Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Iglesia De La Anunciación (Sevilla)
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Iglesia De La Anunciación (Sevilla) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a la Iglesia de la Anunciación: capilla universitaria. La iglesia de la Anunciación es uno de los edificios más interesantes del Renacimiento en Sevilla. Era la antigua iglesia de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, cuya fundación se remonta a 1565. La expulsión de la Compañía de Jesús en 1767 dejó abandonado el convento, al que se trasladaría la Universidad de Sevilla en 1771. La iglesia se convirtió de este modo en la capilla de la Universidad hasta 1956, fecha de su traslado a la Real Fábrica de Tabacos. El lugar ocupado por el antiguo convento es actualmente la sede de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad hispalense.


user_50_0fachada_de_la_iglesia_de_la_anunciaci_n

Las trazas del edificio las realizó el jesuita Bartolomé de Bustamante, si bien el arquitecto Hernán Ruiz II, Maestro Mayor de la Catedral, finalizó el proyecto, encuadrado dentro del estilo renacentista imperante en la época. La primera piedra fue colocada el 2 de septiembre de 1565 por el obispo de Canarias, don Bartolomé de Torres. Las obras concluyeron a principios de 1579, consagrándose el 25 de marzo por el arzobispo de Sevilla, don Cristóbal de Rojas y Sandoval.

En la fachada de la iglesia, levantada toda en obra de fábrica de ladrillo, destaca su magnífica portada que se abre a los pies de la iglesia. Está dividida en dos cuerpos, el inferior formado por un gran arco de medio punto y dos hornacinas laterales, y el superior, compuesto por tres hornacinas. En la central aparece un relieve de la Virgen con el Niño ejecutado entre 1565 y 1576 por Juan Bautista Vázquez el Viejo, y en los laterales se sitúan dos esculturas del siglo XVIII que representan al arcángel San Rafael y a San José.


user_50_0azulejo_plaza02_1354302162_843267

En la fachada de la Plaza de la Encarnación existe un retablo cerámico del Cristo de la Buena Muerte, titular de la Hermandad de los Estudiantes, realizado en 1949 por Antonio Kierman.


user_50_0iglesia_de_la_anunciaci_n_desde_el_metropol_parasol_sevilla

Torre y cúpula de la iglesia de la Anunciación de Sevilla

La cúpula está decorada exteriormente mediante un revestimiento de azulejos, la típica construcción sevillana de alboaire*. La linterna debió renovarse tras el terremoto de Lisboa de 1755, ya que consta que "de la Casa Profesa, lo más de su lenterna se vino a plomo". Según el prof. Teodoro Falcón, es muy probable que en su renovación interviniera el "muy insigne ingeniero del rey" Sebastián Van der Borcht, que en 1748 había emitido un informe sobre la amenaza de ruina que afectaba a la bóveda del coro de esta iglesia. Por entonces Borcht había reconstruido la de la Capilla Real y la de la Real Fábrica de Tabacos, actual sede de la Universidad.

La torre, situada a la izquierda del presbiterio, carece de remate, estando formado por un cuerpo de campanas, con vanos de medio punto entre pilastras.

La iglesia tiene planta de cruz latina con una única nave de gran anchura, coro a los pies y presbiterio alzado sobre cinco gradas. Se sostiene por medio de pilastras adosadas a los muros que generan unos grandes arcos fajones que sostienen las bóvedas. Las de los dos primeros tramos son bóvedas vaídas; los brazos del crucero y la capilla mayor se cubren con bóvedas de medio cañón y el crucero con bóveda semiesférica, decorada con casetones.


user_50_14coro_y_rgano

El coro y órgano, situado en alto a los pies de la nave, se alza sobre un gran arco escarzano*, presentando el sotocoro una profusa decoración de yeserías barrocas.

En el brazo derecho del crucero se encuentra una puerta que comunicaba la iglesia con el claustro de la Casa Profesa, fechada en 1568, conocida como Puerta de la Concepción (antes llamada de Santa Ana); está constituida por un arco de medio punto flanqueado por pilastras dóricas y rematado por un frontón recto, decorado, al igual que las enjutas del arco, con discos planos.

El año 1568 está grabado en un ménsula de la clave del arco de la misma puerta. Curiosamente, es el mismo año en que se está terminando la renovación de la Giralda. Es importante destacar los discos que decoran las enjutas y el frontón, tema que se repite en las enjutas del coro, que son idénticos a los que Hernán Ruiz emplea en las enjutas de los arcos que hay bajo las tribunas del Hospital de la Sangre.


user_50_22retablo_mayor_de_la_iglesia_de_la_anunciaci_n_vista_general

Retablo Mayor de la Iglesia de la Anunciación de Sevilla

Al fondo del presbiterio se levanta la capilla mayor cuyo retablo es obra del hermano jesuita Alonso de Matías, realizándolo entre 1603 y 1606 en madera de borne* de Flandes. El dorado fue contratado en 1605 con el pintor Gaspar Regis. Mide 16,43 x 12,50 metros. Está compuesto por un banco de mármol, con losas de jaspe negro en los zócalos y pedestales, y un cuerpo arquitectónico de orden corintio dividido en tres calles y ático, encuadrando notables pinturas.


user_50_2_5_tico_del_retablo_mayor_la_anunciaci_n_antonio_mohedano

El gran lienzo del ático con el motivo de la Anunciación es obra de Antonio Mohedano de 1604. A ambos lados de aquel, los dos santos Juanes, pinturas que delatan los comienzos del naturalismo en la escuela sevillana. Junto a estas pinturas se alzan dos esculturas de los santos Pedro y Pablo, de la escuela sevillana de principios del XVII.


user_50_2_2la_circuncisi_n_de_cristo_escena_central_con_toda_la_simbolog_a_de_la_compa_a_de_jes_s

De Juan de Roelas es la tabla de la Circuncisión, situada en el cuerpo central, y el lienzo de la derecha con el tema de la Adoración de los Pastores, pinturas éstas de gran colorido y acertada composición. También son suyas la preciosa imagen del Niño Jesús, en la puerta del sagrario, y los Santos Juanes del ático. La obra en la izquierda del primer cuerpo, con el tema de la Epifanía, se atribuye a Gerolamo Lucente da Corregio. Ver Retablo Mayor  

En el zócalo del retablo y sobre pedestales salientes normalmente se ven dos extraordinarias esculturas de San Francisco de Borja y San Ignacio de Loyola, ambos jesuitas ilustres, imágenes de vestir cuyas cabezas y manos talló en 1610 y 1624 Juan Martinez Montañés y policromó Francisco Pacheco. En algunas ocasiones estas imágenes se desplazan -como se ve en estas imágenes- e incluso cambia su postura, ya que deben ser articuladas.


user_50_5_1san_francisco_de_borja_obra_atribuida_a_mart_nez_monta_s_hacia_1624_iglesia_de_la_anunciaci_n_de_sevilla_1354299869_661487

San Francisco de Borja, tercer Padre General de los jesuítas. En su mano izquierda debe tener una calavera a la que mira, obra atribuida a Juan Martínez Montañés, hacia 1624. Imagen de candelero para vestir de 1,67 m. de alto. Iglesia de la Anunciación de Sevilla.
    

user_50_5_2san_ignacio_de_loyola_obra_de_mart_nez_monta_s_hacia_1610_iglesia_de_la_anunciaci_n_de_sevilla

San Ignacio de Loyola, fundador de la orden jesuíta, obra de Juan Martinez Montañes. Imagen de candelero para vestir, de 1,67 m de alto
Iglesia de la Anunciación de Sevilla.


user_50_3_1retablo_de_la_hermandad_del_valle_1354300154_525081
    
En el crucero del lado del Evangelio se sitúa el retablo de la Hermandad del Valle, que antes fuera de la Hermandad de los Estudiantes. Realizado entre 1836 y 1842, consta de tres calles. En el centro aparece la imagen de candelero de Nuestra Señora del Valle, atribuída a Juan de Mesa, y tallada en el primer tercio del XVII. En la calle izquierda el Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, obra ejecutada en 1687 por Agustín de Perea. En el derecho está Nuestro Padre Jesús con la Cruz al hombro, talla realizada por un anónimo escultor sevillano en la segunda mitad del XVII.


user_50_0retablo_de_la_inmaculada_concepcion2

En la zona del crucero de la Epístola se encuentra el interesante retablo de la Inmaculada, formado por un gran arco que encierra un segundo retablo. Éste último fue realizado por Juan Bautista Vázquez el Mozo, entre 1580 al 1584, mientras que el arco y los cuerpos laterales son del siglo XVII. La zona central se forma por medio de dos cuerpos, con calles laterales y ático. En el centro Inmaculada de la escuela de Martinez Montañés.

A los lados las Santas Justa y Rufina, San Antón y San Roque. En el segundo cuerpo soberbio grupo de Vázquez el Mozo, con Santa Ana, la Virgen y el Niño. Mientras que los lados están San Sebastián, San Nicolás y los Santos Juanes. En el arco de triunfo se cobijan entre las columnas compuestas, esculturas de los Santos Joaquín, Ana, Pedro y Francisco. En el ático, el Padre Eterno.


user_50_17retablo_s_juan_bautista03_general

Retablo de San Juan Bautista, tallado por Juan Martínez Montañés. Iglesia de la Anunciación de Sevilla.
    
En el muro de la Epístola encontramos un retablo dedicado a San Juan Bautista que se puso en 1972, procedente del convento sevillano de Santa María del Socorro; en dicho año fue adquirido por la Dirección General de Bellas Artes y se trasladó a este templo universitario. La arquitectura y los relieves son obra de Juan Martinez Montañés y la policromía y pinturas de Juan de Uceda. Todos los relieves hacen alusión a la historia del Bautista desde su anuciación y nacimiento a su martirio.

Concertado en 1610, su ejecución se realizó en dos etapas, la primera en fechas cercanas a su contratación y la segunda entre 1618 y 1620. Es uno de los retablos más representativos de la Montañés en sus primeros tiempos y está emparentado con los que hizo por aquellos años para los Jerónimos de Santiponce.


user_50_4_1retablo_de_nuestra_se_ora_de_bel_n_1354298802_513385

Retablo de Nuestra Señora de Belén. Iglesia de la Anunciación de Sevilla.

En el lado del Evangelio se dispone un retablo formado por banco, dos cuerpos de tres calles y ático, en el que figuran veinte pinturas sobre tablas. La central es una Virgen de la Leche o de Belén atribuible a Marcelo Coffermans, maestro de Amberes de mediados del siglo XVI. Este retablo fue el antiguo de las reliquias, realizado a fines del siglo XVI, pero fue ampliado y reformado en el siglo XIX para colocarle las pinturas de diferente procedencia que exhibe.

Estas pinturas son de escuela sevillana, pudiéndose distinguir en ella dos artistas distintos: las del banco, fechadas en 1588 (San Bernardo, Nacimiento de la Virgen, Presentación de María, San Ignacio de Antioquía, Desposorios, Niño Jesús en el centro, Anunciación, San Buenaventura, natividad, Epifanía y San Dionisio Areopagita) son de un maestro, el resto pertenece a otro (en el primer cuerpo del retablo, la Virgen de Belén, flanqueada por cuadros de los Santos Joaquín y Ana, además de los Santos Juanes: Bautista y Evangelista; en el segundo cuerpo se dispone en el centro la Asunción de la Virgen, mientras que en los laterales está la Estigmación de San Francisco y la Aparición del Crucifijo a San Agustín; por último en el ático se dispone la Trinidad). (ver imágenes en detalle)

Por último tratamos de las imágenes de San Cosme y de San Damián, esculturas de madera policromada, de autor anónimo y discreto valor artístico; Valdivieso los adscribe al círculo de Francisco Varela. Como médicos que eran (1), lucen sus mucetas amarillas de doctor. Ambas figuras proceden del retablo donado en 1657 por el médico italiano Tiberio Damián, cirujano mayor del Hospital del Cardenal, quien costeó las dos imágenes y pinturas con historias de los Santos hermanos. Su parecido es tal que hay que fijarse en el color de sus túnicas.

Este retablo desapareció en las reformas efectuadas por el Deán López Cepero (mediados s.XIX), de modo que las pinturas se aprovecharon para el retablo de la Virgen de Belén que vemos más arriba y las esculturas se colocaron sobre pedestales situados en los pilares de acceso a la capilla Mayor. Con motivo de las renovaciones hechas en 1970-72 se quitaron y se guardaron en almacenes; actualmente suelen verse escoltando el retablo de la Virgen de Belén, una vez restaurados en 1997.

Por último, como esculturas exentas de menor valor, podemos ver a los lados del retablo del Bautista las imágenes de San Juan de Goto y San Diego Kisai (2), ambas anónimas del siglo XVII y restauradas en el siglo XVIII, cuando se les añadió los ojos de cristal; están hechas en madera policromada (1,50 m y 1,45 m). Formaron parte de un retablo del primer tercio del siglo XVIII dedicado a los mártires jesuitas en Japón que desapareció tras las reformas de 1836-42. Dichas imágenes pasaron a adornar el pórtico exterior del retablo de la Virgen de Belén y luego se quitaron cuando el traslado de ese retablo a la nave.


user_50_5_3

Resulta curioso observar que, pese a ser japoneses los santos, las esculturas no presentan rasgos orientales. (ver imagen). Por la postura de uno de los brazos, posiblemente en algún momento llevaran la palma del martirio, atributo habitual en su iconografía.


user_50_0tumba_de_los_hermanos_valeriano_y_gustavo_adolfo_becquer

Tumba de los hermanos Valeriano y Gustavo Adolfo Becquer. Panteón de Sevillanos Ilustres. Cripta de la Iglesia de la Anunciación de Sevilla.

Panteón de Sevillanos Ilustres. Situado en la cripta de la iglesia de La Anunciación, tiene planta de cruz latina con bóveda de cañón recubierta de mármoles. En este panteón se encuentran los restos de algunos de los sevillanos más significados, tales como Arias Montano (Humanista), Valeriano Bécquer (Pintor), Fernán Caballero y Mateos Gagos (Escritores), Alberto Lista (Ilustrado) o Gustavo Adolfo Bécquer (Poeta). La entrada se realiza a través de la Facultad de Bellas Artes, aledaña a este templo.

Espero que la recopilación que he conseguido de este templo español, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y contribuya en su divulgación.





Iglesia de la Anunciación (Sevilla)


user_50_1iglesia_de_la_anunciaci_n_sevilla

La Iglesia de la Anunciación de Sevilla se encuentra en el Casco Antiguo de la ciudad, presentando su fachada principal a la calle Laraña, junto a la Facultad de Bellas Artes, y el lateral del templo a la plaza de la Encarnación.


user_50_2portada_manierista_de_la_iglesia_de_la_anunciaci_n

Portada manierista de la Iglesia de la Anunciación. Sevilla


user_50_12retablo_cer_mico_del_cristo_de_la_buena_muerte

En la fachada de la Plaza de la Encarnación existe un retablo cerámico del Cristo de la Buena Muerte, titular de la Hermandad de los Estudiantes, realizado en 1949 por Antonio Kierman.

Historia. Como Casa Profesa de los Jesuitas en Sevilla, el Colegio de la Anunciación fue uno de los pilares intelectuales de la Contrarreforma española, sirviendo también de punto de partida de la expansión jesuítica en tieras de ultramar.


user_50_15san_ignacio_de_loyola

San Ignacio de Loyola


user_50_16san_ignacio_de_loyola_obs_rvese_el_estropicio_causado_por_la_gotera

San Ignacio de Loyola (Obsérvese el estropicio causado por la gotera)

La expulsión de la Compañía de Jesús en 1767 deja abandonado el convento, al que se trasladaría la Universidad de Sevilla desde 1771 y el Colegio se convierte en Universidad Literaria por voluntad expresa de Pablo de Olavide, quien, sin grandes cambios reafirma su función educadora poniendo en práctica los ideales didácticos de la Ilustración y extendiendo su influencia al ámbito civil. La iglesia se convirtió así en la capilla de la Universidad hasta 1956, fecha de su traslado a la Real Fábrica de Tabacos, conservando su rica biblioteca y su noble edificio.

Si a esto se añaden el Retablo Mayor y las esculturas de la portada y del panteón, es fácil entender el alto contenido didáctico y artístico que posee esta iglesia, calificada como Bien de Interés Cultural en su categoría de Monumento en el año 1931.


user_50_13b_veda_semiesf_rica_del_crucero

Bóveda semiesférica del crucero.

La iglesia. Perteneciente a la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, se trata de un templo de planta de cruz latina con crucero, coro alto a los pies y presbiterio alzado sobre cinco gradas, de grandes dimensiones y altura, cuyas trazas fueron encargadas inicialmente a Bartolomé de Bustamante, superintendente de la Casa desde 1562 a 1565.


user_50_13b_veda_brazo_ep_stola

Bóveda Brazo epístola

No obstante, en ausencia de éste por asistir en Roma a una Congregación General, se modifica su diseño remitiéndonos la obra realizada a un proyecto no documentado de Hernán Ruiz II, que se confirma en los elementos compositivos y decorativos de sus obras documentadas, así como en las portadas, tanto la monumental jónica exterior de los pies como la de acceso al claustro, reflejo de las trazas procedentes de su Manuscrito de Arquitectura redactado hacia 1562, donde se traducen páginas de algunos autores como Vitruvio, Durero o Serlio, entre otros, y donde se copian dibujos y se interpretan sus contenidos.


user_50_3vista_exterior_de_la_linterna_barroca_sobre_la_c_pula_de_la_iglesia_de_la_anunciaci_n

Vista exterior de la linterna barroca sobre la cúpula. Iglesia de la Anunciación, Sevilla.

Concretamente la gran portada de los pies, flanqueada por dos potentes columnas jónicas de fuste estriado que soportan un alto entablamento con frontón recto refleja el conocimiento de su autor por la obra de Palladio y el gusto por las arquitecturas cobijadas, propio del maestro cordobés. Esta portada a modo de retablo, estructura su superficie en menudos cuadros que combina hornacinas y huecos rectangulares en una composición manierista de gran virtuosismo; y presenta en la hornacina central una imagen de la Virgen con el Niño realizada por Juan Bautista Vázquez el Viejo, y en las laterales dos imágenes del siglo XVII que representan a san Rafael y a san José.

La fundación de la iglesia se remonta a 1565, sosteniéndose por medio de pilastras adosadas a los muros que generan grandes arcos donde apoyan bóvedas vaídas. Los brazos del crucero y la capilla mayor se cubren con bóvedas de cañón, y sobre el crucero se eleva una alta cúpula semiesférica decorada con casetones.

Aunque en un principio estaba previsto ubicar la iglesia en el centro del Colegio, al final del patio principal, finalmente se construye en un ángulo del edificio, colocándose la primera piedra en septiembre de 1565. Las obras se terminan a principios de 1579, consagrándose en marzo por el Arzobispo de la ciudad, don Cristóbal de Rojas y Sandoval.

La cúpula está decorada exteriormente con un revestimiento de azulejos y rematada por una linterna; y junto a ella aparece la torre, a la izquierda del presbiterio, carente de remate y formada por un cuerpo de campanas con huecos de medio punto entre pilastras.

 
user_50_4placa_homenaje_a_luis_cernuda

Placa homenaje a Luis Cernuda.

En la fachada principal, junto a la puerta de entrada, se encuentra una de las placas que se colocaron como homenaje a Luis Cernuda en el centenario de su nacimiento.

En ella puede leerse un fragmento de su obra Ocnos:

   "Años más tarde, capaz ya claramente, para su desdicha, de admiración, amor y de poesía, entró muchas veces Albanio en la Capilla de la Universidad, parándose en un rincón, donde bajo dosel de piedra un Ángel sostiene en su mano un libro."

    — Ocnos, El Poeta.

    A Luis Cernuda, en el centenario de su nacimiento. Sevilla 2002.


user_50_1_2

Detalle de la fachada.



CONTINÚA MÁS ABAJO...
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Saturday, 01 December 2012, 00:32; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Iglesia De La Anunciación (Sevilla) 
 
... CONTINUACIÓN



Retablos de la Iglesia de la Anunciación de Sevilla


Retablo Mayor


user_50_5retablo_mayor_de_la_iglesia_de_la_anunciaci_n_de_sevilla

Retablo mayor de la iglesia de la Anunciación de Sevilla, es una pieza clave en la evolución del arte andaluz del siglo XVII donde conviven el tardomanierismo de Antonio Mohedano con el primer naturalismo de Juan de Roelas (lienzos que representan la Sagrada Familia en el centro y la Adoración de los Pastores, a la dereha) en uno de los mejores retablos pictóricos de Sevilla conservados in situ. La estructura de este retablo, realizado entre 1604 y 1606, denota la influencia de su autor, el jesuita Alonso Matías en la renovación de la arquitectura en madera que iniciará Alonso Cano a partir del retablo de la Iglesia de Santa María de la Oliva (Lebrija). De igual época son las esculturas de San Pedro y San Pablo en los extremos del ático. Las imágenes de San Ignacio de Loyola y San Francisco de Borja, procedentes del convento de Santa María del Socorro, de las repisas del primer cuerpo, son obra de Martínez Montañés, ejecutadas en 1610 y 1624 respectivamente.


user_50_5_1_1354227771_630520

En primer término se ve la bóveda semiesférica que cubre el crucero. Al fondo se encuentra el retablo mayor, obra del retablista Alonso Matías. Los lienzos de la Sagrada familia (centro) y la Adoración de los pastores (derecha), son obra de Juan de Roelas; la Adoración de los reyes (izquierda), de Girolamo Lucente da Correggio. La Anunciación del ático fue pintada por Antonio Mohedano. A ambos lados del altar, las esculturas de San Ignacio de Loyola y San Francisco de Borja, obra de Juan Martínez Montañés.


user_50_22retablo_mayor_de_la_iglesia_de_la_anunciaci_n_vista_general

Retablo Mayor de la iglesia de la Anunciación. Vista general.

El Retablo Mayor de la iglesia sevillana de la Anunciación, es sin duda, de la obra más espectacular y valiosa artísticamente de este templo. Sin embargo, esconde numerosos interrogantes. Seguro, lo que se dice seguro, sólo se sabe que la estructura arquitectónica del retablo fue trazada por el hermano jesuita Alonso Matías entre 1.604 y 1.606.

Sigue el modelo renacentista (y no barroco, como casi todos los retablos sevillanos), en el cual se aprecian los valores que promueven a este estilo, que son el equilibrio, la belleza de las formas rectas así como la admiración por arte clásico greco-romano. Fue realizado en madera de borne (árbol procedente de la zona de Flandes), siendo el banco de mármol. Está formado por el altar, el banco, un amplio cuerpo central dividido en tres calles y ático.

También es conocido de cierto que las pinturas fueron contratadas y pagadas por don Juan de la Sal, obispo de Bona, protector de los jesuitas sevillanos. A partir de aquí, entramos en el terreno de la investigación y/o interpretación. Según parece, el obispo contrató para la ejecución de las pinturas del retablo a Gerolamo Lucenti de Corregio, con la condición de que ejecutara bocetos previos de cada trabajo y de que si la pintura final no agradaba al obispo, se le pagaría la obra, pero se rescindiría el contrato. Y esto fue lo que sucedió con la primera pintura, La Adoración de los Reyes. No gustó ni al obispo ni al prepósito de la Compañía, por lo que fue pagada y guardada, siendo finalmente colocada en la calle izquierda del primer cuerpo del retablo. En otros tiempos atribuida a Francisco de Varela, basta ver el retablo de la iglesia de san Martín, obra confirmada documentalmente del italiano, para darse cuenta de que fue Lucenti el autor de esta Adoración.


user_50_2_3retablo_mayor_la_adoraci_n_de_los_reyes_calle_izquierda_abajo

Retablo Mayor. La Adoración de los Reyes. Calle izquierda, abajo

El siguiente artista en intervenir en este retablo fue Antonio Mohedano, autor de la magnífica representación de La Anunciación, situada en el ático del retablo. Lamentablemente, esta obra suele pasar inadvertida para el visitante del templo, no sólo por encontrarse en la parte alta del retablo, sino por no estar debidamente iluminada esta zona superior. La atribución de esta pintura a Mohedano es moderna, pues ha sido obra asignada a diferentes pintores a lo largo del tiempo.


user_50_2_2la_circuncisi_n_de_cristo_escena_central_con_toda_la_simbolog_a_de_la_compa_a_de_jes_s

La Circuncisión de Cristo, escena central con toda la simbología de la Compañía de Jesús. tabla de Juan de Roelas

Como comenté anteriormente, el lienzo principal del retablo es La Circuncisión y no, como es costumbre, la pintura correspondiente a la advocación de la iglesia, o sea, La Anunciación, que es de bastante menor tamaño y se encuentra colocada en el ático. La Circuncisión de Cristo es utilizada para suprema exaltación de la Compañía de Jesús, mediante una serie de personajes y símbolos, como es costumbre en esta institución.

La escena se desarrolla en tres planos. En el inferior aparecen arrodillados san Ignacio de Loyola (fundador de la Compañía, a la derecha) y san Ignacio de Antioquía (admirado por el anterior al haber pronunciado el nombre de Jesús en el momento de su muerte en martirio, a la izquierda). Ambos llevan el anagrama de Jesús (I.H.S.) inscrito en sus pechos, figurando junto a san Ignacio de Antioquía un león, símbolo de su martirio, y una tiara episcopal.


user_50_2_4retablo_mayor_la_adoraci_n_de_los_pastores_lado_derecho

Retablo Mayor. La Adoración de los Pastores. Lado derecho.

En el segundo plano se desarrolla el momento de la Circuncisión, describiéndose el momento en que san José entrega el Niño a la Virgen para que le sostenga durante la ceremonia. Al fondo a la izquierda, y emergiendo de la penumbra ambiental, aparece el sacerdote con un cuchillo, y junto a él un acólito con un plato. Según la versión que los jesuitas daban a este tema, sería el propio san José quien realizaría la operación, mientras que la Virgen sostendría al Niño.

En el plano superior, en un rompimiento de gloria, aparece el anagrama del nombre de Jesús, representado como un sol. De esta forma se vincula alegóricamente la ceremonia de la Circuncisión con la imposición del nombre de Jesús al Niño, y al mismo tiempo se exalta el anagrama que reúne la frase "Iesus Hominum Salvator", emblema de la Compañía de Jesús.

La Adoración de los Pastores completa, por la derecha, el primer cuerpo del Retablo Mayor. Roelas nos muestra un Niño Jesús sonriente y desnudo sobre los pañales, que proyecta una aureola de luz hacia los personajes que le rodean.


user_50_2_6pinturas_de_san_juan_evangelista_izquierda_y_san_juan_bautista_derecha

Ático del Retablo Mayor. La Anunciación. Antonio Mohedano. Pinturas de san Juan Evangelista (izquierda) y san Juan Bautista (derecha). Esculturas de san Pablo (izquierda) y san Pedro (derecha).

Precisamente la desnudez del Niño motivó un comentario del también pintor Francisco Pacheco, contemporáneo a Roelas, que ha servido como referencia fundamental para atribuir esta pintura al artista, independientemente de que su estilo le pertenece. Pacheco, llevado de su puritanismo ideológico y, por qué no decirlo, por el rencor que le produjo el sentirse desplazado por Roelas como pintor de mayor éxito en la ciudad, censuró por escrito en su "Arte de la Pintura" la excesiva desnudez del Niño. Resulta curioso advertir que un seglar como Pacheco, condicionado por la estrechez de su pensamiento religioso, llegase a ser censor de un clérigo como Roelas, hombre sin duda más abierto y humanista que su intransigente colega. No en vano Pacheco, muy bien relacionado con el clero y la nobleza, fue nombrado “veedor de pinturas sagradas” (o sea, censor) de la Santa Inquisición.

En los laterales del ático del retablo figuran dos pinturas que representan a San Juan Bautista y San Juan Evangelista, realizadas en sustitución de san Pedro y san Pablo que originalmente figuraban en el contrato del retablo (en honor a ellos se hicieron dos esculturas situadas en los extremos del ático, a los lados de los Sanjuanes). Ambas pinturas han venido atribuyéndose a Alonso Cano, Herrera, el Viejo y Pablo Legot sin ningún fundamento, ya que presentan de forma clara el estilo de Roelas.

El retablo mayor de la iglesia sevillana de la Anunciación se completa con la pintura del Niño Jesús en la puerta del Sagrario o tabernáculo del altar, fechado en 1.606. En esta obra, el artista recrea un prototipo característico de su producción, al describir al Niño de facciones amplias y expresión inocente, que constituye un claro precedente de las representaciones infantiles de Murillo. Esta pintura posee además un interesante contenido iconográfico, pues en ella el Niño anticipa su papel de Cristo resucitado, al apoyar uno de sus pies sobre una calavera, símbolo de su triunfo sobre la muerte, y lleva en sus manos la cruz con banderola, que es el estandarte de la resurrección.


user_50_2_8san_ignacio_de_loyola_mart_nez_monta_s_1_610

San Ignacio de Loyola. Martínez Montañés, 1.610.


user_50_2_9san_francisco_de_borja_mart_nez_monta_s_1_624

San Francisco de Borja. Martínez Montañés, 1.624.

A ambos lados de este gran retablo, en los intercolumnios, se encuentran las esculturas de san Ignacio de Loyola (fundador de los Jesuitas) y san Francisco de Borja, tercer Padre General de la orden (en su mano izquierda debería tener una calavera a la que mira), que son obra de Martínez Montañés, quien las ejecutó en 1.610 y 1.624.



Retablo de la Inmaculada Concepción


user_50_0retablo_de_la_inmaculada_concepcion2

Retablo de la Inmaculada Concepcion, con intervención de Juan Bautista Vázquez el Mozo. Iglesia de la Anunciación de Sevilla. La iglesia de la Anunciación es uno de los edificios más interesantes del Renacimiento en Sevilla. Era la antigua iglesia de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, cuya fundación se remonta a 1565. La expulsión de la Compañía de Jesús en 1767 dejó abandonado el convento, al que se trasladaría la Universidad de Sevilla en 1771. La iglesia se convirtió de este modo en la capilla de la Universidad hasta 1956, fecha de su traslado a la Real Fábrica de Tabacos. El lugar ocupado por el antiguo convento es actualmente la sede de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad hispalense.


user_50_retablo_inmaculada05_tico

Ático del retablo de la Inmaculada. En el ático se representa al Padre Eterno.

Las trazas del edificio las realizó el jesuita Bartolomé de Bustamante, si bien el arquitecto Hernán Ruiz II, Maestro Mayor de la Catedral, finalizó el proyecto, encuadrado dentro del estilo renacentista imperante en la época. La primera piedra fue colocada el 2 de septiembre de 1565 por el obispo de Canarias, don Bartolomé de Torres. Las obras concluyeron a principios de 1579, consagrándose el 25 de marzo por el arzobispo de Sevilla, don Cristóbal de Rojas y Sandoval.


user_50_0retablo_de_la_inmaculada_concepcion_juan_bautista_v_zquez_el_mozo

Detalle del Retablo de La Inmaculada Concepción.

En la zona del crucero de la Epístola se encuentra el interesante retablo de la Inmaculada, formado por un gran arco que encierra un segundo retablo. Éste último fue realizado por Juan Bautista Vázquez el Mozo, entre 1580 al 1584, mientras que el arco y los cuerpos laterales son del siglo XVII. La zona central se forma por medio de dos cuerpos, con calles laterales y ático. En el centro Inmaculada de la escuela de Martinez Montañés.


user_50_0retablo_inmaculada_zona_central_del_segundo_cuerpo_del_retablo_de_la_inmaculada

Retablo Inmaculada. Zona central del segundo cuerpo del retablo de la Inmaculada.


user_50_retablo_inmaculada07_inmaculada

Virgen de la Inmaculada, antiguamente situada en la hornacina central del retablo.

A los lados las Santas Justa y Rufina, San Antón y San Roque. En el segundo cuerpo soberbio grupo de Vázquez el Mozo, con Santa Ana, la Virgen y el Niño. Mientras que los lados están San Sebastián, San Nicolás y los Santos Juanes.


user_50_retablo_inmaculada03_lado_izquierdo

Retablo Inmaculada. Detalle lado izquierdo


user_50_retablo_inmaculada06_lado_derecho

Retablo Inmaculada. Detalle lado derecho

Enlace: Serie, Colección o Conjunto: Conjunto Retablo de la InmaculadaSerie, Colección o Conjunto: Conjunto Retablo de la Inmaculada



Retablo de San Juan Bautista


user_50_17retablo_s_juan_bautista03_general

Retablo de San Juan Bautista, tallado por Juan Martínez Montañés. Siglo XVII.

Retablo de San Juan Bautista, también conocido como Retablo de Martínez Montañés. También en el lado derecho, existe un retablo, procedente del convento del Socorro de 1622, dedicado a San Juan Baustista, con arquitectura y relieve obra de Martínez Montañes y cuyas pinturas corresponden a Juan de Uceda.


user_50_20primer_cuerpo_del_retablo_de_san_juan_bautista

Primer cuerpo  del retablo de San Juan Bautista.

Consta de altar, banco y dos cuerpos, divididos en tres calles; se remata por un ático. En el banco hay pinturas que representan a los Cuatro Evangelistas, a las que se suma la del Niño Jesús, que se encuentra en el Sagrario. Las dos de los extremos están prácticamente destruidas.


user_50_18relieve_principal_del_retablo_de_san_juan_bautista

Relieve principal del retablo de San Juan Bautista.

En el centro del primer cuerpo aparece el relieve que representa El Bautismo de Cristo, el más grande del retablo. A los lados, cuatro relieves referidos al Bautista: La Predicación, su Prisión, Ante Herodes y La Decapitación.

En el centro del segundo cuerpo se halla el relieve que representa El Nacimiento del Bautista; a su derecha, San Juan se Despide de sus Padres, y a la izquierda La Penitencia del Santo en el Desierto. El retablo se completa con el relieve de La Visitación en el ático.


user_50_19segundo_cuerpo_y_tico_del_retablo_de_san_juan_bautista

Segundo cuerpo y ático del retablo de San Juan Bautista.

A los lados del retablo se alzan sobre repisas las imágenes de San Juan de Goto (a la derecha) y San Diego Kisai (izquierda), mártires cristianos japoneses que vivieron en el siglo XVI. Las tallas son anónimas, del siglo XVII, y restauradas en el XVIII, cuando se les añadió los ojos de cristal; están realizadas en madera policromada (1,50 y 1,45 metros de altura). Formaron parte de un retablo del primer tercio del siglo XVIII dedicado a los mártires jesuitas en Japón, que desapareció tras las reformas de 1.836-1.842. Dichas imágenes pasaron a adornar el pórtico exterior del retablo de la Virgen de Belén y luego se quitaron cuando se trasladó el retablo a la nave. Estas figuras desaparecieron de la Iglesia con la desamortización del siglo XIX, y el año pasado fueron recuperadas por el Museo de Bellas Artes y devueltas a la Anunciación, el lugar a las que se destinó originalmente. Resulta curioso observar que, pese a ser japoneses los santos representados, las esculturas no presentan rasgos orientales. Por la postura de uno de los brazos, posiblemente en algún momento llevaran la palma del martirio, atributo habitual de la iconografía religiosa.


user_50_21ver_nica

La Verónica, con las Santas Mujeres de Jerusalén. Antes de llegar al crucero se sitúa sobre una hornacina que se abre en la pared la imagen de la Santa Mujer Verónica, que procesiona el Jueves Santo en el misterio de la Calle de la Amargura. En el conjunto, se presenta a la Verónica arrodillada y, junto a ella, las Mujeres de Jerusalén, y no las Tres Marías como se las ha venido identificado erróneamente. La figura de la Verónica es una talla de candelero de 125 centímetros de altura, de madera de cedrela. Se representa de rodillas, sosteniendo entre sus manos el lienzo con el rostro de Cristo.

La imagen de la Verónica es obra del escultor italiano Juan Bautista Patrone y Quartín, que la ejecuto entre los años 1.800 y 1.801.Ha sido restaurada por Manuel Arango y Pallarosa en 1878 y por Enrique Gutiérrez Carrasquilla en 2002.



Retablo de la Virgen de Belén


user_50_4_1retablo_de_nuestra_se_ora_de_bel_n

El Retablo de la Virgen de Belén, en gran parte obra de Francisco Pacheco, es un ejemplo de la relación de la pintura sevillana con modelos importados de los Países Bajos durante el renacimiento.


user_50_4_2virgen_de_bel_n_atribuida_al_flamenco_marcello_coffermans

Virgen de Belén, atribuida al flamenco Marcello Coffermans.

El Retablo de la Virgen de Belén, consta de altar, banco, dos cuerpos y ático, en los que se disponen las veintidós pinturas que conforman el retablo. Estas representaciones son de escuela sevillana, pudiéndose distinguir en ella obras de dos artistas distintos: las del banco, fechadas en 1.588 (san Bernardo, Nacimiento de la Virgen, Presentación de María, san Ignacio de Antioquía, Desposorios, Niño Jesús en el centro, Anunciación, san Buenaventura, Natividad, Epifanía y san Dionisio Areopagita) son de un maestro; el resto pertenece a otro, se cree que al flamenco Marcello Coffermans: en el primer cuerpo del retablo, la Virgen de Belén, flanqueada por los santos Joaquín y Ana, además de los santos Juanes, Bautista y Evangelista; en el segundo cuerpo se dispone en el centro la Asunción de la Virgen, mientras que en los laterales están la Estigmatización de san Francisco y la Aparición del Crucifijo a san Agustín; por último en el ático se dispone la Trinidad).


user_50_4_3retablo_de_nuestra_se_ora_de_bel_n_vista_general

Retablo de Nuestra Señora de Belén. Vista general.

A ambos lados del retablo se hallan tallas de san Cosme y san Damián, de autor anónimo y no demasiado valor artístico. Como médicos que eran, lucen sus mucetas amarillas de doctor. Ambas figuras proceden del retablo donado en 1.657 por el médico italiano Tiberio Damián, cirujano mayor del Hospital del Cardenal, quien costeó las dos imágenes y pinturas con historias de los Santos Hermanos. El parecido entre éstos es tal que hay que fijarse en la posición de los brazos o en el color de las túnicas para distinguirlos.

El estado actual del altar, e incluso su denominación de Nuestra Señora de Belén, data apenas del siglo XIX. Antiguamente existía en su lugar el llamado retablo de las Reliquias, que desapareció durante las reformas ordenadas por el deán López Cepero a mediados siglo XIX, de modo que las pinturas del antiguo retablo se aprovecharon para el actual, colocándose las esculturas de Cosme y Damián sobre pedestales situados en los pilares de acceso a la Capilla Mayor. Más adelante, con motivo de las renovaciones hechas en 1.970-72 se quitaron y se guardaron en almacenes; actualmente se pueden ver escoltando el retablo de la Virgen de Belén, una vez restaurados en 1.997.



Hermandades y cofradías


user_50_1_1fachada_lateral_a_la_plaza_de_la_encarnaci_n

Fachada lateral a la plaza de la Encarnación.

Esta Iglesia de la Anunciació tiene gran significado para el mundo cofrade, teniendo en ella su sede canónica la Hermandad de El Valle desde el año 1970 y, con carácter provisional, también estuvo la Hermandad de El Amor durante la rehabilitación de la Iglesia del Salvador.

Entre las muchas imágenes de gran valor con que cuenta esta iglesia se cita la del Santísimo Cristo de la coronación de Espinas, obra de Agustín de Perea de 1687 y la hermosa talla de Nuestra Señora del Valle, de autor desconocido, ambas pertenecientes a la citada Hermandad del Valle.



Retablo de la Hermandad del Valle


user_50_3_1retablo_de_la_hermandad_del_valle

El retablo de la Hermandad del Valle, conjunto realizado entre 1.836 y 1.842, y que antiguamente estuvo dedicado a san Ignacio de Loyola. En la hornacina del centro se venera la imagen de la Virgen del Valle, obra anónima del siglo XVII, atribuida tanto a Juan de Mesa como a Martínez Montañés. En 1.810, durante el traslado de la Hermandad del Convento del Valle a la parroquia de san Román, se produjo la pérdida de las manos originales de la Virgen, siendo las actuales talladas por Ordóñez. En 1.878 la imagen es restaurada por Emilio Pizarro y Cruz.


El 5 de julio de 1.909, en la iglesia del Santo Ángel, se produjo un incendio prendiendo las ropas que vestía la Virgen y ocasionando quemaduras en la policromía de la cara y las manos. La restauración fue realizada por Joaquín Bilbao.

En 1.980 es restaurada por José Rivera García, con la supervisión Enrique Pérez Comendador.

La Virgen del Valle es una imagen de las denominadas de candelero o de vestir, que solo tiene tallado y policromado la cabeza, el cuello y las manos.


user_50_3_2retablo_de_la_virgen_del_valle_figuras_centrales

Retablo de la Virgen del Valle. Figuras centrales.

A la derecha de la Virgen se halla el Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, realizado por Agustín de Perea en 1.687. Sentado, semidesnudo, atado y con una caña en la mano derecha como cetro, recibe en su frente una corona de espinas. Representa el momento en el que Cristo es coronado con una corona de espinas y es objeto de burla por parte de cuatro sayones.


user_50_3_3sant_simo_cristo_de_la_coronaci_n_de_espinas_agust_n_de_perea_1_687

Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas. Agustín de Perea, 1.687.

Al otro lado se halla la imagen de Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro, talla anónima de la segunda mitad del siglo XVII, atribuible tanto al círculo de Martínez Montañés como al de Pedro Roldán. Representa el misterio que engloba las estaciones sexta y octava del Vía Crucis. Se trata del encuentro de Jesús con las Santas Mujeres en la Calle de la Amargura. En el misterio aparece la Verónica arrodillada, y junto a ella las Santas Mujeres de Jerusalén, y no las Tres Marías como se las ha venido identificado erróneamente.


user_50_3_4nuestro_padre_jes_s_con_la_cruz_al_hombro_an_nimo_siglo_xvii

Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro. Anónimo, siglo XVII.

Entre este retablo y la puerta de la sacristía se exhibe, sobre una peana, una pequeña imagen del Niño Jesús. Se trata de una escultura de madera policromada del siglo XVII, obra de artista próximo a los hermanos Ribas. El niño se muestra erguido, con la pierna izquierda adelantada y la rodilla ligeramente flexionada, con la mano derecha bendice y con la izquierda suele portar una cruz. La figura se alza sobre una peana, que adquiere la forma de un círculo de nubes, tachonada por tres cabezas aladas de querubines.


user_50_3_5imagen_del_ni_o_jes_s_escuela_de_los_hermanos_ribas_siglo_xvii_1354296315_664482

Imagen del Niño Jesús. Escuela de los hermanos Ribas, siglo XVII.


user_50_3_6san_juan_evangelista_y_mar_a_magdalena

San Juan Evangelista y María Magdalena. Iglesia de la Anunciación de Sevilla.

Siguiendo por el lado del Evangelio, en dirección a la puerta, justo enfrente de la hornacina que vimos antes de la Verónica, encontramos una hornacina gemela, con una gran cruz de madera y las figuras de María Magdalena y san Juan Evangelista.


user_50_3_7san_juan_evangelista

San Juan Evangelista. Iglesia de la Anunciación de Sevilla.


user_50_3_8santa_mar_a_magdalena

Santa María Magdalena. Iglesia de la Anunciación de Sevilla.



El Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas de Sevilla es una imagen procesional, cotitular de la Hermandad de El Valle de esta ciudad.


user_50_6_3sant_simo_cristo_de_la_coronaci_n_de_espinas

Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, de Sevilla, obra de Agustín de Perea de 1687.

La imagen, donada en el año 1687 por el cofrade Toribio Martínez de Huerta, es obra de ese mismo año tallada por Agustín de Perea, escultor malagueño formado artísticamente en el taller de Pedro de Mena y que posteriormente pasó al de Pedro Roldán en Sevilla, motivo por el que la imagen responde a la estética roldaniana de la época.

A lo largo de su historia la imagen ha sido objeto de distintas reformas e intervenciones, como por ejemplo la incorporación de unos ojos de cristal y la eliminación de la corona de espinas en principio tallada en el mismo bloque craneal. Emilio Pizarro y Cruz lo restauró en 1879, y posteriormente Joaquín Bilbao y Francisco Espinosa de los Monteros en 1918; Juan Abascal en el año 1988 y el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico en el 2000.

Se trata de una imagen sedente de 1,37 metros de altura, tallada en madera de cedro y policromada. Se representa a Cristo maniatado, cubierta su espalda con capa corta o clámide y con una caña en las manos a modo de cetro. Cuenta con una fuerte expresión dramática centrada en el rostro sereno, que aparece ligeramente ladeado hacia el lado derecho, y con los ojos y labios entreabiertos.


user_50_6_2paso_de_la_coronaci_n_de_espinas_por_la_calle_lara_a_en_la_semana_santa_de_2009

Paso de La Coronación de Espinas por la calle Laraña, en la Semana Santa de 2009.

Realiza su estación de penitencia en la Semana Santa sevillana en la tarde del Jueves Santo, junto a los otros dos titulares de la Hermandad de El Valle, Nuestro Padre Jesús con la Cruz al hombro y Nuestra Señora del Valle.

No procesiona solo en su paso de Misterio, sino formando parte de una escena pasionista. Así, a los lados y delante del Cristo, se sitúan cuatro sayones que completan el conjunto, magistralmente concebido en la composición de la escena y su distribución. Las imágenes de estos sayones son obra muy posterior realizadas por Joaquín Bilbao en 1912, y restauradas años después, en 1967, por José Rivera García. En su caminar no lleva banda de música, lo cual ayuda a incrementar el dramatismo del momento representado.


user_50_6_1sant_simo_cristo_de_la_coronaci_n_de_espinas_de_sevilla_obra_de_agust_n_de_perea_de_1687

El maestro escultor y ensamblador Agustín de Perea talló la imagen del Cristo de la Coronación de Espinas en el año 1687.



Nuestra Señora del Valle (Sevilla)


user_50_8_0nuestra_se_ora_del_valle

Nuestra Señora del Valle, en su altar de la iglesia de la Anunciación de Sevilla. Se trata de una imagen de candelero para vestir, de 1,68 metros de altura, que presenta talladas la cabeza y las manos.

La Virgen del Valle de Sevilla es una imagen procesional perteneciente a laHermandad de El Valle de esta ciudad. radicionalmente se ha considerado obra de Juan Martínez Montañés, aunque algunos autores también la han atribuido a Juan de Mesa. No obstante, y a falta de documentación fehaciente, se pueden estimar las consideraciones del profesor Hernández Díaz que centra su realización en torno al año 1625, ya que presenta grandes analogías con la imagen de la Virgen de las Angustias del convento de San Pablo de Córdoba, respondiendo ambas imágenes a un mismo modelo estético y artístico

Realizada en madera de cedro, tiene sus pupilas entreabiertas y la encarnación tostada. Su talla responde en la estética del manierismo, también conocido como protobarroquismo, mostrando una expresión dolorida de un dramatismo discreto.
Restauraciones

A raíz de un incendio fortuito, la imagen fue restaurada en 1909 por Gonzalo y Joaquín Bilbao Martínez, con realización de nuevas manos a cargo de José Ordóñez.

Posteriormente, en 1980, José Rivera García procedió a una nueva restauración, el mismo año en el que se realizó un nuevo candelero a manos de Roberto Jiménez.

Se venera en el crucero izquierdo de la Iglesia de la Anunciación, en un retablo moderno de tres calles donde también se ubican a su lado el Cristo de la Coronación de Espinas y Nuestro Padre Jesús con la Cruz al hombro, ambos de la misma hermandad, que hacen estación de penitencia en la tarde de Jueves Santo de Sevilla.


user_50_8_2la_virgen_del_valle_en_la_semana_santa_de_2009

La Virgen del Valle en la Semana Santa de 2009.

Salida procesional. La Virgen del Valle procesiona en un espléndido paso de palio cuyas bambalinas constituyen el único ejemplo existente en la Semana Santa sevillana con bordados del siglo XVII, una obra anónima adquirida a la extinguida Cofradía de Nuestra Señora de la Antigua y Siete Dolores en 1805. Para dicho palio, y sobre un salpicado de estrellas realizado por Antonia Bozo en 1806, bordó Elena del Castillo el resto de los motivos decorativos del techo en 1880; y Juan Manuel Rodríguez Ojeda, en el año 1920, un manto a juego en oro sobre terciopelo granate con amplia greca perimetral, cuyo elemento central representa sobre una cruz acabada en lises un espectacular escudo en sedas de varios colores con los emblemas de la Hermandad: el Real, el Pontificio y los del Cardenal Cervantes.

Para esta Dolorosa sevillana, Vicente Gómez Zarzuela compuso, en 1897 la marcha procesional "Virgen del Valle", estrenada en la Semana Santa del año siguiente, cuando por primera vez el paso de palio va acompañado por una banda de música.  


user_50_8_1nuestra_se_ora_del_valle_en_su_altar_de_la_iglesia_de_la_anunciaci_n_de_sevilla

Nuestra Señora del Valle, en su altar de la iglesia de la Anunciación de Sevilla. No existen documentos que acrediten el origen y el autor de la imagen de Nuestra Señora del Valle. Insignes investigadores como Gonzalez de León en 1852, Bermejo y Carballo en 1882 y Pérez Porto a principios del siglo XX, atribuyen la autoría de la imagen a Juan Martínez Montañés (1568 - 1649). Sin embargo, los profesores Hernández Díaz y de la Banda y Vargas, así como los historiadores Bernales Ballesteros y García de la Concha, asignan la autoría de la imagen a Juan de Mesa y Velasco (1583 - 1627) y el origen de su talla entre 1618 y 1627. Estas atribuciones tienen una relación lógica, que se constata en la historia de la imaginería religiosa sevillana, con numerosos casos de atribuciones a Montañés, que posteriormente han resultado obra de Mesa.


user_50_10santa_mujer_ver_nica

Santa Mujer Verónica. La imagen de la Verónica es obra del escultor italiano Juan Bautista Patrone y Quartín, que la ejecuto entre los años 1800 y 1801. Ha sido restaurada por Manuel Arango y Pallarosa en 1878 y por Enrique Gutiérrez Carrasquilla en 2002. La figura de la Verónica es una talla de candelero de 125 centímetros de altura, de madera de cedrela. Se representa de rodilla, sosteniendo entre sus manos el lienzo con la Faz de Cristo


user_50_9nuestro_padre_jes_s_con_la_cruz_al_hombro

Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro. Denominado primitivamente con el nombre genérico de Jesús de la Cruz a Cuesta, Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro es de origen y autor desconocido. Documentalmente este Nazareno es citado en 1687, en el testamento del Mayordomo de la Hermandad Toribio Martínez de Huerta y en los propios archivos de la Hermandad entre los años 1735 y 1754. Bermejo y Carballo cataloga la escultura del estilo de los Roldán, Pérez Porto la atribuye a Roldan, Santiago Montoso la sitúa a finales del siglo XVII, Banda y Vargas la atribuye a la escuela de José de Arce y la ubica en la segunda mitad del siglo XVII y por último Gabriel Ferreras Moreno sitúa cronológicamente la imagen en las primeras décadas del siglo XVII y por su morfología y estilística lo atribuye a un seguidor próximo a Montañés...

Web oficial de la Hermandad de El Valle



Panteón de Sevillanos Ilustres


user_50_1_11templo_museo_de_la_anunciaci_n_y_pante_n_de_sevillanos_ilustres

Templo Museo de la Anunciación y Panteón de Sevillanos Ilustres


user_50_0_dsc03550

En la cripta de la iglesia se encuentra el Panteón de Sevillanos Ilustres, creado entre 1970 y 1972 a instancias de Florentino Pérez Embid, por entonces Director General de Bellas Artes, donde reposan desde entonces los restos de ilustres sevillanos, como Lorenzo Suárez de Figueroa, Rodrigo Caro, Alberto Lista, Valeriano Bécquer y su hermano Gustavo Adolfo Bécquer, o bien fallecidos en la ciudad, como Benito Arias Montano, Fernán Caballero, o José Amador de los Ríos.

En el Panteón de Sevillanos Ilustres se encuentran también los restos de varios miembros de la familia Ponce de León que anteriormente estuvieron sepultados en el desaparecido Monasterio de San Agustín de Sevilla, encontrándose entre ellos los de:

    - Pedro Ponce de León "el Viejo" († 1352). Señor de Marchena y Bailén y tataranieto del rey Alfonso IX de León.
    - Beatriz de Jérica, esposa del anterior y bisnieta de Jaime I el Conquistador, rey de Aragón.
    - Pedro Ponce de León y Jérica († 1387). Señor de Marchena e hijo de los anteriores.


user_50_0_dsc03539

A pesar de que la acústica del edificio pueda suponerse totalmente inadecuada para dicho fin, en esta iglesia se celebran conciertos de música clásica, promovidos por la Universidad Hispalense a lo largo del curso académico y contando con intérpretes de todos los estilos.


user_50_0tumba_de_los_hermanos_valeriano_y_gustavo_adolfo_becquer

Tumba de los hermanos Valeriano y Gustavo Adolfo Becquer


user_50_0benito_arias_montano_fregenal_de_la_sierra_badajoz_1527_sevilla_1598_fue_un_humanista_hebra_sta_bi_logo_escritor_pol_glota_y_consejero_de_felipe_ii

Benito Arias Montano (Fregenal de la Sierra, Badajoz, 1527 - Sevilla, 1598) fue un humanista, hebraísta, biólogo, escritor políglota y consejero de Felipe II.


user_50_1_iglesia_de_la_anunciaci_n_2

Iglesia de la Anunciación de Sevilla. Bien de Interés Cultural. Patrimonio Histórico de España.

Enlace recomendado para conocer en profundidad la Iglesia de la Inmaculada Concepcion de Sevilla



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a la Iglesia de la Inmaculada Concepcion de Sevilla.


Agradecimiento especial: a Pepe Becerra de http://leyendasdesevilla.blogspot.com.es, toda una institución en Sevilla. Cuenta con innumerables trabajos publicados en su blog, del cual me surto en muchos de mis trabajos recopilatorios, especialmente los que están relacionados con la capital hispalense.

Otras fuentes y agradecimientos a: es.wikipedia.org, sevillapedia.wikanda.es, personal.us.es, elvalle.org, galeon.com, flickr.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Sunday, 02 December 2012, 14:02; edited 2 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Iglesia De La Anunciación (Sevilla) 
 
Panteón de Sevillanos Ilustres


user_50_1_1354314636_412388

user_50_2_1354314685_445287

Situado en la cripta de la iglesia de La Anunciación, tiene planta de cruz latina con bóveda de cañón recubierta de mármoles. En este panteón se encuentran los restos de algunos de los sevillanos más significados, tales como Arias Montano (Humanista), Valeriano Bécquer (Pintor), Fernán Caballero y Mateos Gagos (Escritores), Alberto Lista (Ilustrado) o Gustavo Adolfo Bécquer (Poeta). La entrada se realiza a través de la Facultad de Bellas Artes, aledaña a este templo.


user_50_3_1354314742_204857

2. La Iglesia de la Anunciación de Sevilla se encuentra en el Casco Antiguo de la ciudad, presentando su fachada principala la Calle Laraña, junto a la Facultad de Bellas Artes, y el lateral del templo a la Plaza de la Encarnación.


user_50_4_1354314793_962639

Bajo el Templo de la Anunciación, se encuentra el Panteón de los Sevillanos Ilustres, teniendo su entrada por la Facultad de Bellas Artes.


user_50_5_1354314855_207776

3. Entre los años 1970 y 1972, a instancias del entonces Director General de Bellas Artes, D. Florentino Pérez Embid, se realizaron las obras que dejarían la cripta en la localización y con la imagen actual, incluida en el recinto de la Facultad de Bellas Artes, edifico contiguo a la Iglesia, por donde tiene su entrada la visita al panteón.La puerta de la Iglesia que da a la calle Laraña, es obra delarquitecto Hernán Ruiz II, de estilo renacentista.


user_50_6_1354314880_715106

4. Tras pasar un par de cancelas y bajar las frías escaleras que conducen al sótano, se llega a la entrada del Panteón.


user_50_6_1354315015_750486

5. Un nuevo descenso por escalones de mármol negro y al fin, la cripta, con forma de cruz latina, techumbreabovedada, mármol grisáceo en las paredes y de un salpicado rosa en el suelo.Una imagen de Cristo Crucificado al centro del crucero y encima de la mesa del único altar preside la cripta.


user_50_7_1354314919_690138

6. Al frente encontramos dos lápidas conmemorativas de los Ponce de León, encabezadas por el escudo de la casa dual de Arcos, con sus correspondientes epitafios en letras doradas. Debajo de estas dos lápidas hay otras dos losas en las que se indica que los enterramientos originales de estas personas estuvieron anteriormente en la capilla mayor del convento de San Agustín de Sevilla. En la pared de la izquierda en la foto, podemos ver un hermoso bajorrelieve renacentista en bronce, que estuvo en el Templo de la Victoria de Triana hasta 1840, rememora a sus fundadores, D. Francisco Duarte de Mendicoa, militar navarro destinado en Sevilla, donde vivió hasta su muerte en1554, y su esposa, Doña Catalina de Alcocer, en actitud orante. Viste el caballero primorosa armadura; en el peto, al igual queen el escudo heráldico, resalta el águila bicéfala de los Austria. Descansan las cabezas de los esposos en almohadillas y lospies en expresivos leones.En el suelo, dos sarcófagos de piedra muestran las figuras yacentes de D. Lorenzo Suárez de Figueroa y D. Benito AriasMontano.


user_50_8_1354315295_854155

7. D. Lorenzo Suárez de Figueroa, destacado militar en la expansión castellana hacia el oriente andalusí y fundador del conventosevillano homónimo, falleció el maestre en 1409. A sus pies la figura de un perro, con un collar en el que se lee Amadis Amadisque evoca el fiel perro que tuvo. D. Benito Arias Montano, (Fregenal de la Sierra, 1527-Sevilla, 1598) fue un humanista, hebraísta, biólogo y escritor políglota. Marchó a Trento para asistir al concilio como teólogo (1562). A su regreso, se retiró a Aracena hasta 1566, año en que fuenombrado capellán del Emperador . Encargado de editar una Biblia políglota, la Biblia Regia o de Amberes, compulsó nuevoscódices, publicó gramáticas y léxicos de las lenguas siríaca y aramea y escribió diversos comentarios eruditos al texto bíblico.


user_50_9_1354315323_343805

8. Catafalcos de D. Jerónimo Girón de Motezuma y Ahumada y Salcedo, marqués de las Amarillas y deD. Antonio Desmaisieres Flores Rasoir y Peón y D ª Manuela Fernández de Santillán, marqueses de la Motilla.


user_50_10_1354315378_974935
user_50_11_1354315402_197185

9. D. Luis José Sartorius y Tapia. (Sevilla,1820 - Madrid, 22 de febrero de 1871).Conde de San Luis. Periodista y políticoespañol durante el reinado de Isabel II.


user_50_12_1354315425_115722

10. En el segundo tramo de la nave, se encuentran las lápidas conmemorativas de D. Alberto Lista y Aragón yD. Félix Reinoso y Gómez, eclesiásticos e ilustrados, animadores de tertulias impares y miembros conBlanco White y Manuel María Arjona, de la Academia Sevillana de las Letras Humanas.


user_50_13_1354315449_905776

11. D. Alberto Lista (Sevilla, 15 de octubre de 1775 - Sevilla, 5 de octubre de 1848), matemático, poeta, periodista y crítico literario.Con Manuel María de Arjona y José Félix Reinoso, fundó la Academia de las Buenas Letras (1793), que aportó a la poesía de suépoca la tradición de Herrera, Rioja y Calderón y una nota sentimental prerromántica. Fue profesor y tuvo por discípulos a quieneshabrían de integrar la primera generación romántica: Espronceda, Ventura de la Vega, etc. Dejó odas religiosas (A la muerte deJesús, La resurrección del Señor) y filosófico-morales (El sueño del infortunio) . Es autor también de Lecciones de literaturadramática y de Ensayos literarios y críticos.


user_50_14_1354315470_110498  

12. D. Félix Reinoso: La necesidad de promover reformas, y el difícil cruce entre la decadencia de la monarquía de Carlos IV y laambición napoleónica, le llevó a sufrir el exilio. En Francia, en 1816, escribió Reinoso el esclarecedor Examen de los delitos deinfidelidad a la patria imputados a los españoles bajo la dominación francesa.


user_50_15_1354315486_818252

13. D. Rodrigo Caro (Utrera, 1573 - Sevilla, 1647) Escritor, abogado, esforzado epigrafista y arqueólogo,recorrió las tierras del antiguo reino de Sevilla a lomos de mula, cargadas las alforjas con libros y materialde escritura con el que anotar las inscripciones y restos que iba encontrando y reunió, finalmente, enAntigüedades de Sevilla y corografía de su convento jurídico (1634). Trabajó para el obispado de Sevilla. Serelacionó con Quevedo, Pacheco y Rioja. Su obra más conocida es la Canción a las ruinas de Itálica.Sus restos fueron traídos desde el derruido convento de San Miguel.


user_50_16_1354316899_875015

14. Nicho de D. Federico Sánchez Bedoya, nacido en Sevilla el 20 de enero de 1844,fallece el 19 de Mayo de 1898. Oficial delcuerpo de Artilleros. Con la restauraciónmonárquica se afilió al partido conservador,siendo elegido repetidas veces diputado enCortes, llegando a ser vicepresidente yalcalde de Sevilla en época de grandestransformaciones urbanas, y su esposa, lacondesa de Lebrija., Doña Regla Manjón yMergelina nació en Sanlúcar de Barrameda el26 de Octubre de 1851. El 19 de febrero de1938 falleció en su casa de la Calle Cuna,.


user_50_17_1354316853_585498

15. En el muro diestro de la nave figuran las lápidas de personalidades señeras de la cultura y la vida política sevillanadel XIX y comienzos del XX: D.José Gestoso, D. Antonio Martín Villa, D. Luis Montoto y Rautenstrauch, D. JoséAmador de los Ríos, D. Francisco Mateos Gago. D. Antonio Lecha-Marzo, D. Jorge Diez, Mota Salado, D. JoséMaría Izquierdo, y Dª Cecilia Bolh (Fernán Caballero)


user_50_18_1354315789_411428

16. D. José Gestoso y Pérez. Escritor e historiador del arte nacido en Sevilla el25 de mayo de 1852 y fallecido también en Sevillael 26 de septiembre de 1917.Su vida estuvo dedicada al estudio del arte y laarqueología, publicando más de cien trabajos,algunos de los cuales son referenciasindispensables. Colaboró activamente en lacreación del Museo Arqueológico de Sevilla. Fuevicepresidente de la Academia de Bellas Artes deSevilla y miembro de la Real Academia de laHistoria de Madrid. Fue muy amigo y colaboradordel historiador del arte, arqueólogo y críticoNarciso Sentenach.


user_50_19_1354316781_207019

17. D. Antonio Lecha-Marzo, médico e investigador, que fue catedrático en Sevilla y Granada de Hematología y Síntomas mortales, y autor de tratados de Autopsias y embalsamamiento, Toxicología y Antropología criminal ypsiquiatría.

D. Jorge Díez, catedrático de filosofía en la Universidad de Sevilla en la segunda mitad del XIX.

Rector Mota Salado, figura controvertida por su adhesión al alzamiento contra el gobierno legítimo de la Repúblicaen 1936.


user_50_20_1354316699_309232

18. D. José María Izquierdo, poeta, ensayista, profesor, periodista, promotor de la Cabalgata de los Reyes Magos eintelectual de fuste, que desde la tribuna conferenciante del Ateneo, puso al público sevillano interesado en contactocon las últimas corrientes del pensamiento occidental, y rindió culto y sensible homenaje a Sevilla en su obra. Divagando por la ciudad de la gracia.

D. José Amador de los Ríos, escritor e historiador, autor de la Historia político, social y religiosa de los judíos deEspaña y Portugal (1875-76), El arte bizantino en España, Historia crítica de la literatura española (1861-1865), yapreciados trabajos relativos a la historia hispanoárabe.

Dª. Cecilia Bölh de Faber, Fernán Caballero (1796-1879), la última de las personalidades incorporadas al Panteón. Hija del hispanista alemán Juan Nicolás Bölh de Faber, nació Cecilia en Suiza, se educó en Cádiz y Hamburgo yvivió en Sevilla la mayor parte de su vida. Fue autora de novelas y relatos de corte realista y naturalista, en los quegustaba de resaltar los valores de la vida campesina. Varias veces enviudada, recibió la protección de los duques deMontpensier y de la reina Isabel II, que le cedió de por vida una estancia en el Alcázar, perdida con la Revolución del68 y recuperada con la Restauración.


user_50_21_1354317086_660355

19. Lápida de D. Nicolás María Rivero. Morón de la Frontera 1814 - Madrid, 5 de diciembre de 1878), políticodemócrata y periodista español.


user_50_22_1354316491_807956

20. D. Francisco Mateos Gago -- D.Valeriano y D. Gustavo Adolfo Becquer -- D. Antonio Martín Villa


user_50_23_1354316458_765834

21. D. Francisco Mateos Gago, catedrático de Teología D. Antonio Martín Villa, entre cuyas actividadesde la Universidad de Sevilla y fundador de la Academia contaron la jurisprudencia, ciencias naturales, literatura ySevillana de Estudios Arqueológicos y las bellas artes.


user_50_24_1354316399_190989

22. Esta es la lápida que recuerda a Gustavo Adolfo Bécquer y a su hermanoValeriano, mausoleo que hiciera Eduardo Muñoz en 1914 , en la cripta dela Anunciación. Es la estrella popular de la cripta, quien atrae el mayornúmero de visitantes al Panteón de los Sevillanos Ilustres:Gustavo Adolfo Bécquer.Apellidado realmente Domínguez Bastida, autor de Rimas, Leyendas yCartas desde mi celda, vivió una infancia difícil por la temprana muertedel padre, el reconocido pintor José Domínguez Insausti, que firmaba susobras como José Bécquer, en homenaje a sus antepasados de origenflamenco, asentados en Sevilla desde el siglo XVI, tradición quecontinuaría su primo Joaquín, pintor y conservador de los RealesAlcázares, y sus hijos Gustavo Adolfo y Valeriano.Participó en la creación de zarzuelas y comedias, y al tiempo queavanzaba en la creación de las Rimas, trabajó como censor de novelas,se aburrió y hastió con los avatares de la política y tuvo una activaparticipación en la prensa, culminada con las Cartas desde mi celda, queenviaba al periódico El Contemporáneo desde su retiro en el monasteriode Veruela, al pie del Moncayo, experiencia generadora también dealgunas de las Leyendas.Tras una breve vida llena de sinsabores y fracasos, en fatal coincidencia,los dos hermanos murieron en Madrid en el transcurso del año 1870.“Todo mortal”, fueron las últimas palabras que Gustavo Adolfo dirigió asus amigos en el lecho de muerte.Reclamados los restos de ambos por las autoridades sevillanas, fuerontraídos en 1912 e incorporados al Panteón de los Sevillanos Ilustres.


user_50_25

23. Sobre las lápidas de los Bécquer, se alza la figura de un ángel, portador de escudo con leyenda y del libro de las Rimas, apoyados los pies en un pedestal adornado con volutas, en cuyos pétreos rincones gustan de dejar los visitantes papelitos plegados con poemas, envíos, pensamientos, Rimas favoritas y algún que otro dislate, homenajeando así al poeta cenital del XIX español y su obra, siempre actual, como demuestra la estrofa primera de la Rima LXXV: ¿Será verdad que cuando toca el sueño con sus dedos de rosa nuestros ojos, de la cárcel que habita huye el espíritu en vuelo presuroso?


user_50_26

Presentación alojada en: http://www.slideshare.net/franconet...lustres#btnNext
Bibliografía: bellasartes.us, es wikipedia.org
Fotos: Azahar de Sevilla
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You cannot post calendar events