Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Wssel De Guimbarda
Author Message
Reply with quote   Download Post 
Post Wssel De Guimbarda 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al prolífico pintor Manuel Ussel de Guimbarda (La Habana, Cuba, 26 de noviembre de 1833 - Cartagena, España, 9 de mayo de 1907) fue un pintor español que firmaba sus obras como Manuel Wssel de Guimbarda. Su obra puede contemplarse en el Museo de Bellas Artes de Murcia, Ayuntamiento de Cartagena, Basílica de la Caridad de Cartagena, Palacio Huerto Ruano de Lorca, excolegiata de San Patricio de Lorca, en numerosas colecciones particulares y la colección Carmen Thyssen-Bornemisza de Málaga, por citar los más significativos.


user_50_0retrato_de_wssel_de_guimbarda

Retrato de Wssel de Guimbarda

Nació en La Habana, donde estaba destinado su padre, que era militar de carrera. En 1841, tras quedar huérfano de madre regresó con su padre a España para instalarse en la ciudad de San Fernando. Posteriormente viajó a Madrid, donde al parecer cursó estudios de Bellas Artes durante los años 1843 y 1844, antes de instalarse en Cartagena, donde continuó su desarrollo artístico y se casó con Adelaida Angosto Lapizburu, hija de uno de los hombres más ricos de la localidad.

Tras la muerte de su padre se trasladó a Sevilla donde se estableció durante casi veinte años, desde 1867 hasta 1886. En esta ciudad se consolidó definitivamente como artista y realizó numerosos lienzos que incluyen obras de temática histórica, religiosa, costumbrista y poniendo en marcha el círculo paisajístico de Alcalá de Guadaíra.

Siempre atento a su tierra natal y siguiendo de cerca las noticias de la insurrección cantonal, Ussel regresó a Cartagena en 1886 e instaló su estudio en la calle Caballero. Alumnos suyos fueron: Andrés Barceló, Julio Villas Moreno, José Lizana, Alfonso Siles, Vicente Ros, Elena Briones, Clara Cabanellas, Ángeles Aguirre, María Luisa Vélez y Rosita Figueras.

En Cartagena, Ussel pintó para el Café Imperial, el Ateneo, y el retablo de la iglesia de Santa María de Gracia. Pero donde dejó auténtica huella fue en la Basílica de la Caridad, con la bóveda del camarín y los muros con las imágenes de los Cuatro Santos.


user_50_alegor_a_leo_sobre_lienzo_palacio_ruano_lorca_murcia

En Lorca pintó el conjunto de pinturas murales que decoran el Palacio Huerto Ruano y que representan a las cuatro estaciones del año y las actividades liberales, industria, comercio, agricultura etc.

La ciudad de Lorca también posee otra obra de este autor, el Crucificado, que preside la parte central del ábside de la colegiata de San Patricio. En Alhama de Murcia dejó un Sagrado Corazón de María que se conserva en la parroquia de la Concepción.


user_50_0lugar_de_cartagena_en_el_que_se_encontraba_su_vivienda_de_guimbarda

Lugar de Cartagena en el que se encontraba la vivienda de Wssel de Guimbarda


Biogafía de Wssel de Guimbarda según regmurcia.com

Aunque nacido en Cuba, Wssel de Guimbarda pasó la mayor parte de su vida en España, donde desarrollaría una intensa carrera artística que lo elevó como uno de los pintores más reconocidos del XIX español.

Tres ciudades marcaron al prestigioso pintor: Madrid, Sevilla y Cartagena, lugar este último en el que se hallaban sus raíces familiares y donde concluyó su vida.

Hombre culto y viajero, estuvo sumido dentro de la sociedad aristocrática de su tiempo, lo que le valió el reconocimiento de los grupos dirigentes para los que trabajó en gran parte de sus obras como retratista y decorador.

Su legado deja a sus espaldas una gran cantidad de obras pictóricas que reflejan una amplísima variedad tanto de temas como influencias, además de haberse convertido en maestro de otros grandes pintores de su época. Para muchos la labor de este hombre es encomiable al considerársele como el más significativo pintor de la corriente decorativista murciana del XIX.

Leer más


user_50_0libro_de_m_j_aragoneses_sobre_la_obra_de_wssel_en_lorca

Libro de M.J. Aragoneses sobre la obra de Wssel en Lorca


Un pintor prolífico y variado

La obra de Wssel de Guimbarda fue amplísima, abarcando una extensa temática y abrazando aspectos de todas las tendencias de la época.

Durante su formación madrileña-sevillana fundió la elegancia y suavidad del romanticismo alemán con los toques castizos y alegres de Andalucía. Mezcló y unió las técnicas academicistas con los influjos de las corrientes románticas que llegaban a España primero, y las modernistas después.

Wssel avanzó hacia una pintura que promovía ciertos toques impresionistas, con pinceladas sueltas y un interesante estudio de la luz, alcanzando en su etapa de madurez que su pincel se volviera más ligero y expresivo, combinando el color con el  estudio de actitudes y movimientos.

Las tonalidades más recurridas por el pintor fueron las gama de rosas suaves, grises blanquecinos y amarillos en todas sus variantes. Trabajó en acuarela, con pequeños formatos, con técnicas de grabado, empleando en ellos temas muy variados que iban desde la figura humana hasta la animal, cuadros marineros, religiosos...

Los temas violentos y convulsivos tratados por ejemplo en la Batalla de Lepanto no se repitieron mucho en la obra de Wssel, cuya personalidad y posición, más tranquila, se decantó por una pintura decorativa a tenor de los requerimientos de las clientelas que fue procurándose tanto en su estancia sevillana como en la cartagenera.

El tema costumbrista ocupó gran parte de las composiciones de este pintor, dando una visión popular-costumbrista que nada tiene que ver con la corriente del conocido como realismo popular. La técnica que empleó en estas composiciones se hizo más suelta y, a diferencia de sus primeras obras, ahora el dibujo deja de ostentar el protagonismo de la obra para dárselo al color y el volumen.


user_50_1una_de_sus_obras_de_la_bas_lica_de_la_caridad_de_cartagena

Una de sus obras de la Basílica de la Caridad de Cartagena


Madurez artística

En su producción retratística se ve reflejada la madurez artística del pintor.

Una de las constantes en casi todos sus retratos femeninos de una primera época fue la del entrelazado de las manos y un toque goyesco en sus peinados. Los retratos, muchos de los cuales fueron en tamaño real, solían tener cierta falta de realismo en sus rostros, idealizados y ausentes, faltos de comunicación. Sin embargo el dibujo y el color se conjuntaban perfectamente en sus obras. Otorgó relevancia en sus cuadros a elementos decorativos como los fondos del lienzo, las alfombras... haciendo un gran alarde de su técnica. Se trata de retratos donde lo decorativo imperaba sobre lo pictórico.

La evolución pictórica del retrato le trasladó del naturalismo fotográfico, donde la riqueza cromática despuntaba lo decorativo, al realismo psicológico, que reflejaba en los retratos de su última etapa mucho más acorde con el concepto contemporáneo.

El espíritu de Wssel como pintor-decorador se reafirmó en su última etapa,  caracterizado por una intensa búsqueda de los colores que proporcionaban ambientes cálidos y relajantes, apartándose de las corrientes decorativas madrileñas. Esta condición en su carácter pictórico le acompañó a lo largo de toda su carrera artística, apareciendo los motivos decorativos sin la menor excusa, pero otorgando ahora un mayor peso a lo sociológico de su arte.


user_50_wssel_de_guimbarda_1863_64_autorretrato_leo_sobre_lienzo_23x18_colecci_n_macamen_rodr_guez_cartagena

Wssel de Guimbarda, 1863-64. Autorretrato. Óleo sobre lienzo, 23x18. Colección Macamen Rodríguez, Cartagena

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor español, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y contribuya en su divulgación.





Algunas obras


Manuel Ussel de Guimbarda en el Museo Carmen Thyssen de Málaga


Manuel Wssel de Guimbarda (Trinidad de Cuba, 1833 - Cartagena, 1911). Hijo de un oficial de Caballería nacido en Cartagena y de una hacendada cubana, vivió en Trinidad de Cuba hasta los cinco años, edad en la que quedó huérfano de madre. Volvió a la Península con su padre y se instaló en Cádiz. De allí pasó a Madrid, donde cursó estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Luego se trasladó a Cartagena, ciudad en la que, en 1856, recibió empleo de subteniente de Infantería de Marina. En ese mismo año realizó su primer cuadro importante, La batalla de Lepanto. Después de una primera etapa en Cartagena se trasladó, hacia 1866 ó 1867, a Sevilla, donde comenzó a firmar como «Wssel». Participó en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid de 1866 con la obra Murillo, en Capuchinos, pintando la Virgen conocida con el nombre de la Servilleta, y concurrió a las ¬exposiciones de Sevilla de 1867 y de Cádiz de 1868. En la capital hispalense realizó copias de Murillo, Ribera y Velázquez entre otros pintores. Pintó algunos paisajes, bastantes retratos, entre otros los realizados para las bibliotecas Universitaria y Colombina, y cuadros de costumbres. En estos últimos se muestra a -menudo influido por Fortuny, a quien trató durante las estancias del pintor catalán en la ciudad. Pintó igualmente abanicos y sobresalió, como el propio Fortuny, en la realización de acuarelas.

Además, Wssel tuvo varios cargos municipales en la ciudad, en la que fue regidor del Ayuntamiento en 1874 y concejal de obras públicas. Fue profesor de la Escuela de Bellas Artes de Cádiz, de la que se trasladó a la de Sevilla en 1879. Dos años antes había sido elegido miembro de la Academia de Bellas Artes de esta ciudad. En 1886 ó 1887 el pintor se instaló en Car¬ta¬gena donde se convirtió en el artista más destacado de la ciudad. Recibió numerosos en¬car¬gos e impartió clases en su estudio. Pintó, entre otras, las decoraciones del Ateneo, el tea¬tro Principal, el café Imperial y el interior del templo de la Caridad. Además, realizó trabajos deco¬rativos para las localidades de Lorca y Totana.



user_50_escena_costumbrista_en_el_alc_zar_de_sevilla

Escena costumbrista en el Alcázar de Sevilla. Obra de Manuel Wssel de Guimbarda. 1872. Óleo sobre lienzo, 84 x 63 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo gratuito al Museo Carmen Thyssen Málaga

Aunque la obra salió al comercio como Rincón granadino representa, en realidad, la crujía norte del patio de las Doncellas en el palacio del Rey Don Pedro en el Alcázar de Sevilla, pródigo en una espléndida decoración de alicatados y yeserías mudéjares. A la derecha de la pintura se abren las puertas, de madera de pino ataujerada, pintadas y doradas, de carpintería toledana, que dan al Cuarto Real. Todo ello lo interpreta el artista con cierta libertad no sólo en lo relativo a los complicados motivos ornamentales, sino también a los aspectos puramente arquitectónicos. Así, la diferencia de nivel de la solería no está donde indica el pintor, sino entre el corredor y el patio, no representado en la pintura. El umbral del ajimez está en realidad mucho más abajo y el pintor cambia la forma de los arquillos y elimina el cimacio de la columnilla.

De este modo el cuadro no es una recreación fiel, como lo habían sido las pinturas de otros artistas que trataron el motivo, atraídos por su belleza, como Joaquín Domínguez Bécquer; los grabados y litografías –entre los cuales la composición que más se aproxima a ésta es la que realizó en 1863 Friedrich Eibner–; y las vistas de numerosos fotógrafos, entre ellos Francis Frith, Charles Clifford, el conde de Vernay y Jean Laurent. Por el contrario, se trata más bien en esta pintura de enmarcar con un fondo de gran riqueza decorativa una escena como las que aparecen en numerosos cuadros de la pintura costumbrista sevillana. Por otra parte, Wssel se sirvió en alguna ocasión de un marco arquitectónico similar para ambientar escenas cotidianas de la vida morisca, según el gusto orientalista próximo a Fortuny que triunfó en España por esos años. En ambos casos, las obras se destinaban a una clientela anglosajona, como en este caso revela una etiqueta pegada al dorso en la que aparece titulada como Street-dancer in Granada.

El pintor reúne en este lienzo, componiéndolos con artificio, un conjunto de motivos muy habituales del género, unificados por el baile flamenco, de seguro atractivo para el visitante de la ciudad. En torno a la niña que baila y toca las castañuelas y a las dos muchachas que tocan la guitarra y la pandereta se distribuyen las demás figuras, entre ellas un torero vestido con su traje de luces y una vieja gitana, que bate palmas, sentada junto a una olla de barro vidriado sobre un anafe en la que se prepara un potaje, y una cesta de naranjas. Al fondo, una buñolera, ante una mesa en la que hay una balanza para pesar los dulces, coge con un junco uno de ellos. Los buñuelos ya preparados para la venta están sobre un lebrillo de loza, posiblemente de Triana. Al tiempo, se fríe otra tanda, como indica el humo que aparece a la izquierda.

Para animar la composición el artista dispone diagonalmente tres grupos de figuras. Aunque hay claras incorrecciones de dibujo en la buñolera y en la niña, que aparece desproporcionada, otras figuras, que tienen un aire ensimismado propio del pintor, son muy bellas. El colorido se organiza de modo que los tonos más claros están en el centro, en tanto que los personajes de mayor carácter, los gitanos de la izquierda, resaltan con fuerza sus siluetas más oscuras sobre el fondo. La ejecución, muy cuidada en algunas figuras, como la bailarina con la pandereta, desmerece sin embargo en otras, como la buñolera.

Tienen gran protagonismo los trajes, vestidos de faralaes y mantones de las mujeres, con mantilla de blonda en el caso de la niña, y pendientes de coral o de oro. Su colorido esmaltado y la riqueza de su gama son característicos de las pinturas del artista, influido en ello por Fortuny, a quien trató de cerca en 1870. En esta obra muestra su predilección por los azules y violetas fríos con un efecto como de lavado o acuarela que dan a la pintura una elegancia que debía de ser muy del gusto inglés.



user_50_lavando_en_el_patio

Lavando en el patio. Obra de Manuel Wssel de Guimbarda. 1877. Óleo sobre lienzo, 106 x 80 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo gratuito al Museo Carmen Thyssen Málaga

Este lienzo ingresó en la colección como compañero de Vendedoras de rosquillas en un rincón sevillano (cat. 51), con el que forma pareja, tanto por su formato, como por su argumento y disposición, a pesar de estar pintado cuatro años antes. Ambos son excelente testimonio de la mejor producción de Wssel como autor de pintorescas escenas costumbristas, casi siempre ambientadas en Andalucía y más concretamente en Sevilla, donde residió durante varios años.

Conocido sobre todo como retratista, pintor religioso o autor de decoraciones murales y figuras, casi siempre de tamaño natural, dentro del más estricto academicismo de las últimas décadas de siglo, este interesante artista no alcanzó la mayoría de las veces en estos géneros más que discretos resultados, mostrándose por el contrario mucho más capacitado en este tipo de atractivas escenas populares, en las que logra casi siempre su mayor interés como pintor.

En este caso, muestra una apacible estampa familiar en un soleado patio de vecindad sevillano. Una mujer joven hace la colada en el pilón situado en una esquina, mientras otra de mayor edad le acerca un cesto de ropa. Junto a ellas, una familia toma el sol con sus hijos, apostados junto a uno de los pilares del patio, y observados por una vecina desde el corredor alto. El hombre atiende a su hija, que le ofrece una naranja, mientras la madre acaba de dejar a su hijo pequeño en brazos de otra vecina o criada. Delante de ellos, una muchacha sentada contempla absorta varias gallinas y patos que comen junto a un banco repleto de macetas, entre las que destaca una pita. Resguardado a la sombra, faena un zapatero de viejo. En primer término se ven las alforjas y aperos de una caballería.

A pesar de la sencillez de su argumento, el lienzo muestra la destreza de Wssel como pintor de costumbres, al estar resuelto con unas características muy personales, que le distinguen de la legión de artistas, de la más diversa entidad, que se dedicaron por los mismos años a este género, debido a su fácil venta entre la clientela burguesa de la época por lo atractivo de sus temas anecdóticos y su colorido brillante, de evidentes resultados decorativos.

El artista concede al marco escenográfico en que se desenvuelven los personajes una presencia y proporciones poco habituales en este tipo de pinturas, dotando en este caso a la sobria arquitectura del patio, a base de sencillas vigas de madera y paredes encaladas, un protagonismo fundamental en la composición, subrayado por el propio tamaño del lienzo, al que se someten las figuras, que se ven así reducidas en su apariencia y dimensiones.

No obstante, es lógicamente en los personajes donde Wssel demuestra su especial capacidad narrativa, a pesar de lo intrascendente de la escena, así como su agudeza visual más descriptiva en la observación primorosa de los distintos tipos populares, en la que basó buena parte de su éxito en este género, y en la que hace gala de una técnica mucho más jugosa y refinada que en sus cuadros con figuras grandes, que resultan casi siempre algo deslavazadas. Así, en personajes como la niña sentada –sin duda la figura más deliciosa de toda la composición– o en objetos como las hojas de la enredadera o las propias macetas, Wssel alcanza cotas de verdadero virtuosismo, describiéndolas casi a punta de pincel con la exquisitez de un miniaturista. Por otra parte, resuelve con gran habilidad los radicales contraluces que produce el sol cegador que cae sobre el patio, con efectos de indudable acierto, como las ramas soleadas de la enredadera recortándose sobre el portalón del fondo, en profunda penumbra.

A pesar de la imprecisión del título, podría tratarse del cuadro En un patio sevillano citado por la bibliografía en paradero desconocido.



user_50_vendedoras_de_rosquillas_en_un_rinc_n_de_sevilla

Vendedoras de rosquillas en un rincón de Sevilla. Obra de Manuel Wssel de Guimbarda. 18781. Óleo sobre lienzo, 107 x 81 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo gratuito al Museo Carmen Thyssen Málaga

Pareja de Lavando en el patio (cat. 50), su despliegue escenográfico está concebido con una intención decorativa más evidente, insistiendo en los detalles más coloristas y anecdóticos, por los que los cuadros de costumbres de este artista fueron apreciados en su tiempo. Así, como contrapunto al lienzo compañero, la escena tiene lugar en plena calle. Todo lo que en aquel respiraba la calma íntima y doméstica de una tertulia familiar, aquí se convierte en la charla bulliciosa de personajes apostados en la calle, y la sobriedad de la modesta arquitectura del patio se transforma aquí en una típica encrucijada de calles del casco antiguo de Sevilla, marcada por las esquinas de las fachadas oblicuas del caserío.

Así, en la confluencia de la calle de Conteros con la actual de Argote de Molina, unas gitanas tienen instalado su puesto de rosquillas, llegando a invadir la calzada con sus distintos aperos. A la sombra de la casa porticada galantea animadamente una pareja, sentada en torno a una mesa, viéndose detrás el pretencioso letrero de una barbería, en el que puede leerse: «GABINETE / DE AFEITAR Y CORTAR». En el chaflán contrario, una muchacha, coquetamente vestida con mantilla, mantón de flecos y unas flores en el pelo, charla con un aguador sentado en el poyete. Del portalón del fondo, resguardado del sol por un toldo, sale una mujer, seguramente una mendiga, con su pequeño dormido en brazos.

Como resulta evidente en la comparación de ambos cuadros, aquí Wssel se esmera todavía más en depurar su técnica, de dibujo preciso y analítico, insistiendo con una asombrosa capacidad de observación en los detalles más menudos esparcidos por toda la composición. Partiendo del pintoresquismo lleno de sabor con que Wssel despliega el caserío, casi como si del escenario de un sainete teatral se tratara, el artista logra detener la mirada en todos los objetos que integran la escena, comenzando por la noble arquitectura de la casa de ladrillo del margen izquierdo del cuadro, que tiene recogidas sus características persianas de esparto. Mucho más modesta, la casa del fondo muestra en su fachada un canalón sobrepuesto para el desagüe, aunque es en la casa de la derecha donde el artista se deleita con más detenimiento. Así, si se observa con atención puede llegar a leerse en el tablón de su fachada un cartel de toros y otros dos anunciando dos navíos de nombre «SEGOVIA» y «LAFITTE», seguramente para embarque de pasaje o mercancías en el puerto fluvial del Guadalquivir. Muestra el pintor su mayor alarde de virtuosismo en detalles como las macetas, la ropa tendida, el sombreado de la jaula o la palma de ramos que cuelga del balcón de la fachada principal. No obstante, lo que más llama la atención de la escena es el puesto de la buñolera, que Wssel reproduce con todos sus elementos, haciendo inventario de la variopinta cacharrería que constituía estos típicos puestos callejeros. Así, desde la banqueta convertida en improvisado escaparate, con una servilleta a modo de mantel sobre la que reposan las rosquillas recién hechas, hasta el anafe de barro, atusado con el soplillo por una muchacha, el gran barreño de cerámica donde otra maneja la masa o instrumentos como la balanza, el canasto o la vasija; todo ello observado con una marcada intención realista.

Pero donde Wssel se siente más cómodo es en la ejecución de las figuras humanas, a las que dedicó una parte fundamental de su producción y a las que infunde siempre, incluso en este tipo de escenas populares, cierta presencia sólida y monumental, procedente de su formación académica, a la que se une en este caso una especial agudeza en la captación de los diferentes tipos y un particular sentido decorativo en el tratamiento minucioso y colorista de sus ropajes, todo lo cual demuestra una vez más las especiales aptitudes de Wssel para este género.

Javier Barón / José Luis Díez / carmenthyssenmalaga.org



Otras obras


user_50_dama_con_mant_n

Dama con mantón. Óleo sobre lienzo, 72 x 55 cm. Obra de Manuel Wssel de Guimbarda


user_50_paisaje_1897

Paisaje, 1897. Óleo sobre lienzo, 24 x 36,5 cm. Obra de Manuel Wssel de Guimbarda


user_50_1896_97_baco_acuarela_sobre_papel_35x24_5_colecci_n_cebri_n_salas_madrid

Baco. 1896-97. Acuarela sobre papel, 35x24´5. Colección Cebrián-Salas. Madrid. Obra de Manuel Wssel de Guimbarda


user_50_wssel_de_guimbarda_1_880_retrato_de_mujer_acuarela_sobre_papel_35x25_museo_de_bellas_artes_de_murcia

Retrato de mujer. 1880. Acuarela sobre papel, 35x25. Museo de Bellas Artes de Murcia. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_wssel_de_guimbarda_bailarina_acuarela_sobre_papel_39x28_cm_colecci_n_particular_murcia

Bailarina. Acuarela sobre papel, 39x28 cm. Colección particular. Murcia. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_wssel_de_guimbarda_1871_joven_fumando_acuarela_sobre_papel_20_x_14_colecci_n_particular_murcia

Joven fumando. 1871. Acuarela sobre papel, 20 x 14. Colección particular. Murcia. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_wssel_de_guimbarda_1_882_la_cubana_acuarela_sobre_papel_46_x_28_colecci_n_tornel_sempere_murcia

La cubana. 1882. Acuarela sobre papel, 46 x 28. Colección Tornel-Sempere. Murcia. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_wssel_de_guimbarda_1_901_jardinera_acuarela_sobre_papel_97_x_63_colecci_n_caja_de_ahorros_del_mediterr_neo

Jardinera. 1901. Acuarela sobre papel, 97 x 63. Colección Caja de Ahorros del Mediterráneo. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_1estudio_de_cabezas_1879_plumilla_sobre_papel_blanco_21_x_28_colecci_n_familia_colao_cartagena

Estudio de cabezas. 1879. Plumilla sobre papel blanco, 21 x 28. Colección Familia Colao. Cartagena. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_1joven_despeinada_1895_leo_sobre_lienzo_40x35_colecci_n_francisco_carles_murcia

Joven despeinada. 1895. Óleo sobre lienzo, 40x35. Colección Francisco Carles. Murcia. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_1mujer_leyendo_m_sica_1884_leo_sobre_tabla_23_x_16_colecci_n_agust_n_pedre_o_cartagena

Mujer leyendo música. 1884. Óleo sobre tabla, 23 x 16. Colección Agustín Pedreño. Cartagena. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_pinturas_de_la_bas_lica_de_la_caridad_de_cartagena_iii
user_50_pinturas_de_la_bas_lica_de_la_caridad_de_cartagena_v

Pinturas de la Basílica de la Caridad de Cartagena. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_1fresco_del_camar_n_de_la_virgen_iglesia_de_la_caridad_cartagena

Fresco del camarín de la Virgen. Basílica de la Caridad. Cartagena. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_excolegiata_de_san_patricio_de_lorca_altar_mayor

Excolegiata de San Patricio de Lorca. Altar Mayor. El cuadro central 'El Calvario' es obra de Wssel de Guimbarda, es un lienzo de más de cinco metros de alto, que preside el altar mayor de la excolegiata de San Patricio con fondo tenebroso con ráfagas cárdenas. (la foto es de Jerónimo Contreras/500px.com)


user_50_altar_mayor_san_patricio

Excolegiata de San Patricio de Lorca. Altar Mayor. Vista general. El cuadro central 'El Calvario' es obra de Wssel de Guimbarda


user_50_excolegiata_de_san_patricio_de_lorca_altar_mayor_detalle

Excolegiata de San Patricio de Lorca. Altar Mayor. Detalle del cuadro central 'El Calvario' es obra de Wssel de Guimbarda


user_50_alegor_a_de_la_justicia_leo_sobre_lienzo_300x150_perfumer_a_g_miz_cartagena

Alegoría de la Justicia. Pinturas murales, 300 x 150 cm. Perfumería Gómiz. Cartagena. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_alegor_a_leo_sobre_lienzo_palacio_ruano_lorca_murcia
user_50_alegor_a_leo_sobre_lienzo_palacio_ruano_lorca_murcia

Pinturas murales del Palacio Huerto Ruano de Lorca (Murcia). Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_1bacanal_hacia_1_890_95_leo_sobre_lienzo_28x45_cm_colecci_n_agust_n_pedre_o_cartagena

Bacanal, hacia 1.890-95. Óleo sobre lienzo, 28x45 cm. Colección Agustín Pedreño. Cartagena. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_1patio_toledano_1895_leo_sobre_lienzo_64_x_40_colecci_n_particular_cartagena

Patio toledano. 1895. Óleo sobre lienzo, 64 x 40. Colección particular. Cartagena. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_lavadero_1895_leo_sobre_tabla_19_x_26_colecci_n_particular_cartagena

Lavadero. 1895. Óleo sobre tabla, 19 x 26. Colección particular. Cartagena. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_bajo_la_parra_1895_leo_sobre_tabla_18x26_cm_colecci_n_particular_tobarra_murcia

Bajo la parra. 1895. Óleo sobre tabla, 18 x 26 cm. Colección particular. Tobarra. Murcia. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_maternidad_1895_leo_sobre_lienzo_19_x_27_excelent_simo_ayuntamiento_de_cartagena

Maternidad. 1895. Óleo sobre lienzo, 19 x 27. Excelentísimo Ayuntamiento de Cartagena. Obra de Wssel de Guimbarda


user_50_juli861

Enlace recomendado para conocer mejor la vida y obra de Manuel Wssel de Guimbarda



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor Manuel Ussel de Guimbarda (La Habana, Cuba, 26 de noviembre de 1833 - Cartagena, España, 9 de mayo de 1907) fue un pintor español que firmaba sus obras como Manuel Wssel de Guimbarda. Su obra puede contemplarse en el Museo de Bellas Artes de Murcia, Ayuntamiento de Cartagena, Basílica de la Caridad de Cartagena, Palacio Huerto Ruano de Lorca, en numerosas colecciones particulares y la colección Carmen Thyssen-Bornemisza de Málaga, por citar los más significativos.


Fuentes y agradecimientos: Fernando Conde Torrens/sofiaoriginals.com, carmenthyssenmalaga.org, regmurcia.com, es.wikipedia.org, josedelamano.com, laverdad.es, 500px.com, burguillosviajero.blogspot.com.es, historiadelaciudaddelorca.blogspot.com, Wssel de Guimbarda y la sociedad de su tiempo, Ayuntamiento de Cartagena, Fundación Caja Murcia y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events