Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Cristina Iglesias
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Cristina Iglesias 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a la escultura Cristina Iglesias. Nace en San Sebastián en noviembre de 1956. Estudia Ciencias Químicas en San Sebastián (1976-1978), y Escultura y Cerámica en la Chelsea School of Art (Londres-U.K.) (1980-1982)


user_50_cristina_iglesias_posa_en_2007_junto_a_una_de_las_piezas_complementarias_de_los_tres_corredores_suspendidos

Cristina Iglesias posa en 2007 junto a una de las piezas complementarias de Los tres corredores suspendidos.

Es nombrada Professor de Escultura en la Akademie der Bildenden Künste de Munich (Alemania) en 1995. Premio Nacional de Artes Plásticas en 1999. En 2011 es Premio de Artes Plásticas en la 3ª edición de los Premios Observatorio D'ACHTALL.

Ha relizado exposiciones individuales en museos como: Stedelijk Van Abbemuseum Eindhoven 1995; Solomon R. Guggenheim Museum, NY 1997 y The Renaissance Society, Chicago; Palacio de Velázquez, MNCARS, Madrid y Museo Guggenheim Bilbao en 1998; Carré D´Art, Musée d´Art Contemporain, Nîmes 2000;Museo Serralves, Oporto 2002; Whitechapel Art Gallery, Londres y Irish Museum of Modern Art, Dublin en 2003; y Ludwig Museum, Colonia, Alemania, 2006; Pinacoteca del Estado de Sao Paulo, Brasil 2008, Fundazione Arnaldo Pomodoro Milán, 2009; Marian Goodman Gallery, Nueva York, 2011; Galerie Marian Goodman, París (noviembre 2011).

Ha participado en bienales y exposiciones colectivas como The Eighth Biennale of Sydney, Art Gallery of New South Wales, Sydney, 1990; XIV Bienal de Venecia 1993; Carnegie International, Museum of Art, Carnegie Institute, Pitts burgh, 1995; Bienal de Tapei, 2003, y Bienal de Santa Fe, 2006

Espagne 87: Dynamiques et Interrogations, ARC, Musée Moderne de la Ville, París, 1987; Metropolis, Berlin, 1991; Espacio mental, IVAM, Valencia, 1991; The sublime Void), Koninklijk Museum voor Schone Kunster, 1993, Amberes; Hortus Conclusus, Witte de With, Rotterdam, 2001; Happiness, The Mori Art Museum, Tokyo, 2003; Big Bang, Centre Georges Pompidou, París, 2005,On History/Sobre la Historia Fundación Santander Central Hispano, Madrid 2006; Everstill, Fundación García Lorca, Huerta de San Vicente, Granada,2007; Umedalen Skulptur 2008 (umedalen sculpture park), Suecia; Elles@centrepompidou, Centre Georges Pompidou, París, Francia, 2009 Ha realizado exposiciones en Galerías como: Marian Goodman Gallery, Nueva York y París; Donald Young Gallery, Chicago; Galerie konrad Fischer, Düsseldorf, Galería Elba Benítez, Madrid; Galerie Joost Declercq, Gante; Galerie Ghislaine Hussenot, París; Galería Pepe Cobo; Galería Marga Paz, Madrid.

Su obra se encuentra en colecciones destacadas como las del Museo Reina Sofía (Madrid), Centre Georges Pompidou (París), Tate Modern (Londres), Museo de Serralves (Oporto), Moca (Los Angeles), Hirshorn Museum (Washington), Museo Guggenheim (Bilbao), MACBA (Barcelona), Van Abbemuseum Eindhoven, Kunsthalle Bern, Musée de Grenoble y otros...

Espero que la recopilación que he conseguido de esta escultora española, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y contribuya en su divulgación.




user_50_la_escultora_cristina_iglesias

La escultora Cristina Iglesias.

Visitar su web



Algunas obras


Cristina Iglesias. Una vida de hierro y piedra



user_50_3_sin_t_tulo_muro_xvii_1992_cristina_iglesias

'Sin título (Muro XVII)', (1992), Cristina Iglesias.


user_50_5_habitaci_n_vegetal_iii_2005_cristina_iglesias

'Habitación vegetal III' (2005), Cristina Iglesias.


user_50_11sin_t_tulo_venecia_iii_1993_cristina_iglesias

Sin título (Venecia III)', 1993, Cristina Iglesias.


user_50_2_acuario_iii_2010_cristina_iglesias

'Acuario III', (2010), Cristina Iglesias.


user_50_4_habitaci_n_de_alabastro_1993_cristina_iglesias

'Habitación de alabastro' (1993), Cristina Iglesias.


user_50_6_corredor_suspendido_iii_2006_cristina_iglesias

'Corredor suspendido III' (2006), Cristina Iglesias.


user_50_7una_de_las_salas_dedicadas_a_cristina_iglesias_en_el_museo_reina_sof_a

Una de las salas dedicadas a Cristina Iglesias en el museo Reina Sofía.


user_50_8_towards_the_bottom_2009_cristina_iglesias

'Towards the bottom' (2009), Cristina Iglesias.


user_50_9_sin_t_tulo_1990_cristina_iglesias

'Sin título' (1990), Cristina Iglesias.


user_50_10_sin_t_tulo_venecia_ii_1993_cristina_iglesias

'Sin título (Venecia II)', 1993, Cristina Iglesias.


user_50_1techo_suspendido_inclinado_cristina_iglesias

Techo suspendido inclinado', Cristina Iglesias.


Imágenes tomadas de EL PAÍS.com



Más obras de Cristina Iglesias


user_50_13towards_the_sound_of_wilderness
user_50_13towards_the_sound_of_wilderness2

Towards the sound of wilderness. 2011. Técnica y materiales: Resina de poliéster, polvo de bronce y acero inoxidable. Dimensiones: 385 x 600 x 420 cm. Terraplenes de la torre Martello, Folkestone. (obra permanente). Inglaterra


user_50_12_1
user_50_12_1360148142_371859

Inhotim, Belo Horizonte. Brasil. 2010-2012 (obra permanente). Técnica y materiales: Acero inoxidable, bronce, resina de poliéster y fibra de vidrio.


user_50_14estancias_sumergidas
user_50_14estancias_sumergidas

Estancias sumergidas. 2010. La obra se localiza en las profundidades de la bahía de Candelero, dentro del Parque Nacional Zona Marina del Archipiélago de Espíritu Santo, en Baja California Sur, México. (Instalación Permanente)
Dimensiones: La escultura consiste en un conjunto de 14 celosías, de tres metros de altura cada una, divididas en dos grupos que conforman las estancias, y están colocadas a 14 metros de profundidad.
Técnica y materiales: Para su fabricación, se utilizaron varillas de acero inoxidable y un concreto especial, con un PH similar al del agua marina, para resistir las características del ambiente sin agredirlo.


user_50_15towards_the_ground
user_50_15towards_the_ground

Towards the ground. 2008. Dimensiones: 243 x 243 cm. Técnica y materiales: polvo de bronce y resina. Colección privada. Castello di Ama, Toscana. Località Ama, Gaiole in Chianti SI. Italia (Instalación Permanente)


user_50_16_1
user_50_16habitaci_n_vegetal_xv_doble_pasaje_2008

Habitación Vegetal XV (Doble Pasaje), 2008. Dimensiones: 470 x 570 x 285 cm. Técnica y materiales: Polvo de bronce, resina de poliester, fibra de vidrio, patinado y acero inoxidable. (Instalación Permanente). Fundación Godia, Barcelona 2008.


user_50_17_1360150410_492178
user_50_17sin_t_tulo_celos_a_x_2006

Sin título (Celosía X), 2006. Dimensiones: 200 x 400 cm. Técnica y materiales: Gres. Fundación BBVA , Madrid. (Instalación Permanente)


user_50_18_1360150639_599702
user_50_18deep_fountain

Deep fountain. 1997-2006. Dimensiones: 340 x 140 cm. Leopold de Wael Platz, Amberes. Bélgica (Instalación Permanente)


user_50_19sin_t_tulo_br_jula_de_media_noche_2008

Sin Título. (Brújula de media noche) 2008. Dimensiones: 260 x 230 cm. Parlameto Vasco, Vitoria-Gasteiz. (Instalación Permanente)


user_50_20_1360151013_402304
user_50_20lobby_del_edificio_american_express_2000

Lobby del Edificio American Express. 2000. Dimensiones: 3 x 60 x 3.95 m. Técnica y materiales: Serigrafía sobre cobre. Edificio American Express en Minneapolis. EE.UU. (Instalación Permanente)


user_50_21_1360151183_354168
user_50_21entrada_umbral_museo_del_prado

Entrada-Umbral. Museo del Prado. 2006-2007. Dimensiones: 6 x 8,80 x 1,36 m. Técnica y materiales: Bronce y mecanismo hidraulico. Museo del Prado, Madrid. (Instalación Permanente)


user_50_22_1360151396_711684
user_50_22sin_t_tulo_c_pulas_edificio_kotoen_natie

Sin Título. (Cúpulas edificio Kotoen Natie). 1992-1993. Técnica y materiales: Hierro, alabastro y cristal. Edificio Kotoen Natie, Amberes. Bélgica (Instalación Permanente)


user_50_23sin_t_tulo_habitaci_n_vegetal_vii
user_50_23_1360151612_220009

Sin Título, (Habitación Vegetal VII). 2000-2008. Dimensiones: 255 x 320 x 320 cm. Técnica y materiales: Polvo de bronce, resina, acero inoxidable. Umedalen Skulptur, Umea. Suecia. (Instalación Permanente)
 

user_50_28
user_50_28sin_t_tulo_hojas_de_laurel_moskenes

Sin Título, (Hojas de laurel - Moskenes)


 00_1453304727_208091

San Sebastián, capital europea de la cultura en 2016. La escultora Cristina Iglesias recibió (el19/01/2016) el Tambor de Oro de manos del alcalde de San Sebastián, Eneko Goia. La artista donostierra fue la encargada de elevar la bandera de la Unión Europea.

Imágenes tomadas de la web de Cristina Iglesias. Para ver más obras pinchar aquí



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a la escultora Cristina Iglesias. Premio Nacional de las Artes Plásticas 1999 y una de las artistas españolas más valoradas en el panorama internacional (representó a España en la Bienal de Venecia, en 1986 y 1993 y el Guggenheim de Nueva York la consagró en 1997 con una gran retrospectiva), el Museo Reina Sofía donde ha expuesto, cuenta ya con varias piezas suyas. Autora de la Entrada-Umbral del  Museo del Prado, una obra que le dió gran popularidad. Sus obras son muy cotizadas y ya están representadas en muchos países.

     
Fuentes y agradecimientos a: cristinaiglesias.com, elpais.com, es.wikipedia.org y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 20 Enero 2016, 17:08; editado 1 vez 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
La retrospectiva de Cristina Iglesias en el Reina Sofía crea un extraño viaje a través de los lugares inventados por esta escultora, considerada por muchos la artista española más internacional


Cristina Iglesias: esculpiendo enigmas


Laberintos, grutas, techos suspendidos, muros vegetales, manantiales



user_50_0la_escultora_cristina_iglesias

La escultora Cristina Iglesias.

Hay obras de arte que no necesitan explicación. No porque sean obvias sino precisamente porque plantean enigmas, producen sensaciones, invitan e involucran directamente a quien las ve. Sin intermediarios. Y después, se llevan adheridas secretamente en algún lugar de la memoria. El trabajo que ha venido realizando Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956) es de ese tipo. Y la exposición que se abre al público el 5 de febrero en el Museo Reina Sofía será, sin duda, un acontecimiento. Sobre todo porque, más que una retrospectiva, será un auténtico viaje. Una excursión llena de lugares extraños e inesperados. “Lo que hago es ficción”, dice la escultora.

Su casa-estudio en Torrelodones, en las afueras de Madrid, tiene grandes ventanales que permiten que el paisaje de la sierra le hable de formas y colores cambiantes. A la entrada de la casa una serie de figuras de hombrecillos achinados y sonrientes recuerdan que allí vivió también Juan Muñoz, el célebre escultor y marido de Cristina Iglesias, fallecido en 2001. Dentro de la misma propiedad vive además el hermano de la artista, el oscarizado compositor Alberto Iglesias. Pero ella no les va a la zaga. El nombre de Cristina Iglesias tal vez no le resulte familiar a la gente poco involucrada con el mundo del arte. Dentro de él, sin embargo, es considerada en muchos círculos internacionales como la artista española viva más relevante en estos momentos. Más allá de las grandes colecciones y museos, hay piezas suyas dispersas por todo el mundo. Muchas de ellas escondidas entre montañas o acantilados, en ciudades y edificios emblemáticos, y hasta en el fondo del mar.

“Me interesa la idea de un espacio que no es nada, que está olvidado o se está creando, y conseguir activar esa situación”

Tiene la sonrisa fácil, una voz ligeramente ronca y cristalina a la vez. La enorme mesa de su despacho está llena de papeles, apuntes y pequeñas muestras de maquetas porque suele desarrollar varios proyectos simultáneamente y cada uno de ellos tiene su pequeño espacio en ese aparente desorden. A pocos metros, dice, está su cama. Eso le permite levantarse a cualquier hora y capturar ideas o soluciones entre la vigilia y el sueño. “Mis obras tratan de construir lugares donde haya una experiencia que te despierte percepciones que a veces no esperas”, dice. “Y, en este sentido, el espacio del Reina Sofía es un vehículo perfecto. Habrá piezas de cierto carácter monumental que me ayudan a crear el viaje que propongo al visitante. Esta exposición está planteada como una antológica, porque así se define, pero yo la veo como un viaje que atraviesa diferentes momentos, construcciones que te llevan unas a otras. Hay cruces de caminos en los que uno puede optar por dos direcciones, algún callejón sin salida. Alternativas que activan el lugar”.

Y esa quizá sea la clave de sus intervenciones. Sitios neutros que se “activan” gracias a las construcciones que ella instala.

Quienes hayan tenido la experiencia de meterse y experimentar sensaciones en la sala de Richard Serra en el Guggenheim de Bilbao pueden hacerse una idea de lo que será esta muestra. Esculturas que a veces intimidan, pero también invitan al espectador a adentrarse en sus espacios. Son experiencias físicas. Su trabajo no es decorativo. Son proposiciones de inmersión.

“Siempre me ha interesado producir esa área del deseo. Y a la vez que este no sea accesible”

“Siempre me ha interesado producir esa área del deseo. Y a la vez que este no sea accesible”, confiesa. “Como en esas piezas que te proponen una entrada con una luz, el reflejo de un tapiz que multiplica el espacio… y todo ocurre en apenas 50 centímetros. Te tienes que asomar a ellas pegado a la pared y lo demás es un muro. Eso también estará en esta exposición. Obviamente conozco la historia y el Étant donnés, de Duchamp, ha sido una pieza que reverberaba en mi imaginario. Pero quiero decir que me interesa activar mentalmente y también físicamente al espectador. Moverte de un lado a otro, la forma en que entras, el que tengas que volverte, todo ello. Por eso montar esta exposición en el museo es para mí como volver a construir. Una exposición la construyes con elementos que muchas veces habías pensado para otros espacios o una situación determinada, y te hacen reflexionar sobre el tránsito. No el tránsito en una ciudad, que también, sino cómo transita la gente por un espacio. Un espacio que tiene que ser permeable pero a la vez te protege y ves a través”.

Cristina Iglesias ha trabajado en muchas ocasiones con arquitectos. Y, sin embargo, su trabajo es antiarquitectónico a veces. Quizá porque siempre se ha sentido fascinada por ese tipo de construcciones fantasiosas como son las grutas, laberintos, refugios. Espacios inclusivos y amenazadores al mismo tiempo. “Esa inquietud, el sentirte perturbado por algo que está a punto de ocurrir, la espera de que algo quizá se repita, que vuelva a brotar agua o que una sombra aparezca de nuevo, esa idea de tiempo te lleva a un lado oscuro. Ese lado oscuro está presente en la obra. Es como una música que te entra y que luego tiene más capas”.


user_50_exposici_n_de_la_escultora_cristina_iglesias_en_el_museo_serralves_de_oporto_portugal

Exposición de la escultora Cristina Iglesias en el Museo Serralves de Oporto (Portugal),

Ha trabajado mucho en espacios públicos, una tarea difícil. “Es un reto complicado. Cada pieza es distinta y yo quisiera que sea siempre así. No quiero abordar de la misma manera una plaza o una esquina de una ciudad por haberlo hecho antes”, afirma. “Me interesa esa idea de un espacio que no es nada, que está olvidado o se está creando, y conseguir activar esa situación y llevarla a un terreno de percepción que verdaderamente funcione. Que parezca que siempre ha estado allí, que no irrumpa, pero que tampoco pase desapercibido”.

Uno de los últimos es el que está realizando desde hace varios años en Toledo. “Es la construcción de una ruta con varias intervenciones en la ciudad que van desde el río hasta la parte más alta. Es una sola pieza concebida como un recorrido, la sucesión de piezas escultóricas e intervenciones y el propio camino. La idea de todo el proyecto es el agua como comunicador de conocimiento y de diálogo. Hay un cierto ilusionismo. En Toledo siempre ha preocupado llevar el agua a la parte más alta de la ciudad, y además es lugar del diálogo entre las tres culturas, un momento de convivencia en el que todos compartían hasta los baños públicos. Dos de las secciones estarán listas durante la exposición y en la propia muestra habrá una habitación que describe en gran parte el proyecto. La obra completa se inaugurará en abril de 2014 para el 400º aniversario de El Greco”.

“Esa inquietud, el sentirte perturbado por algo que está a punto de ocurrir, esa idea de tiempo te lleva a un lado oscuro”

El agua es el material que ha incorporado en los últimos años a su obra. Hablando de su relación con los materiales, llama la atención que Cristina Iglesias empezara sus estudios, no en una escuela de arte convencional, sino haciendo escultura en el departamento de cerámica. “Yo hice Químicas, pero a la vez me interesaba el arte. En Barcelona hice algo de barro y dibujo, y empecé filosofía. Todo en un año loco de muchos cambios. Quería meterme en el arte y buscar un lenguaje. Cuando fui a Londres empecé a pensar en la escultura, usé el barro porque podía usar color con él. Me atraía la arquitectura, la pintura y el cine. La tierra sí que me parecía interesante. El material en ese momento me permitió meter las manos en la harina. En mi caso, la relación con los materiales sigue siempre a las ideas”.

“En relación al agua, la primera pieza en la que usé agua es de 1992, en las Islas Lofoten en Noruega. Pasé tiempo en Roma donde además de aprender de las fuente de Bernini encontré a Borromini. Todo eso fue creando un poso y llegó el momento en que dije: quiero crear un lugar donde algo ocurra, un territorio poético. Un sitio donde no haya nada o en cualquier esquina de una habitación. Los materiales se incorporaron y luego hablan por sí mismos. He usado cristal por su transparencia, vidrio coloreado porque la luz al atravesarlo produce sombra de color, alabastro para sentir esas venas de agua debajo y cómo la luz lo atraviesa… otros artistas, como Chillida, han utilizado el alabastro metiéndose dentro. Yo lo utilizo de manera más constructiva. En realidad soy una constructora. Pertenezco al ramo de la construcción”, dice riendo.

A principios de los años ochenta estudió en la Chelsea School of Arts; en 1986 y en 1993 representó a España en la Bienal de Venecia. En 1995 fue nombrada Profesor de escultura en la Academia de Bellas Artes de Múnich. En 1999 recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas. Nacida en San Sebastián, Chillida y Oteiza están en la trastienda de sus referencias artísticas.

“Ellos están de una manera muy natural en mi trabajo porque los tenía muy cerca. Y, desde luego, su lenguaje sí que me abrió y me educó. Es importante que el arte y la cultura, estén en la calle, en los museos. Yo lo siento natural porque en San Sebastián el Peine del viento lo he visto siempre y he entendido que una abstracción como esa podía ser muy significativa, unir a la gente y hacerte pensar: cómo puede ser representado el viento. Eso es educación y es importante. Chillida y Oteiza estuvieron de forma natural, pero al mismo tiempo, estudié la historia del arte. He recibido influencia de muchos otros artistas”.

“Lo mío es todo ficción, aunque trate de lo natural y me aproveche de ello. Es todo una invención"

No tiene inconveniente en citar algunos. “Cuando estuve en Londres, Eva Hesse tuvo un impacto tremendo. Ella ya había muerto, pero conocer su trabajo me impresionó mucho, así como la obra de Robert Smithson o Walter de Maria, particularmente las obras de una exposición que vi allí al poco de llegar titulada Pier and Ocean. También los rusos y, en particular, las artistas rusas: Katarzyna Cobro, Liubov Popova… Todos ellos constructores... del ramo de la construcción”, vuelve a decir con humor.

Y prosigue. “El otro día vi una exposición en Nueva York sobre la abstracción donde reencontré una pieza que me ha marcado como escultura. Antes mencioné el Étant donnés, ahora me refiero a la torre de Tatlin, el Homenaje a la Tercera Internacional. Es buenísima. La vuelves a ver ahora, con esos elementos casi de ciencia ficción interiores, donde se dividían las estructuras del Estado, y es una obra excepcional, percibes su fuerza. Pero volviendo a aquellos primeros descubrimientos, todos ellos me planteaban qué era la escultura, hasta qué punto puede uno expresarse y crear un lugar activo y, por otro lado, también crear un territorio poético”.

Eso es precisamente lo que produce el arte en el paisaje. Cristina Iglesias ha incorporado hace tiempo representaciones vegetales en sus trabajos. Una de las piezas más emblemáticas, en ese sentido, son las puertas de la ampliación del Museo del Prado. “La naturaleza es uno de los territorios de referencia más fértiles, para hablar de ciertos conceptos. Pero también lo hago en el territorio poético de los sueños”, dice. “Las puertas del Prado tienen que ver con eso. Combinan cierta invención vegetal, el tránsito entre la ciudad y el templo de lo imaginado e incluso se involucran con la cercanía del Jardín Botánico”.

“Una cuestión fundamental de esa obra es que tenían que ser puertas”, continúa. “Rafael Moneo me pidió una pieza funcional, unas puertas ceremoniales. No es la entrada normal de tiques, lo cual me permitió una libertad mucho mayor. Eso sí, se tenían que abrir todos los días, por normativa, porque es también una puerta de salida de emergencia. Esta entrada se abre y se cierra en el horario del museo. Entre uno y otro momento las puertas se mueven seis veces. Es una parte fundamental de la pieza. Ganar el umbral, los lados, crear un habitáculo. No mucha gente sabe que se mueven automáticamente y se colocan en diferentes posiciones. Incluir esa idea de tiempo, que siempre está en la escultura, me pareció un factor interesante para hablar de la escultura pública. Y que el viandante pueda quedarse en ese reducto sin necesidad de entrar en el museo”.

“Me gusta por el acto de caminar y porque también te despierta. Es una manera de meterte en ti misma y de pensar”

A esta artista, casi no hace falta señalarlo, le gusta caminar. “Me gusta andar por el campo, la montaña, hasta he caminado en algún desierto. Me gusta por el acto de caminar y porque también te despierta. Es una manera de meterte en ti misma y de pensar”, afirma.

También tiene una obra submarina en Baja California Sur (México). En su estudio hay un acuario con la maqueta de esa especie de ruina misteriosa. “Está entre 15 y 17 metros de profundidad. Una de las cosas que me pasó buceando allí, en el mar de Cortés, para construir la pieza fue descubrir que había tanto plancton que se formaba una especie de neblina”, apunta. “Me he planteado muchas veces hacer visible lo que no ves o lo que solo ves desde una distancia. Algo que parece una cosa y luego es otra, o hace que te sientas perdido o desorientado. Allí, bajo el agua, eso puede llegar a extremos. Lo más bonito de ese proyecto que es nace de una invitación a participar en un acto de preservación de la naturaleza. La idea era una recuperación de la isla Espíritu Santo para devolverla a lo público, porque estaba en parte en manos privadas. No me interesaba construir en la isla desierta y pensé en hacerlo bajo el agua, pero no porque sí. Trabajamos con los biólogos marinos en un proyecto de creación de refugios marinos, en el que está muy metido National Geographic. Se compone de dos estancias, cada una con varios lugares formados por celosías construidas con textos que hablan de la Atlántida. Es una construcción generadora de coral, es un jardín. El material es un cemento especial de PH neutro, no contaminante, y al que la vida puede adherirse”.


user_50_inhotim_obra_en_belo_horizonte_brasil

'Inhotim', obra en Belo Horizonte (Brasil).

La selva amazónica es un territorio en el que también ha dejado su marca. Inhotim, que queda en el Estado brasileño de Minas Gerais, es un extraordinario lugar a medias centro de arte contemporáneo y parque botánico dedicado a la flora tropical. Pertenece al coleccionista de arte Bernardo Paz. Hace unos meses se inauguró el pabellón de Cristina Iglesias. “He hecho una construcción vegetal, que es un pabellón en sí mismo, abierto al cielo. Tiene cuatro entradas. Cada una te lleva a una invención vegetal que va sufriendo transformaciones de un lugar a otro mediante un laberinto. Al centro de ese laberinto solo se puede llegar por un acceso. Todo ello es de acero inoxidable por fuera, de manera que cuando caminas por la selva esta se mezcla con esos trozos o islas de memoria de la vegetación del lugar dentro del jardín”, relata. “Es un laboratorio de biodiversidad increíble. Pero lo mío es todo ficción, aunque trate de lo natural y me aproveche de ello. Es todo una invención”.

“Son visitas guiadas a través de mi obra y desde ella se echa una mirada al mundo, la naturaleza y la ciudad”

Una invención y una invitación a ir a esos lugares. “Sin duda. Y esa es una de las razones de incorporar a la exposición en dos salas dentro del recorrido, los videos que hago desde hace tiempo. Son visitas guiadas a través de mi obra y desde ella se echa una mirada al mundo, la naturaleza y la ciudad. Están, por ejemplo, los desbordamientos de varios pozos, unas piezas recientes. También manifestaciones incontrolables de la naturaleza. Y esto liga con lo que hablábamos antes, de lo oscuro, o del mundo subterráneo, aquello que subyace bajo la superficie”.

Para esta exposición se van a transformar varios espacios del edificio Sabatini del Museo Reina Sofía. Se abrirán las ventanas al jardín, que normalmente están cerradas, para que entre la luz natural y para crear un circuito fluido con las piezas que estarán en el jardín. Habrá cerca de cincuenta obras, treinta de ellas esculturas, algunas de hasta nueve metros de largo. Celosías, corredores suspendidos, pasillos vegetales y pozos. “Es obvio que trabajo con el espacio y en el espacio”, reconoce. “Hay elementos constructivos que tienen que ver con la arquitectura, en muchos casos más como metáfora. En realidad hablo de otra cosa”. Ficciones arquitectónicas y viajes imaginarios. Esculturas habitables para viajantes de la imaginación.


