Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Juan De Sevilla Romero Y Escalante
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Juan De Sevilla Romero Y Escalante 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor español Juan de Sevilla Romero y Escalante (Granada, 17 de mayo de 1643 - Granada, 23 de agosto de 1695) fue un pintor barroco español, encuadrado en la escuela granadina de pintura como el más directo continuador de Alonso Cano, junto con Pedro Atanasio Bocanegra, con quien matuvo una relación de rivalidad.

Nacido en Granada, Juan de Sevilla inició su aprendizaje con Francisco Alonso Argüello, mediocre pintor, completándolo en el taller de Pedro de Moya, siguiendo, según Antonio Palomino, «la manera fresca, y avandicada de su maestro». Palomino añade que habiendo conseguido unos bocetos de fábulas de Rubens, que él llegó a ver, «donde había muchos desnudos», «se aplicó tanto a seguir aquel estilo, y buen gusto, que verdaderamente su manera de pintar parecía ser de la escuela de Rubens».

Se dio a conocer muy pronto, en 1661, pintando con Miguel Jerónimo de Cieza y Ambrosio Martínez de Bustos las decoraciones del Corpus Christi en la plaza de Bibarrambla. No es probable en cambio que llegase a colaborar con Cano en la terminación de los grandes lienzos de la Capilla Mayor de la catedral de Granada, lo que sí pudo hacer Bocanegra, cinco años mayor. Fue éste, por tal motivo, quien a la muerte de Cano ocuparía de hecho la plaza de maestro mayor de obras de la catedral, nombramiento que se hizo oficial en 1674. Juan de Sevilla, no obstante, encontró partidarios en el cabildo, y entre 1674 y 1676 recibió diversos encargos presentados en forma de donaciones para justificar que no le hubiesen sido encargados a Bocanegra. A la cabeza de ellos se situó una Flagelación, con amplio fondo arquitectónico, pintada para uno de los altares de los laterales de la capilla mayor, y ocho lienzos para los balconcillos de la nave, con los santos doctores de la iglesia.

Con un estilo más personal que el de Bocanegra, combinando las influencias canescas con las flamencas, y con un dibujo y sentido de la composición más sólidos, además de ese conjunto de obras realizó otras muchas pinturas para iglesias y conventos granadinos. Entre ellas, la serie de la Historia de San Juan de Dios para la hermandad del Refugio, en la que Alfonso E. Pérez Sánchez advierte también el conocimiento de la obra de Murillo, capilla de la Compañía y conventos de San Agustín, Capuchinas y de San Francisco. Su habilidad se extendió también a la utilización de estampas ajenas, tanto flamencas como italianas, y a la creación de escenas en complejos escenarios arquitectónicos, en ocasiones traspuestos de estampas y muy modificados, como hará en los Discípulos de Emaús del convento de San Antón o en los dos lienzos conservados en el Museo del Prado, la Parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro y la Presentación de la Virgen en el templo, ésta creída durante mucho tiempo obra de Juan de Valdés Leal.

En el Triunfo de la Eucaristía, gran lienzo de altar pintado en 1685 para las Agustinas de Granada (in situ), dejó una de sus obras maestras, con su dominio del escorzo, en una composición de tipo apoteósico propia del mejor barroco decorativo y triunfal de finales de siglo. También el óleo de San Pantaleón ante el emperador Maximiliano curando a un enfermo, del Museo de Bellas Artes de Granada, procedente del retablo mayor del Oratorio de San Felipe Neri, ha sido alabado como una de las mejores obras del pintor.

Palomino dice que era hombre rígido y de fuerte natural, y que tuvo pocos discípulos, añadiendo que ninguno en su casa, porque era muy celoso, lo que podría deberse a la diferencia de edad con su esposa, Teresa de Rueda, con la que casó con cuarenta y seis años, tras enviudar, teniendo ella dieciséis. Murió, según Palomino, en Granada, el 23 de agosto de 1695, y fue enterrado en la parroquial de San Miguel.

No hay que confundir al autor citado con otros pintores del mismo o parecido nombre como el pintor llamado Juan de Sevilla Romero y Escalante (1627-1695) y otros conocidos como 'Juan Hispalense' (hay tres, siglos: IX, XII y XV).

Espero que este trabajo recopilatorio dedicado a este pintor español, sea de vuestro interés y contribuya en la divulgación de su obra.





Algunas obras



user_50_juan_de_sevilla_presentaci_n_de_la_virgen_en_el_templo

Presentación de la Virgen en el templo. Obra de Juan de Sevilla. Hacia 1670-75. Óleo sobre lienzo, 145 × 72 cm. Colección Fundación Banco Santander. Madrid



user_50_juan_de_sevilla_romero_presentaci_n_de_la_virgen_en_el_templo_leo_sobre_lienzo_153_x_138_cm_madrid_museo_del_prado

Presentación de la Virgen en el templo, Obra de Juan de Sevilla. Segunda mitad siglo XVII. Óleo sobre lienzo, 153 x 138 cm., Madrid, Museo del Prado.



user_50_la_flagelaci_n_del_se_or_leo_sobre_lienzo_340_x_230_cm_museo_de_bellas_artes_de_granada

La flagelación del Señor. Obra de Juan de Sevilla y Escalante. Hacia 1670. Óleo sobre lienzo, 340 x 230 cm. Museo de Bellas Artes de Granada.



user_50_juan_de_sevilla_inmaculada

Inmaculada. Obra de Juan de Sevilla y Escalante. Hacia 1670. Óleo sobre lienzo, 161 x 110 cm. Museo de Bellas Artes de Granada, siguiendo el modelo de Alonso Cano.



user_50_san_pedro_118_5_x_100_cm_museo_de_bellas_artes_de_c_rdoba_forma_parte_de_un_apostolado_inspirado_en_el_de_rubens_del_museo_del_prado_grabado_por_i_iselburg

San Pedro. Obra de Juan de Sevilla. Hacia 1670. Óleo sobre lienzo, 118,5 x 100 cm. Museo de Bellas Artes de Córdoba. Forma parte de un Apostolado inspirado en el de Rubens del Museo del Prado, grabado por I. Iselburg.



 ltima_comuni_n_de_santa_gueda_leo_sobre_lienzo_290_x_300_cm_obra_de_juan_de_sevilla_y_escalante_museo_de_bellas_artes_de_granada

Última comunión de Santa Águeda. Óleo sobre lienzo, 290 x 300 cm. Obra de Juan de Sevilla y Escalante. Museo de Bellas Artes de Granada.

Juan de Sevilla fue discípulo de Pedro de Moya, en cuyo taller tomó contacto con la pintura de influencia flamenca; sin embargo, quien más influyó en su pintura fue Alonso Cano, de quien es el más importante seguidor hasta el punto que algunas de sus pinturas se atribuyeron al maestro. Su pintura se caracteriza por un magnifico dibujo, una paleta viva y colorista, el buen uso de la composición y la técnica rigurosa, acusando como ya se ha dicho las influencias de Cano y Rubens. Esta obra representa la escena de la Comunión de Santa Águeda; sin embargo, sus atributos más frecuentes no aparecen aquí, aproximándose más a santa Cecilia, que fue decapitada. Ambas doncellas son de noble familia y se las representa con cabello descubierto, corona de flores como corresponde a mártires ilustres y la palma del martirio. El sacerdote que le da la Eucaristía presenta los rasgos de Alonso Cano en edad madura, que conocemos por retratos. Viste alba sobre sotana y estola. En el lateral izquierdo dos soldados de pie junto a un tercero de medio cuerpo están presenciando el acto: ambos visten trajes militares de la época y portan picas. La cabeza del joven de perfil con gorro de terciopelo, parece ser el autorretrato del propio artista. En el centro de la parte superior, en un rompiente de nubes, surge un ángel llevando la palma de martirio y la corona de rosas rojas y blancas. Sirve de fondo un paisaje con arquitectura clásica.



user_50_san_pantale_n_ante_el_emperador_maximiliano_cura_a_un_enfermo_leo_sobre_lienzo_224_x_184_cm_museo_de_bellas_artes_de_granada

San Pantaleón ante el emperador Maximiliano cura a un enfermo. Obra de Juan de Sevilla Romero y Escalante. Hacia 1670, óleo sobre lienzo, 224 x 184 cm. Museo de Bellas Artes de Granada. Obra procedente del retablo mayor del Oratorio de San Felipe Neri, relacionado con el grabado de Giulio Bonasone, José ante el Faraón.

El lienzo ha sido alabado como una de las mejores obras de Juan de Sevilla, y -según los especialistas- es sin duda obra muy característica de su modo de hacer. En este caso, la estampa en la que se basa para la composición general es un grabado de Giulio Bonasone, José ante el Faraón, transformado y adaptado para servir a una nueva iconografía, al mismo tiempo que podría haberse servido de uno de aquellos bocetos de Rubens para la estatua de Venus y Cupido que aparece al fondo, como símbolo del paganismo.



user_50_par_bola_del_rico_epul_n_y_el_pobre_l_zaro_leo_sobre_lienzo_110_x_160_cm_madrid_museo_del_prado

Parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro. Obra de Juan de Sevilla. Hacia 1680-90. Óleo sobre lienzo, 110 x 160 cm. Madrid, Museo del Prado.

Juan de Sevilla Romero nos narra en este lienzo una de las parábolas más conocidas tomada del Evangelio de San Lucas (XVI, 19-31). El rico Epulón se presenta sentado a la mesa donde celebraba sus diarios banquetes, vestido como un hombre opulento del siglo XVI, acompañado de una dama y otro hombre que parece tirar las sobras a los perros que encontramos a sus pies. Un niño presencia la escena mientras que el pobre Lázaro se sitúa en la esquina derecha de la composición junto a una figura que porta un bastón - por su cara de mal genio parece querer expulsar al pobre del lugar -. La escena se desarrolla en un interior, enmarcada en la parte superior por un cortinaje y recortada en una pared donde contemplamos unos ricos relieves y un cuadro con la muerte del pobre, tras la cual aparecen unos árboles. Las arquitecturas han sido tomadas de la escuela veneciana que Sevilla debía de conocer, mientras que las figuras están inspiradas en Alonso Cano, apuntándose que la composición podía estar relacionada con las estampas flamencas. El pintor debía conocer también las obras de Murillo al representar el asunto como si se tratara de un tema de género. El empleo de las luces otorga a la imagen un sensacional efecto dramático, especialmente al colocar a Lázaro en semipenumbra y la mesa con las viandas totalmente iluminada. Al fondo se crea cierto aspecto atmosférico - difuminando las figuras de los criados - que recuerda a Veronés.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Juan de Sevilla Romero, pintor barroco español (1643-1695). Estamos ante uno de los pintores más destacados de la escuela granadina de finales del siglo XVII. Su estilo conjuga la influencia de Alonso Cano con la pintura de Rubens -conocida a través de su maestro Pedro de Moya- y de Murillo, como por ejemplo podemos apreciar en su 'Presentación de la Virgen' y 'Parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro' del Museo del Prado.



Fuentes y agradecimientos a: museodelprado.es, pintura.aut.org, es.wikipedia.org, proel.org, flg.es, artehistoria.jcyl.es, fuesp.com, fundego.com, capillarealgranada.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario