Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
CASTILLOS DE ESPAÑA
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
Este trabajo está dedicado a los castillos y fortificaciones de España. He realizado una extensa recopilación -de gran número de fuentes-, recogiendo información y buenas imágenes de los mejores castillos.


 15alc_zar_de_segovia_4

Alcázar de Segovia, para mi el mejor castillo de España.

De algunos castillos o palacios fortificados ya realice hace tiempo trabajos individualizados: caso del Alcázar de Segovia, Alcázar de Sevilla (Reales Alcázares), Alcázar de Toledo (actual Museo del Ejército), Alhambra de Granada, Palacio-Castillo de la Aljafería de Zaragoza), Palacio del Marqués de Dos Aguas de Valencia), Palacio del Marqués de Santa Cruz (Viso del Marqués, Ciudad Real), Palacio Real  de Aranjuez (Madrid), Palacio Real de La Almudaina de Palma de Mallorca, Palacio Real de la Granja de San Ildefonso (Segovia), Palacio Real del Pardo (Madrid) y el Palacio Real de Madrid. De éstos y otros interesantes castillos representativos, ofreceré más abajo información complementaria y más imágenes.

Espero que os guste, y en la medida de lo posible, contribuya en la divulgación de los magníficos castillos que forman parte del inmenso patrimonio español, desde luego la mayoría de ellos son dignos de admiración.




Un poco de Historia

Los ocho siglos que duró la Reconquista (711–1492) llevada a cabo por los reinos cristianos del norte para recuperar las tierras sometidas por los musulmanes mantuvieron la Península Ibérica en permanente estado de guerra. Si se añaden a ello las tensiones internas entre la nobleza y la monarquía, frecuentes durante la Baja Edad Media y el Renacimiento, que derivan a veces en auténtica guerra civil, se comprende fácilmente el papel que jugaron los castillos y el por qué de su abundancia en España.

La mayor concentración de castillos se localiza en la Provincia de Jaén, ya que está considerada, junto con Siria y Palestina, el lugar del mundo con mayor número de torres, atalayas, fortalezas y castillos por kilómetro cuadrado debido a su ubicación estratégica en las diferentes batallas entre musulmanes y cristianos en su conquista de Al-Ándalus. Otro núcleo importante de concentración de castillos es la histórica región de Castilla, que a esta circunstancia debe precisamente su nombre. En el año 800, primer momento en que aparece en la historia la denominación de Castilla, las tierras que algo más de un siglo después se unificarían en el condado de ese nombre estaban salpicadas de castillos para la defensa del reino de León en su frontera con el Islam. A medida que esa frontera se fue desplazando hacia el sur, y en tanto en cuanto el reino de Aragón se comprometió también en la empresa de la reconquista, se fue creando a lo ancho de toda la península un frente cuajado de fortificaciones castelares. Los árabes, por su parte, también construyeron sus propias obras de defensa, lo que ha contribuido al número y variedad de castillos que se encuentran en España.

A continuación se relacionan los diferentes castillos españoles, por comunidades autónomas y provincias:


Ver listado completo de Castillos y Fortalezas de España: http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Castillos_de_Espa%C3%B1a



Algunas imágenes de los mejores Castillos de España


Alcázar de Segovia


 29view_of_the_alcazar_segovia

El Alcázar de Segovia es uno de los monumentos más destacados de la ciudad de Segovia (Castilla y León, España), que se alza sobre un cerro en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores. Es uno de los castillos-palacio más distintivos en España y toda Europa en virtud de su forma de proa de barco. El Alcázar fue construido originalmente como una fortaleza, pero ha servido como un palacio real, una prisión estatal, un centro de artillería y una academia militar desde entonces. Actualmente se utiliza como museo y posee una exhibición de archivos militares.


 3alc_zar_de_segovia_visto_desde_el_sur_en_el_exterior_de_la_ciudad

Alcázar de Segovia visto desde el sur, en el exterior de la ciudad.


 1alc_zar_de_segovia_visto_desde_el_norte_en_el_exterior_de_la_ciudad

Alcázar de Segovia visto desde el norte, en el exterior de la ciudad.


Historia

Los restos más antiguos hallados en el lugar son unos sillares de granito similares a los del acueducto romano, lo que hace suponer que en tiempos de la dominación romana de la ciudad ya hubo de haber un castro o fortificación. Sobre los restos de éste, el alcázar fue erigido como fortaleza hispano-árabe.1 La primera noticia documental que se conserva del edificio data del año 1122, poco después de que Alfonso VI de León reconquistase la ciudad, aunque no es hasta 1155 cuando aparece citado con la denominación de alcázar, en una carta custodiada en el archivo de la catedral.2 Fue residencia del rey Alfonso VIII. En 1258, reinando Alfonso X, se hundió el palacio cuando el rey se encontraba en su interior. Este núcleo más antiguo corresponde con la sala de armas. Fue numerosas veces restaurado y ampliado, posiblemente desde Alfonso X hasta Felipe II. A este último se debe su aspecto actual, su "silueta" lo hace único entre los castillos españoles.

En la Edad Media, por su seguridad como por la proximidad de zonas de caza, el Alcázar se convirtió en una de las residencias favoritas de los Reyes de Castilla, en especial de Alfonso X. Fue habitado muchas veces y llegó a ser uno de los más suntuosos palacios-castillos en el siglo XV.


 14alc_zar_de_segovia_fotograf_a_realizada_el_21_abril_de_2003_por_el_autor_user_pelayo2

La fortaleza sirvió posteriormente como prisión de Estado hasta que en 1762 Carlos III fundó en Segovia el Real Colegio de Artillería que tuvo su sede en el alcázar. En 1862, un incendio destruyó las suntuosas techumbres de las salas nobles, que pudieron ser reconstruidas fielmente con posterioridad gracias a la existencia de grabados de D. José María Avrial y Flores en 1844.

En 1931 fue declarado monumento histórico artístico. En 1953 se creó el patronato del alcázar que es el responsable del museo que se puede visitar en su interior.


 16alc_zar_de_segovia_3

El Alcázar de Segovia a la atardecer.


Descripción

La distribución del castillo se articula en dos áreas: la exterior, con un patio herreriano, foso, puente levadizo y la torre del homenaje, y las dependencias interiores que incluyen una capilla y varias salas nobles (sala del Trono, de la Galera, de las Piñas, de los Reyes y otras) que pueden visitarse en la actualidad.


 27segovia_alcazar_ext_03

Terraza del Alcazar de Segovia

Su planta es muy irregular y se adapta al cerro sobre el que se levanta. Destaca la muy bella torre del homenaje, cuadrada con cuatro torreones, estancia cubierta de cañón apuntado y ventanales geminados. Fue levantada siendo rey Juan II y en un principio sirvió de sala de armas.

En el interior, los salones y estancias fueron decorados con gran lujo y belleza por pintores y artistas mudéjares. Actualmente, alberga un Museo de Armas y el Archivo General Militar de Segovia, el archivo histórico más antiguo de las Fuerzas Armadas de España.


 2torre_de_juan_ii_vista_desde_la_plaza_que_da_acceso_al_edificio

Torre de Juan II vista desde la plaza que da acceso al edificio.


Torre de Juan II

La torre de Juan II culmina en una gran terraza panorámica. Desde ella se aprecia una gran vista de la ciudad. Especialmente del barrio de las Canonjías, la catedral y la judería.

Las dos escaleras que hay que salvar para llegar arriba suman 156 escalones, la mayor parte de ellos en una escalera de caracol bastante estrecha e inclinada.

Al cruzar el portón que da acceso a la primera escalera, fíjese en el considerable grosor de los muros. Cuando acabe el primer tramo llegará al cuarto de guardia. Pegado al muro frontero está el lecho donde probablemente dormía el vigilante de la torre.

Por encima hay cuatro plantas. Su uso más habitual fue como prisión. Era casi imposible escapar de aquí. Sus inquilinos solían ser personajes de alta condición, por lo que disfrutaban de ciertas comodidades en sus celdas tales como tapices, alfombras y mobiliario. El último preso de Estado fue el general Berenguer en los años treinta del siglo pasado.



Estancias interiores


 5_sala_del_palacio_viejo

Sala del Palacio ViejoSu construcción corresponde al reinado de Alfonso VIII. En ella se conservan los ventanales geminados que daban luz al palacio, ya que el muro en que se encuentran era el muro exterior del palacio viejo. Los zócalos de estilo mudéjar situados entre las ventanas proceden de una vivienda del siglo XIII del cercano barrio de las Canonjías. La decoración se completaba con un conjunto de armaduras de tipo alemán del siglo XV.


 6sala_chimenea_alcazar_segovia

Sala de la Chimenea. Corresponde a la ordenación del alcázar en tiempos de Felipe II. El mobiliario es del siglo XVI. En las paredes se pueden contemplar un retrato de Felipe II y otro de Felipe III, un tapiz flamenco del siglo XVI con el tema de los desposorios de Nuestra Señora y una curiosa representación donde se puede contemplar el aspecto del alcázar anterior a la reforma de las techumbres y donde se puede ver, asimismo, la antigua catedral de Santa María que se encontraba emplazada en la actual plazuela del alcázar.


 7vista_de_la_sala_del_trono_con_el_lema_de_los_reyes_cat_licos_en_el_frontal_del_dosel

Vista de la sala del Trono, con el lema de los Reyes Católicos en el frontal del dosel.

Sala del Trono o del Solio. La portada que comunica con la Sala de la Chimenea conserva intacta su decoración mudéjar original. Cubre la estancia una armadura ochavada, similar a la destruida por el incendio, que fue labrada en 1456. Por debajo se encuentra un ancho friso de yeso que mantiene su decoración original a pesar de los estragos del incendio.

Los tronos bajo dosel con el blasón de los Reyes Católicos y su divisa "Tanto monta" son obra de principios de siglo. En las paredes se encuentran los retratos de los mismos reyes, que forman parte de la iconografía de reyes encargada por la reina Isabel II. El retrato de la reina Isabel está firmado por Madrazo y el de don Fernando por Montañés. La vidriera del ventanal representa a Enrique IV de Castilla y es obra del artista segoviano Carlos Muñoz de Pablos, también autor de las vidrieras que se pueden contemplar en las demás salas.


 8sala_de_la_galera_con_el_mural_de_la_coronaci_n_de_isabel_la_cat_lica_al_fondo

Sala de la Galera, con el mural de la coronación de Isabel la Católica al fondo.

Sala de la Galera. Recibe su nombre del antiguo artesanado que tenía la forma de casco de barco invertido. La sala fue construida por la reina Catalina de Lancáster en 1412, durante la minoría de su hijo Juan II de Castilla. El friso es mudéjar de yeserías con una doble inscripción: la superior con una oración eucarística y la inferior con datos sobre la ejecución de la sala.

En los ventanales se encuentran dos vidrieras que representan una a Enrique III de Castilla y su familia y la otra a Enrique II con escenas de la muerte de Pedro I y Juan II. Uno de los muros está decorado con una pintura que representa la coronación de la reina Isabel la Católica como reina de Castilla y de León en la iglesia de San Miguel de Segovia, obra del mencionado Muñoz de Pablos...


Sala de las Piñas. Su nombre se debe a los motivos de decoración del artesonado. En el friso pueden observarse ángeles portando el escudo de armas de Castilla y León. La vidriera representa a Alfonso VII con su hija Berenguela.


 9camara_regia_alcazar_segovia_2

Cámara Regia. En sus muros pueden observarse escenas de la vida en familia de los Reyes Católicos. La cama tiene una cubierta de brocado tejida en oro.


 10sala_de_los_reyes

Sala de los Reyes. Felipe II encargó a Hernando de Ávila el diseño de las estatuas correspondientes a los reyes de Asturias, León y Castilla. Una de las pinturas de la sala es un retrato del propio Felipe II y las otras dos son sendos retratos de dos de sus esposas, Isabel de Valois y Ana de Austria.


Sala del Cordón. Su nombre se debe a que está rodeado por las paredes, de un cordón largo y dorado.


Capilla. Hay una capilla en la sala de cordón desde la que el rey o reina veía la misa.


 11sala_de_la_armer_a

Sala de Armas o Armería. El alcázar albergó desde antiguo la armería de la Casa de Trastámara, y fue el precedente de las colecciones de armas que finalmente se reunieron en la Real Armería de Madrid.


 26_jardines_del_alcazar_de_segovia

Jardines del Alcazar de Segovia


 28segovia_monasterio_de_el_parral

Vista dl Alcázar de Segovia, desde el Monasterio de El Parral.


 13alc_zar_de_segovia_visto_desde_la_iglesia_de_la_vera_cruz

El Alcázar de Segovia visto desde la Iglesia de la Vera Cruz


 17alc_zar_de_segovia_37

Alcázar de Segovia, Segovia. Fortaleza de los reyes castellanos, edificado sobre una roca entre el río Eresma y el río Clamores, y sobre lo que fuera una fortaleza árabe.


Más info: http://es.wikipedia.org/wiki/Alc%C3%A1zar_de_Segovia




Castillo-Palacio de la Aljafería. Zaragoza


 04palacio_castillo_de_la_aljafer_a_zaragoza

La Aljafería es un palacio fortificado construido en Zaragoza en la segunda mitad del siglo XI por iniciativa de Al-Muqtadir como residencia de los reyes hudíes de Saraqusta. Este palacio de recreo (llamado entonces «Qasr al-Surur» o Palacio de la Alegría) refleja el esplendor alcanzado por el reino taifa en el periodo de su máximo apogeo político y cultural.

Su importancia radica en que es el único testimonio conservado de un gran edificio de la arquitectura islámica hispana de la época de las Taifas. De modo que, si se conserva un magnífico ejemplo del Califato de Córdoba, su Mezquita (siglo X), y otro del canto de cisne de la cultura islámica en Al-Ándalus, del siglo XIV, La Alhambra de Granada, se debe incluir en la tríada de la arquitectura hispano-musulmana La Aljafería de Zaragoza (siglo XI) como muestra de las realizaciones del arte taifa, época intermedia de reinos independientes anterior a la llegada de los almorávides. Los restos mudéjares del palacio de la Aljafería fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001 como parte del conjunto «Arquitectura mudéjar de Aragón».

Las soluciones adoptadas en la ornamentación de la Aljafería, como la utilización de arcos mixtilíneos y de los salmeres en «S», la extensión del ataurique calado en grandes superficies o la esquematización y abstracción progresiva de las yeserías de carácter vegetal, influyeron decisivamente en el arte almorávide y almohade tanto del Magreb como de la península ibérica. Asimismo, la transición de la decoración hacia motivos más geométricos está en la base del arte nazarí.


 33la_aljafer_a_patio_de_santa_isabel_04

 34la_aljafer_a_patio_de_santa_isabel_02

 32la_aljafer_a_patio_de_entrada_01

Patio San Martin, entrada a la Aljafería

Tras la reconquista de Zaragoza en 1118 por Alfonso I el Batallador pasó a ser residencia de los reyes cristianos de Aragón, con lo que la Aljafería se convirtió en el principal foco difusor del mudéjar aragonés. Fue utilizada como residencia regia por Pedro IV el Ceremonioso y posteriormente, en la planta principal, se llevó a cabo la reforma que convirtió estas estancias en palacio de los Reyes Católicos en 1492. En 1593 experimentó otra reforma que la convertiría en fortaleza militar, primero según diseños renacentistas (que hoy se pueden observar en su entorno, foso y jardines) y más tarde como acuartelamiento de regimientos militares. Sufrió reformas continuas y grandes desperfectos, sobre todo con los Sitios de Zaragoza de la Guerra de la Independencia hasta que finalmente fue restaurada en la segunda mitad del siglo XX y actualmente acoge las Cortes de Aragón.

En su origen la construcción se hizo extramuros de la muralla romana, en el llano de la saría o lugar donde los musulmanes desarrollaban los alardes militares conocido como La Almozara. Con la expansión urbana a través de los años, el edificio ha quedado dentro de la ciudad. Se ha podido respetar a su alrededor un pequeño entorno ajardinado.



La torre del Trovador


 6torre_trovador_recortada

La edificación más antigua de la Aljafería es la llamada «torre del Trovador», que recibió este nombre a partir del drama romántico de Antonio García Gutiérrez, El trovador, de 1836. Este drama fue convertido en libreto para la ópera de Giuseppe Verdi, Il Trovatore, de 1853.

Se trata de una torre defensiva, de planta cuadrangular y cinco pisos que data de finales del siglo IX (según Bernabé Cabañero Subiza de la segunda mitad del siglo X),2 en el periodo gobernado por el primer Tuyibí, Muhammad Alanqar, que fue nombrado por Muhammad I, emir independiente de Córdoba. La torre mantiene vestigios del arranque de los gruesos muros de aparejo de sillería de alabastro en su parte inferior, y continuaba con otros de encofrado de hormigón simple de yeso y cal, algo más delgados al ganar en altura. El exterior no refleja la división en cinco pisos interna y aparece como un enorme prisma macizo apenas roto por vanos en aspillera. El ingreso al interior se efectuaba a través de una pequeña puerta en altura a la que solo se podría acceder mediante una escala portátil. Su función inicial, era, por todos estos indicios, eminentemente militar.


 7torre_del_trovador_planta_baja

Primera planta da torre del Trovador. Se aprecian los arcos de herradura del siglo IX o X.

La primera planta conserva la estructura constructiva del s. IX, que alberga dos naves y seis tramos separados mediante dos pilares cruciformes de los que parten arcos de herradura rebajados. A pesar de su sencillez, conforman una estancia equilibrada, que ritma el techo al modo de las mezquitas califales y que pudo ser utilizada como baños.


 29b_veda_torre_trovador

Bóveda de la Torre del Trovador

La segunda planta repite el mismo esquema espacial de la anterior, y se observan restos de fábrica musulmana del siglo XI en los lienzos de ladrillo, lo que indica que ya la segunda planta fue reconstruida posiblemente a la vez que el palacio en época de Al-Muqtadir. En el piso tercero, cuya estructura también sería del s. XI, con arcos también de herradura, aparecen pintados en el techo motivos geométricos mudéjares donde se pueden leer los nombres de Eneas, Amor y Venus, y que datan, posiblemente, del s. XIV. Algo similar ocurre con el aspecto de las dos últimas plantas, de factura mudéjar, y cuya construcción se debería a la edificación del palacio de Pedro IV anexo, que está comunicado con la torre del trovador gracias a un corredor, y se configuraría así como torre del homenaje. Los arcos de estas plantas ya reflejan su estructura cristiana, pues son arcos ligeramente apuntados, y soportan techumbres no abovedadas, sino estructuras planas en madera.

Su función en los siglos IX y X era la de torre vigía y bastión defensivo. Estaba rodeada por un foso. Fue integrada después por los Banu Hud en la construcción del castillo-palacio de la Aljafería, constituyéndose en una de las torres del entramado defensivo del lienzo norte exterior. A partir de la reconquista española, siguió usándose como torre del homenaje y en 1486 se convirtió en calabozo de la Inquisición. Como torre-prisión se usó también en los siglos XVIII y XIX, como demuestran los numerosos graffiti inscritos allí por los reos.



El palacio taifal


 8portada_entre_torres

Portada de acceso al Palacio de la Aljafería.

La construcción del palacio —en su mayor parte realizada entre 1065 y 1081—3 fue ordenada por Abú Ya'far Ahmad ibn Sulaymán al-Muqtadir Billah, conocido por su título honorífico de Al-Muqtadir, (El poderoso), segundo monarca de la dinastía de los Banu Hud, como símbolo del poder alcanzado por la Taifa de Zaragoza en la segunda mitad del siglo XI. El rey en persona llamó a su palacio «Qasr al-Surur» (Palacio de la Alegría) y a la sala del trono que él presidía en recepciones y embajadas, «Maylis al-Dahab» (Salón Dorado) como se atestigua en los siguientes versos del propio monarca:

    ¡Oh Palacio de la Alegría!, ¡Oh Salón Dorado!

    Gracias a vosotros llegué al colmo de mis deseos.

    Y aunque en mi reino no tuviera otra cosa,
    para mí sois todo lo que pudiera anhelar.


El nombre de Aljafería se documenta por primera vez en un texto de Al-Yazzar as-Saraqusti (activo entre 1085 y 1100) —que transmite además el nombre del arquitecto del palacio taifal, el eslavo Al-Halifa Zuhayr—3 y otro de Ibn Idari de 1109, como derivación del prenombre de Al-Muqtadir, Abu Ya'far, y de «Ya'far», «Al-Yafariyya», que evolucionó a «Aliafaria» y de ahí a «Aljafería».

La disposición general del conjunto del palacio adopta el arquetipo de los castillos omeyas del desierto de Siria y Jordania de la primera mitad del siglo VIII, (como el de Qasr al-Hayr al-Sharqi,4 Msatta, Jirbat al-Mafyar y, ya de la primera etapa abbasí, el castillo de Ujaydir) que eran de planta cuadrada y torreones ultrasemicirculares en los paños, con un espacio central tripartito, que deja tres espacios rectangulares de los que el central aloja un patio con albercas y, en los extremos septentrional y meridional del mismo, los salones palaciegos y las dependencias de la vida cotidiana.


 9friso_salon_dorado_aljaferia

Friso del Salón Dorado de la Aljafería, que conserva restos de policromía. Siglo XI.

En la Aljafería se rinde homenaje a este modelo de castillo-palacio, cuya zona noble está situada en el segmento central de su planta cuadrada, si bien el alineamiento de los lados de esa planta es irregular. Es el rectángulo central el que acoge las dependencias palaciegas, organizado en torno a un patio con aljibes frente a los pórticos norte y sur al que vierten las estancias y salones reales.

En los extremos norte y sur se sitúan los pórticos y dependencias de habitación, y en el caso de la Aljafería, el más importante de estos sectores es el norte, que en origen estaba dotado de una segunda planta y poseía mayor profundidad, además de ser antecedido por un testero de columnas abierto y profusamente decorado, que se extendía en dos brazos mediante dos pabellones a sus flancos y que servía de pórtico teatral al salón del trono (el salón dorado de los versos de Al-Muqtadir) situado al fondo. Se producía con ello un juego de alturas y de diversos volúmenes cúbicos que comenzaban por los corredores perpendiculares de los extremos, se resaltaba con la presencia de la altura de la segunda planta y finalizaba con la torre del trovador que ofrecía su volumen al fondo a la mirada de un espectador situado en el patio. Todo ello, reflejado además en el aljibe, realzaba la zona regia, lo que se corrobora por la presencia en el extremo oriental del testero norte de una pequeña mezquita privada con mihrab.

En el centro del muro norte del interior del Salón Dorado había un arco ciego —donde se situaba el rey— en cuya rosca se disponía una trama geométrica muy tradicional imitando la celosía de la fachada del mihrab de la Mezquita de Córdoba, edificio al que se buscaba emular. De este modo, desde el patio, aparecía semioculto por las tramas de columnas tanto de la arquería de acceso al Salón Dorado, como de las del pórtico inmediato, que daban un aspecto de celosía, una ilusión de profundidad, que admiraba al visitante y prestaba esplendor a la figura del monarca.


 10reconstrucci_n_de_la_policrom_a_de_un_panel_de_decoraci_n_geom_trica_de_yeser_as Estancias del testero norte, con el triple acceso al Salón Dorado.

Reconstrucción de la policromía de un panel de decoración geométrica de yeserías.

Para recordar el aspecto del palacio a fines del siglo XI hay que imaginarse que todos los relieves vegetales, geométricos y epigráficos estaban policromados en tonos en los que predominaba el rojo y el azul para los fondos y el dorado para los relieves, que, junto con los zócalos en alabastro con decoración epigráfica y las solerías de mármol blanco, daba al conjunto un aspecto de gran magnificencia.

Los diversos avatares sufridos por la Aljafería, han hecho desaparecer de esta disposición del siglo XI gran parte de los estucos que componían la decoración y, con la construcción del palacio de los Reyes Católicos en 1492, toda la segunda planta, que rompió los remates de los arcos taifales. En la restauración actual, se observan en color más oscuro los atauriques originales y en acabados blancos y lisos la reconstrucción de enlucido de la decoración los arcos, cuya estructura, eso sí, permanece indemne.

La decoración de las paredes del Salón Dorado ha desaparecido en su mayor parte, aunque se conservan restos de su ornato en el Museo de Zaragoza y en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Francisco Íñiguez inició su restauración, reponiendo las decoraciones que existían en sus lugares de origen y extrayendo vaciados completos de las arquerías del pórtico sur.

Estas fueron las funciones y aspecto del palacio hudí del siglo XI. A continuación se detallan las partes más importantes del edificio tal y como se encuentran en la actualidad.



Estancias del lado norte


 11estancias_del_testero_norte_con_el_triple_acceso_al_sal_n_dorado

Estancias del testero norte, con el triple acceso al Salón Dorado.

En el testero norte se edifica el conjunto más importante de dependencias del palacio de época hudí, pues incluye el Salón del Trono o Salón Dorado y la pequeña mezquita privada, situada en el costado oriental del pórtico de acceso que sirve de antesala al oratorio. En su interior aloja un mihrab en el ángulo suroriental, cuyo nicho, por tanto, se orienta en dirección a la Meca, como ocurre en todas las mezquitas excepto en la de Córdoba.

Los suelos de las estancias regias eran de mármol y las recorría un zócalo de alabastro. Los capiteles eran de alabastro, excepto algunos de mármol reaprovechados de época califal. Circundaba estas salas una banda de decoración epigráfica con caracteres cúficos que reproducían suras coránicas que aludían al significado simbólico de la ornamentación. Las suras que corresponden a estas inscripciones han podido ser deducidas de los fragmentos supervivientes.

En dos de estos relieves caligráficos puede encontrarse el nombre de Al-Muqtadir, por lo que se ha datado la construcción del palacio, al menos en una primera fase, entre 1065 y 1080. Uno de ellos dice textualmente «Esto [=la Aljafería] lo mandó hacer Ahmed al-Muqtadir Billáh».


 12vista_de_la_techumbre_del_sal_n_dorado_desde_la_puerta_de_la_alcoba_oriental_se_aprecia_el_intrad_s_del_arco_decorado_con_yeser_as

Vista de la techumbre del Salón Dorado desde la puerta de la alcoba oriental. Se aprecia el intradós del arco decorado con yeserías.

El Salón Dorado. El Salón Dorado tenía en sus extremos este y oeste dos aposentos que fueron alcobas privadas posiblemente de uso regio. Hoy se ha perdido la alcoba del flanco occidental, que se usó como dormitorio real y utilizaron también los reyes aragoneses hasta el siglo XIV.

La mayoría de las yeserías de atauriques, que tapizaban con paneles decorativos labrados en yeso las paredes de estas estancias, así como un zócalo de alabastro de dos metros y medio de altura y los suelos de mármol blanco del palacio original, se han perdido. Los restos que se han conservado, tanto en museos como los escasos que se hallan en este salón regio, permiten, sin embargo, reconstruir el aspecto de esta decoración polícroma, que, en su día, debió ser espléndida.


 28sal_n_dorado_hacia_alcoba_oriental

Salón Dorado hacia alcoba oriental


 27salon_dorado_recortado_desde_angulo_nororiental

Salón Dorado hacia alcoba occidental

Los techos, alfarjes en madera, reproducían el firmamento, y todo el salón era una imagen del cosmos, cuajada de símbolos del poder que sobre el universo celeste ejercía el monarca de Zaragoza, que aparecía así como heredero de los califas.

El acceso al Salón Dorado se efectúa a través de un lienzo con tres vanos. Uno central muy amplio, que conforman cinco columnas dobles de mármol con capiteles de alabastro islámicos muy estilizados que soportan cuatro arcos entrecruzados mixtilíneos, entre los cuales, en altura, se sitúan otros de herradura más simples.


 13arco_del_p_rtico_de_entrada

Arco del pórtico de entrada.

El pórtico de entrada al Salón Dorado. Hacia el sur, se encuentra otra dependencia de parecido tamaño que vierte al patio por un pórtico de grandes arquerías polilobuladas. De nuevo hay un espacio tripartito, y sus extremos este y oeste se prolongan perpendicularmente con dos galerías laterales a las que se accede mediante amplios arcos polilobulados y que rematan en el extremo de sus brazos en sendos arcos apuntados también polilobulados cuyo alfiz está decorado por complejas lacerías y relieves de atauriques.

Es de señalar que toda esta estructura busca una apariencia de solemnidad y majestad que la escasa profundidad de estas estancias no daría a un espectador que accediera al salón del rey. Además hay que tener en cuenta que toda la ornamentación de yeserías del palacio estaba policromada en tonos azules y rojos en los fondos y de oro en los atauriques. Entre las filigranas se advierte la representación de un ave, insólita figuración zoomorfa en el arte islámico que podría representar una paloma, un faisán o un símbolo del rey como ser alado.

Las trazas de arcos mixtilíneos entrecruzados son características de este palacio y se da por primera vez en La Aljafería, desde donde se difundirán a las futuras edificaciones islámicas.

Al costado oriental del pórtico se sitúa un espacio sagrado, la mezquita, a la que se accede a través de una portada inspirada en el arte califal y que se describe a continuación.


 14_portada_mezquita_aljaferia

Portada de la mezquita.

La mezquita y el oratorio. En el extremo oriental del pórtico de entrada al Salón Dorado, se encuentra una pequeña mezquita u oratorio privado para uso del monarca y sus cortesanos. A ella se accede a través de una portada que acaba en un arco de herradura inspirado en la Mezquita de Córdoba pero con salmeres en forma de S, una novedad que imitará el arte almorávide y nazarí. Este arco se apoya en dos columnas con capiteles de hojas muy geometrizantes, en la línea de las realizaciones arte granadino de soluciones en mocárabe. Su alfiz está profusamente ornamentado con decoración vegetal y sobre él se dispone un friso de arcos de medio punto entrecruzados.

Ya en el interior del oratorio hay un espacio reducido de planta cuadrada pero con esquinas achaflanadas, que lo convierte en una falsa planta octogonal. En el sector sureste, orientado hacia la Meca, se sitúa el nicho del mihrab. El frontal del mihrab se conforma mediante un arco de herradura muy tradicional, de formas cordobesas y rosca de dovelas alternadas, unas decoradas con relieves vegetales y otras lisas (aunque en origen estuvieron adornadas con decoración pictórica), que recuerdan la rosca del mihrab de la Mezquita de Córdoba, solo que lo que allí fueron materiales ricos (mosaicos y alarifes bizantinos) en Zaragoza, con mayor pobreza material que la Córdoba califal, son estucos en yeso y policromía, habiéndose perdido esta última en casi todo el Palacio. Siguiendo con el arco de la portada, un alfiz enmarca su trasdós, en cuyas albanegas aparecen rehundidas dos rosetas gallonadas, como también lo es la cúpula del interior del mihrab.


 15interior_del_oratorio_frontal_del_mihrab

Interior del Oratorio. Frontal del mihrab.

El resto de los muros de la mezquita están decorados con arcos ciegos mixtilíneos enlazados y decorados en toda la superficie con atauriques vegetales de inspiración califal. Estos arcos se apoyan en columnas rematadas en capiteles de esbelto canastillo. Un zócalo de losas cuadradas de mármol recubre la parte inferior de los muros de la mezquita.

Todo ello se remata en alzado con una espléndida teoría de arquillos polilobulados entrecruzados, que, en este caso, no son ciegos en su totalidad, pues los de las esquinas en chaflán dejan ahora ver los ángulos de la estructura de planta cuadrada. Esta galería es la única que conserva restos de la decoración pictórica del siglo XI, cuyos motivos fueron rescatados por Francisco Íñiguez Almech tras retirar el encalado con que fueron cubiertos tras el paso de la Aljafería a capilla. Desgraciadamente, este restaurador, loable por haber salvado de la ruina al monumento, trabajó en una época de distintos criterios a los actuales, pues se proponía restituir todos los elementos a su aspecto original. Para ello repintó con pintura acrílica las huellas de restos islámicos, lo que hace a esta actuación irreversible y, por consiguiente, nunca veremos el, aunque muy desvaído, pigmento original.

La cúpula de la mezquita no se conservó, pues esa es la altura en la que se construyó el palacio de los Reyes Católicos; sin embargo, la característica planta octogonal hace pensar en que la solución siguiera al pie de la letra las existentes en la macsura de la mezquita de Córdoba, es decir, una cúpula de arcos de medio punto que se entrelazan formando un octógono en el centro. La propuesta de cubrimiento de Francisco Íñiguez es, sin embargo, en este caso, reversible, pues se trata de una cúpula desmontable de escayola. En 2006, Bernabé Cabañero Subiza, C. Lasa Gracia y J. L. Mateo Lázaro postularon que «los nervios de la bóveda [...] debían de tener la sección de arcos de herradura conformando un esquema de estrella de ocho puntas con una cúpula agallonada en el centro, como las existentes en las dos cúpulas laterales del transepto de la mezquita de Córdoba».


 16_patio_de_santa_isabel

El Patio de Santa Isabel. Se trata del espacio abierto y ajardinado que unificaba todo el palacio taifal. A él vertían los pórticos norte y sur, y probablemente, habitaciones y dependencias situadas al este y oeste de este patio central.

Su nombre procede del nacimiento en la Aljafería de la infanta Isabel de Aragón, que fue en 1282 reina de Portugal. Se ha conservado la alberca original del sur, mientras que la del frente septentrional, del siglo XIV, se ha cubierto con un suelo de madera. La restauración intentó dar al patio el esplendor original, y para ello se dispuso una solería de placas de mármol en los pasillos que rodean al jardín de naranjos y flores.

La arcada que se contempla mirando hacia el pórtico sur está restaurada mediante el vaciado de los arcos originales que están depositados en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid y en el Museo de Zaragoza. Suponen el mayor atrevimiento y distancia por su innovación con respecto a los modelos califales de las arquerías del lado norte.

Según Christian Ewert, quien ha estudiado durante quince años los arcos de la Aljafería, cuanto más relacionados con zonas nobles (Salón Dorado y Mezquita) están las ornamentaciones de las arcadas, más respeto tienen a la tradición cordobesa de la que parten.


 17arquer_a_p_rtico_sur_la_aljaferia_zaragoza

Detalle de los arcos del pórtico sur.

Estancias del lado sur. Completando el recorrido por el palacio del siglo XI, se llega al pórtico sur, que consta de una arquería en su flanco meridional que da acceso a un pórtico con dos estancias laterales.

Este pórtico era la antesala de un gran salón sur que tendría la misma disposición tripartita del existente en el lado norte, y del cual solo queda la arquería de acceso de arcos mixtilíneos de decoración geométrica. Quizá en este sector meridional se den los mayores atrevimientos en cuanto a las arquerías, mediante el entrecruzamiento de formas lobuladas, mixtilíneas, e inclusión de pequeños relieves de fustes y capiteles con función exclusivamente ornamental.

La complejidad de lacerías, atauriques y labrados lleva a una estética barroquizante, que constituye un preludio de la filigrana del arte de la Alhambra y que son unas de las más bellas de todo el arte andalusí.



El palacio de Pedro IV el Ceremonioso

Tras la toma de Zaragoza por Alfonso I el Batallador en 1118, la Aljafería fue habilitada como palacio de los reyes de Aragón y como iglesia, no siendo modificado sustancialmente hasta el siglo XIV con la actuación de Pedro IV el Ceremonioso.

Este rey amplió las dependencias palaciegas en 1336 y mandó construir la iglesia de San Martín en el patio de ingreso al alcázar. En esta época está documentado el uso de la Aljafería como lugar de partida del recorrido que llevaba a la Seo, donde los monarcas aragoneses eran solemnemente coronados y juraban los fueros.


 18portada_de_poca_de_mart_n_i_el_humano_1399_1410

Portada de época de Martín I el Humano (1399 - 1410).

La iglesia de San Martín. La iglesia de San Martín aprovecha los lienzos del ángulo noroeste de la muralla, hasta el punto de que se usó uno de sus torreones como sacristía y dio nombre al patio que da acceso al recinto taifal.

La fábrica, de estilo gótico-mudéjar, consta de dos naves de tres tramos cada una, en origen orientadas al este y apoyadas en dos pilares con semicolumnas adosadas en la mitad de las caras del pilar, cuya sección se recuerda en los cuadrilóbulos que albergan el escudo de armas del rey de Aragón en las albanegas de la portada, que es ya de la primera década del siglo XV y en la que nos detendremos más adelante.

Las bóvedas de estas naves, de crucería simple, se alojan sobre arcos formeros y perpiaños apuntados, en tanto que los diagonales son de medio punto. En los vértices de las bóvedas aparecen florones con los escudos de armas de la monarquía aragonesa. De su decoración solo se conservan fragmentos del recubrimiento pictórico y unos arcos agramilados mixtilíneos directamente inspirados en el palacio musulmán.

Resalta en el exterior la portada mudéjar de ladrillo referida con anterioridad, construida en tiempo de Martín I el Humano y abierta en el último tramo de la nave sur.

Esta portada se articula mediante un arco carpanel muy rebajado, cobijado por otro apuntado de mayores dimensiones. Enmarcando ambos, un doble alfiz decorado con motivos taqueados formando paños de rombos.


 31la_aljafer_a_sala_del_trono_techumbre

La Aljafería. Sala del trono. Techumbre

En las albanegas, como se señaló, aparecen dos medallones cuadrilobulados que albergan escudos con la imagen de la insignia del rey de Aragón. En el tímpano resultante entre los arcos se dispone una banda de arquillos ciegos mixtilíneos entrecruzados, que de nuevo remiten a las series del palacio hudí. Esta franja se ve interrumpida por un recuadro que aloja un relieve incorporado recientemente.

La iglesia fue remodelada en el siglo XVIII, anteponiéndole una nave y cubriendo por tanto la portada mudéjar antes descrita. Los pilares y muros se remozaron y enlucieron al estilo neoclásico. Toda la reforma fue eliminada durante las restauraciones de Francisco Íñiguez, aunque por la documentación fotográfica existente, se sabe que había una esbelta torre que ahora aparece con remate almenado inspirándose en el aspecto de la iglesia mudéjar, y en el siglo XVIII culminaba con un curioso chapitel bulboso.


 19alfiz_y_enjuta_mud_jares_del_s_xiv_palacio_de_pedro_iv

Alfiz y enjuta mudéjares del s. XIV. Palacio de Pedro IV.

El palacio mudéjar. No se trata de un palacio independiente, sino de la ampliación del palacio musulmán que todavía estaba en uso. Pedro IV trataba de dotar de salas más amplias, comedores y dormitorios a la Aljafería, pues las alcobas taifales se habían quedado pequeñas para el uso del Ceremonioso.

Estas nuevas salas se agrupan sobre el sector norte del palacio andalusí, a distintos niveles de altura. Esta nueva fábrica mudéjar fue extraordinariamente respetuosa con la construcción preexistente, tanto en planta como en alzado, y la integran tres amplios salones de planta rectangular cubiertos por extraordinarios aljarfes o techos mudéjares de madera.

También de esta época es la arquería occidental de arcos apuntados del Patio de Santa Isabel, intradosados en arcos lobulados, y una pequeña alcoba de planta cuadrada y cubierta con una cúpula octogonal de madera y una curiosa puertecilla de entrada en arco apuntado de intradós lobulado circunscrita en un finísimo alfiz, cuya enjuta se engalana de ataurique. Esta puerta conduce hacia una triple logia de arquillos de medio punto. La alcoba está ubicada en el bloque constructivo situado encima de la mezquita.



El palacio de los Reyes Católicos


 20corredor_aljafer_a

Escalera corredor de la Aljafería

En los últimos años del siglo XV los Reyes Católicos ordenan construir un palacio para uso real sobre el ala norte del recinto andalusí, configurando una segunda planta superpuesta a la del palacio existente. La edificación rompía las partes altas de las estancias taifales, donde se insertaron las vigas que sustentarían el nuevo palacio.

Las obras están fechadas entre 1488 y 1495 y en ellas siguieron participando maestros mudéjares, como Faraig y Mahoma de Gali, que, al igual que sucedió con Pedro IV (Yucef y Mohamat Bellito) mantuvieron la tradición de alarifes mudéjares en la Aljafería.

Al palacio se accede subiendo la escalera noble, una monumental construcción integrada por dos amplios tramos con pretiles de yeserías geométricas caladas iluminada por ventanales de medio punto angrelados de menuda decoración de hojas y tallos de raigambre gótica e influencias mudéjares, rematados en croché sobre la clave de los arcos.

El techo, grandioso, como en el resto de las dependencias palaciegas, se cubre con soberbias bovedillas de revoltón transversales dispuestas entre las jácenas, y están decoradas con pintura al temple con motivos iconográficos relativos a los Reyes Católicos: el yugo y las flechas alternan con recuadros de decoración en grisalla de grutescos y candelieri, que anuncia la decoración típica del Renacimiento.


 21corredor_de_acceso_a_las_salas_nobles_del_palacio_de_los_reyes_cat_licos_a_la_derecha_portada_de_la_entrada_principal

Corredor de acceso a las salas nobles del Palacio de los Reyes Católicos. A la derecha, portada de la entrada principal.

La escalera da acceso a un corredor en la planta primera que comunica con las dependencias palaciegas propiamente dichas. Se abre a una galería de columnas de fuste torso que descansan sobre zapatas con relieves antropomorfos en sus extremos. Para apoyar este mirador y el resto de las nuevas dependencias fue necesario seccionar las zonas altas de los salones taifales del siglo XI y disponer ante el pórtico norte cinco potentes pilares octogonales que, junto a unas arquerías apuntadas tras ellos, forman un nuevo antepórtico que une los dos pabellones perpendiculares andalusíes antedichos.

Destaca la portada principal de acceso al salón del trono: de arco rebajado trilobulado, guarnecido con un tímpano de cinco lóbulos, en cuyo centro aparece representado el escudo de la monarquía de los Reyes Católicos, en el que figuran los blasones de los reinos de Castilla, León, Aragón, Sicilia y Granada, sostenido por dos leones tenentes. El resto del campo decorativo se acaba con una delicada ornamentación vegetal de factura calada, que reaparece en los capiteles corridos de las jambas. Toda la portada está trabajada en yeso endurecido, que es el material predominante a cara vista en los interiores de la Aljafería, pues los artesanos mudéjares perpetúan los materiales y técnicas habituales en el Islam.

En el mismo paramento escoltan el ingreso dos amplios ventanales de triple arco mixtilíneo con celosías caladas sobre sus claves, gracias a los cuales se ilumina el espacio interior de las salas regias.

Una vez recorrido el espacio de la galería, se disponen varias salas que anteceden al gran Salón del Trono, que son denominadas «salas de los pasos perdidos». Se trata de tres pequeñas habitaciones de planta cuadrada comunicadas entre sí por grandes ventanales calados con celosías que dan al patio de San Martín, y que servían de antesalas de espera para quienes iban a ser recibidos en audiencia por los reyes.



 22_arco_principal_palacio_rrcc

Arco de la portada principal.

En nuestros días solo dos son visibles, pues la tercera se vio clausurada al reponer la cúpula de la mezquita. Su techumbre se trasladó a una dependencia contigua al salón del trono.

Uno de los elementos más estimables de estas salas son sus solerías, que en origen eran azulejos cuadrados y alfardones hexagonales de cerámica vidriada en colores, formando caprichosas cenefas. Fueron elaborados en los históricos alfares de Muel (Zaragoza) a fines del siglo XV. De los fragmentos conservados se ha partido para restaurar el suelo en su totalidad con cerámica que imita la forma y disposición de la antigua solería, aunque no su calidad de reflejos vidriados.

El otro elemento destacable son sus excelsas techumbres estilo mudéjar-reyes católicos, constituidas por tres magníficos tajueles de carpinteros mudéjares aragoneses. Estos techos presentan retículas geométricas de madera posteriormente tallada, pintada y sobredorada con pan de oro, entre cuyas molduras ostentan los conocidos motivos heráldicos de los Reyes Católicos: el yugo, las flechas y el nudo gordiano unido al clásico lema «Tanto monta» (para deshacer el nudo gordiano, tanto monta cortarlo como desatarlo, según la conocida anécdota atribuida a Alejandro Magno), así como un buen número de florones de hojarasca rematados con piñas pinjantes.


 23techumbre_palacio_reyes_catolicos_aljaferia

Techumbre del Salón del Trono.

El Salón del Trono. Más complejo y difícil de describir es la magnificencia y suntuosidad del techo que cubre el Salón del Trono. Sus dimensiones son muy considerables (20 metros de longitud por 8 de anchura) y su artesonado está sustentado por gruesas vigas y traviesas que se decoran con lacerías que en las intersecciones forman estrellas de ocho puntas, al tiempo que generan treinta grandes y profundos casetones cuadrados.

En el interior de estos casetones se inscriben octógonos con un florón central de hojarasca rizada que rematan en grandes piñas colgantes que simbolizan la fertilidad y la inmortalidad. Este techo se reflejaba en el suelo, que reproduce los treinta cuadrados con sus respectivos octógonos inscritos.

Bajo el artesonado discurre una airosa galería de arcos conopiales transitable y con antepechos calados desde la que los invitados podían contemplar las ceremonias regias. Para terminar, toda esta estructura se apoya en un arrocabe con molduras en nacela labradas con temas vegetales y zoomorfos (cardina, pámpanos, frutos de vid, dragones alados, animales fantásticos...), y, en el friso que rodea todo el perímetro del salón, aparece una leyenda de caligrafía gótica que reza:

    Ferdinandus, Hispaniarum, Siciliae, Corsicae, Balearumque rex, principum optimus, prudens, strenuus, pius, constans, iustus, felix, et Helisabeth regina, religione et animi magnitudine supra mulierem, insigni coniuges, auxiliante Christo, victoriosissimi, post liberatam a mauris Bethycam, pulso veteri feroque hoste, hoc opus construendum curarunt, anno salutis MCCCCLXXXXII.

La traducción de esta inscripción es:

    Fernando, rey de las Españas, Sicilia, Córcega y Baleares, el mejor de los príncipes, prudente, valeroso, piadoso, constante, justo, feliz, e Isabel, reina, superior a toda mujer por su piedad y grandeza de espíritu, insignes esposos victoriosísimos con la ayuda de Cristo, tras liberar Andalucía de moros, expulsado el antiguo y fiero enemigo, ordenaron construir esta obra el año de la Salvación de 1492.


 24planta_de_la_aljafer_a_tras_la_restauraci_n_de_1998

Planta de la Aljafería tras la restauración de 1998. En color marrón oscuro, el hemiciclo y las dependencias de las Cortes de Aragón. En gris, el foso.

Época moderna y contemporánea. A comienzos de 1486 la zona del Patio de San Martín se destina a sede del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición y se habilitan dependencias aledañas al patio para alojar a los oficiales de este organismo. Es probable que sea este el origen del uso como prisión de la Torre del Trovador.

La nueva función (que se prolongaría hasta los años iniciales del siglo XVIII) desencadenó un suceso que culminaría con un proyecto de reforma emprendido bajo el mandato de Felipe II por el que se convertiría de aquí en adelante en una base militar. En 1591, en los acontecimientos conocidos como Alteraciones de Zaragoza, el perseguido secretario del rey Felipe II, Antonio Pérez se acogió al Privilegio de Manifestación contemplado por el fuero de Aragón con el fin de eludir a las tropas imperiales. Sin embargo, el Tribunal de la Inquisición tenía jurisdicción sobre todos los fueros de los reinos, y, por esa causa, fue recluido en calabozos de la sede inquisitorial de la Aljafería, lo que provocó un levantamiento del pueblo ante lo que consideraron una violación del derecho foral, y acudieron al asalto de la Aljafería para rescatarlo. Tras la contundente actuación del ejército real, la revuelta fue sofocada, y Felipe II decidió consolidar la Aljafería como una ciudadela fortificada bajo su autoridad en prevención de revueltas similares.

El diseño de la obra, que consistió en una edificación militar «a la moderna», fue encargado al ingeniero militar sienés, Tiburzio Spannocchi. Este construyó un conjunto de habitáculos adosados a los muros sur y este que ocultaban los torreones ultrasemicirculares en su interior, aunque en la fachada este no afectó a los que flanqueaban la puerta de entrada y de estos en adelante. Rodeando todo el edificio, se levantó un muro almenado que dejaba en el interior un espacio de camino de ronda y que remataba en sus cuatro esquinas en cuatro baluartes de traza pentagonal, cuyos arranques se pueden contemplar en la actualidad. Todo el conjunto estaba circundado por un foso de veinte metros de anchura, reexcavado en 1982 por iniciativa del arquitecto Ángel Peropadre Muniesa, que se salvaba mediante dos puentes levadizos en los flancos este y norte. El aspecto de esta nueva planta se refleja en el plano de la Aljafería tal y como lo conocemos tras la última restauración finalizada en 1998.

La Aljafería de Spannocchi se mantuvo sin cambios sustanciales hasta 1705, en que debido a la Guerra de Sucesión Española fue alojamiento de dos compañías de tropas francesas que llevó a un recrecimiento de los parapetos de la muralla baja del foso efectuado por el ingeniero militar Dezveheforz.

Pero la transformación decisiva como acuartelamiento se produjo en 1772 por iniciativa de Carlos III, en la que se remodelaron todas las fachadas al modo en que se presenta actualmente la occidental, y que convirtió los espacios interiores en dependencias para los soldados y oficiales que se alojaban en el edificio. En el tercio oeste del palacio se configuró un amplio patio de armas al que vierten las habitaciones de las distintas compañías, realizadas con sencillez y funcionalidad, siguiendo el espíritu racionalista de la segunda mitad del XVIII y el fin práctico a que se destinaron las zonas construidas entonces. Solo quedó pendiente la adición en 1862 de cuatro torreones neogóticos, de los que han llegado a nuestros días los situados en la esquina noroccidental y suroccidental.

Fue precisamente a mediados del siglo XIX cuando Mariano Nougués Secall dio la voz de alarma por el deterioro que presentaban los restos andalusíes y mudéjares del palacio en su informe de 1845 titulado Descripción e historia del castillo de la Aljafería, un riguroso estudio en el que se instaba a preservar este valioso conjunto histórico-artístico. Incluso la reina Isabel II aportó fondos para la restauración, y se creó una comisión en 1848 para emprenderla; pero en 1862 la Aljafería pasó de propiedad del Patrimonio Real a manos del Ministerio de la Guerra, lo que abortó su restauración y agravaría los daños producidos.

El deterioro continuó hasta que en 1947 el arquitecto Francisco Íñiguez Almech emprendiera, prácticamente en solitario, la tarea de su restauración integral, en la que estuvo ocupado hasta su muerte en 1982.

En 1984 la comisión parlamentaria creada para buscar una sede definitiva a las Cortes de Aragón recomendó ubicar el parlamento autonómico en el Palacio de la Aljafería y el Ayuntamiento de Zaragoza (propietario del edificio) acordó ceder gratuitamente parte del complejo para ello por un plazo de 99 años.6 De esta manera las operaciones de restauración tomaron un nuevo impulso con las actuaciones de Ángel Peropadre, Juan Antonio Souto (en labores arqueológicas), y, a partir de 1985, de Luis Franco Lahoz y Mariano Pemán Gavín, que llevaron a cabo el proyecto final de restauración de la Aljafería para la ubicación en él de la sede de las Cortes de Aragón. Acabadas las obras, la Aljafería fue inaugurada como monumento histórico artístico en 1998 por el príncipe Felipe de Borbón.


 30la_aljafer_a_arquer_a_sur_del_patio_de_santa_isabel

La Aljafería. Arquería sur del Patio de Santa Isabel


 26fachada_de_la_aljafer_a

 25palacio_de_la_aljafer_a_fachada

Palacio de la Aljafería. Zaragoza.



Reales Alcázares de Sevilla


user_50_muralla_exterior_y_puerta_del_le_n

El Real Alcázar de Sevilla es un conjunto de palacios rodeados por una muralla, situados en la ciudad de Sevilla. Su construcción se inició en la Alta Edad Media. En su realización se han empleado a lo largo de la historia diferentes estilos, desde el islámico de sus primeros moradores, al mudéjar y gótico del periodo posterior a la conquista de la ciudad por las tropas castellanas. En sucesivas reformas se han añadido elementos renacentistas y barrocos.

El recinto ha sido habitualmente utilizado como lugar de alojamiento de los miembros de la Casa Real Española y de jefes de Estado de visita en la ciudad, siendo el palacio real en activo más antiguo de Europa, como recoge la Unesco. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad, junto a la Catedral de Sevilla y el Archivo de Indias en el año 1987.


Historia

La fortificación original se construyó sobre un antiguo asentamiento romano y más tarde visigodo.


 33detalle_del_muro_en_el_patio_del_yeso_perteneciente_al_primitivo_palacio_musulm_n

Detalle del muro en el Patio del Yeso, perteneciente al primitivo palacio musulmán.

Periodo islámico. Empezó a tomar su aspecto de fortificación palaciega, tras la conquista de Sevilla en 712 por los árabes; que ya desde el año 720 utilizaban el recinto como residencia de sus dirigentes. En el año 884 la fortaleza contribuyó a evitar una invasión vikinga de la ciudad.

Desde su construcción inicial árabe, el conjunto incluía varios recintos, como la Casa de los Príncipes, viviendas que en el siglo IX iban desde la Plaza del Triunfo hasta el Barrio de Santa Cruz.

El primitivo palacio islámico es de la misma época que la Alhambra de Granada, que se amplió con la vivienda de los emires en el siglo XI. También en el siglo XII se siguió fortificando y añadiéndole estancias como el Alcázar o Palacio de las Bendiciones. Un siglo después los almohades sumaron más patios y palacios. Actualmente solo se conservan del Palacio Islámico el Patio del Yeso, la Sala de la Justicia, el Patio del Crucero (convertido poco después en los Baños de doña María de Padilla), el Patio de la Casa de Contratación y las murallas que rodean al conjunto monumental.


 34detalle_de_arco_lobulado_mud_jar_en_el_palacio_de_pedro_i

Detalle de arco lobulado mudéjar en el palacio de Pedro I.

Periodo cristiano. Tras la toma de la ciudad por el rey Fernando III en 1248, se convirtió en alojamiento real. Su hijo Alfonso X el Sabio llevó a cabo las primeras reformas tras la conquista, ordenando en 1254 construir tres grandes salones en estilo gótico. En 1364, Pedro I de Castilla decidió erigir el denominado Palacio Mudéjar, que fue el primer palacio de un rey castellano que no estaba protegido tras los muros y defensas de un castillo, y alcanzó el aspecto mudéjar que hoy conserva y asombra por su riqueza y ornamentación. En 1366, cuando estuvo terminado el nuevo palacio, estalló una guerra civil que enfrentó a Pedro I con su hermanastro Enrique II, y que terminaría con la muerte de Don Pedro en 1369, por lo que no parece que el rey Pedro pudiera disfrutar el nuevo palacio por mucho tiempo.4 El Palacio de Pedro I es considerado el más completo ejemplo de la arquitectura mudéjar en España.

Posteriormente se levantaron la Capilla Gótica, el apeadero, el Patio de la Montería y los Grutescos de los jardines.


 35arcos_de_herradura_en_el_sal_n_de_embajadores

Arcos de herradura en el Salón de Embajadores.

El Alcázar y la monarquía española. A lo largo de la historia, los Alcázares han sido el escenario de diversos acontecimientos relacionados con la Corona española. En 1477 los Reyes Católicos llegaron a Sevilla, utilizando el recinto como aposento, y un año después, el 14 de junio de 1478, nació en el palacio su segundo hijo, el príncipe Juan. Se conoce que este parto real fue asistido por una partera sevillana conocida como "La Herradera" y que contó con la presencia, como testigos designados por el rey Fernando, de Garci Téllez, Alonso Melgarejo, Fernando de Abrejo y Juan de Pineda, según marcaban las normas castellanas, para disipar la menor duda de que el hijo era de la reina. En 1526 se celebró en el Alcázar la boda de Carlos I con su prima Isabel de Portugal.

En 1823, con motivo de la intervención militar de los Cien Mil Hijos de San Luis, la familia real, con Fernando VII a la cabeza, residió en Sevilla durante dos meses, en los que el Alcázar sirvió de residencia real. Coincidiendo con esta estancia real, el 17 de abril de 1823 nació en la ciudad, el infante Enrique de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, hijo del infante Francisco de Paula de Borbón y Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias, y al que el rey Fernando VII le concedió, algunos días después de su nacimiento, el título de Duque de Sevilla.

Por decreto de 22 de abril de 1931, el Gobierno de la II República española, a propuesta de su ministro de Hacienda, Indalecio Prieto, cedió el Alcázar y sus jardines al municipio de Sevilla. El último acontecimiento relacionado con la monarquía fue el 18 de marzo de 1995, en que se celebró el almuerzo y recepción con motivo de la boda de la Infanta Elena, hija del rey Juan Carlos I, con Jaime de Marichalar.


 72carlos_blanco_1780_c_1846c_retrato_rey_fernando_vii_alc_zar_de_sevilla

Retrato del rey felón Fernando VII, por Carlos Blanco (1780-c.1846C). Cuarto del Almirante de los Reales Alcázares de Sevilla.


 71cuarto_del_almirante_de_los_reales_alc_zares_de_sevilla

Cuarto del Almirante de los Reales Alcázares de Sevilla.



Estancias


 36alcazar_plano_2

Plano de los Reales Alcázares

1-Puerta del León
2-Sala de la Justicia y patio del Yeso cyan
3-Patio de la Montería rosa
4-Cuarto del Almirante y Casa de Contratación crema
5-Palacio mudéjar o de Pedro I rojo
6-Palacio gótico azul
7-Estanque de Mercurio
8-Jardines verde
9-Apeadero amarillo
10-Patio de Banderas


 31entrada_a_las_murallas_del_alcazar_sevilla

Entrada principal al Alcázar de Sevilla. El Alcázar de Sevilla, fue también escenario de algunas películas conocidas, entre ellas: El Reino de los Cielos, es una película épica escrita por William Monahan y dirigida por Ridley Scott, que fue estrenada en 2005, sobre las Cruzadas en el siglo XII.

Puerta del León. La entrada actual al Alcázar se realiza a través de la denominada puerta del León, llamada antiguamente puerta de la montería, por servir de entrada o zaguán al patio de dicho nombre. Su construcción está realizada en estilo almohade, cubierta por un panel de azulejos realizado en cerámica trianera de la fábrica de Mensaque, en el año 1894, según proyecto del historiador José Gestoso.

Cruzada la muralla árabe del siglo XII, se accede al patio del León. A la izquierda de este patio se encuentra la Sala de la Justicia y al fondo se abre un conjunto de tres arcos en una muralla, resto de un antiguo lienzo almohade que formaba parte del entramado defensivo del Alcázar. Estas aperturas fueron realizadas con posterioridad a la construcción del Palacio del rey don Pedro, al abrirse a eje con el palacio. Los dos arcos laterales son gemelos y fueron primitivamente de forma de herradura. El central, de mayor altura que sus laterales, conforma un arco de medio punto peraltado realizado en piedra. Traspasados los arcos se accede al Patio de la Montería.


 37puerta_del_le_n_por_la_que_se_accede_al_patio_del_mismo_nombre_en_los_reales_alc_zares_de_sevilla

Puerta del León, por la que se accede al patio del mismo nombre en los Reales Alcázares de Sevilla.

El Patio del León forma parte del complejo monumental de los Reales Alcázares de Sevilla. Se accede al patio a través de la puerta del León, en la plaza del Triunfo; traspasada la puerta se ubican este patio y el patio de la Montería, donde se alza el singular palacio del rey don Pedro y el cuarto del almirante. Debe su nombre a la representación en azulejo cerámico que se ubica sobre la puerta de entrada.

El patio se divide en cuatro cuadrantes delimitados por setos de mirto, en los que crecen laureles, rosales, un palo borracho, un ciprés y un masacar. El palo borracho o árbol de la lana Chorisia speciosa llena con sus flores rosadas el ambiente otoñal del patio, pues desde septiembre a noviembre forma llamativas y grandes flores de color púrpura. Cerca se encuentra un arbusto caducifolio originario de China, el masacar Chimonanthus praecox que en invierno, antes de que aparezcan las hojas se presenta cubierto de flores estrelladas, perfumadas y de color amarillo rojizo.

Frente a estas plantas, junto al muro se encuentran plataneras, granados, naranjos, lantanas, jazmínes, mitos y una yuca. Entre ellas el platanero o Musa x paradisiaca, un híbrido oriental cultivado por sus apreciados frutos.


 38sala_de_la_justicia

Sala de la Justicia. También denominada sala de los Consejos, formaba parte del primitivo palacio musulmán. Este palacio era el denominado mexuar, donde se reunía el consejo de visires, labor que continuó bajo la monarquía cristiana. Es una estancia de planta cuadrada cubierta por una armadura de madera mudéjar, que fue construida en el siglo XIV durante el reinado de Alfonso XI. Aneja a la misma se encuentra el Patio del Yeso, una de las pocas construcciones que permanecen de la época almohade. De planta casi cuadrada, presenta una alberca en el centro y destacan los arcos porticados de uno de los lados del patio, sobre los que aparece una rica decoración.


 39sevilla_reales_alcazares_patio_de_la_monter_a

Patio de la Montería. Su nombre se debe a los monteros que acompañaban al rey en sus partidas de caza. El patio de forma trapezoidal está presidido en la zona central por la fachada del palacio mudéjar del rey Pedro I, decorado con magníficas filigranas. En el lado derecho del patio se localiza un corredor a doble altura que avanza a lo largo de todo el edificio, separado con arcos de medio punto y columnas de mármol, de orden toscano en la parte baja y de orden jónico en la superior, que se halla acristalada. Desde este lado derecho se accede al denominado Cuarto del Almirante. También se encuentran aquí las escaleras que acceden al denominado Palacio Alto. En estas escaleras se halla un cuadro que representa a una virgen, del pintor Juan de Roelas. Por el lado izquierdo del patio se llega al Patio del Crucero y al palacio gótico, reconstruido parcialmente en el siglo XVIII sobre restos de un palacio gótico del que aún se conservan los Baños de María de Padilla, la Capilla y el Salón de Carlos V.
Cuarto del Almirante y Casa de Contratación

El cuarto del Almirante se encuentra en la planta baja de la zona derecha del Patio de la Montería.


 40virgen_de_los_mareantes_alcazar_sevilla

Retablo de la Virgen de los Mareantes, realizado por Alejo Fernández entre 1531 y 1536.

Historia. ras el descubrimiento de América, la reina Isabel la Católica decidió en 1503 la creación de la Casa de Contratación de Indias, organismo institucional encargado de regular las relaciones con el continente americano, y que realizaba labores de remisión y recepción de mercancías, actuaciones de carácter técnico científico y actividades judiciales, incluidos los pleitos surgidos entre comerciantes. En sus salas también se proyectaron los más célebres viajes de los descubridores, como la Primera Vuelta al Mundo de Magallanes.

Para albergar dicha institución, se eligió la ciudad de Sevilla, escogiéndose como sede la denominada Sala del Almirante del Alcázar, sobre lo que era el palacio de la dinastía abbadita, remodelado por los almohades. El mismo año de la creación de la institución, se ordenó construir y arreglar los edificios necesarios para acoger la misma. Lo que hoy sobrevive de la antigua Casa de Contratación, es sólo una parte de lo que en su momento llegó a ocupar, y que comprendía una serie de edificios que se extendía desde el actual Patio de la Montería hasta la Plaza de la Contratación, donde tenía su fachada principal.

Esta zona comprendía, entre otras, el Cuarto del Almirante o sala capitular, junto a dos naves de dos plantas, una capilla, otra zona de almacenes y habitaciones alrededor de un patio, junto a la Plaza de la Contratación, siendo esta parte derruida en el año 1964. En 1717 este organismo se trasladó a la ciudad de Cádiz. Desde el año 1793, en que se extinguió la Casa de Contratación, se incluyeron todas las dependencias de la Casa de Contratación en el conjunto del Alcázar.

Descripción de las salas actuales. Las salas conservadas comprenden un primer salón inicial en el que se encuentran varios cuadros de relieve, entre los que destacan "La inauguración de la Exposición Iberoamericana de 1929" que preside la estancia, obra del pintor Alfonso Grosso, "Las postrimerías de San Fernando", de Virgilio Mattoni, "la Toma de la Loja por Fernando el Católico", obra de Eusebio Valldeperas, y los retratos de Fernando VII y María Cristina de Nápoles de Carlos Blanco, fechados en el primer tercio del siglo XIX. A continuación, se halla la denominada Sala de Audiencias reconvertida posteriormente en Capilla, la cual está cubierta con rica techumbre de tracería del siglo XVI con adornos geométricos; la capilla posee una grada de piedra adosada al muro que recorre el perímetro de la sala, y presidiendo la estancia se encuentra un valioso retablo de la Virgen de los Navegantes, flanqueada por cuatro santos (san Telmo, san Juan, san Sebastián y Santiago, patrón de España) original de Alejo Fernández, elaborado entre 1531 y 1536.


 40virgen_de_los_mareantes_alcazar_sevilla_002

La Virgen de los Mareantes o Navegantes. Óleo sobre tabla realizado por Alejo Fernández entre 1531 y 1536. Real Alcázar de Sevilla

La Virgen de los Navegantes o de los mareantes es una pintura del artista español Alejo Fernández, creada como tabla central de un retablo para la capilla de la Casa de Contratación en Sevilla. Es la pintura más temprana que se conoce cuyo tema es el descubrimiento de América. Algún tiempo antes de 1536, los oficiales de la Casa de Contratación encargaron la pintura como la tabla central del retablo que instalaron en la Sala de Audiencias, de manera que la habitación sirviera también como capilla. Los estudiosos datan esta pintura de 1531–36


 42detalle_de_crist_bal_col_n

Detalle de Cristóbal Colón. Retablo de La Virgen de los Mareantes o Navegantes Alejo Fernández.

En la Era de los descubrimientos, los católicos de toda Europa comenzaban a ver en la Virgen María un símbolo de maternidad y de todo lo que era bueno, amable y misericordioso. En la Virgen de los navegantes María está representada cubriendo con su manto a los españoles. Se alza sobre los mares, uniendo continentes, o sobre la bahía, para proteger a los barcos, su carga y la tripulación conforme se embarcan en la peligrosa travesía del Atlántico. Fernando II de Aragón y el emperador Carlos V (con la capa roja),5 están retratados junto a Cristóbal Colón, Américo Vespucio y uno de los Hermanos Pinzón, que se muestran arrodillados.6 Todos se elevan sobre nubes sobre el agua, debajo de los pies de la Virgen. Alrededor de la Virgen se reúnen figuras de indígenas americanos, convertidos al Catolicismo por los navegantes que se hicieron a la mar en su nombre: la pintura «puede ser la afirmación más plena de la ideología española oficial, que podría llamarse "la Leyenda Blanca de la Elección Imperial de España"».


 70retablo_de_la_virgen_de_los_mareantes_alc_zar

A ambos lados del retablo hay paneles laterales que representan a San Sebastián, Santiago el Mayor, San Telmo y San Juan Evangelista. Estas tablas se cree que son obra de otro artista, no de Alejo Fernández, quizá un miembro de su taller u otro artista conocido. Es una de las primeras pinturas en la que aparecen indios. Posiblemente, la primera sean unos frescos del Vaticano pintados en 1494.


 41fernandez_virgin_of_the_navigators_proper_inversion

La Virgen de los Mareantes o Navegantes (tabla central). Óleo sobre tabla realizado por Alejo Fernández entre 1531 y 1536. Real Alcázar de Sevilla.



Palacio mudéjar o de Pedro I


 43portada_del_palacio_de_pedro_i_en_el_patio_de_la_monter_a

Portada del Palacio de Pedro I, en el Patio de la Montería.

Fue construido por iniciativa del rey Pedro I, entre 1356 y 1366, y en su construcción colaboraron artesanos de Toledo, Granada y de la propia Sevilla. Posteriormente fue transformado en época de los Reyes Católicos y de los primeros Austrias. Según las investigaciones arqueológicas, el palacio del rey Pedro constituyó un proyecto de nueva planta, que se elevó en un lugar donde existían construcciones anteriores.

Este palacio nació para servir como edificio privado del rey Pedro I, frente al carácter más protocolario que representaba el palacio gótico, levantado en el siglo anterior por orden de Alfonso X.11 El interior se estructura en torno a dos núcleos, uno dedicado a la vida oficial que se sitúa alrededor del Patio de las Doncellas y otro a la privada en torno al Patio de las Muñecas. Caminando a lo largo de las galerías y salas decoradas con bellos azulejos y admirando los preciosos techos mudéjares, desde el vestíbulo se llega al Patio de las Doncellas, patio principal, una obra maestra del arte mudéjar andaluz. Desde la entrada al Patio de las Doncellas nos encontramos a la derecha la Alcoba Real, enfrente se halla el Salón de Embajadores y a la izquierda el Salón del Techo de Carlos V. La planta superior del palacio alberga los apartamentos reales, redecorados en el siglo XVIII. El conjunto de habitaciones y patios que forman la planta baja de este palacio son los siguientes:


 44detalle_de_uno_de_los_capiteles_del_palacio_de_pedro

Detalle de uno de los capiteles del palacio de Pedro

Fachada. En la fachada destaca la puerta con marco adintelado, obra de los maestros toledanos, adornado con labores de atauriques. Sobre el dintel se extiende una franja de arcos estrechos polibulados ciegos sobre columnillas, rellenos de motivos vegetales y heráldicos. Por encima se abren las ventanas del piso superior.

En la portada, un gran alero o tejaroz, sostenido por mocárabes dorados, que alberga una inscripción, en caracteres góticos, relativa a la fundación del palacio que manifiesta "el muy alto et muy noble et muy poderoso et muy conqueridor don Pedro por la gracia de Dios rey de Castilla et de León, mandó fazer estos alcázares et estos palacios et estas portadas que fue fecho en la era de mill et quatrocientos y dos años". Esta inscripción sirve de marco para un friso de cerámica que repite en ocho ocasiones el lema de los nazaríes "Y no vencedor sino Alá".12 m a si es la facha de tu...


 45arco_de_acceso_al_sal_n_de_embajadores_palacio_mud_jar

Arco de acceso al salón de Embajadores (Palacio mudéjar).

Vestíbulo. Distribuye los dos sectores del palacio, hacia la izquierda se dirige hacia el Patio de las Doncellas, hacia la derecha a través de un corredor angosto se puede acceder al Patio de las Muñecas, que constituía la parte más reservada y que de esta manera tenía un acceso directo al exterior sin atravesar la parte oficial del palacio.


 30_patio_de_las_doncellas_en_el_alc_zar_de_sevilla

Patio de las Doncellas en el Alcázar de Sevilla.

Patio de las Doncellas. Es un patio de forma rectangular que presenta en la planta baja una serie de arcos lobulados sobre dobles columnas de mármol y en la planta superior, una arcada de medio punto sobre columnillas jónicas de mármol con balaustrada, que fue añadida hacia 1540, bajo el reinado del rey Carlos V por el arquitecto real Luis de Vega.

En 1572, en época del rey Felipe II, se cambió la fisonomía del patio, procediéndose a enlosar el mismo y colocándose una fuente en el centro. En los primeros años del siglo XXI, el patio ha recuperado la primitiva estructura que tenía en los tiempos del rey Pedro I, configuración que ha supuesto la desaparición de las losas del patio y su sustitución por una alberca que corre a lo largo del mismo, rodeada por arriates rehundidos.


 75patio_de_las_doncellas

En tres de los lados del patio se abren las habitaciones que componen la planta baja del palacio. El cuarto de los lados está adosado al palacio de Alfonso X, por lo que sólo presenta las galerías que cierran el patio.


 46detalle_del_patio_de_las_doncellas

Detalle del Patio de las Doncellas.


Alcoba Real. A la derecha del patio se encuentran las Salas regia y la alcoba real, conocidas ambas como dormitorio de los Reyes Moros. Constituyen dos salas paralelas, en la que la más exterior, abierta al patio por arco peraltado y tres ventanas con celosías caladas, constituía la sala real, en la que destaca una magnífica techumbre, donde se combinan los elementos geométricos de lacería y los motivos renacentistas, y la interior, que componía el dormitorio de verano del rey. Se hallan separadas por un triple intercolumnio.


 73b_veda_del_sal_n_de_los_embajadores

Bóveda del Salón de los Embajadores

Salón de Embajadores. El Salón de Embajadores, también denominado de la media naranja, era la qubba, una de las salas principales del palacio, que centraba el ceremonial público de la corte. Se encuentra su entrada en el acceso abierto en el lado menor del Patio de las Doncellas y a través de un gran arco que conserva las puertas originales, realizadas por carpinteros toledanos en 1366, compuestas por hojas talladas en madera de pino ataujeradas, doradas y policromadas, con inscripciones en árabe, en su cara externa, y castellano, en la interna.


 47c_pula_del_sal_n_de_embajadores_de_los_reales_alc_zares_de_sevilla_similar_a_la_c_pula_de_los_torrijos_de_finales_del_siglo_xv_que_se_encuentra_en_el_museo_arqueol_gico_nacional

Cúpula del Salón de Embajadores de los Reales Alcázares de Sevilla, similar a la cúpula de los Torrijos de finales del siglo XV que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.

La sala presenta una planta cuadrada con arquerías triples de herradura en dos de sus lados, sostenidos por columnas de mármol de distintos colores y capiteles califales en cada frente. En la decoración destaca la bóveda semiesférica, que se levanta sobre pechinas de mocárabes dorados, fechada en 1427, obra original del carpintero Diego Ruiz. También destacan los paños de alicatado que presentan la parte baja de los muros con temas de lazo y la magnífica ornamentación de yeserías con temas geométricos en su parte superior. El conjunto se rompe con los balcones construidos en 1592. En la parte superior hay una galería donde están representados los retratos de reyes españoles desde Recesvinto a Felipe III, debajo de su pintura leemos el nombre de cada monarca, su heráldica y las fechas de comienzo y duración de cada reinado.

A ambos lados de esta sala están las denominadas salas colaterales, en las que sobresale la decoración de los frisos de yeserías, donde aparecen unos medallones con siluetas blancas que representan escenas de temas caballerescos y cinéticos entre esfinges y arpías.


Salón del Techo de Carlos V. Situado en el lado contrario al dormitorio del rey moro. En sus orígenes debió ser la capilla del Palacio. Destaca la techumbre de casetones con medallas y escudos imperiales, que resultan una de las mejores muestras renacentistas del Alcázar.


 patio_de_las_mu_ecas_de_los_reales_alc_zares_de_sevilla

Patio de las Muñecas. Desde la Sala de Felipe II se llega al Patio de las Muñecas, cuyo nombre se debe a los pequeños rostros visibles en varios de los arcos, con bellísima ornamentación de azulejos y arabescos de estuco.


 74patio_de_las_mu_ecas

Es típico animar a los visitantes a que descubran las caritas de muñecas talladas en diversas columnas, ya que si se presta atención, se pueden encontrar nueve caras en distintas zonas de la estancia. Según la tradición “trae suerte” a quien la encuentra por sus medios. Destacan las columnas y capiteles procedentes de Medina Azahara. El patio fue objeto de restauración a partir de 1833, en la que se renovaron las yeserías originales de la planta baja y se construyó la planta alta; también se intervino en la Sala del Príncipe.


Cuarto del Príncipe. Situado junto al Patio de las Muñecas, recibe este nombre por Don Juan, hijo de los Reyes Católicos, nacido en el Alcázar en 1478.


Salón del Techo de Felipe II. Sala de carácter rectangular, también conocida como de la media caña por la forma de su techo. Comunica con el Salón de los Embajadores a través del Arco de los Pavones.


Planta Alta o Palacio Alto. Constituyen las habitaciones que se encuentran en la planta superior del Palacio Mudéjar. Fueron ampliadas y transformadas en tiempos de los Reyes Católicos, lo que incluyó la sustitución de techumbres del piso inferior, que al ser a dos aguas, se convirtieron entonces en planas para soportar el suelo de la estancia superior. Estas habitaciones no son visitables, quedando al uso privado de la familia real. Las estancias más destacadas que se encuentran en esta planta superior son:

    - El oratorio de los Reyes Católicos y el altar de la Visitación original del ceramista Niculoso Pisano.
    - La galería alta del Patio de las Doncellas.
    - La cámara de la reina.


user_50_sal_n_g_tico_del_palacio_g_tico_alc_zar_de_sevilla

Salón gótico del Palacio gótico. Real Alcázar de Sevilla

Palacio gótico. Palacio mandado edificar por el rey Alfonso X en 1254 y que sirvió como Corte de este rey. Parece un reflejo a la descripción que realiza el libro segundo del Código de las Siete Partidas del palacio real, procurando su carácter público frente al carácter recogido de los palacios islámicos.

Se accede a él desde el Patio del Crucero o también desde las escaleras existentes en el Patio de las Doncellas. Aunque la construcción de este palacio se remonta a la época de Alfonso X, el Terremoto de Lisboa de 1755 afectó a este conjunto, debiendo realizarse importantes modificaciones, dándole entonces un toque barroco en el Patio del Crucero. La fachada que presenta al Patio del Crucero es porticada y fue construida por Sebastián van der Borcht.


 49ba_os_de_do_a_mar_a_de_padilla

Baños de Doña María de Padilla.

Patio del Crucero. El Patio del Crucero fue construido en el siglo XII durante el periodo almohade, de tamaño superior al que hoy presenta, añadiéndosele en tiempos de Alfonso X bóvedas de crucería. El jardín presentaba dos niveles, el más alto correspondería al que tiene actualmente el patio, con dos galerías principales en forma de cruz y otras cuatro periféricas, y un segundo nivel, 4,7 metros por debajo del anterior, ocupado por un jardín con naranjos, dividido en cuatro partes, en cuyo centro se situaba una gran fuente y en los extremos, albercas.

A raíz del terremoto de Lisboa se tapó este jardín inferior, rellenándolo de tierra y formando el actual patio rectangular. Los vestigios visibles de este piso inferior pueden contemplarse desde el Patio del Crucero y la única parte que sobrevive son los llamados baños de Doña María, a los que se accede desde el Jardín de la Danza. Este sótano está formado por una gran nave de diez tramos cubiertos por bóvedas de crucería. La entrada desde el jardín está cubierta con una larga bóveda de cañón.


user_50_capilla_del_palacio_g_tico_002

Capilla. Reales Alcázares de Sevilla

Capilla. Destaca la Capilla presidida por un retablo de la Virgen de la Antigua, realizado en el siglo XVIII por Diego de Castillejo y que contiene una copia anónima de la existente en la Catedral de Sevilla. Los muros presentan zócalos de azulejos realizados por Cristóbal de Augusta.
Sala gótica (de las bóvedas o de Fiestas)

Durante el siglo XVI se llamaba Sala de Fiestas porque en ella se celebraron los banquetes con ocasión de la boda real del rey Carlos I. Durante el reinado de Felipe II fue remodelada para adaptarla al gusto de la época, dándole un toque más renacentista. Los muros se cubrieron con zócalos altos de azulejos, entre los que destacan los realizados por el ceramista Cristóbal de Augusta entre 1577 y 1583, en los que se rinde homenaje a Carlos V, con las efigies del caballero y la dama representando al emperador y su esposa. También se sustituyeron los pilares por ménsulas manieristas y se pintaron las bóvedas.


 50sala_de_los_tapices

Alcázares Reales de Sevilla. Sala de los tapices. El palacio gótico fue mandado edificar por el rey Alfonso X, en 1254, poco después de la conquista de la ciudad, sirvió como palacio real de este monarca.

Salón de Tapices. Ubicado frente al Patio del Crucero, este salón se reconstruyó de nueva planta a partir del terremoto de Lisboa. Constituye un salón decorado con grandes tapices que representan la conquista de Túnez en 1535 por el emperador Carlos; son de origen flamenco y fueron tejidos por Francisco y Cornelio van der Gotte.

Los tapices originales, pertenecientes al Patrimonio Nacional, en la actualidad forman parte de la colección del Palacio Real de Madrid y fueron restaurados en el año 2000. Estos fueron ejecutados en Bruselas a partir de 1546 por encargo de la regente María de Hungría, hermana del emperador Carlos V. Los diseños son de Jan Cornelisz Vermeyen y Pieter Coecke van Aelst, y fueron tejidos en el taller de Willem de Pannemaker. La colección estuvo expuesta en Londres en 1554, con motivo del matrimonio entre el príncipe heredero Felipe y la reina María Tudor. En el siglo XVIII los originales estaban demasiado dañados, por lo que el rey Felipe V encargó en 1740 las copias de los hasta ahora mencionados tapices. Estas copias en seda y lana se exponen desde 1929 en el Salón de Tapices del Palacio Gótico del Alcázar sevillano.


 54_1449333173_913508

Puerta del Palacio de los Duques de Arcos, una de las puertas que comunica el interior del Alcázar con los jardines.


Jardines


 jardines_sevilla_alcazar_03

Los Jardines de lo Alcázares Reales de Sevilla suponen una parte fundamental del Alcázar, habiendo experimentado diversas transformaciones estilísticas desde su trazado primitivo.


 52jardines_sevilla_alcazar_03

El paseo por los Jardines del Alcázar constituye uno de los más agradables de Sevilla, donde se aúnan caracteres árabes, renacentistas y modernos. Están dispuestos en terrazas, de vegetación verdeante, multitud de naranjos y palmeras, con fuentes y pabellones donde se respira frescor y quietud, lugar para el sosiego y descanso en la ciudad.


 55vista_del_estanque_de_mercurio_la_alberca_y_la_galer_a_del_grutesco

Vista del Estanque de Mercurio, la alberca y la galería del Grutesco.

Estanque de Mercurio. Formado por un gran estanque, situado a la altura del palacio y más alto por tanto que el resto de los jardines, está presidida la alberca por la figura del dios Mercurio, realizada por Diego de Pesquera y fundida por Bartolomé Morel en 1576. De estos autores son también las barandas con leones en escudos en sus ángulos y 18 bolas con remates piramidales que rodean el estanque. Todas estas piezas fueron doradas en su origen, quedando algún resto del recubrimiento. De fondo se encuentra la Galería del Grutesco para cuya construcción se aprovechó un antiguo lienzo de muralla almohade. Su transformación en mirador y decoración se debe fundamentalmente a Vermondo Resta, realizada alrededor de 1612, siendo considerada la más manierista del Alcázar. Está realizada por labores rústicas en piedras de distinto tipo que simulan rocas marinas. Con estos elementos pétreos también se enmarcan espacios cuadrangulares y de medio punto en los que en su mayoría hay pinturas murales imitando mármol rojizo, en las que se pintaron asimismo figuras, fábulas mitológicas y aves exóticas, realizadas por Diego de Esquivel en el siglo XVII. La galería tiene un remate en la parte superior a modo de castillete almenado. Frente al estanque, se conserva una fuente con órgano hidráulico del siglo XVII, recientemente restaurada.


 65vista_del_jard_n_de_la_danza

Vista del Jardín de la Danza.

Jardín de la Danza (de las Damas). También conocido como Jardín de las Damas. Es un espacio de carácter rectangular dividido en tres tramos, desde el que se accede al llamado "Baño de Doña María de Padilla", que constituye el jardín subterráneo del jardín del crucero. Es un gran estanque con arcos de nervadura en su parte superior.

En un nivel superior hay dos columnas que en su momento estuvieron rematadas con esculturas de personajes mitológicos, que representaban un sátiro y una ninfa bailando. En la zona inferior destaca una fuente que data del siglo XVI, decorada con azulejos.


 64vista_del_jard_n_de_troya_en_los_alc_zares

Vista del Jardín de Troya en los Alcázares.

Jardín de Troya. Este jardín adosado a la zona palaciega tiene origen musulmán que se mantiene hoy en detalles como la intimidad proporcionada por los muros que los separan del Jardín de las Damas, la musicalidad de las fuentes y la fragancia de las plantas aromáticas. La fuente central consta de una taza del siglo X. La galería rústica que cierra el jardín fue realizada por Vermondo Resta en 1606, en estilo manierista.

También es llamado del Laberinto, nombre debido a las calles que componían su solería. En el centro del mismo se encuentra una fuente. Este laberinto que aquí existía fue suprimido a principios del siglo XX.


 61puerta_del_privilegio_que_atraviesa_la_galer_a_del_grutesco_y_separa_en_dos_partes_los_jardines_del_alc_zar

Puerta del Privilegio que atraviesa la galería del Grutesco y separa en dos partes los jardines del Alcázar.

Jardín de la Galera. Está constituido por el espacio hacia el fondo del Jardín de Troya. Posee un corredor posiblemente de origen del siglo XVI. Un muro con arco central lo separa del contiguo Jardín de las Flores. Su nombre procede de las galeras de mirto que adornaban este jardín y que se veían desde la galería balconada que sale del Salón de Embajadores.


 62pabell_n_de_carlos_v_o_cenador_de_la_alcoba_en_el_jard_n_de_la_cruz

Pabellón de Carlos V o Cenador de la Alcoba, en el Jardín de la Cruz.


Jardín de las Flores. Compuesto por un estanque acodado en el muro, forrado por azulejos que datan de 1561.


Jardines del Príncipe. Es el último de los jardines de este primer tramo y los más antiguos. Su nombre procede del nacimiento, en un cuarto próximo, del príncipe Juan, hijo de los Reyes Católicos. El trazado es de crucero y tiene una plantación heterogénea donde coexisten indiscriminadamente palmera, ciprés, magnolio, granado, naranjo y otros arbustos, todo distribuido irregularmente; destaca la fuente de Neptuno.

En dirección a la izquierda, hacia la salida del recinto del Alcázar, se encuentran:

Otros

    - Jardín de las Damas
    - Jardín de la Cruz

Cenador del León o del naranjal o de la alcoba, con la fuente del León. En él se encuentra el Pabellón de Carlos V, construcción de 1543 con planta cuadrada y pórticos en sus frentes y cubierta por una bóveda semiesférica. La decoración es de azulejos y yeserías, realizadas por Juan Fernández, con mezcla de motivos mudéjares y renacentistas.

    - Laberinto
    - Jardín de la Alcubilla
    - Jardín del Chorrón


 60laberinto_de_los_jardines_del_alc_zar_de_sevilla

Laberinto de los Jardines del Alcázar de Sevilla

Jardines modernos. Del resto de los jardines cabe distinguir los que se encuentran antes de atravesar la galería del Grutesco. Esta galería avanza en dirección noroeste-sureste por los jardines y se extiende hasta el llamado Jardín del Laberinto, dividiendo la zona verde en dos partes bien diferenciadas. A un lado se hallan:

Jardín inglés. Se construyó a principios del siglo XX, en lo que fue la antigua Huerta de la Alcoba. Tiene grandes parcelas de césped, separadas por caminos de albero, donde crecen numerosas especies de árboles, entre los que destacaban ginkgos, magnolios, olmos o cedros, algunos muy poco corrientes en la jardines de la ciudad y que fueron traídos de los jardines de la Granja de San Idelfonso y del Palacio de Aranjuez.

Al otro lado de la galería del Grutesco, que se atraviesa por la Puerta del Privilegio, se accede a lo que constituía la primitiva zona de huertas, convertidas también en jardines en los que abundan naranjos y limoneros.

 59sevilla_reales_alcazares_jard_n_del_marqu_s_de_la_vega_incl_n_20110915

Jardín del Marqués de la Vega Inclán.

Jardín del Marqués de la Vega Inclán o jardín del Retiro. Procede de la antigua Huerta del Retiro, de la que ya se habían segregado una parte para formar los Jardines de Murillo y que fue diseñado por José Gómez Millán a principios del siglo XX, tomando como modelo el trazado del jardín de las Damas. Recibe su nombre de Benigno de la Vega-Inclán, II Marqués Vega-Inclán, conservador del Alcázar durante el periodo de construcción de este jardín.


 63vista_del_jard_n_de_los_poetas_sector_oriental

Vista del Jardín de los Poetas (sector oriental).

Jardín de los poetas. Realizado con el impulso de Joaquín Romero Murube y diseñado por Javier Winthuysen que se organiza alrededor de una lámina de agua y que recrea tipológicamente el jardín sevillano, síntesis de influencias islámicas, renacentistas y románticas.


 58patio_de_banderas

Patio de Banderas. Al fondo la Giralda de Sevilla

Apeadero y Patio de Banderas. El apeadero es un amplio zaguán a través del cual se sale del Alcázar. Presenta fachada al Patio de Banderas y es obra del arquitecto Vermondo Resta, ejecutada por el cantero Diego Carballo. En el remate de la fachada aparece el escudo del Felipe V. El Patio de Banderas constituye una gran plaza donde se colocaban las banderas que señalaban la presencia de algún rey en palacio, y funcionaba como Plaza de Armas del recinto militar del Alcázar.


 57joaquin_sorolla_jardines_del_alc_zar_1910

Joaquin Sorolla, Jardines del Alcázar (1910).

En la pintura. Los Alcázares han servido de inspiración de numerosos pintores como Joaquín Sorolla, Emilio Sánchez Perrier, José Villegas Cordero o Manuel García Rodríguez.


 jardines_de_los_reales_alc_zares_1921_obra_de_manuel_garc_a_rodr_guez_1863_1925

Jardines de los Reales Alcázares, 1921. Obra de Manuel García Rodríguez (1863-1925).


En el cine y la televisión. El Alcázar ha sido escenario de las siguientes películas:

    - ¿Dónde vas, Alfonso XII? (1958).
    - La femme et le pantin (1958, Francia).
    - Lawrence de Arabia (1962).
    - El Viento y el León (1971).
    - 1492: la conquista del paraíso (1992).
    - El Reino de los Cielos (2004).
    - Noche y Día (2010).
    - Juego de Tronos (5.ª temporada, HBO, 2015).


 66vista_exterior_de_la_muralla_del_alc_zar_de_sevilla

Vista exterior de la muralla del Alcázar de Sevilla


 67_puerta_del_leon_alcazar_de_sevilla

Puerta del León. Alcazar de Sevilla.


 68patio_de_la_monter_a_del_alc_zar_de_sevilla

 69patio_de_la_monter_a_del_alc_zar_de_sevilla

Patio de la Montería del Alcázar de Sevilla


 puerta_del_privilegio_jardines_del_alc_zar_de_sevilla

Puerta del Privilegio. Jardines del Alcázar de Sevilla. El Real Alcázar de Sevilla o Los Reales Alcázares, da igual la denominación, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1987.


Otros Castillos-Palacios


 3alc_zar_de_toledo_actual_museo_del_ej_rcito

Ver trabajo propio del Alcázar de Toledo (actual Museo del Ejército)


 4alhambra_de_granada

Ver trabajo propio de la Alhambra de Granada


 3palacio_del_marqu_s_de_dos_aguas_valencia

Ver trabajo propio del Palacio del Marqués de Dos Aguas (Valencia)


0palacioyarchivogeneral

Ver trabajo propio del Palacio del Marqués de Santa Cruz (Viso del Marqués, Ciudad Real)


 3palaciorealaranjuez4

Ver trabajo propio del Palacio Real de Aranjuez


 3palacio_de_la_almudaina

Ver trabajo propio del Palacio Real de La Almudaina (Palma de Mallorca)


 3palacio_real_de_la_granja_de_san_ildefonso

Ver trabajo propio del Palacio Real de la Granja de San Ildefonso


0palacioyjardinesdelpar

Ver trabajo propio del Palacio Real del Pardo (Madrid)


 3palacio_real_de_madrid

Ver trabajo propio del Palacio Real de Madrid




Palacio Epicopal de Astorga

 26palacio_episcopal_de_astorga

El Palacio Episcopal de Astorga es un edificio proyectado por el arquitecto Antoni Gaudí, máximo exponente del modernismo catalán. Está situado en la ciudad de Astorga, a una distancia relativamente corta de León, donde se encuentra la Casa Botines, igualmente obra de Gaudí, junto con El Capricho de Comillas las únicas obras de Gaudí fuera de Cataluña. La construcción se llevó a cabo entre 1889 y 1915. Hoy es museo.

Descripción. Unos años antes se había producido un incendio en el palacio episcopal, que lo dejó totalmente destruido. Ya que la ciudad no disponía de un arquitecto diocesano, el obispo Joan Baptista Grau i Vallespinós decidió encargar la construcción del nuevo palacio episcopal a su amigo Gaudí. La amistad entre ambos había comenzado años atrás mientras Grau –reusense como Gaudí– fue vicario general de la archidiócesis de Tarragona e inauguró la iglesia de Jesús-María cuyo altar Gaudí había diseñado.

Cuando Gaudí recibió el encargo de construir el palacio episcopal estaba ocupado en diversos proyectos, como el Palacio Güell, los Pabellones Güell, el Colegio de las Teresianas y la Sagrada Familia, por lo que no podía desplazarse a Astorga para estudiar el terreno y el entorno del nuevo edificio. Para no retrasar el proyecto le pidió al obispo que le enviase fotografías, dibujos y demás información del lugar, que le permitiesen comenzar a proyectar el palacio de manera que armonizase con las edificaciones de su entorno. Una vez hubo estudiado todo el material recibido, Gaudí preparó los planos del proyecto y los envió a Astorga. Grau se sintió satisfecho e inició los trámites para obtener los permisos administrativos. Después de haberse introducido algunas modificaciones, el proyecto fue aprobado en el mes de febrero de 1889. Unos meses después, el 24 de junio, se puso la primera piedra.

Aunque por subasta pública las obras se adjudicaron al contratista astorgano Policarpo Arias Rodríguez, Gaudí decidió emplear en la obra obreros y albañiles catalanes que ya habían trabajado para él, a fin de que durante sus ausencias la obra continuase de forma precisa según sus ideas. El Palacio Episcopal de Astorga es un edificio que tiene un aire medieval, apropiado para su finalidad. Gaudí lo proyectó en estilo neogótico, corriente que provenía de la arquitectura historicista de moda en aquel momento, y que Gaudí empleó en el Colegio de las Teresianas, en Bellesguard y en la Casa Botines, además de en Astorga.

La piedra en la que está construido (granito gris del Bierzo) es respetuosa con el entorno, en especial con la catedral que se encuentra en la inmediata vecindad, así como también con la naturaleza, que en la Astorga de finales del siglo XIX estaba más presente que en la actualidad. No obstante, el edificio también incorpora algunos de los elementos que caracterizarían a Gaudí en sus futuras obras, como los arcos de la entrada principal y el volumen situado encima de ella o las grandes chimeneas que de forma ostensible se integran en las fachadas laterales.


 27episcopal_palace_of_astorga

La fachada presenta cuatro torres cilíndricas, y está rodeada de un foso. El pórtico tiene tres grandes arcos abocinados, hechos con sillares separados entre sí por contrafuertes inclinados; Gaudí había proyectado coronar la fachada con un ángel de cinco metros de altura, que finalmente no se llevó a cabo. La parte posterior presenta un ábside en la capilla, rodeado de tres pequeños absidiolos. La planta baja contiene un gran vestíbulo, del que parte la escalera noble, adquiriendo una gran altura que permite la apertura de grandes ventanas, de forma triangular, que proporcionan una gran luminosidad; este esquema recuerda un poco al utilizado en el Palacio Güell. La estructura del edificio se sustenta en pilares con capiteles decorados y en bóvedas de crucería sobre arcos ojivales de cerámica vidriada. Se remata con un almenado de estilo mudéjar.


 30vidrieras

Palacio Episcopal de Astorga, Vidrieras. En 1893, tras la muerte del obispo Grau, Gaudí dimitió por desavenencias con el Cabildo, estando las obras paradas durante varios años. Finalmente, fue terminado entre 1907 y 1915 por el arquitecto Ricardo García Guereta.


 29vidrieras

Durante la Guerra Civil sirvió de cuartel de la Falange. En 1956, el obispo Julià Castelltort -de nuevo un catalán en escena- inició la restauración para convertir el edificio en residencia del obispo, función inicial que nunca llegó a consumarse; fallecido al poco tiempo, el nuevo obispo, Marcelo González Martín, renunció finalmente a la función episcopal y promovió la conversión a lo que es actualmente el palacio, el Museo de los Caminos, dedicado al Camino de Santiago.


 04vista_de_la_muralla_palacio_episcopal_y_catedral_de_astorga_le_n

Vista de la muralla, Palacio Episcopal y Catedral de Astorga (León)




Castillo de Olite (Navarra)


 5palacio_de_olite

Palacio Real de Olite. (Navarra). El Palacio de los Reyes de Navarra de Olite o Palacio Real o Castillo de Olite es una construcción de carácter cortesano y militar construido durantes los siglos XIII y XIV en la localidad de Olite. Fue una de las sedes de la Corte del Reino de Navarra a partir del reinado de Carlos III "El Noble".

Fue Carlos III "El Noble" quien en el siglo XV comenzó la ampliación del anterior castillo, dando lugar al Palacio de los Reyes de Navarra. Aunque casi todos lo llaman "castillo", lo correcto es referirse a él como "palacio", ya que se trata de una construcción con carácter cortesano, donde los aspectos residenciales prevalecieron sobre los militares (defensa).

Uno de sus principales encantos es el aparente desorden de su diseño. Esto se debe a que su construcción nunca se afrontó como un proyecto "de conjunto", debiéndose el resultado final a las continuas obras de ampliación y reformas que se sucedieron durante siglos, aunque la mayor parte de las obras se realizaron entre finales del siglo XIV y principios del siglo XV. El entonces rey de Navarra, Carlos III "El Noble", decidió convertir el palacio existente en sede real permanente y dotarla de todo el ornamento propio de éstas.

El conjunto formado por sus estancias, jardines y fosos, rodeados por las altas murallas y rematados por las numerosas torres, le confieren una espectacular y mágica silueta. En su época, llegó a ser considerado como uno de los más bellos de Europa. En él podremos diferenciar claramente dos recintos: el Palacio Viejo, convertido en Parador Nacional de Turismo, y el Palacio Nuevo. Tras la invasión de Navarra en 1512 por parte de la Corona de Castilla y la de Aragón unificadas, comenzó el deterioro del palacio, ya que sólo fue utilizado por los virreyes como residencia esporádica. El estado de abandono en el que quedó inmerso el palacio hizo que éste fuera deteriorándose progresivamente. Este proceso culminó con el incendio ordenado por el guerrillero Espoz y Mina durante la Guerra de la Independencia Española (1813), ante el temor de que en él se fortificaran las tropas francesas de Napoleón.


 6neveraoli_castillo_de_olite_navarra

Nevera de hielo del Palacio Real de Olite de Navarra

El estado actual del edificio es fruto de una restauración tras convocatoria de un concurso en 1923 por parte de la Diputación Foral de Navarra que ganaron los arquitectos José y Javier Yárnoz y que se iniciaron en 1937. Todavía ésta no ha concluído ya que esta compleja labor trata de recuperar la estructura original del palacio, distinguiendo entre lo que se corresponde con el edificio original, y lo que se debe a su restauración. Sin embargo, la riquísima decoración interior que revestía sus muros se ha perdido para siempre, al igual que los jardines exteriores que lo rodeaban.


 6neveraoli_castillo_de_olite_navarra_1449848949_305028

Palacio Real de Olite. Galería del Rey

El castillo de Olite fue elegido como la primera maravilla medieval de España, celebrada por la revista medieval, por motivo de su 4º aniversario, estando por delante de maravillas de la talla de Monasterio de Meira, Catedral de Santiago de Compostela, Alhambra de Granada, San Pedro de la Nave, San Millán de la Cogolla y Monasterio de Poblet.




Castillo de Javier (Navarra)


 8castillo_javier

Castillo de Javier (Navarra). Está situado en una loma de la localidad de Javier, en Navarra, a 52 km al este de Pamplona capital y 7 km al este de Sangüesa. Data del siglo X. En este castillo nació y vivió San Francisco Javier, hijo de los Señores de Javier, y de aquí tomó su apellido. El nombre de Javier proviene del vascuence etxeberri o casa nueva, que en su evolución se transformó en javier. La grafía original es Xavier.


 8el_castillo_y_la_bas_lica_anexa_del_siglo_xix

El castillo y la basílica anexa, del siglo XIX.

Consta de tres cuerpos, sucesivamente escalonados en orden de antigüedad. Destacan la "Torre del Santo Cristo", bastión y capilla donde se encuentra un interesante crucifijo tardogótico y una serie de pinturas murales representando la danza de la muerte, única en España; la "Torre del Homenaje", llamada de San Miguel (lo más antiguo del castillo) y el museo dedicado a la vida del santo. En sus basamentos hay huellas y zócalos musulmanes que podrían ser del siglo X. En el XI se formó el primer recinto envolvente que cobijó las primeras habitaciones. En el siglo XIII se agregaron, por las cuatro orientaciones, dos cuerpos poligonales y dos torres flanqueantes.


 8_castillo_de_javier

El Castillo de Javier de Navarra, data del siglo X.




Castillo de Manzanares el Real (Madrid)


 9castillo_de_manzanares_el_real

El Castillo nuevo de Manzanares el Real, conocido también como Castillo de los Mendoza, es un palacio-fortaleza erguido en el siglo XV en el municipio de Manzanares el Real (Comunidad de Madrid), junto al embalse de Santillana y al pie de la Sierra de Guadarrama.

Sus obras comenzaron en 1475 sobre una ermita románico-mudéjar y hoy es uno de los castillos mejor conservados de la Comunidad de Madrid. Fue levantado al borde del río Manzanares, como palacio residencial de la Casa de Mendoza, en las inmediaciones de una fortaleza primitiva, abandonada una vez construido el nuevo edificio.


 10manzanares_el_real_fachada_del_castillo

Castillo de Manzanares el Real (Madrid). Fachada principal

El castillo alberga actualmente un museo de los castillos españoles y es sede de una colección de tapices. Fue declarado Monumento Histórico-Artístico en el año 1931. Es propiedad del Ducado del Infantado, si bien su administración y uso corresponde a la Comunidad de Madrid.

Las tierras que bordean el curso alto del río Manzanares, muy ricas en pastos y bosques, fueron objeto de frecuentes disputas entre los diferentes poderes surgidos tras la Reconquista. Las Comunidades de Villa y Tierra de Segovia y Madrid protagonizaron diferentes litigios a lo largo del siglo XIII, que fueron resueltos en el siglo XIV por el rey Juan I de Castilla con la donación de la comarca a su mayordomo, Pedro González de Mendoza.


 9vista_del_embalse_de_santillana_desde_la_galer_a_guas

Vista del Embalse de Santillana desde la Galería Guas. Castillo de Manzanares el Real (Madrid).

Al hijo mayor de éste, Diego Hurtado de Mendoza, almirante mayor de Castilla, se le atribuye la construcción de una primera fortaleza, conocida en la actualidad como castillo viejo de Manzanares el Real, si bien es muy probable que este edificio tuviera un origen anterior. En el último tercio del siglo XV, la Casa de Mendoza decidió levantar un nuevo castillo-palacio, de mayores dimensiones y más lujoso, acorde con la notable influencia política y económica alcanzada por esta familia.

Las obras comenzaron en 1475. Fueron promovidas por Diego Hurtado de Mendoza y Figueroa, primer duque del Infantado, que no pudo verlas concluidas. Fue su hijo primogénito, Íñigo López de Mendoza, quien las finalizó bajo la dirección del arquitecto Juan Guas, autor del Palacio del Infantado, de Guadalajara.


 9manzanares_el_real_claustro_del_castillo

Patio interior porticado en el interior del Castillo de los Mendoza. Castillo de Manzanares el Real (Madrid).

La función de residencia palaciega con la que fue concebido apenas se extendió un siglo. Con la muerte en 1566 de Íñigo López de Mendoza y Pimentel, cuarto duque del Infantado, el castillo dejó de ser habitado, dado que surgieron problemas económicos y pleitos entre los herederos de la Casa de Mendoza.

En 1914, el Ducado del Infantado procedió a una primera restauración. A ésta le siguieron, en los años sesenta y setenta, diferentes obras de consolidación, promovidas por la desaparecida Diputación Provincial de Madrid. Algunos elementos fueron completamente reconstruidos, caso de las estancias y corredores del interior del cuerpo principal. Fue este organismo el que decidió instalar en sus dependencias un museo de los castillos españoles, además de una colección de tapices.

En 1982, el castillo albergó el acto de constitución de la Asamblea de Parlamentarios de Madrid, en el que tuvo lugar la ponencia redactora del Estatuto de Autonomía.


 9detalle_de_una_de_las_torres

Detalle de una de las torres.

El castillo, de planta cuadrangular, está construido enteramente en piedra de granito. Tiene cuatro torres circulares. En sus vértices están adornadas con unas bolas al más puro estilo isabelino. Destaca la torre del homenaje, de forma hexagonal.

El edificio está rematado con una terraza, con matacanes y almenas. Consta de un patio rectangular porticado y de dos galerías sobre columnas octogonales. La galería gótica del primer piso está considerada como la más bella de la arquitectura militar española. Sobre el adarve meridional la galería es de traza flamígera sobre antepechos decorados a base de punta de diamante.

Todo el castillo está circundado por una barbacana, cuyas saeteras llevan esculpidas en bajo relieve la cruz del Santo Sepulcro de Jerusalén, por el título que gozó Pedro González de Mendoza. Otros elementos defensivos del edificio son sus troneras. El castillo está dispuesto en seis alturas, además de un sótano: planta baja, entreplanta primera, planta principal, entreplanta segunda, galería alta y galería de cubiertas. La puerta de acceso, enmarcada en dos cubos, presenta un arco rebajado.


 9castillo_manzanares_el_real

Castillo Nuevo de Manzanares el Real (Madrid). vista con el castillo nevado.




Castillo de Peñafiel (Valladolid)


 10castillo_de_penafiel

El castillo de Peñafiel es un castillo ubicado en la localidad vallisoletana de Peñafiel, que se alza sobre una loma estrecha y larga que le proporciona la característica forma de una nave. Fue declarado Monumento Nacional el 1 de junio de 1917. Es propiedad del Ayuntamiento de Peñafiel.


 10castillo_pe_afiel

El origen de la fortaleza se remonta al siglo X, quedando constancia documental de su existencia en 943, cuando era rey de León Ramiro II. En 983 se apoderó de ella Almanzor, hasta que en 1013, fue reconquistada por el conde castellano Sancho García; a él parece que se debe el cambio del primitivo nombre de Peña Falcón por el de Peñafiel (en latín Penna Fidele); cuando el conde Sancho García lo toma a los árabes y pronuncia la célebre frase "desde hoy en adelante esta será la peña más fiel de Castilla". Las desavenencias matrimoniales entre Urraca de Castilla y Alfonso I el Batallador dieron lugar a que éste se viera sitiado en el castillo de Peñafiel en 1112 por las tropas de su esposa y, en otra ocasión, por las de su suegro Alfonso VI. Por entonces había sido alcaide de la fortaleza el burgalés Álvar Fáñez, primo hermano de Rodrigo Díaz de Vivar y personaje celebrado también en el Cantar de mio Cid.


 10entrada_principal_al_castillo

Entrada principal al castillo.

Fernando III el Santo instituyó el señorío de Peñafiel para su hijo Alfonso X el Sabio, el cual lo transfirió a su sobrino, y nieto del rey santo, el infante don Juan Manuel. Éste fue quien se ocupó de la reedificación del castillo y del recinto amurallado en la primera mitad del siglo XIV. Algo después, siendo rey de Castilla Pedro I el Cruel, se suprimió el señorío y pasaron sus bienes a propiedad regia. De Juan I pasó el castillo a manos de Fernando de Antequera, y de las de éste a su hijo Juan II de Aragón. Siendo Juan todavía infante residió en el castillo durante algún tiempo, de forma que en él nació (1421) su primer hijo, Carlos, príncipe de Viana. En él también protagonizó una revuelta contra Juan II de Castilla, quien lo tomó en 1451 y ordenó su demolición. No obstante, en 1456 concedió a don Pedro Téllez Girón, Maestre de la Orden de Calatrava, los derechos sobre los restos del castillo, incluido el de su reedificación.


 10castillo_de_pe_afiel_vista_lado_izquierdo_desde_torre_central

Vista lado izquierdo desde la torre central.

Su trazado en planta posee forma muy estrecha y alargada (unos 35 m de anchura frente a 210 m de longitud). El conjunto está defendido por una primera muralla exterior de lienzos lisos que puede datar del siglo XI y ser, por tanto, la parte más antigua de la construcción. En su lado oriental se abre una única puerta de acceso flanqueada por sendos torreones circulares y coronada por un matacán del que sólo quedan los modillones. Una segunda formación de murallas delimita el recinto interior. Está constituida por 28 cubos almenados que se intercalan equidistantemente en el prolongado cerramiento definiendo una sucesión de cortinas también almenadas y transitables en su cumbre a través de un adarve.


 10pe_afiel_pm_17939

Vista frontal del Castillo de Peñafiel. Debido a su semejanza con la proa de los barcos, al castillo también se le conoce como "Buque de Castilla".

En el centro aproximado de este espacio se levanta la torre del homenaje, prisma rectangular de unos 34 m de altura que alberga tres plantas abovedadas. El resto queda dividido por ella en dos zonas cuyos primitivos forjados han desaparecido; servirían de alojamiento para la tropa y acogerían los almacenes y áreas de servicio. Sus terrazas harían función de patios elevados. En una de esas alas, la sur, se encuentra ahora el Museo Provincial del Vino.




Castillo de Cardona (Barcelona)


 11parador_de_cardona_1

El Castillo de Cardona se encuentra en la localidad de Cardona (provincia de Barcelona, España). Este castillo es probablemente la fortaleza medieval más importante de Cataluña. Está situado sobre una colina que domina el valle salino y el valle del Cardener.

El Castillo de Cardona fue construido en el año 886 por Wifredo el Velloso. De estilo románico y gótico, incluye la denominada Sala Dorada y la Sala dels Entresols. Durante el siglo XV, los duques de Cardona fueron la familia más importante de la Corona de Aragón, sólo por detrás de la Casa Real. Por esto se los denominaba reyes sin corona, pues disponían de extensos dominios territoriales en Cataluña, Aragón y Valencia, y vínculos dinásticos con las casas reales de Castilla, Portugal, Sicilia y Nápoles.


 11parador_de_cardona_2

En 1714, después de un asedio que destruyó en buena parte las murallas del castillo, fue uno de los últimos reductos en entregarse a las tropas borbónicas de Felipe V después de la conquista castellana durante la Guerra de Sucesión Española. Su joya es la torre de la minyona (del siglo XI), de 15 metros de alto y más de 10 metros de diámetro y la iglesia románica de Sant Vicenç de Cardona.


 11parador_de_cardona_3

Actualmente el castillo de Cardona alberga el Parador Nacional de Turismo "Duques de Cardona", y ha sido incluido entre los diez mejores castillos de Europa en los que hospedarse por los usuarios de TripAdvisor, la mayor comunidad de viajeros en Internet.


 11parador_de_cardona_4

Fenómenos paranormales en el Castillo de Cardona. Según el programa Cuarto Milenio que se emite en la cadena "Cuatro" de España, el castillo alberga en su habitación número 712, fenómenos extraños como imágenes espirituales o ciertas psicofonías, así como muebles moviéndose dentro de la misma. La habitación sólo se alquila si el huésped la pide expresamente y el servicio de habitaciones como el personal de limpieza, trabaja en esta planta de dos personas en dos.




Castillo de Santa Bárbara (Alicante)


 12alicante_castillo_de_santa_b_rbara_22_11_2010_17

El Castillo de Santa Bárbara se encuentra ubicado en el centro de la ciudad de Alicante, España, sobre el monte Benacantil, mole rocosa de 166 m de altitud lindante con el mar, lo que le confería un enorme valor estratégico ya que desde la misma se divisa toda la bahía de Alicante y sus alrededores terrestres. La imagen de la montaña desde la playa asemeja una cara, por lo que recibe el nombre de «la cara del moro» y es un icono de la ciudad de Alicante.

Llamada esta roca Banu'l-Qantil por el geógrafo musulmán Al-Idrisi (siglo XII), hay historiadores que datan el origen del topónimo en las palabras bena, transcripción al árabe de pinna, 'peña' en latín, y de laqanti, adjetivo que proviene de Laqant, Alicante para los árabes.


 12santa_barbara_castle

Vista del Castillo desde el barrio de la Santa Cruz donde se puede apreciar la «cara del moro».

En sus laderas se han encontrado restos arqueológicos de la Edad del Bronce, ibéricos y de la época romana, si bien el origen de la actual fortaleza hay que buscarlo a finales del siglo IX cuando la dominación musulmana.

Adquiere este castillo el nombre de Santa Bárbara porque el día de su festividad, 4 de diciembre de 1248, la tomó a los árabes el infante Alfonso de Castilla, futuro rey Alfonso X el Sabio. Tras una dura resistencia por parte de su alcaide Nicolás Peris, en 1296 Jaime II se posesiona de todo el recinto para la corona de Aragón y ordena su remodelación. Casi un siglo después, Pedro IV el Ceremonioso manda sea rectificado el recinto y el rey Carlos I ordenará su fortificación a comienzos del siglo XVI.

Hasta el reinado de Felipe II no se produce la gran reforma del castillo, con el nombramiento de alcalde del castillo de Juan Coloma y Cardona, que promueve la construcción de las dependencias que en su mayoría hoy contemplamos. Duraron las obras de 1562 a 1580, según proyectos de Juan Bautista Antonelli y Giacomo Palearo «el Fratín». Los bombardeos que sufrió Alicante en 1691 por la escuadra francesa y las acciones bélicas llevadas a cabo contra el castillo durante el período 1706–1709, cuando la guerra de Sucesión, en que estuvo en poder de los ingleses, afectaron gravemente a todo el recinto que sufrió la última acción militar en 1873 cuando la fragata acorazada «Numancia», en manos de rebeldes cantonalistas de Cartagena, lanzó sus proyectiles sobre la población y su castillo, que sería desartillado veinte años después.


 12ubicaci_n_del_castillo_en_alicante

Vista del Castillo de Santa Bárbara de Alicante desde el puerto.

Hasta 1963, en que fue abierto al público, estuvo en una situación de abandono. Fue en ese año cuando se inauguraron los dos ascensores que hacen un recorrido por dentro de la montaña de 142,70 metros y a los que se accede por un túnel de 204,83 m de longitud que nace en la avenida de Jovellanos, frente a la playa del Postiguet.

El 28 de enero de 1844, durante la Rebelión de Boné del coronel Pantaleón Boné, fue ocupado por las fuerzas liberales contrarias a la política del general Espartero. Juan Martín «El Empecinado» militar amigo de Boné, traicionó su confianza entregando el castillo a las fuerzas de Espartero, que aplastaron la revuelta fusilando a Boné y a todos sus partidarios en el Malecón del puerto, levantándose más adelante en aquel preciso lugar el Monumento a los Mártires de la Libertad.

Durante la guerra civil española sirvió para recluir primero a prisioneros afines al bando Nacional, y posteriormente a prisioneros afines a la Segunda República, la mayoría procedentes del puerto de Alicante y del campo de concentración de Los Almendros. Todavía hoy pueden apreciarse las marcas y grabados de aquellos prisioneros en algunas de las zonas del castillo.


 12alicante_castillo_de_santa_b_rbara_22_11_2010_06

El Castillo de Santa Bárbara de Alicante se divide este castillo en tres recintos bien diferenciados:

El primero de ellos es el más alto, se le conoce por «La torreta», al encontrarse en él la vieja Torre del Homenaje, y tiene los vestigios más antiguos de toda la fortaleza, unos basamentos de los siglos XI al XIII. En este recinto contemplamos, entre otros, el llamado Baluarte de los Ingleses, así como otras dependencias: Parque de Ingenieros, Sala Noble, que fuera hospital, Casa del Gobernador, etc. La explanada más elevada es conocida como «Macho del Castillo»; en ella estuvo la antigua alcazaba. El recinto intermedio corresponde a las dependencias más importantes concluidas en 1580: Salón Felipe II, antiguo Cuerpo de la Tropa frente al amplio Patio de Armas a cuyas espaldas se hallan las ruinas de la ermita de Santa Bárbara, Cuerpo de Guardia, Baluarte de la Reina, etc.

Del siglo XVIII data el recinto inferior donde encontramos el Revellín del Bon Repós, que hace actualmente las funciones de aparcamiento y en el que se ubica el monumento al ilustre militar alicantino Félix Berenguer de Marquina que fuera capitán general de Filipinas y virrey de Nuevo México. El gran escudo de mármol blanco (siglo XVIII) que hay sobre la puerta de acceso al segundo recinto se hallaba en el Real Consulado del Mar, edificio destruido por una explosión.


 12castillo_de_santa_barbara1

En la actualidad, algunas zonas del castillo de Santa Bárbara de Alicante están siendo restauradas.




Castillo de Belmonte (Cuenca)


 13castillo_de_belmonte

El castillo de Belmonte es una fortaleza que se eleva en el cerro de San Cristóbal, a las afueras de la villa de Belmonte, al suroeste de la provincia de Cuenca, distando bastante de su capital, y no muy alejada de la línea fronteriza con la provincia vecina de Toledo.

El castillo de Belmonte es un singular edificio que, por su estado de conservación, por su especial estructura, y por su aspecto exterior, prácticamente el mismo que tuvo en el momento de su construcción, constituye un valioso tesoro patrimonial para su comarca, su región y para el conjunto monumental español. Fue construido en la segunda mitad del siglo XV, por orden de don Juan Pacheco, primer Marqués de Villena. Era un momento de convulsiones y luchas internas en el reino de Castilla. El marqués se proponía acumular territorios y construir fortalezas para hacerse fuerte ante los problemas sucesorios que se avecinaban. En 1.456, en el cerro de San Cristóbal, se inicia la construcción del castillo. El comienzo efectivo de las obras se produce en 1.457 y duran hasta 1.472, en que quedaron detenidas. En 1.474, fecha de la muerte de Juan Pacheco, aún no estaban concluidas. Su hijo, Diego López Pacheco, continuó en parte la obra de su padre, pero no le prestó demasiada atención a la fortaleza belmonteña, en la que quedaron bastantes detalles por terminar, entre ellos el almenaje.

Su arquitecto fue seguramente Juan Guas, cuyo trabajo para el marqués está documentado en otras obras, como el monasterio del Parral, en Segovia.


 c_emperatriz

Dormitorio Emperatriz en el Castillo de Belmonte

Durante los siglos XVII y XVIII, el castillo, en estado prácticamente de abandono, va sufriendo diversos estragos, que lo llevan a un estado ruinoso en los primeros años del siglo XIX.

Fue la heredera de la casa de Villena, Eugenia de Guzmán, más conocida como la Emperatriz Eugenia de Montijo, la que se encarga de restituir al castillo su esplendor original. Hacia 1.857 comienza las obras de restauración. Restaura las defensas de acuerdo al proyecto inicial, pero en el interior se impone el gusto de la época. Así, el arquitecto español Sureda realiza los cierres de las galerías que dan al patio, utilizando el ladrillo como material constructivo.

Trás la muerte de la Emperatriz, su sobrino-nieto, el Duque de Peñaranda, continúa con las restauraciones y el edificio es cedido a unos dominicos franceses que lo adecuan para vivienda.

Posteriormente, sirvió también como cárcel del Partido Judicial de Belmonte, y como academia Onésimo Redondo para mandos del Frente de Juventudes. Después quedó abandonado, sufriendo un progresivo deterioro. Por Decreto del 3 de julio de 1931 el castillo fue incluido en el Tesoro Artístico Nacional (equivalente hoy en día a Monumento Nacional).

Actualmente es propiedad de la Casa Ducal de Peñaranda descendientes de la Duquesa de Alba, María Francisca de Sales Portocarrero, hermana de Eugenia de Guzmán, más conocida como Eugenia de Montijo, que fue emperatriz de los franceses por su matrimonio con Napoleón III.

Gracias a la colaboración entre los propietarios, la administración local y el Ministerio de Fomento, el castillo ha sido rehabilitado y en verano de 2010 se abrió al público.

El castillo fue concebido como fortaleza-palacio, para satisfacer por una parte las necesidades defensivas del marqués de Villena, que quiso prepararlo ya para el ataque y defensa de la artillería. Por otra parte, tuvo la función de una residencia lujosa, acorde con sus ansias de poder y la influencia de don Juan Pacheco. La planta del castillo es muy peculiar, denominada de "estructura atenazada", construida sobre un triángulo equilátero con dos cuerpos en dos de sus lados, y en el otro, la torre del homenaje, triángulo que, mediante la barrera exterior, se convierte en polígono de nueve lados con torreones en los vértices. Los torreones cumplen una doble función, como contrafuertes y como defensa de las partes más vulnerables. El recinto principal se rodea de una barrera de exquisita construcción que defiende las partes más bajas. Esta barrera tiene tres puertas. La planta de este castillo en forma de estrella es única, y su interior palaciego decorado con lujosas techumbres mudéjares en sus salones y galerías, así como su “bestiario medieval” esculpido en piedra, no tienen parangón en España y, sin duda, hacen de este castillo uno de los más emblemáticos de nuestro país.

La empresa gestora del Castillo, Fortaleza de Belmonte SL, ha dotado al castillo con diversos contenidos culturales y didácticos para hacer de la visita al Castillo de Belmonte un paseo cultural por la historia del castillo y sus moradores. La visita cultural dispone de audio-guía en 4 idiomas (español, inglés, francés e italiano), audiovisual en gran formato con proyección de 12 minutos como introducción al recorrido turístico, y tecnologías de luz y sonido que trasladan al visitante a otra época.


 14patio_castillo_belmonte

Patio del Castillo de Belmonte, Cuenca.

Después de la visita al castillo de Belmonte, el visitante conocerá además de cómo era la vida en un castillo medieval, las vicisitudes de la guerra de sucesión en castilla en la segunda mitad del siglo XV, entre la princesa Juana “La Beltraneja” protegida del marqués de Villena valedor de sus derechos dinásticos, y su tía Isabel más tarde conocida como “La Católica”, y el papel que desempeñó el señor de este castillo en esa contienda. El resultado de la contienda, que une Castilla y Aragón definitivamente, determinará la unificación de España en 1492 con la caída del reino de Granada donde también participaron activamente los señores del castillo de Belmonte siendo Diego López Pacheco capitán general de los ejércitos españoles en la reconquista de Granada.

El visitante también se trasladará a la segunda mitad del siglo XIX con salas ambientadas al estilo de la propietaria del castillo en esa época, Eugenia de Montijo, emperatriz de Francia por su matrimonio con Napoleón III y descendiente del marqués de Villena. Durante el recorrido de esas salas se da a conocer la apasionante vida de esta noble española que llegó a ser regente del imperio francés en tres ocasiones y que ordenó la restauración del castillo de Belmonte a mediados del siglo XIX. Continúa la visita con el paseo por el adarve, entre almenas y torreones, y ambientado por el audio-guía, se sitúa al visitante en el lugar del soldado siglos atrás oteando el horizonte en busca del enemigo o rechazando un asedio al castillo. Desde el torreón norte, se puede disfrutar de una magnífica vista del pueblo de Belmonte, desde donde se especifica en un gran panel los principales monumentos que se vislumbran desde la altura del castillo: la magnífica Colegiata de San Bartolomé que ordenara construir el marqués de Villena, el antiguo alcázar del Infante Don Juan Manuel actualmente en reconstrucción, el hospital de San Andrés, el convento de las madres Concepcionistas, la Plaza del Pilar, el convento de los Trinitarios, y como no, la muralla que desde el castillo protector abraza el casco antiguo de Belmonte. Para terminar, y después de pasar por la torre del homenaje, podemos bajar al patio de armas por una escalera de caracol y visitar las mazmorras y sótanos, y por fin descansar en la taberna del castillo saboreando un vino y queso de la tierra, antes de proseguir nuestro periplo por Belmonte y las tierras de La Mancha.


 14_torneo1c

Rodaje de película de un torneo medieval con el Castillo de al fondo.

Sin duda alguna, el Castillo de Belmonte se ha hecho un pequeño hueco en la historia del celuloide. Desde que Charlton Heston y Sofía Loren protagonizaran la película El Cid, el castillo ha sido un marco incomparable para otras producciones:

- El Cid, (Anthony Mann, 1961). El castillo aparece de fondo durante el torneo.
- Los señores del acero, (Paul Verhoeven, 1985). Se rodó casi íntegramente en Belmonte. Durante su rodaje se quemó parte de la torre del homenaje.
- Juana la Loca, (Vicente Aranda, 2001). Es el primer fotograma de la película. Sin embargo, el subtítulo indica que es el Castillo de Tordesillas.
- El caballero Don Quijote, (Manuel Gutiérrez Aragón, 2002). Para el rodaje de esta película se pintaron de granate muchas de las paredes interiores.


 14belmonte_castillo_05_jmm

Vista nocturna del castillo de Belmonte y la muralla desde la cuesta del castillo




CONTINÚA MÁS ABAJO...
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 11 Diciembre 2015, 17:52; editado 8 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
... CONTINUACIÓN




Alcazaba de Almería



 17almeria_alcazaba_fcm

Alcazaba de Almería. La ciudad de Almería (en la comunidad autónoma de Andalucía, España) fue fundada en el siglo X por el rey Hakim como atalaya defensiva de la ciudad prominente en ese momento, Pechina (de ahí el nombre en árabe Al-Mariyya Bayāna المرية بيانة). La ciudad tenía un castillo fortaleza o alcazaba y una muralla que rodeaba toda la medina y los arrabales.

Edificación de defensa ubicada dentro de la ciudad de Almería, exactamente en el norte del Casco Histórico. Una alcazaba es una ciudadela construida en varios niveles que suele ocupar toda una elevación de terreno. Tiene muros con torres de defensa, calles, casas y mezquita.


 16alcazaba_almer_a_007

En el año 955 Abderramán III concede a Almería la categoría de medina. Es en ese momento cuando se comienza a construir la alcazaba. Se construye también la mezquita mayor y las murallas que rodean la ciudad. La alcazaba fue una fortaleza militar y al mismo tiempo sede del gobierno. Desde este lugar se domina la ciudad y el mar.

Se perfeccionó todo el conjunto y se engrandeció con Almanzor y más tarde alcanzó su máximo esplendor con Al-Jairán, primer rey independiente taifa (1012-1028).


 16la_imagen_del_cristo_recortada_sobre_la_muralla_san_crist_bal_almer_a

La imagen del Cristo recortada sobre la Muralla.

Primer recinto. Es un amplio lugar que corresponde a lo que fue campamento militar y refugio para la población en caso de asedio. Contaba con buenos aljibes. En el extremo más oriental está el Baluarte del Saliente.

El Muro de la Vela separa el primer recinto del segundo. Se llama así porque allí se levantaba la campana de la vela, que anunciaba varios eventos cuando tenían lugar: barcos que entraban en la bahía, peligro, fuego, etc. Fue mandado construir por el rey Carlos III. La campana reunía con su toque a los defensores de la fortaleza. En otras épocas sirvió para marcar la hora del agua a los regantes, como toque de queda y como cierre de las puertas de las murallas y salida de las patrullas. También se la oía en las noches de tormenta. Está cobijada por una cruz y tiene un nombre: Santa María de los Dolores. (Todas las campanas tienen un nombre propio).

Segundo recinto. Era la residencia para gobernantes, guardia y servidores. En realidad era la ciudad palaciega con dependencias como mezquita, baños, aljibes, tiendas, etc. Debido a los terremotos que asolaron la provincia en la Edad Moderna apenas quedan algunos restos en pie pero ofrece un gran yacimiento arqueológico el cual es aún hoy investigado.

Tercer recinto. Se trata de la parte más moderna de todo el conjunto. Tras la toma de Almería en 1489, los Reyes Católicos mandaron construir un castillo en la parte más occidental y elevada, adaptado a las nuevas necesidades militares y a la artillería.


 16vista_del_primer_recinto_y_su_patio_interior_al_fondo_el_muro_de_la_vela

Alcazaba de Almería y Murallas del Cerro de San Cristóbal. Vista del primer recinto y su patio interior. Al fondo el Muro de la Vela.




Alcazaba de Málaga


 18malaga_alcazaba

La Alcazaba de Málaga es una fortificación palaciega de la época musulmana, construida sobre una anterior fortificación de origen fenicio-púnico. Se encuentra en las faldas del monte Gibralfaro en cuya cumbre se halla el castillo del mismo nombre. Alcazaba y castillo están unidos por un pasillo de monte resguardado por dos murallas zigzagueantes o rampantes llamado La Coracha.

Ocupaba el extremo oriental del desaparecido recinto amurallado de la ciudad, como todas las alcazabas musulmanas, de manera que los frentes de mediodía, poniente y norte quedaban a intramuros. La Alcazaba se encuentra asimismo junto al teatro romano de Málaga, el parque de la ciudad y frente al puerto, en un enclave singular.


 18alcazaba_img_2828

Murallas almenadas de la Alcazaba de Málaga.

La Alcazaba es una edificación del siglo XI construida sobre la roca y en la que destaca la armoniosa conjunción de las necesidades defensivas y la serena belleza de sus estancias y jardines interiores; como obra militar, es la más importante musulmana conservada en España.

Para llegar a la parte más elevada, donde habitaban el alcalde o cadí de la ciudad, era necesario atravesar desde el interior de la ciudad tres recintos concéntricos amurallados y alargados, y ocho puertas fortificadas; dos de ellas en recodo, que daban seguridad a sus habitantes, tanto a los reyes y gobernadores musulmanes, que habitaron el palacio nazarita, como a los que moraron en el arrabal a intramuros. La presencia de torres albarranas con saeteras y murallas almenadas también aportan importantes elementos defensivos. Desde los balcones del palacio se puede observar una panorámica excepcional de la bahía.

Las torres y los muros han sido reconstruidos, antes y después del paso de la ciudad a manos cristianas. En su construcción se emplearon materiales de acarreo y se reutilizaron piezas del anexo teatro romano, como columnas y capiteles. Las construcciones del siglo XI se realizaron de piedra caliza numulítica, de canteras próximas al mar, alternando sillares de canto con otros de frente. Pero esta piedra se descompone muy rápidamente con la humedad, por lo que se tuvieron que efectuar pronto reparaciones. A finales del siglo XIII o primeros del XIV, se reforzaron los muros y torres, adosándoles muros de mampostería al exterior.

Toda la zona de ingreso sufrió modificaciones recién conquistada la ciudad por los Reyes Católicos. Una vez traspasada la puerta principal y la llamada Puerta de las Columnas, se ha de subir una rampa con peldaños, que termina en el Arco del Cristo.


 18puerta_alcazaba_malaga

Entrada a la Alcazaba de Málaga

Éste arco es un pasadizo en recodo abierto en el interior de una torre, cuya parte superior fue reconstruida. El arco de entrada, rodeado por un alfiz de ladrillos, descansa sobre pilastras y tiene clave de piedra, que estuvo dorada, en la cual se labró en hueco una llave. En la estancia alta había un matacán, como así atestiguan dos ménsulas de piedra que sobresalen en el muro. La bóveda del pasadizo es vaida y de ladrillo. En las jambas del arco interior quedan restos de piedra numulítica, de la obra del siglo XI. La puerta fue reconstruida a finales del siglo XIII, como demuestra la llave esculpida en la clave del arco de ingreso.

Frente a la puerta de salida del Arco del Cristo aparecieron restos de muros romanos de hormigón revestido de estuco rojizo y pequeñas albercas excavadas en pizarra, destinadas a la preparación del garum (pasta de pescado que elaboraban los romanos). A la izquierda, en una zona llana desde la cual se domina casi toda la ciudad, se instaló después de la conquista la artillería, por lo que se le llamó la Plaza de Armas. Hoy en día hay un jardín con alberca y una pérgola. Seguida a esta plaza está la Torre de la Vela, donde se instaló una campana después de la conquista de la ciudad.

El ingreso al último recinto se hace a través de la Puerta de los Arcos y Torre del Tinel. Una vez traspasada la puerta de los Arcos se tuerce a la izquierda para alcanzar la plataforma superior. En las excavaciones de esta parte tan sólo se encontró un silo o mazmorra, donde encerraban durante la noche a las cautivas cristianas que trabajaban de día. Fernando Guerrero Strachan trazó en esta zona una serie de jardincillos en pequeñas terrazas, donde se instalaron una pila de baño romana de mármol, un jabalí labrado en piedra y un enorme pie humano de mármol de época romana también.


 18alcazaba_img_2871_1449855463_898763 Capitel de una de las columnas. Alcazaba de Málaga

En la parte central del recinto superior se encuentran los “Cuartos de Granada”, donde vivían los reyes y gobernadores. La arquitectura aquí es sencilla, de tradición granadina, tratando de conseguir un escenario neutro donde se alternasen zonas de luz y de sombra. En los muros de las salas y habitaciones, reconstruidas, existen pequeñas alacenas para exhibir fragmentos de cerámica musulmana hallados en las excavaciones.

El palacio estaba organizado a base de patios rectangulares y crujías en torno. Hay tres patios subsistentes que tuvieron en sus lados pórticos abiertos por tres arcos, mayor el del centro, disposición típica de los patios islámicos andaluces. Del primero de ellos, el más pequeño, sólo está reconstruido el pórtico sur, con tres arcos de herradura, que descansan sobre dos columnas intermedias de mármol. Este pórtico pertenece a la reconstrucción realizada durante los siglos XIII o XIV.

A occidente del pórtico, y en comunicación con él, existe un pequeño pabellón también reconstruido, abierto en sus cuatro frentes por arcos lobulados de yeso entrecruzados.


 18patio_de_los_surtidores

Patio de los Surtidores.

En la parte más oriental del último recinto se encontraron las ruinas de un barrio de pequeñas casas formado por tres manzanas entre calles enlosadas. Un pequeño baño y dos viviendas muy pequeñas conformaban la manzana sudoeste y otras dos pequeñas también las de la manzana más oriental. De mayor tamaño eran las tres viviendas encontradas en la manzana sur. La altura máxima de los muros que se han conservado es de un metro. Las puertas de las viviendas estaban compuestas por dos hojas de madera. La distribución de las viviendas estaba muy bien aprovechada: todas con un pequeño patio casi cuadrado, con aceras y crujías alrededor, en torno al cual se distribuían las habitaciones. Algunas de las casas conservan los primeros peldaños de las estrechas escaleras que conducían a la planta superior. El suelo de las habitaciones consistía en una capa de mortero de cal teñida de almagra, aunque algunas conservan losetas de barro y piezas de mármol aprovechadas. En el interior de las casas se encontraron zócalos pintados de rojo, con inscripciones en cúfico y dibujos geométricos de lazo de a ocho. En la parte septentrional del barrio había un baño, en donde el agua subía a través de una noria desde un pozo profundo al que llamaron Airon, en el recinto inferior. El barrio disponía asimismo de un sistema de atarjeas para el alejamiento de las aguas negras, y casi todas las viviendas disponían de letrinas, lo que acredita el alto nivel de civilización que existía. Al final del barrio se encuentra la Torre del Homenaje de planta casi cuadrada, obra del siglo XIV. Se construyó una vivienda en su parte alta, con salas y patio. De la escalera de subida no quedan huellas.

Los historiadores musulmanes afirman que fue el rey de taifas bereber de Granada, Badis ben Habús, quien ordenó construir la alcazaba entre los años 1057 y 1063, utilizando para su embellecimiento los mármoles y estatuas del teatro romano adyacente, pero estudios ponen en tela de juicio esta afirmación ya que existen indicios que plantean que en vez de una labor de construcción, se trató de una restauración de un antiguo recinto amurallado de origen fenicio-púnico.


 18alcazaba_img_2871

Capitel de una de las columnas. Alcazaba de Málaga

Los Almorávides irrumpieron en ella en 1092 y los Almohades en 1146. Posteriormente, en 1279, es rendida la ciudad a Muhammad II Ben al-Ahmar y pasa a formar parte del reino Nazarita. La Alcazaba participó en la toma de Málaga por Fernando el Católico, quien tras vencer y conquistar a El Zagal en Vélez, asedió Málaga que estaba en manos del Zigrí y sus Gomeres.

El 19 de agosto de 1487 entran en la ciudad los Reyes Católicos, quienes tomaron posesión de la ciudad, rendida por hambre después del largo asedio. Izaron la cruz y el pendón de Castilla en la Torre del Homenaje. El rey Fernando entregó a Málaga la imagen de la Virgen de la Victoria, talla de origen alemán regalada por el emperador Maximiliano I al monarca español, que desde entonces es la patrona de la ciudad.


 18patio_de_la_alberca_malaga_alcazaba

Patio de la Alberca. Alcazaba de Málaga.

Posteriormente, todo el recinto de la Alcazaba de Málaga vivió un proceso de abandono y saqueo. Los muros exteriores fueron usados para la creación de las casas del barrio de la Coracha. No fue hasta las primeras décadas del siglo XX cuando se empieza a rehabilitar el edificio. En 2009 se han planteado nuevas tareas de conservación de la Alcazaba y su entorno.




Murallas de Ávila


 20murallas_de_vila

[b]b]La Muralla de Ávila es una cerca militar románica que rodea el casco antiguo de la ciudad de Ávila, de la provincia homónima, de la comunidad autónoma de Castilla y León, en España. En la actualidad, el casco antiguo, la muralla y las iglesias situadas extramuros han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad.


 20_vila_24_8_2002

Las murallas son un factor activo muy importante en la conformación del urbanismo de la ciudad e históricamente han participado en la distribución del espacio urbano entre los diversos grupos sociales que han habitado Ávila. La muralla representaba la separación entre el «espacio salvaje» y el «civilizado». El campo, la tierra llana, vivían los campesinos que era la clase social más baja que mantenían a la ciudad. Sobre el campesinado recaía el 80% de los costes de las infraestructuras urbanas, incluida la muralla cuyo mantenimiento reciba el nombre de el reparo de los muros. Según la tradición la dirección de la construcción de la muralla recayó en los dos maestres de geometría, el romano Casandro y el francés Florín de Piruenga. El estudio la estructura defensiva señala que se trata de una construcción afín, en su morfología y poliorcética (arte de construcción de murallas y castillos) a las murallas del ámbito andalusí.


 20puerta_del_alc_zar_sita_en_la_plaza_de_santa_teresa

Puerta del Alcázar, sita en la Plaza de Santa Teresa (El Grande). Es el elemento más solemne de toda la muralla. La puerta de conforma con dos grandes torreones unidos por un puente (elemento este singular y único entre las murallas europeas) que refuerza la defensa del acceso. Bajo el puente hay una serie de mensurones que sirvieron para apoyar un cadalso de madera o alguna pieza de la estructura del puente levadizo hoy en día desaparecido.


 20_vila_murallas_2

Vista superior de un tramo de la muralla de Ávila.

La muralla tiene un perímetro de 2.516 m, 2.500 almenas, 88 cubos o torreones y 9 puertas. Ocupa una superficie de 33 hectáreas y conforma un rectángulo orientado de este a oeste. Sus muros tienen 3 m de grosor y 12 de altura. Para su trazado se aprovechó los desniveles del terreno y no se construyeron ni taludes ni contrafuertes. Existe una poterna, cegada, en la zona del Alcázar (hoy desaparecido). También hay un portillo cegado en la zona de muralla correspondiente al palacio de los Dávila, el llamado Portillo del Obispo que unía la catedral con el barrio donde vivan los clérigos y cerrado en 1518 por una serie de escándalos y alborotos. De las 9 puertas mencionadas, las dos más impresionantes por sus defensas son la del Alcázar y la de San Vicente. Ambas están situadas en el lienzo este, sobre terreno llano, y por tratarse de la zona de más fácil acceso y por tanto más expuesta al ataque es la mejor fortificada del recinto.


 20walls_of_vila_lawn

Para su construcción se reaprovecharon materiales procedentes de la necrópolis romana, construcciones civiles así como de las viejas murallas romana y visigótica. La piedra es granito gris y negro, dependiendo del origen de la misma. También se utilizó el ladrillo, el mortero, la cal. Aunque desde la conquista romana de la ciudad existiera una muralla o cerca, la actual muralla data de la segunda mitad del siglo XII. Esta cronología esta basada en su morfología y en diferente documentación. La muralla romana debía de ser de un perímetro inferior, esto esta basado en que las murallas de León tenían un perímetro de 1.700 m y esa ciudad era más importante que Ávila. De todas formas Rodríguez Almeida demostró, entre otras cosas, la existencia de dos sectores originales de la muralla romana primitiva, encajadas en el cuerpo de la muralla construida en la Edad Media en el Arco de San Vicente.


 20panoramica_nocturna_de_la_ciudad_de_vila

Panorámica nocturna de la muralla de Ávila... más info




Castillo de Miranda de Ebro


 4castillo_miranda_ebro

El Castillo de Miranda de Ebro es una fortificación medieval ubicada en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, España. En la actualidad se encuentra en estado de ruina. El castillo  se sitúa sobre el cerro de La Picota, en el corazón del casco antiguo de la ciudad. Tiene una altura que rebasa ligeramente los 500 msnm, elevándose unos 45 m de altura respecto al cauce actual del Ebro, del cual apenas dista 150 m. Las laderas que flanquean el cerro sean, en general, suaves. No obstante, en el emplazamiento de la fortaleza se encuentra una zona relativamente escarpada, en concreto, un pequeño cortado localizado en la vertiente septentrional.

A pesar del escaso pronunciamiento de las laderas, el Cerro de La Picota constituye por si solo una primera defensa natural. De hecho, la escasa altura que tiene la suple con el amplio campo visual que alcanza la totalidad de la Cuenca de Miranda.

Es probable que Miranda contase con una fortaleza desde la Alta Edad Media tal y como atestiguan documentos como las Crónicas de Alfonso III sobre las incursiones de Alfonso I y su hermano Fruela. Incluso la fortaleza aparece citada por primera vez entre las peticiones navarras hechas a Castilla en 1177.


 82acceso_castillo_miranda

Torreón, puerta de acceso y foso

Los orígenes del actual castillo de Miranda de Ebro datan del 15 de octubre de 1358, cuando el conde Don Tello, Señor de Vizcaya, solicitó al Obispado y Cabildo de Calahorra (Miranda pertenecía a dicho Obispado) la cesión del terreno donde estaba enclavada la primitiva iglesia de iglesia de Santa María. La ubicación, cuya altura de cota supera los 500 m, era ideal para el levantamiento de una fortaleza, ya que dominaba perfectamente la villa. El Obispo de Calahorra dio su consentimiento, firmándose la escritura en Viana en octubre de 1358, aunque el traslado no se dio a Miranda hasta julio de 1374, tres años después de la muerte de Tello de Castilla. Sin embargo, las obras de construcción no se iniciaron hasta 1449, cuando Pedro Sarmiento, Señor de Salinas, ocupó la iglesia, y en contra del vecindario comenzó la edificación del castillo. Las obras se demoraron hasta 1485 y estuvieron dirigidas por el experto cantero Juan Guas.


 83castillo_miranda_bater_a_rey

Batería del Rey

En 1493 Miranda de Ebro fue nuevamente incorporada al Señorío de Burgos por una sentencia de los Reyes Católicos. Aun así, la fortaleza seguiría perteneciendo a los Condes de Salinas. La fortaleza, dejada en heredad por D. Diego Gómez Sarmiento tras su fallecimiento a inicios del siglo XVI, continuaría en posesión de su familia hasta el siglo XVIII si bien de forma conjunta con los Duques de Hijar al haberse emparentado miembros de ambas familias. En 1772 el ayuntamiento de la ciudad consigue la titularidad del castillo tras largos pleitos con el Duque de Híjar...

El hecho de que Miranda haya sido siempre un lugar fronterizo, ha propiciado que el castillo haya sufrido las consecencias de la guerra en numerosas ocasiones teniendo que reformarlo habitualmente. Las últimas contiendas que la fortaleza presenció son la Guerra de la Independencia y las Guerras Carlistas, que le dejan en situación de ruina. Quizá el acontecimiento más importante de la fortaleza ocurrió durante la Guerra de la Independencia Española, cuando José Bonaparte firmó el decreto de utilización de la moneda francesa en España en el castillo mirandés.


 84castillo_miranda_norte

Vista del Castillo desde el norte

En la imagen se observa el muro norte y dos torreones: la batería del rey (izquierda) y la batería de la reina (derecha). los restos del castillo estaba construido en piedra de sillería, al menos los muros externos, ya que también se han encontrado restos de mampostería. Hoy día sólo es visible el lienzo norte, entre la Batería del rey y la Batería de la reina. También se conserva, aunque oculto por la vegetación, el muro este-oeste y un torreón circular en el ángulo suroeste. Es muy probable que estuviese almenado. La entrada a la fortificación era a través de una barbacana: un pequeño sistema defensivo que consistía en una especie de recibidor antes de la puerta de entrada. También disponía de un foso en el lado oeste que mira hacia el resto del cerro de La Picota.




Castillo de Bellver de Palma de Mallorca


 21castillo_de_bellver1

El castillo de Bellver es un castillo de estilo gótico mallorquín situado a unos tres kilómetros de la ciudad de Palma de Mallorca, en la isla de Mallorca, España. Fue construido a principios del siglo XIV por orden del rey Jaime II de Mallorca. Se encuentra sobre un monte de 112 metros sobre el nivel del mar, en una zona rodeada de bosque, desde donde se puede contemplar la ciudad, el puerto, la sierra de Tramontana y Pla de Mallorca; de hecho, su nombre viene del catalán antiguo bell veer, que significa «bella vista». Una de sus peculiaridades es que se trata de uno de los pocos castillos de toda Europa de planta circular, siendo el más antiguo de estos. Actualmente pertecene al Ajuntament de Palma y en él se encuentra el Museo de Historia de la ciudad de Palma, por lo que está abierto al público.


 21castellbellver_pjt1

Patio circular con torre del homenaje al fondo.

El diseño de planta circular con torres también circulares adosadas parece provenir del conjunto superior del Herodión (en Cisjordania), también circular y con una gran torre maestra y tres torres menores. Las torres menores están adosadas y la del homenaje está atravesada por un muro por lo que está adosada. Este edificio tampoco tiene un pórtico en el patio. A su vez, el castillo de Bellver inspiró el de Michelstetten que aunque no tiene torres sí cuenta con una galería superpuesta en el patio con arcos muy rebajados y columnas de planta circular (ver imágenes del sXVII y XX:[1][2]).

Una vez construido el castillo de Bellver, debido a la introducción de la artillería, desaparecieron las almenas de la terraza superior y de la barbacana, y algo más tarde, de todas las torres. Se construyeron troneras en el revellín y la barbacana, cambiando el punto de acceso al revellín. En 1713, durante la guerra de Sucesión, se construyó un estrado cubierto actualmente en mal estado de conservación, invadido por pinar o ajardinada en la entrada, a pesar de su valor histórico.


 21el_castillo_de_bellver_desde_el_levante

El castillo de Bellver desde el levante.

La parte principal de la fortificación la construyó el arquitecto Pere Salvà, que también trabajó en el palacio de la Almudaina, con otros maestros de obras entre los años 1300 y 1311 para Jaime II. Para su construcción, buena parte de la piedra se extrajo de una cueva-cantera del mismo monte, debajo de la fortificación, cosa que ha provocado grietas en el edificio. Cuando se necesitaba piedra más dura, se traía de Portals Vells y de Santanyí.


 21aerea_castillo_bellver

El castillo desempeñó al principio las funciones residenciales para las cuales fue construido, en tiempo de los reyes Jaime II, Sancho y Jaime III de Mallorca. También lo habitó el rey Juan I de Aragón, huyendo de la peste que atacaba al continente (1394). En el siglo XVII fue residencia esporádica de algunos virreyes. Como fortificación sufrió también diferentes asedios, el primero en el año 1343, durante la campaña de reincorporación del reino de Mallorca a la Corona de Aragón, por Pedro el Ceremonioso; el siguiente, en el año 1391, durante la revuelta contra el Call, y el último, el año 1521, con el único asalto de su historia, durante la Segona Germania.

El castillo estaba gobernado por un castellano. En el año 1408, el rey Martín el humano concedió la señoría de Bellver a la cartuja de Valldemosa. En el año 1459, llegó a Mallorca el príncipe de Viana para tomar posesión de los castillos de la isla, de acuerdo con el pacto con su padre, Juan II que le hacía señor de Mallorca, aunque finalmente el rey no le concedió la señoría ni le cedió el castillo de Bellver.


 21castellbellver_pjt2

Terraza del Castillo de Bellver.

Como recinto cerrado, desde el siglo XIV se hizo servir como prisión, primero de la reina Violante y de los príncipes Jaime e Isabel y de otros partidarios del rey Jaime III, después de su muerte en la batalla de Lluchmayor (1349). Durante la guerra de Ocupación, de botifleros, y, después de la victoria francoespañola, de austracistas. En el siglo XIX, durante la guerra de la Independencia Española, de presos de la batalla de Bailén, y, después, de presos políticos, el primero y el más famoso de los cuales fue el ministro Gaspar Melchor de Jovellanos (1802-1808), que hizo la primera descripción del castillo y encargó los primeros planos y dibujos, como también hizo una descripción botánica y geológica del pinar circundante, fundando con ellas el movimiento conservacionista del patrimonio. El físico francés François Aragó, que participaba en la medición del meridiano de París, se refugió, acusado de espionaje por la población. Le siguieron el general antiabsolutista Luís Lacy, que fue fusilado (1817), los liberales Esteve Bonet i Perelló, Joan Coll Crespí y otros (1824) y Miquel Bibiloni i Corró (1867), republicanos catalanistas como Valentí Almirall (1869), el restaurador de la monarquía borbónica en España, con Alfonso XII, Arsenio Martínez Campos (1874) y diferentes carlinos. En el siglo XX, se encerró a 800 presos políticos republicanos, después de la insurrección de 1936, los cuales fueron obligados a construir la actual carretera de acceso al castillo. Entre estos presos se encontraba Alexandre Jaume, que como diputado había conseguido la cesión del castillo a la ciudad, y Emili Darder, alcalde en el momento de la cesión, ambos fusilados después.

Al ser construido para albergar la corte real de Jaime II de Mallorca, su estructura combina las necesidades palaciegas con elementos defensivos.


 21bellver

Vista aérea del castillo de Bellver.

Lo más destacado de su estructura es precisamente su forma circular, única en España. Es circular tanto su muralla como su patio interior. Las tres torres adosadas a la muralla son también circulares, así como la torre del homenaje. La torre de homenaje, con estructura circular, está separada del resto del edificio (ver imagen superior).

Rodeando el castillo y la torre del homenaje hay un foso.

Cabe destacar el patio circular. En el centro del mismo hay un brocal de cisterna que indica que en el subsuelo hay un gran aljibe para almacenar agua. El palacio está estrucutrado en dos plantas alrededor del patio central. Todas las dependencias dan al patio central mediante una galería de arcos góticos.

Actualmente el castillo es visitable y en él se alberga el museo de la ciudad, con una exposición de la historia de Palma de Mallorca desde los primeros pobladores hasta la Edad Media.


 21castellbellver_pjt3

Torre del Homenaje del Castillo de Bellver.

En 1931 la Segunda República Española cedió el castillo a la ciudad de Palma, junto con el bosque que lo rodea. En 1932 se convirtió en museo, siendo renovado en 1976 para convertirse en el Museo de Historia de Palma de Mallorca, conteniendo una colección de esculturas clásicas del cardenal Despuig. Gracias a la carretera y el aparcamiento que se construyeron, actualmente el castillo recibe un gran número de visitantes. El patio es sede de gran variedad de actos protocolarios, conciertos y actos culturales. Su situación y visibilidad desde el mar y desde cualquier punto de la ciudad lo han convertido en uno de los símbolos de la ciudad.

En el recinto del bosque de Bellver se encuentran los establos de la policía montada municipal. Además hay que destacar la capilla dedicada a San Alonso Rodríguez construida entre 1879 y 1885.


 21_bellver_castle_2008_palma_mallorca_156

Desde el barrio de El Terreno se puede llegar al castillo por un camino empedrado que se construyó para subir artillería al Castillo de Bellver . Se conoce como calle del Polvorín. El segundo domingo de Pascua, día del Angel Custodio, los palmesanos se juntan en el bosque de Bellver para la celebración del Diumenge de l'Àngel.




Castillo de Coca (Segovia)


 22_castillo_de_coca_frente1

Castillo de Coca. El castillo de Coca es una fortificación de la localidad de Coca (Segovia, Castilla y León); fue construido en el siglo XV y está considerado una de las mejores muestras del gótico-mudéjar español. Propiedad de la Casa de Alba, cedido al ministerio de Agricultura de España hasta el año 2054.

Situado a las afueras de la villa, se levanta sobre el meandro del río Voltoya, siendo una de las pocas fortalezas de España que no se asienta sobre un cerro, sino sobre unos escarpes del terreno. Rodea el edificio un ancho y profundo foso. El castillo de Coca es una fortificación de la localidad de Coca (Segovia, Castilla y León); fue construido en el siglo XV y está considerado una de las mejores muestras del gótico-mudéjar español. Propiedad de la Casa de Alba, cedido al ministerio de Agricultura de España hasta el año 2054. Situado a las afueras de la villa, se levanta sobre el meandro del río Voltoya, siendo una de las pocas fortalezas de España que no se asienta sobre un cerro, sino sobre unos escarpes del terreno. Rodea el edificio un ancho y profundo foso.


 23entradaalcastillococap1100030

Entrada.

Su sistema defensivo consta de tres partes: el foso y dos recintos amurallados con torreones. Además, dispone de un puente defensivo sobre el foso, que conduce al primer recinto amurallado; tras él, se registra una puerta rejada que lleva al patio de armas.

El recinto inferior es de planta cuadrada, y se encuentra flanqueado en sus esquinas por cuatro torres, siendo la de mayor tamaño la torre del homenaje, recorrida en su interior por una angosta escalera de caracol realizada en ladrillo que permite el acceso a diversas plantas destinadas a capilla, sala de armas y otras estancias. La Sala de armas posee una bóveda de nervaduras góticas con mosaicos decorados de motivos geométricos de varios colores. Desde lo alto de la torre se divisan los castillos de Cuéllar y de Íscar.

La torre de Pedro Mata sigue en tamaño a la del homenaje, seguramente porque junto a ella protege la puerta de acceso al patio de armas. Las dos restantes son la torre de la Muralla y la de los Peces. Dentro del recinto pueden encontrarse también otras salas con decoración de estuco y mural, así como una mazmorra.

La villa perteneció a la Corona de Castilla hasta que en 1439 fue cedida a Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, y posteriormente pasó a manos de Alonso de Fonseca, obispo de Ávila y arzobispo de Sevilla, quien consiguió en 1453 el permiso real para edificar el castillo. Nombró por su sucesor a su sobrino Alonso de Fonseca y Acevedo, quien mandó construir el castillo en 1473 y lo convirtió en residencia señorial, donde celebró grandes fiestas que eran frecuentadas por diferentes personalidades, entre las que destaca el cardenal francés Jean Jouffroi, que llegó a Castilla con la propuesta de matrimonio entre la infanta Isabel (después reina) con el duque de Berry de Guyena, hermano de Luis XI de Francia. También visitó el castillo Beatriz de Bobadilla, marquesa de Moya.


 23vista_lateral

Vista lateral.

En 1504 el castillo pasó a ser propiedad de Antonio de Fonseca, que amplió los elementos defensivos del castillo, que más tarde tuvo que defenderse del infortunado ataque del marqués del Cenete, quien pretendía rescatar a su prometida, María de Fonseca, que estaba retenida por su tío. En 1521 fue atacado por las tropas comuneras en represalia por el incendio de Medina del Campo llevado a cabo por el propio Antonio de Fonseca; al no conseguir acceder al castillo, destruyeron la cercana fortaleza de Alaejos.


 23castillodecoca_iluminado

Iluminación del castillo por la noche.

En el siglo XVII estuvo preso en el castillo de Coca Gaspar Pérez de Guzmán, duque de Medina-Sidonia, condenado tras ser acusado de proclamarse rey de Andalucía. La propiedad del edificio pasó de los Fonseca a la Casa de Alba, quien en el siglo XIX expolió parte de su riqueza a través de la venta. En 1931 fue declarado Monumento Histórico Nacional y en 1954 fue cedido al Ministerio de Agricultura por 100 años menos 1 día, siendo restaurado entre 1956 y 1958 para albergar la Escuela de Capacitación Forestal. En 1994 fue escenario de uno de los capítulos del concurso televisivo de TVE titulado La noche de los castillos.


 22castillo_de_coca

Vista panorámica del Castillo de Coca en la localidad de Coca (Segovia).




Castillo de Cuéllar (Segovia)


 91castillo_de_cu_llar

Castillo de Cuéllar o Castillo de los Duques de Alburquerque es el monumento más emblemático de la villa de Cuéllar, provincia de Segovia, comunidad autónoma de Castilla y León, España. Es Bien de Interés Cultural desde el 3 de junio de 1931.

Está bien conservado y se compone de una mezcla de distintos estilos arquitectónicos, que abarcan desde el siglo XIII al XVIII, aunque predominan el gótico y el renacentista. Se trata de una edificación militar que a partir del siglo XVI se sometió a obras de ampliación y transformación, convirtiéndose en un suntuoso palacio, propiedad del Ducado de Alburquerque. En sus diferentes etapas constructivas trabajaron maestros como Juan Guas, Hanequin de Bruselas y su hijo Hanequin de Cuéllar, Juan y Rodrigo Gil de Hontañón, así como Juan Gil de Hontañón "el mozo" o Juan de Álava entre otros.

Entre sus antiguos propietarios, destacan don Álvaro de Luna y Beltrán de la Cueva, así como los sucesivos duques de Alburquerque. Sus huéspedes más ilustres fueron los reyes de Castilla, como Juan I y su esposa la reina Leonor, que falleció en él, o María de Molina, que se refugió en este castillo cuando su reino la rechazaba. También destacan las figuras del pintor Francisco Javier Parcerisa, el escritor José de Espronceda, el general Joseph Léopold Sigisbert Hugo o Arthur Wellesley, duque de Wellington, que estuvo acuartelado en el castillo con una guarnición de su ejército durante la Guerra de la Independencia Española.


 15castcuellar8

Fue residencia habitual de los duques de Alburquerque durante siglos, hasta que se trasladan junto a la Corte a Madrid, convirtiéndolo en palacio de recreo y vacaciones, desvinculándose así lentamente del edificio, hecho que se acentúa más aún cuando la línea primogénita del ducado se extingue, y la titularidad pasa a la familia Osorio, descendientes de Ambrosio Spinola, marqués de los Balbases. A finales del siglo XIX el edificio se encontraba prácticamente abandonado, y fue víctima del pillaje. En 1938 se instaló en él un penal para presos políticos, al que se incorpora después un sanatorio para presos tuberculosos, retomando más tarde su utilización como penal que funcionó hasta 1966.

En 1972 interviene la Dirección General de Bellas Artes, llevando a cabo una intensiva restauración, para instaurar en él un centro de Formación Profesional, que tras las nuevas legislaciones de Educación, se convierte en instituto de Educación Secundaria Obligatoria, actividad para la que es utilizado actualmente, entre otros usos.


 90el_recinto_murado_y_el_castillo_fueron_declarados_bien_de_inter_s_cultural_con_la_categor_a_de_monumento_el_3_de_junio_de_1931

El recinto amurallado y el castillo de los Duques de Alburquerque fueron declarados bien de interés cultural con la categoría de monumento el 3 de junio de 1931... Más info del Castillo de Cuéllar.




CONTINÚA MÁS ABAJO...
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 11 Diciembre 2015, 23:00; editado 6 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
... CONTINUACIÓN



Castillo de la Mota (Medina del Campo, Valladolid)


 24castillo_de_la_mota_por_chefo

Castillo de la Mota. El Castillo de La Mota se encuentra ubicado en la villa de Medina del Campo, (Valladolid, España). Situado en una elevación del terreno —mota—, domina la villa y toda su extensa comarca. De él arrancaba un recinto amurallado, ampliado en tres ocasiones, que abrazaba la población, y del cual subsisten algunos restos. Se edificó con el característico ladrillo rojizo propio de la zona, empleándose la piedra únicamente para pequeños detalles, como troneras, escudos, etc. Fue declarado Bien de Interés Cultural (B.I.C.) el 8 de noviembre de 1904.

La villa debió de ser repoblada entre los años 1070 y 1080, fortificándose primeramente el recinto de la villa vieja, conocido como La Mota. Con el crecimiento de la ciudad, el recinto de La Mota quedó convertido en una fortaleza independiente de la propia villa. Así, en 1354 Enrique de Trastamara y sus partidarios combatieron la villa, “e entráronla por fuerza. E estaban en Medina seiscientos de caballo que el rey don Pedro enviara allí, e acogiéronse a la villa vieja, e pleytearon que los pusiesen en salvo”. En 1390 Juan I dona la villa a su hijo el infante Fernando de Antequera, futuro rey de Aragón. De esta forma, a su muerte en 1416, Medina y su Mota pasan a poder del infante de Aragón, Juan. Éste debió de hacer alguna obra en el viejo recinto, por cuanto en 1433 condenaba a ciertos vecinos a pagar dos mil maravedís “para la obra de nuestro alcazar e fortaleza que nos mandamos facer en la Mota”. Los enfrentamientos entre Juan II de Castilla y los Infantes de Aragón propiciaron que la villa estuviera en ocasiones dividida entre uno y otro bando, dominando los aragoneses la Mota y el rey el palacio de la plaza. En 1439 el infante de Aragón había mandado “cerrar todos los portillos y poner guardas a las puertas y en la villa”, encerrando al rey en ella. En 1441 era, sin embargo, el rey de Castilla el que dominaba la villa y cercaba La Mota, donde se habían refugiado los partidarios de Aragón con “250 hombres, sin víveres y muy poca agua y de malos pozos”, llegando a un acuerdo para rendirla cuando el rey la “comenzaba a minar”.


 25vista_panor_mica_del_castillo_de_la_mota

Vista panorámica del Castillo de La Mota.

Después de la batalla de Olmedo de 1445, La Mota quedó definitivamente en manos reales y hacia 1460 ordenó Enrique IV la construcción de “una torre que luego fue la causa de multitud de desgracias”. En 1464 entrega la tenencia de La Mota al arzobispo de Toledo, Alonso Carrillo, que poco después le traiciona y apoya al rebelde príncipe Alfonso. El rey fue entonces sobre Medina “y llego antes de que amaneciese, donde Alonso de Vivero, que era alcaide della y tenía la Mota, que es la fortaleza, por el arzobispo de Toledo no le quiso recibir y el rey mando quedar gente de guarda sobre ella que la cercasen y por capitán (puso) a su contador mayor Pedrarias Dávila”, que la tomó. En 1467 La Mota estaba otra vez en manos de los partidarios del príncipe don Alfonso, apoyando la villa a Enrique IV, pero finalmente toda la villa cayó en manos del príncipe. Muerto éste en 1468, la rebelión la encabeza su hermana la princesa Isabel, que ese mismo año firma con el rey el acuerdo de los Toros de Guisando. En él se estipula que Isabel reciba la “villa de medina del campo e alcazar e fortalezas della e con la torre de la mota”. Sin embargo, en 1470 el rey le quita Medina a su hermana Isabel para dársela a su hija, la princesa Juana. La Mota quedó entonces en manos de un partidario del rey, el arzobispo de Sevilla, Alonso Fonseca, hasta su muerte en 1473.


 25cartillo_de_la_mota_medina_del_campo_valladolid_espa_a

En esta fecha, los medinenses, con la ayuda del alcaide de Castronuño, habían cercado La Mota y pretendían derribarla. El sobrino del Arzobispo, que la defendía, viendo la imposibilidad de mantenerla pactó con los medinenses su entrega al duque de Alba. El duque la retuvo hasta 1475 y debió de hacer algunas pequeñas obras en el interior, gastando en ellas algo más de 45.000 maravedís. En 1475 la corona reclamó La Mota y el 20 de febrero le ordenan a Francisco Girón, el alcaide, que la entregue a Alfonso de Quintanilla, enviado por los reyes. Es a partir de esa fecha cuando se construye la barrera artillera, “en tiempos de las guerras del rey de Portugal, ocho o nueve años poco más o menos tiempo mientras duró la obra de la barrera”, según la declaración de un testigo preguntado en 1505. Se conservan algunas cuentas de estos años con pagos al maestro de Abdalla, posiblemente el principal alarife de la obra, al maestro Alí de Lerma “ingeniero” y al maestro Fernando. También se conservan cuentas de las obras en los últimos cuatro años (1479-1482), cuyo montante se aproxima a los tres millones de maravedís. La barrera debía de estar acabada en 1483, figurando esa fecha en el escudo que se conserva sobre la puerta principal de ésta y en el que aparecen las armas de los Reyes Católicos sin la granada y el yugo y las flechas, sus divisas.

Durante la guerra de las Comunidades en 1520-1521, la fortaleza permaneció fiel a la corona, pese a que Medina era comunera y controlaba el parque de artillería. “Un regidor llegó a decir que se utilizase el artillería para derrocar la Mota” e incluso, “cuando los de la Junta (comunera) llegaron a Medina desde Avila, también acudieron a ellos unos 2.000 hombres pidiendo que tomasen la fortaleza”, pero gracias a la habilidad diplomática del alcaide, que tenía guarnecida la fortaleza, no llegaron a atacarla.


 25castillo_de_la_mota_2

Posteriormente, el castillo se convirtió en prisión de Estado y en él estuvieron detenidos distintos personajes, tales como Hernando Pizarro, Rodrigo Calderón, el Duque Fernando de Calabria, César Borgia o el conde Aranda. Quizá el hecho más destacado sea la huida de César Borgia, el llamado Duque Valentino, intrigante personaje de la agitada vida política del final de la Edad Media y comienzos del Renacimiento, y a quien el Gran Capitán hizo prisionero en Nápoles, enviándole primero al castillo de Chinchilla, en la provincia de Albacete, de donde intentó escapar mediante una estratagema, no sin antes querer arrojar por las almenas a su alcaide y guardián, Gabriel de Guzmán, quien se libró de muerte segura gracias a su agilidad y fortaleza. Tras el fallido golpe, el Rey Católico ordenó su traslado al castillo de La Mota, custodiado esta vez por el alcaide Gabriel de Tapia. Pasado un tiempo de rigurosa prisión, aunque propia de un personaje de su alcurnia, máquina una nueva fuga con la complicidad exterior del Conde de Benavente, Rodrigo Alonso Pimentel, enemigo del Rey Católico, y las ayudas interiores del capellán y algunos criados. La noche del 25 de octubre de 1506 se descolgó mediante sogas de la Torre del Homenaje. La soga no alcanzaba al suelo, de forma que el último tramo hubo que salvarlo saltando. En unión del Conde de Benavente, llegaron en secreto a Villalón, donde se ocultó unos días (se ofrecían diez mil ducados por su captura). Luego pasaron a Santander para eludir el cerco que el Rey Católico había dispuesto para su captura, y desde allí se trasladó a Navarra, cuyo rey Juan III de Albret era hermano de su esposa francesa Carlota.

Después de la Guerra Civil Española el General Franco le entrego el castillo como sede central a la Seccion Femenina del partido FET de las JONS.


 25_foso_del_castillo_de_la_mota

Mediante la creación de un foso, el castillo podía defender su base de los efectos de la artillería.

El efecto que tenía el uso de la artillería en un asalto era la destrucción casi inmediata de los almenajes del castillo. Esto impedía a los defensores cualquier respuesta al ataque enemigo, dejando la base de sus muros sin defensa, bien contra el disparo continuo de la propia artillería, que batía sin ser molestada, bien contra las labores de mina o zapa que los asaltantes podían hacer con toda comodidad. Como los cañones tenían, dada la holgura de sus calibres, cierta dificultad para disparar hacia abajo y como los adarves de las murallas eran muy estrechos para emplazar las piezas, se optó por la construcción o la adaptación de recintos bajos perimetrales a las fortalezas –las barreras- que mediante cámaras alojadas en sus gruesos muros permitían el emplazamiento de piezas de artillería que batían con tiro rasante el campo circundante. La barrera impedía a su vez que pudieran batirse o zaparse las bases de los muros principales del castillo, aunque los parapetos altos estuvieran destruidos. Estas barreras disponían de torres en sus esquinas y escoltando las puertas, donde se alojaban cañones que cubrían con tiro flanqueante los lienzos rectos. Como el enemigo podía disparar con sus morteros “bolaños” en tiro parabólico sobre estas torres, que no eran muy altas, se desarrollaron bóvedas de casquete esférico –casamatas- capaces de resistir los impactos sin abrirse.

La barrera, sin embargo, era a su vez muy vulnerable por cuanto no tenía mucha altura y sus cámaras de tiro estaban muy expuestas al asalto de la infantería enemiga. Por esta razón se rodearon de grandes fosos, de forma que desde el campo exterior las barreras apenas levantan unos metros, pero alcanzan alturas cercanas a los 20 metros desde el lecho de sus fosos. Para evitar que pudieran ser destruidas las partes inferiores de sus muros, por zapa o bombardeo, desarrollaron grandes taludes –alambores- y sus torres y lienzos disponían de cámaras de tiro o galerías intramuros a las cotas inferiores del foso, resultando en la práctica fortalezas con tres o cuatro niveles de tiro, construidas literalmente desde el interior del foso –alamboradas-. El disparo de la artillería dentro de salas abovedadas o galerías intramuros obligó a los ingenieros a diseñar eficaces sistemas de ventilación que eliminasen el abundante humo de los cañones, que de otra forma hubiera impedido la permanencia de estos recintos. Se desarrollaron chimeneas con conductos que hacían las veces de cebadores para la corriente de aire, como en La Mota, o se abrían huecos en la clave de las bóvedas esféricas para permitir la salida de humo.


 25_entrada_del_castillo_de_la_mota

Entrada del castillo con las puertas desenfiladas.

El punto más vulnerable de la barrera lo constituían las puertas, incapaces de resistir el impacto directo de la artillería. Aparecieron entonces las defensas internas como los patillos de La Mota o Puebla de Sanabria, con una segunda puerta desenfilada o en codo respecto a la primera, inalcanzable para la artillería asaltante, y un muro dotado de troneras, que cortaba y repelía el tiro frontal que hubiese derribado la primera puerta. También se desarrolló una defensa externa, normalmente una torre o pequeño recinto exento de menor altura que la barrera, que se colocaba justo delante de la puerta principal y la protegía del tiro directo. Esta torre recibía en Castilla, en aquella época, el nombre de “baluarte”, y alojaba cámaras para artillería que batían frontalmente el campo o cubrían desde sus flancos los fosos y ángulos muertos de la barrera. El acceso a este baluarte se realizaba lateralmente de forma que su puerta y la de la barrera no estuvieran en línea, evitando que la artillería enemiga pudiera enfilar ambas desde una misma posición, viéndose ésta obligada a demoler prácticamente todo el baluarte antes de poder batir la puerta de la barrera.

Si existía foso, el baluarte solía colocarse en la parte externa de éste, cubriendo el acceso al puente levadizo, como posiblemente ocurría con el desaparecido baluarte de Coca. También podía colocarse en medio del foso, sirviendo de paso intermedio entre dos puentes desenfilados, como en La Mota (1483), en Salsas (Rosellón 1503) o en Imola (Italia 1505), disposición que ya en el segundo tercio del siglo XVI recibirá el nombre de revellín. Los baluartes estaban diseñados para aguantar el tiro frontal enemigo y tenían por ello planta semicircular o pentagonal en proa, evitando de esta forma ofrecer planas sus caras a los impactos de la artillería, recuperando la tradición de torres pentagonales del siglo XIV. Se cubrían con bóvedas esféricas para resistir los bombardeos e incluso carecían de azotea, siendo redondeada su cubrición exterior, a la manera de las “caponeras” de los tratados italianos. Como al levantarse los puentes quedaban aislados al exterior de la fortaleza, tenían un acceso secundario a nivel del foso desde la barrera, bien mediante portillos enfrentados, como en Coca o en La Mota, bien mediante pasillos abovedados, como en Salsas.

El peligro de las minas se contrarrestaba además con la presencia de pozos de escucha en las partes más bajas y salientes del edificio –las torres más expuestas de las barreras de La Mota o de Coca- que permitían oír a los minadores y construir galerías contramina que atajasen las galerías asaltantes. Uno de estos pozos de escucha se denomina pozo Airón, un topónimo relacionado con el dios Airón.


 25torre_del_homenaje_la_mota

Torre del Homenaje.

Por tanto, la fortaleza de La Mota (1476-83), junto a la de Coca, deben considerarse entre las mejores de su época en Europa, a la altura de otras, como la francesa de Dijon (c. 1480) y por encima de las italianas de Mondavio (c. 1488) y Ostia (c. 1483) que se han considerado tradicionalmente como las más avanzadas de su época.

El edificio actual debe su imagen a un largo proceso de restauración, aún en curso, iniciado a raíz de su declaración como Bien de Interés Cultural (B.I.C.), el 8 de noviembre de 1904. El castillo posee planta trapezoidal y consta de dos recintos. El primero o barbacana es bajo, con cubos en los ángulos y en el centro de cada uno de sus lados. Presenta escarpa hacia el foso, y la puerta se protege por dos robustos torreones, comunicados en sentido vertical. El segundo recinto, mucho más sólido, tiene muros de gran altura y fuertes torreones en los ángulos, destacando por su elevación la torre del homenaje.


 25torre_homenaje_detalle

La torre del homenaje del castillo, completamente horadada por los mechinales y los impactos de los proyectiles de artillería.

Torre del Homenaje: tiene planta cuadrada y mide 38 m de altura y 13,5 m de anchura en cada lado de su perímetro exterior. Unida a los muros del segundo recinto, forma el ángulo norte del mismo, defendiendo la puerta de entrada que da al Patio de Armas. En la actualidad consta de 5 plantas. La primera y segunda están reconstruidas, son octogonales, con bóveda plana. La tercera, también reconstruida, es un cuadrado con bóveda de plena cimbra. Sobre éstas se encuentra la más bella e interesante de todas, reformada por una estancia de planta cuadrada que se transforma en un octágono por medio de semibóvedas de aristas o trompas, que cierran los ángulos del cuadrado y después de un polígono de 16 lados montado en una arquería volada de planta triangular, abriéndose cada arquito sobre una base que va disminuyendo desde arriba hacia abajo hasta terminar en punta. También de planta cuadrada y bóveda de claustro es la estancia del piso más alto, transformándose en un octágono por medio de unas pechinas planas situadas en los ángulos del cuadrado. En la plataforma de la torre hay matacanes a lo largo de cada una de sus fachadas, protegidos a su vez por ocho garitones que forman ángulos entrantes en ésta. En el centro se levanta una torre caballero de arcos de medio punto.


 25patio_de_armas_de_la_mota

Patio de Armas: se organiza por medio de tres crujías que se abren al patio por una serie de arcos apuntados, reproduciendo las trazas originales de las dependencias del castillo. La portada gótica es un vaciado de la que mandó poner Beatriz Galindo, la Latina, en el Hospital de Madrid que llevaba su nombre. El original de esta portada es obra de un artista árabe, el alarife Hazan. Está hecha al gusto musulmán, como lo indica la curva del arco de ingreso, que luce una decoración de bolas, estatuillas bajo lindos doseles y realzando el conjunto una airosa ventana, todo ello encuadrado dentro de un alfiz de tipo naturalista. Se representa el abrazo de San Joaquín y Santa Ana ante la Puerta Dorada, los timbres de los Ramírez y los Galindo, y estatuas de dos santos. La colocación de esta portada en el Patio de Armas se debe al Marqués de Lozoya.


 25portada_en_el_patio_de_armas_del_castillo_de_la_mota

Portada en el Patio de Armas del Castillo de La Mota.


 25capilla_del_castillo_de_la_mota

Capilla: dedicada a Santa María del Castillo; es de tipo románico-mudéjar, sugerida por F. Justo Pérez de Urbel. Sobria y serena de líneas, ajustada a las normas de la más pura liturgia y simbología cristiana. Es una de las dependencias más bellas del castillo. En el altar mayor hay un sencillo retablo con bajorrelieves que representan a seis santos españoles: San Raimundo de Fitero, Santiago Apóstol, San Fernando, Santa Teresa de Jesús, San Isidro y San Isidoro. También hay un sagrario de plata de forma basilical y líneas románicas. Corona este retablo un Cristo de marfil del siglo XVI con cruz de forja. En los laterales hay dos imágenes: Santa María del Castillo y San José, obra del escultor José Clara, son conocidas como el "grupo de la Mota", están talladas en un tronco de cerezo cuya tonalidad armoniza con el ladrillo de la construcción. En el lado izquierdo del crucero hay un tríptico flamenco que unos críticos atribuyen a Memling y otros a Van Eyck (es propiedad del Hospital de la Inmaculada Concepción y San Diego de Alcalá, Patronato de Simón Ruiz Envito, de Medina del Campo). En el lado derecho hay una talla de Santa Teresa del siglo XVII, procedente del taller de Gregorio Fernández. En la zona de los pies de la capilla hay una tabla catalana con influencia italiana del siglo XV. La losa del primer sepulcro de José Antonio Primo de Rivera cuando descansó en El Escorial forma parte del suelo.

Vestíbulo: está decorado con una copia de la carta de Juan de la Cosa, pintada por Viladomat sobre tela, reproducción de la del Museo Naval de Madrid, y una talla de madera procedente de Haití. Es un tronco que representa a un indígena con tambor y dos figuras laterales.

A la planta noble se accede por una escalera de Honor, de estilo gótico flamígero, copia también de la del Hospital de la Latina citado. En esta planta se encuentra el salón de Honor, con acceso a una de las torres rectangulares, una pequeña sala de siete m de longitud por dos de anchura llamada "el mirador o peinador de la Reina", en recuerdo de Juana la Loca, donde dicen que se pasaba largas horas esperando el retorno de su amado esposo. Está cubierta con bóveda ojival de cañón seguido, orlada de tercerías góticas y rosetones; en ella quedan restos de la primitiva policromía. En los tímpanos de la bóveda campeaban los emblemas de los Reyes Católicos, que en la actualidad apenas se perciben. El salón está decorado con yeserías que representan los mismos símbolos que hay en el mirador de la Reina.


 25medinapano03

Vista panorámica del Castillo de la Mota.