Cristina Iglesias. Metonimias. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Edificio Sabatini. Santa Isabel, 52. Madrid. Del 5 de febrero al 13 de mayo.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
El laberinto de metáforas de Cristina Iglesias


El Reina Sofía dedica a la artista donostiarra una retrospectiva con medio centenar de obras esenciales en su carrera



user_50_la_escultora_bajo_la_pieza_corredor_suspendido

La escultora bajo la pieza 'Corredor suspendido' (EFE)

Ver vídeo

Celosías armadas sobre textos de Beckford, Huysmans o Roussel, pozos en los que el transcurso del agua crea sonidos escultóricos, paredes ocupadas de vegetación que recuerda las habitaciones de la Alhambra, laberintos de sombras. Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956) recrea en el Reina Sofía la esencia de toda una carrera dedicada a esculpir metáforas en una retrospectiva titulada Metonimias, la más importante que se le ha dedicado hasta el momento, en la que medio centenar de grandes piezas ocupan varias salas del edificio Sabatini. “Aquí está el corazón de mis obsesiones”, explica la artista, "abiertas para ser enriquecidas ante los ojos del espectador”.

Una impresionante pieza titulada Techo suspendido inclinado (1997) de nueve metros de largo por seis de ancho cuelga de la primera sala que sigue de arranque a la exposición, de una primera planta en la que las paredes han sido recolocadas para que la luz que entra desde los jardines pueda tener el protagonismo que Cristina Iglesias le da en toda su obra. Le siguen luego piezas de gran tamaño procedentes de colecciones privadas y de la propia artista junto a maquetas que reproducen sus grandes obras colocadas en espacios públicos de todo el mundo. Dos documentales completan una trayectoria que la artista ha querido que sea contemplada como un viaje.


user_50_tres_celos_as_de_cristina_iglesias_instaladas_en_el_reina_sof_a

Tres celosías de Cristina Iglesias, instaladas en el Reina Sofía

La última exposición dedicada a Iglesias en España, fue a finales de los noventa, en el Palacio de Velázquez del parque del Retiro. “Allí, el espectador se encontraba con las obras casi por sorpresa”, recuerda la artista y, en ese diálogo, era cuando las piezas adquirían su auténtica dimensión. Aquí, al ser un museo, el factor sorpresa no existe, pero he querido que se recreara un ambiente en el que el visitante mantenga una conversación muy personal con cada una de las piezas. Yo no doy mensajes. Creo lugares en los que cada uno pueda vivir su propia experiencia”.

La responsable de crear ese ambiente ha sido Lynne Cooke, comisaria de la exposición, quien explica que ha tomado como punto de partida la exposición del Palacio de Velázquez para proseguir con los proyectos públicos que la artista ha realizado en Estados Unidos, Noruega, Alemania, Madrid, sobre todo, Brasil. Está todo lo más conocido, obras menos vistas (esculturas de seda sobre cobre en tres dimensiones) y planes aún inconclusos, como el que prepara para la ciudad de Toledo para festejar en 2014 el Año del Greco, una pieza en la que el agua servirá de unión de los principales escenarios del pintor sobre la ciudad.

El agua, precisamente es el elemento protagonista de las más bellas y delicadas obras de la exposición. Los pozos, su último trabajo, están en centro del recorrido, bien bañados por la luz natural. En ellos, el sonido repetitivo del agua, vuelve a conectar, como en las celosías, con la cultura árabe. “El agua,” dice Manuel Borja-Villel, el director del museo,” tiene algo de fálico, de eyaculación, de la esencia de lo masculino. Cayendo por estos pozos, se transforma en un útero, en algo frágil y delicado, en la esencia de lo femenino”.

Premio Nacional de las Artes Plásticas 1999 y una de las artistas españolas más valoradas en el panorama internacional (representó a España en la Bienal de Venecia, en 1986 y 1993 y el Guggenheim de Nueva York la consagró en 1997 con una gran retrospectiva), el Reina Sofía cuenta ya con varias piezas suyas y alguna de las ahora expuestas pasará a formar parte de sus fondos, aunque el responsable del museo asegura que aún no está decidido. “Cristina Iglesias ha reinventado la escultura”, explica Borja-Villell, “es la creadora que más ha contribuido a la renovación del lenguaje plástico. Ha sabido romper, como nadie, con el concepto establecido de arte. Sus esculturas suspendidas, fuera de peanas, están cargadas de historias misteriosas a base de juegos de sombras y volúmenes. Las referencias históricas, los ritmos y su manera de tejer dimensiones íntimas en espacios públicos, hacen que su obra alcance dimensiones insospechadas”.


user_50_crisitnaiglesias

"Mis esculturas son lugares para pensar" Cristina Iglesias


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
Cristina Iglesias gana el Tomás Francisco Prieto 2013

 
 user_50_iglesias_cristina_1379676913_733270

Cristina Iglesias ha sido galardonada con la XXIV edición del Premio Tomás Francisco Prieto de Medallística, que la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda concede, anualmente, en reconocimiento a la trayectoria profesional y humana de artistas de reconocido prestigio.

Cristina Iglesias recibirá el premio de manos de S.M. la Reina Doña Sofía, el día 28 de noviembre. Coincidiendo con la entrega del galardón y siguiendo la tradición, se inaugurará la exposición 'Inicios' de Juan Navarro Baldeweg, artista galardonado en la edición anterior.

El jurado de la XXIV edición ha estado presidido por Jaime Sánchez Revenga, Presidente-Director General de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda, y formado por Gonzalo Anes Álvarez de Castrillón, Rafael Canogar, Carmen Iglesias Cano, Juan Navarro Baldeweg y Juan V. Teodoro Vidal, y como secretario ha actuado Rafael Feria.

Al aceptar el premio, la galardonada adquiere el compromiso de diseñar una medalla que posteriormente es acuñada por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda.

El premio Tomás Francisco Prieto tiene un reconocido prestigio dentro de las artes españolas y cuenta entre sus ganadores con nombres de la talla de Eduardo Chillida, Antonio Tàpies, Antonio López, Eduardo Arroyo, Pablo Palazuelo, Andreu Alfaro, Antonio Saura, José Luis Cuevas, Luis Gordillo, Carmen Laffón, Roberto Matta, Juan Barjola, Rafael Canogar, Antoni Clavé, Chirino, Luis Feito, Albert Ràfols Casamada, José Hernández, Guillermo Pérez Villalta, Eva Lootz, Alfredo Alcain, Susana Solano y, en la edición anterior, Juan Navarro Baldeweg.


elmundo.es


 

Felicidades por el galardón.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
Cristina Iglesias une el agua con El Greco


Tres escultura ubicadas en tres espacios diferentes de Toledo son "símbolo y metáfora" del fluir de gentes, conocimientos y diálogos



 01_1398350815_578877

Instalación de Cristina Iglesias en la Plaza del Ayuntamiento de Toledo frente a la Catedral. / Ismael Herrero (efe)

Tres esculturas de la artista Cristina Iglesias ubicadas en tres puntos de Toledo tienen como protagonista el agua  y son "símbolo y metáfora" del fluir de gentes, conocimientos y diálogos. Las obras se han instalado en un edificio rehabilitado junto al Tajo, en un convento y en la plaza a la que asoman el Ayuntamiento y la Catedral.

La escultora donostiarra entiende que el primer contacto del visitante con sus obras genere "incompresión porque estas piezas necesitan tiempo para ser asumidas. Lo mismo que para entender poesía hay que leer poesía, y para entender la música y que te llegue hay que escuchar mucha música, para ver algo hay que mirar". En este proyecto, el trabajo más ambicioso de Iglesias, ha tenido un coste de dos millones de euros.

La gestación de Tres Aguas comenzó en 2007 cuando la Fundación británica Artangel ofreció a Cristina Iglesias realizar el proyecto que ella quisiera en el lugar que escogiera. Y Toledo fue la elegida, porque en esta ciudad "se dan las condiciones maravillosas de estratos culturales y con el Tajo, que la envuelve y da pie al diálogo".

Las personas que quieran visitar las intervenciones de Iglesias deberán comenzar el recorrido en la Torre del Agua de estilo mudéjar, situada junto a la Fábrica de Armas del siglo XVIII, en la misma ribera del Tajo, y avanzar posteriormente hasta  la Plaza del Ayuntamiento y de ahí trasladarse hasta unos habitáculos ocultos en el Convento de Santa Clara, habitualmente cerrado.Para estas obras, la escultora ha empleado piedra, metal y agua. Esta discurre por canales y desaparece en el suelo para que discurrir por las superficies brillantes de las esculturas, como si se tratase del lecho de un antiguo río cubierto por la maleza.

Esta obra no exenta de vaivenes a lo largo de este siete años fue asumida por la Fundación El Greco 2014 y entró a formar parte del cuarto centenario de la muerte del pintor. El proyecto Tres Aguas de Cristina Iglesias ha sido financiado íntegramente con capital privado, de Liberbank, Acciona y un mecenas privado que permanece en el anonimato, según el presidente de la Fundación El Greco 2014, Gregorio Marañón.

La exposición El griego de Toledo, que ha reunido 125 de las alrededor de 300 pinturas del Greco que hay en el mundo con motivo del IV centenario de su muerte, ha sido visitada hasta ahora por 295.000 personas en el primer mes desde su inauguración, el 14 de marzo.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
Toledo muestra ya las tres esculturas de Cristina Iglesias ligadas al agua




 toledo_esculturas_cristina_iglesias_ligadas_ediima20140424_0482_4

Toledo muestra ya las tres esculturas de Cristina Iglesias ligadas al agua.

La histórica Toledo cuenta desde hoy con tres esculturas de Cristina Iglesias, en un edificio rehabilitado junto al Tajo, en un convento y en la plaza a la que asoman el Ayuntamiento y la Catedral, en las que el agua es protagonista y "símbolo y metáfora" del fluir de gentes, conocimientos y diálogos.

"Lo mismo que para entender poesía hay que leer poesía, y para entender la música y que te llegue hay que escuchar mucha música, para ver algo hay que mirar", ha explicado hoy, en rueda de prensa, Cristina Iglesias para explicar que el primer contacto del visitante con sus esculturas puede generar "incomprensión", porque las obras "necesitan tiempo" para ser asumidas.

En 2007 nació este proyecto, cuando la Fundación británica Art Angel encargó a Cristina Iglesias la obra que ella quisiera en el lugar que escogiera. Y Toledo fue la elegida, porque en esta ciudad se dan las "condiciones maravillosas" de estratos culturales y con el Tajo, que "la envuelve" y da pie a la artista donostiarra a "hablar".

Más adelante, cuando el proyecto languidecía, la Fundación El Greco 2014 lo hizo suyo y entró a formar parte del cuarto centenario de la muerte del Greco.

El proyecto "Tres Aguas" de Cristina Iglesias ha sido financiado íntegramente con capital privado, de Liberbank, Acciona y un mecenas privado que permanece en el anonimato, y ronda los dos millones de euros, según ha dicho el presidente de la Fundación El Greco 2014, Gregorio Marañón.


eldiario.es / EFE - Toledo
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
TRES AGUAS 'Un proyecto para Toledo'



 dibujo_1398425142_656528

Ver vídeo

Tres esculturas de la artista Cristina Iglesias ubicadas en tres puntos de Toledo tienen como protagonista el agua  y son "símbolo y metáfora" del fluir de gentes, conocimientos y diálogos. Las obras se han instalado en un edificio rehabilitado junto al Tajo, en un convento y en la plaza a la que asoman el Ayuntamiento y la Catedral.

La escultora donostiarra entiende que el primer contacto del visitante con sus obras genere "incompresión porque estas piezas necesitan tiempo para ser asumidas. Lo mismo que para entender poesía hay que leer poesía, y para entender la música y que te llegue hay que escuchar mucha música, para ver algo hay que mirar". Este proyecto, el trabajo más ambicioso de Iglesias, ha tenido un coste de dos millones de euros.

La gestación de Tres Aguas comenzó en 2007 cuando la Fundación británica Artangel ofreció a Cristina Iglesias realizar el proyecto que ella quisiera en el lugar que escogiera. Y Toledo fue la elegida, porque en esta ciudad "se dan las condiciones maravillosas de estratos culturales y con el Tajo, que la envuelve y da pie al diálogo".

Las personas que quieran visitar las intervenciones de Iglesias deberán comenzar el recorrido en la Torre del Agua de estilo mudéjar, situada junto a la Fábrica de Armas del siglo XVIII, en la misma ribera del Tajo, y avanzar posteriormente hasta  la Plaza del Ayuntamiento y de ahí trasladarse hasta unos habitáculos ocultos en el Convento de Santa Clara, habitualmente cerrado.Para estas obras, la escultora ha empleado piedra, metal y agua. Esta discurre por canales y desaparece en el suelo para que discurrir por las superficies brillantes de las esculturas, como si se tratase del lecho de un antiguo río cubierto por la maleza.

Esta obra no exenta de vaivenes a lo largo de este siete años fue asumida por la Fundación El Greco 2014 y entró a formar parte del cuarto centenario de la muerte del pintor. El proyecto Tres Aguas de Cristina Iglesias ha sido financiado íntegramente con capital privado, de Liberbank, Acciona y un mecenas privado que permanece en el anonimato, según el presidente de la Fundación El Greco 2014, Gregorio Marañón.

La exposición El griego de Toledo, que ha reunido 125 de las alrededor de 300 pinturas del Greco que hay en el mundo con motivo del IV centenario de su muerte, ha sido visitada hasta ahora por 295.000 personas en el primer mes desde su inauguración, el 14 de marzo.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
Fotos frías frente al bullicio del agua


El fotógrafo Thomas Struth y la escultora Cristina Iglesias unen sus universos en una exposición llena de atmósferas abismales con y sin agua en Ivorypress


 1402336714_639518_1402340061_noticia_normal

Cristina Iglesias y Thomas Struth en la galería Ivorypress. / Luis Sevillano

La fotografía franca y aséptica de Thomas Struth (Geldern, Alemania, 1954) frente al bullicio y la alegría del agua de la escultora Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956). Dos universos artísticos que viajan en paralelo y que buscan un vórtice de unión en la muestra conjunta que firman hasta el 12 de julio próximo en la galería madrileña Ivorypress. On Reality (Sobre la realidad) es un todo o nada a la banca. Rojo o negro. Par y pasa. Ambos se la juegan. La escultora con cuatro instalaciones relacionadas con el agua y el fotógrafo con diez imágenes, la mayoría de gran formato. Además es la primera vez que trabajan juntos.

Pero ¿qué relación existe entre uno de los clásicos pozos de agua de Cristina Iglesias y una imagen de más de dos metros del parque de atracciones de Anaheim (California) creada por Thomas Struth? “No hay un diálogo evidente entre ambos trabajos”, reconoce la escultora donostiarra, “pero si atiende a las obras”. Y aquí entra en juego la mirada. Desde que el espectador desciende por la rampa de la galería la muestra está coreografiada. Como un baile. El primer paso lleva a una celosía de acero inoxidable (Pabellón suspendido IV. A Place of Silent Storms) suspendida en el techo. En ella un texto del escritor de ciencia ficción Arthur C. Clark nos traslada a la ionosfera. Y, entonces, la imaginaria música empieza a sonar más fuerte.

Thomas Struth propone una visita por algunos de sus últimos trabajos, que ya se pudieron ver en la galería berlinesa Max Hetzler y en la neoyorkina Marian Goodman. No son las fotografías ni más fáciles ni más sencillas del artista. Piden implicación al visitante, que baile con él. Cuatro imágenes frías y aceradas del parque de atracciones de Anaheim (el primero que inauguró Walt Disney en 1955). Hay que pasar despacio frente a ellas, dedicarles tiempo. Detenerse por ejemplo en la obra Ride. Ha tardado varios años en prepararse y seis meses de trabajo en el laboratorio. Para captar el interior de una de las atracciones del parque el obturador ha necesitado estar cinco minutos abierto. La imagen, ausente de personas, fue tomada en las horas de la madrugada.

A su lado, Cristina Iglesias ha creado un pabellón (Pabellón suspendido IV) tapizado de cristal verde. En el suelo ha dispuesto una rejilla. Por debajo de ella discurre y suena el agua. Es como estar suspendido dentro de uno de sus pozos. O mirando un río. Una pieza que merece verse y escucharse. A pesar del riesgo. “No me gusta que en mis exposiciones haya sonido”, apunta Thomas Struth mirando, cómplice, a su compañera de exposición. “Sin embargo, con sus pozos y celosías mis fotografías se complementan muy bien”.

Ese transcurrir de las imágenes nos acerca a otro de los mejores momentos de la muestra. Es la fotografía (Figure, Charité, Berlin) de una operación y de un quirófano. Un alambicado sistema de cirugía de vanguardia rodea en metal y plástico a un enfermo. Apenas se percibe al cirujano que dirige la intervención agazapado tras un robot quirúrgico. Pero el mérito de la imagen es lo que no capta. La certeza del peligro, el reducido tamaño de la sala, las dos pantallas de vigilancia que quedan fuera del encuadre y las cinco operaciones que presenció el artista antes de enfrentar el trabajo.

La réplica a la tensión de esta fotografía la pone la calma de un gran pozo (Pozo XI, In and Around the Walls) de Iglesias. Creado con acero patinado y resina, obliga al espectador, apunta la artista, “a parar la mirada”. Y añade: “Hay todo un elemento de sugestión; si es real o no y ahí es donde los dos trabajos se tocan”.

En el fondo, ambas propuestas son una forma de acercarse a la realidad, ya sea verdadera o inventada. En el caso de Thomas Struth va más allá y junto a los parques de atracciones y la sala de cirugía también nos traslada a las futuristas instalaciones (Golems Playground) del Instituto Tecnológico de Georgia (Atlanta, Estados Unidos) o al interior (Blowout Preventer) de una central eléctrica de Dakota del Norte. Lugares ciertos pero que semejan creaciones mentales.

On Reality es una exposición diferente, de las que se dan pocas veces. Los artistas (dos figuras centrales de la plástica contemporánea internacional) son los propios comisarios, hay una estrecha amistad, que viene desde los años noventa, entre Thomas Struth y Cristina Iglesias y la plantea un espacio —dirigido y fundado por Elena Foster— que aprovecha el viento a favor de tener unos medios más propios de una Kunsthalle alemana que de una galería madrileña al uso. Por eso, Sobre la realidad es una muestra para aceptar el riesgo, bailar con la música del agua y dejar que las fotografías sorprendan.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
Cristina Iglesias conecta los ríos Támesis y Tajo

La artista donostiarra vuelve a Londres 13 años después con la obra ‘Phreatic Zones’


 04_1449737638_353759

Exposicion de la escultora Cristina Iglesias en Londres. En la imagen la obra ‘Phreatic Zones’.

Las esculturas de Cristina Iglesias, la creadora contemporánea española más internacional, son lugares. Experiencias físicas, espacios inventados para sentir cosas. Lugares que dialogan con los paisajes donde se encuentran y que se comunican además, unos con otros, a cientos de kilómetros de distancia, creando una especie de ente artístico global. Una única obra subterránea, que brota en plazas públicas, museos, galerías, estudios y bienales de medio mundo. De Madrid a Amberes. De las islas Lofoten, en Noruega, a la selva brasileña. De Venecia a Sidney. De Nueva York a Toledo. Y en ese mapa artístico personal hay un punto marcado en rojo: Londres. Una ciudad que ha sido clave en la historia de Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956), y donde su obra ha vuelto a emerger, esta vez en una exposición individual en la galería Marian Goodman titulada Phreatic Zones (zonas freáticas).

Emerger es la palabra. Porque lo que ha creado Iglesias en esta galería del Soho brota, literalmente, del subsuelo. Elevando el piso de la sala hasta igualarlo con el pavimento del exterior, Iglesias ha convertido la galería en una especie de plaza pública. Esta se quiebra en tres puntos, en los que emergen tres fuentes subterráneas, de raíces y formas orgánicas talladas en aluminio, por los que fluye el agua en una sincopada coreografía de movimiento y sonido. "Sentía la necesidad de hacer una obra que aluda a lo que pasa por debajo, a lo que no es tan obvio que está pasando", explica Iglesias. "Esos ríos y raíces por debajo de la ciudad. Ese mundo underground, tan londinense".

Iglesias conoció bien esa ciudad subterránea cuando, a principios de los años ochenta, dejó San Sebastián y la carrera de Químicas para estudiar arte y probar suerte en Londres. "Fue sobre todo por irme, por darme la oportunidad de dedicarme al arte", recuerda. "Había en aquel Londres una escena artística efervescente, sobre todo en escultura. Era una ciudad más pobre que ahora, pero pasaban muchas cosas". En aquellos años en Londres, Iglesias empezó a encontrar su discurso artístico y conoció a escultores como Tony Cragg o Anish Kapoor. También a Juan Muñoz, otro de los grandes artistas españoles contemporáneos, que se convertiría en su pareja y padre de sus dos hijos.

Muñoz falleció en 2001, cuando sus esculturas llenaban la Sala de Turbinas de la Tate Modern, su última creación y quizá su obra cumbre. Dos años después, Cristina Iglesias volvió a Londres para su primera exposición individual en la ciudad. Una muestra en la prestigiosa galería Whitechapel, inaugurada en marzo de 2003, que la artista recuerda como "una de las más importantes" de su vida. "Supuso un salto para mí y una oportunidad", explica.


 05_1449737561_663915

Cristina Iglesias, en 2014. / Luis Sevillano

La exposición en la Marian Goodman, la primera individual de la artista en la ciudad desde la de Whitechapel, supone su vuelta a Londres 13 años después. "Creo que no soy tan diferente, como artista, a la que era entonces", explica. "En Londres soy una artista de hoy con un discurso de hoy. Por eso en la obra hay una parte oscura, como la situación por la que atraviesa el planeta".

En estos 13 años Iglesias ha terminado de consagrarse como una de las grandes escultoras a nivel mundial, gracias a piezas como las puertas de la ampliación del Museo del Prado y, sobre todo, a la monumental intervención urbana terminada en Toledo el año pasado. El eco de esa obra, Tres aguas, resuena en la galería londinense. Si en Toledo era el Tajo el que la artista hacía emerger en tres puntos emblemáticos de la ciudad, aquí es el Támesis el que, simbólicamente, fluye bajo el Soho. "La idea del río, de las raíces, es una metáfora de muchas cosas", explica. "En Toledo hablaba de la confluencia de tres culturas. Londres es diferente, pero aquí también hay en la actualidad convivencia y conflicto entre culturas".

La exposición, que estará aún dos semanas más asomándose al bullicio del Soho prenavideño, es además la antesala de otra obra. Una pieza pública, de la que aún no puede ofrecer mucha información, llamada a sellar para siempre la relación de la artista y Londres. Una intervención en dos plazas de la ciudad que tiene previsto inaugurar en 2017. Lleva tres años trabajando en ella, a la vez que ultima otro proyecto para la Fundación Botín en Santander, compuesto por cuatro pozos y un estanque. Todos comunicados entre sí, de Toledo a Londres, de Londres a Santander, e ideados por una artista única que, entre el vértigo de tanto viaje, se ve obligada a aclarar entre risas: "Pero vivo en Torrelodones". Y lo dice desde su estudio en Mallorca, con el viento mediterráneo colándose por el teléfono, recién llegada de un inspirador paseo por el campo.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
San Sebastián 2016 resuena en la fiesta de la tamborrada


La capitalidad cultural europea da inicio a su programa en medio de un estruendo festivo de tambores y barriles

La escultora Cristina Iglesias recibe el Tambor de Oro





 00_1453304727_208091

La escultora Cristina Iglesias recibe el Tambor de Oro de manos del alcalde de San Sebastián, Eneko Goia.

San Sebastián está de fiesta por un doble motivo. Honra a su patrón con redoble de tambores y barriles durante 24 horas ininterrumpidas y, a la vez, celebra con los mismos honores su designación como capital europea de la cultura en 2016. Lo primero ya es una tradición, pues ocurre todos los años cada 20 de enero; lo segundo es un añadido extraordinario que el Ayuntamiento de la ciudad ha querido incorporar al día de la tamborrada para promover entre la ciudadanía el espíritu central de la capitalidad donostiarra: “Cultura para convivir”.

La izada de la bandera de la ciudad a los sones de la Marcha de San Sebastián marca desde la pasada medianoche el inicio de los actos festivos. Este año 2016, junto a la enseña donostiarra también se elevaron una ikurriña y la enseña de Europa, el primero de los guiños que San Sebastián ha querido tener con el arranque oficial del programa de la Capitalidad Cultural Europea, que este año comparte con la ciudad polaca de Wroclaw.

Todos los años se renueva la misma ceremonia solemne, desde la izada hasta la arriada de la bandera, dando arraigo a la celebración más popular y musical de cuantas se ofrecen en el calendario festivo donostiarra. Pero este año ha sido diferente. En el frontispicio de la Biblioteca municipal, epicentro del inicio de la fiesta, se leía en grandes caracteres la frase "Cultura para convivir" en varios idiomas, el eje central que marcará los actos de la capitalidad cultural, cuya inauguración oficial está prevista este sábado 23 de enero.

En una plaza de la Constitución abarrotada de personas, con las balconadas engalanadas con lienzos blancos y azules (los colores que identifican a la ciudad), el momento grandioso de la izada ha provocado una explosión de júbilo entre los donostiarras. Sonaba el himno de la ciudad con las voces del Orfeón Donostiarra mientras los tamborreros de la sociedad gastronómica Gaztelubide interpretaban la marcha y la danzaban sobre el escenario los bailarines de Kresala.

Donostia 2016 ha tenido un protagonismo especial en el inicio de la jornada festiva, cuyo guion de se vio alterado esta vez para dar resonancia al proyecto de la capitalidad cultural. Voces, músicos y tamborreros interpretaron el himno europeo, un fragmento de la Novena Sinfonía de Beethoven, que se vio deslucido cuando un numeroso grupo de personas acompañó la música con una sonora pitada.


 01_1453304699_839597

Cristina Iglesias y Alberto Iglesias, en los extremos, celebran junto a Karlos Arguiñano y Ainhoa Arteta la fiesta de San Sebastián en la sociedad Gaztelubide.

Al alcalde de la ciudad, Eneko Goia (PNV), le correspondió el privilegio de izar la bandera donostiarra; las hijas de Vicente Zaragüeta, presidente del Aquarium recientemente fallecido, alzaron la ikurriña, y la escultora Cristina Iglesias, galardonada este año con el Tambor de Oro, elevó la bandera de la Unión Europea.

La bandera de San Sebastián 2016 ha ondeado, simbólicamente, en todos los actos de la fiesta donostiarra, no solo en su flamante inicio. Ese era el propósito de la oficina del proyecto cultural que dirige Pablo Berástegui: popularizar la capitalidad cultural durante el día más grande la ciudad, la fecha en que miles de personas inundan de tambores y barriles las calles de la ciudad. Durante 24 horas, en todos los rincones de San Sebastián suenan las marchas del compositor Raimundo Sarriegi, interpretadas por un total de 135 tamborradas de adultos que suman a 16.459 personas y los 4.000 niños que participan en la tamborrada infantil, otro de los momentos más seguidos de la fiesta.


 04_1453304832_714942

El tambor mayor de Gaztelubide, José Ramón Mendizabal, dirige el inicio de la fiesta donostiarra.

En medio del estruendo general de tambores y barriles, lo típico cada 20 de enero, la cultura ha estado muy presente en toda la jornada. Al mediodía, un mosaico de ilusiones infantiles toma la ciudad. Un esmerado dispositivo organizativo consigue concentrar frente al Ayuntamiento, en los Jardines de Alderdi Eder a 4.000 pequeños soldados inflados de ilusión y presos de la intranquilidad por comenzar a batir sus palillos sobre el tambor.

Los adultos hacen un paréntesis y detienen su marcha para ceder el testigo de la fiesta a los niños. Es el turno de los menores, que este 2016 también han tenido un guiño con la capitalidad cultural. Una marea de colegiales donostiarras, ataviados con trajes napoleónicos, ha acompasado los sones de la Marcha de San Sebastián con otros 3.000 tamborreros de Wroclaw. Estaban separados por 1.672 kilómetros de distancia, pero unidos por el mismo espíritu que les hermana como capitales europeas de la cultura.

"Hoy es el día de nuestro patrón, un día que nos une, un sentimiento único que los donostiarras disfrutamos. Somos capital cultural europea junto a la ciudad polaca de Wroclaw, a la que queremos agradecer su pasión por aprender nuestras marchas", ha dicho el tambor mayor que ha dirigido las canciones de la fiesta a la vez que lo hacían los infantes polacos.


 02_1453304645_279963

Momento de la izada de la bandera de San Sebastián en la plaza de la Constitución.

El foco de la fiesta, ya de un modo más solemne, se ha concentrado después en el salón de plenos consistorial, escenario de la entrega del Tambor de Oro de la ciudad, la distinción más entrañable que otorga la ciudad y que este año ha recaído en la escultora donostiarra Cristina Iglesias, que ha estado apadrinada por el exministro de Educación Ángel Gabilondo.

Gabilondo ha sido el encargado de glosar la figura de Iglesias, de quien ha destacado su concepción de la cultura como "espacios de justicia y de libertad para una vida digna". Goia ha puesto el acento en la conexión de la artista donostiarra con el proyecto de la capitalidad cultural: "Esa humanidad, ese respeto, ese trato persona a persona y esa exigencia de complicidad se vinculan claramente con uno de los grandes objetivos de nuestra capitalidad. Reivindicar a las personas como sujetos activos de la experiencia de la cultura y la creación".

Emocionada y agradecida, Iglesias ha tomado el tambor que le convierte en embajadora de San Sebastián por el mundo. "Habéis puesto un foco en el arte contemporáneo, que es un lugar de reflexión, de encuentros con un lenguaje vivo capaz de construir espacios y que abren puertas en nuestro imaginario".

La galardonada ha deseado que San Sebastián 2016 convierta a la ciudad en "un referente del arte comtemporáneo en el mundo". Otro guiño cultural; otra conexión con la capitalidad cultural.



elpais.com / JAVIER HERNÁNDEZ
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
ARCO 2016



Arco explota en Babelia

En el 35 aniversario de la feria, el suplemento se centra en el pasado, presente y futuro del mayor escaparate artístico de España



 00_1456083106_741683

El 35 aniversario de Arco es el eje sobre el que gira el próximo número de Babelia. Rut de las Heras se zambuye en el intento de Arco de reconquistar artistas y galeristas de Latinoamérica para recuperar su papel. Juana de Aizpuru, fundadora de Arco, y Carlos Urroz, su actual director, analizan el pasado y el presente de una cita artística nacida en un momento clave. Cristina Iglesias, artista invitada al stand de EL PAÍS, es entrevistada por Juan Cruz; y Ángela Molina y Estrella de Diego dan su particular visión del pasado, el presente y el futuro de la feria.

Carlos Boyero traza un cerco en torno a películas cuyas historias giraron en torno a pintores y sus obras, de El loco del pelo rojo, a La joven de la perla. Muñoz Molina posa su mirada sobre la ciudad de Oporto, sobre sus plazas, cafés y librerías (Como la librería Lello, famosa desde que inspiró interiores en la saga de Harry Potter). Por su parte, Rodríguez Rivero repasa con su estilo, entre otras cosas, la plaga de latinajos que parece haber tocado a ciertos políticos.

Yeah! yeah! yeah! es nuestro Libro de la semana, sobre el que escribe Kiko Amat. En Puro Teatro, Marcos Ordóñez analiza la última versión del Galileo de Bertol Bretcht.

Se puede acceder al número completo de Babelia en la edición impresa (disponible en Kiosko y Más) y en la aplicación de Babelia para tabletas, que incluye contenidos extra y se puede bajar en las tiendas de Apple (para iOs) y Google Play (para Android). Síguenos en Babelia.com, en nuestra cuenta de Facebook y en Twitter.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
Los Reyes abren Arco y el espacio de EL PAÍS con Cristina Iglesias

Don Felipe y doña Letizia se interesan por la impactante escultura de dos toneladas suspendida en el aire del estand del periódico



 00_1456424365_813381

Los Reyes con Cristina Iglesias dentro de la obra del artista que se exhibe en el estand de EL PAÍS. Uly Martín

Ver vídeo

Entre las múltiples celosías que forma el hierro trenzado de la impactante escultura de Cristina Iglesias, se colaban los móviles de la gente para fotografiar de cerca a los reyes Felipe y Letizia en su visita al estand de EL PAÍS. Dentro del laberinto de dos toneladas de peso, la artista explicaba a los monarcas el complejo proceso de elaboración de la pieza, ajenos al estrépito de la nutrida comitiva real con la que se daba por inaugurada oficialmente, esta mañana del jueves, la 35 edición de la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid (Arco).

Los reyes se detuvieron un rato largo en el interior de la pieza Pabellón suspendido III, Los sueños, hablando con Iglesias, con el presidente de EL PAÍS, Juan Luis Cebrián, el consejero delegado de PRISA, José Luis Sainz, el consejero delegado de PRISA Noticias, Manuel Mirat, y el director de EL PAÍS, Antonio Caño, entre otros. La numerosa presencia de la cúpula del grupo editor de este periódico en Arco obedece a los actos de celebración del 40 aniversario de EL PAÍS, cuyo primer ejemplar salió a la calle el 4 de mayo de 1976 y que se quiere conmemorar especialmente; entre los actos, el de ayer tiene gran relevancia para EL PAÍS.

"Les ha gustado mucho y han mostrado interés sobre todo por cómo se hace una obra de esta magnitud", comentaba Antonio Caño, al término de la visita de los reyes a la instalación de una de las creadoras españolas con mayor proyección internacional. La enorme nave de hierro de Iglesias crea un espacio propio, una especie de refugio que aísla al visitante del resto de los estands del pabellón de la Ifema, la feria de muestras de Madrid donde se celebra Arco, con la asistencia de 221 galerías procedentes de 27 países.

"Me interesa ese doble carácter de construcción y ocultación, del deseo de refugiarse, y también de mostrar. Al igual que las sombras que se proyectan en la pared y en el suelo, fuera de la nave que podría ser espacial", señalaba la artista. Una nave salida de la lectura de la novela Solaris, de Stanisław Lem, reconocía Iglesias, que tampoco rechaza una posible influencia visual de la película homónima que dirigió Andrei Tarkovsky: "El cine siempre está ahí. Muchas veces, sin darte cuenta, te influye mucho".

"¿Artista vasca? Claro que es vasca, y de San Sebastián, como yo, pero Cristina Iglesias, sobre todo, es una artista internacional", indicaba Ángel Gabilondo, exministro de Educación y líder de la oposición socialista en el parlamento madrileño. "Me ha sorprendido y me ha gustado", apuntaba la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. "Entras y luego tienes que salir tras recorrer un camino de luces y sombras", agregaba. "Es arquitectura, es literatura, es escultura y el espectador debe transformar las sugerencias de Cristina", afirmaba el director del Museo Nacional Reina Sofía, Manuel Borja-Villel.

Las visitas se sucedían en el día de la inauguración oficial, tras la estela real. Separado de la comitiva principal, que integraba también el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, destacaba el "carácter paradójico de la construcción" de Iglesias e instistía en la "aporía" (paradoja o dificultad lógica insuperable) del laberinto que plantea la artista.

Cae la tarde y con la marcha de la comitiva real, la feria recupera su pulso habitual con un continuo pero muy fluido caudal de visitantes. Son coleccionistas o profesionales del arte. Hasta el viernes no se abren las puertas al público en general de un feria que acabará el domingo.



Siguiendo la estela real


Los Reyes de España han inaugurado este jueves en las instalaciones de Ifema, en Madrid, la 35 edición de ARCO, la feria más importante de arte contemporáneo que se celebra en el país. El evento ha abierto sus puertas este jueves a los profesionales y coleccionistas y el viernes lo hará para el público general.

Don Felipe y doña Letizia han realizado esta mañana un recorrido por la feria acompañados del presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, el ministro de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, entre otras autoridades. A lo largo de la visita, se ha unido la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, al séquito, en que desfilaba desde el inicio el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, invitado por la feria.

Los Reyes han iniciado el itinerario por el pabellón 7, en el que han saludado a diversos galeristas y se han detenido ante las obras que más han llamado su atención, como la ‘Composición a cinco tonos’, de Joaquín Torres García, el cuadro movedizo ‘Making objects’, de Pe Lang, o ‘Los tiempos del color’, de Patricia García y María Jesús González de Muraira.

La galería de EL PAÍS ha sido una a las que más tiempo han dedicado en su visita los Reyes.

El recorrido ha finalizado una hora y diez minutos después tras visitar el pabellón 9, donde los Reyes han saludado a Juana de Aizpuru, cuya galería fue fundadora de ARCO.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
Las conversaciones de EL PAÍS



Cristina Iglesias: “Hay productos que están hechos para que la prensa se fije en ellos”

La escultora conversa con el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel



 000_1462447222_109640

Ver vídeo de la conversació de la escultora Cristina Iglesias con el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel

El arte ha cambiado con el paso del tiempo. "En otra época el arte tenía un carácter marginal, de vanguardia" dice Manuel Borja-Villel, director del Museo Reina Sofía, en una de las conversaciones organizadas por EL PAÍS con motivo de su 40 Aniversario. "Hoy, la cultura popular y de vanguardia van de la mano", concluye el historiador del arte, que conversa con la escultora y grabadora Cristina Iglesias, en el museo que él mismo dirige.

Manuel Borja-Villel considera que el arte ha sido absorbido por la sociedad consumista. "Nuestra propia vida es susceptible de ser objeto de consumo", afirma. La artista Cristina Iglesias admite que hay productos que están hechos para que la prensa se fije en ellos, pero que el artista construye su visión en respuesta al mundo contemporáneo en que vivimos.

Borja-Villel cree que es muy necesario trabajar para que dentro de 40 años los museos no sean lugares meramente de consumo. Iglesias concuerda con él y añade: "El museo es un lugar que hay que visitar para ser educado"

El periódico contará a lo largo de 2016 con algunos de los protagonistas de los últimos 40 años y con quienes lo serán en las próximas décadas para una serie de conversaciones que se desarrollarán en diferentes espacios emblemáticos, con un formato muy especial, en el que se encuentran cara a cara con la cámara.

EL PAÍS, como espacio de reflexión, propone a sus lectores un diálogo abierto y global, basado en la información, el análisis, la tolerancia, la democracia y la dignidad. Y les invita a unirse a la conversación.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cristina Iglesias 
 
La Tate Modern altera la Historia del arte


El museo amplía sus espacios y propone un radical replanteamiento de la colección



 01_1465978987_210492

El edificio de la ampliación de la Tate Modern, en Londres. El nuevo edificio The Switch House del museo es una imponente torre de diez plantas, diseñada por los mismos arquitectos, los suizos Jacques Herzog y Pierre De Meuron, que en el 2000 se encargaron de reconvertir una antigua central eléctrica abandonada en lo quees este icónico museo.

La Tate Modern, el museo de arte moderno y contemporáneo más visitado del mundo, ha desvelado hoy, martes, ante unos 800 miembros de la prensa, sus cartas para seguir ganando en el siglo XXI la partida del arte como un improbable equilibrio entre reflexión y espectáculo: una pirámide de ladrillo de 10 pisos firmada por los arquitectos suizos Herzog &DeMeuron —que ha costado 260 millones de libras y amplía sus espacios expositivos en un 60%— y una nueva forma, más plural, global y femenina de contar la historia a partir de 1900. “El mundo ha cambiado mucho en estos 16 años [desde la apertura en 2000], ya era hora de que también alteráramos los relatos”, explicó en la presentación Frances Morris, su directora desde enero.


 03_1465979464_708060

Una de las salas del nuevo edificio The Swithc House de los arquitectos suizos Jacques Herzog y Pierre De Meuron.

La nueva estructura se asemeja a una de esas torres defensivas que salpican la costa oriental británica. Desde fuera, la fortaleza solo se permite el respiro de unos escuetos ventanales por los que de buena mañana se introducía una luz típicamente londinense. El símil defensivo es útil: el nuevo edificio apuesta por preservar la belleza brutal de los muelles meridionales del río, en los que el arquitecto Giles Gilbert Scott erigió a mitad del siglo pasado la central eléctrica que acabaría en ejemplar museo e icono de la nueva ciudad. La mole achatada luce hoy asediada por torres de cristal a este lado del Támesis y, al otro, por la amenazante arrogancia del dinero de la City. De esta se obtiene una inmejorable vista desde la terraza panorámica del último piso del nuevo edificio, una atracción turística en sí misma y “la mejor postal de la ciudad para un corresponsal financiero”, como certificó asomado a la barandilla el divulgador de la BBC Will Gompertz.

Un simple vistazo evidencia, como aseguró sir Nicholas Serota, responsable de la Tate (paraguas que cobija la Tate Modern), que la pareja no ha pretendido crear “un icono”, sino servir a un propósito espacial gracias a una sutil inversión geométrica. Si el viejo edificio (ahora llamado Boiler House) proponía una distribución vertical de los espacios y las visitas, en el zigurat retorcido (Switch House), vence la fluidez gracias a un entramado de escaleras enroscadas. Así, queda redimido cierto pecado original: la enormidad de la Sala de turbinas (proyectada por los mismos arquitectos) ha definido mucho de lo que el museo significa en el imaginario global (gracias a intervenciones como el sol de Olafur Eliasson o la grieta abierta por Doris Salcedo), pero también acogotó los espacios propiamente galerísticos de una institución pensada para recibir dos millones de visitantes al año y que ya supera los cinco.

“Hubo un proyecto inicial de construirla en vidrio”, explicó en un aparte y con solvente dominio del español Jacques Herzog. “Aquella locura la olvidamos, por suerte. Puede parecer una estructura muy sólida, pero permite que penetre mucha luz del exterior por los huecos de la piel de ladrillo. Nos preocupaba que lo nuevo y lo viejo formasen un todo y que pareciera que la construcción siempre estuvo aquí”.


 06_1465979542_792722

Una empleada del museo posa para los fotógrafos junto a la instalación Pabellón suspendido en una habitación de la artista española Cristina Iglesias.

La ampliación ha servido también para reordenar la colección permanente, tanto en los viejos espacios como en los nuevos, consagrados al arte desde 1960. La Tate fue pionera en negar la cronología como un modo válido de relato. Esa idea sale ahora reforzada. Si las salas de siempre se han reorganizado en torno a conceptos como El artista y la sociedad o Materiales y objetos y el artista brasileño Cildo Meirelles convive con el titán del arte estadounidense Mark Rothko, la preocupación de los equipos comisariales residentes (que firman sus decisiones) se centra en las recién construidas en tres de los temas esenciales del arte contemporáneo: el sentido de la representación escultórica, la participación del público y la ciudad.

Entre las 800 obras de 300 artistas de 50 países expuestas (tres cuartas partes de las cuales han sido adquiridas desde que abrió el museo), crece la presencia de mujeres hasta el 50% (cuando el museo abrió, el porcentaje era del 17%). La apuesta se plasma tanto en la decisión de destacar el trabajo de Louise Bourgeois como en la presentación de la primera planta, donde una sucesión de piezas de Joan Jonas, Angela Bulloch, Cristina Iglesias, Amalia Pica o Yayoi Kusama lanza una primera advertencia: quizá el arte no se desarrolló tal como nos lo habían contado.

Y no solo lo relativo al género: artistas libaneses (Saloua Raouda Choucair), rumanos (Ana Lupas) o de Benín (Meschac Gara) destacan en la colección permanente en un intento de derribar el discurso dominante (europeo y estadounidense) para sorpresa hasta de los vigilantes de sala, que miraban las cartelas con genuino interés. Además, salen reforzadas disciplinas como la fotografía, el cine, el arte en directo o la performance, que disfruta de su propio espacio en los tanques del sótano y se expande por el centro.

Como para subrayar que el cambio permanente es hoy la única certeza posible en todos los órdenes de la vida, Morris sentenció: “Estoy segura de que la institución será muy distinta en 10 años, pero también que no necesitará de más espacio”. Y sonó creíble. En el cambiante mapa de los museos, la nueva Tate abre el viernes al público equipada para enfrentarse al reto de seguir pintando, ahora que otros han aprendido tan bien a continuar lo que la institución londinense empezó: resultar relevante para una vasta legión de visitantes (turistas) tendentes a la dispersión y al bostezo.


“No creemos en las franquicias”

Sir Nicholas Serota, director del conglomerado Tate es, a sus 70 años, una de las personas más influyentes del arte. Pese a los rumores, la culminación del proyecto de ampliación de la Tate Modern (cuya creación impulsó) no anuncia su retiro. “No entra en mis planes la jubilación”, ha explicado a este diario en un receso de presentación del nuevo espacio. Tampoco tiene intención de apuntarse a la moda de las franquicias como el Pompidou, el Guggenheim o el Louvre. “No creemos en eso. No queremos conquistar el mundo. La Tate es una institución de alcance global, pero de fuerte implicación local”. Sobre esa dualidad se pronunció Lord Browne, presidente del patronato del museo, que aprovechó la conferencia de prensa, en la que compareció con Serota, Morris, el nuevo alcalde de Londres y el ministro de Cultura, para hacer una referencia al gran tema del momento: el 'Brexit', la posible salida de Reino Unido de la UE. “Hay un país, que es el de la Tate y aspira a ser global, y otro que se empeña en recluirse”. A Browne, Serota le agradeció su trabajo por lograr donaciones. El proyecto, de 260 millones de libras, ha contado con ayuda pública y privada. Aún queda dinero por conseguir. “Logramos unos 200 millones de inversores privados y 50 del Gobierno. No será difícil dar con el resto. ¿Quién no querría aportar a este bello edificio?”.


 07_1465979605_722293

La nueva ala de la galería se inaugurará oficialmente este viernes con la voluntad de hacer de la Tate un centro todavía más "internacional" y diverso, con arte llegado de todas las partes del globo, señaló hoy en rueda de prensa su director, Nicolas Serota.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario