Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
López Hernández, Francisco
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post López Hernández, Francisco 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al escultor y pintor español Francisco López Hernández (Madrid, 1932- 8/01/2017). Estuvo casado con la pintora realista Isabel Quintanilla. Era hermano del también escultor Julio López Hernández. También era amigo y colaborador del afamado pintor y escultor Antonio López, que a su vez éste está casado con la artisista realista María Moreno. Todos ellos estudiaron juntos en la Real Academia de San Fernando y conforman un grupo denomido Realistas de Madrid, aunque algunas veces colaboran, trabajan independientemente.

Pertenecen a una familia de orfebres y recibe las primeras lecciones en escultura de su padre. Posteriormente estudia en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.

En 1956, viaja a Roma (Italia) con una beca de estudios del Ministerio de Educación. También lo hará con estancias en París (Francia) y en Grecia, ampliando su formación.

Expone por primera vez en el año 1955, en compañía de otros artistas pertenecientes a la escuela realista contemporánea española, Antonio López García y Julio López Hernández, su hermano, y de un informalista, Lucio Muñoz. Permaneció entre 1960 y 1964 en la Academia de España en Roma, ocupando una plaza ganada por oposición.


 isabel_quintanilla_y_francisco_l_pez_hacia_1962

Isabel Quintanilla y Francisco López hacia 1962.


 a_la_izquierda_antonio_l_pez_a_la_derecha_francisco_l_pez_en_atenas_en_1958

A la izquierda, Antonio López, a la derecha, Francisco López, en Atenas en 1958.


 31_1454613599_918615

De izquierda a derecha. Antonio López Torres (sentado), Isabel Quintanilla, Antonio López García, Francesco (hijo de Isabel Quintanilla y de Francisco López), María Moreno y Francisco López en Tomelloso, 1973.


 33_1454613698_312955

Isabel Quintanilla y Francisco López, en su estudio de Madrid. Miran una escultura de Paco -como le conocen- que representa a su nieta, al fondo una pintura de 'Maribel', así la llaman sus amigos.


Obras

Sus obras se encuentran en numerosos museos, incluyendo el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, el Museo Británico de Londres, la Nueva Pinacoteca de Múnich, Alemania o la Fundación Juan March.

Obras en lugares públicos:

    - Relieve de Madrid, 1965, Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense, Madrid (en colaboración con Rafael Moneo)
    - Ofelia ahogada, 1964, en los Jardines de Villa Cecilia de Barcelona.
    - Monumento a Enrique Tierno Galván,1988, Parque del Planetario, Madrid
    - Monumento a Lluís Companys, 1998 Barcelona.
    - Homenaje al agente comercial, 1998, Estación Puerta de Atocha, Madrid
    - Monumento a Josemaría Escrivá de Balaguer, 2001, Universidad de Navarra (edificio central), Pamplona
    - Escultura, Instituto de Restauración del Patrimonio Artístico
    - Monumento a Velázquez, s/f, Madrid
    - Mujer en la fuente, Ayuntamiento de Logroño
    - Monumento a Carlos III, el Noble, 2004, Plaza del Castillo con Avenida de Carlos III, Pamplona
    - Monumento a José Antonio Aguirre y Lecube, 2004, Calle Ercilla, Bilbao
    - Monumento a Blas de Otero, 2005 , Calle, plaza o parque, Bilbao
    - Retrato del Pintor Pablo Picasso, 2008 , Plaza de la Merced, Málaga

Espero que la recopilación que he conseguido de este escultor español, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y en lo posible contribuya en su divulgación.





OBRA


Algunas esculturas



 02_1419869484_804621

Retrato del Pintor Pablo Picasso. Un Pablo Picasso casi de tamaño natural contempla desde hoy la malagueña plaza de la Merced, donde nació en 1881, sentado en uno de sus bancos, gracias a la escultura en bronce creada por el artista Francisco López Hernández.


 13_picasso_monument_malaga

Este Picasso, de proporciones sólo un diez por ciento por encima de las reales, se encuentra ante su Casa Natal, vestido con una camisa y un pantalón y calzado con sandalias, y sostiene en sus manos un cuaderno y un lápiz.

Para esta representación se ha elegido a un Picasso ya maduro, más reconocible para el gran público, pese a que el artista abandonó su ciudad natal en su infancia y sólo regresó en algunas ocasiones en su juventud, pero no cuando ya era un creador consagrado.


 13escultura_picasso

'Retrato del Pintor Pablo Picasso'. Escultura en bronce realizada por Francisco López Hernández en la Plaza de la Merced, Málaga. Representa al artista sentando en un banco de mármol, con un cuaderno y un lápiz. Fue inaugurada el 5 de diciembre de 2008.

La obra se encuentra en la Plaza de la Merced del distrito Centro, frente a la casa natal de Picasso, sede de la Fundación Picasso. Las proporción de la figura es ligeramente superior con respecto a la estatura real de Picasso.

La estatua ha participado en numerosas perfomances a lo largo del tiempo que lleva ubicada en la plaza como es el caso de la Noche en Blanco que se celebra desde el 2009 en la ciudad, donde dependiendo de la temática la estatua de Pablo se decora de una manera u otra.

En abril de 2013, un grupo de indeseables aprovecharon que la ciudad dormía para hacer la gracia del momento y arrancar a Picasso de su banco para intentar llevárselo. Si hubiesen sido un poco inteligentes habrían supuesto que la estatua de bronce podía pesar más que el difunto Pablo, por lo que la estatua fue encontrada en otro banco no muy lejos.



 11ofelia_ahogada_jardines_de_villa_cecilia_1964

Ofelia ahogada, 1964. Jardines de Villa Cecilia de Barcelona. Obra de Francisco López Hernández.

Ofelia ahogada (en catalán, Ofèlia ofegada) es una escultura en bronce del artista madrileño Francisco López Hernández de 1964, situada en los Jardines de Villa Cecilia de Barcelona (España) en 1986.

La escultura fue un encargada por los arquitectos Elías Torres y José Antonio Martínez Lapeña a Francisco López Hernández para ponerla dentro de unos de los canales que rodean los jardines de Villa Cecilia del Distrito de Sarrià-Sant Gervasi de la ciudad condal. La escultura es una representación realista a tamaño natural de una mujer yaciendo sobre una base rectangular y rodeada por el flujo incesante de agua. La obra hace referencia al trágico final del personaje homónimo de la obra teatral Hamlet de William Shakespeare.



 13est_tua_de_tierno_galv_n

 14est_tua_de_tierno_galv_n

Estatua de Enrique Tierno Galván. Situada en un jardín del Planetario de Madrid. Escultura en bronce realizada por Francisco López Hernández



 15estatua_de_carlos_iii_pamplona

 15_1419872279_274478

Estatua de Carlos III (Pamplona). Escultura en bronce realizada por Francisco López Hernández



 21monumento_a_vel_zquez_madrid

Monumento a Velázquez, s/f, Madrid. En la calle de Juan Bravo, esquina a la de Velázquez, se encuentra otro monumento a Velázquez, escultura en bronce realizada por Francisco López Hernández



 19famosa_fuente_de_logro_o_situada_en_la_plaza_del_ayuntamiento_con_la_estatua_de_una_mujer_bebiendo_dama_de_la_fuente_tambi_n_es_usada_como_un_s_mbolo_del_ayuntamiento_de_logro_o

Mujer en la fuente. Famosa fuente de Logroño, situada en la plaza del ayuntamiento, con la estatua de una mujer bebiendo "Dama de la fuente". También es usada como un símbolo del Ayuntamiento de Logroño. Fue construida en bronce por Francisco López Hernández.



 calle_de_salva_valencia_1979_relieve_de_bronce_a_la_cena_perdida_74_x_104_x_2_6_cm_colecci_n_privada

Calle de Salva, Valencia, 1979. Relieve de bronce a la cena perdida, 74 x 101 x 2,6 cm. Colección privada. Obra de Francisco López Hernández



 el_jard_n_1970_bronce_65_x_64_5_x_4_7_cm_colecci_n_banco_de_espa_a

El jardín. 1970. Bronce, 65 x 64,5 x 4,7  cm. Colección Banco de España



 la_pila_1967_bronce_a_la_cera_perdida_36_x_46_cm_colecci_n_privada

La pila. 1967. Bronce a la cera perdida, 36 x 46 cm. Colección privada



 las_dos_ventanas_1972_madera_50_x_60_cm_colecci_n_del_artista

Las dos ventanas.1972. Madera, 50 x 60 cm. Colección del artista



 10homenaje_al_agente_comercial_1998_atocha_madrid

Homenaje al agente comercial. 1998. Estatua de bronce en la estación ferroviaria de Atocha de Madrid (España), realizada por el escultor Francisco López Hernández



 17monumento_a_jos_antonio_aguirre_y_lecube_2004_calle_ercilla_bilbao

Monumento a José Antonio Aguirre y Lecube, 2004, Calle Ercilla, Bilbao. Escultura en bronce realizada por Francisco López Hernández



 18monumento_a_blas_de_otero_2005_calle_plaza_o_parque_bilbao

Monumento a Blas de Otero, 2005 , Calle, plaza o parque, Bilbao. Escultura en bronce realizada por Francisco López Hernández



 20monumento_a_josemar_a_escriv_de_balaguer_universidad_de_navarra_francisco_l_pez_hern_ndez

Monumento a José Mª Escribá de Balaguer, 2001, Universidad de Navarra (edificio central), Pamplona. Escultura en bronce realizada por Francisco López Hernández



 16a_llu_s_companys_f_l_pez_hern_ndez

A Lluís Companys. Pg. de Lluís Companys amb Ronda de Sant Pere (Barcelona). Escultura realizada en bronce por el escultor Francisco López Hernández



 16_a_llu_s_companys_f_l_pez_hern_ndez

A Lluís Companys (detalle). Pg. de Lluís Companys amb Ronda de Sant Pere (Barcelona). Escultura realizada en bronce por el escultor Francisco López Hernández



 bel_n_1970_madera_36_x_27_x_14_cm_colecci_n_privada_madrid

Belén. 1970. Madera, 36 x 27 x 14 cm. Colección privada, Madrid. Obra de Francisco López Hernández



 busto_de_francesco_1971_madera_48_x_30_x_23_cm_colecci_n_del_artista

Busto de Francesco. 1971. Madera, 48 x 30 x 23 cm. Colección del artista. Obra de Francisco López Hernández



 busto_de_francisco_l_pez_1972_madera_54_x_50_x_28_cm_colecci_n_del_artista

Busto de Francisco López. 1972. Madera, 54 x 50 x 28 cm. Colección del artista. Obra de Francisco López Hernández



 retrato_de_carmen_1994_escayola_51x_44_x_25_cm_colecci_n_del_artista

Retrato de Carmen, 1994. Escayola, 51x 44 x 25 cm. Colección del artista. Obra de Francisco López Hernández



 clara_ni_a_sentada_1994_escayola_con_color_y_patinada_120_x_50_x_45_cm_colecci_n_del_artista

Clara Niña sentada, 1994. Escayola con color y patinada, 120 x 50 x 45 cm. Colección del artista. Obra de Francisco López Hernández



 figura_de_isabel_1966_67_madera_164_x_55_x_40_cm_colecci_n_del_artista

Figura de Isabel. 1966-67. Madera, 164 x 55 x 40 cm. Colección del artista. Obra de Francisco López Hernández



 francesco_1985_madera_200_x_50_x_43_cm_colecci_n_del_artista

Francesco. 1985. Madera, 200 x 50 x 43 cm. Colección del artista. Obra de Francisco López Hernández



 pilar_hern_ndez_1973_76_madera_128_x_40_x_30_cm_galerie_brockstdt_berl_n_hamburgo

Pilar Hernández. 1973-76. Madera, 128 x 40 x 30 cm. Galerie Brockstdt, Berlín-Hamburgo. Obra de Francisco López Hernández



 silla_con_gabardina_1964_bronce_97_x_58_x_62_cm_colecci_n_privado

Silla con gabardina 1964. Bronce. 97 x 58 x 62 cm. Colección privado. Obra de Francisco López Hernández



 bodeg_n_con_membrillos_1973_terracota_25_x_66_x_54_cm_galerie_brockstdt_berl_n_hamburgo

Bodegón con membrillos, 1973. Terracota, 25 x 66 x 54 cm. Galerie Brockstdt, Berlín-Hamburgo. Obra de Francisco López Hernández




Monumento en bronce a los reyes de España Don Juan Carlos I y Doña Sofía


 de_izquierda_a_derecha_francisco_l_pez_hern_ndez_antonio_l_pez_y_julio_l_pez_hern_ndez_foto_datada_en_julio_de_2001

Los autores: De izquierda a derecha, Francisco López Hernández, Antonio López y Julio López Hernández. (Foto datada el 31 julio de 2001)

]Unos Reyes de tres metros de alturaAntonio López, junto a los escultores Julio y Francisco López Hernández, y el fundidor Ismael Álvarez, no podían esconder su satisfacción. Tras dos años de trabajo colocaron ayer, al mediodía, en el patio herreriano del monasterio de San Benito en Valladolid, la escultura de los Reyes, la primera de estas características con sus tres metros de altura y 1.200 kilos de peso.

La escultura, según Antonio López, refleja a los Reyes 'como seres dialogantes y afables que se asemejan a nosotros, a pesar de ese empaque y lejanía que puede otorgar la categoría real'. La obra, que ha costado 40 millones de pesetas, es un encargo del Ayuntamiento de Valladolid. La figura de los Reyes ha sido ubicada en el patio herreriano del monasterio de San Benito, convertido actualmente en museo y que albergará a partir del primer semestre de 2002 las más de 800 obras de la Colección de Arte Contemporáneo.


 valladolid_antonio_lopez_reyes_museo_patio_herreriano

Monumento a los reyes de España Don Juan Carlos I y Doña Sofía. 2002. Bronce. Museo de Arte Contemporáneo Español Patio Herreriano, Valladolid,. Autores: Antonio López García, Julio López Hernández y Francisco López Hernández.

Basándose en la tradición escultórica de la ciudad, el Ayuntamiento de Valladolid decidió ser pionero en levantar en espacio público un monumento a los Reyes de España don Juan Carlos I y doña Sofía como garantes de la Constitución de 1978 y de los nuevos tiempos democráticos. Procurando garantizar la calidad de la obra, el proyecto fue encomendado al reconocido pintor y escultor Antonio López, máximo representante del hiperrealismo artístico, figura capital en el arte español del siglo XX.

Tras realizar repetidos bocetos, el grupo elegido estaría formado por las efigies sedentes de los monarcas. Para realizar la obra, de tamaño monumental, colaboraron junto a Antonio López los hermanos Julio y Francisco López Hernández, que modelaron y fundieron las figuras en Madrid siguiendo el estilo figurativo y naturalista habitual en su obra.


 valladolid_antonio_lopez_reyes_museo_patio_herreriano2

Monumento a don Juan Carlos I y doña Sofía (vista de perfil). Patio de los Reyes en el Museo Patio Herreriano. 2002. Bronce. Museo de Arte Contemporáneo Español Patio Herreriano, Valladolid. Autores: Antonio López García, Julio López Hernández y Francisco López Hernández.

El monumento, que fue culminado en 2002 tras un minucioso trabajo de modelado y fundición, está concebido para ser colocado a ras de tierra, sin elocuentes pedestales, con las figuras cercanas al espectador, una forma sucinta de democratizar el arte evitando al distanciamiento que producen los altos pedestales, un recurso que se ha generalizado como concepto de los nuevos tiempos.

Su entrega a la ciudad coincidió con la puesta a punto y apertura del Museo Patio Herreriano, que dedicado al Arte Contemporáneo Español estableció su sede en uno de los tres claustros del antiguo Monasterio de San Benito, después de la firma del acuerdo del Ayuntamiento de Valladolid con la Asociación Colección Arte Contemporáneo en el año 2000. Como contribución del Ayuntamiento a tan ansiado centro, fue entregada la escultura de Antonio López a la nueva Fundación, que decidió colocarla en el mal llamado Patio Herreriano, ya que en realidad el recinto clasicista es obra del arquitecto renacentista Juan de Ribero Rada, presidiendo el principal espacio del museo, que desde entonces ha pasado a denominarse Patio de los Reyes. La inauguración del recinto y la presentación de la escultura, el 1 de junio de 2002, supuso un acontecimiento cultural tanto de alcance local y autonómico como nacional, por estar avalado por la asistencia personal de los monarcas, que tuvieron la deferencia de respaldar con su presencia la andadura de la nueva institución museística.

Pero con ello, aunque en este caso el espacio mantenga una gran dignidad, la escultura perdió el carácter público para el que fue concebida, pasando a convertirse en una obra más de la colección de arte contemporáneo español que ofrece el Museo. Y de nuevo el monumento a unos reyes pasó a ocupar un espacio restringido.

Estos dos monumentos dedicados a reyes de España, inaugurados en su momento con gran boato y con la presencia de los máximos gobernantes de la nación, fueron finalmente privados del espacio público al que estaban destinados y colocados en lugares recoletos y semiocultos. Ante esta coincidencia sólo cabe preguntarse: ¿Se trata de hechos circunstanciales o es que Valladolid tiene vocación republicana?


 valladolid_antonio_lopez_reyes_museo_patio_herreriano3

Monumento a don Juan Carlos I y doña Sofía (vista de espaldas). Patio de los Reyes en el Museo Patio Herreriano. 2002. Bronce. Museo de Arte Contemporáneo Español Patio Herreriano, Valladolid. Autores: Antonio López García, Julio López Hernández y Francisco López Hernández.

(J. M. Travieso / domuspucelae.blogspot.com.es)



Más esculturas


 pablo_lopez_haurrak_zubimusu

 zubimusu_001

Zubimusu fountain. San Sebastián. Obra de Francisco López Hernández


 0instituto_patrimonio_entrada

Instituto del Patrimonio Cultural de España, Madrid. La escultura junto a la puerta de acceso, que representa la figura de un hombre de tamaño natural, evidencia la monumentalidad del edificio. Es obra de Francisco López Hernández, hermano de Julio López Hernández, compañeros de generación y amigos de Antonio López, Lucio Muñoz… Fernando Higueras y Antonio Miró, entre otras casas creadas para artistas, construyeron la casa de Lucio Muñoz y Amalia Avia. Todos ellos habían nacido alrededor de 1930.



 constitucion

Monumento a la Constitución. Ceuta. Fue inaugurado en diciembre de 2004. Conjunto escultórico alegórico de nuestra Carta Magna, obra del escultor Francisco López Hernández, situado en la Plaza de la Constitución. Está compuesto por la imagen de una mujer joven y una niña junto a una columna en la que se puede leer un artículo de la Constitución Española.




Algunas pinturas



 chefinita_1974_l_piz_sobre_papel_53_x_38_5_cm_colecci_n_privada

Chefinita. 1974. Lápiz sobre papel, 53 x 38,5 cm. Colección privada. Obra de Francisco López Hernández


 clara_moreno_de_perfil_1979_l_piz_sobre_papel_51_x_53_5_cm_colecci_n_privada_madrid

Clara Moreno de perfil. 1979. Lápiz sobre papel, 51 x 53,5 cm. Colección privada, Madrid. Obra de Francisco López Hernández


 bodeg_n_1963_l_piz_sobre_papel_69_x_89_5_cm_colecci_n_p_rez_baranda

Bodegón, 1963. Lápiz sobre papel, 69 x 89,5 cm.. Colección Pérez-Baranda. Obra de Francisco López Hernández


 naturaleza_muerta_con_coliflor_2000_l_piz_sobre_cart_n_54_x_66_cm_galerie_brockstdt_berl_n_hamburgo

Naturaleza muerta con coliflor, 2000. Lápiz sobre cartón, 54 x 66 cm. Galerie Brockstdt, Berlín-Hamburgo. Obra de Francisco López Hernández


 ventana_de_noche_1972_l_piz_sobre_papel_102_x_75_cm_colecci_n_banco_de_espa_a

Ventana de noche.1972. Lápiz sobre papel, 102 x 75 cm. Colección Banco de España. Obra de Francisco López Hernández


 estudo_1983_l_piz_sobre_cart_n_59_x_52_cm_galerie_brockstdt_berl_n_hamburgo

Estudio. 1983. Lápiz sobre cartón, 59 x 52 cm. Galerie Brockstdt, Berlín-Hamburgo. Obra de Francisco López Hernández


 madrid_1970_l_piz_sobre_papel_85_x_140_cm_colecci_n_privada

Madrid, 1970. Lápiz sobre papel, 85 x 140 cm. Colección privada. Obra de Francisco López Hernández


 paisaje_de_toscana_con_la_villa_medicea_de_poggio_a_coiano_1963_l_piz_sobre_papel_70_x_100_cm_colecci_n_privada_1456923106_822952

Paisaje de Toscana (Con la villa medicea de Poggio a Coiano, 1963. Lápiz sobre papel, 70 x 100 cm. Colección privada. Obra de Francisco López Hernández



 03_1456825209_749907

Inauguración de la Exposición 'Realistas de Madrid'. De pie, los hermanos Francisco (a la izquierda) y Julio López Hernández; sentados, Antonio López e Isabel Quintanilla, el 2 de febrero de 2016 junto a la escultura Pareja de artesanos, de Julio López Hernández, que se expone en el Museo Thyssen de Madrid.



OBITUARIOS


Muere el escultor Francisco López a los 84 años

El artista desempeñó un papel crucial en el movimiento artístico del realismo madrileño



 01_1484037837_989090
 
El escultor Francisco López Hernández, en febrero de 2016.  

Hijo, hermano, esposo y padre de artistas, la vida de Francisco López Hernández, fallecido ayer, domingo, en Madrid a los 84 años no se puede concebir obviamente al margen del arte y, en su caso, de la dimensión más callada del arte, cuando este está cargado de un silencio reverenciable. En cualquier caso, aunque fuese mucha su personal discreción, nadie debería ignorar el crucial papel de López Hernández (Madrid, 1932-2017) en lo que se ha venido en llamar realismo madrileño, junto a figuras heráldicas de parecido cuño, como las de Antonio López García (Tomelloso, Ciudad Real, 1936), Julio López Hernández (Madrid, 1930), su hermano; su mujer, Isabel Quintanilla , y, en general, sus demás amigos y cómplices, como María Moreno (Madrid, 1933); Amalia Avia (Santa Cruz de la Zarza, Toledo, 1930- Madrid, 2011)... todos ellos unidos muchas veces por lazos familiares.

Esta agrupación mejor que grupo, porque se enhebró a través de la convivencia y la amistad más que por presupuestos ideológicos, generó un modo de entender y hacer arte que ha sobrevivido con luz propia por completo a contracorriente. Lo de menos en este peculiar estilo de los realistas madrileños era su carácter figurativo, porque lo verdaderamente importante ha sido y es su afán por captar lo más inaprensible entre lo visualmente aprensible; por ejemplo, la luz, o, el reposo de las cosas cuando se diluyen en lo cotidiano.

Más o menos agrupados, lo cierto es que cualquiera de los miembros de este realismo madrileño tiene su particular cuño y personalidad. En el caso de Francisco López Hernández su singularidad se sustanciaba a través de su dibujo incomparable o mediante la manera de conseguir terciar el sentido del espacio y del tiempo, el ser de los enseres, la aspereza y la dulzura del tacto, lo más acariciador de lo real por saber palpar como nadie su hermosa fragilidad. Excelente escultor, antiguo discípulo de Julio Capuz en la Escuela de Artes y Oficios, entre 1951 y 1955, López Hernández tenía un portentoso sentido para modelar y componer espacios y, no digamos, para aproximarse a lo más entrañable de las figuras. No obstante, quizá su mejor cualidad artística era la de mirar sin ser visto, pues se ocultaba para así atisbar mejor el canto de la luz y encontrarse con la realidad como el más afanoso pretendiente sin pretensiones... Lo que esta humildad le restó de proyección pública, aumentó, sin embargo, la hondura de su visión. Todavía tengo muy fresca la impresión que me produjo su obra en la última exposición grupal de los realistas en la sala de exposiciones del Museo Thyssen Bornemisza de Madrid, donde destacaban poderosamente sus dibujos y sus esculturas.

Fueron decisivos en su trayectoria artística los viajes que realizó a Italia y Grecia durante 1956 y su posterior residencia en la Academia Española de Bellas Artes de Roma, entre 1960 y 1964, porque estas incursiones en el corazón del clasicismo dieron un poso de belleza a su perspicaz mirada sobre la realidad. Francisco López Hernández, aun estando en proximidad con figuras tan poderosas como las de Antonio López García y la de su hermano Julio López Hernández, con los que, dicho sea de paso, colaboró en más de una ocasión, jamás quedó ensombrecido por ellos. Antes por el contrario, con el tiempo hemos visto mejor la originalidad de su perfil, que es el de un trozo de lo más auténtico del arte español contemporáneo. Es triste que haya desaparecido, pero nos queda el testimonio vivo de sus obras, que nos acompañarán siempre y quizá cada vez mejor.

Publicado por elpais.com el 9 de enero de 2017




Pues esto es todo amigos, espero que os haya interesado el trabajo recopilatorio dedicado al escultor español y pintor Francisco López Hernández (Madrid, 1932-2017). Era hermano del también escultor Julio López Hernández. También era amigo y colaborador del afamado pintor y escultor Antonio López. Particularmente su obra a mí me encanta.


Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, esculturaurbana.com, elpais.com, domuspucelae.blogspot.com.es, esculturaurbana.com, peatom.info, rutastranquilas.blogspot.com, artedemadrid.wordpress.com, ceutaturistica.com, museothyssen.org, propias y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Tuesday, 10 January 2017, 17:48; edited 12 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: López Hernández, Francisco 
 
La obra de los realistas de Madrid



 31_1454613599_918615

De izquierda a derecha. Antonio López Torres (sentado), Isabel Quintanilla, Antonio López García, Francesco (hijo de Isabel Quintanilla y de Francisco López), María Moreno y Francisco López en Tomelloso, 1973.


 32_1454613612_649221

Julio López Hernández observa su escultura de Federico García Lorca, en la madrileña plaza de Santa Ana -frente al Teatro Español- hay una copia de esta obra que representa al poeta con una alondra en las manos.


 33_1454613698_312955

Isabel Quintanilla y Francisco López, en su estudio de Madrid. Miran una escultura de Paco -como le conocen- que representa a su nieta, al fondo una pintura de 'Maribel', así la llaman sus amigos.


 34_1454613743_802582


 35_1454613778_833092

Un detalle de Francisco López trabajando en su taller, a sus 83 años sigue yendo a diario.


 36_1454613811_628200

El pintor Antonio López, el pasado enero, en la calle madrileña donde tiene su estudio.


 37_1454613846_826165


 38_1454613872_772286


 39_1454613916_648978

A la izquierda, Antonio López, a la derecha, Francisco López, en Atenas en 1958.


 40_1454613968_730970


 41_1454613978_135651


 42isabel_quintanilla_y_francisco_l_pez_hacia_1962

Isabel Quintanilla y Francisco López hacia 1962.


 43_1454614041_519751


 44_1454614053_964912


 45_1454614072_815513

Sin titulo. Detalle de las pinturas de Isabel Quintanilla en su taller.


 46_1454614127_609519

 47_1454614138_183664

 49_1454614191_598603


 48_1454614158_343425

Sin titulo. Restos de esculturas en el estudio de Francisco López.



Fuente: elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: López Hernández, Francisco 
 
Realistas de Madrid. Museo Thyssen Bornemisza. Madrid. Del 9 de febrero al 22 de mayo.


Realistas en el Thyssen: el grupo que no fue

A mediados del siglo XX, cuando la mayoría de los artistas tendían a la abstracción, algunos estudiantes de Bellas Artes se mantuvieron en el arte figurativo



 00_1454619570_731322

Julio López, frente a su escultura de Lorca que se expone en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Tito, Fernando, Carmen, Santos y Sebas son amigos. Paco, Julio, Amalia, Mari, Antoñito, Maribel y Esperanza también lo son. Los primeros son personajes de El Jarama, de Rafael Sánchez Ferlosio; los otros siete, el grupo de artistas que forman parte de la exposición Realistas de Madrid que se podrá ver en el Museo Thyssen de la capital desde el 9 de febrero hasta el 22 de mayo.

El uso de los apelativos o los nombres de pila se debe a que es la manera de llamarse entre ellos. Tanto la novela de Ferlosio como la muestra cuentan sendas historias de grupos de amigos. El relato podría ser el de cualquier serie actual de jóvenes: un grupo de chicos y chicas que estudian en el mismo lugar y que pasan muchas horas juntos, comparten momentos, conversaciones, trabajos… Esos lugares eran la escuela de Bellas Artes, el Casón del Buen Retiro ­—donde estaba el Museo de Reproducciones Artísticas—, el Museo del Prado, los viajes de estudios, las estancias en Italia y posteriormente los talleres de cada uno.

Estos pintores y escultores reunidos bajo el epígrafe Realistas de Madrid tienen en El Jarama una de las referencias de su época y su libro de cabecera aún hoy. El pintor Antonio López —al que llaman Antoñito (incluso ahora) por ser el chico más joven del grupo, hasta aparece así escrito en el cartel de su primera exposición conjunta en 1955— cuenta cómo lo coge algunas noches y lee algún fragmento. Recuerda a la perfección su primer encuentro con él: "Era 1956, estaba en el palacio de la Magdalena (Santander) con una beca. En el vestíbulo había una mesa con novedades literarias que hojeaba al salir y entrar. Al leer las primeras líneas de El Jarama me hechizó, fue un flechazo. No ha cambiado nada, el sentimiento que tuve es el que tengo ahora cuando lo cojo. Nunca había leído nada así, ese realismo tan literal despertaba totalmente la imaginación. No tenía dinero para comprarlo, así que cada vez que pasaba por allí leía unas páginas". Maribel, la pintora Isabel Quintanilla (Madrid, 1938), explica su devoción por la novela porque la ha vivido: "Nos vemos reflejados. Yo iba con mis primos al río a pasar los domingos".

Ferlosio utiliza un lenguaje veraz, sobrio, sin retórica ni ringorrangos. Es su mismo idioma, sus mismos silencios. Es una época de silencios. Todos coinciden en esa manera de entender la realidad, en un momento —mitad del siglo XX— en que otros tendían a la abstracción, como Lucio Muñoz —compañero suyo en Bellas Artes—, que le recordaba a Antonio López que los cielos ya no se pintaban azules. Ellos representan lo que ven, lo que hay, lo que tienen más cerca, van juntos a contracorriente. Repiten los mismos temas: ventanas, jardines, quicios, bodegones, estancias domésticas, vistas de Madrid. Y aun así no se denominan grupo artístico. El tomellosero argumenta que, si no naces como tal, tienes más posibilidades de perdurar. Razón no le falta porque otros más o menos contemporáneos como El Paso o el catalán Dau al Set tuvieron una vida mucho más corta.

En Realistas de Madrid se vuelven a reunir estos artistas. El Thyssen va a exponer obra inédita de Antonio López; de su esposa, María Moreno, Mari (Madrid, 1933); cuadros de Isabel Quintanilla que vendió en Alemania (donde se halla gran parte de su obra) y que la propia autora no ve desde hace medio siglo. Muestra verdadero interés por reencontrarse con un jardín que pintó en Roma en 1966. Otro de los óleos, Habitación de costura (1974), está en su estudio y lo enseña antes de que parta para el museo. Guarda con cariño una anécdota relacionada con esta escena: “Cuando la vio la reina Sofía, me dijo que le recordaba al olor a plancha de su infancia en palacio”. La pintora se muestra satisfecha de conseguir evocar recuerdos. Todos lo tienen fácil, sus imágenes son reconocibles, son retratos de una época cercana.

Las máquinas de coser Singer, los vasos Duralex, una botella de Coca-Cola, el bote de Ajax están presentes en obras de distintos artistas de este grupo. Cualquier parecido con el pop es pura coincidencia. Aunque son coetáneos no comparten las ideas de esta corriente. Su ámbito es íntimo y doméstico, aunque parezca que se apegan a los lugares, en realidad eligen los que tienen a mano.

Guillermo Solana, comisario de la exposición junto con María López —hija del pintor—, divide el espacio en tres: el primero es el que va de la mesa a la ventana — con todas las estancias de la casa o del estudio—. En el que una repisa de un cuarto de baño o la escultura de una silla con una gabardina puede hacer un retrato de la persona que lo ocupa aunque no esté presente. Dentro de este ámbito se incluyen las naturalezas muertas de Quintanilla, de su marido, Paco, el escultor Francisco López (Madrid, 1932); de Moreno…

El segundo ámbito es el patio y la visión de la calle, siempre desde dentro de la casa. El jardín no es más que la extensión del hogar para nutrirse de otros elementos y temas. Les permite mostrar algo de cielo, pero sin perder de vista el suelo. Son espacios acotados por multitud de tapias. Incluso en la tercera área, cuando se llega a la ciudad, las vistas siguen teniendo al ser humano y lo que habita como centro.

Las pinturas, los dibujos, los relieves y las esculturas —no solo las de Francisco López Hernández, también las de su hermano Julio, con un punto de vista más simbólico— dialogarán en las salas del museo como lo hacían ellos. Francisco López recuerda las largas charlas con Antonio López cuando este le acompañaba a su casa en la calle de Francos Rodríguez, y luego él, para no interrumpir la conversación, le acompañaba a la suya en Embajadores (dos zonas distantes de Madrid).

Cada uno de los siete habla con un dialecto propio dentro de la lengua común que comparten, y llevan más de 60 años entendiéndose.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: López Hernández, Francisco 
 
'Realistas de Madrid': Antonio López y compañía, en el Museo Thyssen

La muestra reúne al grupo de amigos y familares entregados al hiperrealismo. Del 9 de mayo al 22 de junio en la pinacoteca madrileña


 30antonio_l_pez_gran_v_a_1_agosto_7_30_horas_detalle_2015_leo_sobre_lienzo_126_x_130_cm_colecci_n_p_rez_sim_n_m_xico

Antonio López. Gran Vía, 1 agosto, 7:30 horas, (detalle), 2015. Óleo sobre lienzo. 126 x 130 cm. Colección Pérez Simón, México

Andrés Trapiello los definió como “los silenciosos”: el grupo de amigos y familiares que, a partir de los años 50, se entregó al realismo pictórico. Antonio López es su figura universal, pero su obra está lejos de eclipsar a la de resto de sus miembros. El Museo Thyssen de Madrid los reúne bajo el nombre de ‘Realistas de Madrid’ (del 09 de febrero al 22 de mayo).


 27_ventana_de_noche_1972_francisco_l_pez_colecci_n_banco_espa_a

Francisco López. 'Ventana de noche', 1972. Colección Banco España


 28_ventana_1970_isabel_quintanilla_galer_a_brocksetedt_berl_n

Isabel Quintanilla. 'Ventana, 1970. Galería Brocksetedt, Berlín

Con algún nombre hay que describir a quienes no se consideran movimiento ni grupo. “Si algo les caracteriza es una poética del silencio, de la ausencia”, define Guillermo Solana, director del Museo Thyssen y comisario de la muestra junto a María López, hija de los pintores Antonio López y María Moreno. Además de ellos, la muestra expone a Esperanza Parada, su marido Julio López Hernández, el hermano de este Francisco López Hernández y su mujer Isabel Quintanilla, y Amaia Avia. Lo dicho: más que un grupo un entorno familiar y de amistad obsesionado con la pintura y la realidad.


 filatelia_finarte_1989_amalia_avia_colecci_n_privada

Amalia Avia. 'Filatelia Finarte', 1989. Colección privada


 26_madrid_hacia_el_observatorio_1965_1970_antonio_l_pez_colecci_n_privada

Antonio López. 'Madrid hacia el observatorio' (1965-1970) Colección privada

Un día antes de la presentación a prensa de la exposición, María López revisa con detalle su preparación. La guinda es el nuevo cuadro de Antonio López, todavía sin exponer. Pero aún no ha llegado. “Siempre nos tiene en vilo hasta el último momento”, dice con cariño Guillermo Solana al recordar la gran muestra que la pinacoteca le dedicó a Antonio López en 2011. “Cuando estaba todo listo, de pronto faltaban tres cuadros que se habían llevado para retocarlos. Se resisten a dejarlos marchar del estudio”. Sea como sea, a Ventana de noche (2013-2015) se le espera en el último minuto.


rtve.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: López Hernández, Francisco 
 
OBITUARIOS


Muere el escultor Francisco López a los 84 años

El artista desempeñó un papel crucial en el movimiento artístico del realismo madrileño



 01_1484037837_989090
 
El escultor Francisco López Hernández, en febrero de 2016.  

Hijo, hermano, esposo y padre de artistas, la vida de Francisco López Hernández, fallecido ayer, domingo, en Madrid a los 84 años no se puede concebir obviamente al margen del arte y, en su caso, de la dimensión más callada del arte, cuando este está cargado de un silencio reverenciable. En cualquier caso, aunque fuese mucha su personal discreción, nadie debería ignorar el crucial papel de López Hernández (Madrid, 1932-2017) en lo que se ha venido en llamar realismo madrileño, junto a figuras heráldicas de parecido cuño, como las de Antonio López García (Tomelloso, Ciudad Real, 1936), Julio López Hernández (Madrid, 1930), su hermano; su mujer, Isabel Quintanilla , y, en general, sus demás amigos y cómplices, como María Moreno (Madrid, 1933); Amalia Avia (Santa Cruz de la Zarza, Toledo, 1930- Madrid, 2011)... todos ellos unidos muchas veces por lazos familiares.

Esta agrupación mejor que grupo, porque se enhebró a través de la convivencia y la amistad más que por presupuestos ideológicos, generó un modo de entender y hacer arte que ha sobrevivido con luz propia por completo a contracorriente. Lo de menos en este peculiar estilo de los realistas madrileños era su carácter figurativo, porque lo verdaderamente importante ha sido y es su afán por captar lo más inaprensible entre lo visualmente aprensible; por ejemplo, la luz, o, el reposo de las cosas cuando se diluyen en lo cotidiano.

Más o menos agrupados, lo cierto es que cualquiera de los miembros de este realismo madrileño tiene su particular cuño y personalidad. En el caso de Francisco López Hernández su singularidad se sustanciaba a través de su dibujo incomparable o mediante la manera de conseguir terciar el sentido del espacio y del tiempo, el ser de los enseres, la aspereza y la dulzura del tacto, lo más acariciador de lo real por saber palpar como nadie su hermosa fragilidad. Excelente escultor, antiguo discípulo de Julio Capuz en la Escuela de Artes y Oficios, entre 1951 y 1955, López Hernández tenía un portentoso sentido para modelar y componer espacios y, no digamos, para aproximarse a lo más entrañable de las figuras. No obstante, quizá su mejor cualidad artística era la de mirar sin ser visto, pues se ocultaba para así atisbar mejor el canto de la luz y encontrarse con la realidad como el más afanoso pretendiente sin pretensiones... Lo que esta humildad le restó de proyección pública, aumentó, sin embargo, la hondura de su visión. Todavía tengo muy fresca la impresión que me produjo su obra en la última exposición grupal de los realistas en la sala de exposiciones del Museo Thyssen Bornemisza de Madrid, donde destacaban poderosamente sus dibujos y sus esculturas.

Fueron decisivos en su trayectoria artística los viajes que realizó a Italia y Grecia durante 1956 y su posterior residencia en la Academia Española de Bellas Artes de Roma, entre 1960 y 1964, porque estas incursiones en el corazón del clasicismo dieron un poso de belleza a su perspicaz mirada sobre la realidad. Francisco López Hernández, aun estando en proximidad con figuras tan poderosas como las de Antonio López García y la de su hermano Julio López Hernández, con los que, dicho sea de paso, colaboró en más de una ocasión, jamás quedó ensombrecido por ellos. Antes por el contrario, con el tiempo hemos visto mejor la originalidad de su perfil, que es el de un trozo de lo más auténtico del arte español contemporáneo. Es triste que haya desaparecido, pero nos queda el testimonio vivo de sus obras, que nos acompañarán siempre y quizá cada vez mejor.

Publicado por elpais.com el 9 de enero de 2017



 

Descanse en paz este gran artista.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events