Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Juan De Toledo
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Juan De Toledo 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor murciano Juan de Toledo (Lorca, Murcia, h. 1611/1618-? - Madrid, 1665), fue un militar y pintor barroco español cuya vida, escasamente documentada, se ha visto envuelta en leyendas. Su carrera estuvo ligada al pintor Mateo Gilarte (1629-1675), murciano de adopción y de Orihuela de nacimiento, con el que colaboró en diferentes trabajos.


 0_museo_del_prado_12_toledo

Juan de Toledo fue hijo de Miguel de Toledo, modesto pintor manierista lorquino, quien casó en Murcia en 1611 con Ginesa Cerdán, como apuntaba Lázaro Díaz del Valle, y no Calderón, apellido que le otorga Antonio Palomino. A diferencia de lo que ocurre con alguno de sus hermanos, entre ellos el primogénito, Miguel, que fue bautizado en la parroquia de San Mateo de Lorca en septiembre de 1612, y Catalina, que lo fue en mayo de 1620, no ha sido posible localizar en Lorca la partida de bautismo de Juan, lo que podría explicarse por los continuos desplazamientos del progenitor dentro de la comarca. Según Antonio Palomino, cuya biografía ha dado pie a la leyenda, «por sus travesuras» sentó plaza de soldado y marchó a Italia, llegando en poco tiempo a ser «Capitán de caballos». Pero lo cierto es que en el alistamiento de 1638, donde declaraba ser vecino de Lorca y tener veinte años, decía haber servido «en el estado de Milán dos años y medio de soldado arcabucero con cuatro escudos de sueldo», de lo que no conservaba papeles por haberlos perdido, reduciéndose a esto su carrera militar de la que nada decía su contemporáneo Díaz del Valle. El título de capitán puede ser una fanfarronada posterior de quien Palomino dice, gastaba muy mal humor.

Siempre según Palomino, al retornar de Italia pasó a Granada, de lo que no hay constancia documental, y luego a Murcia, donde se le encuentra documentado entre 1645, ocupado en la tasación de dos cuadros para la Inquisición, y 1658, relacionado quizá con otro hermano también pintor, Jusepe. Hacia 1650 pintó el cuadro de la Asunción para el retablo mayor de la congregación de caballeros en el Colegio de San Esteban de la Compañía de Jesús, «cuya excelencia acredita grandemente la pericia del autor», según dice Palomino, trabando amistad con Mateo Gilarte, quien en compañía de su hermano Francisco trabajaba para la misma congregación.

En 1659 aparece avecindado en Madrid, donde pintará el gran lienzo de la Inmaculada del retablo mayor de las Mercedarias de Don Juan de Alarcón y el colateral de San Pedro Nolasco, que con las pinturas de los bancos de ambos y la Santa Ana enseñando a la Virgen de la parroquia de Santiago de Talavera de la Reina (1663), son las únicas obras seguras de su mano que nos han llegado. También en Madrid pintó según Díaz del Valle el cuadro grande de Santo Tomás presentando sus escritos a Jesucristo del Colegio de Atocha. Murió en Madrid en 1665 en el Hospital de la Corte, sin testar por ser pobre, siendo enterrado de limosna.

Obra

Como Palomino dice que en Italia, dejando la milicia, «se aplicó mucho a la escuela de Miguel Ángel de las batallas», y que luego, en Granada, «pintó muchas marinas, y batallas con singular excelencia, y algunas marchas, e historiejas de noche», se le han atribuido gran número de escenas de batallas, muchas veces sin relación estilística entre ellas y próximas siempre a la pintura flamenca. La condición de pintor de batallas, no obstante, podría confirmarse documentalmente por la presencia en antiguos inventarios murcianos de pinturas de este género asignadas a Juan de Toledo, aunque ninguna de ellas haya sido localizada. También Díaz del Valle, quien pudo conocerlo personalmente, afirmaba de él que tenía «particular genio y gracia para pintar batallas y caballos».

Por el contrario, las escasas obras conservadas y que con seguridad le pertenecen son todas de género religioso y revelan en su estilo a un pintor influido por el barroquismo de Francisco Rizi, como se puede comprobar en la Inmaculada de Don Juan de Alarcón, rodeada por la Trinidad y gran número de ángeles, sin acabar de desprenderse de la severidad de los pintores de la generación anterior.

Espero que os guste la recopilación que he conseguido del pintor español y en la medida de lo posible contribuya en su divulgación.






Algunas obras


La batalla de Lepanto


 33_1412963567_151072

Batalla de Lepanto. Autores: Juan de Toledo y Mateo Gilarte. 1663-65. Óleo sobre lienzo, 2,18 x 3,58 m. Capilla del Rosario de la iglesia de Santo Domingo de Lorca (Murcia)

Pintura mural de la Batalla de Lepanto (Capilla del Rosario), está pintada bajo el coro. En ella se pueden ver las escuadras cristiana y turca, por las banderas. Las naves están dispuestas al combate. Es una pintura mural sencilla de la cual se desconoce su autor. Tradicionalmente se considera la intervención de la Virgen del Rosario decisiva para el triunfo de la Liga Cristiana en la batalla de Lepanto, por ello en todas las iglesias de esta advocación existe una representación de este hecho histórico.


 29_1

La 'Batalla de Lepanto' de Juan de Toledo y Mateo Gilarte, está situada en el lateral de la Capilla del Rosario de la iglesia de Santo Domingo de Lorca (Murcia). La escena representa la histórica y trascendente 'Batalla de Lepanto' en el primer domingo de octubre de 1571 en el golfo de Lepanto. Según narra el autor (Dinopas) de las fotos y textos: 'Verlo en directo emplazado en su hornacina e iluminado hace erizar el vello hasta al más frío e indiferente'.


 29_4

Este cuadro de La batalla de Lepanto es obra de dos pintores, uno de ellos lorquino de nacimiento, llamado Juan de Toledo nacido hacia 1618 (de su fecha y lugar de nacimiento hay discrepancias, según la fuente consultada) y que emigró como soldado a Italia, donde conoció al ‘Miguel Ángel de las Batallas’, Miguel Ángel Cerqüozi, llevando esta amistad a abandonar la carrera militar para dedicarse a la pintura. Se estableció en Granada, para trasladarse a Murcia donde trabajaría en pinturas para el Colegio de San Esteban de la Compañía de Jesús. Igualmente en Madrid pintó numerosos cuadros para el Convento de Nuestra Señora de la Concepción de las Mercedarias Descalzas o de Juan Pacheco de Alarcón. Su obra fue conocida también en Toledo. Falleció en 1665 en Madrid.


 29batalla_lepanto_2

Detalle 'Batalla de Lepanto' de Juan de Toledo y Mateo Gilarte

El otro pintor de la pintura de 'Batalla de Lepanto' no es murciano pero sí de tierras levantinas, concretamente de Valencia y es el pintor llamado Mateo Gilarte (Orihuela?, c. 1629- Murcia 1675), una vez formado artísticamente emigró a tierras murcianicas y aquí se consagraría como pintor y donde fallecería en 1690. Estuvo asociado a su hermano Francisco.


 35_1412963902_916712

Detalle 'Batalla de Lepanto' de Juan de Toledo y Mateo Gilarte

Mateo y su hermano Francisco demostraron su arte pintando una tanda de cuadros para la Cofradía del Rosario; se le supone una gran amistad con Juan de Toledo ayudándose mutuamente en algunas de sus obras. Así en concreto, para la pintura que nos ocupa siempre se ha tenido aceptado la colaboración entre Mateo y Juan de Toledo en la representación de la Batalla de Lepanto, cuadro facturado entre 1663 y 1665.


 34_1412963680_315770

Detalle 'Batalla de Lepanto' de Juan de Toledo y Mateo Gilarte

Se sabe que la composición de la Virgen y el niño con ángeles entre flores y cintas, al igual que los cuadro medallones a modo de retratos instalados en las esquinas y que representan al papa Pío V, a nuestro rey Felipe II, a su hermanísimo Juan de Austria y para completar el cuarteto, al malo malísimo, que no es otro que el infiel Alí Bajá, son constantes en la pintura de Mateo Gilarte, mientras que la composición de las más de 400 naves envueltas en humo y velas corrió por cuenta de Juan de Toledo.

Fuente de este artículo: academiasdeljardin.blogspot.com

Se ha utilizado el libro de Andrés Baquero Almansa, 'Los profesores de las Bellas Artes murcianos'.



Otras obras


 juan_de_toledo_inmaculada_1425395607_235798

Retablo mayor del convento de Madres Mercedarias de Don Juan de Alarcón, Madrid, con el gran lienzo de la Inmaculada (detalle), obra de Juan de Toledo.


 juan_de_toledo_inmaculada

Retablo mayor del convento de Madres Mercedarias de Don Juan de Alarcón, Madrid, con el gran lienzo de la Inmaculada de Juan de Toledo.


197

San Pedro Nolasco. Hacia 1660. Óleo sobre lienzo, 355 x 181,5 cm. Monasterio de Mercedarias de Don Juan de Alarcón. Madrid. Obra de Juan de Toledo.


 5_los_sue_os_de_san_jos_obra_atribuida_a_uan_de_toledo

'Los sueños de San José y el Ángel', monasterio de las Mercedarias, obra atribuida a Juan de Toledo.




Juan de Toledo en el Museo del Prado


 medall_n_dedicado_al_pintor_juan_de_toledo_en_la_fachada_del_museo_del_prado_madrid_1425394965_505628

Medallón dedicado al pintor Juan de Toledo en la fachada del Museo del Prado. (Medallón esculpido por Ramón Barba en 1830)

Juan de Toledo (Lorca, Murcia, h. 1611/1618-?, 1665). Pintor español. Palomino le suponía nacido en 1611. Existe una declaración en 1638 de un Juan de Toledo que dice haber nacido en Lorca (Murcia) en el año 1618, pero su partida de bautismo no ha podido ser localizada. Lázaro Díaz del Valle ofrece datos biográficos, como el nombre de sus padres, Miguel de Toledo, al parecer también pintor, y Ginesa Celdrán. Marchó a Milán enrolado como soldado y, según Palomino, alcanzó el grado de capitán de caballería. Tras un tiempo en el que alternó idas y venidas a Italia, abandonó la milicia para instruirse en el arte de la pintura, iniciándose al parecer con su padre. Una vez establecido en España, se instaló durante algunos años en Granada, entregado a la pintura de batallas, marinas y obras de carácter religioso. En 1641 se encontraba en Murcia, trabajando junto a Pedro Orrente, y permaneció en la ciudad del Segura hasta 1645. Se ha supuesto un viaje suyo a los Países Bajos, aunque este punto permanece sin aclaración. Sí está demostrada su estancia en Madrid en 1659, fecha en la que pinta la serie para las mercedarias de don Juan de Alarcón. Su partida de defunción parece ser la que se conserva en la parroquia de San Sebastián de Madrid, aunque algún especialista ha apuntado la posibilidad de que pudiera tratarse de la correspondiente a un homónimo. De ser así muestra al pintor viviendo en los últimos años de su vida en una situación económica precaria, muriendo en el hospital de la corte el primero de febrero de 1665, enterrándosele de misericordia. Las crónicas contemporáneas le dibujan como un hombre de fuerte carácter y genio rudo. En su época se le celebró especialmente por sus composiciones bélicas, aunque la mayor parte de sus obras conservadas son de carácter religioso. Palomino lo describe como pintor de temas profanos, de historias de ambientación nocturna, lo cual le asemejaría al arte de las provincias del Norte. El teórico cordobés pronuncia los nombres de Cerquozzi y Falcone como los referentes italianos de Juan de Toledo. Con el primero dice Ceán Bermúdez que colaboró en su taller romano. De su faceta como pintor de batallas nada se conoce con seguridad. El Museo del Prado cuenta entre sus fondos con siete batallas que se atribuyen con reservas a este autor, pues según Diego Angulo y Alfonso Pérez Sánchez, presentan rasgos disímiles que parecen sugerir la procedencia de distintas manos.


Obras de Juan de Toledo en el Museo del Prado

   - Abordaje, óleo sobre lienzo, 47 x 84 cm.
   - Combate naval entre españoles y turcos, óleo sobre lienzo, 62 x 110 cm. Atribuido.
   - Naufragio, óleo sobre lienzo, 62 x 110 cm. Atribución dudosa.
   - Desembarco y combate, óleo sobre lienzo, 62 x 110 cm. Atribuido.
   - Batalla, óleo sobre lienzo, 62 x 146 cm. Atribución dudosa.
   - Batalla, óleo sobre lienzo, 63 x 146 cm. Atribución dudosa.
   - Toma de una plaza marítima, óleo sobre lienzo, 76 x 118 cm (en dep. en la Embajada de España en Montevideo). Obra atribuida.


 1batalla_lienzo_63_x_146_cm_museo_del_prado_madrid

Batalla. Lienzo. 63 x 146 cm. Museo del Prado. Madrid


 2batalla_lienzo_62_x_146_cm_museo_del_prado_madrid

Batalla. Lienzo. 62 x 146 cm. Museo del Prado. Madrid


 3combate_naval_entre_espa_oles_y_turcos

Combate naval entre españoles y turcos. Óleo sobre lienzo. 0.62 x 1.10 cm. Museo del Prado. Madrid


 4desembarco_y_combate

Desembarco y combate, óleo sobre lienzo, 62 x 110 cm. Museo del Prado. Madrid. Atribuido
 



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorioestá dedicado al pintor murciano Juan de Toledo (Lorca, Murcia, h. 1611/1618-? - Madrid, 1665), fue un militar y pintor barroco español cuya vida, escasamente documentada, se ha visto envuelta en leyendas. Su carrera estuvo ligada a otro pintor murciano llamado Mateo Gilarte (1629-1675), con el que colaboró en diferentes trabajos.


Fuentes y agradecimientos a: museodelprado.es, pintura.aut.org, es.wikipedia.org, museodelprado.es, viendomadrid.com, artcyclopedia.com, academiasdeljardin.blogspot.com, propias y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Tuesday, 03 March 2015, 16:54; edited 3 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Juan De Toledo 
 
Barroco a salvo


La Comunidad declara Bien de Interés Cultural el edificio que alberga el colegio y el monasterio de la Orden Mercedaria, vestigio vivo del Siglo de Oro



 1392834071_596585_1392834539_noticia_grande

En primer plano, retablo lateral del templo. Al fondo, lienzo de san Pedro Nolasco, recién restaurado, obra de Juan de Toledo. / Carlos Rosillo

Han pasado más de 350 años de lluvias, nieves, calores y avatares durante los cuales una singular edificación barroca del caserío madrileño, el colegio-monasterio de las religiosas mercedarias, entre las calles de Valverde, la Puebla y Barco, ha resistido mil quebrantos a pie firme, incólume hasta hoy mismo. Ahora, el Gobierno regional, a través de la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Consejería de Empleo, Cultura y Turismo, ha decidido proteger urbanísticamente este conjunto edificado, mediante una declaración como Bien de Interés Cultural incoada en 1977.

Se trata de uno de los edificios más característicos del Madrid de los Austrias. Data de 1609, cuando una dama de alcurnia, María de Miranda, esposa de un noble, Juan de Urrutia y Zúñiga, decidiera satisfacer su devoción religiosa y encomendar la construcción de un magno convento a la orden mercedaria, dedicada a la redención de cautivos. Fue la misma orden religiosa que costeó las naves para rescatar y traer a España a Miguel de Cervantes desde su prisión de Argel, bien que al cabo sería la orden trinitaria la que rescató al escritor, allí retenido tras ser capturado en alta mar por corsarios turcos.


 1392834071_596585_1392834647_sumario_grande_1392917034_170253

Primitiva puerta de Alcalá, precursora de la actual.

El conjunto monacal madrileño tiene una extensión de 3.265 metros cuadrados de superficie. Se encuentra situado entre las calles de la Puebla, del Barco y de Valverde, en el corazón mismo de la ciudad, a espaldas del rascacielos de Telefónica y frente a la Real Academia de Ciencias, antigua sede de la Española. La fachada de ladrillo y paramentos de color crema del conjunto conventual, con tres arcos de medio punto y zaguán de acceso, claustros, patio con fuente e iglesia de una sola nave, más fastuoso retablo de orden gigante con una única pintura, la Asunción de la Virgen María, imita al convento de la Encarnación, proyectado por Juan Gómez de Mora, arquitecto del barroco madrileño por excelencia. Si bien se desconoce quién edificó el monasterio-colegio, aunque se sabe que en distintas etapas colaboraron los alarifes Gaspar de la Peña y Melchor de Bueras, todo indica que su acabado, culminado en 1656, coincide con el esplendor del estilo arquitectónico que sembró la almendra capitalina y su exigua periferia de medio centenar de templos, de los cuales tan solo un puñado subsiste en las mismas condiciones en las que surgieran a la escena urbana, en una época en la cual fue Madrid capital del mundo.



Juan de Toledo en el Monasterio de las Mercedarias


 san_pedro_nolasco_madrid_monasterio_de_las_mercedarias_obra_de_juan_de_toledo

San Pedro Nolasco. Madrid, monasterio de las Mercedarias, obra de Juan de Toledo

Entre otras joyas, el colegio monasterio de las Mercedarias atesora los únicos lienzos existentes en Madrid sobre un pintor de Lorca, Juan de Toledo, antiguo soldado de los tercios en Milán, “de cuatro escudos de soldada”, cuyos pinceles realizaron también un San José y el Ángel, más un San Pedro Nolasco, fundador en el siglo XIII de la orden mercedaria, cuadro este recién restaurado por Álvaro Fernández-Castañón y Mercedes del Pino.


 los_sue_os_de_san_jos_obra_atribuida_a_uan_de_toledo

'Los sueños de San José y el Ángel', monasterio de las Mercedarias, obra atribuida a Juan de Toledo. (Foto: viendomadrid.com)

Los mismos restauradores, “fascinados por la desenvoltura plástica de Juan de Toledo”, han acometido asimismo la restauración de un Juicio Final que atribuyen al taller o a discípulos de Jean Cousin, pintor renacentista, geómetra y grabador adscrito al manierismo francés, corriente pictórica descriptiva y muy singular por sus hechuras.

Este lienzo, prodigio de composición dividida en dos ámbitos, el celestial y el del submundo de los penados, presenta la particularidad de que Dios aparece provisto de una hoz en la mano derecha, al igual que los numerosos ángeles que se mueven bajo sus órdenes. La iglesia del monasterio mercedario contiene además el cuerpo de la Beata María Ana de Jesús, religiosa de gran piedad y dedicación al auxilio de los pobres. A su muerte, en 1624, el pueblo de Madrid, a la sazón enfervorizado por su ejemplo, impidió durante tres días su entierro. La religiosa tuvo que ser sepultada casi en secreto y pronto sería promovida a la beatitud. Una efigie suya figuraba desde 1636 en la primitiva Puerta de Alcalá, que jalonaba el acceso a Madrid por el Este y que fue demolida en el año de 1764 para construir la excelsa cancela de Sabatini.

En 1922 y 1966 fue exhumado el cadáver de la beata madrileña. Según explica María de los Ángeles Curros y Ares, historiadora de la Orden Mercedaria, “su cuerpo permanecía incorrupto, con dos particularidades: la flexibilidad de las extremidades y la emisión de un líquido untoso”. Y añade: “Cuando en el aniversario de su muerte en 1624, cada 17 de abril —este año lo será el 26 del mismo mes— se saca la urna que contiene su cuerpo, un penetrante olor a manzanas, que se va endulzando poco a poco, invade la iglesia”. La restauración de los espléndidos lienzos ha costado dos meses largos de trabajo y 40.000 euros, según el director general de Patrimonio, Jaime Ignacio Muñoz, quien, junto con Carmen González, la viceconsejera de Empleo, Cultura y Turismo del Gobierno regional, giró el martes visita al edificio recién protegido.


Rafael Fraguas / elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Juan De Toledo 
 
5real_academia_de_bellas_artes_de_san_fernando_madrid

El domingo pasado tuve el placer de volver a visitar la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.


 cam01844

En este caso solo visité la exposición temporal 'El Triunfo de la imagen'. La entrada es gratuita. Lo malo es que no se pueden hacer fotos. Por tanto compré un magnífico libro por 20 euros, que bien los valen pues nos habla con gran conocimiento y descripciones de grandes obras recuperadas. Además contiene magníficas fotografías de los tesoros del arte sacro restaurados por la Comunidad de Madrid.


 cam01843

A continuación pongo una obra de Juan de Toledo que estaba en un pésimo estado de conservación, que, brillantemente ha sido restaurado y formaba parte de la muestra.


197

Juan de Toledo - San Pedro Nolasco. Hacia 1660. Óleo sobre lienzo, 355 x 181,5 cm. Monasterio de Mercedarias de Don Juan de Alarcón. Madrid.


 197_289

Juan de Toledo - San Pedro Nolasco. (Comparativa del estado de la obra, antes y después de la restauración) Hacia 1660. Óleo sobre lienzo, 355 x 181,5 cm. Monasterio de Mercedarias de Don Juan de Alarcón. Madrid.



 

Saludos
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events