Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Joaquín Torres García (1874-1949)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Joaquín Torres García (1874-1949) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Joaquín Torres García (Montevideo, 28 de julio de 1874 - ibídem, 8 de agosto de 1949) fue un destacado pintor, profesor, escritor, escultor y teórico del arte uruguayo. Creador del Universalismo constructivo y del Taller Torres García, uno de los principales movimientos artísticos de su país.

 3retrato_de_joaqu_n_torres_garc_a

Hijo de María García Pérez y Joaquín Torres Fradera. Su padre era originario de Mataró y criado en una familia de cordeleros es decir en una familia relacionada con la navegación. Su madre era uruguaya, hija del carpintero José María García, (un colono español de las Islas Canarias) y de Misia Rufina Pérez, una mestiza (o una criolla aristócrata).

En 1891 Joaquín Torres Fradera trasladó a su familia de vuelta a Mataró, Cataluña y luego a Barcelona. Torres García tomó lecciones de pintura con Josep Vinardell. Su primer óleo lo realizó en 1891 en Mataró, cuando tenía 17 años.

En 1894 ingresó en la Escuela Oficial de Bellas Artes de Barcelona, y también asistió a la Academia Baixas y al Círculo Artístico de San Lucas.

En 1903 trabajó con Antonio Gaudí y participó del movimiento noucentista catalán.

En 1904 realizó con Iu Pascual una exposición en el Círculo Artístico de San Lluc. Ese mismo año comenzó a escribir sobre arte, cosa que haría durante toda su vida, con un artículo en la revista Universitat catalana.


 5sala_torres_garcia_generalitat_de_catalunya

Sala Torres Garcia. Generalitat de Catalunya, Barcelona.

En 1912 expuso pinturas y dibujos en Galerías Dalmau. El texto del catálogo fue de Eugenio D'Ors y la crítica en la publicidad de Roma Jori.

En 1910 recibió el encargo, por medio del escritor Roberto Payró de pintar dos murales, La Agricultura y La Ganadería para el pabellón uruguayo de la Exposición Universal. Expuso en el Fayans Catala cincuenta obras.

En 1911 participó en la exposición Internacional de Arte de Barcelona con La Filosofía presentada por Palas en el Parnaso como Décima musa. «Se trata de una escena sobria, contenida, de gran pureza formal por su marcado geometrismo y regularidad, sin el dinamismo ni la expresividad que hemos visto en el simbolismo del que intenta alejarse».

En junio de ese mismo año a través de, entre otros, Eugenio d’Ors conoció a Enric Prat de la Riba, presidente de la Diputación de Barcelona, que le realizó diversos encargos, el más destacado fue el de los frescos del Salón de Sant Jordi en el Palacio de la Generalidad de Cataluña que Torres García realizó entre 1913 y 1914.

En 1913 publicó Notes sobre art, en catalán, su primer libro.

En 1917 expuso en las Galerías Dalmau de Barcelona, junto al pintor español Rafael Sala. Publicó Art Evolució, en Un Enemic del Poble, No. 8 de noviembre de 1917.

En 1921 viajó a Nueva York. Su estancia allí le proporcionó pocas alegrías y muchos sinsabores. Sin hablar inglés, no pudo integrarse y pese a su admiración por el constante espectáculo que para él eran las calles de Manhattan, su periodo en esa ciudad fue descorazonador. Intentó infructuosamente trabajar en la Sociedad Hispánica de América o dedicarse a la decoración teatral pero sin suerte.9 Volvió a Europa en 1922.

En 1924 se instaló en Villefranche-sur-Mer, un pueblo de la Costa Azul y en 1926 se trasladó a París. En 1928 conoció a Theo van Doesburg, quien le presentó a los miembros del grupo De Stijl. Posteriormente conoció a Piet Mondrian y nació el grupo Cercle et Carré.

En 1929 organizó una gran exposición de Arte Moderno Nacional y Extranjero desde París para Galerías Dalmau en Barcelona. Participaron Hans Arp, Sophie Taeuber-Arp, Theo van Doesburg, Mondrian y Van Rees, entre otros. Esta exposición reunió un numeroso grupo de artistas relacionados a De Stijl.

En 1932 regresó a España, donde se instaló durante dos años.


 9billete_5_pesos_a_uruguay_1445250169_602506

Reverso de billete de 5 pesos uruguayos de 1997 dedicados al artista Torres García.

En 1934 Torres García viajó a Montevideo acompañado de su esposa Manolita Piña y de sus 4 hijos, Olimpia, Augusto, Ifigenia y Horacio. A su llegada al puerto de Montevideo fue recibido por una importante comitiva, y de inmediato comenzó una gran actividad con entrevistas, conferencias y exposiciones.

Poco después del regreso a su ciudad natal fundó la Asociación de Arte Constructivo. El 24 de mayo de ese año brindó su primera conferencia en el Paraninfo de la Universidad de la República organizada por la institución «Arte y Cultura Popular». Y el 5 de junio inauguró su primera exposición individual realizada en Montevideo, en el local de «Amigos del Arte». Ese mismo año fue nombrado Profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República.

En 1936 editó la revista de la Asociación de Arte Constructivo «Círculo y Cuadrado» la cual es una continuidad de la revista "Cercle et Carré" que publicara anteriormente en París. Es en ese número que aparece una de las versiones del muy conocido dibujo de Torres García que representa el mapa de América del Sur orientado con el sur en la parte superior.

En 1938 publicó La tradición del hombre abstracto (Doctrina constructivista), un manuscrito ilustrado a mano sobre la tradición universal del arte abstracto.

En 1939 publicó Metafísica de la prehistoria Indoamericana donde busca vincular el arte abstracto tradicional precolombino con el arte moderno. Ese mismo año disolvió la Asociación de Arte Constructivo.


 joaquin_torres_garc_a_baja_horizontal

Entre finales de 1942 y principios de 1943 se realizaron las primeras reuniones del Taller Torres García. En el taller, Torres dará clases de pintura a jóvenes artistas buscando así renovar la pintura uruguaya. Su idea era enseñar de forma exclusiva una pintura estrictamente planista basada en el plano de color, la línea y la geometría, determinando la unidad de la obra por medio de una estructura realizada con la regla áurea. Tras su muerte, el taller seguirá abierto hasta 1967 a cargo de varios de sus discípulos.14 Como recuerda Guido Castillo, escritor y director de Removedor, la revista del Taller, “Torres García les enseñó el oficio del la pintura con el máximo rigor y sin la menor rigidez, para que supieran cumplir con las reglas por un profundo conocimiento de ellas”.15 El Taller dará a artistas de la talla de Julio U. Alpuy, Gonzalo Fonseca, José Gurvich, Alceu Ribeiro, Sergio de Castro y los hijos de Torres García, Horacio y Augusto Torres, entre varios otros.

En 1944 se inauguraron las pinturas murales del Hospital Saint Bois, realizadas junto a sus discípulos del taller. Ganó el Gran Premio de Pintura del VIII Salón Nacional de Bellas Artes con su óleo Paisaje de Menton. Su libro Universalismo constructivo, publicado en 1944, constituye la base para entender su visión del arte.

En 1948 se comenzó a construir la casa de Torres García en la calle Caramurú 5612, diseñada por los arquitectos Ramón Menchaca y Ernesto Leborgne.

Falleció el 8 de agosto de 1949, a los 75 años.


 museotorresgarcia

Museo Torres García en Montevideo, Uruguay.


Obra

En sus pinturas tempranas se encuentran referencias al mundo antiguo greco-romano, así como a maestros del arte español y renacentistas italianos, las mismas se caracterizan por un ajustado dibujo de gran sobriedad cromática y una particular geometría de corte modernista. A partir de 1928 y de su vinculación con Mondrian y Van Doesburg, promotores del sintético neoplasticismo, comienza a introducir en sus pinturas el entramado ortogonal que continuará desarrollando durante el resto de su vida. Torres García consideraba que el arte debe estar al servicio de la razón y de la armonía del orden cósmico y lo plantea en su obra a través de símbolos y signos universales dentro de una estructura construida sobre la proporción áurea o regla de oro.


 00030585

Su obra admite una lectura formal, plástica y también semántica de índole metafísico. Organiza las formas geométricas sobre una idea mística de la proporción y el orden, en las que incluye numerosos símbolos universales. Expresa el orden del cosmos regido por lo que él llamó la Razón Universal, correspondiente no a una forma de arte sino al "arte absoluto y universal". En sus emblemáticas composiciones pictóricas, así como en su labor docente, sus escritos y conferencias, la promoción de su teoría del Universalismo constructivo como "arte absoluto" y corriente de pensamiento, ocupó un lugar primordial.

Parte de su obra, así como manuscritos y correspondencia se encuentra en el Museo Torres García y en el Archivo Alejandra, Aurelio y Claudio Torres. Sus pinturas integran importantes colecciones de arte latinoamericano como la de el MALBA o la Colección Cisneros. También está representado en el MNAV y en numerosos museos de la región y el mundo, en algunos de cuyos sitios web se encuentran reproducciones de sus obras.

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor extranjero sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar, y en lo posible contribuya en su divulgación.






Algunas obras


La Síntesis Gráfica de de Joaquín Torres García


 25_joaqu_n_torres_garc_a

La síntesis gráfica es un proceso de extracción de atributos significativos de un objeto o concepto y la representación visual de los mismos para transmitir un mensaje denotativo que identifique ese objeto o concepto de forma clara y precisa.


 jtg_mf_final1

Joaquín Torres García hace uso de este concepto en gran parte de sus obras, gracias a la representación de la forma y el juego con la siluleta y los colores.


 20_1445253082_867888

La parte de su obra en la que más destacan este tipo de conceptos es en la llamada etapa “Arte Constructivo”; período en el que Torres García elaboró obras originales y contemporáneas destacas por su peculiar trazo y su color.


 23_1445253181_683172

Las obras constructivistas del autor destacan principalmente por ser totalmente esquemáticas. Torres García utiliza unos mismos colores y una misma tonalidad para todas sus obras de este período. Estos lienzos están esquematizados de forma que el trazo permite distinguir diversas siluetas y formas a pesar de no estar separadas del fondo.


 21_1445253099_457713

Este autor utiliza mucho otro elemento: la simetría. Sus obras se definen por contornos y siluetas perfectamente simétricas. Lo que se relaciona también con el uso de la bidimensionalidad, que es la característica que antes comenté: trazo de una o más formas sobre un fondo idéntico al relleno de la silueta.


 22_1445253145_181792

Si nos fijamos en las imágenes anteriores Torres García hace un uso dominante del color, es decir, mediante cinco colores (rojo, azul, negro, blanco y amarillo) es capaz de realizar siluetas y hacer un completo uso de la síntesis gráfica a través de los patrones ya mencionados: color, silueta, bidimensionalidad y forma.


 24torres_garcia_1

Joaquín Torres García posee una amplia variedad de obras, fuera de su Arte Constructivo, pero no son tan significativas y tan familiares de la síntesis gráfica como las anteriores, que denotan perfectamente este último concepto.



“La Última Cena de Joaquín Torres García”


 26la_ultima_cena_jtg1

La siguiente imagen del autor se puede identificar como una de sus obras pertenecientes a la época del constructivismo. Consta de los colores básicos de dicha etapa (amarillo, rojo, azul, negro y blanco).

Muestra elementos morfológicos de la imagen tales como el punto. Éste se puede observar en la parte inferior izquierda de la obra o mismo en el ojo del pez. Es la unidad compositiva mínima, creador de tensión sin dirección y focalizador de la atención.
También nos encontramos con diferentes líneas, usadas principalmente para delimitar figuras o contornos. Una de las funciones de este autor es utilizar las líneas para ayudar  a la perfección de las siluetas creadas en sus obras. Éstas dirigen la lectura visual por donde pasan. Son trazos del punto en movimiento. Podemos ver líneas en el supesto “calor” o “vapor” desprendido por parte del plato situado en la zona inferior izquierda de la obra. Son líneas que a su vez muestran una sensación de movimiento e incluso de dirección.

Este autor tiene tendencia a utilizar mucho el uso de las formas. En la imagen de arriba podemos observar a simple vista la forma del pez, el plato en el que está situado ese pez, un plato de menor tamaño que el anterior con algo de comida, dos tenedores, un cuchillo y una cuchara.

La obra mantiene una textura, que añade valores sensoriales a la experiencia visual. El autor utiliza texturas similares a la presentada en esta obra.

Podemos decir que la obra se corresponde con el campo semántico de los cubiertos. Tenemos una mesa con dos platos, un cuchillo, dos tenedores y una cuchara.

Es una imagen simple, de fácil reconocimiento o recuerdo, debido a que está compuesta por elementos simples.

 La obra se nos muestra con un traslapo. Esto es debido a la superposición de los elementos, ya que se entienden como independientes. Éstos se sitúan en distinto plano en la composición, con los colores anteriormente mencionados.

Vemos que la escala influye, ya que en un lugar vemos un tenedor negro igual que otro tenedor blanco de la obra, pero uno es más pequeño que el otro. También cabe destacar que el tenedor blanco es tres veces más grande que el plato situado en el inferior de la imagen, por lo que hay gran diferencia de escala.

El pez situado en uno de los platos puede dar sensación de movimiento y dirección horizontal hacia la izquierda, creando estabilidad, equilibro, tranquilidad y bienestar.

La imagen está en formato apaisado. Es una composición cerrada dentro de un campo cerrado. Esto es debido a que la imagen solo se muestra en el espacio de una mesa. Fuera de esa mesa no existe nada más, y sólo se muestran elementos pertenecientes o que pudieran pertenecer a una mesa en una cena cualquiera. La mesa se identifica por el borde negro que encierra toda la imagen, ya que eso es lo que sería “la mesa”. El resto de los elementos se muestra dentro de esa mesa y no sobresale ninguno de ellos nunca de la imagen.

Por: xgfk12sfx.wordpress.com



Otras obras


 10_poemes_en_ondes_hertzianes

Cubierta del libro catalán Poemes en ondes hertzianes. Ilustración de Joaquín Torres García... Ver más ilustraciones


 4am_rica_invertida_dibujo_de_joaqu_n_torres_garc_a_1943_museo_juan_manuel_blanes_montevideo

América invertida, dibujo de Joaquín Torres García, 1943 (Museo Juan Manuel Blanes, Montevideo)


 el_concierto_obra_de_joaquin_torres_garcia

“El concierto”, obra de Joaquín Torres García


 7palau_de_la_generalitat_barcelona_3

Frescos de Joaquim Torres Garcia (1912-1916) Palau de la Generalitat (Barcelona).


 6palau_de_la_generalitat_barcelona_6

Palau de la Generalitat (Barcelona). Sala de Joaquim Torres Garcia, que contiene el fresco que pintó en las paredes de la sala de Sant Jordi (1912-1916)


 6torresgracia_laterra_2628sh

"La Terra" o "L'Edat d'Or de la humanitat", de Joaquim Torres Garcia. Fresc mural traspassat (1915). Palau de la Generalitat de Catalunya, Sala Torres Garcia.


 8_constructivo_o_c_smico

Constructivo o Cósmico. Mural ubicado en el departamento de Montevideo. Obra de Joaquín Torres García


 12joaqu_n_torres_garc_a_arte_constructivo

"Arte constructivo". 1942. Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina. Obra de Joaquín Torres García  


 13joaqu_n_torres_garc_a_catedral_constructiva

"Catedral Constructiva". 1391. Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina. Obra de Joaquín Torres García


 14joaqu_n_torres_garc_a_composicion

"Composición". 1937. Oleo sobre cartón. Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina. Obra de Joaquín Torres García


 15joaqu_n_torres_garc_a_contraste

"Contraste". 1931. Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina. Obra de Joaquín Torres García


 16joaqu_n_torres_garc_a_el_hombre

"El hombre". 1932. Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina. Obra de Joaquín Torres García


 17joaqu_n_torres_garc_a_city_hall_n_y

"City Hall (N.Y.)". 1942. Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina. Obra de Joaquín Torres García


 18joaqu_n_torres_garc_a_composici_n_constructiva

"Composición constructiva". 1946. Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina. Obra de Joaquín Torres García


 19joaqu_n_torres_garc_a_locomotora

"Locomotora". 1943. Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina. Obra de Joaquín Torres García



 2torres_garc_a_visto_por_el_catal_n_ramon_casas_mnac

Torres García visto por el pintor catalán Ramon Casas (MNAC).



 11museo_torres_garcia

Web oficial del Torres Garcia, Ciudad Vieja, Montevideo, Uruguay.




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Joaquín Torres García (Montevideo, 28 de julio de 1874 - ibídem, 8 de agosto de 1949) fue un destacado pintor, profesor, escritor, escultor y teórico del arte uruguayo. Creador del Universalismo constructivo y del Taller Torres García, uno de los principales movimientos artísticos de su país.



Fuentes y agradecimientos a: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, xgfk11mgs.wordpress.com, viajeauruguay.com, barcelonagalleryweekend.com, elpais.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Joaquín Torres García (1874-1949) 
 
Torres-García, el moderno primitivo

El MoMA dedica una amplia antológica, la primera en EE UU en 45 años, al autor uruguayo, maestro del universalismo constructivo y figura clave del arte latinoamericano



 1445196732_856094_1445196886_noticia_normal

Entoldado (La Feria), fechado en 1917, de Torres-García

En 2006, el poeta e historiador del arte Luis Pérez-Oramas se unía como comisario al Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) “con la satisfacción de que saber que entonces trabajaban en una muestra de Armando Reverón”. El pintor venezolano (1889-1954) que decidió vivir y crear apartado de la sociedad “era una contrafigura a cierto relato de la modernidad hispanoamericana como narrativa monumental e histórica”. Hoy, esa satisfacción se ha completado al presentar en el MoMA la primera retrospectiva que se le dedica en EE UU en 45 años a la otra gran contrafigura del arte moderno latinoamericano: el uruguayo Joaquín Torres-García (Montevideo, 1874–1949).

“Hay que hacer las oposiciones para recibir el diploma y este museo no va a recibir el diploma en modernidad latinoamericana hasta que no pase el examen de Torres-García”, dice Pérez-Oramas. “El museo le debía esta exposición primero a la comunidad histórica de la modernidad latinoamericana y, después, a la posibilidad de comprender mejor y más adecuadamente lo que significó el arte moderno en el continente americano”, añade.

Joaquín Torres-García: The Arcadian Modern se titula esta antológica que explora, a través de 190 piezas entre frescos, dibujos, collages, óleos y esculturas, la singularidad y complejidad dialéctica de un artista que “nunca asumió una posición sin asumir también su antítesis”, explica el comisario. “Está con Mondrian y abogando por la abstracción y, al mismo tiempo, en el mismo instante, está viendo máscaras primitivas, pintando escenas arcaicas con una factura rústica”.


 29_1445254370_824882

Constructif locomotive nord (1929).


El tiempo como sedimento

“Torres-García fue un artista radicalmente individual que entendió en seguida que el tiempo no era lineal, pero tampoco cíclico, sino sedimento: en el tiempo presente sobreviven antigüedades ignotas y olvidadas”, continúa Pérez-Oramas. Por eso, el maestro uruguayo se erigió como artista de la duración, trabajando en todos sus intereses al mismo tiempo. Y puede parecer anacrónico o precursor. Como se ve en la exposición, ordenada de forma cronológica, Torres-García pasaba de la madera al collage o al óleo, de la figuración primitiva a su estilo distintivo, el universalismo constructivo.

Nacido en Montevideo en 1874 de padre catalán, a los 17 años se instaló en Barcelona, donde se formó y relacionó con los neocentistas. En la primera sala de la exposición se pueden ver los dibujos preparatorios para los frescos del Saló de Sant Jordi en el palau de la Generalitat que hizo para la comisión artística y política más importante de la época, y el cuarto fresco y último de los cinco que iban a ser, Lo temporal no es más que símbolo, por la polémica que levantó. Después continúa por su breve periodo en Nueva York, donde consolidó el vibracionismo que había iniciado en Barcelona. Vuelve a Europa en 1923 y tres años después se instala en París, donde entra en contacto con las vanguardias, sin pertenecer por completo a ninguna.

“Juan Fló, el intelectual uruguayo que más ha estudiado la figura de Torres, decía que era un tipo que siempre estaba demasiado pronto o llegaba demasiado tarde, y pintaba con la mano izquierda”, destaca Pérez-Oramas. “Está en los momentos claves, y al mismo tiempo tiene el coraje de aguar la fiesta, de decirles a los neoplasticistas que a él no le interesa el abstracto puro”. Y, además, lo hacía sentando cátedra, porque siempre tuvo vocación una escolar y universalista, como se vio en la escuela que fundó en su última etapa en Montevideo y en su obra literaria, parte fundamental de su trabajo y que también tiene un hueco en la muestra.


 28constructif_avec_quatre_1932

Constructif avec quatre (1932).


Dos ejes

El periodo de París y su etapa inicial en Montevideo, entre 1935 y 1942, antes de que cree la escuela, son los dos ejes de la retrospectiva. “En el primero, destaco el rol de este moderno que trabaja la temporalidad como sedimentación, y es al mismo tiempo arcaico y moderno. En el segundo, es cuando produce repertorios más impactantes y sistémicos de pintura abstracta constructiva en donde no hay signos y símbolos, pero con esas figuras tubulares que parecen muros incas, la totalidad de la imagen es también a la vez moderna y arcaica”, resume el comisario.

Torres-García era un moderno primitivo que producía ruinas técnicas plagadas de símbolos. Así lo pretendió desde el principio de su carrera, como recuerda Luis Pérez-Oramas en su texto para el catálogo de la exposición. Ya en abril de 1912, el artista le escribía en una carta a su amigo el político y escrtior catalanista Enric Prat de la Riba, desde Italia, donde estaba viendo a todos los maestros renacentistas, de Miguel Ángel a Ghirlandaio, que él tenía “más interés en las pequeñas pinturas de las catacumbas, los mosaicos de Pompeya y Roma…”. “Me alegré mucho al verlos porque, aunque quizá está mal decirlo, muchas de esas pinturas comparten muchas cosas con mi trabajo —en proceso y estilo—, o, si prefieres, mis pinturas tienen mucho en común con ellas”, añadía en la misiva.

Aunque artísticamente nunca encajó del todo en los estilos de su época, políticamente estuvo “muy alerta” de lo que ocurría a su alrededor, desde los murales del Saló de Sant Jordi y su relación con Prat de la Riba, “quien le defendió hasta su muerte”, cuenta Pérez-Oramas. "Uno de los cuadros que hemos traído, fechado en el 46, Energía atómica, es una estructura torresiana, pero se ve que Torres tuvo que ver la foto de la bomba atómica y lo reprodujo en su estilo. En 1939, hace una galería de retratos de figuras y antifuguras: Stalin, Hitler, Churchill…”. Y en 1943, ya en Uruguay, crea su América invertida, sobre la idea de que “nuestro norte es el sur”. “Junto al retrato del Che son los dos emblemas de la americanidad”, concluye el comisario.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Joaquín Torres García (1874-1949) 
 
Joaquín Torres-García en la Sala Dalmau de Barcelona


 0joaquin_torres_garc_a_baja_horizontal

Joaquín Torres-García (Montevideo, 1874-1949), pintor, escritor, escultor y teórico uruguayo que desarrolló la mayor parte de su carrera artística en la ciudad de Barcelona. En sus obras, muy cargadas de geometría y simbología, condensa los principios neoplasticistas, el mediterráneo y el arte primitivo, para dar lugar al universalismo constructivo, del que fue creador. Forma parte de las colecciones de los museos más importantes del mundo, entre los que podemos nombrar el Centre Pompidou de París, el Guggenheim de Nueva York y el MoMA de Nueva York, donde se realizará una retrospectiva del artista de octubre de 2015 a febrero de 2016. Se le ha dedicado un museo en su ciudad natal, Montevideo.


 dalmau_2

Sala Dalmau

Inauguramos la temporada 2015 con una exposición homenaje a Joaquín Torres-García, un artista muy vinculado a nuestra galería. Presentamos un recorrido por su obra desde 1912 hasta 1940.


 31_1445255059_486633

Figuras bajo el álamo, 1916, de Joaquín Torres García

Abre la exposición una pieza claramente noucentista, Figuras bajo el álamo, de 1916. Junto a ella aparecen muchas otras que respiran el mismo ambiente y en las que queda patente el interés de Torres por la cultura helénica y los primitivos italianos. Momento muy interesante y que refleja claramente el espíritu de esos años en Cataluña.


 baja_torres_garc_a_1

Obra de Joaquín Torres García

Los años 20 coinciden con su estancia en París, años en los que gestará el constructivismo, que queda reflejado en obras como Figures dans la rue (1928) y Composición (1930). El período plenamente constructivo lo ilustramos con una serie de dibujos y una pieza realizada sobre cerámica, de 1936, en la que aparece condensada toda su simbología.


 baja_torres_garc_a_2

Obra de Joaquín Torres García

Sus emblemáticos juguetes también tendrán su espacio en la muestra. Pequeñas obras de arte, vanguardistas y didácticas, que en su momento no fueron comprendidas.

Por último dejaremos constancia de la impronta dejada por Joaquín Torres-García en Montevideo a través de La Escuela del Sur. Para ello mostraremos alguna obra de sus principales discípulos.


 32_mascara_roja_1928_1445255075_717666

Mascarada roja, 1928, de Joaquín Torres García


barcelonagalleryweekend.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario