la acción individual. Eso deja un papel para la arquitectura como canalizadora de las capacidades de la gente para autoconstruir. Sin contar con la iniciativa ciudadana no llegamos a construir ciudades más que para una minoría del mundo.

P. ¿Hay resignación en dar por bueno un urbanismo que era visto como deficiente?

R. Sin hacer poética de la pobreza, la vivienda masiva es incapaz de absorber la diversidad. Generar un sistema abierto, en el que el arquitecto canaliza la capacidad de la gente de hacerse su vivienda, no sólo permite a la gente subirse a la espalda de un gigante, y por lo tanto ser más eficiente, también resuelve esa incapacidad de responder a la diversidad. Una familia sabe mejor que nadie qué es lo que necesita. De modo que si los arquitectos proveen el marco físico y organizativo adecuado para que eso sea posible garantizando un orden lejos de una resignación, estamos respondiendo a la diversidad como nunca antes habíamos sido capaces de hacerlo.

P. ¿Viviría en una favela?

R. No. Sin embargo, el mecanismo de prueba que utilizamos en los proyectos de vivienda es preguntarnos si nosotros viviríamos allí. Esa pregunta es la prueba última de cuanto sale de nuestro estudio. Si la respuesta es no, entonces no lo hacemos. Nuestras viviendas sociales no están completadas, pero permiten prosperar y tienen un estándar de clase media.

P. El jurado destaca su compromiso. ¿Cree que la arquitectura va a llegar realmente donde no hay dinero pero faltan soluciones?

R. Sería muy malo que los arquitectos nos apartáramos de los problemas complejos. Pero lo que debemos aportar no es aquello para lo fuimos entrenados, con una orientación artística. Muchos de los proyectos en los que nos metemos no tenemos idea de cómo vamos a resolverlos. Pero contamos con la capacidad de traducir el conocimiento a forma.


Aravena en ocho proyectos clave


 21_1452722554_360549

Centro de Innovación. Santiago, 2013.La trayectoria de Alejandro Aravena, y de su estudio Elemental, está tejida por viviendas incrementales realizadas con poco presupuesto, eficacia constructiva y posibilidad de crecimiento posterior, soluciones urbanísticas innovadoras y emblemas (edificios universitarios) que combinan valor representacional con eficiencia energética. El Centro de Innovación Anacleto Angelini en la Universidad Católica de Santiago es ejemplo del último grupo.


 22_1452722598_381246

Mirador Las Cruces, Jalisco (México), 2009. Una ruta 117 kilómetros ideada por nueve arquitectos tiene en este volumen de hormigón un lugar elevado que enmarca el paisaje, protege al peregrino y resiste el vandalismo.


 23_1452722633_948193

Campus de Novartis, Shanghai, En construcción. El Campus para la empresa suiza concluye en Shanghai es el último ejemplo de este tipo de edificios icónicos energéticamente eficaces.


 24_1452722671_952354

Reconstrucción de la fachada marítima de Constitución (2014) En 2010 la ciudad de Constitución resistió bien a un terremoto de 8,8 grados y mal al posterior Tsunami. Elemental consultó con los ciudadanos y propuso recuperar espacio público para blindar la ciudad contra futuros terremotos. En lugar de resistir con muros, disipar la energía con la fricción de nuevos parque públicos.


 25_1452722701_898729

Viviendas incrementales Quinta Monroy, Iquique (Chile), 2004. La idea de, en lugar de entregar una vivienda social acabada entregar media para que los propietarios puedan seguir creciendo –cuando tengan necesidad y/o dinero y para que la vivienda pueda seguir aumentando de valor- es lo que Elemental llama vivienda incremental. Quinta de Monroy es uno de los primeros ejemplos.


 26_1452722736_629020

Viviendas Incrementales. Villa Verde, 2013. Uno de los últimos ejemplos con otro tipo de volumen y solución. Se parte de 25 metros cuadrados habitables y se puede llegar a construir 72m. Elemental ha levantado este tipo de vivienda social en numerosas ciudades de Chile y en Monterrey (México).


 27_1452722770_845795

Torres Siamesas. Santiago, 2005. En esa misma categoría de edificios institucionales, las Torres Siamesas de la misma universidad le dieron la vuelta a la clásica torre de vidrio (muro cortina) con una fachada interior que convierte el espacio entre ambas en aislante energético.


 28_1452722818_988449

Residencia Estudiantes Universidad St. Edward’s (Austin, Texas) También esta residencia en Austin (Texas) apostó por ampliar el perímetro del edificio para conseguir más luz y más vistas.


elpais.com



 

Felicitaciones al arquitecto chileno Alejandro Aravena por su Premio Pritzker 2016.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Alejandro Aravena (Premio Pritzker 2016) 
 
Sucede a Frei Otto


El chileno Alejandro Aravena gana el premio Pritzker 2016



 00_1452722020_774223

La Quinta Monroy en Iquique, de Alejandro Aravena.

Cualquiera que recibiese la noticia del Premio Pritzker del chileno Alejandro Aravena (Santiago de Chile, 1968) y después escribiese su nombre en un buscador de internet se quedaría asombrado al encontrar las imágenes de la Quinta Monroy. En la pantalla, un conjunto de humildísimas casitas en una calle polvorienta de una ciudad llamada Iquique. ¿Pero no iba el Pritzker de museos, de óperas y de rascacielos? ¿De Nueva York, de Berlín y de Shanghai?
El arquitecto chileno Alejandro Aravena gana el prestigioso Pritzker

Pues atentos, porque entre las imágenes de Quinta Monroy hay una especialmente interesante, la clave de la historia de Aravena. En realidad, la imagen es un díptico en el que aparecen las viviendas en su estado original, cuando la constructora entregó la obra en 2004. Al lado, las casas salen retratadas en su estado actual. Los vanos, las terrazas de aquellas casitas, se han convertido en macizos. Donde antes no había nada, ahora hay arquitectura autoconstruida. Un poco chapucera, la verdad: balcones precarios, paredes de chapa, carpinterías baratas... El aspecto, al final, es parecido al de cualquier barrio pobre de una ciudad latinoamericana, a cualquier villa miseria, a eso que en Chile llaman callampas o poblas.

¿Y esto es algo de lo que se pueda presumir? Claro que sí. El encanto de esas dos imágenes consiste en que el arquitecto acepta con ellas que las casas no son suyas, que son de las familias que se instalaron allí. Y da igual si esta gente sólo sabe de arquitectura cómo se levanta una pared porque eso ya es más que lo que sabemos nosotros, ¿verdad? Cuando necesitaron más metros cuadrados y pudieron pagarlos, los propietarios de la Quinta Monroy ampliaron sus casas a su manera. Como se ha hecho siempre. Ése era el plan.

Aquel fue el primer proyecto de Aravena que llamó la atención más allá de Chile. Fue, en realidad, uno de los primeros trabajos que pudo terminar. Su estudio había recibido el nombre de Elemental en 1997. Aravena había pasado antes un par de años lejos de la profesión; servía tragos en un bar, según la leyenda. Entonces, echó a circular por las carreteras secundarias de la arquitectura, los caminos habituales para un estudio primerizo. Concursos, pequeñas obras públicas, colegios de pueblo o de barrio, más viviendas de protección oficial... Y una facultad de Medicina. A medida que la carrera de Aravena crecía, poco a poco, su país iba sumando años de crecimiento económico, siempre por encima del 6% del PIB.

La segunda década dorada de Chile, se llamó a aquel periodo en el que Santiago tomó el aspecto de una ciudad moderna y los profesionales del país descubrieron que trabajaban igual de bien que los de cualquier otro lugar del mundo. En España nos pasó algo parecido alguna vez.

Y eso, claro, incluía a Aravena, que alguna vez ha explicado que su educación, en los años 80, en la época dura de Pinochet, aún fue un poco provinciana y claustrofóbica. Ahora da clase en Harvard, viene de ser el comisario de la Bienal de Venecia y su carrera sirve, entre otras cosas, para contar la historia reciente de su país.

A un lado está la pobreza: las casas de Iquique, o las de Valparaíso y Lo Barnechea... O la escuela de Ayelén, organizada en torno a una gran plaza de tierra. No hay césped en el patio, igual que no lo hay en la calle de las casitas de Iquique, porque en los barrios pobres, al final, nadie cuida la hierba y las buenas y verdes intenciones siempre acaban mal.

Pero en su vida también está el éxito del Chile moderno. Aravena no es un arquitecto povera como Glenn Murcutt, su colega en el palmarés del Pritzker. Es un chico de clase media, hijo de dos profesores conservadores, según los ha definido él mismo, que ha sabido competir y crecer en un mercado fiero. Se ha construido una imagen personal atractiva y fácil de vender. También ha soportado denuncias sobre la dureza con la que se trabaja en su despacho. El mundo de Sanhattan (el impresionante distrito financiero de Santiago de Chile, que toma el nombre de la fusión entre Santiago y Manhattan) le es ajeno... Pero no se mueve del todo mal en sus afueras. En su currículo hay grandes planeamientos urbanísticos, hay facultades y museos, hay casas burguesas y torres de oficinas... Por ejemplo: las Torres Siamesas de Santiago transmiten la audacia de los años despreocupados y prósperos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet en el Gobierno.

Hay una imagen de esas Torres Siamesas que también es significativa. Su silueta aparece recortada sobre un telón de fondo impresionante: la Cordillera Andina que ciñe Santiago desde el este. El contraste sirve para recordar que para Aravena, como para muchos arquitectos latinoamericanos, el gran tema de la arquitectura no es la ciudad ni su relación con la historia, sino el paisaje.


 0000_1452722121_890399

Alejandro Aravena. / EFE

El chileno, por cierto, es el cuarto latinoamericano que recibe el Pritzker. Dos de sus antecesores, los brasileños Oscar Niemeyer y Paulo Mendes da Rocha, eran, en el fondo, arquitectos de formación europea que habían caído en el otro lado del mundo. El otro pritzker latino, el mexicano Luis Barragán, transmitía una imagen más o menos folclórica de América. Araneva no está ni en un extremo ni en el otro. Como muchos arquitectos de su generación, se siente libre para ser una cosa o su contraria, según le convenga a su proyecto. No hay una marca de la casa fácil de identificar, como en los tiempos de Barragán y Niemeyer.

A estas alturas de 2016, la economía de Chile se ralentiza y sus instituciones aparecen desgastadas._La misma burbuja que pinchó en España hace ocho años, pierde aire en Chile. Con un poco de suerte, el golpe no será tan duro para ellos. Aravena, al menos, ya está salvado en otra parte, trabajando en Europa y en Asia con su Pritzker y sus casitas para familias pobres.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events