Evolución y restauraciones sufridas por el castillo de La Mota. El castillo actual aprovecha una esquina del recinto de la villa vieja, construido en hormigón de cal y canto, y de similares características a otros recintos de la repoblación de finales del siglo XII y principios del XIII, como el de Olmedo. La puerta mudéjar que se conserva en este recinto, atrapada dentro del castillo, y el forro de las torres primitivas con fábrica de hormigón y verdugadas de ladrillo recuerdan también a algunas puertas de Olmedo y a la muralla de la vecina villa de Madrigal, y podría fecharse a finales del siglo XIII o principios del XIV.

De las obras que al parecer hizo el infante don Juan de Aragón, hacia 1433, sólo se conservaría el relevante de una de las torres rectangulares de la muralla vieja, cuyo arco posterior ciega el muro del castillo de Enrique IV. La obra de este rey, identificada con la torre del Homenaje que le atribuyen hacia 1460, debía estar acabada en 1468, cuando explícitamente es citada en la donación a su hermana Isabel.

El castillo así construido era realmente un atajo en una esquina del vasto recinto de La Mota, formado por dos lienzos perpendiculares y una gran Torre del Homenaje en su esquina. Pese a la irregularidad, provocada por aprovechar parte de la muralla, el edificio resultante responde a las características de los castillos de la Escuela de Valladolid. Resulta singular, sin embargo, que el muro que arranca desde la Torre del Homenaje en dirección a la puerta mudéjar se trazó con la intención de que el nuevo recinto englobase un pozo preexistente, sobre el que el muro pasa, practicándose una chimenea en su interior, para permitir su uso. Un brusco giro del muro, apenas sobrepasado el pozo, permitía que la puerta primitiva continuara en servicio al exterior del castillo, integrándose, sin embargo, las torres de la puerta en las defensas del castillo y otorgándole a éste el control del paso. Interiormente el castillo tenía un patinillo defensivo alrededor de la Torre del Homenaje, y sobre él volaba un puente levadizo, hasta un acceso elevado de la torre, a la manera del castillo de Mombeltrán. Las escaleras empotradas en los muros, por las que actualmente se accede a la torre del Homenaje, son falsas y se construyeron en las restauraciones de 1913 y 1940.

Este fue posiblemente el castillo que sufrió los ataques de 1467 y, casi con seguridad, el asalto de 1473. Los impactos de bolaños de artillería que el recinto, y especialmente la torre del Homenaje, presentan deben de tener este origen, por cuanto no se ha documentado ningún otro ataque posterior.

La construcción de la barrera artillera por los Reyes Católicos supuso la destrucción del recinto de la villa vieja externo al castillo de Enrique IV, rodeando a éste con sus fuertes muros y su profundo foso. La obra realizada para este fin, hizo del castillo de La Mota la fortaleza artillera más avanzada de Europa. Los trabajos duraron 7 años (1476 - 1483), costaron algo más de 4 millones de maravedíes (una suma respetable para la época) y sus artífices fueron el maestro Fernando, un artillero de los ejércitos reales, y el maestro Abdalla, un alarife mudéjar. La barrera con sus cuatro niveles de tiro, sus más de doscientas bocas de artillería, sus sistemas de ventilación y sus galerías intramuros (más de medio km) la convirtieron en la fortificación más avanzada de su época.

Su planta se adapta al perímetro del edificio preexistente, desplazando los lienzos que forman una de sus esquinas, para "dejar sitio" a la torre del Homenaje, a la manera del castillo de Portillo o Caracena. La torre de esta esquina, con sus tres bóvedas esféricas y sus huecos de ventilación, es la más fuerte de la barrera y presenta la singularidad de desplazarse ostensiblemente hacia el exterior, para posiblemente cubrir mejor los flancos, en el punto más expuesto de la fortaleza. En la parte más externa de esta torre se conserva un pozo que, además de surtir agua para refrigerar los cañones, debió de tener, dada su posición, funciones contramina. El problema de refrigerar los cañones se solucionó en la liza abriendo un nuevo pozo que, mediante una galería subterránea, comunicaba con el viejo pozo de la torre del Homenaje.

El elemento más singular de toda la barrera es el cuerpo de entrada, con su patinillo defensivo, su gran sala abovedada inferior -verdadero corazón de las defensas subterráneas- y la impresionante mazmorra que hay bajo ella. Una escalera recuperada en las últimas restauraciones, permite acceder desde el patinillo a la cámara subterránea y desde ésta, bordeando la mazmorra, se llega a la poterna que permitía bajar al foso. El puente levadizo de este cuerpo de entrada basculaba sobre un arco diafragma, ahora reconstruido, y apoyaba sobre la parte interior de un baluarte exento en mitad del foso y que las últimas obras han recuperado parcialmente.


 25panoramica_castillo_de_la_mota_medina_del_campo_valladolid

El castillo de La Mota tuvo continuos problemas de conservación y las memorias de obras conocidas nos dan mucha información sobre su distribución original. En 1550, se reparaban los "dos puentes levadizos que son la grande como entramos en la fortaleza y la pequeña es por do a suben a la torre del homenaje con su tejado". En 1649, se reconstruía el puente fijo exterior del baluarte, cuyas medidas coincidían con los apoyos encontrados en las últimas obras de restauración, y se recalzaban las fábricas de la barrera. En 1774, se reconocía el castillo por orden del marqués de Esquilache y le informaban entre otras cosas de que "por no estar revestida la contraescarpa del foso se han derruydo tanto las tierras que puede vajarse por todas partes". Entre 1806, fecha del plano de Julián Ayllón, y en 1848, fecha del plano del cuerpo de Ingenieros del Ejército, el castillo había perdido una de las torres de la barrera, al parecer volada, posiblemente en la guerra de la Independencia cuando se intentó utilizar la fortaleza, destruyendo parte del baluarte e intentando volar sin éxito el lienzo sur.

Para las siguientes restauraciones hubo que esperar hasta comienzos del siglo XX. Entre 1913 y 1916, bajo las órdenes del arquitecto Don Teodosio Torres, se reconstruyeron las almenas y los parapetos, a imitación de lo poco que se conservaba original, se remataron los muros y repusieron el solado de los adarves y las torres. En 1917, el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes inició unas obras de reparación del castillo, cuyo proyecto encargó a Juan Agapito y Revilla. Las obras se realizaron en varias etapas (1917-1919 y 1928-1929). Se consolidaron muchos elementos débiles y se dio acceso cómodo y fácil a ciertos elementos del castillo, como la barrera, las galerías subterráneas y la torre del Homenaje. En ésta se hizo un proyecto de reconstitución total de la torre caballero, pero este proyecto no cuajó y solamente se reconstituyeron los antepechos y el almenado.


 26castillo_de_la_mota_en_medina_del_campo_valladolid

En mayo de 1939, el Castillo de La Mota fue cedido por el Jefe del Estado a la Sección Femenina de la Falange para que lo restaurase y lo dedicase a fines formativos y culturales, iniciándose inmediatamente las obras. El 21 de julio, por medio de una Orden Especial, se encargó la reconstrucción del castillo a Pedro Muguruza y Otaño, Comisario de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional, que nombró arquitecto a Francisco Íñiguez Almech y a Pedro Hurtado Ojalvo como aparejador-ayudante. La dirección artística corrió a cargo del marqués de Lozoya, en una reconstrucción que respetó básicamente las trazas de la distribución doméstica original, salvo el patinillo de entrada y los accesos a la torre del Homenaje, distorsionando al adosar a ésta las construcciones domésticas modernas.

En 1992 se creó el programa de documentación y diagnóstico del Plan Director, poniéndose al frente Fernando Cobos Guerra, con la ayuda del arquitecto Ignacio García de Tuñón y el documentalista Antonio Andrade. Se levantaron planos completos de todo el edificio, se analizaron las distintas fábricas y elementos constructivos de cada época y se rastreó en diferentes archivos (Simancas, Alcalá, H.P. Valladolid, H. Militar, etc.). Esta documentación, acompañada de unas metódicas excavaciones, han servido para poner de manifiesto la, hasta ahora oculta, grandeza del edificio histórico, valorar en definitiva y en todos los sentidos el Castillo de La Mota, permitiendo que sea reconocido como una de las obras de arquitectura militar más importante del Renacimiento europeo.


 25castillo_de_la_mota_exterior

A finales del mes de Julio de 2010 fue abierta al público la torre del homenaje, tras una restauración y adecuación de la misma. El Castillo de La Mota es propiedad de la Junta de Castilla y León y se usa como centro de congresos, cursos, seminarios, etc., así como uso turístico.




Castillo de Simancas (Valladolid)


 26castillo_de_simancas

Castillo de Simancas. El Castillo de Simancas es un castillo que se encuentra en la localidad vallisoletana de Simancas. En el siglo XV la familia Enríquez, Almirantes de Castilla, ejercían el señorío de Simancas. Reconstruyeron la vieja fortaleza árabe y de esta época es la capilla. Poco después, los Reyes Católicos la reclamaron para la corona y la convirtieron en prisión de Estado.

Aquí estuvo preso y fue ejecutado con garrote vil el obispo de Zamora, don Antonio de Acuña, capitán comunero de Castilla. La ejecución fue ordenada por el alcalde Ronquillo en 1521, en uno de los cubos del castillo, llamado ahora, Torre del Obispo. Este personaje tomó parte activa en la batalla de Villalar. Los tres comuneros (Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado) fueron ejecutados al día siguiente de la batalla, pero él fue encerrado en la torre del castillo dándole la oportunidad de arrepentirse. No se arrepintió sino que estranguló al alcaide de la fortaleza y al tratar de huir fue capturado de nuevo; el alcalde Ronquillo ordenó su muerte.

El mariscal Pedro de Navarra que fue apresado en 1516 en la segunda contraofensiva para recuperar el Reino de Navarra tras su conquista, fue asesinado en este castillo el 24 de noviembre de 1522.

Felipe II transformó el castillo en Archivo General del Reino albergando uno de los archivos más importantes de Europa con 35 millones de documentos. Las reformas que se hicieron dieron lugar al aspecto que tiene en la actualidad.


 26vista_de_la_muralla_y_el_foso

Vista de la muralla y el foso.
 
El muro que lo rodea, los cubos, las almenas, el foso, la entrada y dos puentes son de la época medieval, finales del siglo XV. La capilla fue reformada por la familia Enríquez en el siglo XV; la actual es una reforma de los años 1950. Tiene una hermosa bóveda estrellada pintada, donde están representadas las armas de sus fundadores: Don Alonso Enríquez y Doña Mª de Velasco. Se conserva también la cámara de tormentos.


 26_castillo_de_simancas_2

Vista lateral del castillo de Simancas (Valladolid).

El castillo propiamente dicho se debe a las reformas del siglo XVI, de Juan de Herrera y Francisco de Mora. Se proyectó la linterna de la Torre del Obispo con forma acampanada. Hubo más reformas en los siglos XVII y XVIII. Se han efectuado grandes e importantes obras para conservar el edificio como Archivo General. Entre otras estancias valiosas existe una cámara incombustible donde están la mayoría de los documentos.




Castillo Palacio de Peñíscola o del Papa Luna


 27castillo_de_pe_scola_desde_el_mar

El Castillo Palacio de Peñíscola (Provincia de Castellón, España), también llamado Castillo del Papa Luna está emplazado en la zona más elevada del peñón que domina la ciudad, alcanzando una altura de 64 m sobre el nivel del mar. Su perímetro es de unos 230 m y tiene una altura media de 20 m. Los Templarios construyeron esta obra románica sobre restos de la antigua alcazaba árabe entre 1294 y 1307.

El Papa Luna, una de las figuras hispánicas más universalmente conocida y a la vez controvertida, se trasladó en 1411 a Peñíscola convirtiendo su castillo en palacio y biblioteca pontificia. De los muros y dependencias de esta fortaleza irradian ideas, sentimientos y prejuicios sobre un hombre íntegro, honrado y virtuoso que tuvo la osadía de perseverar en su convencimiento de verdadero Papa de la Iglesia Católica en una época marcada por guerras, ambiciones, codicias y corrupciones que afectaron incluso a las altas dignidades de la Iglesia, cuyo poder espiritual tuvo que claudicar ante el poder político y civil.


 27_vista_nocturna_del_casco_hist_rico_de_pe_scola

Vista nocturna del casco histórico de Peñíscola y del imponente Castillo del Papa Luna

De similares características a las construidas por los mismos caballeros en Tierra Santa y Cataluña, destaca su parecido con el castillo de Miravet, construido 150 años antes. Benedicto XIII realizó pequeñas reformas durante su estancia en este castillo transformándolo en palacio papal.

La fábrica de los muros es de piedra labrada y todas las dependencias se cubren con bóvedas de cañón, en ocasiones algo apuntadas, que arrancan de impostas muy simples formadas por un cordón moldurado. Los huecos de las puertas están forjados con arcos de amplio y generoso dovelaje.


 27vista_diurna_del_casco_hist_rico_de_pe_scola_1449873792_246574

Destaca en todo el conjunto la sobriedad y solidez de su construcción, tanto en las estancias templarias como en las estratégicas e intrincadas dependencias pontificias que realizaría más tarde Benedicto XIII (entre las que estuvo instalada una de las mejores bibliotecas del mundo). Pero, tal vez, el mayor interés arquitectónico del castillo se encuentra en la solución abovedada del Cuerpo de Guardia y en la austeridad y severa proporción de la Basílica de los Templarios.

Utilizada por Benedicto XIII y Clemente VIII como Basílica Pontificia, a las características constructivas del resto de estancias une el presbiterio formando ábside semicircular cubierto con una media cúpula de cascarón encumbrada sobre un arco toral y un pequeño ventanal situado en el centro del ábside que ilumina tensionalmente el espacio. En esta Basílica reposaron durante algún tiempo los restos del Pontífice.


 28castillo_de_pe_scola_estatua_del_papa_luna

Castillo de Peñíscola. Estatua del Papa Luna

En este castillo se conservan todavía remembranzas evocadoras de la presencia del Papa Luna y de su sucesor Clemente VIII, el también aragonés Gil Sánchez Muñoz, segundo Papa de Peñíscola. La Basílica papal de Benedicto XIII, austera nave de planta rectangular con bóveda de cañón algo apuntada y casquete esférico sobre el ábside; el salón del trono donde recibía embajadas y recepciones; el salón del cónclave; el estudio con ventanas al mar; las habitaciones pontificias, etc. Todo ello, utilizado por los dos papas de Peñíscola, había servido con anterioridad a los Caballeros Templarios y a los Montesianos que tuvieron aquí la sede y sostén de su encomienda.


 27vista_diurna_del_casco_hist_rico_de_pe_scola

Castillo-Palacio de Peñíscola (Castellón), plaza de armas

Durante el periodo de las Germanías (1519-1521), Peñíscola fue sede de la coalición de fuerzas capitaneadas por el Virrey de Valencia, Didac Hurtado de Mendoza, que se opusieron a los agermanados. Por este hecho, el Virrey concedió a la población el título de fidelísima en 1522 y otorgó el perdón a los agermanados locales en nombre del rey Carlos I (1525). Felipe II ordenó la construcción de nuevas defensas artilleras, ejecutadas por el arquitecto italiano Juan Bautista Antonelli, con el objetivo de protegerla de los ataques de los piratas berberiscos. Estas no alteraron sustancialmente la conformación del castillo.


 28vista_panor_mica_de_pe_scola_desde_el_castillo

Vista panorámica de la localidad desde el castillo de Peñiscola




Castillo de Montjuic de Barcelona


 29castell_de_montjuic_fossat_entrada_barcelona_catalonia

El Castillo de Montjuic de Barcelona, ess una antigua fortaleza militar que ha tenido un importante papel en la historia de la ciudad de Barcelona. Está situada en la montaña de Montjuic. La primera construcción que ocupó la cima de esta montaña fue una atalaya destinada a informar mediante señales de la proximidad de los barcos.

En 1640, durante la revuelta contra Felipe IV, se realizó la primera fortificación en Montjuic, construida en forma de cuadrilátero de tierra con revestimiento de piedra y barro. Esta fortificación provisional sirvió para rechazar el asalto de las tropas castellanas comandadas por el marqués de los Vélez el 26 de enero de 1641. El fortín se convirtió en castillo en 1694. Su planta ocupaba toda la parte llana de la cumbre, con tres baluartes mirando hacia tierra y una línea de dientes de sierra mirando al mar. La pequeña fortificación precedente quedó como un reducto interior.


 29castell_de_montjuich_4

Durante la Guerra de Sucesión, la caída del castillo en manos del duque de Peterborough, el 17 de septiembre de 1705, fue un factor que influyó para que los catalanes se inclinaran por la causa del archiduque Carlos de Austria. Recuperado el 25 de abril de 1706 por Felipe V, lo perdió de nuevo el 12 de mayo de ese mismo año, y no volvió a estar en sus manos hasta el 12 de septiembre de 1714 cuando, conforme al artículo quinto de las Capitulaciones que ese mismo día propuso el duque de Berwik, el castillo fue entregado a las tropas borbónicas.

En 1715, el ingeniero militar Juan Martín Cermeño ordenó destruir el antiguo fortín de 1640 y terminó de dar forma al conjunto de edificaciones, dotándolo de servicios y de cisternas, una de ellas de agua potable, y ordenó la construcción del foso.

Entre 1779 y 1799 se realizaron diversas obras entre las que destacan las necesarias para instalar en él el doble de hombres, así como la construcción de cocinas para 3.000 plazas; el castillo tomó entonces la forma que tiene en la actualidad. Fue dotado de artillería con un número no inferior a los 120 cañones.

El 29 de febrero de 1808, un cuerpo de las tropas imperiales de Napoleón, comandadas por el coronel Floresti, subió a la montaña de Montjuic para tomar posesión del castillo. Lo consiguió, ya que el capitán general del Principado había recibido órdenes de la propia corte de recibir plácidamente a las tropas francesas.

En 1842, durante la regencia de Espartero, la ciudad de Barcelona fue bombardeada desde este castillo para conseguir así someter una revuelta. En 1843, el general Prim ordenó un nuevo bombardeo de la ciudad.


 29_barcelona_castillo_1341_06_de_julio_de_2011

A partir de finales del siglo XIX, el castillo de Montjuic albergó a las víctimas tanto de la represión política social como de la lucha obrera. En él fueron encarcelados y torturados los obreros involucrados en la ola de violencia anarquista de la década de 1890. El juicio que siguió a las detenciones, conocido como proceso de Montjuic, se hizo famoso por su dureza y las torturas que se realizaron. En el castillo se encerró también a los detenidos durante la Semana Trágica; aquí fue fusilado Francesc Ferrer i Guardia. En 1919 estaban presos más de 3.000 obreros a causa del conflicto de la Canadiense.

Tras el estallido de la Guerra Civil los frentepopulistas lo convirtieron en prisión y lugar de fusilamiento para los alzados o los simpatizantes de la "causa nacional", haciéndose famoso el Foso de Santa Elena, donde fueron asesinados militares, curas, conservadores, jóvenes falangistas, estudiantes, empresarios, requetés y todos aquellos que fueran considerados de derechas.

En Montjuic fue fusilado el general Manuel Goded, junto con otros militares, el 12 de agosto de 1936. El 26 de agosto de 1936 fueron fusilados el comandante de Infantería José López Amor Jiménez, los capitanes Enrique López Belda y Luis López Varela, así como el capitán Fernando Lizcano de la Rosa, que había sido jefe de los Mozos de Escuadra tras el 6 de octubre de 1934.


 29_armadures_al_museu_militar_del_castell_de_montju_c_2004

Armaduras en el museo militar del castillo de Montjuic

El 15 de octubre de 1940 sería fusilado en el castillo el presidente de la Generalidad Lluís Companys. Hasta 1960, año en que fue cedido a la ciudad, el castillo sirvió como prisión militar. Después de tres años de obras para acondicionarlo, Franco presidió la inauguración del nuevo museo militar el 24 de junio de 1963; se cedió a Barcelona el recinto pero no el museo que alberga.

El 30 de abril de 2007 el Presidente del Gobierno y el Alcalde de Barcelona acuerdan la cesión íntegra del castillo, en el que ondearán las banderas de España, Cataluña, Barcelona y la UE y del que se retirarán las antenas instaladas en un plazo máximo de tres años. La ratificación de esta orden supone la retirada del proyecto de ley sobre la transferencia del castillo, que fue aprobado por el Consejo de Ministros el 24 de febrero de 2006 y cuya tramitación en el Congreso se encontraba estancada en la fase de presentación de enmiendas.


 30barcelona_entrada_del_castell_de_montju_c

Foso de entrada al castillo de Montjuic

El Castillo de Montjuic albergará el Centro de la Paz, que será regido por un consorcio en cuya constitución participarán el Ayuntamiento de Barcelona, el Ministerio de Defensa y la Generalidad de Cataluña.




Ciudadela de Jaca (Huesca)


 30ciudadela_jaca_vista_aerea

Ciudadela de Jaca (Huesca). La Ciudadela de Jaca es una fortificación de planta pentagonal, construida a finales del siglo XVI (las obras se inician en 1592), que conserva todas y cada una de sus partes características: foso, baluartes, escarpas, cuarteles, polvorines, túneles, etc. además de una hermosa entrada a la que se accede mediante un puente levadizo.

Su construcción fue encomendada a Tiburzio Spannocchi, ingeniero de origen italiano al servicio de Felipe II, dentro de un programa de defensa de la frontera aragonesa con Francia, cuyo punto principal sería precisamente este castillo. Para la construcción se eligió un terreno extramuros conocido como El Burnao.


 30ciudadela_de_jaca_entrada_a_la_ciudadela

Entrada a la ciudadela.

El modelo para el Castillo de San Pedro corresponde ya a los nuevos esquemas de arquitectura militar derivados del uso de la artillería, en la que predominaban los muros más bajos y gruesos, con taludes y emplazamientos específicos para cañones y otras bocas de fuego. A mediados del siglo XVII la obra ya estaba completada, pues entre 1635 y 1659 —periodo de guerras con Francia—, Jaca poseía un enorme valor estratégico.

Desde su construcción la fortaleza ha mantenido siempre guarnición militar dentro de sus muros. Sin embargo, las vicisitudes bélicas que lo acompañan son escasas, siendo la más destacada la ocurrida durante la guerra de la Independencia. El 21 de marzo de 1809 era tomada por las tropas francesas ante la capitulación de la ciudad y el escasísimo número de tropas que la defendian. Los soldados españoles, al mando del General Espoz y Mina, recuperaron el Castillo tras varios meses de asedio el 17 de febrero de 1814. A partir de entonces, el castillo va perdiendo importancia militar. Sus muros y edificios fueron magníficamente restaurados en 1968, siendo merecedores del premio «Europa Nostra».


 30_baluartes_de_la_fortaleza_de_jaca

Baluartes y foso de la Ciudadela de Jaca.

La única entrada al castillo de la Ciudadela de Jaca presenta en su exterior una «plaza de armas» con muros defensivos aspillerados que custodiaban dos puertas que precedían al puente, hoy ya desaparecidas. Desde aquí se accede a un puente fijo, que salva parte del espacio del foso, y al puente levadizo que se manejaba desde el interior mediante contrapesos y cadenas. Sobre la puerta se alza el escudo en piedra de la Casa de Austria y sobre la entrada, una espadaña sujeta una campana que se usaba como medio de comunicación con las tropas. En el túnel de arco de medio punto inmediatamente posterior, se encuentra un cuerpo de guardia defensivo, hoy ambientado con armas y uniformes del siglo XVII.


 30panor_mica_ciudadela_nevada_concurso

Panorámica del patio de armas de la ciudadela de Jaca bajo la nieve... Más info de la Ciudadela de Jaca




Castillo de San Marcos en El Puerto de Santa María


 31castillo_de_san_marcos_en_el_puerto_de_santa_mar_a

Castillo de San Marcos en El Puerto de Santa María (Cádiz). El Castillo de San Marcos es una iglesia fortaleza edificada sobre los cimientos de una mezquita del siglo X, situada en El Puerto de Santa María, Cádiz, España y que hizo erigir el monarca Alfonso X El Sabio en honor de la Virgen tras la toma de la ciudad.

El Castillo de San Marcos es una iglesia fortaleza edificada sobre los cimientos de una mezquita del siglo X, situada en El Puerto de Santa María, Cádiz, España y que hizo erigir el monarca Alfonso X El Sabio en honor de la Virgen tras la toma de la ciudad.


 31lateraldelcastillosanmarcos

El Castillo de San Marcos de El Puerto de Santa María se construye a partir de una antigua mezquita islámica que se transforma en iglesia fortificada en tiempos de Alfonso X El Sabio hacia el año 1264, quien refuerza su cimentación aprovechando los restos de un edificio romano próximo, dotándolo de cubiertas abovedadas y fortificando el santuario con cuatro torres, dos de planta hexagonal y las otras dos de planta cuadrangular, utilizándose la planta baja de las primeras como capilla mayor para la Virgen de los Milagros.

Aún se conservan el muro de la quibla donde se situaba el mihrab y el aspecto almohade de la construcción, que se hace patente en las líneas horizontales y lisas con resalto de la parte alta que remata exteriormente la torre hexagonal y en sus bóvedas esquifadas. En esta iglesia instala el rey Alfonso X su nueva Orden militar de Santa María de España, que pronto desapareció la quedar fundida con la Orden de Santiago.


 31busto_alfonso_x_el_sabio

Busto de Alfonso X El Sabio. Castillo de San Marcos en El Puerto de Santa María (Cádiz).

Ya como castillo sirvió de defensa contra nuevas invasiones del norte de Africa, y más tarde Sancho IV lo donaría, junto con la villa, al almirante genovés Benedetto Zaccaria, y posteriormente a Alonso Pérez de Guzmán El Bueno, quien a su vez lo dona a su hija Leonor de Guzmán en 1306 con motivo de su matrimonio con Luis de España, dando comienzo así a la Casa de los Medinaceli, señores de la villa en tiempos de Isabel de la Cerda y Guzmán.

En el siglo XV se acometen nuevas obras de ampliación, con una sacristía de tres tramos cubiertos por bóvedas góticas y varias dependencias a las que se accede desde la terraza sobre las bóvedas de la iglesia y conocida como patio de armas.

Con Luis de la Cerda la iglesia-fortaleza recibe la presencia de Cristóbal Colón y de Juan de la Cosa, entre otros marinos ilustres, pero su importancia decae tanto como santuario (al construirse la nueva iglesia), como fortaleza.


 31torre_principal_del_castillo_de_san_marcos_02

Torre principal del Castillo de San Marcos. El Puerto de Santa María (Cádiz).

Cuando la ciudad se incorpora a la Corona de Castilla en 1729, la Casa de Medinaceli retiene la propiedad del castillo que es clausurado en 1868 y abandonado hasta su restauración, por los años 40 del siglo XX.

Las circunstancias de la construcción de esta iglesia-fortaleza quedaron reflejadas en las Cantigas de Alfonso X, y mucho más tarde, en 1823, su estado queda minuciosamente descrito en la obra de Fernán Caballero "Un servilón y un liberalito", novela que queda ambientada en este viejo castillo-santuario.

Actualmente pertenece a una famosa firma bodeguera portuense, y se encuentra abierto al público para su visita y en el se realizan festivales de música medieval así como la catedrá de estudios de Alfonso X.


 31el_nuevo_mundo_aparece_en_la_parte_superior_en_verde_y_el_viejo_mundo_en_la_parte_central_e_inferior_en_blanco

Mapamundi hecho por Juan de la Cosa en 1500. Se muestra el Nuevo Mundo en la parte superior (en verde) y el Viejo Mundo en la parte central e inferior (en blanco).

Carta de Juan de la Cosa. El mapa o carta de Juan de la Cosa es un mapa pintado sobre pergamino, de 93 cm de alto por 183 de ancho, que se conserva en el Museo Naval de Madrid. En una inscripción dice que fue hecho por el marino Juan de la Cosa en 1500 en el Puerto de Santa María (Cádiz). Su rica decoración indica que probablemente fue hecho por encargo de algún miembro poderoso de la corte de los Reyes Católicos. Dicho personaje y mapa tiene un rinconcito junto al Castillo de San Marcos en el cual se puede observar un busto de Juan de la Cosa y en una pequeña fuente una réplica del mapa.


 31_castillo_de_san_marcos_en_la_noche

Vista nocturna del Castillo de San Marcos. El Puerto de Santa María (Cádiz).




CONTINÚA MÁS ABAJO...
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 12 Diciembre 2015, 00:05; editado 6 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
... CONTINUACIÓN




Castillo de Guzmán el Bueno (Tarifa, Cádiz)


 03_1449911853_792431

Castillo de Guzmán el Bueno (Tarifa, Cádiz). El actual Castillo de Guzmán El Bueno de Tarifa se supone la continuación de una anterior fortaleza que el caudillo Tarïf y sus seguidores intentarían afianzar como cabeza de puente para sus incursiones a la península, fortificándola.

Lo construye el gran califa cordobés Abdarrahmán III, en el año 960, encargando de la obra al visir Abdarrahaman ben Badr. Se trata de una fortificación de planta trapezoidal asentada sobre una elevada meseta rocosa, de arquitectura militar califal de inspiración bizantina. Sus muros se articulan mediante torreones cuadradas en ángulos y lienzos , separados a igual distancia, que le confieren una sólida imagen; lo cual se refuerza por su ubicación junto al mar, que le proporciona una protección adicional y favorece sus defensas.

Tarifa, dominada por las tropas invasoras desde el año 711, es reconquistada en 1292 por las fuerzas cristianas al mando de Sancho IV, lo cual supuso el triunfo más esperado y señalado de toda la Reconquista durante la segunda mitad del siglo XIII. Pero no fue hasta 1340 cuando, tras la Batalla del Salado, pasó definitivamente a manos de los reyes cristianos, quienes durante años trataron de evitar nuevas intrusiones venidas del Norte de África. De este castillo parten las murallas que a raíz de una primera cerca musulmana envuelven a la ciudad de Tarifa, y de la que se conservan lienzos y puertas de gran interés. Durante la época almohade, en el siglo XIII, le fue añadida la coracha o muro que comunica el primitivo recinto con la torre octogonal albarrana, situada exenta en un extremo.


 32tarifa_009

Se le conoce como Castillo de Guzmán El Bueno debido a la heroica gesta de don Alonso Pérez de Guzmán, entonces alcaide de la fortaleza, quien en 1295 ve cómo el desleal don Juan, hermano del rey se sitúa con 5.000 jinetes árabes ante los muros de la ciudad y amenaza de muerte a su hijo, al que había hecho prisionero, si no entrega el castillo y rinde la plaza. La historia cuenta que el alcaide, en un acto de valor y servicio a su rey, decide no entregar la plaza y arroja su propio puñal desde el torreón, con el cual los sitiadores cumplen su amenaza. Por este gesto don Alonso, llamado desde entonces El Bueno, fue merecedor de privilegios reales y nobiliarios, y fundador de toda una dinastía y señorío: la Casa de los Guzmán, de gran influencia durante siglos en tierras de Andalucía, con sede primero en Medina-Sidonia, y más tarde en Sanlúcar de Barrameda. Ya en época cristiana, se abren ventanas y se levanta la impresionante torre octogonal del Homenaje, conocida hoy como de Guzmán El Bueno.


 32tarifa_castillo_guzman_04gm

Vista de las torres califales y muro de contención moderno. Al fondo se observa la torre albarrana llamada "de Guzmán el Bueno".

Con el paso del tiempo el castillo de Guzmán el Bueno se restaura en varias ocasiones. Así, en el siglo XVII hubo de ser reformado debido al ataque de la piratería berberisca que asolaba estas costas; y más tarde en el siglo XVIII parte de sus murallas se adaptan para la instalación de las nuevas armas de artillería, sirviendo durante la Guerra de la Independencia de acuartelamiento a las tropas hispano-británicas que defenden Tarifa del ejército francés durante los años 1811 y 1812. Junto a la puerta del castillo, y a los pies de dicha torre, un monumento a Sancho IV recuerda la toma de la ciudad a manos de este rey castellano.




Alcázar de Jerez de la Frontera (Cádiz)


 33_alzacarjerez30

Alcázar de Jerez de la Frontera (Cádiz). Se encuentra en el ángulo suroeste de la muralla que rodeaba a la ciudad. El Alcazar ejercía en el Jerez musulmán como fortaleza-palacio, sede del poder que regía la ciudad. Actualmente se usa para celebrar eventos y está abierto a visitas turísticas todo el año. Se considera uno de los escasos ejemplos de arquitectura almohade que existen en la Península Ibérica. Actualmente se encuentra recogido en el denominado Conjunto Monumental del Alcázar y Cámara Oscura, cuya superficie visitable se ha multiplicado por dos tras la última restauración. En el Alcáza fue entregado por Ibn Abit, último rey andalusí de Jerez, a Alfonso X El Sabio tras la reconquista de la ciudad.

Desde el siglo XI, sus muros se conservan en parte absorbidos por el caserío del primer cinturón defensivo, utilizado como baluarte y residencia primero de los soberanos musulmanes de la época, y luego por los alcaides cristianos que rigieron la ciudad. Por lo que, con el tiempo, ha dado lugar a sensibles cambios en la configuración del conjunto.


 33_alc_zar_jerez_mezquita2

Del original alcázar islámico, se conservan las puertas, la mezquita, los baños árabes, la torre octógona y el Pabellón del patio de Doña Blanca. De etapas posteriores, destaca la Torre del Homenaje (siglo XV) y el palacio barroco de Villavicencio y el Molino de aceite (siglo XVIII).

Circundado en parte por la amplia Alameda Vieja, destaca con su presencia la imponente Torre Octogonal, con su doble encintado característico almohade, así como la Torre del Homenaje de los Ponce de León. Más tarde, una fachada renacentista sustituyó al antiguo muro de paso a los baños árabes.


 34andaluc_a_jerez_de_la_frontera_alc_zar5_tango7174

La Mezquita y los Baños Árabes. Levantada por los soberanos almohades, esta mezquita es la única que se conserva en la ciudad de las dieciocho que había durante la época islámica. Su interior, hoy convenientemente restaurado, conserva además de sus clásicos arcos de herradura, las partes sustanciales para el rito musulmán, tales como son el alminar, el patio de abluciones, la sala de oración y el mirhab, así como un altar que nos recuerda que aquí se creó la primera capilla cristiana de Santa María del Alcázar. Los Baños Árabes conservan en muy buen estado las tres salas clásicas de este tipo de instalaciones. Construidas con sobrio ladrillo macizo y tosco, en las cúpulas de sus techos se abren lucernas estrelladas que les brindan la intimidad con que fueron concebidas.


 33alcazarjerez1
 
Jardines del Alcázar de Jerez. El Alcázar cuenta con diversas zonas ajardinadas que incluyen olivos, cipreses y flores variadas y estanques con peces. Actualmente se puede acceder a gran parte de la superficie, quedando una pequeña extensión anexa por terminar de arreglar.

El Patio de Armas. Es la zona más espaciosa del conjunto, el lugar donde en tiempos de la dominación almohade el gobernador formaba a sus tropas. En torno a este espacio se disponen los principales edificios del Alcázar, y en la actualidad acoge todo tipo de actividades de carácter social y cultural.


 33_alc_zar_jerez_mezquita

Minarete de la mezquita

Palacio de Villavicencio. Este palacio señorial lo crea don Lorenzo Fernández de Villavicencio, uno de los primeros alcaides de la ciudad, y se levanta en uno de sus costados a partir del año 1664 sobre restos de anteriores construcciones árabes. Se trata de un notable palacio barroco que sirvió de residencia a éste y otros alcaides y representantes públicos de la ciudad. En su interior se aloja la botica de la Farmacia Municipal, en perfecto estado de conservación y completada con diverso mobiliario de la época.


 33jardines_del_alc_zar_con_la_torre_octogonal_al_fondo

Jardines del Alcázar con la Torre Octogonal al fondo.

Cámara oscura. En el interior de la torre principal del Palacio de Villavicencio, la más alta de la ciudad, se encuentra la Cámara oscura, un sencillo juego de lentes y espejos con el que se puede ver en tiempo real y a vista de pájaro todo cuanto acontece en el momento en las calles y plazas de la ciudad; así como los principales monumentos, campanarios de iglesias y espadañas y, tejados de los palacios y casonas, y las lejanas tierras de labor de la campiña jerezana.


 33_alc_zar_jerez_mezquita3

Vista interior del alcázar de Jerez de la Frontera (Cádiz). En la actualidad se están realizando excavaciones arqueológicas en el Pabellón Real. Catalogado como Bien de Interés Cultural, el Alcázar de Jerez está declarado como Monumento, y así aparece publicado en La Gaceta de Madrid en el año 1.931.




Castillo de Alarcón (Cuenca)


 57alarcon_vista_6

Castillo de Alarcón (Cuenca). El castillo de Alarcón forma parte del conjunto de fortificaciones establecidas en torno a la villa conquense de Alarcón. Esta plaza fuerte consta de un recinto amurallado que alberga el núcleo de población y el castillo propiamente dicho, y de cinco torres exteriores aisladas y estratégicamente dispuestas.



 57castillo_de_alarc_n

De origen árabe, dependió inicialmente la fortaleza del emirato de Córdoba. Tras la descomposición del califato cordobés y la formación de los reinos taifas, se subordinó al de Toledo. Durante su permanencia en poder de los musulmanes sirvió de bastión defensivo en sus pugnas internas. En 1184, Fernán Martínez de Ceballos, capitán de las tropas de Alfonso VIII, asedió la fortaleza durante nueve meses y la ganó finalmente para su rey el día de san Andrés. Se vio recompensado con el privilegio de tomar el nombre de la villa por apellido, cosa que hizo, pasando a llamarse Martínez de Alarcón y dando con ello origen a este nuevo linaje.

A partir de entonces, el castillo de Alarcón mereció la atención de los sucesivos reyes de Castilla que lo engrandecieron y reforzaron, a la par que le dotaron de un fuero propio (1186) y le otorgaron el señorío de amplios territorios circundantes, el padre Burriel dice que su alfoz constaba de 63 aldeas entre las que se incluían: Albacete, La Roda, Villarobledo, Castillo de Garcimuñoz, Belmonte y otras muchas. Todo ello fue puesto en manos de la Orden Militar de Santiago por Alfonso VIII. Cuando en 1212 se libra la trascendental batalla de Las Navas de Tolosa, el concejo de Alarcón concurre a la misma sumando sus propias tropas a las del rey.


 57castillo_de_alarc_n_1449912919_385831

A principios del siglo XIV, el Infante don Juan Manuel recibió de Fernando IV el señorío de Alarcón, castillo incluido, provisionalmente en el año 1297 y de forma definitiva el 23 de marzo de 1305. En este noble retiro escribió alguna de sus obras literarias. A la muerte del infante, lo heredó su hijo Fernando Manuel de Villena y después su nieta Blanca. Después lo recuperó Pedro I y retornó al patrimonio real. Enrique II se lo concede a don Alfonso de Aragón al que nombra marqués de Villena en 1372, pero Enrique III lo destituye en 1395 y de nuevo regresa a la Corona. Finalmente, en el siglo XV se le concede a don Juan Pacheco (23-5-1446), marqués de Villena. El marquesado, en las personas de don Juan y de su hijo don Diego López Pacheco, tomó partido por Juana la Beltraneja y se enfrentó a los Reyes Católicos. En esta porfía logró mantener los castillos de Belmonte, Garcimuñoz, Alarcón y el Ducado de Escalona.

Superada la Edad Media, el castillo de Alarcón sufrió el deterioro propio de un inmueble abandonado y en desuso. En 1712 pertenecía al marqués de Aguilar y los alarifes hacen un informe en el que mantienen que era necesaria una reforma urgente para que no se derrumbara.

En el año 1720 el Castillo estuvo gobernado por Alejandro de Alarcón y la duquesa Julia de Alarcón ambos refugiaron a mucha gente duerante los conflictos en el país llegando a ser héroes de la región.[cita requerida]

El duque de Frías, José María Bernardino Fernández de Velasco le vendió el castillo y "cuatro o cinco torreoncitos más" a don Rafael Lázaro Álvarez de Torrijos por 20.000 reales (Madrid, 5-6-1863).


 57castillo_de_las_altas_torres

En el año 1963 el ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, se lo expropió a la familia Álvarez Torrijos Torres, natural de La Almarcha pero con antecedentes familiares paternos en Gascas. Una vez rehabilitado como Parador Nacional de Turismo Marqués de Villena, se inauguró el 25 de marzo de 1966.


 57castillo_de_alarc_n2

La leyenda del castillo de Alarcón cuenta cómo los bloques de piedra del muro que lo rodea se tiñeron de sangre, presentando en la actualidad unas curiosas manchas negras y rojizas entre la argamasa.

En tiempos lejanos vivía en el castillo el señor de toda la zona. Tenía este una hermana muy hermosa y casadera que muchos pretendientes deseaban. Entre ellos, el hijo del señor de otras tierras cercanas, famoso por su mala vida; por ello, al primer intento de pedir su mano fue echado sin contemplación.


 57palacio_buenavista

Tiempo después llegó a conocimiento del señor del castillo el profundo rencor que el pretendiente rechazado sentía y los planes de éste para asesinarlo y secuestrar a su hermana. Así, cierto día en que llegó un extraño con la intención de entrevistarse con él en privado, sospechó de que podía tener la intención de matarlo, por lo que preparó la recepción con gran esmero.

Finalmente, las sospechas se confirmaron y en el último momento cuando el desconocido iba a abalanzarse sobre el señor, los criados lo retuvieron y le dieron muerte, para después mezclar su cuerpo con la argamasa que estaban preparando para unas obras que se estaban haciendo en el castillo.




Castillo de Santa Catalina de Jaén


 35castillo_y_parador_de_ja_n_desde_el_neveral_olga_berrios

Castillo de Santa Catalina de Jaén. Comenzó como un asentamiento íbero (S IV AC), aunque su asentamiento como fortaleza militar se lo debemos a Anibal. Despues pasaron por él los arabes, la reconquista cristiana con Fernando III que lo conquista en 1246, y con posterioridad las tropas de Napoleón.


 35ja_n_castillo

El Castillo de Santa Catalina es una antigua construcción defensiva de acabado cristiano-medieval, que corona el cerro del mismo nombre, en una estribación de la Sierra de Jabalcuz a 820 m de altitud, desde la cual se divisa toda la ciudad de Jaén, los olivares y las montañas circundantes de la zona.

El nombre le viene dado por la capilla que se construiría en el castillo tras su conquista. La Capilla de Santa Catalina de Alejandría es de estilo gótico, y fue construida entre los siglos XIII y XIV.


 35patio_interior_del_alc_zar_nuevo

Patio interior del Alcázar Nuevo

Este recinto, también llamado Castillo o Alcázar Nuevo, se asienta sobre la roca viva del cerro, y es uno de los tres recintos defensivos que constituyen el Castillo de Jaén. En su lado oeste, se sitúa la Torre del Homenaje que, en otros tiempos, servía de vertebración con la antigua alcazaba. Es una gran torre de planta cuadrada, con 15,45 m de lado, y más de 30 m de altura, con tres plantas y terraza, con bóvedas cruzadas con arcos ojivales, y acceso desde el patio de armas.


 35_ja_n_cruz_del_castillo

Cruz del Castillo.

Todo el perímetro sur carece de torres, al estar construido sobre un escarpe vertical. Hay en este paño, una poterna y un saledizo, que alberga una letrina. En cambio, en su perímetro norte hay situadas tres torres, dos de ellas albarranas y una tercera, junto a la puerta de acceso. Finalmente, existe una quinta torre, pentagonal, en el extremo oriental del recinto. El patio de armas es de gran superficie, y en él se encuentran restos de construcciones diversas, entre ellas dos aljibes y un bastión.

Todo el paramento de este castillo responde a un tipo arquitectónico nuevo, en relación con la alcazaba existente: mampostería menuda en la obra general, sillar o sillarejo en los ángulos, y ladrillo o dovelas de cantería en los arcos


 34castillo_de_ja_n_nevado

El Cerro de Santa Catalina, con la Cruz a la izquierda, el Castillo en el centro y la muralla abajo a la derecha.

El Castillo de Santa Catalina, hoy por hoy es el símbolo de la ciudad de Jaén y lo domina todo desde las alturas... leer más




Castillo de Belalcázar (Córdoba)


 36castillo_de_sotomayor_y_zu_iga_belalcazar2

Castillo de Belalcázar (Córdoba). El castillo de los Sotomayor Zúñiga y Madróñiz es una construcción de estilo gótico-militar, iniciada en la segunda mitad del siglo XV, situada en la localidad de Belalcázar en la provincia de Córdoba, (Andalucía, España). También se le conoce como castillo de Gahete ó castillo de Gafiq.

La construcción de este castillo fue iniciada en la segunda mitad del siglo XV con el objeto de convertirse en la residencia de los condes de Belalcázar, señores feudales del territorio en aquella época. Su construcción data de 1450 cuando Juan II otorgó estas tierras a Gutierre de Sotomayor, Maestre de la Orden de Alcántara, permitiéndole construir un castillo. Actualmente , el castillo es propiedad de la junta de andalucia. Esta fortaleza es un fiel reflejo del gran papel que estos señores desempeñaron como mecenas de la arquitectura y promotores del gótico tardío en la comarca. Parece que en el mismo lugar ya hubo una fortaleza romana, continuada luego en época musulmana, de la que todavía subsiste un importante testimonio en la cerca exterior, que se mantuvo como primera línea de muralla con torres albarranas sobre el arroyo Caganchas.

El topónimo de la localidad proviene de la expresión "bello alcazar". El castillo comenzó su deterioro a partir de la coupación del mismo por las tropas francesas en la Guerra de la Independencia cuando modificaron el castillo para convertirlo en almacén. En esa misma guerra sufrió las consecuencias de la artillería.


 36castillo_de_sotomayor_y_zu_iga_belalcazar

El castillo de Belalcázar, de excelente cantería de granito, ofrece una disposición cuadrangular, con altos y robustos muros que aparecen jalonados por ocho torres prismáticas, en correspondencia con el centro cada uno de los flancos y las esquinas. El castillo se halla rodeado por una muralla con veinte cubos. Entre la primera y la segunda torre se halla la puerta de entrada. Traspasada se accede a otra puerta y más allá de ella aparece el amplio patio de armas, decorado con arcos. Tanto los lienzos de muralla como las torres, se enriquecen en su coronamiento con una apretada línea de modillones a modo de ornamento.

Durante el primer tercio del siglo XVI se le añadió una lujosa zona palaciega de estilo renacentista. La estructura que más destaca, sin embargo, es la impresionante torre del Homenaje, lujosamente ornamentada, desproporcionada aunque de gran belleza, y que con sus más de 47 metros de altura es la más elevada de toda la península ibérica.

Es de reseñar también, la amplia mazmorra aún conservada en los subterráneos del castillo así como el aljibe y las caballerizas.


 36belalcazar

A pesar de que sobre este Castillo de Belalcázar pesa la Ley Genérica del Patrimonio Histórico-Artístico lamentablemente su interior se encuentra en ruinas, halbiendo desaparecido sus artesonados y siguiendo el camino de un progresivo deterioro con inminente riesgo de ruina total por abandono.




Castillo de Alburquerque (Badajoz)


 37castillodeluna

Castillo de Alburquerque (Badajoz). Es uno de los castillos mejor conservados de toda la península ibérica.    Uno de los castillos mejor conservados de toda la península ibérica. Más que pueblo o localidad, a Alburquerque merece que le llamemos "villa". Y es que esa palabra tiene unas connotaciones caballerescas que se ajustan con total propiedad a este municipio medieval. Ya desde lo lejos, mucho antes de llegar, podemos divisar, asentado sobre un enorme roquedal, la silueta vigilante de uno de los castillos mejor conservados de la raya (la frontera con Portugal). El castillo de Luna.

Alburquerque ofrece un buen número de elementos monumentales y arquitectónicos dignos de visitar, pero ninguno de ellos tiene tanto interés con ese magnífico Castillo. La fortaleza la cuentan como prácticamente inexpugnable y a juzgar por los hechos parece que así ha sido a lo largo de los siglos, y es que todo el recinto está pensado como un entramado defensivo en que cada detalle obligaba al invasor a exponer su flanco más vulnerable. Es curioso cuantas cosas se pueden llegar a conocer de una construcción de este tipo, sobre todo cuando, como en este caso, disponemos de un guía que nos explica cada uno de los detalles durante un completo itinerario. (Y un detalle muy importante, la visita guiada es gratuita, pero tiene que efectuarse a determinadas horas del día. El resto del tiempo el recinto permanece cerrado. Los Lunes se cierra al público).


 37castillo_de_alburquerque_badajoz

El Castillo de Alburquerque, aunque no es demasiado grande, se encuentra perfectamente conservado. Consta de cuatro áreas defensivas, que se van escalonando a lo largo de la ladera norte del cerro sobre el que asienta, y por donde tiene la entrada desde la población. El primer recinto es una pequeña muralla vauban que fue construida bajo mandato portugués entre el 1705 y el 1716. El segundo elemento defensivo es una rampa estratégicamente diseñada para facilitar el ataque sobre el asaltante, ya que en la subida dejaría al descubierto la parte del cuerpo que el escudo no cubre. Así llegamos al patio de armas, donde resulta fácil transportarse a esa época de espadas y caballeros. Allí encontramos la iglesia de Santa María del Castillo, la cantina, el comedor, el alojamiento para la tropa, así como un aljibe perfectamente diseñado para nutrirse del agua de lluvia (en previsión de cualquier ataque). Todo ello presidido por una hermosa atalaya, la torre del Homenaje, construida por D. Álvaro de Luna, y cuyo acceso se encuentra el la zona más alta del castillo, la zona noble, separada de la plaza de armas por una sola puerta y defendida por un matacán que permitiría, en caso necesario, arrojar piedras y aceite hirviendo al enemigo. En esta parte del castillo, además de la torre del Homenaje, donde el señor tenía sus aposentos, encontramos también la torre de los Cinco Picos (este nombre tiene que ver con los cinco vértices de su planta pentagonal), separada de la anterior por un hermoso puente levadizo, la casa del Alcalde u hombre de confianza del señor y las mazmorras.


 37castillo_de_alburquerque_badajoz_extremadura2

En general, sorprende la inmejorable conservación de todo el recinto del Castillo de Alburquerque. El castillo de luna era el más importante de los cinco Castillos colocados estratégicamente en esta zona de la raya para defender la frontera. Desde él se podía contemplar la llegada de una tropa a más de tres días de camino, así como vigilar la vecina fortaleza de Castello de Vide, construida por nuestros vecinos portugueses para controlar los movimientos de los ejércitos castellanos (perfectamente visible en días claros). Esta es una visita que sin duda merece la pena.




Castillo de Morella (Castellón)


 39morella_castillo

El castillo de Morella (Provincia de Castellón, España), construido en lo alto de la población sobre la "Mola" aprovechando la roca, es una fortificación del siglo XIII de arquitectura islámica con reformas posteriores de arquitectura medieval. Consta de la plaza de armas (1.070 m), el palacio del gobernador, el aljibe, la torre de la Pardalea, retretas al vuelo por donde entraron en 1838 los Carlistas, prisión de Cacho, restos de palacios reales, torres de Homenaje y pabellones oficiales, por donde han pasado diferentes formas de civilización y culturas.

Morella abre sus puertas, torres que han visto pasar la historia, que vieron como el Rey Jaume I entró en la ciudad comenzando la Reconquista. El castillo, que domina un océano de montañas, ha sido una las fortalezas más imponentes del Mediterráneo. El paso de numerosas civilizaciones, prehistóricas, Íberos, romanos, musulmanes, cristianos... han dejado su huella en esta impresionante construcción habitada ininterrumpidamente desde el III Milenio antes de Cristo.

Cada piedra encierra historias, leyendas, alianzas y conflictos. Salones y Patio de Armas que han sido escenario de las batallas de El Cid Campeador, de contiendas como la Guerra de Sucesión, y eje de las guerras Carlistas. Estas piedras han sido testigo de los tiempos de Cátaros y Austrias. Desde la cumbre podrás volar por el cielo de Morella, cadenas montañosas se extienden ante ti y el descenso visual, panorámico, de las casas morellanas a los pies del castillo te parecera un enjambre de tejados rojizos.

En el área del castillo han aparecido restos prehistóricos, ibéricos y romanos. Tras la Reconquista se iniciaron las actuales murallas, y las dependencias que ya existían fueron habilitadas para los reyes cristianos.


 39torre_de_la_pardala_al_castell_de_morella

Torre de la Pardala al Castell de Morella

El castillo se divide en tres niveles: un primer nivel situado en la parte inferior del peñón en el que se encuentran la entrada y el Palacio del Gobernador. En el segundo nivel se situaban las baterías de artillería. Y en el tercer nivel se hallaba el castillo propiamente dicho. La parte inferior está rodeada de murallas y torres, de las cuales son la mayoría semicirculares, que surgen de la parte oeste en forma de zigzag.

El castillo, en la parte superior, sufrió modificaciones en la guerra de Sucesión y durante las guerras carlistas, siendo bombardeada la torre celoquia en 1813. A esta zona más elevada se accede a través de una escalera, que tenía 90 peldaños de los que se conservan 54, la cual conduce a una puerta que da paso a la plaza por un pasadizo que desemboca en la plaza de armas.

En el centro de la misma se encuentra un aljibe de época romana, sobre el que hay una garita del siglo XIX y los restos de un cuerpo de guardia. En la parte sur se hallan los restos de una edificación compuesta por semisótano que se comunicaba con la torre celoquia.


 38castell_de_morella_03

Al sudeste se encuentra la torre celoquia, que fue la torre del homenaje cristiana. Fue reformada en el siglo XIII, y según documentos del siglo XVIII tenía tres plantas, con bóveda la planta baja y la primera, con cubierta exterior a cuatro aguas. No tenía escalera, y la comunicación interior se realizaba por los edificios colindantes. Tuvo en su sótano la capilla de Santa Bárbara y Santa Magdalena hasta el siglo XVIII. Luego pasó a ser un calabozo.

Actualmente el acceso al castillo se realiza por el claustro del Convento de San Francisco.




Castillo de Frías (Burgos)


 60frias

Castillo de Frías. El Castillo de Frías, oficialmente Castillo de los Duques de Frías y también llamado castillo de los Velasco, se encuentra en la localidad de Frías en el norte de la provincia de Burgos en Castilla y León (España).

Se ubica sobre el peñasco de La Muela, en torno al cual se desarrolla el entramado urbano de la ciudad de Frías. Desde su privilegiada situación controla el valle de Tobalina y el paso del río Ebro mediante el puente, también fortificado, que se sitúa a sus pies. Esta es una de las rutas principales que han unido, historialmente, la meseta castellana con la cornisa cantábrica.

Está considerado como uno de los castillos roqueros más espectaculares de Castilla. El conjunto actual está conformado una mezcla de construcciones de los siglos XII, XIII, XV y XVI.

Construido en mampostería bien conservado y con el interior exento de las construcciones auxiliares se dedica a usos turístico y para la realización de eventos lúdicos y deportivos. El castillo junto a la iglesia de San Vicente coronan el entramado urbano que circunda el cerro de La Muela y es son vértices referenciales de la silueta de la ciudad.

Está protegido por el Decreto 22 de abril de 1949 y por la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.


 60_castillofr_asdesdeelpueblo

La primera mención de la fortaleza de Frías data del año 867. Su origen está el papel de una fortaleza defensiva en un punto de alto valor estratégico en la lucha contra los musulmanes.

En 1201 se complementa con la construcción de la muralla y pasa a manos de la corona tras se entregado por los Armengol. El rey Alfonso VIII lo reforma dotándolo de nuevas defensas ya que pasa ser una pieza importante en el control del territorio al sustituir en esas funciones al castillo de Petralata

En 1446 el castillo fue cedido a Pedro Fernández de Velasco y Solier, realizando éste una importante labor de restauración. En 1450 el pueblo de Frías, gobernado hasta ese momento bajo el poder real, no aceptó de buen grado el sometimiento al nuevo señor. Tras un largo asedio, los vecinos debieron desistir. Los Reyes Católicos crean el Ducado de Frías para los Velasco en 1492. En la segunda mitad del siglo XV se adapta al uso de la artillería, con la apertura de cañoneras y troneras.

Su función militar cesó tras la Guerra de Independencia. En 1920 pasa a manos municipales que intentó subastarlo. Se destinó a lugar de esparcimiento de la población, en su patio de armas se realizaban diferentes juegos populares y eventos deportivos. Una vez restaurado se es uno de los elementos estrella de la oferta turística y cultural de la ciudad.


 60frias_7100

Acceso al castillo de Frías... Leer más




Otros castillos o fortificaciones


 40fortaleza_rabe_en_salobre_a

Castillo de Salobreña (Granada). Es el monumento más importante de la localidad granadina de Salobreña, en Andalucía. Se conoce la existencia de una fortificación en Salobreña desde el siglo X. Aunque la distribución corresponde a la construcción que se levantó en época nazarí, el castillo árabe es el resultado del aporte de la arquitectura musulmana y cristiana.


 40castillo_de_salobre_a_granada_2

Si nos situamos en el Castillo de Salobreña, al ser la cúspide del pueblo, situado encima de una enorme roca, sitio estratégico de defensa para defenderse de los ataques, por la parte sur podemos ver el mar azul, con el Peñón de Salobreña, que se se confunde con el horizonte del cielo, e incluso si hay un día clareado podemos ver territorio Africano. Justo debajo encontramos la enorme vega verde, antiguamente cubierta todo por agua, siendo el Castillo un islote y desde donde empezaba el pueblo. Por el otro lado, la parte norte, podemos ver Sierra Nevada, que en épocas de invierno, si nos situamos en el torreón más alto podemos ver a la derecha el mar y a la izquierda los montes nevados, todo un espectáculo de la naturaleza. A los pies del Castillo se encuentra el emblemático Paseo de las Flores, y caminos que bajan hasta la playa. En el S.XV el Castillo fue construido como un medio de defensa, como bien hemos mencionado, pero en el periodo Nazarí éste pasó a ser una cárcel por la que pasaron algunos monarcas como Yusuf III, Muhammad VIII el Pequeño, Muhammad IX el Zurdo, Abu Nasr Sad y Muley Hacén. Tras las conquistas y la entrada de las tropas militares españolas a Salobreña el castillo pasó a ser "propiedad" del alcalde Francisco Ramírez de Madrid, en 1489, nombrado por los Reyes Católicos. Posteriormente fue abandonado por no ser punto estratégico de defensa y se ha tenido que someter a numerosas reformas, incluso en la actualidad para poder mantenerlo, debido a su estado de dejadez...



 38castillo_de_laguardia_de_jaen

Castillo de La Guardia de Jaén. Es un castillo de origen árabe (siglo VII) en La Guardia de Jaén, Jaén. Uno de los primeros castillos árabes de la península construido sobre vestigios iberos (oppidum ibérico) y romanos. La configuración actual responde a la re-modelación del castillo como casa señorial de la Casa Mexía Carrillo en el siglo XV y XVI.



 41castillo_de_santueri_mallorca

Castillo de Santueri (Mallorca). El castillo de Santueri es una fortificación situada en una de las cima de la Sierra de Levante de Mallorca (en el municipio de Felanitx) con una altitud de 408 metros. El castillo se reconstruyó sobre las ruinas de una fortificación árabe del siglo XIV, las cuales estaban sobre restos bizantinos, probablemente sobre un asentamiento militar romano.


 42castillo_de_molina_de_arag_n

Castillo de Molina de Aragón (Guadalajara). El castillo de Molina de Aragón, también llamada fortaleza de Molina de los Caballeros, es una fortaleza situada en el municipio español de Molina de Aragón, en la provincia castellano-manchega de Guadalajara. Asentada en la falda del monte que se eleva por encima de la población y el valle del río Gallo. Se encuentra en estado de ruina consolidada, y es posible su visita de forma gratuita previa solicitud. Fue declarado Monumento Nacional el 3 de junio de 1931.


 43castillo_de_almod_var_del_r_o_2009

Castillo de Almodóvar (Córdoba). El castillo de Almodóvar del Río es una fortaleza de origen musulmán en la localidad de Almodóvar del Río, provincia de Córdoba. Anteriormente fue castro romano y la edificación actual tiene definitivamente origen árabe, del año 760. Durante la Edad Media fue sometido a diferentes reformas y reconstrucciones, la más importante en 1902, costeada por el Conde de Torralva. Las torres más importantes son la Cuadrada, la Redonda y del Homenaje.


 44castillo_de_sig_enza

Castillo de Sigüenza (Guadalajara). El castillo de los Obispos de Sigüenza es un palacio-fortaleza situado en el municipio español de Sigüenza en la provincia de Guadalajara (Castilla-La Mancha). Fue erigido en el primer cuarto del siglo XII sobre otro anterior musulmán. Sufrió reformas en los siglos XIV, XV, XVI y XVIII, y fue parcialmente destruido en el siglo XIX, en el año 1811 y durante las guerras carlistas, y en el siglo XX, durante la guerra civil (1936 y 1939), lo que obligó a una restauración casi total siguiendo los planos y documentos antiguos. Actualmente es Parador Nacional de Turismo.


 45castillo_de_santiago_en_sanl_car_de_barrameda

Castillo de Santiago en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). El Castillo de Santiago está ubicado en el municipio español de Sanlúcar de Barrameda, situado en la provincia de Cádiz, en Andalucía. Fue construido por la Casa de Medina-Sidonia entre los años 1477 y 1478 bajo el patronazgo de Enrique Pérez de Guzmán y Meneses, II Duque de Medina-Sidonia y VII Señor de Sanlúcar. Está situado en el ángulo noreste de la antigua ciudadela construida en tiempos de Guzmán el Bueno, primer Señor de Sanlúcar, al borde de la barranca que divide el municipio en dos alturas.


 46castillo_cortegana

Castillo de Cortegana (Huelva). El Castillo de Cortegana es una fortaleza medieval levantada en la localidad onubense de Cortegana, Andalucía. Construido como medio de defensa ante los portugueses por su situación de cercanía a la frontera en la actualidad se ha convertido en museo y epicentro de celebración de la Feria Medieval de Cortegana


 47carmona_puerta_de_sevilla

Alcázar de Carmona (Sevilla). En la actualidad sirve como sede al Centro de Recepción Turística. El Alcázar puerta de Sevilla es un edificio histórico situado en el municipio de Carmona, provincia de Sevilla, en Andalucía. Se encuentra situado en la Plaza de Blas Infante. El Alcázar se erige sobre la Puerta de Sevilla, formando así un complejo defensivo casi inexpugnable. Sufrió durante los siglos XIV y XV importantes cambios. Fue restaurado entre 1973 y 1975 y sus dependencias se han habilitado para la celebración de actos culturales y turísticos.


 48castillo_de_alqu_zar

Castillo de Alquézar (Huesca). Debe su nombre al castillo o Al-Qasr construido para defender el acceso a la capital de la Barbitanya (Barbastro). En el Siglo IX. Jalaf ibn Rasid mandó construir el castillo y se convirtió en el principal punto de defensa de Barbastro frente a los reinos cristianos del Sobrarbe.


 46castillo_cortegana_1449878773_202027

Castillo de Loarre (Huesca). El castillo de Loarre es un castillo románico situado sobre la sierra de Loarre, España (a unos 35 kilómetros de Huesca). Desde su posición se tiene un control sobre toda la llanura de la Hoya de Huesca y en particular sobre Bolea, principal plaza musulmana de la zona y que controlaba las ricas tierras agrícolas de la llanura. El castillo se asienta sobre un promontorio de roca caliza que utiliza como cimientos. Esto suponía una gran ventaja defensiva, ya que así los muros no podían ser minados (técnica habitual en el asedio de fortalezas, que consistía en construir un túnel por debajo del muro para después hundirlo y abrir así una brecha por la que asaltar). Además está rodeado por una muralla con torreones


 50castillo_monzon

Castillo de Monzón (Huesca). El castillo del Monzón es un castillo-fortaleza situado en la población de Monzón (Huesca). De origen árabe (Siglo X) pasa a manos cristianas en 1089 al ser conquistada la población por Sancho Ramírez. En 1143 el castillo pasa a pertenecer a la orden del Temple y es completado con la adición de murallas, torres, caballerizas, refectorio y dormitorios. El rey Jaime I residió durante su niñez en la fortaleza protegido por los templarios. En 1309, al producirse la orden de disolución del temple, el castillo es asediado por el ejército de Jaime II hasta que capitula. La fortaleza siguió manteniendo guarniciones hasta el siglo XIX lo que provocó la lógica evolución en sus murallas y defensas y su aspecto exterior definitivo es del siglo XVIII. Actualmente se encuentra parcialmente restaurado y está declarado como Monumento Nacional.



 51castillo_de_alca_iz_teruel_spain

Castillo de Alcañiz (Teruel). En 1179, Alfonso II concedió el castillo de Alcañiz y un amplio territorio a la orden de Calatrava; no obstante, Alcañiz siguió teniendo sus representantes en Cortes y sus habitantes disfrutando de las prerrogativas marcadas en la Carta Puebla que otorgó Ramón Berenguer IV. Las relaciones entre la Orden y la Villa serían muy conflictivas a lo largo de la Edad Media e incluso de la Moderna, pero el conflicto más grave (la sublevación violenta de los habitantes de Alcañiz contra la Orden) se dio en la primavera de 1283: era el conflicto entre dos poderes, una villa y un concejo que se afianzaba frente a la presión señorial de la orden de Calatrava.



 52castillo_de_valderrobres

Castillo de Valderrobres. En la comarca del Matarraña (Teruel), se alza uno de los castillos góticos más impresionantes de Aragón. Fue construido como una torre defensiva en la reconquista y transformado en un palacio del Arzobispo de Zaragoza en el siglo XIV. Hoy en día es un espacio para el turismo y la cultura donde tienen lugar exposiciones, congresos, actuaciones de música y muchas otras actividades.



 53castillo_de_las_caldas

Castillo de Las Caldas (Oviedo). El castillo de Las Caldas, también denominado castillo de Priorio, es un conjunto monumental situado en el término municipal de Oviedo (España), a escasos kilómetros del casco urbano. Está casi oculto por la vegetación, y rodeado por el río Gafo, afluente del Nalón. Almenada fortaleza con dos altivas torres flanqueándola, semioculta por la arboleda.



 54castilloargueso

Castillo de Argüeso (Cantabria). El Castillo de San Vicente, en Argüeso, dentro del término municipal de Hermandad de Campoo de Suso (Cantabria, España), fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 1983. Se encuentra en lo alto de una loma, fácilmente visible desde la carretera de acceso desde Paracuelles.


 55castillo_de_almansa

Castillo de Almansa (Albacete). El urbanismo original de la ciudad de Almansa viene configurado, principalmente, por toda una serie de callejuelas que circunvalan la enorme roca (el cerro del Águila) que está coronada por su célebre castillo, espectacularmente erguido sobre el llano, el mejor conservado de la provincia, el más representativo de Castilla-La Mancha y uno de los más bellos de España.


 55castillo_de_almansa_2004_03_21

Vista nocturna parcial del castillo de Almansa...Más info   



 56castillo_de_chinchilla_de_montearagon

Castillo de Chinchilla de Montearagón (Albacete). Fue construido en el siglo XV por el Marqués de Villena, Juan Pacheco, sobre otra fortificación árabe de la que quedan lienzos de murallas, por lo que fue conocido como Castillo del Marqués. Vigilante desde su elevada posición, en su cárcel estuvo preso César Borgia.



 58castillo_de_malpica

Castillo de Malpica (Toledo). El castillo de Malpica o castillo de Malpica de Tajo es un castillo situado en el municipio de Malpica de Tajo, en la provincia de Toledo. Se encuentra en el municipio de Malpica de Tajo, al norte de la provincia de Toledo, en la margen izquierda del río Tajo. El río le sirve al castillo de foso por uno de sus lados. Fue construido sobre una antigua fortaleza árabe del siglo X. Existen datos de su existencia desde el año 1307, cuando eran sus propietarios la familia Gómez de Toledo y fue acondicionado como residencia por sus descendientes.



 59castillo_de_la_vela_maqueda

Castillo de Maqueda(Toledo). También conocido como Castillo de la Vela. Reinando Enrique IV, Isabel la Católica vivió durante algún tiempo en el castillo de Maqueda, acompañada por su amiga Beatriz de Bobadilla, hija del alcaide del Castillo y que después fue marquesa de Moya. Gutierre de Cárdenas, VII señor de la villa de Cárdenas en Sevilla casa con Teresa Enríquez, hija natural de Alonso Enríquez. Padres de Diego de Cárdenas y Enriquez VIII señor de la villa de Cárdenas y I duque de MAQUEDA. Su hermana María casa con Francisco de Zúñiga y Avellaneda, III conde de Miranda del Castañar, con sucesión en Miranda del Castañar, Salamanca. El I duque de Maqueda es primo hermano del I señor de la Puebla del Maestre en Badajoz. Su bisnieta y hermana del II conde de la Puebla del Maestre de apellido Cárdenas Portocarrero y Figueroa Álvarez de Toledo- de la casa de Feria en Badajoz- casa con Alonso Tellez Girón que es III señor de la Puebla de Montalban y su primer conde en Toledo, que es de la Casa de los Pacheco, aunque tome el apellido de sus primos los Tellez Girón, duques de Osuna, como bisnieto del I marqués de Villena.



 61castillo_de_pe_aranda_de_duero

Castillo de Peñaranda de Duero (Burgos). El Castillo de Peñaranda de Duero es una fortaleza ubicada sobre una colina de las proximidades del núcleo burgalés de Peñaranda de Duero. Su primera construcción data del siglo XI, con el fin de frenar el avance árabe, y facilitar su expulsión de la península durante la Reconquista. La construcción siguió el diseño del Castillo de Peñafiel. En el centro, destaca la torre del homenaje, de planta cuadrada, que cuenta con cuatro pisos de vigas de madera. La antigua muralla, de la que se conservan escasos paramentos, tenía un gran grosor, y protegía el castillo y el caserío actual. De la construcción, el aspecto más interesante es la perfección de sus proporciones, lo cual convierte al Castillo de Peñaranda en una de las mejores construcciones históricas de la provincia de Burgos.



 62castillo_de_olmillos_de_sasam_n

Castillo de Olmillos de Sasamón (Burgos). Señorío de Olmillos es como se conoce actualmente a esta pequeña fortaleza construida en la segunda mitad del siglo XV, que se encuentra en la localidad de Olmillos de Sasamón. Ha sido conocido tradicionalmente como castillo de los Cartagena, por haber pertenecido originariamente a esta familia.



 63castillo_de_valencia_de_don_juan

Castillo de Valencia de Don Juan (León). El Castillo de Valencia de Don Juan (mal llamado Castillo de Coyanza) se encuentra en la localidad leonesa de Valencia de Don Juan, en España, antiguamente llamada Coyanza. Es un edificio histórico, referente peninsular de la arquitectura gótico-militar. Obtuvo la declaración de Monumento Nacional por parte del gobierno provisional de la Segunda República. Se emplaza sobre un antiguo castro de las edades del Bronce, Hierro y época Romana. La primera fortaleza de la que se tiene certeza en este solar fue mandada construir por el infante Juan de Portugal (1349-1387) a finales del siglo XIV. Hijo bastardo del rey Pedro I de Portugal y de la noble gallega Inés de Castro, don Juan fue uno de los potenciales candidatos a la corona portuguesa durante la crisis de 1383-1385, defendido por el Partido Legitimista-Nacionalista, dirigido por Martín Vázquez de Acuña durante las Cortes de Coimbra de 1385, en las que la alta nobleza defendía su nombre como el legítimo pretendiente al trono. Exiliado en Castilla, en Valencia de Campos establecería su castillo, siendo nombrado Duque el 22 de diciembre de 1387.



 64castillo_templario_de_ponferrada

Castillo Templario de Ponferrada (León). El castillo templario de Ponferrada, se encuentra en la ciudad de Ponferrada, comarca de El Bierzo, Provincia de León, Comunidad Autónoma de Castilla y León, España se sitúa sobre una colina en la confluencia de los ríos Boeza y Sil.



 65castillo_de_ampudia

Castillo de Ampudia (Palencia). El Castillo de Ampudia es una fortaleza medieval del siglo XV situada en la localidad homónima en la provincia de Palencia, Comunidad de Castilla y León, España. Considerado el mejor castillo palentino, es de titularidad privada. Fue construido entre 1461 y 1488 por Don García López de Ayala, señor de Ayala y Salvatierra e hijo de Don Pedro García de Herrera, primer titular del Mayorazgo de Ampudia... Leer más



 66castillo_de_ciudad_rodrigo

Castillo de Ciudad Rodrigo (Salamanca). También conocido como Castillo de Enrique II de Trastámara. El alcázar se compone de una torre central con dos pisos abovedados con arcos ojivales. El acceso es a través de una escalera adherida al muro. Alrededor de esta torre central, también llamada macho, existe un recinto con torres cuadradas en las esquinas y semicirculares en las líneas medias de los lienzos. Se accede a este recinto a través de una puerta en una de las torres cuadradas a través de un acceso acodado en el que destaca un blasón de reino de Castilla  y de León.



 67castillo_fuensalda_a

Castillo de Fuensaldaña (Valladolid). El de Fuensaldaña es un castillo de llanura situado en la localidad de Fuensaldaña, a 6 km de Valladolid. Fue construido en el siglo XV por la familia Vivero como residencia señorial. Se inició en 1451, por encargo de D. Alonso Pérez de Vivero, Contador Mayor del Rey Juan II, y fue concluido por su sucesor Juan de Vivero, segundo Conde de Fuensaldaña y protector del matrimonio secreto de los Reyes Católicos, celebrado en su Palacio de Valladolid.



 68castillo_de_zamora

Castillo de Zamora. El Castillo de Zamora es una fortificación de la localidad de Zamora (Castilla y León). El origen del propio edificio plantea el primer problema. Según las crónicas fue mandado construir por Alfonso II de Asturias, aunque los estudios realizados por diferentes historiadores afirman que probablemente estaría realizado por Fernando I de León. Por tanto, el edificio dataría de mediados del siglo XI. En cualquier caso, de esta época quedan muy pocos restos.



 69castillo_de_berlanga_de_duero

Castillo de Berlanga del Duero (Soria). El actual castillo es una reconstrucción intensa realizada en el siglo XVI del castillo original del siglo XV. El castillo se encuentra rodeado por murallas con arquitectura artillera. Además dispone de un palacio que se dedica a prisión. Se accede al castillo junto a la torre del homenaje del antiguo castillo. Los lienzos aparecen decorados con escudos de las familias constructoras.

El Castillo de Berlanga, de matriz renacentista de la antigua "Escuela Italiana", fue construido en 1527 por el Maestre Benedicto, tal vez milanés, el mismo que construyó los Castillos de Gibraltar y Melilla, que todavía se conservan. El ingeniero Benedicto fue traído por D. Juan de Tovar, a quien el Emperador Carlos I, por sus grandes servicios en los campos de Europa le concedió el título de Duque de Frías.

Su fábrica, envuelve al primitivo Castillo cristiano del siglo XII (en cuya Torre, en el XVI, fueron incrustados los Escudos de Armas de los Velasco y Tovar), a su vez aprovechando los muros de la alcazaba árabe-califal del siglo X.


 69castillo_de_berlanga_del_duero

Ocupan estas construcciones el cerro escarpado que por el Norte corta el río Escalote, y por el Sur el maravilloso frente de murallas y cubos almenados, grueso y de baja altura, obra románico-bélica del siglo XII, levantado por Alfonso I El Batallador, repoblador de Berlanga en gran parte con judíos de Zaragoza, a los que fue asignado el barrio que aún subsiste, el de la Yubería"

Pero el Castillo hecho por Benedicto en el siglo XVI, es de traza cuadrangular, de sólidos y grandes cubos escarpados en los cuatro ángulos, con parapetos atronerados para los cañones y plazas bajas para el flanqueo.

Son los cubos que en Italia inventaron Miguel Angel y Leonardo de Vinci, de neta inspiración técnica romana, y es, en definitiva, la composición de gruesos muros que muestra el histórico Castillo de Santángelo, junto al Tiber.

Como la población se encontraba en zona fronteriza con los musulmanes, adquirió una gran importancia estratégica jugando un papel de resistencia a los ataques musulmanes. En el siglo X Almanzor destruyó el castillo que existía. Más tarde el rey Alfonso VI se lo donó al famoso Rodrigo Díaz de Vivar. El palacio fue arrasado por las tropas napoleónicas en la Guerra de la Independencia.




CONTINÚA MÁS ABAJO...
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 12 Diciembre 2015, 11:22; editado 8 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
... CONTINUACIÓN



 70castillo_de_salvatierra_de_los_barros

Castillo de Salvatierra de los Barros (Badajoz). El castillo fue mandado edificar por Alfonso IX hacía 1.190 y quedaría en manos de la corono leonesa hasta 1.444, cuando Juan II lo donó al Marqués de Villena. Desde esa fecha, el castillo va a cambiar constantemente de dueño y va a ser objeto de continuas dispuestas; así, de la Orden de Alcántara va a pasar al condado de Feria, cuyas peleas intestinas las sufrirá el mismo castillo con la destrucción de una parte, del condado de Feria a la Casa de los Suárez de Figueroa; en el siglo XVIII caerá en manos de la casa Medinaceli y de ahí a manos de particulares que es como caer en la ruina. Y así habría seguido si una pareja de británicos, enamorados de estas fortalezas, no hubiera comenzado la reconstrucción del castillo en 1.972 y decidieran que esa iba a ser su casa. De esta manera, el castillo de Salvatierra se conserva hoy perfectamente y se ha convertido en un destacado reclamo turístico.


 70castillo_salvatierra_barros_05

La fortaleza  de Salvatierra de los Barros, está compuesta por un atractivo conjunto de cubos y torreones. Tiene dimensiones propias de alcazaba y fue muy codiciado y combatido durante su época de esplendor. Los numerosos torreones cilíndricos dan un marcado carácter de fortaleza que impresiona al visitante, aunque en la actualidad es de propiedad privada, por lo que se dificulta la visita a su interior.



 71castillo_de_olivenza

Castillo de Olivenza (Badajoz). El castillo de Olivenza está situado en la población española del mismo nombre, situada en la provincia de Badajoz, en la frontera con Portugal. El castillo fue levantado por la Orden del Temple, a la que Alfonso IX había cedido la aldea como pago por su ayuda en la conquista de la taifa de Badajoz. Tras pasar a manos portuguesas, don Dinís lo amuralló en 1298. Más tarde, en 1488, don Joao ordenó levantar la torre del homenaje, que resultó ser la más alta de Portugal. Tras pasar por manos portuguesas, españolas y francesas, Olivenza pertenece al reino de España desde 1801. Resultó muy dañado durante la guerra de la Independencia y por el abandono posterior, pero en 1975, el castillo fue restaurado y se convirtió en sede del Museo etnográfico de la ciudad.



 72castillo_de_zafra_exterior

Castillo de Zafra o Palacio de los duques de Feria. Badajoz. Lorenzo II Suárez de Figueroa, II Señor y I Conde de Feria fue quien en 1437 mandó construir el alcázar que hoy en día es el Palacio de los Duques de Feria y Parador de Turismo "Duques de Feria". La idea del entonces II Señor de Feria, fue tanto disponer de una nueva residencia acorde a su rango como completar las defensas urbanas de la villa de Zafra en su punto defensivo más débil. Fue construido en un tiempo récord (sólo seis años) y, curiosamente, la autorización real de Juan II de Castilla para su erección no llegó hasta 1441, fecha en que las obras estaban ya bastante avanzadas.



 73oropesa_castillo_1

Castillo de los Condes de Oropesa (Cáceres). El Castillo palacio de los Condes de Oropesa, también conocido como Parador de turismo de Carlos V o Parador de Jarandilla de la Vera es una fortaleza siutada en la localidad extremeña de Jarandilla de la Vera en la provincia de Cáceres. Fue mandado construir por Fernando Álvarez de Toledo durante el siglo XV una vez que Jarandilla fue integrada dentro del condado de Oropesa. El emperador Carlos V se alojó en sus dependencias en 1556 mientras aguardaba a la finalización de la construcción de su residencia junto al monasterio de Yuste. Resulto muy dañado tras el saqueo que sufrió por parte de tropas francesas en 1808 en el contexto de la Guerra de la Independencia.



 74castillo_de_coria

Castillo de Coria (Cáceres). El Castillo de Coria se encuentra en el municipio de Coria, en la provincia de Cáceres (Extremadura, España). Fue mandado construir en el año 1472 por el Duque de Alba, se emplaza sobre la parte noroeste de la primitiva muralla romana del municipio. Se trata de una construcción del gótico final, habiendo sido su arquitecto Juan Carrera.



 75castillo_de_trujillo_c_ceres

Castillo de Trujillo (Cáceres). Fue construido por los árabes en la segunda mitad del siglo IX, en la zona más elevada del cerro rocoso denominado "Cabezo de Zorro". Desde sus murallas se domina toda la llanura de la tierra trujillana. Es un recinto hermético, rodeado por la cerca de murallas en un perímetro de 900 metros y el hecho de estar situado en lo más elevado de un terreno escarpado, lo hace inaccesible al ataque. Es un castillo hermético sin ventanas y con escasas saeteras. Está en relación íntima con la Alcazaba (conocida como Conventual) de Mérida, la fortificación islámica más antigua fechada en España (835 d.C.)



 76castelo_de_sobroso

Castillo de Sobroso (Pontevedra). El Castillo de Sobroso, es un castillo medieval construido entre los siglos IX y XI, situado dentro del término de la Entidad Local Menor de Vilasobroso en el municipio de Mondariz (Pontevedra, España). En 1117 doña Urraca fue cercada en este castillo por los partidarios de su hijo, con el que estaba enfrentada, pero consiguió escapar y volver a Santiago de Compostela, tal y como se relata en la Historia Compostelana. Fue prácticamente destruido en el 1467 durante las Guerras Irmandiñas y posteriormente reconstruido en el siglo XV por Pedro Madruga.



 77castillo_de_soutomaior

Castillo de Soutomaior (Pontevedra). Está situado en un lugar verdaderamente privilegiado por el amplio paisaje que desde allí se divisa, a unos 119 metros sobre el nivel del mar, dominando el territorio enmarcado por el valle del río Verdugo, desde su confluencia con el río Oitavén hasta a su desembocadura en la ensenada de San Simón, en Arcade. Colocado en el centro geográfico del municipio del mismo nombre, dista unos seis kilómetros por carretera de la costa marítima y  un kilómetro y medio en línea recta del río Verdugo.  
Esta posición a poca altura, además de señorear las tierras de su feudo y controlar las comunicaciones de sur a norte de la provincia, ofrece las ventajas de encontrarse escondido ante las invasiones realizadas por mar (normandos, turcos, pitaras, etc.) y disponer de abundancia de agua para desarrollar sus propios cultivos y pastizales para la ganadería.


 77castillo_de_soutomaior2

La construcción original data del siglo XII, aún que será con Pedro Álvarez de Sotomayor, conocido por el apodo de Pedro Madruga, con el que alcance su máximo esplendor, ya que llego a ser el epicentro de la actividad política del sur de Galicia durante el siglo XV... Más info del Castillo de Soutomaior



 78castillo_de_monterreal_en_baiona

Castillo de Monterreal en Baiona (Pontevedra). Impresionante edificación realizada en piedra, como la mayoría de las construcciones dedicadas a esta actividad de tipo defensivo, realizada en sillares alineados en una laboriosa actividad que conjuga el arte con la funcionalidad. Todo ello dota al conjunto de una gran belleza. Actualmente alberga el Parador Nacional de Turismo Conde de Gondomar. La situación de este castillo, uno de los más importantes de Galicia, es bastante privilegiada pues se encuentra en un altozano ubicado en un bello paisaje de fácil localización, pues en su parte meridional se encuentra la famosa ría de Vigo, y en el otro lado el valle del Miño, que une esta zona con la de Tuy. Su visión exterior es la de una impresionante edificación que se eleva entre los verdes paisajes gallegos.



 79castillo_de_buitrago_del_lozoya

Castillo de Buitrago del Lozoya (Madrid). Situado en el municipio del mismo nombre, en la parte septentrional de la Comunidad de Madrid (España). Fue construido en estilo gótico-mudéjar en el siglo XV, en el marco del recinto amurallado de la localidad, a orillas del río Lozoya. Posee una marcada influencia árabe. La estructura original se conserva parcialmente y en estado ruinoso. Algunos de sus elementos son utilizados para fines sociales o festivos, caso del patio de armas, que sirve de plaza de toros. Su titularidad corresponde a la Comunidad de Madrid, que permite su visita, previa cita.



 80chinch_n_castillo

Castillo de Chinchón (Madrid). El Castillo de Chinchón también llamado castillo de los Condes, se encuentra al sur del casco urbano de Chinchón, en la Comunidad de Madrid (España). Es una de las dos fortalezas del municipio, junto con el castillo de Casasola. Construido en el siglo XV, está constituido por dos cuerpos cuadrangulares imbricados, con esquinas rematadas en torres cilíndricas.
El edificio forma parte del Conjunto Histórico-Artístico de Chinchón, según la declaración de 1974. Se encuentra en buen estado de conservación, pese a las vicisitudes históricas, que se saldaron con varios expolios e incendios. Es de titularidad privada; la propiedad corresponde a los condes de Chinchón.


 81castillodechinch_n2_rectangular

El castillo que ha llegado hasta nuestros días se asienta sobre una primitiva fortaleza, alrededor de la cual se articulaba el señorío de Chinchón, ostentado por la familia de los Cabrera desde tiempos desde los Reyes Católicos. El edificio original sufrió daños de consideración en el ataque que realizaron las tropas comuneras en el año 1520. La plaza fue entregada con toda su artillería el 21 de enero de 1521... Más info del Castillo de Chinchón
 


 82castillo_de_vi_uelas

Castillo de Viñuelas (Madrid). Es un palacio fortificado de la Comunidad de Madrid. Se encuentra en el término municipal de Madrid, dentro del espacio natural protegido del Soto de Viñuelas, integrado en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. El castillo es de planta cuadrada y tiene tres alturas. Posee cuatro torres cilíndricas almenadas, una en cada esquina, que superan el alto del cuerpo principal, mediante una planta adicional.

Aunque sus primeras referencias se sitúan en el año 1285, la construcción actual data de los siglos XVII y XVIII. El edificio presenta transformaciones, realizadas en el siglo XX, para su acondicionamiento como lugar de celebraciones y convenciones. Tanto el castillo como el monte que lo rodea están en manos privadas.


 82castillo_de_vi_uelas_1449917702_248908

La historia del castillo de Viñuelas se vincula a la del monte homónimo, un encinar adehesado de gran valor cinegético. Existen referencias de una edificación primitiva que datan de 1285, año en el que el rey Sancho IV de Castilla hizo donación de estas tierras a García López de Saavedra y a los hijos de Ruy Sánchez.



 93castillo_de_lorca1

Castillo de Lorca (Murcia). El Castillo de Lorca (Murcia, España) es una fortaleza de origen medieval construida entre los siglos IX-XV. Comprende una serie de estructuras defensivas que, durante la Edad Media, convirtieron a la ciudad y su fortaleza en un punto inexpugnable del sureste peninsular. El castillo de Lorca fue un bastión clave en las contiendas entre cristianos y musulmanes durante la Reconquista. Se encuentra catalogado como Bien de Interés Cultural[1] y dentro de la delimitación del conjunto histórico-artístico de Lorca. Por su extensión, 640 metros de largo por unos 120 metros en su punto más ancho, es uno de los castillos más grandes de España...

El castillo musulmán. Bajo dominio islámico, el castillo de Lorca se convierte en una fortaleza inexpugnable por lo escarpado del cerro sobre el que se asienta. Su interior quedará compartimentado en dos mitades por el muro del Espaldón. En la parte occidental quedará un gran albacar para proteger víveres y ganado en momentos de peligro. En el sector oriental quedará el barrio de Alcalá de la medina musulmana. De sus muros partían por las laderas del cerro las murallas que abrazaban el resto de barrios, zocos y arrabales situados en la parte baja de la ciudad.


 93torre_del_espol_n_antes_del_terremoto_de_lorca

Torre del Espolón, antes del terremoto de Lorca.


 94restauraci_n_de_la_torre_del_espol_n_tras_los_da_os_del_terremoto

Restauración de la Torre del Espolón tras los daños del terremoto.

Lorca: fortaleza cristiana. Con la conquista de Lorca por el infante Don Alfonso (futuro Alfonso X) en 1244 para la Corona de Castilla, la fortaleza se convertirá en un enclave estratégico de primera magnitud al constituir la avanzadilla de la Corona de Castilla frente a Granada. Durante más de 250 años, el Castillo de Lorca vigilará la frontera entre el reino cristiano de Murcia y el musulmán de Granada.
Torre del Espolón, antes del terremoto de Lorca.

Esta situación tan privilegiada fue el motivo que obligó a los monarcas castellanos a esforzarse para repoblar la zona y construir y mantener las defensas más adecuadas para el Castillo. El propio Alfonso X mandó:

     ...por saber que he de poblar los alcaçares et la villa de Lorca de christianos que yo gane de moros... et porque ayan mas et mas do et otorgo a todos los christianos vezinos et moradores en los alcaçares et en la villa de Lorca [...] casas mayores hy pobladas con sus cuerpos [...] todas cosas pora siempre et jamas

Será Alfonso X quien ordene también la construcción de las torres Alfonsina y del Espolón, así como el refuerzo de los muros del castillo y la reconstrucción de los que se encontraran dañados. Hasta tal punto fue la reconstrucción cristiana que apenas quedan vestigios del castillo musulmán en el muro del Espaldón y en los cimientos de los muros actuales.

Con la reconquista cristiana el barrio de Alcalá, en el seno del castillo, recibió nuevos pobladores. Las obras del Parador de Nacional de Turismo pusieron al descubierto los restos de la Judería de Lorca, cuyos orígenes se remontan


 94parador_de_lorca_4

Imagen del interior de la Sinagoga de la judería del Castillo de Lorca.

Los trabajos arqueológicos realizados en distintas ocasiones en el castillo demuestran el poblamiento ininterrumpido del cerro sobre el que se asienta desde el Calcolítico. Las excavaciones arqueológicas efectuadas en el mismo entre 1999 y 2001, junto a las efectuadas en distintos solares del casco urbano, demostraron la existencia de un gran poblado argárico (Edad del Bronce) que se extendía bajo el castillo y la actual ciudad de Lorca. De dicho poblado argárico se documentaron enterramientos, viviendas e incluso la cimentación de la muralla que lo protegía bajo el casco urbano de la ciudad actual.

Una vez documentada la muralla de la Edad del Bronce, resulta muy difícil aventurar cuándo existió por primera vez un bastión defensivo en el cerro del Castillo. Las primeras noticias escritas de un castillo en el cerro de Lorca proceden de fuentes musulmanas que, ya en el siglo IX de nuestra era, citan a la ciudad de Lurqa como una de las más importantes de la Cora de Tudmir.


 94torrealfonsinacastillodelorca

Vista de la Torre Alfonsina desde la Torre del Espolón. La Torre Alfonsina (siglo XIII) dentro del conjunto del Castillo de Lorca (Región de Murcia, España)... Más info del Castillo de Lorca



 96castillo_fortaleza_de_moratalla

Castillo de Moratalla (Murcia). Uno de los elementos fundamentales de la historia y del paisaje urbano de Moratalla es su castillo-fortaleza. Y lo primero que se identifica en la silueta de la Villa es el pináculo de su Torre del Homenaje, señoreando sus grises tejados, recortada y airosa sobre el fondo de montes de greda. Él fue su seguridad y su símbolo, su testimonio más señero de una época de tierra de fronteras. Su importancia hasta el siglo XVI deriva, presisamente por su situación fronteriza con el Reino de Granada.

Hacia el siglo IX se levantó la primera estructura islámica sobre restos neolíticos e ibéricos, constituyendo un punto importante dentro de la organización defensiva de al-Andalus. La Orden de Santiago lo reconstruye, destacando la Torre del Homenaje, del siglo XV, de estilo gótico militar levantino, con 22 metros de altura y 9 de lado. Sobre la puerta, la reja en la que fue colgado el cuerpo del Comendador Alfonso de Vozmediano en 1465. El patio mantiene el empedrado original, habiendo desaparecido la galería porticada.


 95murcia_moratalla

El recinto se completa con cinco torres más, en una de las cuales se encontraba la capilla dedicada a la Magdalena. Las otras cuatro torres son: la Redonda, reconstruida por la Orden de Santiago sobre un torreón musulman; la Blanca, con estructuras de sillares en las esquinas; la llamada de los Limones o Quebrada y la de los Cuatro Vientos. El edificio cuenta con tres plantas. En la inferior, el aljibe con pilar cruciforme central y, sobre él la Sala de Armas con la magnifica bóveda de aristas, gran clave central y tres saeteras abocinadas. A través de la llamativa escalera de caracol se llega a la Sala del Homenaje, donde resaltan las tres bóvedas paralelas de medio cañón levantadas sobre arcos ojivales, y las ventanas ajimezadas orientadas a oriente y poniente; la puerta de salida del caracol es llamativa por su dovelaje bicolor. En la pared Este de la sala arranca la escalera mural de acceso a la terraza almenada, último reducto defensivo de la fortificación.

La última reparación del Castillo-Fortaleza de Moratalla pudo producirse a mediados del siglo XVII ya que en el cuaderno de visita realizada a Moratalla en 1747 se indica su estado de abandono. En 1865 pasa a manos de particulares que lo utilizan para crianza de vino. Fue adquirido por el Ayuntamiento tras la Guerra Civil por 8.500 pesetas.

El Castillo de Butrón se rodea de un exuberante parque, con palmeras y especies exóticas. Todo el conjunto fue adaptado por un tiempo como establecimiento hostelero con espectáculos de ambientación medieval. Posteriormente resultó embargado y sacado a subasta. Actualmente el Castillo es propiedad de INBISA (Grupo Empresarial), bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949 y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.


 96moratalla_vista_general

Moratalla, Murcia,. Vista general del casco antiguo, el castillo fortaleza, la iglesia de la Asunción y la Huerta.



 97castillo_de_la_emperatriz_eugenia_de_montijo_en_gaut_guiz_de_arteaga

Castillo de la Emperatriz Eugenia de Montijo, en Gautéguiz de Arteaga (Vizcaya). El castillo de la Emperatriz Eugenia de Montijo sito en Arteaga (Vizcaya, España) es un palacio neomedieval, un torreón neogótico a modo de torre del homenaje inspirado en la arquitectura gótica francesa cuando el Romanticismo la puso nuevamente de moda. El neogoticismo recuperó del pasado los arcos ojivales, las gárgolas con figuras de animales, los vanos geminados y los elementos característicos de la arquitectura de castillos medievales: las almenas, los merlones, los matacones, etc.


 97castillo_de_la_emperatriz_eugenia_de_montijo_en_gaut_guiz_de_arteaga2

Este palacio-castillo de la Emperatriz Eugenia de Montijo se ubica en una zona privilegiada del estuario del Urdaibai, no lejos de la histórica localidad de Guernica. Al contrario que los castillos defensivos españoles, no se emplaza en una zona elevada, sino en una llanura o prado, rodeado de árboles y demás vegetación. También en este aspecto, se asemeja al castillo de Fontainebleau y otras residencias reales francesas.



 98castillo_de_petrer

Castillo de Petrer (Alicante). Conserva su estructura de doble recinto amurallado. Está situado en el punto más alto de la ciudad. Fue levantado a finales del siglo XII por los árabes. La fortaleza estuvo involucrada en la revuelta de los musulmanes en 1256, hasta que en 1296 Jaime II lo incorporó al Reino de Aragón.



 99palacio_altamira

Palacio de Altamira (Elche, Alicante). El Palacio de Altamira o Alcázar de la Señoría está situado a orillas del río Vinalopó, en el centro de la ciudad de Elche. El castillo palacio de Altamira o Alcázar de la Señoría, fue construido a finales del siglo XV por el noble castellano Gutierre de Cárdenas, primer señor de la ciudad, tras haber vuelto a la Corona con los Reyes Católicos, convirtiéndolo en su residencia habitual. No obstante, es probable que fuera construido sobre una obra anterior del siglo XII o XIII,que formaría parte de las defensas de la villa amurallada almohade. Perteneció a los condes de Altamira. Su planta es poligonal, y sus elementos más excelentes son la sólida torre mayor cuadrangular y los torreones cilíndricos que protegen sus esquinas. Actualmente está restaurado y en perfecto estado de conservación albergando el Museo Arqueológico y de Historia de Elche.



 100castillo_sax_2_550

Castillo de Sax (Alicante). El castillo es de origen islámico. Fue conquistado por los castellanos en el año 1239. Domina la ciudad desde su emplazamiento. Se conservan la torre del homenaje, cimentada sobre una caverna, y la torre albarrana.

Los vestigios más antiguos hallados en la Peña del Castillo son íberos y romanos, aunque el origen de la actual fortaleza es andalusí, probablemente almohade. Es una de las tres grandes fortalezas del Alto Vinalopó, juntos con las de Villena y Biar, y formaba parte de la línea defensiva de fortificaciones. Ramón Folch vizconde de Cardona intentó conquistarlo, sin éxito, ya en 1239, pero fueron los caballeros de la Orden de Calatrava, mandados por el comendador de Alcañiz, los que lo tomaron a finales de ese año.1 Su posesión fue transferida a Alfonso X de Castilla, por tratarse de territorio que los convenios habían asignado a la dominación castellana. Quedó integrado en el señorío de Villena, hasta que en 1480 fue incorporado a la Corona por los Reyes Católicos.

Durante la guerra de sucesión la guarnición del castillo era adicta a Felipe de Anjou; sitiada por las tropas del archiduque Carlos de Austria, se retiraron de la fortaleza. En 1764 Carlos III nombró alcaide del castillo al duque de Arcos. En 1782 pasó al duque de Maqueda.1 Es de propiedad municipal desde 1980 y actualmente se halla completamente restaurado


 100castillo_de_sax_alicante

El castillo se alza sobre un cerro de forma alargada, inaccesible por la vertiente oeste, por lo que se accede a la fortaleza por el noroeste.1 Es de planta irregular y consta de dos recintos: barbacana exterior, para la defensa de puentes y entradas, y un amplio cuerpo murado, dentro del cual figuraba un gran albergue.

En sus extremos están las dos torres, siendo la principal rectangular, con muros de hasta 2 metros de espesor; en su interior estaba la sala de armas, y sobre ella una terraza almenada a la que se accedía mediante una escalera de arcos ojivales apuntados. La primera y la segunda de las plantas poseen una bóveda de medio cañón apuntada, con saeteras en esta última y en la tercera. En la ladera del risco en que se asienta esta fortificación existían otras obras de defensa destinadas a la protección del acceso principal del castillo, en el que se abría la puerta principal.


 100el_castillo_de_noche

El castillo de Sax de noche.

Existía un puente levadizo como acceso a la torre del Homenaje que hoy en día ha desaparecido. Junto a la torre existe un gran aljibe con uno de sus lados. Se cree que su actual fábrica data del siglo XIV, siendo la parte más antigua la zona norte, y la más moderna la torre del homenaje.Hace un par de años pusieron unas escaleras para poder subir a visitarlo por el lado que tiene el peñón.


 101castillo_de_la_atalaya_villena

Castillo de la Atalaya (Villena, Alicante). El Castillo de la Atalaya o de Villena se levanta sobre una estribación del monte de San Cristóbal o de la Villa, en la localidad de Villena, al noroeste de la provincia de Alicante (España), próximo a la línea de separación con la provincia de Albacete y domina la antigua línea fronteriza en Castilla y Aragón.

Cúpula almohade en la primera planta de la torre del homenaje, una de las pocas de España, junto a las del castillo de Biar, usadas en edificios militares.

Graffiti veneciano en el interior del castillo de la Atalaya, realizado por un preso de la Guerra de Sucesión mediante la técnica del esgrafiado, es decir, haciendo aparecer en blanco las capas inferiores de la pared y dejando en negro la capa superior, ennegrecida por el humo de las antorchas.


 101castillo_de_la_atalaya_villena_1449924795_228001

Fue construido por los árabes en fecha desconocida, aunque no después del siglo XII, ya que las fuentes árabes ya lo mencionan en el año 1172. Se ha especulado mucho sobre la posibilidad de que la fortaleza se asiente sobre una fortificación o villa romana anterior, aunque la arqueología no ha arrojado luz a este respecto... Más info



 103castillo_de_sagunto

Castillo de Sagunto (Valencia). El Castillo de Sagunto es una fortaleza situada en lo alto del cerro que protege la ciudad de Sagunto, en la provincia de Valencia, declarado Monumento Nacional en 1931. Los restos de esta fortaleza, que se extiende a lo largo de casi un kilómetro, fueron testigos de la lucha que mantuviero los saguntinos con Anibal y base de las posteriores construcciones de sus distintos moradores: íberos, romanos, godos, árabes, todos y cada uno de ellos dejaron su huella. Es el lugar donde estuvo emplazada la antigua ARSE ibérica y la Saguntum romana.



 104castillo_de_denia

Castillo de Denia (Alicante). Se situa en lo alto de una montaña. Es de fábrica musulmana. Presenta tres recintos: el primero, la alcazaba que se halla en la parte superior de la montaña y constituía la residencia del señor. La alcazaba presenta una superficie de 4 has. El segundo, el albacar, que estaba despoblado, pero que en casos de ataques podría albergar gran parte de la población y de los ganados. El albacar es claramente de caracteristicas musulmanas menos la Bateria del Mar, que es renacentista. Y el tercer recinto que lo constituía la muralla que rodeaba a toda la ciudad. Existen 10 puertas. Es de destacar la puerta de acceso al albacar, o principal puerta. Uno de los puntos de acceso es el portal de la Torre del Mig, con entrada en recodo y arcos de herradura.

Es uno de los elementos que define la topografía histórica del núcleo urbano. En sus laderas se ha descubierto restos de viviendas y fortificaciones de la Diannium romana. Su diseño se remonta a época islámica, entre los siglos XI y XII. Desde entonces, distintas reformas se reflejan en su arquitectura. Destacamos las de época almohade, la construcción de la Torre Roja y la Torre del Consell en el Siglo XV, los baluartes y otros sistemas defensivos estilo renacentista, así como la reedificación del Palacio del Gobernador, en los siglos XVI y XVII, bajo los auspicios del Duque de Lerma, Marqués de Dénia.

La destrucción del Palacio y de la Vila Vella durante la Guerra de Sucesión y el abandono de la plaza militar en el año 1859 definen los últimos siglos. En la actualidad, el castillo se configura como un conjunto patrimonial emblemático, escenario de obras de conservación y restauración, así como de innovadoras propuestas de difusión.


 105_panorama_del_castillo_de_denia_cropped

Vista panorámica al castillo de Denia.




 106_castell_xativa

Castillo de Xátiva (Valencia). El castillo de Xàtiva, eje del camino del Cid. Es uno de los monumentos más emblemáticos del interior de la Comunidad Valenciana. Esta imponente fortaleza desempeñó un decisivo papel en diferentes momentos de la historia de las tierras valencianas, ya que desde sus torreones y murallas se controlaban varias de las principales vías de comunicación que existían ya en tiempos remotos: la célebre Vía Augusta de los romanos y las rutas que enlazaban Xàtiva con Dénia, en dirección este, y con Cocentaina y Alcoy, en dirección sur.


 106xativa_castell

Esta fortificación tiene sus orígenes en una construcción ibérica que aprovechaba una de las partes más altas de la montaña en este punto (Castillo Menor). Los romanos, posteriormente, al conquistarla, añadieran en el otro punto elevado que presentaba la montaña una segunda fortaleza que se comunicaba con el anterior (Castillo Mayor). Ambas fueron reformadas por los árabes, que además ensancharon la muralla, hasta hacerla coincidir prácticamente con la actualmente conocida. Después, con mayores o menores reformas, estas murallas y el castillo afrontaron la conquista de Jaime I, la rebelión de las Germanías y la Guerra de Sucesión, pero la base del conjunto arquitectónico fue esta.


 106el_castillo_de_xativa

Prisión de Estado. Después de la conquista de Jaime I y la creación del Reino de Valencia el Castillo cumplió la función no solo de defender la ciudad sino de Prisión de Estado de la Corona de Aragón. Así entre otros prisioneros célebres allí estuvieran: Los infantes de Sardanés, Alfonso y Fernando, los nietos de Alfonso X el Sabio, Jaime de Aragón, Conde de Urgel, Maroto Ugolen comendador de la orden de San Juan, el Marqués de Oristany, Martín Díez de Aux, Justicia de Aragón, Pere Quixal, Abad de Poblet, Didac de Borja, hermano de Francisco de Borja y de Fernando de Aragón, Duque de Calabria.




CONTINÚA MÁS ABAJO...
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 12 Diciembre 2015, 14:04; editado 5 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
... CONTINUACIÓN


 110_castell_de_peralada

Castillo de Peralada (Gerona). El castillo de Peralada, mencionado ya en el siglo IX con el nombre de castillo Tolón, fue el centro del condado de Peralada.

La dinastía de los vizcondes de Peralada se inició con Berenguer, hijo del conde Ponce I de Ampurias, que al morir su padre se convirtió en señor de Peralada. Más tarde, los vizcondes llevaron los apellidos de Quermançó y Rocabertí. En 1285, durante la invasión francesa del Ampurdán, durante la Cruzada contra Cataluña de Felipe el Atrevido, el castillo fue destruido y la población incendiada. Los restos de este primitivo castillo y de la iglesia parroquial de San Martín están en la parte superior del casco urbano.

A mediados del siglo XIV fue construido un segundo y nuevo recinto de murallas, más amplio, y el nuevo palacio de los Rocabertí levantó extramuros. En 1472, durante la guerra de los Remences, el rey Juan II volvió a invadir y ocupar el castillo y años después, en 1599, el vizconde Francesc Jofre de Rocabertí fue investido conde de Peralada por Felipe III de España.

Ha sido objeto de varias reformas y ampliaciones, la fachada oriental es de estilo renacentista y al final del siglo XIX fue nuevamente ampliado, bajo la dirección del arquitecto francés Grant. Lo rodea un gran jardín.


 110castell_pralada_preckler_eventos

El palacio fue adquirido en 1923 por Miguel Mateu y Pla, que reunió una notable colección de arte (cristales, cerámica, pintura, libros, manuscritos) y patrocinó la edición de libros eruditos «Biblioteca de Peralada». Hoy, la propiedad sigue en manos de la familia Mateu y es la sede de una bodega de vinos, por lo que no se puede visitar en su totalidad. Sin embargo, en una parte del castillo se encuentra el casino, y los jardines permanecen abiertos en julio y agosto con motivo del Festival Internacional de Música de Peralada.

En 1978 la familia Suqué—Mateu, a través de la sociedad Casinos de Cataluña (luego renombrada Inverama), obtuvo la concesión para abrir un casino en el castillo, coincidiendo con la legalización de los juegos de azar al finalizar el franquismo. El Casino del Castillo de Peralada se inauguró el 16 de agosto de 1979. Previamente pusieron en funcionamiento el Casino de Lloret de Mar, abierto el 18 de agosto de 1978 y luego trasladado a Tarragona,5 y el Gran Casino de Barcelona, inaugurado el 8 de julio de 1979 en San Pedro de Ribas y actualmente reubicado en la propia ciudad condal.6 Con estos tres locales Inverama tuvo el monopolio de los casinos de juego en Cataluña hasta 2010.

 110castell_de_peralada_nit

El castillo de Peralada en la actualidad se encuentra muy restaurado... Leer más



 111castellnou1

Castell Nou-del Borni (Cornellà, Barcelona). Se halla a unos 10 kilómetros de Barcelona por la carretera de Barcelona a Calafell. El castillo aparece citado en documentos del siglo X con el calificativo de "Cornelano". Al principio del siglo XI aprecen mencionadas las formas "Corneiano" y "Corneliano". Nuevamente el castillo aparece citado especificamente en el siglo XII. Presenta tres de las cuatro torres que lo componían. Las torres sobresalen mucho del conjunto del edificio. Las torres tiene estrechas aspilleras que además producen ventilación de las salas. Todas las habitaciones del castillo reciben la luz del patio central.



 112_castillo_v_lez_blanco

Castillo de Vélez-Blanco (Almería). El Castillo de Vélez-Blanco está situado en el municipio español de Vélez-Blanco, en la provincia de Almería (Andalucía). Fue mandado construir por el Adelantado de Murcia Pedro Fajardo y Chacón, tras su nombramiento como Marqués de los Vélez concedido por los Reyes Católicos. Cuando Pedro Fajardo se instala en Vélez-Blanco, fija aquí la sede de su nuevo señorío y emprende la construcción de su castillo-palacio sobre los restos de una antigua e importante alcazaba islámica que se levantaba en el cerro que domina la villa; un lugar con asentamientos humanos desde muy antiguo donde han sido halladas monedas romanas y numerosos restos constructivos de murallas, aljibe y mezquita. En 1506 se comienzan las obras del nuevo castillo sobre los restos de la antigua fortaleza, acabándose poco después, en el año 1515. Su construcción se inicia con una primera fase de estructura gótica, que pronto se cambia a otra de estilo renacentista, símbolo de los nuevos tiempos y de una nobleza más culta que rompe con la vieja tradición medieval y muestra el espíritu de los tiempos modernos. Así, frente al gótico oficial seguido por la monarquía y por la iglesia, este castillo-palacio representa un claro ejemplo del avance humanista emprendido por la nobleza, que en Andalucía se corresponde con otro gran ejemplo de avance arquitectónico como es el vecino Castillo de Calahorra de la provincia de Granada.


 111patio_del_castillo_en_el_museo_metropolitano_de_nueva_york

Patio del castillo en el Museo Metropolitano de Nueva York

Constructivamente el castillo consta de dos zonas bien diferenciadas, una primera situada hacia el sur, de planta rectangular, queda separada de la segunda, el núcleo principal del castillo, de planta exagonal con torreones de protección en los ángulos. La unión entre las dos zonas se realiza a través de unos arcos que protegen la pasarela de entrada donde en principio debió quedar el puente levadizo.

El denominado Patio de Honor de este castillo es una de las obras maestras del primer renacimiento español junto con las del citado Castillo de Calahorra, propiedad de don Rodrigo de Vivar y Mendoza pariente de Pedro Fajardo, quien tras la visita en 1512 a las obras del palacio granadino decide el giro estilístico hacia el clasicismo que surge en éste, inicialmente comenzado en estilo goticista.

El resultado es un magnífico patio renacentista de planta alargada y algo irregular, donde destaca la rica decoración escultórica que presentan los intradós y las enjutas de los arcos rebajados, así como en las cornisas, los pilares de la balaustrada; los capiteles y sobre todo los marcos de ventanas y puertas. En ella abundan los grutescos, figuras fantásticas que combinan elementos animales y vegetales, propios del arte de la Italia del Quattrocento. El ala sur de este patio presenta doble galería de cinco arcos rebajados de transición al renacimiento, con escudos de los Fajardo y los Cuevas en las enjutas.

En este castillo residen los Fajardo durante el siglo XVI y hasta finales del siglo siguiente, cuando acaba su línea de sucesión directa. Durante los años siguientes se usa como residencia con cierta irregularidad, llegando su decadencia en el siglo XIX con la ocupación francesa y los cambios sociales del país. A partir de 1904 inician sus propietarios el vaciado de sus elementos de valor, siendo vendido su patio renacentista en ese mismo año al francés J. Goldberg, quien lo pasa primero a Marsella y luego a París. En 1945 y tras la muerte de su siguiente propietario es cedido al Museo Metropolitano de Nueva York, donde más tarde quedó montado tal como puede verse en la actualidad.

Un aspecto importante de este castillo es su enorme Torre del Homenaje, de casi veinticinco metros de altura, elemento emblemático del castillo y símbolo del poder de su propietario sobre todo su señorío. De base macizada en piedra y estructura por pisos, contaba con escaleras desmontables en madera, que podían eliminarse en caso de peligro aislando su nivel superior como último lugar de defensa.

Otro detalle singular del castillo es la proliferación de elementos decorativos en él, como las características esferas que aparecen rematando sus almenas.


 111los_trabajos_de_h_rcules_frisos_que_se_encontraban_en_una_de_las_salas

Los trabajos de Hércules, frisos que se encontraban en una de las salas.

Los frisos de los trabajos de Hércules. Entre 1903 y 1904, un anticuario parisino compró los diez frisos esculpidos en madera y que decoraban dos salas contiguas al patio. Los frisos representaban 'los doce trabajos de Hércules' y 'los triunfos del César'. Ese mismo año fueron revendidos a Émile Peyr, un decorador y escultor francees. Los frisos, que se habían dado por desaparecidos, fueron redescubiertos en 1996 entre los fondos del Museo de las Artes Decorativas de París.

 111castillo_de_v_lez_blanco

El Castillo de Vélez-Blanco nevado

Protección y restauración. El edificio se ha ido restaurando en fases sucesivas durante la segunda mitad del siglo XX, reconstruyendo los pisos de sus torres e intentando devolver en parte el esplendor que tuvo en épocas pasadas a este símbolo importante del patrimonio andaluz.

Bien de Interés Cultural, el Castillo de Vélez-Blanco está justamente catalogado como Monumento, según aparece publicado en La Gaceta de Madrid en 1931.



 113castillo_de_jadraque

Castillo del Cid o de Jadraque es una fortaleza española situada en el término municipal de Jadraque (Guadalajara). Desde su altura vigila una extensa zona de la vega del río Henares, con las sierras del norte de Guadalajara al fondo. Aunque vulgarmente reciba el elocuente nombre de Castillo del Cid, dicho héroe castellano nunca estuvo ligado directamente a él. Su apelativo se debe a que en él vivió el primer Conde del Cid, Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza.

Con unos antecedentes prehistóricos, durante la Alta Edad Media, en época andalusí, fue una posición defensiva de la que restan escasos vestigios; al igual que de los pertenecientes a los posteriores siglos plenomedievales.

En el año 1469 el cardenal Pedro González de Mendoza intercambió con Alonso Carrillo, el castillo de Maqueda por el de Jadraque. Pedro González de Mendozapor era entonces obispo de Sigüenza,y miembro del linaje Mendoza; una de las familias nobiliarias que más se distinguieron por su protección a las artes durante el Renacimiento.


 113jadraque_castillo_3

El actual castillo de Jadraque es casi íntegramente obra del último tercio del siglo XV, es decir, del último grupo de castillos-palacio medievales, ya en vías de desaparición en esta época. Su reforma en el siglo XV se debió al maestro de obras Alberto de Caravajal, ayudado por canteros del Norte de España. Este maestro de obras también dirigió la reforma del castillo de Puebla de Almenara (Cuenca). Es probable que las trazas de la reforma fueran dada por el arquitectoJuan Guas, aunque su intervención no está documentada. La obra de reforma afectó en gran manera a casi todo lo que allí hubo con anterioridad, pues incluso se llegó a rebajar el terreno natural del cerro. Sólo la que fue una gran torre pentagonal en proa fue aprovechada en la obra del nuevo castillo bajomedieval (probablemente hacia mediados del siglo XX casi toda esta torre fue desmontada para así servir de cantera).


 113castillo_de_jadraque2

Castillo del Cid, vista nocturna

No duró mucho tiempo la etapa de esplendor del castillo. Muerto Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, marqués del Cenete y Conde del Cid, su única hija se casó, con el duque del Infantado y, por lo tanto, quedó incluido en el patrimonio de la rama mayor de los Mendoza, que fueron abandonándolo a su suerte. La guerra de Sucesión reactivó su valor como fortaleza, desapareciendo para siempre su carácter señorial. Ya en el siglo XIX, paso a ser propiedad, de los duques de Osuna.

En 1899, el ayuntamiento de Jadraque, lo compró por 305 pts., cuando arruinada la Casa Infantado-Osuna, sus bienes fueron subastados. Desde fines del siglo XX, se vienen realizando en él obras de rehabilitación.


 112vista_a_rea_castillo_de_jadraque

Vista aérea

El castillo de Jadraque forma un enorme rectángulo, de unos 70 x 18 m de planta, incrementada hacia el sur, por un patio de armas, con lo que su longitud total se acerca a los 100 m. Ninguna de sus torres sobrepasa actualmente la rasante general de sus muros. Algunos autores han apuntado erroneamente, que el castillo no contaba con torre del Homenaje. Sin embargo, las fotografías aéreas históricas y las recientes excavaciones arqueológicas (dirigidas por D. Manuel Retuerce Velasco y D. Germán Prieto), han permitido sacar a la luz la existencia de esa torre principal, que podría ser en orígen de planta cuadrada y que en época posterior (indeterminada), se le añadió una proa. De todas maneras, la torre pudo reformarse o ampliarse a finales del siglo XV, ya que no debemos olvidar su marcado carácter simbólico y la necesidad de dotar a la fortaleza de Jadraque, de la nueva imagen del recién creado señorío del Condado del Cid. Exteriormente, el castillo tiene cuatro torreones circulares y uno rectangular alamborado. Sólo la esquina del sudeste carece de torre de ángulo. Todo el rectángulo, esta rodeado por una barrera pétrea que se adapta a las necesidades del terreno y a la forma del recinto interior. Esta adaptación de la barrera, muy frecuente en la fortificación bajomedieval castellana, ha inducido a algunos investigadores a suponer la intervención de Juan Guas, aunque no es un dato determinante. Todas estas características, así como las terrazas con las que se coronan el adarve, los torreones y la zona residencial que existió en la parte más septentrional, coinciden con la corriente italianizante de la época renacentista, sin perder la majestuosidad de castillo de la Meseta.




 114castillo_de_bin_es_huesca

Castillo de Biníes (Huesca). El castillo de Biniés se levanta sobre la ladera que desciende hasta el rio Veral, en la localidad de Biniés, perteneciente al término municipal de Canal de Berdún, provincia de Huesca. Los orígenes del castillo de Biniés son muy antiguos, siendo citado en el cartulario de San Juan de la Peña, por lo que ya debía existir en el año 893, siendo confirmada su existencia en el siglo XII, desde cuando se conocen los nombres de sus tenentes, entre los cuales se encuentran Fortún de Gurrea y Cedodín de Navasa en el siglo XII, Jimeno de Arba entre 1374 y 1398, la familia Urriés de Ayerbe a comienzos del siglo XVII, etc... Sobre el castillo original se construyó en el siglo XVI un palacio, conservándose actualmente la estructura de los pisos, la disposición de ventanas y algunos restos de vigas, puertas y escaleras. El castillo fue destruido parcialmente por un incendio en 1928.


 114_castillo_de_bin_es_huesca

El Castillo de Biníes tiene forma cuadrangular, con un patio central y cuatro robustas torres almenadas en las esquinas (una de ellas semiderruida). El acceso se realiza por una portalada con arco de medio punto. Destaca una ventana de estilo gótico. El patio central, hoy abierto, estaría cubierto con un tejado a dos aguas. A ambos lados del patio, en los muros norte y sur, había dos grandes módulos separados por un gran muro pero comunicados entre sí. En el módulo norte se encuentra la escalera principal, y en el sur la zona noble. En el módulo meridional, bajo la torre sureste se encuentra la capilla, con una inscripción que fecha su construcción en 1583. Según una inscripción de una piedra, en 1150 las torre del palacio fueron desmochadas, eliminando cualquier vestigio guerrero para darle un aspecto más cortesano. Se encuentra en buen estado de conservación. Fue restaurado entre 1996 y 1998. El castillo está bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.


 114vista_del_patio_de_armas_desde_una_de_las_torres_1449943267_363740

Vista del Patio de Armas desde una de las torres

En venta el Castillo de Biníes: Uno de los castillos más interesantes de Huesca ha sido puesto recientemente en venta -en 2012- por sus propietarios a un precio atractivo. Por supuesto esta fortaleza aparece en la guía "Castillos de Aragón: 133 rutas". Es el castillo palacio de Biniés en Huesca, muy cerca de Berdún, el embalse de Yesa y el Camino de Santiago, y a escasos kilómetros de Jaca, Ansó y San Juan de la Peña. Una joya, totalmente restaurado, con una silueta preciosa, con cuatro torres, matacanes, zonas palaciegas, capilla, etc.



 115castillo_de_burgalimar_k34b

Castillo de Burgalimar o Castillo de Baños de la Encina (Jaén). Burgalimar deriva de Bury Al-Hamma que significa Castillo de los Baños. El Castillo de Burgalimar es una fortaleza omeya, construida en el siglo X, que se alza sobre un pequeño cerro en la localidad de Baños de la Encina, al norte de la provincia de Jaén, Andalucía, España. el castillo está rodeado y flanqueado por una robusta y almenada muralla con catorce torres, más una decimoquinta o torre cristiana del Homenaje, el castillo apenas ha sufrido daños ya sean causados por el tiempo o los hombres. Representa por tanto un ejemplo perfecto de fortaleza musulmana del siglo X, y constituye el conjunto fortificado mejor preservado de la época del Califato Omeya de Córdoba, al mismo tiempo que es uno de los castillos musulmanes mejor conservados de toda España. Su inestimable valor histórico y artístico, es la razón por la que este castillo llegó a ser clasificado como Monumento Nacional en 1931, y Conjunto Histórico-Artístico en 1969.


 115fachada_del_castillo_de_ba_os_de_la_encina_ja_n

Fachada del castillo de Baños de la Encina, Jaén

El castillo de Baños de la Encina se estableció en una región importante y estratégica, justo en la entrada del valle del Guadalquivir y, por lo tanto, de Andalucía. Fue el califa Alhakén II (autor de la ampliación más suntuosa que sufrió la Mezquita de Córdoba e hijo del rey Abderramán III) quien decidió su construcción.

Los trabajos de construcción de la fortaleza se iniciaron en 9682 (año 357 de la Hégira), como lo demuestra una inscripción grabada en la puerta, cuyo original se conserva en el Museo arqueológico nacional de Madrid. Su construcción es contemporánea a la edificación de fortalezas similares en la región, tales como el Castillo de El Vacar, en la provincia de Córdoba, peor conservado.

Según las crónicas de la época, el califa ordenó levantar varios recintos vastos fortificados de idénticas características a lo largo de todo el camino que conducía de Sierra Morena hacia Córdoba, con el fin de alojar a sus tropas (esencialmente compuestas por mercenarios magrebíes) que se dirigían hacia el Castillo de Gormaz (provincia de Soria), al norte de al-Ándalus, para llevar a cabo razias contra los reinos cristianos. No obstante, esta línea de fortificaciones no iban dirigidas a objetivos defensivos, pues el país atravesaba entonces por un largo período de paz... Leer más



 116castillo_de_miranda_del_casta_ar

Castillo de Miranda del Castañar (Salamanca). Miranda del Castañar es un municipio de la comarca de la Sierra de Francia-Quilamas, en la provincia de Salamanca, Castilla y León, España. La población salmantina de Miranda del Castañar, conjunto histórico-artístico, se asienta sobre una loma coronada por un castillo con recinto amurallado, que aún conserva sus cuatro puertas. Al sur y al este, se encuentran las Puerta del Postigo y Puerta de San Ginés, respectivamente. Al oeste, la de Nuestra Señora de la Cuesta, patrona de la localidad, cuya fiesta se celebra entre el 8 y el 9 de septiembre. Y, por último, al norte, la Puerta de la Villa. El juego de seducción cultural se debe iniciar, por ello, con la visita a la fortaleza, situada al este, siendo una de las mejor conservadas de la provincia, se distribuye a lo largo de un planta de trapecio irregular, con cubos en los ángulos, donde se abren ventanas germinadas. El castillo reconstruido a principios del Siglo XIV sobre un castillo anterior del S.XII, junto con parte del recinto en el año 1451, según reza la inscripción que, sobre un blasón de los Zúñiga, se halla en la cara oriental, coincidiendo con la señorialización de la villa. Al exterior, de la fortaleza, aún se conservan exentas las murallas, mientras que en el interior el acceso al camino de ronda, respetado en su mayor parte, presenta algunas pasarelas . Todo ello, demuestra el carácter histórico de esta población que nació en el siglo XII con la orden Hospitalaria de Jerusalén, y que se consolidaria tras la repoblación de Alfonso IX en el siglo XIII. El castillo actualmente pertenece a la Villa tras la donación realizada en 1954 por Cayetana Fitz-James Stuart, duquesa de Alba, que además posee el título de XIX Condesa de Miranda del Castañar. Para disfrutar de Miranda hay que pasear por sus calles desde donde se puede apreciar la belleza de sus rincones, sus iglesias, sus casas y de aquellos balcones naturales que ofrece una espectacular vista de la Sierra.





Castillo de Sádaba (Zaragoza). El Castillo de Sádaba se encuentra erguido sobre la roca, en lo alto de un pequeño cerro, sobre la localidad de Sádaba (Sadaba en aragonés), en la comarca de Cinco Villas, a 90 kilómetros al norte de Zaragoza, a 20 kilómetros del municipio de Ejea de los Caballeros y en la frontera con la comunidad autónoma de Navarra. Cerca de ella corre el río Arba, afluente del Ebro. El castillo está elevado unos quince metros sobre la villa que estuvo en un principio a sus pies, pero en el siglo XV se trasladó al otro lado del río. El Castillo de Sádaba es de estilo bajomedieval con decoraciones cistercienses del siglo XIII. No muestra elementos defensivos, como la torre del homenaje o el foso o la barrera; las saeteras y los vanos son escasos y no posee matacanes. Como propias defensas tiene el grosor de sus muros, con torres cuadradas rematadas en almenas, y los adarves; a parte del acceso en recodo, de influencia árabe.



 117sadaba_castillo

Castillo de San Felipe (Ferrol, La Coruña). El castillo de San Felipe ha sido una de las fortalezas más importantes de la ría de Ferrol. Fue construida en el siglo XVI. Frente a este castillo en la ría también se encuentra el Castillo de La Palma y el Castillo de San Martín, entre este último y el de San Felipe se tendía una cadena que impedía la entrada a los navíos enemigos, hoy apenas se pueden apreciar unas ruinas. En el año 1557 se comienza la construcción del castillo auspiciada por Felipe II, del que toma su nombre,y es entre los años 1731 y 1755 cuando el ingeniero Francisco Montaigu se encarga de diseñar una serie de reformas entre las que destaca la construcción de un hornabeque, el foso y el proyecto de la puerta principal. Su diseño está basado en las enseñanzas técnicas de Vauban y en la adaptación al terreno. Sus construcción esta Basada en las ideas de Vauban su forma viene dada, tanto por el canal de entrada marítimo, como por la orografía del terreno y en ella podemos apreciar una geometría bastante regular, con el hornabeque como elemento central, poseía una planta en punta de flecha, dirigiendo hacia el mar una doble línea de fuego organizada en dos pisos; y proyectando hacia su frente de tierra un gran hornabeque. Uno de los defectos de éste baluarte es que estaba dominado por las alturas circundantes lo que le hacia parcialmente vulnerable en un ataque terrestre.



 118cuenca_ucl_s_monasterio

Castillo y Monasterio de Uclés (Cuenca). Es una fortaleza del siglo IX, localizada en Uclés, en la Provincia de Cuenca. Fue construido por la Orden de Santiago, cuya casa central (Caput Ordinis) se encontraba allí.

El Monasterio de Uclés es conocido como 'El Escorial de la Mancha', se enclava dentro de la fortaleza de Uclés (siglo XII) que tenía una extensión grandiosa: un kilómetroE cuadrado de superficie rodeado de murallas, bastiones, contrafuertes y torres almenadas.

La fortificación de Uclés fue sede de los caballeros de la orden de Santiago en el siglo XII. Los caballeros santiaguistas participaron en la toma de Cuenca y crearon el Hospital de Santiago en la ciudad. En el año 1212 los santiaguistas participarían en la batalla de las Navas de Tolosa contra los almohades musulmanes que dominaban Al-Andalus, lo que permitió extender los reinos cristianos hacia el Sur.

El nuevo edificio se construyó en el siglo XVI en estilo renacentista aunque la fachada sur, y más conocida del monasterio, es barroca. Su autor es Pedro de Ribera. El monasterio tiene 2 grandes puertas decoradas con conchas veneras sobre cruces de Santiago. La fachada está ornamentada con armaduras, yelmos, banderas y una escultura de medio cuerpo del Apóstol.

Atravesando el zaguán se llega a un patio de doble claustro. Hay un aljibe de brocal barroco en piedra con un escudo de la Orden de Santiago. El refectorio tiene un artesonado labrado en madera de pino con 36 casetones que representan a los caballeros de la Orden, presidido por el emperador Carlos V.

La sacristía es de 2 naves en ángulo recto y tiene 2 ventanales decorados con esculturas. En la iglesia, levantada por Francisco de Mora, encontramos una nave con crucero y varias capillas laterales del siglo XVI comunicadas entre sí mediante pequeñas puertas de medio punto. Hay que destacar el Retablo Mayor, que tiene un cuadro de Francisco Ricci, y los restos del Maestre D. Rodrigo y su hijo Jorge Manrique, autor de "Coplas a la muerte de mi padre".


 118vista_del_monasterio_de_ucl_s_en_la_cima_del_cerro_de_el_portillo_desde_el_oeste

Vista del monasterio de Uclés en la cima del cerro de El Portillo (desde el oeste).



 119castillo_de_davalillo

Castillo de Davalillo (La Rioja). El Castillo de Davalillo de estilo románico, se encuentra sobre un cerro a orillas del río Ebro a 5 km de la villa de San Asensio en La Rioja (España). Junto al cerro se encuentra la ermita de Nuestra Señora de Davalillo, que debió ser la iglesia del poblado desaparecido de Davalillo. Desde el castillo se divisa la zona de La Sonsierra y buena parte de la Rioja Alta, siendo un lugar estratégico junto al castillo de Briones para proteger La Rioja de los ataques navarros que se podían producir con facilidad a través del puente fortificado de San Vicente de la Sonsierra... Leer más



 120castillo_de_butr_n_vizcaya

Castillo de Butrón (Vizcaya). El castillo de Butrón, en euskera Butroe o Butroeko gaztelua, es un edificio de origen medieval ubicado en el término municipal de Gatica, en la provincia de Vizcaya, España. Está rodeado de poblaciones que distan poco entre sí, como Guecho, Plencia, Munguía, Maruri y Lauquíniz. Los orígenes del edificio se remontan a la Edad Media, si bien su aspecto actual responde a una remodelación muy profunda, efectuada en el siglo XIX por el marqués de Cubas.

Tomando como base los cimientos y parte de las torres cilíndricas, se erigió el resto según el gusto germánico, con gran dosis de fantasía, lejos del prototipo de castillo propio de la región. En cierta medida, tiene paralelismos con los castillos bávaros del siglo XIX. La construcción se concibió más como pasatiempo y atracción visual que para obtener una casa habitable; de hecho, es muy incómodo como vivienda, ya que las torres no tienen demasiado espacio útil y algunas estancias se conectan entre sí mediante pasarelas y escaleras al aire libre.


 120_castillobutron

Este singular e histórico inmueble tiene una superficie total superior a los 2400 metros cuadrados y está situado en un parque con más de 35 000 m2, un entorno privilegiado con innumerable y diversa fauna y flora. El inmueble dispone de planta baja, entrepiso, cinco plantas, cubierta y cuatro torreones;1 el más alto de los cuales es conocido como la Torre del Homenaje, construida en el siglo XIX. Los muros del castillo tienen un grosor de más de cuatro metros.


 120_castillobutron_interior

 120_castillobutron_interior2

En su interior se encuentran varios salones, una zona de recepción de invitados, la antigua capilla, el salón de la chimenea, un gran salón diáfano de 200 metros cuadrados, el patio de armas, el almacén de víveres, un pozo de agua natural, una biblioteca, dos baños y una mazmorra. Las distintas dependencias están decoradas de forma exquisita y cuentan con mobiliario, iluminación, cocina, calefacción, bodega y un aparcamiento exterior.

El edificio se rodea de un exuberante parque, con palmeras y especies exóticas. Todo el conjunto fue adaptado por un tiempo como establecimiento hostelero con espectáculos de ambientación medieval. Posteriormente, resultó embargado y sacado a subasta.


 120fachada_del_castillo_de_butr_n

Actualmente el castillo es propiedad del grupo empresarial INBISA,1 bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949 y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español, y está en venta.1 El grupo inmobiliario señala que «priorizará aquellas propuestas que se comprometan a una conservación adecuada de este bien histórico y singular, único en España».



 121castillo_de_manqueospese_01_by_dpc

Castillo de Aunqueospese (Ávila). En muchos escritos se puede encontrar su nombre tanto Manqueospese como Aunqueospese. El Castillo de Manqueospese es un castillo situado en la provincia de Ávila a 2,5 km del municipio de Mironcillo, asomándose al Valle de Amblés. Es posible acceder al mismo desde la localidad de Mironcillo, a través de un camino forestal, o desde Sotalbo, por un antiguo camino. La construcción del castillo de Aunqueospese fue iniciada en 1490 por Pedro Dávila, señor de Villafranca y capitán del duque de Alba, sobre un territorio usurpado a la comunidad de Ávila. Esta presentó un pleito que obligó a paralizar las obras, de tal manera que no pudo ser terminado hasta 1504, por Esteban Dávila, hijo del anterior. Está declarado monumento Histórico-Artístico desde el 3 de junio de 1931.



 122castillo_de_riba_de_santiuste

Castillo de Riba de Santiuste (Guadalajara). Riba de Santiuste es una pequeña pedanía que pertenece al municipio de Sigüenza, separado del mismo por escasos 5 Km., que sorprende al visitante por este magnífico castillo enclavado en la roca que, aunque de difícil acceso, merece la pena ser visitado por las magníficas vistas que desde él se divisan.

La fortaleza de Riba de Santiuste, castillo de los obispos, se presenta al visitante desafiante y vigilante sobre una aguda ladera del valle del río Salado, acceso natural entre ambas mesetas castellanas, donde ya los árabes construyeron un punto defensivo muy señalado. Conquistado definitivamente en 1085, tras la repoblación mejoró sus defensas, llegando a pertenecer a los obispos seguntinos y mencionado en todos los documentos originales que hacen referencia a la reconquista del reino toledano por Alfonso VI.


 122castillo_de_riba_de_santiuste_entrada_al_castillo

Entrada al castillo de Riba de Santiuste.

El Castillo de Riba de Santiuste fue reconstruido en el siglo XV y vuelto a destruir parcialmente en el siglo XIX, su caserío iría perdiendo importancia estratégica, llegando a la ruina, de la que ha salido recientemente gracias a una acertada restauración de iniciativa privada.

Desde lo alto del castillo se tiene una panorámica excepcional donde se divisan varios pueblecitos de alrededor como La Barbolla, Querencia, Sienes, Valdelcubo, etc.

En la montaña del castillo anidan y se reproducen buitres, que luego emprenden sus vuelos por encima del pueblo haciendo las delicias de los visitantes y lugareños.


 122castillo_de_riba_de_santiuste_01

Vista del castillo de Riba de Santiuste desde el sur.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el extenso trabajo recopilatorio dedicado a los castillos y fortalezas de España, algunos de ellos son auténticas maravillas y rezuman en sus piedras mucha historia por sus patios, almenas y torreones.


Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, panoramio.com, flickr.com, skyscrapercity.com, all-free-photos.com, urbanity.es, 1.bp.blogspot.com, 2.bp.blogspot.com, urbanity,es. fotoviajero.com, todopueblos.com, archivos.metatube.com, castillodechancay.com, fotolog.com, volarenparamotor.com, imagenesygraficos.com, ojodigital.com, pixdaus.com, all-free-photos.com, us.123rf.com, all-free-photos.com, destinolandia.com, picasaweb.google.com, Cristian B. Mariscal, palomatorrijos.blogspot.com, turismoporespana.com.ar, regmurcia.com, turismocastillalamancha.com, naturayeducacion.com, lasprovincias.es, naturayeducacion.com, uk.ask.com, naturayeducacion.com, spain.info, extremadurasolohayuna.wordpress.com, pueblos-espana.org, elgranviajero.com, hugo.bligoo.com, xn--espaaescultura-tnb.es, precklereventos.com, rutascastillosdearagon.blogspot.com.es, dragonflyfotografia.com, aratur.heraldo.es, bolaso.wordpress.com, 20minutos.es, elconfidencial.com, elmundo.es, elpais.com, abc,es, propias y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sabado, 12 Diciembre 2015, 22:51; editado 3 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
Los vigilantes de la historia
Una quincena de castillos y fortalezas medievales de la región son visitables
La Comunidad de Madrid lanza un plan para revitalizar estas piezas arquitectónicas, que muchas veces pasan inadvertidas para los madrileños


user_50_1371840116_172054_1371840678_noticia_grande

Un grupo de visitantes pasea por el castillo de Manzanares el Real. / SANTI BURGOS

Levantados en flamantes atalayas, en lugares estratégicos e incluso en sitios de difícil acceso. Así son la mayoría de los más de 70 castillos y torres con que cuenta la región. Son los grandes desconocidos. Muchos de ellos se encuentran en perfecto estado de conservación, como el de Manzanares el Real, pero otros sufren los embates del tiempo sin que se acometa su conservación o reforma. Estas fortalezas, que se levantaron en la mayoría de los casos para defensa del avance musulmán, se dispersan de norte a sur por toda la región. La Comunidad va a lanzar ahora un plan para que estos monumentos sean apreciados por los madrileños.

Los castillos y torres se distribuyen en dos áreas muy distintas. Las torres del norte, en el entorno de Somosierra, se levantaron para vigilar el avance de los ejércitos y para guardar el ganado, en especial las ovejas, según explica la catedrática emérita de Historia Medieval de la Universidad Complutense Cristina Segura. Muchas de ellos se convirtieron después en castillos. Conforme avanzó la Reconquista, se alinearon en torno al río Tajo, sobre todo a partir del siglo XV, cuando los castillos se convirtieron en muestra de poder de los señores sobre sus vasallos, además de ser su residencia. Ejemplo son los de Torrejón de Velasco y Batres. “El problema de los castillos de Madrid es que la mayoría no son visitables. Durante mucho tiempo se les ha despreciado, pero poco a poco la gente se siente atraído por ellos. Al que le gusta un castillo, suele repetir”, explica Pablo Schnell, miembro de la junta directiva y bibliotecario de la Asociación Española de Amigos de los Castillos (2.400 socios, de los que 600 son de Madrid).

Algunas fortalezas sobresalen sobre otras. El caso más paradigmático es el castillo de Manzanares el Real, cuna de la autonomía madrileña. Este conjunto está formado por grandes ventanales, cuatro torres en sus vértices, adornadas con bolas al más puro estilo isabelino. Consta de seis plantas. Su construcción fue iniciada en 1475 por el primer duque del Infantado, y finalizada por su hijo, Íñigo López de Mendoza. Participó el arquitecto de los Reyes Católicos, Juan Guas, el mismo que levantó el palacio del Infantado de Guadalajara.

Íñigo López de Mendoza, primer marqués de Santillana, es un personaje muy destacado en la historia de los castillos de Madrid, según recuerda la catedrática de Historia del Arte de la UNED, Alicia Cámara. Este poeta y humanista cortesano revitalizó Buitrago de Lozoya, con un conjunto amurallado único en la región. “Llevó obras de arte, construyó un puente al otro lado del río para ir de caza, reedificó el castillo e hizo levantar el hospital de la localidad. Formó una pequeña corte”, explica la profesora. Además, dotó al pueblo de una coracha para poder coger agua del río y suministrarla a los vecinos. “Es una de las pocas corachas que se conservan y está en muy buen estado”, recuerda su colega de la Complutense, Cristina Segura. El castillo se encuentra ahora en fase de rehabilitación.

Uno de los monumentos que resulta más desconocido para la inmensa mayoría de madrileños es el castillo de los Zapata, en el barrio de la Alameda de Osuna (distrito de Barajas). De hecho, es el único que existe en la capital. Esta residencia señorial fortificada se levantó entre 1396 y 1404. Destaca el enorme foso que lo rodea para protegerlo, ya que se encuentra en una zona topográficamente poco ventajosa. Sufrió un incendio en 1695, y desde entonces estuvo condenado al abandono, junto a otros testigos de la historia local de los entonces extrarradios de Madrid, como los restos de la aldea de la Alameda, su iglesia, su cementerio y el camino de Alcalá.

Su recuperación comenzó en 1988, con las primeras excavaciones, cuando el conjunto estaba decorado con grafitos y pintadas. La actuación terminó en 2010; entonces se pudo trazar la planta actual y cómo era el conjunto. Un problema para el visitante es la prácticamente nula señalización para llegar.

Más alejados de la capital, hay que partir hacia el este o el suroeste para toparse con dos conjuntos muy distintos, pero extraordinariamente atrayentes. El castillo de la Coracera de San Martín de Valdeiglesias es atribuido al temido condestable de Castilla, Álvaro de Luna; se caracteriza por su torre del homenaje, de planta pentagonal, situado en un lateral del conjunto y flanqueada por otras tres torres cilíndricas y los restos de lo que fue una barrera perimetral.

No se conservan ni los restos de su foso ni las estancias que lo rodearon. Recientemente ha sido restaurado por la Comunidad de Madrid, que ha hecho accesibles la torre del homenaje y parte de sus adarves (pasillo estrecho situado sobre la muralla).

A otro extremo de la región, se levanta un monumento original a la par que imponente: el castillo de la orden de Santiago en Villarejo de Salvanés. Fue, junto con el de Fuentidueña, el que levantó la orden. Se caracteriza por una torre del homenaje rodeada por una barrera. Es un ejemplo excepcional de arquitectura militar, formado por ocho cubos rematados por matacanes (obra ubicada en lo alto de la torre que sobresale por su parte exterior). El recinto principal, con su patio y sus estancias, se omitieron. Un atractivo añadido para el visitante es que se puede contemplar el anochecer desde su parte más alta.

Con la misma finalidad que el de Villarejo se construyó en Arroyomolinos el castillo de Gonzalo Chacón, el vasallo de Isabel I de Castilla. Se trata de una obra iniciada por Juan de Oviedo, muy similar a la de Pinto. Del mismo sólo se conserva la torre, de planta rectangular con esquinas redondeadas y construidas en ladrillo mudéjar sobre basamento de fuerte mampostería. Tiene cuatro plantas. Ha sufrido una gran restauración en los últimos años, lo que ha permitido recuperarla para el municipio. De hecho, no se ha terminado aún. Se espera completar el interior para que sea visitable en breve.

Las obras de conservación también han permitido recuperar los vestigios de dos pequeñas edificaciones dedicadas a alojar los servicios del castillo. Además, se han colocado paneles explicativos y unas cubiertas para proteger los restos arqueológicos hallados.

El Gobierno regional va a poner en marcha un plan denominado Centinelas de piedra, el título utilizado en un libro de Fernando Sáez Lara. Se pretende acercar estas fortalezas a los madrileños, que dejen de ser los grandes desconocidos de la región, según explica Carmen Jiménez, jefa del servicio de dinamización de recursos turísticos y culturales de la Comunidad. Primero se promocionarán los seis castillos más famosos para después llegar hasta 2015 al resto de los existentes en la región. “Es una gran idea si sirve para promocionarlos”, destaca la catedrática Cámara. “Debería haber más medidas para recuperar todo este patrimonio medieval que se está perdiendo”, concluye Segura.


user_50_castillo_de_la_orden_de_santiago_villarejo_de_salvan_s

Castillo de la Orden de Santiago. Villarejo de Salvanés



Una vallecana, visitante 500.000


Poco se imaginaba Cristina Palazón Ruiz, vecina de Vallecas, cuando reservó para visitar en el puente de mayo el castillo de Manzanares el Real que se iba a convertir en un personaje de la historia de este monumento. Era, por cuestiones del azar, la visitante número 500.000 desde su reinauguración.

Palazón fue nombrada el pasado sábado dama de honor del castillo. La recibió justo a la entrada un grupo de actores disfrazados de personajes de época, entre los que iban el dueño de tan magno inmueble, el duque del Infantado.

Esta trabajadora de un departamento de Recursos Humanos fue conducida por ese séquito hasta la sala del Infantado. La ceremonia transcurría tranquila, mientras algunos aldeanos pedían los favores del señor. Eso, hasta que surgió una confusión con un noble caballero, que acusó a la dama de serle infiel. Espadas en ristre, un soldado del duque tuvo que defender el honor de la dama en un duelo en el que, milagrosamente, no corrió la sangre. La confesión de una de las integrantes de la corte del duque solucionó el entuerto ante la mirada sorprendida de Palazón y del público asistente.

Después, la dama fue correspondida con una reproducción del castillo y otros regalos promocionales, además de tener entrada gratuita al recinto durante todo el año.

“Ha estado muy bien, pero me he sentido un poco rara. Lo mejor han sido los vestidos de época y la representación del noble”, reconocía la dama, tras los 20 minutos de representación.


user_50_1371840116_172054_1371840872_sumario_normal

Castillo de Manzanares el Real, desde el embalse de Santillana. / SANTI BURGOS



Visitas de fin de semana


Castillo de los Zapata (Alameda de Osuna). Antonio Sancha, 1, en Barajas. Abierto: sábados, domingos y festivos, de 10.00 a 21.00. Gratuito.

Castillo del Duque del Infantado (Manzanares el Real). Calle del Castillo. Abierto: de martes a domingo. De 10.00 a 18.00, salvo sábados y domingos, que cierra a las 15.00 y a las 16.00. Cinco euros. Mayores de 60 años y menores de 14: tres euros.

Torreón de Gonzalo Chacón (Arroyomolinos). Plaza Mayor. Interior no visitable. Exterior accesible, con paneles informativos.

Castillo de la Orden de Santiago (Villarejo de Salvanés). Plaza de la Constitución, sin número. Visitas: Sábados y domingos: de 11.00 a 12.30 y de 19.00 a 20.00 Entradas: torreón, dos euros. Visita guiada, que incluye la Casa de la Tercia y la puesta de sol en el torreón, desde las ocho de la noche: tres euros.

Castillo de La Coralera (San Martín de Valdeiglesias). Plaza del Castillo. De 11.00 a 14.30, sábados también de 16.00 a 19.00. Entrada: dos euros.

Castillo de los Mendoza (Buitrago de Lozoya). Plaza del Castillo, sin número. Cerrado desde octubre por rehabilitación. Abierto el conjunto amurallado.


user_50_castillo_de_buitrago_del_lozoya

El castillo de Buitrago del Lozoya es un conjunto arquitectónico gótico-mudéjar del siglo XV con planta rectangular, siete torres y un patio de armas central. Este recinto está enmarcado dentro de la muralla, en su esquina sureste, y cuenta con un foso que lo protegía de las invasiones. Las torres son todas diferentes entre sí, habiendo sólo una de planta pentagonal. El acceso se realiza por una puerta en forma de recodo que se sitúa bajo una de las torres.



Fuentes: ccaa.elpais.com / es.wikipedia.og
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
El castillo de los tricornios


El Ministerio del Interior subasta el edificio de Maqueda (Toledo) por 9,5 millones de euros

El Estado invirtió cinco millones de euros para convertirlo en Museo de la Guardia Civil



 user_50_1389988777_046284_1389989708_noticia_normal

Esteban Ríos, alcalde de Maqueda (Toledo), junto con el Castillo de su municipio que se pondrá a la venta por 9,5 millones de euros. / Uly Martín

El Museo de la Guardia Civil, en los cuarteles generales de Guzmán el Bueno, en Madrid, no recibe más de 15 visitas diarias de media. Desde 1982 alberga un variado expositor de armamento histórico, estandartes, uniformes e información sobre los altos cargos del Cuerpo. Pero a pesar de ser gratuito apenas atrae a 4.000 curiosos al año. Esteban Ríos, alcalde socialista de Maqueda, municipio toledano de 600 habitantes, cree saber por qué: “No hay más visitantes porque las excesivas medidas de seguridad abruman a la gente, les da yuyu”.

Ríos lleva 24 años en el cargo y la mitad de ellos dedicados a perseguir que el Museo de la Guardia Civil recale en el castillo de su pueblo, el mismo en el que residió Isabel la Católica de soltera y 500 años después sirvió de atípico alojamiento a la casa cuartel de la localidad.


En el interior del edificio están instaladas las vitrinas y las salas del museo que costaron cinco millones de euros

El objetivo del alcalde Ríos no era disparatado. El Ministerio del Interior, propietario del monumento, llegó a invertir cinco millones de euros en el proyecto. La reforma de las salas, aseguran aquellos que las han podido visitar, estaba ya acabada e incluso ya se habían instalado las vitrinas que se pagaron en 2010 con 200.000 euros del Plan E del Gobierno de Rodríguez Zapatero. Incluso ya había empezado a llegar parte del material de exposición, como fotografías que recordaban a guardias civiles asesinados por ETA.

El alcalde dice que solo faltaba un millón para culminar el proyecto. Pero el Ministerio del Interior ha decidido cancelarlo. Pese a la inversión realizada, Maqueda se queda sin museo porque el castillo saldrá a subasta al mejor postor por un precio inicial de 9,5 millones de euros. La construcción es uno más de los 15.134 edificios del catálogo inmobiliario del Estado que el Gobierno puso a la venta en agosto de 2013 para recaudar fondos. El Ministerio del Interior confirma que no es esta la primera vez que el Estado subasta edificios públicos, lo llevan haciendo desde 1999.

Pero ¿cómo llegó Interior a tener en su poder el castillo de Maqueda? El monumento perteneció a la familia de Gutierre de Cárdenas desde el siglo XV hasta el XIX, cuando se abolieron los señoríos y pasó a manos del Estado. En 1931 fue declarado monumento histórico y en 1953 la Dirección General de Regiones Devastadas lo rehabilitó como cuartel de la Guardia Civil hasta el año 1998. El alcalde Ríos recuerda que cuando era pequeño subía al castillo a jugar con los hijos de los guardias civiles. “Aún guardo en mi memoria la imagen del cobertizo, con caballos y gallinas, que había dentro”.

En 2001, con Jaime Mayor Oreja (PP) al frente de Interior, el entonces director general de la Guardia Civil, Santiago Valdivielso, informó de que querían llevar al castillo el archivo histórico del Cuerpo. “Llegaron a construir hasta el laboratorio para el mantenimiento de los papeles”, apunta el regidor. En 2005, ya con el Gobierno socialista, el nuevo director general, Carlos Gómez-Arruche, amplía el proyecto para que también se traslade a Maqueda el museo.


 user_50_1389988777_046284_1389989904_sumario_normal

Anteproyecto del Museo de la Guardia Civil publicado en la web de EstudiodeDos.

EstudiodeDos fue la empresa encargada de hacer el diseño del museo, y aún lo mantiene archivado en su página web. Modernas vitrinas donde el armamento cuelga del techo. “Teníamos mucho cariño a este trabajo, invertimos mucho tiempo en él”, dice una voz de mujer que responde al teléfono de contacto del negocio. Prefiere no identificarse.

De 2005 a 2012 el castillo es acondicionado para su nueva función, aunque los trabajos se retrasan porque se encuentran restos íberos.

Hasta el 29 de noviembre de 2012. Es la fecha que encabeza la carta que otro director general más de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ya con Mariano Rajoy en el Gobierno, le remite a Ríos. El alcalde subraya con el dedo la palabra que más le duele de la misiva: el museo es “innecesario” y el castillo se va a subastar. “Si hubiera seguido el mismo director general, ahora el museo estaría funcionando. Las obras estaban ya casi terminadas. Tenían elegida hasta a la vigilante de seguridad; estaba todo acondicionado”, se lamenta.

De pronto aparece Eulalio Recio, de 87 años, guardia civil jubilado, y comparte el lamento. “Aquí viene mucha gente que pregunta si puede visitar el castillo, pero como está cerrado”. Los propios vecinos de Maqueda solo han podido visitarlo en 2008 cuando se acuñó su sello de Correos. Los productores de la serie de TVE, Isabel, también vieron su interior cuando se interesaron por él para usarlo como plató, pero unas escaleras demasiado empinadas, por las que Isabel tendría que subir, frenaron su interés por el monumento.

En el municipio son conscientes de que el castillo podría convertirse en un hotel o un centro de convenciones. “Mientras nos dé trabajo, todo está bien. Pero que no lo tengan cerrado”, comenta Pablo Reyes, un vecino de 20 años. “Esto parece un mercadillo de la historia de España”, comenta sobre la subasta Eusebio Nuño, profesor de Historia del municipio aledaño de Escalona, que se ha acercado al alcalde para preocuparse por el futuro del castillo. “Muy necesitado tiene que estar el Gobierno para vender un monumento histórico como este…”


elpais.com



 

Parece increíble que se hayan gastado la Guardia Civil cinco millones de euros en hacerlo su museo, y ahora en vista de que apenas tienen visitas lo quieran vender, lo lógico es que lo hubiesen vendido antes, de todas las maneras para qué quiere la Guardia Civil un castillo, hay cosas que no se entienden, lo normal hubiese sido que se hiciese cargo Patrimonio Nacional, que tiene personal y medios para publicitar el castillo y conservarlo.    Un despropósito detrás de otro, lamentable.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
.


30 castillos de leyenda en España


Siglos de batallas entre reyes y señores, cristianos y musulmanes, han formado una tierra de fortalezas defensivas, alcazabas y palacios




 01_1445327813_469573

El refugio del Papa Luna (Peñíscola, Castellón)

Imponente en lo alto del peñón sobre el que creció la antigua ciudad de Peñíscola, esta fortaleza se edificó por orden de los templarios, a semejanza de los castillos de Tierra Santa, entre finales del XIII y principios del XIV. Fue una de las tres sedes pontificias que ha habido en la historia, y refugio de Benedicto XIII, el Papa Luna.
Paco Costa


 02_1445327855_797504

La reconquista en el Duero (Gormaz, Soria)

Fortaleza islámica califal de finales del siglo X, construida para reforzar la frontera al norte del Duero, se presenta como una de las más grandes de Europa en su época, y jugó un papel clave durante la Reconquista, hasta que los Reyes Católicos la transformaron en cárcel. Se puede ver a kilómetros de distancia sobre la llanura soriana.
Fernando Nieto



 03_1445327895_101494

La belleza del gótico-mudéjar (Coca, Segovia)

Construido en el siglo XV por orden de la familia Fonseca, joya del arte gótico-mudéjar español, no se asienta sobre un cerro sino sobre unos escarpes del terreno. El marqués de Cenete terminó escaldado por las brasas lanzadas desde sus almenas cuando intentó rescatar a su prometida, María de Fonseca, retenida por su tío.
Luis Castaneda


 04_1445328015_702618

Vistas desde la roca (Olvera, Cádiz)

Construido a finales del siglo XII como parte del sistema defensivo del Reino nazarí de Granada, su planta irregular, en forma de triángulo alargado, se adapta a la roca sobre la que se enclava. Los cristianos lo reforzaron y reformaron tras su conquista. La subida es empinada pero merece la pena por sus vistas espectaculares.
Thomas Dressler


 05_1445328052_135436

La huida de la Beltraneja (Belmonte, Cuenta)

Ejemplo de arquitectura militar del siglo XV, de estilo gótico y decoración mudéjar. Juana la Beltraneja encontró refugio en este castillo durante la guerra contra las tropas de Isabel la Católica... Hasta que descubrió que sus anfitriones iban a cambiar de bando y huyó por una ventana en plena noche, para salvar su vida.
Michael Busselle


 06_1445328084_233666

Una espectacular torre del homenaje (Belalcázar, Córdoba)

El castillo de Belalcázar, de los Sotomayor o de Gahete, está construido en estilo gótico e incluye una espectacular torre del Homenaje profusamente ornamentada y con más de 47 metros de altura (está considerada la más alta de España de este tipo). Su interior y la muralla se encuentran en ruinas.
John Elk


 07_1445328115_768572

Una fortaleza de cine (Loarre, Huesca)

Considerado uno de los castillos románicos mejor conservados de Europa, del siglo XI, aparece en 'El reino de los cielos', de Ridley Scott, y en 'El nombre de la rosa', Jean-Jacques Annaud. Sus pasadizos angostos, pensados para ponerles las cosas difíciles a sus invasores, contrastan con su hermosa iglesia con cúpula empotrada en sus muros.
Asier


 08_1445328171_953075

Acrópolis gallega (Monterrey, Ourense)

Fortaleza-palacio gallego reedificada en el siglo XII sobre los restos de un castro, con tres recintos amurallados (el primero ocupado por el Parador Nacional de Verín). Considerada por algunos autores como la mayor acrópolis gallega, incluye el Hospital de Peregrinos, el palacio de los Condes y la iglesia de Santa María de Gracia.
Eloy Rodriguez


 09_1445328203_331733

Vigía sobre el Guadalquivir (Almodóvar, Córdoba)

Magnífico ejemplo de fortaleza medieval, del año 760, de origen musulmán, erigida sobre un castro romano y con unas impresionantes vistas sobre la Vega del Guadalquivir. Cuenta la leyenda que por sus nueve torres, su patio de armas y sus murallas deambula la princesa Zaida buscando eterna e inútilmente a su amado.
Rolf Hicker


 10_1445328238_943570

Renacimiento italiano en la Calahorra (La Calahorra, Granada)

Mandado construir por Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, conde del Cid y marqués del Cenete, el castillo data de principios del XVI y es pionero en la introducción del Renacimiento en España. Su patio interior es de mármol blanco de Carrara y sus muros presentan un color enrojecido debido al polvo de las mina de hierro de Alquife.
Brian Lawrence


 11_1445328266_658806

La Corte del Ribera del Duero (Peñafiel, Valladolid)

Su forma alargada, como de barco, se debe a la loma estrecha y larga sobre la que se asienta. Su origen se remonta al siglo X, cuando se convirtió en punto clave en la línea defensiva del Duero para musulmanes y para cristianos. Pero su aspecto actual se fraguó en los siglos XIV y XV. Su ala sur acoge el Museo Provincial del Vino. Merece la pena la vista desde la escenográfica plaza de Peñafiel.
Iñigo Fernández de Pinedo


 12_1445328295_723739

La niñez de Jaime I El Conquistador (Monzón, Huesca)

Fortaleza árabe del X, pasó a manos cristianas un siglo después y en el XII fue cedida a los templarios, que educaron en ella al futuro rey Jaime I, El Conquistador. La leyenda cuenta que ciertas noches de mayo una figura blanca grita y golpea sus muros: es el último comendador, que hubo de rendir el castillo cuando la Orden fue suprimida.
Javier Alfaro Guillón


 13_1445328336_601463

Una joya renancentista (Vélez Blanco, Almería)

Construido en el XVI sobre una fortaleza medieval, formada por dos espacios unidos por un puente levadizo: una fortificación de formas simples y un palacio organizado en torno a un patio de honor. La edificación es una joya renacentista, y su patio, en mármol blanco de Macael, fue vendido en 1904 y está expuesto hoy en el Metropolitan Museum de Nueva York.
Luis Castaneda


 14_1445328495_702488

El guardián de la ciudad (Segovia)

El alcázar guarda Segovia desde lo alto de su cerro. Con aire de castillo de cuento de hadas, su Torre del Homenaje se asimila a la proa de un barco. La fortaleza tiene una apariencia austera combinada con una mezcolanza de estilos arquitectónicos al gusto de los monarcas de la dinastía Trastamara, que la edificaron. Su aspecto actual se debe a Felipe II.
Calle Montes


 15_1445328526_840920

Nido de Águilas (Almansa, Albacete)

Gótico sobre el almohade anterior, y a punto de ser demolido en 1919 por su “estado ruinoso”. Se salvó y hoy es uno de los más representativos de Castilla-La Mancha. Asentado sobre el cerro del Águila, la escalera de caracol tallada en la roca que lleva a la terraza de la torre está considerada un buen ejemplo del gótico civil.
C. Sappa


 16_1445328558_246940

Anillo defensivo (Molina de Aragón, Guadalajara)

Su muralla exterior, con numerosas torres defensivas, dibuja un enorme anillo en la falda del monte, por encima de Molina de Aragón y del valle del río Gallo. Se distingue la fortaleza (del siglo XII) y la llamada Torre de Aragón. Llegó a tener ocho torres, de las que se conservan cuatro en buen estado, y restos de otras dos.
W. Buss


 17_1445328589_510424

El castillo colegiata (Alquézar, Huesca)

Diversas edificaciones construidas entre los siglo IX al XVI conforman este conjunto que primero fue fortaleza musulmana, luego cristiana, y después hogar de una comunidad de agustinos. Para ello se construye una iglesia colegiata románica, sustituida por otra tardo-gótica en el siglo XVI: la Colegiata de Santa María la Mayor.
C. Sappa


 18_1445328620_268392

Las andanzas del Cid (Jadraque, Guadalajara)

Enclave estratégico durante la Reconquista, morada de reyes y testigo de las andanzas del Cid. La arquitectura actual del castillo data casi exclusivamente del último tercio del siglo XV. En 1899, el Ayuntamiento de Jadraque lo compró por 305 pesetas.
W. Buss


 19_1445328658_162329

La seducción del ladrillo rojizo (Medina del Campo, Valladolid)

El Castillo de la Mota es fruto de una larga transformación en la que intervinieron Juan II de Castilla, su hijo Enrique IV y los Reyes Católicos, que mandaron construir una barrera defensiva donde se emplazaban los cañones, convirtiendo la fortaleza en unos de los mejores parques de artillería de la Europa del siglo XV. Es un bello ejemplo de construcción en ladrillo rojizo, tono característico de la zona.
Ruhey


 20_1445328688_114429

Centro de interpretación del medievo (Montealegre de Campos, Valladolid)

Qué mejor que esta fortaleza del siglo XIII, sólida, de formas cuadradas y altos muros que, según se cuenta, nunca fueron conquistados, para albergar el Centro de Interpretación de la Edad Media y de los Castillos. En los años sesenta fue escenario de 'El Cid', película protagonizada por Charlton Heston.
Caesar B.H.


 21_1445328724_891301

Nos vemos en el instituto (Cuéllar, Segovia)

El castillo de los duques de Alburquerque es una amalgama de estilos arquitectónicos, del XIII al XVIII, en los que predominan el gótico y el renacentista. A partir del XVI, la fortaleza militar original se va convirtiendo en un suntuoso palacio hasta que los duques se trasladan con la Corte a Madrid. Más tarde, Lord Wellington lo usó como cuartel general y ahora es un centro de enseñanza secundaria.
Getty Images


 22_1445328755_234439

Lujo medieval (Olite, Navarra)

Corte de los reyes navarros hasta su incorporación a la Corona de Castilla en 1512, fue uno de los palacios medievales más lujosos de Europa. Incluye el Palacio Viejo (hoy Parador Nacional de Turismo), las ruinas de la Capilla de San Jorge y el Palacio Nuevo. Ejemplo de reconstrucción neorromántica, el denominado castillismo, fue restaurado sin miramientos arqueológicos en los años cuarenta del siglo XX por el arquitecto José Yárnoz, inspirado en las reconstrucciones decimonónicas del arquitecto francés Viollet le Duc en el castillo de Pierrefonds y en el recinto fortificado de Carcasona.
Asunción Idoate Iribarren


 23_1445328795_243474

La experiencia de alojarse en un castillo (Cardona, Barcelona)

La que es probablemente la fortaleza medieval más importante de Cataluña, de estilo románico y gótico, con sus salas Dorada y dels Entresols, alberga actualmente el Parador Nacional de Turismo Duques de Cardona. Dos de sus joyas son la Torre de la Minyona, del siglo XI, y la iglesia románica de San Vicente de Cardona.
Nuria Talavera


 24_1445328831_461322

Los muros de la princesa Zulema (Alcalá del Júcar, Albacete)

El espíritu de la princesa Zulema (cristiana o mora según qué leyenda nos cuenten) planea sobre esta fortaleza almohade, ejemplo de arquitectura islámica: torreón pentagonal y dos torrecillas de planta circular en los ángulos rectos. Domina un cerro por cuyas laderas se enroscan las casas de Alcalá del Júcar, en Albacete.
José Fuste Raga


 25_1445328869_774087

Fortaleza templaria (Ponferrada, León)

Cuando a principios del siglo XII Ponferrada pasa a depender de los templarios, la Orden se encuentra una pequeña fortaleza emplazada sobre lo que probablemente fue un castro celta, que amplía y mejora. A partir de aquí, siglos de reformas y añadidos, que han durado hasta el siglo XX, conforman el actual aspecto del castillo. El recinto amurallado tiene una superficie de unos 8.000 metros.
Brais Seara


 26_1445328900_879121

Museo de arte y antigüedades (Ampudia, Palencia)

Castillo señorial castellano del siglo XV adquirido en los sesenta, tras años de abandono, por el empresario galletero Eugenio Fontaneda, que acometió una cuidadosa restauración y lo acondicionó como museo para su colección de objetos de arte y antigüedades.
José Ignacio Soto


 27_1445328936_354892

Un icono en lo alto de un peñasco (Frías, Burgos)

Espectacular castillo roquero, mezcla de construcciones de los siglos XII al XVI, sobre el peñasco de La Muela, en pleno centro urbano de Frías. En su patio de armas tenían lugar eventos deportivos a principios del XX, hasta que, una vez restaurado, se convirtió en reclamo turístico, y su torre del homenaje, en un icono de la localidad
iStock


 28_1445328970_242639

El pasadizo secreto (Bellver, Palma de Mallorca)

Rodeado de bosque y dominando la bahía de Mallorca se alza uno de los pocos castillos de Europa de planta circular. La fortaleza, de principios del XV, tiene estilo gótico mallorquín y actualmente acoge el museo de historia de Palma. Se asienta sobre kilómetros de cuevas y galerías y se dice que hay un pasadizo secreto que lo conecta con la ciudad.
Tolo Balaguer


 29_1445329001_531253

Arquitectura militar andalusí (Baños de la Encina, Jaén)

Segundo castillo más antiguo de Europa (de los que están bien conservados), Burgalimar, del siglo X, es un magnífico ejemplo de arquitectura militar andalusí de época califal porque ha sufrido pocas modificaciones. Su Torre del Homenaje enarbola la bandera de la UE, privilegio compartido con el castillo de Florencia.
Jerónimo Alba


 30_1445329032_270437

Dormir como un obispo (Sigüenza, Guadalajara)

El castillo de los Obispos de Sigüenza es un palacio-fortaleza medieval del siglo XII erigido sobre una alcazaba árabe. Sufrió daños importantes durante las guerras carlistas y la Guerra Civil, de manera que hubo que restaurarlo casi por completo, según planos y documentos antiguos. Hoy es Parador Nacional de Turismo.
José Antonio Moreno



Por Elena Sevillano / elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
DESINVERSIÓN Programa para la puesta en valor de activos inmobiliarios del Estado



El Gobierno busca ya oficialmente postor para el Castillo de Maqueda

    La fortaleza toledana sale a subasta con un precio de salida de 9,5 millones de euros
    El inmueble está actualmente en desuso tras albergar recientemente una casa cuartel
    2.623 m² construidos en excelente estado con usos residencial, hotelero, terciario, etc.
    Cuenta con modernas instalaciones después de haber sido restaurado en 2010




 04_1449913643_848062

Imagen aérea del Castillo de Maqueda.

Otra joya inmobiliaria sale a la venta en el marco del Programa para la puesta en valor de activos inmobiliarios del Estado. El Gobierno ha sacado oficialmente a subasta el Castillo de Maqueda (Toledo) a través del portal de inversiones inmobiliarias addmeet.com.

La fortaleza, que llevaba mucho tiempo en la lista de espera de activos a traspasar por el Ejecutivo y siendo objeto de muchas especulaciones, ha sido puesta por fin en el mercado por el Ministerio del Interior, como aparece publicado hoy, 6 de octubre de 2014, en el Boletín Oficial del Estado (BOE) [Pdf]. El también conocido como Castillo de la Vela busca nuevo propietario con un precio de salida de 9.588.290 euros (3.655 euros por metro). El importe de la segunda subasta asciende a 8.629.461 euros (fianza provisional de 479.414,5 euros).

Dispone de 30 modernas plazas de aparcamiento

El histórico inmueble, declarado Monumento Histórico Artístico desde 1931, disfruta de un corazón actual con una superficie de 2.623 metros cuadrados construidos distribuido en tres plantas y múltiples usos compatibles (residencial, terciario, comercial, hotelero, etc.). Además, dispone de un moderno aparcamiento para 30 vehículos.

El departamento de Jorge Fernández Díaz busca "aprovechar el gran interés que los inversores internacionales han mostrado hacia el mercado inmobiliario español", como apunta en una nota de prensa, para hacer una buena caja con el singular inmueble.

El dinero que se obtenga por la enajenación del castillo será destinado para "la modernización de las instalaciones actualmente en uso", apunta Interior. El plazo para presentar ofertas expira el 3 de noviembre y la subasta tendrá lugar el 19 del mismo mes en Madrid.


Gran valor histórico y arquitectónico


 59castillomaqueda

La historia del inmueble, tal y como lo conocemos hoy, arranca en el año 981, cuando fue remodelado y ampliado teniendo como base lo que era un puesto de vigilante romano, un primitivo fuerte. Una obra que fue llevada a cabo por el arquitecto Fathoben Ibrahim el Omeya, constructor de grandes mezquitas en Toledo. Y entre sus ilustres residentes están Isabel la Católica y Beatriz de Bobadilla.

Arquitectónicamente, el castillo reúne elementos de gran valor, principalmente, en su fachada. Cuenta con una planta rectangular con varias torres redondas en los ángulos y en la parte media de los lienzos de la muralla, excepto en el de levante, en el que está la puerta de acceso. El recinto está rodeado en algunos lados por fosos y sus muros llegan a alcanzar los 3,5 metros de espesor. Unas instalaciones modernas ocupan buena parte de su interior.


Sus muros llegan a alcanzar los 3,5 metros de espesor


 59castillo_de_la_vela_maqueda

Actualmente, el Castillo de Maqueda está en desuso tras haber albergado una antigua casa cuartel que se reconvirtió en Museo de la Guardia Civil. Su estado de conservación es excelente después de que el Gobierno invirtiera unos cinco millones de euros en su restauración. El Estado, en concreto, anuncia la venta refiriéndose en el BOE a las "antiguas instalaciones de la Guardia Civil en el interior del Castillo de Maqueda"

La fortaleza sigue los pasos, de este modo, de otros activos singulares públicos en proceso de enajenación, como el Castillo de Butrón, en Vizcaya, que busca postores desde el pasado 23 de septiembre por un precio de salida de 3,5 millones de euros.


Fuentes:
elmundo.es / Publicado el 06/10/2014
digitalfotored.com
mapio.net
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
No sé si a alguien puede interesar; acabo de reeditar este extenso trabajo dedicado a los castillos y fortalezas de España, con nuevas imágenes y contenidos.


 

Las fuentes utilizadas son muy variadas y numerosas, las mayoría las he mencionado, pero a buen seguro algunas se me habrán olvidadado, a todas ellas, muchas gracias.


 

Espero que os guste.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
Gracias J.Luis por reeditar el trabajo, magnífica galería.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CASTILLOS DE ESPAÑA 
 
Castillo de Guadamur (Toledo)


 33castillo_toledo

El castillo de Guadamur es un castillo situado en el municipio de Guadamur, en la provincia de Toledo (Castilla-La Mancha, España).


 37_1456057307_795785

Situación. El castillo está situado al este de la villa, en el Cerro de la Ermita, un pequeño promontorio bajo el que pasaba el arroyo que cruzaba el pueblo.


 35vista_de_una_de_las_torres_del_castillo

Vista de una de las torres del castillo de Guadamur.


Historia

El castillo de Guadamur se construyó en varias fases, la primera de ellas hacia 1470 y la segunda hacia 1520. Fue construido por órdenes del Conde de Fuensalida, para afianzar la protección de la zona, múltiples veces asediada: de 1446 a 1521 el lugar sufrió en varias ocasiones incendios y saqueos. El Castillo, así como el condado, fueron posesión de la familia Ayala, agraciada con el condado de Fuensalida en 1470 por el Rey Enrique IV de Castilla, pasando a la Casa de Velasco en el siglo XVII, en la persona de Don Bernardino Fernández de Velasco y Pacheco Téllez-Girón, VIII conde de Fuensalida. En el siglo XVIII, el título y la propiedad pasaron a formar parte del inmenso patrimonio de la Casa de Escalona, siendo después disputados por la XVI Duquesa de Osuna y el XVII Conde de Cedillo, descendiente matrilineal del II Conde de Fuensalida.


 36castillo_de_guadamur_fotografiado_hacia_1875_por_casiano_alguacil

Castillo de Guadamur fotografiado hacia 1875 por Casiano Alguacil.

El edificio tuvo marcado carácter militar hasta el siglo XVIII, época en la que los Condes se trasladaron a su palacio toledano, junto a la iglesia de Santo Tomé, que hoy alberga la presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. El castillo, junto a su función protectora, servía también como destino de descanso y de caza de la familia, aunque fue ideado como refugio seguro próximo a Toledo en caso de que los acontecimientos políticos así lo aconsejaran (en 1471, en 1473 y posiblemente en 1507 y durante la Guerra de las Comunidades).

Las Relaciones topográficas de Felipe II informan de que el castillo "tiene sus armas antiguas (...) y su alcaide con su salario". En 1637, 1641 y 1659 el rey Felipe IV ordenó al VI Conde de Fuensalida que le entregase todo el armamento disponible para atender a las necesidades bélicas de la Corona. Los distintos Condes estuvieron muy relacionados con el ejército: oficiales en la guerra de los Reyes Católicos con Francia, en San Quintín con Felipe II, en los ejércitos de Felipe IV, etc. El alcaide del castillo representaba al Conde en la toma de posesión de los cargos municipales y en la vida social de la villa, preferentemente en lo relacionado con la Iglesia, pero no en la administración jurídica y económica.


 39castillo_guardamur

En 1880 tres vecinos de Guadamur deciden comprar el castillo a Don Bernardino Fernández de Velasco y Roca de Togores Pacheco y Téllez-Girón, XVIII Conde de Haro, descendiente de los Condes de Fuensalida. Durante esos años, estos tres vecinos alojan en él a pobres y necesitados, sin embargo, el deterioro del edificio era notable y las condiciones insalubres. Siete años más tarde, el 4 de mayo de 1887, Don Jerónimo López de Ayala y del Hierro, V Marqués de Villanueva del Castillo, descendiente de los Ayala, anima a su suegro, el IV Barón de las Cuatro Torres, Conde del Asalto, a comprarlo para su restauración y segunda vivienda; aquél como especialista en historia del arte y éste como medievalista.

El nuevo propietario, Don Carlos Morenés y Tord, IV Barón de las Cuatro Torres, había nacido en La Nou de Gaya (Tarragona) en 1835. Fue senador electo en la cámara alta por la provincia de Tarragona en las legislaturas 1876-77, 1884-85 y 1891-93. Estaba casado con Doña María Fernanda García-Alessón y Pardo de Rivadeneyra, VI Condesa de Asalto y Baronesa de Davalillo.

Tras los daños sufridos por el edificio en la Guerra Civil, fue el Marqués de Aguilar de Campoo quien llevó a cabo la última restauración.

En el año 2.000 D. Venancio Sánchez adquirió ésta propiedad, dedicándose desde entonces a restaurar el Castillo.


 34detalle_de_las_almenas_del_castillo_de_guadamur

Detalle de las almenas del castillo de Guadamur.


Descripción y características

La torre del homenaje es un prisma de 30 m de altura con una base de 10 m por 15 m.

El patio de armas y palacio es de planta cuadrangular, de 20 m por 12 m. Los cuatro ángulos se rematan con torreones circulares. En la mitad de cada muro surge un prisma de base triangular, una punta de estrella, solución de refuerzo que es de las primeras en su género y antecedente de la arquitectura militar defensiva de los siglos XVIII y XIX. Palacio y torre son de mampostería granítica con piezas de sillería labrada. La planta baja del palacio (capilla, cocina, dependencias de servicio, etc.) tiene cubierta abovedada; la planta principal (dependencias y dormitorios) tiene estructura adintelada y presenta artesonados.

En la segunda fase se construyeron un segundo cuerpo de palacio, una barrera exterior defensiva y un foso.

En la reconstrucción del siglo XIX el Conde de Cedillo plasmó en unos frescos de la planta noble la excursión a Guadamur de los príncipes doña Juana y don Felipe (11 de julio de 1502).

Benito Pérez Galdós se refiere a esta restauración en su novela Ángel Guerra (segunda parte, capítulo III, sección VIII):

    —¿Lo ves, lo ves, tonta, incrédula? —gritó doña Catalina saltando de gozo—. ¿Ves cómo es castillo por los cuatro costados? Veremos lo que dice ahora Simón. Oye, Casiano: ¿y no podría restaurarse ese magnífico monumento?
    —¡Como resucitarse... sí! Ahí está el de Guadamur, sacado de la sepultura. Pero habrá que tirar millones.


    Benito Pérez Galdós, Ángel Guerra (segunda parte, capítulo III, sección VIII)



 el_castillo_de_guadamur_ubicado_en_el_cerro_de_la_ermita_fue_construido_por_d_pedro_l_pez_de_ayala_entre_los_a_os_1466_al_1470

Entre las obras de arte, destaca la pintura del castillo de Guadamur debida a Ricardo Madrazo (1910), hoy en la Hispanic Society of America de Nueva York (Estados Unidos).


 43_1456058126_543401

Toledo y Guadamur, escenarios de la película 'La corona partida'


 44_1456058206_431958

 46_1456058412_268941

 47_1456058425_809372

Irene Escolar y Raúl Mérida son Juana y Felipe en 'La Corona Partida'. Rodolfo Sancho vuelve a encarnar a Fernando el Católico '


 42castillo_guardamur

 40guadamur_toledo

 41castillo_de_guadamur

Vistas del castillo de Guadamur (Toledo). Este es uno de los escenarios principales donde se ha rodado buena parte de planos de la peli 'La Corona Partida'.



Fuentes: rtve.es, es.wikipedia.org, tuscasasrurales.com, xn--castillosdeespaa-lub.es, lahistoriaencastillos.blogspot.com, escapadarural.cat y otras de internet
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario