Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Genaro Pérez Villaamil
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Genaro Pérez Villaamil 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Genaro Pérez Villaamil y Duguet (Ferrol, La Coruña, 3 de febrero de 1807 - Madrid, 5 de junio de 1854), escrito también como Genaro Pérez de Villaamil y d'Huguet, fue un pintor romántico español especializado en paisajes.


 0jenaro_p_rez_villaamil

Nació en Ferrol (La Coruña) el 3 de febrero de 1807.2 En 1812 ingresa en el Colegio Militar de Santiago de Compostela, donde su padre era profesor. En 1820 estudia en Madrid, en San Isidro el Real. Se enrola en el ejército liberal en 1823 para combatir a las tropas francesas enviadas por el Duque de Angulema, en Cádiz, y restaurado el absolutismo de Fernando VII, permaneció confinado estudiando en la Escuela de Bellas Artes.

En 1830 viaja a Puerto Rico para decorar el teatro Tapia, y a su vuelta a Sevilla en 1833 conoce al pintor escocés David Roberts que influirá decisivamente en su estilo artístico. Se instala en Madrid, en 1834, asiste a la tertulia romántica de “El Parnasillo” con José de Espronceda, Patricio de la Escosura y Ventura de la Vega. Durante la regencia de Espartero, entre 1840 y 1844, estuvo exiliado en Francia y Bélgica,. Viajó por Europa y en 1845 obtuvo la primera cátedra de paisaje en España, en la Real Academia de San Fernando, de la que sería director. Se desempeñó como pintor de cámara de Su Majestad Católica (Honorario) en 18405 y fue académico de mérito de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 18355 Falleció en Madrid, el 5 de junio de 1854, y sus restos reposan en la Sacramental de San Justo en Madrid.

Tuvo los títulos de Caballero de la Orden de Carlos III,5 Caballero de la Legión de Honor, Caballero de la Orden de Leopoldo de Bélgica y Comendador de la Orden de Isabel la Católica.


Fue autor de una colección de litografías, publicadas en tres volúmenes en París entre 1842 y 1850, bajo el nombre genérico de "España artística y monumental", donde se recogían las vistas y la descripción de destacados monumentos españoles.

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor español, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y contribuya en su divulgación.






Algunas obras


Genaro Pérez Villaamil en el Museo del Prado

Genaro Pérez Villaamil y Duguet (El Ferrol, La Coruña, 1807-Madrid, 1854). Pintor español. Es el creador y máximo representante del paisajismo romántico español. Aunque nacido en Galicia, se traslada muy joven a Madrid, donde emprende estudios literarios en San Isidro el Real. En 1823, ante la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis, se incorpora al ejército del Gobierno liberal, y es herido en la campaña de Andalucía y trasladado a Cádiz como prisionero de guerra, donde permanece desde 1823 hasta 1830 y asiste a las clases de la Academia gaditana. Alcanza pronto fama en Cádiz y en 1830 la ciudad de San Juan de Puerto Rico le encomienda las decoraciones del Teatro Tapia. Regresa a España en 1833, año en el que conoce al pintor escocés David Roberts, que le trasmite la concepción paisajística romántica británica, a la que permanece fiel toda su vida. En 1834 se establece en Madrid, y participa activamente en el mundo artístico de la agitada época romántica y consige una carrera de éxitos crecientes. José Zorrilla canta su pintura y alcanza pronto una dimensión internacional al comprarle el barón Isidore-Justin Taylor varios cuadros para el rey Luis Felipe de Francia. En 1835 es nombrado académico de mérito de la Real Academia de San Fernando y en 1840 pintor honorario de cámara. De 1840 a 1844, durante la regencia del general Espartero, permanece fuera de España, quizá por motivos políticos, encubiertos con la publicación en París de su España artística y monumental, el más bello libro de viajes litografiado del romanticismo español. Viaja por Francia, Bélgica y Holanda, adquiriendo obras suyas los reyes de estos países. En 1844, a la caída de Espartero, regresa a Madrid y recibe los nombramientos de caballero de la orden de Carlos III, de Leopoldo de Bélgica y de la Legión de Honor francesa. En 1845 es nombrado teniente director de la Academia de San Fernando y catedrático de paisaje de dicha corporación, y en 1848 profesor de paisaje de la Escuela Preparatoria para las carreras de Ingenieros Civiles y Arquitectos. Concurre siempre con éxito a las exposiciones de la Academia y del Liceo, así como al Salón de París, donde, en el de 1846, obtiene elogiosa crítica de Charles Baudelaire, realizando, además, a lo largo de su vida, numerosos viajes artísticos por España. Muere aún joven, cuando decaían ya las concepciones paisajísticas románticas. Su obra tiene una primera etapa prerromántica que discurre desde 1823 hasta 1833, año en que conoce a David Roberts. Son obras juveniles un tanto eclécticas, oscilando entre la influencia de la pintura flamenca del siglo XVII y la francesa del XVIII, pero siempre dentro de una constante paisajística de amplias perspectivas adornadas de figurillas populares y románticos celajes, de las que son buen ejemplo los dos paisajes con ruinas clásicas, fechables entre 1827 y 1830, que se conservan en el Museo del Prado. La segunda etapa, la romántica, discurre por la directriz paisajística británica que aprendió de David Roberts, un paisajismo con predominio de las vistas con motivos arquitectónicos envueltos en románticos celajes crepusculares, e interiores de monumentos con atmósfera de ensueño, todos ellos generalmente medievales y poblados de personajes populares. Estos dos aspectos de su obra se encuentran también muy bien representados en el Museo del Prado por Vista del castillo de Gaucín o Interior de la catedral de Toledo. Fue además pionero en España en la introducción de los temas orientalistas. Importantes obras suyas se conservan también en el palacio de la Moncloa (Patrimonio Nacional), Museo Romántico de Madrid y Museo de Bellas Artes de Buenos Aires.

Obras en el Prado

    - Paisaje con ruinas antiguas, temple sobre lienzo, 123 x 50 cm, firmado [P3922].
    - Paisaje con puente, temple sobre lienzo, 123 x 51 cm, firmado [P3923].
    - Interior de la catedral de Toledo, óleo sobre lienzo, 160 x 108 cm, h. 1850 [P4559].
    - Vista del castillo de Gaucín, óleo sobre lienzo, 147 x 224 cm, 1849 [P6574].
    - Manada de toros junto a un río y castillo en lo alto, óleo sobre lienzo, 90 x 114 cm, firmado, 1837 [P6994].
    - Vistas monumentales de ciudades españolas, óleo sobre hojalata, 178 x 182 cm, 1833-1839 [P8065].
    - Paisaje urbano con numerosas figuras, acuarela sobre papel ocre, 500 x 690 mm [D5350].
    - Ayuntamiento de Bruselas, acuarela sobre papel, 635 x 470 mm, 1842 [D5351].
    - Santa María del Naranco, lápiz sobre papel marrón, 300 x 400 mm, 1846 [D5352].
    - Acueducto de Segovia desde la plaza del Azoguejo, lápiz sobre papel marrón, 300 x 400 mm, 1845 [D5353].
    - Cuenca: el puente, lápiz sobre papel marrón, 300 x 400 mm, 1849 [D5354].
    - Fiesta de Cambre, lápiz sobre papel ocre, 300 x 400 mm, 1849 [D5355].
    - Astilleros de la Graña, lápiz sobre papel, 300 x 400 mm, 1849 [D5356].
    - Iglesia de San Juan de los Caballeros, Segovia, lápiz sobre papel marrón, 300 x 400 mm, 1849 [D5357].
    - Bahía de Ferrol desde Mugardos, lápiz sobre papel, 300 x 400 mm [D5358].
    - Ponte do Porco, embocadura del río Sada, lápiz sobre papel, 300 x 400 mm, 1849 [D5359].
    - Iglesia de San Francisco de Betanzos, lápiz sobre papel, 300 x 400 mm, 1849 [D5360].
    - Coro del monasterio de bernardos del Parral de Segovia, lápiz sobre papel marrón, 300 x 400 mm, 1849 [D5361].
    - Plaza del Conde de Lemos, lápiz sobre papel, 300 x 400 mm, 1849 [D5362].
    - Patio de la casa de los Miranda de Burgos, lápiz de plata y tinta sepia sobre papel, 290 x 390 mm [D6238].


 24paisaje_con_ruinas_antiguas

Paisaje con ruinas antiguas, temple sobre lienzo, 123 x 50 cm. Museo del Prado. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 25paisaje_con_puente_temple_sobre_lienzo_123_x_51_cm_firmado

Paisaje con puente, temple sobre lienzo, 123 x 51 cm. Museo del Prado. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 30paisaje_urbano_con_numerosas_figuras

Paisaje urbano con numerosas figuras, acuarela sobre papel ocre, 500 x 690 mm


 26interior_de_la_catedral_de_toledo_1415382246_559435

Interior de la catedral de Toledo, óleo sobre lienzo, 160 x 108 cm, h. 1850. Museo del Prado. Obra de Genaro Pérez Villaamil

Partiendo del paisajismo británico, Jenaro Pérez Villaamil inicia un género que tendrá en la segunda mitad del siglo una gran preponderancia en el territorio hispano. Su técnica es muy empastada, nerviosa, y el colorido cálido, brillante, con una atmósfera vaporosa, produciendo ambientes de ensoñación, con arquitecturas medievales y personajillos populares, históricos u orientales.


 27vista_del_castillo_de_gauc_n

Vista del castillo de Gaucín, óleo sobre lienzo, 147 x 224 cm, 1849. Museo del Prado. Obra de Genaro Pérez Villaamil  

Formado en una tradición topográfica del paisaje, dedicado a la escenografía y residente unos años en Cádiz, lugar frecuentado por ingleses, Villaamil se hallaba en las mejores condiciones para asimilar el estilo del artista escocés David Roberts, que llegó a convertir en punto de partida para sus propios paisajes. Poseyó sus Picturesque Sketches in Spain, en algunas de cuyas litografías se inspiró para su España artística y monumental, y conservó grabados de obras del colaborador de Roberts en sus escenografías, Clarkson Stanfield (1793-1867), y del propio Turner. De este modo, a diferencia de otros paisajistas españoles, cercanos al paisaje holandés y flamenco del siglo XVII, se familiarizó con el paisajismo británico de su tiempo. Así, en obras como Las gargantas de las Alpujarras (Madrid, Fundación Santamarca), utilizó recursos compositivos que habían empleado Turner, Roberts y también John Martin (1789-1854), como la presencia del sol poniente cuyos haces de luz iluminan la roca sobre la que se asientan las ruinas de un castillo. La influencia y proximidad a Roberts y, a través de éste, a Turner, se hace más patente aún, en una de sus obras más destacadas como es esta Vista del Castillo de Gaucín situado en la provincia de Málaga, Villaamil, representa el paisaje bajo el mismo punto de vista que la conocida ilustración de Roberts Gaucin looking towards Gibraltar and the Coast of Barbary (en Thomas Roscoe, Jenning`s Landscape Annual, for Andalusia Londres 1835, vol. I, p. 162). Pérez Villaamil llegó incluso a viajar a Inglaterra y es muy probable que en ese viaje conociera, también, de modo directo la pintura de Turner, cuya grandiosidad no dejó de reflejar en sus obras (Texto extractado de Barón, J. en: Turner y los maestros, Museo Nacional del Prado, 2010, pp. 90-91).


 28manada_de_toros_junto_a_un_r_o_y_castillo_en_lo_alto

Manada de toros junto a un río y castillo en lo alto, óleo sobre lienzo, 90 x 114 cm, firmado, 1837. Museo del Prado. Obra de Genaro Pérez Villaamil  

Paisaje con una representación de una manada de ganado bovino en primer término. Junto a ella se extiende un río o lago con varias barcas que conducen la mirada hacia la montaña del fondo coronada por la imponente figura de un castillo y su ciudad.

Villaamil realiza uno de sus habituales paisajes donde la influencia de la pintura holandesa del siglo XVII se hace evidente, a partir de los modelos de Ruisdael, en los que un gran volumen cerraba las composiciones al fondo, del mismo modo que en esta obra el pintor español colocó el monte y el castillo.

Las tonalidades pardas y opacas que son conjugadas por una pincelada fluida y una utilización de la luz en claroscuro pero sin estridencias, marcan las características propias de Villaamil, que se repetirán en muchos de sus paisajes.


 vistas_monumentales_de_ciudades_espa_olas_el_pintor_rom_ntico_genaro_p_rez_villaamil_1415437894_180239

Vistas monumentales de ciudades españolasDíptico con 42 vistas monumentales de ciudades españolas, entre 1833 y 1839, 42 óleos sobre hojalata, de 17,8 x 12,5 cm. aproximadamente, fondo de cartón también pintado por el artista, en díptico de 178 x 182 cm. Museo del Prado. Obra de Genaro Pérez Villaamil.  

Se trata de un conjunto formado por 42 vistas monumentales de ciudades españolas, único en la producción del artista. La importancia no sólo es artística sino también histórica, pues estas vistas están tomadas del natural. Forman un compendio monumental que testimonia el interés del pintor por la arquitectura gótica y por la árabe, muy característicos de la cultura artística de su tiempo, y especialmente visibles en este artista. Preludia, en ello, la dedicación posterior a estos motivos en la publicación "España Artística y Monumental" (1842-1850), y los números 8, 9, 17, 29-31, 35, 36, 38 y 39 de este conjunto se relacionan con las litografías de aquella colección. Destaca la "Vista de la Catedral de Oviedo", que ha de ponerse en relación con el lienzo "Una procesión en la catedral de Oviedo" (col. particular), de 1837, como ejemplo de las diferencias existentes entre la fidelidad al motivo en la obra de pequeñas dimensiones realizada del natural, y la imaginativa recreación en el cuadro de estudio aun en pinturas de fechas muy similares. La ejecución, abocetada y suelta, permite advertir la capacidad del pintor para captar del natural el carácter específico de cada arquitectura. Entre las vistas se incluyen algunos edificios en ruinas, testimonio del interés del artista por esta poética, profundamente romántica, que enlaza con su interés por las civilizaciones desaparecidas.El propio formato de díptico enmarcado en pilastras molduradas, que rematan en arcos ojivales, con las obras dispuestas sobre un fondo pintado de interiores góticos, es característico del Romanticismo. Se realizó con 42 de las 43 vistas que constaban en la lista de embarque, de George William Villiers, quien había reunido la mayor colección del artista, compuesta por 85 obras de pequeño formato. La pintura de la parte superior revela una factura de otro carácter y posiblemente fuera realizada por el artista con ocasión de su viaje a Londres en 1841 (Texto extractado de Barón, Javier: Memoria de Actividades 2011, Museo Nacional del Prado, 2012).



Otras obras


 32el_castillo_roquero

El castillo roquero. Museo Lazaro Galdiano de Madrid. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 33paisaje

Paisaje. 1839. Óleo sobre hoja de lata. 23 x 35 cm. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 34inauguraci_n_del_ferrocarril_de_langreo_por_la_reina_isabel_ii

Inauguración del ferrocarril de Langreo por la Reina Isabel II. Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo. Madrid. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 31interior_de_la_catedral_de_sevilla

Interior de la Catedral de Sevilla. Museo Lázaro Galdiano. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 7jenaro_p_rez_villamil_interior_dunha_igrexa_1833_1854_leo_lenzo_120x100xm

Interior de la iglesia, 1833-1854, óleo sobre lenzo, 120 x100 cm. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 2interior_de_la_iglesia_de_san_juan_de_los_reyes_de_toledo_1839

Interior de la iglesia de San Juan de los Reyes de Toledo, 1839. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 5seville_catedral_on_the_side_of_the_steps_1835

La catedral de Sevilla por el lado de las gradas. 1835. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 6the_corpus_christi_procession_inside_seville_catedral_1835

La procesión del Corpus en el interior de la catedral de Sevilla. 1835. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 17gennaro_perez_villaamil_kathedrale_von_burgos

In der Kathedrale von Burgos, 1854, signiert G. Peres F., Sepiaaquarell auf Papier, 42 x 34,3 cm. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 8zaragoza_la_seo_retablo_mayor

Capilla mayor de la catedral de El Salvador (1842) Autores Jenaro Pérez Villaamil (dib.) y Alfred Guesdon (lit.) Archivo Municipal, Zaragoza


 9zaragoza_iglesia_de_san_pablo

Iglesia de San Pablo, Zaragoza (1842) Autores Jenaro Pérez Villaamil (dib.) y Alfred Guesdon (lit.) Archivo Municipal, Zaragoza


 10zaragoza_la_seo_trascoro

Trascoro de la catedral de El Salvador. La Seo de Zaragoza (1842) Autores Jenaro Pérez Villaamil (dib.) y Noury (lit.) Archivo Municipal, Zaragoza


 12zaragoza_santa_engracia_claustro_mayor

Claustro del monasterio de Santa Engracia, Zaragoza (1842) Autores Jenaro Pérez Villaamil (dib.) y Alfred Guesdon (lit.) Colección Luis Sorando, Zaragoza


 1asalto_a_la_diligencia_1850_museo_del_romanticismo_leo_sobre_lienzo

Asalto a la diligencia, 1850, Museo del Romanticismo, óleo sobre lienzo. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 3vista_general_de_toledo_1836

Vista general de Toledo, 1836. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 4el_p_rtico_de_la_gloria_de_la_catedral_de_santiago_de_compostela_1849_jenaro_p_rez_villaamil_palacio_de_la_moncloa_madrid

El Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela, 1849. Palacio de la Moncloa, Madrid. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 13_sal_de_corts_del_palau_de_la_generalitat_de_val_ncia_1849_jenaro_p_rez_villaamil

Saló de Corts del Palau de la Generalitat de València, 1849, Jenaro Pérez Villaamil (1807-1854) Aquarel·la sobre preparació inicial a llapis. La inscripció de la part inferior ens informa que l'obra ver ser realitzada el 19 d'octubre de 1849, a la sala de les Corts de l'Antic Regne de València, on es realitza una sessió de l'Audiència. Organisme que va romandre allí des de 1751 fins a 1922, data en què es va traslladar a l'antic edifici de la duana.


 14museo_pontevedra_6_edificio_02_26_p_rez_villamil_r

"Paisaxe con río, castelo e escena de pescadores" (1828). Exposto no Museo de Pontevedra. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 15jenaro_p_rez_villaamil_view_of_city_of_fraga_and_its_hanging_bridge_google_art_project

View of City of Fraga and its Hanging Bridge. 1850. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 16jenaro_p_rez_villaamil_church_of_saint_paul_valladolid_google_art_project_1415377526_670585

Iglesia de San Pablo, Valladolid. 1846. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 20sepulcro_en_el_monasterio_del_parral_de_segovia_de_jenaro_p_rez_villaamil

Sepulcro en el monasterio del Parral de Segovia. 1850. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 21fachada_y_torre_de_la_catedral_de_toledo

Fachada y torre de la catedral de Toledo. 1850. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 22ruinas_rabes_en_humanejos

Ruinas árabes en Humanejos. 1850. Obra de Genaro Pérez Villaamil


 23san_francisco_de_guadalajara

San Francisco de Guadalajara. 1850. Obra de Genaro Pérez Villaamil



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Genaro Pérez Villaamil y Duguet (Ferrol, La Coruña, 3 de febrero de 1807 - Madrid, 5 de junio de 1854), fue un pintor romántico español especializado en paisajes.


Fuentes y agradecimientos:  es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, museodelprado.es, carmenthyssenmalaga.org, pintura.aut.org, elpais.com, artehistoria.jcyl.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Saturday, 08 November 2014, 10:23; edited 2 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Genaro Pérez Villaamil 
 
.


Pérez Villaamil en el Museo Carmen Thyssen de Málaga


Genaro Pérez Villaamil (Ferrol, 1807 - Madrid, 1854). Nacido en Ferrol, el 3 de febrero de 1807, ingresó siendo aún niño en la Academia Militar de Santiago de Compostela pero, trasladado con su familia a Madrid, cambió la milicia por los estudios literarios. En 1919 fue herido en la lucha contra las tropas absolutistas del rey Fernando VII y fue trasladado a Cádiz como prisionero de guerra, siendo allí donde empezó a desarrollar sus cualidades artísticas. Posiblemente realizó en estos años un viaje a Inglaterra con su hermano Juan, también pintor, y en 1830 ambos marcharon a Puerto Rico, donde realizaron la decoración del Teatro Tapia, en la ciudad de San Juan. De regreso a España tres años más tarde, viajó por Andalucía y en Sevilla debió de conocer al escocés David Roberts (1796-1864), uno de los grandes maestros del paisajismo romántico inglés, quien marcaría definitivamente el estilo de Villaamil y su concepción del paisaje, destacándose así del resto de los pintores españoles de su tiempo especialistas en ese género. En 1834 se estableció en Madrid, y un año más tarde recibió el título de académico de mérito del ramo de Paisaje en la Academia de San Fernando, institución de la que sería nombrado en 1845 teniente director, siendo además fundador del Liceo Artístico y Literario de Madrid. En los años siguientes los nombramientos se suceden hasta conseguir el de pintor honorario de cámara de la reina Isabel II, realizando para Palacio un numeroso conjunto de espectaculares lienzos, la mayoría de ellos paisajes de inspiración oriental e interiores monumentales, entre los que se encuentran algunas de las obras maestras de toda su producción.

De 1840 a 1844 viajó por el extranjero visitando Bélgica y Holanda, países en los que realizó numerosos cuadritos, acuarelas y dibujos de sus ciudades y monumentos, permaneciendo durante bastante tiempo en París, donde iniciaría la publicación de su España artística y monumental, la colección litográfica de vistas monumentales de ciudades españolas más importante de este género realizada por un artista español, y espléndido testimonio de la concepción monumental y pintoresca del viaje en el mundo romántico.

Al volver a España es nombrado caballero de la orden de Carlos III y de la de Leopoldo de Bélgica, recibiendo asimismo la Legión de Honor francesa. A partir de entonces, viaja intensamente por tierras españolas para recoger nuevas vistas para sus obras, falleciendo en Madrid el 5 de junio de 1854, cuando sólo contaba 47 años.

Genaro Pérez Villaamil es, sin duda, el gran maestro español del paisajismo pintoresco y monumental puesto en boga por el romanticismo. Excepcionalmente dotado para el dibujo, de ejecución rápida y precisa, su fecundísima producción compuesta por una enorme cantidad de pinturas, acuarelas, y apuntes a lápiz y pluma, está dedicada fundamentalmente a las vistas panorámicas de monumentos, ciudades o paisajes naturales, transformados por la imaginación romántica del artista, que les resta algo de su verdadera realidad para conseguir un resultado más espectacular y grandioso, siempre con un especial sentido decorativo y un lenguaje pictórico de colorido brillante y ricos empastes, interpretados con una extraordinaria jugosidad matérica y gran libertad de toque, sin descuidar por ello el sentido descriptivo de sus vistas, a la manera de los artistas viajeros, aprendido de Roberts.



 18_genaro_p_rez_villaamil_village_bullfight

Corrida de toros en un pueblo. 1838. Óleo sobre lienzo, 64 x 81,5 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo gratuito al Museo Carmen Thyssen Málaga. Obra de Genaro Pérez Villaamil.

En los arrabales de una población, y sobre la gran explanada que se extiende ante sus murallas, tiene lugar una corrida de toros, bajo la imponente silueta de su iglesia parroquial, de arquitectura grandiosa y monumental, con apariencia de colegiata, que se yergue majestuosa sobre un pequeño cerro.

En el centro del ruedo, construido con carretas formando un círculo, tiene lugar el festejo taurino, concurrido por un bullicioso gentío, en el momento en que un picador se dispone a ejecutar la suerte de varas, mientras otros toreros están al quite, a su alrededor. En el balcón del edificio que se destaca del caserío de la derecha se encuentra el palco presidencial, en el que se adivinan las autoridades locales, vestidas de negro. En torno a la cruz de término, situada en ese extremo, se apostan grupos de lugareños para contemplar mejor la lidia. Mientras, en el primer plano se distinguen los variopintos personajes que acuden al festejo: frailes, paisanos, tratantes, damas que pasean en calesas descubiertas, feriantes, músicos y vendedores ambulantes.

Este espectacular lienzo, que ha permanecido prácticamente inédito hasta su reciente aparición en el mercado madrileño, constituye una de las obras más interesantes de la primera madurez de Genaro Pérez Villaamil. Fechado en 1838, es sin duda el cuadro de mayor empaque y calidad de cuantos pintara con el mismo argumento el maestro gallego ese año. Se conocen al menos dos versiones más con idéntico título, pero de composición y resultados más comedidos que en la presente pintura.

En este caso, Villaamil emplea sus mejores dotes para el paisaje pintoresco monumental, género del que fue maestro absoluto en la pintura española de su tiempo. Despliega toda su capacidad inventiva al recrear la fisonomía de una población inexistente, de extraordinario efecto escenográfico, presidida por la impresionante arquitectura de una iglesia construida a base de retazos de elementos arquitectónicos reales, que Villaamil tomaría en sus apuntes durante sus viajes por las tierras de España, y que luego reelabora en su estudio con un curioso eclecticismo, dentro del más genuino espíritu romántico, hasta darles la apariencia de verosimilitud, encajando con sorprendente facilidad los distintos elementos con que va construyendo los edificios, a base de contrafuertes, bastiones almenados, portadas góticas monumentales, puertas fortificadas y torres mudéjares, que parecen evocar edificios aragoneses y que el artista despliega por todo el paisaje, modelándolos con un absoluto dominio de los lenguajes arquitectónicos. Por otra parte, Villaamil envuelve las distintas construcciones de la población en una luz dorada, marcando sus perfiles con bruscos contraluces, a base de sombras aplicadas con suaves transparencias tintadas, tan características de su estilo, hasta conseguir una curiosa apariencia de realidad, que confiere a este tipo de paisajes fantásticos de pintoresca inspiración española un atractivo irresistible, aderezado con las bulliciosas masas de gentío que las pueblan. En efecto, frente a muchos de los paisajes de Villaamil, en los que los personajillos que los transitan tienen una presencia absolutamente accesoria, en esta ocasión el pintor da un gran protagonismo al festejo popular que tiene lugar en el pueblo, envuelto en las primeras sombras del crepúsculo, para hacer resaltar aún más las arquitecturas monumentales, que se recortan sobre un cielo claro y nuboso surcado por numerosas aves. Así, Villaamil se detiene en cada una de las figuras, describiéndolas con primorosa minuciosidad, para destacar los aspectos más pintorescos de su apariencia e indumentarias, de intenso sabor popular, que completan el irresistible encanto del lienzo.



 19_genaro_p_rez_villaamil_the_chapel_of_the_benavente_family_in_medina_de_rioseco

La capilla de los Benavente en Medina de Rioseco. 1842. Óleo sobre lienzo, 96 x 112 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo gratuito al Museo Carmen Thyssen Málaga. Obra de Genaro Pérez Villaamil.

Uno de los aspectos más fascinantes de la obra de Pérez Villaamil son sus interiores monumentales, de los que fue maestro en su época, poniendo de moda un género de éxito entre la clientela burguesa y que seguirían artistas como Parcerisa o Gonzalvo. En efecto, seducido por el espíritu viajero de los pintores románticos europeos, que aprendió de su maestro, David Roberts, y siguiendo el gusto romántico por la recuperación de los testimonios monumentales del pasado, interpretados con un interés a la vez documental y pintoresco, Villaamil se dedicó a recorrer España, recogiendo cuanto de interés encontró a su paso, en dibujos y apuntes que, además de quedar luego plasmados –como en este caso– en lienzos de estudio, servirían para la elaboración de la colección de litografías España artística y monumental, sin duda la más importante publicación española de su género editada en el siglo XIX.

Este lienzo es un buen ejemplo de esa faceta de Villaamil y de la interpretación que de los monumentos del pasado hicieron los artistas románticos, que, lejos de limitarse a la reproducción objetiva de su fisonomía, no dudaron en transformarlos con apasionada fantasía para aumentar sus proporciones, la brillantez de su cromatismo o el abarrocamiento de su decoración, hasta extremos que, a veces, apenas los hacen reconocibles. Tal es el caso de esta vista de la capilla de los Benavente, perteneciente a la iglesia de Santa María de Mediavilla en Medina de Rioseco, Valladolid, y que por fortuna todavía conserva todos sus elementos decorativos, aunque deteriorados.

Conocida como la «Capilla Sixtina de Valladolid» por su decoración, una de las más singulares de la arquitectura religiosa castellana del siglo XVI, fue mandada construir por el cambista Álvaro de Benavente al arquitecto Juan del Corral y a su hermano, el escultor Jerónimo del Corral, iniciándose su construcción el 21 de marzo de 1544, concluyéndose dos años después. La abrumadora profusión decorativa, que cubre completamente la capilla, debió deslumbrar a Pérez Villaamil, que intentó recoger su riqueza ornamental en esta vista tomada desde el ábside en dirección a la puerta de acceso.

Así, a la derecha se ven los lucillos sepulcrales en los que están enterrados miembros de la familia Benavente, distribuidos por matrimonios, representados en sus correspondientes esculturas yacentes «los varones con gorra y ropaje en martas y un rollo de papeles en la mano, las damas con vistoso traje de la época, veladas por un perro o una figura sentada a sus pies» como símbolo de fidelidad, estipulándose en el contrato que en el fondo de los arcos sepulcrales «en lo que queda de estos entablamientos arriba que hace medio círculo se han de labrar tres historias de devoción de óleo de muy buena mano», efectivamente pintados en tabla por Antonio de Salamanca. Los sepulcros están ordenados según la proximidad de su parentesco. De modo que el del extremo derecho pertenece a los padres de Álvaro de Benavente, decorándose el luneto con La resurrección de Lázaro. A continuación están enterrados sus abuelos maternos, pintándose bajo el arco sepulcral La resurrección del hijo de la viuda de Naín, situándose más próximo a la puerta el enterramiento de sus bisabuelos, decorado con La resurrección de la hija de Jairo, apenas distinguible en el cuadro; toda esa iconografía alude a la resurrección después de la muerte, argumento apropiado para una capilla funeraria. Además de los estípites y demás esculturas, quizá una de sus decoraciones más interesantes sea el luneto que remata el muro frontal, un relieve en estuco policromado con La creación del mundo, pudiéndose apreciar La creación de Eva, en el centro del semicírculo, y a la derecha La expulsión del Paraíso. Sobre la clave del arco de la puerta, también se advierte un Cristo en majestad, flanqueado por dos Ángeles músicos, acompañado en el resto del muro por las estatuas de los cuatro Padres de la Iglesia, asomando en la parte superior una de las pechinas con un evangelista y un fragmento de la cúpula, de traza mudéjar, con decoración vegetal y figuras, también en estuco.

Esta cantidad de elementos decorativos, que recubren el interior de la capilla con un verdadero horror vacui, tan característico del arte plateresco, despertó el más arrebatado espíritu romántico de Villaamil que, lejos de limitarse a reproducirla, la interpretó con su particular fantasía, extremando los efectos de las perspectivas, el cromatismo de las pinturas, el tono dorado de las esculturas y la profusión ornamental, con su técnica más jugosa y vibrante, aplicada a base de grumos de gran riqueza matérica para sugerir los relieves, sombreados con barniz coloreado en la zona de los arcos sepulcrales; técnica muy utilizada por el artista para matizar las gradaciones luminosas de las arquitecturas, consiguiendo así ambientar espléndidamente el interior de la capilla, en la que pueden verse varios grupos de lugareños, que ponen el detalle pintoresco a la escena.

Aunque el cuadro se cita desde su venta en 1971 como firmado y fechado en 1842, no parece hallarse hoy rastro alguno de dicha fecha, presentando incluso su firma dudas sobre su autenticidad. Por contra, la pintura presenta todos los rasgos característicos del estilo maduro de Villaamil. No obstante, algunos descuidos de dibujo y cierta parquedad técnica en algunas zonas, parecen confirmar que se trata de una primera versión del lienzo pintado en 1847 y adquirido por la reina Isabel II un año después por 24.000 reales, y del que se diferencia en su ejecución más atenta a los detalles y, sobre todo, en la ambientación de la capilla, bañada por la luz del sol que entra por un lateral, creando una atmósfera ensoñada, extraordinariamente sugerente. Quizá haya de situarse, por tanto, la ejecución de la obra hacia 1845-1847, años en que Villaamil realiza varios cuadros para Palacio, entre los que se encuentran algunas de sus obras maestras.

Para ambas versiones sirvió de modelo preparatorio un dibujo a lápiz vendido hace años, ilustrativo del método de trabajo del artista. Tomado del natural, y descritos con trazos rápidos y sumarios los elementos principales, se especifica con letra las zonas de sombra y los diversos detalles decorativos. Se tiene noticia de otro dibujo a plumilla que, junto a aquél, testimonian el interés del artista en el proceso de elaboración de esta obra, conociéndose otras ocasiones en las que ejecuta dos cuadros con el mismo tema y escasas variantes.

Seguramente la presente versión sea el ejemplar que conservaba en 1849, una vez vendida la definitiva a la reina, ya que ese año García Escobar cita un «magnífico cuadro del señor Villaamil, en el cual ha trasladado con bellísimo acierto la capilla de los Benaventes. La amable complacencia del célebre artista nos permitió examinarle en su estudio con todo detenimiento», siendo al parecer conservado por los descendientes del pintor hasta 1936.


José Luis Díez / carmenthyssenmalaga.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Saturday, 08 November 2014, 10:27; edited 4 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Genaro Pérez Villaamil 
 
Del 10 de diciembre de 2014 al 26 de abril de 2015 en el Museo del Prado


Vistas monumentales de ciudades españolas. El pintor romántico Genaro Pérez Villaamil



 vistas_monumentales_de_ciudades_espa_olas_el_pintor_rom_ntico_genaro_p_rez_villaamil

Vistas monumentales de ciudades españolas, Pérez Villaamil, 1833-1839, Museo Nacional del Prado

En el paisaje, género que adquirió el mayor protagonismo durante el periodo romántico, Genaro Pérez Villaamil (1807-1854) fue el autor de mayor relevancia. El Museo del Prado adquirió en 2011 un conjunto inédito de 42 vistas monumentales de ciudades españolas, organizado por el propio artista en dos grandes molduras, que después de una cuidadosa restauración se da ahora a conocer.

Realizado para el embajador británico en Madrid entre 1833 y 1838, muestra los puntos en contacto con el paisajismo británico, que conoció directamente en Sevilla a través de David Roberts. Junto a dos vistas monumentales de este se exponen sobresalientes pinturas, acuarelas y dibujos de Pérez Villaamil.


museodelprado.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events