Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Juan Sánchez Barba (1602-1673)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Juan Sánchez Barba (1602-1673) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Juan Sánchez Barba (Madrid, 1602-1673), fue un escultor barroco español especializado en la talla de imágenes para retablos o exentas, primordialmente en madera. La gran calidad del reducido número de obras de Sánchez Barba que se han conservado hace más lamentable la pérdida de buena parte de las documentadas.

Su padre, Sebastián Sánchez, maestro de obras con algunos trabajos para la Corte, falleció en 1607 cuando Juan, el menor de sus seis hijos, apenas había cumplido los cinco años. Se formó en el taller de su cuñado Antonio de Herrera, casado ese mismo año con la hermana mayor de Juan, Sebastiana, padres de Antonio y Sebastián Herrera Barnuevo. Antonio de Herrera, escultor del rey, nombramiento que obtuvo no antes de 1622, y desde 1627 aparejador de carpintería de las obras reales, dirigía a la vez un próspero taller con el que llegó a ejercer un dominio casi absoluto sobre la contratación de retablos en las iglesias madrileñas, en lo que tuvo como único rival a Alonso Carbonel, arquitecto predilecto del Conde-Duque de Olivares y hermano de Ginés Carbonel, pintor y dorador quien, a su vez, estaba casado con otra de las hermanas de Juan, María. Esta red de lazos familiares se iba a incrementar aún con el matrimonio de la tercera hermana, Anastasia, con el ensamblador Bernabé Cordero. Juan Sánchez Barba creció a la sombra del cuñado, residiendo en su casa y especializándose en labores de imaginería, sin dar el salto a la contratación de obra propia hasta 1634, cuando aparece contratando un trono para una Virgen y un Crucifijo con destino a la iglesia del Hospital de Antón Martín.

En 1635, independizado ya, Antonio de Herrera le cedió una de las cinco esculturas en piedra que tenía contratadas para la ermita de San Jerónimo en los jardines del Buen Retiro, una escultura menor que el natural de Venus y Adonis, no conociéndosele otros trabajos en piedra, aunque quizá lo fuera también el San Bruno que le atribuyó Antonio Palomino en la ermita de su advocación, dentro también del Buen Retiro.

Tras la muerte del cuñado en 1646, se documenta a Sánchez Barba trabajando en las decoraciones efímeras para la entrada de la reina Mariana de Austria (1649), en compañía ahora de su sobrino Sebastián de Herrera Barnuevo. Para entonces su fama como escultor de imágenes estaba consolidada, aunque nunca diera el paso de ocuparse de obras de mayor envergadura (retablos), para las que carecía de formación o de medios. En 1652 Pedro de la Torre, ensamblador y arquitecto, contrató el retablo para la capilla del beato Simón de Rojas en la iglesia de la Trinidad, obligándose contractualmente a que las esculturas fuesen de mano de Manuel Pereira o de Sánchez Barba «y no de ningún otro». La misma condición se impuso a Juan de Ocaña, ensamblador, que en 1661 contrataba un retablo para el convento de la Merced, lo que da buena prueba del reconocimiento que se le tenía. De la información facilitada por Palomino, que atribuyó a Sánchez Barba los dos santos de los altares colaterales, parece desprenderse además que, al menos en este último caso, fue preferido antes que Pereira.

Entre 1656 y 1657 trabajó en el grupo de la Virgen del Carmen entregando el escapulario a San Simón Stock y en los bultos de San Andrés Corsino y San Pedro Tomás, que habían de ocupar los nichos del retablo mayor de la iglesia del Carmen Calzado, actual parroquia del Carmen y San Luis de Madrid. Sánchez Barba tuvo una relación especialmente afectiva con esta orden en sus dos ramas, legando en su testamento a un fraile de este convento una talla de la Inmaculada Concepción, «por el mucho afecto que le tiene», talla que aún llegó a ver Elías Tormo en la última capilla de la derecha. Para la capilla de San Isidro en San Andrés se le encargaron en 1659 ocho Virtudes, lamentablemente destruidas en 1936. De nuevo, en 1663, a Pedro de la Torre se le impuso como condición en el contrato del retablo de la capilla del Santísimo Cristo de la Salud en el Hospital de Antón Martín, que las estatuas de la Virgen y San Juan las hiciese Sánchez Barba. Como las trazas del retablo pertenecen a Sebastián Herrera Barnuevo, cabe suponer que éste influyese en la elección.

Más noticias referidas a su obra se encuentran en su testamento, fechado en agosto de 1673. Dejaba su casa a los carmelitas descalzos del convento de San Hermenegildo, donde quería ser enterrado, como pago de una capellanía y memoria perpetuas. Además legaba al prior una talla de un Ecce Homo y a su confesor, del mismo convento, un Cristo en la cruz. Para este convento declaraba haber hecho dos tallas de Santa Teresa y de San Alberto por las que aún no había cobrado y pedía que se hiciese. También estaba por cobrar una parte del San José con el Niño que había hecho para los carmelitas descalzos de Alcalá de Henares. A su sobrino y testamentario fray Alonso Carbonel, prior de Santo Tomás, le dejaba una Santa Rosa «por el mucho amor que le tengo», y aún quedaban en la testamentaria una Caída camino del Calvario con Simón Cireneo, un par de Niños Jesús, otros dos Crucifijos, un Cristo muerto de tamaño natural y dos más de menor tamaño, además de una estatua fingiendo piedra, con su lanza, como las que se empleaban para las decoraciones efímeras en las que, como ya se ha dicho, participó en alguna ocasión.

Obra conservada

En la actual iglesia del Carmen de Madrid, anteriormente iglesia del convento del Carmen Calzado, el primitivo retablo mayor de Sebastián de Benavente fue sustituido en el siglo XIX, pero se conservaron la pintura de la Trinidad de Antonio de Pereda y las tallas de Sánchez Barba. En la Guerra Civil Española, profanada la iglesia, se perdió la figura de San Simón Stock y otra de las tallas que formaban el retablo, además de la Inmaculada Concepción mencionada por Tormo en una capilla. Perdido el efecto escenográfico que pudiera tener el conjunto, ahora sólo cabe analizar la imagen aislada de la Virgen del Carmen, en la que Martín González percibe ecos de Gregorio Fernández en las revueltas masas de pliegues de los lados. Sin embargo, tras la guerra, en la misma iglesia apareció un bello Cristo yacente en talla exenta, dañada por hachazos, que había pasado inadvertida anteriormente, atribuida inmediatamente a Sánchez Barba por María Elena Gómez Moreno. Otra muy semejante, algo afeada por la policromía y también ignorada hasta ese momento, se encuentra en la iglesia de San José, que lo fue del convento de San Hermenegildo, en el que Sánchez Barba quiso ser enterrado. Consta que en 1650 el escultor se obligó a realizar una imagen del yacente de tamaño natural a imitación del que se encontraba en la Casa Profesa de los jesuitas en Madrid, obra de Gregorio Fernández. Pero estos yacentes de Sánchez Barba, con los que se ha querido relacionar aquel encargo, se apartan del modelo del vallisoletano en muchos aspectos. Mayor semejanza guarda el de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Navalcarnero, al que se le han serrado los brazos para la ceremonia del Descendimiento, atribuido recientemente a Sánchez Barba por José Luis Blanco Mozo.

A pesar de no estar documentados, la autoría de estos yacentes no se ha puesto en duda por su proximidad a la obra que más fama ha dado a Sánchez Barba: el Cristo de la Agonía actualmente en el Oratorio del Caballero de Gracia y anteriormente en el convento de los Padres Agonizantes de San Camilo de Lelis, en la calle de Fuencarral de Madrid, bello desnudo natural, de suave factura, con el cuerpo levemente arqueado, la mirada dirigida al cielo y la boca entreabierta en gesto suplicante. De una fecha tardía, 1672, es la última de sus obras conocidas. Se trata de otro Cristo crucificado, esta vez muerto y de menor tamaño, conservado en la iglesia del hospital de San Antonio de los Alemanes.

Espero que la recopilación que he conseguido de este escultor español, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y contribuya en su divulgación.






Algunas obras


Juan Sánchez Barba en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen de Madrid


 42iglesia_del_carmen_madrid

Iglesia de Nuestra Señora del Carmen y san Luis obispo es un templo de culto católico situado en Madrid, España. Situado en la calle del Carmen n.º 10, muy cerca de la céntrica Puerta del Sol, es una de las iglesias más conocidas y visitadas del casco antiguo de la capital.


 35_escultura_de_la_virgen_del_carmen_obra_de_juan_s_nchez_barba_grupo_central_del_retablo_mayor_de_la_iglesia_de_nuestra_se_ora_del_carmen_y_san_luis_obispo_madrid

 34_escultura_de_la_virgen_del_carmen_obra_de_juan_s_nchez_barba_grupo_central_del_retablo_mayor_de_la_iglesia_de_nuestra_se_ora_del_carmen_y_san_luis_obispo_madrid

Escultura de la Virgen del Carmen, obra de Juan Sánchez Barba. Grupo central del retablo mayor de la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen y San Luis Obispo, Madrid. La pintura del ático representa la Santísima Trinidad, obra de Antonio de Pereda

En cuanto a mobiliario, la iglesia albergó un impresionante patrimonio artístico, diezmado con el paso del tiempo, aunque aún hoy exhiba piezas del máximo interés. El presbiterio está presidido por un gran retablo de líneas clasicistas, que sustituye al que en su día trazó Sebastián de Benavente para dicho espacio...


 43madrid_iglesia_del_carmen_y_san_luis_03

En la iglesia afortunadamente se conservaron las imágenes antiguas del mismo, descollando una Virgen del Carmen, obra de Juan Sánchez Barba, en actitud de entregar el escapulario a San Simón Stock, figura ésta destruida durante la Guerra Civil. En el ático, una excelente Trinidad, obra del pintor Antonio de Pereda; a éste corresponde asimismo la autoría de dos cuadros situados en lo alto de las paredes del crucero, representando respectivamente el Castigo de san Eliseo y la Destrucción de los falsos profetas por san Elías, temas iconográficamente muy extraños y sin duda, obras maestras dentro de la producción pictórica de Pereda.



 193

Cristo Llacente. Hacia 1660. Madera policromada. 34 x 180 x 60 cm. Iglesia del Carmen y San Luis. Madrid. Atrbuido a Juan Sánchez Barba


 40cristo_yacente_madrid_parroquia_del_carmen_y_san_luis

Cristo Yacente, obra de Juan Sánchez Barba. Iglesia de Nuestra Señora del Carmen y San Luis Obispo, Madrid.

Por el resto de capillas, se distribuyen numerosos retablos e imágenes, muchas de ellas de factura contemporánea debido a la desaparición de los originales durante la Guerra. Se conserva, no obstante, la mazonería de varios retablos barrocos, debidos a Sebastián de Benavente, y la magnífica talla del Cristo Yacente, muy venerada por los madrileños, obra señera de Juan Sánchez Barba.


 41madrid_iglesia_del_carmen_y_san_luis_04

Retablo mayor, con la Virgen del Carmen de Juan Sánchez Barba. Iglesia de Nuestra Señora del Carmen y San Luis Obispo, Madrid. La iglesia fue construida entre 1611 y 1640 por Miguel de Soria y Mateo de Cortray.



Otras obras


 47cristo_yacente_iglesia_de_san_jos_madrid

Cristo yacente. Iglesia de San José, Madrid. Obra de Juan Sánchez Barba. Ubicado en la capilla de Nuestra Señora de los Dolores, bajo el retablo neoclásico. La escultura está dentro de una urna, el Cristo yacente de Sanchez Barba, muy semejante a la imagen que se guarda en la Iglesia del Carmen, pero mejor conservado que aquel.


 47cristo_yacente_iglesia_de_san_jos_madrid2

Otra imagen del Cristo yacente. Iglesia de San José, Madrid. Obra de Juan Sánchez Barba



 44cristo_de_la_agon_a_oratorio_del_caballero_de_gracia_madrid

Cristo de la Agonía. Oratorio del Caballero de Gracia, Madrid. Obra de Juan Sánchez Barba


 45cristo_agonia_real_oratorio_caballero_de_gracia_madrid_4

Cristo de la Agonía (detalle). Oratorio del Caballero de Gracia, Madrid. Obra de Juan Sánchez Barba


 46_cristo_crucificado_iglesia_del_hospital_de_san_antonio_de_los_alemanes

Cristo crucificado, iglesia del hospital de San Antonio de los Alemanes. Madrid. Este Cristo Crucificado del imaginero español Juan Sánchez Barba de 1672 es impresionante por su realismo.


?

Cristo yacente. Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Navalcarnero (Madrid). Obra de Juan Sánchez Barba.

Juan Sánchez Barba se formó en el taller de su cuñado Antonio de Herrera como especialista en la talla de imágenes. Tras colaborar estrechamente con su maestro hasta principios de la década de los treinta, formó su propio obrador con el que se hizo un nombre en el mercado artístico madrileño gracias a su habilidad manual. Su capacidad de contratación directa se redujo a esculturas devocionales para clientes particulares y cofradías. Pero además trabajó de forma intensa para los arquitectos y ensambladores que copaban la ejecución de los grandes retablos. Sus esculturas de la Pasión de Cristo le darían justa fama en el Madrid de mediados del siglo XVII. En este sentido se ha tratado de poner orden en su producción, analizando las piezas que se le han atribuido en los últimos años y aportando nuevos datos sobre algunas inéditas, como el Cristo yacente que se conserva en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Navalcarnero (Madrid).

Juan Luis Blanco Mozo / dialnet.unirioja.es



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Juan Sánchez Barba (Madrid, 1602-1673), fue un escultor barroco español especializado en la talla de imágenes para retablos o exentas, primordialmente en madera. Lamentablemente buena parte de su obra desapareció en la Guerra Civil.


Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, viendomadrid.com, fuencarral39.blogspot.com, callejeandomadrid.com, manuelblasdos.blogspot.com, hanganadolosmalos.blogspot.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario