Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Juan Del Castillo (el Maestro De Murillo)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Juan Del Castillo (el Maestro De Murillo) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Juan del Castillo (c. 1590- c. 1657), fue un pintor barroco español, avecindado en Sevilla, cuya fama se ha debido en gran parte a la condición de maestro de Bartolomé Esteban Murillo (entre 1633 y 1638) que le atribuyó Antonio Palomino.

Se desconocen el lugar y la fecha de su nacimiento, así como la de su muerte, resultando inútiles los datos biográficos que proporciona Palomino, quien afirma que falleció en Cádiz en 1640 a los cincuenta y seis años de edad, pues consta que en 1650 vivía en Sevilla, apadrinando en ese año a una hija de Murillo, de quien era primo político.

En 1615 casó con María Francisca Pérez, hija del pintor Antón Pérez, quien quizá fuera su maestro, casado a su vez con una hermana de la madre de Murillo. En 1624 se examinó para alcanzar el grado de pintor, aunque es probable que ya estuviese trabajando como tal antes de esa fecha, atribuyéndosele una Alegoría de la Institución de la Eucaristía con San Juan Evangelista y San Ignacio de Loyola, fechada en 1612 y conservada en la Universidad de Sevilla, que perteneció a la Congregación del Santísimo de la Compañía de Jesús en la que el pintor había ingresado un año antes. También es probable que tomase una amplia participación en el retablo mayor de la parroquia de Brenes (Sevilla), contratado en 1621 por su suegro, cuya principal actividad fue la de dorador. Inmediatamente después del examen como pintor Castillo comenzó a recibir aprendices en su taller, existiendo documentación de diversos conciertos de aprendizaje firmados en la década de 1620. Es esta una actividad especialmente ponderada por Palomino, quien aseguraba que «su casa era la más frecuentada de cuantos deseaban aprovechar en el arte de la Pintura».

También para esos años y sucesivos hay noticias de su trabajo como pintor y dorador de retablos en Sevilla y sus alrededores, tareas en las que aparece relacionado con Pablo Legot y [url=http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=4633] Alonso Cano[/url, a quien se encontraba unido también por estrechos vínculos de amistad, siendo Castillo quien pagó en 1636 la fianza para sacar a Cano de la cárcel.

Entre 1634 y 1636 realizó la mejor de sus obras conservadas: el retablo mayor del colegio de Santa María de Montesión en Sevilla, conservado en el Museo de Bellas Artes de aquella ciudad. En él se advierten las influencias que había ido recibiendo a lo largo de su carrera, desde su formación en el manierismo tardío a la adopción de modelos naturalistas tomados de Juan de Roelas y, finalmente, la atracción por las figuras movidas tomadas de Rubens a través de los grabados de Paulus Pontius, para conformar con todo ello un estilo personal de colores vivos, con cierto tono amable y «gracia popular, que pudo pasar -muy transformado, por supuesto- a Murillo».

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor español, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección, y contribuya en su divulgación.





Algunas obras



user_50_alegor_a_de_la_eucarist_a_1612_leo_sobre_lienzo_245_x_170_cm_facultad_de_derecho_universidad_de_sevilla_obra_de_juan_del_castillo

Alegoría de la Eucaristía. 1612. Óleo sobre lienzo, 245 x 170 cm. Facultad de Derecho, Universidad de Sevilla. Obra de Juan del Castillo


user_50_alegor_a_de_la_eucarist_a_detalle_1612_facultad_de_derecho_universidad_de_sevilla_obra_de_juan_del_castillo

Alegoría de la Eucaristía (detalle). 1612. Facultad de Derecho, Universidad de Sevilla. Obra de Juan del Castillo



user_50_lactaci_n_de_san_bernando

Lactación de San Bernando. Óleo sobre lienzo, 105 x 85 cm. Colección privada. Obra de Juan del Castillo



user_50_desposorios_m_sticos_de_santa_in_s

Desposorios Místicos De Santa Inés. Óleo sobre lienzo. Colección privada. Obra de Juan del Castillo



user_50_0_1_1353602805_160736

Retablo del Convento sevillano de Santa Isabel. Son dos impresionantes pinturas de Juan del Castillo. Descanso en la Huida a Egipto y en la parte inferior la Adoración de los Reyes Magos. Obras fechadas en 1625


user_50_1_1_1353602748_819634

Adoración de los Reyes Magos. 1625. Óleo sobre lienzo. Convento de Santa Isabe, Sevilla. Obra de Juan del Castillo



user_50_retablo_de_la_vision_de_santa_teresa_del_pintor_juan_del_castillo

Retablo de la Vision de Santa Teresa. Convento del Espiritu Santo, Sevilla. Obra de Juan del Castillo



user_50_virgen_del_rosario_1353602418_539562

Virgen del Rosario. Óleo sobre lienzo, 109 X 164 cm. Colección privada. Obra de Juan del Castillo



user_50_santa_gertrudis_1625_iglesia_de_san_benito_sevilla_1353604602_407599

Santa Gertrudis. 1625. Iglesia de San Benito, Sevilla. Obra de Juan del Castillo



user_50_el_taller_de_nazareth_h_1635_museo_de_bellas_artes_de_sevilla_conv_monte_si_n_sevilla

El taller de Nazareth. Obra de Juan del Castillo. 1.635. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Procedencia: Convento de Monte Sión.

Juan del Castillo fue un pintor barroco español, avecindado en Sevilla, cuya fama se ha debido en gran parte a la condición de maestro y primo político de Bartolomé Esteban Murillo. En los años veinte del siglo XVII hay noticias de su trabajo como pintor y dorador de retablos en Sevilla y sus alrededores, tareas en las que aparece relacionado con Pablo Legot y Alonso Cano, a quien se encontraba unido también por estrechos vínculos de amistad, siendo Castillo quien pagó en 1.636 la fianza para sacar a Cano de la cárcel.  En él se advierten las influencias que había ido recibiendo a lo largo de su carrera, desde su formación en el manierismo tardío a la adopción de modelos naturalistas tomados de Juan de Roelas y, finalmente, la atracción por las figuras movidas tomadas de Rubens.



Santo Domingo en Soriano


user_50_santo_domingo_en_soriano

Santo Domingo en Soriano. Autor: Juan Del Castillo, c. 1630. Óleo sobre lienzo. Iglesia del Convento de Madre de Dios (Sevilla). Desde 1630 la calidad del dibujo de Juan del Castillo evoluciona favorablemente, al tiempo que sus obras presentan una mayor maestría en las composiciones como podemos observar en este lienzo donde aún encontramos ecos del manierismo sin renunciar al naturalismo descriptivo cuyo máximo representante es Roelas.

Juan del Castillo (c. 1590- c. 1657) trabaja en Sevilla durante la primera mitad del siglo XVIII, eclipsada su personalidad por los maestros más importantes: Pacheco, Roelas, Herrera el Viejo y Zurbarán. No poseemos muchos datos sobre su vida y los documentos existentes corresponden a fechas bastante avanzadas. En su taller trabajó Alonso Cano y se formó Murillo, con el que se considera posible una relación familiar. En calidad de maestro de Murillo, Castillo fue padrino de una de sus hijas en 1650.

Sus trabajos más fiables son los lienzos del retablo de Montesión -hoy guardados en el Museo de Sevilla- que estarían fechados hacia 1634-36 y un retablo de estas mismas fechas que se encuentra en la iglesia de los Sagrados Corazones de San Juan de Alnazfarache. En estos trabajos se pone de manifiesto su relación con el primer naturalismo y la admiración hacia los colores claros e intensos, mostrando cierto tono popular que contrasta con la dureza y sequedad de algunas figuras.


user_50_santo_domingo_in_soriano_1630_convento_de_madre_de_dios_sevilla

Santo Domingo en Soriano. 1630. Convento de la Madre de Dios, Sevilla. Obra de Juan del Castillo



Asunción de Juan del Castillo


user_50_juan_del_castillo_asunci_n_1634_1636_leo_sobre_lienzo_487_x_285_museo_de_bellas_artes_de_sevilla

Asunción. Obra de Juan del Castillo. 1634-1636. Óleo sobre lienzo, 487 x 285. Museo de Bellas Artes de Sevilla.  Las primeras referencias documentales que se tienen de Juan del Castillo lo sitúan ya en Sevilla en 1611. Tanto la fecha de su nacimiento como la de su muerte son desconocidas, suponiéndose la primera en torno a 1590, mientras que su muerte se supone ocurrió en torno a los meses finales de 1657 o principios de 1658.

Las obras más importantes se situan en la década de 1630. En 1634 contrataría el retablo mayor de la iglesia sevillana de San Juan de la Palma, hoy en San Juan de Aznalfarache y dos años después contratará el de la iglesia de Monte Sión, actualmente en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Durante esas fechas estuvo intimamente ligado al pintor Alonso Cano quien habrá de influir en su producción artística.

Sus más claros maestros serán Juan de Roelas en los primeros momentos, para más tarde seguir a Velázquez y a Francisco de Zurbarán. La influencia de los grabados italianos y flamencos acabarán por consolidar su estilo que más tarde pasará a su discípulo Murillo.

Las primeras obras de Juan del Castillo son las realizadas en torno a 1610 para la iglesia de Santa María en Carmona. Dos años después, pintará su alegoría de la Eucaristía para la iglesia de la Compañía de Jesús y que en la actualidad se conserva en la Universidad. Casi diez años después, en 1620, pintará el retablo mayor de la iglesia del Espíritu Santo en Sevilla, que se hallan actualmente en la iglesia parroquial de Brenes. Probablemente de las mismas fechas sea el lienzo de la aparición de Cristo a Santa Teresa de Jesús, en la iglesia del Espíritu Santo de Sevilla.

El ciclo para el retablo mayor del convento sevillano de Santa Isabel se data en 1625 tras lo cual comenzará con las obras citadas para la iglesia de San Juan de la Palma y Monte Sión en Sevilla. En su última etapa, Juan del Castillo asumirá un estilo dulcificado que sabrá trasmitir a su discípulo Bartolome Esteban Murillo, quien en esos momentos comenzaba sus primeras obras.

iaph.es



Pinturas de Juan del Castillo en el Convento sevillano de Santa Isabel



user_50_convento_de_santa_isabel

Retablo del Convento de Santa Isabel de Sevilla. Para el retablo mayor se contó con Juan de Mesa. Se concluyó en 1624 con un estilo tardorenacentista. Las pinturas del ático se atribuyen a Juan del Castillo, las únicas que no se llevaron los franceses del templo.

El convento de Santa Isabel de Sevilla, situado en zona estratégica de la ciudad amurallada y fundado hacia 1490 por la orden de San Juan. Como tantos otros conventos, sufre la desamortización de Mendizábal, aunque pronto el espacio conventual se volvería a ocupar por las hermanas filipenses, ahora como reformatorio femenino. Desde entonces es conocido como Casa de las Arrepentidas. Con las buenas donaciones recibidas se pudieron contratar a los mejores artistas, llamando a  Alonso de Vandelvira para que levantara un nuevo templo en 1602. Interesante la portada manierista de 1609 del mismo arquitecto.


user_50_convento_de_santa_isabel

Detalle superior del Retablo del Convento de Santa Isabel de Sevilla. Las pinturas del ático se atribuyen a Juan del Castillo maestro de Murillo, son las las únicas que no se llevaron los franceses del templo, se supone que por la dificultad para robarlas..

Pinturas y esculturas completan todo el espacio, entre los que destacan un retablo que contenía una pintura del Juicio Final de Pacheco, que también fue sustraida, y en su lugar se colocó el Crucificado de las Misericordias de Juan de Mesa de 1622.

Este edificio es un ejemplo más de la buena arquitectura que se hacía en Sevilla a finales del siglo XVI y comienzos del XVII, completada con obras de calidad que decoran los espacios interiores, como también se hizo la iglesia que a continuación visitamos esa semana lluviosa del mes de febrero.

visitasevillalosremedios.blogspot.com.es



El discípulo sublime de Juan del Castillo

El catedrático de Historia del Arte Enrique Valdivieso es el principal valedor de la herencia iconográfica que Murillo recibe durante su formación en el taller de su primo político.


user_50_la_virgen_con_el_ni_o_leo_sobre_lienzo_museo_de_bellas_artes_de_sevilla

'La virgen con el niño'. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Sevilla

Fue el parentesco político que le unía con el maestro Juan del Castillo (Sevilla, c. 1590-1657) lo que propició el ingreso como alumno de Murillo en su obrador. “Lo que pudo haber sido un hecho circunstancial [eran primos políticos] resultó ser providencial para el posterior desarrollo de la iconografía del artista sevillano”, explica el catedrático Enrique Valdivieso y autor del estudio, incluido en el catálogo de la exposición El joven Murillo, que ahonda en el magisterio de Del Castillo sobre uno de los pintores más sobresalientes de la escuela sevillana.

Nacido en 1617, en el seno de una familia de 14 hermanos, de los que él fue el benjamín, Murillo quedó huérfano de padre a los nueve años y perdió a su madre apenas seis meses después. Una de sus hermanas mayores, Ana, se hizo cargo de él y decidió encomendarle a este pintor, 25 años mayor que su hermano, su educación artística, cuando Bartolomé Esteban contaba con 12 ó 13 años, hacia 1630. “Fue Del Castillo quien puso en el camino a Murillo para crear sus famosos prototipos y le transmitió los conocimientos y la técnica que luego su alumno supo desplegar”, explica Valdivieso, autor, junto al profesor Juan Miguel Serrera, del primer estudio amplio y pormenorizado de la vida, el estilo y la obra de Juan del Castillo (1985). Porque si bien este autor fue escasamente valorado entre los estudiosos de la Historia del Arte y prácticamente desconocido para el público (aparte de sus retablos pictóricos para Montesión y San Juan de la Palma, en Sevilla), Valdivieso y Serrera, en la línea de las investigaciones de Palomino y Diego Angulo, documentaron los valores relevantes de su pintura que, más tarde, heredaría y desbordaría el más universal de sus discípulos.

Murillo “fue al artista que más perfecto trabajo hizo sobre la anatomía humana” porque precisamente ésta era una de las grandes inquietudes de su maestro, Juan del Castillo quien traba relación con Alonso Cano, uno de los grandes anatomistas del Siglo de Oro. Sin embargo, la investigación sobre la figura humana no fue tarea sencilla para maestro y discípulo. “La Inquisición prohibía que hubiera modelos vivos desnudos, temerosa de que esta imagen pudiera provocar connotaciones eróticas e incidir en la lascivia”, explica Valdivieso, quien documenta en el estudio introductorio cómo los tratados de anatomía, con grabados impresos y estampas, suplieron la presencia de modelos reales para la correcta representación de la figura de Cristo, “el único personaje que podía ser pintado desnudo”. A partir de 1660, con la creación de la Academia de Pintura Sevillana que funda Murillo junto a Herrera El Joven, institución que obtiene los permisos oficiales y eclesiásticos pertinentes para algunas salas del Alcázar, “se realizan ya sesiones y estudios con modelos masculinos, que posaban desnudos aunque, imaginamos, con las partes pudendas tapadas”. Aunque, seguramente, apunta el catedrático, antes se contaría con varones en estudios privados “con enorme discreción, porque en la época estaba mal visto que un hombre se desvistiera delante de otro”.

Además de la correcta descripción de la figura humana, uno de los asuntos pictóricos que contribuyó a crear la fama de Murillo, tanto en vida como en la posteridad, fue su tratamiento de la santa infancia en la pintura. En la primera mitad del siglo XVII, en Sevilla, como una ciudad de gran vitalidad social, la presencia de los niños en las familias era especialmente bien recibida, porque siempre se les consideraba la alegría del hogar y, además, la Iglesia fomentó la devoción a las figuras infantiles, un culto que fue acogido de manera entusiasta por la sociedad sevillana. El candor y la ternura que emanan los niños pintados por vez primera por Juan de Roelas interesó a Juan del Castillo, figuras que incorporó con notable predilección a su repertorio artístico. “Este aspecto también lo aprendió Murillo de su maestro”, autor, entre otros, de San Juan Bautista Niño atendido por los ángeles”, indica Valdivieso sobre el prototipo que Murillo realizaría en el futuro con calidad muy superior y que amplió a otros modelos insuperables como los de San Juanito y El Buen Pastor.

Y si decisivo es el magisterio de Juan del Castillo en las pinturas de niños, que Murillo también cultivó en su vertiente social, no lo es menos en la producción de la iconografía mariana. Además de iniciarse con su maestro en la representación de La Virgen con el Niño, tema que ocupa un gran espacio en la exposición que acoge el Bellas Artes, “Murillo es pintor de bellísimas Inmaculadas porque Del Castillo trata a fondo este modelo, que luego su discípulo aprende y sublima”, valora Valdivieso. No en vano es con la serie de La Inmaculada con la que Murillo alcanza las más altas cotas de gloria artística y ha pasado al imaginario colectivo del mundo católico.

Lejos de tratarse de un nombre episódico en la formación de Murillo, Juan del Castillo es, según el definitivo estudio de Enrique Valdivieso, quien despliega para su discípulo su amplio acervo creativo heredado de la tradición de la pintura sevillana. Ya en manos murillescas, ese saber y técnica se revistieron de la originalidad que convirtió al joven sevillano en uno de los genios de la pintura española con una obra repartida por todo el mundo.

diariodesevilla.es



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Juan del Castillo, fue un pintor barroco español, avecindado en Sevilla, cuya fama se ha debido en gran parte a la condición de maestro y primo político de Bartolomé Esteban Murillo.



Fuentes y agradecimientos a: es.wikipedia.org, galeon.com, leyendasdesevilla.blogspot.com.es, arcadja.com, juntadeandalucia.es, personal.us.es, artehistoria.jcyl.es, iaph.es, todocoleccion.net, visitasevillalosremedios.blogspot.com.es, diariodesevilla.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario