Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas del Foro 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Jeff Koons
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Jeff Koons 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Jeff Koons (York, Pensilvania, 21 de enero de 1955) es un artista estadounidense. Su obra se destaca por el uso del kitsch y su frecuente monumentalidad. Es el artista vivo más cotizado, Sus obras se subastan por auténticas fortunas.


 user_50_0jeff_koons_en_2009  Jeff Koons en 2009

Jeff Koons estudió pintura en el Instituto de Arte de Chicago y en el Colegio de Arte de Maryland. Trabajó como corredor de bolsa en Wall Street antes de establecerse como artista. Comenzó a hacerse notar en la década de los 80 y abrió un taller con un personal de 30 ayudantes manejado de modo similar al célebre estudio de Andy Warhol conocido como The Factory.

Koons fue quizás el primer artista en utilizar los servicios de una agencia de publicidad para promover su imagen.

Dada la naturaleza de su arte, Koons ha sido en repetidas ocasiones objeto de demandas legales por violación a los derechos de autor no siempre obteniendo veredictos favorables en las cortes.

Casado en 1991 con la actriz pornográfica italiana Ilona Staller (Cicciolina), ambos tuvieron un hijo al año siguiente llamado Ludwig. La pareja se disolvió y la madre huyó a Europa donde aún vive con el hijo de ambos a pesar de que las cortes estadounidenses hayan fallado la custodia del infante a favor de Koons.


 user_50_18koons_miller_tmagarticle

Jeff Koons está entre los artistas vivientes más cotizados de los Estados Unidos.

Clasificada a veces como minimalista y Neo-pop, su obra consistía inicialmente en escultura conceptual que fue adquiriendo monumentalidad (Puppy). A la fecha, Koons ha incursionado en la escultura de instalación, la pintura, y la fotografía.

Jeff koons aparece como artista en la década de los 80, en plena época consumista, donde la exaltación de lo superfluo es evidente. Hay que recordar que no carece de grandes polémicas a lo largo de su vida. De todo el gran ámbito consumista surge su obra, la cual pretende conmover y criticar esto de forma perturbadora y a la vez con un toque de humor un tanto malévolo. Entra aquí igualmente la influencia de los medios, que se aprovechan totalmente del despilfarro de la masa. Utiliza objetos cotidianos y de valor mínimo para conseguir su objetivo, al igual que hizo Duchamp, colocándolos en galerías iluminados y carentes de su antigua función. También son frecuentes en algunas de sus obras chicas pin up, juguetes hinchables y demás objetos de la clase media. La idea es la principal característica que debe coronar a la obra. Sus objetos provocan una especie de burla la cual va encaminada directamente hacia la influencia de la mayoría de la población por los mass media y la publicidad.


 user_50_addrich_bestin_241013_5

Jeff Koons posa junto a su escultura dedicada a Michael Jackson, con ella logró mucha publicidad.

Sorprendentemente a través de la publicidad, la cual enmarca como provocante de la actitud de la masa, se hace un importante hueco para tratar sobre los sueños de la clase media y la búsqueda ansiada de fama, dinero y estilo de vida (algo de lo que Jeff Koons se aprovechó durante gran parte de su vida).


 user_50_0jeff_koons_posa_con_su_obra_balloon_dog_orange  Jeff Koons posa con su obra Balloon dog (Orange)

Para él la clase media siempre pensó en lo efímero y se bastó de lo más simple para su convención.

La obra es de gran importancia dentro de la historia del arte ya hoy día, ya que su propósito y la idea son coherentes en todos sus sentidos. Además el tema que siempre trabajó fue de lo más apropiado para la época.


 portrait_jeff_koons_download

Jeff Koons posa junto Download

La mayoría de sus obras van al corriente del arte conceptual, minimalista y pop. Aunque muchos críticos lo han denominado como el principal artista kitsch.

Espero que la recopilación que he conseguido de esta artista extranjero, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y contribuya en su divulgación.






Algunas obras


Jeff Koons en el Museo Guggenheim de Bilbao

Jeff Koons alcanzó la fama a mediados de la década de 1980, siendo miembro de una generación de artistas que exploraban el sentido del arte en una era saturada por los medios de comunicación y la consiguiente crisis de la representación. Basándose en el lenguaje visual de la publicidad, el marketing y la industria del ocio y con el propósito de "comunicarse con las masas", Koons puso a prueba los límites entre la cultura popular y la elitista. Sus elementos escultóricos incluyen aspiradores en cajas de plexiglás, balones de baloncesto flotando en peceras de cristal, figurillas de porcelana de Michael Jackson y la Pantera Rosa, y vidrieras con imágenes de sí mismo haciendo el amor con la que entonces era su esposa, Ilona Staller, conocida como Cicciolina (ex estrella de cine porno y ex diputada del parlamento italiano). Al continuar con el legado de las piezas de Marcel Duchamp, y al integrar referencias al Minimalismo y al Arte Pop, Koons presenta el arte como un producto de consumo que no se puede incluir dentro de la jerarquía de la estética convencional.


 user_50_0koonsballoonsbilbao

Tulipanes (Tulips), un ramo de flores concebidas a modo de globos de colores de proporciones gigantescas (más de 2 metros de alto y 5 metros de ancho), pertenece a la ambiciosa serie Celebración (Celebration) iniciada por Koons en 1994. Inspiradas en los objetos genéricos y populares asociados a las fiestas de cumpleaños, vacaciones y otros acontecimientos festivos (desde un gorro de fiesta y un trozo de tarta a corazones y huevos de Pascua), las pinturas y esculturas de la serie Celebración reflejan la constante relación de Koons con los elementos propios de la infancia. Las superficies de acero inoxidable brillante e inmaculado de los Tulipanes recuerdan a obras anteriores del artista como Conejo (Rabbit, 1986), donde también se transformó un objeto hinchable corriente en algo duro, reluciente y simbólico. En Tulipanes y en los globos de animales que pueblan la serie Celebración, así como en su imponente Puppy (1982), Koons ha manipulado la escala y los materiales hasta límites insospechados. Tulipanes puede evocar las grandes formas industriales de algunas esculturas minimalistas pero es también una escultura optimista y llena de colorido que recuerda a una alegre carroza de desfile.


 user_50_0koonsballoonsbilbao

Tulipanes (Tulips), 1995–2004. Acero inoxidable alto en cromo con laca de color translúcida. 203 x 460 x 520 cm. Versión 4/5. Museo Guggenheim, Bilbao. Obra de Jeff Koons


 user_50_0puppy_1992_acero_inoxidable_sustrato_y_plantas_en_floraci_n_1_240_x_830_x_910_cm_museo_guggenheim_bilbao_obra_de_jeff_koons

Puppy, 1992. Acero inoxidable, sustrato y plantas en floración, 1.240 x 830 x 910 cm. Museo Guggenheim, Bilbao. Obra de Jeff Koons

Con Puppy, Koons aúna pasado y presente, pues emplea un sofisticado modelo de ordenador para crear una obra que hace referencia a un jardín clásico europeo del siglo XVIII. El West Highland terrier gigante completamente cubierto de plantas en flor emplea la iconografía más edulcorada —flores y perritos— en un monumento al sentimentalismo. Su imponente tamaño, firmemente contenido y, al mismo tiempo, aparentemente descontrolado (todavía creciendo, en sentido literal y figurado), y la yuxtaposición de referencias elitistas y de la cultura popular (el arte de esculpir arbustos y la cría de perros, cerámica decorativa y tarjetas con mensajes de buenos deseos) se pueden interpretar como una analogía de la cultura contemporánea. Koons ha diseñado esta escultura pública con la irrevocable finalidad de atraer, suscitar optimismo e infundir, en sus propias palabras, "confianza y seguridad". Puppy, majestuoso y robusto al tiempo que hace guardia a las puertas del Museo, llena a los espectadores de admiración y de alegría.


 user_50_puppy_cachorro_museo_guggenheim_bilbao

Puppy (Cachorro) Museo Guggenheim, Bilbao. Obra de Jeff Koons



Otras obras


 metallic_venus_2010_12_obra_de_jeff_koons

Metallic Venus, 2010-12, de Jeff Koons


 user_50_0kiepenkerl_by_jeff_koons

Kiepenkerl, a 1987 stainless steel sculpture by artist Jeff Koons, located in the Hirshhorn Museum's Sculpture Garden, on the National Mall in Washington, D.C.


 user_50_0website

Website sculpture by artist Jeff Koons


 user_50_0ototp_doggy_bank2

Ototp doggy bank 2 sculpture by artist Jeff Koons


 user_50_3balloon_dog_cufflinks_silver

Balloon dog cufflinks silvers culpture by artist Jeff Koons


 user_50_0ted_baker_balloon_dog_cufflinks

Ted Baker Balloon Dog cufflinks sculpture by artist Jeff Koons


 user_50_0balloon_dog_rosa_de_jeff_koons

Balloon dog (Rosa) de Jeff Koons


 user_50_0balloon_dog_orange_de_jeff_koons

Balloon dog (Orange) de Jeff Koons


 user_50_0one_of_artists_jeff_koons_giant_balloon_dog_sculptures_photo_courtesy_of_new_york_times

Balloon dog (Green) de Jeff Koons


 00_1436774725_195304

“Huevo agrietado (Magenta)” de Jeff Koons en una exhibición en Christie´s en Londres en 2014


 user_50_0tulips_1995_2004_and_balloon_dog_blue_1994_2000

Tulips, 1995-2004, and Balloon Dog (Blue), 1994-2000. Sculpture by artist Jeff Koons


 user_50_02_1384454532_277676
 user_50_01_1384454592_103995

Sculpture by artist Jeff Koons



Michael Jackson and Bubbles


 michael_jackson_escultura_obra_de_jeff_koons2_1436775368_913059

"Michael Jackson and Bubbles" del año 1988 que resultó no solo una de sus porcelanas más conocidas, sino la de mayor valor de venta.


 michael_jackson_escultura_obra_de_jeff_koons3

En total hay tres esculturas iguales, una de ellas fue subastada en el año 1991 por la suma de 5.6 millones de dólares y adquirida por el Museo de Arte Moderno de San Francisco (SFMOMA), otra se encuentra en "Los Angeles County Museum" (LACMA) y otra es propiedad del propio escultor, que ahora exhibe.


 michael_jackson_escultura_obra_de_jeff_koons

Michael Jackson, escultura obra de Jeff Koons


 1el_artista_fotografiado_en_el_exterior_de_su_estudio_en_nueva_york_1436775254_714839

Ver más obras de Jeff Koons



 o_jeff_koons_facebook

Visita página web oficial de Jeff Koons



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Jeff Koons (York, Pensilvania, 21 de enero de 1955) es un artista estadounidense. Su obra se destaca por el uso del kitsch y su frecuente monumentalidad. Es el artista vivo más cotizado, Sus obras se subastan por auténticas fortunas.



Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, guggenheim-bilbao.es, sfgate.com, bestin.ua, elmundo.es, arteyartificios.blogspot.com.es, elpais.com, lacortedelreydelpop.com, newlimits.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 13 Julio 2015, 09:20; editado 3 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
La marca imbatible


Los cuadros y esculturas de Koons son siempre adquiridos por cifras vertiginosas, a pesar de que en ocasiones se trate casi de esa idéntica obra



 user_50_1384374066_818673_1384374175_noticia_grande

El artista Jeff Koons en una imagen de 2009. / Rune Hellestad (CORBIS)

Solo hay un artista que supere los precios de Jeff Koons: el propio Jeff Koons. De hecho, en cada nueva venta, en cada nueva subasta, Koons se convierte en el protagonista de una carrera sin freno que a nadie parece asombrar demasiado por lo repetido del fenómeno. Sus cuadros y esculturas son siempre deseados y adquiridos por cifras vertiginosas, a pesar de que en ocasiones se trate casi de esa idéntica obra: obras con algo de trabajos en serie que él mismo busca y manufactura. De hecho, desde que hace su aparición —triunfal— a mediados de los ochenta, en una escena neoyorquina muy contaminada por el warholismo y lo que este significa en cuanto a apropiaciones se refiere, la crítica se divide de forma rabiosa entre quienes le aman y quienes le desprecian y hasta quienes quieren buscar significados ocultos en sus propuestas.

Koons se apresura a contradecirlos. Como Warhol dijera que no había nada debajo de la superficie de sus pinturas y sus películas, Koons advierte que no es preciso perseguir significaciones ocultas en su producción: no existen. Debajo de la repetición, la apropiación, el kistch y hasta el mal gusto sin paliativos no hay nada más que lo aparente. No parece mucho, desde luego.

Entonces, ¿qué busca el público en este artista que, pese a todo, parece haber envejecido mal con un regusto demasiado ochentero? El público busca tal vez ya muy poco al margen de la noticia en las subastas que se van sucediendo. La pregunta debe quizás ser otra: ¿por qué fascina tanto al big money Jeff Koons? La respuesta no parece desde luego obvia, más allá de un fenómeno claro: el mercado, caprichoso y voraz, suele mantener arriba lo que está arriba y a veces, muchas veces, lo sigue lanzando más arriba si cabe. Pero, ¿qué ha catapultado a Koons hasta lo más alto? En el fondo, no fascinan sus obras de regusto pop, ni las esculturas irónicas, ni esas pinturas que, por muy emblemáticas que sean, no siempre son tan especiales o dignas siquiera de que se les dedique una mirada. Quizás lo que fascina al público y, sobre todo, a las grandes fortunas, sea su fórmula con algo de performance cada vez. Y no me refiero solo a aquellas míticas fotos con Cicciolina que recorrieron el planeta en su momento auspiciando algo tenebroso del mundo actual, lo banal de la política y a veces hasta del arte.

Lo que Koons vende es algo que tiene que ver con lo mismo que vende Damien Hirst, y no en vano ambos están ligados a una de las galerías más poderosas, una galería global, además, la Gagosian. Lo que venden, en primer lugar, es algo muy sutil que no tiene que ver demasiado con la calidad de la obra, ni siquiera con el prestigio o la moda. Lo que se adquiere es al artista como icono, ya que —sospecho— todos los que pagan esas cifras astronómicas por tener una obra de Koons en casa —o en el museo— sueñan con poseer al propio artista. Tampoco es tan nuevo: el artista como icono, como performance y como la propia obra de arte es otra invención de Warhol y en esto también es Koons un claro warholita. La cuestión es si de verdad se quiere uno llevar a casa a Koons y, según parece, la respuesta es sí para ese big money que lo compra. Aunque con menos promoción, menos escándalo y menor cobertura de grandes galerías quizás las cosas serían muy diferentes. Quién sabe.


 user_50_zlas_obras_de_jeff_koons_se_parecen_unas_a_otras_como_gotas_de_agua_dado_que_est_n_elaboradas_en_series
 user_50_zuna_de_la_sorprendentes_esculturas_de_jeff_koons_uno_de_los_artistas_m_s_emblem_ticos_del_arte_contempor_neo

Las obras de Jeff Koons se parecen unas a otras como gotas de agua, dado que están elaboradas en series. Esuno de los artistas más emblemáticos y cotizados del arte contemporáneo.


Estrella de Diego / elpais.com / arteyartificios.blogspot.com.es/
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
¿Por qué Jeff Koons es más caro que Rembrandt?



 user_50_00_1384425184_686372

Atentos a estas dos imágenes. La de apertura es uno de los famosos corazones colgantes de Jeff Koons (con su, para algunos, carga de profundidad de cursilería), mientras que la que aparece un poco más abajo es un vibrante retrato de Rembrandt perteneciente a la colección de Pieter y Olga Dreesmann. El primero se vendió en 2007 por 23,5 millones de dólares (19 millones de euros), el segundo sale a subasta por ocho millones de libras (cerca de diez millones de euros) el próximo 3 de julio. Pero, ¿por qué se paga el doble por un artista sin consagrar –cuyo trabajo despierta no pocos recelos– antes que por un maestro como Rembrandt? ¿Por qué Damien Hirst o Murakami son más caros que dos nombres incuestionables como, pongamos por caso, Tintoretto o Zurbarán?


 user_50_0rembrandt_harmensz_van_rijn_hombre_con_gola

Rembrandt Harmensz van Rijn. Hombre con gola. Se subastará el 3 de julio en la sala londinense de Christie's. Estimado: 8.000.000- 12.00.000 de libras. Foto: cortesía de Christie's.

Pues hemos trasladado estas preguntas a varios expertos y han trazado su particular respuesta a este enigma.


 user_50_0zurbar_n_manzanas_en_una_cesta_de_mimbre_81_3_x_109_2_cm

Zurbarán. Manzanas en una cesta de mimbre. 81,3 x 109,2 cm. Se subastará el 3 de julio en la sala londinense de Christie's. Estimado: 2.500.000- 3.500.000 de libras. Foto: cortesía de Christie's.

“Que Damien Hirst o Jeff Koons valgan más que muchos grandes maestros de la pintura antigua se debe a un interés creciente de los compradores de países con economías emergentes por el arte contemporáneo, en detrimento de obras clásicas”, reflexiona Eduardo Bobillo, responsable de arte contemporáneo de Alcalá Subastas. E introduce una idea interesante: “Los temas fáciles del nuevo arte pop de Koons y Hirst se asimilan en esos mercados con mayor facilidad que los religiosos católicos o mitológicos de la pintura antigua”.

“El mercado de los maestros antiguos ha mostrado una gran estabilidad. A largo plazo ha ido creciendo continuamente, a la vez que un número cada vez mayor de coleccionistas compite por una oferta finita de obras de unos artistas que ya forman parte de la historia del arte”, apunta Richard Knight, codirector del departamento de maestros antiguos y del siglo XIX de Christie’s. “Además, la rareza de piezas, como por ejemplo el constable [se refiere a La Esclusa, perteneciente a la colección de la baronesa Thyssen, que se subasta el 3 de julio], significa que probablemente un coleccionista solo tenga una oportunidad en su vida de adquirir una obra de tanta importancia, y sin duda la aprovechará”.

Damien Hirst pulveriza al índice bursátil S&P 500, pero su "cotización" sufre


 user_50_000_1384425901_116319

(En principio, los números cuentan que es más rentable "invertir" en Damien Hirst que en el índice Standard & Poor's 500. Sin embargo, las ventas globales de Hirst, que históricamente han superado a las de Jeff Koons, muestran debilidad y volatilidad). Fuente: Artnet.

Ahora bien, y la especulación, tan presente en otros bienes, ¿hasta qué punto es responsable de esta diferencia?

“Ha habido, y sigue existiendo, una especulación desaforada en el arte contemporáneo. Artistas muy jóvenes rápidamente consiguen unas revalorizaciones que superan incluso la de maestros clásicos. Es algo increíble”, admite el coleccionista Paco Cantos. Y añade: “Además se está dando un hecho inaudito. Los catálogos de las subastas están llenos de obras que se revenden apenas un par de años después de ser creadas. Antes esas piezas hubieran necesitado al menos una década para llegar a la reventa”.


 user_50_0000_1384426022_330924

Jean-Etienne Liotard. Mujer pensativa en un sofá. 8,8 x 9,7 cm. Se subastará el 3 de julio en la sala londinense de Christie's. Estimado: 400.000- 600.000 libras. Foto: cortesía de Christie's.

Otro coleccionista, Juan Bonet, expone sus razones. “La diferencia principal es que los artistas emergentes contemporáneos en realidad no se les valora como creadores si no como una marca (Koons, Murakami, Warhol, Hirst), por lo tanto lo que los “coleccionistas-inversores” ven es la marca, de ahí que con la ayuda de las grandes galerías y casas de subastas los precios vayan subiendo”. Y avanza: “Una galería nunca dejará que los precios de su artista estrella bajen. Un creador muerto hace 200 años y del que no hay stock de obras, ¿a quién le interesa que suban los precios? ¿No sé si me explico?” Alto y claro.


Foto de apertura. Cortesía de Artnet. Jeff Koons. Hanging Heart (Magenta/Gold).1994-1996.

Publicado en elpais.con por: Miguel Ángel García Vega el 29 de junio de 2012
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
Bacon y Koons revientan el mercado del arte


- El tríptico en el que Francis Bacon retrató a Lucian Freud se subasta por 142,4 millones de dólares y marca un récord

- La escultura Balloon dog (Orange) de Jeff Koons, fue subastada por 58.405.000 dólares, superando las previsiones más optimistas


 
 user_50_dibujo2_1384344458_265443

Un tríptico de Bacon logra la puja más alta, 94 millones de euros. La obra ha superado a "El grito", de Edvard Munch.

Las expectativas eran altas, el precio estimado era un máximo de 85 millones de dólares (63 millones de euros), y sin embargo el precio final por el que se subastó el tríptico de Francis Bacon de 1969 fue muy superior: casi 142 millones y medio de dólares (105,8 millones de euros), un nuevo récord que volvió a confirmar la fuerza del mercado del arte contemporáneo. La obra está compuesta por tres lienzos que originalmente fueron vendidos por separado y un coleccionista italiano pasó 20 años tratando de reunirlos.

La venta del martes por la noche vuelve a rebasar el récord de cotización de Bacon, que en mayo 2008, en una subasta de Sotheby’s, quedó establecido en los 64millones de euros que el oligarca ruso Roman Abramovich pagó por otro tríptico de 1976. El retrato en tres partes de Freud se ha convertido en el cuadro más caro jamás subastado, título que hasta este martes ostentaba la obra de Munch, El grito, vendida en mayo de 2012 en Nueva York por casi 120 millones de dólares (89,2 millones de euros).



Jeff Koons y su escultura Balloon dog (Orange)


 user_50_0jeff_koons_91448_l0x0

El otro gran protagonista de la noche fue Jeff Koons, cuya escultura Balloon dog (Orange) fue subastada por 58.405.000 dólares, superando las previsiones más optimistas que situaban su precio entre 35 y 55 millones. “Es un símbolo, como el caballo de Troya, tiene algo mítico”, declaró el propio Koons. Su pieza es desde el martes la obra más cara subastada de un artista vivo. La escultura hasta ahora formaba parte de la colección de Peter Bandt, magnate de la prensa, que aseguró que el dinero de la venta lo dedicará a su fundación de estudio de arte en Connecticut.


 user_50_dibujo3_1384344865_189855

Un cuadro en blanco y negro de una botella de Coca-Cola realizado por Warhol también superó en la subasta los 50 millones de dólares, marcando otro máximo. Lucio Fontana alcanzó un nuevo récord con su escultura Concetto Spaziale, La Fne Di Dio, que superó los 20 millones. Donald Judd también obtuvo un máximo y el cuadro Sin título VIII, de Willem De Kooning, subastado por 32 millones, ha sido el más caro de este artista vendido hasta la fecha. Una fotografía de Cindy Sherman se subastó por 1,3 millones de dólares.

Las históricas ventas millonarias marcaron un hito y cambiaron el rumbo de la semana de subastas de arte moderno y contemporáneo en Nueva York, que arrancó de forma más discreta el lunes con la venta organizada por la casa Phillips. El balance el lunes fue algo desigual: las ventas ascendieron a 68 millones, pero cinco de las 40 piezas en oferta no lograron ser vendidas, entre ellas un cuadro de Rothko, Sin título (Negro y Gris), 1969-1970, cuyo precio estaba fijado entre 10 y 15 millones. Una pieza de Andy Warhol, Nueve Marilyns doradas, 1980, –uno de los artistas protagonistas de estas subastas–, fue adquirida por ocho millones de dólares por un marchante neoyorquino.

Phillips decidió en el último momento adelantar su subasta para evitar que los compradores gastaran más de la cuenta antes de su convocatoria. La puja empezó con una obra de Lichtenstein Mujer con cacahuetes de 1962, que fue vendida por 9.5 millones de dólares, demostrando la buena cotización del arte Pop. Christie’s trató de subastar esta misma pieza hace una década por entre 2.5 y 3.5 millones de dólares y no lo logró. Otro de los protagonistas del comienzo de las subastas fue el artista colombiano Óscar Murillo, una de cuyas obras fue vendida por 293.000 dólares, más de doble del precio de salida.

El arte Pop parece vivir uno de sus mejores momentos en el mercado. Así, entre las piezas más comentadas que saldrán a la venta esta semana se encuentran tres del artista que con su Fábrica revolucionó Nueva York, Andy Warhol. Accidente de coche en plata (Desastre doble) tiene un precio estimado entre 60 y 80 millones de dólares, y dos cuadros que hasta ahora estaban en la colección de Steve Cohen, el multimillonario financiero que la semana pasada se declaró culpable en los cargos de tráfico de información privilegiada que han plagado su fondo de inversión SAC Capital. A pesar del silencio que rodea esta operación ha trascendido que Cohen tiene pensado deshacerse de varias piezas de su espectacular colección por un precio que ronda los 80 millones de dólares. Este verano compró El sueño de Picasso del magnate de casinos en Las Vegas Steve Wynn, batiendo precios y demostrando que su talante agresivo va más allá del parqué de la Bolsa.

El músico Eric Clapton y el empresario de periódicos Peter M Brandt también van a sacar a la venta parte de su colección, algo que ha calentado las expectativas y los precios. Los cuadros más esperados y costosos han visitado varias ciudades en los últimos meses (Doha, Hong Kong y Londres) e incluso han sido prestados a acaudalados clientes para que los probaran en sus casas.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
Lady Gaga se desnuda para nueva sesión fotográfica con el artista Jeff Koons


 user_50_0_1384456716_612367

La cantante Lady Gaga pasó por el objetivo del artista Jeff Koons para una más que sugerente sesión fotográfica en la que posaba totalmente desnuda y junto a varios elementos geométricos, así como con un arpa.


 user_50_0000_1384456733_752727

Muy acorde con el resurgir musical de Lady Gaga tras su reciente paréntesis.


  user_50_00_1384456779_812983

Lady Gaga acaba de ser reconocida nuevamente como una de las estrellas de la música de mayor influencia en el planeta. Gracias a su estilo inconfundible y el mensaje que transmite.



Fuente: objetivofamosos.com / informe21.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
Gracias J.Luis por este trebajo de Jeff Koons, como fan de Michael Jackson como rey del pop me quedo con su magistral escultura.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
Xerbar, como has visto Jeff Koons es un artista muy especial.

Su obra se destaca por el uso del estilo "kitsch". Aclarar esta palabreja: "Define al arte que es considerado como una copia inferior de un estilo existente. También se utiliza el término kitsch en un sentido más libre para referirse a cualquier arte que es pretencioso, pasado de moda o de muy mal gusto. El término era usado para describir los dibujos y bocetos baratos o fácilmente comercializables".

No sé si la definición de la Wikipedia se ajusta a la realidad, pero lo cierto es que este peculiar artista ha reventado las subastas con sus deslumbrantes obras (por que te ves reflejado en ellas) y eso debe gustar a los caprichosos inversionistas en arte.

Sorprendentemente Koons es actualmente es el artista más cotizado del mundo, cuenta con una factoría, donde un numeroso equipo de ayudantes desarrollan sus obras y las publicitan, las cuales alcanzan auténticas fortunas, algo tendrá para que una escultura suya titulada Balloon dog (Orange) porque hay otras iguales en otros colores, se haya pagado en subasta en Christie's  58.405.000 dólares, superando las previsiones más optimistas que situaban su precio entre 35 y 50 millones. “Es un símbolo, como el caballo de Troya, tiene algo mítico”, declaró el propio Koons. Su pieza es desde el martes (12/11/2013) es la obra más cara subastada de un artista vivo.

 

Koons por lo que he leído y su forma de actuar me recuerda a Warhol, todo lo que toca lo multiplica por grandes cantidades de millones de dólares, aunque sus obras no son comparables a los artistas clásicos, ni de lejos, ha sabido sacarles mayor rendimiento en los tiempos actuales, sabiéndose mover como pez en el agua, en grandes museos, afamadas galerías de arte, colecciones privadas de renombre y casas de subastas. También sabe relacionarse con los cantantes de moda estadounidenses que siempre están en los medios de comunicación, con lo que se hace una publicidad que si la tuviese que pagar le costaría una fortuna.




 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje KOONS, 3 
 
VENDEN UNA OBRA DE JEFF KOONS EN LONDRES



 00_1436774256_805697

Una mujer observa  el “Huevo agrietado (Magenta)” de Jeff Koons en una exhibición en  Christie´s en Londres. Se espera que la obra cotice 15 millones de libras  esterlinas (24 millones de dólares) cuando se subaste el 13 de febrero  de 2014.




REUTERS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
.

Koons pulveriza récords en Nueva York


El Museo Whitney escoge al artista más cotizado del mundo para despedirse de su sede original



 1403805615_123249_1403806646_noticia_normal_1403942147_140296

Escultura de Jeff Koons titulada 'Mujer en la bañera', incluida en la exposición retrospectiva de su carrera en el museo Whitney de Nueva York. / TIMOTHY A. CLARY (AFP)

En octubre próximo, el Museo Whitney de Nueva York se despedirá de la que ha sido su sede durante 48 años. El edificio de hormigón diseñado por Marcel Breuer en el Upper East Side pasará a ser una extensión del Metropolitan y el Whitney se mudará, en la primavera de 2015, a un espacio nuevo, más amplio y adecuado para las grandes dimensiones (y ambiciones) del arte contemporáneo. Como un centro de exposiciones dedicadas al arte estadounidense, guarda cierta lógica que el canto del cisne del viejo Whitney sea una muestra de Jeff Koons, quintaesencia del creador americano de éxito, poseedor del récord en una subasta para un artista vivo, que logró el pasado noviembre cuando su escultura Balloon dog (Orange) se adjudicó en Christie’s por más de 58 millones de dólares (42,5 millones de euros). La muestra, titulada sencillamente Jeff Koons: a retrospective, se podrá ver hasta el 19 de octubre y viajará después al Pompidou y al Guggenheim de Bilbao.


 1403805615_123249_1403806817_sumario_grande

Jeff Koons, en la presentación a la prensa de la exposición. / TIMOTHY A. CLARY (AFP)

Para que no decaigan los superlativos, la exposición quedará en los anales como la mayor retrospectiva dedicada a un único artista por el Whitney. Y es la primera consagrada a su legado en la ciudad en que vive. “No queríamos dejar el edificio mirando atrás con nostalgia. Queríamos hacer algo audaz que fuera nuevo para el Whitney, para Jeff y para Nueva York”, dice Scott Rothkopf, comisario de la antológica.


 jeff_koons_ushering_in_banality_1988_polychromed_wood_96_5_157_5_76_2_cm_private_collection_jeff_koons

Jeff Koons, Ushering in Banality, 1988. Polychromed wood; 96.5 × 157.5 × 76.2 cm. Private Collection. Jeff Koons

Cuatro años le ha costado organizar esta gran retrospectiva que recorre toda la carrera del artista, “desde su serie de 1978 hasta obras terminadas literalmente la semana pasada”, explica. Han hecho falta tres semanas, con equipos trabajando los siete días en turnos de 11 horas, para meter y colocar las más de 150 piezas que se exhiben, cuyo coste, “millones de dólares”, el museo prefiere no revelar. Espera, además, que marque un récord de asistencia.

La faraónica tarea de encapsular la trayectoria de Koons ya la emprendió el Guggenheim de Nueva York a finales de los noventa, pero fracasó por el excesivo coste y las elevadas exigencias de Koons. El artista, que ha tardado 20 años en acabar su última obra, Play-Doh, porque no daba con el material correcto que imitara la famosa plastilina, tiene unos altos estándares de calidad. Y siempre quiere más.


 03_1403942641_237887

Flores y animales, uno de los temas recurrentes en los trabajos de Jeff Koons. / Kate Penn (AP)

Como dice Adam D. Weinberg, director del Whitney: “Jeff Koons es el Andy Warhol de su tiempo”. Y no solo porque también eleve el objeto cotidiano y los motivos populares —una aspiradora, una colchoneta, un Popeye— a piezas (carísimas) de museo, sino porque, además, ha sido un adelantado a su tiempo, al influir, por ejemplo, en Damien Hirst. Y, como Warhol o Dalí, Koons ha hecho de él mismo su mejor obra.


 04_1403942583_233162

Obra de Jeff Koons titulada 'Gorila, 2009-11'. / TIMOTHY A. CLARY (AFP)

“Esto es lo que quería en este momento de mi vida”, explicó el autor con su perenne sonrisa durante la presentación a la prensa. “Tengo 59 años, y [con esta retrospectiva] puedo compartir mi diálogo con el arte con otros artistas jóvenes. Creo de verdad en el arte; me ha enseñado a ser mejor persona”, dijo.


 05_1403942550_382007

El fotógrafo Lucas Jackson es reflejado en la escultura de Koons 'Conejo', una de las obras expuestas en el Whitney. / LUCAS JACKSON (REUTERS)

Cada serie de la obra de Jeff Koons corresponde a una etapa vital; nunca ha puesto límites entre lo personal y lo profesional. Celebration, por ejemplo, la más famosa, se la dedicó a su hijo, cuando su exesposa, ex actriz porno y expolítica, Cicciolina, se lo llevó a Italia. Aprendió la lección de Dalí, su primer ídolo y por quien empezó a pintar: “Mi experiencia con él me hizo sentir que podía hacer lo que quisiera. Puedes tener una vida y el arte puede ser el centro de tu vida”.


 1403805615_123249_1403806940_sumario_grande

'Play Doh' (1994-2014), una de las obras de Koons en la muestra. / TIMOTHY A. CLARY (AFP)

Por eso, la muestra se ha organizado de una manera “tradicional, cronológicamente”, dice Rothkopf. Y de abajo arriba: “Las salas de este edificio son más grandes según subes y la escala del trabajo de Koons también”. Y está todo, desde las pequeñas Flores hinchables de 1978, su primera obra, o las aspiradoras en vitrinas de The new hasta Gorilla o la serie Balloon dog, pasando por Celebration o su época más controvertida, cuando creó, precisamente para el Whitney, Made in Heaven. En ella, interpretaba con Cicciolina una película porno.


 06_1403942429_882473

Una visitante de la exposición de Jeff Koons pasa por delante de su obra 'Canguro (Rojo)'. / TIMOTHY A. CLARY (AFP)

“Es como juntar a la familia”, afirma al ver toda su obra desplegada cronológicamente por primera vez. “Cada uno es como un hijo; cada uno es único, tienen su propio espíritu, pero comparten ADN”. En su obsesión por los materiales y por incluir al espectador en la obra está el código genético de su carrera, a la que no ve final. “Esta exposición es una plataforma para el futuro. Creo en el trabajo que hay aquí y espero que otra gente pueda encontrar un significado, pero para mí es el futuro. Espero tener otras tres décadas, quizá más, para crear arte, y ser capaz de hacer uso de mi libertad como individuo”, señala.


 07_1403942333_356284

'Michael Jackson y Bubbles', una de las obras hiperrealistas de Jef Koons exhibidas en el Whitney. / TIMOTHY A. CLARY (AFP)

Esas son las esperanzas que los gerentes del museo cifran en el nuevo Whitney. Situado en el moderno barrio de Meatpacking, al sur de Manhattan, ha sido diseñado por Renzo Piano para albergar piezas de gran formato y otros sueños salvajes.


08_1403942219_230934

Un guardia de seguridad del museo Whitney de Nueva York, reflejado en la escultura espejo de Koons 'Vaca (Azul claro)'. / LUCAS JACKSON (REUTERS)


Fuente: elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Koons2 
 
.



Apetencias cotidianas que valen millones, Jeff Koons en el Pompidou

    El Centro Pompidou de París ofrece la mayor retrospectiva europea de Koons
    Podrá visitarse entre los días 26 de noviembre y 27 de abril
    Incluye los famosos Inflables y las polémicas imágenes con Cicciolina





 41eff_koons_antig_edad_2009_2011

Jeff Koons, 'Antigüedad', (2009-2011)

"Recuerdo que en una ocasión, haciendo imagen publicitaria, me fotografié con un cerdito en los brazos al lado de un enorme cerdo. Quise mostrarme como un cerdo antes de que nadie más pudiera hacerlo", explica a la agencia AFP el artista norteamericano Jeff Koons. Adalid del "Neo-Pop", esta controvertida estrella del arte contemporáneo es uno de los artistas vivos más cotizados del mundo. Como ejemplo, la versión naraja de su escultura Perro globo fue subastada en 2013 por 58,4 millones de dólares.

Koons no pretende "hacer un arte popular, pero sí accesible", a pesar de los precios, y esto es lo que facilitará el Centro Pompidou de París, que, entre los días 26 de noviembre y 27 de abril ofrece en la exposición Jeff Koons la primera retrospectiva total sobre su obra celebrada en Europa.

Cerca de 100 obras que incluyen escultura y pintura sustentan una visión general y cronológica de 35 años de trabajo. Koons, a quien el comisario de la muestra, Bernard Blistène considera "el último de los artistas pop", espera que el público "viva una experiencia" que no sea "intimidante".

Estará presente su icónico Conejo (1986), perteneciente a los conocidos inflables con los que el autor estableció un vínculo entre el Pop Art y el Minimalismo. En España Koons hizo monumental su obra junto al Guggenheim de Bilbao en Puppy (1992), también en la muestra.

Tampoco faltan las subversivas y polémicas series Hecho en el cielo (1989-1991), imágenes protagonizadas por el propio artista junto a la actriz porno Ilona Staller, más conocida como Cicciolina. Esculturas y fotografías que que en otro contexto serían pornografía dura, obtienen visado de Arte bajo la firma de Koons.

El shock del arte, único motivo

El artista determina firmemente su intencionalidad y declara que "cuando realizo una obra de arte, quiero que los que la vean, sea cual sea su punto de vista, no se sientan nunca indignos de ella". Hijo de un decorador de interiores, Koons se interesó desde muy joven por la pintura. "Con 17 años me di cuenta de que no sabía nada sobre el arte", declara Koons que, en una entrevista concedida a France Press, cuenta como "en 1972, durante mi primer día de instituto en Maryland, fuimos a ver una colección de obras cubistas. Yo no conocía a Matisse ni a Cezanne, y apenas a Picasso. No había sido elevado a ese saber".

Koons consiguió "sobrevivir a ese día" y a los 20 años se instaló en Nueva York donde dirige un taller que emplea a 130 personas. La agitación que su obra provoca no le afecta demasiado y confiesa que "siempre he querido ser un artista y participar en el diálogo del arte. Este es el verdadero valor del arte y la recompensa que me llevo, una recompensa intelectual, el sentimiento de que soy capaz de influir en la vida de ciertas personas".

También conocido como el "rey del kitsch", el artista norteamericano se nutre de la iconografía con la que la cultura de masas estadounidense expresa y da forma plástica al "sueño americano" y sus fantasías. Una fuente de inspiración que ha sembrado de creatividad la escena artística del siglo XX.

Megaestrellas musicales, clichés eróticos, lo que arraiga en la imaginación y el deseo popular renace en la factoría Koons firmado y con el precio multiplicado por millones. Un readymade de apetencias cotidianas, confesables o no.


Publicado el 25.11.2014 | JUANMA CUÉLLAR - rtve.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Koons 
 
.


El Pompidou retira una obra de la retrospectiva de Koons tras la denuncia de plagio de un publicista


La obra ha sido retirada a petición del prestamista, según el Pompidou

Un publicista francés ha denunciado que es copia de una campaña publicitaria





 40_1436612269_490745

Foto de archivo del 19 de junio de 2012 que muestra la escultura "Fait d'Hiver" ("Hecho de invierno"), del artista Jeff Koons.

El Centro Pompidou de París ha retirado una obra de la retrospectiva que dedica al artista estadounidense Jeff Koons después de que un publicista galo haya denunciado que se trata de un plagio de uno de sus anuncios.

En concreto, la obra que el museo ha retirado es la escultura "Fait d'hiver" (1988), en la que un cerdo que lleva atado al cuello un tonel al estilo de los perros San Bernardo acude al socorro de una mujer tendida en la nieve.

La obra se ha retirado "a petición del prestamista", según el Pompidou, y después de que el publicista francés Franck Davidovici presentara una denuncia al considerar que es una copia de la campaña publicitaria que él diseñó en 1985 para la marca de ropa "Naf-Naf".
Supuesto plagio de una campaña

El publicista había presentado una denuncia por plagio contra el artista y, según algunos medios, un oficial de justicia acudió la semana pasada a la muestra para tomar fotos de la obra.

La escena de la escultura de porcelana Koons es muy parecida a la foto de la campaña publicitaria, aunque hay algunas diferencias, como la vestimenta de la mujer o el hecho de que en la obra del artista estadounidense hay dos pingüinos que no están en la imagen.

La escultura de Koons expuesta en el Pompidou rondó los tres millones de euros en una subasta en Nueva York en 2007.
"El concepto de la citación"

El presidente del museo parisiense, Alain Seban, ha recordado además a través de un comunicado que Koons ha tenido otras denuncias de plagio en su serie "Banality", en la que el artista "se basa en objetos comprados en el comercio o imágenes aparecidas en la prensa".

"Gran parte de la creación moderna y contemporánea reposa en el concepto de la citación e incluso de la apropiación. Es esencial que los museos puedan continuar a dar cuenta de esas corrientes artísticas", ha añadido el director del museo.

La retrospectiva sobre Koons en el Pompidou, la primera de este calibre que se lleva a cabo en Europa sobre el artista estadounidense, está batiendo récords de público y todo apunta a que superará a la que el año pasado el centro de arte contemporáneo de la capital francesa dedicó al español Salvador Dalí, la más visitada de su historia con 840.000 espectadores.


RTVE.ES
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
En el taller del artista más cotizado


 01_1433839869_983788

Jeff Koons, fotografiado en el exterior de su estudio en Nueva York.


 02_1433839877_100287

En serie. Una legión de artistas jóvenes trabaja en el taller de pintura de Jeff Koons, siguiendo fielmente sus dictados. Al fondo, el óleo sobre lienzo 'Antiquity (Ariadne Titian Venus and Adonis Satyr), Work in Progress'.


 03_1433839931_849652

Regreso al pasado. Detalle de una de las pinturas de la serie 'Antiquity', en la que Jeff Koons mezcló sin prejuicios referencias pictóricas de la historia con imágenes encontradas en un irreverente 'collage' pop. En la imagen, una de ellas aguarda para ser retocada por sus ayudantes en el taller de pintura del estudio que el artista tiene en Nueva York.


 04_1433839974_145268

Inflado. El gusto por los artefactos hinchables es una de las características más inmediatamente reconocibles en el trabajo del artista estadounidense. Aquí, un forzudo ungido con un yugo, perteneciente a la serie 'Hulk Elvis'.


 05_1433840010_572823

De piscina. Los flotadores que Koons empleó en el proyecto 'Popeye', concretamente en la pieza 'Seal Walrus (Chairs)'.


 06_1433840069_423419

Silencio. Paleta de artista que hay en el taller de pintura. Koons nunca interviene manualmente en el proceso.


 07_1433840106_127200

Trabajo. En la sección dedicada al diseño de tres dimensiones reina la concentración. Las investigaciones que se llevan a cabo aquí dan como resultado sus ambiciosas esculturas de acero.


 09_1433840192_795880

Colores. Jeff Koons da una enorme importancia al color exacto de sus enormes esculturas de acero pulido. Su equipo puede pasar meses buscando el tono perfecto de azul que el escultor necesita.


 08_1433840149_859319

Reflejos. Un elemento importante de la obra de Koons es el uso de los reflejos. Es su forma, dice, de “involucrar al espectador en la pieza”. En el retrato está sosteniendo una de las bolas de jardín reflectantes que empleó en la serie 'Gazing Ball' (2013), para la que hizo construir esculturas de corte clásico a las que añadió las bolas en cuestión, regalo de su anciana madre.


 10_1433840235_446259

Una pequeña ciudad. El exterior de la factoría Koons, que está situada en el artístico barrio de Chelsea de Nueva York, en una zona pegada al río.



Fuente: El País Semanal / Fotos: Ana Nance
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
El circo de Jeff Koons llega a Bilbao


El Guggenheim acoge la primera retrospectiva del artista en España



 000_1433774706_636107

El artista estadounidense Jeff Koons posa ante una de sus piezas durante la presentación de 'Jeff Koons: Retrospective', en el Museo Guggenheim de Bilbao. / ANDER GILLENEA (AFP)

Con sonrisa perenne, mirada metálica que apenas parpadea y traje a medida, Jeff Koons posa para la legión de fotógrafos que le retratan con sus obras en el museo Guggenheim de Bilbao. La escultura de Plutón y Prosepina es imponente, de un dorado metálico, pero queda eclipsada por el propio aura del artista. Incansable, repite poses una y otra vez sin alterar el rictus, se adueña del espacio, finge enroscarse unos bigotes que no tiene delante de su langosta hinchable, homenaje a Dalí. Todo para la cámara. Si le da por desaparecer momentáneamente detrás de un panel, llama a la prensa y los ordena a su alrededor. Los clics de las cámaras no paran de sonar; está encantado. Desde mañana y hasta el 27 de septiembre, el Museo Guggenheim de Bilbao acoge la primera retrospectiva de Koons en España, uno de los artistas contemporáneos más importantes y, también, uno de los más mediáticos y con más peso en el mercado del arte.

"Es un artista único, incombustible e hiperactivo", comenta Scott Rothkopf, uno de los comisarios de la exposición y director asociado del Whitney Museum de Nueva York, primer lugar donde pudo verse la retrospectiva (luego pasaría por el Pompidou, antes de acabar aquí en España). "Aquí vemos su trabajo a lo largo de 40 años, y en él hay metales, maderas, cuadros, vemos desde Luis XV a Popeye, la sexualidad, la muerte y animales de compañía. Si no supiéramos que es suya pensaríamos que es la obra de cinco o seis artistas".

"Busco un diálogo de la gente con la trascendencia, lejos de críticas. Busco la aceptación de mis instintos, creo que siguiendo la propia intuición se puede conectar con el universo", señala Koons ante un auditorio abarrotado. Hay en el discurso de Koons algo metafísico, algo casi zen, que casa mal con todo el ruido y la furia que le rodea. "El mercado del arte es algo bastante abstracto de lo que intento alejarme", cuenta. "Cuando leo todo lo que hay alrededor de mi obra lo veo como si le pasara a otro", confiesa.

La retrospectiva sigue un recorrido cronológico, desde que en 1977 dejara Chicago y se fuera a Nueva York, guiado por la canción 'Wild horses' de Patty Smith que, según cuenta, le reveló que allí es donde suceden las cosas importantes. Fue en esa ciudad en la que empezó a comprar juguetes hinchables que luego serían base de su trabajo. La muestra recoge gran parte de esas obras hechas con objetos pasando por los balones suspendidos en agua en perfecto equilibrio, los óleos de gran formato que el ojo se empeña en adjudicar a un trabajo digital, hasta las copias de figuras clásicas reproducidas con yeso que adorna con esferas metálicas y espejadas.

Es también más completa que las de Nueva York y París, pues se muestran más obras debido a los "1.000 metros cuadrados que se han añadido (hasta llegar a los 3.500), que permite que la exposición respire más y se amplíe", en palabras de Lucía Aguirre, otra de las comisarias de esta exposición patrocinada por la Fundación BBVA. En realidad, es la única completa, porque en esta puede verse una pieza fundamental en la obra de Koons: Puppy, el gigantesco perro floreado que desde 1997 da la bienvenida al museo. Una escultura que le reconcilió con la crítica tras la polémica de su exposición 'Made in heaven', demasiado explícita en sus fotos con su entonces pareja, Cicciolina. El perro terminó de darle el empujón definitivo a una carrera meteórica que desde entonces no ha parado de ganar en peso artístico y en ruido mediático.

"El observador siempre acaba la obra de arte, mi trabajo solo es aportar mi punto de vista", dice, mientras guía a la prensa alrededor de su famoso 'Ballon dog' magenta, el gigante y metálico globo con forma de perro, haciendo hincapié en el mensaje detrás de la obra, como ajeno a toda la mercadotecnia que le rodea. La versión naranja de esta obra fue subastada por 58 millones de dólares.

 
elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
Jeff Koons en Bilbao


'Soy el último artista romántico'

    Jeff Koons es un artista aupado a la gloria del dinero que disimula el aura de exclusividad como si fuese tan sólo el jefe de planta de su propio almacén de bagatelas. Se enclavijó a las 'finanzas' del arte hace más de 20 años y hoy capitanea la industria desde un cubo blanco que le hace de taller en el barrio de Chelsea


 00_1433845104_688250

Exposición de Jeff Koons en el Guggenheim de Bilbao

En su guarida dirige un equipo de 17 personas perfectamente sincronizado que da forma a sus obras. De ahí salen los artefactos millonarios que rompen todos los récords de subasta y su estrategia de marketing. Todo sostenido por una cartera de clientes fastuosa (Peter Brandt, François Pinault, Steven A. Cohen, Michael Ovitz -representante de Tom Cruise-...). Y al fondo, el galerista Larry Gagosian, lobo feroz de tinglado.

En 2014 el Centro Pompidou de París acogió la primera retrospectiva europea de Koons. Un éxito de visitantes que ha fulminado las cifras de cualquier artista en activo: 650.000 personas acudieron a ver de qué trata lo suyo. No superó a Dalí, pero tampoco hay nadie en pie capaz de superarlo a él. La próxima parada es en el Museo Guggenheim de Bilbao, donde su obra 'Puppy' hace de centinela vegetal del edificio. Allí, hasta el 27 de septiembre, el artista estadounidense tendrá la sede de su emporio con un despliegue de 95 piezas, desde sus comienzos en los 70, con los primeros flotadores, hasta hoy.

Koons se mueve con soltura entre balances sobre la evolución de sus obras en el mercado y entiende los resortes de la especulación aplicada a la industria artística. Gestiona su firma como un halcón de los fondos de alto riesgo. Su cifra de negocios en 2014 fue de más de 113 millones de dólares, según el portal Artprice. En 2013 una de sus piezas paradigmáticas, 'Ballon Dog (Orange)', alcanzó en subasta los 52 millones de euros sin comisiones. Cada vez que sale a subasta una de sus bagatelas salta por los aires el miocardio de varios marchantes de pedigrí. Para eso es el artista vivo más caro del mundo. La suya es una fortuna acumulada gracias al olfato de reproducir en aluminio o acero inoxidable globos infantiles e hinchables de playa. No es exactamente arte. O no sólo exactamente arte, sino un símbolo, el icono de un modo de vida.

Se casó con la actriz porno Ilona Staller, Cicciolina, pero el matrimonio duró lo que tardó en hacer varias esculturas de ambos en un subidón de endorfinas que acabó en coito. Tituló la serie Made in Heaven y armó un escándalo. El mundo plástico de este artista se reparte entre la vocación conceptual de aspirar a ser Duchamp, la excentricidad mercantil de considerarse nieto del viejo Dalí y la audacia publicitaria del incalculable Warhol. Un show.

Nació en York, Pensilvania, en 1955. Hijo de un decorador y una modista. Empezó de niño a dibujar. Estudió arte en Baltimore y en Chicago. A los 22 años ya era 'broker' en Wall Street (que es la condición más cercana a su idea del arte) y después de ganar dinero a paladas se dedicó a mover su propia cartera de clientes colocándoles acciones de sí mismo en un mercado (el del arte) donde no hay reglas y cualquier cosa perpetrada por los elegidos se llama arte. Añadan en la lista al británico Hirst y al japonés Takashi Murakami.

Jeff Koons tiene ocho hijos y una fundación que vela por los derechos de los niños. Está casado con la artista sudafricana Justine Wheeler. A Bilbao llegó en avión privado. El arte, ya saben.

Decía Warhol que ser bueno en los negocios es la forma más fascinante de hacer arte.

    A ver, ser bueno en los negocios es una forma de conocerse. Y eso es lo que también me atrae del arte. Tiene que ver con cuestiones metafísicas y con el dejarse llevar por la intuición. En un ámbito y en otro hay filosofía y es necesario saber gestionarla. Explorar en el ámbito de lo humano es la gran aventura. Es también la gran satisfacción que ofrece el arte.

¿Intenta con su trabajo cuestionar algo?

    Mi punto de partida no es desafiar o cuestionar, sino tratar de hacer algo intelectualmente interesante; y a la vez gratificante para mí. Pienso sobre todo en el espectador. A mí me interesa indagar en cómo las sensaciones que ofrece el arte afectan a la biología. Ante una obra que emociona, el cuerpo segrega una serie de sustancias químicas que generan un abanico amplio de emociones. El arte nos amplía los límites.
Usted mezcla iconos populares como Popeye con referencias a la Historia del Arte como El nacimiento de Venus, ¿todo vale?

    Me gustaría pensar que sí. Pero la búsqueda que me interesa es la que avanza hacia la profundidad de las cosas. En estos 40 años de estudio y trabajo he ido construyendo alrededor de mi obra una suerte de conocimiento intuitivo, capa tras capa, como si de una cebolla se tratara. Y en ese camino intento comprender algunos parámetros esenciales de este oficio. Asuntos que tienen que ver con las preguntas sobre cómo funciona el arte y cómo podemos implicar en él al espectador... Esas cuestiones se resuelven muy lentamente, según el creador envejece, según gana en sabiduría y es capaz de mezclar con solvencia imágenes u objetos de la mayor relevancia con otros de uso popular, generando así un mayor impacto en quien observa.

¿Se reconoce como el último postmoderno?

    No, probablemente soy el último artista romántico.

Un romántico entre lo naïf, lo irónico y la pornografía de la serie Made in Heaven.

    Mi trabajo funciona a distintos niveles filosóficos y con diferentes polaridades. Lo único que puede hacer un artista es confiar en sí mismo. Y una vez que alcanza ese estadio puede decir que ingresa en un territorio metafísico donde tiempo y espacio se difuminan. Conquistar ese lugar es la obligación de cualquier creador.

¿De qué manera todo en su obra está condicionado por el gusto mayoritario y el público masivo?

    La obra de arte tiene sentido porque cuenta con espectadores. Y estos tienen ante la obra una gran potencia. Me gusta pensar que el arte nos permite alcanzar una mayor conciencia. Cuando reflexiono sobre mi proceso creativo lo entiendo como una metáfora que me permite salir de mí mismo, escapar de mi cuerpo y alcanzar una libertad soberana.

¿La perfección es su neurosis?

    Mi perfección es mi vínculo con la realidad. Siento un compromiso moral con el espectador para crear obras de arte que puedan suspender su abstracción y mantenerla así el mayor tiempo posible.

¿Cómo entiende el concepto de fracaso alguien que vende una de sus piezas por 52 millones de euros?

    Me sorprende eso que me dice. Nunca pienso en ello. Asumo mi trabajo como un viaje solitario que tiene sentido cuando se comparte. Quiero ser la mejor versión posible de mí mismo y ser generoso con los demás. Amo las sensaciones, los sentimientos. En realidad sólo he querido ser parte de la vanguardia, por eso no pienso en el dinero.

¿Qué queda en usted de aquel joven broker de Wall Street?

    En esta exposición he podido repasar el viaje de mi vida desde que tenía 20 años. Creo que mi trabajo ha cobrado fuerza y una cierta clarividencia que no tenía aquel chico de Wall Street que yo fui.

¿Ahora es mejor?

    Sí. He aceptado más cosas. A lo largo de los años he adoptado posturas políticas agresivas. He tratado de eliminar el sentido de clase que abunda en el arte y todo aquello que resta poder a la gente. ¿Sabe? Me gusta el arte que genera alegría. Estoy muy orgulloso de eso.

Forma parte de los tres tenores del mercado del arte contemporáneo con Damien Hirst y Takashi Murakami. ¿El mundo está bien hecho?

    No lo sé. Damien es buen amigo y me gusta su trabajo. Igual me sucede con Takashi. Sólo somos tres artistas que queremos entablar un diálogo con el arte contemporáneo. Y junto a nosotros hay cientos de artistas prominentes.

No al mismo nivel de récords.

    Eso es accesorio. Mi único interés es intentar hacer las cosas lo mejor posible. Encontrar el equilibrio a la manera de Kierkegaard.
¿Se considera un artista libre?

    Muy libre. Cada mañana me pellizco para ser consciente de las oportunidades que he tenido. Y quiero devolver tanta generosidad como recibí. Mi única obligación es dedicarme a mi trabajo. Y eso es libertad. Y, a la vez, un desafío.

O sea, es dueño de sus movimientos más allá de marchantes, coleccionistas, casas de subastas...

    Bueno, vivo dentro de una estructura muy concreta. No trabajo fuera del sistema. Nunca me engaño, no soy tan ingenuo. Por eso creo que para tener la mayor cuota de libertad debo ser exigente conmigo y poder dar lo mejor de mí mismo. Y no soy tan arrogante como para creer que estoy al margen del sistema.

¿Colecciona arte?

    Más o menos. Tengo arte contemporáneo de algunos de mis amigos, pero me gusta más gozar del arte de siglos como el XVIII o XIX. Es como un viaje en el tiempo.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Jeff Koons 
 
El circo de Jeff Koons llega a Bilbao

El Guggenheim acoge la primera retrospectiva del artista en España



 00_1436773703_718763

Ver vídeo

Con sonrisa perenne, mirada metálica que apenas parpadea y traje a medida, Jeff Koons posa para la legión de fotógrafos que le retratan con sus obras en el museo Guggenheim de Bilbao. La escultura de Plutón y Prosepina es imponente, de un dorado metálico, pero queda eclipsada por el propio aura del artista. Incansable, repite poses una y otra vez sin alterar el rictus, se adueña del espacio, finge enroscarse unos bigotes que no tiene delante de su langosta hinchable, homenaje a Dalí. Todo para la cámara. Si le da por desaparecer momentáneamente detrás de un panel, llama a la prensa y los ordena a su alrededor. Los clics de las cámaras no paran de sonar; está encantado. Desde mañana y hasta el 27 de septiembre, el Museo Guggenheim de Bilbao acoge la primera retrospectiva de Koons en España, uno de los artistas contemporáneos más importantes y, también, uno de los más mediáticos y con más peso en el mercado del arte.

"Es un artista único, incombustible e hiperactivo", comenta Scott Rothkopf, uno de los comisarios de la exposición y director asociado del Whitney Museum de Nueva York, primer lugar donde pudo verse la retrospectiva (luego pasaría por el Pompidou, antes de acabar aquí en España). "Aquí vemos su trabajo a lo largo de 40 años, y en él hay metales, maderas, cuadros, vemos desde Luis XV a Popeye, la sexualidad, la muerte y animales de compañía. Si no supiéramos que es suya pensaríamos que es la obra de cinco o seis artistas".

"Busco un diálogo de la gente con la trascendencia, lejos de críticas. Busco la aceptación de mis instintos, creo que siguiendo la propia intuición se puede conectar con el universo", señala Koons ante un auditorio abarrotado. Hay en el discurso de Koons algo metafísico, algo casi zen, que casa mal con todo el ruido y la furia que le rodea. "El mercado del arte es algo bastante abstracto de lo que intento alejarme", cuenta. "Cuando leo todo lo que hay alrededor de mi obra lo veo como si le pasara a otro", confiesa.

La retrospectiva sigue un recorrido cronológico, desde que en 1977 dejara Chicago y se fuera a Nueva York, guiado por la canción 'Wild horses' de Patty Smith que, según cuenta, le reveló que allí es donde suceden las cosas importantes. Fue en esa ciudad en la que empezó a comprar juguetes hinchables que luego serían base de su trabajo. La muestra recoge gran parte de esas obras hechas con objetos pasando por los balones suspendidos en agua en perfecto equilibrio, los óleos de gran formato que el ojo se empeña en adjudicar a un trabajo digital, hasta las copias de figuras clásicas reproducidas con yeso que adorna con esferas metálicas y espejadas.

Es también más completa que las de Nueva York y París, pues se muestran más obras debido a los "1.000 metros cuadrados que se han añadido (hasta llegar a los 3.500), que permite que la exposición respire más y se amplíe", en palabras de Lucía Aguirre, otra de las comisarias de esta exposición patrocinada por la Fundación BBVA. En realidad, es la única completa, porque en esta puede verse una pieza fundamental en la obra de Koons: Puppy, el gigantesco perro floreado que desde 1997 da la bienvenida al museo. Una escultura que le reconcilió con la crítica tras la polémica de su exposición 'Made in heaven', demasiado explícita en sus fotos con su entonces pareja, Cicciolina. El perro terminó de darle el empujón definitivo a una carrera meteórica que desde entonces no ha parado de ganar en peso artístico y en ruido mediático.

"El observador siempre acaba la obra de arte, mi trabajo solo es aportar mi punto de vista", dice, mientras guía a la prensa alrededor de su famoso 'Ballon dog' magenta, el gigante y metálico globo con forma de perro, haciendo hincapié en el mensaje detrás de la obra, como ajeno a toda la mercadotecnia que le rodea. A que La versión naranja de esta obra fue subastada por 58 millones de dólares.

Mientras los fotógrafos siguen retratando al artista, a la entrada del Gugenheinn Puppy está siendo regado por los aspersores que recorren su estructura metálica interna, y de su cara chorrea agua, como si fuera un cachorro babeando porque su dueño a vuelto a casa. Tras él, seis patrullas de la Ertzainza recorren el puente que cruza la ría de Bilbao. No por algún tipo de dispositivo de seguridad, sino porque Greenpeace ha desplegado una enorme pancarta sobre el agua y el museo. "Los océanos importan", reza. También los perros hinchables. Pasen y vean.



 1el_artista_fotografiado_en_el_exterior_de_su_estudio_en_nueva_york

Jeff Koons , fotografiado en el exterior de su estudio en Nueva York.



Vida y obra de un creador cotizado

Koons nació en York, en EE.UU, en 1975. En 1977 se instaló en Nueva York; desde entonces vive entre ambas ciudades.

Es el artista vivo más cotizado. Su obra Balloon dog es la pieza más cara de un creador vivo adjudicada en subasta: 52,3 millones de euros.

El creador es célebre por sus obras que aprovechan juguetes hinchables, acero y su gusto 'kitsch'. Cuenta con fans entregados y críticos feroces que le acusan de ser tan solo un experto en marketing.

El Guggenheim acoge su primera retrospectiva en España, tras ser la muestra más vista de un artista vivo en el Pompidou de París.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No puede publicar eventos en el calendario